Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 10:53

Tema oficial.
No comentar, este tema es sólo para los capítulos.

Argumento.
Tras irse a París, _______ vuelve con una noticia que deja a unos con una sonrisa. Pero deja a un chico con el corazón roto. Tiene novio. Un francés de metro noventa, rubio y de ojos azules. Nicholas, herido por haber perdido el lugar en el corazón de ______, se aleja durante un tiempo. Esperando que ese dolor pase. Cuando decide volver, después de tres años, se encuentra con que ______ se va a casar con él. Eso no hace más que volver a Nicholas loco, queriendo detener la boda y secuestrar a la novia.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 10:56

Capítulo uno.

Ese vestido era precioso. Se amoldaba perfectamente a su cuerpo, resaltando curvas que ni ella misma sabía que tenía. Se miraba en el espejo. Tenía la sonrisa más radiante que jamás haya visto en ella. Su vida pintaba genial, un marido que la amaba, una carrera con un gran reconocimiento económico, una familia que solo quería verla feliz y unos amigos que siempre estaba para ella. Tenía un futuro prometedor en todos los sentidos. Se mordió el labio inferior y miró a la dependienta.

- Este me encanta. –dijo con una voz profunda. Era una mujer. Ahora sí era una mujer hecha y derecha.
- De acuerdo señorita. –dijo retirándose para apuntar algo en una pequeña libreta de cuero. _______ se dirigió al probador y se cambió. Quitó ese hermoso vestido blanco, reemplazándolo por una falta entubada negra y una camisa blanca. Calzó sus tacones y salió con el vestido en la mano, con cuidado de no arrugarlo mucho.
- Muchas gracias. –dijo _______ despidiéndose. El vestido se lo enviarían a casa el día de la boda. Sonrió a su mejor amiga.
- Te queda hermoso __________. –dijo Claire sonriendo. Su hermoso cabello pelirrojo ahora le llegaba por los hombros. Sus enormes ojos azules brillaban con ilusión.
- Gracias. –dijo sonriendo _________. Su pelo estaba igual que el de Claire, solo que ella tenía un tono chocolate. Sus grandes ojos verdes estaban emocionados, impacientes por el día de la boda.
- Por cierto… El vestido de dama de honor, ¿de qué color es? –preguntó uniendo sus manos, produciendo una palmada. _________ la miró con una sonrisa envidiable.
- Azul. Ya lo sabes. –aseguró tocando su frente– Te lo dije, ¿verdad? –dijo cerrando los ojos y frunciendo el ceño. Claire rió.
- Pues no.
- Bueno, es azul. –dijo abriendo los ojos y subiendo a su coche. Claire subió al asiento del copiloto.
- ¿Estás nerviosa? Quedan apenas tres semanas…
- Lo sé…
- Eric te ama, ________...
- Lo sé. –repitió ella parando en un semáforo en rojo.
- ¿Qué te tiene tan preocupada? –preguntó desorientada. Su amiga suspiro cerrando los ojos y apretó el volante.
- La familia Carter va a asistir a la boda. –dijo soltando todo el aire que tenía retenido.
- ¿Nicholas incluido? –preguntó Claire con interés. _________ se encogió de hombros y puso el coche en marcha.
- Él todavía tiene que entregar la aceptación de la invitación. –contestó aparcando en el garaje de su casa. La cual compartía con Claire, hasta que se casara.
- ¿Dónde está? –quiso saber Claire. ________ negó con la cabeza y dejó las llaves en la mesilla de entrada.
- No lo sé. Su madre me dijo que ella le entregaba la invitación.
- ¿¡Pero por qué lo invitas!? –vociferó Claire agarrándose de los pelos. ________ suspiró y se sentó en el sofá.
- Yo no fui, fue mi madre. Estaba tan ilusionada que no quise decirle que no. –gruñó frotándose las sienes. Claire se sentó a su lado en silencio junto a ella– Venga, dilo.
- ¿El qué? –preguntó Claire mirando la televisión apagada. ________ abrió los ojos y la miró con reproche.
- Dime que soy una tonta. Que voy a joder mi futuro con Eric al invitar a Nicholas a la boda. Venga, dilo. No tienes por qué quedarte callada. Me lo merezco. –murmuró volviendo a cerrar los ojos.
- No vas a destruir tu boda por invitar a Nicholas… a no ser que lo sigas amando. –interrogó Claire subiendo suavemente su ceja derecha. ________ frunció el ceño.
- No.
- Pues ya está, tu boda saldrá bien. –animó Claire acariciando su hombro. _______ sonrió y echó la cabeza hacia atrás.
- Sí…

***
- ¿Qué demonios? –gritó en cuando vio el sobre dorado. Lo cogió y vio que su nombre estaba impreso en él con una caligrafía exquisita. Lo abrió y lo leyó en la mente:

“Nos complace invitar al Seño Nicholas Carter a la unión matrimonial de _______ Smith y Eric Blanc. El 14 de agosto en la iglesia “Sant Santiago”. Por favor, rellene el pequeño cartelito que se le entregará a continuación y luego hágaselo llegar a la novia.”


Nicholas sacó la pequeña cartulina y observó que tenía que marcar si iría o no. Él se debatió por dentro. No quería ir a la boda de ________. Le dolería en el alma que ella se casara. Ahora que volvía, de nuevo, creyendo que la había olvidado… ¡Llega esto! Miró a su madre, ella sonreía. Él sonrió para disimular sus sentimientos y subió a su antigua habitación. Miró la pequeña cartulina y pensó que sería un grandísimo hipócrita si iba… Quiso matar a Eric con sus propias manos, ocupar su lugar y casarse él con _________. Bufó y vio un bolígrafo sobre la mesa de noche. Lo cogió y miró la cartulina, puso la cruz en la opción que creyó correcta. Era un grandísimo hipócrita.

Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 10:57

Capítulo dos.

Estaba nervioso, eso se podía apreciar en los incesables movimientos de sus manos. Estiró una de ellas y apretó el brillante botón de la puerta. Según le habían dicho los padres de _________, ella vivía ahí con Claire. Suspiró y se regañó por ser tan cobarde. Sacudió de cuerpo y se dio una colleja. Suspiró pesadamente y estiró la mano, esta vez tocando el botón.

- ¡Voy! –gritó una voz desde dentro. No la reconocía. Pensó que se habría equivocado de casa. Iba a darse la vuelta cuando una mujer con el pelo hasta los hombros, al ver sus ojos supo que era ________.
- ¿___________? –preguntó mirando su cuerpo. Llevaba una camisa que le quedaba grande y unos shorts deportivos.
- Sí. ¿Nicholas? –preguntó abrumada. No quería verlo hasta el día de la boda.
- ¿Cómo estás? –preguntó tímido. Ella suspiró y se recargó en la puerta.
- Pues bien… ¿Y tú? –preguntó esperando que se fuera. ¿Qué se suponía que hacía él allí?
- Bien. Bueno adiós. –dijo sacudiendo la mano. Ella lo miró confusa, pero empezó a cerrar la puerta.
- Adiós. –dijo antes de cerrarla. Él mantuvo la sonrisa hasta que ella despareció de su vista.
- Estúpido. Maldito estúpido. –dijo pateando una pequeña piedrecita. Haciendo que esta chocara en los zapatos de otro hombre. Él levantó la cabeza y lo miró– Lo siento.
- No hay problema. –dijo con un acento extraño. Él sabía perfectamente quién era.
- Eh, me voy.
- Claro. –dijo a duras penas. Él lo que sabía hablar era el francés… y solo el francés. Se acercó a la puerta y tocó el timbre. _________ le abrió y se tiró a sus brazos, besándolo con… Esto le dolió, pero ella lo besó con amor.
- Pasa cariño. –susurró ella sin siquiera mirarlo. Él solo se mordió el labio y metió sus manos en los bolsillos. Empezó a caminar hacia un parque, jamás había estado allí. Había una hermosa fuente circular en el centro y varios bancos para sentarse a su alrededor. Él pareció ver a alguien conocido.
- ¿Cameron? –preguntó confuso. El chico se giró, sus facciones habían cambiado.
- ¿Nicholas? –preguntó con una mueca. Él se sentó a su lado y suspiró.
- El mismo que viste y calza…
- ¿Qué haces aquí? –preguntó separándose un poco. Nicholas miraba a la fuente.
- Vine para pasar una temporada… y me encuentro con que ________ se casa. –dijo frustrado. Cameron curvó sus labios hacia abajo y le palmeó el hombro.
- Sé lo que sientes…
- ¿Sigues enamorado de __________? –preguntó exaltado. Unos celos irremediables subieron lentamente por su esófago.
- No. –dijo simplemente. Nicholas se relajó.
- ¿Entonces? –preguntó mirando al hombre rubio que tenía a su lado.
- Claire… Hice una estupidez y ahora no quiere hablarme. –dijo frunciendo el ceño y tensando la mandíbula. Nicholas torció la boca y le palmeó el hombro.
- ¿Me lo quieres contar? –preguntó sonriendo. Cameron lo miró y suspiró.
- Cuando volvieron, le dije a Claire que la quería como a nadie… Que ese mes que había estado fuera me había dado cuenta de lo mucho que la quería. Le pedí ser mi novia, ella aceptó encantada. Todo iba bien, hasta que Liam empezó a acercársele… Me puse tan celoso que le grité de todo, a ella. –aclaró. Nicholas frunció el ceño– Me dejó. Llevo un año intentando que me hable… pero nada. Lo peor es que ahora Liam es de sus mejores amigos, y él la quiere conquistar. ¡Demonios! Si no fuera tan impulsivo ahora Claire y yo estaríamos juntos. –dijo cubriendo su cara.
- Tranquilo… Tú aún puedes recuperarla. Lo mío viene siendo casi imposible. –dijo bufando. Cameron lo miró.
- ¿Hablas de ________? –Nicholas asintió.
- Sí… Se va a casar. ¿Qué puedo hacer yo contra eso? –preguntó bajando la cabeza. Cameron sonrió.
- Puedes intentar conquistarla, tienes tres semanas… Si no lo consigues, pues por lo menos lo habrás intentado.
- Ella me odiaría… Hoy la he visto tan enamorada…
- Bueno…. Yo no la noto tanto. Ella no mira a Eric como te miraba a ti. –dijo encogiéndose de hombros. Nicholas al instante lo miró con una sonrisa.
- ¿Puedo tener esperanzas? –preguntó aguantando la respiración. Cameron vaciló unos segundos interminables.
- Puedes tener esperanzas. –aseguró Cameron con una sonrisa. Nicholas pensó que ese era un buen comienzo para una amistad.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 10:58

Capítulo tres.

Salió de casa con una sonrisa envidiable, podía tener esperanzas… Hoy, se había mentalizado, iba a ser un buen día. Cuando iba caminando se encontró con Claire, iba bastante apurada. Le saludó con la mano, pero ella no lo vio. Se acercó preocupado porque llevaba una carpeta que en cualquier momento se iba a caer.

- ¡Epa! –dijo cuando cogió la carpeta antes de que cayera al suelo. Claire le miró agradecida.
- Gracias… Nicholas. –susurró cogiendo la carpeta de sus manos y empezando a caminar. Él la miró confuso.
- ¿Te ocurre algo? –ella detuvo la caminata. Respiró agitadamente y se giró.
- No. –dijo fingiendo una sonrisa. Él se acercó con el ceño fruncido, ella miraba el suelo nerviosa.
- Es por Cameron, ¿no? –aventuró Nicholas. Ella lo miró con los ojos abiertos, pero luego volvió su vista al suelo.
- ¿Cómo…? –intentó preguntar Claire, Nicholas sonrió.
- Supongo que ahora somos algo así…como amigos. –aclaró él. Ella lo miró e hizo un puchero, no aguantó más y empezó a llorar. Él suspiró y le acarició el hombro.
- Es que…lo amo, pero él es tan celoso que… no podemos ser una pareja. –gimoteó. Él sonrió de lado e hizo que levantara la cabeza.
- Escúchame. Cuando un hombre es celoso es porque se siente inseguro y porque de verdad te ama… Puede que él en ese momento haya sentido que le dejabas de lado, que le prestabas más atención a… ¿cómo se llama? –preguntó él desorientado. Ella rió bajito.
- Liam…
- Bueno, pues ese. Él te quiere Claire, y está que se tira de cabeza por un puente. Quiere pedirte perdón, pero me dice que siempre que estáis juntos en algún sitio tú te vas con alguien para no tener que hablar con él. –ella agachó la cabeza.
- Eso es verdad…
- Escúchalo Claire, él te adora… Daría su cabello por ti. –dijo con un poco de humor. Ella rió secando sus lágrimas.
- Gracias Nicholas. –dijo mirándolo con una sonrisa.
- De nada. Llámame Nick. –dijo sonriendo. Ella asintió y lo miró detenidamente.
- Si ___________ no se casara con Eric haría algo para juntaros de nuevo… Has madurado Nick, ya no eres aquel muchacho de antes…
- Gracias. La verdad es que cuando vine y me enteré de la boda de _________... Por cierto, ¿puedes darle esto? –dijo entregando la cartulina. Claire miró la respuesta y lo miró con tristeza.
- ¿Por qué te haces esto? –preguntó mirando la cruz en la opción de “Sí”.
- Es que… quiero verla, vestida de novia. No importa quién sea el novio, ella será el centro de toda mi atención. –dijo mirando el suelo. Claire le palmeó el hombro y le dio una pequeña sonrisa.
- No te preocupes… Ella está nerviosa –aseguró ella. Levantó la cartulina– y ahora lo va a estar más…
- ¿Por qué? –preguntó él con interés. Ella sonrió y carraspeó.
- Porque, creo, que tiene miedo de volver a verte y enamorarse perdidamente de ti. –sonrió Claire. Nicholas frunció levemente el ceño confuso.
- ¿Te lo ha dicho ella? –preguntó mirando como Claire se balanceaba sobre sus pies.
- No. –dijo ella. Nicholas sintió como su corazón se resquebrajaba.
- ¿Entonces? –preguntó. Quería sufrir más… quería morirse del dolor ahí mismo, frente a Claire.
- Lo intuí. Ella es incapaz de engañarme, la conozco desde que teníamos pañales…
- Pero…
- Escucha. Yo no sé qué va a pasar entre vosotros. No sé si os vais a separar para siempre, os vais a juntar de nuevo y casaros. No lo sé. Pero quiero que sepas que cuentas conmigo, estos últimos días Eric ha estado muy raro… Y no quiero pensar qué le pasa, aunque ya me lo espero. –dijo bajando la mirada.
- ¿Te refieres a…? –ella asintió.
- ¿Qué es lo que siempre le pasa a ___________ con los chicos? –preguntó con una mueca. Nicholas bufó y apretó los puños, frunció el ceño y miró a Claire con los ojos inyectados en sangre.
- ¿Tienes pruebas? –pidió apretando los dientes. Ella negó.
- Es una sensación… Mi sexto sentido. –dijo encogiéndose de hombros. Contigo también me pasó, y con James también… Es casi imposible que esta me equivoque. –aseguró mirándolo con los ojos entrecerrados. Nicholas tenía los nudillos blancos por la fuerza con la que apretaba los puños. Sus dientes chirriaban y le salía una vena en el cuello.
- Si ese desgraciado llega a engañar a mi mujer, le arranco yo mismo las pelotas. –susurró relajando cada músculo. Claire lo miró asombrada, ¿su mujer?
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 10:58

Capítulo cuatro.

Lo miró perpleja. ¿Se refería a que ____________ ya no sería virgen? Bufó y miró a Nicholas con los ojos entrecerrados y el ceño fruncido.

- ¿Qué quieres decir con “tu mujer”? –preguntó furiosa. Él la miró confuso.
- Pues eso, es mía. Solo mía.
- ¿Por qué? –insistió Claire.
- Porque la amo. –respondió con confusión. ¿Por qué le preguntaba todo aquello?
- ¿Nada más?
- Ehh, no que yo sepa…
- ¿No habéis…? –preguntó dejando la pregunta en el aire. Nicholas no podía estar más desorientado.
- ¿Qué? –y miró como Claire movía aparatosamente las manos. Él suspiró, si no le hablaba claramente no la entendería.
- Eso. –dijo abriendo los ojos.
- ¿Qué? –repitió cansado. Odiaba que las mujeres hicieran eso. Él no sabía de qué demonios hablaba…
- ¡No te hagas es estúpido! Sabes perfectamente que hablo de sexo. –dijo seriamente. Él abrió los ojos y miró a la pelirroja.
- ¿Me estás preguntando si hemos hecho el amor? –preguntó desconcertado. Claire asintió con los ojos cerrados.
- Sí.
- ¿Tú qué crees?- preguntó sonriendo. Quería hacer que Claire se enfureciera un poco, que no pensara en Cameron para no verla tan mal.
- ¡Maldito desgraciado! ¡Te has atrevido a tocar a mi amiga! –dijo golpeándolo. Él empezó a reír y se la quitó de encima.
- Tonta. No lo hemos hecho. Tranquila, tú ___________ sigue siendo virgen. –dijo con la sonrisa más grande que jamás había sacado a la luz.
- ¿Y tú que sabes? A lo mejor Eric se la tiró en París. –dijo furiosa, quería que Nicholas sufriera un poco por haberle mentido.
- ¿Qué? –gritó con ira Nicholas. Claire frunció el ceño, fingiendo enojo. Dios sabía lo mucho que le costaba contener la risa.
- ¡Eso! No se lo he dicho a nadie, pero se escuchaban ruiditos desde la habitación de ____________ cuando estábamos allí. –dijo suspirando. Le estaba resultando difícil, en cualquier momento empezaría a reír sin parar.
- ¡Maldito desgraciado! ¡Ha tocado a mi mujer! –dijo empezando a caminar. Claire lo miró confusa.
- ¿A dónde vas? –preguntó siguiéndolo. Él no se giró, ni paró. Siguió caminando sin importarle nada.
- A romperle la cara al desgraciado ese. Nadie toca a ____________. ¡Nadie joder! –gritó con furia. Claire abrió los ojos y le cogió del brazo.
- Para, para. ¡Era una broma! –gritó cuando Nicholas se deshizo de su agarre. Él paró su caminata y se giró, respiraba agitadamente.
- ¿Una broma? –preguntó confuso. Ella asintió con miedo. Nicholas estaba rojo por la ira, los nudillos estaban blancos y su mandíbula estaba tan apretada que rompería una moneda.
- Sí…
- ¡Ah! Pues qué gracioso. –dijo irónicamente, pero relajando los músculos.
- Lo siento, no pensé que te ibas a poner así…
- Pues ahora lo sabes. ¡No me hagas una broma así en tu vida! Joder, he sentido tanta rabia que quería matarlo. ___________ es mía. –gritó pateando una piedrecita. Claire se acercó a él y le acarició el hombro.
- De verdad lo siento Nick. –susurró bajando la mirada. Él suspiró.
- Tranquila. Ya pasó, ¿vale? –ella asintió y lo abrazó agradeciéndole la amabilidad. Cuando se separó, el pelo de Claire se quedó enganchado en la cadena que llevaba Nicholas. Provocando que quedaran cerca. Ambos rieron y Nicholas intentó desenredar el desastre.
- Quita. Déjame a mí. –dijo empezando a quitar su pelo de la dichosa cadenita. Cuando por fin lo consiguió empezaron a reír como locos. Nicholas giró la cabeza y paró de reír, Claire hizo lo mismo. Chocándose con la imagen de su amiga. Mirando la escena que habían tenido.
- Tú… y tú… ¿Juntos? –preguntó haciendo un leve puchero. Señaló a los dos para cerciorarse de que eran ellos. Claire abrió la boca para hablar, pero Nicholas se adelantó.
- ___________ mi amor, no es eso. En serio, no es lo que piensas. –dijo acercándose a ella.
- ¡Déjame! ¿Para qué demonios has vuelto? –gritó llorando. Miró a Claire y bajó la mirada.
- ______________… –susurró su amiga. Ella negó con la cabeza y salió corriendo. Haber visto a Claire y a Nicholas tan juntos le había revuelto el estómago y le había roto el corazón… otra vez.


Última edición por lovelife. el Marzo 8th 2013, 11:00, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:00

Capítulo cinco.

Entró en casa y cerró la puerta, deslizándose en ella. Las lágrimas caían por sus mejillas como cascadas. No podía dolerle más… ¡Demonios! Ella seguía amando a Nicholas con toda su alma. Y él ya la había olvidado. Se sentía tan estúpida, tan tonta… Y ella pensando que Nicholas iba a irrumpir en la iglesia, diciendo que la amaba y que era suya.

- Tonterías. –se reprochó subiendo a su habitación. Cuando estuvo dentro, cerró con pestillo. Odiaba el hecho de seguir amando a Nicholas cuando él y su amiga lo pasaban en grande.
- ¿___________? –preguntó Claire entrando por la puerta principal. ___________ no movió un músculo, no quería que supiera que estaba en casa– Vamos, déjame explicarte lo de Nick.
- Ahora lo llama Nick. –murmuró en una voz casi inaudible. Claire suspiró y llegó a la habitación de ____________.
- ¿Estás? –preguntó tocando la puerta. Ella se quedó callada– Venga, no seas infantil. Joder.
- ¿Infantil yo? –preguntó susurrando sorprendida. Miró la puerta con recelo, pero no se movió.
- ¡____________ joder! Ábreme, que sé que estás ahí. –gritó golpeando la puerta.
- Vete ya. –susurró cerrando los ojos. Claire cesó con los golpes y miró la puerta enfadada. Sabía cuál era la forma de hacer que ___________ saliera de ahí, pero podría írsele de las manos.
- ¿Pues sabes qué? ¡Nick y yo nos amamos! A ti ya te ha olvidado, supéralo. Joder, ya cansas con esto. –gritó sonriendo. Si sus cuentas no fallaban en tres, dos, uno… No pasó nada.
- Me alegro. –dijeron del otro lado de la puerta. Claire frunció el ceño.
- Pues sí. Nick ya no te quiere, me quiere a mí. –dijo pateando el suelo. ¡Joder, _____________ no salía!
- Vale. “Mejor amiga”. –dijo con un tono de reproche. Claire estalló.
- ¡Sal de ahí! –gritó dando una patada a la puerta. ____________ se levantó y abrió la puerta.
- ¿Qué mierda quieres Claire? –preguntó con un tono frío. Su amiga la miró desafiante.
- Decirte que Nick y yo somos novios, y que nos importa bien poco lo que pienses. –dijo con orgullo. Joder, eso ya se estaba yendo de sus manos. Podría perder a ___________ como mejor amiga.
- Vale. Os doy mi bendición si queréis. –dijo chasqueando la lengua.
- ¡Me ha pedido matrimonio! –gritó cada vez más triste. Ahora sí que la iba a perder, joder. Odiaba sus impulsos.
- Perfecto. Pues que seáis felices… a mí no me habléis nunca más. ¿De acuerdo? –preguntó cerrando su puerta con un fuerte golpe. Claire bajó la mirada y se regañó mentalmente.
- Joder. –dijo bajando las escaleras. Salió de la casa y se encontró con un Nicholas preocupado.
- ¿Lo has arreglado? –preguntó mordiéndose el labio inferior nervioso.
- No. –dijo tajante. Nicholas la miró con confusión.
- ¿Cómo? –preguntó mirándola serio. Ella se encogió de hombros.
- Me puso nerviosa y dije tonterías. –dijo empezando a caminar. Él empezó a seguirla.
- ¿Qué clase de tonterías? –preguntó cogiendo su brazo y haciendo que gire. Ella lo miró a los ojos con rabia.
- Le dije que tú y yo íbamos a casarnos. Que ya no la amabas, que me amabas a mí. Que ya no te importaba ella…
- ¿Estás demente? –gritó empujándola. Ella lo miró con reproche.
- No. –dijo bajando la mirada.
- Ahora entiendo porque Cameron te dejó. Joder, no haces más que causar daño. –dijo alejándose de ella. Claire miró como se iba caminando.
- Quizás tenga razón… Nadie me quiere aquí. –dijo mirando el cielo. Suspiró y empezó a caminar hacia algún sitio.

Tenía que desmentir esa chorrada. Él la amaba solo a ella y a nadie más. Llegó a la puerta y empezó a tocar el timbre como un loco. Sintió los pasos pesados de alguien. Sonrió y se arregló el pelo. Cuando ____________ abrió la puerta él se tiró a sus brazos.

- Te juro que no. Claire y yo no somos nada. De verdad, no la amo a ella. Yo solo amo a una chica… Esa e…
- Es Heather. Ya lo sé. ¿Te gusta burlarte de mí Nicholas? –preguntó deshaciéndose del abrazo.
- No. No lo entiendes…
- Sí lo entiendo Nicholas. Vale, ya no me amas… Pero no era necesario enviar a Claire a decirme todas esas cosas…
- ¡No! Eso ha sido cosa de ella, de verdad…
- Déjalo Nicholas. Tú y yo ya no somos nada. Vete con Heather, debe estar esperándote. –dijo cerrando la puerta. Nicholas miró la puerta por unos minutos, sus ojos empezaban a escocer. Puso una mano sobre la puerta y cerró los ojos.
- Te amo. –susurró cayendo al suelo. Todas las esperanzas que tenía hacía unas horas se habían ido a la mierda.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:02

Capítulo seis.

Debía arreglarlo. Demonios, nada le iba bien. Entró a su habitación y se tiró sobre la cama. Tenía que hacer algo rápido, solo quedaban dos semanas para la boda. Ya estaba casi todo preparado. Suspiró y miró la bolsa transparente colgada del armario. Era su traje para la boda, ¿por qué le estaba pasando esto a él?

- Joder, ¿qué he hecho mal para que me trates así? –preguntó mirando el techo– Siempre soy yo el que sale sufriendo. –reflexionó su frase durante unos instantes– Espera, ¿estás intentando decirme que lo mejor es que sea un desgraciado mujeriego para ser feliz? –preguntó con cara de asco.

No obtuvo respuesta. Bufó y se levantó suavemente, quedando sentado. Juntó sus manos y miró fijamente el traje. Negó con la cabeza y frunció el ceño. No podía acudir a esa boda, ver como ________ decía “Sí quiero” frente a todos… Demonios, eso dolería.

- ¿Qué dices? Si en el fondo te encanta sufrir. –susurró para sí. Se levantó de la cama y se acercó al traje. Tocó el plástico que lo recubría y se alejó espantado– ¿Qué hago? ¡Tengo que detener esa boda cuanto antes!


Sus piernas no respondían, se había pasado toda la noche llorando. Claire tampoco había llegado a casa, se habría enfadado. Suspiró y miró la puerta del baño. Tenía que conseguir mantener el equilibrio y dar unos cuantos pasos.

- Vamos… Solo un poco. –susurró agarrándose de la pared. Parecía un bebé aprendiendo a caminar. Sonrió triunfante cuando llegó. Entró y se metió en la ducha, refrescando sus ideas.

Cuando salió se tiró sobre la cama con la toalla aún puesta. Suspiró y cerró los ojos, queriendo irse de allí. Tener una vida ajena a todo aquello. Ser una chica normal, sin tantos problemas por amor. Demonios quería irse de ahí ahora, a China…Rusia. Algún país lejano y en el que nunca pensarían en buscarla. Tenía un cierto resentimiento hacia Nicholas, y ahora, Claire.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:03

Capítulo siete.

Sus ojos se abrieron rápidamente cuando sonó el timbre. Suspiró y se levantó, olvidando el hecho de que tenía una simple toalla tapando su cuerpo. Bajó las escaleras amoldándose el húmedo cabello.

- ¡Voy! –vociferó parándose ante la puerta. Suspiró y abrió la puerta con tranquilidad.
- ________yo te juro que… –paró en seco cuando vio la diminuta toalla que cubría su hermoso cuerpo.
- ¿Qué haces aquí? –preguntó con rabia. Él se acercó a ella con la mirada clavada en sus ojos.
- Dios _______...
- Nicholas. –dijo cuando él entró en su casa y cerró la puerta. Vio cómo pasaba los brazos por su cintura y la abrazaba con fuerza.
- Te amo. –susurró antes de unir sus labios. Ella abrió los ojos, pero se sujetó de su cuello para no caer.
- Nicholas… –susurró cuando se separaron para respirar. Él sonrió y le besó el cuello.
- Te amo tanto. –pronunció elevando el cuerpo femenino para que enredara las piernas en su cintura. ___________ suspiró y lo besó. No aguantó más. Todo ese amor que le tuvo hacía unos años, que creía olvidado, salió a la luz.
- Nick. –gimió cuando él le mordió suavemente el labio inferior. Él sonrió y miró las escaleras.
- Vamos. –sonrió subiendo las escaleras. Llegó a una puerta que estaba abierta, la habitación de ____________. Ella suspiró y miró asustada la habitación.
- Nick…
- Lo sé. No te haré daño mi amor. –susurró besando su mejilla. Ella se sintió morir.

La posó sobre la cama con delicadeza, quedando él encima. Suspiró cuando vio los ojos verdes mirarlo con amor… ¡Dios! Era amor lo que veía en su mirada. Sus manos no estaban quietas, querían sentirla… Nicholas se ocupó de pasar una sábana sobre ellos. Ambos se miraban, se comían con la mirada. Entonces Nicholas empezó a desnudarse, quedando únicamente en bóxer. Miró a ________ para asegurarse de que ella también quería.

- Sí. –susurró besándolo con premura.

Él sonrió y quitó la última prenda de su cuerpo. El beso duró minutos eternos, mientras se sentían el uno al otro. Hasta que a Nicholas se le hizo molesta aquella toalla. Tiró de ella y la arrojó al suelo con un gruñido. Siguió besando a la mujer que tanto amaba, la que le robaba suspiros y sueños. Tras media hora abrazándose y besándose Nicholas no soportó más las incesantes punzadas de su miembro. Con una mano lo dirigió a la entrada de _________ y entró lentamente. Mirando siempre a __________ a los ojos. Ella se quejó con un grito de dolor.

- Lo siento cielo. –susurró él parando. Ella abrió los ojos y se mordió el labio.
- Ya no duele. –susurró besando el cuello de Nicholas. Él reprimió un gemido y entró completamente. Quitándole algo que jamás recuperaría.

Al principio las embestidas eran suaves y lentas para que ____________ se acostumbrara a él. Pero después el deseo pudo con él y empezó a entrar más rápidamente, provocando gemidos y suspiros en ___________. Él gruñía suavemente, deseaba tanto estar así con ella. Sus frentes transpiraban, dando a entender que estaban llegando al final. Ella sintió unos pequeños calambres en la zona interior de los muslos y Nicholas unas pulsaciones en su miembro. Demonios, ya iban a llegar a la cima. Ambos gritaron cuando él la llenó. Quedaron quietos, inmóviles. Intentando recuperar la respiración.

- Nick…
- Mi amor, te amo tanto. –susurró saliendo de ella y acostándose a su lado. Ella sintió algo oprimirle el pecho.
- Nick…
- Shh. Calla. –dijo posando sus labios sobre los de ___________. Ella no se quejó.
- Es que…
- Por favor, no me digas que ha sido un error. –pidió él con los ojos aguados. Ella se mordió el labio. Lo era… ella estaba a punto de casarse y una semana antes engaña a su esposo con otro. Se odiaba a sí misma.
- Pero voy a casarme. –dijo cerrando los ojos, dejando caer unas lágrimas. Nicholas la miró y se le rompió el corazón.
- No te cases…
- No puedo dar marcha atrás Nick. –gimoteó ella sollozando.
- Claro que puedes… Huyamos juntos ____________. Escapémonos a donde sea. Los dos solos… amándonos. –susurró él tomando la cara de su mujer, ahora sí…su mujer.
- Nick. –suspiró pensando en la propuesta. No sería mala idea… pero ¿qué pasaría con Eric? No quería que nadie sufriera, no quería ser tan egoísta y dejar a un chico triste por ella. Pero tampoco quería hacer sufrir a Nicholas… Lo miró a los ojos y se mordió el labio. ¿Qué podía hacer?
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:04

Capítulo ocho.

Se mantuvo callada durante unos minutos que parecían eternos… Él no hacía más que comerse las uñas mentalmente. Rogaba a Dios para que dijera que sí. La vio suspirara e incorporarse.

- Nick…
- ¿Sí? –preguntó emocionado. Ella lo miró y negó.
- No, lo siento…
- ¿Qué? –preguntó desorientado. Pensaba que ella se iría con él sin importar nada… Demonios, eso no podría haber salido de sus labios.
- Que no. –dijo bajando la mirada. Él bufó y se levantó de la cama, completamente desnudo.
- ¿No te cansas de jugar conmigo? –gritó empezando a vestirse. Ella lo miraba con dolor en la mirada. Ella nunca había jugado con él.
- Yo nunca…
- Que sí. –dijo cansado. Se dirigió a la puerta y cogió la manilla– Olvídate de mí y déjame en paz ya, joder… Déjame vivir tranquilo. –susurró saliendo. Ella no aguantó y empezó a sollozar, no lloró a todo pulmón hasta que escuchó la puerta principal cerrarse de un portazo.
- Lo siento Nick. –empezó a gritar y chillar. Se odiaba mucho por hacer sufrir a alguien tan importante para ella. Suspiró y se levantó para ir al baño.

Su aspecto era horrible. Tenía los ojos rojos e hinchados, las mejillas húmedas y los labios levemente morados. Su cabello estaba enmarañado y su cuerpo tembloroso. No podía sostenerse en pie. Se metió en la ducha y volvió a lavarse todo el cuerpo, teniendo especial cuidado en las partes que habían sido besadas por Nicholas, quería que no se borraran sus labios…

- Estúpida. –susurró para sí misma. Salió de la ducha y se enrolló en una toalla. Cuando salió se vistió casual, quería quedarse en casa todo el día.

- Soy Nicholas, encantado. ¿Tú te llamas? –preguntó estirando su mano.
- Me llamo _________. –dijo estrechando su mano con la del muchacho.


Daría todo por volver a tener dieciséis años otra vez. Por volver a conocerlo y no hacer tantas estupideces, hacer que él se quede con ella.

- _____ detente… Mira, mi problema no es que… haya hecho algo malo. Mi problema es que no me aceptan por como soy. Yo… _____ soy… Yo…
- ¿Sí? Puedes confiar en mí. –cogió sus manos y sonrió. Nicholas la miró a los ojos y suspiró.
- ______ soy gay.


Suspiró y se sentó en el sofá. Le dolía tanto recordar eso… No podía, no quería casarse ahora…

- _______, te quiero tanto.
- Nick…
- No, escucha. No sabes cómo me encantas. ¿Sabías que apenas te conocí supe que serías importante en mi vida? ¿Sabías que me hiciste dudar sobre mis sentimientos al segundo día de conocerte? ¿Sabías que muero por darte un beso tan apasionado que nos quedemos sin razón por la falta de oxígeno? ¿Sabías que odio verte con Cameron? ¿Qué me pongo celoso? No sabes cuánto te adoro, eres tan especial para mí. Un día, me dijiste que querías un príncipe azul, pero yo no soy un príncipe azul. Esos son los típicos, y su historia siempre acaba con un final abierto…que no sabes qué pasó después de eso. Yo soy uno amarillo con una bicicleta, o más bien triciclo. Pero te prometo un final inolvidable, uno que vas a recordar cada momento después de esto. _______, ¿quieres ser mi novia? –preguntó cogiendo sus manos. Ella estaba encantada, en una nube esponjosa que se elevaba más y más hacia el paraíso. Hacia su paraíso con Nicholas. Sonrió y lo miró.


Sonrió melancólica, aquel recuerdo lo guardaría en su memoria para siempre. Fue tan bonito, tan especial para ella. Romántico. Nicholas era un romántico empedernido cuando quería.

- ¿Nick? –frente a ella estaba Nicholas besando apasionadamente a Heather.

Estaban medio desnudos sobre la cama. Él encima de ella. Ese sentimiento de felicidad que había sentido hacía treinta segundos se esfumó. Sintiendo de nuevo aquel dolor, sintió que la historia se repetía de nuevo. Las llaves cayeron al suelo, haciendo el mismo eco de hacía unos años. Su corazón se rompió, otra vez. Nicholas la miró. Tenía los ojos oscuros, estaba excitado. Apenas sus miradas conectaron Nicholas se dio cuenta de lo que estaba haciendo, del enorme error que estaba cometiendo.


Y de repente llegó el endemoniado recuerdo que más la hizo sufrir. Volvió a sentir el mismo dolor de aquella vez, una punzada y después cómo le faltaba el aire. Sollozó de nuevo y cerró los ojos, no quería llorar. No ahora. Quedaba poco para su boda y tenía que estar feliz. Al fin y al cabo iba a casarse con el hombre al que amaba…o eso creía.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:05

Capítulo nueve.

Llegó a su casa enfadado, se sentía dolido y traicionado. Con un suspiro se sentó en su cama y miró el techo.

- ¿Por qué pensaste que se iba a escapar contigo? –se dijo enfadado. Miró la mesilla de noche y tiró todo lo que había sobre ella.
- Nick. –escuchó gritar a una voz femenina. Se levantó y bajó hacia la puerta principal, la abrió y se sorprendió.
-¿Qué haces aquí? –preguntó confuso. La mujer pasó con una sonrisa.
- Tu timbre está roto. No ha sonado cuando lo he pulsado. –dijo evadiendo la pregunta.
- Heather te pregunté algo. –dijo furioso. La mujer rió y se giró para mirarlo.
- Lo sé, pero no quiero responder. –se encogió de hombros.
- ¿Dónde has dejado a tu novio? –preguntó con rabia, quería que esa mujer se fuera de su vida de una vez por todas.
- Lo dejé. –dijo simplemente.
- ¿Y tu hijo? –preguntó un poco más preocupado.
- Se lo quedó él, ya ves tú para que quiero yo un bebé. –dijo secamente, lo miró seductoramente y se acercó.
- No me toques. –dijo apartando la manos de Heather.
- ¿Por qué? Sé que me deseas.
- Claro que no. –contraatacó pensando en otra cosa.
- ¿A no? –preguntó rozando su pierna con el miembro de Nicholas. Eso lo debilitó completamente.
- Para. –pidió.
- No quiero. –sonrió ella acariciando su cuello.
- Detente. –dijo cerrando los ojos. Ella lo miró y sonrió.
- Bésame. –susurró contra sus labios. Él abrió los ojos y la miró. A su mente llegó el momento en que ___________ le dijo que no y un arrebato de rabia y furia no lo dejaron pensar con claridad. La besó.

La cargó en sus brazos y la llevó a su habitación, donde se desnudaron y tuvieron sexo. Eso sí, Nicholas se había cuidado. Cuando ambos recuperaron la respiración, Nicholas se levantó rápidamente y le tiró la ropa a Heather.

- Vístete y te vas ahora. –dijo chasqueando los dedos. Heather lo miró sorprendida.
- ¿Qué?
- Que te vayas… Todo muy excitante, pero vete. –dijo abrochándose los pantalones. Heather, aún sorprendida, se vistió.
- ¿Qué te ha pasado Nicholas? –preguntó dolida. Jamás la habían usado y luego ‘tirado’.
- La vida, lárgate. –gritó señalando la puerta. Ella salió corriendo.

Suspiró y se tiró sobre el sofá, ¿qué demonios había pasado? Su mente empezó a trabajar y solo llegó a una conclusión.

- Ese es el destino que me espera… Ser un endemoniado mujeriego que hiere a las mujeres. –suspiró y cerró los ojos. Si ese era su destino, lo aceptaría y dejaría a ___________ con ese desgraciado de Eric.

Los días pasaron rápidamente. Solo faltaban dos horas para la boda más esperada… _____________ estaba en su habitación, arreglándose el velo. Sonrió mirando su imagen en el espejo.

Nicholas terminaba de perfumarse en su departamento, la noche anterior había tenido una maratón de sexo con una ardiente pelirroja. Sonrió recordando el momento y salió en dirección a la iglesia.

Ya todos estaban ubicados en sus asientos. Eric esperaba en el altar con una sonrisa radiante, a Nicholas se le hizo estúpida. La música empezó a sonar y por la puerta entró ____________.

- Preciosa… –salió de los labios de Nicholas sin siquiera parar a pensar. Ella pasó de largo lentamente y llegó al lado de Eric.
- Bien, pueden sentarse. –dijo el padre. Todos obedecieron.

La misa transcurrió tranquila, sin ningún incidente. Solo algún que otro lloriqueo por parte de un bebé. Nicholas solo miraba a _____________ y por momentos a Eric. A éste último con envidia reprimida.

- Si alguien se opone que hable ahora, o calle para siempre. –dijo el padre mirando a los invitados. Nicholas se mordió el labio. Una gran lucha se debatía en su cabeza sobre si levantar la mano o no…
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:06

Capítulo diez.

Su corazón gritaba que se levantara, que dijera que amaba con toda su alma a aquella mujer y que se la llevara lejos, donde pudieran estar solos. Pero su cuerpo no respondía, su cerebro pedía serenidad y madurez. Así que permaneció sentado, viendo como el padre decía las dolorosas palabras.

- Bien, yo los declaro marido y mujer –dijo dibujando una cruz en el aire. ___________ y Eric se besaron con ternura. No pudo soportarlo y salió de la iglesia, quedando apoyado sobre el edificio de piedra.
- ¡Que vivan los novios! –escuchó gritar a una mujer. Sintió como algo le golpeaba, era pequeño… Arroz. Los novios salieron sonrientes, posando para algunas fotografías.
- Esto apesta –susurró Nicholas chasqueando la lengua.
- Hola –sonrió Cameron acercándose. Él solo levantó la cabeza a modo de saludo.
- Hey.
- ¿Estás bien? –preguntó con preocupación. Nicholas suspiró, odiaba esa endemoniada pregunta.
- Sí –dijo secamente. Cameron lo miró con confusión y compasión.
- Sé que la amas.
- No –susurró bajando la mirada.
- Explícate –inquirió Cameron. Nicholas carraspeó.
- La amo, pero estoy cansado de sufrir por ella. Que haga lo que quiera, es su vida… Si se quiere casar con Eric y dejarme a mí, pues bien por ella. No voy a rogar por ella.
- ¿Estás seguro? –preguntó cruzándose de brazos.
- Lo estoy y para no tentarme me iré.
- ¿Qué? ¿Otra vez? –preguntó mirándolo con rabia.
- Sí, necesito irme lejos. Puede que no vuelva, puede que sí. Pero necesito irme cuanto antes…quiero asimilar que ___________ no es para mí y que está casada.
- ¿Estás loco? ¿No piensas luchar por ella? –preguntó con desesperación. Nicholas solo soltó una carcajada.
- Ya lo he intentado, me echó de su vida como a un perro con pulgas. No me quiere con ella Cameron… Ella ama a Eric y punto final. Ella ha decidido y eligió a su esposo. Yo no puedo obligarla a que se quede conmigo cuando no es lo que quiere.
- Me has decepcionado.
- Pues lo siento –dijo empezando a caminar. Cameron tocó su hombro.
- ¿No vienes al banquete? –preguntó metiendo sus manos en los bolsillos de sus pantalones. Nicholas negó con la cabeza.
- No soy tan masoquista. Haré las maletas en cuanto llegue a mi casa. Necesito irme ya –dijo empezando a caminar de nuevo. A lo lejos se escuchó como un coche arrancada, silbidos y latas. Nicholas se sintió aún peor.

Cuando llegó a su casa tiró las llaves contra la pared, frustrado. Sus labios estaban notablemente rojos, se los había mordido para no llorar. Parece ser que se mordió muy fuerte. Cayó al suelo y empezó a llorar. Lloró todo lo que se había aguantado, desde el momento en el que se vio en el espejo hasta donde había llegado a su casa. Soltó todo el dolor que se le había acumulado en la mañana. Desató la corbata y se la quitó por la cabeza, despeinando levemente sus rulos recortados. Un gemido salió de su boca, la necesitaba a su lado. Con él… Fuera o no en la cama, la quería para siempre a su lado.

- Cálmate –se dijo-. Ella se fue y ya está. Ahora harás tu vida, como lo pensaste. Solo utilizarás a las mujeres… No entregarás tu corazón a nadie más.
- ¿Qué corazón? Si se lo quedó ___________ -susurró su mente. Él solo bufó.
- Genial, estoy loco –dijo levantándose y encaminándose a su habitación.

Bajó la maleta que estaba encima del armario. Suspiró y la puso sobre la cama, abriéndola de par en par. Se dirigió a las puertas del armario y las abrió, sacando tanta ropa como sus brazos le permitían. La tiró en la maleta, sin ningún orden en concreto. Solo quería darse prisa. Cuando terminó con el armario, cerró la maleta y sacó la pequeña debajo de la cama. Caminó hacia los cajones y abrió el primero.

- ¿Estás seguro de que quieres irte? –preguntó su mente con sorna, como si se estuviera riendo de él.
- Claro que sí –respondió empezando a coger su ropa interior.

Abrió la pequeña maleta con dificultad y metió todo lo que había cogido. Suspiró y volvió a repetir la acción hasta que los cajones quedaron totalmente vacíos. Miró a su alrededor y vio todas las fotografías y demás decorativos.

- Se los dejaré a mi madre, al fin y al cabo volveré –dijo cogiendo una caja y metiendo todo. Cuando terminó miró a su alrededor. Todo estaba vacío, las mesitas, las estanterías…todo, vacío.

Con un suspiro abrió la maleta de la ropa y sacó unos pantalones, una camisa y unos zapatos. La volvió a cerrar e hizo lo mismo con la maleta pequeña, dejó su ropa limpia sobre el colchón y entró al baño. Se desnudó rápidamente y se metió en la ducha, quería estar limpio para empezar su nueva vida. Salió y cogió una toalla que estaba en el lavabo, se secó con prisa y se vistió. Cuando estuvo arreglado, miró el traje.

- Te detesto. No quiero tenerte nunca más –le habló al traje con rabia. Lo metió en una bolsa sin ningún cuidado y salió a la calle. Llegó a los contenedores y lo tiró al que tenía la palabra ‘ropa’ grabada-. Hasta nunca.

Volvió a su casa y cogió las cajas que contenían todas las fotos, figuritas y demás adornos decorativos. Los llevaría a casa de su madre y aprovecharía que estaban en la boda de ____________ para no tener una despedida triste. Introdujo la llave en la pequeña ranura y abrió la puerta, dejó las cajas en el suelo con una nota sobre ellas. En el pequeño papel ponía que se iba, pero volvería pronto. Salió de la casa y volvió a la suya. Entró y cogió las maletas, salió a la calle y empezó a caminar hacia la parada de taxis. Se subió a uno metiendo el equipaje en el maletero.

- Al aeropuerto, por favor –susurró mirando por la ventana. El conductor empezó a conducir hacia su destino.
- Cobarde –le recriminó su mente. Él solo suspiró. No era un cobarde, en todo caso era un valiente. Nadie entregaba a la mujer que amaba a otro hombre y, para dejarla en paz y feliz, se iba.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:07

Capítulo once.

____________ buscaba con la mirada por todo el salón. Frunció el ceño cuando repasó todas las mesas y no lo encontró. Suspiró justo cuando le entregaban el primer plato. Su estómago se cerró al instante. Buscó a Cameron con la mirada. Él la miró también. Ella movió los labios con pronunciar palabra, Cameron la miró con preocupación y le señaló la puerta. Él se levantó y salió con paso rápido. ____________ lo entendió.

- Cariño, debo ir al baño. ¿Me disculpas? –preguntó sonriendo falsamente. Eric la miró con duda, pero asintió. Ella se levantó y salió por la puerta principal.
- No me digas nada, ya sé lo que me vas a preguntar –susurró apoyándose en una pared de piedra.
- Bien…entonces responde.
- Se ha ido ___________. Me ha dicho que esta vez puede que no vuelva. Se ha ido por ti –murmuró mirándola a los ojos. Ella se mordía el labio.
- ¿Por mí?
- Sí, quería dejarte ser feliz con Eric… __________ pienso que se va de verdad, ya sabes cómo es Nick.
- ¿Te ha dicho a dónde se iba? –preguntó con pesar. Cameron negó con la cabeza.
- No.
- ¡Agg! No lo entiendo. Él…hoy, en la iglesia…Estaba sonriendo.
- ¿Te lo habías creído? –preguntó con sorpresa.
- No, pero por lo menos pensé que se alegraba…por mí. Pensaba que con eso se habría olvidado un poco de mí –dijo bajando la mirada.
- ¿Y eso es lo que querías?
- Sí –vaciló un poco–, no… No lo sé Cameron. Ahora que se ha ido me siento muy mal, necesito que esté aquí.
- Ya sabes lo que tienes que hacer para que vuelva.
- ¿El qué? –preguntó ansiosa. Cameron la miró con ternura en la mirada.
- Ve a por él ___________, búscalo.

Corría por las calles de la ciudad, ningún taxi se había parado. Todos pasaban de largo sin prestar atención a su nerviosismo. Cuando pasó un taxi pudo ver como un chico tenía la cabellera apoyada en el cristal, con la cabeza agachada. ¡Reconocería esa cabellera en cualquier lado! Empezó a correr con más energía. El vestido se le había manchado en la cola., era un marrón seco. Pero no le importó. No le importaba nada, excepto parar la locura de Nicholas.

- Por favor, Dios. Sabes que te pido pocas cosas y que soy muy buena con todos –susurró mientras corría con más energía– te necesito. Ayúdame a parar a Nicholas… ayúdame a que se quede y no se vaya lejos y para siempre –gimoteó dejando escapar una lágrima. Sintió como perdía el equilibrio y se caía. El tacón se había roto.

Sus manos le dolían, había parado la caída con ellas. Se quitó los tacones y se los colgó el cinturón del vestido, cuidando que no cayeran. Vio como el cartel del aeropuerto se hacía más y más grande. Sus pies sentían el frío suelo de la calle. Se mordió el labio cuando sintió que algo se le clavaba en el pie. Detuvo su camino e inspeccionó el pie, no era nada grave… solo una piedrecita pequeña. Nada de sangre ni cosas así. Suspiró aliviada cuando pisó el suelo del aeropuerto. Todos la miraron con una expresión extraña. Sus caras decían claramente ‘esta mujer está loca’. No prestó atención y buscó a Nicholas. Lo encontró. Claro que lo encontró, pero no solo. A su lado una chica muy guapa sonreía coqueta.

- ¿Nick? –susurró con un dolor en el pecho. La chica se estaba acercando al rostro de Nicholas cuando, como por arte de magia, él se giró y la miró. ___________ solo se quedó quieta, su corazón ahora no latía. Se había quedado parado.
- ¿__________? –preguntó confuso. Aflojó la expresión cuando vio como ___________ negaba con la cabeza y se alejaba de espaldas. Él se alertó y se levantó con prisa.
- ¡No! Vete con ella, estabas muy contento –dijo girando sobre sus pies adoloridos y empezando a caminar con dificultad. Nicholas la siguió y le cogió del brazo.
- No digas eso, sabes que solo te puedo amar a ti –dijo acariciando su mejilla. ___________ apretó sus labios para no llorar.
- No es verdad. Es mentira que me amas, si me amaras te quedarías. ¿No entiendes que eres una parte especial de mi vida? Si te vas te voy a extrañar mucho –dijo mirándolo con los ojos ya cristalizados. Nicholas la abrazó.
- Te amo, te amo mucho. Cariño, tengo que irme –dijo cogiendo la cara de ___________ con ambas manos.
- Claro que no, tú te quedas –dijo abrazándolo por la cintura. Él solo cerró los ojos, si seguía tratándolo así se quedaría y él no podía quedarse.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 8th 2013, 11:16

Repito, aquí no se comenta.
Puedes comentar en el tema oficial {click here}.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 29th 2013, 13:28

Capítulo doce.

______________ gimió aún llorando, Nicholas acarició su cabeza con delicadeza. Aspiró el acaramelado aroma de su pelo y cerró los ojos. Necesitaba alejarse cuanto antes, si se quedaba iba a sufrir mucho… Y haría algo por recuperar a _____________, algo que no resultaría para nada. Suspiró separándose y secó las mejillas de la mujer ya casada. Al recordar eso jadeó. Ella ya era de otro…

– ____________ –murmuró Nicholas con incomodidad, no le gustaba verla llorar–, no te pongas así… Eric te hará feliz –dijo con dificultad–. Yo solo… puedo irme –la miró a los ojos.
– No hagas esto –suplicó volviendo a llorar fuertemente–, yo… –quedó muda, sorbiendo sus mocos.
– ¿Tú…?
– No quiero que te vayas –aseguró bajando la mirada y cogiendo las manos de Nicholas. Él suspiró.
– ¿Por qué? –interrogó con angustia– ¿Te gusta verme sufriendo por ti?
– ¡Claro que no! –chilló con dolor– ¿Cómo puedes pensar eso de mí?
– Entonces déjame ir –murmuró intentando quitar las manos de __________–, suéltame. Por favor –pidió con la voz entrecortada.
– Nick…
– Joder –gruñó él tirando de sus manos para librarse de su agarre–, déjame en paz y vete con tu jodido marido. Yo solo te utilicé para el sexo –gritó con enojo. Ella abrió los ojos y su labio inferior empezó a temblar.
– Yo… –susurró empezando a caminar hacia atrás. Él seguía consumido por la ira–. ¡Te odio!

Y salió corriendo. No le importó que algunas personas la miraran mal, no le importó que un perro empezara a morder y tirar la cola del vestido hasta romperlo. Lo único que le importaba era la manera en que Nicholas la había mirado… con, ¿asco? Quizás. Su tono de voz se lo había confirmado. No la quería. Por eso se iba, porque no la quería. Había tomado la excusa de dejarla feliz para no quedar mal. Estúpido, en el fondo seguía siendo el mismo.

Nicholas no se dio cuenta de lo que había dicho hasta que la vio corriendo lejos de él. Quiso salir tras ella, pero la llamada de su vuelo lo reclamaba. Y prefería que _____________ pensara que era un patán a que tuviera pena de él… Prefería que lo odiara con todas sus fuerzas y viviera su vida con Eric. Con un suspiro se dio la vuelta y empezó a caminar a la puerta de embarque.

– _____________ –llamó Cameron al verla–, ¿qué te ha ocurrido?
– Él no me quiere –gimoteó–, no me quiere Cameron.
– ¿Quién te ha dicho semejante idiotez? –preguntó enfadado, ella se frotó la frente. De tanto llorar le estaba empezando a doler la cabeza.
– Él –gruñó dolida–. Es un idiota, no quiero volver a verlo en mi vida –aseguró señalándolo con el dedo amenazadoramente–. Te juro que esta, Nicholas Jonas me la paga. ¡Te lo juro! –gritó con la voz quebrada. Él suspiró y pasó un brazo por sus hombros.
– Ven… estás hecha una pena –dijo empezando a caminar con ella al baño. Ella asintió, dejándose llevar.

Podía haber imaginado todo, menos aquello. ¿Nicholas diciéndole a __________ que no la quería? No, eso no podía ser posible. Él pondría las manos en el fuego por decir que Nicholas la amaba con todo su corazón y más. El dolor que vio en sus ojos esa mañana no podía ser mentira, no fingía. Él sentía ese dolor de verdad. Entonces no supo el por qué de la reacción de su amigo.

Sujetando la puerta con un brazo, entró con __________ y cerró con pestillo para que nadie molestara. Sabía que ella necesitaba tranquilidad y él se lo daría. Hizo que se apoyara en el lavamanos, mientras él humedecía sus manos con el agua y la repartía por el rostro de __________. Su corazón se encogió, le dolía tanto verla mal. Debía averiguar qué había pasado en el aeropuerto.

– ¿Te sientes mejor? –preguntó con una media sonrisa, secándole la cara con cuidado.
– Sí –susurró con la voz temblorosa–, muchas gracias Cameron. Pero vete, Claire debe estar buscándote, ahora que te presta más atención eres tú el que te escabulles –dijo burlonamente con una voz nasal por haber llorado.
– ¿Estarás bien?
– Sí –dijo asintiendo y mirándolo con una sonrisa.
– ¿Segura?
– Que sí –dijo empezando a empujarlo–, vete ya anda…
– Escúchame __________ –dijo antes de abrir la puerta, ella le prestó atención–, quiero que sepas que Nicholas te adora con toda su alma –ella bajó la mirada–, sea lo que sea que haya pasado… Él no siente lo que te ha dicho –aseguró convencido.
– Cameron por favor –señaló la puerta sin levantar la mirada, él suspiró y salió. Ella cerró con pestillo de nuevo y se resbaló por la puerta hasta hacer chocar su trasero con el suelo.

Hoy era el día de su vida. ¿No se suponía que iba a ser el mejor día de su vida?
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Marzo 29th 2013, 13:29

Capítulo trece.

Atravesó el jardín con las piernas temblorosas, pero con la cabeza en alto. No quería que la gente notara su dolor, su tristeza por un hombre que no valía ni un mísero céntimo. Tenía a Eric y estaba completamente segura de que él la haría inmensamente feliz. Pero ahí seguía Nicholas, ese maldito desgraciado que se negaba rotundamente a salir de su corazón.

Respiró hondo y entró en la sala donde todos estaban reunidos y se acercó a su esposo con una sonrisa fingida. Él la miró y la abrazó en cuanto llegó a él. Depositando un beso en sus labios.

– ¿Dónde has estado? –preguntó mirando sus ojos, algo rojos.
– En el baño –dijo respirando hondo– la alergia.
– No sabía que fueras alérgica algo –ella soltó una pequeña carcajada.
– Bueno –dijo seductoramente– tenía que guardarme algunos secretos para asegurarme tu sí en la ceremonia. Estoy segura que quieres descubrirlos todos –sonrió acariciando su rostro, él negó con la cabeza mientras se reía.
– Tenías mi sí desde hace mucho tiempo –dijo acercándose a ella y uniendo sus labios una vez más–, por ti. No por tus secretos inexistente.
– ¿Inexistentes? Eso tú no lo sabes –le sacó la lengua y lo abrazó por el cuello.

No sabía mentir. Ni de lejos. Era la peor mentirosa en mil kilómetros a la redonda, o más. Sólo quería desviar el tema de sus ojos algo hinchados y probablemente rojos. Se dejó abrazar por su marido y suspiró. Quería tanto que ese hombre fuese Nicholas…

– Claire ha preguntado por ti mil veces –susurró soltando una pequeña carcajada–, ve con ella… se notaba preocupada.
– Déjame disfrutarte un poco más –reprochó ella hundiendo su nariz en el cuello de Eric, él acarició la espalda de su mujer.
– Me disfrutarás más tarde –dijo besando su frente después de separarse lentamente de ella–, si no me preocupara su estado no te pediría ni loco que te alejes de mí.

Ella asintió y besó sus labios con cariño para luego empezar a caminar, buscando a su amiga. Mientras caminaba, el rostro iba volviéndose más normal. Giraba la cabeza para mirar todos los sitios posibles, hasta que la encontró. En una esquina, bebiendo un vaso de agua.

– Hola –sonrió __________ dando un pequeño saltito y colocándose frente a ella–, me ha dicho Eric que me estabas buscando.
– ¿Qué le ha pasado a tu vestido? –preguntó levantándose y dando una vuelta a su amiga.
– Puede decirse que he dado un paseo –dijo haciendo una mueca, Claire negó con la cabeza y volvió a sentarse.
– ¿Has ido a buscar a Nicholas verdad?
– Yo… –la miró–, ¿cómo sabes que se ha ido?
– Cameron –se encogió de hombros–, empezó a decir que ya eran amigos y que se va… –movió las manos–, no sé… estaba ocupada pensando en ti. Pensando en dónde podrías estar…
– Lo siento –dijo sentándose a su lado–, pero algo dentro de mí me dijo que debía ir a por él.
– ¿Dónde está? Supongo que ha venido contigo ¿no?
– No –agachó la cabeza y reprimió las lágrimas que querían salir–, me ha dicho que sólo me quiso por el sexo.

Claire, que estaba bebiendo, empezó a toser.

– ¿Sexo? Pensé que eras virgen –susurró pegándole en el brazo suavemente, __________ negó con la cabeza.
– Ya ves que no.
– Te ama __________ –dijo ignorando el hecho de que su amiga no le hubiese contado su primera vez con un hombre.
– Lo dudo –susurró levantando la cabeza y haciendo una mueca, intento de sonrisa fallido.

Claire se acercó a su amiga y la abrazó con cariño, ella hundió su cara en el hombro de Claire y reprimió las lágrimas que pugnaban por salir y burlarse de ella.

– Pero espera –dijo separándose de ella y mirándola a los ojos–, Eric me ha dicho que te había visto rara. ¿Qué te ocurre?
– No sé cómo tratar a Cameron, yo me siento tan idiota –suspiró cubriendo su rostro, __________ quitó sus manos.
– ¿Cómo puedes decir eso?
– Es así, ahora entiendo cuando yo no le presto atención.

__________ suspiró y abrazó a Claire, intentando calmar su dolor, pero entonces sintió un mareo y se agarró más fuerte a su amiga, para no caer al suelo.

***
Miró la comida del avión con asco, ¿acaso a alguien le parecía apetecible ese potingue? A él, definitivamente, no. Suspiró mirando por la ventana. ¿Hacía bien yéndose? ¿Quién le aseguraba que al aterrizar no iba a querer coger otro avión de vuelta? Podría conquistarla aún estando casada ¿no? Siempre existía el divorcio, y se moría por volver a besarla, tocarla, hacerle el amor…

Reprimió un gemido cuando recordó la única vez que fueron uno. Cuando sus gemidos morían en la boca del otro. Recordaba su humedad y estrechez rodeándolo. Haciendo que cada vez que la penetrara, quisiera más y más de ella. Y ahora sería Eric quien la disfrutara… Apretó los puños y gruñó imaginándose a Eric tocándola, embistiéndola y haciéndola gemir. No podía permitir eso, claro que no.

Abriendo los ojos, se dijo que tomaría el primer vuelo de regreso.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Junio 27th 2013, 12:07

Capítulo catorce.

Reconoció el olor a alcohol y abrió los ojos. Frente a ella, un Eric preocupado sujetando un algodón la hizo recordar su desmayo. No había comido nada y había estado corriendo mucho, también había recibido la noticia más triste de su vida. Nicholas sólo la había utilizado… Si una persona normal no se desmayaba en aquellas condiciones, debía ser de acero.

– ¿Estás bien? –escuchó decir a Eric con la voz temblorosa.
– Sí –murmuró–, no he comido nada –explicó acariciando el rostro de su marido. Él asintió entendiendo y entró en la cocina.
– Amiga no me asustes así –reprochó Claire–, nunca más. ¿Me oyes?
– Perdón –hizo una sonrisa de lado.

Cuando estaba repuesta y con las fuerzas renovadas salió de la sala de mantenimiento y se reunió de nuevo con los invitados. Eric no se separaba ni un solo segundo de ella, y eso en parte la animaba bastante. Quizás había hecho bien en escoger a Eric, claro que había hecho bien.

– Mi amor –murmuró _________ con un tono pegajoso–, vayamos a casa.
– Mon amour –sonrió Eric acariciando la cintura de su esposa, ella suspiró–. Aún tenemos que cortar el pastel –besó la frente de _________–. Entonces podremos irnos. ¿De acuerdo?
– Ajá –sonrió acercando sus labios a los de Eric, quien los recibió con gusto.

Estaban tan ensimismados en aquel beso que Claire tuvo que carraspear para que se dieran cuenta de que estaba allí.

– Perdón Eric –se disculpó y cogió la mano de _________–, te la robo unos minutos.
– Que vuelva entera –bromeó viéndolas marchar.

Cuando Claire estuvo segura de que nadie las veía ni escuchaba miró a su amiga. Ella la miraba extrañada, había cierta preocupación en los ojos de Claire que no le gustaba nada.

– ¿Ocurre algo malo? –preguntó __________ tomando a su amiga por los hombros para que dejara de moverse nerviosa.
– Cameron.
– ¿Qué pasa con él?
– Escuché a Cameron hablando por teléfono –murmuró ella con nerviosismo, miraba a ambos lados.
– Claire por favor, dímelo ya –regañó sacudiéndola para que reaccionara.
– Hablaba con Nicholas –empezó a decir después de tragar saliva–, le decía que regresará en estos días. Dice que está decidido a separarte de Eric para tenerte para él –respiró hondo.
– ¿Qué?
– Vine en cuanto terminaron la conversación –aseguró–, amiga tienes que cuidarte de él. No quiero que vuelva a dañarte. Y no sé con qué intenciones venga.
– Lo sé, lo sé. Tendré que decirle a Eric que adelantemos la luna de miel –murmuró mirando la pared pensativa–, no quiero volver a ver a ese patán sin corazón.

Claire asintió y la abrazó. Tras unos segundos meditando la situación, _________ salió disparada para hablar con Eric. Quien hablaba con unos amigos.

– Oh! Salut précieuse –sonrió una amiga de Eric–, j’aime ton robe.
– Merci beaucoup –agradeció __________ con una sonrisa en el rostro, después dirigió su mirada a Eric–. ¿Puedo hablar contigo?
– Claro –asintió, luego se giró a sus amigos–. Pardonnez-nous.
– Mi amor –susurró–, ¿podríamos adelantar la luna de miel?
– Sería muy complicado –la miró a los ojos con tristeza–, no podemos cambiar la fecha. Y menos después de haber pagado los pasajes.
– Entiendo –murmuró __________–, bueno da igual.
– En un rato nos vamos mi amor –dijo Eric pensando que lo que quería su mujer era estar a solas con él– y estrenaremos nuestra nueva casa. Los dos solos –musitó besando su cuello.
– No sabes lo que me gusta oír eso –sonrió acunando el rostro de un marido entre sus manos.

¿Cómo alguien de veintitrés años podía lucir como un adolescente? Su piel suave y clara, daban ganas de acariciarla por horas. Sus ojos azules estaban ahora más oscuros y parecían más verdes–castaños. Su pelo, ahora castaño, ocultaba su frente y parte de sus orejas. Amaba su pelo, cuando vio que con el paso de los años su pelo se iba oscureciendo le parecía increíblemente más sexy. Pareciera que hubiese madurado por dentro y también por fuera.

La luz del Sol se coló por las cortinas blancas y le dio de lleno en la cara. Parpadeó unas cuantas veces hasta acostumbrarse a la luz que la iluminaba. Se giró y pudo ver la cara de Eric en la almohada. Estaba realmente adorable, parecía un niño pequeño durmiendo. Se giró por completo y lo miró con amor en los ojos. Su corazón empezó a latir tan fuerte que tuvo miedo de despertar a su marido. Él se movió para acomodarse y abrió los ojos, para toparse con la imagen de su esposa. Con los pelos enmarañados, mirándole. Una fugaz sonrisa cruzó su cara y la abrazó con dulzura, tumbándola cerca de él.

– ¿Cómo has pasado la primera noche como la señora Blanc? –dijo rozando sus narices. Ella sonrió, y el sopló de su risa muda movió unos cuantos cabellos de Eric.
– La mejor noche de toda mi vida –murmuró acercándose para unir sus labios con los de Eric.
– Te tengo una sorpresa –susurró Eric acariciando el mentón de su mujer– hoy en la tarde quiero que vengas a la plaza.
– ¿Nuestra plaza? –murmuró con una sonrisa dibujada en su rostro.
– Nuestra plaza –asintió con felicidad, para luego besar a _________ con amor y delicadeza.

Eran las cuatro de la tarde, Eric le había dicho que a esa hora debía estar ya en la plaza. Miró su teléfono móvil y observó su reflejo en él. Quería verse realmente bien para él. Entonces, al levantar la cabeza, lo vio. Allí parado al otro lado del paso de cebra. Allí estaba Eric con aquella sonrisa conquistadora. Cuando el muñequito del semáforo se puso en verde, ella empezó a caminar hacia él. Pero una imagen hizo que quedara impactada.

Detrás de Eric se encontraba Nicholas con la sonrisa más grande que había visto nunca. Cuando quiso darse cuenta, sus pies ya no tocaban el suelo y su cuerpo se veía empujado por un coche. Lo último que vieron sus ojos fue el rostro angustioso de Eric.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}    Hoy a las 06:06

Volver arriba Ir abajo
 
∗quiero secuestrar a la novia {nick&tú - capítulos}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Quiero Robarme a la novia (Kevin, Nick y tu)
» ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}
» TE ODIO POR TU NOVIA nick y tu ( dramatica)
» Te quiero aunque hayas matado a tu novia!!!
» novia de nick en camp rock 2 no es fea como dicen!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: