Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:48

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:48

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:48

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:49

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:49

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:49

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:50

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:50

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:50

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:50

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:51

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:51

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:51

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 2nd 2012, 15:51

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
OliVzz
Nuev@


Cantidad de envíos : 13
Edad : 20
Fecha de inscripción : 04/11/2012

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 8th 2012, 19:58

Natalia Hermosa.... Lamento mucho no haber puesto capitulos durante muuuuuchhhhoooooo tiempo he tenido algunos problemas con la escuela asi que no he podido subir.....
Volver arriba Ir abajo
OliVzz
Nuev@


Cantidad de envíos : 13
Edad : 20
Fecha de inscripción : 04/11/2012

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 8th 2012, 20:14

Capítulo 3
Estaba aquí, y buscaba, siempre sabiendo que en algún lugar, tú esperabas.

Espera. ¿Por qué coño había cedido a la petición de Rule y a la supuesta “ventaja” que le había solicitado su compañera?
Idiota. Su Alfa siempre le había dicho que el sentido de juego limpio de Nicholas estaba sobrevalorado.
A la mañana siguiente estaba empezando a creerle.
El calentón lo estaba matando.
En todo en lo que podía pensar era en la mujer. Su compañera.
Se suponía que debía estar pensando en su trabajo y no en follar hasta que ambos se desplomaran exhaustos.
Aunque le estaba concediendo el juego que le había pedido.
Una pequeña nota sensual debajo de su puerta la noche anterior. “Mi cama estaba fría sin ti para compartirla. Te he encontrado, amor. ¿Estás segura de que necesitas más tiempo? MM.”
¿Bastaría para satisfacerla? Si no, siempre estaría el pequeño colgante de oro que había arreglado para que le enviaran. Era un único diente curvado que hacía juego con el emblema que estaba en un lado de su traje de misión así como en su uniforme de Enforcer. Un muestra de que sabía lo que ella era para él. Su compañera. Aunque era consciente de que ________ no lo comprendería hasta que de hecho la tuviera debajo él.
Yendo y viniendo por la habitación, con su polla palpitando y la lengua hinchada, Nicholas luchaba por mantener su atención en la transmisión de vídeo en vivo desde la sala de conferencias. Los participantes humanos no estaban al tanto de los ojos que observaban y diseccionaban cada movimiento y cada palabra.
Aunque eso era todo lo que podía hacer para mantener los ojos apartados de la mujer.
Apartados de su compañera.
Era exquisita.
Tan exquisitamente no perfecta que hacía que cada sueño que había tenido sobre cómo sería su compañera palideciera en comparación.
Las Castas hembras eran perfectas en todos los sentidos. Eran creadas para ser precisamente así, perfectas. Para confundir a los hombres, hacer que sus enemigos bajaran la guardia y agudizaran sus sentidos.
Eran creadas para asegurarse de que los machos en los que enfocaran su atención se convirtieran en más que dispuestos esclavos sexuales de su belleza y su poder sexual.
__________ Martinez era el polo opuesto a lo que debería ser su pareja perfecta, así que él no podía más que sentir un inconmensurable orgullo.
Se había pasado toda la noche inmerso en enterarse de todo lo que pudo sobre la mujer que sabía que era su compañera. Debería haber estado investigando a esos con los que se iba a reunir Rule, pero había sido incapaz de ir más allá de Isabelle. O del hecho de que había encontrado a su compañera en este lugar, en este momento. Como decía Rule, un acoplamiento muy inoportuno.
Su pequeña e inoportuna compañera.
Sonrió al pensarlo.
Un toque tan simple como un mordisquito en la oreja había consolidado lo que ya sabía antes de que incluso hubiera cruzado la sala. Un intercambio tan mínimo que era casi inexistente como el compartir una bebida, y las glándulas debajo de su lengua habían comenzado a inflamarse con la hormona de acoplamiento casi de inmediato. El sabor especiado en su boca, el aumento de lujuria que tenía a su polla tiesa y a su cuerpo dolorido por ella, estaban acabando con su disciplina.
Pero había sabido en cuanto sus ojos se encontraron en la habitación, en cuanto percibió un hambre idéntico al de él surgiendo dentro de ella, de lo que sería ______ para él.
Su promesa de morderle el pecho tenía a esa parte particular de su anatomía doliendo por sentir sus pequeños dientes afilados.
Y no bromeaba. Una vez le pusiera las manos encima, la iba a follar durante una semana. Noche y día. Iba a mantener su polla enterrada tan ceñida y profunda en su interior que incluso la idea de soltarla la haría gritar para pedirle que no.
Había elegido observar la reunión a través de la transmisión de vídeo en vivo más que estar allí.
De ninguna manera habría podido mantener las manos alejadas de ella. De ninguna manera habría aguantado la reunión. Se la habría llevado a rastras de allí en cuestión de minutos y no mucho después la hubiese tenido gritando su nombre de placer.
Eso no habría convencido precisamente a su familia para que le diera a los Castas el permiso que necesitaban para llevar a cabo una búsqueda en el territorio de la Nación Navajo.
—Es bonita.
Había escuchado a Ashley entrar en la habitación pero estuvo a su lado antes de que se hubiera dado cuenta de que ya estaba allí.
—Gracias —murmuró, sintiendo de nuevo una oleada de orgullo.
Era bonita. Muy, muy jodidamente bonita.
El halago debería haber parecido escaso, pero Nicholas no le encontraba falta. Lo último que quería era perfección o auténtica belleza.
Bonita, no obstante, era cálido y compasivo. Estaba lleno de misericordia y dulzura. Al igual que lo estaba su compañera.
Todo lo que se había enterado de ella le aseguraba que su percepción inicial era de lo más precisa.
—Tiene una hermana leal y también una buena amiga en Liza —le aseguró Ashley—. Ninguna de las dos era necesaria después de que comenzara la reunión. Acabo de almorzar con ellas y ninguna estuvo dispuesta a discutir el olor a miedo que va con ella. Se niegan a traicionarla.
—¿Pero admiten que ella tiene motivos para tener miedo? —le preguntó.
Ashley se encogió de hombros.
Nicholas captó el movimiento con el rabillo del ojo antes de volver toda su atención hacia ella.
—Digamos que sé que hay un motivo —le dijo mientras él la fulminaba con la mirada—. Enmudecen cada vez que lo menciono, pero incluso yo puedo percibirlo, así como Stygian admite haberlo olido antes de que ella abandonara la mesa la otra noche y cruzara la sala hacia ti. Fue solo un segundo. Como si se hubiera asustado al pensar en algo.
Él volvió a girarse hacia la pantalla que mostraba la conferencia en la sala de reuniones que estaba teniendo lugar en la segura planta veinticinco, donde también estaban sus habitaciones.
_________ estaba sentada tranquilamente junto a su tío mientras Rule abogaba por el permiso para que la Oficina de Asuntos Castas llevara a cabo una búsqueda oficial en territorio Navajo y pedía la cooperación del Consejo de la Nación Navajo para encontrar un Casta renegado que Rule empezaba a sospechar que estaba en la zona.
La verdad era que ellos sabían que se dirigía hacia allí, si no es que ya había llegado. Un asesino sanguinario Casta que había dejado tras de sí un reguero de muerte y horror entre los pocos científicos investigadores que quedaban de los que habían trabajado en la fabricación de la droga de Phillip Brandenmore antes de su muerte.
—Es difícil prometer cooperación, Comandante Breaker, cuando no tenemos ni idea de quién o qué es este Casta que buscan, o sus lazos genéticos con la Nación. Tampoco ha mostrado pruebas de sus crímenes y no están dispuestos a dar una explicación detallada de por qué piensan que está aquí. Debe tener un motivo para estar en nuestro territorio en este preciso momento. Además no tiene manera de identificar a este Casta renegado. Es como pedirle a Rusia que les permita entrar en sus archivos secretos porque un asesino usó un cuchillo fabricado en la URSS. —Ray Martinez observó atentamente a Rule como si ya sospechara del engaño que éste estaba llevando a la práctica
Y ¿cómo podrían sospechar si no tenían algo que ocultar?
—Igual de difícil es para nosotros hacer la petición porque no tenemos la información que nos pide, Consejero Martinez. Y le aseguro que el renegado tras el que vamos ha tenido mucho más tiempo para idear modos de asesinar a sus futuras víctimas y evitarnos, a menos de que hallemos una pista hasta él. —Rule suspiró mientras miraba a través de la mesa al jefe de la Nación Navajo—. No estoy pidiendo más de lo que estoy dispuesto a dar, señores. Les mantendremos informados a cada paso del camino, pero necesitamos libertad para llevar a cabo nuestra investigación antes de que él vuelva a matar. Y tiene toda la intención de matar de nuevo.
—¿Y a quién pretende matar? No tenemos científicos del Consejo o investigadores por aquí. No tenemos a nadie en la Nación que pudiera ser blanco de un hombre así. —Orin Martinez, el consejero espiritual navajo, tomó la palabra, su mirada de un profundo e interminable azul oscuro mientras miraba directamente al ojo de la cámara que se suponía grababa las reuniones.
Durante un brevísimo instante Nicholas sintió que este humano en particular era muy consciente de cualquier electrónica que lo rodeara, antes de enfocar su atención de nuevo en el líder navajo.
Alto y ancho, con su cabello volviéndose gris, lacio, largo y atado en la nuca, Ray Martinez era un hombre seguro de sí y poderoso para sus sesenta y cinco años.
Estaba en su segundo período de cuatro años como jefe de la Nación Navajo y durante los seis años que llevaba guiando a la Nación, había mantenido las promesas que había hecho para recuperar la Nación y asegurar su prosperidad.
La Nación iba ganando una poderosa presencia en la Casa Blanca así como el senador navajo elegido durante el último período. Los puestos de trabajo aumentaban en los condados que controlaban los navajos y más pequeñas empresas nativas se iban incorporando. Agrega la baja tasa de desempleo y Ray Martinez se había asegurado un lugar en los libros de historia.
—¿Y qué libertad cree que necesitará en esta investigación? —Ray cruzó los brazos sobre la elegante camisa blanca que llevaba y se recostó en la cómoda silla que había ocupado en la cabecera de la mesa de conferencias.
Ahora ahí era donde probablemente Rule iba a meterse en un montón de problemas si no tenía cuidado.
No es que Rule no fuera siempre cuidadoso. Sencillamente a veces olvidaba que el tacto y la cortesía eran esenciales cuando se trataba de estos hombres.
—Necesitaremos acceso a los archivos de la Nación para averiguar la posibilidad de que nuestro renegado pueda haber forjado alguna alianza con alguien de su pueblo, basándose en sus lazos familiares, ADN y relaciones genéticas así como posibles afiliaciones políticas o intereses. No sabemos cuál es su aspecto pero sí tenemos el perfil genético y de ADN usado en su creación, así como un conocimiento detallado de los grupos donde se ha infiltrado en el último año. A muchos de los cuales sé que su pueblo también tiene acceso. Nuestra necesidad de confidencialidad requiere que mantengamos el perfil genético confidencial por el momento, pero en cuanto nos sea posible, le prometo que nos aseguraremos de que tenga esa información también.
¿Cómo podía un hombre quedarse impasible delante de su tío y engañarle tan fácilmente? se preguntaba Nicholas. Porque eso era exactamente lo que estaba haciendo Rule. Quedarse ante ese hombre como si no compartieran sangre y mentirle a la cara.
—Es bueno —murmuró Ashley mientras cruzaba los brazos de manera relajada y una pierna sobre la otra y observaba—. Deberíamos haber hecho palomitas para esto. —En vez de eso, hizo una pompa con el chicle que masticaba.
Ashley y su amor por las gomas de mascar eran casi legendarios.
—Hay veces en las que es demasiado bueno —comentó Nicholas mientras su atención se dirigía de nuevo a la compañera a la que había accedido esperar para tomarla. Se sentía atraído hacia ella como una polilla a las llamas, incapaz de apartar sus ojos y deseoso de tirarse a las llamas que sabía que arderían entre ellos.
Esperar para tomarla era un trato que había lamentado en el instante en que lo hizo.
Por desgracia, había visto la sabiduría en la petición de Rule. Si la hubiera tomado no habría habido manera de que ella hubiera estado en aquella reunión. Y no habría habido manera de convencer a su tío de que no estaba enferma si el acoplamiento comenzaba tan caliente y feroz como sabía que lo haría.
Joder, ya se estaba volviendo malditamente loco y lo único que había hecho era beber del vaso donde ella había bebido y mordisquearle su pequeña orejita. Había querido marcarla.
El impulso de seguir adelante y hundir sus dientes en la base de su cuello donde se curvaba hacia el hombro, había sido casi irresistible.
Habría lamido la pequeña herida, pero la hormona que había empezado a inflamarse en las glándulas bajo su lengua hubiera empezado a llevarse el dolor del mordisco. Habría entrado en su cuerpo en el momento del mordisco y hecho que la necesidad del uno por el otro fuera imposible de negar.
Ya era imposible de negar. Si estuviera en la habitación con él, ya la habría desnudado, follado y anudado.
Su polla palpitaba en sus tejanos. Gruesa y pesada, la carne dura como el acero exigía la presencia de su compañera, exigía que la tomara, la señalara y marcara como suya, sin importar los obstáculos.
—Maldición, a ver si pones bajo control esas hormonas de acoplamiento, Mal —gruñó Ashley a la par que le echaba un vistazo por encima del hombro—. Toda esa lujuria masculina y esa testosterona están a punto de envenenarme.
—Ash, no estás atada a esa silla —refunfuñó él—. Puedes irte cuando quieras.
—Sí, si no quisiera observar cómo Rule urde un poquito de su magia. Solo que no quiero ahogarme con el olor de tu furiosa erección mientras lo hago —bufó ella, su mirada volviendo hacia él antes de girarse hacia los monitores.
La furiosa erección estaba a punto de matarlo. Juraría que su polla jamás había estado tan dura como desde que _________ había guiado su mano, con el vaso entre sus dedos, para dejarle dar un sorbo de su bebida.
Sus ojos habían sido seductores, llenos de calor femenino y hambre. Juraría que en esa mirada había visto a una mujer morirse por saborear el placer que él podría darle. Un placer que Nicholas sabía que los precipitaría a ambos en la completa inconsciencia.
Se obligó a regresar su atención al monitor, forzándose en tratar de descifrar las expresiones de los miembros del Consejo Navajo mientras Rule intentaba convencerlos de darle lo que quería sin condiciones.
No estaba funcionando bien por el momento porque estos hombres tenían algo que ocultar. Algo que temían que los Castas supieran.
La discusión se puso más difícil entre Ray Martinez y Rule. El jefe se negaba a escuchar así como Rule se negaba a rendirse.
—Joven, parece tener un problema en aceptar la palabra “no” —Ray clavaba la mirada en Rule de manera implacable mientras el Casta lo miraba con el ceño fruncido.
Nicholas no sabía por qué los tres hombres Martinez todavía no habían comprendido que su ADN corría fuerte y profundo por las venas del comandante. El parecido con la familia Martinez era malditamente fuerte, pero la pura cabezonería y el rechazo a aceptar una negación eran idénticos.
—No hay intención de faltarle el respeto a usted o al pueblo de la Nación Navajo, señor —le aseguró Rule mientras le devolvía la mirada desde el otro lado de la mesa de conferencias. Parecía a gusto, relajado y seguro mientras los hombres Martinez empezaban a volverse irritables y no se molestaban en ocultarlo—. La situación es demasiado delicada y de mucha importancia como para no concienciarlos de cada uno de los aspectos de las consecuencias si este renegado no es encontrado.
Ray gruñó al oír eso.
—Dicen que tienen un renegado, pero no tienen ni nombre ni identificación y no tienen, según usted, ni idea de quién es o exactamente dónde podría estar ocultándose en tierras navajo. Todo lo que tienen es un perfil genético que se niegan a compartir con el Consejo o con nuestros propios expertos en genética. ¿Aún y así usted espera que le dé una entrada sin precedentes en los registros de nuestra gente y sus ancestros para su búsqueda? ¿Me he dejado algo?
—Eso lo resume todo, señor.
Nicholas frunció el ceño ante la pantalla, su atención puesta en el jefe de la Nación Navajo y en la mirada sutil de conocimiento secreto que de repente se transmitió entre él y su padre.
La mirada fue tan sutil que casi se la pierde. Si no hubiera estado pendiente de ello, si no hubiera mantenido los ojos clavados en él en vez de en Rule mientras hablaba, se la habría perdido.
Nicholas se sentó en la silla frente a las tres pantallas y empezó a observarlos.
Obligándose a ignorar a su compañera, que era una de las cosas más difíciles que había hecho en su vida, se concentró en los tres hombres Martinez. Ray y Terran Martinez, los dos hermanos, tenían cuidado de no mirarse mutuamente en absoluto. Pero Ray era incapaz de evitar darle un vistazo a su padre, Orin, el chaman de la Nación y consejero espiritual. Y la mirada que intercambiaron, a pesar de su brevedad, estaba llena de preocupación.
Su erección todavía estaba allí. El hambre por su compañera también. Pero el entrenamiento para hacer exactamente lo que estaba haciendo estaba saliendo a la palestra. Era un interrogador colaborador. Al menos así lo llamaban en los laboratorios.
Había interrogadores, que hacían las preguntas a los sospechosos y otras personas involucradas.
Y también existían los colaboradores de interrogación, entrenados para observar el proceso de interrogación y notar las mentiras, anomalías y pistas.
Las relaciones públicas significaban más que solo hablar con el público o preparar discursos para reducir la amenaza de propaganda contra los Castas o minimizarla, o mejor aún, inventar su propia versión de mentiras. Había que observar, captando expresiones y ambientes y separar las mentiras de la verdad. Había que captar las miraditas sutiles y las contracciones de músculos debajo de la ropa diseñada para ocultar tales reacciones.
La especialidad de Nicholas eran las relaciones públicas y la guerra de propaganda entre los Castas.
Un área vital de guerra dentro de los muchos laboratorios Castas que una vez habían existido. Después de todo, alguien tenía que saber cómo evitar que las manadas, los líderes y las diversas personalidades se mataran entre sí en vez de darles la oportunidad de colaborar y escapar.
Había sido trabajo suyo y de sus entrenadores filtrar la información que llegaba de muchas fuentes diferentes dentro y fuera de los laboratorios y usarlos para sabotear escapadas o intentos de rescate, así como recoger inteligencia concerniente al conocimiento sobre los Castas.
Era un don con el que él había sido creado y uno en el que sobresalía. Ese don también le había ayudado a él y a sus entrenadores a sembrar inteligencia en los lugares adecuados para asegurar que grupos que fueran afines a los Castas aprendieran sobre ellos y prepararan los rescates.
Protegidos en Rusia, lo suficientemente lejos de la tendencia prevaleciente en los otros laboratorios de la red del Consejo de Genética, Nicholas, dos coyotes más y sus entrenadores habían hecho circular rumores y datos que habían ayudado a que periodistas de investigación se enteraran de los Castas. Esa información comenzó incluso antes de la creación de Nicholas y acabó conduciendo a la gente adecuada a la información correcta y había asegurado que el mundo se enterara de los horrores que padecieron.
Tres generaciones se habían ido en silencio asegurando la supervivencia de los Castas. No había habido forma de hacerlo de manera rápida. No había habido manera de asegurarse que la opinión pública estuviera a favor de los Castas a menos que dicha información viniera con la verdad de los horrores que habían soportado.
—Usted está pidiendo más de lo que nuestra gente estaría dispuesto a darle. Los perfiles genéticos y de ADN son estrictamente confidenciales. ¿Ofrecería así de fácilmente las identificaciones de sus Enforcers, Comandante?
—A usted, sí. —Rule asintió con aire de sinceridad.
—Y una mierda —murmuró Ashley—. Antes se comería su propio brazo.
Nicholas gruñó ante el comentario mientras mantenía su atención en los monitores.
—Es la única manera que tenemos de identificar a quién podría estar buscando este Casta —afirmó Rule con calma—. Tal vez la única manera de encontrarlo. Creo que él buscará a los que considera “familiares”. Puede que incluso reclute su ayuda.
El jefe meneó la cabeza en un “no”, que no era nada más que lo que Rule se había esperado y Nicholas lo sabía. El elaborado engaño del que los Castas eran parte en esta reunión podría explotarles en las manos si la información que poseían era errónea.
Pero Nicholas no pensaba que lo fuera. Gideon estaba buscando al macho Bengala y a dos niñas humanas, una de ellas era Christine Roberts. Su propia madre había revelado que su hija había mencionado a un amigo llamado Terran que estaba dispuesto a ayudarla. Y solo Terran Martinez habría hecho algo en aquel entonces.
Había estado en el área a la vez que la niña Roberts había desaparecido.
Así como sospechaban que estaba al tanto cuando el bengala Judd y la niña humana Fawn habían sido rescatados.
Desafortunadamente en los dos días que habían pasado en Window Rock no habían encontrado nada. Ni una pista de que Gideon o el Casta Bengala Judd y las dos jóvenes que habían escapado de la investigación se encontraran en la zona. Él pasó la mirada del jefe y del consejero espiritual a su compañera, ________.
Ella observaba el proceso con la expresión en blanco, ni sus ojos, ni su cara mostraban ninguna emoción. Cada vez que el comandante Casta hablaba, ella tomaba nota. Jamás miró a su tío, a su abuelo, Orin o a su padre, Terran.
Observaba al Comandante Breaker atentamente con esa expresión insulsa. Lo observaba muy de cerca cada vez que él pedía concesiones en la investigación y era rechazado.
¿Qué estaba buscando?
—Es tan buena como tú —comentó Ashley mientras él mantenía la mirada en la pantalla—. No ha mostrado ni un atisbo de emoción o reconocimiento. Me pregunto cuál será su olor en este momento.
—Hmmm. —Su compañera.
El orgullo lo envolvió. Cualquiera que fuera su actitud estaba con su tío y era obviamente muy, muy buena en ello.
Sentada junto a Terran Martinez estaba la amiga de ________, Liza. Como la asistente legal de Terran se aseguraba de que las carpetas que se necesitaran estuvieran siempre disponibles y desde el principio lo había hecho con una soltura eficiente.
Parecía más que razonablemente preocupada por el tema e ignorante de los secretos que ocultaban los hombres Martinez.
—¿Qué están escondiendo? —se preguntó en voz alta Ashley—. ¿No deberían saber a estas alturas que averiguaremos que mienten, Nicholas? Quiero decir, ¿qué sentido tiene?
Nicholas no hizo comentarios. No apartó su atención de la reunión o de los asistentes. Ray Martinez habría estado mucho mejor si sencillamente hubiera omitido la tipificación genética del registro que mantenían si sentían que eso les podría poner en peligro y haber permitido a los Castas que revisaran el resto. Eso habría disipado las sospechas. De esta manera ellos solo las estaban fortaleciendo, a pesar de sus protestas sobre el derecho de la gente a su privacidad genética.
Fuera lo que fuera, Nicholas sabía que estaban protestando en vano. Rule Breaker y Lawe Justice no habían obtenido sus rangos por rendirse fácilmente.
Mantener a su compañera a salvo sería fácil. Si sabía algo, se habría traicionado a sí misma como el jefe y su consejero lo habían hecho antes.
Ella tenía sus sospechas, eso era obvio, pero su reacción no había sido la suficiente como para sentir que tenía que avisar a Rule de ello. No tenía sentido arrastrarla a las batallas que estaban comenzando a formarse.
Ella estaba a salvo. Y esta noche, sería suya. Maldición, se aseguraría de que no fuera arrastrada más allá de lo que sus sospechas ya la habían llevado.
La había esperado durante demasiado tiempo. Había soñado con ella más que demasiadas noches para arriesgarse a perderla por un asunto en las que las dos partes deberían estar colaborando.
La había ansiado demasiado. Siempre sabiendo que lo esperaba, siempre sabiendo que estaba allí, en alguna parte, tal vez incluso tan perdida en la oscuridad como él. Mirando a las estrellas y preguntándose cuándo acabaría la soledad.
Mientras estuvo fuera de su habitación en la madrugada, inhalando la esencia de las velas y encontrando su olor único entre ellas, sintió que algo se tensaba en su pecho de manera dolorosa.
Debido a que el olor del miedo seguía allí. Ya se tratase de pesadillas o recuerdos, había algo que su compañera temía. Ese miedo era algo que tenía que erradicar de su vida. Simplemente no permitiría que siguiera siendo parte de su vida por más tiempo.
Ahora ella era suya, así como él era suyo.
Y esta noche, se aseguraría de que nada ni nadie ni siquiera tuviera la oportunidad de destruirlo.
Volver arriba Ir abajo
OliVzz
Nuev@


Cantidad de envíos : 13
Edad : 20
Fecha de inscripción : 04/11/2012

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 8th 2012, 20:58

Capítulo 4
Tantas veces contuve las lágrimas, me sentía incompleta y asustada porque no estuvieras aquí.

Su tío y su abuelo temían que los Castas hubieran finalmente llegado a localizar a los tres individuos que habían estado escondiendo durante más de una década. _________ sabía muy poco sobre los acontecimientos de aquel verano. Había sido solo una niña y continuaba lidiando con la muerte de su madre y las travesuras de Chelsea.
Tenía apenas trece años. Su madre hacía seis años que había muerto, pero la pérdida de la mujer amable y amorosa había devastado a ________ y a Chelsea durante años y ellas aún no se habían recuperado.
Su padre había tratado con eso desapareciendo más a menudo, yendo casi continuamente en búsqueda de la hermana que se había perdido cuando era un niño.
No había encontrado a la hermana o la prueba de su muerte… lo que había encontrado en cambio era a un adolescente y a una niña. Varios meses después otra niña había aparecido y luego desaparecido en cuestión de horas.
Había pasado tanto tiempo que _______ no podía siquiera recordar cómo eran. Estuvieron en su casa solo cuestión de horas en lo más profundo de la noche. Solo había visto sus caras unos instantes. Caras pálidas, suspicaces, resignadas. Como si hubieran hecho las paces con el mundo y el destino que les esperaba. La parte de la noche que a menudo encontraba a Isabelle despierta y observando la oscuridad también había sido el momento en que los demás merodeaban en la negrura.
Otros que venían por los niños, se los llevaban y se aseguraban que nunca fueran vistos u oídos de nuevo.
Había estado observando la oscuridad la noche anterior después de dejar a Nicholas, hasta que se encontró cabeceando de sueño cerca del amplio alfeizar de la ventana.
La noche siempre la había llamado, incluso de niña. Sacándola del sueño, parecía que la oscuridad le susurraba en cada brisa que se deslizaba por su casa y en aquellas corrientes de aire en las que ella juraba que sentía los gritos inquietantes de los coyotes aullando a través del aire.
¿Era Nicholas la razón por la que siempre había sentido una afinidad hacia esas criaturas salvajes y a menudo odiadas?
Aunque la gente conocía al coyote. Lo conocían por lo burlón que era, por lo mentiroso, pero también lo conocían por la parte vital de la noche que dominaba con maestría.
Él no era todo malo. Era a partes iguales, humano y un ser sobrenatural, con todos los defectos y mentiras que venían con ellos. Por lo menos, en el mito popular.
Sus labios se curvaron mientras abandonaba la reunión, dejando a los jugadores en el juego que estaban llevando a cabo lidiando con el otro por su propio beneficio. Había hecho su parte. Había observado al comandante Rule Breaker cada vez que presionaba por lo que quería y cada vez que le era denegado. Y siempre había escrito la misma opinión.
Él se lo esperaba.
Sabía que su tío y su abuelo no cederían en cuanto a entregar las identificaciones genéticas de cada uno de los miembros, humanos y Castas, en los registros de la Nación Navajo.
La tipificación genética había comenzado cuando las Castas se habían dado a conocer hacía trece o catorce años antes. De inmediato, cuando el Consejo Navajo cayó en la cuenta del número de sus hijas desaparecidas que habían sido secuestradas para ayudar en la creación de las Castas, se había propuesto garantizar que pudieran identificar cuál de las Castas conocidos eran de los suyos.
Sin embargo, los Navajos no eran los únicos nativos americanos que habían contribuido. Los miembros de las tribus dispersas repartidas a lo largo de los Estados Unidos habían enviado sangre, identificaciones genéticas y todos los detalles que iban con eso. Por si acaso. Por si acaso la sangre Casta podía salvar a un jefe, a un chaman, a un niño, a un guerrero o a una madre.
Por si acaso una hija volvía y un niño nacido de sus óvulos robados, o de su cuerpo, venía en su búsqueda.
En caso de que la hija no volviera y los nietos sí.
_________ sabía que ese era el sueño de su abuelo. Que un día algo de la hija que había perdido pudiera volver a la Nación buscando los lazos de sangre que la familia Martinez y la Nación Navajo representaban.
Como Ashley había hecho con su hermana, Emma.
Habían venido buscando y habían encontrado una familia que no sabía que ellas existían. Aunque pequeña ellos existían y tan oculta como Ashley y Emma pudieron mantenerla, los lazos seguían estando ahí.
Y ________ estaba encontrando un lazo por ella misma, pensaba mientras volvía a su habitación para cambiarse la ropa.
Nicholas.
Él no había estado en la reunión, pero eso no quería decir que ella no hubiera estado pensando en eso.
Él era realmente en lo único en que ella podía pensar.
Su oreja todavía hormigueaba con el recuerdo del mordisco y ese pequeño lametón en la herida leve.
El resto de su cuerpo estaba caliente, había estado caliente y se negaba a enfriarse.
Incluso la rápida ducha fría que se había obligado a tomar no había ayudado. Mientras usaba el suave paño lleno de espuma de jabón entre los muslos, ella juró que eso era más frustrante que intentar masturbarse.
Cada vez que la sedosa espuma y las suaves hebras del paño raspaban su clítoris, era como ser taladrada con un hambre tan caliente que apenas podía soportarlo. Sin embargo, el hecho de que no intentó masturbarse hizo la ducha más rápida.
Se aclaró el cabello y el cuerpo rápidamente, salió de la ducha y se apresuró a prepararse para la noche.
Se puso un maxi vestido suelto de seda, la prenda informal cayendo al suelo sobre sus sandalias le daba una sensación de intensa y femenina sensualidad.
El roce del material fresco y sedoso contra sus endurecidos pezones era casi una caricia insoportable. La sensación de su sujetador había irritado las puntas tiernas hasta que quitárselo había sido imperativo.
El largo cabello negro azabache caía por debajo de sus hombros en ondas largas y suaves después de haberlo secado. Sus ojos azules, casi cobalto se veían más brillantes, de un color más intenso de lo que ella recordaba.
Su tez se veía más clara, sus mejillas más sonrojadas, sus labios parecían casi hinchados por los besos. Acercándose al espejo, ________ miró su reflejo con un ligero ceño. Ni siquiera había necesitado maquillaje como de costumbre. ¿Qué extraño era eso?
¿Eso era lo que la excitación le hacía a una mujer? ¿La expectativa?
Podía lidiar con eso. Su mirada cayó al pequeño talismán que había puesto en una cadena de oro y se lo puso alrededor del cuello.
Un colmillo curvado, el símbolo de los Castas Coyote que él le había dejado. Levantando la mano, acariciaba el colmillo con los dedos mientras la necesidad de su toque se precipitaba por su cuerpo.
Al pasar unos pocos artículos necesarios a un pequeño bolso de piel que hacía juego con sus sandalias, _______ encontró la notita que Nicholas había empujado debajo de su puerta esa mañana. Las rosas estaban en su habitación cerca de la cama. Una sonrisa tocó sus labios al pensar en el Casta. No había esperado que la encontrara con tanta facilidad. La amiga de Liza en el registro del hotel había jurado que nadie había preguntado por el número de la habitación, pero ________ sabía que ellos podían tener otras maneras de encontrar esa información.
Estremeciéndose con el pensamiento de que él fuera capaz de encontrarla con tanta facilidad y preguntándose si la encontraría de nuevo esta noche, dejó la habitación una vez más y se dirigió hacia los ascensores en el centro del ala del hotel.
Había prometido a Chelsea y a Liza que se encontrarían en el bar para tomar una copa antes de la cena. El mismo bar en el que había conocido a Nicholas la noche anterior. El mismo en el que temía que Holden pudiera estar esperándola. Lo único que rogaba es que fuera Nicholas el que la esperara.
Pero si Holden estuviera allí, su hermana y Liza ya la habrían llamado hace mucho tiempo.
No tenía intenciones de quedarse con ellas por mucho tiempo. Su intención en cambio era encontrar a ese terriblemente sexy Coyote si no estaba esperando en el bar. Si no la tomaba pronto, ardería en llamas esperándole.
Juró que se lo comería de la cabeza a los pies y cada punto intermedio cuando le pusiera las manos encima. Una vez que estuviera desnudo, pintaría su cuerpo con la lengua y probaría cada centímetro de su carne.
Entonces…
Su boca se hizo agua.
Entonces, se movería entre sus muslos y lamería cada centímetro de su polla. Quería hacerle todo lo que había soñado con hacerle alguna vez a un amante. Quería meterse su polla en la boca y chuparla ávidamente. Quería saborear su esencia y sentir su cuerpo tenso con la necesidad de correrse. Le deseaba tan desesperadamente que era una verdadera hambre física.
Haría círculos con la lengua sobre el glande y lo sentiría latir mientras lo sorbía dentro de su boca.
Apretó los muslos, la sensación de sus jugos una vez más humedeciendo sus bragas hizo que se mordiera el labio. En verdad no quería tener que cambiárselas de nuevo.
Juró que las había empapado mientras se sentaba en esa reunión pensando en él.
Era todo lo que pudo hacer para mantener la mente en lo que se estaba diciendo y tomar las notas que su tío le pidió que tomara. Sus percepciones sobre las respuestas de Rule Breaker y sobre si pensaba o no que estaba mintiendo en los temas importantes de la conversación. En su opinión, estaba mintiendo en la mayoría de ellos.
Cuando llegó a la reunión, la decepcionó que Nicholas no estuviera allí, pero, si hubiera estado… volvió a apretar los muslos mientras su clítoris palpitaba por la necesidad de ser tocado.
Tal vez debería ir a cambiarse las bragas otra vez.
Frunció el ceño ligeramente cuando escuchó el timbre del ascensor bajando, estaba lista para darse media vuelta y volver a su habitación. Se balanceaba sobre un pie, con clara intención.
Cambiarse las bragas, porque de solo pensar en hacerle una mamada a este semental, alto y rubio ya la tenía toda mojada.
Las puertas del ascensor se abrieron silenciosamente.
Lo vio por el rabillo del ojo. Casi podría jurar que lo presintió.
Lista para correr, prácticamente girando, casi largándose y en lugar de eso, volvió a girar, se enderezó y se metió en el ascensor como si nunca, ni siquiera por un segundo, hubiera considerado no hacerlo.
Volviéndose, apoyó la espalda contra el lado del cubículo y miró a través de la corta distancia a los ojos que brillaban casi negros, de tan azul que eran. En esos ojos, leyó el desafío. ¿Se le había terminado la ventaja? Porque él a las claras la había encontrado y no había duda de que estaba preparado para recompensarla por tomar el ascensor en lugar de correr.
Se echó hacia atrás, sus dedos se cerraron sobre la barra lateral, agarrándola con fuerza, refrenándose.
Oyó que alguien maldecía, un sonido bajo y furioso. Pero no era Nicholas. Sus labios no se movían. Él la estaba mirando, quedándose tan encerrado en el aire de sensualidad que giraba en torno a ellos como ella.
Su mirada se movió rápidamente hacia sus labios una vez más.
Quería besarle. Solo un beso. Solo una muestra de ese sensual y lleno labio inferior, un ligero roce de su lengua contra la de él.
¿Estaría satisfecha con eso?
Nunca. Pero eso aliviaría el dolor de sus labios. Tal vez.
Parecía como si el ascensor se estuviera moviendo en cámara lenta. Se sentía como si ella se estuviera moviendo en cámara lenta.
Trató de mantener los dedos alrededor de la barra lateral, trató de contenerse.
No existía la contención de él.
_________ juró que podía sentirle urgiéndola hacia él. Su mirada era intensa, un remolino de azul marino, una tormenta erótica gestándose a su alrededor.
No estaban solos, pero podían haberlo estado. Podían muy bien haberlo estado.
En lo que a Isabelle concernía, Rule Breaker y Stygian Black ni siquiera existían.
Su lengua se deslizó, lamiéndose los labios con la repentina visión que pasó por su mente poniéndose de rodillas delante de él.
Su mirada pasó rozando el frente de sus pantalones negros de estilo comando que llevaba. Eran ceñidos, aunque no muy ajustados. Sin embargo, el bulto debajo de ellos era inconfundible.
Tragó saliva. Y era grande.
Sus ojos regresaron a los de él. Se obligó a levantarlos, porque deseaba estar con él a solas, pero sabía que no lo estaba.
Alguien carraspeó mientras ella inhalaba lentamente, luchando por controlarse. El Casta más alto y oscuro exhaló bruscamente. Ni Nicholas ni ______ le miraron.
Sus ojos se movieron hacia sus manos. Él estaba apretando la barra detrás de él, enfrente de ella. Sus nudillos estaban blancos debido a la fuerza de su agarre.
El ascensor se detuvo, las puertas se abrieron y una pareja entró, clavó los ojos en los Castas y echó marcha atrás. Las puertas se cerraron de nuevo.
―Hazte a un lado ―dijo Nicholas. Era un sonido duro y áspero mientras Stygian apretaba el botón correcto. El ascensor se puso en marcha.
Nicholas entonces avanzó, pulsó un botón y _______ oyó a Rule gruñir su nombre. Un verdadero sonido de irritación de un macho felino. El comandante no estaba feliz.
________ y Nicholas le ignoraron. El ascensor se detuvo de nuevo.
―¿En verdad queréis quedaros? ―preguntó Nicholas a los dos hombres sin mirarles mientras las puertas se abrían de nuevo y nadie se movía.
Nadie excepto _______.
Soltando la barra, cruzó la distancia que les separaba. Se sentía como si estuviera siendo empujada hacia él, arrastrada hacia él por alguna fuerza invisible. Sus ojos clavados en los de ella con las pestañas entornadas.
Fue vagamente consciente de los otros dos saliendo del ascensor. Todo lo que le importaba es que se habían ido. No tenía que refrenarse. No tenía que obligarse a no tocarle, saborearle, besarle.
Quería ese beso. El beso que había soñado. Un beso que estaba segura que nunca había sentido.
Se acercó, apoyó las manos contra su pecho y se puso de puntillas, pero sin su ayuda, si él no hubiera bajado la cabeza, eso no hubiera pasado.
Sus manos se deslizaron hacia sus hombros, una contra su cuello mientras sentía la calidez de su aliento contra los labios.
―Te atrapé ―susurró él.
Entreabrió los labios cuando los de él los tocaron, se movieron con sus palabras.
―O yo te atrapé a ti.
De repente no importaba quién atrapó a quién. O si había ventaja o si existía tiempo para pensar o incluso la necesidad de hacerlo. Sus labios cubrieron los de ella mientras la rodeaba con los brazos, acercándola más, levantándola hacia él.
El sabor de ambrosía llenó sus sentidos. Tenía que ser ambrosía. El elixir de los dioses. Tenía que ser algo no muy natural, porque el sabor de su beso se le subió a la cabeza como una droga. Como un placer que no podía negarse porque había esperado demasiado tiempo por eso.
Por Nicholas.
Sus dedos le acunaron la nuca, echándole la cabeza hacia atrás mientras sus labios se inclinaban sobre los suyos, separándolos y el puro fuego atravesó veloz sus sentidos. Su lengua se coló por sus labios, se deslizó sobre la de ella y la tentó, provocándola a que la atrapara.
Ella se la mordió.
Él gruñó.
Unos dedos fuertes se metieron en su pelo, le sujetaron la cabeza manteniéndola en la posición mientras la daba la vuelta, levantándola con su otro brazo y apoyándola contra el lado del ascensor.
Su lengua se coló por sus labios de nuevo y acarició la de ella.
Y ella le volvió a morder.
La euforia se apoderó de ________. La adrenalina corría por sus venas mientras los dedos varoniles se apartaban de su cabello y le acunaban la mandíbula y el beso se volvió más firme, más dominante y exigente.
No estaba pidiendo permiso. No había nada exploratorio en el reclamo, ningún preliminar. Estaba tomándola con su beso, con su lengua y ella sabía lo que él quería.
Por lo que ella estaba sufriendo.
Sus labios se cerraron en torno a su lengua y se la chupó con delicada avidez mientras él la bombeaba en su boca y el sabor más singular, sutil y caliente, llenaba sus sentidos.
No podía definirlo. No podía describirlo.
Quería más.
Un gruñido llenó el aire, un gemido susurrado a su alrededor cuando el beso de repente se volvió más caliente, más hambriento. La excitación que se había estado gestando en su interior se convirtió en una tormenta de fuego, precipitándose por ella, apretando su interior.
Esto era suyo. Él era suyo.
Lo supo en el momento en que sus ojos se encontraron en el bar la noche anterior y lo sabía ahora con sus labios cubriendo los suyos, su lengua bombeando en su boca y sus manos tironeando de su vestido.
―¡Joder! Nicholas. Cariño. Tienes una habitación. ¡Úsala!
________ parpadeó mientras él se apartaba. Sonrojándose, miró, asomada a un lado de su hombro, hacia la entrada del ascensor.
Ashley estaba de pie, apoyada contra el marco del ascensor, sosteniendo las puertas. Los dedos metidos en los bolsillos de sus tejanos ajustados, su pelo rubio cayendo sobre un hombro, sus ojos abiertos de par en par mientras los miraba.
Entonces bajó la mirada y sus cejas se enarcaron.
―Bonitas sandalias, _____, pero creo que deberían estar en el suelo, no alrededor de las caderas de Nicholas mientras estéis en el ascensor.
¿Alrededor de sus caderas?
Sí estaban alrededor de sus caderas.
Él la bajó lentamente. Cuando sus pies tocaron el suelo, su brazo rodeó su espalda y prácticamente la alzó sacándola de la cabina.
―Buenas noches ―dijo Ashley mientras Nicholas deslizaba rápidamente la llave electrónica a través de la cerradura de su habitación y la metía adentro.
Su habitación estaba al otro lado de la suya.
Era solo un pensamiento lejano y seguro que no importaba. Porque él estaba sosteniéndola de nuevo, acercándola bruscamente, moviendo los labios sobre los de ella y derramando el sabor de puro deseo en sus sentidos.
―Te lo advertí ―_______ solo tuvo un segundo para entender las palabras que dijo con voz áspera sobre sus labios antes de que él le quitara el vestido―. Ahora eres mía, _______. Mía.
Mientras él lo levantaba por sus piernas, ella podría haber escuchado una costura que se rasgaba y realmente no le hubiera importado porque estaba prácticamente desnuda en sus brazos y él la estaba alzando y llevándola por la habitación hacia la cama.
―Hiciste promesas ―susurró, mientras la ponía de espaldas y luego se erguía delante de ella.
―Hice promesas ―aceptó él―. Y te prometo, compañera, que tengo la intención de cumplir cada una de ellas. Todo el día. Toda la noche. Posiblemente toda la jodida semana.
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 9th 2012, 19:34

OliVzz escribió:
Natalia Hermosa.... Lamento mucho no haber puesto capitulos durante muuuuuchhhhoooooo tiempo he tenido algunos problemas con la escuela asi que no he podido subir.....

Tranquila , no te preocupes , te entiendo pero que bueno que allas podido subir, no sabes cuanto AMO tu nove Very Happy


XOXOXO
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 10th 2012, 17:24

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 10th 2012, 17:24

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 10th 2012, 17:24

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 10th 2012, 17:25

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 10th 2012, 17:26

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 10th 2012, 17:27

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Diciembre 10th 2012, 17:32

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot   Hoy a las 01:51

Volver arriba Ir abajo
 
Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» Una compañera Inoportuna [Nick y Tu] [Adaptacion] Hot
» una compañera inoportuna{NICK Y TU} HOT adaptada
» Del Odio Al Amor {Nick y tu} adaptacion... Regrese
» Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion
» WN: La Huerfana Nick y Tu Hot (Adaptacion)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: