Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
AutorMensaje
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 14th 2013, 15:04

siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 14th 2013, 17:40

ALL IN

Capitulo 25


—¿Qué tipo de posado es hoy? —pregunté. Y, por favor, dime que hay algo de ropa de por medio.

—Nick —me advirtió—, ya hemos discutido esto antes. No puedes pasar y tienes que dejar de preocuparte. Solo estamos el
fotógrafo, la cámara y yo. Todos somos profesionales y hacemos nuestro trabajo. —Hizo una pausa—. Es para algo de lencería…

—¿Qué fotógrafo? —pregunté.

—Marco Carvaletti. Ya lo conoces.

—Oh, recuerdo al meloso italiano de Carvaletti, a quien le gusta besarte. Muy bien, cariño.

—Deja de comportarte como un idiota, Nick—me dijo claramente—. Este es mi trabajo igual que tú tienes el tuyo.

Me quedé mirándola en el asiento y quería decirle que no podía entrar ahí y quitarse la ropa. Quería estar de pie al fondo de la
habitación y vigilar todo lo que Carvaletti hiciera, cada movimiento, cada sugerencia que le propusiera. Quería estar ahí por si intentaba tocarla o se acercaba demasiado. Quería dar la vuelta en el coche y llevarla a casa. Quería follármela contra la pared en el momento en que estuviéramos dentro otra vez. Quería escucharla decir mi nombre jadeando mientras se corría. Quería que me sintiera a mí dentro de ella, que supiera que era yo el que estaba ahí y nadie más. Lo
deseaba tanto…

Y no podía hacer ninguna de esas cosas. Ninguna. Tenía que darle un beso de despedida y volver a mi trabajo. Tenía que decirle que le mandase un mensaje a Neil para que la recogiera porque yo tenía una reunión por la tarde y no podía venir a por ella. Tenía que verla marcharse y esperar hasta que la puerta se cerrase tras ella y ella estuviese dentro del edificio. Tenía que alejarme en el coche y dejar a mi chica dentro de ese edificio. Tenía que hacer todo eso. Y odiaba cada maldito segundo de ello.


No estaba de mucho mejor humor cuando pude salir de la oficina. Llamé a ____ y me saltó el buzón de voz. Le dejé un
mensaje y le dije que compraría algo de cena porque sabía lo cansada que está siempre después de una sesión de fotos. No pienses en la maldita sesión de fotos.
No me preocupé cuando no cogió el teléfono, porque sabía que se encontraba en su casa. Neil siempre me informaba cuando la
dejaba. Había confiado en que se pudiese quedar en mi casa esa noche, pero _____ no estaba dispuesta. Le había preguntado y se había negado. Dijo que esa noche necesitaba su propia cama y que, además, ya vendría mañana para la cena familiar que habíamos preparado. Yo intentaba que se quedara conmigo todas las noches, pero todavía se mostraba reacia a renunciar a su independencia. ______ se enfadaba conmigo si me entrometía demasiado o trataba de influir en sus decisiones.
Por ejemplo, la de posar desnuda. Ya lo estás volviendo a pensar, gilipollas. Maldita sea, las relaciones dan mucho trabajo… todo el puto tiempo.

Así que, como el brillante tío que soy, podía sopesar mis opciones: mi casa sin _____ versus estar con ______ en su diminuto
apartamento y con menos intimidad si Gabrielle estaba allí. Fácil decisión, _____ ganaba siempre.

Joder, aún estaba fantaseando con otro polvo contra la pared y me preguntaba si podría sorprenderla con uno si no hubiera moros en la costa cuando llegase allí.

¿Dónde comprar comida? Nos gustaban muchos sitios diferentes. Podría haber llevado lasaña de Bellissima, pero recordé
inmediatamente que Carvaletti era italiano y mandé esa idea al infierno. Ese cabrón hoy la ha visto desnuda.
A _____ le encantaba la comida mexicana, pero era mucho mejor la que hacía ella que la de cualquier restaurante de la ciudad.
Me encantaba el toque latinoamericano que le daba a sus platos. Me decidí por comida india y llamé para pedir algo de pollo a la
mantequilla, cordero al curry y ensalada. Estaba saliendo del restaurante con la comida cuando le mandé un mensaje rápido: "Ya stoy llegando, nena. He comprado pollo y cordero indio."

Recibí uno suyo justo después: "Hola. Muy cansada y solo quiero la cama. Puedo pasar de la cena sta noxe?"

¿Qué? No me gustaba cómo sonaba ese mensaje e inmediatamente intenté descifrar lo que quería decir. Un destello de
inquietud me recorrió de arriba abajo. ¿Me estaba diciendo que no fuese a su casa o solo que no tenía hambre? No podía saberlo por el mensaje y lo leí al menos diez veces.

Yo también estaba cansado, malhumorado, hecho polvo y necesitado de nicotina, y no del todo seguro de que mi cerebro
estuviese en condiciones de mantener una conversación con una mente femenina posiblemente irracional. Todo lo que quería era comer algo, darme una ducha y meterme en la cama con ella. Incluso podía pasar del sexo, pero no dormir con ella no era negociable. Habíamos llegado a una especie de acuerdo sobre dónde nos quedaríamos, dado que, ya fuese en su casa o en la mía, la quería junto a mí. Se lo había dejado perfectamente claro a _____ cuando empezamos a salir. La llamé desde el coche mientras conducía.

—Hola. No tengo hambre, Nick. —Sonaba rara.

—¿Qué te pasa, nena? ¿No te encuentras bien? —Esto era nuevo. Nunca antes había estado enferma, excepto el dolor de cabeza de la noche que nos conocimos.

—Me duele el vientre. Estaba acostada.

—¿Crees que te estás poniendo enferma? ¿Quieres que pase por la farmacia y te compre algo? —le ofrecí.

Hizo una pausa antes de contestar de forma críptica.

—No…, es que me duelen los ovarios.

Ahhhh. La Maldición. La conocía por mi hermana, pero nunca antes había tenido que enfrentarme a ella en una relación. De hecho, tampoco había tenido nunca una relación como la que tenía con _____. Cuando te acuestas con meros ligues, los inconvenientes del tipo «está en su semana mala» no llegan a surgir. Pero había escuchado las quejas de mis amigos durante años, y había crecido con mi hermana. Y había aprendido lo suficiente como para saber que darle su espacio a una mujer cuando está hormonando es lo mejor que se puede hacer. ¡¿Tú crees?! Supongo que el buen polvo contra la pared que tenía en mente también estaba descartado. Mierda.

—Vale…, puedo hacerte un masaje cuando llegue. ¿Todo lo demás bien? ¿Cómo ha ido la sesión? —Sentí cómo me ponía tenso
al esperar su respuesta.

—Hummm, la sesión ha ido bien. Sí. —Hizo una pausa y se sorbió la nariz—. He hablado por teléfono con mi madre. —Tenía un
tono triste y me preguntaba si la razón por la que sonaba resfriada era porque había estado llorando. Tenía sentido. Esa mujer casi hizo que me dieran ganas de llorar la única vez que hablé con ella—. Nuestra conversación no ha ido demasiado bien.

—Lo siento, nena. Estaré ahí enseguida y podemos hablar cuando llegue.

—No quiero hablar de ella —me contestó de manera brusca. Tenía ese encantador tono de cabreo que, de hecho, me excitó un
poco, pero también me hizo vislumbrar señales de peligro. Hice una pequeña pausa.

—Eso también está bien. Ahora mismo estoy ahí.

—¿Por qué me suspiras por el teléfono?

Dios. Estoy seguro de haberme quedado boquiabierto, como un pez de colores, porque no tenía nada que responder a esa pregunta.

—No suspiro.

—¡Lo has vuelto a hacer! —me regañó—. Si me vas a interrogar sobre la sesión de fotos y mi madre, entonces tal vez no deberías venir. No me apetece eso esta noche, Nick.

¿Se podría decir que unas hormonas malvadas estaban transformando a mi chica en Medusa de manera aterradora?

—¿No te apetece hablar conmigo o no te apetece ni siquiera verme? Porque yo sí que quiero hablar contigo. —Intenté mantener mi tono controlado pero no las tenía todas conmigo de poder conseguirlo. Aunque también estaba bastante seguro de que no podía hacer nada más para conservar la calma. No me gustaba nada esta mierda de conversación. Era un asco.

Silencio.

—¿Hola, _____? ¿Voy o no?

—No lo sé.

Conté hasta diez.

—No lo sé, ¿es esa tu respuesta? —¿Qué coño ha sido de nuestro agradable y romántico almuerzo en Gladstone’s? ¡Quiero que vuelva mi chica dulce!

—Has vuelto a suspirar.

—Denúnciame si quieres. Mira, voy conduciendo un coche lleno de comida india para llevar y no sé adónde voy. ¿Me ayudas, nena?

Joder, me negaba en redondo a meterme en una discusión por esto. Había tenido un mal día y estaba hormonando, con eso podía lidiar. Era una mierda que no fuera a estar en mis brazos esta noche, pero al menos no íbamos a cortar. Puede que la Medusa me estuviese estropeando la noche, pero habría desaparecido en unos días. Eso esperaba.

—Vale…, entonces ven a por mí —dijo con firmeza.

No podía creer lo que estaba escuchando.

—¿Que vaya a por ti? Creía que tenías que quedarte en tu casa esta noche. Antes has dicho…

Me cortó enseguida, su lengua era como una cuchilla afilada.

—He cambiado de idea. No quiero quedarme aquí. Cogeré mis cosas y estaré lista en cinco minutos. Llámame cuando estés en la puerta y bajo.

—De acuerdo, jefa —dije con total perplejidad, esperando a que colgara antes de soltar un buen suspiro en voz alta. También negué con la cabeza. E incluso di un silbido. Luego fui a recoger a mi impredecible y muy desconcertante novia con pelo de serpientes y lengua afilada, como el tonto enamorado que era.

Mujeres…, criaturas aterradoras


Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 14th 2013, 19:42

hasta con ganas de decirle:
si y asi quieres a ____
hormonando o no XD
pero no tongue 
jejejeje
nick es tan divertido
siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 14th 2013, 20:40

jajaja mujeres criaturas aterradoras jajajaja
mori de risa con eso
jajajajajaja
seremos aterradoras pero los hombres no pueden vivir sin nosotras jojo Smile
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 14th 2013, 22:09

Jajaja mujeres todoo un caso somos jaja lo admito




siigueeelaaaa
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 15th 2013, 14:46

aaaaaaaaaaaaaah me encanto tu cap hoy
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 15th 2013, 17:52

ALL IN

Capitulo 26


—¡Esa será la tía Marie! Nick, ¿puedes abrirle? Estoy muy liada aquí. —____ hizo un gesto con nerviosismo que indicaba los últimos preparativos de la cena en la cocina.

—Ya voy yo. —Le lancé un beso al aire—. Empieza el espectáculo, ¿eh?

Ella asintió con la cabeza. Estaba guapísima como siempre, con su falda larga negra y su suéter violeta. El color le quedaba muy bien y, como ahora sabía que era su favorito, tuve que creer en mi suerte por aquella primera vez que le mandé las flores violetas. Todo o nada, nena.

Le abrí la puerta a una encantadora mujer de la que tan solo sabía que era la tía abuela de_____. Hermana de su abuela por
parte de madre. Pero la persona que sonreía en mi puerta no tenía nada que ver en absoluto con una abuela. Con su piel tersa y su pelo rojo oscuro, parecía joven y elegante y bastante… atractiva para una mujer que no podía tener menos de cincuenta y cinco años.

—Tú debes de ser Nick, del que tanto he oído hablar —dijo con acento americano.

—¿Y usted debe de ser la tía de ____, Marie? —Vacilé por si estaba equivocado. En serio, las mujeres de su familia eran impresionantes. Pensé en lo guapa que debía de ser la madre de _____.

Se rio de un modo encantador.

—No pareces muy seguro de eso.

La hice pasar y cerré la puerta.

—Para nada. Es que esperaba a su tía abuela, no a su hermana mayor. _____está muy ocupada en la cocina y me ha mandado a recibirla. —Le tendí la mano—.Nick Jonas. Es un gran placer para mí, tía Marie. Escucho a _____ alabarla todo el tiempo y estaba deseando conocerla.

—Oh, por favor, llámame Marie —dijo, y me dio la mano—, eres un adulador,Nick. ¿Su hermana, hummmm?

Me reí y ella se encogió de hombros.

—¿Demasiado halagador? No lo creo, y bienvenida, Marie. Te agradezco que hayas sacado tiempo para acompañarnos esta noche.

—Gracias a ti por la invitación a tu preciosa casa. No veo a mi sobrina tanto como quisiera, así que esto es un extra. Y tu comentario ha sido muy amable aunque fuese un tanto adulador. Tienes mi voto, Nick. —Me guiñó el ojo y creo que me conquistó en ese preciso instante.

_____ salió de la cocina y abrazó a su tía. Me sonrió feliz de oreja a oreja por encima del hombro de Marie. Estaba claro que
cualquiera que fuesen los problemas que tenía con su madre, no los tenía con Marie y me alegré mucho. Todo el mundo necesita a alguien que le dé amor incondicional. Se dirigieron a la cocina y yo fui a poner orden a las bebidas antes de que volviera a sonar el timbre. Sonreí al imaginarme lo que mi padre pensaría de Marie cuando la viera. Sabía que ella era viuda sin hijos, pero con su belleza debía de haber una larga cola de hombres pidiéndole a gritos una oportunidad. Estaba deseando que _____ me contara la historia.

Clarkson y Gabrielle fueron los siguientes en llegar y, como ya conocían a Marie, todo lo que tuve que hacer fue preparar las bebidas y pasárselas. Clarkson y yo habíamos acordado una especie de tregua, y con Gabrielle ocurría algo parecido. A todos nos importaba ____ y queríamos que fuera feliz. No me hacía mucha ilusión que le hiciera fotos, pero la única razón por la que podíamos ser amigos era que él fuese gay. En serio, sé que tengo un problema, pero si fuese heterosexual y le hiciese fotos desnuda a _____ no estaría en mi casa ahora mismo.

Una vez que Neil y Elaina aparecieron, me sentí un poco más a gusto en mi propia casa. Clarkson fue a la cocina a ayudar a ____ y Marie, mientras que Gabrielle y Elaina parecían hacer buenas migas hablando de libros; de uno en concreto que estaba de moda sobre un joven multimillonario obsesionado con una chica más joven… y sobre sexo. Con cientos de escenas eróticas, por lo visto en todas las páginas del libro. (jajaja Grey)

Neil y yo nos miramos compasivos el uno al otro y no tuvimos nada que añadir a la conversación. Quiero decir, ¿quién lee esa
basura? ¿Quién tiene tiempo? ¿Por qué leer sobre sexo cuando lo puedes estar practicando? No lo entiendo. ¿Y multimillonarios de veintitantos? Negué con la cabeza mentalmente y fingí estar interesado. Soy un cabrón.

Miré el reloj y, justo como un llamamiento, sonó el timbre. Mi padre, por fin. Salté de mi asiento y fui a abrir la puerta. El pobre Neil parecía estar deseando venir a la puerta conmigo.

—Papá, me estaba empezando a preocupar. ¿Por qué no pasas a conocer a mi chica?

—Hijo. —Me dio una palmada en la espalda, que era nuestro saludo estándar, y sonrió de oreja a oreja—. Estás más contento que la última vez que te vi. Hannah me ha dicho que vas a ir por Somerset de visita. Que vas a llevar a ____.

—Sí. Quiero que todos se conozcan. Hablando de conocerse, ven, papá, está por aquí. —Le conduje hasta la cocina y me recibió la cara radiante de ____, que acababa de ver a mi padre. Hizo que me diera un vuelco el corazón. Esto era importante. Conocer a la familia y causar una buena impresión. Querer que se llevaran bien al instante era muy importante para mí.

—Entonces esta debe de ser la encantadora ____ y su… ¿hermana mayor? —les dijo mi padre a _____ y a Marie.

—¡Eh! ¡Me lo has quitado, papá!

—Es verdad —dijo Marie—. Tu hijo me ha dicho lo mismo cuando he llegado.

—De tal palo, tal astilla —replicó mi padre, sonriente y feliz entre ____ , Marie y Clarkson.

—Mi padre, Paul Jonas. —Volví en mí para hacer las presentaciones oficiales y le acaricié la espalda a _____ de arriba abajo. Me preguntaba cómo se estaría tomando todo esto. Habíamos llegado tan lejos tan rápido que era más que un poco disparatado,
pero, como dije antes, ya no podíamos cambiar nuestro camino. Íbamos a toda velocidad montaña abajo y no íbamos a parar por nada. Se apoyó en mi costado y le di un pequeño apretón.

Mi padre le cogió la mano a ____ y se la besó, tal como había saludado a las mujeres durante toda su vida. Le dijo lo encantado que estaba de conocer por fin a la mujer que me había conquistado y lo hermosa que era. Ella se ruborizó y le presentó a Marie y a Clarkson. Me sorprendería si este viejo ligoncete no le besaba la mano a Marie también. Meneé la cabeza, sabía que esta noche iba a hacer la ronda por todas las mujeres que hubiera. Le pondría los labios encima a cualquier mano femenina que encontrara. Oh, y sí, Marie le pareció atractiva. Era obvio, por lo que estaba seguro.

—A ti no te voy a besar la mano —le dijo mi padre a Clarkson cuando se la estrecharon.

—Si quieres puedes hacerlo —le ofreció Clarkson para romper el hielo.

—Gracias, tío. Creo que le has dejado sin palabras —le dije a Clarkson.

____ me miró a mí y luego a mi padre.

—Ya sé dónde aprendió Nick eso que tanto me gusta de él de besar la mano, señor Jonas. Veo que le ha enseñado un maestro
—le comentó con una preciosa sonrisa. Una sonrisa con el poder de iluminar una habitación.

—Por favor, llámame Paul, y ten un poco más de paciencia conmigo, querida, porque me voy a tomar otra libertad. —¡Mi padre se inclinó y la besó en la mejilla! Ella se ruborizó algo más y sintió un poco de vergüenza, pero aún parecía contenta. Seguí acariciándole la espalda y esperé que no fuese demasiado… de todo.

—No te pases, viejo —dije, mientras negaba con la cabeza—. Mi chica. Mía. —La acerqué más a mí hasta que soltó una queja.

—Creo que lo pillan, Nick—repuso ella, con la mano en mi pecho.

—Vale, pues que nadie lo olvide.

—Es casi imposible que eso pase, amor.

Me ha llamado amor. Todo va bien, pensé, y me alegré de poder reírme de mí mismo ahora que nos habíamos propuesto socializar esta noche.

Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 15th 2013, 18:16

aaaaaaaaaaaaaaaah
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 16th 2013, 09:07

jejeje
sta va a ser una noche muy divertida
empezando x la tia abuela q parece hermana
y los celos de nick contra todos los hombres
dios
se pasa, hasta de su propio padre
jejejeje
siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 16th 2013, 10:38

haaaaaaaaaay son tan perfectos
como me encantan Enamorada
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 16th 2013, 11:05

oooh que bonito cap el de hoy xD



siigueelaaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 16th 2013, 17:18

ALL IN

Capitulo 27


—Pollo Marsala…, mmmm. ____ , querida, ¿qué le has puesto? —preguntó mi padre entre bocado y bocado—. Está delicioso.

—He utilizado vino de chocolate para sofreír el pollo.

—Interesante. Me encanta lo que le produce al sabor. —Mi padre le guiñó el ojo a ____—. ¿Así que eres una gourmet?

—Gracias, pero en realidad no lo soy. Me divierte y aprendí a cocinar para mi padre cuando mi madre y él se separaron. Tengo unos maravillosos libros de cocina de Rhonda Plumhoff en mi libro electrónico. Vincula sus recetas con libros populares. Es famosa en mi país. Me encantan sus recetas.

Él ladeó la cabeza hacia mí.

—He criado a un chico listo.

—No soy idiota, papá, y ella sabe cocinar, pero yo no tenía ni idea de ese aspecto suyo al principio. Su primera comida conmigo fue una barrita energética, así que imagínate mi sorpresa cuando empezó a lanzar cacharros y a agitar cuchillos afilados en mi cocina. ¡Yo solo me mantuve alejado y me quité de en medio!

—Como he dicho, siempre fuiste un chaval espabilado —dijo mi padre con un guiño.

Todos se reían y parecían estar muy a gusto los unos con los otros, lo que me ayudó, pero aún me sentía nervioso por lo que tenía que decirles. No por la parte de la seguridad, que sabía cómo hacerlo y además muy bien; era el compartir la información en presencia de ____ lo que me ponía nervioso. No quería reducirla a un trabajo de seguridad cuando significaba muchísimo más para mí. Tampoco quería que la situación le afectara y se disgustara, y que eso volviera a perturbar nuestra relación. Era muy protector con ella. Sí, lo era, y no iba a pedir disculpas por ello, ni mis sentimientos iban a cambiar en ese aspecto. No podría soportar hacerle más daño con ese sórdido asunto y tampoco dejaría que lo hiciese nadie más. Así que llegamos a un trato. Yo informaría a Clarkson y a Gabrielle al mismo tiempo en mi despacho mientras ella hacía de anfitriona con los demás, y luego sería el turno de Marie y de mi padre. De esa forma, ____ no tendría que estar allí y sentirse incómoda al ver la presentación de Power Point que había preparado con cronologías y fotos para que todos conocieran las caras y los nombres. Era importante que la gente más cercana a _____ conociese todos los detalles de quién, qué, dónde y lo que podía llegar a ocurrir. No existía un móvil político más serio que unas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Y el partido que quería aprovecharse de ____ trabajaría igual de duro que el partido que deseaba que no se supiera de su existencia. Yo no sabía de qué otra forma protegerla sin dar a conocer la información a las personas que importaban. Elaina y Neil ya estaban al tanto y ____ dijo que no le importaba si ellos y mi padre lo sabían. Los demás, por supuesto, ya conocían su historia.

Teníamos una sesión programada con la doctora Roswell para repasar algunas cosas como pareja. Accedí a hacerlo cuando ella me lo pidió. _____ aún tenía esa idea en la cabeza de que no podía quererla lo suficiente como para pasar por alto lo que había hecho con esos tíos en aquel vídeo. Como si ese vídeo la hubiese marcado para siempre como puta a los diecisiete años. Me daba mucha pena que se culpara a sí misma. Sin duda era un problema suyo, no mío, pero conseguir que se creyese que no la quería menos por aquella terrible agresión que tuvo que soportar era el verdadero obstáculo. Teníamos nuestras cosas en las que trabajar y ni siquiera habíamos arañado ligeramente la superficie de mis demonios. Y más de una vez me había preguntado si no debería hablar con alguien sobre mis cosas. La idea de otra pesadilla hacía que me cagara de miedo. Y más el hecho de que ____ me viera otra vez así.

La observé con detenimiento durante toda la noche. En apariencia estaba preciosa y encantadora, pero supuse que por dentro
lo estaba pasando mal conforme avanzaba la velada. En cuanto terminé con mi padre y con Marie fui enseguida a buscarla a la cocina, donde estaba preparando el café y el postre para nuestros invitados.

Mantuvo la cabeza agachada aun cuando sabía que yo me hallaba allí. La arropé con mis brazos desde atrás y apoyé la barbilla encima de su cabeza. Era muy suave y su pelo olía a flores.

—¿Qué tenemos aquí, querida?

—Bizcocho de chocolate y nueces con helado de vainilla. El mejor postre del planeta. —Su voz estaba apagada.

—Tiene una pinta increíble. Casi tan delicioso como tú esta noche.

____ emitió un sonido y luego se quedó en silencio. Vi que se restregaba el ojo y entonces lo supe. Le di la vuelta y le cogí la cara con las manos. Odiaba cuando lloraba. No las lágrimas, sino la tristeza tras ellas.

—Tu padre… —No pudo terminar pero dijo lo suficiente. La estreché contra el pecho y la llevé al fondo de la cocina para que la
gente no pudiera vernos y simplemente la abracé durante un minuto.

—¿Te preocupa lo que piense? —Asintió con la cabeza apoyada en mí—. Te adora, como todos los demás. Mi padre no es un tipo al que le guste criticar. No es su forma de ser. Es feliz por verme feliz. Y sabe que lo que me hace feliz eres tú. —Volví a ponerle las manos a cada lado de la cara—. Tú me haces feliz, nena.

Ella levantó la mirada hacia mí con unos ojos tristes y hermosos que brillaron y se iluminaron al comprender mis palabras.

—Te amo —susurró.

—¿Ves? —Me di un golpe en el pecho con el dedo—. Un tío muy feliz.

Me besó en los labios e hizo que mi corazón latiera con fuerza.

—El postre… —comentó, y señaló hacia la encimera—, el helado se va a derretir.

Menos mal que ella se acordó, porque yo seguro que no lo habría hecho.

—Deja que te ayude con eso —dije—, cuanto antes lo sirvamos, antes se pueden ir a casa, ¿eh? —Empecé a coger los platos del postre y a llevárselos a la gente. Otra cosa no, pero soy un hombre de acción.

*****

Me desperté al notar bastante ruido y un movimiento irregular a mi lado. ____ estaba soñando. No daba la impresión de que fuera una pesadilla sino un sueño. Al menos eso era lo que me pareció. Se retorcía por la cama y abría y cerraba las piernas. Se agarraba la camiseta y arqueaba el cuerpo. Debía de estar teniendo un sueño muy bonito. ¡Y más vale que fuera yo al que se estaba tirando en su fantasía!

—Nena. —Le puse la mano en el hombro y la zarandeé un poco —. Estás soñando…, no te asustes. Soy yo.

Sus ojos se abrieron de repente y se incorporó de inmediato, escrutando alrededor de la habitación hasta que su mirada se fijó en mí. Dios, estaba salvajemente hermosa con el pelo cayéndole por los hombros y el pecho jadeante.

—¿Nick? —Extendió la mano.

—Estoy aquí mismo, nena. —Le cogí la mano—. ¿Estabas soñando?

—Sí…, era raro. —Bajó de la cama y se metió en el baño.

Escuché el agua correr y el sonido de un vaso al dejarlo en la repisa. Esperé en la cama a que volviera y tras un par de minutos lo hizo. Vaya. Que. Si. Lo. Hizo.

Salió caminando de manera provocativa y completamente desnuda con una mirada que había visto antes. Una mirada que decía: «Quiero sexo y lo quiero AHORA».

—¿____? ¿Qué pasa?

—Creo que lo sabes —contestó con una voz sensual mientras se subía encima de mí y miraba hacia abajo, con el pelo cayendo
hacia delante como una diosa del placer decidida a atacarme.

¡Oh, joder, sí!

Mis manos fueron a sus pechos sin pensarlo. ¡Dios! Sujeté toda esa suavidad y me los llevé hacia la boca. Ella se arqueó y empezó a moverse contra mi verga, que ahora estaba tan despierta como mi mente. Olvidé que se encontraba en esos días del mes en que se hallaba fuera de servicio porque desde luego no actuaba como si lo estuviera.

Puse la boca en su pezón y lo lamí minuciosamente. Me encantaba el sabor de su piel y podría jugar con ella durante siglos antes de estar preparado para abandonar sus preciosas tetas. Cogí el otro pezón y lo mordí un poco; quería llevarla a ese límite donde un poco de dolor hace que el placer sea mucho mejor. Gritó y empujó más fuerte contra mi boca.
Sentí cómo su mano se deslizaba bajo los calzoncillos que me había puesto para dormir y noté cómo la envolvía alrededor de mi pene.

—Quiero esto, Nick.

Se bajó de mis caderas de un salto y su pezón se salió de mi boca, emitiendo un sonido. No tuve tiempo de protestar por tal pérdida, puesto que enseguida se puso manos a la obra para quitarme esos molestos calzoncillos y poner los labios alrededor de la punta de mi sexo.

—¡Ahhh, Dios! —Eché la cabeza hacia atrás y la dejé actuar. Era tan bueno que me dolían los testículos. Se le daba muy bien.

Le cogí unos mechones de pelo y le aguanté la cabeza mientras me chupaba y me llevaba al borde del orgasmo. Deseé poder explotar dentro de ella en lugar de en su boca. Prefería estar muy dentro de ella cuando me corría, y mirarla fijamente a los ojos.

Pues bien, mi chica tenía más sorpresas preparadas para mí porque me dijo: —Te quiero dentro de mí cuando te corras.

¿Había oído bien?

—¿Puedo? —alcancé a decir con voz entrecortada mientras ella se movía para levantarse.

—Aaajá —gimió ella, y se impulsó con las rodillas para sentarse a horcajadas sobre mí y descender a lo largo de toda mi verga hasta mis testículos.

No sé cómo no le hizo daño. Tal vez sí se lo hizo, pero no era yo el que lo estaba provocando, era ella la que estaba cogiendo lo que obviamente más quería. ¡Si insistes!

—¡Ohhhh, jodeeeer! —grité, al tiempo que me agarraba a sus caderas para ayudarla.

____ se volvió loca, me montaba con fuerza, restregaba su sexo y buscaba el placer. El ritmo de las embestidas aumentó, y sabía lo que se acercaba. Sabía que iba a ser inmenso. Sentí cómo aumentaba la tensión pero necesitaba desesperadamente arrastrarla conmigo. De ninguna manera me iba a correr sin que ella al menos me acompañara en la diversión. Yo no funcionaba así.

Sentí el calor de su sexo, que me apretaba con fuerza mientras ella se movía arriba y abajo. Deslicé una mano entre sus piernas hasta donde nuestros cuerpos se unían y encontré su clítoris, mojado y resbaladizo. Deseé que fuera mi lengua, pero me conformé con mis dedos y empecé a acariciar.

—Me voy a correr… —jadeó.

Ya lo había dicho así antes, con suavidad y delicadeza. Esas cuatro palabras. Escuchárselo decir de nuevo me hacía enloquecer.
Porque era yo el que la hacía culminar, y ella me lo entregaba todo en el instante en que eso pasaba. Sus suaves palabras también me hicieron caer en picado.

—Sí, nena. Córrete. Ahora. ¡Córrete encima de mí!

Vi cómo lo hacía y cómo seguía mis órdenes como una experta. Apretó y gritó y se agarró y se estremeció.

—¡Ohhhhhh, Niiiick! ¡Sí. Sí. Sí!

Se corrió al recibir la orden. Esa es mi chica, que lo hace cuando yo le digo. Soy un cabrón con suerte. Me encantaba mirarla. Sentir su placer. Y cuando noté que yo mismo iba a culminar, la embestí una última vez mientras empujaba dentro de ella tan lejos como podía y me dejé llevar. La avalancha de esperma salió disparada en sus profundidades. Sentí cada ráfaga brotar con violencia y cabalgué la ola de placer aturdido, apenas consciente de dónde tenía las manos agarradas o de lo que hacía mi cuerpo. Pero pude mirar sus preciosos ojos.

En algún momento más tarde, no tengo ni idea de cuánto tiempo había pasado, ella se agitó sobre mi pecho y levantó la cabeza. Sus ojos brillaban en la oscuridad y me sonrió.

—¿Qué ha sido eso?

—¿Un polvo impresionante en mitad de la noche? —bromeó.

Solté una risa ahogada.

—Un polvo de puta madre en mitad de la noche.

Besé sus labios y le agarré la cabeza hasta que estuve preparado para dejarla ir. Soy así de posesivo después del sexo con
ella. No me gusta separarme justo después, y como se encontraba encima de mí, no me tenía que preocupar de no aplastarla y podía quedarme un poquito más.

Empujé hondo otra vez y la hice gemir con lujuria contra mis labios.

—¿Quieres más? —preguntó con una voz que mezclaba satisfacción y sorpresa.

—Solo si tú quieres —dije—. Nunca te rechazaría y me gusta cuando me asaltas, pero creía que tenías la regla…

—No. Para mí es distinto por las pastillas que me tomo. No me dura apenas, un día tal vez, en todo caso…, a veces ni siquiera… — Empezó a besarme por el pecho y me dio un mordisquito en el pezón.

Dios, cómo me gustaba. Sus atenciones hicieron que volviese a ponerme a tono y que me entrara un imperioso deseo de una segunda ronda.

—Creo que me vas a matar, mujer…, de la mejor manera. — Pude decir, pero fue lo último que pronunciamos en un rato. Mi
Medusa se había convertido en Afrodita y rendía culto en el altar de Eros. Por lo visto mi suerte no tenía límites.


Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 16th 2013, 21:27

wooooooooooooooooooooooooooooooowwww
que capi estuvo demasiado bueno
SIGUELAAA
Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 16th 2013, 21:48

My goddd
Que cap
Siguelaa
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 17th 2013, 08:21

demonios...
esos dos son increibles
pero q triste q ___
sigue con lo del video
se q le hiso daño pero
deberia entender que no fue su culpa
ademas nick siempre va a star asi
jejeje
siguela
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 17th 2013, 12:50

Oooooooooooooh demonios
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 17th 2013, 18:15

Hi girls, como estan? bueno, no creo que muy bien, por lo que esta pasando ultimamente con los Jonas, lo de anoche fue practicamente la gota que colmo el vaso, yo estoy muy bajoneada, no se ustedes como estaran, pero bueno, vengo a cumplir y subir la nove, voy a subirla un poco larga asi se entretienen con la historia, y esperemos que esta situacion se aclare pronto, los Jonas deberian de explicarnos lo que esta pasando, como minimo. bue, le dejo el cap, que lo disfruten.

ALL IN

Capitulo 28


—Los periódicos estadounidenses —dijo Frances mientras dejaba el montón en mi mesa—. Hay un artículo interesante en Los Angeles Times sobre algunos miembros del Congreso que tienen hijos cumpliendo servicio activo en el Ejército. Adivina a quién han entrevistado.

—Debe de ser uno de los pocos. Oakley se aprovechará todo lo que pueda. Gracias por traerlos. —Le di un golpecito al montón de periódicos—. ¿Y lo otro qué?

Frances parecía estar muy satisfecha consigo misma.

—Lo recogeré cuando salga a almorzar. El señor Morris ha dicho que quedó precioso al restaurarlo después de tantos años en la caja fuerte.

—Gracias por encargarte de eso por mí. —Frances era una joya de ayudante. Llevaba mi oficina con mucha eficiencia. Yo podría
organizar la seguridad, pero esa mujer mantenía mi negocio ordenado y no subestimaba su valía ni por un instante.

—Le va a encantar. —Frances vaciló en la puerta—. ¿Y aún quieres que cancele todas tus citas del lunes?

—Sí, por favor. Lo del Mallerton es esta noche y luego nos vamos a Somerset por la mañana. Volveremos en coche el lunes por
la tarde.

—Me ocuparé de ello. No debería haber ningún problema.

Cogí el Los Angeles Times cuando Frances se fue y busqué el artículo del senador. Me puso enfermo. A esa escurridiza serpiente se le olvidó mencionar cómo a su querido hijo le habían prorrogado el servicio de manera forzosa hacía poco, pero eso no era una sorpresa. Me preguntaba qué pensaría realmente el hijo del padre. Me imaginaba la disfunción de esa familia, y no era nada agradable.

Volví a dejar el periódico en el montón y, cuando lo hice, el movimiento hizo que algo asomara por debajo. Un sobre. Lo habían
metido entre el montón de periódicos. Eso ya era raro de por sí, pero las palabras en el sobre…: «PARA SU CONSIDERACIÓN»…, y que tuviese mi nombre debajo hizo que se me acelerase el corazón.

—Frances, ¿quién te ha dado los periódicos esta mañana? — bramé por el interfono.

—Muriel los prepara todas las mañanas. Los aparta y me los pasa, tal y como lleva haciendo desde hace un mes. Estaban aquí
mismo, esperándome —titubeó—. ¿Está todo bien?

—Sí. Gracias.

Mi corazón aún latía con fuerza cuando me quedé mirando el sobre, que yacía en mi mesa. ¿Quería abrirlo? Alcancé la solapa y
desenrollé la cuerdecita roja. Metí la mano y saqué unas fotos. Fotografías de ocho por diez en blanco y negro de Ivan y ____
charlando en Gladstone’s. Él besándola en la cara mientras yo esperaba a que se metiera en el coche. Ivan agachado para hablar conmigo y diciéndonos adiós. Ivan en la calle cuando nos fuimos. Ivan esperando en la calle a que le trajeran el coche.
¿El fotógrafo que vi en la puerta del restaurante estaba allí expresamente por Ivan? Lo habían amenazado de muerte antes… y
¿ahora teníamos fotos suyas y de _____ y yo juntos? Que la asociaran con él no era bueno. Ivan tenía sus propios problemas, y, sin duda alguna, yo no necesitaba la complicación añadida de que quienquiera que estuviese acosando a Ivan metiese a mi _____ en ese marrón. ¡Joder!

Le di la vuelta a las fotos una por una. Nada. Hasta la última.

«Nunca intentes asesinar a un hombre que se va a suicidar».

Había visto ese tipo de cosas a lo largo de mi carrera. Había que tomárselas en serio, por supuesto, pero la mayoría de las veces se trataba de algún fanático que tenía mucho interés en alguien de renombre y que pensaba que le había ofendido personalmente y con malas intenciones. Las figuras del deporte eran los que más sufrían estas gilipolleces. Ivan había ofendido a cientos de personas en su día y la prueba era sus medallas de oro. Era arquero olímpico, ahora retirado, pero seguía siendo el niño mimado y alabado de Gran Bretaña y acosado por la prensa. El hecho de que fuésemos familia le había reportado protección, y lo cierto era que me mantenía muy ocupado.

Estas fotos se habían hecho hacía dos semanas. ¿Estaba el fotógrafo allí expresamente por Ivan o simplemente vendió las fotos que hizo de Ivan Everley, arquero olímpico, porque tuvo la suerte de sacarlas y podía ganarse unas cuantas libras con su venta? Los paparazzi merodeaban por los sitios donde acostumbraban a ir famosos, así que resultaba difícil saber si las fotos habían sido concertadas de antemano o pura casualidad. Y si eres un lunático decidido a matar a alguien famoso, ¿por qué diablos ibas a molestarte en informar a su empresa de seguridad privada sobre los detalles de tu plan? No tenía ningún sentido. ¿Por qué mandármelas a mí? Era obvio que quienquiera que hubiese conseguido las fotografías quería que yo las viera. Se habían tomado la molestia de infiltrarlas en el montón de periódicos que yo pedía de forma habitual en el puesto de la calle.

Muriel. Tomé nota mentalmente de hablar con Muriel cuando saliera. Me iba a marchar antes de todas formas por lo del Mallerton de esta tarde, así que debería poder pillarla antes de que cerrase.

Abrí el cajón de mi escritorio y saqué unos cigarrillos y el mechero. Vi el viejo móvil de ____ allí dentro y también lo saqué. No
había tenido mucha actividad en las últimas dos semanas, ya que todos sus contactos disponían de su nuevo número. El tío de The Washington Review no volvió a llamar, lo más probable es que la considerase una pista falsa, lo cual le venía muy bien a ____. Lo puse a cargar para poder llevármelo esta tarde y todo el fin de semana.

Me encendí el primer Djarum del día. El sabor era perfecto. Sentía que me venía muy bien haber reducido la cantidad. _____ me
ayudaba a motivarme, pero cuando las cosas se ponían difíciles entre nosotros, me convertía en un fumador compulsivo. Tal vez debería probar eso de los parches de nicotina.

Decidí disfrutar de mi único cigarrillo y pensé en el inminente fin de semana. Nuestro primer viaje juntos. Me las había arreglado para arañar tres días en total y así poder llevar a mi chica a la costa de Somerset para quedarnos en la casa de campo de mi hermana. El lugar también funcionaba como casa rural de semilujo y era muy consciente del hecho de que nunca, en ninguna otra ocasión en las que había ido allí antes, le había preguntado a mi hermana si podía llevar a alguien conmigo.

_____ era diferente por muchas razones, y si aún no estaba preparado para admitir esos sentimientos en público, sí que los
reconocía por dentro. Quería hablar con ella acerca de hacia dónde iba nuestra relación, y preguntarle lo que quería. La única razón por la que no lo había hecho todavía era porque su posible respuesta me ponía muy nervioso. ¿Y si ella no quería lo mismo que yo? ¿Y si yo era solo su primera relación seria con la que estaba tanteando el terreno? ¿Y si conocía a otra persona en el futuro? Mi lista podía seguir sin parar. Solo tenía que recordarme a mí mismo que _____ era una persona muy sincera y si me había dicho lo que sentía por mí, entonces debía de ser verdad. Mi chica no era una mentirosa.

"Te ha dicho que te quiere."

El plan era salir temprano por la mañana después de la gala de esta noche para evitar el tráfico, y me moría por llevar a _____ allí. Quería pasar un fin de semana romántico lejos con mi chica, y también necesitaba salir de la ciudad y respirar el aire fresco del campo. Me encantaba Londres, pero, aun así, el deseo de pasar algo de tiempo lejos de la aglomeración urbana para mantener la cordura era algo que se me presentaba a menudo.

Justo entonces entró una llamada que me sacó de mi ensimismamiento y me devolvió a mis responsabilidades laborales, las
cuales en ese momento eran muy, pero que muy urgentes.

El día pasó volando y antes de darme cuenta era hora de ponerme en marcha. Llamé a _____ mientras salía de la oficina para decirle que estaba de camino y esperaba escuchar un repaso rápido de todo lo que había que hacer antes de lo de esta noche y de nuestro inminente viaje. En cambio escuché el buzón de voz, así que le mandé un breve mensaje: "Voy de camino a casa. Necesitas algo?" Y no obtuve respuesta.

No me gustó y me di cuenta, allí mismo y en aquel momento, de que siempre me preocuparía por ella. La preocupación nunca
desaparecería. Había oído a la gente decir ese tipo de cosas sobre sus hijos. Que no sabían lo que era la verdadera preocupación hasta que tuvieron a alguien tan importante en sus vidas que medía la verdadera esencia de lo que significaba querer a otra persona. Con el amor venía la carga de la posible pérdida, una perspectiva demasiado dolorosa para pensar mucho en ella.

Recordé el sobre entre el montón de periódicos y me dirigí al puesto de Muriel de camino al coche. Me vio acercarme y me siguió
con sus conmovedores ojos. Podía haber tenido una vida dura y una existencia difícil, pero eso no alteraba el hecho de que era muy inteligente. Sus ojos de lince no se perdían nada.

—Hola, Muriel.

—Eh, jefe. ¿Qué puedo hacer por usted? Siempre tengo todos esos periodicuchos americanos que quiere, ¿eh?

—Sí. Muy bien. —Le sonreí—. Pero tengo una pregunta, Muriel. —Observé su lenguaje corporal mientras hablaba, en busca de pistas para ver si sabía lo que le iba a preguntar o no. Saqué el sobre con las fotos de Ivan y se lo enseñé—. ¿Qué sabes de esto que han metido entre el montón de periódicos de hoy?

—Nada. —No miró a la izquierda. Tampoco dejó de mirarme a los ojos. Esas dos cosas indicaban que me estaba diciendo la verdad. Solo podía adivinar y utilizar mi intuición, y recordar con quién estaba tratando.

Puse un billete de diez en el mostrador.

—Necesito tu ayuda, Muriel. Si ves a alguien o algo sospechoso quiero que me lo digas. Es importante. La vida de una persona podría estar en juego. —Le hice un gesto de aprobación con la cabeza—. ¿Estarás atenta?

Ella dirigió los ojos al billete de diez libras y luego volvió a mirarme. Me enseñó esos horrorosos dientes con una sonrisa genuina y dijo: —Por ti, guapo, lo estaré. —Agarró con rapidez las diez libras y se las metió en el bolsillo.

—Nick Jonas, piso cuarenta y cuatro —dije, y señalé mi edificio.

—Sé tu nombre y no se me olvidará.

Supuse que hicimos el mejor trato posible teniendo en cuenta con quién lo estaba haciendo. Me dirigí a mi coche, ansioso por llegar a casa y ver a mi chica.

Llamé a ____ por segunda vez y me volvió a salir el buzón de voz, por lo que dejé un mensaje diciendo que iba de camino. Me
preguntaba qué estaría haciendo para no contestar y traté de imaginar algo como darse un baño, hacer ejercicio con los auriculares puestos o haber dejado el teléfono en modo silencio.

Luché contra mis preocupaciones. En primer lugar, aún no estaba familiarizado con ese sentimiento, pero al mismo tiempo
tampoco era algo que podía dejar a un lado. Me preocupaba por _____ constantemente. Y solo por que todo esto fuese nuevo para mí no significaba que resultase más fácil de entender. Era un novato total que aprendía sobre la marcha.

El apartamento se encontraba tan silencioso como una tumba cuando entré. Sentí que la ansiedad alcanzaba unos niveles muy
desagradables y empecé a buscar.

—¿____?

Solo reinó el silencio. No estaba haciendo ejercicio y era evidente que no se hallaba en mi despacho. Tampoco estaba fuera en
la terraza. El baño era mi última esperanza. Mi corazón latía con fuerza al abrir la puerta. Y se hizo pedazos al ver que tampoco se encontraba allí.



Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 17th 2013, 18:52

Donde estaa????
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 18th 2013, 08:59

ahora a donde fue ___
un dia de esos...
al pobre nick le va a dar un infarto
dios...
siguela
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 18th 2013, 16:11

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah Very Happy
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 18th 2013, 16:20

:O en donde esta rayita???
SIGUELA PORFAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 18th 2013, 18:01

SiguelaA
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 18th 2013, 18:55

ALL IN

Capitulo 29


¡Joder! ____, ¿dónde estás?

Sin embargo, su precioso vestido permanecía colgado en una percha. El violeta que se había comprado en la tienda vintage con
Gabrielle el día que almorzamos juntos en Gladstone’s. También había muestras de que había estado haciendo la maleta; había sacado los cosméticos y tenía una pequeña bolsa a medio hacer. Así que había estado aquí preparándose para esta noche y para nuestro viaje de fin de semana.

Quería otorgarle el beneficio de la duda, pero ya se había marchado sola antes, ¿y si lo había hecho otra vez? ¡Después de esas
fotos del lunático de hoy, tenía un nudo en el estómago y necesitaba saber dónde coño estaba!

Pasé al dormitorio e hice una llamada a Neil en un estado que rozaba el pánico… cuando la vi. La visión más maravillosa del mundo. Entre toda la ropa esparcida y las maletas a medio hacer estaba _____, acurrucada en la cama…, dormida.

—¿Sí? —contestó Neil. Yo estaba tan paralizado que aún tenía el móvil en la oreja.

—Eh…, falsa alarma. Lo siento. Nos vemos en la Galería Nacional en unas horas. —Colgué antes de que pudiera responderme.
El pobre debió de pensar que había perdido la cabeza.

"La has perdido completamente."

Sin hacer ruido, me quité la chaqueta, me deshice de los zapatos, me subí poco a poco y con cuidado a la cama y me acurruqué alrededor de su silueta. Respiré su deliciosa fragancia y dejé que se me desacelerase el ritmo cardiaco. Las ganas de encenderme un cigarrillo eran enormes, pero en su lugar me concentré en el calor que desprendía sobre mí y pensé que mi adicción al tabaco tendría que disminuir con el tiempo.

_____ estaba inconsciente, profundamente dormida, y yo me preguntaba por qué estaría tan cansada, pero tampoco quería molestarla. Podía hacer guardia, esperar con ella a mi lado y pensar en la lección que acababa de darme. Al parecer, _____ no era la única con problemas a la hora de confiar en los demás. Necesitaba trabajar en los míos un poco más. Dijo que no volvería a marcharse sola, así que tenía que confiar en que mantendría su palabra.

Abrí los ojos y me encontré los suyos estudiándome. Sonrió, estaba contenta y guapísima.

—Me gusta mirarte cuando duermes.

—¿Qué hora es? —Miré hacia arriba al tragaluz y vi que la luz del día aún seguía ahí—. ¿Me he dormido? Vine a casa y te encontré en la cama y no pude resistirme a acompañarte. Supongo que también me quedé frito, dormilona.

—Son casi las cinco y media y es hora de ponerse en marcha.

—Se estiró como un gato, gloriosamente sensual y erótica al desperezarse—. No sé por qué estaba tan cansada. Solo me he
acostado un minuto y cuando he abierto los ojos… estabas aquí. — Empezó a bajar de la cama.

La agarré del hombro y la empujé hacia mí, inmovilizándola debajo de mi cuerpo y colocándome entre sus piernas.

—No tan deprisa, nena. Primero necesito un poco de tiempo a solas. Va a ser una noche muy larga y tendré que compartirte con multitud de idiotas.

Ella me cogió la cara y sonrió de oreja a oreja.

—¿Qué clase de tiempo a solas te estás imaginando?

La besé lenta y minuciosamente, recorriendo cada centímetro de su boca con la lengua antes de contestar.

—La clase en la que tú estás desnuda y gritas mi nombre. — Empujé con las caderas despacio contra su suave cuerpo—. Esa
clase.

—Mmmmm, eres convincente, señor Jonas —replicó ella, que aún sostenía mi cara—, pero tenemos que empezar a prepararnos
para lo de esta noche. ¿Se te da bien hacer varias cosas al mismo tiempo?

—Se me dan bien muchas cosas —respondí antes de besarla otra vez—. Dame una pista.

—Bueno, me encanta tu ducha en forma de gruta casi tanto como tu bañera —dijo con coquetería.

—Ahhh, ¿entonces solo me estás utilizando por mis excelentes instalaciones de baño?

Soltó una risita y deslizó la mano entre nosotros para agarrar mi verga, que se estaba poniendo dura.

—Excelentes instalaciones en todas partes, tal como yo lo veo.

Me reí y gemí al mismo tiempo, separándome de ella y metiéndome en el baño.

—Abriré el agua caliente… y estaré esperándote ahí dentro.

No tuve que esperar mucho antes de que me acompañara desnuda y alucinantemente sexy, como de costumbre; me tenía
totalmente cautivo, enloquecido y deseoso de reclamar su cuerpo y tomar el control durante el sexo de esa forma que no parecía poder controlar cuando estábamos juntos. Mi máxima recompensa y mi mayor temor se convertían en uno solo. Había bromeado sobre la gala de esa noche y sobre compartirla con otros, pero la declaración escondía mucha más verdad de lo que quería admitir. Odiaba compartirla con otros hombres que la admiraban, demasiado en mi opinión.

Pero era la realidad de _____ y si ella era mi chica, entonces tendría que aprender a aceptarlo como un hombre.

Aun así, aprovechamos muy bien el tiempo en aquella agua jabonosa. Sí…, hacer varias cosas a la vez es uno de mis puntos
fuertes y no desperdiciaré ninguna oportunidad que me ofrezcan.

—Estás más que guapa, ¿sabes?

Se sonrojó en el espejo, el rubor se acentuó y se extendió por su cuello e incluso sobre la turgencia de sus pechos en el escote de ese espectacular vestido que se había comprado. Era de encaje, muy ajustado y con la falda corta bastante vaporosa de otro material del que no sabía el nombre. No importaba de qué diablos fuera, ese vestido iba a ser mi muerte esa noche. Estaba muy jodido.

—Tú también estás muy guapo, Nick. Además vamos a juego. ¿Has elegido esa corbata solo por mi vestido?

—Por supuesto. Tengo montones de corbatas. —La miré mientras se maquillaba y terminaba los últimos detalles, agradecido de
que no le importara que la espiara y cada vez más nervioso por lo que estaba a punto de hacer.

—¿Te vas a poner ese alfiler de corbata vintage de plata? ¿Ese que me gusta tanto?

Perfecta introducción.

—Claro. —Fui hasta el estuche de encima del tocador a cogerlo.

—¿Es una joya de familia? —preguntó mientras me lo ponía en la corbata.

—De hecho sí que lo era. De la familia de mi madre. Mis abuelos eran de una familia inglesa adinerada y solo tuvieron dos hijas, mi madre y la madre de Ivan. Cuando murieron, sus bienes se repartieron entre los nietos, Hannah, Ivan y yo.

—Lo cierto es que es increíble y me encantan las piezas antiguas como esa. Las cosas vintage están tan bien confeccionadas…, y si encima tienen algún valor sentimental, entonces mejor que mejor, ¿verdad?

—No tengo más que unos pocos recuerdos de mi madre, yo era muy pequeño cuando murió. Pero me acuerdo de mi abuela.
Pasábamos las vacaciones con ella, nos contaba muchas historias y nos enseñaba fotografías; intentaba ayudarnos a conocer a nuestra madre lo mejor que podía porque siempre decía que era lo que mi madre habría querido.

_____ dejó la brocha de maquillaje y vino hasta mí. Me pasó la mano por la manga de la camisa y luego me ajustó un poco la corbata, y por último me arregló el alfiler de plata con veneración.

—Tu abuela debía de ser encantadora y tu madre también.

—A las dos les habría encantado conocerte. —La besé con cuidado para no estropearle el pintalabios y me saqué la caja del
bolsillo—. Tengo algo para ti. Es especial…, hecho para ti. —Se la ofrecí.

Se le pusieron los ojos como platos al ver la caja de terciopelo negro y luego me miró un poco sorprendida.

—¿Qué es?

—Solo un regalo para mi chica. Quiero que lo tengas.

Le temblaban las manos cuando abrió el estuche y acto seguido se llevó una a la boca con un suave grito ahogado.

—Oh, Nick…, es…, es precioso…

—Es una pequeña pieza vintage de mi madre y es perfecta para ti… y por lo que siento por ti.

—Pero no deberías darme esta joya familiar. —Negó con la cabeza—. No está bien que la regales.

—Debería dártela a ti y te la estoy dando —la interrumpí con firmeza—. ¿Te la puedo poner?

Ella miró el colgante y luego de nuevo a mí, y volvió a repetir los mismos movimientos.

—Quiero que lo lleves esta noche y que aceptes el regalo.

—Oh, Nick… —Le tembló el labio inferior—. ¿Por qué?

¿Sinceramente? El colgante de amatista en forma de corazón con diamantes y perlas era algo muy bonito, pero, sobre todo, gritaba el nombre de _____. Cuando recordé que pertenecía a la parte de la colección que había heredado de mi madre, fui a la caja fuerte y la abrí. Allí había más cosas, pero necesitábamos un poco más de tiempo antes de pasar a otros regalos relacionados con joyas.

—Solo es un collar, _____. Algo muy elegante que me recuerda a ti. Es vintage y es de tu color favorito y es un corazón. —Le quité la caja de las manos y saqué el colgante—. Espero que lo aceptes y que te lo pongas y que sepas que te amo. Eso es todo. —Ladeé la cabeza y lo sostuve entre mis dedos por los extremos, esperando a que ella accediera.

Frunció los labios, respiró hondo y cuando levantó la vista y me miró vi que tenía los ojos vidriosos.

—Me vas a hacer llorar, Nick. Es tan..., tan hermoso…, y me encanta…, y…, y me encanta que quieras que lo tenga…, y yo
también te amo. —Se dio la vuelta hacia el espejo y se apartó el pelo del cuello.

¡La victoria sentaba de puta madre! Estoy seguro de que mi alegría no podía ser mayor y sentía más felicidad en ese momento de la que había sentido en mucho tiempo, cuando le abroché la cadena alrededor de su precioso cuello y vi el corazón enjoyado posarse sobre su piel. Por fin había encontrado un hogar después de décadas en la oscuridad.

Igual que mi corazón.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 18th 2013, 20:34

owww
q lindos son los dos
dios
nick estaba muriendo
y estaba frente a el
siguela
Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 19th 2013, 06:28

Que hermosoo
Siguea
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Hoy a las 11:51

Volver arriba Ir abajo
 
All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 7 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2
» 58 segundos [todo puede pasar] [Nick y Tu] HOT
» School Days: La Historia De Un Tragico Amor (De Todo Un Poco) Nick y Tú
» Lo dejo todo por tiii!!!! (nick y tu) (no hot)....(romantica)
» Nick: “No está nada mal tener fans mujeres”

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: