Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
CarolinaDeJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 10/02/2013

MensajeTema: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Febrero 10th 2013, 15:05

Hola, chicas; me llamo Carolina, soy Argentina y Española, pero vivo en Maracaibo, Venezuela, y tengo una novela que estoy escribiendo que quisiera compartir con ustedes; no se si sea buena, pienso que no, pero una prima me dijo que buscara algún foro para colocarla, entonces pense en este.

La novela se trata sobre dos muchachos, hijos de los multimillonarios empresarios Benjamin Flongose y Bernardo Esculleders, que se encuentran en una de las haciendas que pertenece a sus dos familias y quedan enamorados desde el momento en que se miran a los ojos por primera vez. Sera en esa hacienda y muchos otros lugares del mundo donde el amor de estos jóvenes tendrá lugar, siendo objeto de la prensa amarillista que, interesados por todo lo que tenga que ver con su familia, los siguen generando controversias al respecto. Pero, en esa hacienda, ocurre algo mas, algo mucho mas grande, algo que marcara las vidas de los dos por siempre... Comenta y descubre que pasara en la vida de estas almas gemelas.

Sipnosis

Todo comienza el 1 de enero del 2005, cuando Bernardo Esculleders, atemorizado por la gran influencia política y económica de Benjamin Flongose, decide llamar a este y proponerle un negocio multimillonario de exportaciones de alimentos alrededor de todo el mundo.
Luego de varias delegaciones por parte de los preocupados abogados de ambas partes, el negocio se firmo, uniendo comercialmente a los dos apellidos mas burgueses que la tierra ha visto; se creo una sociedad comercial para tener poder por igual sobre los bienes que se registraron, pero –el maldito pero que siempre interviene- se les olvido crear otra sociedad que les permitiera ejercer el control sobre las emociones de sus hijos y ellos mismos.
A los 6 meses los Esculleders y los Flongose se encontraban en una remota hacienda a las afueras de la Argentina contemporánea. Fue en esa hacienda donde nació un amor que pudo contra el mundo entero, su familia y la razón; fue allí donde dos almas gemelas, destinadas a amarse por la eternidad, se conocieron y dieron forma y vida a su amor. Solo que no contaban con la avaricia de algunos, el deseo de otros, y las trabas que se iban a encontrar.
Allí ocurrió el primer y eterno encuentro de dos corazones poéticos que se entrelazaron con apenas 13 palabras, que no dejaron de amarse hasta que consiguieron llegar a la cima del mundo.
¿Qué trabas se encargara el destino de colocarle a estos dos “Romeo y Julieta”? ¿Por qué es que no podrá ser hasta después de seis años que puedan volver a verse? ¿Qué le hizo el a ella para que ella no pudiera perdonarlo pero lo recordara todo el tiempo? Descubre todo eso en la ávida prosa de esta historia de pasiones, amores, deseo, dinero, poder eh intriga, relatada bajo las telas del poder familiar, contada entre las calles y lugares de sitios alrededor de todo el mundo.
Comenta y opina.
Solo si comentan colocare el primer capítulo de la novela. Espero les guste. Otra cosa, los protagonistas serán Joseph Esculleders(joe jonas) y Elissabeth Flongose (que podrias ser tu), y otros personajes que después explicare.
Volver arriba Ir abajo
Cherry Love
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 191
Edad : 20
Localización : MUNDO DE LOS SUEÑOS
Fecha de inscripción : 31/08/2012

MensajeTema: Re: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Febrero 10th 2013, 15:41

holaaa Very Happy
pues me ha encantado toda la introduccion de la nove Lool
las preguntas me deajn intrigada *-*
jkkjashda siguelaaa pronto sii?? tiste
me gusto muchisimo GP
Volver arriba Ir abajo
CarolinaDeJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 10/02/2013

MensajeTema: Re: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Febrero 16th 2013, 00:18

Capitulo 1


JULIO 6, 2006


Iba cayendo el invierno en Inglaterra e iba cayendo la luz del sol sobre tus ojos cuando tu padre entro a despertarte.

-Buenos días, papa.- dijiste en aquella mañana, acomodando tu cabello después de una noche de sueño.

-Buenos días, mi amor. Ya levántate que en menos de 2 horas sale el vuelo.

-Sí, papa, desayuno y me levanto.

Te levantaste y comenzaste a comer tu desayuno… …al cabo de unos 15 minutos ya habías acabado el desayuno, así que te dispusiste a buscar entre tus maletas lo más apropiado y, por supuesto, lo más elegante y llamativo para el viaje y la llegada a Argentina.

-¿Cómo serán los hijos de ese viejo?- preguntaste para ti misma.- Espero que sean lindos y divertidos, los hombres aburridos son como una paloma sin alas: sin gracia ni diferencia alguna.

Encontraste el atuendo perfecto: un vestido gris, que resaltaba tu cabello ceniza, pegado al cuerpo, hasta las rodillas, con manga desde el hombro hasta la muñeca; junto con unos tacones negros. Después de todo no tenias que cuidarte de que se te viera algo durante el viaje, no por nada tu familia era la dueña de la aerolínea mas grande que tuviera Europa.

El chofer se dispuso a abrirte la puerta. Entraste, relajaste tu cuerpo sobre el asiento, y dejaste que el condujera hasta llegar al aeropuerto. Al cabo de 40 minutos ya estaban allí, junto con tu padre, que estaba ansioso y desesperado por tu llegada.

-Que bueno que llegaste. Ya era hora. No quiero hacer esperar al avión.

-Papa, el maldito avión es nuestro, no tenemos por qué apurarnos por el.

-Elissabeth, a veces me sorprende ese carácter tan dominante que tienes, ¿nunca has pensado en que ningún hombre te va a querer si sigues así?

-Tu soltaste una carcajada, y, con un tono retante, respondiste:- Papa, por favor, los hombres lo ultimo que miran es el carácter de una mujer, ellos solo se fijan en que tan bella es y listo, eres el amor de su vida.

-Eso crees tu, hija, eso crees…

-Papa, ¿no era que no querías demorar mucho al alvion?

Tu padre dejo de hablar y se subió a avión, y tu pudiste notar la rabia que sienten todos los hombres, y las mujeres, cuando le cantan como en versos una verdad en cara.

Caminaste hasta el avión, y al cabo de unas horas aterrizaron en la pista privada que tenia la hacienda.

-¿así que esta es la hacienda?

-Sí. Esta es la hacienda que va a agrandar tu herencia, Elisabeth.

-Papa, para ti todo es el dinero, ¿verdad?

-No es eso, es que…

Tu decidiste no volver a caer en la misma conversación de siempre, asi que te fuiste, dejando a tu papa hablando solo y con la palabra en la boca.

-Aquí tiene listo el coche señorita.- Dijo Walter (el chofer).
-No te preocupes, Walter, que me voy a ir a caballo; hace mucho tiempo que no monto un caballo.

-Muy bien, señorita; si quiere puedo buscar otro caballo e indicarle en donde está la casa con la que cuenta la hacienda.

-No, gracias, quiero descubrir estas tierras yo sola.

Montaste el caballo dispuesta a atravesar el mismo desierto con él. Comenzaste a galopar, observando curiosa todas las cosas que habían allí: las vacas, los empleados, los toros, las aves, el resto de los caballos (que, por cierto, valían millones); las inmensas praderas de tierras.

Comenzaste a ver la casa que había en medio de todas esas tierras: tan grande y bella como las de cuento de hadas.

Al cabo de unos 20 minutos, ya habías llegado a la casa, y sabias que tu papa también, pues el carro estaba allí.

De pronto sentiste el peso incomodo que sentía tu cuerpo cuando un hombre le miraba … solo que esta vez era tan suave como el aire que levantaba tu cabello, y tan dulce como el aroma que indagan las mariposas en las rosas…

-Hola, preciosa; me llamo Joseph.

En un desvario de tiempo tu carácter seguro y dominante había desparecido, y habías dejado a tus sentimientos tomar las riendas de tu vida.

-Hola… …Me llamo… Elissabeth.

-Pero no me tengas miedo, preciosa, que si te como es a besos y no a mordiscos.

Tu no podias dejar de mirarlo a los ojos. De un momento a otro, te tomo en sus brazo, te pego a su cuerpo, y te dio un beso.

-¡¿Qué te pasa, estúpido?!- preguntaste vociferando tu, en una molestia fingida.

-¡Disculpa, disculpa! No quise hacerlo… Bueno, si quise, pero no asi.
-¡dejame en paz!, y ruega que no le diga a mi papa de esto, porque te hecha de esta hacienda.

-No me digas… ¿y quién es tu papa, bonita?- pregunto el, acercándose a ti.

-¡Mi papa es el dueño de esta hacienda, y uno de los empresarios mas grandes e importantes del mundo, asi que lárgate y no me vuelvas a besar sin que yo quiera!

-Huy, preciosa, que miedo me das.

-Creeme que si te debería dar miedo, estúpido.

El comenzó a acercarse a ti, te abrazo, y te planto un profundo beso.

-¡¿no me escuchaste?! ¡te dije que no me besaras sin que yo quisiera!

-El problema, muñeca, es que tu si querías que te besara, es mas, en este momento quieres que te vuelva a besar.

Joseph intento volverte a besar, pero tu voltiaste la cara, para que sus ojos no te volvieran a guiar a sus labios; pero el acorralo tu cuerpo contra un arbol, tomo suavemente tu cara entre sus dedos, y volvió a besarte, esta vez fue mucho más largo y con mucho más cariño. Tú sentías como sus labios simplemente enamoraban cada emoción de tu cuerpo, como sus manos hacían bailar a tus sentimientos; en ese momento no te pudiste controlar y enredaste tus manos en su cabello. Dejaste que el hiciera con tus sentidos lo que quisiera. El te tomo la cintura y comenzó a rozar su cuerpo con el tuyo. Sentías como a cada segundo que pasaba se le sumaba una emoción.

-dejame… …ya… …Suéltame…- dijiste tu, en un murmullo de emociones.

-Okey… …ya, te dejo, preciosa…- El tampoco podía hablar muy bien debido a la cercanía de tu cara y la suya, que pedían a gritos que sus labios volvieran a rozarse.


Tu intentaste separarte de el, pues tenias intenciones de irte hacia la hacienda, pero el bajo uno de sus brazos hasta tus nalgas y una de sus manos seguía presionando tu cintura contra su cuerpo.

-No te vayas, hermosa; quédate otro momento conmigo, por favor…

En ese momento, sus palabras se interrumpieron por ti: habías vuelto a enredar tus manos en su cabello… pero esta vez el te tomo la cintura y te volvió a besar… …En ese momento, tu supiste que no era algo que ibas a poder olvidar en una noche, que no había sido solo un beso, como lo era con todos los demás… Sabias que te había gustado, que hubieras podido pasar todo el dia besándolo, quedándote a su lado toda la eternidad…

-Ya me tengo que ir… Ni mis papas ni mis hermanos me pueden ver besándome con un trabajador de la hacienda.

Tu dijiste eso solo para molestarlo e herir su orgullo, pues eso de la demigracion de las clases sociales era una de las cosas que mas odiabas en la vida.

El solto una leve carcajada, como intentado responder negativamente tu afirmación, pero no dijo nada, solo te volvió a tomar en brazos, volvió a recostarte contra el árbol y te beso… Esta vez tú te dejaste llevar.

-Tienes toda la razón. Tu familia no te puede ver con un peon de hacienda. Tu te mereces mucho más que un hombre que te puede dar amor mas no dinero. Pero, así no quieras, estos besos no se te van a olvidar nunca, porque me besaste con el alma… Te dejaste llevar por mis labios y no te dio miedo responder a tus emociones…

El te dio un beso en la mejilla y, simplemente, se monto en su caballo y se fue.
Tú hiciste lo mismo.


Ibas entrando a la hacienda cuando lo viste… el estaba allí, sentado, tocando una guitarra… Pero tu simplemente no le diste atención y entraste, con la cabeza en alto y mirándolo de reojo, hasta la casa.

-Esta mujer es hermosa. Me encanta. Y ya me dejo besarla, lo que quiere decir que yo también le gusto, si no me hubiera cacheteado al primer intento- se dijo él para sí mismo.- Que sorpresa te vas a llevar, bonita, cuando sepas que no soy un simple peón de hacienda, y que vas a tener que vivir conmigo durante 6 meses…

-Elissabeth quiero presentarte a Bernardo Esculleders, mi socio y amigo- dijo tu padre; y, acercándose a ti y diciéndote al oído continuo:- Te suplico que no seas grosera, Elissabeth. Bernardo, ella es mi hija. Elissabeth el es Bernardo y ellos son sus hijos.

-¿Cómo esta?- pregunto aquel hombre, con un tono serio y dudoso.- Estos son mis hijos: Nicholas y Kevin. Claro, que falta Joseph, pero el ya debe venir, debe estar por ahí montando a caballo...

El interrumpió sus palabras debido a la cara de asombro con la que lo miraste en aquel momento.

-¿Cómo dijo que se llamaba su hijo?

-Joseph, Nicholas…

-¿Joseph?

-Sí. ¿Por qué me pregunta eso?

-Por nada. Ahora, dígame una cosa, ¿su hijo es alto de cabello negro?

-Mm, si; ¿Por qué? ¿lo conoces?.

-Algo asi… Voy a subir a mi cuarto, bajo para cenar.

-Elissabeth, todavía no sabes donde vas a dormir.

-Bien, papa, entonces dime donde voy a dormir para poderme ir, ¿de acuerdo?

-Aurora, la sirvienta, llevo tus cosas a tu cuarto y te va a guiar hasta halla. ¿Pero no vas a saludar a Nicholas ni a Kevin?

-Después los saludos, papa.

-Elissabeth, no seas mal educada, tu madre y yo no te enseñamos eso.

-No es mala educación, papa, es otra cosa. Luego los saludo, ellos no se van a sentir mal porque yo no los salude en esto preciso momento, ¿o si?

Nicholas y Kevin negaron con la cabeza y tú dispusiste tu camino a largarte al cuarto.

-Elissabeth, por favor, nada te cuesta saludarlos ya.

-Luego.

-¿Por qué luego si y ahora no?

-¡papa! Tengo la menstruación, tengo la toalla sucia y tengo que subir a cambiármela, antes de que agarre una infección. Luego saludo a las niñas.

Escuchaste la puerta sonar y una carcajada como la que hace rato habías escuchado de Joseph.

-Oye, que chistosa eres.

Tu volteaste y ahí estaba el, mirándote directo a los ojos… Tu no dijiste nada, solamente hiciste como que no habías escuchado nada y seguiste tu paso hasta la habitación…

Ya en tu habitación, te quitaste la ropa y te metiste a la bañera, donde un montón de preguntas invadieron tu cabeza.

-El me dijo que era un peon de hacienda, bueno, no me lo dijo… Mas bien, si me lo dijo, pero de forma indirecta… ¿de verdad será el hijo de ese hombre? Por que si es asi tendre que verlo a cada momento… no creo que sea capaz de mirarlo a los ojos y no perderme en ellos- tomaste el champu y comenzaste a frotar tus manos sobre tu cabello….

Ya habían pasado dos horas, y estabas lista: Vestida, perfumada, peinada y bella: como para robarle un elogio al mismísimo Dios.

Estabas parada frente al espejo cuando un aire de soledad te abundo, y comenzaste a hablar sola

-Bueno, vamos a ver como are en esa cena para no volverme loca con Joseph…-Dijiste para ti misma, con un tono un poco preocupado- No, Elissabeth, a ti no te puede gustar el. No te puede gustar. No te puede gustar por que…

En ese momento, tus palabras se vieron interrumpidas por unas manos que te abrazaban y pegaban tu cuerpo al de esa persona.

-¿Por qué no te puedo gustar, bonita? ¿o es que solo te gustan los peones de hacienda y no los dueños?

¡Era el! Había tenido el valor de venir hasta tu cuarto solo para volverte a ver.

-Si se trata de ti, en ninguno de los dos casos. Te sales ya mismo de mi cuarto.

El se mofo de ti: solto una carcajada y volvió a acercarte a ti, pero no lo pudiste evitar.

-Sácame.

-Déjame…- Le pediste, con un tono un poco temeroso y mirando su cara de arriba abajo, dejando que sus labios se acercaran mas a los tuyos- Déjame ya.

-¿quieres que te deje?

-Sí.

-okey, te dejo, mis manos no te van a tocar si tu no quieres, pero no le pidas a mi corazón que no te ame, porque seria como pedirle a la paloma que no vuele o a tu cara hermosa que no sea dulce como una rosa- Te susurro el, con su cara fundida en tu cuello.

Tu sentiste como cada uno de tus pelos se erizaron, y comenzaste a sentir un cosquilleo amoroso en el estomago.

-Vete, por favor.

-Okey, me voy.

El se dispuso a irse cuando tú, con un tono un poco triste, le pediste:

-No, espera… no te vayas.

-¿no querías que me fuera?

-Si… pero quiero saber algo.

-Bien, ¿Qué quiere saber la niña?- El dijo esto acercándose a ti, de nuevo.

¿Por qué me dijiste que eras un peón de la hacienda?

-Quería ver si aun sabiendo que era un peón de tu hacienda me ibas a dejar volverte a dar a un beso.

-Yo no te deje dármelo: tú me lo diste.

-Mm. Y también te metí las manos en mi cabello, ¿verdad?

-Bueno… eso fue el momento, tenía ganas de sentir que estaba besando a una persona que de verdad quiero y que si hubiera querido que me besara.

-Pero si ya nos estábamos besando, muñeca.

-No eras tú, tonto.

-¿Cómo me dijiste?- Pregunto él, acercándose cada vez más hacia ti.

-¡tonto! ¿Te molesta que te diga así? Porque tú me dices preciosa y hermosa y yo nunca te dije que me gustara, entonces pensé que a ti…

A tus palabras las interrumpieron los labios de Joseph; que se habían fundido en un eterno y dulce beso: tal y como se funde el cansado sol cuando las pesadas sabanas de la luna caen sobre el.

-Me encantas, mi vida… simplemente me encantas.

Tu no podías ni decirle si o decirle no. Ese beso fue el más suave y dulce que te hayan dado en tus cortos 14 años.

El comenzó a empujarte levemente, hasta que caíste sobre la cama… En ese momento por tu cabeza pasaron solamente dos pensamientos que, más tarde, serian respondidos afirmativamente: ¿querrá tener sexo conmigo? ¿Iremos a hacerlo hoy?...

Estaban sobre la cama cuando él comenzó a subir tu vestido.

-Suéltame. Déjame ya. No voy a tener sexo contigo, ni hoy ni nunca, déjame pararme- dijiste tu, entre caricias; y, con un tono un poco agitado, continuaste: - ¿Qué creíste? ¿Qué cómo me dijiste tres palabras bonitas, y me besaste a la fuerza, iba a tener sexo contigo?

-Yo no quiero tener sexo contigo: quiero hacerte el amor. Hacer mío cada poro de tu piel, no dejar que tus emociones fluyan sin que alguno de mis besos la sigan, secuestrar tu mirada y guardarla en mi alma, buscar en tus labios la razón de mi vida… -sus palabras se detuvieron gracias a la necesidad que el tenia por besarte… bajo un poco mas tu vestido, y, con un tono más suave, continuo. - Eso es lo que quiero, princesa.

, pensaste tu, en un murmullo entre sus labios.

El tomo tus hombros y volvió a besarte, dejando tu mente a merced de sus dedos… comenzó a bajar tu vestido, de nuevo, y a pasar sus labios por tu cintura. Sentías como sus labios se hundían en tu cintura, sus dedos se enredaban en tu cabello… tu mente estaba perdida en un cataclismo de emociones, cuando el, con un suave y delicado movimiento, bajo la maga de tu vestido y beso tu hombro y sus dedos se adueñaron de tu cabello, dejando a merced de la noche el resto de tu cuerpo…

La noche seria de emociones, llena de amor y decepciones; de tristeza y valentía, alegrando y llorando aquella noche sombria; llena de besos y caricias, como el torrente busca sin descanso sus esperado dia…

Aquella noche no paso en vano… ¿Qué ocurrió? Solo la cama y el próximo capítulo lo saben.
Volver arriba Ir abajo
CarolinaDeJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 10/02/2013

MensajeTema: Re: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Febrero 16th 2013, 00:49

comenten Sad , díganme si les pareció buena o una porquería, por fis:(
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Febrero 16th 2013, 02:31

Hola nueva lectora, bue en realidad aun no he leido el cap, solo la sinopsis, es que me estoy por ir a la universidad, asi que cuando regrese lo leere completo, por la sinopsis, ya me gusto asi que no dudes en seguirla, talvez tarde un poquito en comentar pero es que no tengo mucho tiempo porque estoy en examenes finales, pero tratare de estar al dia y asi poder dejar mis comentarios. Ok espero la sigas pronto.
Volver arriba Ir abajo
CarolinaDeJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 10/02/2013

MensajeTema: Re: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Febrero 16th 2013, 03:52

Aww, ya tengo 2 lectoras ^^ . Espero que te guste y que sigas comentando. Lov uuu:*
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Febrero 17th 2013, 18:06

Wow fue un cap intenso y raro, enserio Joe, fue amor a primera vista o solo calentura??? Please siguela quiero saber que pasara Smile
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)   Hoy a las 00:44

Volver arriba Ir abajo
 
Noches de romance bajo tus labios (Joe y tu)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» labios sabor a fresa~? (yamajima)
» Presentación en bajo contínuo
» Buenas noches a todos¡¡¡¡
» NUEVO GRUPO DE METAL ASTURIANO MONASTHYR
» Vendo bajo Warwick Corvette $$ Edición Limitada Black Dragon

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: