Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:13

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:13

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:13

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:14

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:15

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:15

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:25

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:25

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
MARIIA LUIISA
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2180
Edad : 18
Localización : en la luna disfrutando con chizi
Fecha de inscripción : 05/04/2012

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:25

siguela
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:29

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:29

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:30

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:30

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:31

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:31

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:32

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:32

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:33

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:33

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:33

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:34

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 14:52

Maratón 1/3

Capítulo 38


—¡Fuego!

De pie en la terraza de los aposentos de su primo, Nick levantó la cabeza para buscar indicios de humo.

No vio nada. ¿Quién gritaría falsamente la alarma más temida?

—¡Nick! —oyó un segundo chillido desesperado.

El príncipe saltó por encima de la balaustrada y echó a correr en dirección al grito de su esposa, seguido de Kevin.

Nick cruzó una hilera de setos altos y presenció una escena espantosa: Jamal intentaba ahogar a ______ mientras Lyndar observaba. Sin perder un instante, alcanzó al eunuco, lo apartó de su mujer con violencia, y le dio un puñetazo en la mandíbula, tumbándolo.

—¡La traidora debe morir! —chilló Lyndar.

Jadeando con desesperación, ______ se derrumbó sobre la hierba.

Nick la puso sobre el vientre y empezó a darle palmadas en la espalda para vaciarle los pulmones. ______ tosió, atragantada, y vomitó.

—¡Esa zorra debe morir! —gritó Lyndar, enloquecida de furia. Kevin la cogió por los brazos y la sujetó con fuerza.

Nick sintió que el corazón le latía desbocadamente de sólo pensar que había estado a punto de perder a su esposa. La sostuvo entre sus brazos, acariciándole las pálidas mejillas.

—Estás a salvo —le susurró—. Nadie te hará daño.

Para entonces, ya se había congregado en torno a ellos una multitud. Atentos a recibir órdenes, el agha kislar y su contingente de guardias eunucos aguardaban a un lado. Nur-U-Banu y Denise, junto con Shasha y las demás odaliscas, miraban a ______, atónitas.

Kevin hizo un gesto para que dos guardias sujetaran a Lyndar, y se encaró con ella:

—Contadnos por qué intentabais matar a la esposa de mi primo.

—Yo sólo respondo ante mi sultán —replicó Lyndar.

—Responded si no queréis que os mate aquí mismo —la amenazó Kevin, desenvainando el puñal.

—Esa salvaje insultó a Selim —dijo Lyndar, con un brillo siniestro en sus ojos oscuros—. Hay que...

—¡Silencio! —bramó Nick.

— Nick... —susurró ______.

—No hables hasta recobrar el aliento —le dijo el príncipe acariciándole la mejilla.

—Lyndar... quiere... matar... a Kevin.

Nick palideció. Se volvió hacia los demás y ordenó.

—Atrás todos. Primo, acércate un momento.

Kevin lo hizo y ambos hombres se inclinaron sobre ______.

—Lyndar trama matarte —le dijo ella a Kevin. Miró a su esposo y añadió—: Y también a Denise.

—No hables más hasta que te hayas recuperado del todo —le ordenó Kevin. Se levantó y se volvió hacia el agha kislar—. Vigila a Lyndar y a Jamal hasta que los llame para interrogarlos. Luego llevarás a mi presencia a la esposa de mi primo.

—Kevin miró a los espectadores y anunció—: La flor silvestre está bien y desea estar a solas hasta recuperarse. Ahora, marchaos.

—¡Selim se enterará de este escándalo! —gritó Lyndar mientras los guardias se la llevaban a rastras.

Nur-U-Banu dio un paso al frente y dijo:

—Lleva a tu esposa a mis aposentos. Llamaré a mi médico personal.

Nick cogió a ______ en brazos y siguió a Nur-U-Banu y a Denise. Una vez en la alcoba de la bas kadin, dejó a su esposa en la cama y se sentó junto a ella.

—Ocúpate de Kevin —dijo Denise mientras entraba a toda prisa el médico—. En cuanto se haya recuperado, el agha kislar escoltará a tu esposa hasta donde estés. Podrás interrogarla más tarde.

El médico buscó el pulso de ______ y escuchó sus pulmones tras pedirle que respirara hondo.

—La princesa está bien —le dijo a su señora—. Es mejor que le sequéis el pelo y que esté bien arropada.

Al marcharse el médico, Denise secó el pelo de su nuera con una toalla, luego lo cepilló y le hizo una gruesa trenza. Nur-U-Banu la ayudó a cambiarse, la vistió con uno de sus caftanes de brocado y le cubrió los hombros con un mantón de cachemira. Una esclava les sirvió té caliente y pastelillos.

______ bebió el té, se relajó contra un almohadón y cerró los ojos.

—¿Te sientes mejor, querida? —preguntó Nur-U-Banu, sentándose en el borde de la cama.

—Sí, gracias.

Denise se sentó del otro lado de la cama y le dio unas palmaditas en la mano.

—Cuéntanos lo que dijiste a Kevin y a Nick en el jardín.

Conque era eso. ______ reparó en la expresión expectante de ambos rostros.

—Quizá deberíais preguntárselo a Kevin y Nick —contestó—. No quiero que mi esposo se enfade conmigo.

Las dos mujeres insistieron.

—Muy bien —murmuró ______—, pero prometedme que fingiréis estar sorprendidas cuando os lo cuenten.

—Lo prometemos —dijeron a coro.

—Escuché a Lyndar y a Jamal tramar el asesinato de Kevin...

—Te lo dije —dijo Nur-U-Banu a Denise—. Pero ¿quién me hizo caso? Nadie.

—¿A qué aspiraba? —preguntó Denise—. Su hijo es cojo y jamás podría ostentar el sultanato.

—Lyndar pensaba asesinarnos a vos y a mí —dijo ______ a su suegra— y culpar de ello a Fougere. Nick abandonaría Estambul para ir en su busca y, en su ausencia, sería más fácil matar a Kevin.

—Ahí tienes la prueba —afirmó Nur-U-Banu—. Esa mujer es una estúpida. Podría haber matado primero a Nick y luego a Kevin.

—Lyndar es astuta —repuso ______—. Necesitaba que Nick estuviera vivo para defender el Imperio hasta que su hijo alcanzara la mayoría de edad. Entonces pensaba asesinar a Nick y también al sultán Selim.

—¡Traición! —exclamó Nur-U-Banu, llevándose las manos al pecho.

—Ven —dijo Denise, tendiéndole la mano a ______—. Declara ahora lo que escuchaste y luego descansarás.

El agha kislar llegó al cabo de unos instantes. Denise, Nur-U-Banu y el jefe de los eunucos escoltaron a ______ por los pasillos que conducían a los aposentos del príncipe.

Nick abrió la puerta e hizo entrar a su esposa. Pero, para estupor de su madre y su tía, les cerró la puerta en las narices.

Mientras Kevin se paseaba de un lado a otro de su salón, Nick llevó a ______ hasta un diván. Se sentó junto a ella y la rodeó con un brazo protector.

—¿Te sientes mejor? —preguntó.

______ miró a su esposo con sus ojos verdes y asintió con la cabeza.

Kevin dejó de pasearse y se sentó frente al diván sobre una mesa baja.

—Espero que el bebé que llevas en el vientre esté bien.

______ miró a su esposo de soslayo, luego bajo la vista y dijo con una voz que apenas fue un susurro:

—Sí, yo también lo espero.

Kevin contuvo una sonrisa. Sabía que su tía había mentido al sultán.

—Cuéntamelo todo —dijo—. No ocultes nada.

—Shasha y otras mujeres decidieron jugar al escondite —empezó ______.

—¿Qué es el escondite? —preguntó Kevin.

—No importa —repuso Nick —. Lo importante es lo que oyó.

—Muy bien —le dijo Kevin a su primo—. Adelante.

—El escondite es un juego inglés en el que hay que esconderse —explicó ______—. Yo no estaba muy segura de hacia dónde iba, y me encontré en la sala común, que estaba desierta, y allí me escondí tras una montaña de cojines. Entonces entraron Lyndar y Jamal y se sentaron. Yo les habría advertido de mi presencia, pero su conversación me dejó muda de asombro.

—¿Qué dijeron? —la urgió Nick.

—Lyndar planeaba matar a Denise y también a mí —dijo ______—, pero quería culpar a Fougere para que tú abandonaras Estambul. Eso les permitiría asesinar a Kevin. Luego, cuando su hijo llegara a la madurez, eliminarían al sultán Selim y también a ti.

Los dos hombres guardaron silencio. El plan de Lyndar era lógico y habría funcionado. Si no fuera porque ______ y su juego inglés del escondite se habían cruzado en su camino.

Nick se levantó y le tendió la mano a su esposa.

Ella lo ignoró.

—¿Qué pensáis hacer? —exclamó ______.

—Cuidado —le advirtió Nick —. No olvides tus modales.

—¿Casi me ahogan, y tú me riñes por tener malos modales? —replicó ______, irritada.

Kevin la miró con una sonrisa tranquilizadora.

—Se hará justicia en cuanto consulte con mi padre.

Nick tiró de ______ para ponerla de pie y la acompañó hacia la puerta. Al abrirla, Denise y Nur-U-Banu lo miraron expectantes, pero Nick se limitó a entregarles a ______ y volvió a cerrar la puerta.

Kevin miró a su primo.

—Creo lo que nos ha contado.

El sultán Selim, con los ojos nublados por la furia y el vino, surgió por detrás de una pantalla china lacada.

—Dile al agha kislar que escriba las sentencias de muerte de los traidores —ordenó a su hijo—. Y también para ese mequetrefe cojo. Tráeme las órdenes para que las firme.

Selim se dirigió hacia la puerta secreta al otro extremo de la estancia, murmurando:

—Alá, necesito un trago.

—Ya lo has oído —le dijo Kevin a Nick. Abrió la puerta del pasillo y ordenó al jefe de los eunucos—: ¡Trae papiro, tinta y el sello del sultán!

Luego cerró la puerta y, sin decirle palabra a su primo, salió a la terraza. Sentía el corazón apesadumbrado. La muerte de dos traidores no tenía ninguna importancia, pero la muerte de un bebé resultaba inquietante.

—El niño es inocente —observó Nick con voz queda, detrás de su primo.

Kevin se dio la vuelta de golpe.

—Su crimen es ser hijo de una traidora.

—Karim es tu hermanastro y...

—... hay súbditos resentidos que podrían utilizarlo en mí contra —concluyó Kevin por él.

—Pero...

—Matar es mejor que la discordia —citó Kevin del Corán.

—Falsifica la sentencia de muerte y dame a Karim.

—¿Qué?

—Denise le ha dicho a todos que mi esposa está preñada —explicó Nick —. Deja que yo me lleve a Karim al castillo de la Doncella. Lo criaré como si fuera mío.

—¿Y Fougere?

—La vida de Karim es más valiosa que la muerte de esa maldita comadreja.

—¿Por qué?

—Matar a los inocentes impide conciliar el sueño —musitó Nick —. Lo sé por experiencia.

—Si alguna vez se llegara a conocer su identidad, podría estallar una guerra civil en el Imperio —advirtió Kevin.

—Con el tiempo llegarás a ser un sultán anciano y yo seré demasiado viejo para librar tus batallas —repuso Nick—. Bajo mi dirección, Karim se convertirá en la próxima Bestia del Sultán y no tendrá por qué saber quién lo engendró. Confía en mí, primo.

Kevin no dijo nada. Volvió a entrar y empezó a pasearse por la estancia. ¿Debería matar a su hermanastro o salvarlo? Kevin amaba el oro y las mujeres. También amaba el resultado del acto amoroso, es decir, los niños. Si mandaba matar a su pequeño hermanastro, ¿sufriría noches de insomnio hasta el día de su muerte?

En ese momento llamaron a la puerta y el agha kislar entró en la sala.

—Siéntate en la mesa —dijo Kevin—. Por orden del sultán Selim, escribirás las sentencias de muerte de Lyndar, Jamal y Karim.

El agha kislar asintió con la cabeza y se aplicó en la tarea.

Kevin miró de reojo a Nick y entonces dijo al eunuco:

—A Lyndar le administrarás veneno y la ahogarás esta noche en el Bosforo.

Jamal será ejecutado en público mañana al amanecer.

El agha kislar levantó la vista.

—¿Y el niño?

—¿Cuántos años tienes? —preguntó Kevin—. ¿Treinta y cinco, cuarenta?

—Cuarenta.

—Lo bastante joven para ser agha kislar cuando fallezca mi padre —comentó Kevin—, ¿Quisieras seguir siendo agha kislar cuando yo sea sultán?

—Sería un honor para mí —respondió el eunuco, desconcertado.

—Tu destino estará asegurado si haces lo que te pido y guardas silencio.

El agha kislar vaciló, miró a Nick y luego fijó los ojos en Kevin. Finalmente, asintió con la cabeza.

—Entrégale el certificado de nacimiento de mi hermanastro al príncipe Nick. Dile a Abdul, el ayudante de mi primo, que venga, y tráenos al príncipe Karim. Cuando vuelvas, acompañarás a Abdul con Karim por el pasillo secreto hasta mi falúa y jamás repetirás lo que ha tenido lugar aquí esta noche.

—Acabo de escribir la sentencia de muerte del niño —objetó el agha kislar—. Si el sultán descubre...

—El mundo creerá que el príncipe Karim está muerto, ahogado con su madre en el Bosforo —aseguró Kevin—. No le digas nunca a nadie lo contrario.

El jefe de los eunucos inclinó la cabeza y murmuró:

—Os escucho y obedezco, mi príncipe

Kevin sonrió.

—Comprueba que las mujeres estén en sus aposentos antes de traer a Karim. Nadie debe sospechar que mi hermano sobrevivió a esta noche.

El agha kislar se levantó, hizo una reverencia y abandonó la sala.

Al cabo de unos minutos alguien llamó a la puerta. Era Abdul.

—Tenemos un trabajo importante para ti —le informó Nick, y en ese momento apareció el agha kislar con el pequeño príncipe.

Nick cogió al bebé de brazos del eunuco y lo acurrucó contra su pecho.

—Abdul, éste es mi hijo. Lo protegerás con tu vida.

—Lo juro —dijo Abdul. Nada de lo que hacía su amo le sorprendía.

—Coge al niño y ve con el agha kislar —le ordenó Nick, entregándole el bebé—. La falúa del príncipe Kevin se detendrá a recoger a Omar y a tu esposa, y luego os llevará al castillo de la Doncella. Yo llegaré a casa mañana por la noche.

El agha kislar sacó el certificado de nacimiento del bebé y se lo entregó a Nick.

Abdul, con el joven príncipe en brazos, salió detrás del jefe de los eunucos.

—Si muero sin un heredero varón —pidió Kevin—, usa el certificado de nacimiento para poner a Karim en el trono.

—Jamás te arrepentirás de tu misericordiosa decisión —dijo Nick.

Kevin asintió con la cabeza.

—Tu flor silvestre estará presente al amanecer en la decapitación de Jamal.

—Mi esposa es demasiado sensible para presenciar la ejecución —repuso Nick —. Ya has visto cómo ha reaccionado hoy cuando mencionó a su padre. Todavía la atormentan las pesadillas sobre su muerte.

—Fue su testimonio lo que provocó que Lyndar y Jamal tuvieran este final —observó Kevin—. Su presencia en la ejecución es obligatoria. Pero se le permitirá mantener los ojos cerrados.

—Sea —asintió Nick, temiendo la llegada del amanecer. Aunque le preocupaba el bienestar de su esposa, sabía que nada podía hacer, salvo estar a su lado y ofrecerle su apoyo.

Los primeros tentáculos brillantes de luz rasgaban el cielo de oriente cuando Nick y el agha kislar bajaron por el pasillo hacia los aposentos de la bas kadin. Nick se detuvo frente a la puerta de su tía y llamó.

Salió Nur-ü-Banu.

—Se niega a acompañarnos —le dijo a su sobrino.

—Hablaré con ella —dijo Nick, y entró al salón de su tía.

______ estaba sentada en un almohadón, envuelta en su capa negra, mirando fijamente al frente. Tenía la cara pálida como un cadáver, tan pálida que las delicadas pecas que moteaban el puente de su nariz parecían más oscuras que de costumbre.

Junto a ella, Denise hablaba con tono irritado.

—Por orden del sultán, deberás estar presente.

Nick le indicó a su madre que saliera y se sentó junto a su esposa. Le cogió las frías manos. ______ lo miró con ojos que reflejaban miedo.

—Cuando naciste, mi flor silvestre —dijo Nick con voz suave como una caricia—, llevabas tu destino escrito en la frente. Es lo que nosotros los musulmanes llamamos kismet.

______ alzó el mentón un poco y replicó:

—Yo soy dueña de mi propio destino.

—Tú declaraste contra los traidores y estás obligada a asistir a la ejecución —explicó él.

—¿Qué clase de bestias monstruosas pueden contemplar cómo matan a un niño inocente? —exclamó ______, y sus ojos se llenaron de lágrimas.

«Así que era esto», pensó Nick. Su flor silvestre tenía un cariño especial por los niños, y eso le complacía. ¿Debería decirle que el niño estaba a salvo? No.

Estaba tan alterada que sería capaz de revelar el secreto, y entonces Kevin y él serían ejecutados por desobedecer la orden del sultán.

—El sultán Selim ordenó que Lyndar y el niño fueran drogados en su sueño y luego ahogados en un saco de lona —le dijo Nick —. No sintieron dolor ni miedo.

—Pobre bebé —murmuró ______, inclinando la cabeza. Gruesas lágrimas cayeron sobre su regazo.

Nick le alzó el rostro y se quedó mirando la insondable fuente de tristeza que eran los ojos de su esposa.

—En cuanto acabe todo esto iremos a casa —prometió—, al castillo de la Doncella. La falúa de Kevin nos está esperando.

—Tú dejaste que asesinaran a ese bebé.

—Hablé en su defensa, pero mis palabras cayeron en oídos sordos.

Nick se levantó y le tendió la mano. A regañadientes, ______ aceptó la mano de su esposo, y juntos salieron del salón, donde los aguardaban Nur-U-Banu, Denise y el agha kislar.

—Tu presencia es obligada pero no tienes que mirar —susurró Nick mientras caminaban detrás de los demás—. En el último momento cierra los ojos.

______ lo miró con el rabillo del ojo y asintió. Le temblaba la mano y Nick le dio un apretón para animarla.

Al llegar a la Torre de Justicia, ocuparon sus puestos en el balcón que se abría sobre una plaza abierta. En medio de ésta se alzaba una losa de piedra donde el desventurado Jamal sería decapitado. Un verdugo encapuchado, cimitarra en mano, esperaba junto a la imponente piedra del patíbulo.

¿Eran manchas de sangre lo que había en la piedra?, se preguntó ______, presa del pánico. ¿Cuántas personas habían acabado ahí sus vidas?

El sultán Selim, acompañado de Kevin, salió al balcón y se sentó en el trono. Hizo un gesto a su hijo, que, a su vez, levantó la mano para que empezara la ejecución.

Flanqueado por dos guardias, Jamal fue conducido a la plaza abierta. El verdugo lo obligó a arrodillarse con malos modos y de un empujón le apretó la cabeza contra la piedra. Miró hacia el balcón en espera de la señal del sultán.

______ observaba la horripilante escena con ojos desorbitados, y apretó con fuerza la mano de su esposo. Nick la miró y luego se volvió hacia su tío.

El sultán levantó la mano.

—Cierra los ojos —susurró Nick.

______ estaba con la mirada clavada en la cimitarra.

-¡Maldita sea! Cierra los ojos.

Selim bajó la mano. La cimitarra siguió el gesto del sultán y segó la vida de Jamal.

Los ojos de ______ se nublaron, bañados en un dolor impronunciable.

—Papá, sangre... ¡Papá!

Nick la sostuvo antes de que cayera al suelo. La levantó en brazos y la acunó contra su pecho.

—Llévala a mis aposentos —dijo Nur-U-Banu.

—No, la falúa de Kevin nos aguarda para llevarnos al castillo de la Doncella.

—La comadreja aún está viva —repuso Denise.

—¡Maldito sea Fougere! —rugió Nick —. Me llevo a mi esposa a casa.

—Sabía que te contagiaría sus maneras europeas y que te desviaría de tu camino elegido —le espetó Denise con amargura.

Nick la ignoró. Sin mediar palabra, se giró para irse. Nada era más importante que ______.

—¡Tu hermano y tu hermana claman venganza! —exclamó Denise—. Es tu responsabilidad vengar sus muertes.

Con el desprecio grabado en el rostro, Nick miró a su madre.

—Eres una vieja amargada. Mi primera responsabilidad es para con los vivos. Nuestra venganza tendrá que esperar.
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 15:10

Maratón 2/3

Capítulo 39


______ abrió los ojos y contempló una lujosa estancia que no le era familiar.

¿Dónde estaba? Una gruesa alfombra persa cubría el suelo, había una mesa de mármol rodeada de grandes cojines, y en una de las paredes distinguió dos portillas.

______ sabía que no se encontraba en casa de su suegra, y en el palacio de Topkapi no había visto portillas. De repente, como un rayo fulminante, acudió a su memoria la cruenta y estremecedora escena de la ejecución de Jamal: la cimitarra mortal rasgaba el aire y un río de sangre brotaba del tronco decapitado del eunuco.

—No... —gimió, debatiéndose contra el horror. Si se dejaba llevar por esos pensamientos, no tardaría en volverse loca.

Hizo un esfuerzo por incorporarse y apoyo las piernas en el suelo. Confiando en que el aire del mar la reanimaría, arrastró los pies por la alcoba hasta la portilla. Pero fue un error pararse a mirar el Bosforo azul. En su imaginación, ______ vio la cara hinchada del bebé de Lyndar. Sintió náuseas, se cubrió la boca con la mano y le vino una arcada.

Entonces la puerta se abrió de par en par.

Era Nick, con una bandeja en las manos. Miró a su esposa con ojos inquisitivos y al instante advirtió el estado de agitación en que se encontraba. Cerró la puerta de una patada y cruzó el camarote para dejar la bandeja sobre la mesa.

—¿Te encuentras mal? —preguntó.

—¿Dónde estamos? —repuso ella.

—En la falúa de Kevin. — Nick la cogió del brazo y la condujo hacia la mesa—. Come algo, que recuperarás fuerzas.

—No tengo hambre.

—El té te restablecerá —la animó Nick.

—Lo único que me puede restablecer es volver a Inglaterra, donde vive gente civilizada —replicó ella, sentándose en un cojín.

Nick se sentó junto a ella y le sirvió una taza de té. Con manos temblorosas, ______ tomó la taza y bebió.

—Te advertí que cerraras los ojos —le recordó Nick con suavidad.

______ lo miró con expresión afligida y Nick sintió que se le partía el corazón.

—No pude hacerlo... —dijo ella con un hilo de voz—. Es por mi culpa que Jamal y Lyndar...

Nick le rodeó los hombros y la estrechó. ______ se quedó rígida, pero él la acarició con gestos tranquilizadores y dijo:

—Los traidores escogen su propio destino.

—¿Y el bebé? —______ dejó el té en la mesa y fijó los ojos en sus manos. ¿Cuál era la mejor manera de abordar el tema de volver a Inglaterra? ¿Cómo podía vivir en una tierra donde la gente mataba a bebés inocentes?

—Háblame de tu padre —le susurró Nick.

______ volvió la cabeza con brusquedad y se lo quedó mirando en silencio. Sus rostros estaban apenas a unos centímetros, y ella sintió la mirada azul y penetrante de Nick.

—Comparte el duro peso de tus pesadillas —suplicó Nick—. La carga se te hará más leve.

______ sacudió la cabeza.

—La flota de Fougere atacó y hundió el barco en que viajaba mi hermana para reunirse con su marido —murmuró Nick, sorprendiéndola—. Imagino que aquel egoísta malnacido aprovechó la oportunidad de asaltar un barco imperial porque navegaba en solitario. No hubo supervivientes.

¿Por qué le contaba eso?, se preguntó ______. Nunca antes había confiado en ella. ¿Qué motivos tenía ahora?

—Juramos venganza, y mi hermano y yo conseguimos dar con su paradero —prosiguió Nick—. Pero no comprendimos que dejarse encontrar formaba parte de su plan para tendernos una emboscada. Se había enterado de que queríamos matarlo, y el muy cobarde quería tendernos una trampa mortal. Al final, Karim murió y yo salvé el pellejo, pero con la mejilla rasgada por la mitad. Si no hubiera sido por Joe, yo también habría muerto.

—Matar a Fougere es un acto de justicia —afirmó ______—. No tienes por qué darme explicaciones.

—No es ése el objetivo de mi historia. Yo era un hombre maduro y entrenado para la guerra, pero aun así fui incapaz de salvarle la vida a mi hermano. Así pues, no tiene sentido que te creas culpable por lo que pasó cuando eras una niña.

—Mi padre murió porque yo, desobedeciendo sus órdenes, crucé los muros para cabalgar sin escolta —musitó ______, y los ojos se le nublaron con el dolor del recuerdo—. Nadie dijo que fuera así, pero los ojos de todos expresaban lo que pensaban. Me juzgaron culpable.

—Me resulta difícil de creer.

—¡Es verdad! —exclamó ______, elevando la voz, presa de la agitación—. En lugar de quedarme paralizada de miedo, tendría que haberme acercado a ese hombre y...

—Aquellos hombres asesinaron a tu padre —dijo Nick.

—¡Oh, basta! —______ se cubrió los oídos con las manos.

Nick la acercó a él y la envolvió con sus brazos, sosteniendo su cuerpo tembloroso. Él había querido calmarla, no alterarla.

—No hablemos más de ello. — Nick le acarició el pelo y la besó en la cabeza, luego la meció como a un bebé—. Haré todo lo que obre en mi mano por aniquilar a tus demonios y ofrecerte paz, aunque tenga que viajar a Inglaterra para vengar la muerte de tu padre.

—¿Harías eso por mí? —preguntó ______ con los ojos anegados en lágrimas.

—Lo juro.

______ se derrumbó de emoción ante la sorprendente promesa de su esposo. Se echó a llorar, acurrucada contra su pecho. Nick le acarició la espalda, susurrándole palabras reconfortantes.

—Quiero volver a casa —musitó ______.

—Hacia allí nos dirigimos.

—A Inglaterra, quiero decir.

—Tú eres mi esposa —murmuró Nick.

—Aún no nos ha casado un sacerdote. –______ levantó la vista para mirarlo y dejó escapar un hipo.

—Allí no serías feliz —aseguró Nick—. No vivirías tranquila si volvieras a Inglaterra.

—¡Cómo te atreves a decidir lo que me conviene! —exclamó ______, y en sus ojos volvió a brillar el fuego.

—En Inglaterra sufrías por tus pesadillas —dijo Nick —. ¿Volverás para pisar el lugar exacto donde murió tu padre? Además, pronto te arrepentirías de haberme abandonado.

Aquel inesperado comentario sobresalto a ______.

-¿Por qué habría de arrepentirme?

Nick sonrió.

—Porque me amas.

—¿Amar a un hombre que no levantó un dedo para salvar a un bebé inocente? ¿Amar a un hombre que no ama...?

Nick le puso un dedo sobre los labios y repitió:

—Sí, me amas.

______ se dispuso a negarlo, pero Nick fue más rápido. Su boca acalló la de ella con un beso largo y pausado.

Atrapada por su hechizo, ______ le devolvió el beso con el mismo ardor. Cayeron sobre la alfombra, el cuerpo de él cubriéndola.

De pronto unos fuertes golpes sonaron en la puerta.

Nick levantó la cabeza y exclamó:

—¿Qué pasa?

—El castillo de la Doncella a la vista —contesto la voz de un hombre.

—Estaremos listos en un momento.

Nick se volvió hacia ______, que tenía la mirada iluminada de pasión. No pudo resistirse a besarla de nuevo y a mirarla con ojos henchidos de amor. La expresión de ______ se serenó.

—Aún quiero volver a casa —dijo.

—Cambiarás de opinión. Te tengo reservada una sorpresa.

Nick se puso de pie y la ayudo a levantarse. Luego le tendió el feridye.

______ lo contemplaba y pensaba en sus palabras. Era verdad. Se había enamorado de su captor. Se había acostumbrado tanto a tenerlo a su lado que no soportaba la idea de abandonarlo. Pero ¿qué sentía él por ella? ¿Su amor era correspondido? ¿O la consideraba meramente una propiedad?

______ aún seguía cavilando el angustiante problema de los sentimientos de su esposo hacia ella cuando pisaron tierra treinta minutos después. Ante sus ojos se alzaba el castillo de la Doncella. Le pareció menos intimidante que la primera vez; ¿sería porque realmente amaba a su señor?

Argos, el saluki, corrió a paso largo por la playa hacia ellos. Detrás del perro, llegaban apresurados Abdul y Omar.

En lugar de saludar a su amo. Argos se precipitó sobre ______, que trastabilló hacia atrás. Nick la ayudó a recobrar el equilibrio antes de caer. Argos intentó lamerle la cara a través del yashmak, pero ______ lo apañó.

—Tiene sus ventajas esconderse detrás de un velo —dijo.

Nick abrió la boca para responder, pero Argos eligió ese momento para saludarlo y pasó la lengua por su boca.

—Estoy segura de haber visto a Argos lamiéndose el trasero —dijo ______, mirando de soslayo a su esposo.

Nick acarició la cabeza del perro y luego lo apartó. Agarró a su esposa por el brazo, le dio vuelta y le levantó el velo.

—Op beni —susurró Nick, posando los labios sobre los de ella. Luego del beso preguntó—: ¿Qué decías de Argos?

—No importa —musitó ______.

—Hos geidniz —los saludó Omar—. Bienvenidos, mi príncipe y mi princesa.

—Acompaña a la princesa a sus aposentos —ordenó Nick.

—Venid conmigo, mi señora —dijo el eunuco, caminando con ella por la playa—. Ahora tomaréis un baño, comeréis y descansaréis.

Abdul escudriñó el rostro de su amo y luego observó:

—Parecéis cansado.

—La noche ha sido larga y la mañana aún más larga —le dijo Nick —. ¿El niño está bien?

Abdul asintió.

—Lana se ha ocupado de él en tu ausencia. ¿La princesa sabe que está a punto de ser madre?

—Todavía no. — Nick contempló a ______ mientras se alejaba por la playa con Omar—. Pero lo aceptará.

—¿Y si lo rechaza?

—No temas. Mi flor silvestre tiene un corazón bondadoso.

—¿Tenéis noticias de la comadreja? —inquirió Abdul.

—Olvídate de Fougere —dijo Nick —. Si viene en busca de algo sólo encontrará la muerte.

Entretanto, Omar en lugar de llevar a ______ a su anterior alcoba, la acompañó a los aposentos del príncipe. La habitación era espaciosa pero espartana: una cama, una mesa y un brasero de bronce. Su único lujo era una gruesa alfombra persa que cubría el suelo.

______ se encaró con el hombrecillo.

—Ésta no es mi alcoba.

—El castillo de la Doncella es mío —declaró Nick, de pie en el umbral—. Todas las habitaciones me pertenecen. La otra alcoba está ocupada.

______ lo miró arqueando una ceja.

—¿Acaso tienes otra cautiva?

—A menos que yo diga lo contrario, mi esposa dormirá conmigo —dijo Nick, acercándose con paso tranquilo—. Soy muy europeo, ¿no te parece?

—Pues aún no nos ha casado un sacerdote.

—Tú eres mi esposa a menos que me divorcie de ti.

—¿Quieres decir que podría divorciarme de ti? —preguntó ______, atónita. Aparte del viejo rey Enrique, ella no sabía de nadie que se hubiera divorciado.

—Las mujeres no se divorcian de sus esposos —le informó Nick—. Es ilegal.

______ lo miró a los ojos.

—¿Ilegal? Ya verás.

Omar los escuchaba acongojado. ¿Es que no dejarían nunca de pelearse?

¿Cómo iba a quedarse embarazada la princesa si hostigaba constantemente al príncipe? De pronto se le ocurrió la solución perfecta y, como si les estuviera otorgando su bendición.

Omar sonrió de oreja a oreja.

—¿Y tú por qué sonríes? —preguntó Nick —. Venga, sírvenos el almuerzo.

—No tengo hambre. —______ puso morritos.

—Tengas o no tengas hambre, comerás.

—Pues no lo haré.

Omar soltó una risilla y se dirigió hacia la puerta.

—Pareces cansada. Túmbate un rato hasta que vuelva.

—No estoy cansada.

—La fatiga te ha dejado ojeras en torno a tus hermosos ojos —observó Nick —. Y estás tan quejica como un bebé cuando le salen los dientes.

—No pienso dormir nunca más, me niego —anunció ______—. Dormir me perturba.

Nick soltó una risotada. Su esposa era la mujer más asombrosa que jamás había conocido. Si el mundo estuviera poblado de más mujeres como ella, los hombres pasarían la vida detrás de un velo y obedeciendo órdenes. Nick le dio un suave golpecito en el mentón.

—Si alguien es capaz de conciliar el sueño, estoy convencido de que ésa eres tú. Ven conmigo, pasearemos por el jardín. El aire fresco te abrirá el apetito y te relajará.

Nick la condujo por las puertas que se abrían en un extremo de la alcoba, y enfilaron uno de los senderos. ______ sólo había visto el jardín a la luz de la luna.

La magnífica obra de su esposo la sorprendió. Era más maravillosa aún que los jardines de Topkapi.

Las gipsófílas blancas, rosadas y rojas se entremezclaban con caléndulas multicolores y una diversidad de aster, crisantemos y verbena. Florecían calabaceras, pensamientos, dragones, dicentras y prímulas en un perfecto despliegue otoñal. Era evidente que el príncipe era un hombre sensible al color, la forma y el diseño.

—Más allá crecen las hierbas —comentó Nick, llevándola por otro sendero.

—Eres un jardinero experto —murmuró ______, inhalando la amalgama de aromas—. ¿No hay rosas?

—La jardinería me apacigua —le dijo Nick —. Y deberías saber que las rosas no florecen a finales de otoño.

—¿Qué es eso? —inquirió ______, señalando una planta con hojas como helechos.

—Milenrama, se usa para hacer una infusión que facilita la digestión.

—¿Y eso?

—Patas de león —respondió Nick —. Favorece la somnolencia cuando se deja bajo la almohada.

Nick acercó la mano a las hojas aterciopeladas en forma de abanico, dobladas en tiernos pliegues. Cogió varias en cuyos pliegues brillaban gotas de rocío.

La sonrisa de ______ hechizó a Nick.

—¿Cómo puede ser que una hoja dé sueño ?

—Me encanta tu sonrisa —susurró él, abrazándola—. Me recuerda la luz del sol.

Nick levantó el mentón y los cálidos labios de él le dieron un beso largo y suave.

—¿Ahora sí tienes hambre? —le preguntó luego.

—Bueno, supongo que algo podría comer.

Volvieron a la alcoba de Nick. Omar los esperaba con el almuerzo y todavía no se le había borrado aquella estúpida sonrisa.

______ hizo una mueca al ver una fuente de berenjenas fritas sobre la mesa. ¡El alimento afrodisíaco!

______ amaba a su esposo y quería tener hijos con él. Pero ¿cómo iba a traer al mundo a un niño inocente en una cultura que veía con buenos ojos el asesinato de bebés como el hijo de Lyndar? ¿Cómo podría soportar la angustia constante de que el sultán ordenara la ejecución de su propio hijo?

—Llévate esto ahora mismo —le ordenó ______ al eunuco.

A Omar se le borró la sonrisa. Si la princesa se negaba a comer berenjena, habría que encontrar otra forma de que quedara encinta.

Desconcertado, Nick miró la fuente y se volvió hacia su mujer.

—¿Qué le pasa a la berenjena?

—Deja preñadas a las mujeres —le informó ______—, igual que una hoja puede darle sueño.

«No quiere tener hijos de mí», pensó el príncipe. Mil puñales se clavaron en su corazón, pero mantuvo una expresión impertérrita. ¿Cómo podía haberse equivocado tanto al pensar que ella tenía buen corazón? ______ no aceptaría nunca a Karim. Quizá había cometido una gran injusticia con el niño.

Nick sabía por experiencia lo desgraciado que podía sentirse un niño con una madre incapaz de amarlo. «¿Qué debo hacer ahora? —se preguntó—. ¿Enviarle el niño a Joe? ¿Ejecutarlo?» Pero Nick sabía que nunca podría ordenar la muerte de un inocente.

—Llévate la berenjena —ordenó.

La expresión de Omar se ensombreció.

—¿Deseáis que os sirva otra cosa?

—No —replicó ______, despidiéndolo. El súbito dolor que había asomado a los ojos de su esposo le había quitado el apetito. Hizo un esfuerzo por imprimir cierta alegría a su voz y preguntó—: ¿Dónde está mi sorpresa?

—Tienes que descansar antes de la sorpresa.

______ se acostó a regañadientes. Nick dejó la pata de león debajo de su almohada y se incorporó para irse, pero ella lo detuvo y le rogó:

—Por favor, quédate un rato.

Nick se sentó en el borde de la cama y la miró fijamente. ______ sintió que se le encogía el corazón al ver el dolor que traslucían sus ojos. Se incorporó, llevó su mano a los labios y la besó.

—Me encantan los niños, pero tengo miedo.

—No tienes que temer al parto —dijo Nick, con alivio—. Haré venir la mejor comadrona de Estambul.

—No es de eso que tengo miedo —musitó ______—. Al menos, no demasiado.

—¿Qué te asusta?

—Karim ha muerto por culpa de los actos de su madre —explicó ______—. ¿Qué le sucedería a un hijo nuestro si yo hiciera algo condenable? Hay tantas costumbres que desconozco...

Nick la atrajo y la abrazó contra su pecho.

—Mientras tenga vida en mi cuerpo, ningún hombre te hará daño, ni a ti ni a nuestros hijos. ¿Acaso no me arrodillé ante el sultán y te defendí?

______ le acarició la mejilla marcada por la cicatriz. Luego lo besó y murmuró:

—Confío en ti.

«Todo irá bien», pensó Nick. Su esposa aceptaría al niño con amor.

—He pasado toda la noche en vela y necesito descansar —suspiró Nick, reclinándola suavemente sobre las almohadas. Luego se tendió junto a ella y la acunó entre sus brazos.

______ se relajó y apoyó la cabeza contra su pecho. Se dejó mecer por el calor de su cuerpo y el ritmo regular de los latidos de su corazón. Pronto se quedó dormida.

Nick le dio un beso en la cabeza y se deslizó fuera de la cama. La cubrió con el edredón y contempló un rato largo aquel rostro que había llegado a amar.
Luego se encaminó hacia la antigua alcoba de ______.

Allí encontró a Lana alimentando al niño con una bota de cuero provista de una tetina de piel de cordero. Nick cogió a Karim en brazos y siguió alimentándolo. Los ojos oscuros del niño, tan parecidos a los de su madre, observaban al príncipe con interés, pero su boca no paró de chupar la tetina de piel.

Nick contempló al pequeño príncipe, asombrado por lo vulnerables y confiados que eran los niños. Dejó la bota de leche de cabra a un lado y puso al niño sobre el hombro para que eructara. Con el bebé así acurrucado, Nick se paseó por la estancia. El vulnerable bebé y el intrépido guerrero ofrecían una imagen insólita.

—Hijo mío, eres un noble príncipe del más grandioso Imperio que jamás ha visto el mundo. Como padre, te enseñaré todo lo que necesitas saber. Tu madre, a quien pronto conocerás, es un ángel desafiante enviado por Alá para amarte incondicionalmente. Su tierno corazón mitigará las duras lecciones de la vida.

Exhausto por la falta de sueño, Nick se tendió en la cama con el bebé acurrucado contra su cuerpo. Y ambos se sumieron en un sueño profundo...

-------------------------------------------------------------------------------------------------

-Despertad, mi príncipe –le dijo Omar con un empujoncito.

Nick abrió los ojos, miró al eunuco y luego al bebé. Karim seguía durmiendo plácidamente.

—La princesa ya ha comido y se ha bañado —le dijo Omar.

Nick se levantó y cogió a Karin en brazos, luego se volvió hacia el hombrecillo y preguntó:

—¿Qué te parece mi hijo?

—Un niño estupendo —aseguró Omar—, Ojala tenga muchos hermanos a los que mandar.

Nick rió y el bebé despertó, gimió y se retorció en sus brazos.

—¿Queréis llevarlo a la cuna? —pregunto Omar.

—Lo pondremos en la puerta de mi alcoba.

Omar cogió la cuna y siguió al príncipe. Al llegar, Nick le hizo un gesto de que esperara, abrió la puerta y entró.

Con la espalda vuelta hacia la puerta, ______ miraba el jardín del príncipe donde el sol del atardecer empezaba a dibujar largas sombras.

—Me pareció oír un be...

______ se interrumpió ante la imposible imagen del príncipe meciendo un bebé en sus brazos. Nick se acercó a ella.

—Quiero que conozcas a mi hijo.

—¿Tu hijo? —______, estupefacta, clavó la mirada en el bebé, que no paraba de retorcerse.

—Me has entendido mal —sonrió Nick—. Quiero decir, nuestro hijo adoptivo.

—¿Nuestro?

La sonrisa de Nick se borró. Estaba enredando mucho las cosas. Cruzó la alcoba y se sentó en el borde de la cama.

—Ven a sentarte aquí —dijo.

—No, hasta que no me digas de quién es el niño.

—He dicho que vengas a sentarte. — Nick elevo la voz, irritado.

Karim se echó a berrear. ______ se apresuró a cogerlo de brazos de su esposo y se sentó.

—Mira lo que has conseguido —lo riñó con un susurro—. Lo has hecho llorar. —______ lo acunó y le acarició la mejilla—. Tranquilo, ya estás a salvo. No dejaré que ese hombre malo te asuste.

Nick no pudo evitar una sonrisa. Su esposa se comportaba igual que una madre, y eso era justamente lo que él quería.

—Ya que Denise le ha dicho a todos que estás preñada. Kevin y yo encontramos una manera de salvar al hijo de Lyndar —explicó Nick—. A partir de ahora, Karim será nuestro hijo. Nadie, ni siquiera el niño, deberá saber su verdadera identidad. Si se descubriera supondría la muerte para todos los implicados, y tal vez incluso la guerra civil.

La sonrisa de ______ reflejó su alivio y su felicidad al saber que él había salvado al bebé.

Animado, Nick preguntó:

—¿Puedes amar al niño como si fuera tuyo?

Conque era eso, la trampa para hacer que se olvidara de su familia y su hogar.

______ se quedó mirando al bebé y luego se volvió hacia su esposo.

—Si le hago de madre, ¿significa que nunca podré volver a Inglaterra? —preguntó con voz nostálgica.

—¿Serías capaz de hacerle de madre a un hijo y luego abandonarlo? —repuso Nick.

—Jamás podría abandonar a mi hijo —exclamó ______, y el bebé se sobresaltó—. ¿Cómo te atreves a sugerir una cosa tan vil?

Karim lanzó un chillido.

—Ya has vuelto a asustarlo —dijo ______.

Meció al niño y le cuchicheó dulces palabras, pero él no se dejó consolar.

—Debe de tener hambre.

—Ya ha comido —dijo Nick, extendiendo los brazos para coger al bebé.

______ lo estrechó contra su pecho y se negó a soltarlo.

—Mi hijo me necesita.

Nick sonrió. Todo saldría bien.

—Karim necesitará un nombre nuevo —murmuró ______, meciéndolo para calmarlo—. Lo llamaremos Walter, en honor a mi padre.

—Walter suena demasiado europeo —replicó Nick, ofreciéndole un dedo al bebé, que no paraba de llorar—. Además, la costumbre exige que sea el padre quien le ponga el nombre.

—¿Otra regla? —preguntó ______, arqueando una ceja.

Nick le dedicó una sonrisa torcida.

—¡Oh, es de una perfección tan exquisita...! —exclamó ella, admirando al bebé.

-Sea —decidió Nick —. Nuestro hijo será conocido con el nombre de Kemal Mustafá. Kemal significa perfección, y Mustafá en honor a mi tío fallecido.

—Kemal es un buen nombre. —______ mecía al bebé, que por fin dejó de berrear. Al besarle la mejilla, el niño gorjeó y esbozó una sonrisa desdentada.

—Kemal está a gusto conmigo —comentó ella y levantó al bebé contra su pecho—. Ay, Señor, qué mal huele.

—La costumbre exige que sea la madre quien cambie los pañales al bebé —informó Nick.

—Pero no sé cómo se hace.

—Ya aprenderás. — Nick llamó a Omar, que entró a toda prisa—. Trae un pañal limpio.

Al cabo de unos instantes, Omar volvió con el pañal, sonriendo alegremente, y dijo:

—El Corán dice: «El paraíso yace a los pies de la madre.»

—Yo soy cristiana, so tonto —le respondió ella.

Los dos hombres observaron cómo ______ desvestía al bebé y le quitaba el pañal sucio. Después de limpiarlo, le colocó el nuevo pañal.

—Mira, tu pobre pie torcido —le cuchicheó ______. Inclinó la cabeza para besarle el pie malformado pero se apartó de golpe y exclamó—: Me ha mojado.

Nick y Omar rieron.

Tras lanzarles una mirada fulminante, ______ envolvió a Kemal en el pañal y lo levantó en brazos. Le tarareó una nana, y cuando el niño cerró los ojos lo besó suavemente en la frente.

—Trae la cuna —le dijo Nick a Omar en voz baja.

Nick contempló a su mujer con el niño acurrucado en brazos. ______ se sentía como pez en el agua. Su flor silvestre no podría abandonar nunca a su hijo ni poner en peligro su vida. Kemal tenía una madre que lo amaría para siempre.
Volver arriba Ir abajo
Stephy D' Jonas
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3596
Edad : 21
Localización : ¡Donde los sueños me lleven! {Venezuela - Jonasland - Australia}
Fecha de inscripción : 24/11/2009

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 15:20

Maratón 3/3

Capítulo 40

______ puso a Kemal en la cuna, ya dormido, y luego se volvió hacia el príncipe.

—Bien, ¿cuál es mi sorpresa? —pregunto, esperanzada.

Nick la miró sin entender.

—Tráele la comida a Kemal —dijo ______ a Omar, y le dedicó una sonrisa significativa a su esposo. Pensó que sonaba como una madre experta.

—El niño ha comido hace apenas tres horas —dijo Nick mientras el hombrecillo se dirigía a cumplir la orden de su señora.

-Por lo visto no sabes nada de bebes.

-¿Que yo no sé nada? —replicó Nick —. ¿Y tú cómo es que eres tan experta?

—Todas las mujeres poseen un conocimiento innato sobre los bebés —dijo ______—. Tienen el estómago pequeño y necesitan comer más a menudo que los adultos. Además, Kemal acaba de vaciarse en el pañal... Bien, ¿cuál es mi sorpresa?

—¿Qué quieres decir?

—Me dijiste que me tenías reservada una sorpresa —le recordó ella—. Algo que ha de cambiar mi deseo de volver a casa.

Su esposa era una mujer típica, pensó Nick. Por mucho que les dieran los hombres, ellas siempre querían más. Criaturas adorables, pero mercenarias...

Nick señaló la cuna.

—Kemal es mi sorpresa.

—Ah. —______ se sintió decepcionada.

—¿Qué otra sorpresa deseas? —preguntó Nick —. ¿Joyas? ¿Enviarle una carta a tu madre?

—Es una buena idea, pero no es eso...

—¿Qué quieres, pues? — Nick elevó la voz, al borde de la irritación.

—Baja la voz o despertarás al bebé —dijo ______.

Nick hizo una mueca y se acercó a ella con intenciones inequívocas.

—Kemal está durmiendo —le recordó ______—. No podemos hacerlo ahora.

Nick suspiró y luego preguntó:

—¿Qué desearía mi princesa?

—Un sacerdote.

El semblante de Nick enrojeció y el tic nervioso volvió a su mejilla. Avanzó hacia ella y masculló:

—Te lo digo por última vez: no habrá ningún sacerdote.

______ le tocó el brazo y adoptó un tono meloso;

—Por favor, esposo mío. Aún no estamos casados y yo no puedo criar a este niño sin la bendición de un sacerdote.

—Nos ha casado el imán —replicó, él.

—Oh, Nick, necesito que un sacerdote dé su bendición a nuestra unión —suplicó ______—. Además, necesito confesarme. Si muero sin haberlo hecho iré directamente al infierno.

El príncipe esbozó una sonrisa irónica y acarició suavemente la cálida mejilla de ______.

—Los ángeles como tú no tienen nada que temer —dijo—. A ti te espera el paraíso. —Inclinó la cabeza y la besó en la boca.

______ se apartó y lo miró con ceño:

—¿Por qué he de ser yo la que siempre se pliega a tus deseos? ¿Por qué no cedes un poco? ¿Por qué eres tan insoportablemente terco?

El temblor hizo vibrar la mejilla marcada de Nick.

—¡Yo soy tu esposo! —bramó con ira contenida—. No vuelvas a hablarme de modo tan irrespetuoso.

Kemal despertó sobresaltado y empezó a berrear.

—Mira lo que has hecho —dijo ______. Cogió al bebé en brazos y lo meció con dulzura.

—Métete en esa cabecita que no habrá sacerdote —sentenció Nick, y salió dando un portazo.

—¡No volverás a tocarme! —gritó ______. Kemal lloró aún más fuerte—. Maldito estúpido —murmuro para sí mientras se paseaba por la habitación, cuchicheándole dulcemente al inconsolable bebe.

Nick bajó el pasillo a grandes zancadas y de pronto se topó con Omar.

—Apártate de mi camino, enano del demonio —masculló el príncipe, apartándolo de un empujón.

Omar sacudió la cabeza tristemente y observo a Nick alejarse. El príncipe y la princesa se peleaban demasiado. Una mujer de voluntad firme como la princesa alumbraría hijos fuertes, pero soliviantar de ese modo al príncipe no hacía más que entorpecer el acto amoroso. A este paso la princesa nunca quedaría preñada y Omar veía esfumarse su fortuna antes incluso de haberle echado el guante.

El eunuco meditó sobre el triste estado de sus asuntos, y al cabo se le ocurrió una idea asombrosa. Una amplia sonrisa se le dibujó en el rostro. La cocinera era una experta en el uso de hierbas y pociones. ¿Acaso sus conocimientos abarcaban los afrodisíacos? Omar se propuso averiguarlo.

Luego, el eunuco entró en la alcoba de ______, le entregó la bota de leche de cabra y se dispuso a marcharse sin mediar palabra.

—Espera —pidió ______.

Omar se detuvo y la miró.

—Necesito tu ayuda.

—Los eunucos no saben nada de bebés —dijo Omar, y se encaminó hacia la puerta con decisión.

______ lo siguió con la mirada hasta que Kemal soltó un gemido y atrajo su atención. Se sentó en el borde de la cama y el niño empezó a chupar de la tetina, tranquilizándose al instante.

«¡Vaya! —pensó ______—. Al menos algunos hombres son fáciles de complacer...»


«Mi esposa no se deja complacer —se dijo Nick—, como todas las mujeres tozudas de la tierra.» Por mucho que él le diera, ella siempre quería más. Cuando ______ se obstinaba en algo, era incapaz de ceder con elegancia. «¡Pequeña ingrata! ¿Acaso no la he liberado, colmado de riquezas y convertido en princesa?» No sólo había arriesgado su honor y su vida para defenderla sino que además había postergado la persecución y asesinato de Fougere.

Pero aun así esa jadis de ojos verdes no estaba satisfecha. Le exigía demasiado.

Todos los esfuerzos de Nick por complacerla no eran nada ante su deseo de obtener la bendición de un sacerdote. Pero en cuanto él se lo concediera, no tardaría en encontrar otra cosa con que fastidiarlo.

Ensimismado, Nick llegó a la almena que dominaba su jardín. Su súbita aparición sorprendió a los dos guardias, que dieron un respingo.

—¿Son unos cobardes los hombres que protegen mi casa? —bramó Nick.

—Mil perdones, príncipe Nick —se disculparon los guerreros—. Pensamos que erais el fantasma... el espíritu de la princesa cristiana... Los hombres de carne y hueso no pueden asustarnos —dijo el primero.

—Los fantasmas no existen —repuso Nick con severidad.

—Como vos digáis, mi señor —convinieron los guerreros.

—Dejadme solo—ordenó Nick —. Esperad al pie de las escaleras hasta que baje.

Los dos guerreros se alejaron a paso rápido y desaparecieron de vista.

Aunque el sol ya se había puesto, la noche aun no había vencido al día. Caía el crepúsculo, aquella silenciosa hora de transición. El cielo rebosaba de matices lilas, azules y añil intenso, y aún no se veía la luna ni las estrellas.

De pie en el borde de la almena, Nick se apoyo en el frío muro de piedra. Miró hacia la bahía y contempló la bruma, que se deslizaba lenta y silenciosa hacia el castillo.

—Maldita jadis cristiana —mascullo Nick.

Aquella inglesa lo había seducido hasta conseguir que él se enamorara de ella, y ahora se negaba a ceder en una tontería por el bien de su unión. Ella lo amaba, él lo sabía, pero lo rechazaba una y otra vez hasta enloquecerlo de deseo. Siempre que él creía estar ganando terreno, ______ pedía el maldito sacerdote.

Nick no cedería en ese punto. Aunque murieran los dos en el intento, ella tendría que someterse a su voluntad. Además, lo irritaba el que la paz de su jardín le estuviera vedada. Sabía que, de ir allí, ella lo abordaría y reanudaría sus inadmisibles exigencias. ¿Acaso merecía la pena tanto trastorno y preocupación por aquella mujer? «Sí», le respondió una voz interior.

Hermosa, inteligente, intrépida, y bondadosa, su flor silvestre era única entre todas las mujeres del universo de Alá... Nick parpadeó. ¿Sus ojos lo engañaban? En la distancia, un barco navegaba por la espesa bruma en dirección al castillo. ¿Quién se atrevía a aproximarse a la guarida de la bestia? Una muerte segura aguardaba a los intrusos. De pronto el barco se esfumó, engullido por la bruma.

Nick sacudió la cabeza para despejarla. ¿Era verdad que había visto un barco? Tal vez la fatiga... De repente sintió una brisa fresca... no, era otra cosa... Un cosquilleo en la nuca y un estremecimiento le recorrió la espalda. Nick miró en derredor y no vio nada. Entonces se relajó.

Una bruma espesa se cernía sobre la almena. La niebla no tenía nada de sobrenatural.

De pronto, Nick oyó los patéticos sollozos de una mujer. ¿Era ______, lloriqueando por lo que él le había negado? Se asomó y miró el jardín de abajo, pero no podía ver a través de la densa niebla. Los sollozos se hicieron más fuertes, demasiado fuertes para provenir del jardín. Nick se giró hacia la derecha y la vio: una mujer sin velo se encontraba a menos de tres metros de él y miraba hacia el mar.

—¿Quién sois? —preguntó Nick, atónito.

Sin pronunciar palabra, la mujer se volvió hacia él. A sus labios asomó un atisbo de sonrisa al verlo y se deslizó hacia él.

Nick permaneció inmóvil.

La mujer alargó el brazo para tocarle la cara, pero de pronto, como si acabara de darse cuenta de que era un desconocido, dejó de sonreír y retrocedió un paso. Nick avanzó hacia ella, pero la mujer desapareció antes de que pudiera tocarla.

—¿Dónde estáis? —llamó Nick, girando en redondo.

No hubo respuesta.

Al cabo de unos segundos aparecieron los dos guardias en la almena.

—¿Nos llamabais, mi príncipe?

-Ella ha estado aquí... —murmuró Nick, sintiéndose inexplicablemente triste.

—¿Quién?

—Pues... la princesa cristiana.

Ambos guerreros se llevaron la mano a sus masallah, que llevaban ocultas bajo la camisa. Se decía que los collares de cuentas azules ahuyentaban los maleficios.

—Quedáis relevados de esta guardia —les dijo Nick, y con un gesto les ordenó que se marcharan—. A partir de ahora nadie hará guardia en esta almena.

Los dos guerreros se alejaron a paso rápido. Si se entretenían, el príncipe podría cambiar de opinión.

Antes de bajar detrás de ellos, Nick echó una ojeada a la bahía envuelta en la bruma. ¿Acaso en aquel misterioso barco venía el amante musulmán de la princesa dispuesto a rescatarla... ?

Al volver a la alcoba del príncipe, Omar encontró a una sombría ______ sentada en el borde de la cama. Kemal estaba dormido en su cuna.

Omar le ofreció la copa que contenía el afrodisíaco que le había proporcionado la cocinera.

—No me apetece —dijo ______, negando con la cabeza.

—La cocinera os ha preparado esta deliciosa bebida de limón especialmente para vos. Si lo rechazáis, se sentirá ofendida.

—Pues que se sienta como quiera.

—¿Acaso no os basta con la ira del príncipe? —repuso Omar—. ¿También queréis hacer enfadar a la cocinera? Mientras lo bebéis, yo os quitaré la venda de la mano.

—Déjalo ahí. Lo tomaré luego —dijo ______. Le tendió la mano vendada y añadió—: Es toda tuya. El picor me está volviendo loca.

Omar le quitó el vendaje con diligencia.

______ se inspeccionó la mano. Las heridas sanaban y la piel se veía rosada, con buen aspecto.

—Qué bonito —observó con sarcasmo.

—El médico dijo que sólo os quedaría una levísima cicatriz —le dijo Omar.

—Si lo ha dicho el médico... —musitó ______ y bebió un trago del refresco de limón.

—El niño duerme profundamente —comentó Omar—. Tal vez sea conveniente llevarlo a otra alcoba antes de que vuelva el príncipe.

—Nick y yo somos sus padres —replicó ______—. Kemal debe quedarse con nosotros.

—Si vuelve el príncipe con el mismo ánimo que le vi al salir, el bebé se despertará —dijo Omar.

______ asintió con la cabeza.

—Si ocurre así, seré yo quien se pasee por la habitación con el niño en brazos.

—Recordad, princesa —aconsejó Omar con una sonrisa—: «El paraíso yace a los pies de una madre.»

______ hizo una mueca.

Omar soltó una risilla y, con delicadeza, cogió a Kemal de la cuna y se dirigió hacia la puerta, susurrando por encima del hombro:

—Lana cuidará del pequeño príncipe, y yo os traeré la cena.

______ se dirigió a la puerta del jardín. La abrió y aspiró la amalgama de aromas que despedían las flores, pero la densa niebla que llegaba de la bahía le impedía ver. «¿Dónde estará Nick?», se preguntó. ¿Estaría furioso? ¿Por qué no entendía que ella necesitaba la bendición de un sacerdote para sentirse casada?

«Al diablo con el sacerdote», pensó ______. Ella lo que necesitaba era a su esposo. Necesitaba sentir sus manos acariciándole la piel, su poderoso cuerpo cubriéndola por entero, sentir su amor... Contara o no con la bendición del sacerdote, ______ deseaba a su esposo.

Cerró la puerta del jardín, cruzó la alcoba y se arrodilló junto al baúl. Hurgó en el interior y sacó un caftán especialmente sugerente: de seda transparente color marfil y con tres cintas de satén marfileño atadas por delante.

______ se puso el caftán y empezó a pasearse por la habitación, ansiosa por la llegada de su esposo.

De pronto la puerta se abrió y la princesa giró en redondo. Era Omar, que regresaba con la cena.

El eunuco puso la mesa con los platos de comida y una jarra de agua de rosas, y se fijó en la limonada. Miró a ______, y su cambio de atuendo le encantó. Al parecer, el afrodisíaco no sería necesario.

______ se paseaba por la alcoba como una tigresa enjaulada, hasta que se detuvo junto a la mesa y ordenó:

—Ve a buscar al príncipe.

Como si sus palabras hubieran conjurado su aparición, en ese preciso momento, la puerta se abrió de par en par y el príncipe entró raudamente. Aturdido aún por los extraños acontecimientos en la almena, Nick dio un respingo ante la visión de su esposa vestida de forma tan seductora. Sus miradas de ojos azules y ojos verdes se encontraron.

—La cena está servida —murmuró Omar, y se retiró discretamente.

______ esbozó una sonrisa. Se llevó las manos al pecho y, lentamente, tiró de cada una de las tres cintas con aire sensual hasta revelarse en toda su desnudez ante los ojos de su esposo. El caftán se deslizó a lo largo de su cuerpo y cayó al suelo alrededor de sus pies.

La espléndida imagen que ofrecía era irresistible.

Nick se acercó a ella con mirada anhelante. ______ le rodeó el cuello con los brazos, lo estrechó y lo besó larga y apasionadamente. Nick acarició sus mejillas y luego le besó la mano izquierda antes de llevarse la derecha a los labios.

—No; es desagradable —susurró ______, intentando retirar la mano.

Nick se fijó en la herida y la rozó con los labios. Luego repitió las palabras que ella misma le había dicho a él:

—Esta hermosa cicatriz te da carácter.

______ gimió y se apretó contra su cuerpo. Le perló el rostro con una lluvia de besos ligeros como plumas, especialmente en la cicatriz, antes de deslizar los labios por su cuello. Le quitó la camisa de lino por encima de la cabeza y besó la oscura mata de vello que le cubría el torso.

—Eres mi bestia mitológica... —murmuró, fijándose en el brillante grifo colgado junto al corazón de su esposo.

______ lo lamió y mordisqueó, lamiéndole los pezones. Nick sintió que se ahogaba de excitación. Ella se dejó caer de rodillas y hundió la cara en su entrepierna.

Nick se sentó en el borde de la mesa y se entregó por completo a su amada esposa. ______ le quitó las botas y deslizó las manos por sus piernas para desabrocharle y quitarle los pantalones.

Poco después los dos estaban enteramente desnudos.

______ se introdujo en la boca su ardiente miembro y lo chupó lentamente, arriba y abajo, hasta hacerlo enloquecer de deseo. Nick ya no aguantaba más y la incorporó hasta que sus rostros quedaron a la misma altura. Él le dio un beso ávido y profundo.

—Tócame... —jadeó ______ contra sus labios.

Nick acarició y frotó cada centímetro de su piel ardiente. Luego la sentó a horcajadas sobre sus piernas y bajó la cabeza para lamerle un pezón mientras sus dedos expertos jugueteaban con la delicada joya de su intimidad hasta hacerla gemir...

Nick se puso de pie con ella en brazos y la tendió suavemente sobre la mesa. Con los ojos nublados por la pasión, ______ lo miró.

—Tómame... —pidió anhelante.

Nick así lo hizo. Se inclinó sobre ella y la penetro de una ardorosa embestida.

—Préñame con tu semilla... —susurró ______.

Nick incrementó el ritmo de sus embestidas hasta que ambos alcanzaron la cima del placer al mismo tiempo, estremeciéndose en un arrebatador torrente de sensaciones.

Luego, sus exhaustos jadeos rompían el silencio de la alcoba. Finalmente, reuniendo fuerzas, Nick cogió a ______ y la besó profundamente en la boca.

—Te amo, mi princesa —musitó.
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Enero 7th 2013, 16:12

¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!
¡Los tres capitulo estuvieron hermosos!
¡Solo siguela prontooo!
¡Por favor, siguela! (:

¿Si?
¡Quiero leer más! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA   Hoy a las 18:54

Volver arriba Ir abajo
 
Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA
» Esclavizada (Nick & Tú) "El Final" ADAPTADA
» Esclavizada (Nick & Tú) ADAPTADA
» Recordatorio: Cásate conmigo [Nick&tu] - Adaptada [TERMINADA]
» Mi amado Marqués (Nick & Tu) /adaptada/

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: