Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 27, 28, 29  Siguiente
AutorMensaje
nasgdangerJONAS
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 24
Localización : viajando todas las noches...solo para ver tus ojos<3
Fecha de inscripción : 12/11/2010

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 18th 2012, 19:35

FELIZ CUMPLE PAO Very Happy cheers Baila espero que hayas y que estes disfrutando mucho de tu dia!!
no te preocupes, uuuuf buenisimo el caps Very Happy
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/WatermelonLovE_#
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 18th 2012, 20:14

nueva lectoraaaa
tienes que seguirlaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
felizzz cumpleee paooo
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica (adaptacion)   Diciembre 19th 2012, 17:56

DANGEROUS GAMES

Capitulo 47


—_______, maldita sea, ¿estás bien? —las manos de Joe la agarraron por los hombros, sacudiéndola ferozmente cuando ella volvió la cabeza hacia él.
Tenía el rostro blanco, sus ojos azules medianoche casi negros de rabia fulminándola con la mirada.

—No estoy herida ¿Sandy? —Ella se volvió hacia él, viendo como John y Drage estabilizaban al otro hombre, aplicándole toallas en la herida cuando una cacofonía de voces comenzaron a surgir.

—La policía y las ambulancias están en camino —Jayne se deslizó al lado de Drage, con el rostro magullado, la sangre del brazo filtrándose por debajo de una herida vendada a toda prisa

—Golpearon la puerta de atrás. El técnico de la camioneta está muerto, pero logramos acorralar a un par de hombres de Fuentes. Él no estaba con ellos.

—Tú estás herida — _______ negó con la cabeza, la conmoción que afloraba dentro de ella rápidamente comenzó a llenarle de lágrimas sus ojos. Dios, ella no debería llorar. Habían sobrevivido. Ella había sobrevivido. Sandy estaría bien, ¿no? Joe estaba vivo.

—Estoy bien —los ojos de la mujer eran de piedra fría, como su nivel de voz.

—Aquí, cariño — Joe envolvió su chaqueta de cuero en torno a ella mientras ella se daba cuenta que estaba temblando, temblando tan duro que sus dientes eran rechinaban.

—Esto apesta —ella dijo entre lágrimas, forzando a las palabras anteriores a atravesar sus dientes.

—Shock. Tú lo superarás. Y estuviste bien, amiga —Jayne le aseguró, una pequeña sonrisa suavizaba su rostro —Y. Sandy, bebé —Jayne le dedicó una sonrisa de aprobación —Lo hiciste bien. Muy bien.

Sandy se quedó visiblemente tranquilo mientras su mirada vacilaba de nuevo a ______ .

—¿Qué estabas haciendo? —ella le preguntó el joven —¿Cómo lo supiste?

Una amarga sonrisa torció los labios —Seguí la droga aquí. Los soldados de Fuentes mataron a mi madre, su marido, y mi media hermana en América del Sur.

—Delores — Joe gruñó el nombre mientras contemplaba a Sandy. Delores Adán había sido uno de los empleados del gobierno en la nómina de Fuentes. También había sido uno de los hombres en el interior de la DEA.

—Delores —él asintió débilmente —Ellos violaron y asesinaron a mi hermana menor antes de matar a mi madre y su marido. No podía dejar escaparlos. No tenía ni idea de que Fuentes aún estaba vivo, sin embargo.

—Él ha estado aquí por más de un año siguiendo a la droga, tratando de descubrir quién estaba detrás de ella —Jayne añadió antes de moverse rápidamente hacia atrás y dejar paso a los médicos abriéndose camino al lado de Sandy.

—_______ — Joe se volvió de espaldas a él, contemplando la preocupación de ella —¿Estás segura de que estás bien?

—Estoy bien —ella seguía llorando, sin embargo, y odiaba eso —Jack me iba a matar, Joe — ella no esperaba esto. Había esperado a un extraño, alguien a quien ella no conocía. Pese a las afirmaciones de Joe que había un espía en la unidad de Nick, que no podía realmente creerlo.

—Lo sé, bebé — Joe empujó su pelo hacia atrás, moviendo los dedos por la mejilla antes de que la tomara en sus brazos —Lo sé. Yo estaba justo detrás de él. Sandy nos dio la oportunidad que necesitábamos para salir de la línea de fuego.

Ella se aferró a su espalda, temblando ante lo cerca que Sandy había estado de morir por ella

—Fue Jack. Pensé que era amigo de Nick. Eran como hermanos.

—No, no lo eran —Joe apretó los brazos alrededor de ella —Nick sólo pensó que lo eran. Espera ahora, cariño, la policía está aquí y tenemos que ordenar todo. Vamos a salir de esto.

Ella asintió con la cabeza en su hombro —Vamos a salir de esto —Su voz entrecortada mientras luchaba con sus lágrimas, y luego enderezó sus hombros y respiró hondo—Estoy bien.

—Sé que lo estás, pero podrías no estarlo —él la mantenía en su lugar mientras ella se movió alejándose de él —Aguanta un minuto para mí, mi amor. Me voy a asegurar que estás todavía en una sola pieza. Pensé que habías muerto de miedo cuando vi la pistola a tu lado.

Ella se estremeció ante el recuerdo de ella. Él no estaba solo. Era una maldita buena cosa que no había comido la cena temprano, o se habría perdido en la pista de baile al darse cuenta de lo que estaba pasando.

—Joe La policía está aquí ahora —la voz de Nick no era normal, pero ella no podía esperar que lo fuera.

Mientras Joe le permitía girar de él, ayudándola a ponerse de pie, se enfrentó a la expresión llena de tristeza en el rostro del otro hombre.

—Lo siento —susurró

Nick parpadeó hacia ella —¿Por qué?

Su mirada se trasladó al hombre muerto tendido en el suelo, la sangre manchaba la ropa desde la herida en el pecho

—Él era tu amigo.

Nick hizo una pausa, su mirada vacilante sobre el cuerpo antes de regresar a ella —No era un amigo mío —dijo Nick en voz baja antes de marcharse, y se dirigía corriendo a los oficiales en el club.

Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 19th 2012, 18:00

Hola chicas, mil gracias por sus felicitaciones, realmente la pase muy bien, con toda mi familia, y recibi lindos mensajes de parte de mis sisters en el twitter, en serio mil gracias nasgdangerJONAS y jonatika4everrr Welcome gracias por leer y comentar, las quiero chicas Smile
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT (adaptacion)   Diciembre 20th 2012, 17:53

DANGEROUS GAMES

Capitulo 48


Aspirar un progreso. Envejecer, formarse, ganar experiencia, cualquiera que sea el título, _______ decidió que era un dolor en el... alma.
Mientras los oficiales de investigación irrumpían en el club, seguidos por la División de Asuntos
Internos de Atlanta, para hacerse cargo del caso de deslealtad y muerte del agente Jack Samuels, vio otra cara del horror que se enfrentaba en el trabajo que había elegido. Y ella podía sentir que la experiencia, se expandía, aumentando en su interior. Así como sentía la profunda certeza de que Joe tenía razón. Este no era un trabajo para ella.
Se hacía evidente la rotunda caída dentro de la realidad que ella había estado tratando de evitar. La dura, fría mirada en los ojos de Nick, minutos después de que él había disparado y matado a su mejor amigo, le recordaba demasiado a los bloques de hielo que ella a menudo veía en la mirada de Joe. La mirada de un hombre que había conocido la traición, que había
aprendido el precio de la confianza. Del amor. Ella no quería aprender esas lecciones nunca.

Mientras ella les daba su informe a los investigadores, observaba a Joe. Los clientes que habían llenado el club habían sido puestos en libertad, dejando a Nick y sus agentes restantes, ella misma, y Joe. Kevin e Ian habían escapado con la multitud para preservar su cubierta. No había terminado. Fuentes todavía estaba allí.

—¿Estás bien? — Joe se trasladó a su lado cuando el investigador tomó su informe firmado y
se trasladó a Nick.

Todavía llevaba la chaqueta de Joe cerrada muy cerca a su alrededor para protegerse del frío que podía sentir en movimiento a través de sus huesos.

—Estoy muy bien —ella respiró hondo, mirando en todo el club con una sensación de incredulidad —¿Cualquier dato sobre Fuentes?

—Nada —Joe sacudió la cabeza —Jayne y sus hombres aprehendieron al cabrón de su tío, José, y al sobrino Santiago tratando de abrirse paso en el ascensor privado que lleva a la escalera.
Están en custodia ahora. Manuelo logró escapar, pero Kevin e Ian lo están buscando.

_______ apoyó sus brazos sobre la mesa donde ella estaba sentada y bajó la cabeza empujando sus dedos por el pelo.

—Entonces, ¿qué hacemos ahora? —miró alrededor del club de nuevo, oyendo el fantasmal eco de las voces de los oficiales, mientras aclaraban el proceso de investigación final.

Jack había sido colocado en una bolsa para cadáveres y se lo llevaron, mientras que dos oficiales habían sido enviados a su casa para notificar a su esposa de su muerte.

—Ahora esperaremos —Joe se sentó en la silla frente a ella, estirando sus largas piernas tapizadas de cuero delante de él mientras la observaba en silencio —Y observaremos. Él va a moverse de nuevo pronto.

_______ presionó los labios mientras apretaba los dientes contra la maldición que quería pasar por sus labios. Ella quería terminar con esto, ahora. Quería capturar a Fuentes, quería sacarlo fuera de las calles y ponerlo detrás de las rejas. Quería enredarse en los brazos de Joe y asegurarse que el hielo que acechaba en la parte posterior de su mirada se fundiría, sería
deshielo, y que iba a encontrar una manera de permanecer en su vida.

Tal vez fue sólo una sobrecarga de adrenalina, pensó, levantando los ojos hacia él, mirando a las esferas de medianoche y sintiendo apretar su pecho en el frío que ensombrecía la preocupación. Le importaba, sabía que a él le importaba, pero no donde era importante, no donde lo mantendría con ella para siempre. Y ella lo sabía. Cuando esta operación terminara,Joe se habría ido, y estaba rompiéndole el corazón.

—Entonces, ¿qué sigue? —ella sacó los ojos de él, odiando el pellizco apretando de dolor en el pecho.

—A continuación, nos dirigimos abajo, cenamos, y…

—No tengo hambre, Joe.

—Eso es una lástima, cariño —dijo arrastrando las palabras con un sedoso tono de advertencia —Porque yo sí, y voy a insistir en que compartas una comida conmigo. Entonces tendremos una buena ducha caliente e iremos a la cama. Donde ilusionadamente espero tener la oportunidad de hacerte olvidar la lucha para que puedas dormir tranquilamente en mis brazos.

Ella le devolvió la mirada. Una sonrisa bordeaba los labios de Joe, arrugando las comisuras de sus ojos, pero la mano que estaba sobre la mesa estaba tensa, casi acurrucada en un puño.

—No te molestes —_______ se levantó sacudiendo sus pies, mirándolo de nuevo con ira.

—_______ —él hizo lo mismo, moviéndose para bloquearle el camino —¿Qué está mal?

¿Qué estaba mal? Ella había visto a un amigo traicionarla, observaba la vida de otro destruida, y estaba comprendiendo el hecho evidente de que el mundo de los sueños donde ella estaba viviendo se derrumbaría alrededor de sus pies cualquier día.

Esto estaba en los ojos de Joe. En la consideración cuidadosa que él usaba cuando la «manipulaba». Él la quería, él la deseaba físicamente, ella era lo suficientemente mujer como para saber esto. Infierno, era más que eso. Él la amaba. La amaba tanto que nunca se permitiría quedarse con ella. El castillo de naipes que había estado construyendo en su propio corazón se estaba desmoronando a su alrededor.

—No pasa nada —nada, salvo la verdad. Joe no era un hombre que cambiara de opinión a menudo. La vasectomía, en la que ella se había obligado a si misma a no pensar, era otro paso más hacia su destrucción.

—No pasa nada —ella negó con la cabeza, demasiado cansada por dentro como para encontrar fuerzas para llorar. ¿Cuántas veces había que llorado? ¿Renunciado? Sólo para volver a él en la primera oportunidad. Porque ella seguía esperanzada, rezando. Soñando que el amor que sentía por él descongelaría la capa de hielo que ella sentía en su corazón.

—Nena —su mano ahuecada en la mejilla mientras miraba hacia ella con desconcierto —Ha sido un infierno de noche. Este asunto romperá tu alma si se lo permites. No le permitas hacerte eso, ______.

—¿Cómo ha roto la tuya? —sus labios retorcidos dolorosamente —¿Dónde está tu alma, Joe?

—No lo hagas, _______ —sacudió la cabeza, negando la pregunta no formulada —Mira a tu alrededor. La noche se ha llenado de sangre y traición. Eso es suficiente para que un hombre endurecido pierda el equilibrio. Arrojándolo dentro del caos si se lo permite —sus labios temblaban, pero no con lágrimas. Ella no podía llorar —Estoy cansado. Yo sólo quiero dormir. No necesito sexo esta noche —Él la miró pensativo —Tal vez sí. Tal vez necesito sentirte,______ convencerme a mi mismo que estás realmente bien. Que esta vez, no resultaste herida. Si tú continúas con esto, un día de éstos va a ser tu cuerpo el que esté en una morgue, tu vida acabada. ¿Es lo que quieres? ¿Todos tus sueños tirados a la basura?

Ella alargó la mano, sus dedos rastreando sobre la mandíbula dura, porque ella no podía dejar de tocarlo. No podía dejar de amarlo. Cuando esta operación se terminara él se iría y ella lo sabía. Él se alejaría, y cuando lo hiciera, el corazón de ella lo seguiría, al igual que siempre.

En cada misión lloraría y se preocuparía. Cada día sin él sería una eternidad. Cada noche, sin él sería triste y fría. Por un tiempo. Esto iba a romper su corazón, pero ella viviría, se aseguró a sí misma. Así como lo había hecho siempre.

—Puede que tengas razón —susurró, con los dedos cayendo desde la calidez de su piel — Vamos a follar como si no hubiera mañana, Joe

Vio la mueca inquieta en la esquina de sus ojos. A él no le gustó el término explícito cuando ella lo dijo. Era una lástima. Estaba cansada de hacer el amor en paz.

—¿Qué estamos esperando?

Él entrecerró los ojos sobre ella, un músculo palpitaba en su mandíbula cuando ella sintió el aire entre ellos espesarse con la tensión.

—Tú llevarías a un santo a la bebida —gruñó mientras la cogió del brazo y comenzó a conducirla a través de la pista de baile. Sus dedos eran gentiles, sin embargo, su paso controlado, dirigiéndose al pasillo.

—Buena cosa que no seas un santo —bromeó ella —De esa manera, deberías ser bueno.

—No empieces conmigo, _______. Juro por Dios, pensé que tendría un accidente cerebro-vascular cuando vi a ese hijo de puta conducirte hacia la puerta de atrás. ¿Crees que me gustó eso?

—Sí, Reno habría estado molesto contigo si permitías que me peguen un tiro. Puedo ver tu problema allí —Ella lo estaba presionando. Ella se estaba presionando a sí misma. La pena estaba abriendo un agujero en su corazón, en su alma, y ella no sabía cómo contenerla. No sabía cómo hacerle frente a la pérdida que había visto esta noche o al mal al que se había enfrentado.

La mirada que le dirigió chisporroteaba con ira.

—Oh, vas a hacer que me ponga a temblar con esa gran mala postura SEAL que tienes allí, Joe—sacudió la cabeza antes de inclinarla ante él con una mirada seductora desde la esquina de su ojo —No vayas a hacer que me moje antes de llegar a la cama.

—¡Hijo de puta! —la arrastró a través de la entrada al salón privado antes de empujarla contra la pared, anclándola allí con su cuerpo más alto, más fuerte mientras sus manos asían su rostro, inclinándole la cabeza hacia atrás y mirándola con lujuria caliente. No había hielo allí. Era la fundición por debajo de la lujuria furiosa, la delgada fachada del control.

—¿Vas a ir como un Dom ahora sobre mí, Joe? —sus manos apretaban contra su abdomen duro, con los dedos disfrutando de la sensación de los músculos duros por debajo de la carne masculina caliente —Yo podría derretirme si lo haces.

La longitud de su polla endurecida presionaba contra su bajo abdomen, acelerándole el pulso con la seguridad de que por lo menos, en su hambre por ella, él no podía aún negarla de nuevo.

—Detén esto, ______ —él presionó hacia fuera, haciendo muecas de doloroso placer cuando sus caderas apretaron con más fuerza su erección —Te destruirás a ti misma si no tienes cuidado.
Sus párpados se deslizaron cerrados. El tacto de sus manos le enmarcaba la cara, las yemas de los dedos corrían lentamente sobre las mejillas, llenándola con un debilitado, ardiente placer.

—Te necesito —susurró con tristeza —Todo de ti, Joe. Sólo una vez, sólo por esta vez, dame todo de ti.

Sus ojos se agrandaron sólo una mínima parte, emitiendo una mirada encantada mientras la miraba.

—Nos vas a destruir a los dos antes de que esto termine, ______.

—Sólo una vez, Joe —volvió su cabeza para presionarle un beso en su palma, la lengua asomando, lamiendo la carne dura, callosa antes de volver a él —Sólo una vez. Te prometo que nadie sabrá, sólo nosotros. No voy a dejar que tu secreto se revele.

—Oh, nena —su suspiro fue agridulce, con la mirada pensativa. Bajando la cabeza, apoyó la frente contra la de ella, sus miradas conectaron hasta que ella casi podía ver su reflejo en las profundidades de medianoche —¿Qué voy a hacer contigo?

—Ámame —su respiración se enganchó con la emoción —Yo no necesito las palabras, Joe No tienes que mentirme. Pero sólo una vez, dame más que sólo tu cuerpo. Dame algo para recordar.



Volver arriba Ir abajo
nasgdangerJONAS
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 24
Localización : viajando todas las noches...solo para ver tus ojos<3
Fecha de inscripción : 12/11/2010

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 21st 2012, 20:48

que bueno que hayas pasado buenisimo tu cumple pao Very Happy
ame los caps, waaaa no quiero que se separen :/ siguela pronto bella<33
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/WatermelonLovE_#
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 21st 2012, 23:36

Awwwww Seguilaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica (adaptacion)   Diciembre 22nd 2012, 19:21

DANGEROUS GAMES

Capitulo 49


Su aliento quedó atrapado en su pecho, los párpados revoloteando mientras las manos de él arrullaban desde su cara a su cuello. Su mano acariciaba lentamente cuando su expresión cambió.

Ella sintió la tensión de la batalla salir del cuerpo de Joe cuando sus dedos se deslizaron por
la parte posterior de su cuello y sus ojos… se calentaron y se oscurecieron hasta volverse casi negros. Nunca había visto a sus ojos así. Ella los había visto furiosos, fulminantemente fríos, preocupados y afligidos, pero nunca había visto esto. Pura emoción. Su expresión se suavizó, sus labios se hicieron más llenos, como si su propia fuerza de voluntad lo había mantenido contenido a través de los años.

—¿Sabes cuán hambriento estoy de ti, ______? —susurró —Las noches que he permanecido sobre el suelo frío, calentándome al pensar en ti?

Bajó la cabeza, sus labios presionaron en las comisuras de los suyos mientras le aceleraba la respiración, el placer seductor bañaba su rostro, su alma.

—Soñaba contigo —ella le susurró, indiferente de donde estaban o de quienes los podían ver

—Soñaba con tus caricias, Joe Con tu voz, como ahora —ella se estremeció en su agarre cuando sus labios se movieron por encima de su mandíbula, los dientes rastrillaban contra la carne sensible.

—No más sueños, cariño —tranquilizando el desesperado dolor que se construía en su pecho

—Sólo esta noche. Vamos a tener lo que tanto necesitamos. Sólo esta noche....

Sólo esta noche. ¿Sobreviviría cuando la noche haya terminado? ¿La memoria es suficiente?

Una mano se movió, el pulgar de él corría por sus labios, abriéndolos, preparándolos mientras que sus ojos brillaban con una casi imperceptible llama azul medianoche que ardía en lo más profundo de su mirada. Las sombras encantadas se habían ido, el frío control abolido. Sólo estaba el hombre, su corazón, su alma llegando a ella, tocándola.
Ella iba a sobrevivir con este recuerdo para el resto de su vida, decidió. Esta noche, para siempre.

—Vamos —él se movió hacia atrás lentamente, con la mano corriendo por su brazo para coger sus dedos con los de él —A la planta baja.

Había una diferencia en él ahora. Algo a la vez más dominante, y sin embargo, más gentil. Caliente. Como si los escudos que utilizaba para mantener a raya a todo el mundo se habían borrado de repente.

A medida que entraban en el ascensor y las puertas se cerraron detrás de ellos sin hacer ruido, ______ podía sentir la diferencia en Joe. Físicamente, estaba más tenso, su cuerpo controlado, más duro. Pero el aura de la sexualidad que se envolvía alrededor de ellos era más profunda, más intensa. El toque de emoción que ella siempre había sentido con él parecía abrumarla ahora, como si un lazo que ella nunca había sabido que existía entre ellos de repente entrara en juego.
Las puertas del ascensor se abrieron mientras su mano presionaba en la parte baja de su espalda, empujándola hacia la entrada de la suite.

—He perdido mi alma en ti —le susurró mientras le obligaba a detenerse, quedando detrás de ella, moviendo sus dedos para acariciar su vientre mientras la atraía hacia sí.
La longitud de su erección dura presionaba en la parte baja de su espalda cuando sintió que las rodillas se le debilitaban.

—Yo la perdí en ti hace años —el nudo de la emoción obstruía la garganta de ella haciéndoledifícil respirar. La voz de Joe era como de terciopelo áspero, acariciando a sus sentidos, hundiéndose en su corazón.

Ella sintió el lamento en la pequeña vacilación de su aliento detrás de ella y se defendió de sus lágrimas. No se lamentaría. No se arrepentiría de esto, no importa donde su vida se fuera después.

—Quiero este traje fuera de ti —le cepilló el pelo a un lado con la mejilla, moviendo los labios a su oreja —¿Sabes lo loco que me has puesto esta noche, ______? Todo lo que podía pensar era en despojar esto de tu cuerpo. Eso es todo lo que todos los hombres en ese maldito club podían pensar.

Ella luchó para jalar aire mientras sus manos se movieron hacia arriba, ahuecando sus pechos hinchados antes que los dedos trabajen en los pequeños broches que aferraban las tiras de tela corriendo entre ellos.

Ella necesitaba tocarlo, de alguna manera. De alguna manera. Sus manos se movieron hacia atrás, presionando contra sus muslos mientras ella resistía la tentación de enterrar sus uñas en el cuero que los cubría.

—No, nena —canturreó él antes de tomar el lóbulo de la oreja con los dientes y tironearlo sensualmente mientras descubría la parte superior de sus pechos.

—Maldita sea, yo sabía qué llevaban ellos. Amo estos pequeños pezones perforados —sus dedos atraparon los pequeños anillos, tirando de ellos poco a poco, endureciendo aún más sus pezones.

El placer se acumulaba en su útero, convulsionando con duros espasmos mientras sentía el tirante movimiento haciendo eco a través de sus terminaciones nerviosas.

—Tú los compraste —jadeó ella, abriendo sus ojos mientras bajaba la mirada para ver cómo sus dedos jugaban con las puntas violentamente sensibles.

Joe hizo una pausa, calmándose detrás de ella mientras sus manos ahuecaban la parte inferior de sus pechos, levantándolos para mirarlos por encima del hombro.

—Tenías los pendientes modificados —gruñó, con los pulgares raspando sobre los puntos duros y el pequeño broche en forma de bolita que sostenía el anillo cerrado —Yo los compré para ti, para tu cumpleaños.

Dos años antes. El último regalo que le había enviado a ella a través de su hermano, Reno. Las implicaciones de los anillos quedaron en silencio. El hecho de que ella le pertenecía en cuerpo y alma, no estaba en duda. El hecho de que llevara sus anillos no era más que un signo externo de eso.

_______ se mordió los labios cuando él se movió, sus manos deslizándose desde sus pechos a sus caderas mientras la giraba. Ella lo miró, sus párpados aleteando débilmente mientras él levantaba sus manos para acariciar la parte superior sobre los hombros y los brazos. Su mirada cayó al suelo, olvidando como los ojos de suave terciopelo medianoche la miraban fijamente y sus callosas manos comenzaban a acariciarla.

—¿Vas a estar torturándome hasta la muerte? —ella jadeaba mientras los dedos de Joe rozaban a lo largo de las correas de tela sobre sus muslos.

—Quiero que esta noche dure para siempre, ______ —su cabeza inclinada, moviendo los labios sobre los de ella mientras hablaba, los ojos fijos en los suyos. No había barreras, no había hielo. Sólo Joe —Quiero poder contenerme el mayor tiempo posible.

Quería mantenerla a raya para siempre.

______ alzó los brazos, curvándolos en torno a su cuello mientras ella se movía en su contra, tomando su beso, su pasión, con un hambre que golpeaba a través de su alma con un pesado, desesperado ritmo.

Él comía de su labios, duros y punzantes mordisquitos, seguido por profundos, derretidos besos que la hacían retorcerse en su contra, con las manos cerradas en su pelo mientras luchaba por mantenerse sostenida a él para siempre.

Ella era sólo vagamente consciente de él levantándola, cruzando la corta distancia hasta el sofá de cuero donde la puso debajo de él. El calor la envolvía cuando Joe se apoderó de ella, sus duros muslos abriéndole las piernas, presionando contra el núcleo de ella mientras se arqueaba contra él.

—Quítate la camisa —sus pezones raspaban contra la seda, pero necesitaba el calor y la dureza de su carne desnuda, la sensación de los latidos de su corazón contra ella.

—Todavía no —bajó la cabeza, presionando sus labios contra el costado de su cuello, sólo antes que los dientes raspen sobre él —Esto es para ti...

—Para nosotros —sus dedos fueron a su camisa. Olvidando la fineza o cualquier semblanza al control.

Joe levantó la cabeza, su mirada estrechándose a medida que miraba hacia ella, observando cuando ella tiró la camisa de la cintura de su pantalón y terminó de abrirla. Ella la empujó por los hombros, dejando el resto para él mientras sus manos acariciaban sobre los duros músculos pectorales bien definidos, que los sintió ondular debajo de su tacto, cuando se encogió de hombros para quitar la camisa de sus brazos.

El golpe seco de la pistola y la funda que llevaba en la parte baja de la espalda fue un recordatorio del peligro al que se había enfrentado antes, pero sólo sirvió para aumentar la excitación. La adrenalina pulsaba duro y rápido a través de su sistema, al igual que la excitación quemaba con un dulce fuego, que todo lo consume.

—Oh Dios, sí —gimió ella cuando Joe la apretó contra él, sintiendo el calor de su piel para dorar las puntas de sus pechos sensibles cuando sus manos la atrajeron hacia sí, su gemido áspero acarició sus sentidos, mientras sus manos acariciaban su cuerpo.

La tocó como si no hubiera un mañana. Caliente, besos líquidos empujaban la realidad a lo más profundo de su mente, mientras sus manos enredadas en el pelo la sostenían con firmeza debajo de él.
La pierna encajada entre las suyas presionaba más entre sus muslos, estrujando contra la carne inflamada de su sexo mientras que su clítoris se hinchaba como respuesta. Ella se estaba ahogando en el hambre sexual que se derramaba sobre ella, a través de ella. Perdida en Joe mientras saboreaba cada toque.

—Te quiero desnuda —desprendió sus labios de los de ella un buen rato después —Desnuda y salvaje debajo de mí, _____.

Ella obligó a sus ojos a abrirse, conmocionada por el brillo de los ojos profundo. Llamas azules, tan oscuras que eran casi negras, resplandecían con puntos de luz brillante.

—Ahora —ella susurró, sus manos fueron al ancho cinturón de cuero que ceñía la cintura apretada. Su risotada mientras él le tomaba las manos era malvada, seductora.

—Tú primero —empujó a un lado sus manos, moviéndose hacia atrás de ella mientras sus dedos se enganchaban en la banda de los pantalones. El elástico de lycra que se moldeaba a su cuerpo salió fácilmente de sus piernas mientras él la desnudaba, revelando la pequeña tanga de seda negra que llevaba debajo de ellos.

—Dulce misericordia —gimió cuando tiró los pantalones a un lado, con las manos en movimiento en el interior de sus muslos mientras ellos se extendían más

Ella estaba abierta a él ahora, nada más que un triángulo de seda cubriéndola de su vista, su toque. Ella deseaba no haberlo llevado.

—Tócate para mí.

Sus ojos se abrieron ante sus palabras. No fue lo que dijo, era como él lo dijo. Su voz era casi gutural, la demanda de eso envió pulsantes llamas de placer convulsionando a través de su vagina.

—Mete tus dedos por debajo de las bragas —le instó de nuevo —Déjame verte dándote placer tu misma, _______

Ella levantó la mano desde el sofá, permitiéndole a sus dedos primero rastrear lentamente por su abdomen mientras observaba le oscuro rubor que cubría los pómulos de Joe.
A medida que sus dedos se acercaban más a la banda estrecha de sus bragas, las manos de él arrancaron su cinturón mientras él aún permanecía arrodillado entre sus muslos.

—Bromista —gruñó él, mirando como ella deslizaba las puntas de sus dedos sobre la banda elástica antes de insertarlos debajo de ella, y detenerse.

—¿Yo soy la bromista? —le preguntó con una sonrisa —Vamos, Joe, deja de jugar con los pantalones y quítatelos. Vamos a ver cuánto me quieres.

Ella se sorprendió de que pudiera hablar, y mucho menos burlarse de él en este momento. Estaba tan excitada que estaba casi sin aliento.

—Oh, nena, no dudes que yo te quiero —su sonrisa era apretada, entrecerrando los ojos mientras los dedos de ella se movían justo debajo de la banda de seda elástica.

______ observó cuando él tironeó el cinturón y lo abrió, y luego rasgó el cierre de los pantalones de cuero. En cuestión de segundos, el material se separó entre sus dedos mientras empujaba los bóxer gris oscuro más abajo del tirante eje de su erección. Las caderas de ella empujaron ansiosas, mientras ella deslizaba sus dedos más abajo —Sigue —la expresión de Joe era pesada con la intención sexual, sus labios más llenos, los pómulos más oscuros —Empuja tus dedos más abajo, nena. Tócate para mí. Déjame ver tus dedos moviéndose bajo la seda e imaginar la suave carne que estás tocando.

Cuando sus dedos se apoderaron del anillo de oro que le atravesaba el prepucio de su pene, los dedos de _____ se deslizaron entre sus propios muslos, fácilmente en los resbaladizos, saturados pliegues de su sexo.

—Demonios ¡sí! —él apretó los labios en una mueca mientras sus dedos se enroscaban alrededor de su pene, acariciando lentamente mientras la miraba tocarse, vio la seda de sus bragas en movimiento sobre su mano.

—¿Estás mojada, bebé? —gruñó.

—Muy húmeda —ella susurró entrecortadamente —E hinchada. Me duele, Joe.

Él tenía los dientes apretados, el músculo en el lado de la mandíbula contrayéndose convulsivamente cuando ella llegó con la otra mano, tirando el pequeño triángulo de material a un lado para que el la vea.

—Oh sí, nena —le susurró mientras sus dedos hacían círculos en su clítoris, hinchándolo aún más, latiendo en necesidad —Deslízate aún más. Déjame verte entrar a ti misma. Necesito verlo, _______. Muéstrame cómo te das placer tú misma cuando yo no estoy contigo.

Ella gimió al oír el tono oscuro, la sospecha de que como ella, Joe estaba construyendo recuerdos. Ella hizo lo que le pidió, con los dedos en movimiento bajó hasta que un dedo se sumergió en las profundidades calientes y húmedas de la vagina.
¿Cómo iba a complacerse ella misma cuando él no estuviera allí? Desesperadamente. Ella suspiraba y gritaba su nombre y se retorcía debajo de él mientras su dedo empujaba dentro del doloroso canal. Sus caderas se levantaron, clavando los pies en el sofá de cuero, cuando la palma de su mano rastrilló su clítoris y ella empezó a un ritmo constante destinado para lanzarla a su liberación. Excepto por el placer que era más fuerte esta vez, esto sería una burla a cualquier sensación que había conocido alguna vez sin su mirada sobre ella.

—Oh sí. —él acarició su polla mientras la observaba, los duros músculos de su estómago apretados cuando ella levantó sus caderas para cumplir con el empuje de sus propios dedos, el sonido de carne húmeda por los desesperados movimientos de choque se encontraba con el de la respiración jadeante —Maldita sea, tan hermosa. Tan dulce y bonita —gruñó cuando comenzó a empujar sus pantalones, sacudiéndolos de sus caderas antes de que maldijera —Malditas botas.

Ella estaba cerca, demasiado cerca como para encontrar el humor en sus palabras o de entender lo que significaban.

—Joe—ella susurró su nombre como lo hacía cuando estaba sola, apenas podía mirar directamente hacia él, luchando por mantener los ojos abiertos lo suficiente para ver su rostro.

Este sería otro recuerdo para sacar y mantener cerca cuando él se fuera. Ella no quería perderse un solo momento de esto.

—Sí, cariño —gruñó, acercándose a ella, con los pantalones en los muslos mientras una mano la agarraba por la muñeca

—Basta ya.

Ella lanzó un grito de protesta.

—Tranquila, bebé —le sacó los dedos libres de su propia carne húmeda antes de levantarlos a su boca mientras se doblaba más cerca de ella.

Él se movió en su posición, deslizándose entre sus muslos mientras se apoderó de ella. Tenía los ojos casi negros, ardiendo de lujuria y emoción cuando ella sintió su polla presionando contra la suave apertura de su vagina.
Un duro empuje envió su polla a atravesar hasta lo más profundo de su doloroso coño mientras sus labios cubrían sus dedos, succionándolos dentro de su boca como la vagina chupaba la carne gruesa invasora.

Las llamas golpeaban en su mente mientras un ardiente calor le llenaba su corazón. Una mano la agarró por las caderas, levantándola más cerca mientras él afirmaba las rodillas en el sofá y las caderas comenzaron a presionar su gruesa erección dentro de ella con profundos y duros empujes.

Era tan bueno. Sus manos se clavaron en el cuero del sofá cuando se levantó hacia él. Oh Dios, estaba tan cerca de llegar, ella podía sentir el apriete duro de su útero, el fuego que chisporroteaba dentro de ella, y ella sabía que no iba a durar mucho más tiempo

La expresión del rostro de Joe la contenía hechizada, la lujuria y la emoción que rabiaban a través de sus ojos le robaban el poco aliento que quedaba en su cuerpo.

—Eso es —gimió —Aprieta a mi alrededor, nena —su gesto fue uno de doloroso placer cuando ella sintió las contracciones atacarla, la liberación alcanzándola.

—Mírame —su ruda orden le hizo sacudir con fuerza los ojos para abrirlos, mirando de nuevo dentro de él cuando el ritmo de sus embates se incrementaba, la polla bombeaba adentro y afuera del dolorosamente apretado canal de su vagina los gemidos jadeantes comenzaron a salir de su garganta.

Ella lo observaba. Veía su expresión tensa, observaba el violento placer que llenaba su mirada cuando ella finalmente se deslizó por el borde.
La explosión que detonó en su útero se apoderó de ella. Mente. Cuerpo. Corazón y alma. Ella se sacudió en su agarre, impulsándolo más duro dentro de ella a medida que las llamas brotaban y salían disparadas a través de sus sentidos sobrepasando a su sistema nervioso.
La convulsión cataclismo física fue más allá del placer, más allá de éxtasis. Se consumió su alma al sentir su duro empuje final un segundo antes que los calientes, profundos chorros de su semen empezaran a llenarla.

Ella sintió la liberación de él con una sensación de aceptación agridulce. Por una vez, él le había dado todo de sí mismo, sólo para negarles a ambos para siempre la oportunidad de que ella pueda llevar a su hijo.

Cuando Joe colapsó sobre ella, los brazos de _______ se levantaron hasta sus hombros, enrollándolos en torno a él mientras ella lo sostenía muy cerca. Los latidos de sus corazones golpeaban ferozmente entre sí, moviendo sus cuerpos cuando los temblores finales de liberación se aliviaban a través de ellos.

--Si pudiera cambiarme a mí mismo yo lo haría, por ti —le susurró a su oído.

—Si yo pudiera cambiar el pasado, yo lo haría por los dos.

Él era sólo un hombre. Pero eso estaba bien, por ahora. Ella estaba saciada, llena y caliente. Por ahora, ella lo dejaría creer lo que él creía. Él podría continuar creyendo que estaba libre y sin compromisos por el momento. Él era de ella. Sólo que él aún no se había dado cuenta.

—Te quiero de todos modos —susurró —Siempre te amaré, Joe.

Mientras las palabras salían susurradas de sus labios, una baja vibración sonora empezó a tararear a través de la suite. No era una alarma de perforación, pero sus ojos se agrandaron al saber que se trataba de una alarma de todos modos.
Volver arriba Ir abajo
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 22nd 2012, 22:33

Wwooww Wwooww Wwooww está genial el cap Seguilaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
caripe
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1413
Edad : 23
Localización : Jupiter !! :D
Fecha de inscripción : 15/06/2012

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 23rd 2012, 11:08

Volvii !!!
Síguela me encanta tu novelaaa !
Feliz Cumpleaños Pao, Disculpame por lo tarde, te deseo lo mejor y que sigas publicando más novelas :3
Un abrazo ! & Feliz Navidad santa
study afro flower elephant king queen jocolor geek santa cherry albino sunny affraid Basketball cheers bom drunken

Perfecta I love you






The Jonas Brothers are BACK !




Volver arriba Ir abajo
caripe
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1413
Edad : 23
Localización : Jupiter !! :D
Fecha de inscripción : 15/06/2012

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 23rd 2012, 11:09

Volvii !!!
Síguelaaaaaaaa
study afro flower elephant king queen jocolor geek santa cherry albino sunny affraid Basketball cheers bom drunken

Perfecta I love you






The Jonas Brothers are BACK !




Volver arriba Ir abajo
caripe
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1413
Edad : 23
Localización : Jupiter !! :D
Fecha de inscripción : 15/06/2012

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 23rd 2012, 11:09

Volvii !!!
Síguelaaaaaaaa
study afro flower elephant king queen jocolor geek santa cherry albino sunny affraid Basketball cheers bom drunken

Perfecta I love you






The Jonas Brothers are BACK !




Volver arriba Ir abajo
nasgdangerJONAS
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 24
Localización : viajando todas las noches...solo para ver tus ojos<3
Fecha de inscripción : 12/11/2010

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 23rd 2012, 21:45

waa lo ame, me enamore de ese cap
en serio que no se separen u.u
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/WatermelonLovE_#
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 24th 2012, 09:50

No quiero que se separen
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT (adaptacion)   Diciembre 24th 2012, 14:40

DANGEROUS GAMES

MARATÓN ... CAPITULO 50 PART 1


—¡Vámonos! —Joe tiró de ella al segundo que el pulso de la alarma resonó en la habitación, poniéndole su camisa antes de subirse rápidamente los pantalones y abrocharlos. _______ luchaba con su camisa, sus dedos torpes cuando sus ojos se levantaron a la entrada de la cocina y se quedó inmóvil, consciente de Joe haciendo lo mismo mientras se enfrentaban a la pesadilla
que había estado amenazándola.

Diego Fuentes se paró en la puerta entre el living y la cocina, con una sonrisa benigna en la cara mientras sostenía la pequeña, letal ametralladora en un brazo, el dedo acariciando el gatillo con el disfrute obvio. A su lado estaba Jenna Lancaster.

—No se molesten en vestirse —los miró con un brillo fanático en sus ojos negros —Yo sólo tendría que desnudarla más tarde, y esto simplemente me irritaría.

________ tiró de los bordes de la camisa de Joe a su alrededor para cerrarlos fijamente, en estado de shock.

—Te dije que ella nunca sospecharía de mi —Jenna hizo una mueca burlonamente mientras apoyaba la mano en la cadera ancha y sacudía el pelo oscuro de sus ojos. Su mirada brillaba con una drogada intensidad que era casi aterradora —El Señor Culo Caliente Amo pensó que sus privadas tarjetas llaves no podrían ser duplicadas. Simplemente era cuestión de tomar lo que estaba en el lugar correcto en el momento adecuado. Nunca sabrás lo fácil que fue engañar a él y a su preciosa perra de seguridad.

________ respiró profundamente, luchando por el control cuando sintió la pistola de Joe en su pie. No había manera de dejarse caer y agarrarla. La ametralladora que llevaba Fuentes atravesaría el sofá de piel en segundos. La única posibilidad que tenían era esconder la pistola.

Mientras el pensamiento rastrillaba por su mente, sintió a Joe moverse, sintió su brazo alrededor de ella mientras la apretaba contra él, sutilmente presionando la pistola contra el borde del sofá con el pie mientras lo hacía.

—La alarma está conectada directamente al centro de control de los Amos, Fuentes— Joe dijo al otro hombre en voz baja —Él sabe que estás aquí.

—Mi pequeña Jenna se hizo cargo de esto también —su sonrisa era fría y cruel —Ella ha sido muy activa en esta pequeña empresa, al igual que Jack lo fue. Por supuesto, su pequeña cita con un personal de seguridad de Drage ayudó inmensamente. Parecía que obtuvo un poco de placer perverso en la maldita oficina de su jefe. Todo lo que es necesario para tener éxito, querido, es encontrar el eslabón más débil. Y él era tan débil cuando se trataba de la bella Jenna.

_______ vio el brillo calculador en los ojos de Fuentes cuando él echó un vistazo a Jenna. Mataría a la otra chica, y ______ lo sabía. El beneficio de Jenna para él llegaba a su fin.

—¿Y qué sacas de esto, Jenna? — ______ preguntó con amargura.

—Puedo librarme de ti —Jenna puso los ojos en tono burlón —La mimada de la oficina y de los clubes. Cada Dom te quiere, o quiere ser como tú. Has sido una espina en mi costado, desde que apareciste, perra. Voy a ser la mujer de Fuentes, tan pronto como toda esta situación desagradable haya terminado.

______ negó con la cabeza en la confusión —No te he hecho nada a ti, Jenna.

—No hiciste nada para mí, tampoco —la otra chica rizó los labios en una mueca —Cada Dom con el que intenté engancharme te quería a ti en su lugar. Todo el mundo quería ser el pequeño amigo de _______. Era repugnante. Pero ser librada de ti es sólo la guinda del pastel.

—Él te matará —susurró _______. Nunca podrás disfrutar el dinero ni el poder, Jenna.

Jenna frunció el ceño, su mirada se movió lentamente a Diego mientras negaba con la cabeza —Él me necesita. ¿No, Diego?

—Por supuesto, cariño —había una sonrisa burlona en sus palabras cuando sus delgados labios se curvaron en un facsímil de sonrisa
—Tú estarás siempre segura.

Una triunfante sonrisa curvó los labios llenos de Jenna cuando se volvió de nuevo a ______

—Nosotros tenemos al tío y a tu sobrino, Diego —dijo Joe —Ellos no llegaron lejos.

Fuentes se rió de eso —Son pérdidas aceptables en la medida que a mí respecta. no me importa matarlos por ser estúpidos.

Fuentes estaba como enfermo, demente

—¿por qué? — Joe entornó los ojos en la pareja.

—Venganza— Fuentes torció los labios en una mueca formando su expresión —Tu perra es responsable de la muerte de mi hermano. Cuando ella lo entregó, permitió que esos agentes bastardos de la DEA lo arresten . Ahora ambos pueden pagar por ello.

—Sí —la voz de Joe era fría, congelada en su completa falta de emoción —Fue una lástima lo de tu hermano allí, Fuentes pero por lo que escuché, hizo un infierno de un espía dentro de tu pequeña organización.

Los ojos de Diego parpadearon con rabia —Nunca. Santos nunca me ha traicionado.

—¿Por qué crees que él se reunía con Markwell? — Joe dijo en voz baja —Es por eso que murio Se puso en contacto con mi hombre en un intento de encontrarme. Tú estás enfermo, Diego, Incluso tu hermano lo sabía.

—¡Mientes! Eres un cabrón. Yo crié a Adonis. Él estaba allí para matar a tu hombre.

Joe soltó un bufido —Uh—huh. Sí. Él sabía que podía enfrentar a un SEAL. Vamos, Diego, tú sabes mejor que eso.

—Él está escogiendo por ti, Diegp —Jenna le susurró a su lado, su mano agarrando su brazo imperativamente —No le permitas que te haga enojar, cariño

—Mientes — Diego sacudió el brazo de ella —Mi hermano nunca haría una cosa así
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica (adaptacion)   Diciembre 24th 2012, 14:56

DANGEROUS GAMES

MARATÓN ... CAPITULO 50 PART 2


—Es evidente que en realidad no crees eso —se rió burlonamente Joe cuando el otro hombre miró hacia ellos, un brillo de locura llenado los ojos —¿Por qué habría un miembro de mi equipo muerto con él?

—¡Cállate! — Fuentes levantó el cañón de la pistola, la furia contorsionaba sus rasgos cuando lo miró a Joe

—Diego, cariño, no dejes que te empuje así —Jenna estaba preocupada ahora, pero infierno, pensó ______, así era ella. ¿Había Joe perdido su mente?

Ella mantuvo los ojos fijos en Fuentes, con la mirada vacilante nerviosamente sobre el dedo acariciando el gatillo.

—Sí. Maten al mensajero — Joe estaba tenso, a pesar del relajado, seguro sonido de su voz — Debe ser una mierda saber que tu hermano menor estaba tratando de hacer que te maten. ¿No lo criaste tú, Diego? ¿Te sacrificaste por él?

—No. No mi hermano —sacudió la cabeza con desesperación, sus labios torciéndose en el dolor —Él no haría una cosa así.

—Él era un espía, al igual que Jack era el tuyo. ¿No te preguntas por qué fue puesto en libertad tan pronto?

La sugerencia insidiosa en la voz de Joe hizo que la cabeza del otro hombre se levantara bruscamente —Maldición, Diego. Nick necesitaba sus fuentes de información en el exterior, no atrapado en la cárcel.

No era cierto, _______ lo sabía. Joe estaba jugando con Fuentes trabajando en sus emociones, su rabia. Su inestabilidad. Era fácil ver que el general Fuentes no era tan estable como podría haber sido.

Su hermano era mucho menos estable. Él y los hombres arrestados con él fueron puestos en libertad con la esperanza de que ellos pudieran llevar a la DEA a los laboratorios o a sus proveedores, y no para que ellos pudieran aportar más información.

—¡No! —el arma levantada, su dedo apretando sobre el gatillo —Santos jamás hubiera hecho tal cosa. Tú mientes.

—No, Diego, este no era nuestro plan —espetó con furia Jenna a su lado —Tu venganza no llegará de esta manera

Fuentes se estremeció, apretando su mandíbula cuando ella clavó sus dedos en el brazo opuesto.

—Estás permitiéndole manipularte, empujarte…

—¿Otra mujer controladora, Diego? — Joe se burló —Ella me recuerda a Carmelita. Chico, esa mujer tenía esa principal tendencia, ¿no? ¿No fue ella la que hizo a Santos engancharse con las drogas, para empezar?

Los ojos de Fuentes parpadearon hacia Jenna.

Dios, _______ esperaba que Joe supiera lo que estaba haciendo. Podía sentir su mano en la espalda, calmándola, asegurándole, mientras recogía los últimos hilos de cordura del otro hombre.

—Cierra la boca antes de que te mate yo misma —Jenna levantó la pistola que llevaba a su lado.

—Parece que la culpa es mía, Diego —murmuró Joe —Ella está horriblemente desesperada por callarnos. Apuesto a que Carmelita incluso la formó.

—¿Deseas hacer funcionar tu boca, Jonas? Puedes gritar por misericordia mientras los hombres de Diego violen a tu perra. ¿Cómo te gustaría ver su ruego siendo follada cuando sus soldados entren en línea para probarla? —Jenna hizo una mueca de rabia.

Joe suspiró profundamente —No me aburras con amenazas, Jenna. Tú eres un diminuto pequeño insecto arrastrándose detrás de Diego aquí. Ahora, Carmelita, ella era un animal. Ella habría tenido una bala en nuestras cabezas primero y pediría excusas más tarde. Ella nunca habría permitido a Diego verla tratando de tomar el control. Mírala mejor, Diego. Puedes disponer de más mujer de lo que tú tienes aquí.

Fuentes negó con la cabeza, el pelo negro y lacio cayendo sobre la frente mientras miraba de nuevo a Joe con furia.

—Cariño, sólo está manipulándote —Jenna estaba frenética —Santos te amaba. No le permitas hacer esto.

—¿Como lo amas tú, Jenna? —Se burló Joe —¿Te golpea hasta que sangres? ¿O prefiere que te acuestes en una cama solitaria mientras él juega sus juegos con sus otras mujeres ? Apuesto a que esto último. Infierno, lo sé porque lo vi en uno de los cuartos de las
ventanas la semana pasada. Esa pequeña rubia que se estaba follando seguro como el infierno de que no eras tú.

—¡Cállate! — Fuentes caminó con furia a través del cuarto, moviéndose alrededor del sofá hasta que estuvo sólo a metros de ellos, el arma apuntando directamente hacia el corazón de ______ —Tú te callarás o mataré a esta puta ahora.

Joe estaba en silencio. Ella podía sentir la satisfacción fluyendo de él, aunque, al igual que ella sintió la plena predisposición de su cuerpo. Que él estaba seguro de lo que estaba haciendo, _______ no tenía ninguna duda. Pero esa negra arma no lo estaba apuntando a él, y apuntaba hacia ella. Ella lo miró con recelo por el cañón.

—Vas a dejar que te derrote —Jenna susurró en el oído de Fuentes —Este no era el plan. Dame la jeringa y vamos a sacarla de aquí.

—Sobre mi cadáver —dijo Joe arrastrando las palabras.

—Eso se puede arreglar —la ira construyéndose en Jenna estaba clara. Ella estaba furiosa.

—No, Diego me quiere vivo — Joe le dijo con confianza —Él quiere oírme gritar mientras viola a mi mujer. Lamentablemente, es lo suficientemente inteligente como para saber que no puede transportarnos a ambos fuera de aquí drogados.

—Todo lo que necesitamos es a la perra —le espetó Fuentes

—Vas a tener que matarme para tomarla, y tú lo sabes. Entonces, ¿cómo piensas resolverlo? Fuentes respiraba con dificultad ahora, una fina película de sudor que brillaba en su frente oscura cuando él le devolvió la mirada con los ojos enfurecidos a Joe. Pequeños temblores rasgaban a través del cuerpo de Diego mientras Jenna lo miraba con preocupación

Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT (adaptacion)   Diciembre 24th 2012, 15:20

DANGEROUS GAMES

MARATÓN ... CAPITULO 50 PART 3


—lo qué dijiste sobre mi hermano. No es cierto —su voz era ronca y su dedo apretaba un poco demasiado fuerte contra el gatillo de la pistola.

Jenna se trasladó al lado de Fuentes su mirada definitivamente nerviosa ahora, cuando él empezó a temblar de rabia.
Joe se encogió de hombros

—Pasamos dos años investigando la organización antes de que golpeáramos su recinto en Colombia. Tuvimos espías por todas partes. Santos fue uno de los mejores.

La furia que abrumó al otro hombre habría sido aterradora si _______ tuviera el tiempo para
estar aterrorizada. Cuando Fuentes subió la pistola, Joe se movió.
Antes de que pudiera hacer algo más que jadear, él se había apoderado del cañón, desplazándose lejos de ella mientras golpeaba con el revés de la mano a Jenna y tironeaba la pistola de su mano, al mismo tiempo.

______ no pensó, fue tras la otra mujer. Mientras Jenna se estuviera moviendo ella era un peligro, y _______tenía la sensación de que Joe iba a tener las manos llenas con Fuentes

Cuando Jenna castañeó bruscamente por la fuerza del golpe de Joe, sin haber tenido suerte de dejarla inconsciente, _______ se elevó con la palma de su mano, apuntando a la nariz de la otra mujer.

Jenna no estaba tan atontada como su actitud hacía creer, sin embargo. Antes de que _______ pudiera dar el golpe, Jenna tiró la cabeza hacia atrás, pudiendo alejarse de la vista de su barbilla. Pero le dio la oportunidad que _______ necesitaba.
Una patada golpeó a Jenna más atrás de donde Joe y Diego estaban intercambio golpes con una fuerza que sonaba como dos mulas pateándose entre sí.

—¡Tú, puta de mierda! —Jenna gritó mientras la sangre fluía de su nariz, su expresión torcida de rabia maníaca cuando ella pateó sus zapatos y levantó los puños —Vamos, perra.

Oh sí, ella iba a agarrarse a puñetazos, ______ pensó con sarcasmo. Ella no lo creía. Ella la golpeó una vez más, la capturó a Jenna por los intestinos y la volteó sobre su espalda.
Equilibrándose sobre las puntas de sus pies, ______ estaba agradecida que había conseguido cerrar algunos de los botones de la camisa de Joe antes de que ella viera a Fuentes y Jenna. De lo contrario, habría tenido parpadeando a la otra mujer y _______ odiaba darte ese placer bisexual a Jenna.

—Vamos, Jenna —_______ le hizo señas a la otra mujer con un movimiento de sus dedos — Ven a buscarme, si puedes. Te voy a patear tu culo por esto, y luego voy a verte arrastrándote sobre los puños cuando Drage llegue aquí abajo.

—Drage no vendrá aquí —se burló Jenna —Ya te dije, he deshabilitado todo. —Y él lo notará, si no lo hizo ya. Y lo sabrá —le aseguró a Jenna con una sonrisa fría, mientras ellas daban círculos entre sí

—Él sabrá, Jenna, y cuando él te vea, te va a quitar esa pequeña mueca que tienes que siempre he odiado tanto. ¿No lo anhelas?
Detrás de ella, podía oír a Joe y a Fuentes gruñendo entre golpes. Maldita sea, quería que Joe acabara con el pequeño imbécil.

_______ odiaba el combate.

—Puta, te follaré yo misma —gruñó Jenna, escupiendo baba desde la comisura de su boca mezclada con la sangre del labio —A ti y a tu novio.

______ imitó la mueca de Drage. La pequeña curva en la esquina de los labios, el conocimiento, la expresión cínica. La otra mujer gritó con rabia antes de lanzarse sobre ella.
Desafortunadamente, cogió a ______ con la guardia baja. Sólo un poco, se aseguró a sí misma. Pero el golpe que Jenna le asestó en el rostro tiró su cabeza hacia atrás un segundo antes de que Jena la aborde.

—Maldita sea —_______ cayó al suelo cuando golpeó la rodilla en la pelvis de Jenna, haciendo que la otra mujer se doble por el dolor.

Un fuerte golpe a un lado de su rostro, y Jenna se desplomó en el suelo mientras _______ rodaba sobre sus rodillas y gateaba hasta el sofá. Ella pudo ver el arma, justo debajo del borde, todavía enfundada, mientras Joe y Fuentes seguían enfrentándose.

Ambos estaban sangrientos. Y Fuentes tenía un cuchillo. La sangre arruinaba el pecho de Joe por un corte superficial en el esternón y otro debajo de su abdomen. Fuentes blandía el cuchillo como un demonio, a pesar de la obviamente rota y sangrante nariz. A medida que el otro hombre se encaminaba con el cuchillo de nuevo, Joe asestó una fuerte patada en la rodilla de Fuentes obviamente con la intención de enviarlo al piso. Qué podría haber funcionado si él no hubiera conseguido de alguna manera derribar a Joe con él.

Mientras _______ tomaba la pistola de debajo del sofá y la arrancaba de la funda, unos dedos la agarraron del pelo, sacudiéndola hacia atrás.

Maldita Jenna. ________ golpeó el codo hacia atrás, escuchando el gruñido de dolor de la otra mujer con un dejo de satisfacción, un segundo antes de volverse hacia Jenna, doblando su puño, y arremetiendo contra su rostro.

Los ojos de Jenna retrocedieron en su cabeza cuando ella cayó hacia atrás. Agarrando la pistola, _______ volteó y miró con horror al ver a Fuentes a horcajadas sobre Joe mientras luchaban

_______ levantó la pistola, con las manos temblando mientras el miedo rasgaba a través de su sistema. A medida que su dedo se tensaba sobre el gatillo, un fuerte golpe en la espalda la desequilibró.

—¡Voy a volar tu puta cabeza! —________ gritó sacudiéndose con fuerza cuando un golpe más voló la pistola de sus manos.

Jenna se bamboleaba sobre sus pies, la sangre manchaba su cara y sus ojos estaban aturdidos. Cuando echó hacia atrás su pie y soltó una patada, ________ le agarró el tobillo y tiró.

Jenna cayó con un ruido sordo, pero no estaba fuera. Maldita sea, ________ no tenía todo el día para tratar con esto. Cuando ella se movió para sostener a la otra mujer en su lugar _______ tocó el jarrón que había visto segundos antes. ¿Dónde infierno...? Allí estaba. Sus dedos se envolvieron alrededor del cuello del jarrón mientras lo levantaba y, aumentando su fuerza, lo balanceó sobre la cabeza de la mujer más grande.

Se destrozó cuando impactó. Los ojos de Jenna se abrieron como platos, atenuándose y después cayó al suelo de nuevo. Dios, tenía que permanecer allí. _______ se arrastró por el suelo hacia la pistola, levantó la cabeza y abrió ampliamente sus ojos.

Mientras Fuentes y Joe luchaban por el cuchillo, _______ vio a Joe doblar las muñecas del otro hombre, dando vuelta el cuchillo lentamente hacia su dueño, conduciéndolo al punto justo debajo de su pecho. Pero fue la sombra que se movía detrás de Diego lo que sostuvo su mirada. El oscuro rostro de la muerte que sacudió la cabeza de América del Sur en el pasado y deslizaba una hoja mortal a través de él.

La sangre salía a borbotones de la herida mientras un gruñido de rabia animal salía de los labios de Kevin. Sus eléctricos ojos verdes estaban entornados, feroces, rapaces, y llenos de satisfacción cuando se echó hacia atrás y observó a su víctima desplomada al lado de Joe

—Joe —______ tropezó con sus pies, su mirada se centró en el pecho. Subía y bajaba; estaba respirando. Eso fue lo único que importaba. Respiraba.

—Mierda. ¿Jenna aún vive? —él tomó la mano de Kevin y se tiró a sí mismo para levantarse.

—Está inconsciente —dijo Kevin su voz fría.

—¡Mierda, hijo! —Joe le devolvía la mirada en estado de shock.

Los ojos verdes de Kevin se mantuvieron en calma, con una expresión llena de satisfacción — Parece que lo tenemos —sus labios se levantaban en una sonrisa.

—Tú lo conseguiste —Joe miró el cadáver ahora tumbado en el suelo mientras negaba con la cabeza —Maldita sea, lo conseguiste.

_______ se paró a su lado, mirando a su alrededor en estado de shock cuando los ascensores se abrieron. Drage, Jayne, Reno, Raven, y Nick se precipitaron en la habitación, armas en mano, llenos de expresiones de horror mientras se paraban alrededor de la destrucción.

—Parece que aparecimos un poco tarde —Drage hizo una mueca de dolor por la mancha de sangre en la alfombra.

—_______ —Reno se desplazó rápidamente a su lado mientras que Raven se trasladaba hacia su hermano.

—Tú conseguiste arrastrarme a casa de mi luna de miel, Joe —Raven lo estaba castigando, aunque su voz estaba llena de preocupación.

Las voces retumbaban alrededor de _______ , martilleaban en su cráneo, y no importa lo duro que ella tratara de liberarse de su hermano para llegar a Joe, Reno se negaba a dejarla ir. Podía sentir las lágrimas cayendo por su cara como reacción a lo sucedido. Necesitaba a Joe, sólo por un minuto más.

—¡Déjame ir! —ella empujó contra Reno, mirando a su alrededor, en busca de Joe

—______ —se volvió hacia el otro lado al oír su voz, sus ojos cada vez mayores cuando Joe de repente la tomó en sus brazos. Allí estaba él. Oh Dios, estaba bien. Sangriento, su ojo estaba ennegrecido, los labios hinchados, pero estaba bien.

Ella le pasó las manos por su cara, sus hombros desnudos, su pecho, bordeando la línea clara y sangrienta donde el cuchillo de Fuentes había desgarrado la piel.

—No es demasiado profundo — Joe apoyó el moretón sobre la mejilla de ella, sus ojos oscuros, remolinos con sombras y, debajo de ellos, el frío que siempre llevaba —¿Estás bien, bebé?

Joe pasó sus manos por los brazos de ______ por su espalda. Hizo caso omiso de la mirada desaprobadora de Reno y de la preocupación de Raven. Dios, _______ había luchado como un pequeño gato salvaje. Él había captado vistazos de ella, a
pesar de las pocas veces que lo había sorprendido Fuentes con ese maldito cuchillo, y ella había pateado culos. Literalmente.

—Estoy bien —estaba aturdida, temblando, consternada —¿Estás seguro de que estás bien?

—Estoy bien, cariño. Sin embargo, el interrogatorio sobre esto va a ser un asesino —Joe suspiró. No quería dejarla ir. No quería dejarla. Pero era mejor ahora que después. Si él la dejaba ahora y simplemente no regresaba, entonces sus posibilidades de sobreponerse a esto, de sobreponerse a él, eran mejores.

—No te vayas —ella le devolvió la mirada a sabiendas.

Dios le ayude, él podría ahogarse en sus ojos, incluso ahora. Era como una droga que no podía salir de su sistema, de la que había llegado a depender tanto como dependía de la respiración. Y él no podía quedarse con ella. Sabía que no podía. Él la amaba. La amaba hasta que todo en su corazón, su alma, su mundo, fue consumido por _______. Y lo asustaba como la mierda. ¿Y si él
era como su padre? ¿Cómo podía vivir haciéndole daño?

—Tengo que hacerlo, bebé….

—Si me dejas, no vuelvas —ella se apartó de él mientras la miraba, sorprendido por la repentina coraza de acero que vio en sus ojos.

—________ ... —no sabía qué decir. Odiaba el dolor que vio florecer en el fondo gris de terciopelo de sus ojos, la traición que cruzó por su expresión.

—Si no estás de vuelta en mi cama pronto, entonces nunca la compartirás conmigo otra vez Joe Jonas—le dijo con fiereza —Haz tu análisis y ata los cabos sueltos —su respiración enganchada, los ojos parpadeando furiosamente contra las lágrimas —Si me dejas, no vuelvas.

Él aspiró hondo, y maldita ella, podía sentir sus manos temblorosas. La mirada en sus ojos no era muy diferente de la mirada que había visto poco antes de que ella se lance hacia Jenna.

—Te conozco — _______ susurró, clavando las manos en sus antebrazos mientras lo miraba —Si piensas que vas a salir corriendo para luego regresar cojeando cuando no puedas soportarlo más, al igual que has hecho por años, entonces has perdido la cabeza. Cortaré tu corazón y alimentaré a mi gato.

—Tú no tienes un gato, ________ —le dijo en voz baja.

—Me voy a comprar uno —le espetó ella —Entonces voy a ir al más grande, más malo club nocturno barato que pueda encontrar y me casaré con el más grande, más rudo campesino sureño, de tal manera que pueda patearte el culo —una sola lágrima cayó por su mejilla —No lo hagas, Joe

¿Qué diablos iba a hacer con ella?

—Jonas, te necesitamos con nosotros —el investigador hizo la interrupción mientras cargaba el cadáver de Fuentes y a una inconsciente Jenna.

—Estoy yendo —Joe asintió fuertemente con la cabeza antes de volver a _______

—Quiero decir que, Joe —gruñó ella, su dedo hurgando en su pecho mientras su expresión se volvió feroz —me voy a casa, y si tú no estás allí cuando esto esté todo dicho y hecho, entonces no te molestes nuevamente en entrar en mi vida otra vez.

—Estás mejor sin mí —susurró —Tú lo sabes, ________

Ella respiró profundamente, la lucha para contener el llanto rompía su corazón.

—Me escuchaste —repitió con voz ronca mientras se apartaba de sus brazos —Si no me amas, si no se puedes pelear conmigo, por mí, entonces, por Dios, yo no te necesito, y seguro como el infierno que no te quiero. Piensa en eso.

Él la dejó ir. Sus brazos apretados a los costados mientras luchaba con la necesidad de retenerla, luchó con cada instinto en su interior que votaba por retornar sobre sus labios.

—Me tengo que ir —dijo al fin gruñendo cuando alguien lo llamó por su nombre otra vez.

—Adelante —susurró —Me voy a casa. Y espero contar con tu presencia. Pronto, Joe. Muy pronto.

Él conocía a _______ . Conocía sus estados de ánimo y conocía su terquedad, y sabía que ella iba en serio. Si él no volvía a la mayor brevedad posible, entonces podría besar el culo de despedida. ¿Y si en cambio volvía? El pensamiento que tenía siempre de que podía hacerle daño, de reaccionar contra ella como su padre lo había hecho con él, lo aterraba.

Y la vasectomía no era la red de seguridad que él había pensado que sería. Sabía que su mujer, por dentro y por fuera, no pasaría mucho tiempo antes de que estuviera tratando de revertir ese proceso, antes de que él cedería a la necesidad que ella tenía de niños, de una familia. Maldición, mantenerla descalza y embarazada sería la única manera de mantenerla fuera de problemas y mandarlo al infierno.

Joe dio la vuelta y se movió hacia el sitio donde Kevin esperaba con los otros. Los ojos verdes del otro hombre miraban a________ pensativos, antes de volver a Joe

—Hey, tenemos a los chicos malos. Eso es todo lo que importa —Bien. El brillo conocedor en los ojos de Kevin le hicieron a Joe detener las protestas que salían de sus labios. No, eso no era lo único que importaba. Había más vida que la captura de los malos. Había que conseguir a la chica.

Joe miró hacia atrás buscando a _______ y se reunió con la dura mirada de Reno en su lugar. No era lo único que importaba, y Joe lo sabía, al igual que lo sabía Kevin. Pero Joe lo dejó de todos modos. Se volvió, siguiendo a Nick al ascensor, y se trasladó en el interior con él y el resto del equipo mientras Kevin lo seguía.

La última visión que tuvo Joe de ______ eran sus ojos cuando se encontraron en el momento que las puertas del ascensor se cerraban, y tenía la certeza de que si no volvía pronto, entonces él la perdería para siempre. ¿Y si él regresaba...? Podía perderla de todos modos.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica (adaptacion)   Diciembre 24th 2012, 15:21

Hola chicas, como estan?? Bueno antes que nada les quiero desear una Feliz Navidad, que pasen esta Noche Buena, rodeadas de todos sus seres queridos junto a un arbol de Navidad, esperando la llegada del Niño Jesus, que todos sus sueños y deseos se cumplan y que siempre se mantengan unidos, ... Las quiero mucho chicas

Cambiando de tema... Mañana no podre subirles la nove porque salgo de viaje a casa de mis tios, y recien regresare el miercoles por la tarde, asi que tratare de subirles el miercoles por la noche o el jueves, ya por eso les deje una maraton. asi lo disfrutan mucho... espero que les siga gustando la nove... y sigan comentando...

Bueno chicas nos leemos muy pronto... FELIZ NAVIDAD !!!
santa
Volver arriba Ir abajo
nasgdangerJONAS
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 24
Localización : viajando todas las noches...solo para ver tus ojos<3
Fecha de inscripción : 12/11/2010

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 25th 2012, 02:19

gracias Very Happy FELIZ NAVIDAD Happy Quaziggyziggyzam<3 jajajaja a ti y a todas *-*
buenisimo los cap y espero que disfrutes mucho en casa de tus tios Very Happy
y nos leemos el miercoles o el jueves jajaja!
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/WatermelonLovE_#
caripe
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1413
Edad : 23
Localización : Jupiter !! :D
Fecha de inscripción : 15/06/2012

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 25th 2012, 11:14

Síguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Me encanta tu novela !
Feliz Navidad santa ! Un abrazo

study geek jocolor queen king sunny albino cherry rendeer drunken bom Basketball affraid alien cat pig clown Like a Star @ heaven Arrow Idea

Perfecta I love you






The Jonas Brothers are BACK !!




Volver arriba Ir abajo
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 25th 2012, 18:28

awwwwwwwwwwwwwww me hizo llorar el cap postaa
Volver arriba Ir abajo
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 25th 2012, 18:29

happy quaziggyziggyzam para todossssssssss
Volver arriba Ir abajo
GreciaGarcia
Forista!


Cantidad de envíos : 61
Fecha de inscripción : 07/11/2012

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 27th 2012, 19:15

sorry x no comentar Sad mi computadora había muertoo :,( Feliz cumpleaños atrasadiiiisiimoo Pao espero que la hayas pasado súper que bien Smile y feliz navidad :* siguelaaa x fa no la dejes ahiiiiiii. Sad Sad

Att: Greciia<3
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica (adaptacion)   Diciembre 28th 2012, 10:50

DANGEROUS GAMES

Capitulo 51


DOS DÍAS DESPUÉS…

Echaba de menos a ________ Cuando Joe sacó su camioneta fuera del estacionamiento del Edificio Federal, finalmente admitió la verdad a sí mismo. No había dormido una mierda que valiera la pena en su apartamento la noche anterior. La cama, normalmente de máximo confort, le había generado contracturas. No podía estar cómodo, sin importar lo mucho que se esforzara. Y cada vez que lograba quedarse dormido se había despertado estirando el brazo para tocar a _______ . Sólo que _______ no estaba allí. Y ella no contestaba su teléfono. Aunque el mensaje en el teléfono estaba diciendo: «Si éste eres tú, Joe, yo estoy comprobando algún bar
barato ahora» —Ella estaba en casa. Él sabía que estaba en casa porque estaba respondiendo al teléfono celular de Reno y él había estado allí dos veces cuando Joe había llamado para averiguar sobre ________.

—Entre tú y yo, viejo amigo —Reno había resoplado el día anterior —ella vino a casa con un gato hoy. Eso me preocupa.

Joe negó con la cabeza mientras trataba con el tráfico del centro de Atlanta y se dirigía a casa de su madre, a las afueras de los límites de la ciudad. No la había visto en años. Llamó, comprobado por ella, pero diciéndose a sí mismo que entrar en su casa y fingir un vínculo que nunca había estado allí no era algo que había sido capaz de decidirse a hacer desde que se había
unido a los SEALs. Ahora no tenía otra opción. Admitir ser un cobarde no es algo que un hombre hiciera fácilmente, pero cuando Joe
maniobraba con el tráfico a través de la ciudad, admitió que eso es exactamente lo que era cuando se trataba de _______. Se estuvo conteniendo en la medida de lo posible hasta que no tuvo más remedio que mantenerla cerca de él. Y tal como lo había sabido siempre, ella se había infiltrado a su manera tan profunda en su alma que no podía soltarse.

Él la amaba. Pero hasta que no se enfrentara a su pasado, así como a sí mismo, entonces no sería el hombre que sabía que ella necesitaba. El hombre que necesitaba ser. Él no podía imaginar ser una parte de la vida _______ y no tener hijos con ella. No
inmediatamente, tal vez, pero en los próximos años. Una niña con una sonrisa risueña como _______ y los ojos grises como una paloma. Una pequeña descarada decidida a comerse al mundo y conducir a la locura a todos los hombres cuerdos. O un niño pequeño... Joe tragó con fuerza ante la idea de un hijo.

El padre de Reno le había enseñado a jugar a la pelota a Joe, a disparar, a ser un hombre. El padre de Joe le había enseñado el lado equivocado de su puño y nada más. ¿Qué le enseñaría Joe a su hijo? La idea de eso lo aterraba.

Se puso en camino a su madre, apagó el carro, y miró a la pequeña casa de dos pisos en silencio. No era muy diferente de la casa en que había sido criado, aunque el barrio era un poco mejor. Ella había vivido en el apartamento hasta hace poco, acumulando el dinero que Joe le enviaba mientras ella esperaba su retiro, y los pequeños ahorros que su padre había comenzado
cuando se casaron.

Raven le dijo que Denise Jonas estaba orgullosa de la casa. Ella hablaba a menudo sobre nietos y visitas y comidas de fiestas. Esa no era la madre que él recordaba. Pero entonces otra vez, siempre había sido diferente con Raven, al igual que su padre había sido. Y ahora que Joe estaba aquí, ¿qué diablos iba a decir? No había visto a Denise en cinco años y maldición si él no estaba listo para dar la vuelta ahora y sólo marcharse. Mientras sus dedos apretaban sobre las llaves, la puerta se abrió y allí estaba ella. Era más pequeña de lo que recordaba, más vieja. Tenía el pelo gris, su rostro arrugado, y sus ojos, tan parecidos a los suyos, miraban hacia atrás de él.
Joe sacó las llaves del encendido lentamente antes de abrir la puerta.
Maldita sea, él simplemente debería haber seguido conduciendo. Él debería haber ido directamente a _______. Esto fue un error. Pero se obligó a sí mismo desde la camioneta, a bajarse en silencio, con torpeza.

Cuando él le devolvió la mirada a Denise, se acordó de la mujer que había sido veinte años antes. Esbelta, hermosa, de pelo negro largo, ojos grises suaves. Joe había tomado los rasgos faciales y el cuerpo ancho y musculoso de su padre, pero su coloración había venido de su madre, al igual que Raven.

—Raven acaba de salir —la voz de Denise era la misma de siempre, amarga, áspera —Tú puedes entrar también.

Se dio la vuelta, dejando la puerta abierta para él cuando ella volvió a entrar en la casa. Era un infierno de bienvenida, pero no había venido aquí para una recepción. No estaba seguro de por qué había venido, pero un saludo acogedor podría haberlo impactado demasiado como para sobrevivir.
Metió sus llaves en el bolsillo, exhaló e inspiró varias veces antes de ir por la acera de flores alineadas a la casa de ladrillos. La puerta se abrió dentro de una entrada pequeña, luego una muy bonita sala de estilo clásico. Su madre siempre había sido una detallista minuciosa en que todo luzca a la perfección, colores coordinados y meticulosos.
Ella lo estaba esperando en el centro de la sala, de pie, rígida y en silencio mientras le devolvía la mirada.

—¿Cómo lo está haciendo Raven? —finalmente preguntó mientras cerraba la puerta y se enfrentaba a Denise con nada de la ira que él recordaba sentir la última vez que había estado en la misma sala.

—Algo olvidadiza como siempre —suspiró —Ella dejó la puerta rota cuando se fue. Esa chica no entiende cómo cerrar y bloquear las puertas. Es un milagro que no haya sido violada y asesinada en su propia casa.

Denise estaba nerviosa. Joe oyó el ligero temblor en su voz, vio la mirada cautelosa en sus ojos. Era su aspecto habitual cada vez que lo veía, como si ella esperara que él la golpeara en cualquier momento. Nunca había puesto la mano sobre ella, nunca había querido.

—Admito que compré la casa con el dinero que me diste —hablaba con una chispa de ira —Tú no dijiste cómo tenía que usarlo. Así que si estás aquí porque no estoy en ese diminuto apartamento….

—La casa está bien, mamá.

—Estaba cansada del apartamento….

—No he venido a discutir contigo. No me importa lo que haces con el dinero —él finalmente le dijo en voz baja —Yo sólo....

¿Él sólo qué? Inclinó la cabeza, suspirando con cansancio. Esto era un infierno de error.

—No has estado cerca en más de cinco años —juntó las manos delante de ella mientras levantaba la barbilla en el desafío —¿Por qué ahora?

Se movió, preguntándose qué demonios decir, que hacer. Por Dios, él era un cabrón masoquista, ¿no? En los años transcurridos desde la muerte de su padre, Joe la había visitado pocas veces y cuando lo hacía, nunca era por más de unos minutos. Él la veía y el pasado se arremolinaba en su mente como una nube furiosa. Los golpes, sus ruegos cada vez que su madre salía, cómo él lloraba y le suplicaba que no deje que su padre la capture. Ella acariciando la cabeza de Joe y diciéndole que era un niño grande. Dios, había estado tan jodidamente loca como su padre lo había sido.

—Estoy pensando en casarme —Mierda. Bueno, sí, él había estado pensando en ello, pero no había pensado en hablarle a ella sobre el tema.

Ella parpadeó hacia él —¿Alguna persona que conozco?

—Sí... —él asintió con la cabeza ligeramente —Mira, yo no sé por qué diablos estoy aún aquí.

Se metió las manos en la cabeza con cansancio antes de dejar caer los brazos a los costados,
una vez más —Yo siento molestarte —Se volvió para salir, para irse lo más lejos posible de ella y
los recuerdos que se levantaban como una nube negra en su mente cada vez que la veía.

—Él nunca creyó que le pertenecieras a él —las palabras detuvieron a Joe mientras se dirigía hacia la puerta. Se detuvo en seco durante un largo segundo antes de volver a ella.

—¿Qué has dicho? —él movió la cabeza en la confusión. Ella irguió la espalda y por primera vez que podía recordar, ella lo miró a los ojos. No es que la mirada era de alguna manera reconfortante. No había ningún remordimiento allí, ni calidez. Sólo el mismo gris frío de la mirada que siempre había conocido.

—Él nunca creyó que le pertenecieras a él —había una curiosa luz en sus ojos, casi de interés, como si se preguntaba cómo iba a reaccionar.

Él no reaccionó en absoluto. No le importaba una mierda de un modo u otro lo que el hijo de puta pensaba de él, pero sentía curiosidad acerca de si compartía o no un lazo sanguíneo con el hombre al que había conocido como su padre biológico.

—¿Lo hacía?

—Por supuesto que sí. Yo podría haber sido una puta, Joseph, pero era una cuidadosa. Tú eras suyo.

La mueca burlona en la esquina de sus labios ya no tenía el poder de hacerle daño o de hacerlo enojar. Sirvió en lugar para enfatizar el hecho de que ella realmente no le importaba un comino.

—Así que ¿por qué él creía lo contrario?

Suspiró como si estuviera cansada, alejándose de él y paseándose sobre un alto escalón en el otro lado de la habitación. Allí, numerosos marcos de foto embellecían la estantería. Había pocas fotos de la familia, pero la mayoría de ellas eran de Raven, Raven y su padre, Raven y su madre. Había muy pocas de Joe.

—Yo nunca pretendí ser una buena madre —sus labios aplanados cuando ella le devolvió la mirada —Pero últimamente, cuando me he dado cuenta de la rapidez con que los años están introduciéndose sigilosamente en mí, me he arrepentido de muchas cosas. Dejé que lo crea, porque eso le dolía. Le dolía de la misma manera en que me dolía cada vez que se iba con otra mujer. Cada vez que llegaba a casa y pasaba las noches fuera de la casa. Así que se lo dejé creer.

—Tú le permitiste golpear fuera a los demonios sobre mí.

—Tú sobreviviste.

Él tenía la impresión de que habría puesto los ojos en blanco si no estuviera demasiado asustada.

—¿Yo sobreviví? —dijo bruscamente —Apenas podía moverme por días, maldita sea. Él tomaba ese maldito cinturón suyo y golpeaba fuera la mierda sobre mí y a ti ni siquiera te importaba lo suficiente como para mantenerlo pegado a ti cuando a él se lo llevaba el diablo. Yo era un niño.

—Y tú eres un hombre ahora —replicó ella, tan fría e insensible como lo había sido siempre — Tu padre fue criado para creer que el cinturón era la única respuesta a todo. Él nunca rompió tus huesos; no te dejó cicatrices. No era mi culpa que él imputara mis infidelidades en ti.

—Era tu responsabilidad proteger a tus hijos —sus puños apretados a los costados, no porque él quería golpearla, sino porque en ese momento se dio cuenta de cuánto de su vida había perdido interesándose de una manera u otra en porqué sus padres no habían hecho nada.

—Era un hombre duro, pero él proveía para ti —ella finalmente se encogió de hombros —Tú y yo, nunca estuvimos cerca. Incluso cuando eras un bebé, no te preocupaste mucho por mí —sus labios retorcidos amargamente, en tono acusador —Tú no querías ser sostenido y acurrucado como Raven lo hizo. Tú estabas siempre complacido de estar solo, a menos que necesitaras ser
alimentado o cambiado. No querías una madre, querías un cuidador. Él parpadeó con sorpresa.

—Estás tan loca como estaba él —al fin dijo en voz baja, no realmente sorprendido o escandalizado.

—No estoy loca, Joseph —su sonrisa era burlona —Yo no quería tener hijos, tu padre quiso. Me obligó a concebir, y luego se convenció de que no pertenecías a él. Yo no reclamo si hice bien o mal, pero yo sabía que él nunca te mataría, ni te mutilaría. Creciste bien.

Creció odiando a sus padres, se crió con un cinismo y una desconfianza que había ensombrecido cada uno de sus movimientos, cada una de sus relaciones.

—Te pareces más a él de lo que piensas —cruzó los brazos sobre el pecho y lo observó con un interés calculado —Un SEAL de la Marina. Vivió para el servicio, para sus hombres. Tú incluso luces como él, ahora. Él habría estado orgulloso de ti si estuviera vivo.

Alegría—alegría. El desagrado que Joe sentía cuando la observó le llenó la boca con un sabor agrio. Esta mujer le había dado la vida, nada más. No había sido una madre entonces, y ella no era una madre ahora.

Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Diciembre 28th 2012, 16:33

OMG!!!!!
Qué capítulo tan fuerte!!!
Me gustó mucho que Joe esté pensando en casarse... Enamorada
Era hora de que aceptara sus sentimientos por ________!!!
Pero al mismo tiempo me dio tristeza esa conversación con su madre
Pobrecito !!!! Crying or Very sad
Pero ahora tiene a alguien que lo quiere de verdad y eso es lo que debería importarle!!!!
Po r fis tienes que seguirla!!!!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA   Hoy a las 12:42

Volver arriba Ir abajo
 
Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 28 de 29.Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 27, 28, 29  Siguiente
 Temas similares
-
» Dangerous Games (Joe y tu) HOT-Romantica TERMINADA
» La otra Cara de La moneda. Atte. Joseph ( Romantica) TERMINADA
» Un Novio Diferente - Joe y tu Terminada
» Stan Meissner - Dangerous Games (1984)
» REEDITAN TODO UN CLASICO DEL AOR ! POR FIN !

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: