Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10, 11, 12  Siguiente
AutorMensaje
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 18th 2013, 13:30

Jajajjajjajaajaiau los niños siempree diceeen laa veerdaad jajajaja




siiigueeeelaaaaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 18th 2013, 16:23

Eyes Wide Open

Maraton

Capitulo 19 Parte 1


Varias cosas sucedieron al mismo tiempo. Estaba de pie en vez de en el sofá, pero no tenía ni idea de cómo había llegado hasta allí. Podía verme a mí misma de pie, justo en el centro del precioso salón georgiano de Hallborough, con sus elegantes muebles y cuadros y alfombras. Podía ver la hermosa cara de Nick y el sol de la tarde filtrándose por los ventanales. Y esas partículas que se arremolinan en el aire, las que suelen ser invisibles pero que cuando la luz del sol les da de la forma adecuada puedes verlas flotar perezosamente, suspendidas como por arte de magia. Ahora que lo pienso, yo también estaba flotando. El techo impedía que me fuese a la deriva por el cielo y probablemente llegara hasta el espacio exterior. Habría seguido flotando y alejándome. Sé que lo habría hecho de no haber sido por el techo.

Nick soltó una palabrota y dio un traspié hacia mí. No paraba de oír mi nombre. Una y otra vez escuchaba decir mi nombre. Podía verlo todo. Estaba allí de pie. Nick volaba hacia mí. Freddy salía de la habitación tan rápido con Zara que parecía una película borrosa a cámara rápida. La temperatura de la habitación subió de repente, hacía mucho calor. Como un horno. Miré hacia abajo desde el techo y vi a Nick precipitarse hacia mi «yo» que estaba de pie en el salón. Extendió los brazos, pero luego todo se ralentizó. Muy lento. Nick siguió moviéndose pero su velocidad se redujo aún más. No pensé que fuera a alcanzarme. Parpadeé e intenté entender lo que Zara había dicho. Pero Freddy ya se la había llevado de la habitación, así que no podía preguntárselo. Incluso escuché una vocecita preguntarle a Freddy: —Papi, ¿qué es embarazada?

****

—Te amo. —Me desperté con esas palabras que salieron de los labios de Nick. Estaba de vuelta en el sofá, pero esta vez estaba tumbada. Nick se encontraba de rodillas en el suelo y me acariciaba la cabeza y el pelo con muchísima preocupación en los ojos—. Has vuelto… —Cerró los ojos y luego los volvió a abrir. Parecía bastante conmocionado, probablemente igual que yo.

Ponte a la cola, colega. Acabo de hacer un viaje astral. Ya podía tacharlo de mi lista de cosas pendientes. Recordé. Y el peso del conocimiento me comprimió el pecho hasta que jadeé, cogí una bocanada de aire y traté de incorporarme con dificultad. Nick me mantuvo tumbada y me hizo callar. La necesidad de escapar era muy grande. Era como si mi subconsciente supiera que el pánico no ayudaría en absoluto pero, como con una adicción, lo haces de todas formas aunque sabes que solo empeorará las cosas.

Negué con la cabeza.

—No, Nick. No estoy embarazada. Me tomo la píldora y nunca se me ha olvidado…

Él siguió acariciándome el pelo con una mano y apoyó la otra en mi hombro. Le daba miedo que fuese a salir corriendo. Conozco a Nick y a veces puedo ver lo que está pensando. Me estaba aguantando en ese sofá para que no pudiese abandonarlo, o escapar, o levantar el vuelo, o salir huyendo. Eres un hombre muy sabio, Nick Jonas. Porque eso es justo lo que quería hacer.

—Recuerda lo que te acabo de decir, _____. —Su voz era firme pero también vulnerable. Podía notar la preocupación en ella.

—¿Que me amas? —Asintió con la cabeza lentamente, sin quitarme las manos de encima—. Pero no estoy embarazada —insistí—. Deja que me levante.

—____, tienes que hacerte un test y entonces lo sabremos con seguridad. Hannah y Fred creen que podrías… —Fue bajando la voz, parecía muy inseguro—. Hannah me ha ayudado a comprar unos test de embarazo en la farmacia para que…

Le empujé con fuerza.

—¡Suéltame!

—_____…, cariño, por favor, escúchame…

—Suéltame. ¡Ahora!

Retrocedió. Me senté y crucé los brazos bajo el pecho. Tenía tanto calor y sed y me sentía tan mal en aquel momento que no era capaz de pensar con claridad.

—No pierdas los papeles, ¿vale? Tenemos que discutir esto como adultos. —Le hacía ruido la mandíbula al rechinar los dientes.

—Sí. —Le miré con desprecio—. Discutirlo. Eso habría sido una buena idea antes de que les hablaras de mí a tu hermana y a Freddy. ¿¡Nick!? ¿Por qué has hecho eso? ¿Por qué?

—No lo he hecho. No tenía ni idea. Hannah sacó el tema y luego Fred se involucró. Creen que podrías estar embarazada. Los vómitos de anoche, que estés siempre con sueño y… otras cosas.

—¿Qué otras cosas?

Daba la sensación de que Nick preferiría tragarse un puñado de cristales antes que tener esta conversación conmigo en este momento.

Hizo una mueca.

—¿Puedes simplemente hacerte el test?

—¡No! ¡No voy a hacerme un test simplemente porque tú y tu familia penséis que debería! ¡¿Qué otras cosas?! —La irracionalidad que sabía que debía controlar estaba atravesando la barrera de seguridad. Bienvenida al país de los horrores. Por favor, deje el coche en el aparcamiento. Está realmente jodida y diríjase a la puerta principal, donde la recibirá su peor pesadilla.

Él puso las manos en mi pecho, me cogió una teta con cada una y apretó. Me doblé del dolor y el pánico subió otro escalón. Recordaba ese tipo de dolor de antes. Lo había sentido anteriormente. ¡Noooooo! Le aparté las manos con brusquedad.

—¡¿Has hablado de esto con ellos?! ¡Oh, Dios mío!

—No ha sido así, ____. No he hablado de ti. Hannah simplemente supuso algunas cosas y cuando le pedí explicaciones me habló sobre los… síntomas. —Bajó la voz—. Tienes todos esos síntomas. Vomitas y duermes la siesta y te duelen… —Hizo un gesto hacia mi pecho y se quedó en silencio; la cautela de su voz me hacía sentirme como una cerda otra vez. Sabía que podía sacar la mala leche en cuestión de segundos cuando la ocasión lo mereciese. Esta podía considerarse una de esas ocasiones.
Me incliné hacia delante, enterré las manos en mi pelo y me quedé allí sentada sin más, mirando al suelo mientras intentaba procesar la información.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 18th 2013, 16:34

Eyes Wide Open

Capitulo 19 parte 2


Nick me dejó tranquila, algo muy bueno porque quería tirarme a su yugular y morder como lo haría un animal encerrado.
Síntomas… Mis reglas nunca son abundantes y se me había retirado por completo en otras ocasiones. Mi médico me aseguró que era normal por el tipo específico de píldoras anticonceptivas que tomo, así que nunca me preocupé por ello. A decir verdad, nunca tuve que preocuparme, porque ¡cuando no te estás acostando con nadie no tienes que preocuparte por quedarte embarazada!

Antes de Nick, el sexo era esporádico y siempre con protección. No era tan tonta como para dejar que un tío no se pusiera
un preservativo cuando no nos conocíamos bien. Entonces ¿por qué lo hice con Nick, tonta del culo? Joder, Nick solo había utilizado preservativo una vez. Una. Montones y montones de oportunidades para que esos pequeños nadadores encontrasen la forma de entrar. De nuevo, soy tonta del culo.

Vomitar la noche anterior había sido raro, porque tan pronto como vomité fue como si no me hubiese pasado nada en absoluto. Lo mismo había pasado esta mañana en el desayuno. Tenía mucha hambre y luego, cuando llegó la comida, solo quería una tostada. Ahora que lo pienso, en ese momento tenía el estómago débil. Ese sándwich de carne asada del almuerzo no me había sentado bien. También me dolían los pechos. Había dormido siestas los últimos dos días. Todo se iluminó y tomó forma en un instante de entendimiento y apareció una terrible ansiedad. ¿Por qué estaba Nick tan tranquilo? También debería estar en shock si esto fuera verdad.

—No puede ser cierto. No puede ser —le dije a nadie en particular.

—Recuerda lo que te he dicho, _____ —pidió él algo nervioso.

Alargué la mano y él la cogió, yo estaba demasiado abrumada para contestarle. ¿Qué podía decirle de todas formas? ¿Siento que mis píldoras anticonceptivas hayan fallado? ¿Soy un desastre y siempre lo he sido, así que por qué no quedarme preñada para joderme la vida un poco más? O: sé que esto es complicar tu estresante vida, Nick, lo siento muchísimo de verdad, pero estamos embarazados.

Tragué con ansiedad. La acuosa saliva se me empezó a acumular en la garganta. Vino más, y luego más, y supe que iba a vomitar otra vez. Me esforcé por controlar los efectos de las náuseas, que me sorprendieron así de repente. Perdí.
A trompicones, corrí hacia el baño más cercano mientras mi mente intentaba desesperadamente recordar el plano de este enorme laberinto de casa. Con la mano sobre la boca, me tropecé con el aseo situado junto al solárium y me lancé sobre el inodoro. Vomité hasta que ya no quedó nada que expulsar. Quería huir.

{Nick}

Era la segunda vez que estaba en esta situación con mi chica en menos de veinticuatro horas y era una mierda. Sobre todo para ella. Hablar parecía no servir de nada, así que no lo hice. Solo le sujeté el pelo y la dejé concentrarse en echar lo que tuviera en el estómago. Mojé un trapo con agua fría del lavabo y se lo pasé. Ella lo cogió, se lo puso en la cara y gimió. Me sentí un completo inútil.
"Tú le has hecho esto y te odia por ello."

Mi cuñado llamó a la puerta, que estaba abierta. —Visita a domicilio —dijo amablemente.

—¿Puedes darle algo, Fred?

_____ se quitó el trapo de la cara; estaba pálida y a punto de llorar.

Fred sonrió. —Te puedo dar un antiemético, pero será solo sintomático.

—Por favor —contestó ella, mientras asentía con la cabeza.

—¿Qué significa eso de solo sintomático? —pregunté yo.

Fred se dirigió a ____.

—Querida, no me siento cómodo dándote un tratamiento si no tenemos la confirmación. ¿Estás preparada para hacerte el test? —le inquirió con cariño—. Entones lo sabremos seguro y tú y Nick podréis decidir qué es lo mejor para los dos. Pero antes necesitamos esa prueba. —Hizo un gesto rápido de aprobación con la cabeza.

—Vale. —Eso fue todo lo que ella dijo, y le habló a Fred, sin ni siquiera mirarme. Parecía bastante fría y algo distante, como si ahora fuésemos extraños. Eso dolía. Quería desesperadamente que me mirase a los ojos, pero no lo hizo. Solo se sujetó el trapo mojado en la cara y mantuvo los ojos clavados en la pared.

Fred dejó dos test de embarazo en la encimera del lavabo. Hannah me había ayudado a elegirlos antes en el pueblo, porque yo no tenía ni idea de lo que hacía. Después de esa conversación con mi hermana, me había convencido de que tenía que comprarlos. La situación era surrealista. De verdad que lo era. Aquí estábamos los tres, de pie en un cuarto de baño intentando fingir que esto era un procedimiento estándar cuando, en realidad, era un desastre. Mi _____ prácticamente obligada a punta de pistola a hacerse un test de embarazo sorpresa y yo descubriendo su pasado y la otra vez que estuvo embarazada.

¡JODER! Quería volver a darle un puñetazo a la pared pero en este lugar no me atrevía. Estas paredes eran demasiado caras.
Un montón de ideas locas me inundaron el cerebro. ¿Y si me odia por dejarla embarazada? ¿Y si esto rompe nuestra relación? ¿Y si quiere abortar? ¿Y si después de todo ni siquiera está embarazada y esto la espanta? Estaba aterrorizado pero con todo quería saberlo. Ya. Necesitaba respuestas.

—Bien —dijo Fred—, hablaremos en un rato y trataremos de hacer que te sientas mejor, querida. —Salió despacio de la pequeña habitación pero volvió sobre sus pasos para decir algo más. Y allí estaba _____, rígida, mirando al suelo como un animal acorralado. Me rompió el corazón presenciarlo. Vaya que si lo hizo—. _____, estamos aquí para ayudarte y apoyarte en todo lo que podamos. Lo digo en serio y sé que Hannah también.

—Gracias —contestó con voz tímida.

Cuando Fred se fue nos quedamos solos. _____ no se movía, seguía ahí de pie. Era incómodo. Quería tocarla pero me daba miedo.


Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 18th 2013, 16:42

Eyes Wide Open

Capitulo 19 parte 3


—¿____?

Levantó los ojos y tragó; estaba abatida y pálida. En cuanto me acerqué a ella dio un paso atrás y levantó la mano para mantenerme alejado

—Ne… necesito estar sola… —Le temblaba el labio inferior mientras se atragantaba con las palabras. Tan diferente a cuando se elevaba en una sonrisa sexi. _____ solía sonreír mucho más que yo. Se le iluminaba la cara cuando lo hacía. Cada vez que sonreía, hacía que yo también quisiera sonreír. También conseguía que quisiera muchas cosas que nunca antes me habían importado. Pero ahora no estaba sonriendo. Estaba aterrorizada. Me mataba verla así.

—Cariño, recuerda lo que te he dicho. —Salí del baño aunque no quería hacerlo. Deseaba estar a su lado cuando lo averiguara. No quería dejarla sola. La quería en mis brazos diciéndome que me amaba y que podíamos hacer esto juntos. Ahora mismo necesitaba eso de ella y sabía que no lo iba a conseguir. Me miró a los ojos cuando empezó a cerrar la puerta despacio—. No lo olvides —dije justo antes de que la cerrara, y me quedé frente a una elegante puerta tallada en lugar de estar frente a mi chica, que estaba pasándolo mal al otro lado.

El tiempo pasaba lentamente mientras esperaba a que saliera. Mi temor crecía con cada minuto que pasaba. Miré el móvil para ver si tenía mensajes y estaba respondiendo a algunos de ellos cuando recibí uno de Neil: «Tengo noticias d Fielding. Dnuncia d dsaparcn».

Marqué y esperé a que lo cogiera, mientras miraba fijamente la puerta del baño y me preguntaba qué estaba pasando ahí dentro. Mi mente se puso en alerta cuando accioné el modo protector.

—Jefe.

—¿Desaparición? ¿Fielding está desaparecido? Por favor, dime que no es cierto.

Neil suspiró.

—Sí, la denuncia la pusieron sus padres hace solo unos días. Viven en algún lugar del noreste; Pensilvania, creo. El último contacto confirmado es del 30 de mayo. Según la denuncia, no fue a trabajar. Su apartamento está limpio. Se dejó el pasaporte y no hay pruebas de una huida precipitada. El consulado, por supuesto, no tiene ningún registro de viajes fuera de Estados Unidos.

—Joder, eso no son buenas noticias, tío.

—Lo sé. Las posibilidades son infinitas. Su padre sospecha que se trata de juego sucio, y así lo ha hecho saber en las entrevistas a los periódicos.

—Apuesto a que el equipo de Oakley está encantado con la cobertura — dije con sarcasmo.

—Sin embargo, no ha hecho ninguna acusación. No menciona al senador Oakley, así que no se han relacionado a Montrose y Fielding con Lance Oakley.

—Entonces extrapolemos esto. El avión del congresista Woodson se estrella a principios de abril. El nombre de Oakley empieza a sonar como sustituto casi de inmediato. Montrose se mete en una pelea en un bar y recibe múltiples puñaladas en el cuello y el pecho el 24 de abril. El muy cabrón muere dos días después en el hospital. Tom __(TA) se pone en contacto conmigo y yo empiezo a trabajar aquí el 3 de mayo con ____ en la Galería Andersen. La última vez que Fielding es visto es a finales de mayo. Todo está tranquilo durante un mes. El mensaje de ArmyOps17 al móvil de ____ llega anoche, el 29 de junio.

—Sí.

—¿Qué te dice tu instinto sobre Fielding? Tú has visto los informes.

—Yo creo que está muerto en algún hoyo en alguna parte o quizá en el Pacífico alimentando a los peces.

—¿Crees que está relacionado con Oakley?

—Es difícil de saber. Justin Fielding tenía problemas con las drogas. Cocaína, aparentemente.

Una de las razones por las que Neil y yo trabajábamos tan bien juntos era porque nuestros modos de razonamiento estaban muy bien sincronizados. Neil no era muy hablador. Decía lo necesario y no rellenaba la conversación con estupideces inútiles. Solo hechos. Y sus instintos daban en el clavo, así que cuando decía que no lo sabía, eso significaba que las cosas todavía no encajaban.

—Está bien. Tenemos a dos de los autores del vídeo fuera de juego, uno muerto y otro desaparecido. El tercero está de servicio activo en Irak y es un sospechoso muy improbable. El mensaje llegó desde dentro del Reino Unido y de alguien que había visto el vídeo en algún momento, puesto que sabía la canción que aparecía en el original.

—Eso parece correcto.

—¿Cómo ves un viajecito a California?

—Podría hacerlo. Puedo currarme el bronceado y matar dos pájaros de un tiro.

—De acuerdo entonces. Dile a Frances que te lo arregle para principios de la semana que viene. No quiero que te vayas hasta que yo no vuelva a la ciudad.

—¿Cómo se encuentra _____ ? Espero que esté mejor —preguntó Neil en voz baja.

Gemí al teléfono y traté de pensar qué contestar. ¡No le voy a contar nada!

—Eh…, aún está enferma. Pero Fred la está ayudando. —Le dije adiós de manera apresurada y corté rápido la llamada. Podría hablar de trabajo todo el día, pero no tenía ninguna experiencia con las cosas personales ni deseaba ponerme a hablar del tema.

Miré el reloj y me dirigí a la puerta. Habían pasado veinte minutos desde que la cerró. Ahora parecían siglos. Toqué con los nudillos un par de veces.

—¿____? ¿Puedo pasar?

Nada.

Agité el picaporte y volví a decir su nombre, esta vez más alto.

Silencio.

Pegué la oreja a la puerta y escuché. No podía oír nada de lo que estaba pasando dentro del baño y empecé a imaginarme la distribución de la habitación. Después de todo, conocer la estructura de los edificios y la forma más rápida de salir de ellos es parte de mi trabajo. A veces cuando ves las cosas claras de repente es aterrador. Esa fue una de esas ocasiones.

El solárium lindaba con el baño al otro lado de la casa. Entonces lo supe. Lo supe antes de que me llegara el mensaje al móvil un momento después: «Tngo q hacerlo… lo siento mucho. WATERLOO».

Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 18th 2013, 18:57

affraid affraid affraid affraid OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! Sudando Sudando Sudando Sudando pale pale pale 
por favor que no se haya ido
por favor ahi noooo me da meyo0 neta jajajajaja XD
espero q estes de lo mejor nena Very Happy mas novela siiii???
andale siii??? bn me despido
bye
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 18th 2013, 19:26

ahhhh
q tiene q hacer?
q va hacer?
q paso?
bendito señor
siguela
pronto
me tienes de nervios
me quedare sin cabello
o x lo menos con un fuerte dolor de cabeza
affraid
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 18th 2013, 23:07

queeeeeeeeeeeeeeee en serio la vas a dejar ahi????
nooooooo siguela pronto POR FAVOOOR
por lo que mas quieras no seas maaaaaaaaaala
rayita no se pudo haber ido!!!
SIGUELA POR FAVOOOOOOOOOOOOOOOR Lloron
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 20th 2013, 15:56

Eyes Wide Open

Capitulo 20


{____}

Por favor, dame fuerzas para hacer esto, recé. Lo único que pude ver fue la cara de Nick antes de que cerrara la puerta. ¿En qué estará pensando ahora? Probablemente desearía no haberme conocido nunca. Me sentía tan avergonzada y estúpida… Aunque eso no cambiaba lo que sentía por él. Lo amaba igual que antes. Solo que no sabía cómo íbamos a enfrentarnos a algo así y sobrevivir como pareja. ¿Cómo podríamos?

Abrí el grifo y bebí unos cinco litros de agua, me enjuagué la boca y me lavé la cara. Parecía la novia de Frankenstein de la película antigua en blanco y negro. Mis ojos eran aterradores, tan abiertos como los de Elsa Lanchester en aquel filme. Quería fingir que esto no estaba pasando, pero sabía que no podía. Así es como piensa una niña, pero ¡yo no soy una niña! Voy a cumplir veinticinco años dentro de dos meses. ¿Cómo puede una persona cometer tantos errores en veinticinco años?

Agarré la caja del test y la abrí. Me temblaban las manos mientras sostenía la prueba de embarazo y las instrucciones, que estaban clarísimas. Signo negativo: «No estás embarazada», y signo positivo: «Estás superembarazada, zorra irresponsable». Sentí otra vez esa sensación de que mi cuerpo parecía querer irse flotando. Cerré los ojos y respiré, intentando recomponerme para seguir adelante, y entonces escuché la metódica voz de Nick al otro lado de la puerta. Estaba hablando por teléfono, casi seguro que de trabajo. De repente me entró la risa tonta por lo absurdo de la situación. Yo estaba aquí dentro haciéndome un test de embarazo y él al otro lado siguiendo tranquilamente con su vida. ¿Cómo diablos podía hacerlo?

Miré a mi alrededor, a las preciosas paredes de mi prisión, y entonces la vi. Una puerta. No creo que la utilizaran nunca, pero eso no significaba que no se pudiera usar. No pensé, tan solo hice lo que deseé hacer cuando Zara lo mencionó de pasada.
Salí corriendo.

Parecía que apenas hubiera pasado algo de tiempo, pero me encontré llegando a la costa rocosa que habíamos recorrido esa mañana y supe que había transcurrido un buen rato. Cuanto más lejos corría, más culpable me sentiría por marcharme sin decir una palabra. Nick estaría muy dolido. ¿Dolido? ¡Va a estar cabreadísimo! Iba a arder Troya. Me preguntaba si ya sabría que me había marchado. Cerré los ojos ante la idea de él al darse cuenta de que no estaba y supe que tenía que ponerme en contacto. Recordé algo que me había dicho hacía mucho tiempo. Fue cuando me pidió que eligiese una palabra de seguridad. Nick me dijo que era para cuando necesitara mi espacio y que lo respetaría. Había mantenido su promesa la otra vez que la utilicé.
Nick era sincero conmigo. Estaba segura de que mantendría su palabra, así que le mandé el mensaje, puse el móvil en silencio y seguí corriendo. No sé lo que esperaba conseguir, pero el esfuerzo físico me ayudaba. Tenía que quemar la adrenalina de alguna forma, y esto era algo que al menos podía controlar.

Acabé al final del muelle, justo en la cafetería El Ave Marina, donde habíamos comido hacía solo unas horas. Qué rápido pueden cambiar las cosas en un solo día. Nick me había insistido: «Recuerda lo que te he dicho, ____». Lo había repetido varias veces. Quería que supiera que me amaba. Así era Nick, siempre tranquilizándome cuando me volvía irracional. Pero esto… Esto era demasiado, y no quería enfrentarme a ello. No quería enfrentarme a la verdad…, pero sabía que tenía que hacerlo. Correr como una loca por ahí en un pueblo costero no iba a ayudar en absoluto.

"Cálmate, __(TA)."

Bien, eso me dio fuerzas para empujar las puertas de la cafetería. Caminé hasta la primera empleada que encontré y le dije que había desayunado allí esa mañana y que creía que me podía haber dejado las gafas en el baño. Me permitió pasar así que entré.

Me saqué el test del bolsillo e hice lo que tenía que hacer, muy enfadada conmigo misma por estar en un baño público en vez de en casa con Nick esperándome. Apoyándome. Sus últimas palabras fueron muy contundentes: «No lo olvides». Me aseguró a su manera que estaba ahí para lo que necesitara. Soy tan estúpida.

Intenté aguantarme las ganas que tenía de llorar y ni siquiera miré el resultado. Cerré el test de embarazo y me lo metí de nuevo en el bolsillo de los vaqueros, me lavé las manos y me fui. Nunca me había sentido tan débil, patética y perdida. Bueno, sí que lo has hecho. Hace siete años fue mucho peor.

El calor del sol empezaba a decaer al final de la tarde y se había levantado viento, pero no tenía frío. No. Estaba sudando mientras seguía el camino de vuelta por el que Nick me había llevado esa mañana. Sabía adónde quería ir. Podía sentarme allí y pensar un rato… y luego… Luego ¿qué? ¿Qué iba a hacer después?

El camino del bosque no tenía tanta luz como esta mañana y era evidente que había perdido algo de su aspecto de cuento de hadas, pero seguí adelante hasta mi destino y apenas me di cuenta. El pestillo de la puerta de hierro se abrió igual que lo había hecho unas horas antes y emitió un fuerte sonido metálico detrás de mí en cuanto entré. Corrí por el largo camino de grava, levantando piedrecitas por detrás de mí al abrirme paso. Me apresuré; de alguna forma necesitaba verla otra vez. Suspiré aliviada cuando apareció la estatua del ángel sirena. Sí, aún estaba allí. Me reprendí a mí misma por pensar que sería de otra manera. Era real y no un producto de mi imaginación.

"Se te va la cabeza."

Me senté allí mismo, a los pies de la estatua, y sentí mi corazón palpitar. Latía con tanta fuerza que estoy segura de que hasta movía la piel que lo cubría. No estaba vestida para correr, pero al menos los zapatos que llevaba valían. Me quedé allí sentada durante mucho, mucho tiempo.

El mar parecía más oscuro y más azul que por la mañana. El viento era más intenso y había un rastro de lluvia en la brisa. El olor me gustaba: a tierra, agua y aire, todo mezclado. Olor a vida.

Vida.

¿Había una pequeña vida creciendo dentro de mí? Todo el mundo parecía creerlo. La idea de ellos tres hablando sobre mí como si fuera una especie de rata de laboratorio aún me enfurecía. Secretos otra vez. Nick sabía que no quería secretos. Simplemente no puedo soportarlos y dudo que nunca sea capaz de hacerlo. Cuando soy la última en enterarme de las cosas, aunque sean insignificantes, me recuerda al momento en que vi por primera vez ese vídeo mío en la mesa de billar siendo… ultrajada como si fuera basura. Despreciable. Feo. Feísimo.

Es mi trauma. Mi cruz. Espero que llegue el día en que pueda cerrar la tapa de esa caja de Pandora y mantenerla cerrada, pero eso todavía no ha sucedido. Desde que conocí a Nick la tapa se ha soltado varias veces. Pero no es culpa suya. Eso lo sé. Es mía. Yo he tomado decisiones igual que el resto del mundo. Tengo que vivir con ellas. El viejo dicho «cosechas lo que siembras», de hecho, tiene mucho sentido.

Aún no estaba preparada para mirar la prueba de embarazo, simplemente no podía. Supongo que eso significaba que era débil, pero nunca he dicho que fuera muy fuerte emocionalmente. Ese es el trabajo de la doctora Roswell y le he dado a la pobre mujer muchísimas cosas en las que trabajar en los últimos años. Haría su agosto con esta noticia. Necesitaría un tercer empleo solo para pagar la terapia adicional.

Volviendo a lo que podría pasar. Embarazada. Un bebé. Un niño. Un hijo de Nick. Nosotros dos padres… Estoy bastante segura de que cuando Nick sugirió que deberíamos casarnos no tenía en mente convertirse en padre. Aunque sería un padre maravilloso. Lo había visto con Zara y los chicos. Era bueno con ellos. Un poco gamberro pero con sentido común.

Sería el tipo de padre que tenía yo. El mejor. Si eso era algo que él quería ser alguna vez. Y estaba aterrorizada porque no sabía la respuesta a esa pregunta. Imaginarme a Nick en el papel de padre es lo que me rompió. Las lágrimas brotaron entonces, no podía aguantarlas ni un segundo más.

Estaba llorando en mitad del césped de un hermoso palacete de piedra situado en la costa de Somerset, a los pies de una sirena alada que miraba al mar. Lloré hasta que no me quedaron más lágrimas y era hora de saltar a la siguiente etapa de este duelo. Ya había pasado por la negación y la ira. ¿Qué era lo siguiente? ¿Negociación? Nick tendría algo que decir al
respecto. Me volví a sentir culpable por haberle dejado en casa. Seguro que me odiaba…

Para mi sorpresa el ataque de llanto ayudó porque me sentí un poco mejor. Aunque con muchísima sed.
Necesitaba agua y me imaginé que la deshidratación era la culpable. Tanto vomitar y correr es lo que tiene. Miré alrededor en busca de un grifo y localicé uno. Caminé hasta él y giré la manivela para dejar correr el agua un poco antes de poner la mano y llevármela a la boca. Sabía tan bien que bebí sin parar hasta que estuve satisfecha. También hice lo que pude con mi cara, intentando secarme las lágrimas, limpiarme los mocos y acabar con el terrible aspecto que tenía en ese momento.

Volví a mi sitio bajo el ángel sirena y miré el mar otro rato. La brisa me refrescó la cara mojada hasta que se secó al viento.
Ya es hora de mirar. Hora de mirar y ver lo que me deparaba el destino. Nunca voy a estar preparada, decidí. Cuando me metí la mano en el bolsillo para coger la prueba de embarazo, sentí que otra oleada de náuseas se apoderaba de mí y me pregunté cómo era posible vomitar así.

Por lo visto, ni el agua era bienvenida en mi estómago, así que me limité a arrodillarme sobre las rocas y a soportar de nuevo las arcadas mientras toda esa agradable y refrescante agua volvía a salir.



Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 20th 2013, 16:55

affraid affraid affraid affraid 
no no no no me hagas esto por favor!
noooo sube mas andale siiii? es que esta hermosa la novela
me gusta mucho0 espero que estes de lo mejor bn me despido adios tqm


SUBE PRONTO
Very Happy BYE
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 20th 2013, 18:06

pero no sabe nd!
no sabe ni siquiera si sta embarazada
(aunque es mas obvio) 
pero....
ahhh!!!
q pasara
siguela
x favor
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 20th 2013, 18:12

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah:affraid: affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid affraid 
Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 21st 2013, 21:05

Que queeeee
Noo la puedes dejar asi
Oo vamoss
Tienes que estar bromeando
Siguelaaa
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 21st 2013, 21:29

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
en serio la vas a dejar asiii?????
NO nos hagas esto POR FAVOOOOOOOOR Sad
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 22nd 2013, 13:35

siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 22nd 2013, 14:31

Hi girls, perdon la demora, es que mañana tengo examen final de una materia en la facultad y tenia mucho que estudiar, asi que les subo ahora, disfrutenlo Smile

Eyes Wide Open

Capitulo 21


{Nick}

Me mantuve alejado todo el tiempo. Le di el espacio que me pidió y respeté sus deseos.

Hasta que volvió a vomitar. No podía dejarla pasar por eso sola. No a mi chica. No cuando necesitaba ayuda y compasión de alguien que la quisiera. Verla allí sentada bajo la estatua de la sirena y luego llorando a lágrima viva había sido duro de presenciar. Pero no tenía elección. No iba a dejarla salir sola cuando se encontraba en peligro. Eso no iba a pasar. Me había asegurado de que el GPS estuviese activado en su móvil después de aquella mañana en la que se fue a por café y se encontró con Langley en la calle. El chupapollas. Y como llevaba el móvil encima y encendido, había podido seguir sus movimientos casi todo el camino. Aunque la parada en El Ave Marina me sorprendió. Me preguntaba qué habría hecho allí. La estatua tenía mucho
más sentido para mí. Este era un lugar muy tranquilo. Entendía a la perfección por qué había venido aquí para estar sola.

—Te tengo —dije al tiempo que le acariciaba la espalda y le recogía el pelo otra vez, perdida la cuenta de cuántas veces lo había hecho.

—Oh, Nick… —contestó con la voz entrecortada debido a las arcadas —. Lo siento…, lo siento…

—Shhhh, no pasa nada. No te preocupes, cariño. —Le acaricié la espalda con una mano y le sujeté el pelo con la otra—. Solo es el agua que has bebido.

Cuando por fin terminó, se desmayó como una flor marchita y se encorvó en el suelo con muy mal aspecto. Sabía que necesitaba llevarla de vuelta a casa lo antes posible. Necesitaba con urgencia que la atendiese Fred y que descansara.

La levanté hacia mí con piernas temblorosas, ya que su terrible estado me destrozaba por dentro. Además, no podía evitar sentirme terriblemente culpable.

—Gra… gracias por venir a bus… buscarme —dijo mientras le castañeteaban los dientes y con los labios más azules que nunca. Estaba helada y tiritando, así que me quité la camisa y se la puse encima de la suya, confiando en que esta nueva capa de tela le hiciera entrar un poco en calor.

Fue obediente, me permitió hacerme cargo, y eso supuso un gran alivio. Cuidar de ella era algo que podía hacer. No necesitaba mucho, solo la seguridad de que quería mi ayuda. De que me quería a mí.

—Siempre te encontraré. —La cogí y empecé a caminar por el largo sendero de Stonewell Court hasta la puerta donde había aparcado. Ella cerró los ojos y me puso la mano en el pecho. Justo en el corazón.

Siempre me sorprendía lo fácil que era llevarla en brazos. Sabía por qué. Era porque ella llevaba mi corazón consigo dondequiera que fuera. Mi corazón estaba en sus manos, y tal vez llevarla en brazos era en cierto modo instinto de supervivencia. Llevarla a ella era llevarme a mí. No podía explicarlo, pero yo lo entendía. Para mí tenía mucho sentido. Lo dije otra vez.

—Siempre te encontraré, ____.

En cuanto la llevé de vuelta a Hallborough, Fred me dijo que la llevara al piso de arriba, a nuestra habitación, y la metiera en la cama. Estaba dormida cuando lo hice. Ni siquiera se despertó cuando le quité los zapatos y la arropé con la manta.
Mi pequeña tenía un aspecto horrible. Nunca lo diría en voz alta, pero era así. Aunque eso no significaba que no siguiese siendo la mujer más hermosa del mundo. Para mí lo era. Mi preciosa chica americana.

Fred se acercó por el otro lado de la cama y le pellizcó el brazo unas cuantas veces. Le tomó el pulso en el cuello y luego la temperatura.

—Está muy deshidratada y tiene el pulso alto. Me gustaría ponerle una intravenosa. Necesita líquidos ahora mismo o podría tener problemas. Su masa corporal es baja y no puede permitirse…

—¿Puedes hacer eso aquí para no tener que ingresarla en el hospital?

—Puedo pero tengo que ir corriendo a la clínica a coger lo que necesito, y alguien tendrá que vigilarla todo el tiempo.

—Yo lo haré. —La miré dormir, esperanzado de que al menos estuviese soñando algo bueno. Se lo merecía—. No la voy a dejar.

—¿Y cuál es el veredicto? ¿Voy a ser tío o no?

—No lo sé, Fred. No me lo ha dicho. Aún no lo sabemos… —Aunque tenía muchísimas ganas de saberlo.

En cuanto Fred se fue, aparté las mantas para quitarle los vaqueros. Quería que estuviese cómoda en esta cama, ya que iba a tener que quedarse un buen rato. ¡Joder, y tanto! Iba a descansar aunque tuviese que atarla a la maldita cama.

Encontré unas mallas suaves para cambiárselas por los vaqueros y un par de calcetines de pelo de color morado que a ella le gustaba ponerse por la noche. _____ tenía unos pies preciosos y le encantaba darse masajes. La había visto echarse crema por las noches y luego ponerse unos calcetines como estos. Ella decía que por eso los tenía tan suaves.

Le desabroché los vaqueros y se los bajé por sus largas y sexis piernas con delicadeza. Arrastraron sus braguitas azules. Podía ver su cuerpo como lo había visto muchas, muchas veces, tan perfecto y sumamente cautivador, pero ahora mismo no pensé en sexo. Miré fijamente su vientre, tan plano y firme, y en su lugar pensé en lo que podría estar creciendo ahí dentro.

¿Vamos a tener un hijo?

_____ podría tenerle un miedo atroz a esa posibilidad, pero si era cierto no tenía ninguna duda de que sería una madre maravillosa. Mi chica era brillante en todo lo que hacía.
Movió la cabeza inquieta en la almohada, pero no se despertó. Le susurré unas palabras al oído y esperé que pudiera escucharlas de algún modo. Le puse las mallas y a continuación los calcetines, agradecido de tener las manos en su piel solo para ayudarla y ser útil. Tenerla de vuelta y a salvo era lo más importante. Aun así, un «Waterloo» dirigido a mí por segunda vez en nuestra relación no me había sentado bien. Pero al fin y al cabo me alegraba de que lo hubiera utilizado cuando lo necesitaba. Me había puesto «lo siento» antes de escribir la palabra en su mensaje. Suspiré. Sabía que _____ estaba haciendo todo lo que podía, y al menos era sincera cuando necesitaba su espacio y un poco de tiempo. Yo sentía que me estaba comportando de la única forma que sabía hacerlo. No sabía qué otra cosa podía hacer.

Ponerle una camiseta holgada era un poco más difícil. Me decidí por su camiseta de Hendrix porque era muy suave y quería que estuviera lo más a gusto posible. Agradecido por que el cierre de su sujetador estuviera situado en la parte delantera, lo abrí para revelar sus preciosos senos y pensé que no notaba ninguna diferencia. Solo perfección, eso es todo. Pero las apariencias engañan, y había visto cómo había reaccionado cuando la toqué antes. ¿Cómo narices la he dejado embarazada con lo cuidadosa que es con la píldora?

A pesar de todo, la estúpida de mi polla reaccionó al ver su cuerpo desnudo. Me entraron ganas de retorcerla y arrancármela por habernos metido en este lío, pero sabía que era inútil. La única forma de mantener a esa traidora lejos de ____ sería desde la tumba. Lo que podría ser pronto, dada la velocidad a la que avanzábamos. Por Dios, apenas podía mantener el ritmo y sentía que en las últimas veinticuatro horas había envejecido años.

Con prisa por terminar de vestirla, la levanté de la cama con delicadeza para meterle la camiseta por la cabeza y pasársela por la espalda. Después la estiré hasta que su hermosa piel desnuda estuvo cubierta de nuevo. No pude resistirme a besarla en la frente antes de meterle los brazos por las mangas. No se despertó en todo el proceso, lo que no me tranquilizó en absoluto. No quería que estuviera enferma, necesitaba tenerla de vuelta.

Desesperadamente. Intenté mantener mis sentimientos a raya pero no fue fácil, sobre todo cuando mi Bella Durmiente no iba a despertar de su sueño solo porque la besara. ¿Dónde me dejaba eso en este despropósito de fin de semana? Los cuentos de hadas en realidad son mentira.

Cuando agarré las mantas para taparla, algo cayó a los pies de la cama, haciendo un ruido sordo. ¿Su teléfono? Seguro que era el móvil de _____ que se había salido del bolsillo de sus vaqueros. Me agaché para recogerlo del suelo y vi algo más que se había caído del bolsillo. Estaba allí tirado sobre la tela azul. Un palito blanco de plástico con una tapa morada en la punta que predecía una parte de nuestro futuro. Sabía lo que era ese palito blanco de plástico, pero aún no conocía su secreto. La pantalla del indicador estaba boca abajo, mirando al suelo.


Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 22nd 2013, 18:08

tiste tiste tiste tiste Lloron  Lloron  Lloron  

que hermosa novela me gusta mucho la amo
es que esta de lo mas hermosa
Very Happy me gusta facian no no super hermosa
espero q estes de lo mejor bn me despido bye
sube pronto lol! lol! lol! 
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 22nd 2013, 18:52

x q son asi....
stoy muriendome de la curiosidad
sta o no embarazada?!
los dos se andan adelantando demasiado
wuaaa
siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 22nd 2013, 20:57

ohh my god
no puedes, noo puedes dejarla asii
SIGUELA PORFAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
lo mas pronto que puedas
y suerte en tu examen Wink
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 22nd 2013, 22:17

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah me encanta
me super encanta
esta super hermosa
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 23rd 2013, 13:18

siiigueelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 23rd 2013, 13:57

siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 23rd 2013, 15:36

Eyes Wide Open

Capitulo 22


{____}

Abrí los ojos y encontré a Nick dormido en el sillón que estaba junto a la cama. Tenía los brazos cruzados y las largas piernas estiradas en la otomana a juego. Era tan guapo que casi me dolía mirarle mucho rato. Aún estaba asombrada de que hubiese venido a buscarme. ¿Cómo podía querer esto? ¿Cómo era posible? ¿Por qué no estaba huyendo a toda prisa?

Sentí algo raro en el brazo izquierdo y averigüé por qué en cuanto vi que tenía un tubo que llevaba directo a la bolsa de suero que colgaba de uno de esos aparatos con ruedas. Me senté en la cama y miré el reloj para ver la hora. ¿Cuánto tiempo había estado dormida? En el reloj eran poco más de las diez y media. Los acontecimientos de la tarde se me vinieron encima en una repentina oleada y me preparé para más dolor y sufrimiento, pero nunca llegó. Supongo que tanto correr, llorar y vomitar me había dejado sin capacidad de reacción.

En su lugar, estaba calentita en una cómoda cama con Nick cuidándome y con una vía en el brazo. Bueno, eso daba un poco de miedo. Mi estado cuando Nick me trajo aquí debía de ser horrible si necesitaba suero intravenoso.
Me acomodé bajo las mantas y me di el gusto de mirarle dormir en el sillón. No podía ser muy cómodo para él. Pobrecito. Debía de estar exhausto por todo lo que había pasado y todo lo que habíamos hecho en el último día y medio.

Aún no estaba preparada para enfrentarme a todo, pero me sentía mucho mejor de lo que lo había estado en horas y… a salvo. Muy a salvo con los cuidados de Nick, de la forma en que me había hecho sentir desde la noche que le conocí y me llevó a casa en su coche. Me dejé llevar por el sueño otra vez, contenta de saber que, al menos por ahora, no estaba sola.

****

La siguiente vez que me desperté, el sillón de Nick estaba vacío. El reloj de la mesilla marcaba poco más de la una y cuarto de la madrugada, así que supuse que debía de haberse ido a la cama. Otra cama. En algún otro lugar. Respiré hondo y traté de aguantar el tipo. Ponerme a llorar como una magdalena no iba a ayudarme. Pero qué bien sentaba a veces derrumbarse, sobre todo si tenías a alguien que te recogiera. Como Nick…

Me di cuenta de que necesitaba ir al baño, así que aparté las mantas y me bajé con cuidado de la cama. Me temblaban un poco los pies y tenía los músculos muy doloridos, sobre todo los de las piernas y los abdominales, pero tuve que sonreír por los calcetines que llevaba. Nick debía de habérmelos puesto. Realmente tiene que quererme. La verdad es que creía que me quería, pero supongo que me asustaba que un embarazo acabara con nuestro amor, tan nuevo y frágil. Estábamos avanzando demasiado deprisa para que esto pudiese funcionar. ¿Verdad?

Tuve que llevarme el aparato del suero conmigo, o me arriesgaba a arrancarme la aguja que llevaba en la muñeca. Me estremecí al mirar esa cosa tan fea y me alegré de no recordar el momento en que me la clavaron. El aparato era un poco incómodo, pero me las arreglé para entrar y ocuparme de mis asuntos.

Lo primero que hice después fue lavarme los dientes. Incluso gemí al sentir el divino sabor de la pasta de dientes y la sensación de una boca fresca y mentolada después de tantos asquerosos ataques de vómitos. Son las pequeñas cosas…
Lo siguiente fue ocuparme de mi pelo, tengo que decir que lo tenía espantoso. No quería ni pensar en lo que podía tener ahí dentro. La verdad es que quería una ducha, pero sabía que no había manera de poder dármela yo sola mientras siguiera enganchada a un gotero. Cepillarme el pelo y hacerme una larga trenza a un lado en cierto modo mejoró las cosas, pero
aún estaba horrorosa. Miré de arriba abajo la bañera.

—¿Qué haces fuera de la cama? —vociferó Nick desde la puerta, con el ceño fruncido en su preciosa cara.

—Tenía que ir al baño.

—¿Y has terminado?

Asentí con la cabeza y miré con anhelo la magnífica bañera de mármol. Sus ojos siguieron a los míos hasta la bañera.

—Ni lo pienses. Te vas a la cama —señaló, aún con la mirada asesina.

Levanté las cejas.

—¿Me estás diciendo adónde tengo que ir?

—Sí. Y es en esa dirección. —Movió el pulgar para darle énfasis, vino hacia mí y me levantó los pies del suelo sin ningún problema—. Agárrate al aparato, cariño, que también se viene con nosotros.

Di un grito y agarré el suero. Su ropa estaba fría cuando me estrechó contra él. Nick no perdió el tiempo: me volvió a meter en la cama y me colocó bien el gotero.

—De todas formas, ¿por qué necesito esto? —pregunté.

Él se inclinó hacia mí y puso sus labios muy cerca de los míos.

—Porque según Fred estabas tan deshidratada cuando te encontré que era para ingresarte en el hospital. —Sus ojos eran serios y su voz suave cuando me dijo la cruel verdad.

—Oh… —No sabía qué más decir y estaba empezando a sentir emociones que amenazaban con superar mi precario control de la situación. Llevé la mano que tenía libre a su mejilla y la acaricié, y pude sentir su barba de varios días, suave y áspera al mismo tiempo, algo que a estas alturas ya me resultaba muy familiar. Nick cerró los ojos como si estuviera saboreando mis caricias y eso me entristeció. Él también necesitaba consuelo.

—Estabas fuera fumando, ¿a que sí?

Asintió con la cabeza y vi sus ojos vacilar mostrando arrepentimiento o puede que incluso vergüenza. Me sentí aún peor. Definitivamente ahora mismo no necesitaba mis críticas. Al pobre le había hecho sudar la gota gorda en el último día y la última noche, y aún estaba aquí a mi lado. Había venido a por mí, me había dicho que me quería y me había cuidado cuando estaba enferma. Había hecho todo eso y ¿qué había hecho yo? Había salido corriendo sumida en la autocompasión y me había puesto tan enferma que ahora mismo estaría en un hospital si Freddy no fuese médico.

—Lo siento mucho… —susurré—. Te he vuelto a hacer daño…, siento mucho, muchísimo haberlo hecho.

—Shhh. —Puso sus labios en los míos y me besó con dulzura, con olor a menta y clavo, y me hizo saber que aún estaba allí conmigo. Mi pilar, mi apoyo.

—Me alegro de que estés aquí. Me he despertado antes y te he visto durmiendo en el sillón…, y la siguiente vez te habías ido…

—¿En qué otro sitio querría estar, cariño? —Me pasó el pulgar por los labios.

—¿Lejos de mí?

Negó con la cabeza despacio.

—Nunca.

—Pero aún no sé lo que dice el test, porque no lo he mirado. —Empecé a desmoronarme.

—Yo tampoco —respondió él mientras me acariciaba el pelo.

—¿Cómo puedes no saberlo?

—No lo sé —contestó bajito—. Cuando te quité los vaqueros se cayó al suelo.

—¿Y no lo miraste? —pregunté incrédula.

Negó con la cabeza y sonrió.

—No. Quería esperarte y hacerlo juntos.

Lancé los brazos alrededor de su cuello y me derrumbé. Intenté al menos no hacer mucho ruido. Nick me abrazó y me acarició la espalda. Era demasiado bueno conmigo y sinceramente me preguntaba qué había hecho yo para merecer a alguien como él.

—Métete en la cama conmigo —dije pegada a su hombro.

—¿Estás segura de que eso es lo que quieres?

—¡Sí, estoy segura de que eso es lo que quiero! —contesté, balbuceando entre más lágrimas sensibleras.

A Nick debió de gustarle mi respuesta porque no perdió un segundo en prepararse para acompañarme.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 23rd 2013, 15:49

Eyes Wide Open

Capitulo 23


Yo me dediqué a secarme los ojos mientras Nick se quitaba los vaqueros. Pero se dejó los calzoncillos puestos. No es que nunca hubiesen tenido un efecto disuasorio cuando queríamos estar desnudos, pero no creo que ninguno de nosotros fuese capaz de mucho más que dormir ahora mismo. Los dos estábamos adentrándonos en un terreno por el que parecía que teníamos que andar con pies de plomo.

Nick se metió bajo las mantas y puso el brazo debajo de mí como hacía a menudo. Yo me acomodé y me acerqué a su cuerpo para poder apoyarme en su pecho. Mi mano izquierda tenía la vía, lo que me obligaba a mantenerla encima, pero aun así tracé círculos sobre su pecho por encima de su camiseta. Me acurruqué contra él y respiré su delicioso aroma.

—Hueles tan bien… Yo debo de oler a cerdo podrido.

—En realidad no te lo sabría decir, preciosa, porque nunca he estado lo bastante cerca de un cerdo podrido para saber cómo huelen. —Notaba que estaba sonriendo con suficiencia—. ¿Cuándo lo has estado tú?

Sonreí y murmuré: —Digo cerdo podrido en plan metafórico, y para el caso es lo mismo. Bueno, o incluso mejor.

—Estoy de acuerdo contigo en eso. Me quedo con el cerdo podrido metafórico antes que con los de verdad sin pensarlo. —Me masajeó la nuca y bromeó—: Si es cierto que hueles a cerdo podrido, entonces huelen bastante bien, la verdad. De hecho, me atrevería a decir que me encanta el olor a cerdo podrido.

Funcionó. Hizo que al menos me riera un poco y eso me ayudó a encontrar el valor para decirle que estaba preparada para enfrentarme a lo que me deparara el destino.

—¿Nick?

—¿Sí, nena?

—¿Cómo supiste que volvería allí, al ángel sirena?

—Puse un GPS en tu móvil no hace mucho. —Sus músculos se contrajeron y me apretaron un poco más—. A pesar de que no me gustó ver la palabra «Waterloo» en ese mensaje —dijo, e hizo una pausa para respirar—, me alegro de que hicieras lo que necesitabas hacer. —Me dio un beso en la frente—. Y de que llevaras el móvil encima y encendido. Voy a tener que insistir en que siempre lo lleves contigo cuando estemos separados. También tenemos que volver a hablar sobre tu seguridad.

—¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

Desestimó mis preguntas con más besos y luego murmuró un muy firme «Luego» contra mis labios.

Noté por su tono de voz que tenía que ver con algo de trabajo y lo dejé ahí. De todas formas llevaba razón. Teníamos otras cosas de las que encargarnos antes.

—Quie… quiero mirar ahora la prueba de embarazo.

—Antes de que lo hagas, necesito decir algo. —Ahora Nick era el que sonaba preocupado. Podía sentir cómo tensaba el cuerpo y no me gustó nada ese cambio. Me daba miedo lo que pudiera decir. Y si decía lo que me temía, entonces sería el final para nosotros. Había una cosa que simplemente no podía hacer. Sabía que no sería capaz. Ya había pasado por eso antes y no podría volver a hacerlo y sobrevivir.

—Está bien. Habla. —Se me encogió el estómago a causa de los nervios, pero estaba decidida a escucharlo. Tenía que saberlo. Cerré los ojos.

—Mírame. —Me pasó el dedo por la mejilla y acabó en los labios—. Necesito que me mires a los ojos cuando te diga esto.

Los abrí y me encontré con toda su atención centrada en mí. La intensidad con la que me expresaba sus necesidades era casi cegadora.

—____, quiero que sepas… No, quiero que estés segura de que sea lo que sea lo que diga el test, no cambiará mis sentimientos. Puede que ese no sea el plan que tenía en mente contigo, pero si está en el camino…, entonces no me voy a ir a ningún lado. Sé adónde quiero llegar y a quién quiero conmigo. —Me puso la mano en el vientre y la mantuvo ahí—. A ti.
Y cualquier otra persona que hayamos concebido tú y yo se viene conmigo. —Su expresión denotaba determinación, pero podía ver también algo de vulnerabilidad en sus ojos, casi miedo.

Sus palabras fueron seguras, incluso un poco duras. Pensé que había entendido lo que me estaba diciendo, pero quise asegurarme. Un rayo de esperanza empezó a surgir en mi corazón y excavé hondo, más hondo de lo que lo había hecho nunca, para encontrar el valor de preguntarle lo siguiente:

—Entonces…, entonces no me pedirías que abor…

—¡Joder, no! —Me cortó—. No puedo permitir que abortes, ____. Eso estaría mal…, y de verdad espero que tú sientas lo mismo.

Me estremecí y exhalé un profundo suspiro.

—¡Oh, gracias a Dios! —Sentí las lágrimas brotar en mis ojos—. Porque sé que yo no podría someterme a un aborto, aunque tú me lo pidieras. Mi madre ya lo intentó conmigo y simplemente…, simplemente me volvió loca. Sé que no sería capaz de…

Él silenció con besos el resto de mi respuesta y luego apoyó su frente en la mía.

—Gracias —susurró, mientras sus suaves labios me acariciaban la cara.

Yo solo respiré un momento y le dejé abrazarme fuerte contra su cuerpo. Necesitaba asimilarlo todo y entender sus sentimientos; y estaba tan aliviada…

—Así que ¿te… alegrarías?

Él no lo dudó.

—No sé si «alegre» sería la palabra que utilizaría para describir cómo me hace sentir la posibilidad de convertirnos en padres, pero sé lo que me dicta mi conciencia, y si estamos embarazados…, entonces supongo que es cosa del destino, y es lo que tenemos que hacer.

Los ojos de Nick estaban tan marrones en ese momento que estaba segura de que podría ahogarme en ellos.

—¿Crees en el destino?

Él solo asintió con la cabeza. Sin palabras; en su lugar hizo un gesto que fue mucho más íntimo que si lo hubiera pronunciado.

—Vale, ¿dónde está?

—Dónde está ¿qué?

—Mi prueba de embarazo. Estaba en el bolsillo delantero de mis vaqueros.

Se quedó bloqueado durante un instante y luego se echó a reír. Era bastante atípico incluso para Nick, teniendo en cuenta las circunstancias.

—¿Dónde está la gracia? —exigí.

—Es que acabo de darme cuenta de que no la tengo. Es Freddy el que sabe el resultado. Él es el único que sabe la verdad.

—¿Cómo es que él lo sabe y tú no?

—Bueno, Fred tenía que ir a su clínica a por los suministros que necesitaba para tu gotero y mientras estaba fuera, descubrí que se había caído. —Me besó en la sien—. Yo estaba mirando el test en el suelo cuando llegó. Me preguntó si lo iba a comprobar. Le dije que lo hiciera él, pero que no me lo dijera. Y eso es lo que hizo. Lo miró y luego se lo metió en el bolsillo de la camisa, creo. Estaba muy concentrado en proporcionarte los fluidos, y francamente yo también. Estabas completamente ida. No te despertaste ni cuando te desvestí. Estaba muerto de miedo. —Me estrujó un poquito—. No vuelvas a hacer eso nunca, por favor.

—Créeme, no quiero volver a ponerme así de enferma, muchas gracias. Es horrible… —fui bajando la voz y me di cuenta de que aún no teníamos respuesta a la pregunta y realmente la necesitaba—. Espera, la segunda prueba de embarazo… —le recordé.

—Sí, eso mismo estaba pensando yo. Me pregunto si aún está en el baño del piso de abajo. —Nick se sentó en la cama y alcanzó sus vaqueros—. De verdad espero que sí, por el bien de Fred, porque dudo que aprecie que le despertemos a las dos de la mañana para que nos dé el resultado.

—¿Vas a bajar a buscarlo?

—Sí —contestó él—. Llevo horas esperando a saber la verdad y no quiero esperar más. —Me dirigió otra intensa mirada mientras se ponía los pantalones—. ¿Te parece bien?

Asentí con la cabeza y respiré hondo otra vez.

—Yo también quiero saberlo.

Se puso de pie y revisó mi bolsa de suero antes de agacharse para darme un beso rápido en los labios.

—No te muevas de aquí, cariño.

—Oh, no lo haré —respondí con sarcasmo—. Quiero quitarme esto. — Señalé mi muñeca.

—Por la mañana —dijo él—. Te lo quitarán entonces. —Me arregló el pelo de esa forma suya tan dulce y relajante—. El gotero ahora va muy lento. —Me dedicó una bonita sonrisa, que me encantó ver. Me encantaba cuando Nick sonreía, punto. Porque le cambiaba toda la cara y parecía realmente… feliz.

—Entonces estaré aquí mismo esperándote. —Asentí con la cabeza.

Perdió la sonrisa, se puso serio otra vez y se giró hacia la puerta en vaqueros y con los pies descalzos, el pelo alborotado y la barba con aspecto desaliñado. Me dejó sin aliento.

Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 23rd 2013, 16:31

Me dejo sin aliento a mi tambiieen xD
Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 23rd 2013, 16:44

Porfavor
Necesito otro
O los que falten para saber la cerdad
Por favoooooooor
Necesito massa
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Hoy a las 18:05

Volver arriba Ir abajo
 
Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 12.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10, 11, 12  Siguiente
 Temas similares
-
» Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA
» Recordatorio: Cásate conmigo [Nick&tu] - Adaptada [TERMINADA]
» Madre Soltera [Nick y Tu] HOT -Terminada-
» ▪ Huracán de D e s e o ▪ {Nick y Tu} Terminada
» *Sin ropa, solo la piel* Nick & tu♥ TERMINADA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: