Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 *Memories* ~Joe y Tu~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 13 ... 22, 23, 24  Siguiente
AutorMensaje
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Marzo 26th 2014, 21:59

HOLA NENAS. NOTÉ QUE SOLO NINO COMENTÓ, Y SÉ QUE MUCHAS TIENEN DIFICUTAD DE HACERLO DEBIDO A SUS CLASES Y OCUPACIONES, PERO YO TAMBIÉN HAGO MILES DE COSAS Y AÚN ASÍ AQUÍ ESTOY. LES TRAJE CAP Y DE VERDAD ME GUSTARÍA QUE ESTA VEZ SI COMENTARAN. UN BESO A TODAS. NO SÉ SI SE HAN DADO CUENTA QUE AHORA CON ESTA NUEVA FORMA DE ESCRIBIR MÍA LOS CAPS SON EL DOBLE DE LARGOS... ¬¬' deberían comentar más.


Cap Anterior


–Cállate… idiota –moderar su vocabulario parecía imposible.
      –¡Oh! El hombrecito está molesto –Joe no pudo contener la carcajada, su hermano utilizó el mismo tono que él utilizaba cuando Tony era bebé –. ¿Realmente pensaste que dejaría que te casaras con el amor de mi vida?
      –Ya me casé con ella por civil imbécil –le restregó aquel hecho en la cara –. Ella ya es mi mujer ante las leyes del hombre.
      Eso sorprendió a Nick, al igual que a Joe en su momento. Había olvidado por completo los matrimonios civiles. Su cuerpo se impulsó solo a las escaleras y bajó hasta el altar.




Continuación...


–Dime que no es cierto –la sujetó por los hombros y miró directamente a sus cristalizados ojos.
      No pudo articular ninguna palabra. Simplemente estaba ahí congelada.
      –Suéltala Jonas, o no me hago responsable de mis actos –David estaba hablando completamente en serio. No andaba con juegos.
      Le importaba una mierda que estuviera en una iglesia.
      –Si van a pelear entonces váyanse, no tolerare violencia en la casa del señor –nadie le prestaba atención al sacerdote.
      –¡Reacciona! –Nicholas la hamaqueo pero ella seguía fuera de sí.
      –Te advertí que la soltaras –ahora era el novio quien sujetaba a su rival. Arrugaba su linda camisa.
      –Vete al infierno Henrie –escupió en su cara –, eres un traidor.
      Golpeo el brazo de su agresor para que lo liberara.
      –Ahora si te mato –pero antes de poder arremeter la novia explotó.
      –¡Váyanse al infierno los dos! –gritó dejando todas sus emociones en esas palabras.
      Dicho eso, salió de la iglesia corriendo… como si su vida dependiera de ello.
      Los ciudadanos de Manhattan volteaban a ver a la chica vestida de novia que corría con sus altos tacones de diseñador. Muchos se preguntaban qué hacía la joven o qué habría pasado.
 
      Yatxira estaba hecha un mar de lágrimas, su confusión era tan profunda que su cerebro tuvo que desconectarse de la realidad como sistema de auto defensa. Sabía que muchos estaban tras ella, Nick y David seguramente encabezaban la lista, pero eso no importaba ahora. Ella quería huir, de Nick, de David, de su boda, de sus sentimientos, incluso hasta de la vida misma.
      Sus pies la llevaron hasta la estación Grand Central, ahí también hubieron muchas miradas hacia la desaliñada novia con el rímel corrido. Compró su boleto hasta el jardín botánico de nueva york y esperó por el tren. No sabía si su familia estaría buscando por los alrededores, realmente le importaba poco, solo quería estar sola, con la naturaleza y en un lugar donde fuera difícil de encontrar. Y ese era totalmente perfecto. Quién creyera conocerla pensaría que se metería en un centro comercial a ver tiendas y tratar de olvidar lo sucedido. Quien de verdad la conozca sabría donde encontrarla.
      Su “carroza” había llegado y entró en ella. Estar sentada le permitió pensar la situación con más claridad. ¿Qué iba a hacer ahora? Su cabeza era un total lío, era más fácil conseguir una aguja en un pajar que intentar conseguirle un norte a su vida.
      ¿Por qué Nick había hecho todo eso? ¿Por qué le compuso una canción?
      Esas no eran las preguntas adecuadas. Ella realmente debía preguntarse: ¿Cómo ese hombre tuvo el descaro de interrumpir su boda y cantarle que no quería verla casándose después de todo lo que había hecho? ¿Cómo podía ser tan descarado?
      Pero has de admitir que te gustó que lo hiciera. Su subconsciente se había reconectado.
      –Te odio Nick Jonas, ¿por qué tuviste que arruinar mi boda? –gruñó a la nada.
      No deberías preguntarte: ¿Por qué querías que él la interrumpiera? No deberías cuestionarte: ¿Por qué te sigue importando? ¿Por qué, en lo más profundo de tu corazón, deseabas jamás haber aceptado la proposición de David?
      –Yo no amo a David –se dijo a sí misma. Esa era la realidad que nunca quiso aceptar. Por más que lo intentara, por más que le gustara el trato de David, no lo amaba. Y nadie debería casarse sino es por amor.
      Ilusionaste por muchos años a ese pobre hombre ¿Y cuál fue su pecado? ¿Amarte? En vez de huir deberías enfrentar la realidad y dejar tus sentimientos en claro. Tira a la basura tu orgullo y simplemente di lo que sientes.
      –Siento que Amo y Odio a Nicholas, las dos cosas al mismo tiempo.
      ¡Listo! ¿Qué tan difícil fue? Ahora solo debes ser sincera con las personas que te rodean.
      –Si me lo digo a mi misma es fácil, pero si se lo digo a los demás heriré a muchas personas, en especial a David, y él no lo merece, lo dijiste su único pecado fue amarme. Soy una tonta, nunca debí permitirle tal cosa, pero realmente esperaba enamorarme de él con el tiempo –todos los pasajeros adyacentes a su asiento la miraban como si estuviera loca, en primer lugar porque portaba un vestido de novia, en segundo lugar porque estaba desaliñada y en tercer lugar porque hablaba sola.
      –No sé qué hacer. Las cosas ya se pusieron lo suficientemente horribles y catastróficas. No puedo solucionarlo todo simplemente confesando que no amo a David.
      Continuó llorando, su vida era un total y problemático desastre. Pero todo era culpa suya, sus decisiones la llevaron hasta ese punto.
 
 
 
      –¿Nick estás seguro que la viste correr hasta la calle cuarenta y tres? –los hermanos iban en el auto persiguiendo a la novia fugitiva.
      –Sí, cuando el imbécil aquel y yo corrimos tras ella la perdimos luego de haber cruzado la calle cuarenta y cuatro.
      –Cerca de ahí está la estación Grand Central, ¿no crees que haya tomado un tren? –sugirió Joe.
      –Quizás, hay que buscarla en lugares apartados, donde haya vegetación, después de todo lo que ha pasado seguramente busca esconderse entre la naturaleza.
      –Bien,  entonces busquemos en los parques que estén cerca de aquí, es una mujer en tacones, no pudo haber ido muy lejos.
      –No podría asegurarlo. Por cierto, escríbele a (Tn)_____ necesito saber si David la encuentra primero.
      –Toma –le lanzó su móvil –, escríbele tu fingiendo ser yo. Ella debe creer que me quede contigo en la iglesia luego de que se fuera en el auto de David a buscar a su hermana.
 
Amor ¿Qué ha pasado? ¿Pudieron encontrarla?
 
      Al instante ella respondió.
 
Nada aún amor, me preocupa su paradero.
 
      Luego llegó otro mensaje.
 
Déjame decirte que esto lo veía venir, ella estaba extraña antes de la boda. Yo temía que dijera “no”, pero llego tu hermano… no sé si eso es bueno o malo.
 
¿Por qué piensas que ella diría que no después de tantos preparativos?
 
Después te lo explico.
 
      –Joe creo que aún tengo esperanzas con Yatxira –la sonrisa iluminaba sus facciones.
      –¿Por qué lo dices?
      –Porque tú esposa acaba de darme cierta información valiosa.
      –¿Qué dijo?
      –Que Yatxira al parecer no quería casarse con David.
     
 
     
      Había muchos visitantes en el jardín botánico. Y no era para menos, estaban en pleno comienzo del verano, y eran pasadas las dos de la tarde. El sol brillaba en lo alto del cielo así que todos salieron a disfrutar ese caluroso día. Por supuesto no pasó desapercibida, y hubo murmullos entre las personas mientras caminaba entre ellos.
      Dejando de lado todo eso caminó hasta su destino, ya había estado aquí antes, una vez, cuando (Tn)_____ creyó estar visitando América por primera vez y la arrastró hasta ese maravilloso mundo floral. Al principio había sido totalmente apática, pero luego el lugar la sorprendió. Sus ya arruinados tacones se arrastraron entre el camino de piedras, se encontraba en la fuente que había estado buscando.
 

 
      Se sentó en el suelo, importándole poco que se rompiera su vestido, del lado contrario a la entrada. Los turistas no solían llegar allí –el 90% de ellos se quedaban hipnotizados cuando veían los rosales– y si lo hacían no solían quedarse por mucho tiempo.
      Era ese pequeño lugar de paz donde podría sentarse y llorar hasta perder la razón. O simplemente pensar hasta que un fuerte dolor de cabeza la incapacitara.
      De nuevo las dudas la invadieron. ¿Qué iba a hacer después? No podría esconderse toda la vida ¿o sí? No, no podría huir. No importaba a dónde fuera sus acciones y las consecuencias de ellas la perseguirían. Enfrentar los problemas parecía la tarea más ardua de la galaxia. Es más parecía imposible de lograr. Yatxira simplemente no quería llegar, pararse frente a David y decirle: No te amo, nunca lo hice, y a pesar de mis intentos nunca lo haré. Perdóname por ilusionarte.
      ¡Eso era horrible! Podrían quemarla viva, era una simple y vil descarada. No podía esperar perdón después de eso, su esposo simplemente la odiaría hasta su muerte, quizás incluso después de eso. Es más, no merecía ser perdonada.
      David odiándola. Eso era poco. Él gritándole que era una perra. Seguía sin ser suficiente. Golpeándola por haberlo usado. Sí, quizás merezca una cachetada de su parte. Era lo menos que podría permitirle.
      Aquel hombre se lo había dado todo, su corazón, comprensión, alegría, respeto, tolerancia, fidelidad, amor y más amor. ¿Y fue recíproco? No, en absoluto. Ella simplemente le dio a cambio una ilusión, llena de falsedades y mentiras; toneladas de “te amo” vacíos, besos sin sabor ni pasión, abrazos sin el calor del amor. Intentando engañar David se engañó a sí misma.
      El peor de todos los problemas era que ahora frente a la ley de los hombres ella estaba casada. Era la señora Henrie. Y sería muy difícil convencer a su esposo que le diera el divorcio. No podían seguir con esa farsa. Ella no aguantaría y él tampoco.
      De eso estaba segura.
      Un matrimonio sin amor, jamás funcionaba.
 
 
 
      La noche caía y aún continuaban con la búsqueda, ninguno de los dos hombres enamorados dio con la fugitiva.
      La ansiedad carcomía a todos. Los invitados luego del espectáculo abandonaron la iglesia y tomaron rumbos diferentes. Los padres de David fueron hasta el Hotel Plaza para cancelar la recepción, la madre de Yatxira fue hasta la casa de su nuero junto con su nieta y rezó para que pronto dieran con el paradero de su hija. La familia Jonas se reunió en la casa del primogénito y discutían sobre las acciones de Nick. Joe continuaba en la búsqueda junto a su hermano, al igual que (Tn)______ y David seguían en la suya.
      Poco después de las ocho de la noche un auto se detuvo frente al jardín botánico. Las rejas estaban cerradas y las cámaras de vigilancia recorrían el perímetro frontal.
      –Hay algo en este lugar…
      –No creo que esté allá adentro, cerraron hace una hora y lo más probable es que seguridad la haya sacado.
      –Tienes razón, ve por la Theodore Kazimiroff para llegar a la avenida Allerton.
      –Justo iba a hacer eso.
      Iban a cincuenta kilómetros por hora, necesitaban observar los alrededores, quizás ella estuviera cerca. Pero era un simple presentimiento del copiloto, Yatxira seguramente ni siquiera estuvo por ahí.
      Pasaron al lado de IHOP y tenían hambre así que uno bajo del auto para comprar algo e ir comiendo en el camino, no debían perder tiempo.
 
 
 
      Su estomago rugió, no había ingerido nada desde las ocho de la mañana. Por supuesto a esa hora ella no imagino que quizás pasaría toda la tarde caminando. Hace rato había pasado un restaurant pero los pocos dólares que había guardado en su brasier –según su madre era de buena suerte, y sí que lo fueron– los gastó en el pasaje de tren y la entrada al jardín botánico. No tenía dinero suficiente como para comprar algo de beber o comer. Estaba agotada, de tanto llorar, de tanto caminar, de tanto pensar. Su cuerpo no resistiría un segundo más, mientras que su mente ya había colapsado por tercera vez en el día. En cualquier segundo su cabeza explotaría, y estamos hablando literalmente.
      Se sostuvo de una pared, jadeaba y comenzaba a sentir que perdía el control de todo. Había una parada de autobús en la avenida Bronxwood, no estaba muy lejos de donde ella estaba pero su cuerpo ya no le respondía.
 
 
 
      –Oye entra aquí en la avenida Matthews, porque cruzando esta calle a la derecha queda una parada de autobús –sugirió tomando de su jugo.
      –Ya voy, ya voy –estaba estresándolo, ni siquiera lo dejaba comer su crepe de fresa con tranquilidad.
      Recorrieron la calle con lentitud, ya que el cielo se había oscurecido completamente su visibilidad ahora era menor, pero los postes de luz ayudaban lo suficiente. Ambos comían y miraban a través del parabrisas. Ninguna señal, ninguna pista. Estaban cansados de recorrer calles y no obtener resultados. La frustración comenzaba a mellar en ellos.
      –Ahí –gritó y antes de que su acompañante pudiera detener el auto él se bajó. Solo había visto una silueta blanca recostada en una pared.
      –¡Yatxira! –la sostuvo antes de que esta colapsara en el suelo.
      –¿David? –preguntó, pero no lo miraba, sus ojos se habían cerrado. Todo el llanto, cansancio y el hambre la vencieron.
      –Ayúdame a meterla en el auto –¡Por fin! La búsqueda había terminado, la preocupación se había ido y la calma hizo acto de presencia.
 
 
 
      Su audición fue la primera en volver, luego llegó el olfato, más tarde el tacto hasta que sus ojos finalmente se abrieron. Estaba perdida en el tiempo, no sabía dónde estaba pero si sabía que  algo olía muy rico.
      –Hasta que al fin despiertas –era Joe sentado en la habitación con la boca llena de Wafles, sirope de chocolate y fresas.
      –¿Tu? ¿Dónde estamos? ¿Qué paso?
      –Yo no tengo permitido hablar con la prisionera, solo estoy terminando Hmmm… mi cena, para poder irme –respondió dejándola completamente confundida.
      ¿Prisionera? ¿De quién? Seguramente es una broma, esperare a que llegue mi hermana para que me explique todo.
      –¿Me das un poco? –ella realmente tenía hambre.
      –Tu almuerzo-cena está ahí –y señaló la pequeña cómoda al lado de la cama. No dudo ni un segundo, tomo el embase y lo abrió.
      ¡Wow! Dulce y rico aroma de Wafles calientes.
      –¿Cuánto tiempo estuve inconsciente? –al igual que su cuñado hablaba con la boca llena.
      –Media hora, o algo así.
      –¿Y mi hermana? –preguntó, ella imaginaba que ambos habían salido a buscarla juntos.
      –No lo sé, debe de estar todavía en las calles buscándote –¿Qué?
      –¿Entonces con quién estás tú? –la pregunta era innecesaria, sabía la respuesta antes de que el interpelado hiciera acto de presencia.
      –Conmigo –cerró la puerta del baño a sus espaldas y se acerco a la cama –. ¿Cómo estás? –Mientras él hacía esa simple pregunta ella se atragantaba con la comida.
      Nick le dio unas palmaditas en la espalda luego de entregarle una bebida.
      –No me toques –gruñó apenas pudo hablar. Jonas rodó los ojos y bufó. Odiaba cuando esa mujer se ponía difícil. Él la rescató, al menos debería tratarlo con menos desprecio.
      –Yo querida niña, te salve así que al menos muestra un poco de gratitud –replicó levantándose y retomando su cena. Todos estaban hambrientos.
      –¿Me salvaste de qué? Hasta donde yo sé, estaba huyendo de ti y de David –la arpía recobraba sus fuerzas con cada bocado. Para cuando terminara de comer sería capaz de enzarzarse en una pelea de insultos con aquel bastardo.
      –Y hasta donde yo sé, tú estabas desmayándote en medio de la calle cuando llegue. Pude haberte dejado ahí y sabe Dios qué cosas podrían haberte pasado, pero no, baje del auto y te recogí así que manda tu orgullo a la mierda y al menos agradéceme eso.
      –Primero muerta.
      –¡Oh Nena! Te puedo hacer morir de muchas maneras, una de ellas es de placer –Joe comenzaba a sentirse incomodo en el lugar, mientras más rápido comiera más rápido podría irse y dejar solos a los no-tortolitos.
      –¡Cállate Nicholas! –se ruborizó inmediatamente.
      –¿Lo ves? Tengo razón.
      –Bien chicos, fue un placer compartir este momento con ustedes, pero ya me tengo que ir. Tengo una esposa y una hija a la que atender –se estaba llevando su comida y sus llaves, no soportaría estar ahí un segundo más.
      –Gracias hermano. Nos vemos después –se dieron un pequeño abrazo los cómplices.
      –Adiós prisionera –se burló y los dejo solos.
      –Ese idiota, no puedo creer que (Tn)______ aún no haya recuperado la memoria y le haya cortado las pelotas por infiel –reprochó, aun seguía devorando su comida.
      –Claro, así como tú quieres cortarme las mías.
      –Exacto –sonrió fingidamente y volvió a su comida.
      –Sigo sin poder entender por qué me odias tanto.
      –Eres tan descarado Nicholas, y luego preguntas por qué te odio –bufó, le era totalmente insoportable.
      –¿Por qué soy un descarado? Hace ocho años simplemente saliste de mi vida, fue hasta hace poco más de un mes que te reencontré y necesito explicaciones. Pero tú –la señaló exasperado– nunca me explicaste por qué te fuiste ¿qué fue lo que te hice?
      –¿Y aún te lo preguntas? ¡Dios! Nick eres incluso peor que tu hermano. En un momento me dices que me amas, al siguiente te vas a una fiesta para emborracharte, te acuestas con un montón de prostitutas ¿y aún así esperas que yo finja que todo está bien? Vete al demonio.
      –¿De qué mierda hablas? ¿Cuáles prostitutas? –estaba completamente confundido, pero sabía que ella se refería a la pedida de noviazgo de Lucy, mujer que a la final no pudo mantener una relación duradera con Garbo.
      –(Tn)_____ me lo contó todo, obviamente a ti no te grabaron porque no querían usarlo en tu contra como Taylor, pero sé que ustedes pasaron toda la noche tirándose a unas vagabundas. No me extrañaría que John, Ryan o Jack también se hayan involucrado.
      –¿Qué demonios te metió en la cabeza (Tn)______? Eso no es cierto ¿Dónde están las pruebas?
      –Grabaron a Joe.
      –Pero yo no aparezco en ningún video teniendo relaciones sexuales.
      –Eso no me confirma que no hayas hecho lo que mi hermana me dijo.
      –¿Y por qué le crees más a ella que a mí? –estaba comenzando a guardarle cierto rencor a su cuñada.
      –Ella es mi hermana.
      –Y yo era tu novio ¿Alguna vez te di motivos para que dudaras de mi?
      –No –respondió con renuencia.
      –¿Entonces por qué me dejaste? ¿Tienes la menor idea de todo el daño que me has causado a lo largo de estos años? Maldición, te perdí por una mentira muy bien infundada.
      Eso la hizo dudar por un segundo. Ella simplemente había creído ciegamente en su hermana, la misma le había dado razones bastantes convincentes en ese entonces.
      –Tú nunca estuviste enamorado de mí, solo me querías en tu cama –repitió las palabras que su hermana le había dicho hace tanto tiempo. Palabras que habían envenenado su corazón –. Así que no finjas ahora que yo era el gran amor de tu vida, porque simplemente no es cierto.
      –Eso no es cierto, siempre fuiste importante en mi vida, te amaba y aún te sigo amando. Eres la razón de que esté aquí y respire.
      Ella respiró profundo y se trago sus sentimientos, había querido lanzarse sobre él y decirle que también lo amaba.
      –¡Ja! ¿El día que estaban regalando todos los secretos sobre cómo mentir tú estabas de primero en la fila cierto?
      –No seas ridícula. Nada de lo que te digo es mentira, tú hermana siempre me hablaba de ti, de cómo eras, las cosas que hacías, que te gustaban, disgustaban, incluso me había mostrado videos donde ustedes dos aparecían juntas haciendo travesuras. Una de las pocas veces que estaba a tu lado, claro. Hablábamos tanto sobre ti que simplemente me enamore de esa chica de la que tanto me hablaba –y era la pura verdad, se había enamorado de alguien que aún no había conocido.
      –¿Cómo puedes decir que me amabas si no me conocías aún? –bufo mirándolo con odio. Le había leído la mente.
      –¿Puedes explicarme tú cómo me amabas antes de que (Tn)______ te presentara ante mi? –argumentó, ese había sido un golpe bajo. Le estaba diciendo sus verdades en la cara.
      Imbécil. Como te odio.
      –Eso... Eso… –no sabía que responder porque él tenía la razón –. Vete al infierno –espetó sin tener una respuesta concreta.
      –Sí, lo sabia – aseguró haciendo referencia al hecho de que ella no reconocía que ambos se enamoraron sin haberse conocido en persona.
      Luego se le ocurrió una respuesta.
      –Sabes, realmente no estaba enamorada de ti. Creí estar enamorada de ese ideal que se mostraba en videos, fotos y canciones. Pero ese hombre no eres tú. Eres una fachada.
      –Por supuesto, al parecer yo hice lo mismo porque esa dulce y hermosa joven que irradiaba pureza y dulzura en los videos era una simple fachada –le devolvía sus palabras.
      Al parecer ninguno de los dos se conocía, simplemente estuvieron enamorados de una ilusión. Algo que no existía. O quizás… estaban equivocados.
      Ya había terminado de comer por lo que cerró el embase y se lo lanzó. Los buenos reflejos de Nick lo hicieron esquivar el ataque.
      –¡Te odio! –gritó y se abalanzó sobre él golpeando su pecho –. Te odio, ¿cómo pudiste hacerme eso si yo lo único que hice fue amarte? ¿Ese fue mi pecado? –lloró y siguió golpeando el pecho del chico, aunque cada vez perdía más fuerza.
      –Cálmate –le sujetó el rostro y la obligó a mirarle los ojos –. Si ese fuera el caso ambos seríamos pecadores, porque solo Dios sabe cuánto te amo y toda la penuria que viví en tu ausencia.
      –Nick me engañaste, eso no puedo perdonártelo –se empecinó y siguió golpeándolo aunque no tenía fuerzas para ello.
      Él unió sus frentes, la tenía tan cerca… podría besarla si tuviera el valor de hacerlo.
      –No te engañé. Te juro por Dios… No, te juro por mi vida que no te engañé esa noche y si te estoy mintiendo que mañana mi alma sea despojada de este cuerpo y mis restos sean sepultados –estuvo a punto de gritarle “no”, ella podría odiarlo pero jamás le desearía la muerte. Prefería verlo vivo aunque no fuera a su lado, que muerto.
      –No vuelvas a decir eso –lo reprendió. Eran palabras mayores, él no pondría su vida en juego si no estuviera diciendo la verdad.
      –¿Entonces puedes creer que te amo y que nunca me acosté con ninguna prostituta… –por un momento el recuerdo de su cumpleaños número veinticinco lo embargó–en la fiesta de Lucy y Garbo?
      –¿Por qué especificas? –Había considerado perdonarlo pero ahora comenzaba a sospechar que habían otras razones por las que odiarlo – ¿Te has acostado con una prostituta en algún otro momento de tu vida?
      Lo mataría. Si él había gozado de una vida sexual plena mientras ella lo lloraba, lo degollaría.
      Se fuerte Nicholas, debes decírselo o en el futuro esto puede destruir cualquier esperanza de volver con ella.
      Suspiró. –En mi vigésimo quinto cumpleaños Joe y yo fuimos a un club nocturno –ya ella se había creado toda la imagen mental y aún no tenía los detalles sangrientos –, bebimos mucho, al extremo de perder totalmente la consciencia –tragó fuerte –. Había estríper y según uno de nuestros amigos tuvimos relaciones con ellas. Yo no lo recuerdo, y te pediré disculpas de rodilla si quieres, fue una estupidez, pero sufría mucho por tu ausencia. Yo, simplemente creí que ahogando mis penas todo sería mejor, pero la cague, lo arruine todo. Las mujeres no estaban incluidas en esa celebración pero alguno de los idiotas con los que estábamos las llamo y las cosas se dieron.
      –¿Y aún quieres que te perdone? –lo alejó de si desilusionada. Ella se había convencido que podría perdonarlo, pero con esta noticia no veía un futuro con Nick a su lado.
      –Por favor. Además no creo que tengas moral para reclamarme nada. ¿Has sido novia de David durante cuánto tiempo? ¿Casi ocho años? ¿Y aún así esperas que crea que eres virgen y que nunca estuviste en una cama con él? –se arrepentiría de insinuar esas cosas. Ella lo haría arrepentirse.
      Lo cacheteó.
      –Yo Nicholas Jerry Jonas Miller, te fui fiel –escupió –. Nunca deje que David me tocara, yo nunca le entregué mi virginidad pese a lo que tú pienses.
      Esa fue una gran sorpresa para él. Ella se había guardado para él.
      –¿Estuviste todo este tiempo esperando por mi? –estaba ilusionado y también sobaba su roja mejilla.
      –No. Estaba esperando por un hombre que me amara de la misma forma en la que yo lo amara. Que me comprendiera, me respetara y me valorara por lo que soy. Aún con todos mis defectos y virtudes. Y aun lo sigo esperando.
      Estaba hiriéndolo. Él sentía todo eso por ella, ¿cómo podía decir que no la merecía?
      –Yo te amo Yatxira, y sé que tú también me amas. Te respeto y valoro por lo que eres, esa maravillosa abogada que lucha por la justicia. Pero también te comprendo si decides sacarme de tu vida, es cierto, me comporté como un idiota, pero toma en cuenta el siguiente punto: habían pasado cuatro años desde que me dejaste cuando eso sucedió –no habían argumentos validos contra esa realidad. Ella no tenía por qué reclamarle tal cosa si ya habían pasado cuatro años desde que lo abandonó.
      –¿Sabes qué? Ya no quiero saber nada, ya no quiero escuchar nada. Están matándome, están destrozándome por dentro. Y no quiero seguir sintiéndome así. Déjame en paz Nick. Solo déjame –suplicó.
      –Ve y recuéstate en la cama, descansa que mañana te llevaré a casa para que enfrentes la realidad –y se fue hasta donde se encontraba la tv.
 
 
 
      –¡Nick! –gritó luego de dos horas intentando desabrochar los botones de su espalda. Por mucho que lo pensó no había manera de quitarse el sucio vestido si alguien no la ayudaba.
      Hubo toques en la puerta del baño.
      –Pasa.
      –¿Qué sucede? –había un rastro de preocupación en su voz pero se veía calmado, más que eso, se veía triste.
      –Aunque no lo quiera… solo necesito tu ayuda –había pensado en algo ingenioso para decirle pero se arrepintió al instante.
      –Yo me encargo –dijo sin más y se colocó tras ella y quito cada botón, uno por uno… lentamente –. ¿Sabías que te ves totalmente hermosa en este vestido?
      Yatxira cerró los ojos y saboreó sus palabras, solo por un segundo.
      –Gracias, debo derrochar mucha sensualidad con este trapo sucio y semi roto –el sarcasmo había estado de más. Pero ya Nicholas había aprendido a ignorar su orgullo y a la arpía que solía aparecer en ella.
      –Realmente derrochas mucha sensualidad –respiró en la piel desnuda de su espalda lo que la hizo erizarse.
      –Gracias por tu ayuda, ahora permíteme mi momento a solas –pidió y el chico sonrió. Tenía un plan bajo la manga.
      –Está bien. Te espero afuera –susurró en su oído y le mordió el lóbulo.
      ¡Oh maldición. Contrólate Yatxira. Eres una mujer fuerte, capaz de controlar tu cuerpo y tus emociones. A ver… respira. Inhala. Exhala.
     
 
 
      Jerry se sentó en la orilla de la cama y observó la puerta, escuchó la regadera y esperó. Y siguió esperando. Tenía una gran sorpresa para su linda ex novia.
      Luego de una hora relajándose bajo el agua caliente decidió salir, había logrado recuperar su estabilidad emocional y física. Mañana podría enfrentarse a todo lo que viniera.
      El milagro del agua caliente.
      Cuando observó por segunda vez el baño del hotel notó que algo muy importante faltaba.
      Ropa.
      Mierda, con todo el estrés y la angustia olvidé que yo no tengo nada de ropa conmigo, ni siquiera dinero o mi teléfono móvil. Que desastre. Quizás Nick… no, no creo que tenga algo para mí.
      Le gustara o no de nuevo tendría que pedirle a su ex que la ayudara. Y no había alternativa debía salir en toalla.
      Suspiró. Respiró hondo y sujetó muy bien el agarre del paño. Salió.
      Le sorprendió no ver a Nick pero este la sorprendió al instante.
      –Hueles delicioso –estaba tras ella y la había abrazado desde la espalda.
      –Nick… –de repente había perdido de nuevo su estabilidad. Él la hizo girar y ahora estaban frente a frente.
      –Shhhh… No digas nada. Solo permíteme demostrarte cuanto te amo, y cuanto te extrañé.
      No le dio oportunidad de pensarlo, la besó intensamente y fue conduciéndola hasta la cama. Su cordura saltó por la ventana a la primera oportunidad. Se perdía en esos labios que había extrañado durante tantos años, y que ahora le sabían al más delicioso néctar existente en la tierra.
      Dios como había extrañado a este hombre, a sus besos… sus caricias.
      Fue hasta ese momento que pudo darse cuenta que su cuerpo y su corazón le pedía a gritos esto. Estar con Nick, así de simple.
      Le correspondió el beso con la misma intensidad, pasión y añoranza.
      –¡Oh cariño! –dijo embelesado, poder sentir su piel era como tocar el cielo. La toalla que rodeaba el cuerpo de ella cayó sola. Pronto estuvo totalmente desnuda frente a los ojos del amor de su vida.
      –¡Wow! –no tenía más palabras, todas se habían quedado atoradas en su garganta. Ella había crecido y madurado para convertirse en una sensual y espectacular mujer. Era perfecta para él porque no se regía con los tontos estándares 90/60/90. Yatxira poseía las curvas más peligrosas en todo el universo.
      –Ven aquí –tomó su mano y lo besó nuevamente.
      Cayeron en la cama, eran un ardiente caos. Pero solo podían reír por la anticipación. Se deseaban tanto que hacían combustión cada vez que se tocaban. Por primera vez en su vida Yatxira rasguñaba esa fuerte espalda mientras enredaba sus piernas en las caderas de él, y se sentía como el paraíso.
      –Quiero estar dentro de ti –musitó embistiéndola aún con los bóxers puestos.
      Fue ahí que ella entró en razón.
      –No puedes –lo frenó en seco –. Nick no puedo dejar que lleguemos al final de esto.
      ¿Qué estás loca? Si me muero por hacerte mía.
      –¿Por qué?
      –Estoy casada Nick, si me acuesto contigo cometería adulterio y David podría denunciarme si se entera.
      ¡Mierda! ¿Por qué? ¿Por qué tiene que pasar esto?
      –Al menos permíteme darte el mayor placer posible sin penetrarte –era lo único que le quedaba, porque no estaba entre sus opciones cancelar todo el operativo “Reconquistar a Yatxira”.
      Solo tuvo que pensarlo un segundo. No haría ningún daño puesto que no tendrían evidencia tangible de que pasó algo entre ellos dos.
         –Está bien –aceptó  olvidándose de todo y de todos. En ese instante solo existían Nick y ella.
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 1st 2014, 08:50

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 2nd 2014, 21:01

HOLA NIÑAS ¿CÓMO ESTÁN? HEY NO CREO QUE DEBA RECORDARLAS QUE SI NO COMENTAN NO HAY MOTIVACIÓN, Y SI NO HAY MOTIVACIÓN MENOS HABRÁ CAPS. YO SOLO DIGO.
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 4th 2014, 07:08

[color=#ee82eeEncuentro injusto que no subas capitulo si yo igual sigo apoyando y leyendo Sad


By
Niinoo[/color]
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 4th 2014, 20:32

NIINO TIENES RAZÓN PERO TAMBIÉN ES INJUSTO QUE YO ME DESVELE Y BUSQUE UNA COMPUTADORA PRESTADA PARA PODER ESCRIBIRLES Y SOLO COMENTES TÚ. TE AGRADEZCO ESA FIDELIDAD Y ESO NO SIGNIFICA QUE VOY A DEJAR LA NOVELA PERO SI NO VEO COMENTARIOS ME PREOCUPARÉ MÁS EN MIS DEBERES DIARIOS QUE EN ESCRIBIR. SOLO DILO. Y YA QUE TENGO LA OPORTUDIDAD DE TENER ESTA PC TODA LA NOCHE VERÉ QUE ESCRIBO. SOLO QUIERO QUE SE REPORTEN AL MENOS DICIENDO QUE QUIEREN MÁS. UN BESO A TODAS.
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 21st 2014, 17:37

HOLA CHICAS. HE ESTADO ESCRIBIENDO, Y CREO QUE LES TENGO UN CAP, NO TAN LARGO PERO SI UN CAP. LO QUE NO ME GUSTA ES VER QUE NO HAN COMENTADO NADA, PERO NADA DE NADA, Y EL MARATÓN QUE LES SUBÍ LO SUBÍ HACE YA BASTANTES DÍAS, ENTONCES REALMENTE NO LAS ENTIENDO, O NO SÉ SI ES QUE YO ESTOY HACIENDO ALGO MAL, PORQUE DIGANME SI YA NO LES GUSTA LA NOVELA PARA YO DEJARLO HASTA AQUÍ Y SOLO TERMINARLA PARA MI, SERÍA UN POCO MENOS ESTRESANTE PORQUE NO TENDRÍA QUE ESTAR PREOCUPANDOME POR SUBIR CAP REGULARMENTE, ENTONCES DÍGANME USTEDES ¿POR QUÉ NO HAN COMENTADO? YO PENSÉ QUE LES GUSTARÍA ENTRAR AL FORO Y VER QUE LES DEJE UN MARATÓN, Y BIEN LARGO CON UNOS CAPITULOS BIEN INTERESANTES, PERO NO HAY NADA, SOLO NIINO Y NI SIQUIERA NINO COMENTÓ MÁS DESPUÉS DE ESO. QUIERO SABER DE USTEDES, AL MENOS QUE ME DIGAN QUE ESTABAN OCUPADAS CON UNIVERSIDADES, COLEGIOS, OCUPACIONES Y OTRAS COSAS. BUENO ME DESPIDO, SI QUIEREN EL CAP QUE ESTOY ESCRIBIENDO SOLO AVISENME, AH Y DEJENME COMENTARLES QUE LA NOVELA YA ESTÁ TERMINANDO, QUEDAN MENOS DE CINCO FECHAS POR NARRAR
Volver arriba Ir abajo
angeluza6
Forista!


Cantidad de envíos : 137
Edad : 17
Localización : in Spain
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 24th 2014, 16:43

Lo siento,estuve re ocupada con el colegio,leo tu nove de hace tiempo deberias de seguirla porfas!
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 26th 2014, 16:20

nueva lectoraa, *-* terminala fufavuuu a mi me encantaa
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Abril 28th 2014, 19:15

Bueno aquí les dejo algo.
Saludos a las chicas nuevas y bienvenidas.


Cap Anterior


–No puedes –lo frenó en seco –. Nick no puedo dejar que lleguemos al final de esto.

¿Qué, estás loca? Si me muero por hacerte mía.
–¿Por qué?
–Estoy casada Nick, si me acuesto contigo cometería adulterio y David podría denunciarme si se entera.
¡Mierda! ¿Por qué? ¿Por qué tiene que pasar esto?
–Al menos permíteme darte el mayor placer posible sin penetrarte –era lo único que le quedaba, porque no estaba entre sus opciones cancelar todo el operativo “Reconquistar a Yatxira”.


Continuación...


Solo tuvo que pensarlo un segundo. No haría ningún daño puesto que no tendrían evidencia tangible de que pasó algo entre ellos dos.
–Está bien –aceptó  olvidándose de todo y de todos. En ese instante solo existían Nick y ella.
Sonrió con júbilo y la besó con intensidad retomando el momento. Eran una infinidad de roces, caricias y amor. Todo el tiempo perdido estaba siendo recuperado, con cada gemido de parte de ella, con cada embiste de parte de él. Se perdían entre el tiempo y el espacio, no existía un pasado escabroso ni un futuro indefinido, solo se vivía el presente, el hoy y el ahora. Esta noche la realidad de Yatxira tenía una piel suave con musculatura pronunciada, labios húmedos a causa de sus pasionales besos y una fuerza de embiste increíble. Si realmente estuviera penetrándola no dudaba en haber llegado ya al clímax.
–No puedo entender cómo pude sobrevivir sin ti hermosa.
–Era tu deber sobrevivir para que surgiera este momento Nick.
Y ella tenía la razón, de haber seguido las ideas suicidas de Joe jamás habría podido disfrutar de ese encuentro.
–No quiero volver a perderte. Juro que no voy a permitir que te alejes de mi otra vez –declaró mirándola directamente a los ojos.
Ella lo miró con pena. Las cosas habían cambiado desde la última vez que estuvieron juntos.
–Yo… no quiero estar lejos de ti nuevamente. Pero eso no me hace olvidar el hecho de que ahora soy la Señora Henrie.
La mención de ese hecho le hirvió la sangre al Jonas.
–No vuelvas a repetir ese asqueroso apellido. Te ayudaré a conseguir ese divorcio cueste lo que cueste –la determinación brillaba en su mirada.
Yatxira sonrió
–Sé que lo harás, porque te conviene que sea una mujer libre para poder volver contigo –el comentario lleno de alegrías a Nicholas.
–¿Así que me estás perdonando oficialmente?
–Más que eso, estoy garantizándote que en cuando David firme los papeles de divorcio tu y yo comenzaremos nuestra nueva vida juntos –era su momento de ser feliz. Tenía que tomar esa oportunidad y aferrarse a ella, nunca se sabe cuando pueda volver a presentársele.
–¡Dios! Que emoción –exclamó feliz trayéndose al amor de su vida sobre su pecho –. Te haré completamente dichosa, no permitiré que este lindo rostro sea manchado de lágrimas tristes. Te amo Yatxira.
–Y yo te amo a ti Nick Jonas –rió ante el nuevo futuro que se les presentaba. Había mucha esperanza en él.





–Hola a todos –saludó Joe llegando a la sala donde una multitud estaba congregada.
–Amor –(Tn)_____ fue la primera en lanzarse sobre él –. ¿Lograron encontrarla?
David estaba presente por lo que decidió mentir y así regalarle esa noche a su hermano.
–No, Nick está en casa quiere recuperar fuerzas y mañana continuar la búsqueda –en ese instante el novio se levantó.
–¿Eso es todo? ¿Ese es el gran amor que le tiene?
–Yo no sé por qué estas quejándote si tu también estás aquí y al parecer llevas mucho tiempo –espetó en defensa de su hermano. Él tenía muchas ganas de escupirle en la cara que ellos sí habían dado con su paradero.
–Estamos tomando un descanso para reanudar pronto la búsqueda –refutó.
–Lo siento David, amo a mi hermana pero mi hija está primero no puedo dejarla sola toda la noche para ir en busca de una novia fugitiva –en ese instante Joe miró a su esposa intentando esconder su sonrisa.
–Te entiendo (Tn)_____.
–Yo si te acompañaré David ella es mi hija y también velaré por su seguridad.
–Entonces vayamos enseguida –gruñó y salieron de la casa.
–¿Dónde están Yatxira y Nick? –él no había logrado engañar a su esposa.
–Como me conoces pequeña traviesa –sonrió y abrazó al amor de su vida, estar sirviendo de Cupido para Nick lo hizo reflexionar, él debía valorar cada minuto con esposa, nunca sabrá cuando el destino querrá volver a quitársela y sin importar qué él siempre lucharía por ella.
–Hermano, habla ¿dónde están Nick y Yatxira? –Kevin y Danielle también estaban presentes aunque él no tenía idea del por qué. Supuestamente ellos iban a estar en casa con sus hijos.
–En un hotel –lo dijo con toda la picardía del mundo.
–¡Oh por Dios! No. ¿Aún no ha terminado de contraer matrimonio y ya está cometiendo adulterio? –estaba indignada.
–Ellos se aman princesa, yo no voy a interferirme nunca entre el verdadero amor ¿tu lo harías?
–No. Y sé que se aman, desde un principio supe que ella estaba en contra de ese matrimonio pero como nunca lo dijo yo simplemente acaté.
–¿Ella no quería casarse? ¿Por qué no me lo dijiste antes? Habría planeado una mejor estrategia para Nick sin tener que haberle rogado tanto al cura.
–¿Disculpa? ¿Tú fuiste el que ideó toda esta locura? –él sabía que estaba en problemas.
–Puedes gritarme, golpearme y todo lo que quieras pero hice lo correcto así que no le temo a tus represarías –al escucharlo no sintió el más mínimo resentimiento, en su corazón solo había orgullo.
–¡Dios! Realmente eres un lunático, pero te amo y estoy orgullosa de lo que hiciste –lo besó dulcemente para luego mirarlo con reproche–, aunque eso significara que destruyeras todo mi arduo trabajo.
–Lo siento –pero era una disculpa vacía, él estaba riéndose.






–¡Dios mío! Realmente quisiera que hiciéramos el amor –se quejo la dulce novia mientras se retorcía bajo sus caricias y besos.
–No lo repitas o haré caso omiso a tus palabras y cometerás el más exquisito y ardiente pecado que jamás hayas probado.
Ella rió. –Nick, es tan difícil resistirme a ti.
–¿En serio? –dijo con sarcasmo y lamió uno de los suaves y rosados pechos de ella.
–¡Oh…! Sí, sí.
–¿Te soy irresistible?
–Completamente –afirmó en un gritillo puesto que el amor de su vida mordisqueaba su otro pezón.
–¿Cómo es entonces que pudiste estar tan lejos de mi durante ocho años? ¿No se te ocurrió ponerte en contacto? Al menos para hacerme sufrir.
–Nick deja el pasado, en el pasado.
–Sí, cierto. Perdón. ¿Quieres que también deje esto? –y le pellizco los pezones mientras frotaba su virilidad contra ella.
–No. Ni se te ocurra –no debía permitirle parar porque estaba tan cerca del cielo que si sus dedos la rozaran en su punto más sensible explotaría con un gran orgasmo.
– Debería hacerlo, si no me detengo ahora las cosas pueden salirse de control.
–¡Al diablo con todo esto! –iba a hacer todo lo que le viniera en gana, era su vida y planeaba disfrutarla, que David se fuera al mismísimo infierno.
Entonces con la determinación brillando en sus ojos tomó los bóxers de su no tan ex novio y se los arrancó. Nicholas solo pudo reír y la ayudó con el proceso, pero en vez de dejarlo penetrarla ella lo tomó con su boca. Era su momento para sufrir.
–¡Dios! ¿Quién te ha enseñado eso? –estaba sintiendo como su miembro era lamido y mordisqueado de una manera tan exquisita que pensó que no había nada mejor en el mundo.
–Las niñas traviesas no revelamos nuestros secretos –toda la picardía impregnada en esa frase.
Él podría haberse molestado si el amor de su vida no estuviera regalándole el mayor placer jamás experimentado.
–Para. Para –suplicó, sentía tensión en todos sus músculos él sabía que pronto tendría un espectacular orgasmo y ella lo recibiría todo en su boca.
Lo mordió en respuesta.
–Por el cielo, Yatxira para que voy a venirme en tu boca.
Volvió a morderlo y fue la estocada final. Con un gutural gruñido Nick se dejó llevar por el excelente orgasmo que lo invadía.
–Hmmm… es salado –el chico pudo haber reído con ganas si tuviera fuerzas para hacerlo.
–¿Así que es tu primera vez probándolo?
–Realmente es la primera vez que le hago esto a un hombre, aunque no he de negar que la descripción novelística no es ni cercana a la experiencia real.
–Así que has estado leyendo novelas eróticas –cruzó los brazos en su nuca.
–Si un poco. Ya sabes, curiosidad.
–¿Y nunca probaste nada con el imbécil de David? –aunque la mención de su nombre fuera como veneno en su boca, quería saber qué tanta experiencia sexual tenía su novia.
–Algunas cosas, pero tú no quieres saber eso ¿no Nick?
–Mejor ni lo menciones –refunfuño halando a Yatxira hasta su pecho.
–¿No es hora de que me hagas gritar de pasión? –rieron y pronto la joven estaba acorralada contra el colchón.
–Tú lo has pedido –y fue una amenaza.






–¡Nick! Por favor, por favor –gritaba escandalosamente mientras el interpelado seguía con su tortura. Era la tercera ronda.
–¿Por favor qué? –murmuro rápidamente para poder seguir atacando su clítoris con la lengua.
–No puedo. No aguanto. Un tercero no. Uno más no –pero su boca decía una cosa totalmente diferente a la que quería su cuerpo.
–Si puedes –la contradijo e introdujo otro dedo en ella, debía ser cuidadoso o podría romperle el himen y estropear todo.
Pero a pesar de todo eso, no le fue difícil hacerla estallar de placer. Todo en el interior de ella estaba caliente y palpitante. Eso era la tentación personificada para Nick. Realmente quería sentir su miembro siendo apretado ahí en ese lugar tan exquisito.
–¿Satisfecha? –sin respiración ella lo miró con desdén.
–Más que eso. Creo que te excediste, desde hace rato te estoy pidiendo que pares.
–¿Y me vas a reprochar que te haya dado los tres mejores orgasmos de tu vida? –con falsa indignación se colocó sobre ella.
–Sí, creo que no podré salir caminando de aquí. Primero hiciste que todo mi cuerpo se tensara como las cuerdas de una guitarra y luego me convertí en flan.
–El poder del placer mi amor –tiró la sabana sobre sus cabezas y se disfrutaron mutuamente toda la noche.






–¿Buenas? –la joven entró en la casa de su hermana como lo haría un adolescente irresponsable que se escapó la misma noche que lo castigaron.
Hubo varios sonidos a continuación y luego alguien quién no esperaba apareció.
–¿Buenas? ¿Tú crees que realmente son buenas? –su aspecto desaliñado y sus fruncidas facciones hablaban por sí solas.
Ella comenzó a alisar sin sentido la falda de su sucio vestido. No podía verlo a la cara después de todo lo que había hecho anoche.
–David yo…
En un instante él la abrazó. –No tienes idea de la asquerosa noche que pasé, estuve a punto de volverme loco.
–Lo siento –era lo único que podía articular. Pronto su madre se unió al abrazo.
–Por el amor al cielo, Yatxira estuvimos muy preocupados por ti –aunque en realidad fueran ella y David los que no sabían dónde había estado.
El novio se apartó y dejó que la madre preocupada apretara a su fugitiva hija entre sus brazos.
–Lo siento mamá –y rompió en llanto, lo que diría en cualquier momento le rompería el corazón a muchos, o quizás a uno solo, pero eso significaría destruirle la vida a la persona que había aprendido a querer durante muchos años.
David.
–Tranquila pequeña, después de lo sucedido ayer nadie esperaba que… bueno… simplemente cálmate. No has cometido ningún delito, actuaste bajo presión –ni su propia madre podía poner en orden lo sucedido el día anterior, mucho menos darle un nombre.
–Hermana, que bueno que regresaste viva –contrario a los pensamientos de su madre (Tn)_____ se veía completamente en calma, como si su hermana no hubiera estado desaparecida.
–Hola bruja –algunas cosas nunca cambiaban. Ambas rieron.
–Bienvenida a casa bruja –le replicó.
–Que bueno que hayas regresado cuñada –al igual que su esposa Joe estaba más que tranquilo, incluso luchaba contra la fuerte carcajada que quería escapársele de los labios.
–¡Tía! –Ángela bajó las escaleras en pijama para darle una calurosa bienvenida a su segunda mejor amiga. Su madre siempre ocupaba el primer lugar.
–Hola pequeña –se secó las lágrimas y la recibió con una sonrisa.
–¿Cómo estás? ¿Dónde estuviste? ¿Por qué te fuiste corriendo de la iglesia? ¿Por qué tu hermoso vestido está sucio y roto? ¿Por qué no regresaste anoche? ¿No sabías que tío David y mi mamá te buscaron por todos lados? Incluso mi papi y mi tío Nick fueron por ti –ella sabía perfectamente eso, ellos fueron los primeros en encontrarla.
–Uno: Estoy bien. Dos: estuve en un hotel. Tres: Salí corriendo porque Nick y David me hicieron perder los estribos…
–¿Qué es estribos? –la interrumpió.
–Me hicieron perder el control de mi misma. Cuatro: mi vestido se ensucio y rompió porque estuve muchas horas caminando o sentada en el suelo. Cinco: no, no sabía que habían estado buscándome.
–¡Ah! Está bien –ya aclaradas todas sus dudas se concentro en algo que le exigía su cuerpo –. Mami tengo hambre.
–Ven, estábamos haciendo el desayuno cuando tu tía llegó –y así los tres se fueron, quedaron María, David y Yatxira solos. (Tn)______ Contrario que su hermana si sabía ser discreta y notaba cuando ella necesitaba un momento a solas.
–¿David podrías venir un momento conmigo? –él sabía que algo le pasaba, podía verlo en sus ojos pero no quería pensar en nada negativo.
–Por supuesto amor, es más te ayudaré a darte un baño si quieres, y a sacarte ese vestido.
No dijo más nada, simplemente comenzó a subir las escaleras y él la siguió. Iban al cuarto que siempre le había guardado (Tn)_____ en la casa.
–Bien. Me dejaron sola –la madre de la no tan pequeña Yatxira suspiró y se dirigió a la cocina.
–¿Joe qué crees que haya pasado anoche? Veo a mi hermana diferente, en sus ojos hay una resolución de algo.
–No lo sé con exactitud, pero tengo una idea de ello.
–Así que ustedes sabían dónde estaba Yatxira anoche y no lo dijeron –no era una pregunta, era la constatación de un hecho. Ambos se miraron.
–Sí, mama y perdona por no haberte informado pero no debíamos decirle nada a David.
–Suegra no era nuestra intención ocultárselo pero…
–Silencio los dos –los calló, tenía una mirada de pocos amigos –. Realmente son desconsiderados, estuve toda la noche preocupada por mi hija y ustedes sabían dónde estaba.
–Mamá…
–Nada de “pero mamá” (Tn)_____, estoy muy molesta con ambos –puntualizó, tomó uno de los desayunos servidos y se fue.






–Siéntate David por favor –pidió y él acató.
–No quieres primero tomar un baño y relajarte, no tienes que explicarme ahora dónde estuviste, sé que necesitabas un momento a solas…
–No David, lo que tengo que decirte es urgente –lo silenció antes de que continuara.
Él le ofreció una mano que ella tomó, y pronto ambos estaban sentados en la cama mirando el piso con las preocupaciones reflejadas en el rostro.
–¿Es lo que yo creo que es?
–No sé lo que creas, pero lo que voy a decirte… –no sabía pronunciar las palabras, estas se repetían miles de veces en su cabeza pero no podía decirlas en voz alta –… quiero el divorcio.
No hubo una reacción escandalosa de su parte, lo que la hizo pensar que él ya lo imaginaba.
–Solo dime ¿por qué? –¿solo eso iba a pedirle?
–Porque no es justo para ti David –en ese instante se había levantado, ambos se miraban a los ojos, ella podía ver como lo destruía –. No es justo que te hayas casado con una mujer que no te ama.
–Pero yo si te amo a ti –replicó.
–¿Y no crees que lo justo sería que yo también te amara a ti?
–Eso realmente no me importa, tu no podrás amarme pero si me quieres, podemos ser felices juntos, prueba de ello son todos los años de noviazgo que disfrutamos, hemos vivido juntos, hemos pasado por las rutinas de hacer el desayuno, salir a trabajar o estudiar y volver a casa para ver televisión o simplemente dormir. Hemos hecho todo lo que se supone que hacen las parejas y los matrimonios. Lo único que no hemos hecho es tener relaciones sexuales, y eso porque he respetado tu decisión de llegar virgen al altar –ahora era él quién estaba levantado y alzaba la voz.
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Mayo 17th 2014, 23:41

mil disculpas por no leer antes pero es que la universidad me tiene muy ocupa, se que es muy desmotivante ver que nadie la sigue leyengo, pero soy de esas personas que piensan, que si empiezas algo debes terminarlo, así que te pido que por lo menos termines la novela, aun que eso quizás no te guste o no te motive, pero cree me que yo si la siguire hasta como ahora, quizás no frecuentemente lo hago, pero lo haré, así que solo te pido que termines o que subas algún otro capitulo POR FAVOR YO NECESITO SABER COMO TERMINA ESTA HISTORIA


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Mayo 19th 2014, 13:13

COMO YA HABIA ESCRITO Y NIINO COMENTO..... BUENO AQUÍ LES DEJO ALGO.


Continuación...


–Estoy consciente de todo eso. Pero David hay algo que no puedo ignorar, yo amo a Nick, y por más que intente odiarlo… simplemente no puedo. Y realmente quisiera poder amarte a ti, hacerte feliz, pero soy yo a quién le corresponde ese trabajo.
      –¡Claro que sí! Tú me haces feliz, cada minuto a tu lado le da felicidad y paz a mi alma.
      Ella podía notar que se estaban desviando del tema original, ya no importaba si podían estar juntos, si se hacían feliz el uno al otro, ella ya no quería seguir haciéndole daño y mucho menos seguir haciéndose daño con una relación que no los llevaría a ningún lugar.
      –David, sé que esto es difícil, incluso más para ti, pero debes aceptar que no soy la mujer con la que estas destinado a ser feliz. No sigamos haciéndonos daño, comencemos el proceso de divorcio, en el buffet podrían arreglar esto rápidamente y…
      –Sí –dijo con una resolución brillando en sus ojos.
      –¿Qué? ¿En serio? ¿Así de fácil? –ni ella misma podía dar crédito a lo que oía.
      –No cariño, no es tan fácil –la sonrisa que le mostraba ahora podría asustar a la más valiente mujer. Jamás lo vio sonreír de tal manera –, porque para que yo firme esos papeles tú debes cumplir con cierto deber antes.
      Eso la confundió. –¿Cuál deber?
      –Tu quieres que te dé el divorcio, bien lo haré pero antes debemos disfrutar de nuestra luna de miel como cualquier pareja de recién casados.
      Había esperado todo menos eso.
      –No hablaras en serio.
      –¿Acaso ves que me este riendo?
      –David…
      –Es tu decisión Yatxira, vives el resto de tu vida a mi lado o me das tu virginidad y yo te doy la libertad para que te vayas con el poca cosa de Nick –jamás había visto esa faceta de él, era un hombre completamente diferente al que había conocido.
      Con todo el orgullo reflejado en el rostro respondió: –Está bien David, si así lo quieres acepto.
 
 
 
      Nick esperaba ansioso en el parque, después de aquella maravillosa noche todo parecía ser perfecto, el mundo era un lugar hermoso del cual podía disfrutar ahora que su alma era feliz. Su amada se aproximaba, la sonrisa en su rostro era brillante pero en cuanto leyó la preocupación en las facciones de ella, todo se volvió gris. Se sentaron en un banco en silencio, Nick no quería decir nada temiendo que lo que a ella le preocupara tuviera relación con lo sucedido la noche anterior, mientras que Yatxira no sabía cómo decirle a su adorado Nicholas que tendría que vivir un mes en la cama de Henrie para que este le dé el divorcio.
      –¿Cómo estás bella? –él desplazó su miedo y dio el primer paso.
      –Bien ¿y tu cariño? –se notaba que respondía por cordialidad. Ella no estaba nada bien.
      –Todo iba bien…
      Suspiraron y de nuevo silencio. Eso los mataba sobre todo al Jonas.
      –¿Qué tan malo es lo que tienes que decirme? –debía tantear la zona.
      –Existen las malas noticias, las noticias horribles y esta –eso era realmente malo.
      –¿Tan malo así?
      –No tienes idea –pero él necesitaba saber. Quería que ella desechara esa mirada de tristeza y ese ceño fruncido.
      –De igual manera dímelo, puedo enfrentar lo que sea.
      –No esto –le aseguró.
      –Yatxira pude enfrentar la noticia de tu muerte, nada es peor que eso así que simplemente escúpelo.
      –Tu lo pediste –ella sabía que esta era la excepción, lo que iba a decirle era diez veces peor que la noticia de su muerte –. David me dará el divorcio –se iría por la buena noticia primero.
      –¡Yatxira! ¿Estás loca? Esa es una excelente noticia –de poder irradiar brillo lo haría.
      –Lo que sucede es que aún no te he dicho la pésima noticia –acotó.
      Nick se tensó. Muchas hipótesis vinieron a su cabeza.
      –Nick, David firmará los papeles del divorcio solo si accedo a disfrutar nuestra luna de miel, lo que significa que debo estar un mes con él fingiendo ser la feliz señora Henrie –por un segundo Jonas quiso romper una pared, de conseguir una.
      –¡Mierda! Si es una espantosa noticia –concedió –. Pero le dijiste que no ¿cierto?
      Él había dado por hecho eso.
      –Esa es la parte más horrorosa de todo. Acepte –las lágrimas consiguieron vía libre por sus mejillas.
      Esas palabras cavaron la tumba de Nicholas.
      –No –dijo horrorizado –. No lo hiciste, hermosa, tu no le dijiste que si –quería creer que ella realmente no había aceptado tal atrocidad.
      –Lo lamento Nick, pero le dije que sí. Acepte.
      –No, no, no, no, no –sus manos estrujaron su rostro –. Mierda, amor ¿por qué? pudimos haber resuelto eso, eres abogada una demanda de divorcio debe ser pan comido para ti.
      –Amor es que no quería llegar a eso, no quería un escándalo por nuestro divorcio no quería hundir más el cuchillo en él –quería evitarle a toda costa el sufrimiento, David no se lo merecía.
      –Pero… ¡Demonios! ¿Por qué no lo pensaste? Pudiste haberle pedido un día para aclarar tu mente, habríamos encontrado otra manera de hacer que firmara el papel –no hacía más que mesar su cabello.
      –Nick, ya no hay vuelta atrás –lo hecho, hecho está. No podían regresar el tiempo.
      –Lo sé –gritó–. Y por eso es que estoy a punto de romper algo. No debiste aceptar esa condición ¿en qué diablos estabas pensando Yatxira?
      Dio vueltas en círculos mientras hablaba, no hallaba como descargar su enojo y su frustración.
      –A menos que quieras estar en su cama –fue un pensamiento que se coló en su cabeza y que se le escapó de los labios antes de analizarlo completamente.
      –¿Qué demonios has dicho? –eso la encolerizó al instante. ¿Cómo se atrevía a desconfiar de ella?
      –Lo siento… no fue intencio…
      –Mira Nicholas, no tienes derecho a reprocharme algo como eso sabiendo que aún después de tantos años de relación con David sigo siendo virgen. Así que mide tus palabras porque si quisiera meterme en la cama de él, como tú dices, ya lo habría hecho.
      Ambos se miraron, había resentimiento y frustración en sus ojos. Sabían que si seguían hablando las cosas empeorarían, dirían cosas que realmente no querrían decir y luego el orgullo los separaría nuevamente.
      –¿Cuándo debes comenzar con la farsa?
      –Mañana. Él tiene planeado salir del país, o eso creo, no sé a dónde iremos específicamente pero tengo entendido que será en una isla.
      –Ese maldito…
      –Nick –espetó.
      –¿Qué? ¿Cómo puedes esperar que me mantenga tranquilo y feliz mientras escucho que el hijo de perra ese te va a llevar a una isla para hacerte suya? ¡No! No lo acepto, primero lo mato antes de que te toque.
      –¿Entonces prefieres ir a prisión? –cuestionó mirándolo con decepción.
      –No, sé que no puedo matarlo en el sentido literal de la palabra. Pero… No entiendo cómo puedes estar tan tranquila y aceptarlo así sin más.
      –Porque no me importa lo que vaya a hacer David conmigo, y no me mal interpretes, porque él no tiene mi corazón, él no tiene mi amor, quedará en su conciencia el remordimiento y la culpabilidad por impedirme ser feliz contigo. A mi cuerpo puede hacerle lo que sea, pero seré una fría estatua sin emociones la cual aborrecerá al instante y si tenemos suerte quizás se arrepienta y me dé el divorcio antes de llegar a la semana.
      Así que esa era la razón, ella no había aceptado simplemente porque no tuviera otras opciones, lo había hecho porque tenía un plan bajo la manga. Y aunque parecía una buena estrategia seguía sin gustarle la idea al Jonas.
      –Pero de igual manera será él quien te quite la virginidad.
      –Así que ese es tu verdadero problema.
      –¡Demonios, Sí! Yo quería ser el primer hombre dentro de ti, el primero en sentirte, el primero en tocarte, el primero en hacerte el amor, el que te hiciera sentir por primera vez un orgasmo.
      –Fuiste el primero en hacerme sentir un orgasmo –le recordó–. Y aún así no tienes idea de lo mucho que me gustaría que eso que dices pasara.
      –Esta situación aún me tiene cabreado, pero quiero que lo olvidemos por el resto del día y disfrutemos de nuestra compañía. ¿Estás de acuerdo?
      –Sí.
 
 
     
      –¿Dónde estamos? –preguntó la mujer que portaba un vestido de seda floreado tricolor, negro, rojo y blanco. Y unos altos zapatos de tacón negro. Se veía totalmente deslumbrante. Para David era ver el sol por primera vez.
      –En St. Thomas de las Islas Vírgenes de Estados Unidos cariño –le ofreció su mano para que ella tuviera un soporte al bajar las estrechas escaleras del jet. Pero ella no la tomó.
      –Pensé que saldríamos del territorio norteamericano.
      –Estamos en el Caribe hermosa, pero estas islas están bajo supervisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas. Son parte USA.
      Ella no le prestó atención en lo más mínimo, simplemente se preocupó por bajar las escaleras y salir rápidamente bajo de ese candente sol. Pasaron rápidamente por Cyril E. King recogiendo sus maletas, no hablaron durante el trayecto, ni siquiera cuando subieron al auto deportivo que él había rentado mientras estuvieran en la isla. David sabía que ella no quería estar ahí con él, que quizás lo estaba maldiciendo mentalmente pero no iba a dejar que su conciencia lo hiciera rectificar, él le había dado mucho a ella así que era hora de ser recompensado.
      Yatxira observaba el paisaje sin ver nada realmente, su mente no se encontraba ahí, esta se había quedado en Nueva York durmiendo al lado de la persona que siempre ha amado: Nick. Recordaba en cómo él le había hecho el amor dulcemente sin siquiera penetrarla, había sido el encuentro más erótico y placentero que jamás haya tenido, jamás lo olvidaría, aquél magistral cuerpo moviéndose sobre el suyo, rosándola, embistiéndola a través de la ropa, cuanto no habría dado por sentirlo adentro. Pero repentinamente despertó de su ensoñación cuando pasaron el gran hotel de lujo donde ella creía que se hospedarían.
      –David acabas de pasar el hotel –le informó señalando con su pulgar el lugar que habían dejado atrás.
      –Lo sé.
      –Deberías entrar en el retorno o llegaremos a los puertos –sugirió leyendo los carteles de tránsito que informaban hacia donde se dirigían las vías que tenían en frente.
      –No tomaré ningún retorno porque no vamos a ir a ese hotel.
      –¿Entonces en qué hotel nos quedaremos?
      –No vamos a quedarnos en un hotel –le regaló una maquiavélica sonrisa que la hizo temblar, definitivamente ese no era el hombre que una vez llegó a gustarle.
      –¿En dónde nos quedaremos?
      Pero no obtuvo respuesta hasta transcurridos veinte minutos de viaje.
      –Ahí –señaló a su derecha, hacia el mar. Yatxira solo podía ver agua y más agua, pero la razón de ello era porque había descartado desde un primer momento que al lugar que se refería David fuera ese esplendido yate blanco que flotaba en el agua cristalina.
      –¿En el yate?
      –Exacto. ¿Qué creías? ¿Pensaste que íbamos a quedarnos en un hotel para darle oportunidad a Nick de hospedarse cerca de nosotros y mantenernos vigilados, o en su caso idear un plan de escape en cuanto firme los papeles?
      Ella realmente no había pensado en eso, era una idea fantástica, lástima que sea su esposo el que la haya creado.
      –Realmente no había pensado en eso –susurro y volvió a cruzar los brazos sobre la ventana abierta para reposar su barbilla ahí.
      –No soy idiota Yatxira, no dejaré que Nick me arruine el momento, sé que aceptaste esto a regañadientes y sé que él no es tan tonto como para permitirlo de buenas a primeras.
      Esta vez fue ella la que cayó. No quería enzarzarse en una discusión, cumpliría esto por simple obligación, no daría nada de sí. Nada en absoluto.
 
 
 
      –No terminaste tu cena –le reprochó limpiándose con la servilleta de tela.
      –No tengo mucha hambre.
      –Pero deberías comer, nos espera una larga y agitada noche.
      –¿Vas a obligarme a comer? –cuestionó rebelde, en sus ojos centellaba la ira.
      –No comiences con un berrinche –le advirtió–. Simplemente me preocupo por ti, no quiero que desfallezcas en pleno acto por no alimentarte bien.
      –Como te odio –musitó.
      –¿Me odias? ¿Y por qué me odias? Hace un par de días te casaste conmigo, un mes antes estabas en mi cama bajo mi cuerpo, durante todos estos años besabas mis labios y tocabas mi cuerpo, entonces dime ¿por qué de la noche a la mañana me odias cuando hace un mes me amabas? –Explotó dejando fluir su rabia–. ¿Por qué me tiraste a la basura en un santiamén? ¿Qué te hice yo para merecer esto? Soy tu esposo maldita sea, no debería mantenerte aquí en contra de tu voluntad, no debería estar rogándote por algo que según la ley de los hombres es mío.
      –¿Y que se supone que es eso que te pertenece?
      –¡Tú! Maldición, eres mía, eres mi esposa. Debería poder besarte, amarte, tocarte…
      En algo tenía razón ese hombre y era que no merecía lo que ella le estaba haciendo, tenía todo el derecho del mundo para molestarse, ella lo había tratado como si fuera una moneda de cambio, un día estas en mis manos y al siguiente te entrego a quien mejor me parezca o simplemente te tiro a la calle porque ya no me sirves.
      –Lo siento –suspiró, ella era la villana y lo sabía.
      –No quiero tus disculpas. Quiero una explicación –le ordenó. Y era lo menos que se merecía.
      –¿Qué quieres que te explique? ¿Qué quieres que diga? ¿Quieres escuchar que fui una tonta al creer que tú podrías borrar de mi cuerpo lo que siento por Nick? Pues bien, sí, soy una total estúpida; y lamento haberte estado usando durante tanto tiempo, me hiciste feliz muy feliz pero nunca llegaste a borrarlo de mi corazón, no es como si yo hubiera decidido enamorarme de él pero así paso.
      –Lo que no me puedo sacar de la cabeza es cómo lograste perdonarlo tan pronto ¡Maldición! Lo habías estado evitando desde que llegamos a USA y simplemente bastó que ese maldito interrumpiera nuestra boda para que tú flaquearas y me mandaras a mí a la mierda.
      –Eso no fue a…
      –¡Claro que fue así! Yatxira, te casaste conmigo por civil no lo habrías hecho si realmente no sintieras nada por mí. No puedo tragarme eso de que simplemente lo hacías para complacerme porque tú no eres así, tienes un maldito genio de mierda y tú no complaces a nadie, todos deben complacerte a ti así que dime ¿qué mierda pasó?
      –Luego de que me encontraran desperté en una habitación, a los minutos Joe se fue y pudimos hablar con…
      –Así que simplemente hablaron, mi matrimonio se fue al infierno simplemente porque Nicholas y tu hablaron. ¡Genial! –exclamó con puro sarcasmo.
      –Déjame terminar –replicó enojada–. Me explicó lo que pasó la noche previa al accidente del avión, él era inocente, nunca me traicionó y…
      –Y tú simplemente te tragaste todas las mentiras que te dijo –dedujo, no la dejaba terminar de hablar.
      –¿Sabes qué David? Vete al infierno, el me explicó lo que pasó esa noche, le creí, él me ama, yo lo amo y te guste o no lo perdoné para poder ser feliz a su lado.
      Henrie apretó los dientes con fuerza.
      –Ya veremos si puedes ser feliz a su lado mientras estés atada a mí –la amenazó levantándose de la silla y dejando la servilleta sobre su plato vacío.
      –Pero dijiste que si pasaba una luna de miel contigo…
      –¡Ay Yatxira, Yatxira! Tú pisaste, pateaste y tiraste a la basura nuestro matrimonio, nuestra relación y mi amor por ti, así que no me tientes porque yo podría hacer lo mismo con esa acta de divorcio que tanto deseas.
      Y con eso se perdió en una de las tres habitaciones que había en ese lugar flotante.
         Aquel hombre frustrado golpeo la cama con todas sus fuerzas, la rabia y el dolor lo consumían. Mesó su cabello y gruñó. El papel de villano que estaba tratando de interpretar frente a su esposa se le estaba cayendo a pedazos, él la amaba y le dolía en el alma escucharla hablar de ser feliz con otro, aún más si ese otro es un imbécil que la traicionó en el pasado. Y pensar que ella lo perdonó después de una simple conversación. ¿Qué demonios había hecho mal? Ella lo cambió sin siquiera dudarlo, había tirado por la borda su relación entera, sus sentimientos, su amor, y no le importó. Eso era lo que le envenenaba la sangre, la forma en que lo utilizó durante tantos años y cuando ya no le sirvió lo desechó como a un juguete. No le importo sus sentimientos, no le importo su opinión, no le importó nada. Y como todo en esta vida se paga era su turno de tratarla como a un juguete, la utilizaría, la manejaría a su antojo y cuando ya no la necesitara se desharía de ella… o no. No, no podría hacer eso porque le estaría dejando el camino libre a Nick. Por el momento la utilizaría, la obligaría a cumplir con su papel de esposa, y la mantendría chantajeada con el divorcio hasta que se canse de ella, cosa que no iba a pasar nunca.
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Junio 18th 2014, 19:12

HOOOLA STEPH, HAY DEBES ESTAR ODIANDOME
SIENTO MUUUUCHO MUUUUCHO HABER DESAPARECIDO
PERO LA UNI ME TIENE SIN VIDA SOCIAL XD
JSDGHBKJSHFA
NO PUEDO CREER QUE YATXIRA NO SE HAYA CASADO
ES LA DECICION MAS INTELIGENTE QUE PUDO TOMAR
Y DIOOOS NICK ES TAN PERFECTO
ME ENCANTA
SIGO INSISTIENDO EN QUE JOE DEBE DECIR LA VERDAD DE LO DE TAYLOR...
QUE MALDITO DAVID AL OBLIGAR A YATXIRA A HACER ESO QUE POCO HOMBRE U.U
ME ENCANTA LA NOVE TIENES QUE SEGUIRLA PRONTO POR FAVOOR SIII????
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Junio 30th 2014, 10:49

NIÑAS LES TENGO UNA MALA (BUENA) NOTICIA, LA MALA ES QUE AHORA SI NO VOY A TENER NINGUN TIPO DE ACCESO A PCs O A INTERNET, SÌ ESO ES BASTANTE MALO. LA BUENA ES QUE QUIZAS NO DURE MÀS DE UN MES ESA SITUACIÒN Y QUE IGUAL REGRESARÉ Y SEGUIRE LA NOVELA. LES DIJE QUE NO IBA A CANCELARLA Y NO LO HARÉ. UN BESO LAS QUIERO.
Volver arriba Ir abajo
angeluza6
Forista!


Cantidad de envíos : 137
Edad : 17
Localización : in Spain
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Julio 25th 2014, 19:32

Siguelaaa!AMO tu nove,es perfecta.
No la canceles porfas
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Noviembre 1st 2014, 18:34

HEY NENAS! HE VUELTO. (JEJE) PERDÓN POR LA TARDANZA PERO HASTA AHORA FUE QUE RECUPERÉ LA PANTALLA DE MI TELF Y YA NO TENGO PC ASÍ QUE AHORA ME MANEJO CYBERNÉTICAMENTE DESDE MI CEL, Y COMO NO QUIERO SEGUIR DANDOLE LARGAS A LA NOVELA ESPERANDO QUE ME LLUEVA UNA LAPTOP DEL CIELO HE COMENZADO A ESCRIBIR EN UN CUADERNO E IRÉ SUBIENDO CAPS DESDE MI CEL, YA TENGO ALGO ASÍ COMO UN MARATÓN PARA MAÑANA DEBERÍA COMENZAR A SUBIRLO (ES QUE ES MUY FASTIDIOSO TRANSCRIBIR) LAS AMOOOO, GRACIAS POR TODAS LAS ESPERAS, POR SER TAN COMPRENSIBLES Y FIELES, NO SE PIERDAN (NO SIGAN MIS ACCIONES HAHAHA)
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Noviembre 4th 2014, 12:44

BUENO NENAS LES TRAIGO MARATON AQUÍ

Cap Anterior

Y como todo en esta vida se paga era su turno de tratarla como a un juguete, la utilizaría, la manejaria a su antojo y cuando ya no la necesitara se desharia de ella... o no.

No, no podría hacer eso porque le estará dejando el camino libre a Nick. Por el momento la utilizaría, la obligaría a cumplir con su papel de esposa y la mantendria chantajeada con el divorcio hasta que se cansara de ella, cosa que no iba a pasar nunca.

Continuación...

-¿No vas a salir nunca de ahí?- tocó por tercera vez la puerta del baño del camarote.
-¿No puedo tomar un baño el tiempo que a mi me plazca?
-Pero ya llevas dos horas y media ahí- se quejó mirando su reloj, ya llevaba mucho tiempo encerrada y el sabía que sólo había estado evitandola.
-Ya salgo- refunfuñó. Ella sabía que no podría posponerlo aún más.

La mujer que tanto amaba por fin salió y sólo llevaba puesto una bata de seda rosada, su cabello estaba peinado y casi seco lo que la delató frente a su esposo.

-Ven aquí- extendió sus manos para que ella las tomara y tuvo que hacerlo.

Las luces eran tenues, la cama estaba llena de pétalos y todo el ambiente propiciaba el acto del amor. Sólo que para ella no era hacer el amor, era cumplir una condena.

-No sabes cuanto he deseado que llegué este día- y no hubo más que decir, tampoco es como sí Yatxira quisiera acotar algo, nada podría frenar lo que venía a continuación.

Sin preámbulos David le quitó la bata mostrando así la absoluta desnudez de ella, estaba avergonzada y a su vez nerviosa y asustada. La acostó en el centro de la cama y se deshizo de la camisa de algodón que se había puesto para "dormir". La beso en el cuello, la olió y degustó su aroma mientras ella seguía paralizada como estatua.

-Eres maravillosa- susurró con frenesi. Continuó con su asaltó bajando sus besos por los hombros hasta sus senos. No fue lo mismo, ni siquiera se pareció a lo que Nick le hizo sentir un par de noches atrás y aunque David estaba siendo dulce y amoroso le parecía totalmente asqueroso como él besaba y lamia sus pechos. No le proporcionaba ningún placer pero no movió ni un sólo músculo para evitarlo.

-¡Por dios! Todo se siente el doble de placentero ahora que eres totalmente mía- y bajo sus besos hasta su vientre disfrutando de cada centímetro de piel-. Tienes que moverte Yatxira, necesito ver qué te gusta y que no.

Pero ella ni siquiera lo escuchaba, sólo intentaba engañar a su mente y a sí misma diciéndose que David era Nick. Y no lo estaba logrando.

-Colabora conmigo o puedes ir olvidandote de esa firma que tanto quieres- fue como activar su alarma neuronal, con esas palabras capturó toda su atención y la hizo colaborar. David dejó de lado su vientre y subió a sus labios para besarla con ferocidad, una que ella correspondió a regañadientes, sus caderas comenzaron a embestirla y ella sentía el cosquilleo que le producía el roce de los pantalones que el cargaba, la tocó, acarició y besó hasta quedarse sin aliento.

-Eres tan exquisita, no sabes cuanto te amo- confesó y fue en ese instante que Yatxira pudo ver en realidad cuanto dolor sentía él por la situación.

Pero ella no tenía respuesta para eso, no podía devolverle el te amo porque simplemente no lo sentía. Lo que sí podía hacer era dejarse llevar y realmente pensar que es Nick quién la toca.

-Lo siento David- susurro y lo acercó para besarlo.

Él tenía varios trucos bajo la manga y comenzó a utilizarlos en ella para que sus hormonas se dispararan al cielo. Dejó sus labios y siguió el camino hasta el sur.

-¿Que haces?- pero la respuesta no vino en palabras sino en actos. La lamió, ahí donde todo es más sensible.

-¡David!- gritó asombrada y le mesó el cabello.

-Así me gusta cariño, que grites mi nombre- satisfecho prosiguió y hasta que ella no comenzó a suplicar que la dejara el no la soltó.

Completamente excitado se quitó sus pantalones, fue cuando ella notó que no tenía más nada bajo esa prenda. En un intento de hacer que ella lo tocara ambos salieron heridos.

-Ahg!- se quejó él visualizando el rasguño en la palma de su mano.

-Me rompiste la uña tonto- refunfuño ella viendo su arte destruido.

-Y puedo romperte muchas cosas más- prometió rozando su cadera contra la de ella.

Mansión Jonas- New York

-Cuñado podrías parar por favor? Vas a abrir un hueco en el piso- (Tn)___ llevaba toda la noche observando como Nick caminaba de un lado al otro.

-No, no puedo. Maldición! Ese imbécil debe estar tocandola en este momento, lo voy a matar, ese maldito chantajista- balbuceaba un millar de maldiciones pero su furia la mantenía a raya porque de nada servía destruir la casa de su hermano.
Volver arriba Ir abajo
angeluza6
Forista!


Cantidad de envíos : 137
Edad : 17
Localización : in Spain
Fecha de inscripción : 16/08/2010

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Febrero 7th 2015, 19:45

Ay, sigue la porfavor
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Julio 9th 2015, 05:57

¡DIOS SANTÍSIMO! ME ESTOY DANDO CUENTA APENAS QUE NO HE SUBIDO NADA DESDE NOVIEMBRE DEL AÑO PASADO. HAN PASADO TANTAS COSAS EN MI VIDA... Y SIN COMPUTADORA PUES ES DIFÍCIL LA COSA. NO LAS QUIERO EMPAÑAR NIÑAS CON TODO LO QUE HE VIVIDO, PERO EN LOS ÚLTIMOS MESES ME HAN PASADO COSAS MUY FEAS, ADEMÁS DE QUE LOS PROBLEMAS ME HAN AGOBIADO POR LO QUE NO ME HE CONCENTRADO PARA NADA EN LA NOVELA Y MUCHO MENOS ME HE SENTADO EN UN CYBER A SIQUIERA INTENTAR CONTINUAR CON LO QUE DEJÉ ESCRITO EN EL DOCUMENTO. POR EL MOMENTO LES DIRÉ QUE IRÉ DÍA A DÍA INTENTANDO LIBERAR MI MENTE DEL ESTRES ENFOCARME EN TERMINAR ESTA NOVELA HAHAHA PORQUE COMO SIEMPRE HE DICHO ES MI (NUESTRO) SUEÑO DE VIDA CON JOE Y NO LO PUEDO DEJAR INCONCLUSO, ADEMÁS QUE NO ME GUSTA DEJAR NADA INCONCLUSO. HAN PASADO YA 5 AÑOS DESDE QUE COMENCÉ LA NOVELA Y CREO QUE ES TIEMPO DE QUE VAYA TERMINANDO DE ESCRIBIR ESE FINAL QUE TENGO PLANEADO DESDE EL PRIMER DÍA QUE COMENCÉ A DARLE FORMA Y VIDA A ESTE MUNDO. UN BESO A TODAS LAS QUE AÚN PASAN POR AQUÍ Y LEEN ESTO. TAMBIÉN UN ABRAZO SE LES QUIERE.
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Julio 9th 2015, 05:57

¡DIOS SANTÍSIMO! ME ESTOY DANDO CUENTA APENAS QUE NO HE SUBIDO NADA DESDE NOVIEMBRE DEL AÑO PASADO. HAN PASADO TANTAS COSAS EN MI VIDA... Y SIN COMPUTADORA PUES ES DIFÍCIL LA COSA. NO LAS QUIERO EMPAÑAR NIÑAS CON TODO LO QUE HE VIVIDO, PERO EN LOS ÚLTIMOS MESES ME HAN PASADO COSAS MUY FEAS, ADEMÁS DE QUE LOS PROBLEMAS ME HAN AGOBIADO POR LO QUE NO ME HE CONCENTRADO PARA NADA EN LA NOVELA Y MUCHO MENOS ME HE SENTADO EN UN CYBER A SIQUIERA INTENTAR CONTINUAR CON LO QUE DEJÉ ESCRITO EN EL DOCUMENTO. POR EL MOMENTO LES DIRÉ QUE IRÉ DÍA A DÍA INTENTANDO LIBERAR MI MENTE DEL ESTRES ENFOCARME EN TERMINAR ESTA NOVELA HAHAHA PORQUE COMO SIEMPRE HE DICHO ES MI (NUESTRO) SUEÑO DE VIDA CON JOE Y NO LO PUEDO DEJAR INCONCLUSO, ADEMÁS QUE NO ME GUSTA DEJAR NADA INCONCLUSO. HAN PASADO YA 5 AÑOS DESDE QUE COMENCÉ LA NOVELA Y CREO QUE ES TIEMPO DE QUE VAYA TERMINANDO DE ESCRIBIR ESE FINAL QUE TENGO PLANEADO DESDE EL PRIMER DÍA QUE COMENCÉ A DARLE FORMA Y VIDA A ESTE MUNDO. UN BESO A TODAS LAS QUE AÚN PASAN POR AQUÍ Y LEEN ESTO. TAMBIÉN UN ABRAZO SE LES QUIERE.
Volver arriba Ir abajo
michelle@stephy
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 470
Edad : 20
Localización : Joelandia - Jobrosmania, Avenida DJ Danger Calle Jonas.. en todo el alrrededor de mi corazón <3
Fecha de inscripción : 03/09/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Julio 9th 2015, 21:58

naw tocalla si yo tambien espero eso aun!
Volver arriba Ir abajo
http://michelle.25.12@hotmail.com
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Agosto 18th 2015, 17:00

HOLA NENAS POR FIN TERMINÉ DE ESCRIBIR ALGO PARA USTEDES, ADEMÁS DE QUE AHORA TENGO INTERNET AQUÍ EN CASA DE MIS TÍAS DONDE ESTOY VIVIENDO, SE LES QUIERE.

MARATÓN PARTE 1

Cap Anterior


Mansión Jonas– New York

      –Cuñado, podrías parar por favor? Vas a abrir un hueco en el piso– (Tn)____ llevaba toda la noche observando cómo Nick caminaba de un lado al otro.
      –No, no puedo. Maldición! Ese imbécil debe estar tocándola en este momento, lo voy a matar, ese maldito chantajista– balbuceaba un millar de maldiciones pero su furia la mantenía a raya porque de nada serviría destruir la casa de su hermano.




Continuación...

–Sigo sin entender cómo aceptaron el chantaje de David, eres un masoquista Nick– comento haciendo que su cuñado explotara.
      –Yo no acepte esta mierda, fue ella, no soy un imbécil masoquista. Y no me dirijas la palabra porque no tienes idea de cuánto te desprecio en este instante, en todo caso, toda esta mierda es tu culpa por haberla llevado contigo en ese maldito avión– luego se dio cuenta que casi mete la pata, ¿Qué tanto le reveló?
      –De que hablas Nick?
      –Nada.
      –Dímelo– exigió– ¿A cuál avión llevé a Yatxira? Y ¿Que tiene que ver eso con su relación? Además ¿Qué hice ahora para merecer tu desprecio?
      –Ya te dije, nada.
      –Si tu no me lo dices Joe lo hará– corrió hasta la cocina para abordar a su esposo antes que Nick.
Pero el estaba hablando con su madre.
      –María no puedes decirle eso, promete que no le dirás ni una sola palabra a (Tn)____.
      –¿Que no debe decirme mi madre?
      Y todos quedaron en silencio, Joe porque se sorprendió al escuchar la voz de su esposa y los demás expectantes por la respuesta del Jonas.
      –¿Y bien? ¿Alguno va a responderme?
      –Amor nosotros estábamos hablando...– no sabía que decirle, no había manera de poder revelar porqué murió su padre sin sacar a luz el maldito video de Taylor.
      –De tu padre– completo la señora de Abreu.
Joe quiso taparle la boca para que no continuara.
      –¿Qué pasa con él?– preguntó alarmándose, lo único que su madre le respondió sobre él en las dos ocasiones que preguntó por su paradero fue "Está bien, está en un lugar mejor".
Joe tomo rápidamente un lugar al lado de su esposa y la abrazó.
      –Amor no quiero que te alteres...
      –El murió de un infarto– soltó así sin anestesia.
      –¿Qué? No pero tu... ¿Cuándo?– se había soltado del abrazo de Joe para zarandear a su madre.
      –Hace muchos años,  siete u ocho años más o menos– le seguía doliendo la pérdida pero ahora tenía  a sus dos hijas y el dolor era soportable.
      –¿Qué?– su respiración comenzó a ser superficial, sus ojos se cristalizaron preparándose para llorar–. ¿Por qué no me lo dijiste? Cuando te dijeron que estaba viva y nos reencontramos te pregunté por él,  el día que te dije que Yatxira se iba a casar también te pregunte y me dijiste que estaba bien ¿Por qué me mentiste?– le reprochó con las mejillas bañadas en lágrimas– Mi papá... Todo este tiempo pensé que nos odiaba y está muerto.
      –Amor.....
      –Hija yo solo quería evitarte el sufrimiento....
      –No me hables, vete, solo vete no quiero verte– y salió de la habitación.
Joe quedó helado, si así era con su propia madre solo por ocultarle la muerte de su padre...
      –Cuando se entere de la verdad Joe vas a tener que despedirte de este mundo– todos habían visto la actitud de ella. Nada bueno le esperaba a ese hombre si (Tn)____ se enteraba de la verdad.
–Buenas noches chicos, cuando regrese Yatxira díganle que estaré en el hotel –y así la viuda Abreu salió de la casa.


Islas vírgenes– USA

      –David eso duele– se quejó ella puesto que había roto su himen.
      –Quédate quieta y relájate por favor– se sentía completamente extasiado, es como si acabara de ganarse noventa billones de dólares,  como si fuera el rey del mundo y aún la sensación no se comparaba. Era satisfacción en su más pura y plena esencia.
Cuando ella realmente se relajó y aceptó que su virginidad le pertenecía a David y que no podría hacer más nada para cambiar eso comenzó a disfrutar la sensación, de igual manera no es como si se pudieran controlar las feromonas. Él comenzó a moverse con delicadeza disfrutando cada embestida y ella lo recibía dejando atrás el dolor, lo abrazó y enterró sus uñas en la espalda, ese gesto le trajo completa felicidad a David, le hacía saber que lo deseaba al menos. Iba a soltar todo el arsenal que sabía sobre ella, pero debía ser cuidadoso, era la primera vez de ella. Mientras seguía moviéndose dentro de ella la mordió en el cuello marcándola como suya, bajó hasta sus pechos e hizo lo mismo pero suavemente haciéndola gemir.
      –¡Oh por dios! Nick.
      –¿Qué?– eso mato su lívido.
      –¿Qué de qué?– no había notado lo que dijo.
      –Me llamaste Nick– se levanto de la cama y fue hasta el baño.
      –¡Oh mierda!
Y sin saberlo esa fue la solución a todos sus problemas. David no la volvió a tocar, salía todos los días y la dejaba sola en el bote con el capitán. Su aburrimiento era tal que luego de dos días de encierro pasaba las tardes jugando cartas con el capitán del bote. Así transcurrió el mes entero, Yatxira en ningún momento mencionó el divorcio pero ya que se acercaba la etapa final del contrato no había motivos para no mencionarlo.
     
      –Hola– saludó dubitativa.
      –Hola– respondió secamente. Ella odiaba que se comportara como un imbécil con ella, después de todo fue su primer hombre. Y luego de pensarlo por un segundo se preguntó ¿Por qué le importaba eso?
Él como todos los días llegaba a ducharse y ésta vez ella entró con él al baño.
      –Sal, voy a tomar una ducha– pidió nuevamente hablando en ese tono déspota que ella había comenzado a odiar.
      –Puedes ducharte mientras yo hablo.
      –Ahg! Eres una molestia– comenzó a quitarse la ropa y abrió el grifo para que el agua fuera calentando. Ella bajo la tapa del inodoro y ahí se sentó mirando el suelo.
      –¿Qué quieres decirme?– entro en la ducha y disfrutó del agua aunque tenía muchas ganas de meterla a ella y hacerle el amor ahí.
      –Es sobre el trato que hicimos– y eso volvió a ponerlo de mal humor, ella tenía una habilidad innata para matar su lívido.
      –¿Qué pasa con eso?
      –Pues ya está por comenzar agosto y...
      –Quieres saber si de verdad volveremos a New York y te daré el divorcio al finalizar el mes– completó por ella.
      –Pues...
      –No, no lo haré– la interrumpió nuevamente.
      –Pero David...
      –Tú no cumpliste tu parte del trato, yo no tengo por qué cumplir la mía.
      –¡Pero te di mi virginidad!
      –Y luego arruinaste todo el momento llamándome Nick, por ese estúpido error he pasado todo el maldito mes sin tocarte– rugió.
      –No me has tocado porque no te da la maldita gana– espetó y luego analizó sus palabras "¿quiero que vuelva a tocarme?".
      –¿Quieres que te haga el amor?– él también lo había entendido de esa manera, eso ayudó a disipar su rabia.
      –No, yo...
      –Eso fue lo que insinuaste– había esperanza en sus ojos.
      –Eso no es cierto...– pero no tuvo tiempo de poder escapar porque David la tomó y adentró en la ducha.


Octubre 20– Tribunal de NY

      –Se abre la segunda sesión por la solicitud de divorcio realizada por la señora Yatxira Henrie Abreu al demandado David Clayton Henrie. ¿Ambas partes están presentes?– preguntó el juez de la corte.
      –Sí su señoría– asintieron los dos abogados del caso. Dylan, uno de los mejores amigos de Yatxira, la representaba mientras que David se dio el lujo de contratar al terror de todas las firmas existentes en New York y quizás todo USA, Lucas Emmerich.

     –Por favor que suba al estrado el primer testigo. Señora Rosalía O'Donell –aquella mujer canosa que podría estar fácilmente en su lecho de muerte se levantó con todo el orgullo que alguien de su edad pueda tener. Se deslizaba casi arrastrando el bastón, mientras era guiada por su nieta. Al llegar al estrado el policía de la corte la hizo jurar ante Dios y todos los presentes que solo diría la verdad y nada más que la verdad.
     –Buenos días señora O'Donell -la saludó Emmerich en un tono muy elevado.
     –No tiene porque gritar abogado –con un suave gesto señaló el aparato que reposaba en su oído y le permitía escuchar con toda claridad –, soy vieja no sorda.
     –Disculpe madame –dijo para dar comienzo al interrogatorio –. ¿Señora O'Donell es cierto que usted es viuda?
     –Si señor Emmerich, desde hace seis años.
     –¿También es cierto que nació en Febrero 1942? –comenzaba con preguntas de protocolo, lo usual.
     –Completamente cierto.
     –¿Conoce usted a mi representado, el señor David Henrie?
     –Sí, conocí al joven cuando este fue a las islas vírgenes a pasar su luna de miel.
     –¿Cuándo lo conoció?  ¿Recuerda la fecha?
     –El 2 de Julio, si bien recuerdo ese día vi a mi bisnieto por primera vez.
     –¿Cómo lo conoció?
     –El joven entró a mi tienda para comprar una joya que le interesó.
     –¿Podría darme más detalles del objeto y de su precio?
     –Por supuesto. Observé como el Sr. Henrie estuvo parado frente a la vitrina un largo tiempo para luego marcharse y regresar un par de minutos después. Cuando entró con esa vestimenta tan elegante supe que no era de aquí, le pregunte si estaba buscando algo en específico y recuerdo que me dijo que deseaba comprar algo para su esposa con quién disfrutaba su luna de miel en la isla, fue cuando noté porque se interesaba en el antiguo collar de zafiros que he tenido durante diez años en mi tienda y nunca había logrado vender debido a su precio.
     –¿Cuál era su precio?
     –260.300$
     –¿Mi representado compró el collar?
     –Si se lo llevó.
     –Así que señoras y señores del jurado tenemos a un hombre completamente enamorado que se casó por civil con la señora Yatxira, luego la llevó al altar donde ésta lo deja plantado y se escapa con su antiguo novio, a pesar de sus errores él le pide pasar su luna de miel como si nada hubiera sucedido y hasta gasta esa cantidad insana de dinero para regalarle un extraño collar de zafiros a esa infiel. La vida no es justa, ¿pero si es justo que la Sra. Henrie no valore todo lo que su esposo hace por mantenerla feliz cuando fue ella la que lo engaño?
      –Ese imbécil jamás me dio un collar de zafiros –mascullo Yatxira en el oído de
Dylan.
      –Tranquila, yo me encargaré de eso.
      –Permítame su señoría entregarle las copias y los originales de la factura y las fotos de dicho collar.
      –Concedido –y pronto el juez tuvo en sus manos dichas pruebas.
      –Objeción su señoría –Dylan se levantó indignado –. En primer lugar mi cliente jamás recibió tal regalo y no vinimos a discutir sobre quién dio más obsequios en la relación.
      –No ha lugar –y sin remedio el chico se sentó–. Las pruebas concuerdan y son válidas para este tribunal pero vaya al punto señor Emmerich.
      –Si ese idiota lo que quiere es salir de aquí más rico de lo que ya es está muy equivocado, no voy a pagarle nada que no me haya dado, y si lo desea pienso devolverle cada cosa que me dio– susurró Yatxira furica, no entendía como después de dos malditos juicios David aún no se haya rendido y siga con su insistencia de no firmar los papeles. Se supone que era un hombre de palabra y debía de haberle devuelto su libertad en cuanto pisaron New York.
      –¿Tiene alguna otra pregunta para la testigo señor Emmerich?
      –No su señoría.
      –Se le concede al abogado de la contraparte interrogar a la testigo.
      –Gracias su señoría –era hora de acabar con el circo que David había construido en el tribunal con su estúpido acto de esposo perfecto–. Buenos días señora O'Donell.
      –Buenos días abogado.
      –¿Madame tiene usted pruebas físicas o podría atestiguar que tiene pruebas visuales de que ese collar fue entregado a mi cliente? –Señaló a Yatxira quien se encontraba atrás a la izquierda sentada con el mal humor reflejado en el rostro.
      –No abogado, solo puedo dar fe del hecho que el joven compró el collar y dijo que deseaba regalárselo a su esposa.
      –Aquí su señoría tengo las fotos y fotocopias de las facturas de los objetos que el señor Henrie ha comprado para mi cliente y que ella está dispuesta a devolver. Las facturas originales las posee el señor así que si desea verificar la autenticidad de mis copias me haría un gran favor al solicitárselas. Señores del jurado como ustedes también pueden ver, en esas copias que les he entregado, mi clienta no desea poseer nada del señor ahí presente –y lo señaló como si fuera un simple saco de papas que Dylan está ofertando en el mercado–. Todas las cosas serán devueltas en su totalidad, si el señor Henrie le hubiera regalado ese collar de zafiros aparecería en las fotos o en las copias de facturas que tienen en sus manos, al igual que todas las joyas que ahí se observan, joyas que juntas triplican y hasta quintuplican el valor de los dichosos zafiros. Si mi clienta quisiera quedarse con ese collar en especifico por su simple valor monetario o por ser lindo tendría mejores opciones a las que acudir.
       –Y así es como le callas la boca al supuesto mejor abogado de toda América –susurró Dylan en el oído de su amiga cuando éste volvió a su lugar, chocaron las manos en señal de victoria bajo el escritorio para que nadie los viera.
        En las siguientes dos horas interrogaron al capitán del barco –donde estuvieron Yatxira y David en su luna de miel– haciendo que las cosas quedaran a favor nuevamente del abogado Emmerich ya que según el marinero la Señora Henrie saltaba a buscar consuelo y entretenimiento en los brazos de aquel hombre cada vez que David dejaba el navío. También subió al estrado la dueña de un bar en el cual David hizo acto de presencia muchas veces, pero no se pudo comprobar que hiciera algo más que beber. Emmerich estaba jugando muy bien sus cartas y estaban acorralando a Yatxira pero había una testigo que podría llegar en cualquier momento que podría ser la salvación de la demandante, la Sra. Henrie.
          –Se hará un receso de una hora -y el mazo golpeó la madera, pronto la sala fue quedando vacía.
          –¿Cuando demonios llegará Cassidy? Si este maldito juicio sigue así David saldrá victorioso y tendré que ser la Sr. Henrie hasta quién sabe cuándo.
          Yatxira estaba más que estresada y su amiga no hacia el milagro de aparecer con la solución de sus problemas.
          –Tranquila ella dijo que llegaría justo en el momento indicado.
          Pero esas no eran unas palabras realmente consoladoras.
          –¿Tienes la más mínima idea de lo que eso significa en el idioma de Cassidy?
          Ella tenía todo el aspecto de querer asesinarlo.
          –No. ¿Que va a llegar un poco tarde?
          Estaba intentando adivinar, pero él siempre ha sabido que las mujeres son tan complicadas.
          –Significa que quizás llegue tan tarde que voy a tener que resignarme a ser la Sra. Henrie hasta que me muera.
          Sabía que gritándole a Dylan no obtendría nada pero así liberaba un poco su estrés.
          –Tranquilízate ella va a llegar, lograré que ese estúpido matrimonio sea disuelto hoy mismo –una promesa como esa no debería decirse a la ligera pero eso le daba a Yatxira un poco de tranquilidad, sabía que Dylan movería cielo y tierra por intentar ayudarla.
           Para cuando el receso de almuerzo terminó Cassidy ni siquiera dio señales de vida lo que envió los nervios de la joven Abreu hasta el cielo.
           Habían pasado quince minutos interrogando a David, había subido al estrado en cuanto volvieron del receso, aquella novela dramática que estaban personificando el Sr. Emmerich y él en aquél juicio merecía un Oscar, casi lograron conmover a Yatxira (es sarcasmo), el papel de esposo perfecto y abnegado había hecho suspirar a más de una mujer en el jurado lo que volvía más loca a Yatxira, de haber podido le habría colocado a Henrie un lazo en la cabeza para regalarlo a la primera que levantara la mano. Pero el espectáculo llegó a su fin cuando ambas puertas del salón se abrieron y las figuras de dos mujeres aparecieron como por arte de magia. Era nada más y nada menos que Cassidy quien tenía a su lado la solución para todos los problemas de Yatxira.
            –Perdone la intromisión señores del jurado, juez –inclinó la cabeza hacia ambos–, pero he traído una testigo vital para este caso.
            Hubo murmullos en el salón y pronto el juez, ya molesto, los silenció a todos con el sonido del mazo
            –Esto es una falta de respeto, ¿Cómo se atreve a entrar así? Esto es una corte no el patio de su casa –el hombre estaba furioso.
            –Le pido disculpas nuevamente su señoría, pero como mencioné antes he traído a una testigo muy importante, además de pruebas muy contundentes, si lo desea yo puedo retirarme pero a ella la deben interrogar.
             –Entregue las pruebas, deje a la testigo y retírese –eso era lo peor que a un abogado le podría pasar, ser echado de la corte como un perro callejero pero Cassidy estaba satisfecha con su labor.

              –Bien, por favor que pase al estrado la señora Olivia– aquella mujer que portaba tan poca ropa tuvo que aceptar el abrigo que le ofrecía el abogado Emmerich puesto que no podría subir al estrado así.
      –Señora Oli...
      –Señorita– lo corrigió inmediatamente.
      –Señorita Olivia Hernández, ¿jura ante dios y todos los presentes decir la verdad y nada más que la verdad preservando las leyes estipuladas por el estado?      
      –Lo juro– dijo con una mano alzada y la otra tocando el libro.
      –Está bien, abogados procedan.
      –Señorita Olivia, ¿es cierto que tiene procedencia latina y que vive en las Islas Vírgenes desde hace diez años?– cuestionó Dylan.
      –Si es cierto, mi padre es americano y mi fallecida madre puertoricense.
      –¿Qué sucedió después de que su madre muriera?– continuó el abogado de Yatxira.
      –Mi padre se convirtió en alcohólico y tuve que irme de mi casa.
      –¿Qué edad tenía?
      –Dieciocho años.
      –¿Y qué hizo luego de abandonar su hogar?
      –Caminé y caminé hasta que Luisa me encontró y me ofreció un techo y comida.
      –¿Usted tuvo que darle algo a cambio por su hospitalidad?
      –En ese instante no, pero luego me pidió que la ayudara con su bar siendo mesera.
      –¿Cuánto tiempo estuvo haciendo eso?
      –Tres meses.
      –¿Luego que puesto tomó en el bar?
      –Era un local bar de prostitución así que pronto tuve que ascender a prostituta para ganar más dinero.
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Diciembre 3rd 2015, 20:01

HOLA CHICAS HABÍA ESCRITO UN CAP Y CUANDO LO FUI A SUBIR DESDE LA TAB SE CERRÓ Y NO LO HABIA GUARDADO, COMO ESTOY ARRECHA PORQ PERDI TODO LO Q ESCRIBI YA SERA MAÑANA Q VUELVA A ESCRIBIRLO Y SUBIROO. SOLO QUERÍA QUE SUPIERAN QUE PODRIAN HABER LEIDO PERO LA TAB ME JUGÓ UNA MALA PASADA
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Diciembre 8th 2015, 10:23

Bueno nenas aquí viene lo bueno...

Cap Anterior


–Bien, por favor que pase al estrado la señora Olivia– aquella mujer que portaba tan poca ropa tuvo que aceptar el abrigo que le ofrecía el abogado Emmerich puesto que no podría subir al estrado así.
      –Señora Oli...
      –Señorita– lo corrigió inmediatamente.
      –Senorita Olivia Hernandez, ¿jura ante dios y todos los presentes decir la verdad y nada más que la verdad preservando las leyes estipuladas por el estado?      
      –Lo juro– dijo con una mano alzada y la otra tocando el libro.
      –Está bien, abogados procedan.
      –Señorita Olivia, ¿es cierto que tiene procedencia latina y que vive en las Islas Vírgenes desde hace diez años?– cuestionó Dylan.
      –Si es cierto, mi padre es americano y mi fallecida madre puerto riqueña.
      –¿Qué sucedió despues de que su madre muriera?– continuó el abogado de Yatxira.
      –Mi padre se convirtió en alcohólico y tuve que irme de mi casa.
      –¿Qué edad tenía?
      –Dieciocho años.
      –¿Y qué hizo luego de abandonar su hogar?
      –Caminé y caminé hasta que Luisa me encontró y me ofreció un techo y comida.
      –¿Usted tuvo que darle algo a cambio por su hospitalidad?
      –En ese instante no, pero luego me pidió que la ayudara con su bar siendo mesera.
      –¿Cuánto tiempo estuvo haciendo eso?
      –Tres meses.
      –¿Luego que puesto tomó en el bar?
      –Era un local bar de prostitución así que pronto tuve que ascender a prostituta para ganar más dinero.



Continuación

–Objeción su señoría, ¿que parte de su trágica historia tiene que ver con nuestros clientes?– objetó Emmerich.
      –No, a lugar. Continúe abogado.
      –Para ir directo al punto que el colega Emmerich quiere saber, díganos señora Olivia, ¿conoce usted al señor David Clayton Henrie?– preguntó el gran amigo de Yatxira.
      –No se si ese es su nombre pero si lo he visto.
      –¿Dónde y cuándo señora?
      –¡Señorita!– espetó la mujer.
      –Sí, disculpeme señorita.
      –Lo vi la primera vez en el bar donde trabajo, estaba solo y bebía una botella entera de vodka.
      –¿Así que lo vio varias veces?
      –Sí,  tres veces por semana.
      –¿Durante cuánto tiempo?
      –Un mes, eso creo.
      –Objeción su señoría, no hay evidencias de que mi cliente haya cometido adulterio, la mujer solo dijo que lo había visto en el bar.
      –No, a lugar señor Emmerich– éste no era el dia del abogado.
      –Para ser mas claros, señorita Olivia ¿usted tuvo relaciones sexuales con el hombre sentado en esa mesa?– señaló a David.
      –No– esa respuesta sorprendió a todos.


Casa Jonas – New Jersey

      –¿Cómo irá el juicio?– se preguntó (Tn)____ en voz alta y como su esposo se encontraba a su lado picando verduras la escuchó.
      –Le escribí un texto a Nick hace un rato, me dijo que apenas volvian del receso.
      –Que horrible es todo esto. Y ahora tu madre...– lo último lo dijo en un susurro pero Joe igual escuchó.
      –¿Qué pasa con mi madre?
      –Nada.
      –¡(Tn)____!
      –Nada cariño.
      –Te conozco.
      –Es que los escuché anoche y perdona yo no quise espiar pero andaba buscándote y no pude interrumpirte.
      –¡Hey!– se levanto y la tomó por la cintura–. Ella simplemente esta alterada, no le gusta que el nombre de la familia esté involucrado en conflictos y menos que la prensa haga festín con ello.
      –Joe la escuché cuando nos llamó zorras– sus ojos estaban cristalizados. Él con sus pulgares acarició sus mejillas.
      –Lo sabía– suspiró– pero es por lo que te dije. Ella no quiere que estemos envueltos en escándalos y pues luego de que tuvieras una vida con Leonel y ahora Nick enredado en un caso de divorcio... Dijo las cosas sin pensar.
      –No quiero que me odie, no es mi culpa haber perdido la memoria y Yatxira... No entiendo todo su problema de: amo a Nick pero me caso con David, pero ella no es una zorra. Conozco a mi hermana.
      –Lo se, lo se. En cuanto todo esto termine verás como ella se calma y olvida todo. Lo que a mi me importa ahora es que tu seas feliz y que ambas estén tranquilas a mi lado.
      –Papi, tía Yatxi, tío David y tío Nick están de nuevo en la tv.
      –Apaga eso cariño o simplemente cambia de canal.
      –Ok.


Tribunal de NY

     –Pero hay un cheque firmado por el señor David donde pagó una exhuberante suma de diez mil dólares por sus servicios, ¿es suyo este cheque cierto?
      –Sí,  si lo es.
      –Qué raro que no lo haya cobrado– se burló Yatxira, muy pocos pudieron escucharla.
      –Entonces señorita,  la situación es un poco confusa, usted conoce al demandado, él le pagó por un servicio pero no hubo intimidad en ese servicio.
      –Es cierto lo que dice.
      –¿Entonces por cual servicio el señor David le pago?
      –Me pago por el paquete oral todo el mes– todos en la sala hicieron un sonido de asombro diferente.
      –¿Puede especificar que es ese paquete oral? Sin ser grotesca por favor.
      –Pues no se que significa grostesca pero el paquete oral trata de darle todo el placer posible al cliente utilizando simplemente mi boca.
      –Interesante, para culminar Señorita Olivia ¿Sabe usted lo que es esto? –De la carpeta que Cassidy le entregó Dylan sacó una foto.
      –Es un collar.
      –Si, específicamente de zafiros. ¿Ha visto o tenido este objeto alguna vez en sus manos?
      –¡No! –Lo negó antes de que Dylan terminara de hablar por lo que todos los presentes comenzaron a sospechar de ella.
      –Bien, ¿Y qué ve en esta otra foto?
      –¿Mi habitación? –la sorpresa en su voz al ver su habitación justo como la había dejado esta mañana antes de irse a bañar y de que la loca abogada llegara fue demasiado notoria.
      –¿Esa es su habitación señorita?
      –Si.
      –¿Podría decirme si el cofre que se ve en la esquina donde las tablillas estan faltantes es suyo?
      –Si es mio –la tenian entre la espada y la pared y ella lo sabía.
      –¿Qué guarda ahí joven?
      –¡Nada importante!
      –Objeción su señoría ¿Que importancia tiene saber cuales son las pertenencias de esa mujer?
      –Sientese señor Emmerich –esa era la peor humillación que el abogado había recibido en su vida.
      –La señorita dice que no guarda nada importante en ese cofre, pero señores del jurado les presento aquí las imagenes que demuestran todo lo contrario, mi compañera descubrió que dentro de dicho objeto se encontraba el famoso collar de zafiros que el Sr. Henrie había "planeado" regalarle a su esposa, y hasta donde tengo entendido la mujer en ese estrado no es la esposa del Sr. David Clayton Henrie –Dylan no solo mostró la foto que Cassidy había logrado tomar un par de horas antes sino que extrajo del bolso que ella le dio el cofre, en persona, que portaba el collar.
      –No tengo mas preguntas su señoría– Dylan sonrió plácidamente y le articuló a David "te tengo".
      –Dylan amigo mío eres grande, quién imaginaría que dos días paseando por las Islas Vírgenes y cuatro horas de Cassidy con la cámara me darían el boleto a la libertad.
      –Querida soy como un sabueso detrás de las fechorías de tu marido.
      –Señor Emmerich es su turno de interrogar a la testigo.
      –Gracias su señoría. ¿Señorita usted ha dicho que simplemente tuvo sexo oral con mi cliente, cierto?
      –No, no fue sexo oral. Simplemente hablamos.
      –¿Y es cierto que él en ningún momento la tocó?
      –No, en ningún momento.
      –¿Le permitió besarlo o tocarlo?
      –No, pero si me lo hubiera permitido le podría haber dado mucho placer y...
      –Quedó claro– la interrumpió el hombre con traje–. Así que aqui nos encontramos señoras y señores del jurado, en un juicio por adulterio que la senora Henrie esta respaldando por el simple hecho de que mi cliente no quiere firmar el acta de divorcio, ya que aún la ama. Pero no ha habido realmente un delito por parte de mi cliente porque simplemente pagó diez mil dólares para hablar con una prostituta sobre sus problemas.
        Dylan hizo el ademán de levantarse y gritar "objeción" pero Yatxira lo detuvo después de haber encontrado algo en el doble fondo del cofre, no había necesidad de molestarse en objetar nada, el show se les acabaría pronto, por el momento les permitiría seguir con su actuación.
      –Digame Olivia, cual era el tema principal de sus conversaciones?
      –Una chica llamada Yatxira y un hombre llamado Nick. Normalmente comenzaba a gritar insultos mientras me pedia mas licor y me preguntaba a menudo que le gusta a las mujeres que le dieran, como podía enamorar a una que ya estaba enamorada de alguien más.
      –Así que sus servicios fueron aconsejar a un hombre borracho sobre como enamorar a su esposa– no fue una pregunta sino mas bien una constatación pero igualmente la chica asintió.
      –Como pueden ver señoras y señores del jurado aunque la joven aca presente sea la actual poseedora del collar eso no constata que mi cliente haya cometido adulterio, simplemente le dio un regalo a una mujer cuyos favores fueron únicamente conversacionales.
       –Objeción su señoría, permitame informarle que la joven en el estrado está mintiendo y puedo probarlo –Dylan y Yatxira sonreían como niños en navidad.



      –¡Ah! No puedo creerlo ¿Soy libre? En serio –luego de haber escuchado "la corte falla a favor de la señora Yatxira Abreu" el grito que profirió la mujer se escuchó hasta en la luna–. Eres maravilloso Dylan de verdad lo eres y Cassidy, debo ir a buscarla y darle un beso a esa mujer, me casaría con ella de no ser los matrimonios tan complicados.


Casa Jonas – New Jersey

      –... Entonces Cassidy entró con un bolso y con la tal Olivia a un lado, los policías revisaron las pruebas y luego se las entregaron a Dylan, había de todo en ese sobre, fotos de la habitación de la prostituta, fotos del lugar donde escondía el cofre, fotos del cofre, del collar dentro del mismo, del collar solo, incluso fotos del bar donde trabajaba aquella mujer y la habitación donde ella y David "hablaban", pero lo mejor fue cuando le metí el lápiz al collar para verlo sin tocarlo y cayó el doble fondo –chilló de alegría de solo recordar ese momento de gloria–. No tienen idea de lo que había ahí adentro.
      –¿Qué había adentro hermana? Me tienes en ascuas. –(Tn)______ al igual que la mayoría de los miembros Jonas escuchaban atentos y expectantes la historia.
      –Una hoja escrita con el puño y letra de David que decía "Si llegan a encontrarte, miente, tu simplemente me aconsejabas sobre cómo reconquistar a Yatxira". Además de un hermoso cheque de 20 mil dólares con el que pagó a la chica por su silencio. Y caso cerrado, en cuanto vi la hoja le dije a Dylan que esperara el momento oportuno y fuera a entregárselo tal y como estaba al juez, él jurado vio eso y declaró las sentencias, ella va a pagar diez años de cárcel y David pagó una millonada para no pisar la cárcel pero tiene restricciones y debe hacer servicio social.
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Diciembre 8th 2015, 10:25

Cap. –La Verdad–


Noviembre 12 - Joe's House.

(Tu Nombre)

 Era otro día como cualquiera en la casa de mi marido, aún después de varios meses no me acostumbraba a esta nueva vida, amaba a Joe como una completa lunática, pero seguía activándose una alarma en mi cabeza que me gritaba "¡Huye! Corre tan lejos como puedas". Solía sentir que no encajaba, estar alrededor de sus hermanos, su familia, sus amigos, donde todos me conocen y me tratan con una familiaridad insana me hacía sentir incomoda. Pero luego lo miro a él y todo desaparece, estoy a su lado y olvido todo, soy como un planeta girando alrededor del sol. Mi hija, o mejor dicho nuestra hija ha mejorado mucho su relación con Joe, ahora son casi inseparables y le hemos permitido ver a Leonel todos los Domingos, no sé qué bicho le pico a Joe pero accedió a ese trato logrando así que mi beba sea totalmente feliz. Yatxira y Nick desaparecen muy a menudo, me imagino que quieren recuperar el tiempo perdido, lo único que aún no comprendo es la hostilidad con la que mi hermana trata a Joe, y las constantes amenazas que le hace acerca de lastimarme. Lo confieso, ES HORRIBLE no tener memoria, suelo sentir que todos hablan en códigos, porque aunque hacen uso del perfecto inglés yo no entiendo ni papa, pero ellos sí. Siento que tienen un secreto y no me quieren incluir en él, lo peor del caso es que Joe siempre evita el tema y me hace ver como si estuviera paranoica, quizás si lo estoy, porque justo ahora le estoy dando vueltas al asunto y ellos ni siquiera han regresado de comprar las cosas para hacer barbacoa. Me pidieron que fuera instalando el retroproyector para ver una película en la sala de cine que tienen como sótano. Pero estoy aquí sintiéndome totalmente inútil ya que no tengo ni la menor idea de cómo hacer que esto funcione. Me sorprendió encontrar entre el gran repertorio de películas unos cuantos casetes de los que se usaban en las video grabadoras e incluso una que ya tenía el casete incluido. Al menos eso si lo sabia conectar, era fácil la computadora tenía el puerto que necesitaba, tenía planeado ver unos cuantos de esos casetes para distraerme cuando escuché el ruido de los chicos al llegar, había estado sola todo el tiempo por lo que su estampida hizo eco por toda la silenciosa casa. Ya que la video grabadora estaba descargada decidí dejarla cargando un rato y venir a ver vídeos más tarde cuando ellos comiencen a recoger todo para entrar a ver pelis.
       –¿Dónde está el amor de mi vida? –esa era la inconfundible voz de mi loco esposo, era bastante escandaloso cuando se trataba de expresar lo que siente por mí.
       –Hace rato creo que la vi lamiéndose la pata –bromee insinuando que Sydney era el amor de su vida.
       –¿En serio? Déjame ir a buscarla eso es que extraña que le de besos en la mano –me siguió la broma tomándome entre sus brazos y besando mi rostro.
       –Ve y búscala entonces –lo incentive, riendo pero me besó distrayéndome por completo.
       –Más tarde la busco por el momento le montaré cachos con esta belleza que tengo entre mis brazos –ambos reímos y continué perdiéndome en su boca.
       –Eres un abusador, y un mujeriego, tu mujer anda por ahí y tu aquí besándome.
       –Lo admito, me declaro culpable. Soy un mujeriego pero solo por, para y contigo, con nadie más.
       –Así me gusta.
       –¿No lograste instalar nada cierto?
       –No. Me venció, así que cuando comiencen a recoger la parrilla debería venir uno e instalar esto mientras yo veo tus viejos vídeos.
       –Lo que ordenes princesa.
       Lo que iba  ser una simple barbacoa en el jardín se convirtió literalmente en una fiesta, pronto llego Danielle con sus hijos, los padres de Joe, los amigos de Joe, si no me equivoco sus nombres eran Garbo y John, la tal Paris resultó ser esposa de Garbo, y pensar que el día que me prestó su teléfono para que viera que había estado diciéndome la verdad sobre nuestro matrimonio yo entré en su mensajería y me puse celosa de la tal Paris que le había escrito. Yatxira y Nick también llegaron de la nada uniéndose a los planes que habían iniciado mi esposo y Kevin, me sorprendió mucho ver como mi hermana por fin trataba de buena manera a Joseph, quizás Nick le había dado lo suyo en la mañana y por eso ella tiene mejor humor. Angela y Tony no pararon de jugar, estaban siempre juntos, parecían morochos lo que hacía que Diego se sintiera solo y decidiera ir a jugar con mi mascota, quién, cabe destacar, adora jugar con él. Mientras comíamos parte de la primera carne que salió un tema bastante curioso salió a colación. Solo entendía la mitad de lo que hablaban, el punto era que un tal Dr. Black había estado evitando a Denisse desde hace un tiempo, y ella ha estado como loca intentando encontrarlo desde que se enteró que Angela era su nieta. Cuando escuché el nombre de mi hija intervine.
        –¿Qué tiene que ver ese hombre con mi hija? –Cuestione picando la carne para que mi hija comiera.
        –Quizás tu no lo recuerdes pero hija ese doctor fue el que te atendió cuando comenzaste a tener las nauseas y los vómitos por el embarazo –ummm... dato interesante, eso no lo sabía –y él mismo fue quién te hizo unos exámenes y negó el hecho de que estuvieras embarazada, lo que es una incongruencia si Angela tiene esa edad y es hija de Joe. He estado intentando contactarlo para saber si se equivocó o nos mintió a propósito, y si nos mintió quisiera saber también por qué lo hizo.
         Mi mente se convirtió en un torbellino después de eso, tantas cosas en las que pensé, tantas cosas que quiero comprender, y para más colmo no tengo memoria, era la cereza del pastel. Últimamente vivía en ese constante estrés, quería recordar y daría lo que fuera por recordar, pero la vida no es así,  ella no te va a otorgar lo que quieres por el simple hecho de anhelarlo.
       Comenzó a dolerme la cabeza por lo que me alejé, deje a mi bebe comiendo y fui a reposar un poco. Joe por supuesto lo notó y en seguida fue tras de mí.
        –¿Que pasa amor? –Como siempre preocupándose por mí.
        –Nada, no te preocupes mi vida.
        –Ahora más rápido me preocupo, porque cuando una mujer dice "nada" es porque le pasa de todo, sobre todo tu.
        –Que dramático –me hizo reír y lo atraje para besar sus labios.
        –Hablo en serio, ¿Qué pasa?
        –Es mi cabeza, a veces me sobre esfuerzo intentando recordar y comienza a dolerme. Me siento muy frustrada Joe, no imaginas cuanto deseo recuperar la memoria.
–Amor déjalo fluir, si Dios quiere que recuperes la memoria lo harás, sino ¿qué importa? Concéntrate en vivir el ahora, el pasado déjalo atrás y enfócate en el presente y ese futuro maravilloso que nos espera juntos –me desoriento completamente su comentario, aunque no debería extrañarme la única vez que realmente lo vi preocupado por hacerme recordar fue cuando nos reencontramos y yo no sabía que era mi esposo, después de eso lo único que oía salir de su boca era “olvida el pasado”, eso me parecía totalmente sospechoso, en ciertas ocasiones intentaba devanarme los sesos para comprender su actitud, otras veces me daba igual porque yo realmente si quiero recuperar la memoria.
Me dio otro beso y se fue. Dejándome sola con mi dolor de cabeza, mi confusión y mi absoluta frustración. Solía sentirme extraña, sentía que no encajaba.
Ahí me quede un buen rato escuchándolos reír sobre una aventura que hicieron hace ya varios años, creo que hasta yo había participado ahí, pero de nuevo no puedo acotar nada porque no tengo idea de lo que pasó en ese viaje. Esta es una de las razones por las que deseo recordar de inmediato, quiero hacerlo para poder relacionarme mejor con todos los que me rodean y no estar como estoy justo ahora: aislada, escuchándolos reír sin ser participe.
El tiempo pasó rápidamente, antes de que pudiera darle muchas vueltas al asunto ya los chicos habían comenzado a recoger todo y a preparar el cine y ver una película en familia, los niños correteaban de un lado a otro jugando, las mujeres de la familia limpiaban y fregaban dejando todo en orden mientras que yo seguía aquí como una espectadora, suspiré y fui hasta el sótano donde estaba el cine, le pedí ayuda a Nick para que conectara la video grabadora a la pantalla y así ver algo antes de que todos terminaran sus labores.
–¿Estás bien?
–Sí, solo quiero ver un par de videos para distraerme –y para intentar forzar a mi mente a que recuerde, no quería seguir sintiéndome así, había momentos en los que estar con ellos me hacía sentir un calor familiar, había otras ocasiones como hoy en las que me sentía totalmente aislada y mi afán por recordar se multiplicaba por diez mil.
Nick me dejó sola y presioné play a la cinta cuyo porta nombre estaba vacío, eso fue lo que más curiosidad me ocasionó, Joe tenía todo perfectamente organizado por fechas y momentos, me extraña que a este no le haya colocado nada.
Una pantalla azul iluminó el lugar, las luces estaban apagadas por lo que me deslumbró, más aún porque me encontraba parada frente a la primera fila de asientos, estaba demasiado cerca.
Luego una mujer, rubia, hermosa. Sé que la he visto en algún lugar, su rostro me es completamente familiar pero no hallaba de dónde, o cómo se llamaba. Me hablaba a mí, eso me extrañó, el video lo hizo para darme un mensaje, una advertencia, ¿Joe? ¿Realmente acabo de escuchar que dijo el nombre de mi esposo? ¿Qué verdad debo saber según ella? No debí haber formulado esa pregunta, en cuanto la hice el video me mostró la respuesta.
No podía asimilar lo que mis ojos veían, ese no era Joe, ese no era mi esposo, es IMPOSIBLE. Caí en el suelo, repentinamente mis piernas no podían soportar mi peso y mis ojos ardían debido a algo… ¡ah! Sí, estaba llorando, lo noté porque una lágrima cruzó mi mejilla y terminó en el suelo. No parpadee, me sentí paralizada por lo que seguramente fue una eternidad, pero sinceramente no fueron ni dos minutos. Entonces me golpeó con todas sus fuerzas: La Verdad, la absoluta y pura verdad. Algo me atravesó el pecho, o eso sentí porque de repente mi corazón dolía, mucho, y se comportaba irregularmente. Nuevamente me repetí que no era cierto y mi escape de esa parálisis momentánea dio pasó a un dolor de cabeza horrible, fue como si me hubieran golpeado con un bate de beisbol. Tomé mi cabeza con las manos, temía que fuera a explotar, fue entonces cuando cerré los ojos y una oleada de cosas que solo había viso en videos volvieron a mí. ¿Mis recuerdos? Era yo montando bicicleta por primera vez, mi papá ayudándome, luego Joe, lo abrazaba, estábamos desnudos entre sabanas blancas y restos de pétalos rojos, ¿luna de miel? Adrian, canadiense, una pelea, mi madre, la mudanza, mi primer vuelo, abandone a mi familia y me fui con Joe, mis estudios, las peleas con Joe, conciertos, el primer poster de los Jonas Brothers, tantas cosas, tan dispersas y por retazos. Me ardía el encéfalo completamente, comencé a darme ligeros golpes contra el piso por arco reflejo, alguna vez escuche un refrán que decía: dolor mata dolor. Era simplemente insoportable, desee morir por un segundo, cada terminación nerviosa de mi cuerpo dolía, pero los más intensos eran el dolor del pecho y la cabeza. Llore, y me revolqué en el piso agonizando, todo encajaba ahora, Joe me había engañado, Joe se había acostado con Taylor Swift, sí, ya recordé su nombre, era su ex novia, ella nunca aceptó que Joe eligiera a una mujer común y simple como yo antes que a una súper estrella como ella. Me recordé lanzándole dos anillos a Joe y maldiciéndolo, justo eso me provocaba hacer ahora, ¿cómo podía ser tan descarado y vil? Leonel tenía razón, ¡Maldición! Destruí a Leonel por una mentira, seguro por eso me fui a Sydney, aún no tenía todos los recuerdos, solo eran pedazos de ellos pero sabía que este video lo había visto antes, sabía que había dejado a Joe por su engaño y deduje que mi llegada a Australia había sido para ir en busca de quién fue y siempre será mi mejor amigo: Leonel. Sí, lo recordaba, de jóvenes siempre estuvimos juntos.  Maldito sea el día en que Joe me encontró, maldito sea el día en que me deje convencer por él, por su “supuesto amor”, es más, maldito sea el día en que lo conocí a él y a sus hermanos. Aún no podía asimilarlo, me estaba partiendo en mil miserables pedazos, porque lo quería, no solo eso Lo Amaba, y lo peor de todo es que me sentía como imbécil en un deja vu, esto ya lo había vivido, tenía un leve recuerdo de todo lo que había sufrido a causa de ese mismo miserable video.
–¿Por qué Joe? ¿Por qué? –grité, pero los gemidos de la sucia de Taylor inundaban la sala.
Grité y lloré, incapaz de levantarme y encarar a la escoria que había estado amando; me dolía infernalmente la cabeza, era casi un milagro que pudiera siquiera pensar.
–¡Oh No! –era la voz del hombre que había destruido por segunda vez el alma –¡Mi amor!
Escuché sus pasos apresurados pero era incapaz de mover la cabeza, estaba hundiéndome en mi absoluta agonía y dolor. Sentí sus manos tocándome pero me daban asco, todo su ser me daba asco.
–¡Suéltame! –no sonó para nada como una orden, pero tampoco tenía fuerzas para gritarle.
–Nada de lo que ves ahí es cierto, amor créeme, es un montaje, estaba borracho y además…
No lo dejé terminar de hablar con el poquito de fuerza que me otorgó el orgullo lo empujé y como pude me levanté.
–¿Así que cuando estás ebrio vas y te acuestas con cualquiera?
–¡No! No es así, nada de lo que estas pensando es cierto, por favor déjame explicarte amor, no quiero perderte, no de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Yatxira Jonas Gautier
Forista!


Cantidad de envíos : 55
Edad : 20
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Marzo 6th 2016, 21:45

Ok ok ok.... Tiempisimo sin leer esta novel y con lo que me encuentro vale!

Desgra siguela que esta buena y porfin soy libreee jajajaja amo a cassidy, tienes que cumplir y terminarla no la vayas a dejar en la mejor parte que ya se que no le falta mucho...

Siguela! Ahora Joe va a tener que agarrarse bien esos pantalones xddd
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/AliDraStarJonas
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: *Memories* ~Joe y Tu~   Hoy a las 00:38

Volver arriba Ir abajo
 
*Memories* ~Joe y Tu~
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 23 de 24.Ir a la página : Precedente  1 ... 13 ... 22, 23, 24  Siguiente
 Temas similares
-
» *Memories* ~Joe y Tu~
» The Memories @ Colonial Norte - Madrid (21 Septiembre 2012)
» *Memories* ~Joe y Tu~
» [YulSic] Blood Memories [HIATUS INDEFINIDO]
» Riverside "Memories In my head EP"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: