Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 7th 2013, 18:16


ALL IN

Capitulo 20


Me desperté en una cama vacía y en un apartamento vacío, y en una auténtica pesadilla. Después de lo que pasó por la noche, lo último que me esperaba era que ____  desertara.

Mi primera pista de que algo iba mal vino cuando me di la vuelta en la cama y seguí rodando por ella. No estaba el cuerpo cálido y suave con olor a flores y a sexo apasionado de anoche para acurrucarme y abrazarlo. Solo sábanas y almohadas. No estaba en mi cama. Grité su nombre y solo me respondió un siniestro silencio.
Empecé a sentir un terror escalofriante. ¿Lo de anoche fue demasiado para ella?

Primero registré el baño. Se veía que había utilizado la ducha. Sus cosméticos y su cepillo descansaban en el tocador, pero era
evidente que ella no estaba. Ni en la cocina haciendo café, ni en mi despacho leyendo sus correos electrónicos, ni haciendo ejercicio en el gimnasio; no estaba en ninguna parte dentro del apartamento.

Puse el vídeo de la cámara de seguridad en el dispositivo de control que grababa la puerta principal y el pasillo. Cualquiera que
hubiese entrado o salido estaría ahí. Mi corazón palpitaba con tanta fuerza que debía de verse el pecho en movimiento. Rebobiné la última hora y allí estaba, vestida con un chándal y zapatillas de deporte de camino a los ascensores, con los auriculares en los oídos.

—¡Joder! —grité mientras daba un golpe con la mano en la mesa. ¿Ha salido a correr? Increíble. Parpadeé ante lo que estaba
viendo y me froté la barbilla con la mano—. ¡Dime que la tienes controlada en este momento! —grité a través de la línea directa que tenía con Neil.

—¿Qué? —Sonaba como si todavía estuviese en la cama y yo me puse más nervioso todavía.

—Respuesta incorrecta, macho. _____ ha salido del apartamento. ¡A correr!

—Estaba durmiendo, Nick —se explicó él—. ¿Por qué iba a estar siguiéndole la pista si estaba en el apartamento contigo?

Colgué a Neil y llamé a ____ al móvil. Saltó el buzón de voz, por supuesto. Casi tiro el mío contra la pared, pero me las arreglé para mandarle un mensaje: «DOND COÑO STAS?».

Fui a toda prisa hasta mi armario, me puse algo de ropa y los zapatos, cogí las llaves del coche, la cartera, el móvil y bajé al garaje. Salí disparado a la calle con los neumáticos rechinando y empecé a calcular lo lejos que había podido llegar desde que la cámara de seguridad la había registrado, sin dejar de pensar en lo fácil que sería para un profesional liquidarla a estas horas y hacer que pareciera un accidente.

Era temprano, poco más de las siete, y una típica mañana nublada londinense empezaba a cobrar vida. Las furgonetas de
reparto y los vendedores ambulantes ya estaban en movimiento como de costumbre, la cafetería del barrio desplegaba su enérgica actividad y unos cuantos corredores matinales hacían ejercicio, pero no veía a la que yo estaba buscando. Podía encontrarse en cualquier lugar. No paraba de preguntarme por qué se habría ido sin decírmelo. Estaba cagado de miedo de que fuera por mí. Por lo que había visto de mí anoche. Por lo que había pasado después… Estaba tan perdido con _____ que era ridículo. Dios sabe que los dos tenemos nuestros problemas, pero tal vez la locura de anoche era más de lo que ella podía soportar. Me froté el pecho y seguí conduciendo. Sonó el móvil. Neil. Lo pasé al manos libres.

—Aún no la he encontrado. Ahora estoy en Cromwell, me dirijo hacia el sur, pero creo que he llegado más lejos de lo que ella ha podido avanzar teniendo en cuenta la hora que indicaba la cámara de seguridad.

—Mira, Nick, lo siento.

—Eso me lo dices cuando la encuentres. —Estaba enfadado pero no era culpa suya. _____ se encontraba conmigo y Neil estaba técnicamente fuera de servicio. Fallo mío. Qué puto desastre.

—Entonces yo me dirigiré al este. Muchos corredores siguen Heath Downs junto al parque.

—Haz eso, tío.

Seguí escudriñando; rezaba por divisarla cuando me llegó un mensaje: Stas dspierto? Cmprando café. Quieres algo?

¡Qué tal tu culo en casa, mujer!

El alivio me hizo ponerme mentalmente de rodillas y dar gracias al cielo, pero estaba muy enfadado con ella por lo que había hecho. ¡Había salido a comprar café! ¡Por el amor de Dios! Paré inmediatamente solo para apoyar la cabeza en el volante un momento. Necesitaba cogerla y explicarle unas cuantas cosas sobre cómo iba a tener que cambiar su vida en los próximos meses. Y que las salidas a correr sola por las mañanas estaban descartadas del menú.

¡Joder!

Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 7th 2013, 18:50

dios que susto!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 7th 2013, 19:00

dios me bendiga
o mejor dicho
bendiga a ___
sabe en q peligro sta y sale x cafe
y mata del susto a nick
dios
siguela
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 8th 2013, 17:19

aaaaaaaah me encanta
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 8th 2013, 18:16

Hi girls, preparense para este capitulo, es chistoso en la primera parte, pero se viene la bronca del año, comenten y nos leemos mañana.

ALL IN

Capitulo 21

Me temblaban los dedos al escribir: Q cafetería?

Una pequeña pausa y luego: Hot Java. Stas nfadado???

Absurda pregunta.

La cafetería que había nombrado era la que estaba a menos de una manzana de mi casa. Habíamos ido allí juntos unas cuantas
mañanas cuando se había quedado a pasar la noche conmigo. ¡____ había estado al lado de casa todo el tiempo!

Le contesté: No t vayas!! Voy a x ti!

Tardé al menos diez minutos en serpentear las calles de vuelta a mi barrio. Estaba enfadado conmigo mismo por varias razones, pero sobre todo por no haberme despertado cuando se levantó y se fue sin mi conocimiento. Salí tan rápido detrás de ella que había pasado justo por delante suyo en la cafetería y no la había visto, y eso era simplemente inaceptable. Estaba fallando.

Decidí dejar a un lado por el momento los motivos por los que tenía tanto sueño. ¿Por la terrible pesadilla y la maratón de polvos de después, tal vez? Oh, sabía que eso volvería a salir a relucir en cualquier momento en alguna conversación, probablemente pronto, porque _____ me preguntaría, pero ahora era demasiado vulnerable para enfrentarme a lo que manaba de mi subconsciente. La negación parecía mucho más atractiva. ¡Estoy jodido! Nunca mejor dicho.

¡Me cago en la leche, no estaba en la cafetería como le dije, sino en la acera con dos cafés en la mano! Y tampoco estaba sola. Un tío estaba encima de ella, dándole conversación, y a saber quién coño era. ¿Alguien que conocía? ¡O alguien que la estaba tanteando con Dios sabe qué propósito! Se había ganado una buena cuando la pillara a solas.

Tuve que aparcar al otro lado de la carretera y luego cruzar. Vio que me acercaba y le dijo algo a su acompañante, que me miró. Sus ojos se encendieron un poco y se acercó sigilosamente a ella. Mala jugada, gilipollas.

—Nick —dijo ella, sonriente como si esta fuera la forma perfecta de empezar el día. Oh, querida, necesitamos con urgencia tener una charla sobre ciertas cosas.

—_____ —corté de forma brusca mientras tiraba de ella hacia mí por la cintura y le echaba un buen y largo vistazo a su amigo, que debería haber seguido su camino hacía como diez minutos. El tío era demasiado atrevido para mi gusto y permanecía ahí de pie como si tuviera derecho a hablar con ella, como si lo hubiese hecho antes y tuviesen un pasado en común. ¡Mierda! La conocía. Ese hombre conocía a _____.

—Nick, este es Paul Langley, esto…, un amigo del departamento. Da clase…, justo me estaba yendo cuando he visto que
entraba Paul.

Estaba nerviosa. _____ parecía incómoda, y si algo se me daba bien era leer a la gente. Podía oler la inquietud que emanaba de ella. El tío era otra historia. Parecía un chulo redomado y un poco arrogante, tal y como me lo había imaginado.

_____pareció darse cuenta y dijo: —Paul, este es Nick… Jonas, mi novio. —Me pasó uno de los cafés—. Te he comprado uno con leche. —Me miró y le dio un sorbo a su taza. Sí. Estaba incómoda.

El idiota sacó la mano y me la ofreció primero.

"Te odio."

Yo tenía un brazo alrededor de ____ y la otra mano ocupada con el café que me acababa de endosar. Tuve que soltarla para
estrecharle la mano. Lo odiaba con su traje impecable, profesional, pulcro y, por lo que parecía, sobrado de pasta. Aparté la mano de la cintura de _____ y acepté saludarle. Le di un apretón firme y traté de no pensar en mi terrible aspecto, que era como si me hubiese caído literalmente de la cama.

—Un placer —dijo Langley, sin sentirlo.

Le contesté con un breve gesto de cabeza. Era lo mejor que podía hacer y me importaba una mierda si estaba siendo maleducado o no. Él era un tío en el lugar equivocado en el momento equivocado para ser amigo mío. Lo odié nada más verlo.
Sus ojos me miraron con insistencia. Decidí que yo sería el primero que pusiera fin a ese apretón de manos. Parecía un concurso para ver quién aguantaba más.

Retiré la mano y apreté los labios contra el pelo de _____, pero mantuve mis ojos en él mientras hablaba.

—Me desperté y no estabas. —Volví a rodearla con el brazo.

Ella se rio nerviosa.

—Me apetecía una taza de café con chocolate blanco esta mañana.

—Aún necesitas tu café de la mañana, ya veo. Algunas cosas nunca cambian, ¿eh, ____? —Langley le sonrió con complicidad y
en ese instante lo supe. Se la había follado. O lo había intentado con todas sus fuerzas. Tenían un pasado en común de algún tipo y yo solo podía ver el fuego que lanzaban mis ojos a consecuencia de los celos.

Me cago en la puta, la de sentimientos violentos que me inundaron en aquellos segundos. Quería estamparle la cara contra el bordillo de un puñetazo, pero sobre todo necesitaba alejarla de él.

—Hora de irnos, nena —anuncié al tiempo que pegaba la mano en su espalda.

_____ se puso tensa un instante pero luego cedió.

—Me ha alegrado mucho volver a verte, Paul. Cuídate.

—Tú también, reina. Tengo tu nuevo número y tú tienes el mío, así que ya sabes dónde encontrarme, ¿vale? —El cabrón me miró y no había duda del desafío de su mirada. Pensaba que yo era algún idiota y me estaba dejando caer que si _____ necesitaba que la rescataran solo tenía que llamarle y el príncipe azul vendría a por ella.

A. Tomar. Por. Culo. Patético. Gilipollas.

_____ asintió con la cabeza y le sonrió.

—Adiós, Paul.

Sí, vete a la mierda…, Paul.

Era evidente que "Paul el Sobón" no quería irse. Quería besarla o abrazarla y despedirse mostrando cierto afecto, pero tuvo la suficiente sensatez como para no intentarlo. No he dicho que fuese estúpido, solo mi enemigo.

—Te llamaré. Me tienes que contar todo lo del Mallerton —dijo, llevándose la mano a la oreja—. Adiós, reina. —Me echó una mirada y yo se la devolví. De verdad esperaba que me pudiese leer la mente, porque tenía un montón de cosas que quería decirle y que él realmente necesitaba escuchar.

"¡Eres un cretino de mierda! Rotundamente NO la vas a llamar para hablar del Mallerton. ¡Tampoco la vas a mirar ni vas a pensar en ella! ¡¿Lo pillas?! Mi chica NO es tu «reina» ahora, ni lo será nunca en el futuro. Apártate de mi vista antes de que me vea obligado a hacer algo que me traerá un puto montón de problemas con MI chica."

Comenzamos a cruzar la calle y cuando ella abrió la boca mi corazón latía con fuerza y la ira me desbordaba.

—¿A qué demonios ha venido eso, Nick? Has sido un completo maleducado.

—Sigue andando. Lo discutiremos en casa —alcancé a decir apretando los dientes mientras cruzábamos.

Me miró con cara rara, como si me hubiese salido una segunda cabeza, y se detuvo en la acera.

—Te he hecho una pregunta. No me hables como si fuera una niña que se ha metido en un lío.

—Sube al coche —dije con brusquedad mientras intentaba contenerme para no cogerla y sentarla en el asiento, lo cual estaba a
punto de pasar aunque ella aún no lo supiera.

—Perdona, pero esto es una gilipollez. ¡Me vuelvo andando! — Se alejó de mí enfadada.

Quería explotar de lo cabreado que estaba. Le agarré la mano para que no se fuera.

—No, no te vuelves andando, _____. Sube al coche ahora mismo. Te llevo a casa —le hablé bajito y muy cerca de la cara, donde podía apreciar sus ojos furiosos fijos en los míos. Estaba tan imponente cuando se irritaba… Hacía que me dieran ganas de arrastrarla hasta la cama y hacerle cosas muy sucias durante un día y medio.

—Tú a mí no me das órdenes. ¿Por qué te comportas así?

Cerré los ojos y traté de ser paciente.

—No me estoy comportando de ninguna manera. —La gente nos estaba mirando. Lo más seguro es que también pudieran oír nuestra conversación. ¡Mierda!—. ¿Querrías por favor subir al coche, _____? —Forcé una falsa sonrisa.

—Te estás comportando como un gilipollas, Nick. Aún tengo una vida. Salgo a correr por las mañanas y puedo parar en la cafetería si me da la gana.

—No, sin mí o Neil no puedes. ¡Ahora mete tu culito yanqui en el puto coche!

Se quedó mirándome un momento y negó con la cabeza, lanzándome una mirada asesina. Levantó la barbilla con dignidad
antes de meterse en el Range Rover golpeando el suelo con los pies. Ignoré su comportamiento, pensé que estaba siendo bastante magnánimo dadas las circunstancias. Le mandé un mensaje a Neil para decirle que la tenía y la hice esperar mientras lo enviaba. Estaba encerrada dentro del coche y no podía ir a ninguna parte, al menos por el momento.

La miré. Ella me miró. Estaba enfadada conmigo. Yo estaba más que enfurecido con ella.

—Ni se te ocurra hacer eso otra vez —le dije claramente.

—¿El qué? ¿Caminar? ¿Comprar un café? —Hizo un mohín y miró por la ventanilla. Su móvil se iluminó y sonó. Me miró mientras cogía la llamada—. Sí, estoy bien, Paul. Te pido disculpas por lo que ha sucedido, pero no te preocupes. Solo ha sido la típica pequeña riña de pareja. —Incluso me dedicó una sonrisa de superioridad mientras le decía a ese chupapollas engreído que yo tenía un mal día.

Quería arrancarle el móvil de las manos y tirarlo por la ventana, y probablemente lo habría hecho si ella no lo hubiese apagado y se lo hubiese guardado en el bolsillo.

—¡Sabes lo que quiero decir, _____, y no te burles de mí con él, joder!

—¡Me has avergonzado, Nick! Paul cree que eres…

—Me importa una puta mierda lo que piense ese chupapollas. ¿Es algo tuyo?

—Es un buen tío y un amigo. —No me miró a los ojos cuando lo dijo y lo sabía. ¡Oh, joder si lo sabía!

—¿Dejaste que te follara, _____? ¿Conoce ese cuerpecito tuyo tan perfecto para el sexo? ¿Te ha tocado, te ha metido la polla?
¿Hummmm? De verdad quiero saberlo. Háblame de ti y del bueno de Paul.

—Ahora mismo eres un completo gilipollas. —Cruzó los brazos bajo el pecho y miró hacia delante a través del parabrisas—. No voy a contarte nada.

—¿¡Te lo follaste!?

Se movió en el asiento y me echó una mirada que hizo que me doliera todo.

—¿A quién te tiraste tú por última vez antes de interesarte por mí, Nick? ¿Quién fue la afortunada? ¡Sé que no debió de pasar más de una semana antes de que nos liáramos por primera vez! —Empezó a agitar las manos haciendo gestos—. ¡Lo dice el tío que cree que una semana sin sexo es mucho tiempo!

¡Mierda!

No era una idea agradable porque sabía que tenía razón. Odiaba admitirlo, pero no podía decirle el nombre de la última que había conseguido excitarme. ¿Pamela? ¿Penélope? Algo con P… Ivan lo sabría, él tenía una larga lista de amigas y nos presentó. Fruncí el ceño al darme cuenta de que no me acordaba y de que, quienquiera que fuese, no la había hecho a ella, o al polvo, más memorable que la inicial de su nombre.

Paul también empezaba por P, pensé. Aunque estaba bastante seguro de que nunca olvidaría ese nombre.

—¿Te está costando acordarte de su nombre? —preguntó _____.

Sí.

—¿De qué color tenía el pelo, eh?

Rubio rojizo natural. Hasta ahí llego.

—¿Pensabas follártela otra vez, Nick, si no me hubieses conocido? —siguió mofándose.

No contesté. Arranqué el coche y me incorporé a la carretera; solo quería llegar a casa y tal vez volver adonde habíamos estado solo hacía unas horas. Odiaba discutir con ella.

—¿Por qué te has ido? —conseguí decir por fin—. ¿Después de lo de anoche vas y me dejas plantado esta mañana?

—No te he dejado plantado, Nick. Me levanté, utilicé tu cinta de correr, me di una ducha y me apeteció un café. Vamos a esa cafetería todo el tiempo y sabía que estabas cansado de…, eh…, anoche.

Así que ella también estaba pensando en lo de anoche. Aún no sabía si eso era bueno para mí o no, pero esperaba que sí. Entré en el garaje de mi edificio y aparqué el todoterreno. Vi que seguía furiosa. Por lo visto, _____ no había terminado de echarme la bronca.

—Es algo que hago casi todas las mañanas. No estaba lloviendo y hacía un día perfecto para dar un pequeño paseo hasta la esquina. —Volvió a levantar las manos—. Había corrido en la cinta y me apetecía un café con chocolate blanco. ¿Tan malo es eso? No es que haya asaltado la Torre de Londres para mangar las joyas de la Corona o algo por el estilo.

Puse los ojos en blanco.

—Nena, ¿tienes idea de lo que ha sido para mí darme cuenta esta mañana de que no estabas? ¡Ni un mensaje, ni una nota, nada!

Echó la cabeza hacia atrás en el asiento y miró hacia arriba.

—¡Por el amor de Dios! ¡Te dejé una nota! Lo hice. La puse en mi almohada para que la vieses. Ponía: «Me voy a por café al Java. Vuelvo enseguida». Utilicé tu gimnasio y me pegué una ducha antes de irme. ¿No te dio eso una pista de lo que estaba haciendo? ¡No había nada raro, solo una mañana normal, Nick!

El tipo de normalidad que no quiero encontrarme al despertar nunca más, ¡muchas gracias!

—¡No vi tu maldita nota! ¡Te llamé y me saltó el buzón de voz! ¿Por qué no lo cogiste si solo estabas en la cola de la cafetería? — Salí y abrí su puerta con fuerza. La quería en el apartamento en privado. Estas peleas en público eran una mierda.

Ella negó con la cabeza y salió del coche.

—Estaba hablando con mi tía Marie.

Golpeé el botón del ascensor.

—¿A esas horas de la mañana? —La hice pasar al ascensor y la apoyé en una esquina, enjaulándola con mis brazos, donde podía controlarla un poco más. En aquel momento ella era una bomba de relojería. El sonido de las puertas al cerrarse y la sensación de intimidad fue lo más grato que había percibido en los últimos minutos.

—La tía Marie es madrugadora y sabe que me levanto para correr por las mañanas. —_____ me miró la boca, sus ojos se movían rápidamente mientras me leía. Yo deseaba saber lo que estaba pensando. Lo que había en su corazón. Me había acercado mucho a su cuerpo, pero no la tocaba. Solo quería asimilar el hecho de que la tenía de vuelta sana y salva.

—No vuelvas a hacer eso, _____. Lo digo en serio. Se acabó el marcharte tú sola.

Las puertas del ascensor se abrieron y ella se agachó para esquivarme y salir. La seguí por el pasillo y abrí la puerta principal de
mi apartamento. En cuanto estuvimos dentro me echó una buena bronca. Sus ojos se enardecieron y se avivaron. Estaba muy, muy cabreada, y tan preciosa que me puso duro como el acero.

—¿Así que ni siquiera puedo bajar al Java a por un café? — preguntó.

—No es eso exactamente. ¡No puedes ir sola, y sobre todo sin decírselo a nadie! —Negué con la cabeza, exasperado por lo que
había hecho, tiré las llaves y me froté el pelo—. ¿Por qué es tan difícil de comprender, joder?

Se quedó mirándome de una manera extraña, como si estuviese intentando entenderme.

—¿Por qué estás tan enfadado, Nick? Ir a por un café a plena luz del día rodeada de gente no puede haber sido tan arriesgado. — Cruzó los brazos bajo el pecho otra vez.

—¡Por lo que podía saber, habías vuelto a romper conmigo y te habías ido a tu casa! —A veces la verdad duele. ¿Había dicho eso en voz alta?

—Nick, yo no haría eso así sin más. —Me miró enfurecida—. ¿Por qué ibas a pensar que haría eso?

—¡Porque ya lo has hecho antes! —grité. Ahí estaba esa maldita verdad otra vez, abriéndose paso y aprovechándose de mis
inseguridades.

—¡Que te jodan! —dijo entre dientes mientras se daba la vuelta a toda prisa y huía al dormitorio, dando un portazo al entrar.

Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 8th 2013, 20:24

Necesito massss
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 8th 2013, 20:28

como diria mis amigas
las cosas ya se jodieron
demonios
ahora si se enojo
y solo x un momento de inseguridad de nick
y sus tontos celos
dios
esto se va a poner pesado
siguela
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 9th 2013, 23:21

aaaaaaaah nooooooo por queeeeeee
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 10th 2013, 15:56

ALL IN

Capitulo 22


Me cago en la leche, cuánta falta le hacía un buen polvo. Se me ocurrieron algunas cosas que la harían callar. Sería de esperar que después de lo de anoche se hubiese despertado tranquila y dócil como un gatito adormilado. No tuve esa suerte. Tenía entre manos a un gato salvaje y cabreado.

Me di cuenta de que me había dejado el café que me había comprado en el posavasos de mi coche. Que le den al maldito café,
necesitaba una botella de Van Gogh y como una docena de cigarrillos. También necesitaba una ducha y dejarle unas cuantas cosas claras a mi chica, que cada vez me desesperaba más. Dios, era muy difícil cuando se ponía así, por lo que primero me daría una ducha y luego quizá podría sentarme con ella y hacer un intento de razonamiento lógico. Di la vuelta para entrar en el baño en lugar de ir a través del dormitorio porque me imaginé que se estaría cambiando para irse a trabajar y pensé que apreciaría algo de intimidad teniendo en cuenta que me acababa de mandar a la mierda. Me deshice de los zapatos y la camiseta y entré.

Entonces tuve que recoger mis globos oculares del suelo porque se me habían salido de las órbitas y estaban rodando frente a mí. _____ se hallaba allí medio desnuda con una lencería realmente sexy, maquillándose, o peinándose, o yo qué sé.
Se giró y me echó una mirada que dejó claro lo enfadada que estaba todavía.

—He encontrado la nota que te dejé. —Cogió un trozo de papel del tocador—. Estaba debajo de las sábanas, donde tú la has metido. —Sonrió con superioridad, dejó caer el papel y luego se volvió a girar hacia el espejo, enseñándome su precioso trasero con unas sensuales bragas de encaje negro que me hicieron estar seguro de que mis nervios ópticos habían salido disparados. Pensé en su culo y en lo de anoche. En lo que habíamos hecho y en lo que no habíamos hecho…

Sus ojos pillaron a los míos en el espejo justo antes de bajar la mirada, y su cara y su cuello se pusieron rojos, hasta llegar a la altura de sus pechos, ocultos bajo ese sujetador de encaje negro que tan celoso me ponía.

Esa es mi chica. Ella también se estaba acordando. Algunas cosas entre nosotros podían ir fatal ahora mismo, pero el apartado del sexo lo teníamos controlado.

—Todavía tenemos mucho que discutir sobre cómo funciona la seguridad en lo que a ti respecta. —Di un paso detrás de ella, llevé la mano a su pelo y agarré un mechón. Inhaló profundamente y me miró furiosa a los ojos en el espejo—. Y te has metido en un buen lío. —Le incliné la cabeza a un lado y le descubrí el cuello para poder hacerme con él.

—Ahhhh. —Empezó a respirar más fuerte—. ¿Qué estás haciendo?

Bajé a su cuello y arrastré los labios por esa esbelta curva, dándole mordisquitos. Mordí lo justo para que emitiera algunos
sonidos. Olía tan bien que el aroma me intoxicó hasta tal punto que no iba a poder mantener el control por mucho tiempo.

—Yo no. Tú vas a ser la que me lo diga. Tú me vas a decir qué hacer, nena. ¿Qué te hago primero? —Dejé una mano posada en su cabello y le puse la otra en su vientre plano y la deslicé, apretando fuerte mientras bajaba por el interior del fino encaje. Ella se retorció pero la sostuve con firmeza y mi dedo corazón avanzó justo entre sus pliegues y sobre su clítoris—. ¿Te gusta? —Moví el dedo una y otra vez, lubricándola, poniéndola a tono y mojada para mí, pero sin penetrar. Tendría que currárselo.

—Oh, Dios —gimió.

Le tiré un poco del pelo.

—Respuesta incorrecta, preciosa mía. Aún no me has dicho qué debo hacerte. Ahora dime: «Nick, quiero que…». —Aparté la mano de entre sus piernas y me llevé a la boca el dedo que había estado deslizándose por su sexo. Lo chupé hasta dejarlo limpio con mucha maestría—. Mmmmm, como miel de especias. —Volví a mordisquearle el cuello.

Se mostraba frustrada y excitada y necesitada, y yo estaba disfrutando al castigarla por lo que había hecho. Se inclinó hacia mí y restregó las nalgas contra mi verga. Retiré las caderas y me reí en voz baja por el sonido de sus protestas cuando lo hice.

—Nick…

Chasqueé la lengua en su cuello y le volví a tirar del pelo.

—Hoy estás muy desobediente. Aún estoy esperando, nena. Dime lo que quieres de mí. —Le puse la mano que tenía libre en el
culo y le agarré la nalga con fuerza—. Tú has empezado este jueguecito y lo sabes de sobra, así que dime lo que quieres que te
haga. —Jadeó cuando le metí los dedos e intentó volver a restregarse contra mi pene—. No, no lo vas a conseguir hasta que me lo pidas de buenas maneras. —Eché la mano hacia atrás y se la coloqué en el culo dándole un azote. Ella gritó y se puso tensa de puntillas, arqueándose como la preciosa diosa que era.

—Nick, quiero que… —Se ablandó y trató de girar la cabeza contra mi pecho.

—Mmmmm, así que te gusta que te den azotes en tu precioso culo, ¿no? ¿Te doy otra vez? —Le susurré justo en la oreja—. Te lo merecías, nena. Sabes que te lo merecías, y aún no has hecho lo que te he pedido, eres muy mala. Dime lo que voy a hacerte contra el lavabo.

Soltó un grito precioso y sumiso que hizo que se me acelerara el corazón y que mi polla estuviese a punto de explotar.

—¡Dímelo! —Le di otro azote en el culo y aguanté la respiración mientras esperaba su respuesta.

—¡Ahhh! —Se elevó formando un elegante arco y abrió la boca para emitir un grito ahogado. Sabía que había ganado, sabía que me lo diría y nunca había sentido nada igual cuando dijo las palabras mágicas—: ¡Nick, me vas a follar contra el lavabo!

—Inclínate y apóyate en el borde. —Le ordené, mientras me apartaba de ella para esperar a que me obedeciera.

Temblaba un poco pero se puso en la posición tal como le dije, y parecía tan excitada que resultaba casi imposible hacerme a la idea de esta locura en la que estábamos inmersos, pero, joder, era demasiado bueno para parar.
Metí los dedos por debajo del elástico de ese pequeño trozo de encaje negro y lo hice trizas, abriéndole las piernas mientras ella se lo quitaba. Podía oler su excitación, sus ganas de mí, de lo que solo yo podía darle. Tiré de la cinturilla de mis pantalones de chándal y me saqué la polla con la mano. La deslicé por su hendidura mojada y le froté el clítoris, pero todavía sin penetración.

—¿Es esto lo que querías, amor mío?

_____ movió su sexo sobre la punta de mi verga e intentó hundirse hasta el final. Le di puntos por el esfuerzo, pero yo era el que estaba al mando y aún necesitaba algo más de ella. Mi chica tenía un poco más de trabajo que hacer antes de conseguir su recompensa. Volví a su cabello y agarré otro mechón, mientras le estiraba el cuello hacia atrás con elegancia.

—Responde a mi pregunta, nena —dije bajito. Su preciosa garganta se movía al tragar mientras nos mirábamos el uno al otro en el espejo. Tirarle del pelo era algo que le gustaba. Nunca tiré tan fuerte como para hacerle daño, solo para maniobrar con su cuerpo y tener el control durante el sexo. La volvía loca, y si no se excitaba con eso nunca lo haría. Lo importante era satisfacer a mi chica.

—Sí, quiero tu polla, Nick. ¡Quiero que me folles y que hagas que me corra! ¡Por favor! —Estaba temblando contra mi cuerpo, a
punto de estallar de la excitación. Me reí y le lamí el cuello, que estaba estirado para mí.

—Buena chica. ¿Y cuál es la verdad, nena? —Le froté el clítoris un poco más y esperé, disfrutando del sabor de su piel y del olor a excitación que desprendía.

—La verdad es… ¡que soy tuya, Nick! ¡Ahora, por favor! — suplicó, y mi corazón casi explota al escuchar esas palabras.
Perfección absoluta.

—Sí que lo eres, y es mi intención, nena. Me complace complacerte. —Coloqué la punta y la embestí lo más profundo que
pude. Los dos soltamos un grito cuando nuestros cuerpos se fundieron en uno.

Sostuve su sedoso cabello mientras me la follaba para poder ver sus preciosos ojos a través del espejo. Así soy. No sé por qué, pero con _____ necesito sus ojos cuando follamos. Quiero mirarlos y ver cada sensación, cada embestida y movimiento de nuestros sexos al unirse, llevándonos hacia el clímax, hasta que nos perdemos en una sensación que solo podemos experimentar cuando estamos el uno con el otro.
Hay una verdad en mirar a los ojos a tu amante cuando te corres, y sumergirme en los ojos de _____ cuando eso tenía lugar me proporcionaba una conexión tan poderosa, me unía a ella de una forma que significaba que lo nuestro era serio y verdadero. De hecho, la intensidad de lo que había entre nosotros me daba miedo. Me hacía extremadamente vulnerable, pero ahora era demasiado tarde. Ya había sucumbido.

Sus músculos internos se contrajeron durante el orgasmo, al tiempo que gritaba mi nombre y se estremecía. Continué moviéndome con fuerza en sus profundidades, sintiendo cómo su sexo se aferraba a mí mientras la ahondaba con mi verga. Me gustaba tanto sentirla convulsionarse en mí que hacía que me ardieran los ojos.

Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 10th 2013, 18:35

aaaaaaaaaaaaaaaah me encanto me encanto
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 10th 2013, 19:09

bueno al menos no les duro tanto el enojo
siguela
me encantan esos dos
son geniales
se pelean y terminan juntos
Enamorada
son una pareja hermosa
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 10th 2013, 23:45

OH POR FAVOR!!!!
No puede ser que la hayas dejado ahí... Crying or Very sad 
Tienes que seguirla en cuanto puedas... Twisted Evil 
Por que esta nove...
Me encanta
Me encanta
Me encanta!!!!Very Happy 
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 11th 2013, 13:07

aaaaaaaaaaaaaaaaah siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 11th 2013, 17:58

ALL IN

Capitulo 23


El cuerpo de ____ estaba hecho para el acto sexual, pero lo que importaba era ella. Era ella a quien quería. En los segundos justo antes de que yo alcanzara el orgasmo, embestí dentro de ella lo más profundo que pude y llevé los dientes a su hombro. Ella gritó y yo escuché su gemido, pero no sabía si era de dolor o de placer. No era mi intención hacerle daño, pero estaba a punto de perder la cabeza en ese instante, solo quería aferrarme a ella, tenerla conmigo, llenarla con mi esencia, hacerla mía.
Mientras el líquido se derramaba dentro de ella, le dije otra vez:

—Te… amo…

La miré a los ojos en el espejo cuando lo dije. No íbamos a llegar al trabajo a tiempo ni por asomo. No importaba. Algunas cosas eran más importantes. Los dos estábamos agotados por el sexo y apenas podíamos mantenernos en pie después, así que la cogí y la metí en la ducha conmigo. Le lavé todo el cuerpo y dejé que me lavara. No hablamos. Solo nos miramos y nos
tocamos y nos besamos pensativos. Después de la ducha la envolví en una toalla y la llevé de vuelta a la cama; solo entonces, con ella estirada junto a mí toda suave y serena, hablamos sobre algunas cosas.

—No es seguro que salgas sola. Ya no puedes hacerlo. No sabemos lo que está pasando y no te voy a poner en peligro —hablé
en voz baja pero con firmeza, no iba a cambiar de opinión sobre este tema y lo tenía que decir—. Punto y final.

—¿De verdad? ¿Tan grave es? —Parecía sorprendida, y a continuación esa mirada temerosa que ya había visto antes apareció
en su cara.

—No se sabe lo que está pasando en el bando de Oakley o en el de su oponente. Tenemos que suponer que Oakley te tiene vigilada, ____. Sabe dónde has estado estos años, dónde trabajas, dónde vives y probablemente también quiénes son tus amigos. Necesito hablar con Gabrielle y Clarkson pronto. Deben saber qué hacer en el caso de que se pongan en contacto con ellos por su relación contigo. Tus amigos lo saben todo, ¿verdad?

Ella asintió con la cabeza con tristeza.

—Es que no entiendo por qué alguien querría hacerme daño. Yo no he hecho nada, y desde luego que no quiero sacar a la luz el pasado. ¡Solo deseo olvidar lo que pasó! ¿Yo qué culpa tengo?

La besé en la frente y le acaricié la barbilla con el pulgar.

—Nada de esto es culpa tuya. Solo vamos a tener cuidado mucho, mucho cuidado —dije mientras la besaba en los labios tres
veces seguidas.

—No quiero nada del senador Oakley —susurró.

—Eso es porque no eres una oportunista. La mayoría de la gente se aprovecharía de su dinero para guardar silencio. Tú no has
hecho eso y están atentos por si lo haces. Y estoy seguro de que están vigilando para ver si los enemigos de Oakley intentan localizarte. Y, con sinceridad, sus enemigos políticos son los que más me preocupan. El vídeo y el hecho de que Oakley sepa de su existencia lo convierten en culpable, en resumidas cuentas. Su hijo y sus amigos eran mayores de edad y cometieron un delito, y él lo tapó. Para los oponentes de Oakley esta información sería un tesoro político. Por no hablar de una noticia realmente sórdida que vendería muchísimos periódicos.

—Oh, Dios… —Se dio la vuelta y se puso boca arriba, tapándose los ojos con el brazo.

—Pero oye. —Tiré de ella para que me mirase—. No va a pasar nada, ¿vale? Voy a asegurarme de que te dejan en paz por muchas razones. La primera, porque es mi trabajo, y la segunda, porque eres mi chica. —Le sujeté la cara y me acerqué a ella—. Eso no ha cambiado para ti, ¿verdad? —No quería soltarla porque necesitaba una confirmación. Tenía que saberlo—. Lo de anoche fue… jodido…

—Mis sentimientos no han cambiado —me interrumpió—, sigo siendo tu chica, Nick. Lo de anoche no ha cambiado nada. Tienes tu lado oscuro y yo tengo el mío. Lo entiendo.

La tapé con la colcha y la besé despacio y con cuidado, haciéndole saber lo mucho que necesitaba escuchar esas palabras. Aun así, quería más de ella. Siempre más. ¿Cómo era posible que nunca tuviera suficiente cuando era tan dulce y hermosa y encantadora?

—Siento lo de esta mañana —dijo, y trazó mi labio inferior con el dedo—. Te prometí que nunca te volvería a abandonar así, y lo decía en serio. También me entristece que pensaras que soy capaz de hacerlo. Me asusté cuando te despertaste de tu pesadilla,Nick. Odio verte sufrir así.

Le besé el dedo.

—Mi parte egoísta se alegró de que estuvieras aquí. Verte fue un gran alivio, ni siquiera puedo expresar lo que sentí cuando te vi a salvo a mi lado. Pero la otra parte de mí odia que fueses testigo de mi pesadilla. —Negué con la cabeza—. Odio que me hayas visto así, _____.

—Tú me has visto después de una pesadilla y eso no ha cambiado tus sentimientos —dijo ella.

—No.

—Entonces ¿por qué iba a ser diferente para mí,Nick? Además, tú no quieres compartirlo conmigo…, no te abres a mí. —
Sonaba dolida otra vez.

—No, no sé…, lo intentaré, ¿vale? No he hablado con nadie de lo que me pasó. No sé si puedo… y no sé si quiero someterte a que conozcas ese lado tan oscuro. No quiero que entres en ese lugar, ____.

—Oh, cariño. —Me pasó los dedos por la sien y me miró a los ojos—. Pero yo iría ahí por ti. —Me examinó—. Quiero ser lo
suficientemente importante como para que me cuentes tus secretos, y tú también me tienes que dejar. Sé escuchar. ¿Qué era ese sueño?

Quería intentar ser normal, pero no sabía si podía. Supongo que era algo a lo que iba a tener que enfrentarme si quería conservarla. _____ era testaruda y una parte de mí sabía que no lo dejaría estar aunque dijera que no quería hablar de ello.

—Eres muy importante para mí, ____. Tú eres lo único que importa.

Tracé la línea del nacimiento de su cabello con el dedo y la besé otra vez, adentrándome con la lengua, saboreando su dulce sabor y disfrutando de su suave respuesta. Pero el beso tenía que terminar en algún momento y ahí estaba todavía el monstruo al que me tenía que enfrentar.

Me armé de valor de alguna forma, respiré hondo, me aparté y me puse boca arriba mirando al tragaluz. El día se había vuelto tan gris como mi estado de ánimo y parecía que la lluvia era inminente. Justo en sintonía con cómo tenía la cabeza, en una nebulosa. _____ se quedó de lado, a la espera de que yo dijese algo.

—Siento lo de anoche y cómo me porté contigo después. Fui muy autoritario y me pasé de la raya —hablé más bajito—. ¿Me
perdonas?

—Claro que sí, Nick. Pero quiero entender por qué. —Extendió la mano y la dejó apoyada sobre mi corazón.

—Esa pesadilla se remontaba a un tiempo en el que estuve en las Fuerzas Especiales. A mi equipo le tendieron una emboscada,
mataron a la mayoría de ellos. Yo era el oficial superior y se me encasquilló el arma. Me apresaron… Los afganos me estuvieron
interrogando durante veintidós días.

Ella inhaló con brusquedad.

—¿Es así como te hiciste las cicatrices de la espalda? ¿Te lo hicieron ellos? —habló en voz baja pero pude percibir la preocupación en sus palabras.

—Sí. Me destrozaron la espalda a base de palizas con cuerdas… y otras cosas.

Me agarró un poco más fuerte y tragué saliva, al tiempo que sentía cómo aumentaba la ansiedad. Sin embargo continué, me sentía mal por no decirle la verdad pero no era capaz de explicarle que mis peores cicatrices no eran las de la espalda.

—Soñé con algo que…, que pasó…, y fue una vez en que pensé que iba a… —paré. Me costaba tanto respirar que no fui capaz de decir nada más. No podía sacar el tema. No con ella.

—El corazón te late con mucha fuerza. —Llevó los labios sobre ese músculo que bombeaba mi sangre y lo besó. Le puse la palma de la mano en la nuca y la mantuve ahí, mientras le acariciaba el pelo una y otra vez—. No pasa nada, Nick, no tienes que decir nada más hasta que sientas que puedes hacerlo. Yo estaré ahí. —Su voz tenía ese tono entristecido otra vez—. No quiero que sufras más por mi culpa.

Le acaricié la mejilla con el dorso del dedo.

—¿Eres de verdad? —susurré. Sus ojos brillaron y asintió con la cabeza—. Cuando me desperté esta mañana y no estabas, pensé que a lo mejor me habías dejado por lo de anoche y perdí la cabeza. _____…, ahora no puedo estar sin ti. Lo sabes, ¿verdad? No puedo hacerlo. —Le acaricié la rojez de su hombro, consecuencia del mordisco que le había pegado cuando estaba en mitad de ese orgasmo volcánico en el lavabo—. Te he dejado marcada. Siento esto también. —Pasé la lengua por la rojez.
Ella tembló contra mi boca.

—Escucha. —Me cogió la cara—. Te amo, y quiero estar contigo. Sé que no lo digo todo el tiempo, pero eso no significa que lo
sienta menos.Nick, si no quisiera estar contigo, o no pudiera estar contigo, no estaría…, y tú lo sabrías.

Exhalé tan aliviado que tardé un minuto en recuperar la voz.

—Dilo otra vez.

—Te amo, Nick Jonas.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 11th 2013, 19:21

woooo
ya se lo dijo
q lindo
y en cuanto lo q le paso
a el
q horror
22 dias con afganos
con torturas
dios bendito...
siguela
Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 11th 2013, 20:16

Me enamore
Siguela
Necesito mas caps
Saber que le paso a mi bebe
Porfa no me dejes asi
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 12th 2013, 01:43

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah me enamore de los caps
enserio siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 12th 2013, 15:25

ALL IN

Maratón

Capitulo 24 Parte 1


Almuerzo en Gladstone’s e Ivan llegaba tarde. No sé para qué me molesto en intentar ser puntual con mi primo cuando él desde luego no lo es. Miré el reloj y eché una ojeada alrededor de la sala. Este lugar que en el siglo pasado fue un club de caballeros había resucitado con mantelerías blancas, mucho cristal y maderas claras, y ya no se parecía nada al enclave social exclusivo para hombres destinado a los londinenses privilegiados de hace cien años. Bueno, Ivan habría encajado allí a la perfección. Mi primo era un lord de la realeza, aunque odiara que se lo recordaran y desde luego no actuara como tal. Ninguno de nosotros podía evitar haber nacido de una manera determinada e Ivan no podía controlar que su padre hubiese sido el anterior barón de Rothvale, igual que yo no podía cambiar el hecho de que mi padre condujese un taxi londinense. De todas formas, nos unían cosas mucho más importantes que el dinero. ¿A quién intentaba engañar? Ivan podía tirarse de un puente si quería, yo tenía frente a mí en la mesa a dos mujeres preciosas y felices, mi chica y su mejor amiga.

—Señoritas, parece que las compras os han sentado muy bien. —Les serví a las dos de la botella de Riesling que había pedido.
_____ y Gabrielle sonrieron de oreja a oreja y se miraron con complicidad; obviamente compartían secretos femeninos que yo solo podría intentar adivinar. Habían salido a comprarse un vestido cuando recibí un mensaje de _____ en el que me preguntaba qué iba a hacer para almorzar. Como solo se encontraban a unas cuantas manzanas de Gladstone’s, les dije que se unieran a mi almuerzo con Ivan. Quería presentárselo a _____ de todas formas, ya que esperaba que con su
influencia pudiese interceder por ella en la Galería Nacional. Qué demonios, no soy demasiado orgulloso para pedir un favor. Además, para él no era un problema. El tío estaba en la junta de uno de los museos de arte más prestigiosos del mundo y no le podría importar menos aunque quisiera. De hecho, estoy seguro de que Ivan dimitiría si pudiera hacerlo.

—Pues sí, Nick. _____ se ha comprado un vestido vintage fabuloso para la Gala Mallerton. Ya lo verás —me advirtió Gabrielle.
Hice una mueca.

—Entonces me estás diciendo que estará aún más guapa que de costumbre. —Observé a _____ y vi cómo se ruborizaba y luego volví a mirar a Gabrielle—. Justo lo que necesito, más admiradores que la persigan. Pensaba que podía confiar en ti, Gabrielle, para que me ayudaras un poquito —imploré—. ¿Por qué no la has llevado a algún sitio donde vendan albornoces feos? —Mis palabras eran en broma pero en el fondo lo decía muy en serio. Odiaba cuando los hombres miraban a _____ como si estuviesen imaginándosela desnuda.

Gabrielle se encogió de hombros.

—La tía Marie nos habló de la tienda. A esa mujer se le da muy bien todo lo único y lo raro. El local es una auténtica joya vintage, escondido en un tranquilo rincón de Knightsbridge. Estoy segura de que volveré. —Me dedicó una sonrisita de satisfacción—. De todas formas, a ti te hace falta competencia, Nick , te vendrá bien. —Dio un sorbo a su vino y dirigió su atención hacia los mensajes del móvil.

—No es cierto. Bastante mal lo estoy pasando ya, ¡muchas gracias! —Le cogí la mano a _____ y la besé—. Me alegro de que
hayas venido a comer.

Ella solo me sonrió, sin decir nada, de esa forma suya tan misteriosa. Deseé que estuviésemos solos. Por lo que se veía, Gabrielle era su amiga del alma, y protegía a ____ por encima de todo. Nuestro entendimiento funcionaba siempre y cuando ella me viese como un amigo y no como un enemigo, y hasta ahora había pasado la prueba. También resultaba guapa a su manera, pero no era mi tipo de mujer. Su pelo largo castaño, con ligeros destellos de un rojo oscuro, combinado con unos ojos muy verdes, era impresionante. También poseía una bonita figura y aunque no fuese mi tipo tenía ojos en la cara y no estaba muerto. El color de sus ojos me recordaba a los de Ivan. El mismo verde. Me preguntaba qué pensaría de ella cuando la viera, con lo mujeriego que era. Apuesto a que le gustaría mucho. Tuve que aguantarme la risa. Gabrielle seguramente le mandaría al carajo y él se relamería y le pediría que lo acompañara sin inmutarse. Sería la monda, si es que se dignaba a aparecer.

La compañera de piso de _____ era otra americana que vivía en Londres, estudiaba arte en la universidad y se abría camino… lejos de casa. Aunque su padre era ciudadano británico. Policía Metropolitana de Londres, un tal Robert Hargreave, inspector jefe de la Nueva Scotland Yard. Lo había buscado, y todo indicaba que se trataba de un detective formal y respetado en las fuerzas de seguridad. Suponía que debía organizar una reunión con él en algún momento. Aunque las cosas habían estado muy tranquilas en lo que respectaba al senador Oakley. El que no hubiese noticias era una buena noticia…, o eso esperaba.

—¿De qué color es el increíble vestido que me volverá loco de celos cuando los hombres babeen al verte con él? —le pregunté a
_____.

—Es violeta. —Sonrió otra vez—. Quedamos allí con la tía Marie y nos lo pasamos muy bien con ella. Realmente tiene muy buen ojo para la moda.

—Deberíais haberla traído a almorzar con vosotras.

—Me habría encantado que viniera con nosotras, pero se tenía que ir a un almuerzo de mujeres de su club de lectura. Me pidió que te dijese lo mucho que desea conocerte. —____ se ruborizó otra vez, como si la idea de que nuestra gente se conociese le diera vergüenza. Había en ella una timidez encantadora en público que no mantenía en el dormitorio conmigo. No. Mi chica no era tímida conmigo, y todo iba bien. Pensé en cuántas horas quedaban hasta esa noche, cuando podría volver a tenerla en mi habitación y ella me podría enseñar un poco más de su lado no tímido.

Habíamos estado arrasando las sábanas últimamente…, y las paredes de la ducha…, la mesa de mi despacho…, la alfombra frente a la chimenea…, la tumbona de la terraza, e incluso el gimnasio. Me moví en la silla y recordé aquel entrenamiento matinal con mucho cariño. No sabía lo divertido que podía ser un banco de pesas con _____ desnuda y deslizándose arriba y abajo de mi…

—Te encantará Marie, Nick —dijo Gabrielle distraída mientras seguía leyendo sus mensajes e interrumpiendo mis pensamientos
eróticos. Necesitaba recolocarme el paquete, pero en vez de eso forcé una sonrisa para ellas dos.

Aún tenía que conocer a la adorada tía Marie, pero eso iba a tener lugar muy pronto. Habíamos decidido que era hora de presentar a las familias en una cena en mi casa. Mi padre, la tía de_____, Gabrielle, Clarkson, Neil y Elaina componían la corta lista. Lo habíamos hablado y creíamos que ya era hora de compartir con todos ellos lo que nos estaba sucediendo y las posibles amenazas hacia _____. Todos eran muy importantes y necesitaban saber lo que había en juego. _____ era demasiado importante para arriesgarme a estas alturas, y todos los involucrados ya conocían su pasado de todas formas.

—Bueno, estoy deseando conocerla. Parece que tiene predilección por ti. —Volví a mirar el reloj—. No me puedo creer lo que ha hecho Ivan, mira que no presentarse… Qué maleducado.

—¿Por qué no lo llamas? —sugirió _____.

—Eso sería una pérdida de tiempo. Nunca contesta al móvil. Dudo que ni siquiera encienda el maldito aparato —contesté
fríamente.

—¡Oh, mierda! —Gabrielle levantó la vista de sus mensajes—. Voy a tener que irme a la universidad. Problemas con un cuadro. Ha habido un accidente y un disolvente ha caído encima de uno de los raros, no te lo pierdas, _____, de Abigail Wainwright. —Gabrielle parecía estar absolutamente horrorizada y se levantó de manera brusca mientras cogía sus bolsas—. No es una buena combinación.

—No, para nada —convino _____ mientras negaba con la cabeza—, el disolvente corroerá el lienzo si no lo neutralizan…

Intenté seguir el ritmo de los tecnicismos de arte de los que hablaban pero no era fácil para mí. Creo que de artístico no tengo
nada. Aunque sé apreciarlo. En mi opinión el retrato de _____ era el arquetipo de arte.

—¿Quieres ir en coche? Neil puede llevarte si quieres —le ofrecí.

—No, da igual. Cogeré un taxi, será más rápido. Tengo que irme ya, pero gracias. Nos vemos mañana por la noche en tu casa, Nick. Disfrutad del almuerzo los dos.
—Ya me contarás cómo queda —le dijo ____—. ¡Si alguien puede arreglar el estropicio eres tú, Gaby!

Gabrielle abrazó a_____, dijo adiós con la mano, se marchó y su figura alta y voluptuosa atrajo muchas miradas masculinas mientras salía de Gladstone’s.

Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 12th 2013, 15:35

ALL IN

Maratón

Capitulo 24 Parte 2


Le sonreí a _____ y le cogí las manos.

—Así que te tengo para mí solo en el almuerzo después de todo. —El resto lo susurré—: Qué pena que estemos en público.

—Lo sé. Nunca podemos hacer esto. —Me apretó las manos un poquito—. Estás teniendo tanto trabajo últimamente…, y no quiero ni imaginarme cómo será durante las Olimpiadas. Dios, es descomunal, Nick. Toda esa gente… —Sonrió de oreja a oreja—. ¡Guillermo y Kate!

Asentí con la cabeza.

—Estarán allí para los Juegos. El príncipe Harry también. Es muy divertido.

—¿Lo conoces? —preguntó con incredulidad.

Volví a asentir.

—Puedo intentar presentártelo si quieres…, a no ser que te gusten los príncipes pelirrojos.

—Nunca —me dijo con ojos seductores—. Yo tengo debilidad por los tíos que trabajan en seguridad con el pelo oscuro.

¿Quién había encendido los altos hornos? Incluso miré alrededor buscando una salida. Si había una puerta con el cartel de «privado», juro que tendría a ____ tras ella y desnuda en dos segundos exactos.

—Es usted muy cruel, señorita __(TA).

Parecía satisfecha consigo misma sentada ahí frente a mí en el restaurante. Tan satisfecha, de hecho, que me hizo pensar con cariño en los azotes que le di contra el lavabo. Dios, qué sexy estaba, inclinada y apoyada y haciéndome perder la cabeza…

—Volviendo a tu trabajo. ¡Vas a llevar la seguridad VIP de las malditas Olimpiadas,Nick! —Su entusiasmo me sacó de mis
pensamientos. Lo que era de agradecer en ese instante.

—Bueno, no me quejo, es bueno para el negocio, pero podría pasar sin el estrés. Solo quiero que no haya problemas. Sin complots ni locos con intereses personales en sus causas de mierda, sin bombas, ni escándalos, y entonces podré respirar tranquilo. Los clientes contentos y seguros y yo estaré satisfecho. —Alcancé mi vino

—. Vamos a pedir, no creo que Ivan vaya a aparecer…, ¡siempre tarde
para todo! —refunfuñé mientras abría la carta.

_____ me dijo lo que quería por si aparecía el camarero y se fue al servicio. La observé mientras se alejaba, y las miradas que
atraía de los demás también. Suspiré. Por muy discreta que fuese, aún tenía algo que hacía que a la gente le llamara la atención. Algo sin lo que yo podría vivir, eso seguro, pero entendía que era parte del trato con ella. Los hombres siempre la mirarían. Y la desearían. Y tratarían de llevársela.
Mi trabajo estaba siendo una auténtica locura, y cuanto más atareado me encontraba, más me concentraba en los asuntos que me ocupaban y menos atento estaba de su seguridad. Las últimas dos semanas habían sido muy buenas para _____ y para mí, y para nuestra relación, pero no exentas de preocupaciones. Las preocupaciones nunca desaparecerían. Llevaba el tiempo suficiente en el negocio de la seguridad como para saber que cuando las cosas parecen estar más en orden no es el momento de bajar la guardia. Ella todavía era muy vulnerable y la idea me preocupaba sobremanera.

—Lo siento, Nick. Perdí la noción del tiempo y esas cosas — interrumpió Ivan, y se dejó caer frente a mí.

—Muy amable por tu parte aparecer. Cuando fuiste tú el que quiso quedar, debo añadir. Y no te sientes ahí, _____ ha venido
conmigo. —Señalé la silla de al lado—. Volverá en un momento.

Ivan se cambió a la otra silla.

—Se me presentó una cosa y me distrajeron.

—Sí —resoplé—. Tu polla se distrajo. ¿Con quién estabas en la cama esta vez?

—Vete a la mierda, no ha sido eso. Los malditos reporteros me persiguen… Oye, necesito algo más fuerte que eso. —Miró el vino de arriba abajo y le hizo un gesto al camarero con una expresión donde se vislumbraba un atisbo de dolor, pero enseguida lo escondió y lo alejó de los ojos entrometidos de la gente. Lo dejé estar. Mi primo tenía sus fallos pero todo el mundo los tiene. Tampoco significaba que se mereciese lo que le había tocado. Sí, Ivan estaba igual de jodido que el resto de nosotros.

_____ volvió a la mesa un poco después con una expresión indescifrable, pero si tuviera que adivinar diría que tenía algo en la
cabeza. Me preguntaba qué era.

Me levanté y fui a cogerle la mano, dándole una patada a la pata de la silla de Ivan para ayudarle a que levantara el culo. Él saltó y puso los ojos como platos cuando la vio. Deseé haberle dado una patada en la pierna en vez de en la silla.

—____, mi primo, Ivan Everly. Ivan, ____ ____, mi preciosa, y debería añadir, no disponible, novia.

—Enchanté, ____. —Le dio la mano y le ofreció un beso que apenas se podría describir como neutral a mi modo de ver, pero ¿de verdad esperaba otra cosa de él?

Estúpida pregunta retórica.

Ella sonrió preciosa como siempre y saludó a Ivan educadamente mientras yo la ayudaba a sentarse, y a continuación me senté yo. Ivan se quedó allí de pie como un imbécil.

—Ya te puedes sentar, primo. Y vuelve a meterte la lengua en la boca —dije.

—Bueno, _____, pensaba preguntarte cómo te las arreglaste para enganchar a Nick, pero ahora que por fin te he conocido, creo que la pregunta es para él. —Se dirigió a mí haciendo un numerito—. ¿Cómo diablos has capturado a una criatura tan exquisita como esta, Nick? Es decir, ¡mírala! ¿Y tú? Bueno, tú eres tan aburrido y gruñón todo el tiempo... —Volvió a centrarse en ____ —. Querida, ¿qué ves en él? —Puso cara de falso interés y apoyó la barbilla en la mano.

—¡Dios, qué idiota eres, Ivan!

____ se rio e hizo un comentario sobre el empeño que había puesto en conseguir una cita con ella.

—Fue muy perseverante, Ivan. Nick nunca se rindió conmigo, y al final fui a esa cita. —Dio un sorbo al vino y me guiñó el ojo—.
Vosotros dos sois muy diferentes. ¿Habéis estado siempre tan unidos? —preguntó____.

—Sí. —Los dos contestamos al mismo tiempo. Ivan y yo nos miramos a los ojos y nos entendimos al instante, pero volvimos a la normalidad al segundo siguiente. Esa conversación era para otro momento. Ahora estábamos socializando.

—¡Tan unidos que casi le mato! —Le sonreí a ____ con superioridad—. No, en serio, le dejo vivir y tolero sus incordios, que
son muchos, y a Ivan no le queda más remedio que estarme agradecido, ¿verdad, Ivan?

—Supongo…, es mejor que quererme muerto —contestó.

____ se rio.

—¿Quién te quiere muerto, Ivan?

—¡Mucha gente! —Ivan y yo volvimos a hablar al mismo tiempo. Los dos nos reímos de lo perpleja que estaba ____ y entonces
el camarero apareció para hacer su trabajo, de modo que transcurrieron unos minutos hasta que pude explicarle lo ecléctico que era mi primo.

—Hummmm, ¿por dónde empiezo? —Hice una pausa para darle efecto—. Nuestras madres eran hermanas y hemos estado cerca el uno del otro desde… siempre. Aunque sin los lazos de sangre dudo que nos hubiésemos conocido nunca. Ivan es famoso, ya sabes. Porque es de la aristocracia y porque es una estrella de la Federación Internacional de Tiro con Arco. —Ivan me miró con el ceño fruncido—. ____, estás delante de lord Rothvale, decimotercer barón o algo parecido, o lord Ivan, como lo llaman sus compatriotas deportivos. — Hice un gesto con florituras—. En carne y hueso.

Ahora le tocaba a _____estar impactada.

Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 12th 2013, 15:49

ALL IN

Maratón

Capitulo 24 Parte 3


—Rothvale…, ¿como la galería donde conservo cuadros?

—Bueno, sí. Le pusieron el nombre del padre de mi tatarabuelo, pero no tengo ninguna conexión con la Galería Rothvale —dijo Ivan.

—Pero sí con la Nacional —le recordé.

_____ me miró incrédula y luego volvió a dirigir la vista a Ivan.

—¿Estás en la junta directiva de la Galería Nacional, Ivan?

Él soltó un fuerte suspiro.

—Bueno, sí, querida, pero no es por elección propia. He heredado el nombramiento y no consigo deshacerme de él. Me temo
que mis conocimientos son bastante flojos. No como tú, una experta en restaurar cuadros, según me ha contado Nick.

—Me encanta lo que hago. Ahora mismo estoy trabajando en el Mallerton más hermoso que existe. —____ me miró y extendió el brazo para cogerme la mano—. Nick me ayudó a resolver el misterio del título del libro que tenía en la mano la mujer del cuadro.

—Es realmente brillante, Ivan. —Le di la razón a _____ con la cabeza y le acaricié la mano con el pulgar, sin querer soltarla—. Yo solo traduje un poco de francés para ella.

Ivan parecía divertirse.

—Guau… A vosotros dos os ha dado muy fuerte. ¿Debería irme y dejaros almorzar en privado para que puedas traducirle más
francés? —____ apartó la mano con rapidez. Yo fulminé a Ivan con la mirada. Este contestó con una sonrisita de superioridad—. En realidad puede que tenga un trabajo para alguien. Tal vez un equipo entero. —Se encogió de hombros—. Mi finca de Irlanda, Donadea, tiene habitaciones y habitaciones llenas de cuadros del siglo diecinueve. También hay un huevo de Mallertons. —Ivan levantó la vista con timidez—. Perdona la expresión, pero necesito que me los revisen y me los cataloguen. No creo que nadie los haya tocado en un siglo. —Negó con la cabeza y levantó las manos—. Ni siquiera sé lo que tengo allí, solo que hay un montón y que necesitan la atención de un profesional. Está en mi lista de cosas pendientes. —Ladeó la cabeza hacia _____ y le dedicó una mirada que era mucho más seductora de lo que debería para estar dirigida a mi novia—. ¿Te interesa?

¡No, definitivamente no le interesa irse contigo a tu finca irlandesa a catalogar tus cuadros mientras tú intentas encontrar la
forma de llevártela a la cama!

—¡Sí! —respondió _____.

—Puf —refunfuñé—. Solo si voy yo de carabina, y tengo casos pendientes hasta después de agosto. —Le eché una mirada a Ivan para hacerle saber que _____ iría sola a su finca de Irlanda por
encima de mi cadáver en descomposición.

—¿Qué? ¿No te fías de mí, Nick, de tu propia sangre? —Negó con la cabeza—. Qué triste.

—¿Con ella? ¡Ni de coña! —Volví a coger la mano de _____, y las ganas de tocarla superaban el hecho de que fuera un cabrón
celoso con cualquiera que intentara flirtear con ella, incluso mi primo.

—¿Sabes qué? Debería presentarte a Gabrielle. Mi compañera de piso está escribiendo su tesis sobre Mallerton. Ella es la persona que necesitas, Ivan. Gaby estaba aquí también pero se ha tenido que ir. Es una pena que no os hayáis conocido. —_____ sonrió dulcemente, contenta con su sugerencia. Separó su mano de la mía con un pequeño golpecito y acto seguido lanzó una mirada crítica.

—¡Sí! —exclamé, interesado de repente—. Gabrielle sería perfecta para el puesto, Ivan. —Las chispas que saltarían entre ellos
dos serían un espectáculo que no quisiera perderme. Y, joder, había sido idea de _____ , así que yo no tenía ninguna culpa. Cualquier cosa que lo distrajera de _____ me parecía bien—. Te la presentaré en la Gala Mallerton. Intenta no hablar mucho y te irá bien —dije con condescendencia—. Limítate a enseñarle los cuadros.

Él me ignoró y se centró en mi encantadora novia.

—Pues gracias, _____ . Me encantaría conocer a tu amiga y que aceptara el trabajo. No te haces una idea… Es una carga que llevo sobre mis espaldas y que debería haberme quitado hace décadas…

¡Ja! ¡Espera a que conozcas a Gabrielle y estarás deseando que te arañe la espalda!

El almuerzo llegó en ese momento y nos pusimos manos a la obra. Ivan parloteó con _____ sobre estupideces y luego conmigo acerca de sus problemas de seguridad; antes de darme cuenta que era hora de volver.

Dejé a _____ con Ivan mientras fui a pedir que me trajeran el coche a la puerta. Ivan me guiñó el ojo y me garantizó que le echaría un vistazo por mí. Le di las gracias por invitarnos a almorzar y le lancé una mirada de advertencia que no dejó ninguna duda sobre cuánto necesitaba su ayuda. Sabía que mi primo solo estaba jugando conmigo. Lo más probable era que el pobre hombre estuviera en shock al verme así por una chica, y estoy seguro de que tendría mucho que decirme al respecto en una conversación privada. Estupendo.

Le di el tique al aparcacoches y escudriñé la zona. Era un hábito, simplemente algo que hacía cuando salía. Un tío con una chaqueta marrón estaba apoyado en el edificio esperando. Tenía ese aspecto ávido y una cámara alrededor del cuello. Lo catalogué de inmediato como paparazzi. Vivían para hacer fotos de famosos entrando y saliendo de establecimientos como Gladstone’s, donde cualquiera podía aparecer en cualquier momento.

El aparcacoches me devolvió el coche y yo me subí para esperar. Puse música y sonó Butterfly, de Crazy Town. Una canción
perfecta, pensé, al tiempo que daba golpecitos en el volante con el pulgar mientras _____ e Ivan se tomaban todo el tiempo que les daba la gana para salir a la calle.

Tampoco me entusiasmaba adónde iba a llevar a ____ . Sesión de fotos. Si pudiese cambiar una cosa de mi chica sería esa. Odiaba y despreciaba profundamente que se desnudase para la cámara y que otro hombre viese su cuerpo. Era una belleza, cierto, pero es que no me gustaba que nadie más contemplase lo que era mío.

Mis pensamientos se vieron interrumpidos cuando Ivan le abrió la puerta del coche a _____ . Acto seguido le dio un beso en cada mejilla y montó todo un numerito para decir adiós.

Al mismo tiempo, ¡ese puto fotógrafo empezó a sacar fotos! Parecían famosos aunque no lo fueran, si bien lo cierto es que Ivan técnicamente lo era. ¡Por el amor de Dios! _____ estaba despampanante en la calle hablando con mi primo. ¿Cómo iba a sobrevivir a esto?, pensé. El deseo de fumar casi me dejó sin aire, pero mi vicio tendría que esperar por el momento.

—¡Adiós, Ivan! Encantada de haberte conocido, y será maravilloso volver a verte pronto en la Gala Mallerton. —_____ se
metió en su asiento y le sonrió.

—Ha sido un placer conocerte a ti también, ____ ____. — Ivan sonrió de oreja a oreja y luego se agachó para hablar conmigo—. Cuida de esta chica tan guapa por mí, ¿de acuerdo? Sin arrebatos ni berrinches, ¿vale, Nick? Puedes hacerlo. —Se rio mientras cerraba la puerta.

—Muy gracioso —dije con sarcasmo mientras arrancaba y me alejaba del bordillo.

—Me cae muy bien tu primo, Nick. Es todo un personaje. Me alegro de que me lo hayas presentado. ¡No me puedo creer que
supieras que formaba parte de la junta de la Galería Nacional y no me lo dijeras! —Me dio un puñetazo flojito en el hombro, lo que me pareció increíblemente sexy.

—Bueno, lo siento, sé que a él le importa una mierda el arte, solo está en la junta. —Recordé mi juramento de contárselo todo y continué—. Le hablé de ti hace un tiempo. Quería saber si podía haber algo en la Nacional para ti. Yo también quiero que tengas un visado de trabajo. —La miré al otro lado del asiento, tan hermosa y radiante, y supe que haría cualquier cosa para que se quedara en Inglaterra conmigo. ¿Incluso lo que Ivan sugirió en broma por teléfono?

—Oh, Nick. —Me tocó la pierna—. Es un detalle por tu parte, pero conseguiré el trabajo yo misma. Es algo muy importante para mí. Quiero conseguirlo por mí misma, no porque tu primo te haga un favor. Por muy influyente que sea… y conquistador. ¡Dios, vaya un ligón!

—No me lo recuerdes. Ha habido unas cuantas veces que he querido estrangularlo durante el almuerzo.

—Pero es puro teatro, Nick. Tú debes de saberlo. Te respeta y se nota la relación que tenéis. Casi como hermanos.

—Sí… Ivan es bueno en el fondo. Solo es que se ha llevado algunos palos muy duros últimamente que le han afectado un poco. — Como a todos.

—Como a todos —dijo ella.

Le cogí la mano y la sostuve en mi regazo a modo de respuesta. No sabía qué contestarle a eso y sabía que estábamos llegando. Pero deseaba con todas mis fuerzas que el viaje hubiese durado mucho más. Cuanto más nos acercábamos a su destino, más empeoraba mi estado de ánimo. Cuando me detuve en el estudio donde iba a trabajar hoy y aparqué el maldito coche, estaba rabioso. Sentí cómo la irracionalidad me recorría el cuerpo y tuve que hacer un gran esfuerzo para rechazarla. El mister Hyde que llevaba dentro se estaba dando un festín con mi doctor Jekyll. Parecía que le estuviera dando una paliza al noble doctor y repartiendo golpes bajos con regocijo.

Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 12th 2013, 19:58

woooooooooooooow la nove esta buenisima!
SIGUELAAA
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 13th 2013, 11:18

dios
ese ivan es genial
siguela
me gusto mucho el maraton
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 13th 2013, 11:51

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 13th 2013, 12:18

ooooooooooooooooooooooooooooooh me encanto Very Happy
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
Ines E
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1398
Edad : 22
Localización : naywaelva@hotmail.com
Fecha de inscripción : 08/11/2010

MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Octubre 13th 2013, 21:26

Mass
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2   Hoy a las 10:24

Volver arriba Ir abajo
 
All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» All In (Todo o nada) Nick y tú HOT TheJonasAffair2
» 58 segundos [todo puede pasar] [Nick y Tu] HOT
» School Days: La Historia De Un Tragico Amor (De Todo Un Poco) Nick y Tú
» Lo dejo todo por tiii!!!! (nick y tu) (no hot)....(romantica)
» Nick: “No está nada mal tener fans mujeres”

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: