Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente
AutorMensaje
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 3rd 2013, 18:35

ahwwwwwwwwwwwwww la hermana de Nick es una genia Very Happy
y Zara ahwww es preciosa ya me la puedo imaginar ^^
siguela proooonto porfa quiero saber q sigue Wink
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 3rd 2013, 20:52

amo esta novela, fin.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 4th 2013, 15:01

Eyes Wide Open

Capitulo 6


{Nick}

No sé qué me hizo abrir los ojos. Creo que fue el ligero olor a mermelada, pero en cualquier caso ahora entiendo por qué las películas de terror en las que salen niños son, sin lugar a dudas, las más terroríficas de todas. No hay nada como un niño en silencio observándote mientras duermes o, incluso peor, despertándote.
Me vienen un montón de preguntas a la cabeza, como: ¿cuánto tiempo llevas ahí mirándome como una de las gemelas malditas de El resplandor? Me aterró durante unos dos segundos.

Y después sonrió.

—¡El tío Nick está despierto! —gritó con todas sus fuerzas al tiempo que corría hacia la puerta, que dejó abierta de par en par.

—¡Zara! Cierra la puerta, por favor. —Me senté detenidamente, consciente de que estaba desnudo y con cuidado de seguir bien tapado con las sábanas. Además estaba solo en la cama, así que me incliné y miré hacia el baño para tratar de ver a ____.
Pero ella no estaba ahí.

—Está abajo hablando con mami. Están tomando café. —Zara asomó la cabeza de nuevo.

—¿Sí? —dije, preguntándome por qué narices había dormido como un tronco y cuánto tiempo llevaría mi sobrina merodeando a mi alrededor. ¿Nivel de escalofrío? Doce de diez.

Zara asintió de manera contundente.

—Bajó hace siglos.

—¿Qué opinas de ella?

Ignoró mi pregunta e inclinó la cabeza hacia mí.

—¿Te has casado, tío Nick?

Estoy seguro de que mis ojos se salieron de sus órbitas, porque Zara me miró fijamente mientras esperaba una respuesta.

—Hum…, no. ____ es mi novia.

—Mamá y papá están casados.

—Sí, lo están. Yo estuve en la boda. —Sonreí y deseé poder salir de la cama y alcanzar algo de ropa, pero me tenía bien atrapado.

—¿Por qué duermes desnudo?

—Perdona, Zara, necesito vestirme.

—Papá no duerme desnudo como tú. ____ es simpática. ¿Me llevarás a tomar un helado con Rags? Le encanta el helado y yo dejo que lo lama y mamá dice que eso es un asco, pero yo le dejo de todos modos. Mami me dijo que no subiera aquí, pero me cansé de esperar a que te despertaras. Eres el único que aún duerme.

Increíble. Una niña de cinco años me tenía preso en la cama y lo único que podía hacer era escuchar, fascinado por su letanía de observaciones, opiniones y peticiones, mientras rezaba para encontrar un modo de escapar.

Me dirigió una mirada indignada con la última frase. Una que parecía decir: ¿Qué demonios te pasa, tío Nick? Y de verdad, estaba de acuerdo con su lógica de cinco años. Me pasaban un montón de cosas.

—Vale, te diré una cosa, señorita Zara. Veré qué puedo hacer con lo de ir a por el helado con Rags si sales de la habitación para que pueda levantarme y vestirme. —Le brindé mi mejor movimiento de cejas—. ¿Trato hecho?

—¿Y qué pasa con mamá? —soltó sin cambiar en absoluto de expresión.

Esta niña podría jugar al póquer con los grandes algún día, no me cabía la menor duda. Mi sobrina era magnífica.

—Si mamá no sabe nada acerca de lo de los helados, no le hará daño. Ese es mi lema. —Me pregunté cuánto tiempo pasaría hasta que esa frase se volviera en mi contra. Probablemente lo que tardase en llegar al piso de abajo, pero ¡qué narices! Si servía para conseguir un poco de privacidad inmediata…

—Trato hecho. —Me miró fijamente antes de ir hacia la puerta y volverse con sus ojos clavados en mí con un mensaje: Será mejor que muevas el culo enseguida o volveré a por ti.

—Bajaré de inmediato —insistí a la vez que le guiñaba un ojo.

Esperé un largo minuto a levantarme después de que se fuese. Utilicé una almohada para cubrir mis partes y pegué una carrerilla, y antes de entrar en la ducha cerré el pestillo del baño. Lo último que necesitaba era que me pillara una niña con todo al aire. Así que ____ estaba abajo hablando con Hannah… Me pregunté qué estarían diciendo de mí y me apresuré.

La ducha me sentó bien. El agua caliente ayudó a limpiar las telarañas de mi cabeza. Joder con el sueño de anoche. El hecho de que hubiese tenido otra pesadilla con ____ al lado me cabreaba de verdad. Y aunque me aliviaba que no fuese tan mala como la última, aún odiaba levantar mierda de la que no necesitaba preocuparme ahora. Ella quería hablar de ello otra vez… No estoy preparado.

Me froté el pene con la mano al lavarme, recordando lo que le había hecho a ____ tras mi pesadilla. Ella aceptaba todo lo que estuviese dispuesto a darle en lo que a sexo se refería, sin protestar, sin quejarse, dispuesta y generosa con su cuerpo en todo momento, ayudándome a salir del terror. “Lo hace porque te ama.” Tuve que preguntarme si su reacción tendría algo que ver con su pasado, con las cosas que me contó acerca de su violación y cómo se había sentido cuando era más joven. ____ parecía tan segura de sí misma casi todo el tiempo que era duro imaginarla sintiéndose frágil y vulnerable. Mi postura era sencilla, de verdad. No me importaba su pasado. No cambiaba nada lo que sentía por ella. Ella era la única persona con la que necesitaba estar. Ahora solo quedaba convencerla de ello. Y lo haré… porque la quiero. Agarré una toalla de felpa para secarme según salí de la ducha. Sonreí al espejo mientras me rasuraba la barba. La cara que me puso cuando le dije que deberíamos casarnos no tenía precio.

Debería haber utilizado mi móvil y haber grabado un vídeo. Mi sonrisa se convirtió en preocupación al pensar en el vídeo que le mandaron anoche. Me recordó que debía llamar a Neil en algún momento del día. Quería detalles del hijo de puta que estaba jugando con ella. No lo haría durante mucho tiempo más, eso podía jurarlo.

Volver a pensar en la noche anterior rozaba lo doloroso. Cientos de imágenes cruzaban mi mente. El vestido morado de ____ , el colgante que le regalé alrededor de su cuello, los perturbadores mensajes de texto y el vídeo, la amenaza de bomba, cómo la busqué presa del pánico, y luego ella vomitando a un lado de la carretera. ¡Dios! Todo fue una absoluta locura. Necesitábamos un poco de paz y algo de descanso. Estaba decidido a concedernos eso este fin de semana aunque me fuese la vida en ello.

Me sentí culpable de inmediato por ser tan exigente con ella en la cama anoche. No había mucha paz y descanso para mi chica conmigo al lado. Recordé la desesperación por estar dentro de ella otra vez… tras ese sueño.

¡Joder! Agradecía haber estado menos alterado que la última vez, pero aun así me preocupaba que fuese demasiado para ella. Que yo fuese demasiado. Pensándolo de nuevo, ____ no parecía estar molesta ni siquiera después de que le hablara de mis planes de hacer público nuestro compromiso. Me dijo que estaba loco, eso es cierto, pero no estaba enfadada conmigo de ningún modo, al menos que yo supiera. De hecho siguió cuidándome después de eso, cuando me desperté destrozado de otro sueño retorcido que mezclaba todo lo malo de Afganistán con mi preocupación por ella. Una-jodida-mierda. Ella había dicho que me despertó porque no quería que mi pesadilla fuera a más. ¿Y qué hice con mi dulce chica para agradecérselo? Me la follé de nuevo.

La poseí con fuerza y ella aceptó todo lo que hice, me aceptó a mí. Dijo que no pasaba nada. Sí, de acuerdo, me quiere.
Era muy consciente de que el tacto de ____ me calmaba como nada lo había hecho antes. Ella era el único salvavidas al que me quería agarrar cuando me encontraba en ese estado.
Solo recordar cómo terminó nuestra sesión hizo que mi sangre bombease y mi mente volara. Fui a buscar ropa y me di cuenta de que ahora pensaba demasiado en el sexo. Buscar una distracción sería una buena idea sin duda. Por ahora. Cuando la tuviese de nuevo a solas, bueno, entonces todas las apuestas apuntaban a que no sería capaz de tener las manos quietas. Altamente improbable. Era tan solo otra prueba de lo bien que funcionábamos juntos y de por qué iba a llegar hasta el final con mi chica americana. Nunca había necesitado a nadie del modo en que la necesitaba a ella.

En el plan de hoy figuraba un largo entrenamiento, lo había decidido. Pasar un poco de tiempo haciendo cosas normales con ____ y mi familia, alejado del trabajo y los demás problemas, sería un agradable cambio. También quería que ____ se lo pasara bien aquí. Tal vez le apeteciese ir a correr por el paseo marítimo. Esperaba que se encontrara bien esta mañana. Me puse unos pantalones de deporte y unas zapatillas y agarré mi móvil.

Decidí contactar con Neil antes de bajar. Llamarle me aliviaría la mente. A veces hablar de un caso era catártico.

—Qué tarde te has levantado hoy, jefe —anunció Neil tras sonar la primera señal.

Le gruñí. —A lo mejor llevo despierto horas, ¿cómo lo puedes saber?

—Es poco probable. Me sorprende que no llamases nada más llegar anoche.

—Tal vez lo hubiera hecho… si no hubiese estado tan cansado de un largo viaje y de un sueño poco reparador —le contesté—. Ah, y ____ se puso mala y tuvimos que parar a un lado de la carretera para que vomitara.

—¡Jesús! Qué desagradable.

—Estoy de acuerdo. Toda la noche fue bastante desagradable.

—¿Qué le ocurre?

—No sé. Un virus estomacal o algo así. Ya se encontraba mal en la galería.

—No supondrás que alguien envenenó su comida o su copa, ¿verdad?

Consideré la idea, aunque me enfureciera.

—No puedo descartarlo por completo. Hay que investigar a Paul Langley. Tiene su número antiguo de móvil y estaba en la galería, pero ahora la llama al número nuevo. Por otro lado, le ofreció un vaso de agua. —Quería tener a ese gilipollas a solas en una habitación. Podría descubrir toda clase de cosas, estoy seguro. Procuré centrarme en mi conversación con Neil—. El tema es que la persona que mandó el mensaje se encontraba allí. Tal vez no en el evento, pero estaba viéndome fumarme un cigarrillo. Y la alarma saltó justo un segundo o dos después de que enviaran el vídeo con la música.

—Langley estaba limpio cuando le investigaste anteriormente.

—No me lo recuerdes, por favor. —Si ese hijo de puta estaba involucrado, juro que sería hombre muerto. ____ y yo necesitábamos hablar sobre su historia con Langley, una idea que me resultaba más desagradable que el desastre de la noche anterior—. Tan solo mira qué puedes averiguar. ¿Ha habido suerte con la localización de la llamada al móvil de ____? —Había dejado la investigación en manos de Neil, dispuesto a pasar un fin de semana sin dedicarlo a su caso o a mi trabajo.

—Alguna. La llamada fue hecha desde Reino Unido. Es probable que el que llamó a su móvil te observase en directo y no a través de una webcam desde Estados Unidos. ¿Piensas en esa posibilidad?

—Joder. —Un cigarro resultaba muy tentador ahora mismo—. Es poco probable, pero podría ser. Bueno, no es Oakley entonces, está en servicio activo en Irak. Merodear por Londres le sería complicado cuando está esquivando misiles en el desierto. Tampoco es Montrose, porque está disfrutando de una bien merecida siesta eterna. Así que eso nos lleva al tercer hombre del vídeo. Ese mamón es el siguiente en mi lista. Aún no tenemos nada de él. Su expediente está accesible en el Q drive. Todo lo que importa sobre él se encuentra ahí. ¿Puedes indagar un poco? ¿Averiguar qué hace últimamente? Asegurarte de que no está usando su pasaporte. Hum…, su nombre es Fielding. Justin Fielding, veintiséis años, vive en Los Ángeles, si la memoria no me falla. Quiero saber si también asistió al funeral de Montrose. Apuesto a que se esfumó.

—Yo me ocupo, Nick —concluyó Neil—. Disfruta de tu fin de semana e intenta olvidar toda esta mierda durante unos días. Yo me ocupo. Ahora mismo la tienes a salvo y fuera del punto de mira. No va a pasar nada en Somerset.

—Gracias. Te lo agradezco. Ah, una cosa, ¿puedes dar de comer a Simba?

—No le gusto —dijo Neil con tono seco.

—Yo tampoco, pero le gusta que le alimenten. Y si no lo haces empezará a comerse a sus compañeros de pecera.

—De acuerdo. Alimentaré a tu arisco y venenoso pez.

—No tienes que hacerle mimos, tan solo lanzarle algo de krill.

—Es más fácil decirlo que hacerlo. Esa criatura tiene una parte piraña, estoy seguro.

Reí ante esa imagen. —Gracias, valiente soldado, por adentrarte en la batalla por mí dando de comer a mi pez.

—De nada.

—Vigila el fuerte por nosotros, y ya sabes dónde encontrarme. Estaremos de vuelta en la ciudad el lunes por la noche.

Terminé la llamada y salí de la habitación, ansioso por ver a ___. Era el momento de enfrentarme a mi chica y ver en qué lío me había metido por mi mal comportamiento de anoche. Aunque no estaba realmente preocupado. Mi chica me quiere y sé cómo darle lo que necesita… Me reí ante mis engreídos pensamientos, abrí la puerta del dormitorio y por poco me choqué con mi sobrina.

Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 4th 2013, 17:08

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah me encanta me fascina esta super hermosa
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 4th 2013, 18:32

nick es graciosisimo
es genial
y un amor
ya me lo imagino tratando de salvarse de su sobrinita
owww
mi tocayita... la amo
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 4th 2013, 21:33

haaay esa niña lo siento es linda pero estresante jajajajaja
y neill que seria de Nick sin el? nada yoo lo seee
perooo quien sera ese que amenaza a la rayis??
SIGUELA PRONTOOOOOOOOOOOOOOOO
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 4th 2013, 22:19

siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 5th 2013, 13:56

siiigueeelaaaaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 5th 2013, 16:08

Eyes Wide Open

Capitulo 8

{Nick}

Zara estaba sentada en el suelo, con la espalda contra la pared, esperándome al parecer. Tras mi sorpresa me agaché para ponerme a su nivel.

—Por fin has salido —dijo indignada.

—Perdona, tenía que hacer una llamada, pero ya he terminado.

Me miró esperanzada.

—¿Podemos ir a tomar el helado ahora? Dijiste que iríamos.

—Aún es por la mañana. Los helados son para la tarde.

Arrugó su monísima nariz en respuesta. Supongo que no compartía esa visión pragmática.

Me señalé la mejilla —No he recibido aún unos bonitos buenos días de mi princesa favorita. —Se alzó, me rodeó el cuello con sus pequeños brazos y me besó en la mejilla—. Eso está mejor —dije—. ¿Te gustaría dar una vuelta? — pregunté señalándome la espalda.

—¡Sí! —Su expresión se iluminó.

—Bueno, pues sube a bordo entonces —le respondí.

Se subió y colocó los brazos alrededor de mi cuello mientras yo sujetaba sus pequeñas piernas enganchadas bajo mis brazos. Gruñí, fingiendo que me costaba ponerme en pie. Choqué contra la pared con movimientos exagerados, con cuidado de que no se golpeara la cabeza.

—Dios, pesas mucho. Has estado comiendo muchos helados, ¿verdad?

Rio y golpeó sus talones a cada lado.

—¡Vamos, tío Nick!

—Lo intento —gruñí, al tiempo que continuaba chocando contra las paredes y tropezando—. ¡Parece que tenga un elefante en la espalda!

—¡No! —exclamó riendo ante mis payasadas, y golpeó más fuerte—. ¡Ve más rápido!

—Sujétate bien —contesté, y salimos vitoreando y gritando todo el camino hacia la escalera que llevaba a la zona familiar.

Mi hermana y ____  estaban esperándonos cuando aparecimos en la hogareña cocina. Estoy seguro de que todas las risas y chillidos precedieron nuestra llegada, pero lo que me dio energía fue la mirada de _____. Tenía los ojos como platos, probablemente sorprendida de verme jugar así.

—Hola Han —dije, adelantándome a besarla en la mejilla, con Zara aún colgada a mi espalda y agarrada a mi cuello.

—Nick —Me abrazó y su pequeño cuerpo me llegaba justo debajo de la barbilla, tan reconfortante como lo había sido siempre.

Como había perdido a mi madre tan pequeño, había tenido que sustituirla por mi hermana mayor en algunos sentidos. Ella siempre se comportaba como mi madre de todos modos y amoldamos nuestra relación de la única manera que supimos. Miré a _____ y le guiñé un ojo. Zara rio y botó como si quisiera que su «caballito» siguiese adelante

—Zara, ¿despertaste al tío Nick? —le preguntó Hannah con el ceño fruncido. Noté cómo la niña sacudía con fuerza la cabeza sin parar y tuve que contener la risa incriminatoria que amenazaba con aparecer en mi rostro.

—Abrió los ojos él solo, mami —dijo.

_____ se echó a reír.

—Eso ha debido de ser interesante, qué pena habérmelo perdido.

—Zara —la reprendió Hannah con suavidad—, te pedí que le dejaras dormir.

—No importa —le dije a mi hermana—. No me ha quitado más que un año o dos de vida, estoy seguro —bromeé—. ¿Recuerdas a esas niñas en El resplandor? —Hannah rio y me dio un golpe en el hombro. Me giré hacia _____—. Buenos días, nena. Parece que tengo un monito en mi espalda. —Me gustaba ser juguetón por una vez.

—Oh, lo siento, pero no nos conocemos. Me pregunto si tal vez ha visto a mi novio por aquí. Su nombre es Nick Jonas. Un tipo muy serio, rara vez sonríe y desde luego no da vueltas por casas rurales gritando y golpeándose contra las paredes con pequeños monos en la espalda. —Le hizo cosquillas a Zara en la oreja, que rio un poco más.

—No. Ese tipo no está por aquí. Le dejamos en Londres.

Me extendió la mano.

—Soy _____, encantada de conocerle —dijo con gesto serio.

Hannah resopló tras de mí y arrancó a Zara de mi espalda mientras yo tomaba la mano que ____ me ofrecía y la llevaba hasta mis labios para besarla. Me fijé en su cara y vi cómo se le iluminaban los ojos; luego sonrió y frunció los labios. Esos labios. Hacía cosas maravillosas con esos labios… Mía.

Hannah me dio unos golpecitos en el hombro.

—Te pareces a mi hermano, y tu voz suena igual, pero definitivamente no eres él. —Me ofreció su mano—. Hannah Greymont. ¿Quién es usted?

Reí y puse los ojos en blanco.

—«Tienes que divertirte un poco, Nick, Sal más y conoce a gente. Relájate y disfruta un poco de la vida» —dije imitando las palabras que había oído a mi hermana en más de una ocasión.

—No me malinterpretes, me gusta verte cabalgando y riendo así. — Hannah hizo una pausa y me señaló—. Tan solo dame un minuto para que me haga a la idea.

—Te acostumbrarás —le contesté mientras rodeaba a _____ con un brazo y le besaba en la sien, perfumada por la esencia floral de su champú. Siempre olía de maravilla—. ¿Cómo te encuentras esta mañana?

—Me siento genial —respondió sacudiendo la cabeza—. No sé qué fue lo de anoche, pero hoy me encuentro perfectamente. —Bebió de su taza—. Hannah hace un café delicioso.

—Sí que está bueno —contesté, y me serví un poco—. ¿Has comido algo?

—No, te estaba esperando. —Sus ojos parecían más marrones que nunca. Y tenía una mirada que me decía que quería discutir algo. Me parecía bien. Teníamos mucho de que hablar. Debía convencerla de algo. Vamos.

—No tenías que esperarme…, pero se me ocurre una idea, si estás interesada —dije mientras volvía a su lado con mi taza de café, de la que emanaba un delicioso aroma.

—¿Y qué idea es esa, extraño-hombre-que-se-parece-a-mi-novio-pero que- no-puede-ser-él?

Me provocaba de una manera que me hacía desear lanzarla sobre mi hombro y regresar a nuestro dormitorio.

—Qué graciosas están las señoritas esta mañana —dije, mirando a cada una de ellas, incluida la de cinco años—. ¿Dónde están los demás hombres? Estoy en inferioridad de condiciones.

—Cosas de los scouts. Volverán después de comer —explicó Hannah.

—Ah, ya veo. —Miré de nuevo a _____—. ¿Te apetece correr por el paseo marítimo? Es realmente bonito y hay un café donde podemos tomar algo después.

Toda su cara se convirtió en algo indescriptible, una mezcla entre belleza y felicidad.

—Suena perfecto. Iré a cambiarme deprisa. —Se dio la vuelta y salió de la cocina con una risita. Adoraba cuando era feliz, y especialmente cuando era por algo que yo hacía.

—Quiero ir —pidió Zara.

—Oh, princesa, vamos a correr muy lejos como para que vengas con nosotros hoy. —Me agaché hasta su cara otra vez.

—Me prometiste que podríamos llevarnos a Rags y comprar… —Zara no parecía muy contenta con su tío Nick. En absoluto. Eso también provocaba cosas raras en mi interior. Las niñas descontentas son la leche de aterradoras. Las niñas grandes también, en realidad.

—Lo sé —la interrumpí, y miré a Hannah, que puso los ojos en blanco y cruzó los brazos—. Vamos a ir por la tarde. Recuerda lo que dije… —le susurré al oído—. Los helados son para la tarde, princesa. Mami nos está observando. Será mejor que vayas a jugar con tus muñecas o sospechará.

—Vale —me respondió susurrando alto—. No le diré que nos vas a llevar a mí y a Rags a por un helado esta tarde.

Reí bajito y la besé en la frente.

—Buena chica. —Me sentí bastante orgulloso de haber manejado ese pequeño problema tan bien. Zara me dijo adiós con la mano cuando se fue a jugar y yo le guiñé un ojo. Me apoyé sobre los talones y alcé la vista hacia el gesto de burla de mi hermana.

—Me cuesta reconocerte, Nick. Te gusta mucho, ¿verdad?

Me puse de pie y volví a mi taza de café, dando un trago antes de contestar a ese comentario.

—Solo iremos a por un helado, Han.

—No hablo de comprarle chucherías a Zara a hurtadillas, y lo sabes.

La miré fijamente y le respondí.

—Sí, me gusta muchísimo.

Hannah me sonrió con dulzura.

—Me alegro por ti, Nick. Dios, estoy encantada de verte así. Feliz…, eres feliz con ella. —Los ojos de mi hermana se humedecieron.

—Eh, ¿qué ocurre? —La abracé.

Ella me abrazó fuerte.

—Son lágrimas de alegría. Te lo mereces, Nick. Ojalá mamá estuviese aquí para verte así… —Sus palabras se fueron apagando y era evidente que estaba emocionada.

Miré la fotografía que reposaba en el estante, una en la que estábamos los tres juntos, Hannah, mamá y yo sentados en el
muro de casa de mis abuelos.

—Y lo está —dije.
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 5th 2013, 18:05

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah me encanto Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 5th 2013, 18:37

q ternura es hannah con nick
se nota q se quieren y mucho
siguela
la amo
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 6th 2013, 09:54

haaaay Nick es un tierno Love! 
me encaaaaaaaaaaanta Enamorada
siguela pronto pooooorfaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 6th 2013, 17:01

siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 7th 2013, 07:12

sube caaaapi Smile
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 7th 2013, 09:31

nick es un bello
asi demandante como es, sigue siendo un bello
siguela <3
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 7th 2013, 16:38

Eyes Wide Open

Capitulo 10


Nick me guio a lo largo de la costa por un sendero escarpado que dominaba el mar de la bahía de Bristol, con su centelleante agua azul titilando en un millón de fragmentos brillantes a causa del viento. Lo seguimos durante un buen rato hasta que el camino viró hacia el interior.

El sol brillaba y el aire era fresco. Se podría pensar que el esfuerzo físico despejaría mis dispersos pensamientos y los pondría en orden, pero no hubo suerte. No. Mi cabeza simplemente continuaba dando vueltas. ¿Comprometernos? ¿Irnos a vivir juntos? ¿¡Matrimonio!? Necesitaba organizar una cita con la doctora Roswell para cuando regresáramos a Londres.

Mientras observaba a Nick delante de mí, el modo en que se movía, su agilidad natural y su sigilo, sus músculos definidos impulsando su cuerpo hacia delante, al menos apreciaba también esas vistas. Mi chico, mis vistas. Sí, el paisaje y mi hombre estaban muy bien.
Lo cierto es que me encantaba estar ahí y estaba contenta de que me hubiera llevado, a pesar del rumbo que había tomado nuestra conversación de la noche anterior. Nick había bajado esta mañana alegre y cariñoso, como si no hubiéramos discutido algo importante. En realidad me molestaba mucho que él pudiera soltar algo como lo de casarse sin más, ¡ni que fuera tan sencillo como sacarse el carné de conducir!

Sin embargo, me gustaba que saliera a correr conmigo. Si no llovía, salíamos a correr por las mañanas en la ciudad cuando me quedaba a dormir en su casa. Nick mantenía un ritmo competitivo y yo esperaba que él no me tratara con mano suave solo porque podía hacerlo.

El sendero serpenteaba junto al litoral e iba descendiendo hacia la costa y la playa que se extendía debajo, hasta que al final llegamos a un cabo pedregoso. Nick se giró y me dirigió una sonrisa de modelo de portada, algo que me afectaba cada vez que lo hacía. Tenía una sonrisa espléndida que hacía que me derritiera. Eso significaba que él era feliz.

—¿Tienes hambre? —me preguntó mientras me detenía.

—Sí que tengo. ¿Adónde vamos?

Señaló un diminuto edificio con forma de mirador situado en lo alto de las rocas.

—El Ave Marina. Dan unos desayunos geniales en ese pequeño lugar.

—Suena muy bien.

Puso mi mano en la suya y la llevó hasta sus labios, besándola con rapidez. Yo le sonreí y observé su precioso rostro. Nick era un regalo para los ojos, pero me resultaba curioso que él pareciera no pensar mucho en ello.

Quería saber más sobre esa mujer de la noche anterior, Priscilla. Sé que se había acostado con ella en algún momento del pasado; se limitó a decir: «Salimos una vez juntos». No había que ser un genio para saber que había aceptado libremente tener sexo con ella. En el bar no paró de ponerle las zarpas encima. No me gustaba nada su mirada. Demasiado depredadora. Paul no obstante parecía interesado. Los vi juntos fuera, en la acera, después de que evacuaran la Nacional.

—¿En qué estás pensando, nena? —preguntó Nick dándome un golpecito en la punta de la nariz—. Puedo ver moverse el engranaje ahí debajo. —Me besó en la frente.

—En muchas cosas.

—¿Quieres que hablemos de ello?

—Creo que deberíamos —dije asintiendo—. Creo que no tenemos opción, Nick.

—Sí —respondió, al tiempo que sus ojos perdían el brillo de felicidad que habían tenido hasta ese momento.

La camarera pelirroja le miró de arriba abajo mientras nos sentaba junto a la ventana, algo a lo que me había habituado cuando salía con Nick. Las chicas no disimulaban demasiado su interés. Yo siempre me quedaba pensando en cómo actuarían otras chicas o qué le dirían si yo no estuviera presente. ¡Ja! «Este es mi número, por si quieres venir a mi casa y tener un poco de sexo rápido y sucio. Haré todo lo que quieras». Argh.

Esperó hasta que ella se marchó y entonces fue directo al grano.

—Bueno…, volviendo a nuestra conversación de anoche. ¿Te sientes más receptiva a la idea?

Bebí primero un poco de agua.

—Creo que todavía estoy conmocionada por el hecho de que quieras… —vacilé.

—No tienes por qué tener miedo a pronunciar las palabras, ____— dijo mordaz, sin parecer ya tan feliz conmigo.

—Bien. No me puedo creer que quieras «casarte» conmigo —contesté marcando el gesto de las comillas y observando cómo se le contraía la mandíbula.

—¿Por qué te sorprende?

—Es demasiado pronto y apenas hemos empezado a salir juntos, Nick . ¿No podemos seguir tal y como estamos?

Su gesto se endureció.

—Seguimos estando como estábamos. No sé adónde te crees que estamos yendo, pero te puedo asegurar que será a un lugar en el que estaremos juntos —contestó entornando los ojos, que brillaron un poco—. Todo o nada, ____, ¿o es que ya lo has olvidado? Anoche dijiste que querías lo mismo.

Juraría que estaba más que un poco frustrado conmigo.

—No lo he olvidado —susurré, y hojeé la carta que tenía frente a mí.

—Bien.

Él cogió la suya y no dijo nada durante un minuto o dos. La camarera al final regresó y anotó la comanda de nuestros desayunos de una forma bastante desagradable, tonteando con Nick a lo largo de todo el tortuoso proceso.
Fruncí el ceño en cuanto se giró y se marchó con paso tranquilo. Nick continuaba mirándome, sin pestañear, mientras hablaba.

—¿Cuándo vas a entender que no me importan las mujeres como esa camarera ni cómo intentaba flirtear conmigo mientras tú estás aquí sentada? Ha sido de muy mal gusto y lo detesto. Cosas así me han pasado durante toda mi vida adulta y puedo asegurarte con sinceridad que es terriblemente molesto —dijo mientras alargaba la mano por encima de la mesa y me cogía la mía—. Yo ahora quiero que solo una mujer flirtee conmigo, y tú sabes quién es esa mujer.

—Pero ¿cómo puedes estar tan seguro de algo tan importante como el matrimonio? —pregunté retomando nuestro tema.

Empezó a rozar su pulgar sobre la palma de mi mano, en un gesto que iba más allá de lo sensual.

—He decidido lo que quiero contigo, nena, y no voy a cambiar de opinión.

—Lo sabes. Sabes que jamás cambiarás de opinión sobre mí o sobre querer estar conmigo —pronuncié esas palabras con un tono ligeramente socarrón, pero eran cuestiones que le planteaba de verdad. Dios, si me lo estaba proponiendo, entonces yo tenía que escuchar el porqué de las cosas —. No tengo ningún buen ejemplo en el que inspirarme. El matrimonio de mis padres era una farsa.

—No cambiaré de opinión, ____ —dijo entornando los ojos, en los que pude atisbar algo de dolor—. Tú eres todo lo que quiero y necesito. Estoy seguro de eso. Solo deseo hacerlo oficial ante el mundo de forma que pueda protegerte de la mejor manera que sé. La gente se casa por mucho menos. —Bajó la mirada a nuestras manos y volvió a alzarla hacia mí—. Te amo.

Mi corazón se derritió ante la explosión de intensidad que provenía de él y me sentí de nuevo una verdadera bruja. Ahí estaba Nick, desnudando sus sentimientos, contándome lo mucho que yo significaba para él, y yo se lo estaba haciendo pasar mal.

—Sé que me amas, y yo también te amo. —Asentí y giré la mano
para sostener la suya, sintiendo mis palabras con todo mi corazón—. De verdad. Nadie más ha sacado eso de mí antes… excepto tú.

—Bien.

Ahora parecía vulnerable, y yo quería consolarle, hacerle ver que me importaba. Porque era la verdad. Nick me importaba. Muchísimo.

Le acaricié la palma de la mano con un dedo, rozándole de un lado a otro. Las últimas veinticuatro horas habían sido una locura y yo solamente estaba tratando de mantener la calma. Lo que Nick me proponía me agobiaba, pero también me hacía sentir amada. Era un buen hombre que deseaba comprometerse conmigo, y que únicamente pedía lo mismo a cambio. ¿Por qué tenía tantos problemas para admitirlo? La verdad era algo que entendía demasiado bien, aunque odiara reconocerlo al haberla
enterrado en lo más profundo de mi cabeza. Estar con Nick me obligaba a enfrentarme a mis demonios.

—Me mudaré contigo. ¿Qué tal eso para empezar?

—Es solo eso, un comienzo —contestó de manera seca—. Te expliqué que en cualquier caso esa parte era innegociable.

—Lo sé. Me dijiste muchas cosas, Nick —respondí sin poder evitar el sarcasmo en mi voz, pero le sonreí, sentado frente a mí con toda su belleza masculina, tan confiado y seguro.

Me devolvió la sonrisa.

—Y cada palabra que he dicho iba en serio.

La camarera apareció con nuestra comida justo en ese momento, sonriendo e inclinándose sobre la mesa de un modo descarado que hizo que se me revolvieran las tripas. Los huevos y el beicon que colocó frente a mí ya no parecían tan apetecibles. Alargué primero la mano hacia la tostada. No pude evitar volver a entornar los ojos mientras se marchaba pavoneándose, contoneando las caderas para conseguir el máximo efecto.

Nick rio con suavidad y me tiró un beso.

—Hablemos un poco más de este plan tuyo cuando volvamos a Londres, ¿vale? Quiero disfrutar de nuestro tiempo aquí juntos el fin de semana, y olvidar el mensaje de anoche, y pasarlo bien… —Y no pude evitar añadir con un ligero tono mordaz—: Aunque contemplar cómo se te abalanzan las mujeres no es que sea pasarlo bien que digamos.

Se rio con más fuerza.

—Bienvenida a mi mundo, nena. Dios, si ayuda a mi causa ponerte celosa, quizá debería dar un poco más de alas a mis admiradoras —dijo señalando en dirección a la camarera.

Le miré echando chispas por los ojos.

—Ni se te ocurra, Jonas —contesté apuntando hacia su entrepierna —. No ayudará para nada a tu causa ni a conseguir lo que tanto te gusta.

Mordió el último trozo de beicon e ignoró mi amenaza, al tiempo que me abrumaba con ojos sensuales y pausados.

—Me gusta mucho tu yo celoso. Me pone cachondo —dijo en voz baja.

¿Qué no te pone cachondo? Sentí cómo el hormigueo de la excitación se agitaba en mi interior mientras me escudriñaba con la mirada. Nick podía excitarme con el más mínimo gesto. Noté cómo se le contraían los músculos bajo la camisa, y quería arrancársela y proceder a lamerle su precioso y esculpido torso, para después bajar hacia su abdomen y a esa V que culminaba en su grandiosa…

—¿En qué estás pensando ahora? —me preguntó arqueando la ceja, e interrumpiendo mis perversas fantasías.

—En cómo me gusta salir a correr contigo —contrarresté, orgullosa de mi concisa réplica cuando me cazó comiéndomelo con los ojos sin ningún tipo de vergüenza, peor de lo que había hecho la pelirroja que nos había servido el desayuno.

—Ya —dijo totalmente escéptico—. Yo creo que estabas soñando con desnudarme y echar un polvo.

Estaba horrorizada y me quedé mirando mi comida, mientras me preguntaba por qué estaba tan sexual esos días. Mis hormonas debían de estar alteradas otra vez. Por-su-culpa.

—Hablando de sueños… —Pensé que ese era un buen momento para cambiar de tema y dejé que mi comentario flotara en el aire un instante entre los dos. Sus ojos se oscurecieron y frunció el ceño.

—Sí, tuve otra pesadilla. Lo siento mucho por molestarte mientras dormías. De verdad. No sé por qué he empezado a tenerlas otra vez después de todo este tiempo.

—Quiero saber de qué tratan esos sueños, Nick.

Se hizo el distraído y cambió otra vez de conversación.

—Pero tienes razón, nena, no debería haber sacado el tema de vamos-a-casarnos de forma tan repentina. No estuvo bien soltarte eso en mitad de la noche, a pesar de que sigo convencido de que es nuestra mejor opción. Podemos hablar más sobre ello cuando volvamos a la ciudad y te hayas mudado a mi piso. Ya te dije que el suceso de la otra noche en la Galería Nacional me hizo enloquecer —continuó moviendo la cabeza lentamente —. Cuando no podía encontrarte…, fue lo peor ____. No puedo pasar por eso otra vez. Mi corazón no puede soportarlo.

Le miré fijamente, frustrada de que estuviera cerrándose en banda una vez más, y endurecí mi postura.

—¿Por qué no quieres hablarme de tus pesadillas? Mi corazón no puede soportar eso.

Bajó la mirada y después la alzó, implorándome con los ojos.

—Cuando volvamos a casa. Te lo prometo —dijo jugando con mi mano, acariciando mis nudillos con mucha delicadeza—. Pasémoslo bien juntos este fin de semana como tú quieres, sin sacar a colación nada desagradable. ¿Por favor?

¿Cómo podía negarme? Su mirada aterrorizada me era suficiente para darle una tregua. Unos pocos días más sin saberlo no importaban. No obstante, sí sabía algo, que cualesquiera que fuesen los hechos que había sufrido Nick, habían sido terribles de verdad, y me producía pánico siquiera imaginarlos. Dijo que eran de su época en la guerra, y recordé las palabras que Neil me dirigió una vez: «Él es un milagro andante, ____». Sí, es un buen milagro. Mi milagro.


Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 7th 2013, 17:30

owww q lindo
siguela
me encanta
es un amor nick
y sus admiradoras,
bueno, al menos tienen buen gusto
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 7th 2013, 19:44

pobre nick Sad
siguela porfa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 8th 2013, 16:36

Eyes Wide Open

Capitulo 11


Para regresar a la casa tomó un sendero distinto ya que quería mostrarme los alrededores. Ese camino era mucho menos agotador, y lo agradecí; pero por alguna razón estaba otra vez cansada. Sentí que me sonrojaba al reconocer el porqué: muchísimo sexo la noche anterior. Otro milagro, teniendo en cuenta que había empezado y terminado la noche vomitando. Argh. Aunque Nick se había portado muy bien conmigo. Era verdaderamente un hombre atento y solícito, y con una gran sensibilidad para no haber crecido con una madre al lado. Tendría que darle las gracias a su padre, Paul, cuando le viera de nuevo por haber hecho tan buen trabajo.

La zona se volvió más boscosa a medida que nos alejábamos de la costa. El sol se filtraba entre las hojas verdes y las ramas, trazando dibujos de luces y sombras en el suelo. Todo el lugar resultaba apacible. Un pequeño cementerio oculto bajo unos robles muy antiguos parecía un sitio perfecto para detenerse un rato. El lugar parecía sacado de una novela gótica, con las ramas sobresaliendo y las lápidas profusamente decoradas.

Nick esperó a que le alcanzara en la puerta y extendió la mano. Nada más tocarle, me acercó contra su cuerpo, envolviéndome.

—¿Quieres echar un vistazo por aquí y descansar un poco? Pensé que te apetecería, teniendo en cuenta lo que te gusta la Historia.

—Me encantaría. Esto es precioso —dije mirando a mi alrededor—. Tan tranquilo y sereno.

Caminamos por el terreno, leyendo en las lápidas los nombres de las personas que habían vivido y muerto en la zona. Una cripta de mármol señalaba el lugar donde reposaban los restos de la familia Greymont, los antepasados del marido de Hannah, Freddy. Distinguí los nombres de Jeremy y Georgina y recordé que eran las personas que Hannah había mencionado del bellísimo retrato que había descubierto esta mañana en la escalera. Los del Mallerton. Supe sin la menor duda que el cuadro de sir Jeremy y su preciosa Georgina era el original, y esperaba que la familia me permitiese tomar algunas fotografías solo para catalogarlas. Quizá podría traer a Benny aquí y hacer algunas buenas fotos. Gaby querría verlo y la Mallerton Society estaría muy interesada en cualquier cosa relacionada con el estatus actual de la pintura. Mi mente se agitaba con todas las posibilidades mientras dejábamos el cementerio privado y continuábamos hacia el interior por el camino del bosque.

Llegamos a una imponente puerta de hierro, del tipo que se ven en las películas que ganan Oscars. Sujeto en el hierro había un cartel de una agencia inmobiliaria que anunciaba el lugar como Stonewell Court.

—¿Conocías esta casa? —pregunté.

Negó con la cabeza.

—Nunca había venido por este camino. Parece que está en venta. — Probó con la aldaba de la puerta y, para nuestra sorpresa, esta se abrió con un desagradable chirrido—. Echemos un vistazo. ¿Quieres?

—¿Crees que no pasará nada?

—Claro que no —dijo encogiéndose de hombros y mirando el cartel.

—Entonces sí.

Di un paso adelante para seguirle al interior. La oxidada puerta se cerró tras nosotros con un ruido metálico. Le cogí la mano a Nick y me acerqué más a él mientras descendíamos por el serpenteante camino de gravilla. Parecía que volvíamos a dirigirnos hacia la costa.

Se rio con dulzura.

—¿Te da miedo que nos metamos en algún lío?

—Para nada —mentí—. Si alguien viene detrás de nosotros por entrar sin permiso, pienso hacerles saber que todo fue idea tuya y que tú dijiste que no pasaba nada.

Traté con todas mis fuerzas de permanecer seria, esperando poder aguantar la risa unos segundos más.

Hizo que nos detuviéramos en el sendero y me miró fingiendo estar enfadado.

—Muy bonito. ¡Vas a abandonarme con tal de salvar tu precioso y pequeño trasero!

—Bueno, me aseguraré de ir a la cárcel a visitar tu precioso y sexi trasero —dije con suavidad, enfatizando la pronunciación británica de «trasero» mientras pensaba que sonaba mucho más elegante cuando la decía él. Era pésima intentando imitar el acento británico.

Bajó el brazo para meterme mano y me hizo cosquillas en el costado con la otra mano.

—Oh, ¿lo harás ahora? —preguntó pronunciando lentamente. Me rompió la compostura con facilidad haciéndome cosquillas sin piedad.

—¡Sí! —grité, zafándome de su sujeción y corriendo entre los árboles.

Él salió detrás de mí, riendo todo el tiempo. Podía sentirle acercarse y me esforcé más para mantenerle a distancia, apurando la extensión del camino de entrada a la casa con cada zancada.

Nick me alcanzó justo cuando girábamos por una curva del camino y se las apañó para tirarnos a ambos con dulzura sobre la suave hierba, rodando sobre mí y haciéndome cosquillas sin parar. Yo me retorcía y me zarandeaba, intentándolo todo para escapar, pero era un ejercicio inútil contra su fuerza.

—No tienes escapatoria, nena —dijo en voz baja al tiempo que me inmovilizaba sin esfuerzo alguno las muñecas con una mano y me sostenía la barbilla con la otra.

—Por supuesto que no —susurré a su vez, sintiendo ya el rubor del calor, excitándome de manera salvaje. Nick hacía que pasaran todo tipo de cosas en mi cuerpo. Ya me había habituado a ello.

Sus ojos se encendieron con pasión mientras su boca descendía hacia la mía, abriéndola por completo para cubrirme los labios y devorarlos. Yo gemí de placer y le dejé entrar. Nick sabía besar. No me gustaba imaginar lo mucho que habría practicado, pero valoré su talento mientras su lengua me exploraba a fondo. La presión de su peso sobre mí no hacía sino acentuar mi estado.
Atacó mi labio inferior, mordisqueándolo y lamiéndolo, antes de soltarlo con un suave ruido de succión.

—Has huido de mí —me regañó, con su boca sobrevolando justo encima de la mía.

—Me manoseaste el culo —dije con un tono indignado—, lo que hace que salga corriendo, por cierto. No creas que voy a olvidar también esto, Jonas.

—No puedo resistirme a tu "culo", jamás. Ahí está, lo dije como tú — añadió mientras me lamía el lóbulo de la oreja—. A ti en cambio te gustan mis besos.

—Sinceramente, podría vivir sin tus besos —mentí, poniendo una cara inexpresiva que no podría sostener más de dos segundos.

—Está bien…, ¿de modo que no te importará si no te beso nunca más? —bromeó, inclinando su frente para tocar la mía cuando giré la cabeza.

Entonces mis ojos vislumbraron la casa y no pude evitar quedarme mirándola. Nick siguió mi ejemplo y suspiró

—Santo cielo.

Los dos nos quedamos contemplando la grandiosa fachada de una bellísima casa georgiana de piedra gris que se alzaba justo en el saliente del litoral dominando el mar. Me quitó el aliento, con sus hileras de ventanales, su tejado alto, angosto, puntiagudo. No era una mansión enorme pero estaba situada en un lugar perfecto y tenía un diseño elegante. Apostaba a que la vista desde las ventanas que daban al mar era sobrecogedora.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 8th 2013, 18:48

dios...
me imagine la casa
stara hermosa
siguela
x favor
me encanta que no solo stan en su cuarto
q tmb se lo pasan bn afuera
jejeje
esa persecusion es genial
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 8th 2013, 20:04

nick de verdad es muy muy perfecto
siguelaaa
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 9th 2013, 18:07

siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 10th 2013, 15:54

Eyes Wide Open

Capitulo 12


Nick se apartó para ponerse de pie en primer lugar y después me ayudó a mí a levantarme.

—Guau. —No tenía más palabras que decir en ese momento.

—Está aquí oculta, tan en secreto… No tenía ni idea de que sería así…, o ni siquiera de que existiera —dijo entrelazando su mano con la mía—. Vayamos a echar un vistazo. Quiero contemplar las vistas desde la parte trasera.

—Me has leído el pensamiento —contesté mientras le daba una juguetona palmada en el culo con la otra mano.

—Y tú estás muy pero que muy traviesa hoy.

Me agarró la mano con la que le había azotado y la llevó hasta sus labios para besarla, como había hecho tantas veces conmigo en el pasado, pero era algo de lo que nunca me cansaba y que jamás dudaba que haría. Nick poseía un conjunto de dones que combinaba el chico-malo- dios del sexo con un caballero romántico y cortés; algo tan inusual y cautivador que yo era incapaz de resistir la atracción. Le sonreí y no dije nada.

—Tendré que pensar un buen castigo acorde con tus delitos.

—Haz lo que te plazca —le respondí con descaro mientras rodeábamos la casa hacia los jardines.

Los jardines de la parte posterior eran increíbles. Podía imaginar a los antiguos propietarios haciendo fiestas aquí en días soleados, con la vista de la costa de Gales al otro lado de la bahía. Pensé en la de horas que habrían pasado pintando esta escena que yo contemplaba justo ahora. Me apostaría todo a que muchas. Paseé más lejos por el césped, hasta donde este se encontraba con las piedras de la costa. Ahí, incrustada en la base, había una estatua de un ángel. No, esperad. No era solo un ángel, sino más bien una sirena con alas de ángel, con finos detalles y tranquila en medio del viento. En la base de la estatua había un nombre tallado: Paul.

Nick se acercó por detrás y se abrazó a mí con fuerza, su barbilla
descansando encima de mi cabeza.

—El nombre de tu padre —dije a media voz—. La estatua es cautivadora. Una sirena alada. Es increíble, y nunca había visto nada parecido. Me pregunto quién sería Paul.

—Quién sabe. Este sitio tiene como mínimo doscientos cincuenta años de antigüedad y no creo que haya estado ocupado, incluso aunque no haya estado a la venta estos últimos años. Hannah y Freddy deben de saber si hubo gente viviendo aquí.

—¿Quién no querría vivir en una casa tan hermosa? —dije mientras me giraba para mirarle.

—No lo sé, nena. No me malinterpretes, me encanta la ciudad, pero el campo también tiene su encanto —argumentó admirando de nuevo la casa —. Quizá murió alguien, o eran demasiado mayores y no podían mantenerla.

—Puede que tengas razón. No obstante, es triste que algo así se desprenda del legado familiar. Imagina si Hannah y Freddy hubieran perdido Hallborough.

—Habría sido trágico. Ella ama esa casa, y es el lugar perfecto para criar niños.

—Toda esta zona es fascinante. Estoy muy contenta de haber venido hoy por aquí y haber descubierto este camino. Es como encontrar un lugar secreto y escondido. —Me puse de puntillas para besarle—. Gracias otra vez por traerme aquí. Es maravilloso estar fuera contigo.

Nick me rodeó con sus brazos y me besó justo debajo de la oreja.

—Sí, lo es —susurró.

Comenzamos el regreso a Hallborough, con el brazo de Nick rodeándome suavemente. Incliné la cabeza hacia él, feliz por confiar y por las fuerzas que me daba. De pronto algo pasó por mi cerebro. Era la imagen de los dos, como estábamos justo aquí en este momento, con el enorme brazo de Nick sobre mis hombros, cerca de mí. Supe entonces que al final se saldría con la suya. Tendría todo lo que me había pedido. Mudarme con él, comprometernos y, seguramente, incluso la boda. Dios mío. Nick era un verdadero as jugando sus cartas
.



Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 10th 2013, 16:09

Eyes Wide Open

Capitulo 13


{Nick}

—Es la tercera vez que bostezas. ¿Podrás llegar a casa o tengo que cogerte en brazos antes de que te desplomes?

—Sí, claro —se burló ella—. Los dos sabemos por qué estoy tan cansada hoy. —Me dedicó una descarada sonrisa de suficiencia que hizo que me dieran ganas de hacerles cosas sucias a esos bonitos labios suyos.

Sí, bueno, la tuviste despierta la mitad de la noche follando, ¿cómo esperas que esté? El recuerdo me hizo sonreír. Mi chica nunca me rechazaba, ni cuando era un depravado. Soy un hombre con mucha, mucha suerte. Pero eso no es nuevo y ya hace tiempo que lo sé.

—Lo siento, cariño. Te alegrará saber que he disfrutado cada minuto que te he mantenido despierta. —Alargué el brazo y le estrujé su bonito trasero y la observé saltar.

—¡Estás loco! —gritó, y me dio un empujón.

—Loco por ti —contesté yo, rodeándole con el brazo y estrechándola contra mí—. De todas formas, ya casi hemos llegado. Espero que Fred y los chicos estén en casa para que puedas conocerlos.

—Lo estoy deseando —afirmó ella mientras trataba de reprimir otro bostezo.

—¡Hasta aquí hemos llegado! ¡Pienso meterte en la cama para que duermas la siesta en cuanto lleguemos!

Se rio de mí.

—No es mala idea. Me están empezando a encantar las siestas.

Los sonidos de voces masculinas y el olor a pan recién hecho nos dieron la bienvenida en la puerta cuando llegamos. Eso y los gamberros de los hermanos mayores de Zara, que se me echaron encima en una caótica explosión de gritos.

—¡Los chicos! Dios, estás enorme, Jordan. Y, Colin, ¿cuántas citas has tenido esta semana?

Los dos me ignoraron y se quedaron mirando a ____. Creo que fui testigo de un flechazo de Jordan mientras Colin simplemente se ponía colorado.

—Chavales, esta es ____ ____, mi… novia. —Le sonreí de oreja a oreja—. _____ , estos son los demás engendros de mi hermana, quiero decir, mis sobrinos. Jordan y Colin Greymont.

—Encantada de conocerla, señorita __(TA). —Jordan le ofreció la mano.

Colin me miró como si me hubiera salido una segunda cabeza.

—Es verdad que ahora tienes novia —comentó asombrado.

_____ le dio la mano a Jordan y le dedicó una seductora sonrisa. —Veo que has aprendido de tu tío Nick o puede que hasta de tu abuelo —le dijo después de que él le plantara un beso en la mano—. Tienes muy buenas maneras, Jordan. —Le guiñó el ojo y luego se dirigió a Colin—: Tú no tienes que besarme la mano, Colin, pero estoy encantada de conocerte.

Este asintió con la cabeza y la cara se le fue poniendo cada vez más roja.

—Un placer —repuso entre dientes con un rápido apretón de manos.

—Y ese tío tan guapo de ahí es el que procreó a los engendros, es decir, a todos estos niños que me acosan. —La pequeña Zara había aparecido y se me había pegado como con pegamento a un lado para no quedar excluida —. Freddy Greymont, mi cuñado, un brillante médico rural, el amor de la vida de mi hermana y el culpable de todo esto. —Levanté las palmas de las
manos.

Fred se acercó a saludar a ____ y me echó una mirada que significaba que más tarde querría detalles, de hombre a hombre.

—____, es un gran placer conocerte por fin en persona. He escuchado hablar tanto de ti —Freddy me miró entrecerrando los ojos—. Casi todo a través del padre de Hannah, eso sí; Nick no me cuenta nada. —Derrochó todo su encanto con _____, algo que se le daba bien, al ser médico y eso.

—Gracias por este fin de semana en tu preciosa casa. Está siendo realmente perfecto —le dijo _____—. Tienes una familia encantadora.

Seguro que el pobre estaba muy alucinado de verme con alguien. Conocía a Freddy desde hacía más de quince años y no recordaba haberle presentado nunca a una novia. Así que supongo que podría contar con algún tipo de interrogatorio por su parte. Este era otro de los que sabía muchos de mis secretos, pero no todos. Quizá debiera hablarle a Fred de los sueños y las pesadillas. Pero no puedo. Bloqueé ese desagradable pensamiento y observé a _____ cautivar a mi familia hasta convertirlos en
sus fans.

—Ese pan huele de maravilla, Hannah. —_____ se acercó a la encimera de la cocina para ver las barras de pan recién horneadas—. Hacía mucho tiempo que no hacía pan. Ha sido divertido hacerlo esta mañana.

—Para mí también —dijo Hannah—. ¿Quieres un poco? Estaba preparándome para tomar un té con Freddy y los niños. Pan recién hecho y mermelada de fresa casera.

—Suena divino, pero la ducha me llama después de una carrera tan larga y de caminar hasta aquí. —Intentó aguantarse otro bostezo, pero fue imposible. Se tapó la boca con una elegante mano y murmuró—: De verdad que lo siento. No sé por qué estoy tan cansada. Debe de ser el aire fresco, que me da sueño.

Pillé la miradita de complicidad entre mi hermana y Freddy mientras nos íbamos. Simplemente negué con la cabeza y seguí a ____ escaleras arriba. Estoy seguro de que empezaron a reírse de mí en cuanto salimos de la habitación. Qué divertido que ahora mi familia meta las narices en cada detalle de mi vida privada, pensé. Supongo que será mejor que te vayas
acostumbrando.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Noviembre 10th 2013, 17:53

jeje
y como no quiere q se rian
es mas q obvio...
jejeje
son geniales
y mas los hijos
siguela
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA   Hoy a las 14:51

Volver arriba Ir abajo
 
Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 12.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente
 Temas similares
-
» Eyes Wide Open (Nick y tú) TheJonasAffair3 TERMINADA
» Recordatorio: Cásate conmigo [Nick&tu] - Adaptada [TERMINADA]
» Madre Soltera [Nick y Tu] HOT -Terminada-
» ▪ Huracán de D e s e o ▪ {Nick y Tu} Terminada
» *Sin ropa, solo la piel* Nick & tu♥ TERMINADA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: