Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 18th 2012, 23:03

Hola:D bueno, antes que nada, soy Alejandra pero pueden decirme Ale:3 les traigo una novela que me parece muy interesante espero les guste



El matrimonio de Joe Jonas y ______ Taylor había sido breve, pero intensamente apasionado. Se habían separado casi inmediatamente después de casarse y ______ había desaparecido, pero Joe nunca había llegado a pedir el divorcio. Dieciocho meses después, consiguió localizar a ______… ¡y descubrió que había tenido gemelos!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 18th 2012, 23:29

Capitulo 1
La cuenta ya no existe…
-_____ no dejaba de repetir con voz quebradiza la desoladora noticia mientras salía del banco.
Todavía tenía en la mano el cheque que había intentado cobrar sin éxito. Bajo la brillante cascada de cabellos cobrizos, el aturdimiento estampado en sus delicados rasgos, sus ojos aguamarina rezumaban perplejidad. Subió de nuevo al coche antiguo de Kevin Miller.
— ¿Por qué has tardado tanto? —preguntó Kevin mientras salían del banco.
Girándose en su asiento para comprobar que sus mellizos seguían dormidos en sus sillitas de coche, ____ masculló.
— Tuve que hablar con el subdirector…
— Eso será porque ahora eres una dama forrada —bromeó Kevin, refiriéndose al dinero que ____ había ingresado en el banco llena de orgullo unas semanas antes.
— Y me dijo que la cuenta ya no existe —continuó ____ con sequedad.
Al llegar al semáforo, Kevin giró bruscamente su rubia cabeza hacia ella.
— ¿Cómo dices?
— Juno ha cerrado la cuenta
— ¿Tu madre ha hecho eso? —la interrumpió Kevin sin poder creer lo que oía.
— Algo malo debe de haber pasado, Kevin
— Y que lo digas. ¿Cómo podría tu madre cerrarte la cuenta?
— Es su cuenta.
Al oírlo, Kevin la miró desconcertado.
— ¿Y por qué no tienes una cuenta a tu nombre?
— Porque hasta el mes pasado en que vendí todos esos cuadros no tenía dinero que meter en esa cuenta propia— contestó ella a la defensiva—. ¡Juno me estaba manteniendo!
Poco impresionado por el argumento, Kevin arrancó nuevamente cuando el semáforo cambió.
— Aun así, era tu dinero, el resultado de vender tus primeros cuadros…
Su insistencia hizo enfadar aún más a _____.
— Juno y yo funcionamos según la premisa de ``lo mío es tuyo´´, Kevin. Somos una familia. Nos apoyamos. Si ha sacado todo ese dinero, será porque lo necesitaba— se detuvo, asaltada por un nuevo motivo de alarma—. ¿Te das cuenta de que hace más de dos semanas que no hablo con mi madre? ¡Cada vez que llamo me, salta el maldito contestador!
— No me sorprendería que hubiera cambiado la cuenta de sitio y se le hubiera olvidado decírtelo —sugirió Kevin en tono conciliador— No te preocupes más. Es mi día libre. ¿Qué quieres hacer ahora?
Todavía perpleja, ____ sacudió la cabeza lentamente.
— No puedo ir de compras sin dinero…
— Te haré un préstamo temporal —dijo Kevin, encogiéndose de hombros para quitar importancia al asunto.
— No, gracias —se apresuro a decir ____, decidida a no abusar de él de esa forma —.
Será mejor que volvamos a casa. Tengo que llamar a Juno y averiguar qué está pasando.
— Seamos sensatos, ____. Casi nunca está en casa. Y mientras tú necesitas comer — señaló Kevin con el sentido práctico de un hombre cuya fortuna familiar se construyó gracias a esa necesidad.
Sin embargo, ____ se mostró inamovible. Media hora después, Kevin detenía el coche en el sendero empedrado de una destartalada casa fortificada que contaba incluso con una torre rodeada de un oxidado andamiaje. _____ vivía en Highburn Castle trabajando como portera por lo que no pagaba alquiler El propietario vivía en el extranjero. Se trataba de un amigo de Juno que no tenía dinero para mantener su herencia, ni ganas de solicitar las ayudas que se otorgaban para la reparación de edificios de importancia histórica.
____ desabrochó el cinturón de las sillas de bebé que iban en la parte de atrás. Kevin abrió mientras la pesada puerta trasera del castillo, llevando consigo al primero de los bebés.
Venus suspiró entre sueños, pero no se despertó. Marte dejó escapar un pequeño ronquido agitado y se removió un poco. ____ y Kevin se quedaron inmóviles hasta que el bebé recuperó la postura. Al darse cuenta que la luz del contestador que había instalado su madre estaba parpadeando, ____ se limitó a asentir abstraídamente. Apretó la tecla de reproducción y una voz familiar comenzó a hablar.
— ____, soy yo… Me he metido en un buen lío —dijo Juno atropelladamente en el silencio con que fue recibido su mensaje —. No tengo tiempo para explicártelo, pero tengo que salir del país deprisa y he tenido que usar tu dinero para los billetes. Estoy absolutamente sin blanca. Y a ti te he dejado en números rojos, lo siento, pero tal vez podrías contactar a Joe y obligarlo a que te pague por el mantenimiento de los niños… por favor cariño…
— ¿Quién es Joe? —preguntó Kevin con un tono abrupto.
____ no lo estaba mirando. Había sentido un violento espasmo al oír el nombre, el estómago le daba vueltas y se había puesto blanca como el papel. Con mano insegura detuvo al contestador y trató de absorber lo que acababa de oír, al tiempo que se obligaba a no pensar en Joe Jonas… Joe, su indiferente marido, desconocedor de la existencia de los mellizos…
¿Qué demonios había ocurrido con la galería de arte que Juno estaba por abrir en Londres? Sólo seis meses atrás, Juno confiaba en su éxito. Por todos los santos, ¡había pedido un enorme préstamo para abrir la dichosa galería! ____ suspiró Tratándose de Juno no le extrañaba. No era nada extraño en ella su súbita huida de los problemas.
Lo malo era que esta vez estaba instando además a su hija a acercarse a Joe Jonas para que le pidiera una pensión de manutención. _____ se horrorizó sólo de pensarlo.
— _____… —presionó Kevin con más vigor.
— ¡Shhh! Quiero oír el resto del mensaje —dijo ____, presionando el botón de reproducción de nuevo.
— Sé que no quieres prestarme atención porque lo que voy a decirte no es lo que quieres oír. Sí, odio a Joe porque es un Jonas, ¡pero hiciste estos bebés con él! Tal vez carezca de corazón o de imaginación, pero debería ocuparse de sus propios hijos –Juno se detuvo-. Mira, no sé cuánto tardaré en solucionar este lío, ni si conseguiré hacerlo. Pero te prometo que de ser así, te daré una sorpresa maravillosa cuando regrese- predijo con un tono alegre aunque no demasiado seguro- ¡Adiós!
— Joe… así que ése es su nombre, Joe –continuó Kevin con un tono cáustico, desconocido para _____-. Nunca he comprendido por qué no querías hablar del padre de los mellizos, pero ahora que, por fin, sé cómo se llama, tal vez podrías decirme de quién se trata-—
Mi marido… o algo así… -contestó ella débilmente.
Kevin se quedó con la boca abierta. Con gesto de consternación se pasó una mano por el pelo rubio, revolviéndolo.
-¿Me estás diciendo que estás casada? Pero yo pensé que…
____ se encogió de hombros con torpeza.
-Sí, se lo que pensabas, pero no encontré razón alguna para contradecirte.
- ¿Qué no viste la razón? –El bronceado rostro de ____ había enrojecido y una mirada de absoluta perplejidad apareció en sus ojos avellana-. ¡Hay una gran diferencia entre ser madre soltera y ser la mujer de alguien ____!
- ¿La hay? No fue un verdadero matrimonio y apenas duró unas semanas. Los mellizos fueron un accidente… mi accidente, mi error- recalcó _____ con voz tensa-. No quería hablar de ello. Sólo quiero olvidarlo
- ¡Pero no puedes olvidar que tienes un marido!- Kevin no ocultó su consternación-. ¡Mis padres se pondrían furiosos si se enterasen de que estas casada!
Una hora después, mientras acomodaba a los niños en el parque con sus juguetes, _____ pensó con pesar que era el momento de tomar una decisión. ¿Adónde iba con Kevin?
Casi sin darse cuenta éste había cruzado la línea de una buena amistad.
Se habían conocido en la cafetería del hospital pocas semanas después del nacimiento de los bebés. Los niños habían tenido que estar en una unidad especial mucho tiempo y había coincidido que la querida abuela de Kevin había estado muy enferma. Cuando Kevin se dio cuenta de que _____ tenía que caminar varios kilómetros para tomar al autobús hasta el hospital, había empezado a sincronizar sus visitas al hospital para coincidir con ella y luego llevarla a casa. Tenía veintidós años y le había dicho que trabajaba en un supermercado. Lo que no le había dicho era que se trataba de su año de práctica antes de obtener su título en dirección de empresas, ni el detalle de que su padre era el dueño de una enorme cadena de supermercados muy conocidos en el Reino Unido.
Al echarle en cara su falta de sinceridad él se había limitado a decirle que lo había ocultado porque ella tenía muchos prejuicios hacia la gente con dinero.
Y para ser justos, ella tampoco había sido muy sincera con él sobre su pasado. Le había dicho que había sido niña de la beneficencia y había sido educada a expensas de un tutor francés, un tanto reacio. La niña había sido conducida con mano firme para no contaminar con su entorno poco convencional y más que cuestionable origen el buen nombre y excelente reputación de su tutor.
El padre de Joe Jonas, Roland, había sido ese tutor.
Y ____ sólo había visto a Roland Jonas dos veces en su vida. Una al convertirse en su pupila, a la edad de nueve años, y la segunda hacía unos dieciocho meses, cuando el hombre se estaba muriendo. Al saberlo, había ido a Francia a presentar sus respetos y se había alojado en la magnífica casa familiar de los Jonas, el Chateau Fontaine. Su mente retrocedió al recordar las otras cosas que habían ocurrido en aquel invierno.
En vez de eso, recordó los años que había estado lejos de su madre, Juno Taylor. Nueve años recluida en un remilgado y estricto internado para una niña que había conocido la libertad. Nueve años privada de su madre. Había pasado las vacaciones en Londres, como invitada de Emilie Auber, una viuda mayor y sin hijos parientes de los Jonas. Solo Emilie le había dado afecto durante aquellos años, pero Emilie también había cometido un fatal error al animarla a amar a Joe Jonas.
Solía decirle que Joe necesitaba a alguien como ella, pero que el aún no lo sabía. Y que Joe no lo sabía había sido totalmente cierto, como que no la necesitaba para nada. De hecho, lo único que había hecho Joe había sido humillarla, algo que ella jamás olvidaría.
_____ se quedo mirando el vacío, temblando, y se abrazó. El frío que sentía por dentro parecía calarle los huesos. Habían pasado dieciocho meses, y ella no había seguido el consejo de Joe de experimentar. Para empezar se había dado cuenta de que después de una única noche en la cama de Joe se había quedado embarazada.
Después habían llegado prematuramente los mellizos. La tenue unión de los pequeños a la vida la había sentenciado a meses de torturador miedo y ansiedad. Pero por fin tenía a Venus y a Marte en casa, y estaban creciendo sanos. Y Kevin seguía allí, mostrándose cariñoso y comprensivo. Adoraba a los niños y quería una novia, no sólo una amiga. No esperaría toda la vida a que ella se decidiera…
Sus besos eran agradables. No ardían, pero eso no era malo, porque ese ardor dolía, se recordó decididamente. Se acabaron las fantasías de adolecente con el hombre que amaba, el único que había amado, y que había pasado su noche de bodas en los brazos de su amante, Gabrielle Joly. Le había dejado claro todo lo que necesitaba saber. Pero ____ siempre había sido una Luchadora, y muy testaruda. No había querido dejar escapar su sueño. Amándolo y odiándolo al mismo tiempo, pero decidida a no dejarlo escapar de ninguna manera, se había rebajado y había Luchado por su hombre.
Llevárselo a la cama había sido para ella una gran proeza. Había creído que había ganado; había creído que era suyo; había creído que rendición significaba aceptación. No le había importado que en ningún momento lo que él sentía. Los hombres no siempre sabían qué era lo que más le convenía. De hecho, podían ser unos verdaderos estúpidos a la hora de reconocer su alma gemela sí ésta no aparecía como ellos se esperaban. Y Joe había demostrado ser muy torpe.
-Tengo que hacer algunas cosas. Puede que vuelva más tarde –dijo Kevin.
_____ lo miró sin expresión solo un segundo, y a continuación, se disculpó y por fin salió de sus perturbadoras ensoñaciones.
-De acuerdo… lo siento, estaba pensando en otra cosa.
Mientras acompañaba a Kevin a la salida, se dio cuenta de que sentía una culpable sensación de alivio. Pensar en Joe la agitaba emocionalmente y a la vez la llenaba de furiosa frustración. Pero lamentarse por los errores cometidos era perder el tiempo. Más le valdría pensar de qué iban a vivir con los niños y ella después de que Juno los hubiera dejado literalmente sin un centavo.
Joe Jonas tuvo reconocer que iba a ser una noche muy larga. En la carretera, el viento arremetía contra su potente coche, obligándolo a agarrar con fuerza el volante. Pero el fuerte viento no era más que una brisa con la furia, fría y letal, que contenía bajo su fachada habitualmente impertérrita.
El día antes, el contable de Emilie Auber había volado hasta París para reunirse urgentemente con él. Robín Hodgson había sido el encargado de darle las malas noticias.
Sin consultar con él, ni con nadie en realidad, Emilie había prestado prácticamente todo el dinero que tenía a una mujer llamada Juno Taylor.
Joe se había puesto furioso, pero al tiempo le había provocado cierta sombría diversión que incluso en circunstancias tan difíciles Emilie no hubiera admitido el embarazoso hecho de que Juno Taylor era en realidad ¡su suegra! Su endiablada suegra, pensó frunciendo el labio. No le había extrañado en absoluto enterarse de que Juno había desaparecido con el dinero de Emilie.
En opinión de Robín Hodgson, todo había sido un deliberado engaño. Y también le había contado que Emilie conocía a Juno porque una joven a la que conocía desde pequeña, ______, se la había presentado como su madre.
Esa información sí que lo había sorprendido. La mera idea de que ____ pudiera estar involucrada en la estafa a Emilie le daba asco. ___ siempre había sido muy honesta.
Sin embargo, lo que le había hecho añicos sus legendarios nervios de acero en la entrevista con Hodgson había sido saber que, al parecer, ____ había tenido mellizos, que todavía estaban en el hospital la última vez que visitara a Emilie el otoño anterior. Madre…
Su jovencísima, y fugitiva, esposa había sido madre. ¡____ había dado a luz a los hijos de otro hombre cuando todavía estaba casada con él!
Inflamado ante la revelación, apenas recordaba nada más de la conversación. Aún se sentía furioso. Quería destrozar algo. Quería verter sangre. ¿Cómo se había atrevido _____ a hacer algo tan sórdido? ¿Cómo se había atrevido a acostarse con otro mientras seguía siendo su esposa?
No había duda que ____ se creía a salvo. A pesar de todos sus esfuerzos durante los últimos dieciocho meses, Joe no había sido capaz de averiguar el paradero de su esposa. Sin embargo, esa misma mañana Joe había conseguido entrar en la galería de arte que Juno acababa de abandonar. Allí había encontrado la libreta de las direcciones que la mujer se había dejado olvidada en su apresurada huida…
Joe acababa de meter a los niños en la cama cuando sonó el ruidoso timbre de la puerta principal en el antiguo panel para los sirvientes que había en la cocina. Sólo un extraño llamaría a la puerta principal, que apenas se utilizaba. De hecho, hacía mucho tiempo que los cerrojos no sé podían correr por lo oxidado que estaban. El timbre soltó dos nuevos y prolongados alaridos. ____ se puso tensa, preguntándose de qué clase de urgencia se trataría.
Lo primero que le llamó la atención fue el carísimo deportivo con el capó dorado. Desconcertada, su mirada reparó entonces en el hombre alto y moreno que estaba de pie frente al tirador de estilo victoriano. Joe… ¡Era Joe! ¿Pero cómo? Emilie Auber le había jurado guardarle el secreto de su paradero. ¿Cómo había logrado dar con ella?
____ se quedó de piedra de puro aturdimiento, desorientada. Se balanceó sobre los talones, temblando violentamente. Al notar su presencia en ese momento, Joe avanzó hacia ella, su rostro atenazado y arrebatadoramente duro como el granito.
____ se fijó en sus ojos aguamarina y se echó un poco hacia atrás para poder captar toda su presencia. Era inmenso. De alguna manera había olvidado cuánto. Allí estaba, con su metro noventa de intimidación masculina, emanando sofisticación por los cuatro costados, algo tan natural en él como respirar. No en vano era uno de los banqueros especializado en inversiones más poderoso del mundo. Poseía la elegancia exquisita e impecable de un jaguar y una presencia física arrolladora.
Sus ojos negros como la noche relucían como diminutos cristales de hielo, fijos en los de _____, cuyo pulso en la base del esbelto cuello empezó a latir convulcionadamente.
-Aturdimiento… horror -enumeró Joe con una sibilante suavidad que fue descendiendo por la sensible espina dorsal de ____ como una advertencia de peligro-. Sigues sin saber ocultar tus sentimientos, monange.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 21st 2012, 23:59

Capitulo 2

-¡Dios mío! –Exclamó Joe mirando con gesto sombrío el andamiaje que cubría la parte delantera del castillo- . Déjame pasar –ordenó imperiosamente.
-La puerta delantera no se puede abrir… tendrás que venir a la trasera –dijo ella.
Salvajemente consciente de la potente presencia de Joe a su lado, acortando sus largas zancadas para adaptarse a los pasos más cortos de ella, ____ avanzaba sin aliento hacia la parte trasera.
-lo la… lamento, Joe… de verdad- tartamudeó sinceramente mientras avanzaban por un pasillo poco iluminado que conducía a la cocina situado en el sótano.
Nada más pisar la sala, Joe la examinó con sus ojos oscuros más fríos que el hielo.
-¡Cuando termine de desenterrar esta traición que de nada te servirá ocultar, entonces sabrás lo que verdaderamente significa lamentar algo!
Conmocionada por el nivel condenatorio de aquellas palabras, ____ palideció aún más.
¿Acaso opinaba que debería haber abortado? ¿Consideraba una traición que hubiera dado a luz a unos niños que él no habría querido que ella tuviera? Sintió in nudo en el estómago.
-A veces las cosas no salen como esperamos, Joe…
- En mi vida no… nunca había ocurrido hasta que apareciste tú –puntualizó con frialdad.
Ante una acusación que ella sabía con seguridad que tenía mucho de verdad, ____ apoyó una débil mano en el respaldo de un sillón hundido y lo miró con impotencia, tomando nota detallada de su aspecto. Su elegante traje gris marengo de seda se adaptaba a sus anchos hombros y a las largas y potentes piernas como sólo un fabuloso traje hecho a medida por un sastre experto podía hacer. El viento le había revuelto el reluciente pelo negro, pero su corte perfecto facilitó que los mechones rebeldes volvieran a su sitio.
Tras una breve inspección al humilde entorno con sombría mirada de despreció, Joe fijó su mirada en ella sin previo aviso.
En el momento que ____ colisionó con aquellos relucientes ojos negros de largas pestañas fue como si se encontrara en medio de una tormenta eléctrica. Sintió un arrebato de calor que le recorrió el delgado cuerpo, que se tradujo en el rubor enfebrecido de sus mejillas.
El silencio resonaba estruendosamente en sus oídos, y el corazón le latía a un ritmo frenético dentro del pecho. Un deseo poderoso como debilitante se había apoderado de ella, humedeciendo su piel de sudor, arrebatándole hasta la capacidad de respirar y de vocalizar.
¿Qué era lo que tenía aquel hombre? Se lo había preguntado infinidad de veces. ¿Lo obvio? Era increíblemente guapo. Alto, moreno y con un cuerpo literalmente escultural. Debía la herencia de su fabulosa estructura ósea, de pelo negro como el ébano y del tono dorado de su piel a su abuela materna, una condesa italiana.
-Veo que no tienes nada que decir en tu defensa -dijo Joe, arrastrando las palabras.
-Aún estoy aturdida -replicó ella con sinceridad.
Aturdida. No podía estarlo más que él, decidió Joe con repentina ferocidad.
Encontrársela viviendo así, en la miseria, iluminándose con velas como en un cuento gótico, carente de comodidades. Iba vestida como una gitana y estaba delgada como un palo. Era obvio que se había hundido irremisiblemente sin el apoyo económico de los Jonas durante dieciocho meses. Tal y como él había esperado y pronosticado. Contempló sus pies desnudos, recordó como había corrido casi a través de la áspera grava del sendero, y el más extraordinario dolor despertó en su interior. Furia tenida de frustración emergió de su interior arrastrándolo todo. Carecía del sentido común suficiente para protegerse de la lluvia, había dicho de ____ una vez Emilie.
Emilie… el veros intelecto de Joe viró hacia el asunto que lo había llevado hasta allí, aunque su mirada siguiera centrada en la parte del cuerpo de ____ cubierta por aquella falda de sedosos flecos. En su memoria tenía almacenado el recuerdo de sus esbeltas y bien torneadas piernas. Se tenso casi imperceptiblemente al tiempo que su examen de valoración iba ascendiendo hasta llegar hasta el abultamiento de sus pequeños pechos sin sujetador ceñidos por un top de terciopelo.
____ echó la cabeza hacia atrás y entonces el cuerpo esbelto y poderoso de Joe se endureció en una reacción puramente masculina. El pelo de ella brillaba a la luz de las velas, reluciente como cobre fundido a la luz del sol, bailoteando alrededor de su rostro triangular.
Su palidez realzaba el exotismo de sus ojos, llenos de una viva sensualidad, y de su boca grande, suave y voluptuosamente sonrosada.
¿Y esa era la mujer por quién llevaba gastadas cien libras con motivo de su búsqueda en los últimos dieciocho meses?
Pequeña, delgaducha, brutalmente diferente del resto de sus congéneres femeninos. No había nada convencional en sus volubles cambios de expresión, en sus fluidos movimientos, en sus tintineantes pulseras, en sus estrafalarios pendientes con forma de gato ni en su ridícula forma de vestir. Tampoco era bella. No había nada en ella que él admirase o buscase en una mujer, excepto la adictiva sexualidad natural que formaba parte de ella, se dijo Joe con decidida determinación.
____ tenía el alma y el espíritu de un pequeño animal salvaje dispuesto a luchar por la supervivencia. Incluso negociando.
¿Por qué no iba a estar mirándolo con aquella expresión melodramática de ansia?
No, Joe no tenía duda de que ____ sabía perfectamente el motivo de su visita. ¡La única explicación para su actitud avergonzada y desesperada era que estuviera implicada hasta las cejas en convencer a la anciana prima de su padre para que le diera el dinero!
-¿Cómo has podido hacerle algo así a Emilie? –exigió Joe con frialdad.
-¿Emilie? -repitió ____, frunciendo el ceño.
-El préstamo, ____
-¿Qué préstamo…? ¿De qué estás hablando?
-Si tú continuas…-murmuro él en voz tan baja que ____ sintió que se le erizaba el vello de la nuca.
Era una amenaza. Si continuaba se enfadaría, quería decir. ¿Pero de qué préstamo hablaba?
-Te prometo que no sé de qué…
Joe extendió lentamente los largos dedos de una de sus expresivas manos.
-De modo que así es como quieres jugar –replico él, envolviendo cada palabra en un aterrador énfasis-. ¿Te avergüenzas de los dos pequeños bastardos que has engendrado mientras estabas casada conmigo?
Las ofensivas palabras cayeron sobre ella como un golpe físico.
-¿Bastardos? -susurro débilmente.
-La legitimidad parece ser una constante genética en tu familia, ¿no? Tus hijos… tú… tu madre. Ni uno de vosotros habéis nacido dentro al abrigo de la convencional bendición de la iglesia.
Al comprender que Joe creía que sus bebés eran hijos de otro hombre, lo miró profundamente dolida.
-No… no, Joe… yo…
-Creo que merezco una explicación –dijo Joe, alzando una ceja de ébano mientras la miraba con irónico desdén-. Me divorciaré de ti por adulterio y no tendré que pasarte pensión, te lo aseguro.
¡Divorcio! Incluso en medio de la absurda incredulidad ante el hecho de que Joe la creyera capaz de haber tenido hijos con otro hombre mientras estaba casada con él, la palabra entro en ella como una fuerza desgarradora de una bala. El divorcio era para siempre. Le devolvió la mirada con los ojos ensombrecidos y las mejillas tensas bajo su piel clara.
-Pareces sorprendida- dijo Joe tras soltar una risotada ronca.
La atmósfera chisporroteaba. ____ podía percibir la ira de Joe, por mucho que la mantuviera a raya bajo su fría fachada. Una dolorosa y anhelante tristeza la invadió cuando vio la sombría satisfacción que asomó a sus ojos negros. Por fin tenía la excusa perfecta para deshacerse de ella, aunque siempre había sido así. Nunca había querido estar con ella, nunca había sido adecuada.
-Nunca debiste casarte conmigo… -la agonía se desbordaba dentro de ella al recordar su persistente optimismo contra viento y marea. Su manipulación, sus maniobras, su último intento desesperado de obligarlo a darle una oportunidad de ser una esposa de verdad. ¿Qué importancia podía tener que pensara que los mellizos fueran de otro hombre? Era lo que él quería creer. No le importaba. Nunca le había importado.
Joe se había apartado. Su fuerte perfil estaba rígido. Apretó los puños y a continuación estiró las manos nuevamente, poco a poco, pero seguía siendo la violencia como una llama en su autocontrol. La pequeña zorra. ¡Como la despreciaba! Dadas las circunstancias, estaba siendo maravillosamente educado y civilizado. Sólo que no se sentía así. Quería castigarla y más aún viéndola allí con aquel aire de niña irresponsable que nunca pensaba en el daño de sus actos. Pero no se atrevía a seguir con sus insultos.
Durante dieciochos interminables meses había llevado a ____ sobre su conciencia. Había estado muy preocupado por ella, por cómo y dónde estaba viviendo, incluso si seguiría viva.
En su opinión, cualquier ser capaz de la intensidad emocional de ____ tenía que ser inestable. ____ tenía unos sentimientos aterradoramente fuertes que había centrado única y exclusivamente en él.
Dieciocho meses atrás, presa de una furia que nunca antes había sentido, la había apartado de él con un mazazo de un rechazo. Y ella había salido huyendo como alma que lleva el diablo, dejándose toda su ropa y también una carta cuyo contenido había considerado peligrosamente cercano a la autodestrucción. Había hecho que los hombres rana se sumergieran día tras día…
____ lo contempló detenidamente con lástima y ladeó la barbilla.
-No eras digno de mi amor. Nunca lo fuiste. Ahora lo veo.
Joe giró la cabeza para mirarla como si acabara de asestarle una puñalada en la fuerte espalda.
-Eres muy duro. Y acabarás convirtiéndote en un hombre desgraciado y amargado como tu padre- continuó ____-. Si ni siquiera te gustan los niños.
Joe la miró con silenciosa mofa, pero la leve variación en el color de sus espectaculares pómulos, la súbita tención llamarada de hostilidad que ardía de él le bastaron a ____ para saber lo que necesitaba saber. Algún día, su próxima mujer daría a luz un hijo reconocido, su heredero, reflexionó ____ dolorosamente. Y Joe repetiría los mismos actos de crueldad que él había sufrido en su solitaria niñez. No conocía otra cosa. Su hijo seria recluido en una alejada habitación en compañía de una estricta niñera. Le enseñarían a comportarse como un adulto en miniatura y seria censurado por cualquier reacción infantil hasta que aprendiera a no llorar, a no gritar, a no perder el control… pues todas esas reacciones eran innecesarias y poco dignas de un hombres. Al menos ese pobre niño estirado no sería Marte, se dijo ____ horrorizada.
-Emilie… -le recordó Joe entonces con frialdad- ¿Cómo pudiste prestarle a una buitre como tu madre?
Confusa ante tan abrupto cambio de tema, ____ trató de recordar el préstamo que Joe había mencionado antes, pero no era capaz de comprender por qué diría que Juno era una buitre. Juno le daría hasta su último céntimo a cualquiera que lo necesitara.
-No entiendo…
- ¡Bon! Cela suffit maintenant… De acuerdo, ya es suficiente –terció Joe con dureza-. Tus mentiras sólo conseguirán que me enfade aún más. ¡Estoy tentado de llamar a la policía!
____ bajó las pestañas para salvaguardar la mirada de sorpresa de sus ojos mientras intentaba poner en orden sus pensamientos. ¿Cuánto más esperaba Joe de ella?
A decir verdad, aquel hombre apenas era capaz de reconocer los sentimientos humanos y por tanto no podía comprender por lo que ella estaba pasando en aquel momento. ¡Pero llegaba sin previo aviso, dando por hecho que sus hijos habían sido “engendrados” con su amante, tras lo cual le había anunciado que quería el divorcio! Aquello era indignante.
-Yo no miento –afirmó ella.
-Más fácil será entonces. Así que Juno y tú colaborasteis para convencer a Emilie de que le hiciera un préstamo a tu madre por valor de lo que tenía…
-No… -____ avanzó horrorosamente desconcertada ante semejante acusación.
-Sí. No te atrevas a mentirme – entonó Joe con un tono lleno de furia que nunca antes había oído-. Ayer el contable de Emilie me contó toda la historia. Emilie sacó todo el dinero que tenía invertido y se lo dio todo a Juno para que abriera esa galería de arte.
____ se quedo de piedra. Las piezas encajaban por fin. ¡Juno había el dinero de Emilie, no de un banco!
-Y ahora Juno ha desaparecido. ¿Vas a decirme dónde está?
-No sé dónde está… -horrorizada por lo que había oído, ____ se apartó con un movimiento torpe.
Ahora comprendía por qué su madre había huido del país y no había querido especificar el lío en el que se encontraba.
Sin duda sabía lo mucho que se habría disgustado su hija con su comportamiento.
¿Pero cómo podría haber sido Emilie tan ingenua? La anciana no era rica y tampoco tonta. ¿Entonces por qué demonios se había arriesgado a prestar dinero a una mujer a la que apenas conocía?
-No puedes traicionar a Juno, ¿verdad? –dijo Joe con un duro tono condenatorio.
-¡No estoy en condición de hacerlo! –protestó ella.
Joe la contempló detenidamente con sus duros ojos negros.
-Ha dejado a Emilie sin un céntimo.
-¡Oh… no!
____ estaba muy apenada y avergonzada. Quería mucho a Emilie Miller. Lo que había hecho su madre le parecía sencillamente horroroso. Le reconfortaba saber que Joe no dejaría que le faltara nada. Él reemplazaría los fondos sin vacilación. Juno también debía habérselo imaginado, pensó con amargura ____.
-Si me dices adónde ha ido Juno, puede que empiece a creer que tú no tienes nada que ver con este desgraciado asunto –murmuro Joe muy suavemente.
-Ya te lo he dicho… ¡No lo sé!- ____ le lanzó una ardiente mirada de enfebrecido nerviosismo-. ¿Cómo podría tener algo que ver con esto? ¿Cómo puedes pensar que yo animaría a Emilie a prestarle dinero a mi madre?
-¿Por qué no? –espetó él, estudiándola con la mirada Lóbrega-. Aparte de esa única visita que le hiciste en compañía de tu madre la pasada primavera, Emilie no ha tenido noticias tuyas desde que te marchaste de Francia. Eso no sugiere una gran muestra de afecto por tu parte ¿no crees, mon ange?
____ apoyó las delgadas manos en la desgastada mesa de pino y se puso rígida de puro resentimiento ante tal acusación. Pero no podía admitir que había seguido manteniendo contacto regular con Emilie si no quería dejarla como una mentirosa por fingir lo contrario ante él.
-No puedo creer que pienses que tengo algo que ver con todo esto –repitió ____ con determinación.
-No eres tan inocente. ¿Cómo podrías serlo? Eres hija de Juno. Y viviendo como vives…
-Joe lanzo una elocuente mirada a la desangelada cocina-. Ha debido de ser muy tentador buscar la manera de devolverme el golpe.
-Yo no pienso así…
-Tu madre sí. Ella odia a mi familia. Emilie puede que sólo sea una prima de mi difunto padre, pero aún así es un miembro de mi familia.
-¡Joe… yo no dejaría que nadie hiciera daño a Emilie de ninguna forma! –alegó ella frenéticamente.
-¿Entonces por qué le presentaste a Juno?
-¿Por qué no habría de hacerlo? Emilie siempre había querido conocerla. Nunca se me habría ocurrido que Juno le pidiera dinero, ¡ni que Emilie llegara a considerar la posibilidad de dárselo!
-¿Quieres saber por qué Emilie le dio a tu madre ese dinero?
____ asintió lentamente.
-Emilie pensó que, si la galería despegaba, tú te mudarías a Londres y vivirías con Juno.
Emilie tenía la esperanza de poder verte más a menudo.
El poco color desapareció de las mejillas de ____. Se apartó de él completamente afligida.
Quería taparse los oídos para no oír el burlón tono de condena de Joe. Ella también quería ponerle la mano encima a su irresponsable madre y sacudirla hasta que le castañetearan los dientes en esa preciosa cabecita rubia.
-Te considero a ti responsable de todo esto –informó Joe a continuación con fría firmeza.
-Te juro que yo no sabía nada del préstamo…
-No te creo. Nada más vernos hace un rato, el gesto de culpabilidad de tu rostro te traicionó – Joe se dirigió con fluidos movimientos hacia la puerta-. Dado que no he encontrado las respuestas que necesito aquí, iré a la policía.
_____ giró en redondo con los ojos aguamarina horrorizados:
-Joe… no… por favor, no lo hagas.
-Lo de “por favor” ya no funciona conmigo. Quiero a Juno. Si tú no puedes entregarla, estoy perdiendo el tiempo aquí, y no me gusta que me hagan perder el tiempo.
-Si supiera dónde está, te lo diría… te lo juro –gimió ____, cubriendo la distancia que los separaba.
-No lo harías. La protegerías. La ocultarías…
-No… si se pusiera en contacto… -____ tomó aire temblorosamente, los ojos brillantes por las lágrimas no derramadas-. Te lo diría. Lo juro. No me gustaría hacerlo, pero lo que Juno le ha hecho a Emilie me duele y me enfurece. Mi madre se equivoca…
-La policía se ocupará. Tengo suficiente para denunciarla.
-No… ¡No puedes hacer eso! –____ alargo la mano involuntariamente y le tiró el brazo en un intento de hacerle retroceder cuando él ya estaba abriendo la puerta que daba al pasillo.
-No me toques… -le advirtió él con la frialdad del hielo.
____ sintió que se le cerraba la garganta y apartó los dedos de un golpe.
Estaba temblando de aturdimiento, y se sonrojó violentamente de vergüenza. En un momento, revivió todos los actos de rechazo de Joe.
-Crucificaré a Juno en los tribunales y después me divorciaré de ti –murmuró Joe con el sibilante tono de su aterciopelado acento.
-¿Quieres que te suplique de rodillas? –dijo ____, lanzándose sobre él desesperadamente.
Joe enmarcó una de sus aristocráticas cejas en un gesto fulminante.
-Haré lo que sea… - continuó ella.
-Las súplicas no me excitan.
Atónita ante el aplomo enronquecido de sus palabras, ____ levantó la cabeza y lo miró.
Joe le dirigió una sombría sonrisa, los ojos brillantes tras sus tupidas pestañas negras. Una ola de calor se arremolinó en el estomago de _____, que se estremeció, atraída como una polilla hacia una llama.
-A mí me gustan las mujeres altas y rubias, y un poco más sofisticadas –termino Joe con una melodiosa calma. ____ retrocedió como si hubiera recibido un golpe, sintiendo que el estomago se le retorcía.
En el tenso silencio que siguió la puerta al final del pasillo se abrió violentamente, dando paso a Kevin cargado de bolsas del supermercado. Éste se detuvo con el ceño fruncido.
-Lo siento. Como no respondías a mi llamada, decidí entrar. No me había dado cuenta de que tenías compañía. ____ suspiró profundamente, desconcertada con la aparición de Kevin.
-Kevin, éste es Joe… Joe Jonas. Ya se iba…
-Que te crees tú eso –terció Joe, entre dientes, rígido como una estatua al lado de ella.
_____ miró a su marido sin dar crédito.
-¿Joe…? –Kevin dejó caer las bolsas al suelo de piedra-. ¿Eres… eres el marido de ____?
Joe lo ignoró por completo. Toda su atención estaba centrada en ____.
-¿Vive aquí?
-No vivo aquí –le espetó Kevin bruscamente.
Joe volvió su arrogante cabeza y miró a Kevin detenidamente.
-Fiches le camp… ¡Lárgate de aquí!
- No pienso irme a menos de que ____ me lo pida… -contestó el otro hombre con firmeza.
-Si no lo haces, te aseguro que cambiaré la configuración de tú rostro –aseveró Joe en una fría provocación.
-¡Déjalo ya, Joe! _____ estaba horrorizada ante la agresión desvergonzada de Joe.
Joe inclinó hacia atrás su orgullosa cabeza y se apoyó en el marco de la puerta como un enorme y enérgico felino salvaje a punto de saltar.
-¿Qué deje qué?
-¿Qué es lo que te pasa? –exigió ____ profundamente avergonzada.
-¿Este jovenzuelo deja embarazada a mi mujer y aún me lo preguntas?
-¡Kevin no es el padre de mis hijos! –replicó ella con voz temblorosa. Kevin los miraba totalmente desconcertado. Entonces Joe se quedó quieto de nuevo. Las ventanas de su nariz estaban muy abiertas y el aliento escapo de su boca en un audible silbido al oír sus palabras.
-¿Entonces con quién más has estado experimentando? –dijo él asqueado.
La piel de ____ había adquirido un tono grisáceo. No dijo nada. Se giró y aferro con una tensa mano el brazo de Kevin al tiempo que lo llevaba hacia el exterior.
-Lo siento mucho, pero es mejor que te vayas. Joe y yo tenemos que hablar, arreglar algunas cosas –dijo ____ con la voz igualmente tensa.
-Es evidente que aún no le has contado lo de los mellizos.
-No… pero quiere el divorcio.
-Probablemente sea lo mejor dadas las circunstancias. Parece que tiene un carácter muy agresivo. No podría imaginarte viviendo felizmente con alguien como él.
____ casi se echó a reír. ¿Felizmente? Pero vivir separada de Joe había sido como vivir en un vacío; tampoco eso la había curado. Forzando una tensa sonrisa. ____ dijo:
-Ya hablaremos mañana sobre lo de hacerme la compra.
Acto seguido cerró la puerta y se apoyó contra la madera en un intento por reunir fuerzas.
Había supuesto que Joe habría vuelto a la cocina, por lo que se quedó muy sorprendida al ver la puerta de la habitación de los niños estaba más abierta.
Joe los contemplaba a unos metros de las cunas. Venus se había hecho un ovillo sobre un lado, con sus rizos cobrizos enmarcando el diminuto rostro. Marte estaba tumbado boca arriba, con su sedoso cabello oscuro bordeando sus rasgos suavemente sonrosados por el sueño, aferrando con una manita el sonajero del que nunca se desprendía.
-¿Qué edad tienen? ¿Cinco… seis meses? –inquirió Joe sin una chispa de emoción.
-¿Te habría gustado que fueran tuyos? –se oyó preguntar ____ tontamente.
-¡Tu plaisantes!
Ella sabía que significaba: “¡Estás de broma!” Enrojeció violentamente ante sus palabras.
Qué estúpida había sido por preguntar. Debería habérselo dicho sin más.
Joe pasó junto a ella. Dejando la puerta cuidadosamente entreabierta, ____ lo siguió a la cocina.
-De hecho, estoy muy agradecido por que no sean mis hijos –añadió Joe mientras se colocaba con actitud dominante junto a la chimenea-. Habría complicado mucho el divorcio además de haber imposibilitado una ruptura limpia. Teniendo en cuenta que tenemos en común lo que el agua y el aceite, una custodia compartida habría sido un reto importante.
_____ estaba pálida como una muerta. Su reacción la había sacudido hasta los cimientos.
Era cierto que él nunca había pensado en ella como su esposa. Sin embargo, se había puesto furioso al aparecer Kevinc. Había estado agresivo, propulsado por un atávico instinto territorial masculino. Algo que ella nunca había visto antes, pero en ese momento se daba cuenta que su reacción sólo se debía a su salvaje orgullo.
-Joe… yo…
-Ya me iba… -Joe contempló a su diminuta mujer, esforzándose por distanciarse, en la niebla densa de sus pensamientos normalmente ordenados. De pronto comprendió por qué tantas esposas infieles habían perdido la cabeza durante la Revolución francesa. Sintió que un escalofrío le recorría las manos y se las metió en los bolsillos. “Nadie te amará como te amo yo”. Suaves palabras, vacías promesas. Él no era un hombre violento, pero quería recordarle a quién pertenecía. No, no le pertenecía a él. No quería que le perteneciera.
-¿Podemos hablar? –dijo ____, moviendo las manos con nerviosismo.
-¿Hablar? –gruñó Joe, observando la manera en que la vacilante llama de la vela acentuaba el distintivo color de sus ojos y la incitante suavidad de su boca carnosa.
-Sobre Juno –_____ se humedeció los labios resecos y miró a Joe, que había vuelto sus ojos oscuros hacia ella con inesperada fuerza.
-No.
-¿No? –las mejillas de ____ detiñeron de color a medida que la tensión aumentaba.
Contuvo la respiración momentáneamente y al cabo el corazón empezó a martillarle dentro de las costillas. Seguía teniendo la boca seca y se tensó, consternada, al sentir elevarse sus pechos y henchirse los rosados pezones.
Los brillantes ojos de Joe la recorrieron encendidos.
-Si pasas la noche conmigo, os dejaré en paz a las dos…
-¿Có… cómo dices? –tartamudeó ____.
- No iré a la policía por lo de Juno –explicó él, mirándola impertérrito, todos los músculos de su delgado rostro inmóviles-. Una noche. Esta noche. Ése es el precio.
____ se quedó boquiabierta. Y entonces la cerró nuevamente y trató de tragar.
-¡No puedes… hablar en serio!
El silencio bullía entre ellos. ____ notó un escalofrío.
-¿Por qué no habría de hablar en serio? –Preguntó Joe, echando hacia atrás la cabeza de dimensiones perfectas al tiempo que esbozaba una burlona sonrisa-. Sólo una noche. Luego vendrás conmigo a Londres a ver a Emilie. Juntos la tranquilizaremos y le aseguraremos que no tiene nada de qué preocuparse. Y no volveremos a vernos en la vida.
-Pero tú ni siquiera me deseas…
-¿Qué no? -Joe avanzó hacia ella un paso, lentamente, hipnotizándola con sus ojos oscuros, que observaban su rostro desconcertado-. Sólo una vez más…
-No me deseas. ¡Nunca me has deseado! No soy tu tipo –alego ____, como si repitiera un mantra con tono incrédulo.
-Excepto en la cama –añadió Joe sin dudarlo.
_____ se quedó inmóvil. Y acto seguido se apartó con brusquedad. Por fin, Joe reconocía algo que le había negado dieciocho meses antes.
La ira y el arrepentimiento empezaron a bullir dentro de ella en rápido aumento.
-¿Y no pudiste admitirlo ante mi hace dieciocho meses?
- No –respondió él, arrastrando las palabras-. Te había dado razones para creer que nuestro matrimonio tenía algún futuro.
El calor que aún vibraba dentro de ____ se enfrío d golpe. Su actitud fría y calculadora fue como una puñalada para su corazón.
-Pero eso era entonces y esto es ahora – continúo él poniendo el acento en la última palabra.
____ sintió que se le cerraba la garganta. Su maltrecho cuerpo podría acelerarse con sólo una mirada de aquellos increíbles ojos negros, pero ¿de verdad la consideraba tan ligera de cascos?
-No me deseas lo suficiente… -en el momento en que aquellas impulsivas palabras salieron de su boca. ____ deseó poder comérselas, pues no hacían sino revelar sus propios sentimientos.
Joe la sometió a un firme escrutinio con aquellos devastadores ojos negros.
-¿Cuánto es suficiente? -____ quería verlo arrodillado. Quería oírle decir con desesperación que nunca había deseado a una mujer como la deseaba a ella
-¿Cuánto? –repitió con voz ronca.
-Má… más – la corriente de excitación que Joe género dentro de ella conforme se acercaba la estaba estrangulando las cuerdas vocales.
Joe no comprendía qué quería decir ____ con eso. Y sintió una familiar frustración. Se sentía incapaz de manejar la situación y eso lo enfurecía. Había creído que ella aceptaría la invitación de buena gana. Ella nunca reflexionaba antes de actuar. Y lo deseaba tanto como él a ella. Sin embargo esa vez se estaba conteniendo. ¿Por qué? ¿Qué más podía darle él?
-¿Cómo un incentivo económico? –preguntó Joe con cinismo letal.
____ puso unos ojos como platos mientras una risa nerviosa escapaba de su reseca garganta.
Tenso y con los ojos relucientes, Joe extendió una bronceada mano, la cerro sobre la delgada muñeca de ella y la acercó de un tirón, tanto que ____ dejo de respirar.
-¿Te parece divertido?
____ se dio cuenta tarde de que a él no le parecía. Joe creía que se estaba riendo de él, pero ella sólo se reía porque no podía creerlo. Levantó la mirada a las profundidades oscuras de sus ojos. Su aroma perversamente familiar la inundó; sólo una leve nota cítrica en su loción de afeitar cubría su cálida y potente esencia varonil.
-Divertido no… triste –replicó ella, tratando de mantener un ápice de concentración-.Creo que preferirías que te pidiera dinero.
-Eso es una tontería…
-Llámame avariciosa entonces. Podría juzgarme, mantener el control.
-No he perdido el control.
-Te gusta pagar por las cosas… no valoras las cosas gratuitas –condenó ____ con voz temblorosa, conteniéndose para no reclinarse sobre él.
-¡Ciel! –Replicó Joe con frustración descarnada-. ¡Desde que tu madre y tú aparecisteis en mi vida todo ha tenido precio!
Ante tal acusación, basada en hechos reales, ____ palideció. Simultáneamente un tremendo chirrido llegó de algún lugar, seguido de un fuerte golpe. Apartándose de un tirón de él, ____ abrió los ojos profundamente consternada.
-¿Qué ha sido eso? –preguntó Joe, girándose con el seño fruncido.
-Ha sonado como si el andamiaje se hubiera venido abajo.
Joe se dirigió a la puerta soltando al tiempo una imprecación de impaciencia en su propio idioma. Entonces, _____ recordó que Joe había aparcado su coche debajo del andamio que rodeaba la torre. Pasó por su habitación para ponerse las chanclas y lo siguió corriendo.
Cuando llego al lado de Joe éste contemplaba en silencio el enorme amasijo de metal y paneles de madera astillados que habían caído sobre su precioso deportivo.
El coche estaba oculto a la vista por los tres lados.
-Pour l´amour du ciel… -masculló con incredulidad mientras se dirigía a grandes zancadas hasta la puerta del conductor, la única accesible.
-¿Qué haces? –gritó ella asustada, agarrándola por la manga para retenerlo.-¡necesito mi móvil!
-¿Estás loco? –____ señaló hacia el único piso del andamio que se cernía en precario equilibrio sobre el coche-. ¡Podría caerse en cualquier momento!
-Oui… estoy loco –contestó él, lanzándole una mirada de soslayo-. ¿Acaso me echaste una maldición la última vez que miraste tu pirámide de cristal?
_____ se puso tensa como la piel de un tambor. Después de una respuesta tan burlona, resistió la necesidad de decirle que muchas personas creían en el poder curativo del cristal.
-Hay teléfono en la cocina. Puedes usarlo.
Y se fue de allí no sin antes lanzarle una última mirada de nerviosismo. Pudo ver que Joe aún estaba calculando las posibilidades de que cayera la última sección del andamio antes de que sacara el móvil del coche.
-¡No te atrevas, Joe Jonas! –gritó ____ contra el viento, furiosa por la obstinación del hombre, ese indefinible rasgo masculino que no podía contenerse ante los desafíos. Y en esa décima de segundo, con metálica protesta, el resto del andamio se vino abajo con ensordecedor estruendo, obligando a Joe a retroceder a toda prisa.
____ entro dentro de la casa. Joe la siguió a la cocina y se dirigió al aparador donde estaba el teléfono.
-¿De quién es esta horrible casa gótica? –preguntó con un tono plano que dejaba ver el ejercicio de contención que estaba haciendo-. Tengo toda la intención de demandarlo.
-Las últimas noticias que he tenido es que Carlton estaba en una isla del Caribe arreglando motores de barco para los de allí. Es más pobre que un ratón de iglesia –dijo ella con pesar.
-Esa estructura estaba en un estado muy precario y peligroso…
-Sí. Yo sabría que tarde o temprano habría un accidente.
El maravilloso acento de Joe era tan cerrado, que parecía raspar las terminaciones nerviosas de ____ como un trozo de tweed sobre las más suaves de la seda. Estaba furioso, escandalizado por la irresponsabilidad del dueño, por no mencionar que aquella situación lo mantendría aislado en aquel ruidoso lugar en medio de ninguna parte. ____ vio la mirada dura como el granito que Joe lanzó a su alrededor y los sentimientos más extraños comenzaron a brotar dentro de ella.
En aquel momento, Joe parecía tan humano en su furia y su exasperación, que despertó en ella una emotiva marea de cálida comprensión hacia él. El control de sus emociones estaba tan arraigado en él, que no podía permitirse gritar y salir de allí hacho una furia como habría hecho cualquier otro.
-Siento mucho todo esto… -dijo ____, suspirando pesadamente.
Joe levanto una vela para mirar los números del teléfono.
-Esto es medieval –se quejó con incredulidad-. ¿Es qué la tormenta ha dejado inhabilitado el sistema eléctrico?
-No. La luz no funciona aquí. Todo el castillo necesita nueva instalación eléctrica, pero Carlton no puede permitirse las reparaciones. Sin embargo, el teléfono si funciona.
Vio cómo Joe golpeaba los números con un imperioso dedo índice Llamaría para pedir otro coche. Cuando saliera de allí, no volvería a verlo, pensó ____, que se quedo inmóvil al darse cuentas de las implicaciones. Era como una adicta a la que estaban obligando de pronto a enfrentarse a los amenazantes horrores de una existencia sin la sustancia deseada. Y la sensación de pérdida total era tal, que habría querido encadenarlo a la pared para estar junto a él un poco más. Aunque lo cierto era que no tenía que encadenarlo. Él mismo le había ofrecido una ampliación de tiempo.
¿Por qué le había pedido que pasara una última noche más con él? ¿Sería un regalo que se hacía a sí mismo o el castigo que quería para ella? Dios aquella única noche juntos debió de ser algo razonablemente aceptable para él, pues si no Joe no estaría allí pidiéndole que pasara con él otra noche; pidiéndole de la única forma que sabia… negociando desde una posición de intimidatoria superioridad. Desnudando el acto de toda emoción, previniendo cualquier posible complicación futura, y al tiempo con una notable falta de previsión que supondría arriesgarse a sufrir esas mismas complicaciones. Una oleada de ternura la invadió por dentro: Joe se estaba comportando de forma poco usual.
-¿Por qué me miras así? –Pregunto Joe, frunciendo el ceño-. ¡Este teléfono hace cosas raras!
-Es por la tormenta… cuelga e inténtalo de nuevo –aconsejó ella suavemente.
Una noche más, se dijo. Sería simple y llanamente darse un estúpido capricho. No buscaría excusas. No era sensato, pero amar y desear a Joe Jonas nunca lo había sido.
Al día siguiente, tendría que enfrentarse al divorcio y al hecho de que no estaban destinados a estar juntos.
Joe le estaba diciendo a alguien al otro lado de la línea que quería que una limusina lo recogiera lo antes posible.
Torpemente, apenas consiente de la decisión que había tomado, e instantáneamente aterrorizada de que, si seguía meditando, pudiera cambiar de idea final, ____ se aclaro la garganta antes de hablar
-Mañana por la mañana… -lo contradijo con voz ronca-. No necesitarás esa limusina hasta mañana por la mañana.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
Ceecii Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 45
Edad : 22
Localización : México
Fecha de inscripción : 07/03/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 22nd 2012, 21:17

:O
ame tu nove
tienes que seguirla bounce
me encanta
sube cap pronto Very Happy
Volver arriba Ir abajo
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 26th 2012, 23:37

Ceecii Jonas escribió:
:O
ame tu nove
tienes que seguirla bounce
me encanta
sube cap pronto Very Happy

Gracias por leer, enseguida subo:D
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 26th 2012, 23:39

Porfavor comenten si?[b]
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 27th 2012, 00:03

Capitulo 3

Joe cazó al vuelo la implicación.
____ había cambiado de opinión. ¿O tal vez sólo había estado jugando con él todo el tiempo? Su esbelto y potente cuerpo se puso tenso. Al otro lado del teléfono, su chófer le estaba pidiendo la dirección. Totalmente inexpresivo, Joe se la facilitó, pero sus pensamientos estaban a años luz de la tarea. Después, colgó el auricular con un movimiento controlado.
Sin embargo, ____ estaba inmóvil como un animalillo que huele la presencia de un depredador. Una imagen muy apropiada, pensó él abstraídamente. Sólo quería quitarle esas absurdas ropas y disfrutar de una buena sesión de sexo puro y duro con el que no había fantaseado desde que era un adolescente. Pero aunque ya notaba como bullía su sangre por sus zonas bajas, una innata cautela hacía que se contuviera.
-Mañana nos separaremos.
-Perfecto… los dos podremos empezar de nuevo –señaló ____ temblorosamente.
_____ se dijo que era lo que necesitaba. La oportunidad de poner punto final a su desastroso matrimonio, de rescatar el poco orgullo que pudiera conseguir a expensas de Joe: era él quien se lo había perdido, no ella. Eso era lo más irónico. De repente ella tenía el poder. ¿Por qué no aprovecharlo? En respuesta a tan desafiante pregunta, se tensó mientras buscaba una razón por la que no debiera hacerlo.
-¿Estás con alguien ahora? –le preguntó.
-No –respondió él con sequedad.
Con sus ojos velados, ____ dejó escapar el aliento lentamente. De modo que su amante, Gabrielle Joly, que tantas noches insomnes le había causado, por fin había sido abandonada.
Aliviada, levantó la cabeza.
Joe estaba quieto como una estatua de hielo, sus atezados y devastadores rasgos ilegibles. En el momento que echó a andar hacia ella, el corazón de está empezó a martillarle dentro de las costillas.
-Y dime… ¿duermes hecha un ovillo junto a la chimenea aquí, como Cenicienta? – preguntó Joe perezosamente.
-No… bueno, lo hice en invierno porque en mi habitación hacía mucho frío.
Él extendió las manos hacia ella con sumo cuidado, como si temiera que un movimiento abrupto pudiera asustarla. Y no esteba equivocado, pensó ____. La tensión nerviosa hacia que todos sus músculos estuvieran tirantes. De repente se le había ocurrido que había una gran diferencia entre colarse en la cama de Joe cuando éste dormía… e invitarlo a su propia cama cuando estaba despierto y era dueño de su control.
-¿Joe…?
-No hablas… -Joe la hizo callar posando un dedo índice sobre sus labios entre abiertos con sedosa delicadeza.
____ se estremeció. El simple contacto de sus dedos despertó el intenso deseo contra el que había luchado cada día de los dieciocho meses. Posó sus ojos aguamarina en su delgado y tostado rostro con una súbita llamarada desafiante.
-No dejaré que vuelvas a hacerme daño…
-Nunca quise hacerte daño –masculló él entre dientes. Los ojos negros y profundos llameantes como oro fundido.
¿Y qué otra cosa podía haber hecho cuando no la amaba?
-¿Todo pertenece al pasado? –dijo _____, más para sí que para él.
Joe recorrió con sus fuertes dedos las exóticas mejillas de ella y atrajo la lozana boca a la suya. Deslizó a continuación las manos por los delgados hombros para acercarla a él, y _____ sintió que la cabeza le daba vueltas de pura expectación. La boca de Joe encontró la suya, y por espacio de un segundo se dejó llevar por la calidez hambrienta de sus labios. Una aterradora excitación recubierta de una innegable ansia recorrió su menudo cuerpo. Le rodeó los anchos hombros con los brazos y se apretó contra los músculos duros de su portentosa fisionomía, dejando escapar un gemido ahogado de deseo.
Él la colocó sobre algo duro, pero ella no se encontraba en situación de preocuparse por dónde estaba.
Lo único que le importaba era seguir en contacto con él, que un beso había logrado incendiarla. Ardía por dentro, el corazón le martilleaba en el pecho cuando él introdujo los dedos en la sedosa mata de cabello cobrizo al tiempo que su lengua invadía más profundamente su boca con movimientos descaradamente sexuales.
En la cúspide de aquel explosivo ataque de pasión, Joe aparto los labios de ella y arrastró la mirada por su cuerpo enfebrecido.
-Diacolique… murmuró él con voz pastosa-. Estás encima de una mesa…
¿Y qué?, gritó una voz dentro de ella. ____ extendió las manos hacia él al ver que levantaba la cabeza e, introduciendo los dedos en el cabello negro, lo empujó hacia ella. Con un entrecortado gemido de apreciación masculina, Joe unió su sensual boca con la de ella nuevamente al tiempo que sus manos descendían hasta la base de su espina dorsal y deshacía de un tirón el nudo que ataba su top.
Tomándola en brazos, levantó la oscura cabeza con el pelo revuelto y las mejillas sonrosadas.
-¿Dónde está el dormitorio?
____ parpadeó sorprendida. Estaba en otro mundo, en uno en el que el lenguaje y el sentido común no existían.
Joe abrió la puerta de la cocina con el codo.
-¿El dormitorio?
-Primera puerta a la derecha… ¡no a la izquierda!- su cuerpo palpitaba de tal forma, que no podía ni pensar.
Joe introdujo la punta de la lengua en su dulce boca con un provocativo movimiento haciendo que se retorciera instintivamente.
-Tienes una boca deliciosa, mon ange.
El sol se estaba poniendo, un intenso chorro de luz entraba por la ventana en la pequeña y desordenada habitación. Joe la depositó en un lado de la cama. El corazón de ____ latía sin control. Lo miró detenidamente con apasionada intensidad. Sus delgadas y duras facciones estaban a media luz. Las mejillas tensas, los ojos del color de la medianoche, la nariz recta, arrogante y la mandíbula, implacable.
Lo contempló mientras se quitaba la chaqueta de corte impecable, se soltaba la corbata y se deshacía de la camisa blanca de algodón. Se quitó todas las prendas con la tranquilidad con la que lo hacía todo. Sin embargo, ____ se estremeció y un insidioso calor comenzó a latirle desde lo más profundo de su ser al ver el broceado torso musculoso, la satinada piel que le cubría el estómago plano. La fuerza de su deseo la sacudió de lleno.
-Me encanta tu cuerpo – susurró ella, enlazando los dedos, tensa por la expectación y los nervios.
-Eso me corresponde decirlo a mí- dijo Joe, dirigiéndole una mirada incómoda.
____ frunció el ceño consternada, tomando sus palabras en sentido literal.
-Nadie asigna a nadie lo que debe decir, ¿no crees?
-Nadie dice que tengamos que hablar, ¿no crees? – amenazado por la idea, Joe avanzó hacía ella y la levantó. Los extremos del top suelto se separaron y las manos de Joe atenazaron las de _____. El aire chisporroteaba en el silencio. Joe clavo su mirada en los turgentes pechos desnudos terminados en sendos pezones sonrosados y henchidos que se estremecían con la respiración acelerada de ella. Una oleada de color tiño el rostro de ____, que trataba de superar la timidez con todas sus fuerzas.
-Sensacional… -de pronto, Joe le estaba sacando la prenda por los brazos y haciéndola retroceder sobre la cama no con su calma habitual, cosa que ____ encontró inmensamente gratificante.
-Dilo en francés –lo conminó ella sin aliento-. Dímelo todo en francés.
-Trata de contener la necesidad de decirme lo que tengo que hacer.
_____ le lanzó una dolida mirada de confusión.
Joe la alzó un poco y la colocó sobre los almohadones para que estuvieran a la misma altura. La excitación asomó a su rostro, afilada como una navaja, pero el dolor no se iba.
Joe cerró una mano tranquilizadora sobre los dedos rígidos de ella, obligándola a soltar el borde del edredón al que se aferraba con ferocidad.
-Sólo trata de callarte –le rogó-. No hables… cuando hablas, me vuelves loco.
Lentamente, ____ asintió. Los ojos relucientes de Joe la recorrieron al tiempo que inspiraba entrecortadamente.
-Siempre dices cosas inadecuadas –continuó.
____ sintió el escozor de las lágrimas tras las pestañas que cubrían sus ojos.
Joe la miró con frenética frustración. Allí estaba ella, tumbada como una muerta, inmóvil como si estuviera siendo ofrecida en sacrificio. Él le acarició las mejillas con dedos temblorosos y añadió, contradiciéndose desesperadamente:
-Yo siempre digo cosas inadecuadas.
____ abrió sus preciosos ojos y asintió con gesto comprensivo.
Sin dudarlo un segundo más, Joe capturó sus labios con enérgica pasión. Y ella dejó de pensar, como si él hubiera apretado el botón correcto. Él se deslizó ágilmente por la cama y cerró los labios con anhelo sobre uno de los turgentes y tiernos pezones sonrosados. Ella ahogó un gemido y se removió, estirando cada músculo instintivamente, y al instante estalló nuevamente en llamas. La atormentadora sensibilidad de su propia carne la hizo gemir descontroladamente y su cuerpo se derritió como si fuera miel.
-Quiero saborearte… -murmuró Joe entrecortadamente, quitándole la falda, y lamiendo con una devastadora sensualidad el cuerpo femenino.
No había escapatoria posible a la descarnada fuerza de su propio deseo. Con el corazón latiéndole violencia, echó la cabeza hacia atrás cuando él encontró el húmedo centro femenino, y soltó un profundo gemido. Estaba fuera de sí de excitación, perdida en el acto de dominación de un experto en sensualidad, cada vez más frenética conforme el acuciante dolor sordo que sólo él podía calmar, crecía y crecía en su interior. Clavó las uñas en los hombros de él en un ataque de salvaje pasión mezclada con impaciencia.
-¡Joe! –sollozó llena de desesperación.
Él se puso encima de ella y se deslizó entre sus temblorosos muslos. Ella estaba ansiosa por acogerlo. El fuego la consumía. Él se hundió en ella con una única y poderosa embestida. La sensación de placer fue tan grande que ella estuvo a punto de desmayarse al alcanzar el clímax. Nunca antes había sentido algo tan fantástico. Parecía no tener fin y sintió con desesperación la necesidad de alargar las sensaciones todo lo posible. Fuera de todo control, dejó que el arrebato de atormentadora excitación se apoderara de ella hasta llevarla jadeante y sin sentido a la cumbre.
Cuando todo terminó, lo primero que le llamó la atención fue el silencio. Joe la tenía en sus brazos, amoldando su cuerpo húmedo y musculoso al de ella mucho más pequeño y frágil. Por un momento se permitió el lujo de paladear la sensación de intimidad y cercanía.
Y al momento su mente recupero la cordura, y con desesperación reconoció su debilidad.
-____… -susurró Joe con indolente tono de saciedad-. Nunca antes había experimentado algo así.
Ella esperaba que nunca volviera a experimentarlo. De hecho, esperaba ser para él un recuerdo tentador hasta el día de su muerte. Así, reuniendo toda su fuerza de voluntad que poseía, se obligó a separarse de él. Súbitamente, Joe la agarró y la atrajo hacia él. A la tenue luz, sus ojos oscuros y brillantes estudiaron el rostro triangular, sonrojado tras el orgasmo, sus ojos aguamarina.
-Ya puedes hablar- murmuró, él casi en broma.
-No hay nada que decir –respondió ella. En otro tiempo le hubiera dicho que lo amaba. Y el recuerdo la hizo sobrecogerse de dolor. Joe se apoyo sobre un codo, y la miró.
-____…
-Hemos dejado las velas encendidas en la cocina –dijo ella, zafándose de él antes de que éste pudiera adivinar sus intenciones. _____ buscó frenéticamente el top que había quedado sobre la silla y se levantó, ansiosa por huir de allí.
En la cocina se puso a temblar, helada como un témpano lejos de él, y más aún si pensaba en el futuro. ¿Y cómo se atrevía a decirle que había sido el mejor sexo que había tenido en la vida?
Sintió la angustia que se cernía sobre ella, pero se apartó. Regodearse en la tristeza no arreglaría las cosas. Se obligó a colocar la comida que había llevado Kevin. La prosaica tarea la ayudó a bajar a las nubes. Ya era hora de enfrentarse a la verdad que tanto tiempo había pasado intentado evitar. Joe nunca había deseado casarse con ella. Tan sólo se había visto obligado. El invierno en el que había muerto el padre de Joe, ____ había disfrutado del largamente esperado reencuentro con su madre. Sólo un hecho extraño ensombreció la reconciliación. Juno odiaba a la familia Jonas y quería que ____ abandonase Francia. Pero ésta, locamente enamorada de Joe, se sentía incapaz de marcharse. Entonces, durante una visita sorpresa, Juno quedó horrorizada cuando pilló a su hija en brazos de Joe. Acusándolo de aprovecharse de la ingenuidad de su hija adolecente, Juno había amenazado con armar un escándalo. Así, decidido a evitarle a su enfermo padre el dolor de tan sórdida publicidad, Joe había insistido en que se casarían. Era irónico, pero la boda sólo le había causado aun más indignación a Juno.
Sin embargo, ____ se había embarcado en aquel matrimonio de conveniencia con una intención oculta. Sinceramente había creído que, rezando mucho e intentándolo con todas sus fuerzas, podría hacer que Joe se enamorara de ella. Ella misma se había provocados los sufrimientos que había padecido.
Dueña nuevamente de sus emociones, ____ volvió a la habitación y se quedó junto a la puerta, esforzándose por aparentar tranquilidad. Joe estaba repanchingando en su lado de la cama, su piel blanca contrastaba contra las sábanas blancas. El corazón de ____ dio un vuelco traicionero. Espero a que levantara la cabeza y dijera algo, pero al no hacerlo, se acerco lentamente. No podía creer lo que veía. ¡Se había quedado dormido! ¿Claro que cuándo habría sido la última vez que había dormido? Joe llevaba siempre una agenda muy apretada. Seguro que había tenido que buscar un hueco para ir a Inglaterra. Y para ello se habría pasado trabajando la noche anterior, por lo que en ese momento, después de aliviar las tensiones con una buena sesión de sexo sin compromiso, había cedido por fin al agotamiento. ¡Qué conmovedor e inusitadamente humano! Se sorprendió ante la tentación de despertarlo.
Negándose a seguir tan degradante deseo, ____ se sentó en la cama con una vela. No confiaba en sí misma si volvía a la cama con él. Con él, hacia cosas que jamás habría soñado hacer con otro hombre. Aunque por supuesto, esa vez se trataba de su magnetismo sexual, su atractivo físico, y su hermoso y ágil cuerpo. En otras palabras, sexo, y él era muy, pero muy bueno en eso; esa era la única razón por la que aún sentía la tentación de…
La limusina llegó a las ocho de la mañana. El chófer le entregó un portatrajes y una pequeña maleta y se volvió al coche. Ella llevó el portatrajes y la maleta a la habitación, y luego regreso a la cocina a esperar.
Ya había dado el desayuno y vestido a los pequeños. Con un poco de suerte, tal vez el recuerdo de los dos preciosos bebés despertara la vena paternal de Joe. Cuando comenzaran con el proceso de divorcio, tendría que buscarse un abogado. Y entonces le diría que le dijera al abogado de él que los mellizos eran sus hijos. No veía motivo para enfrentarse cara a cara con Joe en ese momento. Sería mucho mejor que la noticia se la diera una tercera persona.
Justo en ese momento, oyó los pasos de Joe por el pasillo. La tensión aumento hasta el punto de sentirse mareada. Esbozo una resplandeciente sonrisa cuando Joe entró tan inmaculado y elegante como si saliera de su despacho en el banco de Jonas en Paris.
Traje gris marengo, corbata de seda color vino y camisa también de seda en un tono pálido.
Estaba espectacular y muy intimidatorio.
-Deberías haberme despertado antes –dijo él arrastrando las palabras suavemente.
-¿Quieres desayunar? Preguntó ella, aferrándose valerosamente a su sonrisa.
-Estoy bien, gracias –Joe consulto su reloj-. Si estás lista, deberíamos salir para Londres ya.
El horrible silencio pareció estirase, pero Joe no pareció afectado. Como tampoco pareció afectarle la incomodidad de ____. Joe estaba en realidad muy lejos de allí. Nada de calor e intimida. Como si la noche anterior no hubiera tenido lugar. Y ____, que se creía preparada para aceptar lo que pudiera decirle, no parecía capaz de digerir aquel absoluto rechazo.
-¿Crees que quiero seguirte a todas partes o así? –pregunto abiertamente.
Joe se quedo inmóvil, pero no antes de hacer una mueca de disgusto.
-¡Ya he superado lo nuestro! –le espetó ella, roja de furia y dolor.
-No tenemos tiempo para una escena –murmuro Joe sin alzar la voz.
-¡Decir cómo me siento no es hacer una escena! –exclamó ella apretando con actitud defensiva.
-¿Y no se te ha ocurrido que puede que no me interese cómo te sientes? –dijo él, enmarcando una aristocrática ceja.
Aturdida, el rubor de la furia dio paso a la palidez. Al darse la vuelta, Joe apretó sus blancos dientes. La brillante sonrisa con la que lo había saludado lo había puesto furioso. La ____ de antes se habría mostrado tímida. Involuntariamente recordó la locura salvaje con que le había respondido la noche que consumaron su matrimonio. Su cuerpo reaccionó con una feroz excitación, enfureciéndolo más.
Para castigarse, se concentro en el viejo parque infantil y en sus diminutos ocupantes.
Los dos lo miraban con sorprendente intensidad. La más pequeña, con su explosión de rizos cobrizos que chirriaban frente al color rosa de su ropa, le dirigió una desdentada sonrisa.
Tan esperanzada y tierna fue, que a punto estuvo de devolvérsela a pesar de su estado de ánimo. Se centro entonces en el niño, con sus solemnes ojos oscuros y su actitud un tanto inquieta, y se sorprendió pensando en lo guapos que eran. Aparto rápidamente la vista, pero no antes de recordarse que aquellos niños no eran responsabilidad suya.
____ se giró nuevamente, decidida a hacerse valer, por mucho que la actitud de Joe le doliera.
-Lo pasamos bien anoche. Solo fue sexo. Lo sé. Pero fue mi forma de decirte adiós. No dejaré que me trates como si sólo hubieras tenido conmigo un sórdido revolcón de una noche. Joe la estudió con sus profundos ojos, pero no dijo nada. ____ cuadró sus delgados hombros.
-Lo crees o no, me alegra que vayamos a divorciarnos. Ahora hay alguien que se preocupa por mí y por fin seré libre para disfrutar de nuestra relación. Él si tiene corazón e imaginación… y también habla.
La mirada entornada de Joe le heló los huesos.
-¿Has terminado?
____ apretó los dientes y se giró, preguntándose por qué se habría molestado en tratar de explicarle nada.
-Iré a por las sillas de los niños…
-¿Es que piensas llevarlos con nosotros?
-¿Y qué quieres que haga con ellos? –preguntó ella, realmente atónita.
Estaba claro que a Joe no se le había ocurrido. Claro que, en su mundo, los niños quedaban al cuidado de una niñera.
-No se te ha ocurrido pensarlo, ¿verdad? –Preguntó con tono fulminante-. Allí donde yo voy, Venus y Marte vienen conmigo.
-¿Venus… y Marte?
- Juno les puso esos nombres cuando estaban en la incubadora- no le gusto el tono defensivo que adquirió su voz-. Sé que son un poco extravagantes, y por eso puse Viviene y Max en sus certificados de nacimiento, pero Venus y Marte le dieron buena suerte cuando tanto la necesitaban.
-Venus y Marte- repitió él con sarcasmo.
Roja de cólera otra vez, _____ pasó a su lado en dirección a la habitación de los niños. Al salir, Joe le quito las dos sillas de coche.
-Yo las llevaré fuera.

____ se esforzó por no mirar a Joe durante el trayecto, aunque era terriblemente consciente de su poderosa presencia. Parecía que el círculo de su relación se había cerrado finalmente.
Joe la llevaba a ver a Emilie Miller y después tenía la intención de salir para siempre de su vida. Su mente retrocedió a su fatídico primer encuentro once años atrás…
Cuando su padrastro, Philippe Lovato, murió, ella sólo tenía nueve años. En su testamento había nombrado a Roland Jonas su tutor. Cuando aquello ocurrió, Juno y ella sobrevivían en México haciendo cola para recibir alimentos gratis. Philippe había sido un hombre encantador, pero era adicto al juego. Sólo después de muerto Juno fue capaz de admitir que ya estaba embarazada cuando conoció a Philippe.
Roland Jonas había enviado a Joe a México a buscarlas. Juno se sentía fracasada como madre. Años después, cuando madre e hija se reunieron tras su larga separación, esta le explicaría a ____ que sin trabajo, ni dinero había creído que lo mejor era enviarla con los Jonas mientras ella se labraba un futuro antes de reclamarla de nuevo. Lo que nunca habría imaginado era que tendrían que pasar nueve años antes de volver a ver a su hija. Y Juno aún guardaba rencor a los Jonas por ello.
Joe tenía veinte años por entonces, pero ya hacía gala de autoridad y una madurez impropias de su edad. ____ se había quedado esperando fuera de su destartalado apartamento de una habitación mientras él hablaba con su madre. Y poco después, se había encontrado acompañando a Joe de vuelta a Francia en un avión.
Joe no tenía ni idea de cómo hablar con una niña, pero sí se había esforzado por mostrarse amable y tranquilizador. Le había descrito el Chateau Fontaine, su fabulosa casa del siglo XVII situada en el valle de Loira, en la que parecía que ella iba a vivir con él y su familia.
Pero, al llegar, de gélida desaprobación del padre de Joe, la había asustado y confundido.
Su único comentario fue lo increíblemente insulsa que era, y la hermosa madre de Joe, Lilliane, no le había mostrado más atención que el que habría mostrado con un gato callejero.
Al día siguiente, Joe la había llevado a Londres a casa de Emilie. La mujer la había recibido con los brazos abiertos, limonada y galletas caseras.
Emergiendo de sus recuerdos, ____ se encontró contemplando los rayos de sol que se colaban atenuados a través de los cristales tintados, resaltando el brillo del pelo negro, ensombreciendo su implacable mandíbula y acentuando la longitud de sus pestañas. Una delgada mano bronceada descansaba sobre el extremo del escritorio que había dentro del coche, mientras trabajaba con el portátil y hablaba por teléfono el mismo tiempo. Dios santo, hasta sus manos eran hermosas, pensó ____, respirando profundamente en un intento por tranquilizarse.
Se oyó entonces un zumbido de un teléfono. Joe levantó su arrogante cabeza, y frunció ceño al darse cuenta de que el teléfono que sonaba no era el suyo. ____ metió la mano en su bolso de gran capacidad y sacó el móvil que Kevin le había regalado en su último cumpleaños.
-¿____? ¿Dónde estás? –Preguntó Kevin con inquietud-. Pasé por ahí esta mañana y vi ese coche enterrado bajo el andamio. Temía que te hubiera ocurrido algo.
-Oh, no, estoy bien… de verdad, Kevin –____ sonrió con determinación, contenta de tener que la distrajera de Joe. Tenía que concentrarse en Kevin, un hombre cariñoso y estable, que probablemente no buscaría jamás la compañía de una amante espectacular como una supermodelo-. Joe me lleva a ver a Emilie. Salí muy deprisa esta mañana y se me olvido llamarte –____ vaciló ligeramente ante el enervante recuerdo de Gabrielle Joly.
-¿Cuándo volverás?
-Pronto… -levantó la vista y se encontró con los ojos de Joe, fríos y oscuros como el río Estigia, y tragó con dificultad-. Escucha, te llamaré cuando vuelva. Cocinaré –se ofreció de improvisto.
Lo del novio era historia ya, decidió Joe sin dudar. Una relación en la que ni la fidelidad ni la lealtad parecían tener lugar no le venía bien. Y si ella no era capaz de verlo, tendría que ocuparse él que lo hiciera. Lo que ____ necesitaba era empezar de nuevo. Por esa razón, le daría su apoyo financiero a condición de que Kevin saliera de su vida. Por su propio bien y por el de los niños, ____ tendría que aprender a llevar una vida más tranquila y convencional, pensó Joe con lúgubre satisfacción.
Pero ella había cambiado. La noche pasada había estado esperando que le dijera que aún lo amaba. No podía entender porque el hecho de que no lo hubiera hecho lo que él definitivamente no había deseado que hiciera habría de irritarlo de esa manera.
Deliberadamente, Joe rescato algunos purgantes recuerdos de su efímero matrimonio. ____ llamándolo a cada hora; ____ leyendo poesía durante el desayuno; ____ esperándolo cada noche a que llegara, aunque fuera ya de día; ___ extraordinariamente sensible y vulnerable, pero sutil como un tanque, y aún más increíblemente amorosa y generosa…
Su velada mirada se heló ante la reflexión final. ¿Con cuántos hombres se habría mostrado así de amorosa y generosa en los últimos dieciocho meses?
En ese momento, la limusina se detuvo delante de la pequeña vivienda en una zona residencial en la que Emilie había vivido durante más de cuarenta años.
-¿Nos espera Emilie? –preguntó ____ incómoda.
-Bien sûr… La llamé antes de llegar a tu casa anoche –Joe observó cómo ____ se inclinaba hacia delante con la evidente intención de desabrocharle el cinturón a la niña-. ¿Por qué no dejas a los niños aquí durmiendo? Mi chófer los vigilara. No creo que vayamos a tardar mucho.
-Pero…
-De hecho, imagino que te sentirás aliviada cuando termine esta reunión.
____ se puso rígida.
-Quiero mucho a Emilie. Puede que esté disgustada y avergonzada por lo sucedido, pero aún así tengo muchas ganas de verla.
Su afirmación no pareció impresionarlo. ____ alzo la barbilla. Emilie ya estaba esperando en la puerta, una mujer alta y delgada con el pelo blanco y un cutis extremadamente fresco para una mujer de setenta y dos años.
-Me puse muy contenta cuando Joe me dijo que vendría contigo –la saludó Emilie con un cariñoso abrazo y susurró-: menos mal que por fin le has contado lo de los mellizos.
Mientras ella enrojecía al comprender el mal entendido de la mujer, Emilie se acerco a la limusina a echarle un vistazo a los bebés.
-Espero que se despierten antes de que tengáis que marcharos.
En la acogedora salita, ____ se sentó enfrente de Emilie.
-Me enfadé mucho cuando mi contable te había dicho esto, Joe –confesó Emilie, desconcertando a los dos.
-No me ha mentido, Emilie… y Hodgson sólo hacia su trabajo.
-Pero es que no entiende bien lo que ocurre. Yo le ofrecí a Juno mi dinero. Ella no me lo pidió y no quería aceptarlo. Yo la convencí para que aceptara mi ayuda. Y ahora que la galería se ha hundido, aunque no allá sido culpa suya, ¡no dejare que persigas a esa pobre mujer como si fuera una delincuente!
Aquella enérgica defensa de su madre tomó a ____ por sorpresa. Aunque los rasgos atezados y devastadores de Joe no traicionaron reacción alguna.
-Juno es una mujer amable y decente que ha llevado una vida difícil y ha tenido mala suerte –añadió Emilie con decisión.
Con los ojos acuosos, ____ extendió la mano y apretó la de Emilie en un gesto de sincera gratitud.
-Mi madre tiene buena intención… siempre… pero nunca parecen salirle bien las cosas –dijo con voz temblorosa.
-Ni a nadie que está cerca –murmuró Joe con aspereza.
-Sé que no debería haber salido huyendo así –reconoció ____ con tirantes, ignorándolo.
-Pero es que Juno no salió huyendo. Vino a verme antes –Emilie sonrió con ironía al recordar-. Llena de ideas locas sobre cómo salvarnos de la ruina las dos… bendita sea. ¡Lo intenta con todas sus fuerzas!
-¿Bendita… sea? –Joe contempló a la anciana como si fuera deficiente intelectual.
-Un artista muy eficiente había acordado con ella exponer su obra en la galería la noche de la inauguración –explicó Emilie con un suspiro-. Sin embargo el mes pasado se echo atrás. Me temo que los demás artistas hicieron lo mismo. Para entonces había gastado todo el dinero en montar la galería y en la campaña publicitaria. No fue culpa suya.
-Sólo Juno podría salir de un fiasco así sin problemas –comentó Joe fríamente.
____ se estremeció. Joe miró a Emilie a los ojos y esbozó una sonrisa tranquilizadora.
-Sin embargo, es un alivio saber que no estás tan disgustada como me había temido, Emilie –continuo él-. Y créeme, no tienes de qué preocuparte. Como Juno es mi suegra, restituiré el dinero perdido.
-No podría dejar que hicieras algo así, Joe –dijo Emilie, frunciendo el ceño.
-Claro que puedes –Joe no se tomó sus palabras en serio.
Pero, consciente de la incomodidad de Emilie, ____ observaba a la mujer con preocupación.
-Esto es un asunto familiar –señaló Joe con impresionante convicción.
-¿De veras? –Emilie frunció los labios-. Las familias viven juntas y se apoyan mutuamente, Joe. Pero ____ y tú habéis estado separados mucho tiempo. En esas circunstancias, ¿cómo voy a dejar que repongas el dinero que le presté a Juno? No puedo pensar en ella como tu suegra cuando sé que tu matrimonio debe haber terminado.
Un silencio en el que podría haberse oído caer un alfiler se había extendido durante el razonamiento de Emilie. Que la mujer hablaba en serio estaba claro.
____ miró de reojo a Joe. Su pronunciado silencio sugería que se había quedado tan atónito con el desarrollo de las cosas como ella. No se le había ocurrido que Emilie, quien inevitablemente estaba de acuerdo en todo lo que él hacía y decía, pudiera rechazar de plano su ofrecimiento. ¿Y por qué lo estaría rechazando? Emilie creía que su matrimonio roto significaba que no podía considerar la deuda de Juno como un asunto familiar ni tampoco responsabilidad de Joe.
-Al contrario, Emilie – replicó él con ojos brillantes, los sensuales labios curvados en una leve sonrisa-. Nuestro matrimonio no ha terminado. ____ y yo íbamos a decirte que vamos a intentar una reconciliación.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 27th 2012, 03:05

Nueva lectora
Seguilaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 27th 2012, 11:10

Ahhh, me encanta!
Siguela prontoo!
Por favor, sigue, sube más!
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 30th 2012, 00:22

jonatika4everrr escribió:
Nueva lectora
Seguilaaaaaaaaa

Bienvenida!! Mañana la sigo:D
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 30th 2012, 00:25

- LiveYourLife - escribió:
Ahhh, me encanta!
Siguela prontoo!
Por favor, sigue, sube más!

Mañana mismo la sigo:D
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
StayStrong_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1358
Edad : 21
Localización : Jonaslandia
Fecha de inscripción : 15/01/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 30th 2012, 09:17

siguelaaaa Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/EilynGP
mecu_27
Nuev@


Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 31/08/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 30th 2012, 14:35

[b]me encanta la novela! seguiiila esta bueniiisimaaa Smile)))[ Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ceecii Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 45
Edad : 22
Localización : México
Fecha de inscripción : 07/03/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Octubre 30th 2012, 21:23

me encanta tu nove
siguela
me encanto el cap Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 3rd 2012, 22:59

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 4th 2012, 03:56

Capitulo 4

____ se quedó inmóvil como si la hubiera atravesado una racha de viento polar, la mirada fija en el marcado perfil masculino mientras él centraba su atención en Emilie. ¡No podía dar crédito a lo que estaba oyendo! Joe tenía fama por sus nervios de acero y su rapidez de reacción de momentos de crisis. ¿Cómo podía un hombre de renombrada inteligencia, cautela y control como Joe anunciar semejante locura?
-¡Es la mejor noticia que he oído jamás! –con una súbita sonrisa de sorpresa y complacencia, Emilie se estiro y le tomo la mano a Joe mientras extendía otra hacia ____.
-____… -instó Joe, probablemente con el mismo tono imperioso que emplearía con algún empleado perezoso del banco.
Pero ____ se quedo mirando con fijeza la mano extendida de Emilie consciente de que no era capaz de mover un músculo. Sabía perfectamente qué era lo que Joe estaba intentando.
¿Pero cómo pensaba llevar a cabo con éxito semejante engaño? Fingir que iban a darse otra oportunidad exigiría una interpretación mucho más convincente de lo que Joe creía.
Sin duda, éste creía que sólo estaba diciendo una mentirijilla sin importancia. Claro que lo que él no sabía era que Emilie y ____ mantenían un contacto demasiado cercano como para que el engaño funcionara. Y a ____ no le gustaba la idea de tener que romper ese contacto con la mujer para guardar las apariencias.
____ se cruzó con la intimidatoria mirada de Joe instándola a levantarse y hacer su papel.
Al ver que no se movía, se inclino sobre ella y, poniendo su mano libre en a suya, la levantó literalmente.
-Me alegro tanto por los dos –Emilie abrazo cariñosamente a ____-. Aunque no me gusta mucho eso de que es a prueba, Joe, especialmente con los niños…
____ pareció recobrar la vida y se apresuro a interrumpirla con un beso en la mejilla.
-Lo siento pero de verdad tenemos mucha prisa, Emilie. ¡Ya sabes cómo es la agenda de Joe! Espero que la permitas solucionar este pequeño problema económico.
-Claro que lo hará –aseveró Joe.
-Sí, y después iré a Francia a visitarte –anunció Emilie con sonrisa expectante sin percatarse del gesto de aturdimiento de ____-. Ahora sí que estoy deseando pasar el verano en Chateau Fontaine con ____ y esos preciosos niños…
-Dios mío, Emilie, tenemos que irnos… te quiero. ¡Hasta pronto! –exclamó ____ frenéticamente, tirando a Joe de la manga con desesperación para sacarlo de allí antes de que la mujer acabara desvelando a la paternidad de los niños.
-Volaremos de vueltas Francia esta noche –dijo Joe sin más, ya en la limusina.
-Perdona… ¿cómo dices?
-Has oído lo que he dicho –dijo Joe con sequedad.
-¡No pienso ir a Francia contigo sólo porque nos has metido en un lío con esa estúpida mentira!
-Yo no lo llamaría una “estúpida mentira”, mom ange. Era la única opción. Si Emilie no accedía a que remplazara el dinero perdido, se quedaría sin hogar antes del final del mes.
Sin los ingresos provenientes de las inversiones que le entregó a Juno ni siquiera puede pagar el alquiler, mucho menos mantenerse con las comodidades mínimas.
-Pero…
-Por una vez… piensa con ese cerebro tuyo –advirtió él, ceñudo-. Está en esta situación por culpa de tu madre. Emilie es muy orgullosa, y puede que se haya mostrado valiente delante de ti, ¿pero cómo crees que soportará un cambio de vida tan drástico a su edad? La preocupación y la angustia acortarían su vida.
____ palideció; verdaderamente no tenía otra opción. Estaba atrapada.
-Puedo pasar el verano en Chateau Fontaine –continuo Joe sin levantar la voz-. Será un precio ridículo por la paz mental de Emilie. Yo me quedaré en el apartamento de parís e iré de visita algún fin de semana. Emilie comprobará personalmente en poco tiempo que no me estoy ocupando de ti. Se sentirá decepcionada, pero estoy seguro de que lo comprenderá cuando decidas que quieres el divorcio.
-Estupendo… no sólo tendré que pasar tres meses lejos de mi novio… sino que además tendré que ser yo la que pida el divorcio. ¡Pues no, gracias! –tenía los ojos brillantes de dolor-. ¡Idea algo mejor!
-Tendrás que pasar sin sexo tres meses. Sobrevivirás –dijo él, lanzándole una fría mirada.
Ella sintió un escalofrió de pura ira.
-Seamos francos –continuó Joe en tono cortante como el cristal-. Tu vida es un absoluto desastre. Sólo tienes veinte años y ya tienes dos hijos. ¿Dónde está el padre?
Con los ojos llameantes en un gesto desafiante, ____ le devolvió la mirada.
-¿Acaso sabes quién es? –añadió Joe.
Con las mejillas enrojecidas, ____ inspiró profundamente para calmarse. Quería gritarle, pero no quería despertar a los niños y asustarlos.
-¿Cómo te atreves a preguntarme eso?
Impertérrito, Joe enarcó una ceja.
-¿Eso es un sí o no?
-Por supuesto que lo sé… ¡y me duele mucho que hayas podido sugerir que no lo supiera! –____ apartó la vista de él y miró a sus hijos-. Pero no fueron concebidos en lo que podría llamarse una relación larga y duradera…
-Así que fue en un revolcón de una noche –terció Joe con desprecio.
-Sí, supongo que ésa es la descripción más adecuada –concedió ella con tono inestable-. No estaba planeado…
-De modo que llegaron por sorpresa. ¿No te perece una actitud muy irresponsable?
-Su padre también lo fue –señaló ella suavemente-. Y el motivo por el que no está ayudando económicamente es porque no sabe que me quede embarazada.
Joe se encogió de hombros, señal de lo poco que le importaba el tema. La falta de curiosidad fue como una bofeteada para ____, pero se limitó a alzar la barbilla.
-No puedo ir a Francia esta noche.
-Tienes que hacerlo –la contradijo él-. Recoge lo que necesites para esta noche. Haré que vengan a por lo demás mañana. No podemos permitirnos tal falta de interés al comienzo de nuestra relación.
-Esta no hace más que empeorar… -gimió ella-. Nos estamos hundiendo más y más.
-Me temo que no tendrás tiempo para cocinar para Kevin – sin previo aviso, la boca de Joe se curvó en una resplandeciente y carismática sonrisa.
El corazón de ____ dio un vuelco. Aquella sonrisa inusual le aceleró el pulso. El color de su rostro fluctuaba cuando se cruzó con los asombrosos ojos de Joe, brillantes de diversión.
-A menos que hayas estado ensayando para mejorar tus habilidades culinarias, Kevin tendría que quedar agradecido por la cancelación del plan –añadió Joe con suavidad.
Ante la referencia a un incidente que había ocurrido cuando estaban juntos, ____ no pudo evitar que los ojos se le llenaran de lágrimas, saturada emocionalmente como estaba.
-¡Cómo puedes ser tan insensible!
-Después de anoche, no puedo creer que quieras mucho a ese tipo –murmuró Joe con fría y despectiva claridad.
Humillada con el recordatorio, ____ apretó los puños y giro su brillante cabeza en un intento por recobrar la calma.
-Mi chófer te llevará a casa para que hagas el equipaje y después al aeropuerto para partir esta noche- dijo Joe minutos más tarde.
Sorprendida al oírlo, ___ levantó la vista y se dio cuenta de que la limusina se había detenido fuera de la central del banco Jonas en Londres.
-Tengo que ocuparme de varias citas de negocios –continuó, los ojos fríos como el hielo-.Pero tal como me has pedido, se me ha ocurrido una explicación que satisfaga a Emilie cuando nuestro matrimonio fingido se desmorone de nuevo- ¡En esta ocasión, puedes decirle la verdad!
-Lo siento, pero no…
-¿Acaso pensabas qué no me he dado cuenta de que Emilie parece creer que tus hijos son míos? –preguntó Joe con sarcasmo.
____ no era capaz de mirarlo. Su reticencia de contarle la verdad sobre los niños había desembocado en aquel malentendido.
-Nunca eres capaz de ver la conclusión más probable de las cosas –añadió él con tono seco.
En ese caso no se equivocaba, y ____ sintió la punzada de la culpa.
-¿Cómo lo has adivinado? –se oyó preguntar.
-Emilie no le habría dado la bienvenida a tus hijos si hubiera creído que yo no era el padre –señaló él.
Y una vez más estaba en lo cierto, tuvo que admitir ____.
-Cuales quiera que fueran las mentiras que emplearas en convencerla de ello son cosa tuya –continuó él-. Pero déjame advertirte que, aunque que reconozco que Emilie se quedará muy sorprendida cuando le cuentes la verdad, no seguiré adelante con esa mentira, ni siquiera temporalmente. No me importa lo incómoda que puedas sentirte, no tengo intención de tomar parte en esa parte de la ficción.
-¡Pero todo el mundo pensará que soy una mujerzuela!
-Tú lo has dicho –murmuro él con frialdad letal.
____ lo contempló mientras salía del coche con la gracia de depredador y se dirigía a grandes zancadas a la entrada del banco. Se dio cuenta de que había sido estúpida al dejar que Joe siguiera creyendo que los mellizos eran hijos de otro hombre, una estúpida por anteponer su propio orgullo ante un hecho innegable.
Cuando subió a bordo del jet privado, ____ sujetaba a cada niño con un brazo. La vaporosa falda azul y el top corto se le pegaban a la piel húmeda después de correr por todo el aeropuerto, Joe se acerco a ella para recibirla enfundado en un traje muy formal de raya diplomática en tono azul y corbata de motivos geométricos. Estaba muy sexy. Una punzada de culpabilidad recorrió la espina dorsal de ____.
-¿Te das cuenta del tiempo que llevamos esperándote?
-Lo siento –dijo ella, deseando decir otra cosa, pero las enseñanzas de Emilie no habían caído en balde; le había enseñado a disculparse siempre por los retrasos.
Lo cierto era que había sido bastante pesado hacer el equipaje y cerrar el castillo en una tarde. Había telefoneado a Kevin nada más llegar, y éste se había acercado al castillo mientras ella estaba con los preparativos. Se había quedado destrozado cuando le había dicho que volvía a Francia con Joe. Sin darle tiempo a explicarle la situación económica en que había quedado Emilie, había salido furioso del castillo.
-¿Quién desconectó el teléfono del coche? –preguntó Joe con tono glacial.
-Yo. Te dije que estábamos en un atasco. No le veía el sentido de tener que darte parte cada cinco minutos.
Joe inspiró profundamente. Una mezcla de alivio y una mescla de exasperación se apoderó de él. La actitud despreocupada de ____ se le hacia exasperante. Demi podía decir que salía cinco minutos y no volver. Se distraía con mucha facilidad. Pero cuando el contacto con la limusina se cortó en seco, Joe se puso muy nervioso. Se pregunto si ____ habría cambiado de opinión respecto a su acuerdo y habría optado por desvanecerse como tan bien se le daba a su madre.
-¿Te importaría ofrecerte a tomar en brazos a uno de los niños? –dijo ____, notando que no podía con los dos.
-¿Qué tome en…?
____ hizo un gesto con la barbilla hacia Venus.
-¿Por dónde la sujeto?
-¡Tómala por donde puedas antes de que se me caiga!
Joe tomó a Venus con las manos rígidas y la sujeto en el aire como si fuera una bomba.
Inicialmente encantada con el cambio, Venus captó finalmente la incertidumbre y dejó escapar un grito nervioso. En respuesta Joe extendió los brazos para apartarla de sí aún más.
Venus se retorcía y gritaba asustada, como si supiera que la iba a dejar caer.
-¡Sujétala contra tu cuerpo, por Dios… la estás asustando! –dijo ____, abrazando a Marte.
-¡Nunca he tenido en brazos a un bebé! –respondió él irritado.
-Pues ya es hora de que aprendas. Es agradable tocarlos y a los bebés les gusta sentirse seguros –____ observó por el rabillo del ojo cómo Joe se acercaba a Venus con exagerada renitencia.
-¿Por qué tiene el cuerpo tan laxo?
-Porque está medio adormilada –respondió ____, viendo como la niña se acurrucaba contra el hombro de Joe totalmente agotada.
-Sus huesos son pequeños como los de un pajarillo –dijo Joe en tono plano-. Tenía miedo de hacerle daño.
En la lujosa zona de trabajo que ocupaba solo una sexta parte del espacio disponible para los pasajeros, ____ deposito a su hijo en las sillas de bebé. Joe se inclinó para darle a Venus.
-Se han habilitado unas cunas en la parte de atrás- la informó.
____ se sentó en medio de los dos. Minutos después el potente jet avanzaba hacia la pista de despegue. Joe estaba estudiando unos documentos en la parte más alejada. Y ____ tuvo que reprimir una risa triste. Había planeado decirle que los mellizos eran sus hijos durante el vuelo, pero estaba exhausta.
Tan pronto como estuvieron en el aire, la azafata se acercó y le mostro donde estaban las cunas. Le dijo también que pronto servirían la cena, pero ____ contestó que no tenía hambre.
Decidió descansar ella un poco en la cama que había junto a las cunas.
Al cabo de diez minutos, alguien abrió la puerta con sumo cuidado.
-Deberías comer algo –dijo Joe con tono plano.
Medio dormida, ____ se dio la vuelta, y su mata de pelo cobrizo se derramó por encima de sus exóticas facciones y sus ojos adormilados. La luz del pasillo se coló en la habitación haciendo relucir la piel satinada de su delgada cintura que dejaba a la vista el corto top. Se estiró abiertamente y entonces una de sus torneadas piernas emergió de los pliegues de su falda.
-Pareces una gitana –murmuró Joe.
El tono profundo e insondable de su voz unido a su marcado acento descendió hasta cada una de sus terminaciones nerviosas, despertándole un traicionero calor en la boca del estómago.
-Sauvage… salvaje –añadió con tono ronco.
De pronto todos sus músculos estaban tensos y lo miraba impotente. Tan alto, moreno y devastadoramente guapo. El deseo empezó a bullir dentro de ella con tal ímpetu, que casi no podía respirar. En un segundo revivió la apasionada fuerza de su boca y su cuerpo en el encuentro que habían tenido hace veinticuatro horas antes. La debilidad provocada por el deseo descendió por su cuerpo como fuego líquido, sintió los pechos hinchados y los pezones erectos. Pero entonces recordó como se había comportado Joe nada más salir de su cama. Frío y distante. ____ despegó la cabeza de la almohada, los ojos relucientes de furioso odio hacia si misma.
-Salvaje… pero no estoy libre… no volveré a estarlo para ti –le dijo.
Joe la estudió con brillante intensidad.
-Parece que estuviéramos en una negociación…
-El eterno banquero –lo reprendió _____, embriagada por la excitación que flotaba en el ambiente.
-La situación ha cambiado…
-¿De veras? –dijo ella, echando la cabeza hacia atrás, en la boca una mueca como lo estuviera considerando-. No lo creo. Lo que creo es que siempre quieres lo que crees que no deberías tener. Pero no me incluyas a mí. Te costaría demasiado.
-¿Cuánto?
-Tu problema es que solo puedes pensar en términos monetarios –suspiró ____ sin demostrar sorpresa, consciente de que Joe echaría a correr si sospechara que un poco más de amabilidad podría persuadirla para quedarse con él y no pedir el divorcio.
-Y en cualquier caso –prosiguió _____, ronroneando como un gatito mientras le lanzaba una lánguida mirada-, no soy alta, ni rubia ni sofisticada. De modo que no creo que vayamos a tener un problema, ¿no crees?
Sin previo aviso, Joe se inclino sobre ella y la levantó en brazos. ____ ahogó un grito de incredulidad. Él amoldó su pequeño cuerpo a su físico duro y masculino y apretó su boca contra la de ella con un ansía atroz, robándole todo el aire de los pulmones.
A continuación, la dejó suavemente sobre la cama de nuevo, pero antes de irse, contempló el rostro sonrojado y perplejo con relajada diversión.
-Para mí no es ningún problema, mon ange.
Y tenía razón. Era problema de ella, reconoció ____ aturdida. No le había costado demasiado llevarla a la cumbre de excitación. No se había dado cuenta de que su limitada capacidad de resistencia frente a Joe podría ser sometida a prueba otra vez. Acababa de caer en la cuenta de que al acceder con aparente facilidad a la petición de Joe de pasar una última noche con él le había dado una impresión errónea sobre ella y su actitud frente al sexo.
____ se encogió, avergonzada y furiosa consigo misma cuando ya era demasiado tarde para cambiar las cosas. Joe había asumido que lo que había hecho una vez con aparente despreocupación estaría dispuesta a repetirlo en cualquier momento. Y era evidente que pensaba aprovecharse de esa disposición suya. Aunque la implicación fue lo que dejó a ____ aún más sorprendida: Joe la estaba tratando, por fin, como una adulta, aunque en el aspecto más básico. Joe la consideraba poco menos que una mujerzuela…
Lo que tampoco decía mucho de su sentido de la moral. Ingenuamente, ella habría creído que Joe sería demasiado escrupuloso para desear a una mujer que se ofrecía a los hombres con tanta facilidad. ¡En realidad demostraba lo poco que sabia del sexo masculino! ¡Lo poco que sabia del hombre con quien se había casado! De pronto, ____ se sentía furiosa con Joe y muy, pero muy agradecida de que fueran a divorciarse…

Conforme avanzaban por el camino de entrada a Chateau Fontaine, Marte finalmente se quedó dormido.
Era para echarse a llorar. El pequeño se había pasado llorando desde que lo sacaron bruscamente de su cuna dentro del jet.
-Creo que Marte se pasará llorando la mitad de la noche.
Joe enarcó una ceja, dejando a la vista un aire de autosatisfacción en su oscura mirada.
-Lo dudo. Tengo una niñera extremadamente competente esperando en el castillo.
____ se quedó con la boca abierta.
-Debería haberle pedido a Bertille que viniera al aeropuerto, así habríamos disfrutado todos de un viaje más agradable.
-No puedo creer lo que estoy oyendo. Que tú has…
-¿Qué ocurre? ¿Qué qué ocurre? –____ ahogó un pequeño grito-. ¡Contrataste una niñera, sin decirme nada, y después sugieres que ella se habría ocupado de mi hijo mejor que yo!
Cuando se percató de su error, la limusina se detuvo delante del castillo y Joe extendió la mano en un intento por tranquilizarla.
-No me has entendido bien…
-¡Y un cuerno! Tú eres el único responsable del malestar de mi hijo…
-Si no bajas la voz volverás a despertarlo –replicó Joe con frialdad en el momento que abrían la puerta que había al lado de ella.
-¿Quién insistió en viajar a estas horas de la noche con dos bebés? –Preguntó ___-. Claro que Marte está nervioso. Lo único que quiere es estar en casa, en su cómoda cunita…
-¡En un edificio que debería ser declarado inhabilitado no creo que “cómoda” sea la palabra más adecuada! Ese lugar al que tú llamas casa dista mucho de ser un lugar apto para vivir.
-¿Pues anoche no parecías tener reparos?
Mientras hablaba, Joe reparó en que la puerta se había quedado abierta y frunció el ceño.
El chófer no estaba por ninguna parte. Seguro que había decidido que apartarse discretamente sería más adecuado que quedarse allí oyendo como la pareja “felizmente reconciliada” discutía acaloradamente.
-Te sugiero que dejes el tema. No hay razón para esta discusión. Es irracional…
-¿Irracional? Me has insultado. Tú que ni siquiera eres capaz de sostener en brazos a un bebé cinco segundos antes de que te entre el pánico, te has atrevido a cuestionar mis capacidades maternales –dijo ____ temblorosamente mientras sacaba a Venus de su sillita-. Te has metido con mi casa, con mi hospitalidad y conmigo. Y sin embargo ha sido tu arrogante negativa a rehacer tu agenda, tu enorme ignorancia sobre el cuidado de un niño y tu absurda convicción de que todo el mundo existe sólo para hacer lo que tú quieres cuando tú quieres lo que tiene la culpa.
-Si no te calmas, te trataré como una cría con una pataleta, porque así es como te estás comportando –dijo Joe con gélida contención.
-Que difícil tiene que ser tratar con alguien que no te respeta, que no te teme y que no depende de tu buena voluntad. Entiendo que debe de suponer un enorme reto que alguien como yo se atreva a contradecirte. ¿Qué estás haciendo con Marte?
Saliendo de la limusina absolutamente furioso, Joe coloco una mano de forma protectora en la espalda del bebé que seguía dormido sobre su hombro.
-Es un niño. No hace falta que te lo eches al hombro como si fuera un saco de patatas.
El seño de sorpresa ante la manera en que había tomado en brazos al niño se desvaneció en ese momento. El magnífico castillo, iluminado con lo que parecía un centenar de luces, que tenía delante captó su atención. ____ recordó abstraídamente lo estricta que había sido Emilie con ella al respecto a dejar encendidas las luces innecesarias, ya que su tutor prestaba mucha atención a todos los asuntos relacionados con los gastos de la finca.
-Claro que Emilie nunca lo habría dicho, ni siquiera habría pensado algo tan irrespetuoso de un miembro de tu ilustre familia –musito ____.
-¿De qué hablas? –Preguntó Joe conforme atravesaban el espléndido puente del siglo XVII que conducía a la imponente puerta principal.
-Tu padre era inmensamente rico, pero avaro –reflexionó ____-. Muy triste. Parece que lo único que la hacía disfrutar en la vida era ahorrar dinero.
Algo totalmente cierto, pero nunca se lo había dicho a la cara a Joe.
-Supongo que le habría dado una apoplejía si hubiera visto todas esas luces encendidas…-añadió ___, entrando en el castillo sin mirar atrás.
Bertille, la niñera, resultó ser una mujer joven, muy amable. Sólo una madre excesivamente posesiva habría rechazado su ayuda, concedió ____ con tristeza. Una habitación del primer piso había sido dispuesta como habitación infantil, y ninguno de los bebés se despertó cuando los metieron en sus cómodas cunas. Cuando Bertille iba adormir en el cuarto ajeno, ____ se despidió y salió al pasillo.
Era más de medianoche y se sintió avergonzada al ver que el ama de llaves aún la estaba esperando pacientemente. Incomoda por las atenciones personales y el hecho de que le hubiera desecho el humilde equipaje, ____ se puso rígida al notar que se dirigía a ella como una mujer casada. Con todo, lo más sorprendente fue cuando la mujer abrió la puerta del dormitorio de Joe y se hizo a un lado para que pasara.
Durante su corto matrimonio, Joe la había sentenciado a un dormitorio al fondo del pasillo y no se le había ocurrido pensar que fuera a ser diferente esa vez, claro que no había tenido tiempo de considerar las implicaciones de reaparecer en el castillo como su esposa reconocida. Pensó que lo más adecuado sería quedarse en una de las habitaciones que había junta a la de él.
Sin embargo, antes de que le diera tiempo a salir, algo la detuvo. La enorme y suntuosa habitación estaba presidida por una magnífica con dosel situada sobre un pequeño estrado.
Joe había dormido en ella desde los ocho años, igual que podría haber vivido con un rico mercader medieval, entre maravillosos brocados, fabulosas pinturas y los mejores muebles antiguos.
“Joe nunca fue como los demás niños. Siempre fue muy serio”, había dicho Emilie. ¿Y qué otra cosa podría haber sido? Hijo única, nacido en el seno de un matrimonio que vivía en las alas distintas del castillo y llevan vidas completamente separadas. ¿Acaso era de extrañar que Joe, cuyos instintos naturales habían sido aplastados en su niñez, fuera tan reservado, controlado e inhibido a la hora de mostrar afecto?
Y aún así, Joe había traspasado sus propias barreras por ella. La había reconfortado cuando la separaron de su madre a los nueve años. Y había vuelto a hacerlo cuando tenía dieciocho años…
La puerta que había a sus espaldas se cerró suavemente. Perpleja se encontró dentro de la enorme habitación de Joe en la que se había colado la noche de la concepción de los mellizos, y quitado algunas bombillas para crear una atmósfera más íntima. El recuerdo hizo que se encogiera.
-Creía que ya estarías en la cama –dijo Joe con una insufrible falta de expresión. Lo dijo despreocupadamente, como si llevaran años compartiendo habitación.
Demi se giró en redondo. Tenía el ceño fruncido y los ojos muy abiertos por la sorpresa.
-¿Crees qué voy a dormir aquí... contigo?
La más tenue de las sonrisas curvó la sensual boca de Joe.
-¿Por qué te sorprende tanto?
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 4th 2012, 08:53

HOLA!!!!!!
NUEVA LECTORA!!! study
Está increíble la nove!!!!
Aunque siento ganas de golpear a Joe!!
Ha sido un desgraciado con ________!!! Evil or Very Mad
Pero quien le puede quitar lo guapo y o precioso Embarassed Twisted Evil
Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha
Plis tienes que seguirla!!!
Muero por saber qué pasará ahora que Joe inventó eso de la reconciliación!!!
Volver arriba Ir abajo
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 4th 2012, 17:05

SEGUILAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
Ceecii Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 45
Edad : 22
Localización : México
Fecha de inscripción : 07/03/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 4th 2012, 18:45

siguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 4th 2012, 20:33

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
AlezitaJounas
Nuev@


Cantidad de envíos : 46
Edad : 20
Localización : In the Rose Gargen
Fecha de inscripción : 17/02/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 13th 2012, 23:51

Capitulo 5

____ se quedó mirando a Joe con los ojos como plato. No podía creer que de verdad esperase que fuese a dormir con él.
-Deja ya de ponerte dramática, por favor… -la instó él con mofa mientras se sacaba la chaqueta en dirección al vestidor contiguo.
-¡Los dos estaremos muy incómodos en la misma habitación! –Dijo ella cruzando los brazos con un aspaviento-. Me quedaré en una de las habitaciones de al lado…
-J´insiste –respondió Joe con suma tranquilidad.
Su aseveración arrogante de que no aceptaría un no por respuesta la sorprendió.
-No es necesario que nosotros…
Con los ojos negros y fríos como el hielo, Joe se giro hacia ella desde una distancia de unos nueve metros y se dirigió hacia ella con paso despreocupado aunque extremadamente intimidatorio.
-Ecoutes-moi… escúchame –ordenó con autoridad innata-. Dado que no pasare mucho tiempo aquí este verano, lo menos que podemos hacer para sustentar nuestra pequeña charada es ocupar la misma habitación. Cuando sea el momento de demostrara que nuestro entusiasmo empieza a decaer, podrás mudarte a otra habitación, pero no antes.
-¡A Emilie no se le ocurrirá pensar jamás por nuestros hábitos maritales! –objeto ____.
-Pero se percatara de ello. Yo no soy un hombre que muestre sus sentimientos. No soy actor –adujo él con creciente impaciencia-. ¿El único signo de reconciliación que verá será que dormimos en la misma cama!
-Preferiría que lo dejáramos en unas flores cuando vengas cada viernes. Seguro que tú podrás hacerlo.
-Las flores son cosa tuya. Recibí una docena de rosas rojas cada día durante las seis semanas que estuvimos juntos. Las enviaban a la puerta de mi despacho acompañadas de unas pequeñas tarjetas escritas a mano. El personal del banco se tomaba todo tipo de molestias para leerlas antes que yo. Estoy seguro de que no creerías que había olvidado la experiencia.
Las tensas mejillas de ____ se tiñeron de rojo.
-En caso de que se te ocurra repetir semejante gesto de romanticismo, ¿crees qué podrías meter las notas en sobres cerrados?
Furia y humillación a partes iguales comenzaron a bullir dentro de ella.
-No te preocupes por eso… ¡jamás volveré a enviarte flores!
-Y ya que estamos hablando del tema, no te daré mi número de móvil a menos que sólo lo uses en caso de urgencia.
-¡No tengo deseo de conocer tu paradero a cada hora! –Exclamó ella con los dientes apretados, ansiosa por escapar de la conversación-. Y si yo voy a tener que quedarme aquí contigo, dormiré en el sofá.
Joe observó el sofá rígido de marco dorado que llevaba en la familia desde el siglo XVIII.
No dijo nada. Sabía que un bloque de mármol sería más cómodo.
____ se metió en el vestidor y se puso a abrir y cerrar de golpe los cajones hasta que dio con su ropa. Sacó ropa de dormir y se dirigió al baño. Allí se desnudo con manos temblorosas de frustración y abrió la ducha. Soltó un aullido cuando los chorros de agua empezaron a golpear su tenso cuerpo desde todas direcciones. Con el pelo mojado se dejó caer en un asiento que había en un rincón. ¡Típico de Joe tener una ducha con más botones que un cohete espacial!
Lo recordó como lo había visto en la habitación. La camisa parcialmente desabrochada mostrando un triangulo dorado de piel, el vientre plano, las caderas esbeltas y unos largos y duros muslos en unos pantalones de color gris marengo cuyo corte ponía de manifiesto cada línea de su musculoso y ágil cuerpo. Un traicionero estallido de calor en la parte baja del vientre hizo que se tensara aún más. Apretó los dientes, odiándose por su debilidad. Había sido capaz de estar ahí de pie discutiendo con él y deseándolo al mismo tiempo. Era asqueroso, indecente.
Pero Joe siempre la había hecho sentir así. Lograba estimular sus sentidos, despertar el deseo más atormentador. Su profunda voz, su áspero acento, sus hermosos ojos y su sensual boca hacían que las rodillas se le debilitaran por el deseo. Definitivamente ya no era amor, sino sólo deseo. ¡Un anhelo absurdo, perverso y codicioso que tenía que controlar!
Ya no ansiaba ver esa inusual sonrisa, ese devastador brillo dorado en sus ojos cuando algo le divertía, la sensación de victoria con la que una vez había disfrutado al verlo reír.
No, eso se había acabado, se dijo con urgencia. Y menos mal, porque Joe no iba a alegrarse excesivamente cuando supiera que él era el padre de los niños. Iba a ser un verano horrible, y el día siguiente, cuando pensaba contarle la verdad sobre la paternidad de los mellizos, prometía ser el peor día de su vida…
Salió del baño y se quedo de piedra, con el corazón martillándole con tal fuerza que creyó que iba a desmayarse. ¡Y no era de extrañar! Era evidente que Joe había hecho uso de otro cuarto de baño porque tenía el pelo húmedo y estaba poniéndose un batín de seda. La suave piel bronceada se tensaba sobre los trabajados músculos. Cerró los ojos avergonzada.
Apartó la cabeza y fue a buscar las sábanas.
-Buenas noches –dijo con la voz tensa.
Joe trepó a la cama, apartó el edredón y se tumbó. ____ llevaba una camiseta grande con un patito amarillo. Algo ni remotamente seductor. Pero su cuerpo no parecía pensar lo mismo y reaccionó con innegable entusiasmo. ____ se inclinó para hacerse la cama en el sofá, dejando a la vista sus esbeltas piernas hasta el muslo, al tiempo que el algodón de la camiseta se ceñía con provocativa fidelidad a la curva perfecta de su trasero…
El aliento se le escapó a él en forma de suave silbido, el dolor sordo tan potente que tuvo que apretar los puños. La ira reprimida comenzó a hervir nuevamente. Estaba jugando a incitarlo deliberadamente. ____ ya no era la adorable joven virgen que con admirable contestación se había obligado a no tocar en las primeras seis semanas de su matrimonio.
-Una colegiala… -había dicho Gabrielle con una mueca de dolor-. Los hombres que persiguen colegialas están enfermos, ¿no crees? Pero ____ va pidiéndolo. Con esos enormes ojos de cachorro, siguiéndote como si fueras un dios. ¿Cómo puedes soportarlo?
Con sorprendente facilidad.
Arrancado de ese molesto recuerdo al ver que ____ se peinaba el pelo húmedo con los dedos, Joe se puso rígido. La camiseta se había puesto tirante sobre sus pequeños pechos, firmes y redondos como manzanas. Le había dicho que nunca volvería a estar libre para él.
Que engreída. La furia que había mantenido oculta durante casi dos días y medio pareció aumentar. Ella estaba en el mercado y él pensaba comprarla. ¿Por qué no? Antes de que terminara el verano se habría saciado de ella. Ninguna mujer había conservado su interés más de dos meses… y una con una camiseta con un patito pintado tenía menos posibilidades que la mayoría.
____ percibía el silencio cargado como el que precede a una tormenta. Se le erizó el vello de los brazos cuando se metió en la cama que se había preparado, y esperó a que Joe apagara la luz. No se atrevía a mirarlo por miedo a que notara el nivel de deseo que había en ella. Joe era capaz de notara el nivel de deseo que había en ella. Joe era capaz de notar muchas cosas. No se le escapaba nada. Para él era como un libro abierto.
-D´accord… de acuerdo, y ahora que ya me has dado la posibilidad de ver lo que tienes para ofrecer desde todo ángulo posible, quiero que te quites la camiseta y olvida el sofá. Te quiero en esta cama el resto de la noche –dijo Joe con claridad cristalina.
-¿Per… perdona? –tartamudeó ella, incrédula.
Joe se incorporó con una mano.
-No juegues conmigo –le advirtió con voz suave-. No estoy de humor para lo que imagino que te gusta definir como juegos preliminares verbales.
____ se sentó con un movimiento brusco, tapándose con las sábanas. El manto de luz que cubría la enorme cama iluminaba el impecable perfil, la tensión era visible en sus amplios hombros. La sábana lo cubría hasta la cintura. Blanquísima en contraste con su magnífico torso. Tenía un aspecto increíblemente atractivo e intimidatorio. Y parecía enfadado. ¿Pero por qué?
-Parece que crees que he estado tratando de acercarme a ti –musitó ella con las mejillas rojas. Su propio enfado suavizado por el miedo a haberlo incitado sexualmente-. Pero te juró que no he… al menos no de forma consciente.
-Me deseas tanto como yo a ti, Mon Age –terció él con impaciencia.
____ apartó los ojos de su desafiante escrutinio.
-Eres demasiado directo con este tipo de cosas, ¿no? ¿Me permites usar una analogía? Si como tanto chocolate como me gustaría, no entraría en mi ropa, por eso me controlo. Desear quitarte la ropa a todas horas… bueno, es más o menos lo mismo.
-Mon Dieu… Dios, dame fuerza –gruñó Joe entre dientes.
-Es verdad, lo creas o no –insistió ____, plegando la sábana entre los dedos rígidos, sin mirarlo por miedo a perder el hilo-. Anoche deberíamos haber dejado las cosas como estaban…
Joe dejó escapar un gemido.
-Eres demasiado chocolate para mí, eres nocivo, y de verdad que no quiero que me tientes para hacer algo que no es bueno para mí… ni para ti.
Joe saltó de la cama. ____ mantuvo la cabeza gacha mientras él cruzaba la habitación, hablando más y más deprisa.
-Podría estar realmente enfadada por la manera en que me has invitado a pasar la noche contigo… pero te disculpa el hecho de que tal vez te moleste encontrarme aún atractiva. Y que tal vez estás cansado y no estás acostumbrado a pedir nada a todas esas mujeres que se te echan encima constantemente… ¿qué estás haciendo? –chilló desconcertada.
Joe cerró las manos en torno a su cintura y la levantó del sofá.
-No soy nocivo para ti. Probablemente sea el hombre más cuerdo con el que has compartido habitación. Cualquiera sabe si continuaré siendo un hombre cuerdo después de este verano. Piensa en mí como adicta al chocolate, completamente a merced de una codicia ingobernable. Ten compasión –la instó.
_____ se acordó entonces de cómo quería verlo suplicar de deseo por ella. La situación real era que Joe la mantenía en vilo a cuarenta centímetros del suelo y no estaba suplicándole exactamente, aunque si estaba mostrando un cierto interés. Sin olvidar la mirada de frustración en esos increíbles ojos oscuros que despertó en ella comprensión, anhelo y…
Resultó evidente que Joe interpretó la soñadora mirada de los ojos aguamarina como el instantáneo reconocimiento de un hombre que no ha visto otra expresión más que aquélla en su mirada, y una resplandeciente sonrisa de satisfacción iluminó su rostro. El corazón de ____ dio un vuelco vertiginoso.
-Date un capricho conmigo, mon ange –invitó Joe con una voz ronca que le puso de punta todas las terminaciones nerviosas del cuerpo.
El sentido común hizo un poderoso intento de hacerse oír en su cabeza.
-No puedo… ¡no debo!
Joe la deposito en la cama con una ternura que no había experimentado desde su accidentada consumación. La miro con ojos relucientes de deseo y entonces se detuvo, mostrando una expresión seria en sus bellos rasgos.
-Evidentemente cuidaré de ti y de los mellizos todo el tiempo que quieras.
-¿Qué cuidarás de mí? – la realidad se iba retirando tan rápidamente que nada podía hacerla regresar. ____ estaba temblando y tenía el pulso acelerado. El familiar aroma de Joe la iba envolviendo. Tras la devastación que había seguido el acto amoroso la noche anterior, _____ tenía una provocativa sensación más desesperada y anhelante que nunca. Había renunciado a él y él había vuelto. No podía evitar pensar en lo precioso del acto.
-Naturellement… también creo que puedo buscarte una casa para que vivas aquí, en Francia –murmuró Joe con sensual aspereza, apenas un susurro entre sus labios entreabiertos.
¿Estaba burlándose de ella? ¿Una casa en Francia? ¿Es que… es que estaba pidiéndole que se quedara en Chateau Fontaine? Una oleada de pura felicidad se apoderó de ella.
Deslizó los dedos en el pelo oscuro de él y curvó las manos sobre sus fuertes pómulos.
-¿Una casa en Francia?
-Te gustaría… -dijo él, descendiendo sobre ella para probar sus sensuales labios.
¡Le gustaba eso y todo lo demás! El ansia que había expresado en un beso había hecho que un fuego brotara en su interior con la fuerza de una tormenta. Ella le devolvió el beso con todo su corazón y su alma, y dejo que sus manos vagaran ociosamente por sus potentes hombros. “Mío, mío”, quería gritar a los cuatro vientos, pero también quería vivir todas las fantasías que había imaginado durante dieciocho meses lejos de él.
Le empujó los hombros con toda su fuerza, llena de un agradecido entusiasmo. Quería demostrarle lo mucho que podría aprender si él le daba la oportunidad y el tiempo para ganar experiencia. Después nunca jamás volvería a creer que necesitaba una amante como Gabrielle Joly.
Joe cayó de espaldas sobre las almohadas con una ligera sombra de desconcierto en sus ojos negros.
-¿Qué ocurre?
-Nada… ¡nada en absoluto! –dijo ____, un poco tímida de pronto, con todas aquellas luces encendidas y la tremenda consciencia de lo sofisticado que era él. Le daba miedo cometer un error y estropear el momento. Después de todo, el sexo tenía que ser algo crucial para Joe si una sola noche con ella lo había llevado a pedirle que olvidara que su reconciliación era fingida.
-¿_____…? –Joe le tomó con una mano la cabeza inclinada-. Quiero que seas feliz. Quiero hacerte feliz…
-Oh… me estás haciendo muy feliz, porque yo… -“simplemente te adoro”. Pero se tragó las palabras. No quería mostrar demasiado entusiasmo demasiado pronto. Antes no le había dado buen resultado. Joe tenía que creer que tenía que hacer un esfuerzo para lograr el resultado deseado.
-Necesitas a alguien como yo –dijo él, y metiendo los dedos en su pelo, reclamó sus labios para darle un enfebrecido beso que la dejó temblando…
Decidida a mostrarle que él la necesitaba a ella todavía más, ____ deslizó una titubeante mano por su vientre plano, fascinada ante la manera en que sus músculos se apretaron súbitamente y la forma en que dejó escapar el aire. Cambió de posición e inclino la cabeza para seguir con la punta de la lengua el intrigante sendero de vello que descendía por su estomago y desaparecía bajo la sábana. Joe respondió removiéndose inquieto. Una ola de calor brotó dentro de ella.
-Después… -con los ojos relucientes de deseo, tiró de ella hasta posicionarla encima-.Pero todavía quedan por confirmar dos términos de este acuerdo.
-¿Términos?
-Espero que me seas fiel mientras dure.
____ parpadeo varias veces, atónita. Le estaba costando, pero trataba de esforzarse por contenerse porque Joe tenía esa expresión de gravedad que siempre la intimidaba.
-¿Mientras dure?
-Inevitablemente esta atracción acabará consumiéndose.
____ se puso tensa y Joe la rodeó con ambos brazos, contemplando fijamente su mirada agitada.
-Por otra parte, podría durar años –continuó, veloz como un rayo-. El otro sencillo término que quiero tratar es que tendrás que ser más discreta como amante de lo que fuiste como esposa. Emilie no debe enterarse.
____ tardó un poco en comprender el significado. Había malinterpretado a Joe. Y solo ella era culpable por mostrarse patéticamente ansiosa por creer que Joe estaba dispuesto a darle a su matrimonio una oportunidad de verdad. Pero el no tenía intención de hacer tal cosa. Seguía queriendo el divorcio.
Sin embargo, y a pesar de todo, era capaz de pedirle que se quedara en Francia y viviera como su amante. Vaya eufemismo. Sin amor, solo quería su compañera sexual. ¿De verdad pensaba qué estaba tan desesperada por estar cerca de él? El dolor la envolvió, halando su acalorado cuerpo.
-Déjame… -dijo ella con voz inestable.
-Sí… ¡apaga ese maldito teléfono! –asintió Joe exasperado, soltándola.
-¿Teléfono? –repitió ella, parpadeando sin comprender, y entonces oyó el irritante zumbido. Sin moverse, se quedó mirando con mirada vacía hacia el bolso.
-¡Yo lo haré! –dijo Joe.
-No… ¡no! –de pronto ____ saltó de la cama y corrió a responder como si su vida pendiera de ello.
Y en cierto sentido así era. Dolida por el nuevo rechazo de Joe, sólo deseaba correr y alejarse todo lo posible de él. Sacó el móvil del bolso y oyó la voz de Kevin. Las lágrimas acudieron a sus ojos en respuesta, abundantes e imparables, descendieron por sus temblorosas mejillas.
-Kevin… ¡oh Kevin! –sollozó, y corrió hacia la puerta de la habitación para hablar en privado.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/JounasLovarou
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 14th 2012, 12:01

ME ENCANTO!!!!!
Cada vez la nove se pone mejor!!!
Aunque sigo odiando a Joe por ser tan maldito con ________!!!! Bravo!
La pobre se había echo ilusiones pensando que podía intentar
arreglar su matrimonio pero a Joe parece no interesarle eso... Evil or Very Mad
Y todavía falta que le diga que los mellizos son sus hijos!!!!!
OMG!!!!

Tienes que seguirla por favor!!!!
Necesito saber qué pasará con la llamada de Kevin!! confused
Ojalá Joe se ponga aunque sea un poquito celoso!!! juju
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 14th 2012, 19:23

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
yamijonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 560
Edad : 20
Localización : con nick en ammm ......
Fecha de inscripción : 22/03/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 17th 2012, 11:27

nueva lectora siguelaaaa por favor Very Happy
Volver arriba Ir abajo
darley
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 352
Fecha de inscripción : 09/01/2012

MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Noviembre 17th 2012, 19:43

Xfavor siguela.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]   Hoy a las 21:39

Volver arriba Ir abajo
 
Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Una noche con su mujer [Joe Jonas& Tu]
» Nick Jonas quiere casarse con la mujer ideal
» La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores
» Jonas Brothers en Una Noche En El Museo 2
» °°°°SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO°°°° (nick y tu) romatica

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: