Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:50

Tema oficial.
No comentar, este tema es sólo para los capítulos.

Argumento.
_______ Smith era una chica de 16 años, tímida e introvertida. En su instituto pasaba desapercibida. Aunque su mejor amiga era la capitana de las animadoras. Su vida era normal y corriente, pero de un día para otro conoce a Nicholas Carter. Entró nuevo al instituto y ella se hizo su amiga. Nicholas guardaba un gran secreto que pocos saben, pero eso no detendrá que _______ se enamore de él...
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:51

Capítulo uno.

Los rayos del Sol daban de lleno en su cara, provocando parpadeos continuos. Abrió los ojos totalmente y miró a la mesilla de noche. El despertador marcaba las 7:20. Hora de levantarse o llegaría tarde. Se sentó en la cama refregándose los ojos, miró la puerta del armario y vio una percha con ropa. “Mamá…” pasó por su cabeza. Se levantó y se metió al baño, miró su rostro en el espejo.

- Un perfecto rostro de sueño un lunes por la mañana. –dijo bufando.

Abrió el agua y se lavó la cara. Salió del baño bostezando, miró la ropa que su madre le había preparado para el instituto. “Demasiado para mí” pensó mientras abría las puertas del armario y buscó otro conjunto. Su madre se empeñaba en que usara ropa más adecuada para su edad… Pero es que a ella no le gustaban las faldas más arriba de las rodillas y una camiseta que tenía un escote que dejaba ver más de lo que debía. Se decidió por unos pantalones vaqueros pegados al cuerpo; una camiseta blanca, básica, con una camisa a cuadros por encima; y en los pies unas bailarinas negras. Se miró en el espejo de su tocador y arregló su pelo, haciendo una trenza francesa. Sonrió, cogió la mochila y bajó a desayunar. Ahí se encontraban sus padres.

- Buenos días. –dijo con una voz cantarina. Su padre despegó la mirada del periódico y la miró sonriendo.
- Buenos días princesa. ¿Cómo dormiste? –preguntó dejando el periódico sobre la mesa y centrándose en su hija.
- Bien… aunque odio que sea lunes. –su padre asintió y volvió a leer el periódico. Su madre entró al comedor con un plato de tostadas. Miró a _____ y negó con la cabeza.
- ¿No te pondrás la ropa que dejé, de nuevo? –pronunció Rachel, su madre. _____ negó con la cabeza.
- Mamá… es demasiado para mí. Además, no me visto tan mal. –dijo cogiendo una tostada y sumergiéndola en su taza de café con leche. Rachel asintió desganada y se sentó al lado de su marido.

_____ terminó de desayunar, se levantó y miró a sus padres. Pronunció un “Muy rico, gracias” y se fue, cogiendo su mochila. En cuanto salió, vio el inconfundible Audi rojo de su mejor amiga. Sonrió y se acercó, abrió la puerta de copiloto y se sentó. Miró a su amiga.

- Buenos días Claire. ¿Lista para el lunes? –preguntó _____, como todos los lunes. Ya se sabía la respuesta de su amiga.
- No. –dijo bufando. _____ rió y Claire se puso en marcha. Llegaron al instituto en un periquete. Algo que fastidió a las dos.

Se bajaron del coche y cada una se fue a su clase. No estaban juntas y éste era el primer año que las separaban de clase. _____ bufó y se acercó a su clase, miró el horario que estaba pegado a la puerta: historia. Bufó de nuevo y se sentó en su lugar. Puso la mochila en el respaldo de la silla y miró como los demás hablaban entre sí. Miró el asiento a su lado, vacío. Nadie quería sentarse con ella. Aunque era la mejor amiga de Claire, todos la veían como un bicho raro. Suspiró y agachó la mirada. Escuchó un carraspeo y miró al frente. Ahí estaba el profesor de historia. Sacó su libro y la carpeta de estudio, además de su estuche. Volvió a mirar al frente, el profesor movía la mano, como pidiendo a alguien a que entrara. Un chico de rizos, con ojos color chocolate y unos labios carnosos entró en el aula. Varios suspiros de chicas se escucharon, ______ solo rodó los ojos y miró su mesa desinteresada.

- Este es Nicholas Carter, es nuevo. Trátenlo bien. Puedes sentarte donde quieras. –le dijo a Nicholas.

Él asintió y miró las sillas que estaban vacías. Varias chicas levantaban la mano efusivamente y le señalaban el sitio vacío que estaba a su lado. Pero él se dirigió a la mesa de ______. Se sentó y sacó sus útiles. Miró a _____ y sonrió. Ella lo miró confundida. Se notaba que era nuevo, no se habría sentado con ella si supiera que todos la miraban por encima del hombro. Quizá después de unos días ese sitio volvería a estar vacío…
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:52

Capítulo dos.

La hora del recreo llegó y _____ fue de las últimas en salir de clase. Odiaba esa pelota de alumnos que se formaba en la puerta por querer salir todos. Cuando terminó de arreglar sus cosas miró hacia el frente y ahí estaba Nicholas, la miraba sonriente. Ella sonrió también.

- Soy Nicholas, encantado. ¿Tú te llamas? –preguntó estirando su mano.
- Me llamo _____. –dijo estrechando su mano con la del muchacho.

______ lo miró detenidamente aún con sus manos unidas. Era hermoso. Su pelo brillaba con algunos rizos rebeldes que se ponían sobre su frente. Miró sus ojos, eran de un color chocolate profundo. Tenía las pestañas gruesas, “encantador” pensó _____. Bajó a su nariz y por último a sus labios. Tenían una extraña forma de corazón. Nicholas la miraba sonriendo, aflojando ya la mano. _____ lo soltó.

- ¿Te importa si te acompaño en el recreo?
- No te preocupes. Vamos. –dijo sonriendo. Nicholas la siguió hacia el gran patio.

______ sonrió y lo miró en un descuido. Era perfecto. ¿Cómo es que un chico como él se ha querido juntar con una chica como ella? Seguro que en unos pocos días se alejaba de ella y se iba con los populares, los cuales los estaban mirando ahora mismo. _____ bufó y miró cómo algunos chicos jugaban al fútbol. Nicholas se giró hacia ella.

- ¿Ocurre algo? –preguntó mirándola confuso.
- Bueno…estoy segura de que en unos días, tú te irás con los populares y me dejarás…
- ¿Por qué ha de pasar eso?
- Porque sí, yo soy la bicho raro del instituto… Has empezado muy mal sentándote conmigo. Ahora pensarán que eres otro bicho raro. Pero seguro que harán algo para que te alejes de mí y te vayas con ellos…
- Eh… dudo que a mí me acepten. ¿Son superficiales no?
- Sí. –dijo asintiendo.
- Bueno, yo tengo mis imperfecciones. –dijo mirando a algunos chicos que pasaban corriendo. Eran los más pequeños, de unos trece años.
- Bueno…nadie es perfecto. –dijo sonriendo. Nicholas la miró y sonrió también.
- Me has caído muy bien _____. ¿Será que me puedes hacer de guía?
- ¿Ahora?
- Sí. Ahora.
- Está bien. ¡Vamos! –dijo _____ moviendo su mano.

El instituto tenía dos edificios. Primero fueron al principal, donde estaban los cursos más altos. Ella le fue señalando las aulas y diciendo cuáles eran. Nicholas miraba atento. Recorrieron todo el edificio, ahora tocaba el otro. Entraron por la puerta y miraron a su alrededor. Éste tenía más escaleras, y ahí solo cursaban los cursos más bajos. Después del pequeño tour se dirigieron de nuevo al patio. Faltaban diez minutos para que tocara la campana.

- Y dime Nicholas. ¿Te acabas de mudar?
- Sí, antes vivía en San Diego. Pero mis padres decidieron venir a vivir aquí…
- Entiendo… Yo también me mudé a San Francisco hace poco… Pero Claire, mi mejor amiga, me fue de mucha ayuda… Es la capitana de las animadoras, supongo que ya la habrás visto.
- No, la verdad no. No importa, ya tendré tiempo de conocerla, ¿no? –Nicholas miraba el patio. Se veía ausente y _____ sentía que debía ayudarle con ese problema que tenía.
- Nicholas…
- Llámame Nick. Somos amigos, ¿no? –preguntó mirando a _____. Ella sonrió y asintió.
- Está bien, Nick. ¿Tienes algún problema? Te veo… triste.
- Yo… no, no te preocupes. –dijo mirando al frente de nuevo. _____ suspiró y miró a la misma dirección.
- Cuando tenía cuatro años, le pinté el pelo de verde a mi tía Rosa sin querer… Mis padres me regañaron bastante y lloré unos días. No se lo he contado a nadie…
- ______...
- Con seis años, tiré una camisa de mamá porque la había roto con las tijeras. Ella me riñó de lo lindo.
- No hace falta…
- Hace unos días…a una compañera le tiré zumo en su ropa, fue sin querer… El caso es que me gané un castigo y…
- _____ detente… Mira, mi problema no es que… haya hecho algo malo. Mi problema es que no me aceptan por como soy. Yo… _____ soy… Yo…
- ¿Sí? Puedes confiar en mí. –cogió sus manos y sonrió. Nicholas la miró a los ojos y suspiró.
- _____ soy gay.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:53

Capítulo tres.

Esa confesión la dejó perpleja. Era gay… Él… Lo miró parpadeando varias veces, aún no se lo creía. Soltó sus manos de un tirón y abrió la boca. Nicholas la miró con tristeza. Ella dio unos pasos hacia atrás y chocó con un chico que pasaba. Se giró completamente y salió corriendo. Nicholas se quedó en el patio, en el mismo sitio con la mirada agachada. Bufó y pateó una pequeña piedra que había en el suelo. La campana sonó y miró por donde _____ había salido corriendo. Había hecho mal en confiar en ella. Al fin y al cabo, todos son iguales. Gruñó y metió las manos en sus bolsillos. Se dio media vuelva y volvió a la clase. La mayoría estaban sentados sobre las mesas conversando de cualquier cosa. Miró su asiento al lado de _____ y suspiró. ¿Se sentaría con ella? No le quedaba de otra. Puso su mochila en la mesa y se sentó en la silla. Apoyó los brazos sobre la mochila, recostando la cabeza. De repente sintió un carraspeo. Levantó la cabeza y vio a una chica rubia que le sonreía.

- ¿Por qué te sientas con ella? Es un bicho raro, ven con nosotros. –Nicholas volvió a ocultar la cara. Sintió como la muchacha se alejaba murmurando algo. Escuchó el chirrido de una silla y levantó la vista, era ______. Lo miraba con una expresión de angustia. Quizás debería sentarse con esa chica rubia de antes… Se estaba levantando cuando entró el profesor. “Tarde” pensó.
- Buenos días alumnos. ¡Vaya! Veo que tenemos un nuevo compañero. ¿Cómo se llama joven? –dijo sentándose en la mesa del profesor.
- Nicholas Carter.
- Bueno, bienvenido Nicholas. –se giró hacia toda la clase– Bien. Hoy haremos un trabajo… por parejas. Para no armar mucho lío, su pareja será su compañero de asiento. –todos empezaron a hablar y a reír– ¡Callen! Bien, el trabajo constará de hacer un esquema sobre los distintos reinos de la fauna. Lo expondrán en tres semanas, por lo que tienen bastante tiempo. La pareja que logre hacerlo perfecto, no tendrá que examinarse del tema. –se escucharon gritos y silbidos.– ¡Silencio! Bueno, pueden comenzar ahora. –se sentó en su silla y comenzó a leer papeles que estaban sobre la mesa.

______ miró a Nicholas, estaba ocultando su rostro entre sus brazos. Se sentía mal por haber salido corriendo. No debía haberlo hecho. Suspiró y pensó en la mejor manera de comenzar una conversación con él. ¿Debía tocarle el hombro y hablar sobre el trabajo? ¿Debía zarandearlo y gritarle que lo sentía? No, ninguna de las opciones le gustaba. Sabía que tenía que disculparse pero ______ no era buena para eso. Odiaba reconocer que había hecho algo mal, odiaba que los demás le dijeran que no tenía razón en una cosa. Gruñó mentalmente y estiró el brazo. Cuando estuvo a punto de tocar el hombro de Nicholas, se arrepintió y quitó la mano. Se regañó mentalmente y volvió a estirar el brazo. Suspiró y tocó el hombro de Nicholas, él levantó la cabeza lentamente y la miró. El ver sus ojos intensos, le hizo sentir un escalofrío. Carraspeó y lo miró.

- Nicholas, siento haber salido corriendo. No quise hacerlo, estaba sorprendida y no sabía lo que hacía en ese momento. Créeme que no me importa tu sexualidad, seas como seas eres una gran persona, y de eso estoy segura. Quisiera empezar de nuevo contigo. ¿Qué dices? –dijo sonriendo.
- Está bien. Soy Nicholas Carter. –dijo estirando su mano. _____ sonrió y estiró la suya también.
- Yo soy _____ Smith. ¿Eres nuevo no? –dijo uniendo sus manos. Ambos rieron y se centraron en el trabajo que tenían que hacer.

La clase fue muy entretenida. Nicholas y ______ solo reían. Si no era por las bromas de Nicholas, era por anécdotas que ______ le contaba o viceversa. Cuando el timbre sonó, quedaron en verse en casa de ______ mañana por la tarde para organizar mejor el trabajo. La siguiente clase era en el laboratorio. Cosa que a ______ le fascinaba. Amaba tener que juntar esos mejunjes de colores. Aunque algunas veces provocaba una pequeña explosión sin importancia. En esta clase Nicholas también se sentó con ______. No quería sentarse con nadie más, solo confiaba en ella. En el laboratorio hacía una corriente, cosa común, según había dicho el profesor era para que no se deterioraran las cosas que había dentro. Nicholas se sentó al lado de su nueva amiga, ella le indicaba lo que había hecho la clase anterior. Él lo comprendía todo a medias, luego por la tarde se lo preguntaría de nuevo. El alboroto de la clase cesó cuando por la puerta entró el profesor. Nicholas quedó asombrado e intentó ocultarse, pero fue en vano.

- ¿Nick? ¿Nicholas Carter? –pronunció el profesor sorprendido. Él levantó la cabeza y sonrió de lado. Odiaba a ese tipo…
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:54

Capítulo cuatro.

- ¡Qué alegría tenerte en este instituto! Veo que tu madre me hizo caso…
- Sí. –dijo secamente. El hombre suspiró y se dirigió a toda la clase.
- Bien, hoy haremos un resumen. He pensado en hacer el examen mañana, pero… viendo que tenemos un alumno nuevo. He decidido dejarlo para el viernes. –se escucharon gritos y silbidos. Todos sacaron una hoja y un bolígrafo.

El profesor escribía en la pizarra lo que los alumnos debían apuntar en su hoja. _____ miraba confundida a Nicholas. ¿Acaso él y el profesor se conocían de antes? Por cómo había hablado el profesor, sí. Pero había notado un tono frío en Nicholas. Se lo preguntaría más tarde. Ahora debía concentrarse en copiar lo que estaba poniendo el profesor en la pizarra. Se giró levemente y vio a Nicholas concentrado en copiar todo. Se veía perfecto. _____ llegó a pensar que era un dios griego. Sacudió su cabeza y lo miró de nuevo, tenía la mandíbula ligeramente apretada. ______ se mordió el labio inferior y se apoyó en su brazo para mirarlo mejor. Él no se percataba de nada, solo se preocupaba de los apuntes. La mente de ella vagaba en pensamientos. Pasó los ojos por todo su rostro. Su frente estaba un poco arrugada; sus ojos estaban sutilmente entreabiertos; su nariz era una hermosa curvatura; y los labios… Eran de un tono rosa pálido. _____ imaginó por un segundo cómo sería besarlo. ¿Cómo besarían esos labios? Se mordió el labio inferior y bufó. Estaba sintiendo mucho calor. Se regañó mentalmente. Él era gay y nunca se fijaría en ella. No debía estar pensando en eso. Gruñó y volvió a la tarea de copiar. Cuando el timbre sonó, _____ recogió rápidamente y esperó a Nicholas. La próxima clase era gimnasia. Pensó en que sería muy difícil pasar esta clase rápidamente, ¿la razón? Ver a Nicholas corriendo, haciendo ejercicio y sudando no hacía más que ponerla nerviosa. Despotricando maldiciones llegó al vestuario de las chicas y se puso su ropa deportiva. Salió corriendo y llegó al gimnasio, Nicholas miraba el lugar concentrado. ______ solo sonrió y se acercó a él, poniéndose a su lado.

- ¿Te gusta? –preguntó riendo. Él la miró sonriendo y asintió. ______ pudo ver en sus ojos algo profundo, que no pudo descifrar.

Sacudió la cabeza y miró a sus compañeros correr o hablar. Ella bufó y miró a Nicholas, él miraba hacia la ventana. Lo estudió. Era demasiado masculino como para ser gay, aunque algunos sabían disimularlo bastante bien. ¿Sus padres lo sabrían? ¿Tendrá novio? Esa última idea no le agradó para nada. Una bola de fuego bajó por su garganta de solo pensar en que Nicholas tuviera novio. Simplemente no quería. Se imaginó que él se enamoraba de ella, sería algo grandioso. ¿Pero en qué estaba pensando? ¡Solo se conocieron hoy! Seguro es cariño por no haberse ido con los populares. Gruñó en su interior al ver entrar a la profesora. Tenía un cuerpo perfecto. Las piernas tonificadas y morenas; el tronco con un vientre plano y endurecido por el ejercicio, sus brazos parecían de una modelo; y para rematarlo, era extremadamente hermosa. _______ siempre la había envidiado.

- Bien alumnos, hoy… –se detuvo al mirar a Nicholas– Hola, ¿tú eres? –dijo mirando su lista de alumnos.
- Nicholas Carter. –dijo mirándola a los ojos. Ella asintió y lo confirmó.
- Está bien. Bueno, ¿por dónde iba? ¡Ah, sí! Hoy haremos equilibrio y elasticidad. Ahora a calentar. ¡Ya! –dio una palmada y todos comenzaron a correr en círculos. Ella se acercó al armario del gimnasio y puso música.

_______ no hacía más que mirar a Nicholas. No se equivocaba, el verlo correr y sudar hacía que su temperatura subiera sin control. Hasta el punto de soltar un pequeño gemido que nadie escuchó. Cuando pararon para estirar, Nicholas se puso a su lado sonriendo. Ella solo tenía pensamientos turbios. El estirar tampoco la ayudó mucho, los músculos de Nicholas se tensaban y se estiraban repetidamente. ¡Esa insignificancia la excitó al máximo! Ella no era de pensamientos sucios, pero ese chico la estaba poniendo demasiado nerviosa. Terminados los estiramientos, la profesora asignó las parejas para hacer las pruebas de equilibrios. A _____ le había tocado con Cameron, un chico más bien tímido que no hablaba con nadie.

- Nicholas Carter con… Lisa Freeman.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:55

Capítulo cinco.

¡Perfecto! pensó _______. A Nicholas le había tocado ir con la más coqueta de la clase. ______ siempre la había envidiado. Lisa tenía el pelo rubio, parecía oro, que le llegaba hasta la cintura; ¿ella?, tenía el típico pelo castaño y solo le llegaba hasta los hombros. Lisa tenía los ojos celestes, los cuales a veces se volvían verdes; ella, marrones. Los labios de la rubia eran carnosos y de un tono rosado pálido; los de ______ eran más bien finos, y si se los mordía mucho, se ponían rojos. Lisa tenía la figura de una supermodelo; en cambio ella era normal, tenía curvas, pero Lisa tenía un cuerpazo insuperable. Para finalizar, las pestañas de Lisa eran gruesas y largas; las de ella eran finas y cortas. En resumen, si hay una chica que le haga cambiar de opinión a Nicholas sería Lisa y no ella. Bufó y miró a su pareja de equilibrios, lo veía con músculos aunque no paraba de morderse la uña del dedo índice, mostrando su nerviosismo. _______ le sonrió para tranquilizarlo.

- Hola, soy _______. –pronunció estirando la mano. Él la miró y la cogió.
- Soy Cameron. –volvió a morderse la uña, mirando a otro lado.
- ¿No te da vergüenza estar conmigo? –preguntó mirándolo atentamente.
- No, ¿a ti conmigo? –ella negó sonriente. Quizás tuviera otro amigo más. Eso la puso lo bastante feliz como para hacer los ejercicios con energía y entusiasmo. Tuvo que reconocer que le había caído bien Cameron.
- Muy bien chicos, tienen la nota más alta de la clase, por ahora. ¡Felicidades! –pronunció la profesora. Cameron y _______ sonrieron y chocaron las manos. Se fueron a sentar con sus compañeros– Bien, ahora Nicholas y Lisa. –ellos se levantaron.

_______ vio como Nicholas miraba los pechos de Lisa, eso la desanimó lo suficiente como para seguir viendo nada. Le pidió a la profe salir un rato a beber agua, se lo concedió sonriendo. Ella salió bufando hacia los baños de las chicas. Se miró en el espejo y miró la zona en concreto. No eran tan grandes como los de Lisa, pero al menos tenía. Se lavó la cara y miró su reflejo, no era gran cosa. ¿Sería por eso que se metían tanto con ella? ¿Por no ser hermosa y despampanante? Gruñó y golpeó su reflejo en el espejo. Se secó la cara con brusquedad y volvió al gimnasio con cara de pocos amigos. Todos lo notaron, pero no le dieron mucha importancia.

- ¿Te ocurre algo? –le preguntó Cameron pasando la mano para retirar unos cabellos rebeldes de su cara. Ella lo miró y sonrió al instante.
- No, nada…
- Está bien. –sonrió y pasó un brazo por sus hombros. ______ se recostó en su cuerpo y sonrió viendo como Nicholas y Lisa hacían los ejercicios.

Por suerte solo quedaba una hora y se irían a casa. ¡Por fin! pensó _____ al escuchar la campana. Se levantó corriendo y fue a las duchas. Fue rápida y se vistió como un rayo, no quería toparse con nadie. Fuera del gimnasio quiso esperar a Nicholas y a Cameron, pero su primera opción quedó nula cuando vio a Nicholas salir con Lisa. Bufó y miró a Cameron salir aseado y reluciente. Ella sonrió y se colgó de su brazo, hasta llegar a la siguiente clase.

***

<< ¡Ring! >> hizo la campana, anunciando el final de las clases por hoy. ______ saltó y recogió todas sus cosas. Miró a Nicholas a su lado, él apuntaba lo último que puso el profesor en la pizarra. Suspiró y no supo si esperarlo o irse con Cameron. Cuando vio a Lisa ir hacia Nicholas decidió usar la segunda opción. ¡Qué rápido ha cambiado Nicholas de amigos! dijo _______ en su mente. Él no se merecía nada de lo que le había dicho, o sentido por él. Al fin y al cabo él la había dejado y se había ido con los populares. Cogió la mano de Cameron y se dispuso a salir por la puerta.

- ¡________! ¡Espera! –pronunció alguien detrás de ella. Solo le dio tiempo a girarse para ver a Nicholas sonriendo y caminando hacia ella. Cameron la miró confuso y ella le sonrió.
- Nicholas, él es Cameron. –ambos se miraron y sonrieron estrechando sus manos. Salieron los tres hablando de cualquier tontería.
- ¿Te acompaño a casa? –preguntó Nicholas cuando en una calle Cameron se despidió de ellos. Ella lo miró.
- Claro. –dijo simplemente. Él sonrió y pasó su brazo por los hombros de la chica, haciendo que ésta se sonrojara.
- ¿Te gusta Cameron? –preguntó levantando una ceja y mirándola sonriente. Ella se desconcertó y lo miró confundida.
- No, ¿por qué? –preguntó ella pensando lo peor. ¿Se había enamorado él de Cameron? Eso la entristeció al instante.
- Curiosidad. –respondió él sonriéndole y besando su cabeza cariñosamente.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:56

Capítulo seis.

Llegando a su casa ______ se despidió de Nicholas, pero un mal cálculo los hizo besarse en la boca. Ella se separó rojísima, él en cambio sonrió y besó su frente. Se despidió de ella agitando la mano y se alejó hacia su casa. Ella solo pudo suspirar. Entró a casa y vio a su madre doblando algunas prendas de ropa limpia en el sofá. Se acercó a ella y le dio un beso en la frente, feliz. Rachel, su madre, se sorprendió. ______ subió las escaleras dando saltitos. ¡Se habían besado! Por accidente, pero sus labios se habían unido y eso nadie lo podía negar. Al llegar a su habitación se tiró a su cama y hundió la cara en una almohada para poder gritar. Estaba feliz y nadie podría apagar eso. Su móvil comenzó a vibrar. Se levantó gruñendo y miró quién la llamaba.

- ¿Claire? ¿Qué quieres? –dijo bufando. Su amiga rió del otro lado.
- Quiero salir con mi amiga de compras. ¿Quieres? –preguntó sonriendo. _____ suspiró y miró la hora.
- Debo comer. ¿Media hora más tarde? –preguntó recogiendo algunas prendas de ropa que estaban en el suelo. Su amiga suspiró.
- Vale, nos vemos en la puerta del centro comercial en media hora. Dile a tu madre que pasaré a buscarte. –sonrió.
- ¡Claro! Yo le aviso, nos vemos. –colgaron y _____ fue a darse una ducha.

Mientras el agua resbalaba por todo su cuerpo, ella vagaba en sus pensamientos; en Nicholas. Sonrió cuando recordó el beso inesperado que se habían dado al despedirse. Comenzó a reírse como una niña pequeña. Abrió los ojos y paró en seco. ¿Acaso se estaba riendo feliz? Entonces se dio cuenta. Se había puesto celosa cuando, en el gimnasio, le había tocado con Lisa y encima le había mirado los pechos. No paraba de sonreír cuando estaba con él. Tampoco paraba de pensar en él. Había dos opciones: era su hermano perdido y estaba alegre de haberlo encontrado, o se había enamorado.

- Ena… ¿Enamorado? –le preguntó su amiga cuando estuvieron en el centro comercial, en la sección de zapatos. _____ asintió desganada.
- Es eso o que es mi hermano desaparecido que ha vuelto. –dijo irónicamente. Claire rió.
- No digas tonterías.
- Pues eso. ¿Cómo es esto posible? ¡No puedo enamorarme de él! –dijo angustiada. Su amiga la miró preocupada.
- ¿Por qué? ¿No has oído hablar del amor a primera vista? –preguntó con sarcasmo. _____ asintió, ocultando su rostro entre sus manos.
- Sí, pero no puede pasar. –gruñó.
- ¿Y se puede saber por qué?
- No, no se puede. Simplemente no puede ocurrir. Él no se enamoraría de mí nunca. Ni aunque le dieran todo el oro del mundo. –dijo suspirando. Su amiga la miró con ira.
- ¿Estás diciendo que eres poca cosa para él? –preguntó sentándose en un banco de la tienda. _____ la miró confundida.
- No, nada de eso. Solo sé que él nunca me amaría como algo más que una amiga.
- ¿Cómo lo sabes? Mira, soy tu amiga y tengo que decírtelo. –carraspeó y esperó unos minutos.
- ¿El qué? –preguntó desconcertada por el silencio de su amiga. Claire la miró y sonrió pícara.
- Eres muy bella y tienes un cuerpo de infarto. Tus ojos, aunque no lo sepas, cambian a verde cuando estás contenta. Tu pelo se mueve hasta con la más mínima brisa y tu sonrisa es perfecta. Tienes una dentadura recta y blanca. Estoy segura de que ese chico caerá rendido a tus pies en dos segundos si te lo propones. –dijo sonriendo. Ella la miró asombrada. ¿Acaso acababa de decir lo que acababa de decir?
- ¿Cómo has dicho? –preguntó perpleja. Era la primera vez que su amiga alagaba a alguien más que no fuera ella misma.
- Lo que has oído. Tienes todas las papeletas para que él caiga. Solo tienes que poner de tu parte. –guiñó un ojo y _____ sonrió de lado. Ella no sabía nada, no podía decir eso. Si supiera que Nicholas era gay…
- No se enamorará de mí. Tenlo seguro. Aunque me lo proponga. –añadió cuando vio a su amiga abrir la boca.
- Pero, ¿por qué? –preguntó desconcertada. _____ iba a contestar, pero su móvil vibró en su bolsillo. Era un número desconocido.
- ¿Hola? –preguntó curiosa. Del otro lado suspiraron.
- ¿______? –reconoció su voz inmediatamente.
- ¡Nick! ¿Qué ocurre? –preguntó mirando como su amiga se levantaba y daba saltitos alrededor de ella. _____ rió.
- Bueno… quería presentarte a Jake, mi novio.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:58

Capítulo siste.

Su mundo de arco iris y unicornios se iba cayendo trozo a trozo al oír esa maldita frase. “Quería presentarte a Jake, mi novio”. ¡Su novio! ¡Tenía un maldito novio! Aún no lo conocía y ya lo odiaba. Hasta su nombre le daba asco: ¡Jake! ¡Já! El suyo era mucho más bonito: _______... Era elegante y sofisticado, además de melodioso. Jake sonaba a camionero mal pagado. ¡No a chico que se merezca a Nicholas! Gruñó mentalmente y siguió despotricando contra Jake unos minutos más, hasta que la voz de Nicholas la llamó.

- ¿_______? ¿Estás ahí? –preguntó preocupado. ______ suspiró y carraspeó.
- Sí. –dijo secamente. Esto a Nicholas le sorprendió.
- ¿Qué dices? ¿Vienes? Estamos en…
- Lo siento, estoy con una amiga de compras y no quiero dejarla plantada. Lo dejamos para otro día, ¿vale? Bueno adiós. –y colgó. Sin dejar que Nicholas se despidiese. Gruñó y miró a su amiga.
- ¿Querías saber por qué no se puede enamorar de mí? –dijo furiosa. Ella asintió con la cabeza, mirándola preocupada.
- ¡Porque me quiere presentar a su maldit…! –se detuvo. Estaba a punto de destripar el secreto de Nicholas y eso, ella, no podía hacerlo. Se quedó muda hasta que su amiga la miró confundida.
- ¿Sí…?
- Pues…él me quería presentar a… a su novia. –dijo expulsando todo el aire que había retenido.
- ¿Tiene novia? –preguntó arrugando la frente. _______ asintió desganada.
- Y me acabo de enterar.
- ¡Condenado desgraciado! ¡Ahora más que nunca tienes que conquistarlo! –ella neguó con la cabeza. ¿Acaso su amiga no se daba por vencida?
- No. Él ya tiene un amor. ¿Por qué no lo dejo simplemente en paz?
- ¡Porque no! ¡Venga, vayamos a comprarte ropa hermosa! –dijo cogiendo el brazo de su amiga y comenzando a correr hacia la sección de ropa femenina.

Fue una tarde movida para ella. Nunca había comprado como una posesa, y hoy lo había hecho. Había comprado todo lo que podía y más, llegando a pensar que desalojaría las tiendas. Cada prenda que había comprado, nunca había pensado en ponérsela. Llegó a casa con una montaña de bolsas de diferentes colores. Pero dentro de ella había lo mismo: ropa y algunos accesorios. Rachel, al ver todas las bolsas de su hija sonrió y se acercó para ayudarla.

- ¿Tarde de chicas? –su hija simplemente asintió sonriendo– Me alegra, pero déjame que te ayude.
- Gracias mamá. –subieron las escaleras y entraron a su habitación. Las bolsas cayeron suavemente sobre la cama de _______, haciendo ruidos.
- ¿Me lo enseñarás? –preguntó su madre.
- Claro, a ver. –y así empezó. Primero le enseñó los vestidos, seguidos por los collares, pendientes, pulseras y demás; después fueron las faldas, algo más arriba de las rodillas; a continuación los pantalones; y por último las camisetas.
- ¡Todo es precioso! –dijo Rachel aplaudiendo. Miró la hora de su reloj de pulsera y se asustó– ¡Santo Dios! ¿Ya es esta hora? Bueno mi amor, iré a preparar la cena. –besó la frente de su hija y salió corriendo. ______ sonrió y ordenó su ropa en el armario; los accesorios fueron a parar al cajón de su tocador.

Suspiró cuando terminó de cenar. Su madre se había esmerado en hacer la cena, pero para un batallón. Sobró bastante comida. Subió a su habitación y se tiró sobre la cama. Miró el techo suspirando y se imaginó la cara de Nicholas. Bufó y se giró, mirando la ventana. Su novio. Tenía novio… y quería presentárselo. ¿Sería amable? Entonces comenzó a pensar. Nicholas le gustaba, algo obvio es que no podía haberse enamorado tan rápido. Era imposible. Sí, era eso. Solo le gustaba. Pero eso también era un problema. Él nunca se fijaría en alguien como ella, una mujer. Bufó y se levantó de la cama, miró la hora. Las once. Era hora de acostarse, mañana debía despertarse pronto. Entonces recordó que mañana en la tarde había quedado con Nicholas, para empezar con el trabajo. ¡Oh, sí! asintió sonriendo. Era hora de empezar el plan: Seducir a Nicholas Carter.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 09:59

Capítulo ocho.

Se levantó como siempre. Esta vez, parpadeó y se vio en el coche de Claire, camino al instituto. Suspiró cuando su amiga aparcó el vehículo. Hoy no tenía ganas de nada, se había despertado con dolor de cabeza y lo que menos quería era escuchar a profesores amargados durante ocho horas. Entró a su clase, no sin antes despedirse de Claire, y se sentó en su sitio. Había llegado pronto, no había casi nadie en la clase. “Tranquilidad… perfecto” pensó reposando la cabeza sobre sus brazos. Cerró los ojos y sonrió, no escuchando nada. Entonces lo escuchó, alguien entraba por la puerta. Se acomodó rápidamente y miró quién era.

- ¡Cameron! Buenos días. –dijo contenta. Él la miró y sonrió, miró su vestimenta.
- Estás muy guapa ______. ¿Nueva ropa? –ella se sonrojó y asintió.
- Sí… Ayer mi amiga y yo tuvimos una tarde de chicas.
- Te queda perfecto. Estás hermosa. –dijo acariciando su mentón con dulzura, mientras miraba sus ojos. Ella sintió como un bulto se atascaba en su garganta.
- Ejem. –escucharon un carraspeo detrás de _____. Se separaron rápidamente y miraron de quién provenía aquel ruido.
- Nick. Hola. –dijo _____ sonriendo. Confiaba en que se fijara en su nueva ropa, él solo miraba a Cameron.
- Cameron. –dijo seriamente.
- Nicholas. –respondió de la misma manera. Ella solo miraba confundida. Tragó saliva y se frotó las manos.
- Bueno… ¡qué buen día hace hoy! ¿No? –dijo rompiendo el hielo. Los chicos no hicieron ningún movimiento.
- Ese es mi sitio. –dijo fríamente Nicholas. Cameron se levantó lentamente.
- Nos vemos en la hora del recreo, _____. –dijo besando su mejilla. Ella asintió y miró cómo se iba a su sitio.
- Buenos días. –dijo animadamente Nicholas cuando se hubo sentado en su sitio.
- Sí, buenos días. ¿Por qué has tratado así a Cameron? –preguntó apoyando su cabeza sobre su brazo. Él la miró sonriendo y la imitó.
- No lo sé, me dieron ganas de tener mal humor con él. –ella rió.
- Bueno… ¿No notas nada diferente? –preguntó parpadeando. Él la miró sonriendo.
- Sí. –dijo simplemente. Ella bufó en su interior.
- ¿No vas a decir nada? –él rió.
- Claro. Esta mesa no es mía, ya no están los nombres ni las fechas. Pero me gusta, ahora no tendré que saber que Alison empezó a salir con Lucas el siete de febrero de 2010. –ella rió, pero por dentro suspiró y rompió platos. No se había dado cuenta de su cambio de vestuario. Eso la desanimó.

Las clases eran lo bastante aburridas ese día, hasta que llegó la hora del recreo. _____ se juntó con Cameron y Nicholas en un rincón. Ellos no se llevaban bien, por lo que _____ era la que tenía que sacar tema de conversación siempre. Comenzó a cansarse y se cayó, mirando cómo los chicos jugaban al fútbol. Dio gracias a Dios cuando sonó la campana, no aguantaba ni un segundo más en ese silencio incómodo. No prestó atención en ninguna clase, pero pensó que luego le diría a Nicholas que le recordara lo que había dicho cada profesor. Entonces ocurrió, la campana sonó anunciando el final del día lectivo. _____ estaba molida, había odiado ese día como ningún otro.
Nicholas y Cameron no se llevaban bien, a pesar de que ayer se hablaron animadamente; Nicholas no había notado su cambio de ropa; le habían llamado la atención en cada clase; y el profesor de química puso un examen el viernes. Ese día había sido pésimo para ella.

- Adiós Cameron. –se despidió ____ en la misma calle de ayer. Continuó andando con Nicholas hasta quedar en la puerta principal de su casa. Ambos sonrieron y _____ recordó cuando se besaron por accidente, provocando un sonrojo súbito.
- Bueno… ¿y ahora por qué te sonrojas? –preguntó juguetón Nicholas. Ella sonrió.
- ¿Recuerdas el accidente de ayer? –él negó con la cabeza– El beso –explicó ella. Él asintió– Bueno, no quiero que ocurra de nuevo. –se regañó mentalmente por mentir.
- No te preocupes. –dijo sonriendo. Se acercó y posó sus labios en la mejilla de la chica. Se separó y la miró a los ojos– Nos vemos esta tarde. –guiñó un ojo y sonrió. _____ se dio la vuelta para entrar en casa, pero se detuvo en seco cuando escuchó que Nicholas hablaba de nuevo– Por cierto, estás hermosa con tu ropa nueva.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:03

Capítulo nueve.

Las tres. Era la hora de ir a casa de Nicholas, cogió el papelito que le había dado en clases y salió con una sonrisa en la cara. Se dirigió a la calle que ponía el papel y se acercó a la puerta principal y pulsó el interruptor del timbre. Sonrió cuando le abrió la puerta una señora de sonrisa envidiable. ______ calculó su edad alrededor de los cuarenta años.

- Tú debes ser _____. Pasa, pasa. –dijo haciéndose a un lado. Entró y miró la decoración.
- ¿______? –pronunció una voz masculina. Se giró y vio al señor Parker, el profesor de laboratorio. ¿Qué demonios hacía el ahí?
- ¿Profesor Parker? –preguntó confundida. Entonces, de la nada, apareció Nicholas que se la llevó escaleras arriba. Desapareciendo de la sala.
- Hola ______. –dijo cerrando la puerta de su habitación.
- Hola, ¿qué hace aquí el profesor? –preguntó mirándolo curiosa. Él sonrió de lado y se sentó en la cama.
- Es el novio de mi madre. –dijo furioso. Ella captó ese enojo y se sentó a su lado, acariciando su hombro.
- ¿Por qué lo odias? Es bastante majo. Él hace que la clase se me pase rápido.
- Quiere que lo llame “papá”. –dijo apretando los puños. Ella intentó no reírse.
- Nick… Tienes que entenderlo, ama a tu madre y te quiere a ti. ¿Qué tiene de malo que lo llames “papá”?
- Porque yo solo tengo un padre. Haya hecho lo que haya hecho, es mi padre al fin y al cabo. –dijo bajando la cabeza.
- ¿Quieres contármelo? –preguntó cogiendo sus manos. Él la miró y la abrazó repentinamente. Cosa que a _____ le encantó súbitamente.
- Mi padre nos abandonó… Se fue cuando estábamos mal económicamente. Mi madre se pasó días llorando, pero él me prometió que volvería por mí. Que volvería con dinero para ayudarnos y…
- ¿Eres consciente de que no volverá, verdad? –preguntó ella acariciando su espalda, consolándolo.
- Lo sé, pero es mi padre y…
- ¿Prefieres como padre a un hombre que te abandonó en momentos difíciles que otro que no hace más que quererte y protegerte? –dijo cogiendo su rostro y secando las escasas lágrimas que caían por sus mejillas.
- No lo entiendes…
- Sí lo entiendo, no soy tonta Nick. ¿Qué demonios te ha hecho ese pobre hombre para que le tengas tanta manía?
- Quiere controlar mi vida. –dijo furioso.
- Quiere protegerte. –corrigió ella. Nicholas la miró con dolor en la mirada.
- ¿De qué parte estás?
- De ninguna, pero no voy a dejar que trates mal a un hombre que se merece todo lo que está viviendo. ¿Sabes? Cuando te vio en clase pude ver cómo le brillaban los ojos y se le extendía la sonrisa. Vi como abrazaba a tu madre cuando subíamos las escaleras. ¿Crees que se merece lo que le haces? Antes de conocerte a ti y a tu madre, o al menos supongo eso, daba las clases con tristeza y cansancio. Entonces nos lo confesó, su mujer lo había abandonado por ser estéril. Ahora que por fin encuentra a alguien que lo quiere tal y como es, ¿tú vas a tratarlo mal? Perdóname Nicholas, pero no pensé que fueras así. Y menos tú que pides respeto por tu orientación sexual. –dijo levantándose de la cama y caminando hacia la puerta. Nicholas suspiró y se levantó.
- No te vayas. –dijo cogiendo su brazo. Ella se detuvo y se giró.
- ¿Lo tratarás bien a partir de ahora? –preguntó seriamente.
- Trataré. –dijo sonriendo. Ella imitó su acción, con eso le bastaba. Lo abrazó fuertemente y besó su mejilla.
- Bien, hagamos el trabajo. –dijo entusiasmada.
- Claro, me encanta tu ropa. ¿Por qué te has cambiado? –preguntó mirando su conjunto. Era un short color azul intenso, una camiseta con el símbolo de “The Rolling Stone” de un azul fosforito y unas bailarinas negras. Su cabello estaba suelto, con unos rizos naturales.
- Es que me he duchado. –dijo sonrojada. Se había duchado, perfumado, elegido la ropa a conciencia y arreglado el pelo solo para él. Él asintió ante su respuesta.
- Estás muy guapa, te envidio. –entonces recordó el plan.
- ¿Sí? ¿Tú crees que le guste a alguien más? –el la miró confundido.
- ¿Por qué? ¿Te gusta alguien? –preguntó seriamente. Ella miró el techo y sonrió.
- Puede. –lo miró directamente a los ojos. Él solo frunció el ceño y sacudió la cabeza mirando hacia otro lado.
- Bueno, ¿empezamos con el trabajo? –ella asintió y se sentaron en el escritorio que tenía Nicholas en su habitación. Suspiró y lo miró. ¿Qué tan difícil era conquistarlo?
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:07

Capítulo diez.

Su madre los llamó desde el salón, había preparado unos sándwiches para hacer más llevadero el trabajo. Y había resultado, las tripas de ______ comenzaron a sonar cuando Denisse los llamó. Allí estaba el profesor Parker. ______ prestó atención en cuanto las miradas del profesor y de Nicholas se cruzaron. El hombre sonrió y Nicholas le devolvió la sonrisa. Ambos se sentaron sonrientes a degustar la comida que Denisse habría preparado.

- Dinos ______, ¿cómo es Nicholas en las otras clases? –preguntó Denisse mirando a su novio.
- Es bastante bueno, siempre que lo veo está concentrado. Por cierto… profesor. ¿No me podría decir qué nota saqué en aquel proyecto…? –él rió.
- ______, no te preocupes… Fue muy bueno.
- ¿Y por qué no me dice mi nota? –preguntó ofuscada.
- Porque aún no los veo todos, y tengo que decir todas las notas. Hasta que no los vea todos, no puedo.
- De acuerdo. –terminó de comer y se limpió con la servilleta– Todo muy rico. Gracias. –dijo sonriendo y levantándose con Nicholas.
- Seguiremos con el trabajo un rato más y te llevo a casa, ¿vale? –preguntó cuando entraron a su habitación. Ella asintió.
- Gracias. –se sentó en el escritorio y lo miró coqueta, pestañeando y cruzando las piernas.
- ¿Qué haces? –preguntó aguantando la risa. Ella se decepcionó y bufó sentándose en la silla y centrándose en el trabajo. Aún les faltaban diez páginas. Él se dio cuenta de su desagrado y se sentó a su lado, mirando como un cabello rebelde no salía de sus ojos.
- Bueno…ahora podemos hablar de las bacterias. –él no respondió. Ella se giró y lo pilló mirándola sonriendo– ¿Ocurre algo?
- No. –dijo negando con la cabeza sin dejar de sonreír. Ella asintió y siguió revisando el libro, buscando información. Notó que Nicholas no miraba el libro, ni siquiera se acercó para revisarlo mejor. Volvió a girarse y seguía mirándola.
- ¿Es qué tengo algo? –él negó y posó su mano sobre la mejilla de ______. Él vio su mano y una batalla comenzó en su cabeza. ¿Qué era esa alegría que tenía en ese momento? “Nada” pensó. Apartó la mano y miró el libro.
- Sí… protozoos. –dijo desorientado.
- Bacterias. –corrigió ella mirando cómo él se ponía tenso y asentía– ¿No me estabas escuchando?
- Claro que sí. –ella bufó y se centró en el trabajo. Al cabo de una hora ella miró su reloj de pulsera y se levantó rápidamente.
- Debería irme ya. –dijo dirigiéndose a la puerta. Él agarró su brazo y la detuvo.
- Voy contigo. –ella asintió y salió primero. Bajaron las escaleras y se despidió de la madre de Nicholas y el profesor. En el camino nadie habló, era un silencio un poco incómodo. Aunque eso a ______ no le importaba.
- Bueno… ya llegamos. Gracias por traerme, de nuevo. –dijo sonriendo. Él solo la miraba y asentía. Había estado pensando en todo el camino. Algo no andaba bien con esa amistad.
- No es molestia. ¿Mañana seguimos con el trabajo? –ella asintió y se acercó para darle dos besos. Él se movió en sentido contrario y sus labios chocaron, una vez más. Ella abrió los ojos, aún con sus labios unidos. Él los mantenía cerrados. _______ los fue cerrando poco a poco, entonces él los abrió y se soltó.
- Nos vemos. –dijo ella incómoda. Él la miró y asintió, dio un paso hacia adelante, pero se arrepintió y dio pasos hacia atrás. Sonrió y agitó la mano.
- Hasta mañana ______. –dijo alejándose, se giró antes de que _____ entrara– Mañana te vengo a recoger.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:08

Capítulo once.

Se levantó y se miró al espejo, vio su pelo desaliñado y sus ojos adormilados. Mojó su rostro como cada mañana y sonrió al ver que había mejorado un poco. “Es miércoles” quedaban dos días y llegaría el fin de semana. Esas pequeñas vacaciones que tanto le encantaban. Se dio una ducha, hoy no tendría gimnasia así que no sudaría exageradamente. Salió envuelta en una toalla azul con dos franjas azules en un extremo y se acercó al armario. Abrió ambas puertas y miró cada opción que tenía. Cogió una camiseta de tirantes de color amarillo pálido, unos shorts verde fosforito y unas Converse negras. Como accesorios se puso unas pulseras negras y una diadema amarilla, por último unos pendientes blancos. Se miró al espejo y sonrió complacida. Se echó unas gotas de perfume de frutas y cogió su mochila. Bajó a la cocina y tomó el desayuno con un humor bastante bueno. Sonó el timbre y se levantó sonriendo, se despidió de sus padres y salió. En la puerta se encontró a Claire y a Nicholas charlando animadamente. Ella carraspeó y saludó a ambos. Los tres se subieron al coche de Claire. Nicholas de copiloto, hablando bastante con Claire. ______ se sintió celosa. Al llegar, fue la primera en bajarse. Escuchó su nombre repetidas veces, pero no detuvo su presurosa caminata.

- Asqueroso. –dijo furiosa. Entró a clase y se encontró con Cameron. Una sonrisa se dibujó al instante en su rostro. Él sonrió y se dirigió a ella para abrazarla.
- Si ayer estabas hermosa, hoy estás sublime. _______ eres preciosa. –posó una mano sobre su mejilla. Ella sonrió y se sonrojó. Cameron se acercaba a besar su mejilla, ella sintió sus labios en esa zona y sonrió cerrando los ojos.
- Muchas gracias Cameron. –susurró abrazando al chico por el cuello. Él sonrió complacido y rodeó la cintura de la chica, abrazándola fuertemente. Su momento fue interrumpido por Lisa, que entraba bufando.
- Vaya… ¿______? ¿Y esa ropa? –la chica se sorprendió. Era la primera vez que la llamaba por su nombre.
- Es nueva. –dijo separándose de Cameron.
- Estás muy bien. –dijo sonriendo. Ella abrió los ojos. ¿Estaba soñando? La más popular del instituto, la que se había metido con ella desde siempre, la que no la había dejado ser feliz en su etapa escolar… ¿le estaba diciendo que “estaba bien”?
- Gracias. –dijo lentamente. Lisa se sentó en su sitio y suspiró, _____ lo notó– ¿Te ocurre algo?
- No, bueno sí… Jackson, se está planteando nuestra relación. No quiero que me deje. –_____ notó cierto temor en la voz de la rubia.
- Bueno… no te preocupes, él se dará cuenta. –dijo con una sonrisa sincera. Lisa la miró con los ojos aguados y soltó un quejido.
- Además Alison se ha lesionado y nos falta una animadora. –ocultó su rostro entre sus brazos y comenzó a llorar. ______ se sentó a su lado y le acarició la cabeza, esa chica estaba sufriendo.
- Pero seguro que encuentras a alguien buena…
- Tú. –dijo levantando la cabeza, con una media sonrisa.
- ¿Yo? –preguntó incrédula.
- Sí tú. El lunes hiciste los ejercicios de gimnasia como si fueras una animadora nata.
- No creo… Fue gracias a Cameron, me inspiró confianza. –sonrió ______ señalando a Cameron. Lisa negó.
- ¿Quieres al menos hacer las pruebas? Necesitamos una urgente, los campeonatos de baloncesto se acercan y tenemos que ser quince. –ella miró el techo pensativa. “Estaría con Claire” pensó de repente.
- Está bien. –dijo sonriendo. Lisa se levantó y la abrazó efusivamente. En ese momento todos los populares entraban por la puerta, miraron perplejos la escena. Lisa, su reina, estaba abrazando a la bicho raro del instituto. ¿Se habría vuelto loco el mundo?
- Chicos. –llamó Lisa– Os presento a la nueva animadora. _______ Smith. –todo miraron asombrados a ______, pero ella fijó la vista en un muchacho en concreto. Él miraba perplejo a Lisa y a ______. Parecía creer que eso era imposible. Nicholas Carter veía imposible una amistad entre esas dos chicas.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:09

Capítulo doce.

- ¿Qué clase de broma es esta Lisa? –preguntó una chica pelirroja. Lisa la miró de mala gana.
- No es ninguna broma, ______ Smith dejará de ser el bicho raro a partir de ahora. ¿Queda claro? Ella y yo, ahora somos amigas. –dijo la rubia mirando a ______. Ambas sonrieron, entonces el profesor entró por la puerta.
- ¿Quieres explicarme que ha sido eso? –preguntó Nicholas susurrando mientras el profesor explicaba.
- ¿Es que no puedo ser amiga de las chicas que te gustan? –dijo con frialdad. Él la miró y abrió la boca, pero la cerró y negó viendo que no conseguiría nada.
- Tengo novio. –dijo mirándola fijamente.
- ¿Y a mí qué? –dijo mirando al frente, no quería mirarlo a la cara. Si no todo ese coraje que había reunido para hablarle así se iría por un tubo.
- Hoy quiero presentártelo y no acepto un no. –dijo él. Ella lo miró por fin.
- ¿Por qué? –preguntó cansada. No quería conocer al chico que tenía el amor de Nicholas. Le dolería en el alma verlos besarse y decirse cosas bonitas. Cosas que nunca irán dirigidas a ella.

“¿Y el plan?” le recriminó su mente. “¿Qué plan? No servirá de nada. No le gustaré aunque le dé con un ladrillo en la cabeza” se respondió a sí misma. “No decaigas. Tú puedes y lo sabes” contraatacó su endiablada mente. “No tiene caso. Él tiene a… Jake” al pensar en su nombre, puso una cara de asco. Cosa que Nicholas notó.

- ¿Te ocurre algo? –preguntó aguantando la risa. Ella lo miró y negó con la cabeza, sin abrir apenas la boca. El timbre sonó, dando por finalizada la primera hora. Cuando ______ estaba recogiendo sus cosas, Lisa se acercó a ella corriendo.
- ¿Vamos juntas? Quiero hablar contigo lo de… Jackson. –dijo esto último susurrando. Ella asintió sonriendo, dejando atrás a Nicholas y a Cameron. Los cuales estaban asombrados.
- Nos patearon amigo… –pronunció Cameron palmeando la espalda de Nicholas. Éste bufó y cogió su mochila saliendo de ahí.
- ¿Será que en el recreo estemos las dos solas? –preguntó tristemente Lisa. _____ la miró desorientada.
- Supongo que sí. ¿Por qué?
- Para hablar de él. La verdad es que eres la única persona que conozco que puede guardar un secreto. Todas mis “amigas” son bastante cotillas y salen con el chisme a cualquier parte. Tú pareces decente y buena.
- Gracias, supongo. –dijo riendo. Lisa sonrió y miró cómo Nicholas y Cameron venían corriendo detrás de ellas. Parecía que estaban compitiendo por ver quién llegaba primero.
- ¡_______! –gritó Nicholas llegando. Ella se giró y vio la cara de Nicholas cerca, demasiado cerca. Tanto que cayeron al suelo. Él encima de ella. Lisa y Cameron veían la escena con horror.
- ¡Santo Dios! ______, ¿estás bien? –preguntó Lisa arrodillándose y mirando a su nueva amiga. _____ solo asintió.
- Ven. –dijo Cameron extendiendo su mano. Ella la tomó y se levantó, sacudiéndose. Nicholas tenía la cabeza agachada de la vergüenza.
- ¿Estás bien? –preguntó _______ a Nicholas. Él la miró y asintió sonrojado. ____ sonrió y cogió su mano– Bueno… ¿Vamos? –preguntó a todos. Y así se dirigieron a la siguiente clase.
***
- Las pruebas son al final. Cuando toque el timbre tienes que ir al gimnasio. ¿De acuerdo? –le dijo Lisa cuando el timbre sonó, dando paso al recreo. Ella asintió.
- Está bien. –pronunció ______ sentándose en el asfalto del patio. Lisa se sentó a su lado.
- ¿Alguna vez has sentido celos? –preguntó Lisa bajando la mirada. _____ pensó instantáneamente en Nicholas y bufó.
- Sí.
- ¿Cómo haces para que no se note? –preguntó sollozando. ______ se angustió y la abrazó inconscientemente.
- No lo sé, la verdad simplemente me regaño mentalmente y miro el suelo. Eso sí, por dentro tengo un mini Jack el destripador. Yo… la verdad es que no lo sé. –dijo sinceramente. Lisa la miró y se secó la cara.
- Jackson es tan frío conmigo últimamente. La verdad… no sé qué más hacer para que no me deje. ¿Tengo algo malo? –preguntó con los ojos aguados. ______ se enterneció.
- No digas eso… eres la envidia de toda hembra viviente. –dijo sonriendo. Lisa rió y miró a los chicos jugar al fútbol. Mejor dicho, miró a Jackson jugar al fútbol.
- ¿Y por qué él no me ve tan perfecta? –preguntó con un gemido en la boca, a punto de llorar.
- Mira, no llores ¿vale? Piensa en que si la relación termina fue porque… simplemente él fue un bache en tu camino. Además, él no es la gran cosa. Hay mejores…
- Sí. –dijo sonriendo. Miró de nuevo a los chicos y soltó un quejido, acompañado por veloces lágrimas. _______ miró lo que había visto y entonces comprendió su reacción. Jackson abrazaba muy efusivamente a una animadora, llevando sus manos al trasero de la chica. Fue peor cuando ______ vio cómo una pelirroja se acercaba a Nicholas y se le tiraba encima, besándolo con pasión.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:10

Capítulo trece.

Apartó la mirada inmediatamente, con lágrimas agolpadas en sus ojos. ¿Se habrá separado? ¿Habrá correspondido el beso? Prefería no saberlo, le dolería aún más. Miró a Lisa y la abrazó. Para consolarla y para reconfortarse ella misma, necesitaba tanto un abrazo. Ambas lloraron un bueno rato, hasta que Cameron se acercó a ellas preocupado.

- ¿Qué ocurre chicas? –preguntó abrazando a ambas por los hombros. Las chicas ocultaron el rostro en su pecho.
- Jackson… es un cerdo. –dijo Lisa llorando.
- Me duele tanto. –pronunció _______ con la voz quebrada. Cameron la miró confuso y Lisa apenas levantó la mirada.
- ¿Por qué? –preguntaron los dos al unísono.
- Porque… me duele ver llorar a la gente. Soy muy sensible. –dijo girando la mirada hacia donde estaba Nicholas. Ya no había nadie.
- Tranquila… –Cameron la abrazó y besó su cabeza. Ella asintió y suspiró, secando su rostro. Lisa hizo lo mismo.
- Gracias Cameron. –agradeció ________, Lisa asintió concordando con ella.
- De nada. –sonrió y se levantó, tendiendo las manos a las chicas. Ellas sonrieron y se levantaron al mismo tiempo.
- Vamos. –dijo Lisa sonriendo. Era la primera vez que se sentía querida en todo el año. Entraron en la clase y vieron a Nicholas, tenía la cabeza oculta entre sus brazos. ______ solo sintió odio y rencor hacia él. Primero con Claire y después con la otra.
- Cameron, ¿me puedo sentar contigo? –preguntó Lisa. Él la miró sonriendo y asintió.
- Hola. –dijo Nicholas viendo cómo ______ se sentaba a su lado. Ella no respondió, solo posó la cabeza en la mesa. Dándole la nuca– ________... ¿Te ocurre algo? Me tienes preocupado. Desde la mañana me hablas fríamente. –ella no respondió– ¿He hecho algo malo? –ella bufó mentalmente rodando los ojos. Nicholas gruñó– Está bien. Lo siento…
- Vale. –dijo _______ simplemente. Se arrepentía de haber ido a clase diez minutos antes.
- ¿Qué demonios te he hecho? –ella levantó la cabeza y lo miró.
- ¿Tú a mí? –él asintió– Nada.
- ¿Entonces? –preguntó Nicholas. Ella pensó la respuesta.
- ¿Quién dice que mi problema sea contigo? –una respuesta acertada. Que dejó a Nicholas mudo. Dejaron de hablar y ______ volvió a su posición de antes. Entonces sintió una mano en su cintura. Se giró rápidamente y vio quién era– Cameron. –pronunció desilusionada. Él la miró confuso.
- ¿Qué ocurre? –preguntó acariciando su cabello. Nicholas los miraba con el ceño fruncido.
- Nada. –dijo posando la cabeza en la mesa. Cameron negó con la cabeza y besó su mejilla.
- Está bien… Te quiero. –ella asintió y cerró los ojos. Nicholas la miraba con algo que no podía descifrar. Bufó y vio cómo Cameron se sentaba junto a Lisa. Volvió la mirada hacia ______ y quiso abrazarla. ¿¡Qué demonios!? La abrazó suavemente por la cintura.
- ¿Cameron? –preguntó _______ confusa. A Nicholas no le gustó nada que lo confundiera con Cameron. Aún así no se apartó.
- No. ¿Qué te ocurre? ¿Por qué no sonríes? –preguntó posando su mentón en el hombro de la chica, pegando su mejilla con la oreja femenina.
- No lo sé…
- Dímelo. –dijo susurrando. Algo pasó por la columna vertebral de ______. ¿Una descarga eléctrica? ¿Una sacudida de viento? ¿Mariposas? Fuera lo que fuese, le había gustado.
- Me gusta un chico. –dijo regañándose mentalmente. No podía decirle que le gustaba él.
- ¿Y qué pasa? –preguntó apretando la mandíbula. Ella no lo notó.
- Yo no le gusto. –dijo simplemente. Genial, lo había dicho sin tocar el tema de que es él.
- Está ciego. Tú eres la chica más guapa que he visto en toda mi vida. –hizo que se diera la vuelta, poniéndola frente a él– Mira qué pechos. –dijo posando las manos en la zona. _____ lo miró fulminante y le apartó las manos. Él rió– Tus caderas, tu cintura… –dijo pasando las manos. Ella tragó saliva mirando como sus manos se deslizaban por su cuerpo– Tus piernas. –finalizó tocando sus piernas, deteniéndose en el muslo– Por dentro eres aún mejor y…
- ¿Y…? –le incitó a continuar _______.
- Y te quiero mucho _______. –dijo mirándola a los ojos y sonriendo. Ella sonrió y lo abrazó. Él solo cerró los ojos y la abrazó fuertemente. ¿Qué demonios había hecho? Es más… ¿¡Qué demonios estaba pensando!?
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:12

Capítulo catorce.

- Gracias Nick. Eres un gran amigo… yo también te quiero. –él sonrió distraído mientras se separaba. Debía ver a Jake de inmediato. En cuanto tocara el timbre para salir, él le llamaría y quedaría con él. Tenía que verlo.
- ______, ¿hoy me acompañas a visitar a Jake? –se regaño mentalmente. ¿Por qué demonios la había invitado? Debía verlo a solas…
- Claro. –dijo sonriendo. Él sonrió de lado y besó la mejilla de la chica. Entonces entró el profesor y se centró en la clase, o al menos eso quería.

Al cabo de unas horas más, el timbre dio la llamada de salida. Algo que todos ansiaban. Nicholas vio cómo ______ se iba al gimnasio y entonces pensó que sería para las pruebas. Se dirigió a su casa y en el camino llamó a Jake.

- ¿Sí? –preguntó la voz de su novio. Sonrió aliviado.
- Jake, quiero verte. ¿Puedes? –preguntó carraspeando.
- Claro mi amor. Dime dónde y cuándo. Yo estoy ahí. –sintió cómo sonrió. Él también lo hizo.
- En la cafetería donde nos conocimos. Además quiero presentarte a una amiga mía. –dijo esperando la respuesta.
- Bien. Dime la hora y ahí estoy. –sonrió.
- A las seis está bien. –se mordió el labio y paró la caminata. En frente tenía la puerta principal de su casa.
- De acuerdo cariño. Nos vemos allí, te amo.
- Yo también te amo. –ambos colgaron y Nicholas sonrió. Entró a su casa y subió a su habitación para hacer la tarea y arreglarse para la tarde.
***

Se sentía nerviosa. En el gimnasio estaban todas las animadoras, sentadas en unos bancos esperando a que se cambiara. Se miró por última vez al espejo y salió. Recibió las sonrisas de Claire y Lisa y se sintió más aliviada. Además, por la ventaba vio a Cameron levantar el pulgar. Suspiró y se posicionó en frente a todas.

- Bien ______, es sencillo lo que tienes que hacer. –dijo Claire. Ella asintió– Te pondremos una música y tú debes bailar. Haciendo acrobacias. –volvió a asentir y se preparó. La música empezó a sonar y ella se movía, con movimientos rítmicos y acompasados. Sin llegar a ser repetitiva. Cuando terminó, mantuvo la pose unos segundos y luego se colocó recta.
- Espera un momento. –comentó Lisa guiñándole el ojo. Todas hicieron un corro, donde hablaron por unos minutos eternos para _____. Al cabo de unos minutos se giraron hacia ella y sonrieron– Estás en la animadoras ______.
- ¿Sí? –preguntó sonriendo. No era su sueño, pero le gustaba tener que hacer algo. Su rutina diaria era aburrida. Con esto por lo menos se distraería un poco.
- Claro. Solo tienes que venir los jueves por las tardes para los entrenamientos. Del uniforme me encargo yo. –dijo Lisa. Ella sonrió y se despidió de todas. Salió y se encontró con Cameron.
- Te aceptaron. Lo sabía…
- La verdad no. –dijo mintiendo. Agachando la cabeza. Cameron frunció el ceño y la abrazó por los hombros, besando su cabeza.
- Ellas se lo pierden. Bailaste mejor que Madonna. –ella solo rió y lo miró a los ojos.
- ¡Estoy en las animadoras! –dijo sonriendo. Él la miró y negó con la cabeza. La levantó en sus brazos y empezó a girar sobre sus pies, haciendo reír a la chica.
- Eres una mentirosilla. –dijo riendo. Ella se abrazó a su cuello.
- Lo siento. ¡Pero para! Me estoy mareando. –él se detuvo y la posó en el suelo. Ambos estaban mareados y riendo como locos. Se miraron y pusieron un semblante serio.
- Estás muy bella cuando ríes. –ella se sonrojó– Y más cuando te sonrojas. –dijo acariciando su mejilla.
- Gracias Cameron. Tú eres muy tierno. –dijo abrazándolo por el cuello y besando su mejilla. Se cogieron de las manos y fueron a casa de _____.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:14

Capítulo quince.

Llegaron y _____ hizo pasar a Cameron primero. Cerró la puerta sonriendo. Llamó varias veces a su madre, no obteniendo respuesta se dirigió a la cocina. Volvió a los segundos con un pequeño papel de color azul donde ponía que estaba haciendo la compra. Ambos rieron y subieron a la habitación de ______. Ella se sentó en la cama y él en un pequeño sillón.

- ¿Estás ansiosa por empezar como animadora? –preguntó sonriendo. Ella frunció el ceño y apretó los labios.
- La verdad no. Lo hago para no aburrirme mucho en las tardes. –respondió riendo. Cameron sonrió.
- Mejor, no quiero imaginarte toda coqueta con maquillaje por todas partes. –ella negó. Claire no era así, ella tenía los pies en el suelo. Y viendo a Lisa, era la única que se maquillaba de forma natural.
- ¡NO! Definitivamente voy a seguir siendo la misma. Sea animadora, fontanera o presidenta. ¿Queda claro? –preguntó apuntándolo con el dedo índice. Él levantó los brazos.
- Soy joven. No me mates. –ella rió.
- Tranquilo. Hoy tengo que salir. –dijo recordando su salida con Nicholas y Jake. Cameron la vio apesadumbrado.
- Bueno, entonces me voy. –ella se levantó de inmediato.
- No. Es más tarde. Todavía son las cuatro, supongo que a las seis vendrá a buscarme.
- ¿Quién? –preguntó sentándose de nuevo.
- Nick.
- Nick… –repitió él en un tono extraño.
- ¿Quieres venir? –entonces recordó para qué era. Se regañó mentalmente.
- No gracias, no quiero. –dijo cortante. Ella lo agradeció, pero le extrañó su reacción.
- ¿Qué te pasa Cameron? –preguntó sentándose a su lado y agarrando su mejilla. Él se soltó sin mirarla.
- Pasa que pienso que te gusta Nicholas. –ella se sorprendió y se alejó.
- ¿Cómo? –preguntó asombrada.
- Eso. ¿Te gusta Nicholas? Dime la verdad. –pidió mirándola con algo en la mirada. Algo que _____ no pudo distinguir bien.
- No. –mintió con una sonrisa. Él sonrió también y la abrazó. Ella solo cerró los ojos y suspiró.
- Bien.
- ¿Por qué? –preguntó ella confundida.
- Curiosidad. –otra vez esa respuesta. Odiaba esa respuesta. La otra vez Nicholas le respondió lo mismo. Dejándola con confusión y angustia. ¡Todo era curiosidad!
- Ya. –dijo bufando mientras se separaba de él– ¿Quieres algo de comer?
- No gracias. Debo ir a mi casa. –dijo despidiéndose de ella. Posó sus labios en la mejilla de la chica. Ella asintió y lo acompañó a la puerta.
- Adiós, nos vemos mañana. Ella asintió y cerró la puerta principal lentamente. ¿Qué demonios había ocurrido? Negó con la cabeza deshaciéndose de los pensamientos. Miró el reloj y pensó en cambiarse de ropa, pero no. Se quedó como estaba.

A las seis en punto el timbre sonó. Rachel fue a abrir la puerta y se encontró con Nicholas. Sonrió y llamó a _____, la cual bajaba con su teléfono móvil. Mirando cosas sin importancia. Levantó la miraba y se cruzó con Nicholas. Guardó el aparato y salió de la casa con una sonrisa fingida. En el camino Nicholas solo hablaba de lo bien que le iba a caer Jake. Eso solo hizo que ______ comenzara a pensar en otra cosa, sin escuchar nada de lo que decía el chico. Al llegar a una cafetería ______ vio como un chico rubio de ojos azules se levantó y abrazó efusivamente a Nicholas. “¡Demonios! Está como un quesito” pensó ______ con pesar. Jake dirigió su azulada mirada a _____ y sonrió.

- Hola. –dijo amablemente. Ella solo sonrió y se sentó en la mesa donde momentos antes él estaba sentado.
- Jake, ella es _______. _______ él es Jake. –ella solo asintió y comenzó a mirar a todos lados. Nunca había estado en esa cafetería.
- Te he extrañado tanto. –dijo Jake agarrando las manos de Nicholas. Él sonrió y besó su mejilla. ______ solo sentía nauseas. Eso no le gustaba. Ni mucho menos.
- Iré a pedir un café. –dijo fríamente ______. Nicholas la paró cogiendo su brazo.
- No, voy yo. Conoceros mientras tanto. –ella asintió desganada. Nicholas se levantó y se dirigió al mostrador. Ella miró a Jake y vio que miraba sus pechos descaradamente.
- Eres hermosa. –ella solo sonrió cínicamente. Estaba incómoda con él. Miró hacia donde estaba Nicholas, sin querer mirar a Nicholas. El chico estiró la mano y agarró un pecho con fuerza. Haciendo que ______ se sorprendiera y lo mirara. Él solo sonreía de una forma sensual.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:15

Capítulo dieciséis.

Su mente comenzó a analizar todo lo que estaba pasando. El novio de su amigo la miraba de una manera pícara, con una sonrisa sensual y le estaba masajeando un pecho. Solo pasó una palabra por su mente: “Pervertido”. Quitó la mano de su cuerpo y se enderezó. Él la miraba con una sonrisa macabra. Pensó en gritarle las cuarenta, pero no quería hacer un espectáculo, y menos por él.

- ¿No te gustaría venir a mi departamento y…?
- ¿Y atarte a la ventana para que te ataquen las gaviotas? Sí, me encantaría. –el chico la miró con sorna.
- No, mi amor. Haríamos cosas malas. –ella solo negó con la cabeza. Este… individuo no se merecía ni un pelo de Nicholas. Se dirigió al muchacho y lo amenazó con el dedo.
- Escúchame ser vivo que me da asco mirar. Si me entero que le llegas a hacer algo a Nicholas, si lo engañas u otra estupidez de las tuyas. Te las verás conmigo. ¿Te queda claro? –el chico sonrió y cogió su mano, sentándola en su regazo. Haciendo que _____ notara su dura erección.
- ¿Crees que le he sido fiel? ¡Dios! ¿Has visto a las chicas de por aquí? Están todas…
- Eres un cochino. ¿Por qué juegas con Nicholas, eh? ¿Qué te pasa energúmeno? –dijo tratando de levantarse, pero las manos masculinas no soltaban su cintura.
- No juego con él. Le dejé claro que no soy hombre de una sola persona. –él sonrió y ella no se creyó ni una palabra.
- Mientes. Eres un asqueroso. –logró levantarse, pero al hacerlo el chico le agarró una nalga. Sentándola de nuevo en sus piernas.
- Soy un asqueroso, que te va a hacer gritar en menos de una hora. –dijo en su oído. Ella se estremeció y lo miró con horror. ¿Acaso hablaba de sexo? Examinó su forma de ser y entonces cayó. Este tipo no era gay. No lo podía ser si hacía todo eso.
- Déjame. –dijo batallando para levantarse. Miró el mostrador y vio a Nicholas coger los cafés. Se levantó y se sentó en su sitio. Mirando a Jake con una expresión de rabia.
- ¿Ya se conocieron? –preguntó el chico de mirada soñadora. ______ se perdió en sus palabras y sonrió.
- Sí. –dijo Jake con una sonrisa tierna. “Mentiroso” pensó ______.
- Nicholas, debo irme. Lo siento…
- ¿Por qué? –preguntó triste. Ella se levantó y lo miró a los ojos. “Porque no quiero estar con tu novio el acosador” pensó enfadada.
- Porque se me hizo tarde. Debo irme. Adiós. –besó la mejilla de Nicholas. Miró a Jake y sacudió la mano. No quería tocarlo. Salió de allí sin mirar atrás.

¿Qué demonios había pasado en esa cafetería? El novio de Nicholas, supuestamente gay, había coqueteado con ella, la había tocado y se había insinuado. Maldito fuere Jake y sus pelotas. Mientras caminaba por las calles que llevaban a su casa pensó en decírselo a Nicholas, pero entonces recordó su mirada cuando lo veía. Era ahora, más que nunca, que debía poner en marcha su plan de seducción. Debía alejarlo de Jake sin hacerle daño. Porque si de algo estaba segura, era de que Nicholas iba a sufrir si le decía la verdadera cara de Jake. Lo mejor era conquistarlo y que él mismo dejara a Jake. El único problema es que hasta ahora no había conseguido nada. “Solo han sido tres días” pensó con una sonrisa. Llegó a su casa y entró feliz, pensando en cómo sería su vida con Nicholas a su lado.

***
Nicholas miraba de forma extraña a Jake. ______ se había ido demasiado pronto, y parecía nerviosa. ¿Qué había ocurrido cuando él estaba en el mostrador? No quería incomodar a Jake, que hablaba sobre su partido de fútbol. Nicholas solo asentía y fingía escuchar. Cuando por su mente solo pasaba el rostro de ______ angustiada.

- ¿Qué has pensado de ______? –preguntó cortando la historia de su novio. Jake abrió los ojos y frunció la boca.
- ¿Por qué? –respondió con otra pregunta.
- Quiero saberlo. ¿Qué te ha parecido? –el chico vaciló y lo miró.
- No sé si deba decirte esto.
- Dímelo. –dijo impaciente Nicholas.
- Pero es que es tu única amiga, según me has dicho. No quiero que vuestra a mistad se arruine por mi culpa. –Nicholas frunció el ceño y lo miró con insistencia.
- ¿De qué hablas? –Jake carraspeó y miró a su novio. Se puso nervioso. Por nada del mundo iba a decirle que había coqueteado con ella. Giraría un poco la historia.
- Se me insinuó y no paró de tocarme. –dijo fríamente. Dejando perplejo a Nicholas, él cual sus ojos permanecían abiertos a más no poder.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:16

Capítulo diecisiete.

Entró a su casa con un extraño sentimiento. _______, su amiga desde que había llegado, había coqueteado con Jake, su novio. ¿Cómo era eso posible? ¡Se burló de él, en su propia cara! Pero toda la culpa era de él. Si no los hubiera presentado eso no habría pasado. Siempre se le ocurrían ideas descabelladas. Aún así, ______ no debería haber hecho eso. Subió a su habitación agitando la mano para saludar a su madre que estaba viendo la televisión. Cuando entró miró una foto de él y Jake sonriendo. Sintió celos, de la nada. “¿Celos? Claro, tú amiga ha coqueteado con tu novio” se dijo mentalmente, pero él presentía que no eran celos de Jake. A su cabeza llegó una opción: celos de _______. Celos de que le haya gustado su novio y no él. Sacudió la cabeza, horrorizado, y puso cara de espanto. No podía estar celoso por una chica, en todo caso por su novio. Se sentó en la cama y suspiró agarrando su cabeza.

- ¿Qué te pasa amigo? ¿Acaso estás volviendo a lo mismo de antes? –se preguntó a sí mismo mirándose en un pequeño espejo. Su reflejo no hizo nada más que recordarle viejos y malo recuerdos. Negó con la cabeza– No puedes volver a eso. Tú mismo dijiste que eras gay. Tú mismo… –dijo señalando el espejo enfadado– Tú mismo te has estado engañando los últimos años… ¿Cómo es esto posible? Me había mentalizado bien, lo había logrado. –gruñó y se tiró en la cama, cubriendo su rostro con la almohada.

Estuvo así por dos horas, hasta que dieron las nueve de la noche. Escuchó el grito de su madre desde la cocina llamándolo para cenar. Bajó arrastrando los pies y llegó a la mesa, la comida ya reposaba sobre ella. Se sentó y comenzó a pensar en su vida. En cómo había sufrido por una mujer, y nunca quería pasar por eso. No más. Miró a su madre y a “su padre”.

- Queda poco para tu cumpleaños Nicholas. –dijo el profesor. Él lo miró y giró la cabeza hacia el calendario.
- Cuatro meses. –dijo encogiéndose de hombros– Todavía queda mucho. –el profesor bajó la cabeza, mala forma de empezar una conversación.
- Sí… claro. Confundí tu cumpleaños con el de ______. –dijo sonriendo. Era verdad, en pocas semanas su alumna cumpliría 17 años.
- ¿Sí? ¿Cuándo cumple? –preguntó interesado.
- El 25. –Nicholas giró la cabeza y vio a qué día estaban. “Cinco de mayo” quedaban veinte días. Sonrió y se levantó de la mesa cuando hubo terminado. Subió a su habitación y se tiró en la cama.

Se levantó con una pereza extrema. Esa noche no había dormido bien, lo que había ocurrido con Jake le había puesto los pelos de punta. Ese estúpido no amaba a Nicholas. Seguro. Paró el ruido del despertador y se dirigió al baño. Salió aseada y con una sonrisa, aunque aún recordaba lo de Jake. No quería verlo en toda su maldita vida. Le daba escalofríos. Cogió ropa cómoda, hoy le tocaba gimnasia. Un short deportivo azul, una camiseta de tirantes con un tigre de un tono blanco; en los pies unas zapatillas. Sonrió y se hizo dos coletas. Cogió la mochila y bajó corriendo a la cocina. Su madre miró complacida a su hija y le tendió el plato con dos tostadas, seguido por una taza de café con leche.

- Gracias mamá. –dijo ______ con una sonrisa envidiable en su rostro. Su padre la miraba con una sonrisa. Eso a _____ le extrañó.
- Cariño, te tengo una sorpresa. –dijo dejando el periódico de lado y apoyando los codos en la mesa. Captó toda la atención de su hija.
- Dime Jeremy. –dijo picando a su padre. Él la miró desafiante y sonrió, sabía cómo hacer que enojara en el momento.
- No te impacientes Anabel. –ella abrió los ojos cuando la llamó por su segundo nombre. Odiaba ese nombre, sonaba como… “¡Oh Anabel! No viniste a tomar el té con nosotras”.
- Papá. –pronunció con tono reprobatorio. Jeremy soltó una sonora carcajada y se incorporó en la silla, mirando risueño a su hija.
- Está bien. ¿Sabes que pasa dentro de… diecinueve días? –preguntó levantando las cejas. Ella se extrañó y miró el calendario. Estaban a seis, pero tenía tanta pereza de calcular ahora que negó con la cabeza.
- No, ¿qué pasa en diecinueve días? –preguntó desganada, pero con un tono de emoción.
- Tus 17 cariño, y sé cuál es el regalo perfecto. –dijo mostrando su sonrisa alineada y blanca. Su hija sonrió de la misma manera con los ojos iluminados.

Deseaba con todas su fuerzas que ya fuera su cumpleaños, quería el regalo. Ya. ¿Qué sería? Siempre le regalaba un amuleto, que colgaba en su pulsera favorita. No se la ponía por miedo a romperla, la tenía guardada en un cajoncito secreto que tiene su tocador. Su padre era especial para ella, demasiado. Con él había reído de niña, con él había descubierto un parque al que solo iban ellos dos. Sonrió y metió un trozo de tostada en su taza. Amaba a ese hombre que tenía frente a ella y estaba segura de que el mejor regalo que le podía hacer, era quedarse a su lado.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:18

Capítulo dieciocho.

El timbre sonó, eso daba paso a un camino en coche al instituto. Salió por la puerta con una sonrisa que nada podría quitar. Saludó a Claire y se subió al asiento de copiloto. Ambas iban charlando, quedaba medio camino para llegar. ______ de vez en cuando miraba por la ventana, observando cómo niños pequeños iban acompañados por sus madres a la escuela.

- ¿Nicholas tiene novia? –preguntó de repente Claire. Ella se giró y miró a su amiga a los ojos.
- ¿Cómo? –preguntó con un tono triste en la voz. Si Claire se interesaba en Nicholas ya podía dar por perdido su plan de reconquista. Bajó la mirada en cuanto pensó eso.
- Lo sabía. –dijo levantando el dedo índice hacia ella. ______ la miró con interrogaciones en los ojos. Ella simplemente sonrió– Nicholas es el que te gusta, ¿verdad? Claro, Nick viene de Nicholas. ¡Es él de quien te has enamorado! –juntó sus manos y aspiró fuertemente.
- Bueno…
- Nada de bueno. Es él y punto. Debo reconocer que es guapo. ¡Claro! Por eso saliste del coche ayer tan seria. Estabas celosa, ¿no es así? Pues que sepas, señorita celosa, que Nicholas se levantó de inmediato del asiento y salió corriendo detrás de ti. En pocas palabras, lo tienes aquí. –dijo extendiendo su mano y señalando la palma. ______ bufó y miró la ventana. Si supiera toda la historia no estaría diciendo tantas tonterías.
- No.
- Sí. ¿Crees que no me doy cuenta en estas cosas? Lo mismo pasó con James…
- Cállate. –dijo con un tono de voz agudo. No debería haber pronunciado ese nombre. No ahora que empezaba a olvidarse de él gracias a Nicholas.
- Lo siento. –dijo su amiga viendo que había metido la pata hasta el fondo. Desde lo ocurrido con aquel individuo, ambas quedaron en no nombrarlo nunca más.
- No tiene importancia, pero la próxima vez piensa antes de hablar. –dijo abriendo la ventanilla y apoyando los brazos. Claire suspiró y siguió conduciendo.

Al cabo de cinco minutos ya estaban en el aparcamiento. ______ salió con la cabeza agachada, no podía quitar ese maldito nombre de su cabeza. En el trayecto hacia su aula no paró de recordar… Recordar cosas que la había dañado tanto… No quería volver a oír ese nombre en su vida. James de repente, se le asemejó a Jake. No físicamente, si no su forma de ser. Seguro de sí mismo, sabiendo que cualquier chica cae a sus pies. Infiel y mentiroso. Sacudió la cabeza y entró a clase. Nicholas ya estaba sentado, mirando hacia un punto fijo al frente. Ella se sentó y lo miró con una sonrisa juguetona. Él era a quién quería. Él podía hacer que borrara los malos recuerdos del pasado y disfrutar del presente. Se apoyó en su brazo y lo miró fijamente hasta que él notara su presencia. Pero él seguí mirando hacia el frente. Algo andaba mal, notó ______. Tocó su hombro levemente y lo miró. Él había girado la cabeza, se había topado con ella, había bufado y había retomado su postura anterior.

- ¿Pero qué…? Nick, mírame. –inquirió ella. Nicholas no hizo ni el mínimo atisbo de querer realizar la orden. Ella bufó y se giró con molestia. ¿Qué demonios había hecho ahora? Vio a Cameron entrar por la puerta y sonrió, olvidando su enojo. Cameron… también él le hacía olvidar las cosas malas de su vida.
- ¡_______! Princesa, ¿cómo estás? –preguntó besando la mejilla de la chica. Ella sonrió y le abrazó con fuerza. El olor masculino se coló por sus fosas nasales.
- Cameron… –susurró acariciando su cabello. Se sentía tan segura con él.
- _______...
- ________. –pronunció Nicholas fríamente. Ella se giró suavemente y lo miró, sus mejillas estaba ligeramente sonrojadas.
- ¿Qué ocurre? –preguntó sin importancia. Él se levantó y bajó su blusa, la cual se había elevado lentamente hasta la altura del cierre del sujetador. El chico aprovechó para rozar la piel de la espalda femenina con sus manos.
- La…camiseta. –dijo tartamudeando. El cuerpo le ardía, había tenido pensamientos turbios en menos de dos minutos. Ella se separó de Cameron y terminó de bajarse la camiseta, incómoda.
- Gracias. –dijo con las mejillas ardiendo. Nicholas miraba su cintura oculta bajo la camiseta y se mordió el labio inferior.
- Eres realmente hermosa… –escapó de sus labios. Ella lo miró con los ojos abiertos, a diferencia de Cameron que lo miraba con los ojos entrecerrados. Con algo de rabia en su mirada…
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:19

Capítulo diecinueve.

Aunque _____ no se diera cuenta, Nicholas y Cameron estaba batallando con la mirada. Pero por la sonrisa de Cameron, el cual la abrazó por detrás, sentenció que había ganado. Nicholas solo bufó y se regañó por sentir aquellos celos irremediables. ¡No debía! Él amaba a Jake. “Jake…” pasó por su mente, y con ello el incidente del que le habló. Se sentó con enfado y ocultó su rostro entre sus brazos. _____ lo miró preocupada y se sentó a su lado.

- ¿Te ocurre algo? –preguntó estirando el brazo, posándolo en la espalda de Nicholas. Él sintió un escalofrío y levantó la cabeza.
- ¿Lo preguntas? –contestó el en tono de frustración. La miró con llamas en los ojos y negó con la cabeza– Creí que eras mi amiga.
- Lo soy. ¿Lo soy verdad? –preguntó ella ante esa frase que parecía querer decir que su amistad había terminado.
- Después de lo que pasó con Jake, no.
- ¿Tengo que pagar yo las consecuencias? –preguntó poniendo recto su cuerpo. Él la miró y cerró los ojos. No debía querer abrazarla, debía odiarla por coquetear con su novio.
- ¿Quién si no? ¿Jake? –dijo bufando. Ella lo miró. ¿Estaba defendiendo a un pervertido, a un hombre que le es infiel?
- ¡Claro! ¿Quién si no? –repitió ______ enfadada. Nicholas la miró y negó con la cabeza.
- ¡Qué hipócrita eres! –hizo un chasquido con la lengua y miró al frente, algunos alumnos entraban por la puerta. Aún faltaban diez minutos para que empezaran las clases.
- ¿Hipócrita yo? ¿Es que acaso yo tengo la culpa de lo que pasó? –preguntó en un tono más elevado, pero nadie se tomó la molestia de girarse. Nadie excepto Cameron y Lisa.
- Pues sí. ¿Quién te crees para coquetear con mi novio, eh? –preguntó levantándose y mirando a los ojos a _____. Ella se levantó con la misma rapidez.
- ¿Qué yo qué? Perdona, creo que te equivocas de persona. ¿Rolaste las tornas o cómo es esto? –gritó furiosa. Poco a poco un círculo de personas que iba formando alrededor de ellos.
- Según lo que dijo Jake sí.
- ¡Claro! Lo que dijo Jake, él dijo lo que le convenía. ¿Sabes qué? ¡Fue él quien coqueteó conmigo! Quien me tocó por todas partes y quiso llevarme a su departamento. Yo solo huí. Huí porque me ponía nerviosa estar con él.
- Mientes. –gritó. Más bien para convencerse a él mismo.
- ¡Sabes perfectamente que no! ¿Crees que te es fiel? –pronunció con burla. No quería hacerlo, pero la había enfadado. Y cuando ella estaba enfadada soltaba todo.
- ¿Cómo dices? –preguntó. Ella cruzó sus brazos.
- Te engaña hasta con la farola Nicholas. No te ama. ¿Lo entiendes? ¡No-te-ama! ¿Y sabes qué más? Por tu gran estupidez, acabas de perder a una amiga. Que quizás te quiere, mejor dicho, quiso de verdad. –cogió su mochila y se dirigió a una mesa en la parte de atrás. Cameron la siguió de inmediato. Lisa se quedó un rato, disipando las personas que seguían de cotillas alrededor del chico.
- ¡Vuelvan a sus apestosas vidas! ¡He dicho! –vociferó Lisa moviendo aparatosamente las manos. Todos iban a sus asientos.
- ¿Jake miente? –susurró Nicholas para sí mismo. Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero no era porque Jake lo engañaba con cualquier fulana. Era porque había tenido una riña con ______. Una riña que había terminado con su amistad.
- ¿Estás bien? –preguntó Lisa acariciando su espalda. Él la miró y entonces lo comprendió todo. Le gustaba _______, había caído de nuevo en las manos de una mujer. Pero esta vez él había hecho todo para alejarla de su lado.
- No. –dijo sentándose de un movimiento seco, dejando caer los brazos a los lados como si estuvieran muertos.
- Deberías hablar con ella. Está llorando. –pronunció levemente viendo a _______ con las mejillas rojas y sollozando, además tenía un suave hipo. Cameron estaba a su lado, sobando su brazo.
- No puedo, la he cagado pero bien. –dijo cerrando los ojos. Lisa hizo una mueca y miró a su nueva amiga. Negó con la cabeza y miró a Nicholas.
- O lo haces ahora, o no te volverá a hablar en meses. Tú eliges. –y encogiéndose de hombros se fue con _______.
- Tranquila. –dijo Cameron. Tuvo como respuesta un sollozo acompañado de un <>. Lisa se puso al otro lado de _____ y le acarició la cabeza.
- _______... no llores. Todo se arregla.
- No. Maldita sea, lo he estropeado todo. –dijo con un gemido reprimido en su garganta. Por la puerta cruzó el profesor. A ______ le dio tiempo a secarse la cara y parecer medianamente normal. Por suerte en el pupitre que se había sentado no había nadie, se sentaba sola.
- Vaya… ¿_______ Smith no ha venido? –preguntó el profesor viendo el sitio vacío al lado de Nicholas.
- No profe, estoy aquí. –dijo elevando su mano.
- ¿Alguien te ha dado permiso para cambiarte de sitio? –preguntó con el ceño fruncido. Ella suspiró y negó con la cabeza.
- No.
- Pues regrese a su sitio. –se giró hacia la pizarra y comenzó a escribir. _____ se levantó bufando y se sentó al lado de Nicholas. Él ni siquiera la miró. Escuchó un crujido. Su corazón acababa de romperse en miles de pedazos.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:20

Capítulo veinte.

La campana sonó y todos los alumnos salían por la puerta principal con sus amigos entre risas. _______ se dirigió al gimnasio con Claire. Hoy era jueves, por lo tanto: entrenamiento. En los vestuarios le esperaba su uniforme, de tonos azules y dorados. Con el emblema del instituto en el pecho. Suspiró y se cambió. El entrenamiento no fue muy difícil. ______ podía hacer casi todos los ejercicios. Una hora después todas se despedían en la puerta del instituto y cada una se iba por su lado. ______ iba camino a su casa cuando sintió que alguien le cogía del brazo. Tuvo el acto reflejo de darle al extraño en la cabeza con la mochila.

- ¡Ouch! –dijo una voz conocida. Ella abrió los ojos y lo miró con una expresión neutra.
- Lo siento. –dijo más por educación.
- Sé que lo haces. –dijo burlonamente– Así que estás en las animadoras. –dijo para romper el hielo.
- ¿Qué quieres? –preguntó directamente. Él suspiró y se rascó la nuca, muestra de nerviosismo. Algo que ahora la ponía nerviosa a ella también.
- Quiero disculparme. Quizás me precipité al echarte la culpa de todo. –dijo arrepentido. Ella no movió ni un músculo. Quería que siguiera– Mira, soy muy malo disculpándome. Odio no tener la razón y hace unas horas no la tenía. Lo siento, ¿vale? Jake tiende a torcer la verdad a veces. –ella soltó un bufido. ¿Torcer? Más bien enredar.
- Ya.
- ¿Me perdonas? –dijo esperanzado.
- No. –dijo retomando su caminata. Nicholas volvió a agarrar su brazo, atrayéndola a su cuerpo y la abrazó fuertemente.
- De verdad que lo siento. Eres la única que me quiere por como soy, eres la única que sabe mi secreto. Bueno, a parte de mi madre, Jake y el profesor. –ella no lo miró– _____... No me hagas esto. –dijo acariciando su mejilla. Ella lo miró con unos ojos penetrantes. Le gustaba que se arrastrara por ella, lo estaba disfrutando como nunca.
- Te perdonaré con una condición. –pronunció sonriendo. Él asintió– Deja a Jake, no me gusta para ti.
- Hecho. Si me engaña no tiene caso seguir con él. –dijo sonriendo. Ella pasó sus brazos por el cuello masculino e imitó su acción. Ambos se miraban a los ojos. Las manos de Nicholas bajaron suavemente hacia las caderas de ______.
- Bien. –dijo besando su mejilla. Él se decepcionó, esperaba un beso en…
- Sí. –dijo sonriendo. Ella asintió e hizo un chasquido con la lengua.
- ¿Vamos? –preguntó separándose de Nicholas. Él sonrió y cogió su mano. Ella sonrió y apretó su mane levemente. Cuando llegaron casa de ______ Nicholas la hizo girar.
- Vienes hoy a casa, ¿no? Para hacer el trabajo. –dijo nervioso. Ella sonrió y asintió, acercó sus labios hacia la mejilla de Nicholas. Él sonrió y movió la cara, provocando un beso en los labios. Ya eran tres. Tres hermosos besos.
- Lo…lo siento. –dijo ella tartamudeando. Se despidió con la mano y entró por la puerta. Él sonrió y se lamió los labios. Saltó contento y se dirigió a su casa corriendo.

***
- ¡Oh! _______, pasa. –dijo Denisse. Ella sonrió y se adentró en el recibidor– Nicholas está en su habitación.
- Gracias. –dijo moviendo la cabeza. Subió las escaleras y entró sin previo aviso a la habitación, con la intención de sorprender al muchacho. Nunca pensó que la sorpresa se la llevaría ella.
- ¡________! –se sorprendió Nicholas. Inmediatamente se tapó con la toalla, a ella solo le dio tiempo a cerrar la puerta. Sus mejillas ardían. Había visto su cuerpo, completo. De repente sintió un calor ardiente, pasó su mano por la frente y notó que estaba sudando. ¡Santo Dios! Ese chico estaba bien dotado…
- ¿Puedo pasar ya? –preguntó en un siseo. Él vociferó un “sí” y ella entró. Nicholas terminaba de ponerse una camiseta– Dios, lo siento…
- No te preocupes… Eh, ¿empezamos? –preguntó cerrando la puerta. Ella abrió los ojos.
- ¿Con qué? –ella se imaginó que Nicholas le besaba el cuello, acariciaba su cintura… ¡Basta!
- El trabajo. –dijo como si pareciera obvio. Ella asintió y abrió la boca. “Mal pensada” se recriminó ella misma.
- Claro… ¿Has terminado ya con Jake? –preguntó de repente. Él la miró y sonrió.
- Sí, hace unos minutos…
- ¿Se lo ha tomado bien? –preguntó preocupada. Él asintió sin importancia.
- Sí…me dijo que no era gay. Lo hizo “para probar”.
- Desgraciado. –susurró ______. Nicholas la miró y sonrió.
- ¿Celosa? –preguntó acercándose a ella y abrazándola por la cintura.
- ¿Yo? ¡Já! –él asintió y acercó sus labios a los de _______. Ella solo lo miraba embelesada. ¿Acaso iba a ocurrir? ¿La iba a besar? Lo miró a los ojos y se acercó a él lentamente.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:22

Capítulo veintiuno.

Sus ojos le jugaron una mala pasada y, en vez de ver la melena castaña de _______, vio una pelirroja. Sus ojos ahora eran verdes y tenía los labios de un tono rojo, provocado por el carmín. Frunció el ceño y sintió como su corazón se encogía. Se separó cerrando los ojos con una fuerza sobrehumana. ¡Maldita sea! Había vuelto al pasado, eso no podía pasar. La chica solo lo miraba confundida.

- Nicholas… ¿Te ocurre algo? –preguntó ella posando una mano sobre su hombro. Él deshizo el contacto bruscamente.
- Déjame en paz. –dijo ocultando su rostro entre las manos. Ella lo miró con los ojos vidriosos.
- ¿Qué? –dijo reprimiendo un sollozo.
- No quiero esto _______. No te quiero… –ella sintió el corazón comprimirse. Solo había sentido eso una vez… Cuando James…
- ¿Qué quieres decir? –preguntó ya con los ojos inundados en lágrimas. Él no se movió. Solo repitió la misma frase. La misma dolorosa frase.
- Esfúmate de mi vida. –______ ya había oído esa frase. Ya había sentido esto antes. Ya había vivido esto antes… Solo negó con la cabeza y cogió su mochila con dolor. Pensó que con Nicholas podría olvidar todo, podría vivir tranquila. Pero solo la hacía sufrir más. Salió por la puerta con la vista borrosa por las lágrimas. No dejaría que cayeran. No más…

***
Llegó al parque donde solía ir con su padre. Se sentó en un banco y miró los pájaro comer migas de pan que había esparcidos por el suelo. Su corazón volvía a estar roto. Se había prometido no volver a sufrir por un chico, pensaba que Nicholas sería diferente… pero parece ser que todos eran iguales. Una lágrima cayó sin poder evitarlo, pero su veloz mano logró secarla antes de llegar a su mandíbula. Soltó su cabello, el cual estaba atado en una coleta de caballo, y dejó que la leve brisa jugara con él. Comenzó a recordar a James… Lo había amado como nunca. Con quince años había sentido amor, una edad prematura. Pero todo era una cruel mentira, con él todo eran engaños y trampas. No valía la pena ni recordar su nombre. Aún así ella no podía, lo había amado y no podía controlar sus pensamientos cuando estaba dolida. Sintió como alguien tocaba su hombro y se sentaba a su lado.

- ¿_______? ¿Qué haces aquí? –preguntó. Ella giró la cabeza y se encontró con los ojos azules de su mejor amigo. De su único amigo.
- Cameron, ¿qué haces tú aquí? –preguntó fingiendo una sonrisa.
- Pregunté primero. –ella soltó un bufido y miró el suelo.
- Vengo aquí a pensar. ¿Y tú? –él cogió sus manos y comenzó a jugar con sus dedos.
- Vengo cuando estoy triste por algo… El sonido de la fuente me relaja. –dijo mirando melancólico el objeto en medio del pequeño parque. Ella lo miró a los ojos.
- ¿Qué te pasa? –preguntó correspondiendo el agarre de sus manos.
- Hay una chica… Es lo típico, no quiero aburrirte. –dijo bajando la mirada.
- No, dímelo. Y si quieres hablo con ella. –dijo con una sonrisa en la cara. Él solo negó con la cabeza.
- Imposible.
- ¿Por qué? ¿Es sorda o algo? –preguntó preocupada.
- Ojalá, así podría decirle lo mucho que la amo cada segundo. –ella le pegó en el pecho suavemente. Él solo dio una media sonrisa como respuesta.
- Dime quién es…
- No. ¿Y a ti qué te pasa? –preguntó acariciando su mejilla. Ella bajó la mirada y apretó los labios. Cameron la miró con un brillo en los ojos.
- Hay un chico… –dijo con una risa cínica– Es lo típico, no quiero aburrirte. –repitió las palabras de Cameron y él rió.
- Está bien, dime quién es y yo te digo quién es la chica que me tiene así…
- No. Él no merece que lo nombre si quiera…
- ¿Por qué? ¿Es Nicholas cierto? –preguntó frunciendo el ceño. Ella sonrió con un suspiro, esta vez Nicholas era secundario. El haber recordado a James la había hecho mal, muy mal.
- No… Fue hace un año, casi dos. –él pareció acomodarse para escuchar la poco acogedora historia– No te lo voy a contar.
- Vamos _______...
- No Cameron, definitivamente no quiero recordar viejos momentos. Y menos los que me hacen llorar. –dijo levantándose del banco. Cameron la detuvo y la hizo girar para quedar frente a sus ojos.
- Cuéntamelo, te hará bien para deshacerte del dolor de una vez. Lo expulsas y quedas tranquila, vamos… No diré nada, seré una tumba. –ella suspiró y se sentó. Lo miró a los ojos y puso un mechón tras su oreja.
- James fue mi novio… Él, era todo lo que una chica podía desear. Era alegre, atento, cariñoso… Pero todo eso era mentira, él no me quería…

-FlashBack-

- Hola mi amor. –dijo _______ apenas su novio contestó la llamada.
- ______, princesa. ¿Ocurre algo? –su voz parecía levemente acelerada. Respiraba con dificultad.
- A mí no, ¿te ocurre algo a ti?
- No, tranquila. –se escuchó un pequeño chirrido. Ella se preocupó cuando él gruñó.
- James, ¿estás bien? ¿De verdad? –insistió con un nudo en la garganta. Él soltó un suspiró acompañado de un quejido.
- Sí, me tengo que ir ______. Adiós. –colgó. Ella miró el aparato con los labios presionados.

Era extraño que James no le haya dicho “te amo” al finalizar la llamada. Decidió visitarlo, al fin de cuentas él le había dado la copia de la llave de su casa. Cogió una chaqueta y salió, vio en el cielo que se avecinada una lluvia torrencial. Pero pensó que podría quedarse en casa de James. Llegó a la puerta principal y pudo divisar que la ventana de James tenía la luz encendida. Sonrió para sus adentros y pensó en darle una sorpresa. Debía ser silenciosa. Entró sin problemas, vio que los pantalones de su novio estaban en el suelo de la sala. Sacudió la cabeza y miró las escaleras, se escuchaban ruidos extraños… Se preocupó por si le dolía algo y subió corriendo. Llegó a la puerta de James y la abrió, encontrándose con James en la cama, sí, pero acompañado por una despampanante rubia. Las llaves que tenía en la mano cayeron al suelo haciendo un chasquido, que hizo eco en sus oídos. Todo le daba vueltas. De pronto el vacío de su cabeza se llenó por los gemidos y gritos que daban ellos. Miró a su novio con lágrimas en los ojos, esperando que se levantara y le dijera que la amaba, que lo que tenía con esa rubia era un error. Lo único que tuvo por parte de él fueron unas dolorosas palabras.

- ¿Te vas a quedar ahí o te largas ya? Aunque si quieres, puedes unirte. Me encantaría darte toda la noche. Total, ya no te necesito. Tengo la moto y el coche. –ella lo miró con confusión.
- Fuiste una apuesta, idiota. ¡Lárgate de nuestra vista ahora! –añadió la rubia. Ella lo miró a los ojos. Él solo sonreía cínico y penetraba más rápidamente a la chica que tenía bajo su cuerpo.
- ¿Aún sigues ahí? Grábalo, te durará más. Esfúmate de mi vida. –los dos comenzaron a reírse, acompañando las risas con gemidos y gritos. _______ solo tuvo tiempo para salir corriendo hacia la calle, no se equivocaba. La lluvia que caía era de proporciones épicas. Dudaba mucho que pudiera llegar a su casa en esas condiciones. Optó por quedarse bajo un árbol, malamente resguardada. Haciendo que las lágrimas se confundieran con la lluvia…

-Fin del FlashBack-

Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:23

Capítulo veintidós.

Cameron solo era capaz de mantener los ojos y la boca abiertos. _____ mantenía su miraba baja, reprimiendo las lágrimas que querían caer. Se dio cuenta de que estaba más tranquila, ahora que lo había dicho todo. Estaba descansada… Ya no tenía ese maldito peso encima de la espalda, ni esa nube negra en su corazón. Ahora todo era más liviano y claro. Giró su cabeza mirando a Cameron, él extendió una mano ya posó sobre la cabeza de la chica.

- Dios ______... Lo siento tanto mi niña. –dijo atrayéndola a su cuerpo y besando su sien. Ella solo se abrazó al cuerpo masculino.
- No lo sientas. –dijo aspirando aire y secando sus mejillas. Sonrió a su amigo y soltó una débil carcajada.
- ¿Qué pasó con James? –preguntó preocupado por haber metido la pata.
- Seré breve. La rubia tenía SIDA. –él abrió los ojos.
- ¿No usaron protección?
- Por lo que se ve, no. Pero dejemos este tema de lado. Dime quién es la que te tiene loquito, eh. –dijo golpeando levemente el hombro de Cameron.
- Jajaja, no. –dijo levantándose.
- ¡Oh, vamos! ¡Te he contado mi historia! Me la debes. –dijo señalándole con el dedo índice. Él negó con la cabeza y salió corriendo.
- Nos vemos mañana. –gritó agitando la mano. Ella negó con la cabeza y soltó un bufido. Volvió a sentarse en el banco y miró la fuente.

¿Por qué no se había enamorado de Cameron? Él era tan atento con ella… Tan cariñoso. Él la quería de verdad, parecía que solo elegía a los que la hacían daño. Daba la impresión de que le gustaba sufrir. Respiró profundamente y sonrió, había dejado su pasado atrás gracias a Cameron. Fue a una pequeña regadera de agua potable y se lavó la cara, para refrescarse un poco. Volvió al banco y cogió su mochila. Comenzó a caminar hacia su casa, encontrándose con Nicholas en la entrada. Esperando a que alguien le abriera. Se acercó bufando, no quería verlo. Pasó a su lado y abrió la puerta, la cerró antes de que él entrara. Fue a la cocina y cogió una botella de zumo, vio la nota de su madre. La compra. Sonrió y se dirigió a su habitación. Al pasar por la puerta principal, sintió como alguien empujaba contra ésta. Ella se acercó temerosa y vio que era Nicholas. Ella gruñó y le abrió la puerta. Nicholas cayó al suelo.

- Hola. –dijo Nicholas desde el suelo. Ella miró al frente con el ceño fruncido.
- ¿Qué demonios quieres? –preguntó pateando sus pies para poder cerrar la puerta. Él se levantó y la miró a los ojos.
- Lo siento.
- Bien. Amm, ya te puedes ir. –dijo señalando la puerta. Ella comenzaba a subir las escaleras que la llevaban hacia su habitación. Él no lo pensó y la siguió. Entró y tiró la mochila sobre su mesa de estudio. Sintió como cerraban la puerta y entonces se giró. Vio a Nicholas parado frente a ella con un deje de tristeza en su mirada.
- Lo siento. –dijo acercándose con un propósito.
- Ya lo has dicho. Sal.
- Azúcar. –dijo con una sonrisa pícara. Ella lo miró entrecerrando los ojos y no pudo reprimir una carcajada.
- Es en serio, sal ahora de mi habitación. –dijo dirigiéndose a la puerta.
- No. –alargó el brazo y la agarró por la cintura, frenando su caminata. Ella le golpeó el brazo y, como respuesta, él pegó su espalda femenina a su pecho. Su respiración chocaba contra el cuello de ______– Tú y yo, vamos a hablar. ¿Vale? –ella solo pudo cerrar los ojos y fruncir el ceño, ahora que estaba tranquila venía Nicholas…
- Vale, pero suéltame. –rogó con la voz entrecortada. Él aflojó su agarre y ella se sentó en la cama, mirando el suelo.
- ______... Siento mucho haberte dicho eso, no quería. Lo que pasa es que recordé momentos del pasado. –a su mente volvió ella… La mente de ______ era ocupada por James, volviendo a sentir ese peso sobre la espalda.
- Yo también tengo fantasmas Nicholas. –dijo fríamente ella– Y no le voy diciendo a la gente que se vaya de mi vida.
- Lo sé, lo siento. Pero es que… ella me hizo sufrir.
- ¿Te crees que yo soy de hierro o algo? ¿Crees que no he sufrido en mis dieciséis años de vida? ¡No todo fue rosa! Maldita sea Nicholas, sufrí a una edad temprana, algo que me cerró a los demás. –él la miraba con una nube de tristeza en los ojos, ella no estaba muy diferente.
- Está bien, pero dudo que alguien te haya hecho lo que me han hecho a mí. –dijo sentándose en el suelo. Ella lo miró con recelo, ¿podría haber algo peor que tu novio te engañe descaradamente, te lo refriegue en la cara, ser solo una apuesta y que después de eso, te humille ante todo el instituto para que nadie se junte contigo… dejándote solamente con una amiga de verdad? Vale, si lo había… debía ser el infierno.
- ¿A sí? ¿Qué te hizo? ¿No te dio un caramelo cuando se lo pediste? –preguntó gruñendo. Él la miró y negó con la cabeza.
- Me engañó con mi primo. –ella solo bufó, definitivamente lo suyo era peor.
- ¿Y para ti eso es malo? Yo lo pasé peor por un chico. –dijo con lágrimas agolpadas en los ojos. Él la miró enfadado y se levantó.
- ¡Seguro que lo tuyo es una asquerosa historia de las de siempre! “Me dejó y lloré tres días. Fin.”
- ¿Cómo?
- Lo has oído perfectamente.
- ¡Claro! Mi historia es de las mejores. Mi “novio” solo me quería para ganarse un coche y una moto, me engañó más de una vez, lo pillé una vez y ni siquiera se detuvo. ¡Siguió haciendo el amor con esa perra asquerosa y me dejó aislada de todo el mundo! Sí, definitivamente mi historia es la típica. ¿No? –dijo gritando. Nicholas la miró y cambio su semblante serio a uno más blando.
- Lo siento.
- Claro. Yo también…
- Pero Heather y yo íbamos a casarnos…
- ¡Ya claro! ¿Con cuántos años? ¿Catorce? ¡No hagas bromas!
- Hace unos meses. Siete exactamente. Ella tenía un año más que yo. –dijo con la mirada en el suelo– ¿Acaso sabes cómo me sentí cuando al altar llegó mi madre diciendo que mi primo se había ido con mi novia? ¡Que, además, ella estaba embarazada de él! ¿Sabes cómo quedó mi corazón después de eso?
- ¿Y el mío? –dijo ______ ya llorando. Él se acercó y la abrazó. Ella lloró de nuevo, pero se separó lo suficiente como para mirarlo.
- Lo siento ______, no deberíamos pelear. –dijo acariciando su mejilla. Ella rió levemente.
- Sí, parecemos niños pequeños… Los dos hemos sufrido y ya está.
- ¿Cómo se llamaba? –preguntó Nicholas cogiendo el rostro de ______ entre sus manos.
- James… –él sintió como su sangre se agolpaba en sus puños. Quería golpearlo por hacer sufrir a su chica. ¡Sí! Era su chica. La miró a los ojos y sin más tardanza, unió sus labios a los de ______ con delicadeza.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:24

Capítulo veintitrés.

Ella cerró los ojos y dirigió las manos hacia la nuca de Nicholas. Necesitaba ese beso tanto como respirar. Sintió que las manos de Nicholas secaban sus mejillas durante el beso. Un gesto muy bonito por su parte. Se separó lentamente y lo miró. Él besó la punta de su nariz y la atrajo a su cuerpo abrazándola con fuerza. Ella aspiró su aroma y sonrió. ¿Podría ser ya feliz?

- Heather es tonta… –susurró _______.
- Igual que James. –sentenció él. Ambos rieron y se miraron a los ojos– Eres tan hermosa… –acarició su rostro y bajó a su cuello. Ella disfrutaba de su tacto.
- Tú eres tan tierno…
- Maldita sea. –masculló de la nada. Ella se preocupó y lo miró.
- ¿Qué ocurre? –preguntó incorporándose. Él la miró con una sonrisa.
- Quiero besarte hasta que se me gasten los labios. –ella sintió como su corazón daba un salto. Sonrió y se acercó a él.
- Bueno… Te dejo. –rió y sintió como él unía sus labios una vez más. Las manos de Nicholas bajaron a su cintura y ella las posó en las mejillas de Nicholas. Los segundos siguientes fueron especiales para los dos.
- Te quiero. –dijo él con una sonrisa. Ella se mordió el labio inferior y rió. Lo abrazó por el cuello y besó y oreja.
- Yo también. –se separó lentamente y volvieron a unir sus labios.

Media hora más tarde, después de besos y abrazos, ambos se levantaron de la cama y bajaron al salón. Su madre aún no había vuelto. Ella fue a la cocina y cogió al para comer, se le antojaba un sándwich completo. Buscó todo y empezó a prepararlo, sintió como unas manos la abrazaban por detrás. Suspiró con una sonrisa y se giró, chocándose de inmediato con una mirada color chocolate. Él sonrió y miró sus labios, eran tan adictivos… Volvió su mirada hacia los ojos avellana de _______.

- ¿Qué haces? –procuró no pensar en sus labios.
- Un sand… –fue interrumpida. Los intentos de Nicholas por no besarla fueron inútiles. Atacó sus labios con prisa y desesperación, como si fueran su balsa en medio del océano. Ella correspondió el beso de la misma manera.
- _______... –susurró Nicholas cuando se separaron para respirar. ¿Qué demonios estaba haciendo? “Besar a la chica que me gusta…” contestó de inmediato su corazón. Sintió como ella se separaba suavemente.
- Me encanta besarte, pero ahora tengo hambre. –dijo riendo. Se volvió hacia el sándwich y siguió en su tarea. Nicholas no se separó de ella un minuto, estaba feliz con ella y lo estaría siempre, si ella le dejaba.
- Mañana vengo a buscarte, ¿vale? –ella lo miró y asintió. No podía hablar, tenía la boca llena. Tragó y carraspeó.
- Claro. –volvió a darle un bocado a su comida y notó que Nicholas la miraba. Ella se giró y se encogió de hombros, como preguntando qué hacía.
- Te adoro princesa… –ella apretó los labios y sintió como su corazón explotaba de felicidad. Cuando terminó de comer, dejó el plato en la encimera de la cocina y fue con Nicholas.
- ¿Eres mi príncipe azul? –preguntó con una sonrisa. Ella rió y negó con la cabeza.
- No. –ella lo miró con una expresión triste. Él sonrió y la abrazó por la cintura, lo que era medianamente difícil ya que estaban sentados en el sofá del salón– Todos son azules, yo soy tu príncipe… amarillo. –y la besó.
- Está bien príncipe amarillo, ¿traes caballo? –preguntó riendo. Él sonrió y le sacó la lengua.
- No, traigo una bici. –ambos sonrieron y ella puso cara de pensativa.
- Esperaba uno azul con caballo blanco, pero me conformo. –rió y él se levantó mirándola retadoramente.
- ¿A sí? –ella sonrió y asintió.
- Sí.
- Ya veremos. –se agachó y cogió a _______ por la cintura, posicionándola en su hombro. Ella reía y gritaba para que la bajara, pero él no lo haría.
- ¡Bájame! –dijo riendo. Él sonrió y le dio una palmada en el trasero– ¡Oye!
- Dime que soy tu único príncipe.
- Lo eres, ¡lo eres! Pero bájame. –él la deslizó suavemente, rozando sus cuerpos hasta posarla en el suelo. Los dos se miraban a los ojos, concentrados. Tenían la respiración ligeramente acelerada por las risas y ella tenía la camiseta un poco subida.
- Si haces de eso una costumbre, tendré que ponerte un cinturón de camisetas. –dijo bajando la prenda.
- ¿Cinturón de camisetas?
- Sí, lo acabo de inventar.
- ¿Por qué? –preguntó ella riendo.
- Porque ya estoy viendo a los babosos mirándote, queriendo tocar lo que es mío por derecho. –dijo serio, poniendo las manos sobre la cintura femenina. Atajó sus labios con los de ella, disfrutando del septuagésimo beso de ese día… o quizás el centésimo.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Marzo 8th 2013, 10:25

Capítulo veinticuatro.

Se despertó con una sonrisa en la cara, no era para menos… ¡Nicholas y ella eran…! No, él no le había preguntado nada. Su felicidad cayó en picado, no eran nada excepto amigos. Se vistió desganada y bajó a desayunar. Al escuchar el timbre cogió su mochila con cansancio y abrió la puerta. Encontrándose con Nicholas, su… ¿amigo? ¿Novio? ¿Qué demonios eran ellos dos? Le sonrió y le pidió que esperara un rato a que llegara Claire.

- Hoy estás hermosa. –dijo Nicholas abrazándola por la cintura. Ella lo miró y sonrió, llegando al límite de cerrar los ojos. Él miró sus labios y se sintió tentado.
- Gracias.
- Te quiero. –dijo antes de unir sus labios. Ella correspondió tímida, posicionando una mano en la nuca del chico. Él sonrió por el acto y la apegó a su cuerpo.
- ¡Precioso! –dijo Claire aplaudiendo y fingiendo estar emocionada, hizo como que se secaba las lágrimas con un pañuelo y luego se sonaba la nariz. Los tórtolos sonrieron y la miraron.
- Hola Claire. –dijo Nicholas agarrando a _______ por la cintura, besando su sien con ternura. Claire sonrió.
- ¿Alguna noticia que debería saber? –preguntó levantando las cejas reiteradas veces.
- Bueno…
- No. –atajó _______ con frialdad.
- ¿No? –preguntó Claire asombrada. La expresión de _______ era fría, casi helada. Sus ojos estaban totalmente negros y sus labios fruncidos, apretados. Nicholas giró la cabeza hacia _______ y frunció el ceño.
- No somos novios, si es a lo que te refieres. –respondió _______ encogiéndose de hombros. Se soltó del brazo de Nicholas y entró en el coche, en la parte trasera. Claire dirigió una mirada reprobatoria a Nicholas.
- No lo digas, soy estúpido. Lo reconozco. –dijo bufando. Ella asintió con la cabeza y se dirigió al coche, entrando en la parte del piloto. Nicholas se sentó detrás con _______. Ella miraba por la ventana, había un nubarrón gris que se acercaba lentamente. “Tormenta” pasó por su cabeza.
- Odio las tormentas. –murmuró con recelo. Los días en los que le había pasado algo malo, había habido tormenta. Les tenía manía, sobretodo porque parecía que los rayos se rieran de ella. Nicholas la miró y pasó su brazo por los hombros de ______. Ella no se movió.
- Mi amor… Lo siento, pero sabes que te quiero… Pensé que era obvio que ya éramos novios. –susurró en el oído femenino. Ella cerró los ojos y se giró suavemente.
- Vale. –se encogió de hombros y volvió a mirar por la ventana. Cuando divisó la puerta principal del instituto sonrió, ahí estaba Cameron esperándola. ¿Cómo lo sabía? La había saludado apenas vio el coche de Claire. Eso la hizo pensar en que era hora de presentar a Cameron y a Claire.
- Nos vemos. –vociferó Claire dirigiéndose a su clase. ______ bufó, sería en otro momento. Se acercó a Cameron y le sonrió, Nicholas venía tras ella con el ceño fruncido.
- ¡______! Preciosa. –dijo abrazándola. Ella cerró los ojos e inspiró su aroma. Nicholas sintió una punzada en el estómago. Apretó los puños y la mandíbula. ______ se separó y cogió su mano. Tendiéndole la otra a Nicholas, el cual la cogió con ternura y amor.
- Vamos. –dijo sonriendo. Cuando entraron apenas había tres alumnos, ______ se sentó en su sitio y cruzó los brazos.
- ¿Cómo estás tan loca? –preguntó Cameron. Ella lo miró confusa, él señaló su corta camiseta de tirantes– Caerá la de Dios. ¿Es que no tienes chaquetas en casa?
- Sí. –dijo riendo. Nicholas miraba a Cameron con recelo. Era demasiado amable con su chica.
- Pues parece que no lo sabes. ¿A quién se le ocurre? –ella se sonrojó y lo miró con ojitos. Él se enterneció y la abrazó fuertemente. Nicholas abrió la boca y negó con la cabeza.
- Eh, eh. Que es mi chica, menos achuchones…
- ¿Qué? –preguntó Cameron desorientado. Ella miró a Nicholas y sintió como su corazón y su estómago saltaban.
- Lo que has oído. –dijo Nicholas estirando un brazo y cogiendo a ______ por la cintura. Dio un pequeño tirón y la apegó a su cuerpo, frente a frente. Para disipar todas las dudas de Cameron, la besó con ímpetu.
- Nick…
- _______, ¿es cierto? –preguntó Cameron con los labios suavemente apretados. Ella se giró y lo miró.
- Sí. Estamos… juntos. –dijo ______ poco convencida. Nicholas sonrió victorioso cuando Cameron se fue a su asiento con la cabeza gacha.
- Te quiero mucho _______. –dijo Nicholas con una sonrisa envidiable. Ella fingió una sonrisa y ocultó su cara en el pecho masculino. ¿Por qué sentía que esa relación no duraría? Ese sentimiento le oprimió el pecho, sintió un hueco.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}   Hoy a las 09:32

Volver arriba Ir abajo
 
∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» ∗seduciendo a un gay {nick&tú - capítulos}
» Seduciendo a un gay [Nick y Tú] HOT
» MAESTRO SUSTITUTO (nick y tu -hot )CAPÍTULOS FINALES !!
» CRESCENDO (JOE Y TU) segunda parte de hush hush
» Dirty Little Secrets (Jonas y Tu) - 2da Temporada

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: