Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Mayo 21st 2013, 17:50

Prólogo
Tras la carrera por el aeropuerto, Nicholas Jonas llegó a la zona de embarque justo a tiempo de ver cómo se alejaba el vuelo 437. Se detuvo con un patinazo.
—¡Mierda! —exclamó, dando un puñetazo al aire.
Se dio la vuelta con brusquedad y alzó los brazos para pasarse los diez dedos por el pelo, mirando ceñudo a lo lejos, ajeno a la gente que al pasar daba un amplio rodeo para no acercarse a él.
Tenía ganas de golpear algo. ¡Se moría de ganas de liarse a golpes! Se le acababa de presentar una oportunidad de oro... y se le había esfumado sin que él pudiera echarle el guante.
Intentó calmarse, haciendo un esfuerzo por ver el lado positivo. Qué demonios, había sido pura casualidad ver a Kaylee MacPherson. Nick volvía de una reunión con los banqueros de Carolina del Norte que financiaban el refugio de pesca que quería comprar, y la última persona a la que esperaba ver en el aeropuerto era a una clienta del agente de fianzas. Pero allí estaba, y mientras él se frenaba en seco para quedarse mirándola perplejo, ella había recorrido la explanada con aquel paso suyo tan provocativo, el maletín rebotando en su bien formada pantorrilla.
Incapaz de dar crédito a sus ojos, Nick había tardado en reaccionar. Pero era imposible confundirla: esa misma mañana Nick había estado en la oficina, recogiendo un cheque, mientras el garante que le empleaba hacía las gestiones necesarias para acudir a la comparecencia de Kaylee ante el juez y depositar la fianza convenida. Y era más que seguro que en Miami no había dos mujeres con aquel color de cabello ni un cuerpo así. Y Nick sabía muy bien que al salir de la zona, Kaylee estaba violando los términos de su libertad bajo fianza.
«¡Dios, Dios!», pensó; estaba claro que Dios existía. La recompensa por detener a Kaylee le proporcionaría los fondos que necesitaba para el refugio. Por fin podría decir adiós a la escoria de la sociedad, a la humedad, a las calles polvorientas, para recibir con los brazos abiertos la serenidad de las mañanas frescas y brumosas. Más fácil imposible.
Lo cual demostraba lo que puede suceder cuando uno subestima la tarea que tiene por delante. Aquello le daba un nuevo significado al término «bocazas». ¿Por qué coño había imaginado que atrapar a MacPherson iba a ser pan comido?
Ella había sido tan tonta que ni siquiera había intentado disimular o modificar su apariencia, y mucho menos viajar bajo un nombre falso. Qué demonios, si al mirarla, uno podía oír el ritmo sensual del meneo de aquellas caderas redondeadas embutidas en licra. Por no mencionar esa exuberante melena de pelo rojizo que llameaba resplandeciente. Vamos, era como si llevara sobre la cabeza una hilera de flechas de neón señalando el camino. Para no perderla de vista solo hacía falta seguir el camino indicado por las cabezas masculinas que se volvían a su paso.
Claro que a Nick no le había servido de nada.
No había contado con la empleada nueva que lo había retenido en el control de facturación. Y la culpa había sido solo suya. Ahora no tenía más remedio que comprar un billete para Seattle e intentar encontrar un rastro que sin duda estaría ya helado para cuando llegara. Joder, se moría de ganas de encender un cigarrillo. Qué momento más gilipollas para dejar de fumar.
Llamó a la oficina para informarles de adonde se dirigía, para que le enviaran el contrato de fianza de la fugitiva y para conseguir toda la información posible sobre MacPherson. Luego fue al mostrador, donde por fin tuvo suerte, aunque se encontró con el tópico de «una buena noticia y otra mala». La buena noticia era que había un vuelo que le dejaría en Seattle menos de una hora después que MacPherson. La mala era que aquello le dejaba sin presupuesto para nada más. Bueno, qué se le iba a hacer.
Ya encontraría la forma de economizar en el trayecto de vuelta a Miami. Al pensarlo, soltó un resoplido de risa, aunque no le hacía ninguna gracia. Aquello iba a ser un desafío de narices, teniendo en cuenta que la mujer a la que perseguía no era precisamente de gustos baratos.


Última edición por andreru el Diciembre 8th 2013, 18:53, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Mayo 21st 2013, 17:54

Les dejo un prologo de una novela que lei y me gusto mucho!

Novela: Soy toda tuya.
Autor: Andersen Susan
Adaptacion: Si Very Happy
Genero: Hot
Advertencia: Escenas hot.
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Mayo 21st 2013, 18:10

Espero que les guste! Very Happy
Me dicen y la sigo!
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Mayo 21st 2013, 19:45

Capítulo 1
El primer impulso de _________ MacPherson al oír el timbre de la puerta fue no responder. No se sentía precisamente sociable.
Por otra parte, la autocompasión era un rasgo muy poco atractivo, que además le provocaba mala conciencia, a pesar de que se había concedido un día entero para regodearse en su desgracia. El timbre volvió a sonar, incesante, insistente, y al final ganaron los años de autodisciplina. Contestó la llamada.
La última persona que esperaba ver a la puerta de su casa era a su gemela.
—Kaylee —dijo, aturdida, y se quedó allí parada, mirando perpleja a su hermana.
— ¡Sorpresa! —exclamó Kaylee con su voz ronca de contralto que había perfeccionado cuando tenía quince años.
Y sin más entró en el recibidor, con un bamboleo de pechos, el asa del bolso cayendo por su brazo y la enorme maleta chocando contra el marco de la puerta. Soltó el equipaje y el bolso y se echó en brazos de _________, envolviéndola en un exuberante y fragante abrazo.
_________ le devolvió el abrazo de manera automática, pero no pudo acallar la vocecilla en su mente que susurraba: «Oh, oh. Se avecinan problemas en River City».
Se apartó dándole a Kaylee unos golpecitos en el hombro y retrocedió un paso.
Kaylee echó un vistazo al recibidor, se asomó al salón y volvió a mirar a _________ alzando una ceja con gesto irónico.
—Ya veo que sigues siendo una maruja —comentó divertida—. Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio.
Fue como si le metieran brutalmente un dedo en una llaga.
—En realidad la casa está más ordenada de lo habitual —replicó _________, tensa—. Iba a marcharme a Europa anoche, pero cuando llegué al aeropuerto me enteré de que mi agencia de viajes estaba en bancarrota y se había quedado con todo mi dinero.
— ¡Vaya!
—Me he pasado la vida ahorrando para ese viaje, Kaylee. —A _________ le tembló un instante el mentón, pero hizo acopio de fuerzas y apretó los dientes hasta recuperar el dominio de sí misma.
—Sí, qué mala suerte —se compadeció Kaylee. Luego se encogió de hombros y añadió alegremente—: Pero tú lo solucionarás, hermanita. Como siempre. —Cogió una frágil escultura de la mesita del recibidor, se la quedó mirando con indiferencia un instante y se volvió de nuevo hacia su hermana—. El caso es —volvió a dejar la figura con cuidado en su sitio— que yo sí que tengo problemas.
«Vaya, eso sí que es una novedad», pensó _________, aunque sabía que ese sarcasmo decía muy poco de su carácter, pero no conseguía arrepentirse del todo. No era una casualidad que viviese lo más alejada posible de su hermana sin tener que salir de Estados Unidos.
Desde que _________ podía recordar, siempre había tenido que hacerse cargo de los problemas familiares. Lo que no recordaba era cómo había recaído sobre ella esa responsabilidad, aunque seguramente se debía a un hecho evidente: para lograr algo, era necesario que alguien estuviera dispuesto a hacerlo. Y en su familia nunca se ofreció nadie más. Su padre se pasaba la vida detrás de múltiples proyectos con la intención de hacerse rico de forma inmediata, y que luego viniera Rita (y todos los demás) a cargar con las consecuencias. Su madre era sorda y estaba inmersa en su grupo de la iglesia fundamentalista, del que solo salía el tiempo suficiente para advertir a _________ y a Kaylee de los peligros que suponía mostrar sus cuerpos pecadores. Este tipo de advertencias habían llegado con soporífera regularidad, pero los problemas cotidianos se habían ignorado. Tuvo que ser _________ la que se encargara de que se pagaran las facturas, de que hubiera comida en la mesa. Dependió de ella también sacar a Kaylee de los diversos líos en los que se había metido.
Durante su adolescencia, _________ deseó muchas cosas, pero lo que más ansiaba era que su madre dejara de predicar tanto sobre sus cuerpos pecadores. Aquello le hacía sentirse algo avergonzada del suyo, sin embargo a Kaylee la impulsaba a mostrar del suyo tanto como estuviera legalmente permitido. Por lo visto, el lema de su hermana había sido: «Si dicen que no, hazlo. Y si te gusta, hazlo hasta no poder más».
_________ se cansaba solo de pensarlo. Durante una época, solucionar los excesos de Kaylee le había requerido toda su energía, porque su hermana rara vez pensaba antes de actuar. _________ no tenía ni que cerrar los ojos para que le pasara por la mente a una velocidad vertiginosa toda una serie de incidentes.
La paciencia de _________ ya no era la misma de antes, pero aquello no negaba el hecho de que, al igual que los perros de Pavlov, había sido condicionada para reaccionar ante un conjunto dado de estímulos. En su caso, si se encontraba ante un dilema, reaccionaba al instante en busca de soluciones. Sintiendo aquella vieja e incómoda mezcla de amor, rabia y desesperación, _________ ahogó un suspiro y se agachó para recoger la maleta de su hermana.
—Ven a la cocina —la invitó con cansancio—, y me lo cuentas.


— ¿Que oíste qué? —preguntó incrédula unos momentos más tarde, dándose la vuelta para mirar a su hermana.
—Que planeaban un asesinato.
— ¡Por Dios, Kaylee! Eso me había parecido oír. —_________ volvió a la cocina para poner la tetera al fuego. Debido a la impresión recibida, los dedos se le habían debilitado y la tetera chocó con estrépito contra el fogón. Las tazas que llevó a la mesa traqueteaban en los platos, y el sol que se filtraba por las persianas parecía de pronto chillón y extraño—. ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién?
Kaylee miró inexpresiva la primorosa taza de flores que su hermana le había puesto delante, luego se volvió hacia la cara pálida de su gemela.
— ¿Un té? —Preguntó incrédula—. Te digo que he oído cómo preparaban un asesinato, ¿y tú me das una taza de té? Joderrr, _________. ¿No tienes nada un pelín más fuerte? Un whisky, un coñac... lo que sea.
«Joderrr, _________.» _________ oyó la voz de su padre, vio su rostro, con su sonrisa siempre a punto y sus mejillas rubicundas. «Joderrr, _________y, tienes que aprender a animarte un poco. Seguro que te las apañas para preparar una buena cena. ¡Vamos, ni que me hubiera gastado todo el dinero de la compra!»
Se abstuvo de señalar que era un poco temprano para beber alcohol. Se levantó en silencio y fue hasta el armario donde guardaba el medio litro de whisky que quedó de la Navidad. Se lo ofreció a Kaylee y la miró mientras su hermana abría la botella y se echaba un generoso chorro en la taza. Luego volvió a sentarse frente a ella.
Kaylee bebió un largo trago y tosió con delicadeza. Miró a _________, y como si la viera por primera vez torció la boca hacia un lado con gesto irónico y movió la cabeza.
—Por Dios, _________, vistes como una monja. Mamá estaría orgullosísima.
_________ se miró. Era cierto que la blusa blanca era un poco amplia, pero no quería que los pechos se le delinearan bajo la ropa porque llamaban demasiado la atención. Sus pantalones de ciclista, sin embargo, eran de licra y se le pegaban como una segunda piel. Miró a continuación a su hermana, que llevaba licra del escote hasta el muslo, y zapatos de tacón de aguja de ocho centímetros frente a las Keds deportivas de _________. Tuvo que reconocer, que comparada con Kaylee, era cierto que tenía un aspecto bastante parroquial.
—¿De verdad quieres hablar de mi vestuario?
—No, supongo que no. ¿Por dónde íbamos? —Kaylee desechó la cuestión con un gesto de sus dedos esbeltos de uñas pintadas—. Da igual, empezaré por el principio. Hace tres días me quedé plantada en el club sin coche, por culpa de una bruja que... bueno, eso es otra historia, y además es una chorrada comparada con el lío en que me he metido ahora.
_________ sabía que el club era el Tropicana Lounge, donde Kaylee trabajaba de gogó. Por lo que ella sabía, aquello significaba que Kaylee danzaba sobre un escenario junto con otras chicas, vestidas con mucha parafernalia en la cabeza y muy poca tela. Su madre siempre decía que Kaylee era bailarina, porque le parecía que la palabra tenía connotaciones menos desagradables. Bajo su punto de vista, gogó venía a significar stripper. Pero así era su madre.
—El Trop está muy bien —prosiguió Kaylee—. Pero el vestuario de las bailarinas está pegado al servicio de caballeros, y te aseguro que la pared es muy fina. Hay ciertas funciones corporales que preferiría no haber tenido que escuchar. —Kaylee se encogió de hombros—. En fin, el caso es que estaba descansando un poco, esperando a que Maria terminara de coquetear con un tío en el vestíbulo y me llevara a casa, cuando oí a Hector Sanchez, el dueño del garito, al otro lado de la pared. Estaba hablando con el Cadenas de Alice Mayberry, con la que tiene una tórrida historia, como todo el mundo sabe. Pues nada, que yo me lo estaba pasando pipa allí escuchando, esperando enterarme de algo jugoso, cuando Hector le encargó el trabajito.
—El trabajito —repitió _________ con un hilo de voz.
—Un encargo, _________, una ejecución. Ordenada por mi jefe... y llevada a cabo por Jimmy Cadenas Slovak. Es el jefe de seguridad del Trop. Y, esto... —Kaylee carraspeó, mirando a su hermana con recelo—, el jefe de mi novio Bobby LaBon.
_________ se atragantó con el té y se apresuró a dejar la taza sobre la mesa.
—¿Tu novio? ¿Tu novio trabaja para un asesino a sueldo?
—Bobby es un gorila, _________. Y desde luego yo no sabía que el Cadenas era un asesino. Joder, no lo es. Por lo menos no lo era hasta ahora, que yo sepa.
_________ no escuchaba. Miraba horrorizada a su hermana.
—¿Y se te ha ocurrido venir aquí? Pero ¿tú estás loca? Este es el primer sitio donde esa gente te buscará.
—Qué va. —Kaylee entornó los ojos—. ¿Y a qué te refieres al decir «esa gente»? Hablas como mamá, _________.
—No. Lo que pasa es que me pongo un poco nerviosa cuando me traes a casa a asesinos a sueldo.
—Joderrr, cálmate. Sanchez y Jimmy Cadenas no saben nada de ti.
—¿Ah, no? ¿Y tu novio, Kaylee? Dices que trabaja para ese tal Cadenas, ese asesino a sueldo, y perdona que insista en el tema. Tu novio seguro que sabe de mí.
—No, no sabe nada.
_________ notó que disminuía parte de la tensión en su espalda.
—Ah —asintió con la cabeza—. Es un novio nuevo, ¿no?
Kaylee parpadeó con sus grandes ojos verdes.
—Qué va, _________. Es mi amante desde hace tiempo. Llevamos saliendo al menos cuatro meses.
«Cuatro meses. Increíble.»
—Y en todo ese tiempo, ¿ni una sola vez se te ocurrió mencionarle que tienes una hermana gemela? —replicó _________, intentando que su tono no fuera belicoso.
Kaylee se encogió de hombros,
—Pues no, la verdad. Cuando estamos juntos, nuestra prioridad no es precisamente hablar, no sé si me entiendes.
Sí que lo entendía. Era precisamente esa sexualidad a veces desenfrenada de Kaylee la que había acortado las riendas a la suya, en las pocas ocasiones en que amenazó con desbocarse. ¿Y si se dejaba ir y se convertía en su hermana? La idea le producía pavor, y eso la había mantenido si no exactamente pura, por lo menos cautelosa.
Kaylee rebuscó en su bolso y sacó un espejo. Mientras estudiaba con ojo crítico su reflejo, debió de ver algo en la expresión de su hermana, porque se apresuró a tranquilizarla:
—Bueno, tampoco es que no hablemos nunca. Hemos hablado de muchas cosas. Por ejemplo, sé que él tiene un par de hermanos y él sabe que tengo una hermana. Lo que pasa es que todavía no hemos tenido ocasión de intercambiar los pequeños detalles de nuestro árbol genealógico. Ni nuestras agendas. —Y le dio un golpecito al abultado bolso que tenía sobre el regazo—. Y yo me he asegurado de traerme la mía. —Era evidente que se enorgullecía de su previsión.
_________ intentó no rechinar los dientes, pero lo logró a duras penas. Se pasó los dedos por el cabello para apartárselo de la frente, apoyó el codo sobre la mesa de la cocina y miró fijamente a su hermana.
—Vas a tener que rebobinar —sugirió en un tono neutro—. Estoy algo perdida.
—Muy bien. Bobby vio mi número en el Tropicana mi primera noche y fue como si surgiera entre nosotros una química instantánea, ¿sabes? ¡Ay, ojalá lo hubieras visto, hermanita! —comentó entusiasmada—. ¡Es un dios! Mide por lo menos uno noventa, con el pelo más negro que te puedas imaginar, y unos hombros así, y unos ojos para morirse, son tan...
—¡Kaylee! No me interesan los atributos de tu novio. Cuéntame lo de Alice Mayberry.
—Ah, claro, claro. ¿Por dónde iba? —Kaylee intentó retomar el desflecado hilo de sus pensamientos—. Ah, sí. Pues nada, que cuando oí que Hector ofrecía al Cadenas dinero por cargarse a Alice, me imaginé que se trataba de un chiste malo. Vamos, que Hector y Alice estaban de tortolitos total, así que pensé que era una broma del tipo «la maté porque era mía».
—¿Y qué dijo Sanchez exactamente?
—Dijo que Alice le estaba dando problemas, y le ofrecía al Cadenas diez mil dólares por solucionar el tema. Y también le dijo dónde enterrar el cadáver una vez liquidado el asunto.
—¿Y pensaste que era una broma?
—Bueno... sí. ¿Quién se lo iba a tomar en serio? Esas cosas no pasan.
—¿Y qué hiciste?
—Pues irme a casa.
_________ lanzó un gemido y se levantó para lavar su taza. No obedecía a un deseo de limpieza, sino intentaba evitar sacudir a su hermana. ¿Cómo podía Kaylee oír una cosa así y marcharse sin más? Costaba creer que las dos hubieran compartido el mismo óvulo. _________ dudaba de que fuera posible encontrar dos personalidades más distintas en el mundo entero.
—_________, ¿de verdad crees que me habría ido tranquilamente a casa de haber pensado que hablaban en serio?
_________ respiró hondo para calmarse, dejó la taza limpia en el escurridor y se volvió hacia su hermana, que la miraba con gesto acusador.
—No, claro que no. —Y se sintió algo avergonzada, porque por un momento había creído eso. La responsabilidad no era uno de los puntos fuertes de Kaylee—. Y de todas formas, a lo mejor tienes razón. Quizá el asesinato no llegó a ejecutarse. —Dio un respingo ante sus propias palabras, y supo que en cierto modo se estaba engañando. Kaylee no había llegado hasta allí por nada.
—Eso también esperaba yo. Pero debo haber llamado más de diez veces, y no me han contestado. Y Alice no ha vuelto al trabajo, _________. Y sé que es porque está muerta.
_________ se desplomó contra el mostrador, intentando pensar.
—¿Y qué razón podía tener Sanchez para matarla? Tiene que haber algún motivo, porque si no esto es absurdo.
—Le he dado muchísimas vueltas, y tengo el terrible presentimiento de que Alice amenazó con ir a contárselo todo a la señora Sanchez.
—¿Y por qué iba a hacer una cosa así? Se arriesgaba a perder su trabajo, como mínimo, ¿no?
—Sí, pero Alice era ambiciosa. Aspiraba a algo más que andar pavoneándose sobre un escenario.
—Bailando —la corrigió _________ de manera automática, y Kaylee le dirigió una súbita y cálida sonrisa.
—¡Anda que mamá no te ha lavado el cerebro! —Kaylee apenas tuvo tiempo de ver la mueca con la que su hermana le dio de mala gana la razón—. A lo mejor Alice pensó que así obligaría a Sanchez a dejar a su esposa para casarse con ella.
_________ se aferró al mostrador a su espalda.
—Muy bien, pero sigo pensando que no es una razón para matarla.
—La señora Sanchez es la que maneja el dinero en la familia, _________.
—Ah. Mierda.
—Eso digo yo.
—Bueno, pues tenemos un posible móvil. Pero ¿por qué iban ellos a sospechar que tú habías oído algo?
—Porque luego me encontré con Jimmy Cadenas en el pasillo. —Al ver la expresión de _________, Kaylee se apresuró a defenderse—: ¡Creía que se habían ido! Los oí marcharse, pero al Cadenas se le debió de olvidar hacer pis o algo. Es muy típico de él: si todo su cerebro fuera cocaína de primera, no habría suficiente para comprar una barra de labios en un todo a cien. En fin, el caso es que cuando salí del vestuario para ir a buscar a Maria y largarme de allí de una vez, él venía por el pasillo.
—Si no es muy inteligente, a lo mejor no sacó conclusiones.
—Seguramente él no —convino Kaylee—. Pero le encanta hablar, y me muero de miedo al pensar que puede mencionárselo a Hector. Porque si eso pasa, _________, estoy tan muerta como Alice. —Kaylee miró a su hermana—. Y no exagero. Hector dijo a Jimmy Cadenas dónde enterrar el cadáver. Y sin cadáver, no hay crimen. Si se encuentra el cadáver, y a eso se suma un testimonio que lo relacione con Hector, seguramente irá a la cárcel. Le dejé un montón de mensajes a Alice en el contestador para que me llamara. Si Hector los oye, y si llega a sospechar que oí sus planes, estoy muerta del todo.
_________ se apartó del mostrador.
—Tienes que ir a la policía, Kaylee.
—Bueno... es que... en fin... —Kaylee evitaba mirarla a los ojos.
—¡Oh, no! —_________ se enderezó—. ¿Qué? ¿Qué pasa ahora?
—Pues que... bueno, más o menos me detuvieron esta semana.
—¿Qué?
—Que me detuvieron. No fue culpa mía, _________.
—No, claro que no. Nunca es culpa tuya, ¿verdad? —_________ apretó los dientes. ¿Cuántas veces había oído esas palabras en su vida? Era la razón por la que había cogido al vuelo el trabajo en Briarwood School que le habían ofrecido cuatro años atrás. Seattle se le antojaba maravillosamente lejos de Miami—. Mira, antes de llegar a viejas, sería fantástico que por una vez, aunque fuera una sola, aceptaras la responsabilidad de tus propios actos.
Dios. Veinticinco minutos en compañía de su hermana, y ya era como si nunca se hubiera marchado. No debería ser así.
No siempre había sido así.
—¡Ay, déjate de sermones, _________! —le espetó Kaylee—. ¿Desde cuándo eres tan estirada?
—¿Cuándo demonios he tenido la posibilidad de no serlo? —_________ se dejó caer en la silla y miró ceñuda a su hermana—. Siempre he estado demasiado ocupada solucionando tus problemas.
—Vale, vale, puede que no siempre haya sido muy responsable. Pero eso era antes. Y esta vez no ha sido culpa mía, te lo estoy diciendo. La detención fue un error. Verás, Bobby tenía que salir de la ciudad, y me dejó su coche nuevo. Pero al final resultó que no era suyo, y a mí me acusaron de haberlo robado por la declaración de una idiota que tenía los papeles del coche y muy mala leche.
—Entonces, ¿cómo...?
—Ah, nada, me soltaron bajo fianza. Pero ese es el problema, _________. Que según los términos de la fianza, no puedo salir de Florida. Pero claro, en cuanto me di cuenta de que el contrato para matar a Alice no era un chiste malo, saqué todo lo que tenía en el banco y me vine hacia aquí. —Tendió el brazo sobre la mesa y apretó los dedos de su hermana—. Venga, _________, por favor. Esto es muy serio, y de verdad que necesito tu ayuda.
En la calle se oyó la puerta de un coche al cerrarse. _________ miró por la ventana. Había un sedán aparcado a medio camino entre su casa y la de los vecinos, y un hombre inclinado sobre él, cerrando la puerta del conductor. Seguramente habría ido a ver la casa de al lado, que estaba en venta.
—Haré lo que pueda por solucionar esto, claro —accedió con cansancio—. Pero, a pesar de todo, tendrás que entregarte.
Kaylee soltó los dedos de _________.
—¡Joder, _________! Te estoy diciendo que eso es imposible.
—No, me estás diciendo que la situación es complicada. Pero el caso es que oíste que alguien planeaba un asesinato. Un asesinato, Kaylee, que sospechas que ya se ha cometido. Y según tus propias palabras, eres la única que sabe dónde está enterrado el cadáver. Esta vez estás metida en un lío de los gordos.
—A ver si te enteras, _________. Que cuando salí de Florida violé mi libertad bajo fianza. ¡Que no puedo volver!
—Pues tienes que volver.
Kaylee fue a levantarse de la mesa. Era evidente que no le gustaba lo que estaba oyendo. Pero _________ la agarró de la muñeca y no la soltó hasta que tuvo toda su atención.
—Si no te entregas, no solo estarás huyendo de ese tal Cadenas y Bobby LaBon o quien sea, sino que además serás una fugitiva de la justicia. No puedes huir de todo el mundo. ¡Necesitas a alguien de tu lado!
—Sí, ya lo sé. Para eso te tengo a ti.
—¡Por Dios, Kaylee! ¡Yo soy profesora de alumnos sordos! ¿Qué sé yo de asesinos a sueldo ni de tu situación legal en un asunto tan complicado? Si quieres estar a salvo, necesitas contar con gente que sepa de esto.
_________ miró de nuevo por la ventana y vio que el hombre del coche se había incorporado y miraba la casa de al lado. Era un hombre impactante con su pelo negro, sus cejas oscuras y un cuerpo atlético, vestido con pantalones y una camisa blanca remangada hasta los codos. Emanaba fuerza y energía.
—Ya puedes pensar en otra cosa —insistió Kaylee, llamando de nuevo la atención de _________—. Porque yo no puedo volver.
—No hay otra solución.
—Tiene que haberla. Si vuelvo, nadie me creerá. Sanchez es un hombre de negocios respetado y conocido en la comunidad. —Kaylee se frotó el ceño fruncido—. Joder, con lo ilusionada que estaba pensando que por una vez en mi vida había encontrado un trabajo en un club con clase. Pensaba que era mi gran oportunidad. Piensa en otra solución, _________. Sé que tú puedes. Por eso he venido.
—Por Dios, Kaylee, ¿qué pensabas que iba a hacer yo? ¿Hacerte desaparecer? ¿Eliminar el problema a golpe de varita mágica?
—No necesito tu sarcasmo, _________. ¡Necesito tu ayuda! Volver no solucionaría nada.
—Lo siento, pero no tienes más remedio. Tú misma lo has dicho: esto es muy serio, y no se puede barrer debajo de la alfombra. —Vio el gesto belicoso del mentón de su gemela, y supo que Kaylee no quería oír lo que tenía que decirle, pero _________ insistió, apretando los dientes—: ¡Tienes que entregarte!
Kaylee, empeñada en evitar su mirada, volvió la vista hacia la ventana. De pronto se levantó de la mesa de un brinco.
—Tengo que ir al servicio. —Agarró el bolso y la maleta y echó a andar precipitadamente por el pasillo con paso patizambo.
_________ hundió la cara en las manos. Tal vez debería llamar a un abogado, después de ponerse en contacto con la policía. ¿Y había que llamar a la policía local o a la de Miami? ¡Un momento!
¿Para qué necesitaba Kaylee la maleta para ir al cuarto de baño?
_________ recorrió el pasillo en un instante e irrumpió en el baño justo a tiempo de ver a su hermana saltar por la ventana al patio de ladrillos. Se lanzó hacia ella.
—¡Kaylee!
No le salió del todo la orden imperiosa que pretendía, puesto que su diafragma impactó con fuerza contra el repecho de la ventana. Al mismo tiempo se oyó un estrépito en la parte delantera de la casa y una voz masculina rugió:
—¡Alto!
Dos pares de ojos verdes se miraron con idéntica expresión horrorizada. Hasta que Kaylee salió de su parálisis y recogió a toda prisa la agenda del patio, donde se había desparramado el contenido de su bolso. Volvió a meter dentro el fajo de billetes que se había salido y se puso en pie. Con el puño cerrado trazó un círculo sobre su pecho, el signo de los sordomudos estadounidenses para expresar «lo siento». Vaciló un instante y luego se limitó a repetir: «Lo siento, _________». Acto seguido dio media vuelta y echó a correr, dejando atrás el bolso y la maleta.
«¡No!» Un grito silencioso surgió en la mente de _________, mientras renovaba sus esfuerzos por salir por la ventana. Casi lo había logrado, deseando poder frenar su caída con algo que no fuera su cabeza, cuando la puerta del cuarto de baño se estrelló contra la pared.
—¡Alto ahí! —Unas manos fuertes se aferraron a su cadera y la introdujeron de nuevo en la habitación.
_________ abrió la boca para gritar, pero advirtió que se le habían bloqueado las cuerdas vocales. De manera que, inspirándose en la única clase de defensa personal que había recibido en su vida, hizo lo mejor que se le ocurrió. Lanzó una patada y experimentó un salvaje estallido de satisfacción al notar que hacía impacto contra la dura espinilla del intruso.
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Mayo 22nd 2013, 00:53

Nueva lectora
me encantaron los caps enserio
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Junio 2nd 2013, 16:04

Capítulo 2
—¡Mierda! —Nicholas Jonas estaba hasta las narices.
Pero ¿es que nunca se iba a acabar aquel maldito día? Aquella mujer le había partido en dos el hueso de la espinilla.
Nick se inclinó sobre la exuberante pelirroja que tenía atrapada y asomó la cabeza por la ventana de la que acababa de apartarla. Guiñando los ojos debido al sol, vio la maleta y el bolso en el patio y lo tomó como prueba irrefutable de que MacPherson había intentado escapar. Se enderezó de nuevo, apartando el pecho de la espalda de ella, y cerró la ventana.
—Una cosa tengo que admitir, eres de armas tomar.
Nick la empujó contra la pared y, metiendo un pie entre los de ella, se los abrió de una patada.
_________ lanzó una exclamación ahogada al notar que le recorría con las manos los hombros y los costados. Pero cuando aquel hombre rozó con los dedos la curva de sus pechos, guardó silencio y se quedó muy, muy quieta, como si pensara que su inmovilidad le impulsaría a dejar de cachearla.
Nick no sentía mucha compasión. Aquella mujer le había hecho sudar la gota gorda y le había costado una fortuna que no podía permitirse. Le repasó el torso y subió las manos entre los pechos hasta las clavículas, luego las pasó de forma impersonal sobre las generosas pendientes de sus pechos. Deslizó los dedos en torno a la cintura elástica de sus pantalones de ciclista, y un instante después la cacheó desde la cintura hasta la costura de la entrepierna, por delante y por detrás.
—No —gimió ella—. Por favor.
—Calma, pelirroja. Lo único que me interesa es saber si tienes algún arma escondida. —Se agachó para pasarle las manos por las caderas hasta donde los pantalones daban paso a la piel desnuda, y luego trazó el recorrido inverso por la parte interior de las piernas, que eran largas, firmes y tersas. En cuanto su cerebro registró esa impresión, sus manos se apartaron de golpe del cuerpo y Nick se levantó.
—Muy bien, estás limpia. Date la vuelta.
Ella se volvió despacio hasta situarse frente a él. La manera en que se aferraba a la pechera de la blusa como una solterona horrorizada era un detalle astuto, pensó Nick con cinismo. Casi podía creerse que esa mujer no tenía ni idea de por qué estaba él allí.
—Escuche —resolló _________ sin aliento, mirándole con sus enormes ojos verdes—, está cometiendo usted un terrible error.
Nick se echó a reír sin humor.
—¿Cuántas veces habré oído yo eso? Venga, guapa, vamos a por tus cosas. Luego ya se lo contarás todo al juez de Miami.
¿Al juez? _________ suspiró aliviada. ¡Gracias a Dios! Si pensaba llevarla ante la justicia de Florida, debía de tratarse de un policía, y no de LaBon.
No es que ella fuera a confundir en un millón de años a un simio con un dios, ni nada parecido. Pero se acordaba de la descripción de Kaylee, y teniendo en cuenta la altura y aquellos hombros, más la negrura de su pelo, ella había asumido enseguida que...
Nick la arrastró de mala manera por el pasillo hasta el recibidor, donde cerró con llave la puerta de la casa. Luego la llevó de vuelta por el pasillo, a través de la cocina, hasta la puerta trasera. Ella trotaba dócilmente tras él, de momento. Aquello no era tan espantoso como ella había temido. Todo saldría bien. No era la situación ideal, claro. La situación ideal habría sido que su hermana se entregara voluntariamente. Pero por lo menos tenía que lidiar con el lado bueno de la ley. Y eso, desde luego, suponía un alivio.
—Escuche, comete usted un error —repitió cuando Nick se detuvo en el patio. Él la agarró de la muñeca con mano dura y se agachó para recoger con la otra mano los contenidos del bolso de Kaylee—. Yo no soy la que busca. Me llamo _________ MacPherson. Soy la hermana gemela de Kaylee.
Él se quedó quieto un instante. Luego se enderezó despacio, y su imponente altura se impuso sobre ella. _________ tuvo tiempo de advertir que sus ojos eran de un castaño dorado, más penetrantes que los de un águila cazando. Nick tendió la mano libre, le dio un golpecito paternalista en la mejilla con sus dedos callosos y convino secamente:
—Seguro que sí.
—Escúcheme. Estoy más que dispuesta a colaborar con usted, pero soy _________ MacPherson. Soy profesora en la escuela de sordos Briarwood, y esto —y con el gesto abarcó el patio soleado y la parte trasera de la casa— es mi casa.
—¿Tengo yo pinta de haber nacido ayer? —la interrumpió él impaciente—. Lo primero que he hecho es pasarme por la escuela Briarwood. ¿Y sabes qué, pelirroja? Tu hermana salió ayer hacia Europa, en un viaje que llevaba años planeando.
—¡Me robaron! —exclamó _________ con amargura—. Y no me llamo pelirroja. Me llamo _________ MacPherson. Señorita MacPherson, para usted.
Nick abrió la cartera que había recogido del suelo y le pegó a las narices la parte que contenía el carnet de identidad.
—Aquí pone que tu nombre es Kaylee MacPherson. —Cerró bruscamente la cartera pero siguió blandiéndola delante de su cara—. Y Kaylee MacPherson es una gogó del Tropicana en Miami.
_________ apartó la cartera de un manotazo.
—Bailarina —corrigió automáticamente. Y luego deseó haberse mordido la lengua hasta sangrar. Su madre había estado negando la realidad hasta el día de su muerte, y su repetida y terca insistencia había hecho que _________ dijera aquello sin pensarlo. Sin embargo, haberlo soltado así en aquella situación, había sonado como si se estuviera defendiendo—. Y, de todas formas, eso no lo pone en el carnet de conducir —añadió, y entonces hizo una mueca. «Mal, _________. Muy mal. Estás empeorando las cosas.»
Intentó soltarse tirando de la muñeca, pero Nick la retuvo y se acercó un paso más, lo cual la puso muy nerviosa.
—Mire —se desesperó ella—, vamos a mi casa y le enseño mi carnet de conducir. Le puedo enseñar toda una serie de... Pero ¿qué se cree que está haciendo?
Nick se había sentado de pronto en el suelo con las piernas cruzadas y había tirado de ella hasta tenerla tumbada boca abajo sobre su regazo. Agarrándola con una mano fuerte, llevó la otra a la cintura de los pantalones de ciclista, y en un solo movimiento se los bajó.
—Según mi expediente, señorita MacPherson, tiene usted un tatuaje de unos labios rojos... —Uno de sus dedos se deslizó bajo el encaje de las bragas—. Más o menos... —Y apartó la frágil tela dejando al descubierto una nalga redondeada—. ¡Aquí! —Y su pulgar calloso frotó el lugar.
_________ se quedó helada. Era un loco. Luego su cuerpo se convirtió en un frenesí de movimientos. Tendió el brazo hacia atrás y le arañó la mano, se la apartó de golpe y se levantó. Intentó colocarse bien las bragas y los pantalones y se volvió hacia él, sabiendo que tenía las mejillas encendidas.
—¡Dios mío! —resolló—. Pero ¿qué clase de persona es usted? ¡Y pensar que tengo todo un programa para enseñar a mis niños que la policía es nuestra amiga! No puedo creerme que haya hecho algo tan... Dios mío... algo tan... sórdido...
—Vamos, cálmate, pelirroja. Tú sabes quién soy, yo sé quién eres, así que dejémonos de historias, ¿eh? Coge tu bolso. Ya hemos perdido bastante tiempo. —Le puso el bolso en las manos y se agachó para recoger la maleta. Luego la agarró de la mano y la arrastró hasta el lateral de la casa—. Tengo que cumplir con mi agenda.
Nick apartó una rama de un manotazo y rodeó la casa hasta salir al jardín frontal, arrastrando a su prisionera tras él. Pero ¿por quién demonios le había tomado?, se preguntaba sombrío. ¿Por un completo imbécil? Aquella mujer había visto demasiados culebrones.
La madre de Nick era aficionada a los culebrones. Lenore Jonas, en su casa, un cuarto piso sin ascensor, se pasaba las horas pegada al pequeño televisor viendo aquellos programas. Con una madre que prefería con mucho soñar fantasías antes que enfrentarse a la realidad, Nick conocía al dedillo la vieja historia de la gemela mala y la buena. Ya de pequeño no se la creía, y mucho menos ahora.
Pero ¿es que MacPherson pensaba que se acababa de caer de un guindo? Joder, él no era precisamente el tonto de la película, aunque aquella mujer pensase que podía cambiar de aspecto con solo quitarse el maquillaje y peinarse hasta dejarse el pelo liso y brillante en lugar de abultado y esponjoso. Era cierto que había intentado mostrarse menos exuberante y llamar menos la atención, con el propósito de integrarse en el entorno de clase media de su hermana. ¡Pero vamos! Aunque su modesta blusa hacía todo lo posible, todavía no se había inventado un atuendo lo bastante conservador para disfrazar un cuerpazo como el suyo.
—Tiene que escucharme —protestaba ahora, tirando de la muñeca que él seguía agarrándole—. Kaylee está metida en un buen lío. Oyó cómo planeaban el asesinato de una mujer, desde entonces ha desaparecido, y si entierran el cuerpo donde ella sabe que lo harán, podrá hacer que condenen tanto al hombre que cometió el asesinato como al que lo encargó. Y eso significa que mi hermana corre un serio peligro.
¡Por todos los santos! Nick la arrastró hasta el coche aparcado en la acera y abrió la puerta del pasajero.
—Cuidado con la cabeza —advirtió, poniéndole la mano en la coronilla para protegérsela mientras la hacía entrar en el sedán.
El tacto de su pelo era cálido y resbaladizo entre sus dedos. Nick presionó contra su cabeza para que se moviera. Quería meterla en el coche cuanto antes para poder apartar sus manos de ella. No le gustaban los impulsos que sentía cada vez que la tocaba.
Pero _________ no se movía, negándose a cooperar. De pronto se dio media vuelta para mirarle con expresión furiosa.
—¡Maldita sea! ¿Quiere escucharme?
—No, si ya te he escuchado, pelirroja. Eso también se lo puedes contar al juez.
—Quiero ver su identificación. Quiero verla ahora mismo. —Pero por dentro tembló de miedo al ver el súbito gesto sombrío de la boca de Jonas y el ceño en el que se unían sus cejas negras sobre sus entrecerrados ojos ambarinos. Nick la miraba como si estuviera a punto de darle un puñetazo. _________ tragó saliva—. Quiero ver su placa —insistió con decisión, intentando ignorar el calor que emanaba en oleadas del cuerpo de Jonas.
Él masculló entre dientes una maldición, pero apartó la mano de su cabeza para ponerla sobre el techo del coche, inmovilizándola así entre él, el vehículo y la puerta abierta mientras se llevaba la otra mano al bolsillo del pantalón. No se molestó en apartarse y _________ bajó la mirada, concentrándose en su nuez de adán. ¿De verdad hacía falta que se pegara tanto a ella? Podía oler el jabón de lavandería en su camisa de paño y un leve aroma a limpio sudor masculino.
—Aquí está —gruñó él, poniéndole en las narices la cartera abierta.
Ella leyó la identificación. Parpadeó y volvió a leerla con creciente incredulidad.
—¿Agente de recuperación de fugitivos? —Y para su humillación, se le quebró la voz. Respiró hondo y echó atrás la cabeza para mirar los fieros ojos dorados de Jonas—. ¡Pero si ni siquiera eres policía! —le acusó. Su tono de voz subía con cada palabra—. ¡No eres más que un asqueroso cazarrecompensas!
Nick lanzó otra maldición.
—No tengo tiempo para esto —masculló. Y con un rápido movimiento, la apartó de la puerta abierta del coche y la inmovilizó con firmeza bajo el brazo. Cerró la puerta del pasajero, la arrastró hasta el lado del conductor y por allí la introdujo en el coche. Se metió tras ella, cerró la puerta y bloqueó todas las cerraduras pulsando un botón—. Ponte el cinturón —ordenó, mientras metía la llave en el contacto.
A _________ le entró el pánico al oír el ruido del motor.
—¡Déjame salir, Jonas!
La mirada que él le dirigió la hizo encogerse en una esquina.
—He dicho que te pongas el cinturón, pelirroja. ¿O prefieres que lo haga yo?
_________ no pensaba por nada del mundo darle la menor oportunidad para que volviera a plantarle encima aquellas manos de palmas anchas y dedos largos, de manera que se puso el cinturón.
—No te saldrás con la tuya, ¿sabes?
Jonas resopló. Mientras ponía en marcha el motor se sacó del bolsillo de la camisa un papel doblado, lo abrió con una sacudida y lo alzó para que ella lo leyera. Era una copia certificada de la fianza de Kaylee.
—Según la ley, esto es prueba suficiente para realizar una detención.
—Puede, si yo fuera Kaylee MacPherson —replicó _________ con los dientes apretados, mientras se alejaban del barrio—. Pero soy _________.
—Maldita sea, pelirroja, ya estoy harto de esa murga. Como no te calles, te amordazo. —No lo haría, por supuesto. Pero conocía a las mujeres y sabía que con esa amenaza bastaría. Lo que más odiaba en el mundo una mujer era que le impidiesen hablar.
_________ guardó silencio. «¡Esto es el colmo!» La rabia hervía en su interior, ahogando todas las células de su cuerpo. «¿Que me va a amordazar? ¿Amordazar? ¡Eso es ya lo último de lo último! ¡Este tío acaba de cruzar la línea!»
Durante toda su vida había respetado las reglas. Y esta era su recompensa: un cretino que no dudaba en ponerle las manazas encima ni en utilizar la fuerza para intimidarla. Y lo peor es que era como su padre, dispuesto a todo por ganar un dólar, pisando a cualquiera que se interpusiera en su camino. Pues bien. Ya estaba harta de intentar convencer a aquel listillo de que no era la mujer que él buscaba. De ahora en adelante haría cualquier cosa que estuviera en su poder para impedir el viaje a Florida. Los detalles específicos para lograrlo eran bastante vagos de momento, pero ya encontraría la manera. En primer lugar, sin embargo... Se volvió hacia él.
—Eres un cerdo —declaró, pronunciando las palabras con gran claridad.
Él apartó un momento la vista de la carretera para mirarla ceñudo, clavándola en el asiento con sus ojos de color whisky. Los músculos del cuello y los hombros se le tensaron, lo que le daba un aspecto todavía más imponente, pero _________ no se amilanó. Arrojó sobre él todo el desprecio del que pudo hacer acopio.
—Has cometido un gran error, Jonas, y de alguna forma haré que lo pagues.
Nick emitió un ruido grosero.
—Sí, ya. Anda que voy a perder yo el sueño con la preocupación. —Cambió de carril y volvió a mirarla—. En cuanto a tus deseos de venganza, pelirroja, ya puedes intentarlo. El día que yo me equivoque con alguien como tú...
_________ se ofendió.
—¿Cómo dices? ¿Alguien como yo?
—Alguien que se gana la vida dando brincos cubierta de lentejuelas.
—Ya, en lugar de ser un ciudadano ejemplar como tú, supongo. ¿Pues sabes, cariño? Odio tener que decirte esto, pero tú no eres precisamente la crême de la crême. No eres más que un asqueroso cazarrecompensas al que le gusta fingir que es un policía de verdad.
Aquello tocó una fibra sensible.
—Yo por lo menos sé reconocer y aceptar la verdad —respondió tenso.
—¡Qué cara más dura! ¡Tú no reconocerías la verdad ni aunque te mordiera el culo!
Nick notaba el mentón cada vez más tenso.
—Como te decía, pelirroja, el día que yo me equivoque con alguien como tú, me meto a monje.
—Pues prepárate para el monasterio, colega —le espetó _________—. Porque vas a ir de cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 22
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Junio 2nd 2013, 17:34

aaaaaaaaaaaaaah me encantaron los caps
Enserio por perder tanto tiempo
Pero ya volvi
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Junio 5th 2013, 14:56

Capítulo 3
Solo llevaba unas horas con aquel caso, y no pintaba nada bien. «Mamá, qué pena que ya no estés con nosotros», pensó sombrío, intentando por todos los medios ignorar a su malhumorada y escultural pasajera y concentrándose en el tráfico pesado del centro de la ciudad.
Aquella situación no solo incluía elementos que parecían salidos de los programas favoritos de Lenore Jonas, sino que venía a corroborar la teoría derrotista de su madre de que «nadie escapa del nicho en el que ha nacido».
No era que ella deseara el mal para nadie, pero nunca había creído que alguien pudiera mejorar la posición social que le había tocado en la vida. Ella se había esforzado mucho, y lo único que logró fue trabajar muchas horas por un salario muy bajo, una liquidación sin bonificación alguna y una pensión de mala muerte. En otras palabras: acabó justo donde había empezado. De manera que se dedicó a planchar, a ver la televisión y a advertir a Nick para que se resignara al hecho de que él también terminaría donde había comenzado. Según Lenore, tal vez podría escapar por un tiempo, pero antes o después la vida le daría una patada y lo mandaría de nuevo al fondo.
Nick no estaba de acuerdo. Había ingresado en el ejército, se convirtió en policía militar, y durante más de doce años desmintió las predicciones de su madre. En un entorno ordenado y estructurado, prosperó. Luego su compañero Gary Proscelli recibió una bala dirigida a Nick y se quedó parapléjico.
Y Nick se preguntó entonces si su madre no tendría razón. Tenía que decidir en ese momento cuál sería su nueva ocupación.
Pero no pensaba rendirse, no pensaba dirigirse hacia el ocaso con el rabo entre las piernas. Dejó el servicio cuando se enteró de que pensaban enviarle a la base militar de Oakland. ¿Quién demonios esperaban que ayudara a Gary si a él le mandaban al otro lado del continente? Había que cumplimentar todo el interminable papeleo para darle de baja en el ejército, y luego más papeleo para conseguir la pensión de invalidez. Por no mencionar que su amigo también necesitaba a alguien que le ayudara a suavizar la transición a su nuevo modo de vida.
Nick se sintió tan culpable viendo a Gary esforzarse por rehacer su vida que la mala conciencia estuvo a punto de acabar con él. Sabía que tenía que hacer algo. Una vez que se hubieron establecido en un pequeño apartamento de Miami, empezó a buscar la manera de hacer realidad un sueño que habían acariciado durante años.
Siempre habían hablado de cumplir sus veinticinco años en el ejército y luego, con el dinero de la jubilación, comprarse un refugio de pesca. Lo cierto es que había sido una ambición que entonces les parecía muy lejana, que pertenecía a un futuro remoto. Pero cuando el plan fue abatido por la misma bala que paralizó a Gary, Nick tuvo que buscar la manera de ganar dinero de forma rápida.
Y no existían muchas perspectivas para un tipo con estudios primarios y muy pocos créditos universitarios. El crimen estaba descartado, y las fuerzas de la ley no ofrecían un sueldo suficiente, no si esperaba cumplir su objetivo en este siglo. Era una lástima, porque le habría gustado ser policía. Desde luego le gustaba ser policía militar. Pero no se trataba de él. Se trataba de asegurar el futuro de Gary. La caza de recompensas parecía la manera más rápida de ganar dinero. El hecho de que Nick no tuviera gana alguna de convertirse en agente de recuperación de fugitivos y que cada día odiara más su trabajo era lo de menos.
Estaba más que harto de estar en contacto permanente con las formas de vida más rastreras de Miami. Pero al cabo de un año y medio empezaba a vislumbrar los beneficios, porque hacía tan solo unas semanas se había puesto en venta el refugio de pesca con el que Gary y él soñaban. Estaba situado en un lugar donde habían pasado algunos de sus mejores momentos, el retiro de vacaciones de Carolina del Norte donde habían ido varios años seguidos. Era un trocito de cielo en la tierra, y jamás habían esperado que lo pusieran en venta.
Nick pensaba comprarlo. La entrada que le pedían era más alta de lo que esperaba, pero disponía de treinta días para reunir la cantidad necesaria antes de perder la opción de compra.
Se fijó en su prisionera, que miraba malhumorada el tráfico por la ventanilla. Por lo menos esta no tenía un historial de violencia, a diferencia de la mayoría de la gentuza a la que entregaba. De hecho, le sorprendía un poco lo alta que había sido su fianza. Había tenido mala suerte con el juez, quien despreciaba el mundo del espectáculo. Pero ese no era su problema. De hecho, desde su punto de vista, cuando más alta fuera una fianza, mejor, puesto que el porcentaje que a él le correspondía tras la entrega del fugitivo era del 10 por ciento.
Pero lo primero era llevar a la pelirroja a Miami sin más tropiezos como los de esa mañana. Nick abrió el mapa de carreteras.
_________ le oyó mascullar para sus adentros y le miró. Cada vez que llegaban a un semáforo en rojo, es decir, cada dos minutos, inclinaba la cabeza sobre el mapa de la consola entre los dos asientos y farfullaba palabrotas de lo más grosero. _________ se quedó mirando la enorme mano abierta sobre el papel. Tenía los dedos largos y parecía fuerte. Tuvo que volverse apresuradamente hacia la ventana al experimentar una salvaje oleada de satisfacción cuando vio los arañazos rojos en el dorso de la mano. Por Dios. Jamás habría imaginado que algún día se sentiría bien por haber infligido esas heridas a alguien.
Los edificios que se alzaban a ambos lados sumían las calles en una penumbra casi sobrenatural, y por primera vez _________ advirtió el paisaje que se deslizaba por la ventana. Al salir de la autopista estaba demasiado alterada para fijarse, pero ahora se dio cuenta de que estaban en el centro de Seattle.
¿Para qué? El aeropuerto de SeaTac estaba a más de quince kilómetros al sur.
Varias manzanas más adelante, su captor lanzó un murmullo de satisfacción y se metió en un aparcamiento de coches de alquiler. Al cabo de unos segundos había aparcado y estaba con su bolsa, el equipaje de Kaylee y _________ ante el mostrador de la minúscula agencia. Mientras hablaba con el empleado para devolver el coche, _________ intentó discretamente zafar la muñeca de los fuertes dedos que la aprisionaban. Nick dejó al instante lo que estaba haciendo y le clavó sus ojos dorados, tapando la vista del empleado con un sutil movimiento de su hombro.
—Podemos hacer esto de dos maneras —la informó en voz baja—. Podemos hacerlo por las buenas, como amigos, o puedo ponerte las esposas y llevarte a rastras delante de todo el mundo. La verdad, pelirroja, tu dignidad me importa un carajo, de manera que la elección es tuya.
_________ dejó el brazo yerto. Aunque hervía de rabia, echó a andar obedientemente tras él cuando se marcharon de la agencia un minuto más tarde. Al notar que él echaba el peso de su cuerpo sobre la pierna izquierda, se felicitó por haberle dificultado una parte de su trabajo. Pero aunque Nick cojeara y tuviera una mano arañada, la situación de _________ no había experimentado ninguna mejora. Jonas todavía se la llevaba a... bueno, adonde la estuviera llevando.
En la manzana siguiente, Jonas se detuvo delante de un edificio de mármol en la esquina entre la Ocho y Stewart. Nada más abrir la puerta, _________ se detuvo en seco y se quedó mirando el cartel azul y blanco que había colgado.
—¿Greyhound? —exclamó incrédula—. ¿Vamos a ir a Miami en autobús?
Y vio sorprendida cómo una oleada de rubor ascendía por el cuello de Nick, sobre su fuerte mentón hasta las mejillas tersas y planas. Él miraba ceñudo hacia un punto lejano más allá de ella, negándose a encontrarse con sus ojos. Su evidente incomodidad dio a _________ algo que no había poseído desde el momento en que Jonas había irrumpido en su vida: un atisbo de control. Le miró alzando una ceja.
—¿Qué pasa aquí, Jonas? ¿Es que a los cazarrecompensas malos y grandotes no os dan dietas de viaje?
Los dedos de Nick se tensaron en torno a la muñeca de ella un instante, pero el hombre se limitó a gruñir.
—Muy graciosa, pelirroja. Muy graciosa. —Y la arrastró hacia la ventanilla.
Quince minutos más tarde se metía los billetes en el bolsillo de su camisa blanca y se la llevaba hacia una hilera de sillas de plástico clavadas al suelo al lado de la sala de juegos. Allí dejó caer el equipaje.
—Siéntate.
—Caramba. ¿Cómo podría rechazar una invitación tan educada y encantadora? —Y eligió para sentarse la silla más limpia.
Él le acercó el equipaje a patadas y se dejó caer en la silla contigua. Se inclinó, plantó los codos sobre sus piernas abiertas y se quedó mirando las sucias losetas rojas del suelo. La camisa se tensaba sobre sus hombros y sus manos grandes colgaban entre sus rodillas. El muslo izquierdo invadía el espacio de _________.
Ella estaba sentada erguida y tiesa, con los tobillos alineados y las piernas remilgadamente juntas, apartadas de la pierna musculosa que invadía su territorio. Sabía que debía de tener una pinta de lo más repipi, pero no le importaba. Era lo único que de momento podía hacer para mantener bajo control sus agitadas emociones. Se quedó mirando al vacío, escuchando las vibraciones y pitidos eléctricos que surgían de la sala de video-juegos a su espalda.
Nick la miró de reojo y frunció el ceño. Había algo en ella que hacía que él se sintiese como un gorila sin modales. Por la manera que tenía de estar allí sentada como una reina entre la plebe, era difícil recordar que se ganaba la vida meneando las caderas con un mínimo de ropa. Menuda actriz. Tuvo la tentación de presionar un poco más con la pierna izquierda, solo para ver qué haría ella.
Pero probablemente no era una buena idea. Maldita sea. ¿Qué tenía aquella mujer que no hacía más que incitarle a olvidarse de su profesionalidad?
Se inclinó para recoger del suelo su bolsa y se la puso sobre el regazo. Abrió la cremallera y comenzó a sacar los contenidos para hacer un breve inventario. Se animó al instante. No estaba tan mal como se había temido.
—¿Qué demonios estás haciendo?
Nick advirtió que la mujer se había quedado mirando la pila de téjanos, camisetas y calzoncillos que tenía sobre el regazo, y los útiles de afeitar que oscilaban encima del montón.
—Mirando lo que llevo.
—¿Por qué? ¿Es que te hizo la bolsa tu mujer o algo parecido?
El resoplido de risa de Nick fue breve y carente de humor.
—¿Acaso te parezco un producto de la felicidad conyugal?
Ella le miró con una expresión serena en sus grandes ojos verdes.
—No creo que quieras saber lo que de verdad me pareces, Jonas. A pesar de todo, sí que da la impresión de que tienes inteligencia suficiente para recordar lo que echaste en la bolsa anoche o esta mañana.
Por alguna razón, el insulto le provocó una sonrisa. Una cosa tenía que admitir, la pelirroja no tenía pelos en la lengua.
—La bolsa lleva en el maletero de mi coche... ya ni me acuerdo. —De hecho, la previsión de tener siempre una bolsa lista le había evitado más de un apuro—. El coche había pasado la noche en el aparcamiento, así que esta mañana tuve el tiempo justo de recoger la bolsa antes de que saliera mi avión. Y menos mal, porque si no habría tenido que comprarme la ropa a precios del aeropuerto cuando te me escapaste esta mañana en MIA.
—¿MIA? ¡Por favor! ¿Eso qué es, argot de cazarrecompensas?
«Ya. Como si tú no lo supieras.»
—Muy bien, voy a seguirte la corriente —replicó con paciencia—. Miami Internacional Airport. Desde donde los dos hemos salido esta mañana.
Qué demonios. Su buen humor, al garete. No necesitaba que nadie le recordara lo mucho que la fugitiva le había costado en billetes de avión y autobús.
Un chiquillo rubio se subió a la silla junto a la de _________.
—Hola —saludó.
Agarrándose al respaldo de plástico con una mano regordeta, se inclinó hacia ella, haciendo oscilar precariamente el zumo de uva que llevaba en la otra mano.
—¡Tommy! ¡Deja en paz a esa señorita! —Una rubia con expresión de agotamiento, vestida con ropa de mercadillo, se sentó al otro lado de su hijo.
Para sorpresa de Nick, _________ sonrió a la madre y al hijo.
—No pasa nada —aseguró. Luego miró al pequeño y añadió con voz suave—: Hola, Tommy.
—¿Sabes qué? —dijo el golfillo—. La semana que viene cumplo cuato años. —Sonrió y prosiguió informando—: Mi made y yo vamos a Pote'land. —Hizo un amplio gesto con la mano que sostenía el zumo—. Vamos a vivir con mi abuela. ¿Y tú? ¿Dónde vas? —Con esta última pregunta el zumo de uva salió disparado del vaso, trazó un arco en el aire y salpicó a _________ en la blusa y las rodillas desnudas. Ella se levantó de un brinco con una exclamación, apartándose del pecho el algodón empapado.
—¡Tommy! ¡Mira lo que has hecho! —gimió la madre—. Lo siento, señorita. Lo siento muchísimo. —Y también se puso en pie para intentar secar la blusa de _________ con una servilleta de papel.
El niño se contagió de su creciente agitación y su gemido de sorpresa se convirtió en un llanto a moco tendido.
—No pasa nada, de verdad. Es una blusa vieja. —_________ le quitó a la mujer la servilleta mojada y se limpió el zumo de las piernas.
A Nick le sorprendió su compostura. Él habría jurado que era de esas que se ponen hecha una furia en una situación así.
—Vamos —dijo, levantándose y agarrando las bolsas—. Puedes asearte en el servicio.
Dejando a la mujer balbuceando disculpas y al chiquillo llorando, Nick se llevó a _________ del codo hasta la rampa que llevaba a los servicios de señoras. Abrió de golpe la puerta y asomó la cabeza para asegurarse de que no había otra salida por la que su prisionera pudiera largarse. Una mujer que se estaba secando las manos lanzó una exclamación indignada, pero Nick no le hizo ningún caso. Le tendió la maleta a _________ y sugirió:
—Ve a asearte.
_________ se limpió los pegajosos churretes de zumo de uva con agua del grifo y varias toallas de papel. Se quitó la blusa, y después de un triste examen la tiró a la papelera. No había manera de quitarle las manchas. Se agachó para abrir la maleta de Kaylee.
Para una mujer que había pasado toda su vida adulta disimulando unas curvas demasiado voluptuosas, la elección que le ofrecían los contenidos de la maleta eran desoladores. Se probó un top tras de otro, y cada uno parecía más atrevido que el anterior. Por fin se decidió por una camiseta corta verde esmeralda, pero al verse en el espejo tiró avergonzada de la escasa tela en un intento por estirarla hasta la cintura de los pantalones. ¡Y por Dios! Si por lo menos no se ciñera tanto a la forma de sus pechos... _________ realizó un último y fútil examen de la maleta. ¿Es que Kaylee no tenía ni una sola prenda que no brillara, relumbrara o se ajustara como una segunda piel?
Unos fuertes golpes en la puerta de los servicios la hicieron dar un brinco.
—Abre, pelirroja —gruñó Jonas—. Ya llevas ahí un buen rato.
_________ se precipitó hacia la puerta y la abrió de golpe.
—¡Lárgate! ¡No soy tu perrito faldero! Saldré cuando haya terminado.
Los ojos de Nick apuntaron como misiles teledirigidos a sus pechos. Luego la repasó entera con la vista y su nuez de adán se deslizó arriba y abajo por la fuerte columna de su garganta.
—Eh... sí. Claro. Muy bien —convino vagamente. Bajó la vista hasta su rostro y sus oscuras cejas se unieron por encima de la nariz mientras recuperaba la compostura—. Tienes dos minutos, MacPherson.
_________ le dio con la puerta en las narices.
—Haz esto, pelirroja. No hagas lo otro —le imitó ella con amargura—. Como si necesitara que un gusano me dijera lo que tengo que hacer. —Volvió a guardar la ropa de Kaylee, se levantó y miró a su alrededor.
Pero ¿en qué demonios estaba pensando? Había malgastado el tiempo preocupándose por cómo le quedaba la ropa de su hermana cuando tenía un momento a solas para pensar en la forma de salir de aquel lío. ¡Maldita sea! Le daban ganas de darse de bofetadas. ¿Había allí alguna ventana? Miró de nuevo alrededor. No, no había ventana. Bueno, muy bien. Tenía que pensar. ¿Qué otra cosa..? ¡Barra de labios! Escribiría un mensaje pidiendo socorro en el espejo. A lo mejor alguien lo leía y llamaba al FBI o algo así.
Metió la mano en el bolso buscando el gigantesco neceser de maquillaje de Kaylee. En el fondo encontró una barra de Woodrose Creme. La abrió y apoyándose con una mano en el lavabo se inclinó sobre el espejo.
La puerta se abrió de golpe a su espalda.
—Pero ¿qué te pasa? —le preguntó al reflejo de Nick. Sin dejar de mirarle a los ojos, redondeó los labios y aplicó sobre ellos el cremoso carmín—. ¿Es que el servicio de caballeros no funciona o qué?
Nick la miró mientras se secaba los labios con un pañuelo, luego bajó la vista hasta la curva de su trasero, para hacerla rebotar de nuevo en la imagen en el espejo. _________ hizo un pequeño mohín con los labios y se apartó para observarse con ojo crítico. Dejó caer el carmín en el bolso, se dio la vuelta y señaló el cubículo con un gesto.
—Todo tuyo.
Él atravesó la sala en un instante y plantó las manos sobre el mostrador a cada lado de sus caderas, empujándola contra el lavabo.
—No me provoques, pelirroja.
Ella alzó el mentón.
—¿O qué? ¿Me vas a llevar a rastras por todo el país para meterme en la cárcel?
Un músculo brincó en el mentón de Jonas. Luego se apartó, sus ojos fríos de nuevo, como si los fuegos se hubieran extinguido de pronto.
—Vamos. El autobús está a punto de salir.
_________ notó una oleada de pánico. Ahora que se acercaba el momento de partir, de pronto todo parecía mucho más real, y su breve rebelión acabó no con un estallido sino con un gemido. ¡No! ¡No podía permitir que sucediera aquello! Había logrado labrarse allí una vida, una vida segura, lejos de los altercados y los problemas en los que su hermana estaba siempre involucrada. Y ahora, por culpa de Kaylee, estaba a punto de...
—¡No! —Intentó echar a correr hacia la puerta, pero en vano.
Una idea estúpida. Lo supo antes de que Nick la atrapara con un brazo en torno a su cintura y la levantara del suelo. Pero _________ no era capaz de razonar con calma. Reaccionó instintivamente, dando puñetazos y patadas a cualquier parte del cuerpo que pudiera alcanzar, hasta que él la rodeó con los dos brazos y avanzó unos pasos hacia la derecha. Para cuando _________ se dio cuenta, estaba aplastada entre la pared del baño y los músculos de hierro de su captor.
—Cálmate —ordenó Jonas. Su voz salía ronca de su pecho, con un tono que sorprendentemente carecía de agresividad—. Domínate, pelirroja.
Liberó una de sus manos sin dejar que ella se moviera ni un centímetro. Le agarró con ella la cabeza y la dejó inmóvil, con la frente apoyada contra su pecho. El calor de sus largos dedos se extendía por su cráneo. Luego Jonas bajó la mano a lo largo de su pelo.
—Para y piensa un momento —prosiguió, con el mismo tono enérgico—. Así no llegarás a ninguna parte. —El calor de su cuerpo comenzaba a penetrar los tensos músculos de _________.
Nick advirtió su ligero movimiento de sorpresa. Se preguntó qué pensaría si le dijera que ya esperaba de ella una reacción parecida. Siempre llegaba un momento en el que los prisioneros se daban cuenta de que volvían sin remedio a la cárcel a la espera de un juicio del que habían confiado librarse. La reacción entonces era siempre la misma: todos intentaban huir. A los hombres solía reducirlos con la fuerza bruta y el uso de su pistola, si era necesario. Pero con la mayoría de las mujeres intentaba ser un poco menos brusco, siempre y cuando ellas no se pusieran agresivas. Pero la pelirroja era la única persona, hombre o mujer, a la que no había esposado.
No es que la considerase especial, ni mucho menos. No lo había hecho por ella. Tenían un largo camino por delante, porque en su margen de beneficios ya no cabía el precio de los billetes de avión. Ni por un momento había creído su historia de complots, cadáveres enterrados y asesinos a sueldo. Pero era un hombre precavido, y en el improbable caso de que hubiera un ápice de honestidad en aquella mujer, quería atravesar el país llamando lo menos posible la atención. Bastaba con echar un vistazo a la pelirroja para saber que tenía muy pocas posibilidades de pasar desapercibida, y la ropa ajustada que acababa de ponerse no aumentaba precisamente esas posibilidades. Si a todo eso le añadía unas esposas, más le valía quedarse allí parado esperando a que apareciera uno de aquellos hipotéticos villanos para arrebatarle a la prisionera de las manos.
Su expresión se endureció. Aquello no ocurriría mientras él estuviera allí, sobre todo teniendo en cuenta que debía cobrar sus honorarios y comprar un refugio para Gary.
Se apartó de ella dando un paso hacia atrás. _________ osciló un poco, y él le apoyó las manos en los hombros para estabilizarla.
—Vamos —dijo con aspereza—. Es hora de ponerse en marcha.
Ella parpadeó.
—¿Qué?
Nick tensó la boca al mirar aquellos grandes y atormentados ojos verdes. Por Dios, aquella mujer se había equivocado de profesión. En Hollywood habría arrasado, y ni siquiera habría necesitado exponer el 95 por ciento de su cuerpo.
No sabía por qué aquello seguía sacándole de quicio.
La puerta se abrió tras ellos. Nick volvió la cabeza bruscamente, dándose cuenta de pronto de que estaba en una posición en la que no podría alcanzar deprisa su pistola. Una mujer entró en los servicios, pero frenó en seco al verle. Luego miró a _________ frunciendo los ojos.
—¡Ya podían buscarse otro sitio para eso! —les espetó—. A algunas nos gusta saber que al entrar en el servicio de señoras solo vamos a encontrar señoras.
—Vamos, pelirroja. —Nick agarró las maletas y deslizó el brazo por los hombros de _________. Así la guió por la rampa hasta la puerta de embarque—. El autobús llegará enseguida. —Miró el reloj. Eran las 17.40. Aquello le recordó que se acercaba la hora de la cena y que pasarían varias horas metidos en un autobús hasta la siguiente parada—. ¿Te apetece comer algo?
Ella negó con la cabeza.
—Probablemente tengamos tiempo de tomar una hamburguesa —sugirió Jonas, señalando con la cabeza el Burger King que tenía una entrada en la estación de autobuses.
Ella se estremeció y apartó la vista.
—Vale, nada de hamburguesas. Pero voy a comprar algo para llevar. Es posible que cambies de opinión una vez que estemos en camino. —La condujo hasta una serie de máquinas expendedoras y compró varios artículos que metió en su bolsa. Luego se dirigieron al exterior, donde otros pasajeros esperaban el autobús fumando o andando de un lado a otro. Nick se palmeó el bolsillo del pecho buscando su tabaco antes de acordarse de que había dejado de fumar.
El autobús llegó al cabo de un momento. Nick introdujo a su prisionera en el interior y no tardó en tener el equipaje en el estante superior y a _________ sentada junto a la ventanilla.
Esta no decía nada. Ni siquiera reconocía ya su presencia. Miraba por la ventanilla mientras el autobús salía de la estación. Era como si Nick no existiera.
Bueno, a él no le importaba. Cuanto menos hablaran, mejor. Tampoco es que se muriera de ganas de conocerla. Las luces de la ciudad iluminaban su perfil mientras se dirigían hacia la autopista. Nick frunció el ceño. Aquella mujer no era para él más que mercancía, por mucho que hubiera sentido un pellizco en el estómago cuando la vio pintarse los labios. Qué demonios, seguro que había sido debido al hambre. La pelirroja había dicho que no a una hamburguesa, pero a él le habría venido de miedo. «Mercancía», se repitió en silencio. «Es mercancía.»
Un paquete que tenía que entregar antes de poder lograr su objetivo.
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Junio 28th 2013, 13:20

Capítulo 4
Kaylee estaba delante del armario en la habitación de su hermana. Pero ¿es que _________ no tenía nada de ropa que tuviera algo de gracia? Volvió a rebuscar entre las perchas. Verde salvia, dorado viejo, ¡marrón, por Dios bendito! Y ni una sola prenda con la que le dieran a una ganas de ponerse unos tacones y menear un poco la cadera. ¿Cómo podía _________ ponerse aquellos pingos? Con un hondo suspiro de desesperación, Kaylee se quitó el ajustado y reluciente top púrpura para ponerse una aburrida blusa de color bronce. Vale que el tono le iba muy bien a la cara. Pero desde luego no hacía justicia a sus hermosos pechos ni a su diminuta cintura.
En fin. En el caso de que los vecinos la viesen, debían creer que se trataba de _________. Kaylee necesitaba un lugar para recobrar el aliento mientras pensaba qué hacer a continuación.
Reconoció al cazarrecompensas por el día en que había aceptado el préstamo para su fianza. El tipo no le había dicho ni una palabra en el despacho, pero a ella nunca se le pasaba por alto un hombre sexy, y aquel grandullón tenía sex appeal para dar y regalar.
Ese día se había escondido en el garaje de un vecino hasta que Jonas se llevó a _________. Luego volvió a hurtadillas a casa de su hermana y rebuscó en todos los escondrijos típicos de _________ hasta encontrar la llave para entrar. Mientras abría la puerta de atrás, la asaltó un fugaz sentimiento de culpa por el lío en que había metido a su hermana. Pero _________ sabría apañárselas. Era capaz de apañárselas en cualquier situación. Kaylee era la que siempre necesitaba ayuda.
Sin embargo, ahora que se encontraba en el dormitorio de _________ comenzaba a dudar de sus actos. Se dijo que a su hermana no le pasaría absolutamente nada. Aquello significaría un día de su vida, dos como mucho. Qué demonios, hasta viajaría gratis a Miami, donde aclararía sin ningún género de dudas su verdadera identidad.
Pero fue la idea de que _________ se acercara a Miami lo que puso nerviosa a Kaylee. ¡Por Dios! ¿En qué estaba pensando? Sanchez tenía influencias, contactos: conocía a gente de todas las calañas y posiciones, sobre la que ejercía diversos grados de autoridad. Sin duda inventaría alguna historia y correría la voz de que la andaba buscando. Y si alguien de los juzgados, por ejemplo, veía a su hermana gemela, Sanchez no se pararía a preguntarle su nombre.
No dudaría ni un instante y se aseguraría de que _________ no volviera a respirar. ¡Dios, Dios! Esta vez la había cagado del todo.
Lo último que Kaylee esperaba mientras paseaba nerviosa por la casa unas horas más tarde era ver a Bobby LaBon aparcando delante de la casa.
«¡Me ha encontrado! ¿Cómo demonios ha podido encontrarme?» Su primer impulso fue echar a correr. Pero se dominó. «¡Piensa!» Tenía que hacer lo que habría hecho _________. Tenía que ser _________.
Kaylee se quedó quieta. Sí, eso era. Tenía que ser _________.
Se apresuró hacia el cuarto de baño y se quitó el maquillaje. Se pasó un cepillo por el pelo y se lo recogió en una descuidada coleta. Luego, abrochándose hasta el cuello la blusa de _________, volvió corriendo hacia la puerta. Respiró hondo varias veces y abrió antes de que Bobby llamase o echase abajo la puerta de una patada o lo que fuera que tuviera en mente. Kaylee fue a coger el periódico que habían dejado en el porche con anterioridad. Al enderezarse, dio un respingo.
—¡Ah! Hola. ¿Puedo ayudarle en algo?
Él la recorrió con la vista de arriba abajo.
—He venido a por ti, nena.
—¿Cómo dice? —Kaylee se felicitó por su tono de voz. Era el tono de _________, el que tanto a ella como a su padre les impulsaba a decir: «Jooderr, _________, hija, anímate».
Bobby frunció el ceño.
—¿Kaylee?
—No, soy _________. La hermana de Kaylee. ¿Quién es usted? ¡Eh! —protestó cuando él la apartó de un empujón para entrar en la casa. ¡Dios santo! ¿Qué haría _________ en esa situación? Kaylee fue derecha al teléfono y consiguió marcar el nueve y el uno antes de que él colgara con dos dedos.
—Quiero ver alguna prueba de que eres quien dices ser —pidió.
Kaylee no tuvo que pensárselo dos veces: sabía cuál sería la reacción de _________ ante eso. Alzó el mentón en un gesto idéntico al que haría su hermana.
—¡Eso ni lo sueñe! —dijo en un tono gélido—. Esta es mi casa y yo no tengo que demostrarle quién soy. —Y estiró de pronto el brazo con gesto imperioso para señalar hacia la puerta—. ¡Salga ahora mismo de aquí!
Él sacó una pistola. No la apuntó con ella, pero la amenaza quedaba implícita.
—Enséñame una prueba.
Por otra parte, su hermana jamás había sido inflexible hasta el extremo de la estupidez. Con el mentón alzado, Kaylee se dirigió hacia el salón, donde le entregó dos fotografías enmarcadas de una de las estanterías. Una era una foto muy sexy de ella, donde tenía un aspecto fantástico.
—Kaylee —dijo. La otra era una foto de su hermana en la playa. El rostro era de lo más parecido al de la otra fotografía, pero las diferencias eran también evidentes—. Yo.
A continuación sacó del bolso de _________ la cartera donde estaba el carnet de conducir. Se lo tendió a LaBon y se pasó la mano por delante del cuerpo, indicando la ropa. Bobby tenía razones de sobra para saber que en circunstancias normales Kaylee no se habría puesto aquello ni loca.
—También soy yo.
Bobby la miró detenidamente, deteniéndose en la tersa longitud de sus piernas.
—Preciosa.
«¡Pero serás hijo de puta! ¡Asqueroso mujeriego!» Kaylee necesitó un gran esfuerzo para quedarse quieta y devolverle una mirada inexpresiva. «Si no tuviera tanto miedo a que me hagas daño, te mataría.»
—¿Dónde está Kaylee?
—¿Cómo voy a saberlo? ¿Quién es usted?
—Bobby LaBon. Su novio —añadió.
—Ah, sí, he oído hablar de ti. Pero ¿qué haces aquí? —Solo podía haber una razón, ¿no?, teniendo en cuenta la pistola que llevaba. «¡Ay, Bobby!»—. ¿Os habéis peleado?
—Mira, no te hagas la tonta conmigo. Llevo todo el día siguiéndola y sé que ha estado aquí. Te lo voy a preguntar por última vez: ¿Dónde está? —repitió—. No me obligues a sacar otra vez la pistola.
—No sé dónde está. —Y al ver que él la miraba entornando los ojos, supo que había cometido un error.
Repasó a toda prisa lo sucedido; la cabeza le daba vueltas. ¡Mierda! Había sido la voz. Había hablado con aquel tono ronco en el que tanto había trabajado durante años para convertirlo en una segunda naturaleza.
Él se acercó con gesto amenazador.
—Muy bien, Kaylee, ¿qué está pasando aquí? Reconocería esa voz en cualquier parte.
A pesar de estar aterrorizada, le satisfizo saber que Bobby era capaz de diferenciarla de su hermana gemela. Sin embargo no estaba dispuesta a admitir nada.
—_________ —le corrigió en un tono helado—. Me llamo _________.
—Y una mierda. Hace un momento casi me la pegas, pero ahora ya sé quién eres. —Su tono se suavizó—. Escucha, nena. No vengo de parte de Sanchez ni del Cadenas ni de ningún otro. No he venido a hacerte daño. He venido porque recibí tu nota y estaba preocupado por ti.
Por dentro Kaylee suspiró de alivio, pero por fuera mantuvo su compostura.
—Sí, desde luego. Por eso me has sacado la pistola.
—¿Cómo? ¿Esto? —Bobby miró el arma y la guardó—. Era solo para llamar tu atención cuando aún pensaba que eras tu hermana. Joder, si ni siquiera la tenía. La compré cuando volví a Miami y leí tu nota. Y era para protegerte, preciosa, no para hacerte daño.
—Estoy segura de que eso sería muy tranquilizador, señor LaBon, si yo fuera mi hermana. Pero no lo soy. Por última vez, me llamo _________.
—¿Ah, sí?
Y antes de que Kaylee se diera cuenta, Bobby la había agarrado por los antebrazos para estrecharla contra su pecho.
—Muy bien, pues vamos a hacer un pequeño experimento —sugirió. Y la besó.
Y siguió besándola y besándola... hasta casi ahogarla. Kaylee hizo todo lo posible, pero los hombres con carácter eran su debilidad, y jamás había sido capaz de resistirse a los besos de Bobby.
Para cuando él alzó la cabeza, Kaylee se había quedado sin fuerzas. De no haber sido porque él seguía sujetándola, estaba segura de que se hubiera desmoronado en el suelo como un muñeco de trapo.
Bobby se la quedó mirando, también con los párpados pesados.
—Hola, preciosa —la saludó con voz ronca, relamiéndose el labio—. Te he echado de menos.
Aquello la hizo volver de sopetón a la realidad. Se echó hacia atrás, unió las dos manos y lanzó un golpe apuntando a su cabeza como si fuera una bola que pensara enviar a las gradas.
Bobby se agachó, y los puños de Kaylee rebotaron a un lado de su cabeza. De haber tenido los reflejos un poco más lentos, el golpe le habría tirado al suelo.
—Joder, Kaylee —protestó, frotándose la sien—. ¡Podías haberme matado!.
—¡Me han detenido por tu culpa! Me dijiste que el coche era tuyo, y me han detenido.
—Sí, lo siento. No sé qué pasó.
—Yo sí sé lo que pasó. ¡Que tú robaste el coche y yo he pagado el pato!
—Oye, que yo no he robado nada. Es que estaba ahí abandonado, cantando un canto de sirena, y yo sabía que Babette estaba fuera de la ciudad, así que... bueno, lo tomé prestado, eso es todo. Pensaba devolverlo, pero cuando tuve que irme se me ocurrió pensar en lo monísima que estarías tú al volante y se me olvidó que el coche no era mío. Fue un error inocente, Kaylee.
—Y una mierda. ¿Y quién demonios es esa tal Babette? ¿Qué tienes tú que ver con ella? Cuando vino a la comisaría, después de que me detuvieran, tuve la impresión de que te conocía.
—Ya, bueno... —Bobby la miró con recelo—. En cierto modo, sí. Es, bueno... una ex novia.
—¿Una ex novia? —Kaylee estaba furiosa—. ¿Una ex novia? ¡No te creo, Bobby! ¡Joder, no me lo puedo creer! No puedo creerme que me he estado acostando con un tío capaz de salir con una tía que se llama Babette.
—Fue hace mucho tiempo, preciosa.
—Me da igual que fuera en el siglo pasado. Tienes un mal gusto espantoso. Y además, ¿qué le pasa a esa tía?
—Pues que es el perro del hortelano. Cuando rompimos no le importó en absoluto, pero cuando vio que la había sustituido por una mujer de bandera, no pudo soportarlo. Seguro que en cuanto te vio supo que no podría competir contigo ni en belleza ni en estilo, y se puso verde de envidia.
—¡Venga ya, Bobby! Estoy metida en un buen lío por tu culpa. Necesito ayuda, no piropos.
—Vamos a solucionarlo todo, preciosa.
—¿Ah, sí? ¿Y cómo? ¿Es que no leíste la nota que te dejé? ¡Oí a Sanchez y al Cadenas hablando de un asesinato! No puedo volver a Florida, y tú tampoco eres el tipo más honrado del mundo. —De pronto se le ocurrió una idea y se quedó mirando a Bobby con gesto calculador, con los ojos entornados—. Así que has venido solo porque quieres que te perdone, ¿no? ¿Esa es la única razón? ¿Quieres que te dé un beso y nos reconciliemos?
—Más que nada en el mundo. —Bobby se acercó y se inclinó un poco para que sus rostros estuvieran al mismo nivel, rodeando a Kaylee con su calor y su olor, pasándole las manos por los brazos arriba y abajo.
Ella notó que se le debilitaban las rodillas e hizo un esfuerzo por luchar contra ello.
—Bueno, me lo pensaré —dijo por fin—. En cuanto me ayudes a rescatar a _________.
Bobby se enderezó, dejando caer las manos a los costados.
—¿Rescatarla de qué?
Kaylee se lo explicó brevemente.
—No debería haber dejado que se la llevara, Bobby. Pero yo lo único que quería era escapar. Ahora tenemos que salvarla.
—¿Tú estás loca?
Ella alzó una ceja.
—Supongo que entonces se acabó lo del beso y la reconciliación.
Bobby se pasó los dedos por el pelo.
—¡No entiendo qué tiene que ver una cosa con la otra!
—Tú no tienes que entender nada. Esas son mis condiciones. _________ me decía que por una vez le gustaría ver que me responsabilizo de los líos en los que me meto. Pues bien, Bobby, en este lío me he metido por tu culpa. Así que decide. ¿Me vas a ayudar o no?
—Vale, vale, lo que tú digas. ¿Cómo se llama el cazador de recompensas?
—¿Y cómo quieres que lo sepa?
—¿Que no lo sabes? ¿Y cómo esperas que yo...? Da igual. Déjame pensar un momento.
Durante un rato guardaron los dos silencio. Bobby hacía crujir distraídamente sus nudillos, haciendo que Kaylee se estremeciera.
—¡Bobby, por favor!
—¡Calla! Estoy intentando pensar.
Kaylee puso los ojos en blanco, pero no dijo nada.
Al cabo de un rato, Bobby la miró.
—A ver, ¿cómo se llamaba el fiador? —En cuanto Kaylee se lo dijo, él preguntó—: ¿Dónde está el teléfono?
—Hay uno en la cocina. ¿Por qué? ¿Qué piensas hacer?
—Llamar a Scout Bell en Miami. Ese tío es un genio de la informática. Con el nombre del fiador, podrá saber quién es tu cazarrecompensas. Y una vez que sepa el nombre, lo meterá en los archivos de la compañía aérea para averiguar en qué vuelo viajan el tío ese y tu hermana.
—Ah, buena idea. —Kaylee agarró el bolso de _________ para rebuscar en la cartera. Le agradó ver que contenía uno de sus artículos favoritos: una visa oro—. Tú ponte a ello, que yo vuelvo en un momento.
Bobby se paró en seco de camino a la cocina para volverse a mirarla.
—¿Adonde coño vas?
—De compras. Mírame, Bobby. —Y abrió los brazos mirando con disgusto la blusa color bronce—. ¡Tengo que comprar algo de ropa decente!
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 8th 2013, 16:21

Capítulo 5
Cuando _________ se despertó, se dio cuenta de que en algún momento durante la noche se había inclinado hacia Nick. Estaba medio acurrucada contra él, con la mejilla sobre la dura curva de su bíceps. Él a su vez tenía el brazo estirado y la manaza sobre el muslo de ella. Los dedos largos y callosos irradiaban calor, ligeramente doblados en torno a su rodilla. Y su pulgar, advirtió _________ a medida que se espabilaba, le acariciaba perezosamente la piel.
Abrió los ojos de golpe y se encontró mirándole a la cara. Tenía un oscuro asomo de barba, y en el gesto de su turgente labio inferior había algo descaradamente sexual. Fue a abrir la boca para quejarse y preguntarle quién demonios se creía que era, cuando se dio cuenta de que él apenas había abierto los ojos, y que los tenía clavados con gesto somnoliento en su propio pulgar, que se movía en lentas caricias contra la pálida piel de su muslo. Era evidente que no estaba despierto del todo.
En cuanto lo estuvo, _________ lo advirtió. El pulgar se quedó quieto, y el brazo bajo su mejilla se tensó. _________ vio que Nick bajaba el mentón para mirarla y se apresuró a cerrar los ojos fingiendo estar dormida. Fue un impulso, y bastante infantil, además, pero una vez que tomó la decisión, no se echó atrás. Y si fingiendo estar dormida se libraba de un momento violento, mejor que mejor.
Él la apartó de su brazo y al cabo de un momento se levantó y sacó su bolsa de lona del portaequipajes. Luego desapareció, seguramente al servicio al fondo del autobús.
_________ abrió los ojos y se enderezó. Tiesa y adormilada, se estiró para soltar un poco los músculos más tensos. Se irguió todo lo posible, se puso las manos en las lumbares, echó hacia atrás los hombros y arqueó la espalda para estirar la columna, alzando el mentón y torciéndolo a la izquierda. Cuando volvió la cabeza a la derecha, se encontró mirando directamente al hombre que se sentaba al otro lado del pasillo. Él, a su vez, le miraba las tetas con los ojos vidriosos.
Su primer impulso fue hundir los hombros para disimular en lo posible la generosidad de su pecho. Pero algo la detuvo: ¿Irritación? ¿Desafío? En un instante había modificado su provocativa postura, pero no había esperanzas de disimulo con el ajustadísimo top de su hermana. De modo que hizo lo mejor que se le ocurrió. Siguió mirando al hombre fríamente hasta que él arrancó la vista de su pecho. Cuando advirtió que ella le miraba muy seria con una ceja alzada, se puso como un tomate y apartó precipitadamente la mirada.
_________ sintió una pequeña oleada de poder.
Se volvió a mirar por la ventana, aunque no se fijó en el paisaje. Había desaparecido el aturdimiento de la noche anterior provocado por el pánico. Ahora tenía decisiones que tomar. Una opción era permitir que la arrastraran por todo el país como una niña obediente. Se encerraría dentro de las murallas de los buenos modales que tanto le había costado obtener. Jugaría según las reglas de Jonas, y solucionaría aquel asunto en cuanto llegara a Miami. Eso era lo que probablemente habría hecho el día anterior.
Pero hoy no le gustaba esa opción.
Jonas había vuelto su mundo del revés, y todo por un puñado de dólares, y _________ no veía ninguna razón por la que debería facilitarle el trabajo. Era evidente que Jonas tenía mucha prisa por llegar a Miami y recoger su dinero, aunque por muchas vueltas que le daba _________ no entendía por qué demonios iban en autobús. De todas formas, el medio de transporte ya era un hecho, y tenía que mantenerse concentrada en lo importante. Y lo importante era que si Jonas tenía tanta prisa, ella debía hacer todo lo posible por demorar el viaje. _________ solo conocía una manera de lograrlo.
La idea de comportarse como lo haría Kaylee en su situación le daba repelús. Se había pasado toda su vida de adulta labrándose una existencia respetable que estaba a años luz del entorno exhibicionista en el que se movía su hermana gemela.
Sin embargo ser una mujer formal y agradable no siempre suponía una ventaja. Bastaba con ver adonde la había llevado. Jonas era tan arrogante, tan engreído que no tenía duda alguna sobre la identidad de su prisionera. Pues bien, en ese caso, no era cuestión de decepcionarle, ¿no? Jonas insistía en que ella era Kaylee. Muy bien, pues sería Kaylee.
Por las malas.
Nick volvía por el pasillo. «No puedes tocar la mercancía —se advertía por centésima vez desde que había dejado dormida a la pelirroja para ir al servicio—. ¿Lo entiendes, Jonas? Tienes un trabajo que hacer, y no vas a joderla.» Resopló. Un gesto muy adecuado teniendo en cuenta el anhelo al rojo vivo que le había provocado el contacto con la piel de ella y la tentación de seguir ese anhelo hasta el final.
Pero no lo había seguido, y no pensaba permitir que sus urgencias se convirtieran en un problema. Qué demonios, lo que había pasado era que estaba medio dormido, nada más. La suya fue una reacción natural al despertarse con la mano sobre la pierna larga, firme e increíblemente suave de una mujer. Habría sentido lo mismo de tratarse de cualquier otra. Llevaba mucho tiempo sin sexo, y estaba dispuesto a poner remedio a esa situación en cuanto terminara el trabajo. Mientras tanto, tenía que dar las gracias porque la pelirroja no se hubiera despertado. Había que mantenerla serena y no llamar la atención. Ese era el objetivo.
Su prisionera salía en ese momento al pasillo para coger su maleta del portaequipajes, mostrando su cuerpo espectacular desde los dedos de las manos hasta las puntas de los pies, sobre las que se balanceaba para llegar hasta su bolsa. Tres hombres tropezaron entre ellos queriendo ser el primero en acercarse a echarle una mano.
Ella ni siquiera les miró, lo cual sorprendió a Nick. Pero no evitó que una oleada de rabia lo sacudiese. Con unas pocas zancadas llegó al remolino de pasajeros que bloqueaba el pasillo. Apartó a dos hombres a codazos y alzó los brazos por encima de la cabeza del tercero para coger la bolsa de _________.
—Ya la tengo —gruñó ante la insistencia del hombre, y su tono fue tan claro que el individuo por fin recobró la sensatez y se apartó.
El ángulo para bajar el equipaje resultaba incómodo, y Nick notó un tirón en la espalda.
—¿Qué demonios llevas ahí? —preguntó, dejando la maleta en el asiento. Habría apostado su refugio de pesca a que no eran libros.
—Algo más interesante que las patéticas pertenencias que llevas en la bolsa, eso seguro. —_________ abrió la maleta.
A Nick se le cayó el alma a los pies. Solo logró echar un vistazo, pero todos los contenidos parecían relucir, brillar o ser del tamaño de su cartera. Era eso último lo que de verdad le preocupaba, puesto que significaba que la tela tendría que expandirse seriamente para cubrir aquellas tentadoras curvas, y por lo tanto se le pegaría a la piel como si fuera pintura en spray. La pelirroja se inclinó para rebuscar en la maleta y Nick gruñó desesperado al advertir que el tío al otro lado del pasillo y el que tenía detrás estiraban el cuello para obtener una mejor visión de la dulce y abultada forma de corazón de su trasero. Él a su vez se movió para taparles la vista.
—Ah —murmuró ella satisfecha, sacando un bolso de la maleta.
Abrió la cremallera y Nick se dio cuenta de que aquella era probablemente la causa del sobrepeso. Porque lo que sí era seguro es que la mujer no llevaba ninguna prenda de ropa que pesara más de ochenta gramos. Con lo cual, el peso solo podía provenir de varios pares de zapatos de gigantescos tacones o de la bolsa de aseo y maquillaje. La pelirroja sacó una toalla, uno de esos misteriosos botes de loción sin los que una mujer no sale de casa, un cepillo y pasta de dientes. Intentó repartirse el botín entre las manos y luego se rindió y volvió a meterlo todo en el neceser. Se enderezó y volvió la cabeza para mirarle.
—El servicio está al fondo, ¿no?
Nick gruñó.
Mientras ella se alejaba por el pasillo, comprobó ceñudo la cantidad de tipos que se la quedaban mirando con ojos golosos y volvían la cabeza para seguirla con la vista. Cojonudo. Ya podía olvidarse de pasar desapercibido.
Al menos solo había utilizado una fracción de los cinco kilos de cosméticos que llevaba en el neceser, advirtió aliviado al verla volver. Se había puesto carmín y maquillaje, nada más. Y no llevaba el peinado ahuecado del día anterior en el aeropuerto, gracias a Dios. Pero Nick sabía que se estaba aferrando a un clavo ardiendo. La mujer se había recogido el pelo en un casto moño. Debería parecer recatado, joder. Sin embargo, se le había torcido hacia un lado y unos relucientes mechones caían por la curva de su nuca y de su cuello largo y blanco, dándole el aspecto de alguien que acaba de levantarse de la cama después de un revolcón.
Su última y terca esperanza de pasar desapercibido murió en silencio.
Por lo menos estaba siendo bastante dócil. Nick estaba dispuesto a ver cualquier aspecto positivo de aquel asunto y dar las gracias. Se apartó para dejarla pasar a su asiento.
—¿Cuánto se tarda en llegar a Florida? —preguntó.
—Tres días y medio.
Le pareció ver un destello de pánico en la profundidad de sus ojos, pero si así era, la mujer lo dominó con firmeza y se limitó a asentir con la cabeza.
—Tengo hambre —fue todo lo que dijo.
—Pararemos para desayunar dentro de unos diez minutos. ¿Puedes aguantar o necesitas un tentempié?
—Me espero. —Y estaba más que dispuesta a esperar, porque así aplazaba durante unos minutos lo que tenía planeado hacer. Tenía el estómago encogido, pero no de hambre sino de nervios, y a pesar de respirar hondo para intentar calmarlos, solo lo logró en parte.
El autobús entró en Boise diez minutos más tarde y se metió en el aparcamiento de una cafetería.
—Parada para desayunar —anunció el conductor, abriendo la puerta—. Tienen cuarenta y cinco minutos. No se retrasen, porque no espero a nadie.
En el pasillo, una mujer bajita con el pelo blanco se esforzaba por meter en el portaequipajes un paquete de forma extraña. La gente pasaba de largo dándole empujones y murmurando de impaciencia. Nick, para enorme sorpresa de _________, se detuvo a su lado.
—Espere, que le echo una mano. —Y sin dificultades colocó el paquete y le dio un golpecito de satisfacción. Cuando la mujer le dio las gracias, se limitó a sonreír tímidamente quitándole importancia al gesto y la dejó pasar delante.
_________ se lo quedó mirando mientras entraban en el café y se sentaban a una mesita junto a la barra. Tenía pinta de malo, con la barba negra de dos días, el gesto agrio de la boca y aquellos fieros ojos dorados, y Dios sabía que su experiencia con él no había hecho sino confirmar esa impresión. ¿Quién iba a sospechar pues que tenía una sonrisa tan encantadora? Durante unos treinta segundos le había hecho parecer tímido y dulce.
_________ meneó la cabeza y tomó la carta que le ofrecía la camarera. Debía de estar más nerviosa de lo que imaginaba para haber pensado una tontería así.
_________ echó un vistazo al menú buscando el plato más caro. Su recompensa fue la expresión de angustia de Nick cuando lo pidió. «Acostúmbrate, Jonas —le aconsejó en silencio—. Te voy a dar donde más te duele: en esas prisas que tienes y en tu poderosa cartera.»
Solo con pensar en lo que estaba a punto de hacer, se le agitaba la respiración, y tuvo que hacer un esfuerzo por respirar hondo y más despacio hasta que el corazón se le calmó un poco. El tiempo lo era todo, y por mucho que deseara acabar con aquello de una vez, no iba a estropearlo todo por apresurarse. No podía correr el riesgo de que Nick tuviera tiempo suficiente para solucionar el problema antes de que el autobús se pusiese en marcha.
_________ miró la cafetería, que estaba atestada de gente.
Estaba llena hasta los topes con pasajeros de varios autobuses. Las camareras correteaban de un lado a otro, tomando notas y ofreciendo café. La que se encargaba de su mesa se detuvo el tiempo suficiente para servir a Nick otra taza y dejarles los cubiertos envueltos en servilletas de papel. _________ se colocó la suya sobre el regazo.
Al cabo de quince minutos volvió la camarera con la comida.
—Tened cuidado, que los platos están muy calientes. Buen provecho.
_________ comió poco. Empujaba la comida de un lado a otro en el plato sin dejar de mirar al conductor del autobús, que estaba sentado dos mesas más allá.
—Maldita sea, come de una vez y deja de jugar con la comida —le espetó Nick en un tono irritado.
Ella se sobresaltó.
—No tengo tanta hambre como pensaba —logró responder con increíble indiferencia.
—Pues trae para acá. Puede que tú te criaras entre lujos, pelirroja, pero en mi casa la comida no se tiraba.
_________ se lo quedó mirando.
—Nadie con dos dedos de frente calificaría de lujoso el barrio en el que me crié. —Pero al oírse, lanzó un delicado resoplido—. Claro, se me olvidaba que hablábamos de ti.
—Sí, soy de clase muy baja, de acuerdo. —Decidió tomarlo como un insulto y le cogió el plato—. Joder, si tú estabas segura de que ibas a comer todos los días de la semana, yo a eso ya lo llamaría lujo. —Se echó en su plato casi todo el desayuno de _________ y le pasó los restos—. Toma, cómete eso.
—Ya te he dicho que no...
—Y yo te digo que comas. Anoche no cenaste y te aseguro que no pienso permitir que te me pongas enferma.
—No, no, claro, no vayamos a molestar al valiente cazarrecompensas —saltó ella, pinchando unas cuantas patatas. La rabia le calmó los nervios del estómago y al final se comió todo lo que quedaba en el plato. Luego miró el de él—. Devuélveme un trozo de filete.
Nick cortó la carne y le pasó la mitad.
Pronto terminaron de comer, les habían servido otro café y el reloj personal de _________ marcaba la hora cero. Era el momento de actuar, de manera que se puso en pie.
—Tengo que ir al servicio.
—Un momento. —Nick tendió la mano para cogerle el bolso—. Dame la barra de labios.
—¿Cómo?
—No te hagas la tonta, pelirroja. Dame la barra de labios.
_________ suspiró, pero hizo lo que le pedía. Sacó una barra de carmín y se la tendió.
—Todas, pelirroja.
_________ encontró tres más y también se las dio.
—¿Satisfecho?
—Estaré satisfecho cuando reciba mis honorarios en Miami.
La acompañó al servicio, abrió la puerta y asomó la cabeza para comprobar que no hubiera otra salida.
No la había. Era del tamaño de un armario, sin ventanas, con un retrete, un lavabo y un armario con suministros. _________ le cerró la puerta en las narices, echó el pestillo y se apoyó sobre la fría porcelana del lavabo. Con la cabeza gacha respiró hondo unas cuantas veces. Por fin se irguió para encontrarse con su mirada en el estropeado espejo.
«Venga, que tú puedes», se animó. No podía ser tan difícil, ¿no? Solo tenía que provocar una escenita de nada, armar tanto revuelo que el conductor optaría por desentenderse y largarse de allí. Podía y lo haría si con ello lograba retrasar la queridísima agenda de Nick.
«No pienses en el ridículo que vas a hacer.» Respiró hondo de nuevo, enderezó los hombros y se volvió hacia la puerta. Justo cuando iba a correr el pestillo, alguien golpeó la madera desde el pasillo. _________ apartó la mano dando un brinco.
—Abre, pelirroja. Es hora de irse.
_________ se quedó mirando la cerradura y retrocedió. «¡Claro! ¡Eso es!» No tenía que montar ninguna escena en la cafetería. ¿Cómo no se le había ocurrido antes? Podía hacerlo allí mismo.
—¡Pelirroja! ¡Abre la puerta!
—No. —Le salió una voz suave y débil, y tuvo que carraspear para intentarlo de nuevo—: No.
Se produjo un instante de silencio.
—¿Qué has dicho? —se oyó por fin la voz de Nick, grave y amenazadora.
—He dicho que no. No pienso salir.
Nick descargó un fuerte puñetazo contra la puerta.
—¡Sal de ahí ahora mismo o echo la puñetera puerta abajo!
—¡Eh! —protestó una mujer airada—. ¿Qué está pasando ahí?
—No es asunto suyo, señora —gruñó Nick.
—Soy la dueña del local y desde luego que es asunto mío. Sobre todo cuando un cliente amenaza con destruir mi propiedad.
—Oiga, usted no entiende...
—¿Señora? —llamó _________ desde el otro lado de la puerta—. Por favor, échele de aquí. Me ha dejado embarazada —improvisó—. Y me dijo que iba a cuidar de mí. Yo pensaba que nos íbamos a casar, ¿sabe? Pero quiere llevarme a una clínica, donde espera que yo... —Y dejó que su voz se desvaneciera—. Dice que Sammy ni siquiera es hijo suyo, aunque sabe perfectamente que no he estado con nadie más...
—¡Eso es mentira! —Nick no se lo podía creer. Se estaba reuniendo allí una multitud; la dueña del local le miraba como si fuera el gusano más rastrero sobre la faz de la tierra, y el conductor del autobús miraba el reloj—. Jamás le he puesto la mano encima.
Un hombre resopló incrédulo entre el gentío y Nick se volvió iracundo hacia él.
—¿Qué? —le espetó.
—Que todos la hemos visto, amigo —replicó el desconocido—. Y también hemos visto que no la deja ni un segundo. ¿Nos quiere hacer creer que no le ha puesto la mano encima?
—A mí me importa una mierda lo que tú creas. Es la verdad. Y si no la dejo ni un segundo es porque soy un agente de la ley y ella es mi prisionera.
Otro hombre soltó una exclamación de escepticismo. Nick advirtió que era el payaso del pasillo del autobús, el que estaba enamorado del trasero de la pelirroja.
—Un trabajo magnífico —comentó en un tono seco—. Tu prisionera y tú os acurrucáis mucho para dormir. Pero me imagino que es parte del trabajo, ¿no? Para que no se escape ni nada de eso. —El hombre miró la puerta cerrada y sonrió con lascivia—. Claro que lo entiendo. A mí tampoco me importaría que fuera mi prisionera.
—Salimos en tres minutos —anunció el chófer.
Nick se volvió bruscamente y golpeó de nuevo la puerta.
—¡Ya está bien, pelirroja! Como no salgas ahora mismo, echo la puerta abajo a patadas.
—Pues ya se puede preparar para pagar los daños —advirtió la propietaria.
—Joder. —Nick tenía ganas de liarse a puñetazos, pero logró dominarse—. ¿Tiene usted entonces un destornillador? Podría quitar las bisagras.
—No.
De todas formas, no tenía ninguna posibilidad de lograrlo en tres minutos. Nick apoyó la frente contra la puerta y lanzó una creativa retahíla de vulgaridades.
—Nos vamos, amigos —anunció el conductor.
—¿Sammy? —La voz de _________ atravesó la puerta—. No te enfades conmigo, por favor. Si no quieres que nos casemos, por lo menos déjame volver a casa con mi madre. Es tu hijo, Nick. No puedo deshacerme de él.
Nick advirtió que el ambiente entre el gentío pasaba de la diversión a algo más oscuro, y supo que la pelirroja había ganado la batalla. De manera que se volvió hacia el conductor.
—Déjeme sacar el equipaje del autobús.
—No puedo abrir el compartimento de los equipajes —declaró el hombre—. Es la norma.
—No voy a violar sus normas. Las maletas están dentro del autobús.
—Entonces vale. Ultima llamada. Nos ponemos en marcha.
Nick agarró al conductor del brazo mientras los pasajeros subían a bordo.
—¿Y qué pasa con nuestros billetes?
—Hable con Darcy —indicó el hombre, señalando a la propietaria de la cafetería—. Tiene la concesión de la zona. Ella le dará los billetes para el próximo autobús.
—¿Y cuándo pasa?
—Oiga, ¿le parece que soy un horario con patas? Hable con Darcy. —Impaciente por salir, el conductor se zafó de Nick y subió al vehículo—. ¡Vamos! —saltó, al ver que Nick no le seguía—. Tiene treinta segundos para coger sus bolsas. Tengo que seguir mi horario.
Nick bajó en veinte segundos y la puerta se cerró inmediatamente tras él. Un instante después, el autobús salía del aparcamiento en una nube de humo de gasoil y desaparecía detrás de una curva.
Lo primero que vio al abrir con el hombro la puerta de la cafetería fue a la pelirroja. Estaba sentada a la barra, tomando un café o algo humeante mientras Darcy la mimaba. Había tres camareras sentadas con los pies en alto sobre una mesa de una esquina, fumándose un pitillo con un café delante. Nick se preguntó qué posibilidades tendría de gorronear un cigarrillo. Probablemente escasas. Dejó caer las bolsas y se acercó a la propietaria del bar, intentando no mirar a su traicionera prisionera no fuera a perder del todo los estribos y le retorciera allí mismo su exquisito cuello.
—Me ha dicho el chófer que nos daría usted otros billetes para el autobús.
—Hum. —Darcy le miró con desaprobación, pero dejó de dar palmaditas a _________ en la espalda y fue al final de la barra, donde estaba el ordenador. Hizo unas cuantas preguntas y marcó las teclas necesarias para reproducir sus billetes. Su aire de eficiencia duró lo que tardó en hacer la transacción. Luego volvió a mirarle como si fuera un gusano recién salido de debajo de una piedra.
—Ya se ha divertido usted con esta joven —le espetó con desdén mientras le daba los billetes—. Ahora le toca ser un hombre y aceptar sus responsabilidades.
Entre los matones de la calle de su antiguo barrio y sus días en el ejército, Nick había aguantado el acoso de los mejores, y sabía enfrentarse a cualquier desafío que le lanzaran con estoica frialdad. No permitir que los cabrones sepan que te están afectando, ese era su lema. Pero algo en él se rebeló ante lo injusto de aquel tono de desprecio viniendo de una total desconocida.
—A ver si lo entiendo bien —gruñó, inclinándose sobre Darcy—. Usted no me ha visto en toda su vida, pero cree que debería casarme con la chica y criar a su hijo.
—Según ella, el hijo es también suyo, caballero.
Nick soltó una carcajada carente de humor.
—Ya. Mi hijo. El que he engendrado «divirtiéndome» con ella. —Aquello era el colmo.
Se había estado aferrando a su profesionalidad con uñas y dientes, ¿y para qué? ¿Para que ahora le acusaran sin haber siquiera probado el pastel?
Muy bien, pues a la mierda con todo. La pelirroja había cometido un grave error al elegir ese método de lucha, porque a ese juego bien podían jugar los dos. De manera que se tragó su rabia y logró esbozar una media sonrisa.
—Pues bien, señorita Darcy, ¿qué puedo decir? Cuando alguien tiene razón, tiene razón. —Se metió los billetes en el bolsillo de la camisa, dio media vuelta y se encaminó derecho hacia la pelirroja de la barra.
_________ le miraba con recelo y se volvió hacia él cuando vio que se acercaba. Se sentía exaltada por su victoria, pero también temblorosa. Hizo acopio de valor, sin saber muy bien qué esperar. Nick debía de estar consumido por la ira, a pesar de que todavía no estaba al tanto del horario de los autobuses. _________ no sabía si alegrarse por su éxito o temer por su vida. En el rostro de él no se leía más que determinación, pero eso no significaba que no fuera a llegar la sangre al río.
Lo último que esperaba es que Jonas le echara una pierna encima y se sentara a horcajadas sobre ella, agarrándole la cabeza con las dos manazas, y a continuación le plantara aquella boca de gesto agrio sobre la suya.
Una inexplicable sensación al rojo vivo la atravesó como un láser. Fue como una sacudida. Vagamente consciente de las exclamaciones de las camareras, _________ le agarró de las muñecas para apartarle las manos, pero era como intentar mover una roca, y de todas formas Nick ya estaba apartando la cara. Sin embargo, tardó en separar la boca de la suya. Se quedó pegada hasta el último instante, un insistente calor de succión que tiró de sus labios. Desesperada por negar las emociones que la embargaban, _________ tiró más fuerte de sus muñecas, pero las manos de él siguieron pegadas a su nuca, sus pulgares firmes en sus mejillas, sus dedos abiertos abarcando toda su cabeza. En el instante en que sus labios abandonaron el beso, _________ le empujó.
—¿Qué te crees que estás haciendo...?
—Soy un cerdo —murmuró él, inclinando la cabeza para pegar la boca en ese hueco tan vulnerable detrás de la oreja. Con las manos la agarraba con firmeza mientras sus labios se deslizaban por su cuello—. Tienes toda la razón. —Abrió los labios y succionó su cuello contra sus dientes. Luego frotó con el pulgar lo que _________ temió era la marca roja que había dejado. Nick la miró con sus intensos ojos dorados—. Lo siento, cariño. Te prometo que voy a cuidar de ti y del niño. Tú dime lo que quieres que haga.
_________ se quedó petrificada. ¡El muy canalla! ¡Un granuja sin escrúpulos! Estaba utilizando su propia historia en contra de ella. _________ apretó con fuerza las piernas. Y por un instante, para su eterna vergüenza...
De pronto Nick retrocedió un paso y de un tirón la apartó del taburete. Le dio la vuelta bruscamente y la envolvió en sus brazos, la espalda contra su pecho, plantándole en el vientre una manaza y presionándola contra el duro calor de sus muslos. Algo duro se hincaba insistentemente en su zona lumbar.
Por Dios, de pronto hacía un calor insoportable. _________ miró a Darcy y comprendió que no era la única en sentirlo, porque la dueña del local también parecía estar sufriendo un súbito aumento de la temperatura. Les miraba con la boca abierta mientras se enjugaba el cuello con un pañuelo.
—¿Cuándo pasa el próximo autobús, señorita Darcy? —El rumor de la voz de Nick vibró entre los omoplatos de _________.
Darcy tuvo que carraspear dos veces.
—Eh... a las nueve en punto. Mañana por la mañana.
_________ notó que a Nick se le tensaban todos los músculos.
—¿Mañana? —Su voz era peligrosamente baja—. ¿No hay ningún autobús hasta mañana?
—Que se dirija al este, no.
Su abrazo era cada vez más tenso en torno a _________, que lanzó un gemido agitado como protesta. Nick aflojó inmediatamente la presa, pero la musculatura que la rodeaba seguía dura como una piedra.
—¿Hay algún motel por aquí? Algo que sea barato.
Las camareras se atropellaron unas a otras en sus ansias por darle la información. Unos instantes más tarde, Nick llevaba las dos maletas en una mano y con la otra aferraba con firmeza la muñeca de _________.
—Bueno, en fin... Siento mucho no poder invitarlas a todas a la boda, pero si algún día vienen por Florida, búsquennos. Nick y Kaylee Jon...
—_________ —le interrumpió ella, mirando a las mujeres con gesto solemne—. Me llamo _________. Nick tiene dificultades para distinguirme de mi hermana.
Una sonrisa espantosa iluminó el rostro de Jonas.
—Solo en la oscuridad, cariño —replicó mientras tiraba de ella hacia la puerta. Era evidente que disfrutaba del hecho de haber dicho la última palabra... por no mencionar las expresiones de horrorizada fascinación que su comentario había provocado en las camareras.
Pero la sonrisa se desvaneció en cuanto salió al aparcamiento seguido de _________. Esta tenía la terrible sensación de que la rabia de Nick estallaría de un momento a otro, y si lo que él intentaba era calmarla caminando deprisa, no estaba teniendo demasiado éxito. El hecho se hizo evidente cuando Nick se detuvo de pronto y dio media vuelta para enfrentarse a ella. Las maletas cayeron al suelo levantando una nube de polvo.
—¿El pequeño Sammy? —La agarró por los hombros y se inclinó amenazador sobre ella—. ¿De dónde cono has sacado eso? —De pronto entornó los ojos con súbita suspicacia y añadió con voz ronca—: ¡Mierda, pelirroja! ¡No me digas que de verdad estás embarazada!
_________ alzó el mentón.
—Por supuesto que no. Intenta no decir más tonterías de las necesarias.
—Pues a mí no me parece ninguna tontería. Más bien me da miedo. La situación ya es bastante mala. Solo nos faltaba que te ande buscando un novio deseoso de hacer de ti una mujer decente. —Entonces soltó una grosera exclamación—. Aunque menudo trabajo le iba a costar. Yo pagaría por verlo.
—Ya. Como que el tacaño número uno del país iba a estar dispuesto a soltar ni un céntimo.
Nick la agarró con tanta brusquedad que la hizo ponerse de puntillas.
—¡Maldita sea! Eres insufrible.
—Lo intento. —Fingiendo aburrimiento, _________ le quitó una mota de la camisa.
—Dime de dónde has sacado la historia esa del crío.
_________ le miró con desprecio.
—En principio pensaba contar al chófer que eras un tratante de blancas que me llevaba a través del país con propósitos obscenos. Lo del embarazo se me ocurrió cuando estabas aporreando la puerta del servicio con tu habitual savoir faire. Cabía la posibilidad de que lograras desmentir mi primera idea con esos estúpidos papeles que llevas, pero mi segunda historia era mucho más difícil de rebatir, ¿no te parece? —Nick la miró furioso y ella se encogió de hombros—. Me pareció lo más oportuno en ese momento.
Él la agarró todavía con más fuerza. _________ notaba el roce de su pecho sobre sus senos con cada respiración.
—Joder —masculló Nick por fin entre dientes—. Eres la mayor mentirosa que he conocido en mi vida.
_________ volvió a alzarse de hombros.
—¿Me lo dices por algo?
—Eres una niñata. Una niñata cara y sin clase.
_________ le bostezó en las narices.
—Vaya —murmuró—. No sé cómo voy a poder pegar ojo sabiendo que tienes tan baja opinión de mí.
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 8th 2013, 16:23

Capítulo 6
Nick se la quedó mirando.
—¡Me estás empezando a poner furioso de verdad! —gruñó desesperado.
_________ se sintió calentita y cómoda. Cuando un hombre comenzaba a repetirse, era evidente que estaba dominado. Volvió a encogerse de hombros lo mejor que pudo, dado que él seguía agarrándola por los antebrazos.
—¿Y?
—Pues que me des una buena razón para que no te lleve esposada y amordazada el resto del viaje. Y si tienes algo de inteligencia, pelirroja, vas a darte prisa en dármela, porque estoy a punto de perder la paciencia.
Aquello le arrancó la diversión de cuajo. ¿Qué paciencia? Y, cielo santo, ya estaba más que harta de sus arrogantes amenazas. _________ alzó el mentón y se quedó allí, los rostros frente a frente, las narices casi rozándose en el polvoriento aparcamiento, mientras el calor de la mañana empezaba a vibrar en el asfalto en visibles olas. Durante unos cinco segundos combatió la imprudente tentación de desafiarle abiertamente. Había ganado ese asalto y él no podía aceptarlo, y por eso pretendía establecer su autoridad. Mirándole a los ojos, su reacción instintiva era decirle: «Pues adelante, abusón. Saca las esposas y la mordaza, si tan decidido estás».
Por suerte el impulso pasó. _________ no había perdido del todo el raciocinio, de manera que consideró la pregunta. Y por fin contestó pensativa:
—Supongo que porque llamaríamos demasiado la atención, y tendrías que responder a demasiadas preguntas.
Él tensó las manos, levantándola de nuevo del suelo sobre las puntas de los pies. Hasta que de pronto la soltó y retrocedió con el rostro del todo inexpresivo. La agarró del brazo, recogió el equipaje y echó a andar de nuevo.
—Bien —murmuró—. Como si no llamaras tú ya la atención por tu cuenta.
¡Ja! Había logrado que el matón se echara atrás.
La idea la hizo frenarse en seco y se ganó un tirón en el brazo que la obligó a echar a trotar de nuevo tras él. ¡Por Dios! Pero ¿qué le había pasado? ¿Había llegado a disfrutar del enfrentamiento con aquel gorila? Dios, Dios, Dios. ¿Y quién le aseguraba que había logrado que se echara atrás? Jonas podía estar sencillamente considerando sus opciones. Aquello no era un comportamiento muy sabio por su parte. Tal vez debería permanecer calladita un rato y dar así tiempo a que él se calmara un poco.
Nick iba echando chispas. La llevó al motel más cercano y pidió una habitación. Una vez allí tiró las bolsas en el colchón hundido de la cama más cercana a la puerta, y ella inmediatamente pasó su maleta a la otra cama, la abrió y comenzó a rebuscar en ella.
Nick estaba decidido a mantener las distancias, a recuperar su profesionalidad. Después de mirarla durante varios minutos, sin embargo, le pudo la curiosidad.
—¿Qué demonios estás haciendo?
Ella apenas le miró.
—Voy a darme una ducha y a ponerme ropa limpia.
Nick desechó de inmediato y sin contemplaciones la imagen de la espuma deslizándose por las curvas desnudas. Le dio la espalda, se acercó a la ventana y apartó las cortinas. Tuvo que entornar los ojos para protegerse del sol que se reflejaba en los coches del sórdido aparcamiento del motel. Una alarma sonó en su cerebro al oír que ella se alejaba. Dejó caer las cortinas y se volvió a mirarla.
—Quieta ahí, pelirroja. —Pero al ver que ella seguía avanzando, exclamó con rabia—: ¡He dicho que esperes un momento, joder!
Ella se detuvo dándole la espalda, pero Nick advirtió el movimiento de sus hombros bajo la fuerza del suspiro impaciente que emitió.
—¿Qué pasa ahora?
Nick no sabía que solo tres palabras pudieran contener tanta desesperación.
Sin molestarse en contestar, Nick abrió la puerta del baño y se asomó para comprobar el tamaño y la posición de la ventana. Luego retrocedió para dejarle paso.
—Muy bien. Todo tuyo.
—¡Vaya! —exclamó ella con malicia—. Aquí hay una ventana. ¿No te da miedo que me escape por ahí?
Él la miró de arriba abajo.
—No con esas caderas, guapa.
_________ le clavó una mirada repleta de indignación femenina.
—¿Qué les pasa a mis caderas?
«Nada en absoluto.» Pero eso no se lo iba a decir. Nick se limitó a alzar una ceja.
—¿Te parecen demasiado anchas?
—Ve a ducharte, Kaylee.
—¡Me llamo _________, hijo de puta!
¿Por qué demonios había dado pie a aquello?, se preguntó Nick, pasándose los dedos por el pelo.
—Pelirroja, ve a ducharte de una puñetera vez.
—Muy bien. —_________ se dio la vuelta, estrujando sus cosas contra su pecho—. Yo en tu lugar no esperaría que quedara mucha agua caliente, Jonas. —Y cerró la puerta de un portazo mascullando—. ¡Que estoy gorda, mmm!
Nick se puso unos téjanos limpios y se tumbó boca arriba en la cama con las manos cruzadas bajo la cabeza. Miraba ceñudo al techo y escuchaba el ruido de la ducha.
Besarla en la cafetería había sido un error garrafal. Qué demonios, apenas media hora antes se había sermoneado para mantener las manos apartadas de la mercancía. Y era un consejo bueno y sensato. Pero ¿había tenido él la suficiente voluntad para llevarlo a cabo? Pues no. Había visto la oportunidad de vencerla en su propio juego y hasta se consideró muy listo por ello. Pero ahora sabía la verdad: era una de las mayores estupideces que había hecho en los últimos tiempos.
Y Dios sabía que tenía en su haber unas cuantas estupideces.
Ahora conocía el sabor de ella: denso, suave, como el mejor whisky, ese que se desliza por la garganta lento y fluido y va dejando por donde pasa una explosión de calor. Era algo que hubiera sido mucho mejor no saber, pero ahora tendría que convivir con ello. Tenía un trabajo que realizar.
Ya le había fallado a Gary una vez, y desde luego no volvería a ocurrir. Y a pesar de que su amigo había insistido en que ya se presentaría otra oportunidad en el caso de que se les escapara de las manos el refugio de Carolina del Norte, Nick sabía que de suceder aquello la culpa sería suya. No estaba dispuesto a que sus hormonas le apartaran de su objetivo, por mucho que se revolucionaran.
Desde luego ayudaría mucho que ella tuviera algo de ropa holgada, pensó con desesperación al verla salir del baño diez minutos después. Porque lo cierto es que si la ropa no marcara tan claramente su figura, tal vez él no se distraería tanto.
La pelirroja se había puesto unos téjanos cortados, que dejaban al descubierto toda una extensión de piel firme y blanca. Tenía el pelo mojado y peinado hacia atrás, y las puntas goteaban sobre su ajustado top de color verde bosque. ¿Llevaba sujetador debajo de aquello? Joder, Nick no veía que hubiera sitio ahí debajo para un sujetador.
—Pues estabas equivocado, como siempre —le informó ella en un tono gélido, alzando la vista un instante del neceser en el que estaba rebuscando—. Eran mis hombros los que no cabían por la ventana. Las caderas pasaron sin problema ninguno. —Y le dio una palmadita satisfecha a una de sus voluptuosas curvas.
La carcajada de Nick se convirtió en una tos. Maldición. Debería haber sabido que intentaría escapar por la ventana. Aquella mujer había demostrado ser una persona decidida desde el primer instante en que le puso la vista encima. Nick solo había hecho aquel comentario porque estaba irritado. Había sido una débil e inútil venganza de mal perdedor. Y debería haber sabido que ella se lo tomaría como un desafío personal. Menos mal que se le daba mucho mejor que a ella calcular el espacio, porque si no la mujer estaría a estas alturas a varios kilómetros de allí.
Se la quedó mirando con los ojos entrecerrados mientras ella se sentaba sobre la ajada colcha de chenilla que cubría la otra cama y empezaba a sacar del neceser frascos y frascos de esmalte de uñas. Los iba disponiendo en fila sobre la mesilla barata de contrachapado, moviéndolos y cambiándolos de sitio como si fueran soldaditos de plomo, hasta que los tuvo todos ordenados según algún criterio estético que solo ella comprendía. A continuación alzó el tobillo derecho sobre la rodilla izquierda y procedió a meterse bolitas de algodón entre los dedos del pie. Estudió su colección de esmaltes con atención y luego le miró.
—¿Qué te parece, Jonas? ¿Utilizo el Malva Satén —comentó, alzando un frasco y agitándolo en su dirección—, o el Rojo Renegado?
Muy bien, le seguiría la corriente.
—El Rojo Renegado. —Le pareció apropiado.
—Pues Malva Satén.
«Deberías haberlo sabido, idiota», se recriminó. Con un gruñido sacó la pistola de la funda.
_________ alzó las manos en un gesto de rendición.
—¡Vaya! Yo creo que el Malva me va mejor con mi tono de piel, pero si no te parece bien, Samuel, no tienes más que decirlo.
—Muy graciosa, pelirroja. No sabes lo que me estoy riendo.
Nick rebuscó en su bolsa hasta encontrar el kit de limpieza de la pistola, y se concentró en mantener la atención apartada de ella mientras desmontaba el revólver e iba colocando las piezas sobre un trozo de periódico. De todas formas era plenamente consciente de cada chirrido que hacían los viejos muelles cada vez que ella se movía en la otra cama. Cuando la mujer susurró una maldición, Nick se dio por vencido y la miró.
Y se arrepintió de inmediato.
Estaba sentada con el talón pegado al trasero, su largo muslo blanco aguantando el peso de su torso mientras se inclinaba hacia delante para limpiar con cuidado un poco de esmalte de una cutícula. A Nick se le secó la boca ante aquella provocadora imagen.
La pernera deshilachada del pantalón frotaba sus firmes muslos, y su pecho quedaba comprimido por la pierna a la que se abrazaba. La piel cremosa se hinchaba por encima del top, y una gota de agua cayó de la punta del pelo y rodó por su clavícula, a lo largo de la hinchada curva del pecho para por fin perderse por su escote. Un polvo fino de piel de gallina se alzó a su estela, y el pezón que no estaba oculto tras su pierna alzada se endureció, clavándose en la ajustada tela que lo cubría. Sin perder el pulso con el que se pintaba las uñas, la pelirroja se estremeció.
El súbito brinco con que Nick se levantó de la cama hizo que _________ diera un respingo y dejara sobre un dedo una quebrada pincelada.
—¡Eh! —Alzó la cabeza ceñuda para echarle una bronca, pero se quedó con la boca abierta.
La cerró de golpe, pero tuvo que tragar saliva al ver que él la miraba fijamente mientras se quitaba la camisa en tres impacientes movimientos. ¿Qué demonios se creía que estaba haciendo? ¿Acaso iba...? «¡Ay... Dios... mío!»
Con el corazón palpitante, _________ se quedó mirando su torso desnudo como hipnotizada, incapaz de apartar la vista. Era... impresionante. Grande. De fuertes músculos pero muy bien proporcionados. Su piel era mucho más oscura que la de ella, de un marrón tostado, y el mismo pelo negro que se veía en sus antebrazos le cubría el pecho en forma de abanico, desde la clavícula hasta los pectorales. Luego se reducía a una línea que partía en dos el musculoso diafragma y el abdomen antes de desaparecer en la cintura de sus tejanos de tiro bajo.
_________ iba abriendo más los ojos a medida que él se acercaba a ella con paso decidido. Había un brillo fiero e inquietante en sus ojos ambarinos. Cuando por fin tendió los brazos bruscamente hacia ella, _________ se encogió. Pero fue la camisa blanca la que salió disparada y flotó sobre su cabeza por un segundo como una vela hasta posarse suavemente sobre sus hombros. Él la cerró en torno a ella con un decidido tirón.
—Pensé que tenías frío —masculló, apartando sus fuertes manos de la tela. Luego se volvió para sacar de su bolsa una camiseta, y _________ vio el movimiento de los músculos de su espalda mientras se la ponía.
—Pues... sí, tenía un poco de frío. Debes de ser telépata. —Se avergonzó al oír la ronquera de su voz y tuvo que carraspear—. Gracias. —Tras guardar con cuidado el pincel de nuevo en el frasco de esmalte, metió los brazos en las mangas de la camisa y muy despacio fue enrollándolas.
El paño de la camisa retenía el calor del cuerpo de Nick y todavía conservaba su olor. Sintiéndose decentemente vestida por primera vez desde que tuvo que abandonar su blusa en el servicio de la estación de autobuses, _________ se sacó el pelo mojado de debajo de la camisa y a hurtadillas olió la manga que cubría su brazo derecho mientras Nick volvía a instalarse en la otra cama. La camisa olía a jabón de lavandería y a hombre. Su dueño, advirtió ella, ni siquiera miró un instante en su dirección. Cogió un componente de la pistola de acero azulado y siguió limpiándolo. _________ agarró un algodón y el quitaesmalte para limpiarse el dedo manchado.
Por Dios. Aquel hombre era incomprensible. En un momento la amenazaba con amordazarla y esposarla, y a continuación le daba su propia camisa porque pensaba que tenía frío.
Tal vez sufriera de personalidad múltiple, pero entonces, ¿de qué sufría ella?
No se había comportado como ella misma desde que él había irrumpido en su vida. La insurrección era la especialidad de Kaylee, algo que _________ solía evitar puesto que no le reportaba más que problemas. Y sin embargo ahora se comportaba con la misma irresponsabilidad temeraria de aquella noche en la que su hermana y ella habían terminado con tatuajes idénticos en el trasero. Y si eso no era un perfecto ejemplo de falta de sensatez, no sabía qué otra cosa podía ser.
Aunque no contara con ese recordatorio permanente, _________ no olvidaría jamás esa noche, aunque solo fuera por aquella insólita y perfecta solidaridad que por unos instantes había compartido con su hermana. Después de rebelarse contra los sempiternos sermones de su madre y abusar de un vino barato que Kaylee había sisado justo delante de las narices de su padre, fue _________ la que tuvo la idea de aquel tatuaje de «bésame el culo», del que luego tanto se arrepentiría. Como un tácito rechazo a las constantes advertencias de su madre, los pequeños labios fruncidos parecieron en aquel momento tan graciosos como apropiados.
Lo cual venía a demostrar lo que pasaba cuando daba rienda suelta a sus impulsos. Cuando despertó a la mañana siguiente con un dolor de cabeza espantoso y una marca muy dolorida y permanente en el trasero, ya no se reía tanto.
Se recordó sombría que como no tuviera cuidado ahora iba a terminar metiéndose en algún embrollo igualmente desagradable.
Y aun así...
En el fondo, le gustaba aquel tatuaje. Y estaba harta de ser tan correcta en todo momento, sobre todo si esa iba a ser su recompensa. Además, aunque siempre le había irritado la apática negativa de Kaylee a aceptar responsabilidad alguna, también había albergado una secreta admiración por su falta de inhibiciones. Ella se sentía muy a menudo inhibida. Debía de ser liberador sacarlo todo a la luz; y al que no le gustara, que le dieran morcilla. Solo había experimentado esa sensación cuando improvisaba para sacar a su hermana de apuros. Pero aquello suponía interpretar un papel, solo estaba fingiendo. No era lo mismo que sentirse cómoda mostrando su auténtica personalidad.
No, no era lo mismo.
Bueno, tal vez nunca conocería con exactitud esa sensación de liberación, pero por lo menos algo pensaba sacar de ese desastre. Se había jurado obstaculizar el viaje a Miami como fuera, y todavía estaba decidida a hacerlo. Pero aquellas tenían que haber sido sus vacaciones, y en la ducha había decidido que sacaría de la situación la máxima diversión posible. De ahí el nuevo esmalte de color rosado en las uñas de los pies.
Esos acicalamientos pertenecían más bien al terreno de Kaylee, pero qué demonios, ahora disponía de tiempo de sobra, además de todos los ingredientes para un maquillaje completo a su disposición. Era divertido y además inocuo, de manera que ¿por qué no darse el gusto? _________ se miró los pies recién pintados, ladeándolos primero a la izquierda, luego a la derecha. Las uñas le habían quedado preciosas, aunque estuviera mal que lo dijera ella.
En cuanto a discutir con Nick... Bueno, había que mantenerlo al límite. _________ lo miró, se fijó en los movimientos de los músculos de sus manos morenas mientras volvía a montar la pistola. Era demasiado arrogante. No es que ella disfrutara peleando con él, por Dios... No, no. Sencillamente no le parecía buena idea dejar que se confiara demasiado. _________ había hecho lo que debía para impedir que ese tipo la pisoteara.
De verdad.
Mientras le miraba las manos, grandes y morenas, arañadas por sus propias uñas y tan masculinas con los tendones duros y las venas marcadas, notó un inexplicable pellizco en el estómago, una tensión que fue bajando entre sus piernas. _________ se apresuró a apartar la vista.
Tenía que elegir con cuidado su momento, eso era todo; intentó calmarse. Hasta entonces, no había nada de malo en divertirse un poco con el maquillaje de Kaylee. Le serviría para matar el tiempo mientras permanecía alerta y vigilante hasta que se presentara el momento oportuno: cuando él por fin bajara un poco la guardia y ella pudiera tomar las de Villadiego.


—Kaylee no se ha presentado hoy al ensayo, jefe.
Hector Sanchez puso un dedo con la uña muy cuidada sobre la factura de bebidas alcohólicas para no perder la cuenta, y alzó la vista hacia el hombre que le había hablado. Jimmy Cadenas estaba en el umbral, resplandeciente con su traje de verano hecho a medida, una camisa desabrochada hasta medio pecho y una multitud de cadenas de oro, de diversos grosores, de las que derivaba su apodo. Hector tendió la mano libre hacia el puro que humeaba en el cenicero y se lo llevó a la boca para aspirar una satisfactoria calada.
—Como no aparezca para la función de esta noche, ya serán tres noches seguidas. Deberíamos empezar a correr la voz de que necesitamos dos chicas en lugar de una, porque es evidente que Kaylee se ha largado de la ciudad. Angel me contó lo de su detención.
—Sí —convino el Cadenas—. Yo también me enteré. Y no la he visto desde el miércoles en que me la encontré en el pasillo, en la puerta del vestuario de las chicas.
Hector bajó despacio el puro.
—¿Cómo dices?
—¿No te lo había dicho, jefe? Creía que sí.
—Pues no —masculló Hector con los dientes apretados—. No me lo habías dicho.
—Ah, pues habría jurado que sí. En fin, que me acuerdo por nuestra pequeña reunión el miércoles por la noche. Joder, si no habían pasado ni cinco minutos cuando casi choco con ella en el pasillo. Todavía no sé ni cómo no nos estrellamos, porque la chica salió disparada del camerino, como alma que lleva el diablo. Desde luego iba con prisas.


Aquel motel no disponía de teléfonos en las habitaciones, así que Nick tuvo que ir a la cabina que había fuera de la oficina para llamar a su casa. Intentaba olvidar la expresión de _________ cuando la esposó a la cama.
Por fin cogieron el teléfono en el otro extremo.
—Diga —se oyó la inconfundible voz rasposa de Gary.
—Hola, soy yo.
—¡Nicholas! ¿Dónde andas, tío?
—En Idaho. Tengo a una gogó esposada a la cama de un motel que...
—¡Vaya, Nick! Supongo que por fin puedo dejar de preocuparme por ti. No sabía que te iba eso del sado, pero si te gusta, a mí me parece bien. ¿Es rubia? Seguro que es rubia.
—No, es pelirroja. Pero escucha...
—¿De verdad? ¡Mejor todavía! Me encantan las pelirrojas. ¿Es de esas que tienen todo el cuerpo lleno de pecas?
—No, tiene la piel tan blanca que en algunas partes se le transparentan las venas.
«¡Mierda!»
Nick miró ceñudo el cartel de neón en el que parpadeaba el nombre del motel. La conversación no iba en absoluto por los derroteros que él pretendía. Se suponía que tenía que olvidarse del cuerpo de la pelirroja, no entretener a Gary con sus detalles. Se preguntó si habría máquina de tabaco en el motel. Desde luego un cigarrillo le vendría de miedo para calmar los nervios.
—Es mercancía, Gary —insistió—. Mercancía que tengo que llevar hasta Miami. Su fianza va a ser nuestro billete para el refugio.
Se produjo un momento de silencio.
—Joder, chico. ¡A ver cuándo vives un poco!
—¡Oye! Que yo ya estoy viviendo.
—No. Lo único que haces es trabajar. Trabajas como un perro, te dedicas a cuidarme y no haces otra cosa. ¿Cuándo fue la última vez que saliste con una chica? Yo tengo una vida social mejor que la tuya. Y desde luego mi vida sexual es más animada.
—Sí, ya. Mira, en cuanto consiga ese refugio, me buscaré a una buena mujer que sepa hacer galletas y que le gusten los niños. Cosas más raras se han visto.
De nuevo se hizo el silencio.
—Un momento. A ver si lo he entendido bien. —Un tono incrédulo teñía la voz ronca de Gary—. Tienes a una corista pelirroja que probablemente posee unas tetas como torpedos y unas piernas hasta el suelo, esposada a tu cama. Pero piensas que si tienes mucha suerte, en algún momento conocerás a una mujercita de su casa. Es eso, ¿no? Ya, desde luego sería mucho mejor. —Gary emitió un ruido como una locomotora a punto de explotar—. Pero ¿tú estás loco, tío? ¡Ve a por la bailarina, joder! —Un momento después añadió quedamente—: ¿O es de las violentas? ¿Sería capaz de hacer algo espantoso de verdad?
—Qué va. Solo robó un coche.
—Pues entonces no veo el problema. Joder, yo lo primero que haría es dejarle claro que todavía trempo como el que más, y que puede olvidarse de la silla de ruedas como no sea para subir a bordo. Sí, pensándolo bien, ve a por tu amita de casa. Tráeme la pelirroja para mí.
Nick emitió un ruido involuntario de protesta que, para su eterno disgusto, Gary captó de inmediato.
—Ah, ¿así que esas tenemos? Me gustaría conocer a esa chica. A por ella, Nicholas. Por una vez en tu vida, lánzate. No digo que tengas que casarte con ella. Pero, francamente, tu idea de la mujer perfecta es bastante peculiar. Las galletas caseras están sobrevaloradas, tío, hazme caso. Panaderías hay en cualquier parte.

Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 8th 2013, 16:25

Capítulo 7
Bobby colgó con suavidad el teléfono y fue a buscar a Kaylee. La encontró en el dormitorio de _________, depilándose las ingles, y no pudo evitar un respingo al ver la cera separarse de un tirón de aquella zona vulnerable.
—No vas a creerte lo que acaban de decirme.
—¿El qué? —Y Kaylee arrancó otra tira de cera del otro muslo.
—¿Cómo puedes hacer eso? —preguntó Bobby. Se le saltaban las lágrimas solo de mirarla, y sin darse cuenta apretaba las piernas y se encogía un poco—. ¡Joder, Kaylee! Pero ¿no te duele?
—No, no mucho. Es como depilarte las cejas. Duele al principio, pero luego te acostumbras. —Tiró la cera usada a la papelera y cogió una loción para hidratar la zona recién depilada. Luego alzó la vista hacia él—. ¿Qué no me voy a creer?
—¿Eh? —Bobby apartó la vista de sus muslos blancos y del dulce y sedoso delta entre ellos. Cuando por fin la miró a los ojos, vio en su rostro una expresión de «ni se te ocurra siquiera». Joder, sí que era rencorosa—. Ah, ha llamado Scout... el de los ordenadores. No te vas a creer cómo están volviendo a Miami Jonas y tu hermana.
—¿Los ha encontrado? —Kaylee se levantó de la cama de un brinco—. ¿Dónde están?
—En Idaho.
—¿En Idaho? —Kaylee enarcó las cejas sobre su fina nariz blanca—. ¿Y qué coño están haciendo en Idaho?
—Están viajando... te va a encantar... en autobús.
Kaylee le dio un golpe con la mano en el pecho, empujándole un paso atrás.
—¡Joder, Bobby! ¡Deja de decir chorradas! Estoy preocupada por ella.
—Te lo digo en serio, cariño. Van en autobús. En realidad, es el segundo autobús que cogen. No sé qué habrá pasado, pero el primero lo perdieron o les echaron.
—¡_________! —Olvidándose por un instante de que había terminado con los hombres en general y con Bobby en particular, Kaylee le apretó el antebrazo y se echó a reír, con ese gorjeo profundo y denso que hacía que a Bobby le subiese la tensión sanguínea—. ¡Está entorpeciendo sus movimientos! _________ es muy lista y de mente muy rápida. Habría sido una gran estafadora si la jodida no estuviera decidida a tener una vida tan aburrida. —Kaylee movió la cabeza, lamentando las oportunidades perdidas de su hermana—. Cuando éramos pequeñas, siempre se le ocurrían las ideas más descabelladas para sacarnos de apuros, bueno, más bien para sacarme a mí. —Kaylee sonrió recordando—. Seguro que está negra, y cuando _________ se enfada... cuidado. —Kaylee soltó el brazo de Bobby, retrocedió una zancada y se lo quedó mirando—. ¿Y ahora qué hacemos?
—Pues coger el avión de las tres en Boeing Field, alquilar un coche en Po_________ello y buscarlos.


Hector Sanchez colgó el teléfono y se quedó pensativo un momento. Luego sacó un puro del humidificador, le cortó el extremo y lo encendió. Risas ahogadas se filtraban por la pared del despacho mientras la estrella de esa semana se ganaba con pericia al público.
Un agente de recuperación de fugitivos llamado Jonas tenía a Kaylee bajo custodia y la llevaba de vuelta a Miami para asistir a un juicio en el que se la acusaba del robo de un coche. Eso lo entendía, aunque no le hacía ni pizca de gracia. Pero ¿en autobús? ¿Por qué coño el cazarrecompensas la llevaba en autobús?
Era una pregunta de la que tal vez no obtendría respuesta, y Hector suponía que tampoco importaba, puesto que a la larga aquello sin duda redundaría en su beneficio. Si Jonas hubiera hecho lo previsto, es decir, coger un avión, lo más probable es que ya hubieran llegado, con lo cual Kaylee ya estaría en la cárcel. Y en el instante en que la encerraran, las posibilidades de llegar hasta ella se reducían considerablemente. Aquello no era una opción aceptable. Kaylee MacPherson era una incógnita que había que despejar. Sanchez se había labrado una vida excelente y no estaba dispuesto a que una gogó se la jodiera. Solo Dios sabía lo que aquella zorra cantaría delante del fiscal del distrito si creyera que con eso salvaría el pellejo.
No, no podía plantearse esa posibilidad, y mucho menos preocuparse por ello, porque no iba a suceder. Estaba atravesando el país en autobús, y aquello abría todo un mundo de posibilidades para eliminar de una vez por todas la amenaza que suponía.
Aunque sí le hubiera gustado enviar a alguien que no fuera el Cadenas. Jimmy Cadenas Slovak era lerdo como él solo. Como jefe de seguridad del Tropicana, no importaba demasiado; de hecho hasta tenía ciertas ventajas. Era leal y fácil de manipular. Si le decías lo que había que hacer, el Cadenas obedecía sin hacer preguntas. Como pensador independiente, sin embargo, el hombre era un completo inútil. Daba miedo pensar todo lo que podría salir mal con el Cadenas al mando.
Por muchas vueltas que le diera, sin embargo, Sanchez sabía que no disponía de demasiadas opciones. Ni tenía contactos en la mafia ni podía acudir a las malditas páginas Amarillas para buscar en la sección de Asesinos. Y Jimmy había cumplido a la perfección con el asunto de Alice Mayberry. Hector tendría que confiar en que lo hiciera igual de bien con Kaylee MacPherson.
Pero esta vez el Cadenas estaría lejos, fuera del control de Hector y dependería únicamente de su cerebro.
Era suficiente para aterrorizar a cualquiera con dos dedos de frente.


—¿Eso vas a llevar? —Nick la miraba con fascinado horror mientras _________ se ponía unos zapatos de tacón de aguja de diez centímetros.
Joder, ya había sido un golpe verla salir del baño con aquel microvestido de licra verde jade. Lo que le faltaba para llamar la atención eran aquellos relucientes y provocativos taconazos. Al ver que ella ni siquiera miraba en su dirección, Nick se acercó y se arrepintió al instante de haberlo hecho. Olía de maravilla.
—¿Por qué no te pones los Keds?
_________ se acercó a la maleta que tenía sobre la cama, pasando por su lado sin prestarle atención. Después de rebuscar en ella, sacó el enorme neceser. Nick no la perdía de vista ni un instante.
—Ah, ya veo. Ahora no me hablas, ¿no?
Ella pasó de largo una vez más para entrar en el baño. Puesto que no se molestó en cerrar la puerta, él la siguió y se apoyó con el hombro contra el marco mientras ella se inclinaba sobre el lavabo. El ajustado vestido se le subía por los muslos hasta bordear la ilegalidad, y Nick no tuvo que hacer uso de su imaginación para visualizar el pequeño tatuaje rojo que llevaba en el trasero. Parpadeó para disipar esa aparición mientras ella sacudía un bote de maquillaje y vertía un poco sobre una pequeña esponja.
Nick siguió mirando horrorizado mientras las pinturas de guerra iban subiendo de tono. Por último _________ bajó la cabeza y empezó a hacerse algo en el pelo. Cuando por fin se incorporó, llevaba un peinado enorme con pinta de «me acaban de follar», con mechones cayendo por todas partes. Nick no pudo seguir mordiéndose la lengua.
—Eso es porque te he esposado a la cama, ¿no? —exclamó irguiéndose—. Pues lo siento, pero era necesario. Joder, te solté en cuanto volví.
_________ volvió a pasar de largo y él, de pura desesperación, dio un buen puñetazo al marco de la puerta, para enseguida sacudir los dedos con una maldición. Chupándose la herida de un nudillo, la miró furioso. Mierda, pero ¿qué le estaba pasando? No tenía por qué pedir disculpas. Estaba haciendo su trabajo, y si a la señorita MacPherson no le gustaba cómo lo hacía, peor para ella. Era su prisionera, no su invitada.
—Haz la maleta —le espetó, mientras trasteaba para cerrar su propia bolsa. La llevó hasta la puerta y aguardó impaciente a que ella obedeciera, lo cual hizo con parsimonia.
Una hora y media más tarde llegaron al bar de Darcy. Había un estruendo de conversaciones y ruidos de platos, y _________ parpadeó ante el súbito ruido mientras intentaba zafarse del brazo de Nick. Era sorprendente lo deprisa que se acostumbraba una a un entorno silencioso.
Todavía no había pronunciado una palabra más de lo estrictamente necesario, y la cafetería donde la había llevado a desayunar era otro universo repleto de ruido. Habían comido sin hablar, mirando sus platos o bien por la ventana. Y ese silencio instigado por ella no parecía ofrecer dificultades a Nick.
Pero desde el momento en que se acercaron al Darcy's, donde tenían que coger el autobús, Nick se había comportado como el futuro marido por el que el día anterior se había hecho pasar. La estrechaba con un brazo y la mantenía pegada a él, poniéndole de vez en cuando la manaza en la cadera. Ella, discretamente, le hundió el codo en el costado en un intento por lograr un poco de espacio.
Él tensó el brazo con gesto de advertencia y ella dejó de intentarlo, pero movió un pie como si nada y le pisó con fuerza con el tacón de aguja.
Nick inclinó la cabeza para besarle con cariño la oreja, succionó el lóbulo y le dio un suave tirón con los dientes.
—Como no levantes el tacón de mi pie, pelirroja, te vas a enterar —gruñó.
_________ intentó golpearle el mentón alzando bruscamente el hombro. Y comprobó con satisfacción que él apartaba la boca, pero no sin un último aliento cálido y un rápido lengüetazo en su oreja.
—¿Se supone que esto es algo nuevo? —preguntó. Apartó de mala gana el talón de su empeine, maldiciendo las intensas sensaciones que su cercanía le provocaba. Se suponía que debía dejarla fría. Y a pesar de que la piel se le había erizado a lo largo del costado al notar su aliento insinuándose por las sensibles espirales de su oído, no sentía precisamente frío. Intentó apartarse de nuevo, muy nerviosa, pero él la estrechó con más fuerza hasta que _________ se vio pegada desde el hombro hasta el muslo contra un muro duro y caliente de músculos y huesos.
Jonas bajó el mentón para mirarla, agarrándole la barbilla con la mano libre y observando con aparente fascinación el contraste entre su pulgar moreno y la piel blanca que acariciaba.
—Cariño, hasta ahora he sido un corderito. No querrás enfadarme.
_________ logró mantenerse impasible. Lo que deseaba era hacerle daño. Mucho daño. Ansiaba arañar aquel rostro arrogante, morderle, pegarle, gritar y darle patadas hasta que suplicara clemencia. En su interior hervía una rabia impotente que la estaba enloqueciendo poco a poco.
—Te das cuenta de que esto es la guerra, ¿no, Jonas?
El día anterior, durante un par de horas, lo había olvidado. Pero cuando él la esposó a la cama y la dejó allí atada mientras él salía a llamar por teléfono, la verdad la hendió como una estaca hiende el corazón de un vampiro.
Nick apretó el pulgar contra su labio inferior.
—No querría que fuera de otra forma, MacPherson. Ay, perdone: señorita MacPherson, quería decir. —Su voz era un ronco murmullo, y a _________ le dieron ganas de apretar los dientes hasta hacerse sangre en las encías. Sabía que ante los demás parecería que Jonas le estaba susurrando lindezas al oído.
Jamás en su vida había experimentado tanta impotencia como cuando se quedó esposada a la cama la noche anterior. No estaba acostumbrada a sentirse indefensa: de una manera u otra, siempre había logrado resolver sus problemas, y sabía que era una mujer capaz y competente. Pero con un sencillo chasquido de unas esposas de cromo, se había quedado del todo vulnerable.
Y no pensaba perdonárselo.
Esa mañana, como gesto de desafío, se había puesto encima toda la parafernalia de Kaylee para llamar la atención. Los zapatos la estaban matando después de la caminata arriba y abajo por la carretera, y el maquillaje y el pelo ahuecado eran vergonzosos, por decirlo con suavidad, pero lo soportaría porque sabía que así llamaba más la atención —de hecho destacaba como una puta en una boda baptista—lo cual, a su vez, volvía a Nick loco de rabia. Y eso, para ella, era una recompensa.
Así que en lugar de responder a la insolencia de Jonas, _________ apartó el rostro de la caricia de sus dedos, se cruzó de brazos y se separó de él todo lo que su brazo en torno a ella le permitía. Ignorándole deliberadamente, se fijó en la multitud.
Entonces vio a una mujer que utilizaba el lenguaje de los sordomudos.
En realidad eran dos, pero a los pies de una de ellas descansaba una maleta, lo que le hizo pensar que tal vez iba a coger el mismo autobús que ellos. Prestó atención a su conversación y no tardó en darse cuenta de que así era. Con renovadas esperanzas, _________ pensó cómo aprovechar el hecho de que la mujer conociera el lenguaje de los signos.
Por la muda conversación no podía averiguar cuál de las mujeres era sorda. Esperaba que la que viajaba con ellos pudiera hablar. La comunicación con los sordos era difícil sin la palabra hablada.
—Cinco minutos —anunció de pronto el conductor.
De nuevo _________ intentó zafarse de Nick.
—Tengo que ir al servicio.
Nick lanzó un resoplido.
—De eso nada. Te aguantas hasta que subamos al autobús. No pienso permitir que se repita lo de ayer.
—¡Venga ya, Jonas! Ya echaste por tierra mis planes cuando anunciaste públicamente que estabas dispuesto a casarte conmigo y dar un apellido al pequeño Sammy, así que sería una tontería repetir el numerito con el mismo público, ¿no crees? ¿Acaso piensas que soy idiota?
Nick se limitó a alzar una ceja con gesto escéptico y _________ apretó los labios. Pero no estaba dispuesta a permitir que Jonas la obligara a representar una pataleta infantil. Tendría que idear alguna manera de dar la vuelta a la tortilla.
Pero lo único que se le ocurrió en tan poco tiempo fue exhibir su cuerpo, pero era mujer y tenía que operar con las herramientas de que disponía. En cuanto Nick la soltó y se inclinó para coger el equipaje, _________ se alisó el vestido sobre las caderas, echó hacia atrás los hombros, sacó pecho y miró alrededor hasta que su vista se posó sobre un joven soldado que le miraba los muslos y las caderas con ojos vidriosos. _________ le dedicó una sonrisa alentadora que sabía muy bien que él jamás vería, puesto que a la vez ejecutó un pequeño bamboleo de caderas que impediría que la mirada del joven llegara a alzarse hasta su rostro. Lo importante fue que Nick se enderezó a tiempo para verlo, y _________ tuvo la satisfacción de oírle decir algo realmente obsceno entre dientes.
Jonas se volvió para ver a quién sonreía, la agarró del brazo y la estrechó contra él. Su boca asumió el conocido gesto hosco y sus cejas se unieron de golpe mientras miraba furibundo al soldado hasta que el joven se dio cuenta. El chico se puso de un color rojo encendido y se dio la vuelta.
_________ se sentía muchísimo mejor. No hay nada como destruir la autocomplacencia de un hombre para animar a una chica. Y por un breve instante no se había sentido en absoluto tímida. Más bien había experimentado una inusual llamarada de poder femenino.
—Es hora de salir —anunció el chófer.
_________ y Nick pasaron junto a las mujeres que conversaban con lenguaje de signos. _________ las vio abrazarse, y luego una de ellas puso las manos sobre los hombros de la que iba a viajar.
—Te voy a echar de menos, Mary —dijo con la entonación ligeramente átona y de acento extranjero de los sordos.
Mary acarició la mejilla de su amiga con los dedos.
—Yo también te voy a echar de menos. Pero no dejaremos que pase tanto tiempo para volver a vernos. Te lo prometo.
_________ esbozó una ligerísima sonrisa. Perfecto.
En la puerta del autobús había una pequeña conmoción. Una anciana intentaba convencer al conductor en un tono frenético de que cuando bajó a desayunar tenía su billete. Se iba formando un atasco a medida que los demás pasajeros aminoraban el paso hasta que el conductor les miraba, blandían sus billetes y subían al autobús, rodeando a la anciana, con diversos grados de paciencia.
Nick se detuvo al lado de la mujer, que rebuscaba en su bolso frenética, con los ojos lacrimosos. Jonas la cogió con suavidad del codo para apartarla de la puerta.
—Respire hondo, señora —sugirió cuando ella le miró aterrada—. Muy bien. Su billete estará en alguna parte. ¿Dónde suele usted ponerlo?
—En el monedero, ¡pero ahí no está! —Y su respiración comenzó a acelerarse de nuevo.
—Tranquila, no pasa nada. ¿Le importa que mi amiga le eche un vistazo a su bolso? A veces cuatro ojos ven más que dos.
La mujer tendió el bolso con mano trémula. _________ abrió el compartimento lateral e inspeccionó los contenidos.
—Mire en sus bolsillos, señora —sugirió Nick mientras _________ registraba metódicamente el bolso.
La mujer se calmó un poco al tener algo práctico que hacer. Mientras rebuscaba en los bolsillos de la chaqueta de algodón, parloteaba nerviosa.
—Siempre lo pongo en el monedero para no perderlo, pero esta vez ha desaparecido... Ah. Ay, Dios mío. —Se echó a reír aliviada y algo avergonzada mientras se sacaba un billete del bolsillo—. ¡Aquí está! Ay, cielo santo, ahora me acuerdo. Lo iba a poner en el bolso, pero ese joven soldado tan simpático se ofreció a ayudarme a bajar del autobús y yo me metí el billete en el bolsillo para poder agarrarme de su brazo. ¡Muchísimas gracias, joven! Gracias. —Cogió el bolso que _________ le ofrecía—. Y a usted también, señorita.
_________ subió al autobús detrás de la anciana.
—No vayas a pensar que porque has hecho algo bueno voy a creerme que eres un tío decente —masculló _________ entre dientes. «Pero, maldito seas, prefiero que los canallas solo tengan una dimensión.» Y desde luego prefería que no tuvieran aquella dulce debilidad por ancianitas en apuros.
—No se me pasaría por la cabeza —convino él—. De todas formas, estoy pensando que a la próxima anciana que vea igual le doy una patada.
—Mucho más coherente con la persona a la que estoy acostumbrada a tratar. —_________ respiró hondo y enderezó los hombros—. Supongo que hasta Hitler tenía sus momentos.
—Eso es. Ya sabía yo que si pensabas un poco, encontrarías la manera de cuadrarlo con la opinión que tienes de mí.
El autobús arrancó en cuanto llegaron a sus asientos, y _________ perdió el equilibrio sobre sus tacones de aguja. Dando manotazos, se tambaleó hacia atrás.
Nick, agarrándose al portaequipajes con una mano, le rodeó la cintura con el otro brazo para incorporarla de un tirón. _________ se estrelló contra él. Su postura era precaria: ella doblada hacia atrás por la cintura, aferrándose a Nick, que se cernía sobre ella. Se miraron a los ojos, con el corazón latiéndoles deprisa, y durante un instante ardiente ninguno se movió.
Luego se incorporaron y se apartaron con brusquedad. _________ vio que la mujer que conocía el lenguaje de los sordos estaba sentada al fondo del autobús, y no se sentó cuando Nick se apartó muy tenso para dejarla pasar.
—Tengo que ir al servicio —dijo, y humillada al ver que estaba sin aliento, carraspeó y añadió mordaz—: puesto que tú tan groseramente me impediste ir en la cafetería.
—Muy bien, hermana. Pero dame el bolso.
Ella se lo tiró.
—A ver si te compras uno, Jonas. —Y con estas palabras se alejó por el pasillo, consciente de aquellos ojos dorados que se clavaban en su espalda.
Avanzaba a cámara lenta por la traicionera altura de sus tacones, pero aquello obró en su favor. Las cabezas se iban volviendo para contemplar sus pasos cortos y el bamboleo de sus caderas, y toda aquella actividad alertó a la única persona cuya atención _________ quería.
En el instante en que la mujer alzó la vista, _________ puso el puño derecho sobre la palma de su mano izquierda y alzó las dos manos con gesto discreto. Luego se señaló con el índice derecho. «Ayúdeme.»
La mujer abrió mucho los ojos, pero unió el dorso de los dedos, señalándose el pecho, y giró las manos hasta apuntar a _________ con las palmas hacia arriba y los meñiques juntos. «¿Cómo?»
«Me llamo _________ MacPherson. Llame a la policía en la siguiente parada. El hombre que va conmigo me está reteniendo en contra de mi voluntad. Ayúdeme, por favor.»
La mujer asintió con el puño. «Sí.»
Con sincera gratitud, _________ se llevó las puntas de los dedos a la barbilla y luego bajó la mano. «Gracias.»
A continuación entró en el diminuto servicio y se apoyó de espaldas a la puerta mientras su corazón recuperaba el ritmo normal. Al verse en el espejo, se inclinó sobre él e hizo una mueca. Dios, aquel maquillaje. Era del todo excesivo y no ayudaría en nada a su causa, si la tarde transcurría como ella esperaba. Echó agua en el minúsculo lavabo y con jabón y toallas de papel hizo desaparecer casi todo el maquillaje. Luego se quitó los tacones de Kaylee con un suspiro de alivio, y con ellos en la mano, salió del servicio.
De nuevo en su asiento, le tiró los zapatos a Nick en el regazo.
—Quiero mis Keds.
Nick puso los ojos en blanco.
—Gracias a Dios —exclamó en un tono vehemente, y de inmediato se levantó para sacar su maleta. Cuando volvió a sentarse, le tendió los zapatos—. Vaya, te has quitado toda la pintura —comentó entornando los ojos—. Y me pregunto por qué. ¿Qué estás tramando ahora, pelirroja?
_________, sin hacerle caso, se quitó las horquillas del pelo y se inclinó para alisarse el cardado. Se lo recogió de nuevo en un moño, pero esta vez liso y conservador.
Nick le hundió un dedo en el costado.
—¿Qué está tramando ese activo cerebrito, eh?
Ella, le miró con fingida inocencia y volvió a colocarse las horquillas para sujetar el moño.
—¿Pelirroja? —insistió él.
_________ volvió la cabeza para mirar por la ventana.
—Has vuelto a retirarme la palabra, ¿eh? —Nick se encogió de hombros y se acomodó en el asiento—. Muy bien. Me da igual. De hecho, así está mejor. De esta manera puedo estar seguro de que no mientes más que hablas.
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 8th 2013, 16:29

Capítulo 8
El autobús se detuvo en Posamello para almorzar, y prosiguió el viaje cuarenta y cinco minutos después. Apenas había llegado a la entrada de la autopista cuando se oyeron las sirenas. Los pasajeros del lado izquierdo del vehículo estiraron el cuello para ver pasar al coche patrulla con las luces azules llameando y la sirena encendida. De pronto el ruido cesó y una voz desde el megáfono del techo del coche ordenó al autobús que se detuviera en el arcén.
La puerta neumática se abrió con un suspiro y un policía subió a bordo. Habló con el conductor, que a su vez descolgó el micrófono sujeto al salpicadero. La voz amplificada pareció atronar en el súbito silencio.
—Señorita Mary Sanders, ¿tendría la amabilidad de acercarse?
El contacto de _________ salió del fondo del autobús para hablar con el agente. Ambos miraron a los pasajeros un instante y luego se volvieron de nuevo mientras la mujer decía algo en voz baja y apremiante. Él contestó hablando largo y tendido. Luego echaron a andar por el pasillo, Mary delante y el policía detrás, con la mano en la culata de la pistola.
Sin apenas mirarlos, Mary pasó de largo los asientos de Nick y _________, pero el policía se detuvo allí.
—¿Quieren hacer el favor de acompañarme?
A Nick se le encogió el estómago. Joder, joder. ¿Qué había hecho ahora la pelirroja? ¿Y cómo demonios lo había logrado? Conteniendo el impulso de mirarla, preguntó:
—¿De qué se trata, oficial? —Intentó que su tono fuera neutro.
Echándose adelante en el asiento, fue a meterse la mano en el bolsillo para sacar su identificación.
Pero todavía no había sacado la cartera cuando se vio de pronto delante del cañón de una pistola.
—¡Las manos donde yo pueda verlas! —El agente retrocedió para ponerse fuera del alcance de Nick. Era joven y estaba nervioso—. Y ahora salga despacio del asiento.
Nick obedeció.
—Dese la vuelta y ponga las manos sobre el portaequipajes.
El oficial le cacheó, y cuando encontró la pistola se la puso en su propio cinto. Su postura perdió entonces algo de tensión.
Nick estaba de cara a _________. No atendió a los otros pasajeros que miraban con la boca abierta el drama que se estaba desarrollando, porque toda su atención se centraba exclusivamente en ella. Si realmente había un Dios, la pelirroja tendría que caer muerta allí mismo.
Pero estaba vivita y coleando, y le devolvió la intensa mirada con un parpadeo de sus grandes ojos verdes. Sin dejar de taladrarla con una mirada furiosa, aguardaba su reacción mientras el agente de policía le esposaba las manos a la espalda. Seguía esperando un destello de triunfo, por lo menos. Pero _________ mantuvo un rostro inexpresivo hasta el instante en que el policía se volvió hacia ella.
—¿Está usted bien, señora?
Y ahora la expresión de _________ fue de auténtica indefensión, como la de un bebé perdido en la esquina de una calle ajetreada.
—Sí —contestó con un hilo de voz—. Me alegro mucho de que esté usted aquí.
Nick quería matarla.
Respiró hondo, respiró de golpe y se volvió hacia el policía. Era evidente que no era un buen momento para permitir que la ira gobernara sus actos.
—Escuche —comenzó con tono razonable—, está usted cometiendo un error. Déjeme enseñarle mi identificación. Soy...
—Ya me contará lo que tenga que contar en la comisaría, amigo. —El agente agarró a Nick del codo para apartarlo de _________—. Señora —dijo con cortesía—, después de usted.
—¿No podríamos al menos coger nuestro equipaje? —preguntó Nick, mirando furioso a _________, que estaba montando un numerito fingiendo que pasaba con miedo junto a él. Ella se volvió de inmediato hacia el policía y señaló el equipaje con el comportamiento que mostraría hacia su héroe una sobreviviente que casi hubiera renunciado a sus esperanzas de rescate.
Nick gruñó cuando la correa de su bolsa cayó de pronto sobre sus manos esposadas. Advirtió con amargura que el policía llevaba solícito la maleta de _________.
En el coche patrulla Jonas intentó de nuevo explicarse y de nuevo le hicieron callar, de manera que cerró la boca y se puso a mirar por la ventana.
Para cuando llegaron a los barracones de la patrulla de autopistas, estaba a punto de perder los estribos. Cuando el agente los llevó a una sala grande atestada de mesas, Nick se sentó tal como le indicaron, pero luego pidió hablar con el oficial de turno. Casi esperaba que el joven agente se negara, pero tras una breve vacilación, el hombre dio media vuelta y se alejó.
Nick se volvió de inmediato hacia _________, que le recompensó con una sonrisilla que le subió la tensión sanguínea hasta la zona de alarma roja.
—No sé cómo demonios has montado este número, preciosa, pero antes o después nos dejarán marchar. Y entonces...
—¡Silencio! —ladró un policía en una mesa cercana.
Nick volvió a hundirse en su silla. Sus manos esposadas golpearon el respaldo de plástico. Mientras se movía buscando una postura más cómoda, respiró hondo por la nariz, intentando contener sus emociones. Joder. Siempre se había considerado un hombre sereno. Pero en ese momento, estaba más que dispuesto a golpear a esa mujer. En su defensa había que decir que jamás había conocido a nadie como ella. Sería capaz de volver violento a un cuáquero, y parecía saber de manera instintiva cómo pulsar sus resortes en particular.
Cuando el joven agente volvió, venía acompañado de un hombre con el pelo gris acero muy rapado y más tieso que un palo. Era el oficial al mando y tenía un aire de eficiencia y una mirada firme.
—Soy el mayor Baskin —se presentó con brío—. Vamos a ver si aclaramos esta situación.
—¡Ay, mayor! —exclamó de inmediato _________, antes de que Nick pudiera abrir la boca—. No se imagina lo mucho que me alivia estar aquí. Este hombre —aunque su tono sugería que tal vez la palabra «animal» sería más apropiada— me secuestró en mi casa en Seattle...
—No, señor —la interrumpió Nick—. Me la llevé legalmente...
—Y ha estado abusando de mí una y otra vez...
Nick se dio la vuelta bruscamente hacia ella.
—¿Qué?
—Me quitó los pantalones y la ropa interior, y me tocó las nalgas, y me forzó mientras le decía a la gente que nos íbamos a casar...
—¡Un momento! Está tergiversando...
—¡Ah! Y además, Dios mío, mayor... —_________ no le dejó ni hablar—. Lo peor de todo: anoche me esposó a la cama de un motel. Y yo no pude de ninguna manera evitar que... Ay, Dios mío, evitar que... —Su voz quedó estrangulada, como si estuviera demasiado horrorizada para continuar.
Nick se levantó de un brinco hirviendo de furia.
—¿Estás diciendo que te violé? —Joder, aquellos labios parecían del todo inocentes, pero cada vez que los abría no salían de ellos más que mentiras, mentiras, putas mentiras. Ciego de rabia, Nick se lanzó. Iba a callarla aunque fuera lo último que...
Pero unas manos le aplastaron de nuevo contra el asiento. Al golpearse contra el duro plástico, las esposas se le clavaron en las muñecas hasta el hueso, y la llamarada de dolor le sirvió para devolverle de golpe algo de sensatez. Respirando agitadamente, apaciguó su hirviente furia y parpadeó para enfocar la vista sobre el rostro del mayor, que se inclinaba sobre él.
—Atacar a una mujer indefensa no es la mejor manera de defender tu caso, hijo —le informó el oficial.
Los tres agentes que se habían levantado de un brinco para ayudar enfundaron de nuevo sus armas. Todos menos el joven agente del autobús, que seguía apuntando a la cabeza de Nick.
—¿Indefensa? —Un fuerte ladrido de risa explotó en la garganta de Nick—. Joder, esa sí que es buena. Si la tiráramos a un tanque de tiburones, seguro que acababan abriéndole camino. ¡Es tan indefensa como una barracuda! —Seguía respirando con agitación cuando de pronto miró al joven patrullero que seguía apuntándole con la pistola, y la rabia de Nick se centró sobre ese nuevo objetivo—. ¡Apárteme esa mierda de la cara! —ladró—. Joder, si me hubiera dejado hablar en el autobús, nos habríamos evitado todo esto.
—Para que conste en acta, señora —se dirigió el mayor a _________—, ¿está acusando a este hombre de agresión sexual? —preguntó mirándola.
—No, por supuesto que no —contestó ella, como perpleja de que hubieran llegado a una conclusión tan peregrina—. Yo solo he dicho que me esposó a la cama y que yo no pude evitar que lo hiciera. —Luego apeló al comandante en un tono triste—. Pero ya ha visto usted lo agresivo que es, comandante. Cualquier palabra sin importancia puede ponerle furioso.
—Sí —convino el comandante en un tono seco—. Y estoy seguro de que no tiene nada que ver con las connotaciones y el tono con el que ha contado usted la historia de las esposas y la cama.
—No es una historia, señor. ¡Es la verdad! Dios mío, fue el momento más humillante de toda mi vida. —_________ sostuvo la mirada del oficial—. Y otros, peores todavía, también pueden atribuirse a este hombre.
El comandante Baskin no sabía muy bien qué pensar de ella. Sus muchos años de trato con la gente le habían conferido un instinto excelente, y gracias a ese instinto sabía reconocer la manipulación. La mujer había jugado hábilmente con las emociones de su presunto secuestrador. El hombre había llegado exactamente a la conclusión que ella pretendía. Pero al mismo tiempo, en su tono había algo de verdad cuando hablaba de la humillación que había sufrido a manos de Jonas. Era un interesante enigma.
Nick contuvo toda su rabia y desesperación respirando hondo. Y sin hacer caso de nadie más, centró toda su atención en el comandante.
—Por favor —comenzó con forzada calma—. Yo solo intento hacer mi trabajo. En mi bolsillo derecho está mi cartera. Allí encontrará mi identificación y mi licencia de armas. En la sección del dinero hay un contrato de fianza para esta «pobre mujer humillada».
—¿Me está diciendo que es un agente de fugitivos? —Unas manos le sacaron la cartera del bolsillo.
—Sí, señor.
El comandante lo observó un momento y luego miró la cartera. Rebuscó entre los contenidos hasta sacar la prueba de lo que Nick decía. Tendió luego los tres documentos que había sacado al joven agente de policía.
—¿Intentó el prisionero contarle esto cuando le detuvo?
El agente alzó la vista de los papeles con la cara un tanto pálida. Pero Nick sintió un creciente respeto por él al ver que el joven sostenía la mirada de su superior y respondía sin excusas:
—Sí, señor. Pero no le permití hablar.
El comandante agitó la mano en dirección a Nick.
—Quitadle las esposas —ordenó—. Ahora mismo. —Luego taladró a su subordinado con una mirada de disgusto—. Me gustaría saber por qué, Johnson.
Nick era de los que creían que la culpa hay que echársela a quien la tiene.
—Seguramente porque la señora MacPherson es una actriz de primera, además de una mentirosa patológica —respondió, antes de que el policía intentarse defenderse—. Dudo que haya salido de sus labios ni una sola palabra honesta desde el día en que nació. Desde luego no ha dicho ni una sola verdad desde que la detuve en Seattle.
—Eso es totalmente falso —protestó _________—. Además de insultante.
—Joder, pelirroja, una cosa hay que reconocer: eres muy buena. —Nick no se atrevió del todo a mirarla. Adelantó con cuidado los hombros cuando le quitaron las esposas y pudo por fin mover los brazos. Frotándose las muñecas, miró al comandante—. De hecho es tan convincente que es la segunda vez que se las apaña para que nos echen del autobús. —Y entonces sí se volvió en la silla para mirar a _________. Todavía le hervía la rabia en las entrañas, pero por lo menos se sentía capaz de mirarla sin estar tentado de arrojarse sobre ella para aferrarse a su esbelto y blanco cuello y sacudirla como lo haría un perro a una rata—. Solo por curiosidad, ¿cómo demonios conseguiste llamar a la policía?
Ella le sostuvo la mirada, pero no dijo nada. Fue el comandante Baskin el que respondió a su pregunta.
—Recibimos una llamada de una tal señora Mary Sanders. Nos informó de que una mujer se había comunicado con ella mediante el lenguaje de los signos y le había dicho que estaba siendo retenida en contra de su voluntad en el autobús Greyhound número 1175.
—Lo cual es del todo cierto —terció _________ con calma.
A Nick empezó a burbujearle el estómago. ¿El lenguaje de signos? ¿Conocía el lenguaje de los sordomudos?
—¿Eso cuándo fue? —quiso saber, deseando que por una vez le dijera la verdad—. ¿Cuándo fuiste al servicio, en el autobús?
Ella le ignoró una vez más y se volvió hacia el oficial.
—Me llamo _________ MacPherson —comenzó, y relató de nuevo su historia de que era la hermana gemela de Kaylee MacPherson y que trabajaba como profesora de niños sordomudos.
Nick puso los ojos en blanco.
—¡Hala, ya estamos otra vez!
Pero lo cierto es que por primera vez desde que la detuviera, no estaba seguro de no haberse equivocado. Jamás hubiera esperado que una gogó conociera el lenguaje de los signos.
—¿Dónde aprendió usted ese lenguaje, señorita MacPherson? —preguntó el comandante—. ¿En la universidad?
Por primera vez desde que el policía abordó el autobús, _________ notó que perdía su confianza. Miró a Nick con gesto especulativo y vaciló.
Él se incorporó en la silla. Una excitación inexplicable había acelerado su corazón. ¿Qué pasaba? ¿Qué podía saber él que por una vez impidiese que ella mintiera? ¿Y por qué pensaba ella que él lo sabía?
_________ vaciló un instante más antes de admitir:
—No, señor. Yo ya conocía el lenguaje de los signos antes de entrar en la universidad. Lo aprendí de mi madre, que era sorda.
¡Sí! La sensación de vértigo en sus entrañas desapareció. Qué demonios, jamás tenía que haber dudado de sí mismo: era un juez excelente de las personas.
—La señorita MacPherson tiene una hermana gemela que es profesora de sordos, comandante. Pero cuando fui al colegio donde trabaja, me informaron de que _________ MacPherson estaba en Europa.
_________ abrió la boca para explicar que su agente de viajes le había robado aquellas vacaciones, pero al final no dijo nada. A esas alturas no se iban a creer nada de lo que dijera, y menos después de que Nick les contara con ese tono suyo tan serio que la había sorprendido intentando escapar por la ventana del baño, con la maleta y el bolso de Kaylee tirados en el patio.
Había cometido un gran error al dejarse atrapar en aquella dialéctica verbal. Debería haber esclarecido de inmediato su identidad, en lugar de dar a Nick la oportunidad de hacerla parecer una mentirosa nata.
Tardaron otras dos horas y cuarto, pero al final la patrulla de autopistas consiguió interceder para que les dieran otros billetes de autobús. Veinte minutos después, el joven agente que los había detenido, los dejó en un motel modesto. Esta vez sus modales con _________ fueron de lo más formales y fríos.
Mientras Nick la metía a empujones en la recepción del motel, _________ pensaba que había sido un error por su parte no haber dicho a la policía que su viaje a Europa se había cancelado. Estaba en un lugar donde contaban con recursos suficientes para verificar algo así, y ella había permitido que un momento de desánimo le impidiera aprovecharse de ellos. Iba a tener que espabilarse bastante más.
Nick empujó a _________ hacia la habitación y tiró las bolsas en la cama más cercana. Estaba furioso y tenso, y sabía que lo más sensato sería atarla a la cama y salir a dar un paseo para calmarse un poco. Pero en lugar de eso, sin disimular el gesto desagradable de sus labios, le ofreció una mueca fiera. Tampoco resistió la tentación de picarla un poco.
—Creías que la información sobre tu madre sorda aparecía en mi expediente, ¿eh, pelirroja? Joder, qué dulce es la justicia, ¿verdad? —Jonas se acercó y le dio un golpecito paternalista en el mentón—. ¿Pues sabes qué, guapa? Que yo no tenía esa información. —Luego bajó la cabeza hasta que su rostro se encontró a pocos centímetros del de ella. Y asumiendo una expresión solemne añadió con falsa conmiseración—: ¿A que no te gusta nada cuando tus mentiras se vuelven contra ti para morderte ese precioso culito que tienes?

Volver arriba Ir abajo
Lau_ilovejonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Fecha de inscripción : 15/09/2012

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 15th 2013, 22:52

Nueva lectora!!!
Me encantaron todos los capítulos Smile
Porfa seguila lo antes posible...
Besos Smile
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 17th 2013, 16:52

[center]Capítulo 9/center]
En ese momento el autobús en el que viajaban se detuvo para almorzar.
Al otro lado del aparcamiento, Kaylee se inclinó hacia delante en el asiento de su coche de alquiler.
—¡Venga, venga, venga! —mascullaba entre dientes, a medida que los pasajeros iban bajando sin que _________ apareciera.
Mirando a través del parabrisas, Kaylee urgía a su hermana en silencio a bajar del autobús, y tardó un rato en darse cuenta por fin de que no iba a salir nadie más.
—¿No iba en el autobús? —preguntó, incrédula, volviéndose hacia Bobby y subiendo el tono de voz. Sus ojos comenzaban a mirarle acusadores—. ¿Dónde está, Bobby? —insistió frenética—. ¡Por Dios bendito! ¿Dónde coño se ha metido? ¡No iba en el autobús!
—No lo sé, cariño. —Bobby estaba tan perplejo como ella—. Scout dijo que tu hermana y el agente tenían que venir aquí. —Acarició con los dedos la mejilla acalorada de Kaylee, pero ella, como hacía siempre últimamente, le apartó la mano de un golpe. Bobby volvió a arrellanarse tras el volante—. ¿Qué demonios estoy haciendo aquí? —preguntó enfadado.
Kaylee le clavó la mirada.
—Te recuerdo que tú mismo dijiste que querías darme un beso y que nos reconciliáramos.
—¿Ah, sí? Pues desde luego no ha habido muchos besos, así que puede que esté cometiendo un error. —Estaba harto de toda aquella mierda. Sí, señor, más que harto. El mundo estaba lleno de mujeres. Qué demonios. Había muchas, muchas. Las mujeres le adoraban.
Pero por lo visto Kaylee no, ya no. Su mirada le atravesó.
—Nadie te ha obligado a venir —le informó ella en un tono frío—. Si te supone una molestia, no tienes más que decirlo y te llevo de vuelta al aeropuerto de Po_________ello.
—Mira, Kaylee, como me sigas pinchando, sí que me voy a largar. —Era lo que debería hacer.
Si tuviera dos dedos de frente, se largaría mientras pudiera y dejaría atrás a esa maniática pelirroja y sus tonterías de rescatar a su hermana.
Qué demonios, había salido corriendo detrás de ella solo por orgullo. Bueno, vale, también estaba algo preocupado por el lío en el que la había metido, pero principalmente era cuestión de orgullo. Kaylee se había escapado, y aquello amenazaba con estropear su récord perfecto. Era de lo más irritante.
Él tenía encanto en abundancia, lo cual le había permitido romper con todas las relaciones que había tenido y seguir siendo amigo de sus ex novias. Tras la cagada del coche prestado, Kaylee había sido el último desafío, nada más. Y era su orgullo el que le exigía encontrar la forma de que ella le perdonara. Era la única explicación posible del irrefrenable impulso que había sentido de seguirla por todo el país.
Bueno, tal vez debería olvidarse de conseguir su eterna amistad. Sería mejor salir de allí disparado y regresar a su vida real.
Kaylee le dio un golpe en el brazo.
—¿Qué haces ahí cruzado de brazos? ¡Di algo! ¿Qué hacemos ahora?
—Allí hay una cabina. Voy a llamar a Scout.
Cinco minutos más tarde volvía al coche. No le apetecía nada contar las últimas noticias, puesto que en realidad no había noticias.
Kaylee, por supuesto, hizo gala de su paciencia habitual.
—¿Qué? —preguntó—. ¿Qué ha pasado?
—Scott no está en casa.
—¡Bobby!
Bobby se volvió hacia ella dando una palmada sobre el volante.
—¿Y qué coño quieres que haga, Kaylee? No está en casa. ¡Qué culpa tengo yo!
Kaylee lo miró un momento con expresión furiosa, hasta que de pronto le desapareció todo el enfado. Le pasó los dedos por el brazo en un gesto conciliatorio.
—Ya lo sé. Lo siento. Es que estoy preocupada por _________, y me desespera ver que la he vuelto a cagar y no sé qué hacer para solucionar el lío en el que me he metido.
Bobby no supo muy bien cómo reaccionar ante el pellizco que sintió en el estómago.
—Ya pensaremos algo —se oyó prometer, y apretó con fuerza los dientes. «Cállate, LaBon.» Volvió a acariciarle la mejilla con los dedos, y sintió una inexplicable satisfacción al ver que esta vez ella lo permitía—. ¿Tienes hambre, princesa?
Kaylee negó con la cabeza, desanimada.
—No has descansado mucho —comentó él, y se preguntó algo frenético cuándo demonios se había convertido en una madraza—. ¿Por qué no nos vamos a un motel mientras pensamos qué podemos hacer?
—Como quieras —replicó ella, encogiéndose de hombros con indiferencia.
—Escucha, tú misma me has dicho que _________ es una persona que va con mucho cuidado.
Kaylee se volvió hacia él y subió una rodilla al asiento.
—Sí, de eso puedes estar seguro —afirmó con seriedad—. Tiene muchos recursos, eso seguro —se apresuró a añadir, como anticipándose a las protestas de Bobby—. Pero, sobre todo, de lo que sí estás convencida es de que siempre va con mucho cuidado. —Le ofreció una sonrisa vacilante, y Bobby tuvo que hacer un esfuerzo por contenerse y no tocarla.
—Así que no le pasará nada.
—No, no le pasará nada. —Y dio una ligera sacudida que tuvo un efecto expansivo desde sus hombros redondos y blancos, a lo largo de sus brazos y hasta sus pechos cubiertos de licra—. Vamos a coger una habitación —sugirió con renovada confianza—. Me vendrá bien una ducha, y desde luego necesito retocarme el maquillaje. Tienes razón. No le pasará nada a _________. Al fin y al cabo, es una mujer de lo más prudente.
Viendo los ojos guasones de Nick a pocos centímetros de los suyos, _________ supo que lo más prudente sería darle tiempo para que recuperara el control sobre su genio. No hacía falta ser muy listo para saber que bajo aquella arrogancia de gallito seguía furioso.
Pero el día había sido demasiado largo, aquella habitación era deprimente y cutre, y ella se sentía inquieta, temeraria... por no mencionar que su arrogancia estaba empezando a agotar la última paciencia que le quedaba.
Poniendo bruscamente las manos contra el sólido muro de su pecho, _________ le dio un empujón para quitárselo de encima. Aliviada al ver que retrocedía un paso, alejando así su calor y su olor, _________ respiró con comodidad por vez primera y dio un rodeo para acercarse a su maleta. La arrojó sobre la ajada colcha, la abrió y sacó la camisa que él le había prestado el día anterior y de la que ya se había apropiado. Metió los brazos en las mangas y le miró.
—Estoy harta de que me llames mentirosa —le informó, con más vehemencia de la que pretendía. Con cada botón que se abrochaba, su confianza iba creciendo. Era agradable ponerse por fin una prenda que no se pegaba a cada molécula de su cuerpo—. ¿Sabes, Jonas? Yo creo que teniendo en cuenta que a ti te han tachado de mentiroso nato durante toda la tarde, deberías tener algo más de consideración antes de ir acusando a nadie de lo mismo.
Un músculo se tensó en la mandíbula de Nick.
—La diferencia es que tú sí eres una mentirosa. En cambio a mí me acusaron debido a tu capacidad para inventar historias.
—¡Por Dios bendito! —_________ se golpeó la cadera con los puños—. Dime una sola palabra que haya dicho yo hoy que no sea verdad.
Un instante antes había un espacio respetable entre ellos, pero ahora Nick se cernía sobre ella, apartándola de la cama y casi aplastándola contra la pared. De nuevo _________ se encontró con la nariz casi pegada a su clavícula.
—Que te llamas _________ MacPherson, por ejemplo —gruñó él por encima de su cabeza.
_________ se irguió y sacó el mentón, buscando una diferencia de altura más equitativa entre ellos.
—Me llamo _________ MacPherson —insistió en un tono frío.
Nick se la quedó mirando. Le temblaban las aletas de la nariz y sus ojos dorados ardían de ira, y a _________ le invadió la temeraria urgencia de provocarle hasta hacerle perder los estribos. Había disfrutado haciéndolo en la comisaría. Aún más, se había deleitado en ello. Había tenido tan poco control sobre su propia vida desde que había irrumpido en ella ese hombre que era en extremo gratificante ver cómo él perdía también el control. La desesperación que sentía Nick cuando le retiraban su autoridad era digna de verse.
—¿Acaso mentí cuando le dije que me bajaste los pantalones y me tocaste donde no tenías derecho? —prosiguió ella—. Me parece que no.
—¡Sabes muy bien que lo hice para comprobar si tenías un tatuaje en ese trasero tan blanco!
—Eso lo dirás tú. Pero los dos sabemos que podías comprobarlo sin tocarme. Y te recuerdo que eres tú el que no deja de hablar del color de mi trasero. ¿Por qué será? Creo que sientes un placer perverso metiendo mano a mujeres indefensas.
—¡Mentira! —Nick pegó la cara a la de ella con gesto agresivo, y su aliento caliente le golpeó la boca, la nariz y las mejillas—. ¡Eso es mentira! Y creo que ya ha quedado claro que tú no has estado indefensa desde el día en que naciste, pelirroja, así que deja de actuar de una vez. De todas formas, nadie que haya estado en tu compañía más de una hora puede creerte. —De pronto sus pestañas negras entrecerraron sus ojos—. ¿Sabes lo que creo? Creo que te gusta ir por ahí provocando y calentando braguetas.
_________ sintió cómo la indignación ardía en sus venas.
—¡Pero bueno! ¡Esto es el colmo! ¡Solo porque tú no sabes tener las manos quietas ni controlar esa mente calenturienta que tienes, crees que todo el mundo está obsesionado con el sexo!
—Pues tú por lo menos sí. A lo mejor eres una de esas mujeres que al final nunca cumplen pero a las que les gusta provocar. Y si no, mira cómo te ganas la vida.
—¿Enseñando a niños sordos?
—Meneándote en tangas y plumas. Me parece que a ti te encanta meter esos melones de talla cien en las narices de todo el mundo.
—¡Talla noventa!
—Y menear el trasero con esa ropita tan ajustada que tanto te gusta llevar para ver cuántos tíos babean por ti.
—¿Sabes qué, Jonas? Empiezas a recordarme a mi madre. Ella también nos daba continuamente la tabarra sobre el peligro de exponer nuestros cuerpos pecaminosos.
Nick se sintió insultado al ser comparado con una madre puritana, pero apretó los dientes y redujo su respuesta a un razonable:
—¿Sí? Pues a lo mejor deberías haber hecho caso a tu madre.
—No, si se lo hice —le aseguró _________—. Fue una de las principales razones por las que elegí mi carrera.
—Pues volviendo a eso, deberías tener cuidado con esa costumbre tuya de poner a los tíos a cien. Porque no nos gusta que nos pongan como una moto para luego dejarnos a dos velas. De hecho, hay un nombre para las mujeres como tú...
—¡Ah, no, no, no! —_________ alzó la nariz debajo de la de Nick—. ¡De eso nada, guapo! Eso ni lo sueñes. No pienso dejar que me insultes solo porque eres un aspirante a policía puritano que no puede soportar la visión de un cuerpo sano de mujer.
—Y el tuyo es desde luego muy sano, cariño. —Nick se echó un poco hacia atrás para mirarla de arriba abajo con gesto insolente—. Bien alimentado, dirían algunos. Redondito y lleno. Estupendo.
—¡Eres un cerdo! No estoy gorda; estás equivocado si crees que vas a hacer que me sienta como una foca.
—Yo no...
—¡Seguro que no! Y además dudo que a ti te vayan los tipos anoréxicos. Seguro que fantaseas con tangas y plumas todo el tiempo mientras desprecias a las bailarinas que los llevan. Y todo porque eres un calvinista mojigato y reprimido...
Nick alzó una ceja de golpe.
—Tan lógica como siempre, ya veo. A ver si nos aclaramos, pelirroja. ¿Soy un mojigato reprimido o un maníaco sexual degenerado?
Pero ¿cómo se atrevía a burlarse así? Concentrada en el irónico gesto de la ceja, _________ pasó por alto que la ira se iba acumulando en los ojos de Nick. Con la cara sonrojada y el corazón palpitante, contestó a gritos:
—¡Las dos cosas! Eres un hipócrita reprimido y un obseso del sexo, que no sabría qué hacer si una mujer estuviera dispuesta a irse con él. ¡Eso suponiendo que pudieras encontrar a alguna, claro!
Él la agarró por los brazos con sus manazas y la levantó hasta ponerla de puntillas. De nuevo pegó su rostro al de ella, con un gesto de clara belicosidad.
—Pues resulta que no tengo problemas con las mujeres —masculló entre dientes.
Ella se alzó de hombros, y el movimiento hizo que sus senos rozaran por un instante su pecho. La mirada de _________ se dirigió hacia la expresión malhumorada de sus labios, antes de alzarse de nuevo hacia sus ojos furiosos. El corazón le martilleaba tan deprisa y tan fuerte que era increíble que los huéspedes de las habitaciones vecinas no estuvieran aporreando las paredes para reclamar silencio.
—Eso es lo que tú dices —logró contestar con fingida calma, mientras el corazón le latía en la garganta. Aquel era el momento apropiado para apartarse y suavizar la situación, pero todas esas palabras que sabía que no debía pronunciar, iban surgiendo de sus labios—. Pero de eso no tenemos ninguna prueba, ¿verdad, Jonas? Seguro que te pasas la vida en bares cutres de striptease, allí encogido en la barra como un trol, babeando con las bailarinas a la vez que las menosprecias por ganarse la vida quitándose la ropa...
Nick pegó la boca a la de ella para hacerla callar... o al menos eso se dijo en un breve instante de lucidez. En un momento estaba allí agarrándola de los brazos, mientras la cabeza le martilleaba, le martilleaba... de furia, de esa excitación que acechaba muy cerca de la superficie cuando trataba con ella, de una curiosidad carnal tan fuerte que creía que iba a volverle loco... Y de pronto, la tenía aplastada contra la pared, con su boca pegada a la suya, y la estaba besando. Por Dios, la besaba como un muerto de hambre al que de pronto pusieran delante un festín.
Y ella le devolvía el beso.
Notó que ella abría la boca, y gimió. Estaba dentro de ella, y su sabor era caliente y dulce. Y quería más. Más. Hundió más la lengua y presionó más con su cuerpo, notando sus senos aplastados contra su pecho y el contacto de sus brazos suaves y blancos que se enroscaron en torno a su cuello.
Nick hundió la mano en su pelo, le quitó las horquillas. Los mechones se enredaron entre sus dedos y el olor a champú, fresco y seductor, impregnó el aire. Nick respiró hondo y le agarró la cabeza con las manos. Luego alzó la cara unos milímetros y se quedó mirando un momento sus ojos entornados y sus labios enrojecidos. Y entonces, cambiando el ángulo del beso, se acercó a ella en otra dirección para asentar la boca con más firmeza sobre la suya. Los suaves labios de ella se aferraron a los suyos, y con las manos ella le agarró la cabeza, temerosa de que fuera a apartarse si no lo sujetaba. Las lenguas se enredaron y Nick dejó escapar un profundo gemido.
No sabía el tiempo que había transcurrido cuando al final apartó las manos de su pelo para deslizarlas despacio por su cuerpo hasta tocar el bajo de su falda. Estrujando la elástica tela entre los dedos, la alzó por encima de los muslos y las caderas, hasta dejarla arrugada en torno a su cintura bajo los faldones de la camisa. Al cabo de un instante Nick deslizó los dedos bajo la ligera tela de las bragas y de pronto tenía en cada mano una nalga caliente de voluptuosas curvas. La alzó en el aire y ella enroscó las piernas en torno a sus caderas, y ese lugar femenino, cálido y húmedo, situado en la cúspide de sus muslos acariciaba su sexo, acogiéndolo mientras él se frotaba contra ella, febril.
_________ gimió y aferró con más fuerza el pelo de Nick. La boca de este era exigente, su lengua agresiva y su abrazo casi presuntuoso, como si tuviera un derecho divino sobre su cuerpo. _________ podía haberlo aborrecido, pero en lugar de eso excitaba algún demonio subterráneo que jamás imaginó que formara parte de ella. Sentía como si cada movimiento realizado en los últimos días, cada palabra pronunciada, cada reacción provocada por ese hombre hubieran conducido a ese momento salvaje. Se sentía como arrojada a un crisol de implacable calor que amenazaba con quemarla viva. La boca de él, sus grandes manos sobre su piel, su cuerpo aplastándola contra la pared, todo alimentaba las llamas. Su erección presionaba con fuerza entre sus piernas, y Nick seguía moviendo las caderas sin parar, con lentas, fuertes y regulares oscilaciones que excitaban terminaciones nerviosas que _________ ni siquiera conocía. En su garganta reverberaban sonidos oscuros, perturbadores en su necesidad, y se aferraba a él, embistiéndole con la pelvis todo lo que podía en el confinado espacio entre su cuerpo y la pared.
De pronto, sin previo aviso, Nick apartó la boca. _________ lanzó un gemido de protesta e intentó atraerle de nuevo, pero él trazó una línea de besos de su mejilla a su oreja.
—Dios —susurró con voz ronca—. Sabes de maravilla. —Succionó el lóbulo de la oreja y lo atrapó con suavidad entre los dientes.
_________ sentía el calor de sus jadeos desgarrados, que provocaban escalofríos en las sensibles espirales de su oído.
Y las caderas de Nick seguían moviéndose, empujándola cada vez más cerca del límite.
—¿Nick? —_________ le aferró con más fuerza la cabeza para obligarle a volver de nuevo la boca hacia ella. Él se dejó y realizó una breve y furiosa incursión entre sus labios antes de apartarse de nuevo para bajar decididamente entre besos por su cuello. Apretándole las nalgas, la alzó ligeramente y sus labios rozaron ardientes los perímetros del cuello de paño blanco.
—Quítate mi camisa, Kaylee —pidió con voz ronca—. Por Dios, quítatela. Quiero...
«¿Kaylee?» _________ le miró confusa. Puesto que la excitación le nublaba el proceso cognitivo, tardó un momento en darse cuenta de las implicaciones que aquello suponía, y lo que deseaba era sencillamente apartarlas de su mente. Por Dios, solo una vez, y no volvería a pedir nunca nada. Estaba justo al borde del orgasmo, y no tenía ningunas ganas de hacer zozobrar el barco y renunciar a todo.
Se movió contra él con más fuerza, pero descubrió que ni siquiera con la promesa de una satisfacción como no había conocido anteriormente, era capaz de permanecer callada.
—_________ —susurró roncamente—. Me llamo _________. —«Dilo, Nick. Por favor, por favor, dilo, aunque solo sea una vez.»
Él guardó silencio un segundo. Su boca seguía jugando en el cuello de _________, sus caderas seguían bamboleándose contra ella. Hasta que de pronto se quedó inmóvil. Alzó la cabeza y la miró a la cara un momento. Luego su frente golpeó la pared junto a ella con un sonoro golpe.
—No me hagas eso. —Su voz era tan tensa como la de _________, mientras su frente golpeaba una y otra vez el áspero yeso de la pared. Volvió la cabeza hasta poner los labios en su oreja—. Maldita sea, Kaylee —susurró ronco—. No hagas eso. ¿No puedes dejar de mentir ni siquiera en este momento?
La fría realidad apagó todas las ardientes sensaciones que palpitaban en _________, y ella debería sentirse agradecida por ello. Pero en aquel momento no era capaz de regocijarse. Todavía aturdida por haber experimentado esas intensas emociones, se limitó a reclinar hacia atrás la cabeza contra la pared y se concentró en respirar hondo para calmarse. Tenía que recuperar la compostura.
Nick se la quedó mirando. _________ tenía los labios hinchados y parecían amoratados por sus besos salvajes. Sus pupilas dilatadas casi habían devorado el verde de sus ojos. Pero en su mirada, cuando se clavó en la de él, no había ningún arrepentimiento, y Nick supo que no iba a retractarse de su mentira. Jamás en su vida había conocido a nadie tan tozudo.
Estaba furioso.
—Podría hacer que lo desearas —afirmó él con voz ronca y rasposa, y sabía que era cierto. Tenía todo el aspecto de una mujer al límite. No le costaría mucho hacerla sucumbir, y no se sentía especialmente caritativo—. Puedo hacerte suplicar, pelirroja, y entonces no importaría con qué nombre te llamara. —Furioso en su agonía de excitación frustrada, Nick le agarró el trasero y movió sus caderas una vez, dos veces, viendo con sombría satisfacción que los ojos de ella se desenfocaban y los párpados comenzaban a caer. El rubor encendía sus mejillas y un débil gemido resonó profundo en su garganta. _________ adelantó la pelvis.
Luego volvió a echarla atrás bruscamente, dejó caer los brazos a los costados y sus pies se deslizaron hasta el suelo. _________ abrió los ojos despacio. Con las pupilas todavía dilatadas y los párpados pesados, cargados de necesidad sexual, le miró a la cara con terca determinación.
—Me llamo _________ —susurró, humedeciéndose los labios—. Dilo. —Era una mezcla de orden y súplica—. Por favor. Llámame _________ una vez, Nick. Solo una vez. Y te daré lo que quieras. Haré lo que tú quieras.
Una visión llameó en su mente, y Nick estuvo tentado. Dios, la tentación era fuerte. Notaba sus pezones clavándose en su pecho a través de la ropa, y era consciente de lo húmeda que ella estaba, puesto que la humedad de sus bragas se había traspasado a la cremallera de sus tejanos con cada movimiento de sus caderas. Qué demonios, ¿por qué vacilar siquiera? Lo único que tenía que hacer era abrir la boca y pronunciar el nombre de su hermana. Decirlo solo una vez. Luego podría desnudarla y satisfacer todos los impulsos que había ido conteniendo desde el primer momento en que la conoció.
Si ella quería jugar así, a él no le costaba nada siempre y cuando consiguiera también su objetivo.
Mientras sus dedos se hundían con más firmeza, respiró hondo y agachó la cabeza dándose por vencido.
Pero de pronto gruñó una obscenidad y se apartó.
—Bájate la falda —ordenó.
Se hundió los dedos en el pelo y dio media vuelta, maldiciendo en silencio su anticuado e inoportuno sistema de valores.

Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 17th 2013, 17:36

Capítulo 10
Incómodo y tenso por el vasto desierto barrido por el viento que se extendía hasta donde alcanzaba la vista, Jimmy Cadenas miraba sombrío por el cristal de la cabina mientras esperaba que cogieran el teléfono.
—Eh, jefe, soy yo —saludó sin entusiasmo cuando Hector Sanchez respondió por fin—. Estoy aquí en Alamierda, Wyoming, como me dijiste.
—Arabesque —le corrigió Hector.
Cadenas se encogió de hombros; no se le ocurrió pensar que Sanchez no podía verle a través de la línea telefónica.
—Lo que sea. Es uno de los sitios más horrorosos que he visto en mi vida. Jamás había estado en ninguna parte donde uno pudiera ver hasta el infinito. Bueno, quitando el mar, que por lo menos es azul. —Un escalofrío involuntario lo sacudió—. Me pone los pelos de punta, jefe. Aquí no hay nada más que artemisa. Echo de menos el barrio.
Sanchez ignoró la queja.
—¿Has contactado ya con Kaylee?
—No. Por aquí de momento solo ha pasado un autobús, y en ese no iba. —Al ver su reflejo en el cristal, se sacó un pañuelo del bolsillo para limpiar sus cadenas. Se sintió algo mejor al ver que comenzaban a brillar—. Joder, la de polvo que hay aquí —rezongó—. El viento no para nunca.
—A ver si nos concentramos —le ordenó la voz impaciente de Hector—. ¿Has inspeccionado ya el territorio para controlar la situación cuando llegue Kaylee?
—Sí. Hay una nave refrigeradora detrás del motel, donde puedo meter al cazarrecompensas mientras la saco de aquí. Y luego hay tropecientas mil hectáreas de terreno para elegir dónde dejo el cuerpo. —Jimmy frunció el ceño mirando su tenue reflejo en el cristal—. ¿Estás seguro de que tengo que matarla, jefe? ¿No podría solo darle un susto? La chica siempre me ha caído bien...
—Ya te lo he explicado muchas veces —le interrumpió Hector con el tono tenso y frío que indicaba que estaba perdiendo la paciencia. El Cadenas se enderezó—. Te lo voy a decir otra vez, pero quiero que prestes atención, porque es la última. ¿Me estás escuchando?
El Cadenas asintió, concentrado en la necesidad de asimilar cada palabra.
—¡Jimmy! ¿Me estás escuchando?
—Sí, jefe.
—Kaylee sabe que te pagué para que te encargaras de Alice —explicó Hector, despacio y vocalizando—. Eso significa que estamos cubiertos de mierda, Jimmy, pero hasta arriba. La única forma de salir del lío es que Kaylee no pueda testificar.
—Ya, pero seguramente ella no diría nada.
—¿Estás dispuesto a apostar tu libertad?
Jimmy Cadenas se tomó su tiempo para pensarlo.
—No —contestó por fin—. Supongo que no. —Porque el jefe solía tener razón. Era un tío listo.
—Ya, eso pensaba. Ya sabía que eras demasiado inteligente para eso.
El orgullo hinchó el corazón del Cadenas. Pero las siguientes palabras del jefe arruinaron por completo su momentánea euforia.
—¿Te has cambiado el traje de seda por ropa del Oeste, como te dije?
Jimmy contempló con disgusto su camisa de cuadros y sus Levi's nuevos y tiesos. Mierda, la camisa ni siquiera estaba bien planchada. Todavía conservaba en las mangas cortas las marcas de haber estado doblada. Alzó la mano para tocar lo único que le gustaba de su atuendo: los brillantes eslabones plateados y turquesa que formaban la banda en torno a su nuevo sombrero Stetson.
—Sí —contestó taciturno—. Parezco un puto nativo. Todavía no he visto a ninguno que sepa vestir como es debido.
—Es necesario, Cadenas. Tienes que pasar desapercibido.
—Ya. —Vio que el polvo ensuciaba la punta de su zapato de cocodrilo y alzó el pie para limpiarlo contra la pernera del pantalón. Se quedó un momento admirando el restaurado brillo y el sutil dibujo de sus calcetines de seda. Una vez restablecido su sentido de la elegancia, volvió a alzar la cabeza.
Y se encontró de narices con unos ojos castaños que le miraban a pocos centímetros del cristal polvoriento de la cabina.
—¡Joder! —Golpeó con la espalda la puerta de la cabina en un involuntario intento de poner el máximo espacio posible entre aquella criatura y él.
—¿Cadenas? —chilló la voz de Hector a través del teléfono. El auricular rebotó en la repisa metálica y quedó colgando de su cordón umbilical plateado—. ¡Cadenas! ¿Qué coño pasa ahí?
—¡Eh! —Jimmy Cadenas exhaló una bocanada de aire mientras se enderezaba poco a poco. Cogió el auricular de nuevo y contestó—: Es un caballo.
Miró al animal con recelo. Este había alzado la cabera de manchas marrones, asustado por el súbito movimiento de Jimmy y el estrépito que lo siguió, pero ahora extendía el cuello para acercar la cara de nuevo al cristal.
—Joder, es enorme. —Haciendo un esfuerzo por esbozar un razonable amago de sonrisa, habló con dulzura—: Anda, caballito. Vete a casa. —Y entonces vio las riendas atadas al poste junto a la cabina—. ¡Mierda, algún hijo de puta lo ha atado aquí a mi lado!
—¿Quieres olvidarte del jodido caballo un momento?
—Lo único que me separa de ese bicho es un cristal muy fino, jefe. No es tan fácil olvidarse. —Cadenas apartó la vista del musculoso animal marrón y blanco para mirar el paisaje infinito—. Joder, no solo no tienen palmeras, sino que no hay ni un árbol. Todo es marrón. Y en todo este estado de mierda no hay ni un solo edificio de más de dos pisos. Esto es deprimente.
—Mira, voy a decirte una cosa —replicó Hector en un tono seco. El Cadenas se preguntó cuál sería el problema: no era el jefe el que estaba metido en aquel agujero de mierda—. Tú haz el trabajo que tienes que hacer, y en cuanto termines, te traemos de vuelta a casa.
—De vuelta al paraíso —dijo el Cadenas con voz soñadora—. Donde puedo ponerme de nuevo ropa decente, y los únicos caballos que tengo que ver están al otro lado de la valla de Hialeah.
—Exacto. Lo único que tienes que hacer es solucionar el problema de Kaylee. Luego coges el primer avión de vuelta.
Jimmy Cadenas sonrió imaginándoselo. Volver a casa. Cielos azules y palmeras, verdes de día y siluetas negras recortadas de noche contra los atardeceres rojo sangre de Miami. Luces de neón y edificios de color pastel. Tíos que sabían vestir y chicas cubanas de dientes muy blancos que embutían los cuerpos en vistosos vestidos de verano. La idea de volver a casa le inundó de renovada confianza.
—Es pan comido, jefe —aseguró—. Ya puede reservarme el billete, porque el trabajo está hecho.


Hector Sanchez colgó el teléfono y se arrellanó en la silla, frotándose las sienes doloridas.
—Está hecho —masculló para sí.
La idea de tener a Jimmy Cadenas suelto por ahí sin nadie que lo guiara, y lo que era peor —que Dios les ayudara a todos— un Jimmy Cadenas gallito, era como una lanza gélida de hielo clavada en sus entrañas. «El trabajo está hecho.» Las palabras alzaban un desagradable y resonante clamor en su cabeza.
«El trabajo está hecho, desde luego.» Que Dios le oyera.
O estarían los dos de mierda hasta el cuello.


Por tercera vez en menos de media hora, Bobby pisó el acelerador a fondo y adelantó a otro motorista de las Montañas Rocosas. El seco exabrupto que masculló expresaba su opinión.
Kaylee dejó de mirar, indiferente, el paisaje que veía por la ventanilla, se arrellanó en el asiento del coche de alquiler y se quedó mirando a Bobby.
—¿Sabes? Antes de empezar este viaje contigo, jamás imaginé que hubiera tantos conductores en Estados Unidos que se llamaran Cabrón.
Bobby la miró un instante antes de volver a concentrarse en la carretera. Estaba disgustado, pero no se arrepentía de sus arranques de mal genio, que por alguna razón se sucedían con mayor frecuencia cuanto más tiempo pasaba en compañía de Kaylee.
—Ya. Pero, joder, ¿dónde les han dado a estos idiotas el carnet de conducir? ¿En una feria de tractores? No se puede ir a setenta kilómetros por hora en una autopista. ¡Es para matarse!
Kaylee alzó una ceja.
—Y un infarto no mata, ¿verdad? Si te parece una forma de morir mejor que la feria de tractores, yo te aseguro que de una manera u otra uno se queda muerto y bien muerto.
—Kaylee, cariño, los infartos vienen cuando uno no desahoga su rabia. Lo que yo estoy haciendo es reducir los riesgos para mantenerme sano.
—¡Venga ya! ¿No esperarás que me trague esas chorradas, verdad? Mantenerte sano... ¡Y una mierda! Ya mismo te veo haciéndoles cortes de manga y contándome que es un método aprobado por la Organización Mundial de la Salud para controlar la tensión sanguínea.
Bobby esbozó una sonrisa y a Kaylee le dio un brinco el corazón. Mirándole con los ojos entornados, intentó ignorar aquella parte de sí misma que gritaba: «¡Por Dios! ¡Está buenísimo! Qué manos más bonitas. Una sonrisa preciosa». Porque aquello no hacía más que debilitar su firme propósito de Nada de Sexo Hasta que Encontremos a _________. Vamos a ver... ¿Por qué le había parecido una buena idea? Bueno, fuera cual fuese la razón, Kaylee sí se acordaba de que en su momento le había parecido una decisión estupenda. Y pensaba respetarla, joder, o por lo menos no sería ella la que tomase la iniciativa. Porque con eso no solo traicionaría cualesquiera que fueran sus razones, sino que además quedaría como una idiota sin personalidad.
Lo más inteligente era lograr que él violara la regla. Sí, aquella sería la solución perfecta, porque así podría disfrutar de los beneficios sin lo desagradable de las responsabilidades. Y además, eso no podía ser tan difícil. De todos era sabido que los tíos piensan con el pene, y Bobby desde luego no era ninguna excepción. Kaylee había desarrollado con los años ciertas estrategias con las que cualquier hombre adulto acabaría suplicando. A lo mejor, si empleaba astutamente alguno de sus trucos con Bobby, acabaría tan harto de aguantarse que la arrojaría sobre la cama más cercana o cualquier otra superficie horizontal razonable, y se emplearía a fondo con ella.
Sentía calor solo de pensarlo. Lo de emplearse a fondo era una idea estupenda.
Claro que por otra parte a Kaylee nunca le habían hecho mucha gracia las mujeres que usaban esos trucos para salirse con la suya. Y Bobby tenía esa vena de caballero en lo referente a las chicas, de manera que la idea de verlo utilizando la más mínima fuerza para lograr que pasara algo entre ellos era tan improbable que podía descartarlo.
El estilo de Bobby era más bien la seducción. Desde que le conocía, siempre se había mostrado gentil y encantador con todas las mujeres con las que había tratado. Y había que reconocerlo, en el lote se incluían una o dos verdaderamente desagradables a las que había tenido que echar del club. Pero Bobby jamás había perdido sus modales encantadores.
Bueno, menos con ella. Se volvió para mirarlo detenidamente y se preguntó cuál sería el motivo. Con la vista fija en su hermoso perfil, intentó dilucidarlo.
—¿Qué? —ladró él de pronto, y Kaylee dio un respingo y se llevó la mano al pecho para calmar el martilleo de su corazón.
—¡Joderrr, Boby! ¡Me has dado un susto de muerte! ¿Qué pasa?
—¿Por qué me estás mirando así?
—¿Te estaba mirando? Vaya. No me había dado cuenta.
Bobby guardó silencio unos instantes, y cuando quedó claro que ella no pensaba dar más explicaciones, le espetó:
—¿Y bien?
Kaylee parpadeó.
—¿Y bien, qué?
—¡Que por qué me mirabas así!
—Ya te he dicho que no me he dado cuenta. Estaba pensando en cómo tratas a las mujeres.
Bobby la miró con gesto receloso.
—Las mujeres —repitió, con cuidado de no dar ninguna inflexión a su voz—. ¿Y estabas... esto... estabas pensando en alguna en particular?
—Pues no, la verdad. Pensaba en cómo nos tratas a todas.
—¿Y cómo os trato?
Kaylee esbozó una sonrisa tierna, porque era evidente que Bobby esperaba una trampa. ¿Por qué era siempre tan suspicaz?
—Siempre eres encantador. Simpático. Sereno. —De pronto se quedó callada, mirándole con la boca abierta—. ¡Vaya, Bobby LaBon! ¡Te estás poniendo colorado!
—De eso nada. —Bobby le clavó la mirada para acallarla. El rubor que invadía sus mejillas hacía destacar el azul de sus ojos.
Kaylee decidió ser magnánima y darle un poco de cuartel.
—Bueno, si tú lo dices... —Se mordió una cutícula y luego hizo un esfuerzo por bajar la mano al regazo—. Escucha, ¿te acuerdas de la chica a la que tuviste que echar del Tropicana el invierno pasado? ¿La que quería meterse entre las gogós del escenario?
—Joder, claro que me acuerdo. Me arrancó media cara a arañazos antes de que por fin consiguiera echarla fuera.
—Siempre me he preguntado por qué no la tumbaste en cuanto te atacó.
Bobby volvió bruscamente la cabeza y la miró con auténtica expresión de horror.
—¡Era una mujer!
—Bobby, estaba borracha y tenía muy mala leche, y tuviste la cara infectada más de una semana por la roña que tenía en las uñas. De haber sido un hombre, la habrías tumbado al instante.
—Ya. A ver, cariño, ¿dónde quieres ir a parar? Es evidente que no voy a permitir que un tío se largue de rositas después de una mierda así. Es hasta divertido y todo liarla un poco. Así se saca la agresividad. —Bobby volvió a centrarse en la carretera, pero no sin antes clavarle una mirada de desaprobación—. Pero un hombre no puede ir por ahí pegándole a una mujer, por mucho que se lo merezca.
—¡Pues a mí me apuntaste con una pistola!
—¡Pero no iba a disparar! Era solo para conseguir que cooperaras, cuando todavía pensaba que eras tu hermana.
—Hablando de eso, todavía tenemos que aclarar una cosa. —Kaylee de pronto entornó los ojos—. ¿Qué era la mierda aquella de las piernas de _________?
—¿Eh?
—No te hagas el tonto, Bobby. Cuando estaba intentando demostrar que yo era _________, me miraste las piernas, pensando que eran las de ella. Y dijiste: preciosas. —Kaylee pronunció la palabra con el mismo tono profundo y sexual que él había utilizado.
—¿Estás celosa por un cumplido de nada?
—¡Yo no estoy celosa!
—Ya. —Bobby sonrió—. Bueno, pues son muy bonitas. —Le miró las piernas, largas y esbeltas, enmarcadas entre su minifalda y los altos tacones, y su mirada se oscureció un momento antes de volver a centrarse en la carretera—. Muy bonitas. Así que yo solo le dije, te dije, la verdad.
—¡Estabas tonteando con ella!
—De haber estado tonteando con alguien, nena, y no estoy admitiendo que lo hiciera, habría sido contigo.
—Ya, perfecto. Solo que tú entonces no sabías que era yo. Tú pensabas que yo me había largado y desde luego no tardaste ni un momento en empezar a coquetear con mi hermana.
—¡No estaba coqueteando! Solo estaba apreciando sus piernas. ¡Qué demonios, las tuyas! —Bobby se frotó la cabeza—. Las tuyas, las suyas, las suyas, las tuyas. ¡Joder, me está entrando dolor de cabeza! Eran unas piernas bonitas y lo dije. ¿Qué piensas hacer? ¿Pegarme un tiro? A las mujeres os gusta que os digan esas cosas.
Kaylee resopló.
—Es evidente que no sabes tanto de mujeres como crees. Sí, a algunas les gusta que les digan esas cosas. A la mayoría, puede ser. Pero si de verdad hubiera sido _________, te habría arrancado la piel a tiras.
—¿Por qué? ¿No le gustan los piropos?
—No le gusta que los desconocidos irrumpan en su casa y luego se pongan a babear mirándole las piernas, eso seguro.
—¿Ah, sí? ¿Y qué habría hecho _________, eh? ¿Me habría pegado? Porque entonces se parecería más a ti de lo que tú me has hecho creer.
—¡Maldito seas! ¡Ahora incluso estás fantaseando con pelearte con mi hermana! ¡Pues ya puedes soñar, pringado! _________ te habría hecho pedazos con esa lengua que tiene. Te habría dejado helado. Te habrías quedado balbuceando como un idiota.
Bobby se volvió hacia ella alzando las cejas.
—Pues entonces qué suerte que fueras tú y no _________, ¿eh? Gemelas de fuego y hielo, y yo tengo la de fuego. —De pronto frunció el ceño—. Por lo menos antes de que decidieras dejarme a dos velas. Ahora lo único que tengo son los huevos morados.
—Ay, pobre. ¿Quieres que les dé un besito para que se curen?
—Sí —gruñó él.
De pronto el ambiente en el coche se cargó de tensión, y los dos guardaron silencio. Hasta que Kaylee respiró hondo y cogió el mapa de carreteras.
—¿Cómo se llamaba el pueblo donde Scott dijo que podríamos alcanzarles?
—Arabesque.
—¿Tendrán allí manicura? _________ se ha llevado todas mis cosas, y yo necesito una manicura como el comer. Tengo las uñas hechas polvo. —Kaylee pasó un dedo por el mapa y lo detuvo en el pueblo en cuestión, frunciendo el ceño—. Pero si no es más que un puntito de nada...
—Sí, supongo que lo único que necesita el autobús para la parada del almuerzo es que haya un bar.
—¡Joder, mira! En todo el estado no hay más que uno, dos, tres, cuatro pueblos de cierto tamaño. ¿Qué hará la gente por aquí para divertirse?
Siguieron en silencio un rato, hasta que por fin Bobby se volvió hacia ella.
—¿Has pensado en lo que vamos a hacer cuando demos con tu hermana?
Kaylee le miró con gesto inexpresivo.
—Pues claro. Rescatarla.
—Ya. ¿Cómo?
Kaylee parpadeó.
—No es tan fácil, Kaylee. _________ va hacia Miami escoltada por un cazarrecompensas. Y el tío no nos la va a entregar así sin más, ya te lo digo yo. Seguro que va armado hasta los dientes.
—Tú tienes una pistola.
—Sí, pero seguro que él está dispuesto a usar la suya.
Kaylee meneó los hombros con gesto pensativo.
—Bueno, pues le cogeremos por sorpresa.
—Vale, digamos que sí. Como te vea, puede que hasta se dé cuenta de que se ha equivocado de hermana. —Bobby tendió la mano para ponerla sobre su muslo, justo por encima de la rodilla. Apartó la vista de la carretera el tiempo suficiente para dejar a Kaylee clavada en el asiento con la intensidad de su mirada—. Pero ¿por qué crees que el tío va a rendirse sin más? Es su trabajo. Se gana la vida con esto. Y puedes estar segura de que vendrá a por nosotros con todas sus ganas.
—Bueno, entonces podemos atarle y alejarnos todo lo posible antes de que se suelte. ¡Ay, yo qué sé, Bobby! —gimió desesperada—. La inteligente es _________...
Él le dio un apretón en la pierna.
—¿Quieres dejar de decir esas cosas? —rugió.
—¿El qué? ¿Qué he dicho? —Kaylee le dio una palmada en el brazo y luego intentó apartarle la mano—. ¡Bobby! ¡Me estás haciendo daño!
—Deja de decir que eres tonta —gritó él. Pero le soltó la pierna y volvió a aferrarse al volante, con tanta fuerza que se le quedaron los nudillos blancos. Luego volvió a clavarle una mirada fiera—. El hecho de que no hayas ido a la universidad como tu preciosa hermana no significa que no seas tan inteligente como ella.
—Pues no lo soy.
Bobby volvió a mirarla furioso, y ella le acarició el muslo con gesto conciliador.
—Es la verdad, Bobby. Eso no quiere decir que yo sea tonta, porque no lo soy. No soy tonta. Pero _________ es la más rápida, la más ingeniosa. Tenía que serlo. A mí eso no me importa, excepto tal vez cuando me meto en algún lío idiota del que no sé cómo salir y recurro a ella. Yo siempre fui la que sabía relacionarme mejor. Puedo hacer amigos mejor que ella. Qué demonios, sé que soy mucho más divertida que ella. Pero _________ es más lista, o por lo menos es más rápida pensando. Es un hecho, como el que yo sea pelirroja o que tenga unas tetas de miedo. —Kaylee trazaba con los dedos dibujos abstractos por el duro muslo de Bobby.
Él miró un instante sus tetas de miedo.
—A lo mejor lo que pasa es que no has ejercitado tu inteligencia natural.
—¿Eh?
—Bueno, me imagino que es como un músculo. Si no lo trabajas, no se desarrolla. Tú nunca has tenido que ejercitar tu capacidad para pensar porque siempre tenías a tu hermana que pensaba por ti. Pero si queremos seguir adelante con esto, cariño, más vale que pensemos un poco y tengamos claro lo que vamos a hacer cuando demos con _________ y el cazarrecompensas.
—¿Y no podríamos sencillamente avisarla de que estoy aquí, dispuesta a ayudarla, y dejar que ella dé con la manera de escapar?
—No. Tenemos dos opciones. Lo dejamos ahora mismo y salvamos el pellejo, que es lo que yo voto por hacer, o decidimos hacer las cosas bien.
¿Depender de su propia inteligencia? La sola idea la aterrorizaba. Se mordió el labio, tentada de apoyar el voto de Bobby y darse por vencida. Pero respiró hondo, exhaló despacio y dijo:
—De acuerdo. Lo haremos bien.
—¡Maldita sea! —exclamó Bobby, dándole un golpe al volante—. ¡Ya me temía yo que ibas a decir eso!

Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 20th 2013, 21:38

Capítulo 11
Eran apenas las ocho de la mañana y ya hacía un bochorno sofocante. Las ondas de calor comenzaban a relumbrar sobre la negra superficie de la autopista por la que caminaban _________ y Nick.
_________ aún no había digerido el pesado desayuno que había tomado, y maldijo el capricho que le había llevado esa mañana a ponerse unos tacones altos de Kaylee. Tenía que dejar de ceder a esos impulsos infantiles para fastidiar a Nick, porque invariablemente redundaban en perjuicio de ella. Avanzando a trompicones, intentando mantener el paso de sus largas zancadas, apartando la licra húmeda y pegajosa de su pecho sudoroso, _________ soñaba con ropas sueltas que permitieran el aire circular por su piel. Frescas camisas de algodón y pantalones cortos y anchos. Vestidos largos que se limitaran a cubrir su cuerpo, en lugar de pegarse a cada centímetro. Si alguna vez volvía al mundo real, pensaba ponerse la ropa más amplia que tuviera para no volver a quitársela jamás.
De todas formas, ¿por qué intentaba mantener la velocidad de Jonas? _________ aminoró el paso de inmediato. No era a ella a quien le convenía llegar a tiempo a la estación de autobuses.
Nick dio tres zancadas más por la cuneta antes de darse cuenta de que _________ ya no caminaba a su lado. Entonces se volvió impaciente.
—¿Y ahora qué pasa, pelirroja?
—¿Además de que tengo calor, me duelen los pies y que estoy harta de andar trotando detrás de ti como un caniche? Nada en absoluto, Jonas.
Con un paso de gigante, Nick se acercó a ella y se quedó mirando sus piernas largas y desnudas.
—Oye, a mí no me eches la culpa de que te duelan los pies. Si te hubieras puesto las Keds en lugar de esos estúpidos tacones, tal como te sugerí... —Pero Nick no iba por buen camino, porque aquello le trajo a la mente una visión de inquietante claridad de la pelirroja esa mañana, dando pasitos con aquellos malditos tacones, con su camisa de paño blanco abrochada hasta el cuello encima del vestidito rosa que llevaba ahora. La camisa le había cubierto por entero el ceñido vestido, lo cual debería de haber supuesto un alivio. Pero en vez de ello, daba la sensación de que bajo la camisa estaba desnuda, y entre eso y el recuerdo de aquellas piernas blancas y tersas en torno a su cintura, Nick estuvo a punto de empezar a aullar.
—¿Que me lo sugeriste? Y una mierda. ¡Me lo ordenaste!
Vale, Nick lo admitía... aunque solo para sus adentros. Aquello probablemente había sido un error, porque ella al instante alzó esa naricita suya y volvió a fustigarle con el látigo de su silencio.
Y los sugerentes tacones habían seguido firmemente pegados a sus pies.
—Además —saltó ella, alzando un brazo para enjugarse el sudor de la frente—, si no fueras tan tacaño, a lo mejor podríamos coger algún taxi para ir a la estación, en lugar de tenernos que pasar la vida pateándonos la carretera.
—¡Si tú no comieras como un camionero, a lo mejor me lo podría permitir!
Ella avanzó un paso furiosa en su dirección.
—¡Ni se te ocurra empezar otra vez a llamarme gorda!
—¡Maldita sea, pelirroja! —En su desesperación, se acercó a ella de una zancada, y se quedó tan encima que _________ tuvo que echarse hacia atrás doblándose por la cintura solo para verle la cara—. ¡Yo no he dicho que estés gorda! ¡No lo he dicho ni una sola vez! Comenté que algunos, al verte, dirían que estás bien alimentada, pues bien, hazme caso, guapa: lo estás. Y siendo yo el que he pagado tus comidas, puedo asegurarlo. —Retrocedió un paso y cogió mejor las bolsas, mientras ella se enderezaba—. Y ahora ya puedes mover el culo —añadió entre dientes—. Tenemos que coger el autobús. —Dio media vuelta y echó a andar de nuevo por el arcén.
_________ avanzaba detrás de él, a un ritmo más pausado.
Un coche pasó a toda velocidad, levantando una nube de polvo. _________ se detuvo tosiendo para esperar a que el aire se despejara, dando manotazos para dispersar la tierra que revoloteaba en torno a su cabeza.
Nick se volvió hacia ella y lanzó una frase tan obscena que _________ retrocedió un paso. Jonas se acercó con furiosas zancadas, pasándose las dos bolsas a una sola mano, y sin detenerse un instante se agachó, le hundió el hombro en la cintura y volvió a levantarse con ella cargándola como si fuera un bombero que le estuviera salvando la vida. Agarrándola con la manaza en el muslo, dio media vuelta y echó a andar de nuevo.
—¡Maldita sea, Nick! ¡Hace demasiado calor para esto! —_________ le dio un puñetazo en la espalda y notó que el sudor empezaba a pegar sus cuerpos allí donde se tocaban—. ¡Suéltame! —Otro coche pasó tocando la bocina con entusiasmo. En el aire cargado de calor flotaron los gritos burlones de lo que parecían adolescentes—. ¡Que me sueltes, Nick! ¡Seguro que con esta falda me están viendo hasta las intenciones!
—¿Y tengo que creerme que eso le preocupa a una exhibicionista como tú?
—¡Nick!
—¿Te vas a poner las Keds como una buena chica y vas a dejar de dar la tabarra?
El estómago de _________ daba tumbos sobre el duro hombro con cada zancada, y el desayuno que había tomado no hacía mucho amenazaba con hacer una súbita aparición. Las palabras de Jonas bastaron para hacerle apretar los dientes, pero se tragó su rabia y contestó:
—Sí. Y ahora suéltame.
Nick se inclinó para dejarla en el suelo. Luego soltó la maleta y se agachó delante de ella. Al cabo de un momento le tendió las zapatillas deportivas.
—Entrega esos tacones.
_________ se los dio y se ató las zapatillas de deporte. Cuando alzó la vista, se encontró a Nick con las sandalias rosas de tacones en una mano, contemplando pensativo un matorral más allá de la carretera.
—Ni lo pienses, capullo —advirtió ella—. A menos que estés dispuesto a gastar tu precioso dinero para comprarme otros.
Nick gruñó, pero metió los tacones en la maleta. Luego la agarró a ella de la muñeca y echó a andar de nuevo.
—Vamos. No pienso perder ese autobús.
_________ estaba acalorada y de mal humor cuando llegaron a la estación donde había aire acondicionado. Se agarró a los faldones de la camisa de Nick, que llevaba por fuera de los téjanos para ocultar la pistola, y los alzó para enjugarse el sudor del cuello. Él dio un respingo, con el estómago al descubierto hasta la primera costilla. Con el movimiento quedó a centímetros de ella, y antes de que pudiera imaginar lo que iba a hacer, _________ se había metido la mano con los faldones de la camisa por el escote de su minivestido rosa. Cuando volvió a sacarla, la camisa estaba húmeda y arrugada. _________ la apartó con fastidio de su cuerpo agarrándola con la punta del índice y el pulgar y la soltó como si fuera un pañuelo usado.
—Estoy harta de mirar el paisaje todo el santo día —comentó malhumorada. Y con estas palabras se bajó las faldas del vestido y dio un discreto meneo para ajustárselo bien—. Quiero leer algo.
Nick, que miraba desconcertado las faldas de su camisa arrugada, alzó la vista.
—No creo que aquí tengan revistas de culebrones, pelirroja.
—Qué gracioso. Vamos. —Le agarró de la huesuda muñeca y le arrastró hasta el quiosco de libros y revistas.
Nick contempló las ofertas y cogió una novela rosa con la cubierta más morbosa que había visto nunca.
—Toma. Seguro que esto es lo tuyo.
_________ abrió el libro para leer la solapa. Luego leyó también la sinopsis en la primera página.
—¡Uau! Esto tiene buena pinta. Me lo llevo.
Nick miró el precio.
—¿Siete con cincuenta por un libro de bolsillo? —exclamó, devolviendo el libro a su sitio—. Elige otra cosa. —Sacó una revista, Confesiones verídicas, y se la tendió—. Toma. ¿Qué te parece esto?
—Dios mío —suspiró ella—. Mira que eres agarrado. Y tus gustos literarios dejan muchísimo que desear. —Sin hacer caso de la revista que Jonas le ofrecía, cogió el último número del Time—. Me llevo esta. —Y lo miró con disgusto—. Debería parecerte bien, Jonas, puesto que cuando yo termine podrás leerla tú. O a lo mejor prefieres que me lleve el Playboy.
—Sí, claro. Yo puedo leer los artículos y tú miras las fotos.
—Muy gracioso. Bueno, sea como sea, esto tranquilizará tu corazoncito miserable, puesto que solo tendrás que pagar una revista.
Nick la miró ceñudo y volvió a coger la novela rosa, las bolsas y la revista que _________ había elegido. Se acercó al mostrador a pagar y a continuación le puso el libro en las manos.
—Toma. Lee y calla.
Ella parpadeó. Algo en su expresión le dio un pellizco en el corazón. ¿Había herido sus sentimientos con sus comentarios? Pero, no... Aquello era ridículo. Sencillamente se mostraba tan contradictorio como siempre. Miró a hurtadillas sus cejas ceñudas, sus ojos dorados que evitaban mirarla, el gesto hosco de su boca. Luego bajó la vista a su mano, que apretaba la revista enrollada con tanta fuerza que la blancura de sus nudillos destacaba contra su piel bronceada.
—Gracias por el libro —se oyó decir con suavidad, y tuvo que hacer incluso un esfuerzo por no acariciarle la mano.
¡Maldición! Se había convertido en un claro caso del síndrome de Estocolmo. ¿Cómo explicar si no el súbito deseo de aplacar a su captor?
Pero no podía permitírselo. _________ miró a su alrededor, decidida a volver al buen camino. Lo que se imponía en ese momento era complicarle de nuevo la situación, y lo que era más importante, encontrar una idea para lograr su objetivo último: seguir retrasando la preciosa agenda de Nick y hacer un agujero en su adorada cartera.
Al principio las posibilidades parecían mínimas. Todo el mundo iba a lo suyo. Aquello le parecía fatal, lo que decía mucho de su deterioro moral de los últimos días. Pero de pronto vio a un joven sentado en un banco al otro lado de la sala, que le miraba los pechos con ojos vidriosos. _________ se animó al instante, pensando que con él la cosa podría funcionar. Para probar su teoría, echó un poco los hombros hacia atrás, respiró hondo y vio que el joven se quedaba con la boca abierta.
_________ suspiró. Tenía que explotar de nuevo su exuberante cuerpo. Tal vez su madre tenía razón. Si una mujer exponía demasiadas curvas, los hombres parecían perder toda capacidad de raciocinio.
Y seguramente su deseo de explotar aquella característica era pecaminoso.
Pero ¿qué podía hacer al respecto? Se veía obligada a ello. Y si un pobre baboso era incapaz de ver más allá de un par de tetas y de unas piernas largas, bueno...
Por ella, perfecto.


Nick estaba decidido a impedir como fuese que ese día la pelirroja lograse que los echaran del autobús. Y con ese fin, mantuvo sobre ella una secreta vigilancia. Durante un largo rato tan solo la vio leer. En el momento en que el autobús salió de la estación, enterró la nariz en el libro y no volvió a alzarla para respirar hasta al cabo de dos largas horas. Estaba a punto de concluir que posiblemente eran los ocho pavos mejor empleados en toda su vida, cuando ella hizo el primer movimiento.
El deseo que Nick sentía por _________ estaba en su apogeo al igual que su frustración, y cuando ella le pasó los dedos por la pierna, su reacción instintiva fue apartarle la mano. Eso, o agarrársela para que aquellos dedos blancos presionaran sobre la parte que él realmente deseaba que le tocara, y desde luego eso no contribuiría a dar una imagen muy profesional. De manera que le cogió la mano con brusquedad y se la devolvió a su lado del reposabrazos.
Desconocía lo que se proponía la pelirroja, pero sí supo que había caído en la trampa cuando vio que ella daba un respingo como si él hubiera aplicado a su gesto mucha más presión de la que en realidad había sido. «Ah, joder. ¿Para quién estará interpretando ahora?» Nick echó un subrepticio vistazo alrededor.
Su vista se frenó en seco al llegar al joven sentado al otro lado del pasillo. El chico le miró furioso. ¡Mierda! Desde luego la pelirroja sabía elegir a sus víctimas. El muchacho seguramente sería lo bastante joven y estúpido para provocar un enfrentamiento sin pensárselo dos veces, y estaría sin duda rebosante de testosterona. Un gallito dispuesto a disparar indiscriminadamente sin mucha discusión preliminar. Nick desvió la mirada, buscando a la desesperada una manera de neutralizar la situación antes de que llegara la sangre al río y volvieran a echarlos del autobús.
Se volvió a tiempo de ver que _________ dirigía al muchacho una sonrisa trémula de valentía. Genial. Con dos sencillos movimientos había convencido al muchacho de que estaban maltratándola. Una cosa sí debía reconocer: la mujer tenía talento.
Esta vez tuvo cuidado de mantener las manos quietas, a pesar de que la pelirroja hizo otro intento de provocarle. Pero cuando le tocó ya por tercera vez, Nick había tenido tiempo de meditar el problema, y le cubrió la mano con la suya para frotarla por su muslo arriba y abajo. Volvió la cabeza y le dedicó una sonrisa somnolienta y carnal. _________ entornó los ojos y él frunció los labios para soplarle un beso. Jonas no se atrevió a mirar al otro lado del pasillo, pero esperaba que el chico estuviera por lo menos confuso.
Una hora más tarde, el joven se levantó y se dirigió al fondo del autobús. Un instante después _________ le dio un codazo.
—Perdona —murmuró—, pero tengo que ir al servicio.
Nick se levantó sin decir una palabra y retrocedió para dejarle paso. _________ se contoneó por el pasillo como si tuviera las caderas ensambladas por rodamientos bien engrasados. Se detuvo detrás del joven, que esperaba su turno para entrar en el servicio, y Nick vio que el chico se volvía en respuesta a algo que ella había dicho. Respiró hondo, y echó a andar por el pasillo en dirección a ellos.
Se acercó a _________ por la espalda, le echó los brazos en torno a la cintura y le dio un beso en el cuello.
—Eh, cariño —dijo con voz grave contra la piel cálida y perfumada, estrechándola más entre sus brazos—. Siento el mal genio de antes. —Apretando todavía más su cuerpo rígido, murmuró—: ¿Me perdonas? Por favor, cariño. Estaba muy tenso, pero me he dado cuenta de que tanta caricia era para decirme que por fin la penicilina ha hecho efecto y que ese problemilla que tenías ha desaparecido.
_________ miraba directamente el rostro del joven, de manera que no pudo evitar ver la cara de horror que ponía al comprender lo que pasaba. _________ notó que le ardían las mejillas e intentó hundir el codo en el costado de Nick, pero él la tenía tan apretada que no consiguió hacerle ningún daño. Así que optó por clavarle las uñas en el cálido y peludo antebrazo.
—¡Cerdo!
—¡Ay, cariño! —murmuró Nick, todavía en su cuello—, no te enfades conmigo. —Le frotó la mejilla afeitada por el lado del cuello, y a _________ le dio un brinco el estómago—. Ya sé que no debería haber hablado de tu infección en público, pero es que ha durado tanto... Y cuando por fin entendí lo que estabas intentando decirme, me dio tanta alegría.
De pronto se quedó callado. _________ volvió la cabeza a tiempo de ver que Nick clavaba en el joven una mirada de hombre a hombre.
—No quería ser insensible, pero seguro que este chico entiende que haya sido tan impulsivo, ¿verdad, hijo?
—¿Eh? —La mirada del muchacho parecía atascada en las voluptuosas curvas de _________, pero cuando empezó a comprender que le hablaban a él, se puso colorado como un tomate—. Eh... sí, sí, claro.
El servicio quedó libre justo en ese momento, y el chico exhaló un largo suspiro de alivio.
—Eh... perdonen. —Desapareció en el interior y cerró la puerta con tanta fuerza que rebotó contra el marco y tuvo que volver a agarrarla para cerrarla de nuevo, esta vez con más cuidado.
—Parada para almorzar en Arabesque, Wyoming. Dentro de cuarenta y cinco minutos —anunció el conductor.
Nick aflojó el abrazo un poco.
—¿Quieres sacarme ya las garras del brazo, pelirroja?
—Mira, más te vale no preguntarme lo que quiero en este momento, Jonas. —Pero de todas formas dejó de clavarle las uñas.
Él esbozó una sonrisa malévola y la soltó, y por más enfadada que estuviera, ella tuvo que hacer un esfuerzo por no devolverle la sonrisa. Se sentía humillada de la cabeza a las uñas recién pintadas de los pies con solo pensar que una persona de este mundo creyera que _________ MacPherson había contraído una enfermedad de transmisión sexual. Pero a pesar de todo no podía evitar sentir una secreta admiración por el ardid de Nick. Ella lo habría utilizado sin pensárselo un instante si la situación hubiera sido al revés y se le hubiera ocurrido la idea. Había algo en aquel duelo de ingenio que le resultaba peligrosamente estimulante.
Pero así no iba por buen camino, de modo que asumió su gesto más estricto de profesora.
—Diviértete mientras puedas, guapo —aconsejó con frialdad, mientras le empujaba para volver a su sitio—. Porque seré yo la que se ría la última.
—Ah, eso crees, ¿eh? —Nick echó a andar detrás de ella sin disimular su diversión.
—No es que lo crea, Jonas, es que lo sé. —Su venganza era que sabía que cuando el autobús llegara a su destino y se terminaran por fin las escaramuzas, sus huellas dactilares no coincidirían con las de su hermana. Y el gran cazarrecompensas Nicholas Jonas iba a quedarse con un palmo de narices.
Tendría que meterse a monje, como había prometido el primer día. _________ se encogió de hombros. El caso es que iba a disfrutar viéndole morder el polvo.
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Julio 20th 2013, 21:38

Capítulo 12
—Me voy a volver loca aquí, Bobby. —Kaylee dejó caer la cortina sobre la ventana del motel y se volvió para mirarle. Estaba tumbado en la cama viendo la televisión. ¿Cómo podía estar tan tranquilo? Pero ¿es que no se le caían las paredes encima? En ese momento Kaylee lo odiaba todo de él: su calma, su interés por el programa de televisión, su postura indolente con los tobillos cruzados, los codos separados y las manos debajo de la cabeza y de dos almohadas. Apartándose de la ventana, Kaylee se dirigió hacia la puerta—. ¡Yo tengo que salir un rato!
Por lo menos eso apartó su atención del Mundo de los Deportes el tiempo suficiente para que la mirara un instante a ella.
—Pues sal un rato. Si no te importa estropear del todo el elemento sorpresa...
—Yo... —Kaylee abrió la boca para protestar, mandarle al infierno, clamar contra la injusticia de la situación. Pero la cerró de golpe sin pronunciar una palabra más. Se sentó al borde de la cama y cogió la revista Vanity Fair. Cruzó las piernas, se quitó los zapatos con impaciencia agitando los pies y pasó varias páginas de anuncios sin encontrar absolutamente nada que provocara su interés. Tiró la revista y se volvió para mirar de nuevo a Bobby. Respiró hondo y se esforzó en hablar con educación.
—Me siento muy agobiada. —Lo cual, al fin y al cabo, no era culpa de Bobby.
Él apagó el televisor con el mando a distancia y se volvió de costado, incorporándose sobre un hombro.
—Ya lo sé, cariño, y lo estás aguantando con entereza. Solo tienes que resistir un poquito más. Sabemos que si la gente te ve a ti antes que a ella, corremos el peligro de que digan algo a _________ delante del cazarrecompensas, creyéndose que se trataba de ti.
—Ya lo sé.
—Y que con eso perderíamos nuestra ventaja...
—Que es el elemento sorpresa —concluyó ella a la vez que él—. Ya lo sé. ¡Ya lo sé!
—¿Entonces?
Kaylee lanzó un gruñido de desesperación.
—Quiero hacer esto bien, Bobby, de verdad. Pero es que no aguanto más...
—Bueno, ¿qué te parece si te dejo en la peluquería que hay al final del pueblo?
—¡Pueblo! —se burló ella—. ¿A esto lo llamas tú un pueblo? ¡Esto es un punto en la carretera que tiene una cafetería, una gasolinera, un bar y este motel de mala muerte!
—No te olvides de la cabina y la peluquería. —Bobby esbozó una sonrisa encantadora y le dio una palmadita amistosa—. Venga, cariño, esto es un pedazo de ciudad... para estar en Wyoming.
—Sí, para estar en Wyoming. Eso lo dice todo. Seguro que en todo el distrito no hay más que un código postal.
—Ah, pero nosotros hemos llegado al pueblo que tiene la peluquería. Podría haber sido peor. Podíamos haber terminado en el que tiene el McDonald's. Y en cuanto el autobús deje a tu hermana en la cafetería, podremos salir de esta habitación agobiante para ir a la peluquería. Que te hagan la manicura. Invito yo. Hasta dejaré propina y todo. ¿Qué te parece?
Kaylee se miró las uñas.
—Desde luego necesitan algo de atención.
—Entonces es una cita. Hasta te acompañaré a la puerta y todo.
Kaylee lanzó un hondo suspiro.
—Me acuerdo de los viejos tiempos, cuando una cita significaba beber champán y bailar salsa hasta el amanecer, y no pasear por una calle polvorienta hasta una peluquería de mala muerte donde sabe Dios qué manicura me harán.
—Bueno, de todo tiene que haber en la viña del Señor, princesa. Y muy pronto volveremos a salir a cenar y a bailar. En cuanto liberemos a tu hermana.
Kaylee le ofreció entonces una auténtica sonrisa.
—¿Me lo prometes?
—Te lo prometo.
—Me muero de ganas. —Kaylee miró en torno a la diminuta habitación, con sus muebles ajados y amontonados, y su sonrisa se desvaneció—. ¿Qué hora es?
—Las doce menos cuarto.
—Joder. —Su suspiro de disgusto fue intenso, una larga y explosiva exhalación dragada desde las profundidades de su diafragma—. Eso significa otros interminables quince minutos en este agujero del demonio hasta que llegue el autobús.
Y antes de que se diera cuenta estaba tumbada boca arriba sobre el colchón, con Bobby encima de ella esbozando una sonrisa de diablillo.
—Yo sé cómo hacer que el tiempo pase deprisa —murmuró, bajando la cabeza para besarle el cuello.
Kaylee sacudió los hombros.
—¡Deja de joder, Bobby! —replicó malhumorada, pero en cuanto las palabras salieron de su boca, se preguntó por qué estaba dejando que su mal genio diera al traste con su sentido común. «Pero ¿tú estás loca? ¿No era eso lo que pretendías desde el momento en que abriste la bocaza y soltaste aquella estupidez de "Nada de sexo"?»
—¿Es eso lo que quieres de verdad, Kaylee? ¿Quieres que te deje? —Las palabras susurradas en su oído parecían un eco de sus pensamientos—. Porque joder es lo que me ha recetado a mí el médico, pero si dices que no... —Empezó a apartarse, pero Kaylee alzó la mano para atraerle de nuevo. Él lanzó un gruñido de aprobación y murmuró con voz ronca—: Esa es mi chica.
Su boca, caliente y sabia, se posó en la hondonada tras el lóbulo de la oreja. Se sostenía sobre ella con los dos brazos, pero ahora dobló los codos para bajar sobre su pecho, y comenzó a frotarse contra ella, arriba y abajo, arriba y abajo, mientras con la boca convertía a Kaylee en un hirviente caldero de sensaciones. Bobby abrió las piernas por encima de las de ella y bajó la cadera.
—¡Dios, Bobby! —Kaylee bajó las manos para abarcar sus musculosas nalgas y estrecharse contra él, alzando la pelvis al encuentro de sus suaves embestidas—. ¡Ah, Bobby! ¡Oooh! ¡Mierda!
Bobby alzó de pronto la cabeza.
—¿Qué? ¿Qué? —Tenía las mejillas enrojecidas y en sus ojos, que irradiaban llamas azules con la intensidad de su excitación, se leía la confusión.
—¡Chist! —Kaylee contuvo el aliento para escuchar algo más que su respiración entrecortada y agitada. Sí, ahí estaba otra vez—. El autobús —gimió—. Tiene que ser el autobús. Ha llegado antes de hora.
Mascullando una maldición, Bobby se apartó de encima de ella para tumbarse de espaldas. Se quedó mirando el techo mientras Kaylee se levantaba, y abría las cortinas de la ventana.
—Sí, es el autobús. —Se quedó callada un momento, y de pronto dijo—: ¡Ahí está, Bobby! ¡Es _________! ¡Caramba! Está muy guapa. Podía haberse pintado un poco más, y haberse ahuecado más el pelo, pero la verdad es que debería ponerse mi ropa más a menudo, porque...
—Por Dios, Kaylee. —Bobby la apartó para mirar por la ventana—. ¿Dónde está?
—Ahí, con el vestido rosa, y te aseguro que es un gran paso adelante comparado con su guardarropa habitual. Bueno, no tengo que explicarte nada, ya viste su foto.
—Sí, era bastante más aburrida que tú, pero eso ahora es lo de menos. Vestido rosa, vestido rosa... ¡Joder! Pero su cuerpo sí es como el tuyo, ¿eh?
Kaylee le dio un golpe en el brazo.
—Ni lo sueñes, capullo.
Bobby cerró la cortina y sonrió.
—¿Soñar el qué?
—¡En bailar la macarena horizontal con mi hermana!
Bobby dio unas cuantas vueltas tarareando y bamboleando las caderas al tiempo que hacía complicados movimientos con los brazos. Luego, esquivando el siguiente golpe que Kaylee le dirigía, bajó los brazos y dejó de chasquear la lengua al ritmo de la canción.
—Qué va. Te estaba tomando el pelo, princesa. Me da la impresión de que no es mi tipo.
—Venga ya, ¿y yo me tengo que quedar tranquila con eso? Porque yo siempre he dado por sentado que mientras respiren, son tu tipo.
—Ah, pero eso era antes de conocerte a ti. —Bobby lo dijo sin pensarlo, en broma, pero se llevó un susto de muerte al darse cuenta de que muy en el fondo, en un nivel al que nunca había accedido antes, lo sentía muy en serio. Aquella certeza lo puso tenso e incómodo, de manera que desechó la idea, esbozó una sonrisa de gallito y tentó un poco al demonio—. Pero solo por curiosidad, ¿qué harías si alguna vez le tiro los tejos?
Ella le miró a los ojos.
—¿Te suena de algo el nombre de Lorena Bobbit?
Él retrocedió dando un respingo.
—Más que sonarme, me causa verdadero terror. Joder, Kaylee, no vuelvas a gastar bromas con una cosa así.
La sonrisa recatada que ella esbozó no mitigó la agitación que provocaba el nombre de Lorena Bobbit. Bobby tendió la mano para sacudirle el hombro.
—Era una broma, ¿no?
—Hum...
—¿No?
—Tenemos que irnos, Bobby. Y que no se te olvide, este es el signo de mi nombre. —Y, como había estado haciendo las últimas veinticuatro horas, se lo demostró formando la letra K con la mano derecha sobre la palma de la izquierda—. A ver cómo dices: «Me envía Kaylee».
Bobby quería seguir hablando de aquella amenaza a su orgullo y a su alegría, pero repitió el nombre mediante signos y alzó las dos manos abiertas, con las palmas hacia arriba para luego acercárselas al pecho.
—Bien. Ahora a ver cómo dices: «Reúnete conmigo en el servicio de señoras».
Bobby formó la letra D con las dos manos y unió las palmas. Se señaló, y con la mano derecha abierta se tocó el mentón con el pulgar y bajó la mano para llevarse el pulgar al pecho. Luego cruzó los dedos y trazó un corto arco a la derecha. Volvió a esbozar una sonrisa picara.
—Nada mal, ¿eh?
—Supongo que ya no podemos prepararnos más. Ojalá pudiera hacer algo. —Kaylee abrió un poco la cortina—. Todo el mundo ha entrado. ¿Estás dispuesto a acompañarme a mi gran cita?
Ya casi estaban en la puerta de la peluquería Curl Up and Dye cuando Bobby le cogió la mano y le dijo con un susurro intenso:
—Voy a hacer todo lo posible por liberar a tu hermana, Kaylee. —Lo cual probablemente lo convertía en un loco de remate, pero ahí estaba.
Kaylee se volvió hacia él.
—Ya lo sé, Bobby. —Y se puso de puntillas para darle un beso—. Gracias. Te debo una.
—¿Sí? Pues escucha, respecto a eso de Lorena...
—¡Cielo santo! ¡Pero mira qué uñas! —exclamó ella—. Esperemos que en ese tugurio puedan hacer algo. Aunque con la pinta que tienen, peor no me las van a dejar. —Cogió los billetes que él sacó de la cartera y abrió la puerta de la peluquería—. Buena suerte —le deseó, soplándole un beso. Luego atravesó el umbral y le cerró la puerta en las narices.


—¿Cómo puedes comer algo tan pesado con este calor? —preguntó _________. Se fijó en la ensalada que tenía delante, evitando deliberadamente mirar el plato de pollo frito de Nick, con su puré de patatas y salsa, verduras y tostadas. Por primera vez desde que la había sacado a rastras de su casa, _________ no había pedido lo más caro del menú—. ¿Estás seguro de que ese pollo no está malo? Huele muy raro.
A Nick también le parecía que olía raro, pero sabía bien.
—Debe de ser por el calor que hace aquí.
Les habían informado, al entrar en el restaurante, que antes había habido un corte eléctrico. Aunque ahora todo volvía a funcionar, el aire acondicionado todavía no había vencido al calor sofocante que se había creado, y el local parecía un horno.
Nick miró a _________ de arriba abajo con insolencia, fijándose en la frente humedecida, la cara brillante y el pecho empapado de sudor, y esbozó una sonrisa torcida.
—¿Porqué lo dices, cariño? ¿Estás preocupada por mí?
_________ lanzó un bufido.
—Sí, ya. Lo que pasa es que no quiero que me vomites encima en el autobús si coges una salmonella por comer pollo en mal estado.
Nick hizo una mueca y apartó el plato.
—Una idea genial para abrir el apetito.
Mientras llamaba por señas a la camarera, _________ advirtió que un hombre la miraba desde el otro lado de la sala. Era alto y guapo, con el pelo tan negro como el de Nick, y unos ojos que incluso a lo lejos se veía que eran de un sorprendente color azul. _________ se irguió un poco en la silla. Aquella podía ser su oportunidad de lograr que los echaran del autobús.
Pero de pronto se quedó petrificada al ver que el hombre decía por signos el nombre de su hermana. ¿Kaylee? ¿Kaylee le enviaba? _________ miró sus cejas enarcadas e hizo un ligero movimiento de asentimiento con la cabeza. El corazón le martilleaba en el pecho.
Él apuntó al aire con los índices y unió las manos. Luego se señaló. «Reúnete conmigo...»
Pero de pronto se le acercó un hombre con ropa recién comprada, un sombrero Stetson, zapatos de ciudad de doscientos dólares y una maraña de cadenas de oro. El recién llegado le agarró del brazo derecho, el que estaba utilizando para hacer señas. Los dos se enzarzaron en lo que parecía una conversación acalorada. Un momento más tarde salieron juntos del bar.
«¡Un momento!» _________ se inclinó con indignada urgencia. «No puedes dejarme así. ¿Dónde se supone que tenemos que reunimos?»
Nick se la quedó mirando.
—¿Qué te pasa? —Miró alrededor con suspicacia, pero no vio nada fuera de lo normal. Ni siquiera un solo tipo mirando con la boca abierta y la lengua fuera el húmedo escote de la pelirroja.
«¿Que qué me pasa? —pensó ella malhumorada echándose bruscamente hacia atrás en la silla—. Hombres. ¿Qué me iba a pasar?»
Pero en voz alta se limitó a contestar:
—Nada. —Pinchó un bocado de ensalada y miró alrededor—. ¿Dónde está esa camarera? Me vendría bien un té con hielo.


Joder, Kaylee iba a matarlo. Eso si no lo hacía antes Jimmy Cadenas, claro.
—No quiero hacerte daño —le había asegurado el Cadenas antes de sacarlo del bar.
Pero Bobby tenía la sensación de que Alice Mayberry habría oído seguramente esas mismas palabras antes de morir.
Menuda cagada.
Joder, sabía que tenía que haber dejado que Kaylee saliera sola de aquel embrollo. De haber sido listo, habría vuelto a Miami, donde la vida era fácil, y se habría buscado a otra mujer con una vida menos complicada. Pero por lo menos Kaylee estaba a salvo de momento. Y, maldita sea, sentía no haber podido rescatar a su hermana del cazarrecompensas. Todo iba a las mil maravillas hasta que apareció el Cadenas. _________ había comprendido el lenguaje de signos que Kaylee le había enseñado.
El Cadenas le llevó detrás del motel. Allí le soltó el brazo y retrocedió un paso. Bobby pensó en coger su pistola, preguntándose si tendría quitado el seguro y si podría sacársela de la cintura sin volarse la polla de un tiro. No le gustaban nada las armas.
Por otra parte, estaba dispuesto a vencer su aversión si aquello significaba la diferencia entre la vida y la muerte.
—Me parece que no te ayudará en nada que vayas detrás de Kaylee, Bobby.
Este se dio cuenta de que el Cadenas no tenía ni idea de que Kaylee tenía una hermana gemela. Era evidente que creía que _________ era Kaylee. ¿Podría utilizar aquello en su favor? No atinaba a imaginar cómo, pero de momento era lo único que tenía.
—Es mi chica —replicó—, y se marchó sin despedirse siquiera. No puedo permitir que se largue con otro sin hablar con ella por lo menos.
—Pero ¿es que no lo sabes? No se ha ido con otro. Ese tío es un cazarrecompensas.
—¡Venga ya!
—Te lo digo en serio, tío. A Kaylee la detuvieron por robar un coche mientras tú estabas de viaje.
—Y una mierda. Kaylee no ha robado ningún coche.
—Que sí, tío. Luego se saltó la libertad bajo fianza, y por eso salió tras ella el cazarrecompensas. La lleva de vuelta para el juicio.
—¿Pero por qué iba a fugarse Kaylee? Debería haber sabido que yo lo arreglaría todo en cuanto volviera. ¿Por qué no se quedó allí?
—Pues... no sé.
—Tengo que hablar con ella. —Y Bobby comenzó a alejarse.
—No puedo permitirlo, Bobbarino. Lo siento.
Bobby oyó el martillo de la pistola a sus espaldas y se volvió.
—¿Me vas a disparar, Jimmy?
—No quiero, pero si me obligas no tendré más remedio.
—¡Eh! —Bobby alzó las manos—. Tranquilo, hombre. Que yo no te voy a obligar a nada.
—Siempre me has caído bien, Bobby. Y Kaylee también. No quiero hacerle daño a nadie, y menos a un tío que está intentando recuperar a su novia. Pero el jefe dice...
—¿Qué, Jimmy? ¿Qué tiene Sanchez que decir de todo esto?
—Nada. Date la vuelta.
—De eso nada. Si me vas a pegar un tiro, prefiero que sea a la cara.
—¡Te he dicho que no voy a disparar! Joder. —El Cadenas hizo un gesto con la pistola—. Date la vuelta y abre esa puerta.
Bobby miró a su espalda.
—¿Esta puerta? —Hasta ese momento no se había dado cuenta de su existencia.
—Sí. Ábrela.
Lo cierto es que no tenía muchas opciones. Bobby abrió la puerta y notó una ráfaga de aire frío que surgió de lo que parecía ser una cámara de refrigeración. Buscó su propia pistola y contuvo el aliento esperando la bala que acabaría con su vida. ¿Oiría la víctima el disparo que la mataba, viniendo de tan cerca?
De pronto su cabeza estalló en un súbito dolor, y tuvo el tiempo suficiente para darse cuenta de que el Cadenas le había dado un golpe con la culata de la pistola en lugar de pegarle un tiro.
Luego todo se volvió negro.
Volver arriba Ir abajo
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Octubre 24th 2013, 17:13

ESTOY LEYENDO LA NOVE Y SOLO ME QUEDA DECIRTE
QUE TE LUCISTE ME ENCANTA JAAJJA
ESPERO QUE CUANDO YA LLEGE AL CAPITULO 9
SUBAS OTRO POR FA...
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Octubre 24th 2013, 18:30

Capítulo 13
_________ se apartó de la mesa.
—Tengo que ir al servicio.
Nick tendió la mano al instante para inmovilizar su muñeca contra la mesa antes de que ella pudiera ponerse en pie.
—Te esperas a subir al autobús.
_________ le miró la mano, grande, bronceada y fuerte, que agarraba la suya, más pálida y débil. Luego le miró a los ojos.
—No, no puedo esperar. Tengo que ir ahora.
—Pues lo siento, pelirroja. Tendrás que esperar.
_________ se levantó de un brinco, dando un palmetazo en la mesa con la otra mano mientras se inclinaba hacia Nick.
—Me he tomado dos vasos de té con hielo y uno de agua. Tengo que ir al baño. Porque como no vaya ahora, voy a hacer un charco aquí mismo. —Se acercó todavía más, hasta tener su cara a pocos centímetros de la de Nick—. Y como pase eso, Jonas, como me haga pis en público, ya puedes estar seguro de que todo el mundo se va a enterar de que ha sido porque no me dejas ir al baño.
Las últimas palabras fueron un grito en su cara. Nick advirtió que desde todos los rincones del bar la gente volvía la cabeza en su dirección. Le soltó la muñeca. Le costó un esfuerzo recobrarse después de haber sufrido una derrota tan tremenda, pero de todas formas, apartó la mano.
—Dame el bolso.
_________ se lo arrojó con tanta saña que casi lo tiró de la silla. Pero Nick se recuperó a tiempo para ver cómo se daba media vuelta y se alejaba como un basilisco. Se podía seguir su trayectoria por el camino de bocas abiertas que contemplaban aquellos furiosos movimientos apenas contenidos por un ceñido vestido rosa.
Si _________ todavía tuviera el bolso de su hermana, lo habría tirado por los aires en cuanto entró en el servicio, y luego se habría ensañado a patadas con él. Apenas se reconocía en aquel estado, pero, joder, ¡Nick la ponía furiosa! ¿Quién demonios se creía que era, atreviéndose a decirle cuándo podía utilizar el servicio? Suerte tenía de que no le hubiera arrancado la piel de la cara a tiras.
Durante un instante vio su reflejo en el espejo, se detuvo bruscamente y se quedó mirando su imagen con la boca abierta. Hasta tendió la mano en un intento involuntario de tocar el cristal, pero inmediatamente la dejó caer, con los pelos de punta, al ver que la imagen del espejo imitaba su movimiento.
Por Dios.
Su rostro, normalmente muy pálido, estaba sonrojado y húmedo. El pelo estaba recogido en lo alto de la cabeza, tal y como se lo había peinado esa mañana, pero ahora se inclinaba pesadamente hacia un lado, y algunos mechones se escapaban en desordenados tentáculos hasta su nuca, su ceja derecha y su cuello. Tenía el cuerpo perlado de sudor, y parecía que en cualquier momento iba a reventar aquel vestido rosa. Era una imagen voluptuosa, salvaje y sexual. Parecía... por Dios, parecía...
Parecía su hermana. Era Kaylee la que la miraba desde el espejo pero de pronto sus razones para haber ido al servido cobraron protagonismo. Se apresuró a meterse en un cubículo, se subió bruscamente la falda y se bajó las bragas. Arrancó un papel protector de la caja de la pared, lo dejó sobre la taza y se sentó.
Dios, Dios. ¿Cuándo había tenido lugar esa transformación? ¿Y cómo había sucedido sin que ella se diera cuenta? Aunque seguía prefiriendo su propia ropa, ¿cuándo había dejado de avergonzarse de la de Kaylee? ¿Y cómo habían desaparecido los buenos modales sin una lamentación, para rendirse a una competitividad que ella ni siquiera sabía que formara parte de su carácter? Todo lo referente a Nicholas Jonas debería ser un insulto a la buena educación por la que tanto había luchado.
Pero en lugar de eso, todo en él parecía tonificarla, tentarla, empujarla a lograr hazañas de las que jamás se hubiera imaginado capaz. Estaba deseando darle una bofetada, alejarse de él.
Besarle como una loca, arrancarle los pantalones y subirse a su regazo. Con un gemido se inclinó hacia delante para apoyar la frente sobre las rodillas.
No entendía nada. Debería sentirse horrorizada ante aquellos cambios que se habían producido en ella en tan poco tiempo. Pero el caso es que le gustaban. ¿Dónde demonios estaba su sensatez? Se golpeó con el puño una y otra vez contra el lado de la rodilla.
Luego se incorporó. «Ay, por Dios. Esto es patético. ¿No puedes encontrar otro sitio para sufrir una crisis de identidad? ¿Tiene que ser sentada en el retrete con las bragas en los tobillos?» Desde luego así no llegaría a ninguna parte, y si no volvía pronto al bar, Nick vendría a llamar a la puerta. Y lo cierto es que no se sentía con fuerzas de enfrentarse a él en ese momento.
Bueno, ¿y qué?, pensó, intentando encontrar cierta lógica en su descubrimiento. Se estaba divirtiendo un poco. Le habían robado un viaje, de manera que no tenía nada de malo sacar de aquella situación todo el placer posible. Y si continuamente le venía a la cabeza la idea de que aquello era muchísimo más divertido que patearse Europa ella sola, ¿qué importaba a la larga? La guerra de ingenio con Jonas era estimulante. Y no era peligrosa. Nadie iba a resultar herido por ello.
Se puso en pie, enderezó la espalda y la ropa, tiró de la cadena y salió del cubículo para encontrarse de golpe con el cañón de una pistola clavado en su pecho.
Lanzó un chillido incoherente y retrocedió a trompicones hasta que el hombre metió el brazo en el cubículo y la sacó de un tirón. _________ trastabilleó, pero el mostrador del lavabo bloqueaba su huida, y sus afiladas esquinas se le clavaban en las caderas. Echó los brazos hacia atrás y se apoyó con las dos manos.
—¿Qué...?
Era el mismo hombre que antes había interrumpido al desconocido que intentaba hacerle señas. Y era un alivio haber vaciado la vejiga, porque si no el cañón negro de aquella pistola habría producido un charco a sus pies.
—¿Qué... qué quieres? —Y abrió los brazos para indicar que no llevaba bolso—. No llevo dinero. —Luego se le ocurrió una idea terrible. «¡Dios mío! ¡Por favor, por favor, que sea un ladrón y no un violador!»
—No te hagas la tonta, Kaylee.
El corazón se le estrelló contra las costillas. ¿Aquel tipo creía que ella era Kaylee? De manera que no era un acto de violencia al azar. Estaba dirigido específicamente a su hermana. «Cielo santo, Kaylee. ¿Es que no bastaba con el cazarrecompensas? ¿Me tenías que enredar también con un matón armado?»
_________ advirtió cierta inocencia en los ojos de aquel hombre. Notó su incongruente calzado, el sombrero de vaquero urbano y los más de mil dólares que llevaba en cadenas de oro.
—¿Jimmy Cadenas? —aventuró.
—Siento todo esto, Kaylee. No quiero hacerlo, pero el jefe insiste en que no puedes mantener el pico cerrado y yo tengo que volver a casa, de verdad. Todos estos espacios abiertos me están volviendo loco.
Ella se deslizó junto al mostrador en dirección a la puerta.
—Puedo mantener el pico cerrado.
—¡Eso le dije yo, Kaylee! Pero Sanchez dice que no.
—Pues te vas y le dices que se equivoca.
—¿Estás loca? ¡No puedo hacer eso!
—Y entonces, ¿qué vas a hacer, Cadenas? ¿Me vas a pegar un tiro?
—¡No quiero! —exclamó él en un tono que mostraba que estaba a la defensiva, lo cual la asustó mucho más que una clara amenaza, puesto que supo que aunque aquel tipo no quería matarla, lo haría de todas formas—. ¡Ay, venga, Kaylee! No llores. —Jimmy tendió una mano de perfecta manicura para enjugarle las lágrimas que se le habían saltado de puro terror—. Que tampoco es que te vaya a pegar un tiro aquí mismo ni nada de eso.
Qué tranquilizador. _________ exhaló despacio y le miró a los ojos.
—El cazarrecompensas no se va a quedar de brazos cruzados mientras nosotros salimos por la puerta sin más, Cadenas.
—Ya lo sé, pero tengo un plan. La puerta de la cocina está al otro lado del pasillo. Saldremos por ahí. —Y esbozó una sonrisota bobalicona—. Inteligente, ¿eh?
—Sí —convino ella, con las cuerdas vocales tensas—. Muy inteligente. —Parecía que el corazón se le iba a salir del pecho.
Jimmy tendió la mano con la que no sostenía la pistola y le dio un golpecito de aprobación en el brazo.
—Siempre me has caído bien, Kaylee.
—Eh... tú a mí también.
—Siento mucho todo esto. Pero tengo que hacer lo que dice el jefe. Es un tío muy listo.
—Bueno, eso es verdad. Pero tú eres más listo, Jimmy
Al Cadenas se le iluminó el semblante.
—¿Eso crees?
—Pues claro. Pregúntale a... —Ay, Dios, ¿cómo se llamaba el novio de Kaylee?—. A... ¡Bobby! Eso, pregúntale a Bobby. A él se lo he comentado muchas veces.
Jimmy pareció sentirse culpable unos instantes, pero antes de que ella pudiera imaginar por qué, su expresión se había suavizado.
—No —negó con la cabeza—. Eres muy amable al decirlo, pero la verdad es que no soy tan listo. Hector es el más listo.
_________ avanzó un poco más contra el mostrador.
—Pues yo creo que te subestimas muchísimo.
—Bueno, tengo muy buen gusto para vestir, eso es verdad.
_________ se quedó con la boca abierta, una expresión que el Cadenas debió de advertir, porque se apresuró a añadir:
—Ah, no, no me refiero a estos pingos que llevo ahora. Es solo mi disfraz de vaquero. No, yo digo normalmente, vaya.
—Eh... Sí. ¡Sí, claro! Eso no se puede negar. —«Dijo Alicia mientras caía por la madriguera.»
En ese momento se abrió la puerta y entraron varias mujeres charlando a voces. El Cadenas bajó la pistola a su costado para ocultarla de la vista, y _________, aprovechándose de la súbita confusión, se abrió paso entre el grupo de mujeres y salió al pasillo.
—¡Eh! —oyó que una decía enfadada. Seguramente acababa de ver al Cadenas—. ¿Qué te crees que estás haciendo aquí? ¿Estabas molestando a esa chica? Creo que llamaré a la policía.
_________ echó un vistazo a la puerta batiente de la cocina, y a pesar de la tentación, pasó de largo. Sintió que sus facultades empezaban a mermar. Resultaba humillante que el Cadenas hubiera planeado una ruta de escape medio inteligente cuando ella ni siquiera había advertido la maldita puerta. Pero era evidente que este no era el momento de quedarse sola. Por una vez, haría todo lo posible por seguir en compañía de Nick. Por lo menos él poseía un arma, que era más protección de la que ella tenía. Por fin irrumpió bruscamente en la cafetería.
Se detuvo casi patinando junto a la mesa. Jonas se había puesto en pie al ver su dramática entrada. _________ le agarró por el bíceps, y recurriendo a toda su fuerza de voluntad evitó arrojarse en sus brazos.
—Jonas, Dios mío, no vas a creerte...
Nick notó un intenso calor en el brazo que ella le agarraba, y le miró ceñudo la mano. Estaba harto de ese deseo constante que le hervía a flor de piel. El más ligero contacto lo hacía salir a la superficie, y la rabia que le producía esa certeza le hizo saltar.
—¿Por qué demonios has tardado tanto? Era el servicio de señoras, así que por una vez no podías recurrir a ningún macho impresionable. A menos... Espera, no me lo digas. Un tío entró a la fuerza, te puso una pistola en la cabeza y te dijo: «Enséñame las plumas y el tanga, nena». —Nick miró furioso sus enormes ojos verdes, que se habían tornado negros ante el impacto de su ataque. Nick sabía que tenía que callarse, pero no pudo evitar proseguir—: A lo que, por supuesto, tú contestaste —y aquí puso voz de falsete—: «Eh, cariño, que no necesitas una pistola para que yo me desnude».
—Hijo de puta. —La historia del Cadenas se le atascó en la garganta. ¿Qué sentido tenía contársela ahora? Jonas no se la creería. La consideraba una mentirosa Patológica. Ah, y una zorra también, no debía olvidarlo. Pero primero, y sobre todo, una mentirosa. Le tiró del brazo con las dos manos. Lo único que quería era salir de allí antes de que Jimmy Cadenas y su pistolón se le echaran encima—. Vámonos, Jonas.
Nick no se movió. Se dio cuenta de pronto de lo pálida que estaba y tuvo un tardío ramalazo de mala conciencia por su arrebato. Qué demonios, lo que la pelirroja hiciera con su vida no era asunto suyo al fin y al cabo.
Luego desechó el sentimiento de culpa. Tampoco había llegado la sangre al río. De pronto recordó que había estado a punto de contarle algo antes de que él le echara los perros encima. En su tono había notado miedo y nervios.
—¿Qué pasa? —preguntó.
—Nada que pueda interesarte. Que estoy lista para volver al autobús, nada más. Vámonos.
Nick entornó sus ojos de negras pestañas.
—¿Qué demonios tramas ahora?
—Salimos en tres minutos —anunció el conductor.
_________ volvió a tirarle del brazo con una mano, mientras con la otra le daba un golpe en el hombro.
—¿Perdona? ¿Que qué estoy tramando? Caramba, mira que eres suspicaz. Tienes que relajarte un poco, Jonas, que te veo muy estresado. Incluso podrías encontrar la manera de desahogar el estrés sin atacarme a mí —añadió con lo que consideró una notable ecuanimidad. Tal como le latía el corazón, temía que en cualquier momento se le parara de un infarto. Volvió un instante la vista atrás, pero el Cadenas todavía no había aparecido. Luego se volvió hacia Nick y le tiró de nuevo del brazo.
—Venga, vámonos, ¿eh? Dame mi bolso.
Nick se lo entregó, pero era evidente que seguía sospechando de ella. Bueno, que le dieran morcilla. A _________ le importaba un pimiento lo que él pensara, mientras se pusiera en marcha de una vez.
Y por fin lo hizo, pero _________ sintió que los impulsos de caballero de Nick se ponían en marcha cuando pasaron junto a una anciana que estaba ante la caja registradora y que parecía tener algún problema. _________ le agarró con firmeza del brazo y tiró de él.
—Ni se te ocurra, guapo. Hoy, no. Hoy tendrá que hacer otro de ángel guardián de ancianitas en apuros, para variar.
Nick se miró el brazo, que ella estrechaba contra su pecho. El calor era suficiente para abrirle un agujero en el bíceps.
—Pero ¿qué te pasa? —Ella le miró con enormes ojos inocentes—. Sé que tramas algo, pelirroja —insistió Nick—, pero no puedo imaginar lo que es.
«¡Díselo!, —gritaba la conciencia de _________—. Tiene una pistola. Puede protegerte. ¡Cuéntaselo!»
Pero no dijo nada. Todavía estaba aturdida recordando que alguien había intentado sacarla del bar para matarla, y que había escapado por los pelos. De momento solo deseaba alejarse todo lo posible de Jimmy Cadenas. Si azuzaba a Nick contra él, solo Dios sabía lo que podía pasar.
Eso suponiendo que Jonas la creyera, claro, lo cual era difícil.
Y si de alguna forma lo conseguía, el Cadenas podía matar a Jonas. Entonces, ¿qué sería de ella? De momento, el ciego impulso de poner kilómetros entre el asesino y ella era lo más imperioso.
Cuando salieron al exterior fue como entrar directamente en un horno. _________ casi se había aclimatado al calor sofocante del restaurante, pero aquello era otra cosa. El aire era caliente y viscoso, y era difícil lograr que entrara suficiente oxígeno en sus pulmones para satisfacer sus necesidades. Por suerte había soltado el brazo de Nick cuando consiguió que este se olvidara de la ancianita, porque la temperatura era abrasadora y el calor de otro cuerpo bajo aquel sol inclemente habría resultado intolerable. De todas formas, el vestido, húmedo, se le había pegado a cada poro de su piel. Ahora sorteaba con cuidado las junturas de alquitrán que se habían reblandecido en el asfalto. La adrenalina producida por su enfrentamiento con el Cadenas se disipó de pronto y necesitó un enorme esfuerzo para atravesar la corta extensión del aparcamiento.
En el autobús, en cambio, reinaba un frescor maravilloso. _________ se dejó caer aliviada en el asiento. Era una locura sentirse a salvo solo porque una capa de acero y cristal ahumado la separaba de la amenaza del Cadenas, pero aun así experimentaba una cierta sensación de alivio. Lo cual le recordó que tenía que pensar. Debía recobrarse y pensar, porque a menos que pudiera convencer a Nick de que corría peligro, estaba sola.
_________ miraba por la ventana, vigilando con ojo atento la puerta del bar. Los otros pasajeros subieron al autobús, seguidos del conductor, que cerró la puerta con un rumor neumático y puso en marcha el vehículo. El Cadenas no había aparecido.
Nick le tocó el brazo.
—¿Qué demonios estás buscando, eh?
_________ apartó el brazo bruscamente, dando un respingo como rechazo a su contacto. La honda amargura que la invadió la cogió por sorpresa. Volviéndose hacia él mientras el autobús por fin se alejaba del bar, dijo en un tono que manifestaba incredulidad:
—Has dejado muy claro que piensas que solo soy una zorra mentirosa. ¿Por qué demonios iba yo a contarte nada, aunque tuviera un problema?
Pero Nick pensaba que la pelirroja no se había quedado corta en insultos durante el viaje, de manera que se negó a sentirse avergonzado por su comportamiento. Se limitó a mirarla con insolencia.
—Porque soy lo único que tienes.
Un ruido que podía haber pasado por una carcajada surgió de los labios de _________. Apoyó la cabeza contra el respaldo y la meneó de un lado a otro mirando al techo.
—Pues entonces que Dios nos ayude.


Jimmy Cadenas había huido de la turbamulta que pretendía lincharlo en el servicio abriéndose paso a codazos entre las furiosas damas y escapando por la cocina. Su primer impulso, cuando oyó que el autobús se ponía en marcha, fue meterse en el coche para seguirlo. Pero Kaylee le había dicho que era inteligente, y él había advertido que las personas inteligentes solían detenerse a pensar en lo que hacían, en lugar de pasar de inmediato a la acción.
De manera que lo intentó. Se detuvo y se puso a pensar. Y se le ocurrió que si decidía seguir el autobús, tarde o temprano alguien se daría cuenta.
Pero ¿entonces cómo demonios sabría dónde encontrar a Kaylee, si no podía seguir el autobús? Bueno, siempre podría llamar al jefe para pedirle su opinión, pero en aquel momento la idea se le antojaba muy mala.
Se quedó pensando un rato más. Luego rodeó la cafetería y volvió a entrar por la puerta principal.
Estaba todo tranquilo, después del ajetreo del autobús. Jimmy decidió preguntar a una de las adolescentes que limpiaban las mesas.
—Eh. —Se acercó a una joven que llevaba una larga coleta castaña y que iba recogiendo los platos sucios de la mesa para ponerlos en el carrito. La chica se limpió las manos en el sucio delantal blanco que llevaba sobre los vaqueros y le miró—. Esto... Mira, tenía que encontrarme aquí con mi hermana, pero no la he visto. ¿Podrías decirme cuál es la siguiente parada del autobús?
—No conozco todas las paradas —contestó ella, inclinándose para limpiar la mesa—, pero cenarán en el Diamondback, en Laramie.
—Gracias. Toma. —Y le dio veinte dólares—. Cómprate algo bonito.
—¡Vaya! —La chica se quedó mirando el billete. Luego apartó por primera vez la vista de su trabajo para sonreírle—. Gracias, señor.
Jimmy se sintió de maravilla. Kaylee tenía razón: era inteligente. Y siendo un tipo inteligente, pensó que ese sería un buen momento para marcharse del pueblo. Más le valía no andar por allí cuando descubrieran a Bobby en la cámara de refrigeración. Salió del bar y se encaminó hacia el coche de alquiler. Ya había pagado el motel. Puso el vehículo en marcha y se quedó allí un momento, esperando a que el aire acondicionado empezara a mitigar el calor.
Cuando la temperatura alcanzó un grado tolerable, metió la primera y salió del aparcamiento. Condujo con cuidado hasta la salida principal a la autopista.
Entonces pisó a fondo, rumbo a Laramie.
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Octubre 24th 2013, 19:04

Capítulo 14
Antes de que Kaylee oyera el ruido del autobús de _________, había invertido su tiempo en vigilar el aparcamiento del bar y en admirar su nueva manicura. El Curl Up and Dye estaba situado en mitad de la nada, pero su dueña sabía lo que era una manicura. Las uñas de Kaylee no tenían tan buen aspecto desde hacía siglos.
Había sido una hora de inesperada alegría. Maydeen, propietaria de la peluquería, era una esteticista de las que le gustaban a Kaylee. Hablaron de moda, luego de hombres, y Kaylee pensó que había encontrado a un alma gemela cuando se enteró de que las dos seguían el mismo culebrón. La relación quedó definitivamente cimentada cuando Maydeen estuvo de acuerdo con ella en que la historia principal de hacía un par de años, sobre el embarazo de unos hermanos que no eran del todo gemelos, puesto que fueron concebidos por distintos padres, seguía teniendo hasta el momento todas las papeletas para recibir el premio a la peor trama de toda la historia. Cuando llegó la siguiente clienta de Maydeen, a su cita de la una cuarenta y cinco, Kaylee se acercó a la ventana por si veía a Bobby, aunque no por ello dejó de meter baza en la conversación.
Luego el autobús salió del aparcamiento, en dirección a la autopista, y Kaylee se concentró en el trabajo. Miró a través de las láminas de las cortinas, esperando ver a Bobby y a _________.
Y esperó.
Y esperó.


«Maldita sea, Bobby». Pegó la nariz a la ventana. «Más vale que esto no sea una venganza por una bromita de nada.»
—¿Has dicho algo, cariño? —Maydeen alzó la vista.
—Sí. Malditos sean los hombres.
—Oh, oh. ¿Se está retrasando tu chico?
—Sí, maldita sea. —Kaylee apartó un momento la vista de la ventana para volverse hacia el interior de la peluquería—. No sé qué les vemos, Maydeen. Podríamos vivir perfectamente sin esos animales.
—Y la ley no nos permite castrarlos —convino la esteticista. Luego lanzó un suspiro de conmiseración—. Estoy de acuerdo contigo.
—En realidad, eso podría ser parte del problema —admitió Kaylee, hablando sobre el hombro, pero sin perder de vista la ventana—. Justo antes de que me dejara aquí, pronuncié el nombre maldito de Lorena Bobbit.
—¡Huy! Parece que los hombres pierden todo el sentido del humor cuando se habla de esa mujer, ¿eh? Y eso que es una artista del cuchillo.
Pero Kaylee había dejado de escuchar. Le había llamado la atención un hombre que salía de la parte trasera del bar para volver a entrar por la puerta principal. Se le quedaron las manos frías, y supo que no tenía nada que ver con el aire acondicionado de la peluquería.
Conocía esos andares. Y estaba segura de que aquellos destellos bajo el sol del mediodía provenían del brillo del oro.
Jimmy Cadenas.
¡Mierda! Kaylee se apartó de la ventana con una involuntaria inquietud, aunque el Cadenas ya había desaparecido dentro del bar y era imposible que la hubiera visto tras las cortinas del Curl Up and Dye. Y eso suponiendo que al tío se le hubiera ocurrido siquiera mirar en aquella dirección.
Mierda, mierda, mierda, mierda, ¡mierda! Aquello suscitó una nueva pregunta en la que no quería ni pensar. ¿Sabría Jimmy dónde buscarla? Por Dios, por Dios. ¿Dónde estaba Bobby?
La presencia del Cadenas en aquel pueblecito de Wyoming añadía una nueva urgencia a la situación.
Jimmy salió del bar poco después, y de nuevo Kaylee se apartó de la ventana por instinto. Lo vio cruzar el aparcamiento en dirección al motel. Allí se subió a un sedán plateado. El corazón le brincó en el pecho. Cielo santo, ¿habría dormido allí también la noche anterior? Era increíble que no se hubieran tropezado.
Dios... ¡Ojalá Bobby y _________ estuvieran a salvo!, rezó.
Se dirigió hacia la puerta en el instante en que el Cadenas desapareció de su vista. Ya casi se había marchado cuando se acordó de despedirse:
—Hasta la próxima, Maydeen. Me marcho ya.
—¿Ha venido tu novio? —Maydeen colocó el rulo que tenía en la mano y se enderezó llevándose un puño a la zona lumbar mientras estiraba la espalda—. No me importaría nada echarle un vistazo.
Kaylee se obligó a esbozar una sonrisa.
—No, el muy imbécil no ha venido. Ya le veré en el motel. —O eso esperaba con todo su corazón. «Por favor, por favor, que esté allí escondido»—. Gracias por la manicura. Es una de las mejores que me han hecho en la vida.
La esteticista se dio unas palmaditas en el bolsillo donde había guardado la propina de Kaylee.
—Ha sido un placer, cariño.
Kaylee echó a correr torpemente en el instante en que la puerta se cerró a su espalda. Cuando llegó a la habitación del motel, tenía el escote empapado de sudor.
—Bobby —llamó en voz baja nada más entrar—. ¿Estás aquí? ¿_________?
Pero ni en la lúgubre habitación ni en el diminuto cuarto de baño había nadie.
—Joder, joder. —Kaylee se dejó caer en el borde de la cama. Se abrazó a la cintura y se inclinó sobre las rodillas, meciéndose adelante y atrás. ¿Dónde estaría Bobby? ¿Le habría sorprendido el Cadenas? «No, por favor. Por favor.»
Por fin respiró hondo y se enderezó. Tenía que pensar. Tenía que pensar como lo haría _________, y solucionar aquello.
Kaylee envió al cielo una silenciosa oración pidiendo que el Cadenas no se hubiera cargado también a _________. Porque no podría vivir con ello.
Volvió a respirar hondo y sacudió las manos. Por un segundo su atención quedó centrada en la belleza de sus uñas, pero luego cerró los puños, los apretó contra su regazo y se concentró en la espantosa pared de enfrente. Venga. Venga. Piensa.
No había muchos sitios donde mirar en aquel pueblo, así que lo más inteligente sería empezar por un extremo e ir avanzando hacia el otro. Si no obtenía ningún resultado, Dios no lo quisiera, siempre podría cruzar la calle y hacer lo mismo al otro lado. Aunque ya sabía que Bobby no andaba cerca de la peluquería, que era el único edificio a ese lado del pueblo.
Salió de la habitación sin perder de vista la carretera, por si Jimmy Cadenas volvía mientras ella avanzaba con cautela por la irregular acera. Por primera vez en su vida maldijo su afición a los zapatos de tacón. Por fin llegó a la gasolinera que hacía también las veces de supermercado y que definía un extremo del pueblo. Cuando abrió la puerta sonó una campanilla, y el joven que había tras el mostrador alzó la vista.
Tenía una prominente nuez de Adán, que brincó compulsivamente en su cuello en cuanto la vio.
—¿Puedo ayudarla en algo? —preguntó mirando a sus tetas mientras Kaylee se acercaba.
Esta tendió la mano sobre el mostrador para ponerle el dedo bajo el mentón y obligarle a subir la cabeza hasta mirarla a los ojos.
—Mírame aquí arriba, cariño, y presta atención —ordenó, dándose golpecitos con la uña pintada de escarlata en la sien.
El chico se puso colorado, lo que en circunstancias habituales a ella le habría parecido divertido. Pero en ese momento lo único que le apetecía realmente era decirle que no tenía tiempo para esas tonterías.
Pero si Kaylee sabía algo, era de hombres y de su vanidad, a veces tan frágil, de manera que esbozó una amable sonrisa y le acarició el mentón con el pulgar antes de retirar la mano.
—Pareces un chico observador. ¿Has visto hoy por aquí a una mujer que se parece mucho a mí?
Con la nuez de Adán subiendo y bajando furiosamente por su cuello, el joven meneó la cabeza. Los ojos se le iban todo el rato, pero él se esforzaba por centrar la vista una y otra vez.
—No, señora. Seguro que me acordaría.
Ella le dedicó una sonrisa de «pero qué mono eres».
—¿Y a un tío de uno noventa más o menos, moreno, de ojos azules?
—No.
—Maldita sea. Bueno, muchas gracias de todas formas.
Se dirigía hacia la salida cuando se le ocurrió una idea y dio media vuelta. El joven tenía la vista clavada en su culo, pero de inmediato rebotó hacia sus ojos. Kaylee disimuló una sonrisilla. Desde luego... los jóvenes eran adorables. Tan fáciles de domar...
—¿Y no habrás visto a un hombre de algo menos de uno ochenta, de pelo castaño, que lleva un montón de cadenas?
Al chico se le animó el semblante, obviamente encantado de poder ofrecer una respuesta.
—Sí, a ese sí. Viste muy raro. Ha venido un par de veces los últimos días.
Desde luego había sido una cuestión de suerte que Bobby y ella no se hubieran tropezado con él.
—Gracias, cariño. Si vuelve, no le digas que he preguntado por él, ¿eh?
—De acuerdo.
Kaylee se tomó el tiempo de dedicarle su más radiante sonrisa.
—Eres un cielo.
Salió de la tienda, y mientras iba de camino al bar, se volvió y advirtió la cabina telefónica en la línea divisoria entre los dos establecimientos. La posibilidad de que hubiera alguien en el suelo de la cabina era remota, pero la mitad inferior, incluida la puerta, era metálica, lo que hacía imposible saber desde lejos si estaba vacía o no. De manera que se acercó y empujó la puerta, que se abrió sin dificultad.
Kaylee se dio media vuelta, pero de pronto le llamó la atención el contenedor de basura detrás de la tienda. El corazón le dio un enorme brinco en el pecho, y tuvo que apoyarse con la mano en la barandilla que corría junto a la cabina. Luego, haciendo acopio de fuerzas, se enderezó y se acercó al receptáculo.
Cuando alzó la tapa sobre sus bisagras, su prístina manicura destacó frente al baqueteado metal verde. La mantuvo abierta todo lo que le permitían los brazos, y se puso de puntillas para mirar dentro. Suspiro de alivio al ver que allí no había nada extraño, y dejó caer la tapa con un chasquido metálico.
Enjugándose el sudor de la frente con el antebrazo, se palmeó las suaves carnes sobre el corazón con la otra mano e intentó controlar sus acelerados latidos respirando hondo y despacio.
—Joder, chica, tienes que calmarte un poco. Creo que te ha salido la primera cana.
Un momento después entraba en la penumbra del bar. Aquello no alivió en nada su tensión, pero al menos era un descanso del inclemente sol. Se quedó un momento junto a la puerta, esperando a que se le acostumbraran los ojos a las sombras, ignorando el dolor de cabeza que empezaba a despertarse. A medida que las sombras fueron dando paso a los detalles, Kaylee miró a su alrededor e hizo inventario.
Había dos hombres sentados a la barra, otros dos tomaban unas cervezas en una mesa del fondo, y un tipo alto y flaco como el palo de una escoba se inclinaba sobre la mesa de billar, colando las bolas en solitario. La miró sin enderezarse, echándose hacia atrás el sombrero Stetson para regodearse bien en ella. Por una vez en su vida, Kaylee no sintió ninguna satisfacción por despertar la admiración masculina. Se acercó a la barra acompañada por los suaves gemidos que salían de la jukebox que hablaban de una mujer que tenía el dinero de su padre y la belleza de su madre.
El camarero era un extraño individuo que mantuvo la vista en su rostro mientras ella le interrogaba. Kaylee agradeció su cortesía, pero fue la única satisfacción que recibió. No había visto a Bobby ni a _________.
Una hora más tarde, Kaylee había vuelto al motel dispuesta a agotar el último recurso, la cámara frigorífica que había detrás. Encontró la puerta cerrada con llave y el pomo torcido, lo que parecía demostrar más allá de toda duda que allí no había ido nadie ese día, y mucho menos Bobby. Kaylee apoyó la frente contra la puerta sintiéndose derrotada.
Tenía la sensación de que habría hablado con toda la población de Arabesque, Wyoming. Y la única persona que recordaba a un hombre que respondiera a la descripción de Bobby era la cajera de la cafetería. Recordaba haberle visto salir con alguien que se parecía sospechosamente a Jimmy Cadenas.
Tenía que enfrentarse a los hechos. Tal vez a Bobby no le hubieran tendido trampa alguna. Había mirado en todos los lugares donde podían haber escondido un cuerpo. Había visto cómo el Cadenas se marchaba solo, y no había reparado en un solo montículo de tierra de aspecto sospechoso que señalara el lugar de una tumba cavada apresuradamente. Lo mirara como lo mirase, solo podía extraer una conclusión.
Bobby estaba compinchado con Jimmy Cadenas, y siempre lo había estado. ¿Cómo se explicaba entonces el hecho de que el Cadenas hubiera podido seguirlos hasta ese villorrio? Por lo general, este tenía problemas para encontrar su propio culo con las dos manos y una linterna.
No estaba preparada para el dolor de la traición, que le hendió el estómago como si fuera ácido. Se había convencido de que Bobby no era más que otro tipo con el que echarse unas risas y practicar sexo explosivo, pero en algún momento él había logrado romper su protección y convertirse en algo más que un buen amante. Kaylee pensó que seguramente se debía al hecho de que él había accedido a ayudarla a encontrar a _________, a pesar de que ella le negaba el sexo que para él era muy importante, y de que a Bobby no le hacía ninguna gracia verse envuelto en aquel asunto.
Y había jugado con ella a su antojo; su reticencia a implicarse en esa historia hizo que ella le quisiera aún más. Cuando ahora resultaba evidente que Bobby tenía la intención de quedarse a su lado para «ayudarla». Por Dios, debía de partirse de risa cada vez que se separaba de ella, supuestamente para ir a la cafetería en busca de comida, cuando lo que hacía era encontrarse con el Cadenas para planear su muerte.
Kaylee dio un puñetazo en la puerta.
—¡Maldito seas, Bobby!
—¿Eh?
Era un ronco susurro, tan débil que al principio Kaylee creyó haberlo imaginado. Lanzó un resoplido de burla. «Qué idiota eres —se dijo—. Lo que te gustaría es que todas tus sospechas fuesen mentira. Pues más te vale hacerte a la idea, guapa.»
Al otro lado de la puerta se oyó un débil arañazo, y otro susurro apenas audible.
—¿Hay alguien ahí?
Kaylee alzó la cabeza de pronto.
—¿Bobby? —Pegó la oreja a la puerta con el corazón martilleándole de tal manera que apenas podía oír nada con aquel estruendo—. ¿Bobby? ¿Estás ahí?
—Sí.
—¡Ay, Dios mío! ¿Estás herido?
—Hummm... —Se produjo una larga pausa y luego masculló—: Frío.
Kaylee sacudió el pomo y empujó la puerta con el hombro, echando sobre ella todo su peso.
Pero ocurrió lo mismo que había sucedido anteriormente: nada.
—La puerta está atascada. Ahora mismo vuelvo. Voy a llamar a alguien.
No hubo respuesta. Kaylee vaciló un momento, en una agonía de indecisión, con la oreja pegada a la puerta.
—¿Bobby? ¿Me oyes, cariño? Voy a conseguir ayuda.
Pero Bobby seguía sin contestar, y Kaylee empezaba a sentir las primeras punzadas del pánico, cuando por fin captó un susurro apenas audible.
—Bien.
Echó a correr hasta la parte delantera del motel irrumpió en la oficina con tal ímpetu que las cortinas de la puerta todavía seguían rebotando mucho después de que ella hubiera llegado a la recepción.
Allí no había nadie.
Hizo sonar el timbre que había en el mostrador y al ver que no obtenía resultados, probó otra vez, y otra.
Y siguió golpeando aquella campanilla en un cacofónico frenesí.
—¿Qué coño está pasando ahí? —El propietario salió como una furia de la trastienda, limpiándose una mancha de salsa de tomate de la comisura de la boca con la servilleta que llevaba en un puño, mientras con la otra mano se arrancaba otra servilleta que llevaba remetida en el cuello—. ¿A qué viene ese jaleo? —Y le arrebató la campanilla de las manos.
—¡Venga, deprisa! —exclamó ella—. Un hombre se ha quedado encerrado ahí fuera en la nevera.
—¿Qué? —El hombre la miró furioso—. En esa nevera no puede haber nadie.
—¡No se ha metido allí por gusto! —Kaylee casi bailaba de pura impaciencia, deseando que aquel inútil moviera el culo de una vez—. ¡Venga, maldita sea! ¿Quiere usted espabilar? ¡Tenemos que sacarle!
El propietario era bastante gallito y se sintió picado ante aquel tono de voz, de manera que se irguió como si hubiera recibido una afrenta.
—A mí no me hable así, jovencita. ¿Qué se cree, que porque esto es un pueblo pequeño aquí somos todos unos catetos? Pues se equivoca. Ahora mismo estoy cenando y no tengo tiempo para aguantar las groserías ni los jueguecitos de la gente de ciudad. —Y con estas palabras se volvió de nuevo hacia la puerta que separaba la oficina de su vivienda.
Kaylee se plantó detrás del mostrador con las tres zancadas más largas que había dado en su vida. Agarró al hombrecillo del hombro, le hizo dar media vuelta y le cogió de la camisa para tirar de él con todas sus fuerzas. Con los tacones medía cerca de uno ochenta, y cuando el dueño del motel dejó de debatirse, tenía la nariz enterrada entre sus tetas. Kaylee lo sacó de allí, lo alzó hasta ponerlo de puntillas y bajó la cabeza para mirarle de cerca a los ojos.
—Escuche, mequetrefe, esto no es ningún juego. Mi novio está encerrado en su cámara frigorífica. No fue idea suya meterse allí, y como le ocurra algo porque usted se ha negado a sacar el culo de aquí para ir a comprobarlo y sacarlo de allí pienso montarle un pleito de tal calibre que va a estar enterrado entre papeles hasta el día del juicio final.
Entonces lo soltó y dio media vuelta pivotando sobre un tacón de aguja. Y sin mirar atrás, se encaminó hacia la puerta.
—¡Mueva el culo!
Y el hombre movió el culo.
Este sufrió de nuevo un ataque de rabia al ver el estado del pomo de la puerta, que Kaylee sospechó se debía a la artesanía de Jimmy Cadenas.
—¡Mire! —gritó el hombre—. ¡Mire! Pues esto me lo van a tener que pagar. Esto...
Pero algo debió de ver en la expresión de Kaylee, porque se tragó emérito el resto de su retahíla.
—Tendré que ir a por herramientas —murmuró.
—Pues dese prisa. —Kaylee se pegó a la puerta sin esperar a que se marchara—¿Bobby? Cariño, ¿me oyes?
Al no obtener respuesta, empezó a dar puñetazos.
—¡Bobby! Joder, por favor, por favor, contéstame.
—F-frío —le oyó decir con un hilo de voz.
—Aguanta un poco, mi vida. Vamos a sacarte de ahí en un minuto... dos, como mucho. —Kaylee miró frenética a su alrededor—. ¡Ay, Dios mío! ¿Dónde está ese inútil? —Echó hacia atrás la cabeza y se puso a pedir ayuda a pleno pulmón.
Fue sin duda por el estrépito que estaba armando lo que obtuvo tan rápidos resultados. El dueño del motel acudió corriendo con una caja de herramientas, a la vez que el personal de cocina de la cafetería salía a ver qué pasaba. Un instante después se acercó a la carrera también un hombre al que Kaylee tomó por un ranchero. Llevaba entre los labios un palillo de dientes mordisqueado.
Fue él quien tomó el mando de la situación, cortando el chorro de preguntas para preguntar con serena autoridad, dirigiéndose directamente al dueño del motel:
—¿Qué pasa aquí, Irv?
—Un tío de la ciudad, que se ha quedado encerrado en mi nevera —replicó el hombre con amargura, mientras trasteaba con el pomo doblado de la puerta, sin obtener resultados visibles.
Kaylee, que sabía reconocer a un tipo emprendedor, volvió toda su atención hacia el ranchero.
—Por favor —imploró—, sáquelo de ahí. No se ha metido ahí por gusto, y tengo miedo de que esté malherido.
El ranchero contempló la puerta.
—Supongo que podría abrirla de una patada.
Irv al instante hinchó el pecho, pero Kaylee interrumpió lo que imaginaba iba a ser una diatriba sobre la santidad de su propiedad.
—No —se negó de mala gana—. Podría hacerle todavía más daño. Me parece que está tirado en el suelo justo detrás de la puerta.
El ranchero se agachó para rebuscar en la caja de herramientas. Cuando encontró lo que buscaba, se levantó.
—Apártate, Irv.
Irv se apartó y el ranchero ocupó su sitio. Al cabo de unos momentos había abierto la puerta todo lo que podía antes de que el cuerpo inerte de Bobby la bloqueara.
Kaylee entró en la cámara.
—¿Bobby?
Estaba tumbado boca abajo en el suelo, y un gemido de angustia escapó de sus labios al ver el hinchado chichón que tenía en la nuca, del tamaño de un huevo de ganso. En el centro se veía una honda brecha con una costra de sangre negra en los bordes.
—Joooder. —Kaylee cayó de rodillas a su lado y le tocó el brazo, que estaba helado—. ¿Bobby?
—¿Qué tal ahí dentro, señorita? —La rendija de luz que entraba por la puerta quedó eclipsada por el fornido cuerpo del ranchero, que en ese momento intentaba entrar—. ¿Está bien?
—No. Está helado, y no me contesta, y... —Kaylee se quedó sin aliento y le parecía que no le entraba aire suficiente en sus pulmones. Jadeando, notó que la histeria estaba a punto de dominarla. Tendió la mano hacia el ranchero—. Por favor —suplicó entre rasposos jadeos—. Por favor.
—Está bien. No se preocupe. —Asomó la cabeza por la puerta—. Que alguien me traiga una bolsa de papel. —Luego le agarró la mano con la suya, dura como el cuero, y la ayudó a levantarse—. Salga, señorita. Yo saco a su hombre para ver cómo está.
Un momento después, dejaba a Bobby sobre el asfalto caliente. Utilizó su inmaculado pañuelo para que la herida de la cabeza no tocara el suelo. Kaylee se agachó a su lado, deseosa de ayudar en algo. Por desgracia, se sentía tan inútil como el pobre Bobby tirado en el suelo. Respiraba entrecortadamente intentando coger aire. Un cocinero se acercó corriendo agitando una bolsa de papel. El ranchero se la arrebató de la mano, la abrió con una sacudida y se la ofreció a Kaylee.
—Póngasela en la boca y respire. No le pasa nada, solo está hiperventilando.
Kaylee obedeció, mirando por encima de la bolsa mientras el ranchero abría los párpados de Bobby para observar la reacción de las pupilas a la fuerte luz del mediodía. Luego presionó con dos dedos sobre la arteria bajo el mentón, y se sentó sobre los talones mirándola.
—Yo diría que tiene hipotermia, agravada por la pérdida de sangre debida al golpe en la cabeza. También parece sufrir una conmoción cerebral.
Kaylee bajó la bolsa.
—¿Hay por aquí un médico o una clínica?
—Algo parecido. Vamos a meterlo en su coche y le dibujaré un mapa.
—Gracias. —Tendió el brazo por encima de Bobby para tocar la mano al ranchero—. Ha sido usted genial.
En ese momento Bobby abrió los ojos y observó a su alrededor con mirada vacilante. Pasó de largo la cara de Kaylee, pero luego volvió a fijarse en ella. Torció la boca en una sombra de su vieja sonrisa encantadora; Kaylee se sintió conmovida hasta lo más profundo. Pero tras esa emoción, recibió un latigazo de culpa al acordarse de sus sospechas sobre él.
—Dios, Bobby, lo siento —susurró—. Siento muchísimo lo que he pensado. —Le agarró una mano lacia con las suyas y se la cubrió de besos. Luego la estrechó con reverencia entre sus pechos.
—Eh, no pasa nada —replicó Bobby con voz pastosa.
La miró parpadeando varias veces. Se le desenfocaba la vista. Por fin pareció poder centrarse en un punto de su cara, y allí la dejó clavada, con una floja sonrisa y un gesto de sorpresa en sus cejas enarcadas.
—¿Nos...?
Se quedó sin voz, pero luego pareció hacer acopio de fuerzas para repetir:
—¿Nos...?
De nuevo guardó silencio. Kaylee, sin soltarle la mano que tenía enterrada hasta la muñeca entre sus pechos, se inclinó sobre él para mirarle con ternura a los ojos.
—¿Qué quieres preguntar, cariño?
Él parpadeó de nuevo.
—¿Nos conocemos?
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Octubre 24th 2013, 19:05

Capítulo 15
El autobús salió de la autopista para hacer una parada en un mirador. Había dejado atrás la gran cuenca central, y empezaba a subir por un terreno más montañoso.
—Quince minutos, amigos —avisó el conductor por los altavoces—. Aprovechen para estirar un poco las piernas y disfrutar de las vistas.
_________ bajó del autobús, inquieta y en estado de alerta. No hacía más que mirar alrededor, esperando ver aparecer en cualquier momento a Jimmy Cadenas blandiendo su pistola. Nick la agarraba con firmeza del brazo, y por una vez _________ agradeció su falta de confianza. Ni siquiera le importaba que se hubiera comportado como un cerdo en el restaurante. Lo único que deseaba era estar cerca de él, y así lo hizo incluso cuando él relajó la presa y por fin le soltó el brazo.
Con cada momento que pasaba sus nervios se iban relajando. El mirador era poco más que dos carriles que se apartaban de la autopista interestatal. Uno hacía las veces de aparcamiento, y el único vehículo estacionado allí, aparte del autobús, era una furgoneta de la que estaba saliendo una familia de cinco miembros. A la derecha había un retrete público y una pequeña cabaña al lado del carril de aparcamiento, que hacía de sala de espera para los pasajeros que aguardaran el autobús.
A esa altura, todavía hacía calor, pero una brisa fresca coqueteaba de forma intermitente con la idea de ofrecer un poco de alivio. Aquello era tranquilo y silencioso, y _________ se fue sosegando y relajó un poco la tensión. Se apartó de Nick y echó a andar entre la multitud hacia el mirador.
Se quedó un rato admirando la vista de las montañas hacia el sur, pero luego comenzó a agobiarse por la aglomeración de gente y se marchó. Volvió hacia el autobús, tomándose su tiempo y disfrutando de la libertad de no tener nadie a su lado, aunque solo fuera por unos instantes.
El coche salió de la nada. _________ estaba sola en la carretera, dirigiéndose hacia el autobús, y en un segundo apareció un sedán proveniente de la autopista, que iba lanzado hacia ella a toda velocidad.
_________ se quedó paralizada, mientras la tonelada de acero se le echaba encima. Pero, de pronto, una mano cubierta de manchas de vejez y atravesada por un entramado de suaves y nudosas venas la agarró de la muñeca y la apartó de un tirón. El coche pasó zumbando sin detenerse. No la había atropellado por milímetros.
_________ se quedó allí parada, respirando con dificultad, mirando sin ver en dirección al coche que desaparecía. Luego se volvió para mirar a la anciana pequeña y de pelo blanco, más de diez centímetros más baja que ella, y tan delgada que daba la impresión de que una ráfaga de viento se la podía llevar volando.
—Malditos adolescentes. —La anciana soltó la muñeca de _________ y sacudió la mano para dispersar el polvo que había levantado el coche a su paso—. Deberían quitarles el carnet por conducir así.
—¡Dios mío! Muchas gracias —logró decir por fin _________, cuando recuperó el resuello—. Me ha salvado la vida. —Entonces se dio cuenta de lo que había dicho la mujer—. ¿Era un adolescente? ¿Le vio usted? —Ella no había visto nada.
—Bueno, no, pero ¿quién si no puede conducir de esa manera?
Nick llegó a la carrera, se detuvo bruscamente junto a _________ y la agarró por los hombros.
—¿Estás bien? Madre mía, vuelvo la cabeza un minuto y cuando me doy cuenta casi te atropellan. Me han dicho que te has salvado por un pelo.
_________ se arrojó en sus brazos y Nick la estrechó con fuerza. El estómago le dio un desagradable brinco.
—Malditos adolescentes —repitió la anciana.
Nick la miró por encima de la cabeza de _________.
—¿No se habrá fijado usted en la matrícula?
—Pues no. Fue todo demasiado rápido.
—Me ha salvado la vida, Nick —masculló _________, pegada contra su pecho—. De no ser por ella, estaría hecha pedazos en la carretera.
—Se lo agradezco muchísimo, señora.
—Qué demonios. —La anciana se encogió de hombros—. Cualquiera habría hecho lo mismo.
—Puede, pero no ha sido cualquiera. —Nick se fijó en ella. Era evidente que su aspecto frágil era más que engañoso—. Debe usted de ser más fuerte de lo que parece —dijo sonriendo—. Mi amiga es mucha mujer para que alguien como usted tenga que ir apartándola a tirones de las carreteras.
La mujer dobló un brazo, haciendo saltar un bíceps sorprendentemente robusto.
—Toda la vida cuidando de un rancho, cincuenta años practicando esquí de fondo y tres días a la semana en el gimnasio desde que vendimos la tierra.
—Y yo estoy fervientemente agradecido por cada uno de ellos.
_________ se apartó del calor del abrazo de Nick para volverse hacia la mujer que la había salvado.
—Muchísimas gracias —dijo, cogiéndole las manos—. No sé cómo podría pagárselo.
—No tienes que pagarme nada, cariño. Me alegro de haber podido ayudarte.
—Es hora de marcharse —gritó el conductor del autobús.
Una vez en marcha, _________ pensó en lo cerca que había estado de perder la vida. Era muy probable que la anciana tuviera razón al creer que había sido un adolescente, alguien joven e inexperto que se había dejado llevar por el pánico al ver que casi había atropellado a alguien.
Pero _________ no creía mucho en las casualidades. Y haber estado dos veces al borde de la muerte en una sola hora se le antojaba una casualidad de las gordas.
Cuando llegaron a la siguiente parada, lo había pensado largo y tendido, y había llegado a la conclusión de que el hombre que le había hecho señas en la cafetería tenía que ser Bobby LaBon. Por lo menos encajaba con la descripción de Kaylee. Pero debía averiguar si lo enviaba de verdad su traicionera hermana o si formaba parte del escuadrón de asalto junto con Jimmy Cadenas.
Esto último no le convencía demasiado. No podía pasar por alto que había visto a los dos hombres juntos, pero la hipótesis de la conspiración resultaba más probable si Bobby hubiera quedado con ella para encontrarse en algún sitio, porque desde luego habría hecho todo lo posible por acudir.
De manera que si Bobby no estaba con el Cadenas y le había enviado Kaylee, ¿significaba aquello que su hermana andaba cerca? ¿Habría ido a rescatarla?
Pero no le beneficiaba hacerse ilusiones. Su hermana, a quien conocía y a quien quería, jamás se había molestado demasiado en ayudar a nadie.
Aunque, a pesar de todo, sintió el calor de un diminuto atisbo de esperanza.
Sin embargo, no era capaz de conservar ninguna emoción durante mucho tiempo. Todo un torbellino de emociones se agitaba en su interior, y parecían luchar entre ellas para conseguir su atención. La más persistente era la culpa.
_________ sabía que debía informar a Nick sobre el ataque del Cadenas. Desde que salieron de Arabesque llevaba dándole vueltas y vueltas al tema, como un cachorro con una madeja, y el incidente con el coche no había hecho más que reforzar su certeza. Podía seguir mordisqueando la madeja y jugando con ella y buscar en vano algún cabo suelto que pusiera de manifiesto, por arte de magia, alguna otra opción. Pero el asunto estaba muy claro. No tenía más remedio que contárselo todo, sobre todo sabiendo que en cualquier sitio, en cualquier momento, podría sufrir un ataque similar.
Pero le producía escalofríos hablar del tema con Nick. Había vuelto a encerrarse en su mutismo, lo cual indicaba sin duda alguna que su preocupación por lo ocurrido en el mirador no había sido tanto por ella como por su deseo de mantener intacta su inversión. Y se había formado un concepto de ella al que se aferraba con tanta obstinación, tan ciegamente que sabía que sería toda una batalla lograr que la creyera.
Sin embargo, concluyó con un hondo suspiro, cuanto antes mejor. Eso creía al menos.
Nick advirtió que _________ se volvía hacia él. Llevaba removiéndose en el asiento desde que subieron al autobús, y tanta agitación le estaba mareando. Sin abrir los ojos, le inmovilizó la mano contra el muslo para que se estuviera quieta.
—¿Quieres parar de una vez?
—¿Parar de qué? —replicó ella mordaz—. ¿De respirar?
—Por mí, perfecto. —Fue una respuesta refleja, pero Nick no pretendía iniciar una discusión. Solo quería que dejara de moverse. Un sudor frío le perlaba la frente, se encharcaba en su pecho y en sus axilas, y una nueva oleada de náuseas le subió por la garganta—. Deja de moverte, maldita sea.
—Tengo algo que decirte. —Le apartó los dedos que le inmovilizaban la mano contra el muslo desnudo.
Nick retiró el brazo. Por una vez ni siquiera fue consciente del tacto de su piel. _________ le dio un codazo impaciente y Nick tuvo que respirar hondo para combatir nuevas náuseas.
—Jonas, ¿quieres escucharme? Tengo algo que contarte.
—Y yo estoy seguro de que cada palabra que salga de tus labios será una valiosísima perla —replicó él entre dientes—. Pero te voy a pedir un favor. Ahórratelo. —Empezaba a tener la espantosa sensación de que comerse aquel pollo durante el almuerzo no había sido la mejor idea del día.
—Te aseguro que nada me gustaría más —saltó ella—. Pero como el tiempo es fundamental...
—¡Te he dicho que no! —Nick abrió los ojos y todo le pareció demasiado brillante, los colores demasiado vivos. ¿Cuándo demonios se había vuelto el vestido de la pelirroja de ese nauseabundo color rosa chillón? Tragó saliva y la miró ceñudo—. No estoy de humor, ¿de acuerdo?
Ella replicó a aquella advertencia con una dosis de su habitual buen talante.
—Pues mala suerte, tío, pero yo no estoy de humor para que me asesinen porque me hayan confundido con mi hermana.
Él entornó los ojos.
—¿De qué demonios estás hablando?
—Jimmy Cadenas, el tipo del que te hablé, ese que había matado a la mujer en Miami... La razón por la cual, a lo mejor te acuerdas, Kaylee violó su fianza e hizo que tú y yo acabáramos juntos. Bueno, pues el tal Cadenas estaba hoy en Arabesque.
—¡Por Dios santo! —A Nick no le hacía falta toda esa mierda con lo mal que se encontraba—. Y ahora esperas que yo me lo trague, supongo. Ahora que estamos a ciento cincuenta kilómetros y no tengo manera de confirmar la historia. No, si ahora me dirás además que era el que conducía el coche que casi te atropella.
—Eso mismo me preguntaba yo.
Nick la miró con disgusto.
—Joder, crees que soy idiota, ¿verdad?
—Yo nunca he dicho que fueras idiota.
Bueno, Nick se lo había buscado él sólito. Se enjugó el sudor de la frente y preguntó con sarcasmo:
—¿Y dónde demonios apareció por arte de magia ese Jimmy Cárdenas?
—¡Cadenas! Jimmy Cadenas.
—Cadenas. —Nick tuvo que tragar saliva, sacudido por otra violenta oleada de náuseas que avivó su ira. No estaba de humor para sus juegecitos—. ¿Y qué hacía en Arabesque? ¿Estaba comiendo en la mesa de al lado?
—No, estaba...
—Y supongo que solo lo viste tú, claro.
—Pues la verdad es que todo un grupo de...
—Y vamos a suponer que soy tan crédulo que me trago todas esas chorradas —la interrumpió él de nuevo; no quería enredarse en las madejas de realidad y ficción que la pelirroja tejería con su labia habitual a la más mínima oportunidad—. ¿Por qué crees que quiere matarte? ¿No nos estamos poniendo un poco melodramáticos?
_________ se irguió muy tensa de un brinco furioso, y Nick estuvo a punto de echar todo el almuerzo.
—Pues no lo sé —replicó ella—. ¿Estamos melodramáticos? A mí no me parece muy melodramático creer que pueden matarme cuando alguien me pone una pistola en las narices. Pero claro, esa soy yo. Tal vez para un cazarrecompensas tan duro y valiente como tú es el pan nuestro de cada día.
En la mente de Nick, ese rincón que todavía funcionaba con cierta lógica intentaba decirle que en aquella conversación había algunos puntos importantes y que debería concentrar sus menguantes recursos en ellos, pero su reacción instintiva, sin embargo, se enredó en el desprecio con que ella había pronunciado las palabras «cazarrecompensas». Qué demonios, era como si le hubiera llamado pederasta.
Acercó su cara a la de ella con un gesto agresivo, sin hacer caso de la oleada de sudor que el movimiento le produjo.
—¿Tú crees que a mí me gusta ser un agente de fugitivos? —le espetó—. ¿Tú crees que me gusta pasarme la vida en compañía de ladrones y gentuza?
—Pues sí, creo que te encanta. ¡Y mi hermana no es gentuza! Ni una ladrona tampoco.
Nick se apartó lo suficiente para que la mirada de insolencia que le clavó fuera mucho más efectiva.
—No, tu hermana parece una ciudadana ejemplar y productiva. Tú, por otra parte...
—¡Ya! ¡Tú eres un cretino! —_________ sacudió los hombros, indignada. El hecho de que el movimiento no hiciera más que bambolear a Nick en su asiento, aumentó su rabia y su exasperación—. Bueno, pongamos que por un momento te sigo la corriente en tu fantasía de que soy Kaylee MacPherson. ¿Quién demonios te da derecho a meterte en lo que ella hace para ganarse la vi...?
Pero se encontró hablando sola. Con un ahogado juramento, Nick se había levantado de pronto y había echado a correr por el pasillo hasta el fondo del autobús.
_________ se quedó con la boca abierta. Echándose sobre la silla de Nick, se asomó al pasillo para ver qué demonios hacía. Jonas abrió la puerta del servicio con tal ímpetu que estuvo a punto de arrancarla, y desapareció en el interior. Con un resoplido de exasperación _________ se volvió de nuevo al frente.
Por Dios bendito. Típico de él ser tan grosero. Nada de pedir perdón para levantarse. Si tenía que ir al baño, se levantaba sin más dejándola con la palabra en la boca. Tampoco se hubiera muerto por decir algo. Pero tal vez era justo eso. _________ había hablado con razón, y en lugar de admitirlo Nick se había largado. _________ volvió a su asiento con un aspaviento y cogió su libro.
Era muy entretenido, de manera que apenas alzó la vista cuando un hombre se acercó por el pasillo desde la parte delantera del autobús. Pero la conversación que tuvo lugar sí le llamó la atención.
—Si va al baño —oyó que alguien decía detrás de ella—, más vale que se ahorre el viaje. Hay un tío que lleva ahí dentro casi media hora.
—Pues habrá que hablar con el conductor —terció otra voz—. Me parece que hay un par de damas ahí detrás que ya no aguantan más.
_________ miró a un lado y se dio cuenta sobresaltada de que Nick no había vuelto. Dejando la novela de mala gana, volvió a ponerse en el asiento de él para asomarse al pasillo. Lo primero que vio fue la cola que se había formado a la puerta del servicio.
Nick no estaba allí.
No se paró a cuestionar la súbita preocupación que sintió por él, se limitó a actuar en consecuencia. En un instante había salido al pasillo.
—Oiga, ¿me puede decir qué pasa? —preguntó al último de la cola.
—Que ahí dentro hay alguien echando hasta la primera papilla —contestó un joven.
_________ advirtió que era el mismo que esa mañana había intentado que la ayudara, antes de que Nick arruinara sus planes.
Disculpándose una y otra vez, se abrió paso por la cola y llamó a la puerta del servicio.
—¿Nick? ¿Estás ahí?
—Vete, pelirroja. —Un instante de silencio siguió a tan desalentadoras palabras. Luego se oyó el ruido inconfundible de violentos vómitos.
—¡Ay, Nick! —susurró _________—. Debe de haber sido el pollo del almuerzo —explicó a los de la cola—. Ya me parecía a mí que no olía bien.
La gente se mostró comprensiva, pero todo el mundo tenía sus propios problemas, el más urgente de los cuales era la acuciante necesidad de utilizar el servicio. _________ se volvió de nuevo hacia la puerta.
—¿Nick? Aquí hay mucha gente esperando para entrar.
Nick se olvidó de su sufrimiento el tiempo suficiente para mascullar una sugerencia realmente ofensiva sobre lo que la gente podía hacer.
—No lo dice en serio —aseguró _________ a los que estaban bastante cerca para haberlo oído.
Pero vio que con unas cuantas palabras Nick había acabado con la compasión de la gente, que empezaba a perder la paciencia. Algunas personas más allá de la cola parecían al borde del motín.
—Me parece que voy a hablar con el conductor.
Veinte minutos más tarde, el autobús se había parado delante de un taller medio abandonado y el conductor aporreaba la puerta del servicio.
—¡Oiga! Abra, por favor. Tiene usted que dejar libre el servicio. Es el único que tenemos y lleva usted ahí tanto tiempo que la gente ya no puede más.
Nick alzó la cabeza de la puerta, donde la tenía apoyada.
—Muy bien —accedió débilmente—. Pero voy a vomitar por todo el autobús.
—Le hemos buscado un motel para pasar la noche. Su mujer se ha llevado el equipaje y le espera en la habitación.
¿Su mujer? Nick se levantó tembloroso y se enjugó la boca en el pequeño lavabo. ¿De qué coño estaba hablando aquel idiota? Pero de pronto lo comprendió todo y lanzó un juramento. Aquel imbécil debía de referirse a la pelirroja.
Abrió la puerta y salió trastabillando.
—¿Dónde está? —Una pregunta estúpida. Seguramente a esas alturas andaría a varios kilómetros de allí.
—En la habitación. Venga. —Un brazo fornido se ofreció a guiarle—. Le echo una mano.
—Mi mujer...
—Está bien. No habrá comido lo mismo que usted. Es una mujer encantadora y comprensiva. Tiene usted suerte. Vaya, que muchas habrían armado un jaleo si las hubieran bajado del autobús. Sobre todo en un sitio como este. Cuidado con el escalón. Pero su esposa me dijo que no me preocupara, que no pasaba nada.
Nick habría hecho una mueca de haber tenido fuerzas. Seguro que la pelirroja habría estado de acuerdo con todo... justo antes de salir disparada.
—El precio... —masculló, pero lo cierto es que en esos momentos no le importaba un comino.
Las náuseas que se le habían calmado temporalmente resurgían de nuevo.
—La compañía Greyhound se hará cargo de todo. No se preocupe. Aquí hay un escalón. Y otro. Ya estamos.
—El baño —murmuró Nick—. Deprisa.
—Por aquí, Nick.
Jonas alzó la cabeza bruscamente al oír su voz. En aquellos enormes ojos verdes brillaba la preocupación, pero Nick no se engañó pensando que sería por él. Sencillamente estaría actuando para el conductor. Era evidente que la mujer no se iba a marchar mientras hubiera público. Debería haberlo sabido. Esperaría a que desapareciera el autobús.
Pero unas violentas náuseas volvieron a asaltarle, de manera que tuvo que dirigirse a trompicones al servicio.
_________ dio las gracias al conductor y cerró la puerta cuando se marchó. En la diminuta habitación hacía un calor sofocante y el viejísimo aparato de aire acondicionado que había en la ventana era más eficiente haciendo ruido que enfriando el aire. Apenas logró oír por encima del estruendo al autobús que se marchaba. _________ se enjugó la frente con el brazo y rebuscó en su maleta hasta encontrar unos pantalones cortos y una camiseta también muy corta. Se cambió deprisa y fue a ayudar a Nick.
Se lo encontró sentado en el suelo, de espaldas a la puerta, con las largas piernas en torno al retrete y los brazos cruzados encima de la taza.
Aquel corpachón ocupaba casi todo el espacio del diminuto cuarto de baño, pero _________ logró meterse también. Vio que la camisa se transparentaba a su espalda, empapada en sudor, de manera que cogió una toalla con una mano mientras abría el grifo con la otra. La empapó de agua fría y la escurrió.
—Espera —dijo, arrodillándose detrás de él para ponérsela en el cuello—. Con esto te sentirás mejor. —Y tendiendo el brazo se puso a desabrocharle la camisa.
Él se irguió de un respingo, un movimiento que debido al confinado espacio le hizo presionar la espalda contra el estómago de _________.
—¿Qué coño estás haciendo aquí? —preguntó con auténtica sorpresa—. Pensaba que te habrías largado hace ya rato.
_________ se dio cuenta con desagradable sobresalto de que ni siquiera se le había ocurrido marcharse y dejarlo allí abandonado. Se sintió asqueada de su propio sentimentalismo y de la preocupación que inspiraba un hombre que había hecho todo lo posible por amargarle la vida. A pesar de todo, volvió a mojar la toalla para ponérsela en la frente.
—Hay tiempo para todo, Jonas —replicó en un tono ácido.
Él dejó caer la cabeza hacia atrás, contra sus pechos exuberantes y tiernos.
En el momento en que _________ acababa de quitarle la camisa, Nick sintió una nueva oleada de náuseas, y durante media hora los músculos de su espalda saltaron violentamente bajo su piel mientras él hundía la cabeza en el retrete. Cada arcada iba seguida de otra más fuerte con muy cortos intervalos, y _________ le estuvo viendo vomitar hasta que no le quedó nada más en el estómago. Cuando por fin remitió el último paroxismo, Nick volvió a desplomarse contra ella. _________ le limpió una vez más con la toalla fresca.
—Debería llevarte al hospital.
—No. —Nick movió la cabeza de un lado a otro—. No puedo permitirme un hospital.
—¿Y puedes permitirte morir?
Una débil sonrisa le torció un lado de la boca.
—No voy a morirme. —Echó atrás la cabeza, hundiéndola más entre sus pechos, y alzó la vista hacia ella—. Además, seguro que así te alegraba el día.
—Sí, claro —replicó ella con sarcasmo—. Me entusiasma la idea de explicar a las autoridades la presencia de tu cadáver. —Fue a darle una sacudida, pero al oír su gemido de angustia y ver que el poco color que había logrado retener abandonaba su rostro, _________ dejó caer las manos sintiéndose culpable—. No es momento de tacañerías, Nick.
—Tengo que ser tacaño —masculló él—. Es la única forma de conseguir ese refugio para Gary.
_________ arrugó el entrecejo.
—¿Qué refugio? ¿Y quién demonios es Gary?
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Octubre 24th 2013, 19:31

Capítulo 16
Nick se apoyó contra ella.
—Un amigo. Estábamos juntos en la PM.
_________ alzó las cejas.
—¿PM? ¿La policía militar? ¿En el ejército de Estados Unidos?
—Sí.
—Nick Jonas, ¿tenías un trabajo de verdad y renunciaste a él para hacerte cazarrecompensas?
—No tuve más remedio. —Nick se desplomó pesadamente sobre ella al perder los últimos restos de fuerzas—. Gary recibió un tiro que era para mí. Se quedó parapléjico. Alguien tenía que cuidar de... —De pronto se interrumpió con una maldición. Un ataque de náuseas le hizo incorporarse para inclinarse de nuevo sobre la taza, sacudido por convulsiones que acabaron en nada.
_________ vio la culata de su pistola en el cinto y el bulto de la cartera en el bolsillo trasero. Le sacó ambas cosas, y él estaba tan inmerso en su propio sufrimiento que no se dio ni cuenta. Luego se levantó para volver a mojar la toalla. Unos momentos después, Nick se desplomaba de nuevo contra ella, como si fuera su butaca privada.
_________ le humedeció la frente, el cuello y los hombros.
—¿Y por qué dices que el tiro que recibió tu amigo era para ti? ¿Es que te habías creado algún enemigo? —No le resultaba difícil imaginárselo.
—No. Era el suboficial al mando. Debería haber controlado la situación.
_________ esperó, pero Nick no siguió hablando.
—¿Y eso es todo? Deberías haber controlado la situación y no lo hiciste, y por lo tanto la bala que dejó paralítico a tu amigo deberías haberla recibido tú. ¿Es eso?
—Sí.
—¿No es que cabrearas a alguien y esa persona disparó a tu amigo creyendo que te disparaba a ti?
—Joder, pelirroja. —Su voz estaba impregnada de asco—. No.
—Pero sin embargo es culpa tuya que tu amigo resultara herido.
—¡Sí!
Notando su agitación, _________ volvió a mojar la toalla para frotarle los hombros y las anchas clavículas.
—No lo entiendo. ¿Por qué no me explicas lo que pasó?
—Verás, un especial cuatro, ciego perdido, había atravesado con un Jeep las puertas de la base...
—Un momento, un momento —le interrumpió ella—. ¿Qué es un especial cuatro?
—Un especialista de cuarta clase. Es un grado militar, pelirroja: más que soldado raso, menos que sargento.
—Y con eso de «ciego perdido» quieres decir...
—Borracho como una cuba. Además, luego averiguamos que también se había metido cocaína. Pero en aquel momento lo único que sabíamos era que se había saltado el control de la puerta y los marines que estaban de guardia llamaron a la policía militar, es decir, a Gary y a mí. Seguimos al soldado hasta la plaza de armas, donde había dejado el Jeep. El tío andaba dando trompicones por todo el césped, chillando y pegando tiros con una pistola que no hubiera debido tener.
Nick cerró los ojos, viendo la escena como si hubiera sucedido ayer. La noche húmeda, la luna llena que de vez en cuando asomaba entre las nubes. El Jeep aparcado de cualquier manera, con el motor en marcha, las luces puestas y la puerta del conductor abierta de par en par. El silencio, cuando las cigarras dejaron de cantar ante la perturbación de los hombres.
—Me puse a hablar con él, para intentar calmarle. Y al mismo tiempo comenzamos una maniobra de despliegue. —La cabeza de Nick rodó cuando _________ aspiró aire de pronto alzando el pecho, y él casi pudo sentir la pregunta antes de que se formara. Con un amago de sonrisa en la comisura de la boca, contestó antes de que ella hablara siquiera—. Es decir, un elemento, yo por ejemplo, se mueve a un lado centrando en él la atención de la presa, mientras que su compañero se mueve al otro lado. De esa manera la presa tiene un objetivo más pequeño al que apuntar, o por lo menos un objetivo dividido, con lo cual los agentes tienen más opciones para desarmarle.
—¿Y Gary se vio obligado a seguir esta maniobra de despliegue en contra de su voluntad?
—No. Es el procedimiento habitual. Suele ser muy efectivo.
—Solo que esta vez...
—Solo que esta vez la cagué. Perdí la atención del soldado. Se movía de un lado a otro, tratando de cubrirnos a los dos a la vez, pero era a mí a quien tenía que prestar atención, y yo pensaba que estaba consiguiendo calmarle un poco. Casi lo tenía ya convencido de que entregara el arma. Pero entonces hice algo mal, o dije algo, porque de pronto se volvió loco y se puso a aullar y a disparar sin ton ni son. Yo me tiré al suelo y saqué la pistola. —Nick respiraba pesadamente, bajo el peso de su propio fracaso—. Y lo abatí, es verdad, solo que demasiado tarde. Ya había alcanzado a Gary.
Se produjo un momento de silencio.
—Y entonces, ¿por qué fue culpa tuya? —preguntó por fin _________.
—¡Porque yo era el sargento primero, joder!
_________ notó su agitación en la tensión de sus músculos.
—¿Y Gary era...?
—Sargento segundo.
—Un grado muy bajo, ya veo.
—Yo era el responsable de controlar la situación, y no supe hacerlo. El resultado es que un hombre que no solo estaba bajo mi mando, sino que también es mi mejor amigo, no volverá a caminar.
_________ creyó comprender.
—¿Y Gary te echó la culpa?
Nick lanzó una carcajada breve, explosiva y sombría. _________ se sorprendió por su propio deseo de consolarle, de envolverle en sus brazos y mecerle como a un niño.
—Durante unos seis u ocho meses, Gary estuvo furioso con el mundo. Culpaba al especialista, a los marines que no lo detuvieron en la puerta, al ejército de Estados Unidos en general. Qué demonios, le echaba la culpa a Dios. Pero por alguna estúpida razón, nunca me echó la culpa a mí. —Parecía que eso le atormentara.
—A lo mejor es porque consideraba aquello como lo que era: un trágico accidente.
—No, porque es mejor amigo de lo que yo merezco —declaró en un tono seco, poniendo así punto final a la conversación. Luego se movió—. Creo que por fin he dejado de vomitar. —Estaba débil como un cachorro, y sentía el frío en los huesos, lo cual, teniendo en cuenta el calor acumulado en aquel cuarto, le indicó que se estaba deshidratando. De todas formas se zafó del cálido refugio del cuerpo de la pelirroja. Era peligrosamente cómodo, y no estaba dispuesto a permitirlo—. Y el suelo no es lugar para estar sentados. Vámonos de aquí.
Nick se levantó con dificultad. _________, preguntándose qué tendría que ver el refugio de pesca con todo aquello, cogió distraída la cartera y la pistola y salió detrás de él. Nick estaba rebuscando algo en su bolsa, de espaldas a ella, y hasta que se volvió _________ no advirtió de qué se trataba: eran las esposas.
—Lo siento, pelirroja, pero estoy demasiado débil para perseguirte. Tengo que atarte.
—¡No! —_________ sintió la traición como un cuchillo en el corazón, y sin pensárselo se puso a darle puñetazos en el pecho con todas sus fuerzas. Nick cayó como un árbol cortado sobre la cama.
_________ temblaba mientras lo miraba, tirado en el colchón.
—¡Traidor asqueroso! ¿Me quedo contigo para cuidarte, y ahora quieres atarme como un perro a una cadena? —No había llorado ni una sola vez desde que Nick la sacara a rastras de su casa, pero ahora se le agolpaban las lágrimas en los ojos. Se las enjugó con rabia. No pensaba permitir que él la viera así, ¡de ninguna de las maneras!
Nick se incorporó sobre un codo, sintiéndose tembloroso y frágil. Frotándose el pecho donde había recibido los puñetazos, la miró a la cara, con sus mejillas arreboladas y unos ojos verdes furiosos que las lágrimas contenidas agrandaban. Joder, ¿con qué le había pegado, con un martillo?
—Deja esa pistola, pelirroja.
—¿Qué?
—Que dejes la pistola.
_________ miró el arma que tenía en la mano como si fuera la primera vez que la veía. Fue tan grande el susto que se llevó que faltó muy poco para que se le cayera. Dios, pero si hasta se le había olvidado que la había cogido. Se la sacó a Nick del cinto con la intención de que él estuviera cómodo, nada más.
Pero en vista de su traición, respiró hondo y sujetó el arma con más firmeza. Pesaba más de lo que parecía, y cuando la alzó para apuntarle, oscilaba marcando un trémulo ocho en el aire. _________ quiso agarrarla con la otra mano y entonces se dio cuenta de que todavía tenía la cartera de Nick. Se la metió temblando en el escote.
—Quédate dónde estás, Jonas. —Avanzó despacio y cogió su maleta de la cama. Luego volvió a retroceder. Nick tenía clavados en ella sus ojos dorados y, aunque estaba muy pálido y no había hecho ademán de moverse, _________ tenía miedo de que se levantara de pronto y la detuviera—. No deberías haber sacado las esposas —dijo con voz trémula—. Todo habría ido bien, si las hubieras dejado donde estaban.
Retrocedió hasta donde había puesto su bolso, y se agachó manteniendo sobre él tanto la vista como la pistola mientras con una mano rebuscaba a sus espaldas hasta dar con la correa del bolso. Se lo echó al hombro de un tirón, se sacó la cartera de Nick del escote y se la tiró encima. A continuación volvió a coger la maleta y retrocedió hacia la puerta.
—Voy a ser más considerada que tú, y voy a dejarte libre. Por si vuelves a ponerte malo.
_________ abrió la puerta y salió de espaldas, luego vaciló un momento. Nick estaba muy pálido, pero la taladraba con los ojos, y su pecho desnudo, sus brazos y sus hombros irradiaban una fuerza que no era de subestimar.
—Siento lo de tu amigo —susurró _________—. Y no creo que fuera culpa tuya.
Con estas palabras se metió la pistola en el bolso y salió bajo la ardiente luz del sol.


«¡Mierda!» Si hubiera expresado su frustración con toda su intensidad, habría rugido como un león. Pero la palabra surgió de la garganta de Nick como poco más que un graznido.
Intentó incorporarse, pero cuando llegó a un lado de la cama tuvo que reconocer que sus fuerzas estaban seriamente mermadas. Era imposible salir tras ella, al menos de momento.
De manera que estalló en una retahíla de maldiciones.
Luego logró levantarse. No era imposible, maldita sea. Y más le valía mover el culo cuanto antes, si no quería que se le escapara.
Su oportunidad para conseguir el refugio acababa de largarse por la puerta, y no contribuía en nada a su vanidad saber que lo que más lamentaba era que ya no tendría ocasión de utilizar ni uno solo de los condones que había ido reuniendo en los últimos dos días, sacándolos de las máquinas expendedoras de los servicios. Era un tipo muy profundo, sí, un auténtico profesional.
Temblando, sacó una camisa limpia de la bolsa y se la puso. Luego se sentó en la cama para hacer acopio de fuerzas. Sabía que debería estar tomando líquidos (había dejado de sudar hacía un tiempo, y debido sobre todo a la deshidratación se sentía más débil que un potrillo recién nacido). Pero cuando abrió el grifo del lavabo para echar un trago, el olor ligeramente mineral provocó en su estómago una voltereta de rebeldía, de manera que dejó el vaso sin probar el agua. Se lavó los dientes y lo intentó de nuevo.
Le dieron arcadas.
«¡A la mierda! Me largo y ya está.» Con un gesto automático se echó la mano atrás para comprobar que llevaba la pistola. Y lanzó una maldición al acordarse de dónde estaba la última vez que la vio: bamboleándose inestable en manos de la pelirroja. Mierda. Tenía unas ganas locas de fumar.
Soltó una carcajada carente de humor. Desde luego una cosa había que reconocer: aquella mujer era de armas tomar. Le había tenido tan pendiente de ella los últimos días que era la primera vez en mucho tiempo que ni siquiera se acordaba del tabaco.
Pero qué demonios, eso no era nada. Hacerle olvidar el mono de nicotina no era nada comparado con el hecho de que le había contado lo de Gary con pelos y señales, para que luego ella se largase alegremente por la puerta, llevándose tras ella jirones de sus entrañas.
Le acechaba el recuerdo de la expresión en sus ojos cuando le vio sacar las esposas. Había sido una mirada indefinida, pero no de alegría. Nick desechó enfadado ese pensamiento. ¿Y qué? Ya sabía que era toda una actriz.
Sin embargo, no le resultaba tan fácil apartar de su mente sus últimas palabras.
Cuando le dijo, justo antes de tomar las de Villadiego, que lo de Gary no había sido culpa suya, Nick se había quedado de piedra. Ahora se apoyó contra la pared para recuperar el aliento.
¿Por qué le había dicho eso? En ese momento y a pesar de que la pistola le temblara tanto en la mano, la pelirroja tenía la sartén por el mango, de manera que con aquello no tenía nada que ganar. ¿Por qué, entonces, lo había dicho?
Joder, no la entendía, no entendía nada. Pero fuera como fuese, pensaba conseguir para Gary aquel maldito refugio. Y para eso, la necesitaba. Así pues, movería el culo e iría a por ella.
En unos minutos. En cuanto recobrara algo de fuerza.


Jimmy Cadenas se hundió en el asiento de su coche de alquiler, mordisqueando distraídamente un palillo de dientes que se pasaba de un lado a otro de la boca. Contemplaba a los pasajeros que iban bajando del autobús, esperando que apareciera Kaylee. Ya era hora de acabar con el trabajito y volver a casa.
De pronto se irguió de un respingo y escupió el palillo. Ya debían de haber bajado todos los pasajeros porque el conductor estaba cerrando las puertas. «¿Esto qué coño es?»
Salió del coche y se dirigió hacia el conductor, que en ese momento se disponía a ir al restaurante.
—Eh —le llamó—. Tenía que encontrarme aquí con mi hermana. Me ha dicho que venía en el autobús. Es pelirroja, guapa, con un cuerpo que quita el hipo. ¿La ha visto?
—¿Eh? —El conductor se quedó mirando sin comprender a aquel hombre, que había salido de la nada. Con una sacudida se recobró de la sorpresa.
—Ah, la pelirroja. Sí. Su marido se puso muy malo. Algo que le sentó mal. Tuve que dejarlos en el motel. —Y comenzó a alejarse de nuevo.
¿El cazarrecompensas estaba enfermo? El Cadenas se frotó mentalmente las manos. Aquello era perfecto. Su trabajo sería mucho más fácil.
—¡Un momento! —Dio un par de zancadas para alcanzar al conductor—. ¿En qué motel? ¿Dónde?
—Lo siento, caballero, pero no estoy autorizado para dar esa información.
—¡Es mi hermana, coño!
El conductor le miró con disgusto.
—Si usted lo dice —replicó muy tieso, y se lo quedó mirando como buscando el parecido—. Lo siento —replicó con poca sinceridad—. Son las normas.
El Cadenas pensó en sacarle la información a golpes, pero era un lugar demasiado público, y el jefe había dicho que no debía llamar la atención. Qué hijo de puta. ¿Y ahora qué podía hacer?
Bueno, tenía que comer, así que ya que estaba allí iría al restaurante. Ya se le ocurriría algo mientras llenaba el estómago. Al fin y al cabo era un tipo listo.
Kaylee lo había dicho.
Pero no se le encendió ninguna luz mientras se zampaba un filete de pollo con patatas. Se estrujó el cerebro hasta que le dolió la cabeza, pero seguía en blanco mientras daba cuenta de un pastel de manzana y un café.
Mientras la camarera le servía un segundo café, oyó la conversación de la mesa de al lado.
Apenas había reparado en la adolescente que se había detenido en esa mesa, donde se sentaba un chico tal vez dos o tres años mayor que ella. Era evidente que la jovencita se moría de ganas de que el muchacho le hiciera caso. Al Cadenas el amor le importaba un comino, pero alzó las orejas cuando la chica comenzó a hablar.
—Oye —preguntó tímidamente—. ¿Qué pasaba con la pareja que se bajó del autobús? Yo soy Belinda. —Esbozó una sonrisa y se encogió de hombros—. Me imaginé que lo sabrías, porque como te vi hablando con ella antes...
—Joel. —El chico también se alzó de hombros—. Yo no los conocía, pero sé que el tío estaba echando las tripas en el retrete y no dejaba entrar a nadie. Por eso los bajaron para que pasaran la noche en un motel.
El Cadenas se echó hacia atrás en la silla, sobresaltando a los adolescentes con su súbita interrupción en la conversación.
—¿Cómo se llamaba el pueblo donde se bajaron? —preguntó—. Se trata de mi hermana, y teníamos que encontrarnos aquí.
Al chico pareció molestarle que interrumpieran su coqueteo, pero contestó de buena gana.
—No sé, tío. Estaba tan desesperado por ir al baño que no me fijé mucho.
—Yo tampoco lo vi —apuntó la chica—. Pero quedaba a unas dos horas de aquí.
—Qué va. Más bien una hora y cuarto —la corrigió él.
La joven se volvió hacia él, más que dispuesta a darle la razón.
—¿Tú crees?
—Sí. Una hora y cuarto, seguro.
Bueno, bien. El Cadenas se levantó, dejando una propina en la mesa.
—Gracias, chico. —Tendió la mano hacia la cuenta que yacía boca abajo en la mesa del muchacho—. Anda, déjame que te invite.
—Eh, gracias, colega. —El joven miró sonriendo a la chica—. ¿Te apetece un postre? Te invito, ahora que tengo unas monedas de más.
El Cadenas cogió otro palillo de dientes en la barra mientras pagaba las dos cuentas. Se lo metió en la comisura de la boca y salió sonriendo hacia su coche. Kaylee tenía razón.
Era un tipo listo.


«¿Cómo se puede ser tan estúpida?» _________ caminaba por el arcén de la autopista, aferrando con rabia contra su estómago una bolsa de supermercado. No se lo podía creer. No podía creer que estuviera volviendo a ese motel.
Se estaba metiendo por voluntad propia en las traicioneras garras de Nick Jonas.
Podía haberse escapado. Había hablado con el propietario de un taller de coches, que estaba dispuesto a alquilarle uno. Tenía el dinero de Nick para pagarlo y podía haber recuperado su vida de orden y seguridad. Eso es lo que habría hecho cualquiera con dos dedos de frente: meterse en el coche y volver a casa.
Pero no podía olvidar la espantosa palidez de Nick ni su boca seca y agrietada. Era una redomada idiota por preocuparse por él, y ella misma se lo había repetido varias veces. Pero ¿acaso eso la había ayudado a recobrar la sensatez, o había centrado su atención en sus propios problemas? Pues no.
Vamos, que era una completa idiota.
La verdad, por mucho que la fastidiara, era que Nicholas Jonas ejercía sobre ella una fascinación que no podía evitar. Así que allí estaba, con una bolsa llena de Gatorade y una caja de galletas saladas, volviendo para hacerle de enfermera a un tipo que probablemente la esposaría al mueble más cercano antes de que ella tuviera tiempo siquiera de decir hola.
Menuda imbécil.
Se lo encontró sentado en el suelo, dormido contra la pared. Dejó la bolsa, se agachó y le sacudió con suavidad el hombro.
—Vamos, Nick —murmuró—. Vamos, cariño. Este no es el mejor sitio para recuperarte. Ven a la cama.
—Mmm. —Nick abrió los ojos y se frotó el rasposo mentón.
Intentó humedecerse los labios, pero tenía la lengua tan seca como el resto de la boca. La pelirroja le ayudó a levantarse, pero los esfuerzos que Nick hacía eran torpes e ineficientes. Se dejó caer débilmente sobre el colchón, y una vez allí tumbado la miró parpadeando.
—Eh. He soñado que te largabas.
—¿Ah, sí? —_________ le quitó los zapatos y los calcetines y lo dejó allí.
Nick la oyó ir al servicio, pero volvió enseguida y se oyó un rumor de papel, el chasquido del cristal contra cristal. Unos minutos después, _________ estaba sentada a su lado y le pasaba el brazo por los hombros para incorporarle.
—Toma. Bebe.
El líquido se deslizó por su garganta, frío y refrescante. Nick bebió con ansia, hasta que ella apartó el vaso.
—Con calma —murmuró—. No vaya a ser que lo eches otra vez. —Volvió a ponerle el vaso en los labios y le obligó a beber con sorbos pequeños e insatisfactorios hasta vaciarlo.
—Qué bueno. —Nick la miró—. Más.
Le hicieron falta tres vasos para calmar la sed, aunque ella solo le dejaba beber muy poco a poco. Por fin se dejó caer de nuevo sobre la almohada. Lo último que oyó fue su voz, murmurando algo sobre galletas.
Luego cayó de cabeza en un oscuro pozo sin fondo.
_________ se lo quedó mirando, preguntándose si debía llamar a un médico. La pregunta era más bien retórica puesto que dudaba de que pudiera encontrar ninguno allí en mitad de la nada. De todas formas eso no impedía que se preocupara por él.
Nick se despertaba cada hora con una sed terrible. _________ le daba más Gatorade y a continuación él volvía a caer en un profundo sueño, como un hombre que cayera del borde del mundo al espacio profundo. Un momento estaba despierto, y al siguiente comatoso. No era normal. Y cuando despertaba se quejaba de tener frío, lo cual, con aquel calor, definitivamente no era normal. Poco a poco, sin embargo, fue mejorando su color y los labios perdieron la sequedad extrema de antes. La piel seguía seca y Nick no dejaba de tiritar, de manera que _________ lo envolvió en mantas. Hacia las nueve, sintió un gran alivio al ver que Nick empezaba a sudar y se despertaba el tiempo suficiente para maldecir agitadamente por las mantas apiladas sobre él, tirándolas al suelo. _________ le convenció para que comiera unas cuantas galletas, y cuando volvió a dormirse, pareció caer en un estado de inconsciencia más tranquilizador.
Sentada en la cama a su lado, _________ apoyó la cabeza contra la pared. Por primera vez en horas le pareció que Nick iba a recuperarse.
Debería ponerse en marcha.
Pero la idea de coger el bolso y la maleta y trazar un plan de acción se le antojaba un esfuerzo enorme. Y la verdad es que no quería hacerlo. Por alguna razón, su vida de orden y seguridad en Seattle ya no tenía el mismo atractivo de antes. Por más que lo intentara, no tenía ningunas ganas de volver a ella.
Además, estaba segura de que se despertaría antes que Nick por la mañana, de manera que también podía descansar un poco y ver cómo se sentía con la luz del día. Ya pensaría algo entonces.
—Ay, Dios. —Su voz era débil y teñida con una cierta histeria.
Se golpeó la cabeza con la pared una, dos, tres veces. Estaba metida en un buen lío si no le quedaba otra defensa que la de Escarlata O'Hara. «Bah, Rhett. Ya lo pensaré mañana.»
Maldición. Era una mujer independiente. No necesitaba las justificaciones y racionalizaciones de una dama del sur de antes de la guerra. Ella sabía tomar decisiones bien meditadas y actuar en consecuencia. Ella...
«Bah, a la mierda.» Se tumbó en la cama junto a Nick. Estaba demasiado cansada. Sí, ya pensaría en algo al día siguiente.
En menos de un minuto dormía como un tronco.
Volver arriba Ir abajo
andreru
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 358
Edad : 21
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Octubre 26th 2013, 20:49

Capítulo 17
Si Jimmy Cadenas hubiera podido echar el guante al imbécil que le había dicho que Kaylee estaba en un motel a una hora y cuarto al oeste de Laramie, le habría partido por la mitad, le habría roto los dos brazos y le habría hecho tragarse los dientes a patadas. Había buscado villorrio tras villorrio sin encontrar nada, y en el proceso había llegado a entender la causa del mal genio de su padre hacía ya tantos años. Tal vez al viejo no le faltaba razón, al fin y al cabo. Tal vez un adolescente que iba de listillo solo entendiera el lenguaje de los puños.
El chico le había tomado el pelo, y el Cadenas odiaba que la gente le tomara por tonto. Muy pocos hombres repetían aquel error, por lo menos en su cara, porque él siempre respondía al instante: con los puños, con los pies, con una botella rota, con un cuchillo o con una pistola. Jamás le había gustado hacer daño a las mujeres, pero accedió a matar a Alice Mayberry cuando Sanchez se lo pidió, pero jamás lo habría hecho solo por dinero.
La muy zorra le había llamado grandullón, idiota y feo demasiadas veces. Así que tampoco podía ser muy lista.
Ahora bien, Kaylee era harina de otro costal y no le gustaba en absoluto la idea de hacerle daño, aun sabiendo que era necesario. A lo mejor si no hubiera hablado con él tantas veces en el club... Pero siempre que se cruzaba con él le dedicaba una sonrisa amistosa, una réplica ingeniosa o un «¿cómo te va?». Jamás le había hecho sentirse torpe o estúpido, como las otras chicas.
Y hoy le había dicho que era inteligente. Eso jamás se lo había dicho nadie.
Lo que sí era cierto es que no era el imbécil que todo el mundo parecía creer. Para empezar, nadie que fuera tan idiota como algunos pensaban podría vestir tan bien como él. Y además, cuando se detuvo para echar una meada en aquel mirador y vio a Kaylee justo en mitad de la carretera, delante de él como respuesta a todas sus oraciones, ¿acaso no había pisado a fondo?
Y se la habría llevado por delante de no ser por aquella vieja. ¿Quién hubiera pensado que una persona tan pequeña y de aspecto tan frágil pudiera tener aquellos reflejos?
El Cadenas se detuvo en el aparcamiento de otro sórdido motel, justo cuando se abrían los cielos y empezaba a caer el diluvio. El caso es que él había sido rápido pensando, como hacía la gente inteligente, y había sabido aprovechar la situación.
Qué demonios, a un estúpido no se le habría ocurrido comer en el restaurante donde el autobús había hecho la parada del almuerzo, de manera que no habría podido oír la conversación sobre la mujer que estaba buscando.
Jimmy abrió el coche y salió corriendo bajo la lluvia hacia la oscura recepción del motel.
Se le subió el calor a la cara y apretó los puños. Vale, probablemente no había sido muy buena idea pensar ahora sobre la conversación del restaurante. Intentó abrir la oficina, y al ver que estaba cerrada llamó a golpes a la puerta. Pensar en eso le había hecho perder los nervios otra vez. Eran casi las dos de la mañana, y todavía no había encontrado el motel que se suponía que estaba a una hora y cuarto de aquel jodido restaurante. Le gustaría echarle el guante al gilipollas del chaval aquel. ¡Y pensar que además le había invitado!
Justo cuando estaba a punto de atravesar de un puñetazo el cristal de la puerta para llegar al mostrador, se encendió una luz. Salió un hombre, parpadeando bajo el resplandor, y abrió la puerta haciendo sonar la campanilla que había encima.
—Vaya nochecita —saludó. Y bostezando retrocedió hacia el mostrador—. ¿Quiere una habitación?
—No, tío. Quiero información.
El hombre alzó la cabeza con gesto receloso.
El Cadenas estaba cansado y harto, y quería volver a su casa, donde había palmeras en lugar de aquel paisaje asqueroso de película del Oeste. Le parecía que ahora sí era un lugar lo bastante privado para sacar a golpes a aquel tipo la información que necesitaba sin cabrear al jefe. Sus ganas de violencia debieron notarse, porque el hombre abrió el libro de registro sin decir una palabra y lo dejó en el mostrador para que el Cadenas lo leyera.
Allí no estaban ni el nombre de Kaylee ni el de el cazarrecompensas, pero el Cadenas era demasiado inteligente para esperar que así fuera.
—Una pelirroja con unas tetas de infarto, un tío alto de pelo moreno —dijo—. ¿Los has visto?
—No, señor.
El Cadenas se inclinó sobre el mostrador.
—No me estarás mintiendo, ¿verdad?
—No, señor. —El hombre tragó saliva, pero le aguantó la mirada sin vacilar.
Jimmy lanzó una maldición. Luego suspiró.
—A la mierda. Estoy agotado. Dame una habitación.
Dormiría unas horas y ya encontraría a Kaylee por la mañana.


Cuando Nick se despertó, encontró la habitación vacía. Se incorporó de un brinco, quitándose la sábana del regazo. ¿Dónde se había metido la pelirroja? La noche anterior había vuelto, a menos que lo hubiera soñado. ¿Dónde estaba ahora?
Pero por encima del martilleo de la lluvia en el tejado, por encima del rugido de la sangre en sus oídos, oyó un ruido apagado y se hundió de nuevo contra la almohada. No se había marchado. Estaba en el baño. El ruido apenas era audible, una especie de sordo chinc chinc chinc, pero definitivamente provenía de allí, y a menos que de la noche a la mañana hubieran aparecido ratones, tenía que ser ella.
Su vejiga le apremiaba, lo cual era una buena señal, puesto que significaba que había superado la deshidratación de la noche anterior. Pero solo llegó al borde de la cama. Allí se quedó sentado, con los pies separados plantados en la fina moqueta, dudando si debía levantarse para ir al baño.
Tenía entre manos un problema enorme. Empezaba a preguntarse si no se habría llevado a la gemela equivocada.
Al pasarse la mano por el mentón, apenas advirtió el áspero ruido de la dura barba, que asomaba por encima del martilleo de su corazón y del súbito fragor de sus emociones. Joder, qué idea más espantosa. Había ciertas... inconsistencias que había pasado por alto.
Para empezar, la pelirroja tenía un vocabulario que no cuadraba. ¿Qué había dicho el otro día? Que pensaba decir a todo el mundo que la estaba arrastrando por todo el país con obscenos propósitos. ¿Qué clase de gogó decía «obscenos propósitos», por Dios?
Eso por no mencionar que era más inteligente de lo que su primera impresión le había hecho suponer. Mucho más inteligente. Qué demonios, era más rápida que él y sabía aprovecharse de la más mínima oportunidad para volverla a su favor.
Además, se había dado cuenta de que, excepto aquella vez, había hecho caso omiso de las nueve décimas partes del maquillaje que llevaba en el bolso. O que se mostraba amable con las mujeres y los niños mientras que hacía caso omiso de cualquier tío que se acercaba a ella babeando... a menos que fuera para reclutar su ayuda para escapar.
Y... anoche había vuelto.
Aquel era el hecho más desconcertante, el que menos entendía. Cuando se marchó, Nick no estaba en condiciones de ir tras ella. Podía haber cruzado la frontera del estado en cualquier dirección, lo cual le habría proporcionado una ventaja considerable. Nick podía haberla encontrado de nuevo, pero eso no era tan evidente.
Y aunque la hubiera encontrado, lo más probable es que hubiera sido demasiado tarde o le hubiera costado demasiado dinero para que valiera la pena el esfuerzo. Así pues, ¿por qué había vuelto?
Tal vez porque no tenía nada que perder, puesto que era quien decía ser, lo cual quedaría demostrado con una simple huella dactilar al final del camino.
Mierda. Mierda. La sola idea le producía náuseas.
Y no se trataba de la pérdida de dinero que eso suponía, ni de la decepción que de nuevo causaría a Gary.
Era por el recuerdo de cada una de sus palabras, de cada uno de sus actos. Su comportamiento con ella se había basado en la creencia de que estaba tratando con una estúpida corista. Una gogó estúpida y mentirosa. Y una ladrona de coches.
No una respetable profesora de sordos.
Se levantó de un brinco de la cama. Bueno, si de algún modo se había equivocado con ella, se disculparía. Pero ¿bastaría con una disculpa? «Lo dudo, amigo, lo dudo muchísimo.» Bueno, la llevaría de vuelta a su casa. La...
Lo que vio cuando abrió la puerta del cuarto de baño bloqueó todos los pensamientos en su mente.
La pelirroja estaba de espaldas a la puerta, con un pie sobre la taza del retrete, inclinada sobre la pierna cubierta de espuma por lo que pasaba una afilada cuchilla del tobillo a la rodilla. Se volvió un poco para lavar la maquinilla de afeitar bajo el grifo, la sacudió contra el borde del lavabo con un chinc, chinc, chinc, y volvió a pasársela por la pierna. Llevaba de nuevo la camisa de Nick, cuyos faldones se alzaban cada vez que ella se inclinaba, exponiendo y ocultando las bragas.
Unas bragas que, por lo que Jonas pudo ver, consistían en un sencillo hilo de satén que corría entre la división de sus redondas y firmes nalgas. Eran de color rojo carmín. Muy apropiado...
Porque hacían juego con los pequeños labios fruncidos de su tatuaje.
Un tatuaje que sin palabras invitaba a todos a besar aquel trasero exquisito.
El tatuaje de una gogó, no de una profesora.
Un alivio que no intentó analizar le corrió por las venas. Joder, qué idiota. Sí, vale, tal vez había caído en algún que otro tópico, como que una gogó tiene que ser tonta. Pero no había perdido del todo ni la cabeza ni su instinto. Casi se echó a reír. Luego miró con más detenimiento la cuchilla que ella tenía en la mano, y la intensa oleada de alivio se convirtió en irritación.
—¡Eh! —protestó, abriendo más la puerta—. ¡Eso es mío!
Ella pegó un grito y dio un respingo.
—¡Virgen santísima! —Resolló unas cuantas veces con la mano en el corazón. Luego se volvió para mirarle ceñuda—. ¿Me quieres matar de un susto? ¡Fuera de aquí! —De un tirón se bajó la camisa sobre las nalgas y volvió a concentrarse en afeitarse las piernas, mascullando algo entre dientes sobre hombres desconsiderados que andan husmeando como gatos en un gallinero.
—Dame eso. —Nick intentó quitarle la maquinilla, pero ella alzó el codo para impedir que se acercara, sin dejar de pasarse la cuchilla por la espuma de la pierna. Nick se quedó mirando la franja de piel tersa que iba apareciendo a su estela mientras la espuma se iba acumulando en la cuchilla—. Joder, pelirroja, era la última que me quedaba y ahora estará para tirarla.
_________ le miró por encima del hombro.
—Ya veo que hoy te encuentras mucho mejor. Has recuperado tu encanto habitual. —Afeitaba, aclaraba la cuchilla, la sacudía. Mientras volvía a ponérsela en la pierna, bloqueó otro intento de Nick por arrebatársela—. ¡Que me dejes! ¡Vas a conseguir que me corte!
—Mierda. —Nick se enderezó y se la quedó mirando—. Te la has cargado. Ahora más me vale afeitarme con una lata vieja. —Se apartó el pelo de la frente—. Una lata oxidada que se haya abierto con un cuchillo.
—Ay, pobrecito. No había oído en mi vida una historia tan triste.
Nick salió hecho una furia del cuarto de baño, pero volvió al instante con un objeto blanco en la mano con espirales en un extremo.
—Toma —gruñó—. Usa tu propia maquinilla.
Ella, sin hacer caso, se volvió para afeitar la última banda de espuma en la pantorrilla.
—Eso es una Epilady, Jonas.
—¿Sí? ¿Y qué?
—Pues que no corta el vello como la maquinilla eléctrica de tu madre, sino que arranca los pelos de raíz. Úsala tú. Yo me niego a sufrir.
—Entonces, ¿para qué coño la metiste en la maleta?
_________ se volvió para arrojarle a la cara unas cuantas palabras bien escogidas, pero él alzó la mano con gesto imperioso.
—Déjalo, más vale que no entremos en eso. —Volvió la cabeza para mirarle la pantorrilla—. ¿Te falta mucho? No puedo aguantarme todo el día, pelirroja. Tengo que ir al baño.
—Dios mío. —_________ le miró incrédula—. Eres increíble.
—¿Por qué? Tengo que ir, qué le voy a hacer.
Ella resopló como una cafetera.
—Muy bien. —Tiró al lavabo la toalla con la que se había limpiado los restos de espuma y le apartó para salir—. Todo tuyo, desagradecido.
Ya estaba en la habitación cuando la voz de él la detuvo.
—Pelirroja.
—¿Qué? —No se volvió. Maldito Nick. Tenía que haberle dejado cuando tuvo la oportunidad.
—Gracias. Por lo de anoche. —Su voz era grave, áspera, y pareció envolverla—. No sé por qué volviste, pero te lo agradezco. Hoy me encuentro bien, y sé que es gracias a ti. —Luego cerró la puerta del baño.
Maldición. _________ se quedó mirando sin ver la lluvia que se deslizaba por la ventana. Jonas la estaba volviendo loca. Era tan arrogante, tan exasperante... Demasiado terco para ver más allá de sus ciegos prejuicios.
Excitante.
«Ah, admítelo.» De todas formas, ya había tomado su decisión, de manera que ¿para qué seguir fingiendo? Pensaba quedarse para ver adónde les llevaba aquel extraño viaje.
Durante años había creído que deseaba una vida tranquila. Una vida normal y segura. Pero tal vez se parecía más a Kaylee de lo que jamás había imaginado. Y a lo mejor eso no era tan terrible.
Empezaba a darse cuenta de que había estado reprimiendo y negando partes importantes de su personalidad. Soltarse un poco no tenía por qué ser el camino a la perdición. Y reconocer su sexualidad no tenía por qué ser sinónimo de irresponsabilidad. Era evidente que algunos rasgos de Kaylee eran también suyos. Rasgos que en secreto había envidiado. A lo mejor lo que de verdad contaba era lo que una hacía con esos rasgos.
Rebuscó despacio en su maleta, pensando en ello. Cuando Nick salió del baño, _________ tenía clara al menos una cosa.
—Tenía razón —gruñó Jonas—. Has destrozado la cuchilla. Las piernas femeninas y las caras masculinas no están hechas para compartir la misma maquinilla de afeitar. —Mirando ceñudo las culpables piernas de _________, tocó con un dedo el trocito de papel higiénico pegado con una gota de sangre a su mentón, y luego indicó otras heridas que adornaban su rostro—. ¡Mira! ¡Me van a quedar cicatrices de por vida!
—¡Ay, pobrecito! —El corazón comenzó a latirle con fuerza, pero _________ no vaciló.
Atravesó la sala para acercarse a él hasta que apenas unos centímetros separaban sus cuerpos.
Al ver que Nick la miraba con desafiante recelo, estuvo a punto de echarse atrás. Como aquello no saliera bien, iba a sentirse una idiota redomada. Pero tenía que intentarlo.
Con la vista fija en la pequeña herida bajo su hinchado labio inferior, que era su objetivo real, le agarró los hombros y se alzó de puntillas.
—Ven. —Al oír el tono grave y sedoso de su propia voz, _________ se humedeció nerviosa el labio con la lengua. Por primera vez sonaba de verdad como Kaylee—. Que te lo voy a curar con un besito.
Volver arriba Ir abajo
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Noviembre 2nd 2013, 15:46

DE NUEVO POR ACA!!
SUBE OTRO CAPITULO
PLEASEEEE!!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)   Hoy a las 19:13

Volver arriba Ir abajo
 
Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)
» Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]
» Un regalo en su puerta [Nick&Tú] (TERMINADA)
» 50 sombras de Jonas [ Nick y tu] Terminada
» ~*~Mi Estrella Favorita~*~Nick y Tu TERMINADA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: