Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Solo fue una memoria. [Joe & Tu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 14 ... 22  Siguiente
AutorMensaje
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 19th 2012, 23:34

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 22nd 2012, 11:51

siguelaaa!!!!
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 23rd 2012, 12:49

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 23rd 2012, 17:32

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 23rd 2012, 19:49

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 25th 2012, 12:10

siguela porfa!!!!
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 25th 2012, 21:10

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 26th 2012, 10:46

siguela porfa!!!
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 26th 2012, 15:05

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 28th 2012, 15:34

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 28th 2012, 19:41

Ho-hola preciosas. No me raptaron los aliens, tranquilas, ya estoy de vuelta y por fin tengo el tiempo de pasar. Hooray!
Les juro que el desaparecer no lo hice a propósito. Con el inicio de clases oficialmente no tuve mucho tiempo para escribir aparte de hacer las tareas, proyectos y estudiar. He estado muy, muy ocupada con todo eso.
Yo jamas desaparezco mas de dos semanas, y esta vez desaparecí mas de un mes. Lo siento. Espero que entiendan.
Peeeeeero, vengo con buenas noticias. Esta vez no vengo con las manos vacías, ya que no quería reportarme aquí sin capitulo, y me esforcé por escribir un mini-maratón en el tiempo que tenia libre y les tengo cuatro capítulos Smile
Lo se, lo se, no es mucho, pero todo lo que he podido escribir mucho en este mes.
Mil veces perdón por haberme ausentado tanto y haberlas dejado con la intriga a flor de piel, pero échenle la culpa a los profes que no se cansan de darnos trabajo. :@
Bueno, solo quería decirles eso y hacerles saber que sigo viva. xD
Les subiré los capítulos ya breve. oaiskajs.
Las quiero. Se cuidan.

Y graaaaaaaaaaaaacias por siempre pasarse y comentaaar. Son las mejores ♥


Última edición por Ask Alexandria For Me. el Septiembre 28th 2012, 20:11, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 28th 2012, 20:05

Capitulo 57:
Fijé mi mirada en Stephen, el cual miraba curiosamente mi cara mientras sus labios estaban cerrados sobre mi pezón, tomando su primer desayuno conmigo. A pesar de que la lactancia era nueva para él, no se resistió ni nada por el estilo. Lo tomo como algo normal, sin contar su tierno entrecejo fruncido tan pronto como comenzó a succionar, cosa que me hizo reír. Después de eso, solo mantenía su mirada en mí y en la cadena de oro que colgaba alrededor de mi cuello. Sus pequeños dedos se deslizaban de vez en cuando sobre ella y luego toda su atención era devuelta a mi rostro.

Eleve la mirada hacia Joe, quien estaba sentado frente a mí en el sofá que estaba frente al televisor mientras que yo estaba sentada en el sillón a juego, posicionado al lado derecho del sofá. Él estaba cargando a Alec y jugando un rato con él, evitando todo contacto visual conmigo. No nos hablábamos desde la noche anterior excepto para cosas de importancia como lo eran nuestros hijos. De lo contrario, me evitaba a toda costa. Y no tenía idea de porque. Él no tenía porque enojarse conmigo porque yo hablara con Troy o mantuviera una amistad con Troy. Era estúpido e inmaduro… sin embargo, yo tampoco hacía nada para arreglarlo.

Devolví la mirada a Stephen en el justo momento cuando soltó mi pezón, haciendo una pequeña mueca. Le sonreí y maniobre para arreglarme la copa del sostén antes de poner su cuerpecito en posición vertical para poder sacarle los gases. Lo coloque de manera que mirara sobre mi hombro después de colocar un paño de bebé color azul cielo (regalo de Marie) sobre el hombro. Joe me miro mientras yo golpeaba suavemente la espalda de Stephen, pero abruptamente desvió la mirada.

-Es estúpido estar haciendo esto Joe –solté, mirándole fijamente-. Parecemos críos.

-Si –dijo con un tono de molestia, y hasta celos-, entonces llama a Troy para que lo arregle. De seguro lo hace. Siempre lo hace.

-Joe –no pude evitar reír-. Pareces la mujer celosa y yo el hombre arrepentido.

-Que te den.

-¡Joseph! –exclame, indignada-. Basta. No podemos estar peleados solo porque yo tenga amistad con alguien que a ti no te gusta.

-No, no es por eso –elevo la mirada hacia mi; su rostro estaba totalmente serio-. Si no porque no te das cuenta de la clase de persona que es Troy. Es un lobo vestido de oveja.

-Y es que no entiendo porque dices eso –replique, molestándome con él-, ¿Qué te hace juzgar a Troy de esa manera? Explícame, para ver si veo desde tu punto de vista.

Joe se mantuvo callado mientras jugaba un rato con Alec, evitando mi mirada varias veces. Yo pensé: “lo sabía. No hay nada que fundamente sus ideas.” Suspire, al tiempo en que acomodaba a Stephen en acostado entre mis brazos nuevamente. Él me miro, y yo le sonreí. Se parecía tanto a su padre… aun más que Alec. Alec tenía diferentes rasgos de mi familia entremezclados con su parecido con Joe, pero Stephen era el alter ego de Joe, como lo era Adam. Era extraño y fascinante.

Reí cuando me percate que Stephen comenzaba a jugar con mi cadena, intentando atraparla entre sus pequeños dedos. Sonreí, y luego me levante del sillón para luego sentarme al lado de Joe en el sofá. Él no me miro, su mirada estaba posada en Alec, quien movía su boca graciosamente y sus manitas, mostrándonos que estaba feliz.

-Te amo, Joe –dije, inclinándome para besar su mejilla-. ¿Podemos dejar de pelear?

Joe giro su mirada hacia mí, primero me miro a los ojos y luego poso la mirada en mis labios. Me besó y luego sonrió.

-Te amo, lo sabes –murmuro sobre mis labios. Yo sonreí-. Pero todo el rollo con Troy me molesta.

-Pues olvídalo –dije, sonriente. Él encarnó una ceja-. Hablo en serio. Estamos peleados porque tú no lo quieres dejar estar. Tengamos un día tranquilo, ¿quieres?

Él me miro durante unos segundos y sonrió nuevamente, asintiendo con la cabeza a su vez.

-No, mejor tengamos un día travieso –dijo y volvió a besarme. Yo me reí-. Durmamos a los pequeños y vámonos a la habitación, ¿sí?

Me ruborice al notar su mirada traviesa posada sobre mis labios nuevamente. Él se inclino para besarme en el justo momento cuando Stephen agarro mi cadena de oro entre sus dedos. Yo desvié mi mirada hacia él y note que la suya fijaba la mía. Se movió un poco y comenzó a gorjear. Yo me eche a reír y Joe también. ¡Era tan lindo!

-Me parece que a Stephen no le gusta que beses a su mami –le dije a Joe, riendo, manteniendo la mirada sobre el pequeño.

-Pues tendrá que acostumbrarse a ello porque eres totalmente mía –se inclino hacia mí para besar mi mejilla y Stephen volvió a gorjear.

Joe besó su frente con una sonrisa en sus deliciosos labios. El pequeño se movió entre mis brazos haciendo una graciosa mueca de disgusto. Volví a reír. Joe se limito a sonreír antes de desviar la mirada hacia el bebé en sus brazos. Note que desde hacía un rato, Alec no se movía ni nada, y cuando fije mi mirada en él, note que se había dormido. Sonreí y luego envié a Joe para que lo llevara a su cuna para que durmiera más cómodo. Stephen, sin embargo, seguía dando lata. Jugó un rato con mi cadena mientras buscaba mi mirada y se movía inquietamente entre mis brazos. Yo le hice muecas y le hable un rato notando sus leves reacciones. Ninguno de los dos bebés era tranquilo del todo. Ambos tenían su parte energética y su parte pasiva. Era maravilloso estar con ambos, porque a pesar de que eran gemelos, tenían grandes diferencias.

Joe apareció detrás de mí, asustándome un poco al darme cuenta de que estaba a mi espalda. Él se rió y reposo sus manos sobre el espaldar del sofá mirando hacia Stephen. Se inclino para besar mi mejilla y luego, extendió su mano para acariciar el rostro de Stephen, quien se estaba adormilando un poco.

-Tiene tu nariz –comento Joe, ahora acariciando el cabello del pequeño.

Yo sonreí.

-Tiene tus ojos. Stephen es otro doble tuyo.

-No lo creo, se parece más a tu hermana –aparto la mano del cabello del pequeño y la poso sobre mi muslo-. Míralo bien.

-Bueno, si, un poco –asentí-. Pero debes admitir que se parece bastante a ti.

-Lo admito, preciosa –se echó a reír, y yo me deleite con el dulce sonido de su risa. Besó mi mejilla-. Y también admito que te amo, y te amo, y te amo.

-¿Te estás confesando? No te voy a arrestar –sonreí.

-No, pero precisamente quiero que hagas eso –besó mi mejilla nuevamente y luego mi oreja, y mi cuello, seguido de mi hombro…

-Aun Stephen está despierto –le recordé, cerrando levemente los ojos disfrutando de sus caricias.

-Se está durmiendo –dijo sin detener sus besos.

Sin embargo, yo abrí los ojos para ver a Stephen. Joe tenía razón: se estaba durmiendo. Sonreí antes de apartar a Joe de mí con una carcajada al ver su expresión. Le dije que iba a llevar a Stephen a su habitación, y el sonrió asintiendo. Mecí al bebé mientras caminaba hacia la habitación que él compartía con su hermano, mientras veía sus muecas al intentar luchar contra el sueño. Pero este le gano. Tan pronto como lo deje en su cuna, se quedo dormido nuevamente. Sonreí. Aun eran pequeños, así que lo único que hacían era dormir, comer, y hacer sus necesidades. Pero tanto Alec como Stephen eran unas hermosuras que me hacían sentir que no había nada mejor que vivir y pasármela junto a ellos.

Mi felicidad era infinita. Nada podría quitármela. Nada.

Salí de la habitación tras encender el monitor de sonido, y cerré la puerta con cuidado de no despertar a los bebés. Al girarme, vi a Joe enfrente de mí, quitándose la camiseta. Me sonrió con picardía y yo me reí en voz baja. Joe dio un paso hacia mí, coloco su mano en mi nuca y unió su boca a la mía, desarrollando un beso lleno de pasión. Lanzo su camiseta a un lado y coloco ambas manos sobre el broche del sostén para quitarlo lo más rápido posible. Cayó al suelo junto a su camiseta. Yo coloque mis manos sobre su nuca y lo pegue más a mí al tiempo en que me ponía de puntitas para besarlo con más profundidad. Ya podía sentir los latidos de su corazón acelerado y su respiración agitada uniéndose a la mía. Me eche a reír cuando bajo sus manos hacia mi trasero y me obligó a subir las piernas para enrollarlas en su cintura, mientras yo aun tenía mis manos sobre su nuca.

Joe me sonrió y, acto seguido, abrió la puerta de nuestra habitación con rapidez. Me deposito sobre el colchón y se coloco encima de mí, ambos riendo. Me besó nuevamente mientras luchaba con el botón de su pantalón. Ya que lo vi demasiado agitado, decidí ayudarle, y termine quitándole el pantalón mientras él estaba en pie frente a mí. Eleve la mirada hacia el con picardía y el sonrió, halándome de la mano para ponerme de pie también. Me besó y nuevamente coloco ambas manos sobre mi trasero, pegando mi pelvis a la suya. Solté un pequeño gemido sobre sus labios al sentir la potente erección latir escondida dentro de su bóxer. Quebró el beso para comenzar a besar mi cuello, hombro y mi clavícula con desesperación. Me aferre a sus hombros mientras el esparcía la deliciosa caricia por todo mi cuerpo.

Volvió a recostarme sobre la cama entre besos y nos quito las últimas prendas. Ambos estábamos desnudos, sudados y excitados sobre la cama. Joe elevo mi pierna derecha para que la colocara sobre su cadera y me penetro lenta y delicadamente, como si fuera nuestra primera vez.

-Te amo –me susurro, como en aquella vez.

Abrí mis ojos, los cuales había cerrado cuando el invadió mi cuerpo, y fije mi mirada en la suya. Le sonreí con ternura, viendo como sus ojos me mostraban todo lo que él quería decir, pero no sabía cómo expresar. Le bese, simplemente le bese, dejándome llevar por todas esas emociones que él me hacía sentir, por cuanto lo amaba y que tan feliz era con él. Joe profundizo el beso con ternura y calidez, me demostró nuevamente cuanto me amaba.

Y lo sabía, siempre lo había sabido. Jamás se me olvidaría cuanto disfrutamos aquella mañana y parte de la tarde. Disfrutamos de nuestra compañía, nos fundimos en nuestro amor. Y puede sonar cursi todo esto, pero era todo lo que sentía. Fue lo que sentí.


Última edición por Ask Alexandria For Me. el Septiembre 28th 2012, 20:10, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 28th 2012, 20:10

Advertencia: Es hora de prepararse para los sucesos decisivos de la novela. Desde este momento no me hago responsable de casas inundadas. xD


Capitulo 58:
Ya a la noche, Joe abandono nuestro lecho para prepararse para la presentación de esa noche en John’s Bar. Le sonreí desde la cama mientras lo veía moverse por toda la habitación, desnudo. Me gustaba verle mover su lindo trasero de un lado para otro. Se lo comente varias veces y él se echó a reír.

-Me encanta tu risa –le comente en una ocasión.

-¿Es lo único que te gusta? –me respondió, dándome una de sus sexys sonrisas de lado.

-La lista es larga.

Él volvió a reír.

Al terminar de vestirse, se sentó a la orilla de la cama para ponerse sus zapatos. Yo me quede viendo su musculosa espalda mientras pensaba.

-¿Volverás temprano?

-Si –respondió al instante. Luego giro su rostro de manera que viera su perfil e hizo una mueca-. O al menos lo intentare. Ya sabes cómo es John.

-Si –suspire-. Lo sé.

El reanudo su tarea y yo me quede en silencio durante un rato.

-¿Te había dicho que no me gusta que vayas al bar?

-No. ¿Y porque no te gusta?

-Hay muchas zorras allí –dije, desviando mi mirada al techo, sonriendo-. Todas te miran con ojo crítico.

Joe rió por lo bajo.

-No seas celosa, ____ –dijo, y se giro para verme. Se trepo en la cama hasta quedar sobre mi cuerpo. Sonreí-. Sabes que soy solo tuyo.

-Es que no me gusta que te miren –me mordí el labio inferior-. Estas muy sexy esta noche.

El volvió a darme una de sus sonrisas de lado.

-Me encantaría quedarme para devorarte toda la noche –dijo con su voz rasposa, y se inclino para besar mi clavícula, arrancándome un suspiro-. Pero tengo que irme, bebé. Te amo.

Besó mis labios y se levanto de la cama rápidamente. Yo me puse en posición sentada y le mire cuando salía de la habitación. Sonreí cuando, mientras cerraba la puerta, me lanzo un beso en el aire. Le grite un “te amo” y él me lo devolvió también gritando. Volví a recostarme en la cama con una sonrisa llena de felicidad atravesándome todo el rostro y al poco tiempo me quede dormida.

Desperté al escuchar el doble llanto de los gemelos a través del monitor de sonido. Me levante de la cama de golpe, busque una camiseta de Joe en la cómoda y corrí a la habitación de ellos. Ambos lloraban desconsolados en sus cunas, moviendo sus piernas y brazos con rabia. Saque primero a Alec el cual estaba más cercano a mí y luego, a duras penas, saque a Stephen. Los mecí entre mis brazos a ambos y trate de calmarlos, pero no logre mucho.

Continuaron llorando.

Camine hacia mi habitación con ellos, los deposite a ambos sobre la cama y comencé a hacerles muecas y gestos para ver si se calmaban.

Nada cambio.

Comencé a moverles juguetes sobre sus rostros, riendo, cantando y bailando hasta que se fueron calmando. Sabía que no era un llanto de hambre porque cuando tenían hambre, movían sus manitas con rapidez y abrían sus boquitas pidiéndome que les lactara. Ambos lo hacían. Pero eso no lo hacían en esos momentos. Ambos lloraban desconsoladamente como si les hubieran pegado o algo parecido. Era extraño ya que jamás había pasado. Jamás les había oído llorar de aquella forma. De modo que a ambos los mantuve toda la noche conmigo en la cama jugando con ellos y hablándoles de una manera dulce y calmada. Tal vez había sido una pesadilla. Pero, ¿una pesadilla que tuvieron ambos? No podía ser.

Mientras aun jugaba con Alec, ya que Stephen se había dormido hacia un rato, note la hora que era: las 4:21 am. Lo primero que pensé fue que Joe no había aparecido aun. Lo más tarde que él podía llegar eran las 12 de la medianoche, no pasadas de eso. Era demasiado extraño que no hubiera llegado a un. Pero de seguro le echaría una bronca cuando llegara. Me preocupó demasiado.

Cuando Alec se durmió pasadas las 4:30, los coloque a él y a su hermano en el medio la cama y rodee los bordes de almohadas por protección. Luego, agarre mi teléfono y marque al número de Joe… veinte veces. No contestó ninguna. Me preocupe aun más. Volví a llamarle y tampoco contesto. Pensé en la posibilidad de que se hubiera quedado dormido en casa de sus padres… pero no lo creía. El o alguien de su familia me hubiera llamado, lo sabía. Pensé en llamar a alguno de sus hermanos, pero al instante me negué porque sabía que debían estar cansados y que era demasiado temprano para llamarles.

Decidí volver a llamar a Joe, y volví a no recibir respuesta alguna. Así que volví con los bebés a la habitación. Quite las almohadas que estaban al lado de Stephen y me recosté allí, viéndoles dormir a ambos. Mis dos angelitos dormían plácidamente mientras yo estaba preocupada por su padre. ¿Qué podría haberle pasado? No pensaba que Joe podría haberse ido con otra mujer o tal vez haberse quedado borracho en el bar; Joe no era así. Pero, ¿y si estaba con su familia? No, tampoco, de ser así me cogería el teléfono, cosa que no hace. Estaba muy, muy preocupada y enredada. No sabía que pensar ni que hacer.

Durante una hora y media me quede esperando alguna contestación de las llamadas de Joe, pero no recibí ninguna. Al menos pensé que podría saber de él en algún momento; que apareciera por la puerta, que me llamara, que me llamara Nick o Kevin para decirme que él estaba bien. Me quede esperando algo…, que jamás sucedió. Y luego volví a quedarme dormida.

Más tarde, sonó mi teléfono estridentemente. Me levante rápidamente pensando en que podría ser Joe, pero en cambio era Nick. Mire en dirección de los bebés, pensando en que se habrían levantado con el sonido, pero seguían profundamente dormidos. Suspire y salí de la habitación para poder contestar y hablar sin la presión de sentir que podría despertar a los gemelos en cualquier momento.

-Hola Nick. ¿Sabes algo de Joe? –Pregunte rápidamente antes de que él pudiera decir alguna cosa-. No ha vuelto aun y estoy realmente preocupada por él.

-Sí, para eso te llamo –dijo, pero su voz sonó triste y vacía. Mi corazón se acelero y mi boca quedo reseca. Esto no pintaba bien.

-¿Qué pasa? –pregunte lentamente, teniendo miedo de las palabras que pudiera recitar Nick.

-Nos llamaron hace una hora preguntando por mis padres, diciendo que era urgente –dijo, y soltó un largo y lastimero suspiro-. Nos dieron una mala noticia, ____. Una que no creo que sea correcto darte por teléfono.

-¿Qué paso? –Exigí saber, apretando los dientes-. ¿Qué paso, Nick?

-¿Puedo ir a tu casa y hablamos allá?

-Sí, pero dime qué pasa, por favor –exigí nuevamente con la voz quebrándose de miedo y preocupación. ¿Qué ocultaba?

-Hablamos en tu casa con calma, ¿de acuerdo?

-Vale –susurre, resignándome; y el colgó.

Me quede mirando la sala siendo bañada lentamente por la luz de la mañana, con las manos temblándome, el corazón acelerado y la respiración agitada. La conversación con Nick me había dejado perpleja. La mente me daba vueltas en una y otras ideas. Pero no podía ser, ninguna de ellas podía ser. Joe estaba perfecto. Esto era un error.

Camine lentamente a mi habitación y, sin consciencia de lo que hacía, me bañe, me cambie de ropa y me hice una coleta. Los bebés aun dormían profundamente cuando les eche un vistazo. Me puse unas sandalias y salí de la habitación para esperar a Nick en la sala. Me senté en el sofá donde a Joe le gustaba sentarse y me quede mirando a la nada, aun temblando con el teléfono en mano.

Sonó el timbre un rato después, haciéndome saltar. Corrí hacia la puerta y la abrí para encontrarme con un demacrado y triste Nick. Las lágrimas aun no salían de sus ojos, pero estaban allí esperando por salir para desahogar todo su dolor y pena. Me quede mirándole, esperando a que alguna palabra se colara por sus labios; sin embargo, se limito a entrar en la casa y cerrar la puerta con cuidado. Nos quedamos en silencio un largo minuto hasta que el me miro a la cara.

-Lo siento, ____, de verdad –una solitaria lágrima rodo por su mejilla, la cual limpio rápidamente-. Aun no lo supero, aun… aun sigo pensando que no es cierto, que…

-¡Dime qué demonios paso, Nick! –le grite-. ¡Esto de darle vueltas me molesta!

El agacho la mirada y respiro profundo antes de volver a hablar.

-Nos llamaron a las seis de la mañana, creo que eran unos agentes o algo así, pidiendo hablar con mis padres. Les dije quien yo era, pero se negaron a hablar conmigo. Le pase el teléfono a papá, quien rápidamente se puso pálido. Y al colgar el teléfono nos dijo que debíamos prepararnos para ir al hospital. No conto nada más –soltó un suspiro tembloroso, fijando su mirada en mí-. Al llegar, Kevin y Danielle estaban allí, ya que papá los había llamado. Mamá y papá siguieron a un medico que no quiso hablar con ellos frente a nosotros. Al volver, nuestros padres se veían devastados; mamá llorando sin consuelo y papá con lágrimas empapándole el rostro como jamás había visto. Mamá fue la más afectada…

-Dime que paso, Nick –le corte, sintiendo como mis piernas comenzaban a temblarme.

-Joe murió –dijo en un susurro que casi me parte en dos.

-¿Qué? –exclame a duras penas, sintiendo como cada parte de mi corazón se caía a pedazos. Sin embargo, mis ojos no se humedecieron.

-____…

Nick coloco sus manos sobre mis hombros, como queriendo darme un abrazo y consuelo. Yo no cedí. Me negaba a creer, siquiera a pensar, que Joe estuviera muerto. Era algo… irreal.

Mantuve mi mirada sobre Nick, viendo como sus ojos lentamente se ponían rojos y se humedecían con cada parpadeo. Yo, a pesar de todo, no sentí nada. Nada. Era como de pronto nada fuera cierto, nada importara. No sentía nada.

-No es cierto –logre susurrar, sin desviar la vista de la de Nick.

-Podemos ir al hospital –indicó, ahora pasando su mano delicadamente por mi mejilla, mientras sonreía levemente-. Podemos ir para que lo veas tu misma. Yo no le he visto, pero con ver a mi madre me basta.

-No creo que sea cierto, Nick –repetí, más fuerte-. Tal vez es un mal entendido. Joe no… murió.

-Tal vez, tal vez no –aparto sus manos de mi cuerpo y las introdujo en los bolsillos de su pantalón. Suspiro y me miro-. El te quería tanto, ____.

-No lo digas como si fuera en pasado –pedí, apretando la mandíbula, y desviando la mirada-. No lo hagas. Joe no murió.

Nick suspiro y asintió en silencio. Poco después, cuando me recupere del shock, llame a mis padres para avisarles que iba a estar en el hospital y que pasaría por su casa para dejar a los gemelos con ellos. No les dije la razón por la que iba al hospital ya que aun no quería afrontar la dura verdad.
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 28th 2012, 20:14

Capitulo 59:
Al cruzar las puertas del hospital con Nick a mi lado, sentí que mi corazón se quebraba tanto, que ya pensaba que ni corazón tenía. Esto no era una pesadilla, por desgracia.

Nick, quien iba a unos pasos delante de mí, iba en silencio y con el rostro distorsionado en una mueca de dolor a pesar de lo mucho que intentaba ocultarla. Él era un hombre que le gustaba guardar sus sentimientos para sí; no mostrarlos ni mucho menos decirlos, pero era inevitable que no se le viera lo mucho que le dolía… lo que estaba pasando. Era su hermano, ese chico que siempre había estado ahí para él. Y no solo él, sino también Kevin. Esos tres hermanos siempre, siempre habían estado unidos. ¿Qué harían sin uno de ellos a su lado?

Nick estaba totalmente absorto y distanciado de mí mientras caminábamos a través del depresivo hospital. El silencio y las paredes desprovistas de color me estaban hundiendo aun más. Cada paso que daba era uno al que me acercaba a la realidad y lo peor era que no podía escapar de ella.

-¿Están todos aquí, Nick? –pregunte para romper el silencio al tiempo en que me acercaba apresuradamente a él para alcanzarlo.

-Mi madre no ha querido marcharse hasta verte –dijo él, elevando la mirada durante unos segundos hacia mi rostro-. Así que mi hermano, Danielle y papá se han quedado aquí con ella.

-¿Alice lo sabe?

-No, aun no la he llamado. Supongo que ya está en la escuela, ¿no?

Asentí con la cabeza, con un pequeño suspiro. Nick se detuvo, provocando que yo frenara mi marcha rápidamente, y luego se me señalo hacia delante. Gire la mirada hacia donde él me indico y vi a la familia de Nick destrozada, sentados en la pequeña sala de espera de la peor área del hospital (el cual prefería no mencionar). Kevin estaba abrazando fuertemente a su esposa mientras ambos lloraban; a su lado, Denise lloraba sin consuelo. Paul se mantenía junto a ella intentando calmarla, algo que era evidentemente inútil.

Cuando Nick carraspeo, todos voltearon la cabeza hacia nosotros. Yo les mire con estupefacción a todos sin saber qué hacer ni que decir. Solo me quede allí de pie, viendo como toda la familia lloraba su perdida.

-____ –gimió Denise, levantándose de su asiento después de escaparse del consolador abrazo de su marido. Camino hacia mí y se echó en mis brazos tan pronto como se poso frente a mí. Yo me quede petrificada. ¿En serio Denise estaba… abrazándome? Esto era nuevo.

Al final, le correspondí el abrazo por cortesía. Ella continúo llorando sobre mi hombro mientras yo le daba palmaditas en la espalda para intentar calmarla.

-Oh, ____, lo siento tanto. Siento todo lo que paso, siento todo lo que está pasando –lloró-. Oh, Dios, no sabes cuánto lamento todo el daño que les provoque a ambos. Me siento horrible. Mi pobre bebé, mi hijo… -Y rompió en llanto nuevamente.

-Tranquila Denise –le susurre al oído-. Todo pasara. Todo estará bien -dije las palabras haciendo el esfuerzo para creérmelas yo misma.

Denise no apaciguo su llanto ni un poco, soltando con cada lágrima el dolor infinito por la pérdida de su hijo. Yo me limite a abrazarla y reconfortarla mientras ella lloraba. Me pregunte porque yo no lloraba, porque no sentía ni una pizca del dolor que ella sentía. Y la realidad es que no encontré ninguna respuesta válida. Joe era y lo es todo para mí (además de mis hijos), entonces, ¿Por qué no me encontraba llorando desconsoladamente como lo hacía Denise o el resto de la familia?

Después de varios minutos, abrazadas la una a la otra, Nick y Paul nos separaron. Vi el dolor en los ojos de cada una de las personas frente a mi (incluidos Danielle y Kevin, quienes estaban a unos pasos detrás de Paul), un dolor que extrañamente yo no sentía. Hice caso omiso a ese pensamiento repetitivo y dirigí mi mirada a Nick. Rápidamente repare en el doctor que estaba detrás de Nick y me fije en que era uno de los amigos médicos de Joe. El Dr. Hawkins para ser exactos; el médico que me había atendido después de la bofetada que me había dado Denise la noche en la que Joe y yo le anunciamos nuestro compromiso. El me asintió con la cabeza como recordando aquella noche y yo le devolví el gesto.

-Él es el doctor Hawkins –indico Nick, haciéndome desviar la mirada hacia el nuevamente-. Va a llevarte hacia Joe.

Suspire antes de mirar hacia el resto de la familia. Ellos se limitaron a verme y luego asintieron. Kevin entrelazo su mano con la de su esposa y luego coloco una mano sobre mi hombro.

-Todo mejorara, ____. Joe está en un lugar mejor ahora –me reconforto. Como si esas palabras de verdad sirvieran de algo. Le di una pequeña sonrisa por el esfuerzo-. Nosotros iremos a casa –anuncio, dirigiéndose a su hermano-. Necesitamos darnos una ducha y comenzar con el proceso del funeral, así que nos vemos más tarde, Nick, ¿vale? -el asintió.

De alguna manera, la palabra funeral afecto de una manera total a Denise que rompió a llorar con un dolor renovado. Hundió su rostro en el hombro de Paul y continúo llorando como si no hubiera un mañana. Paul nos miro a mí y a Nick por encima de la cabeza de Denise y anuncio que se irían. Nosotros asentimos, estando de acuerdo con su decisión. De todos modos, no podrían hacer mucho aquí.

Hawkins permaneció pacientemente esperando por nosotros mientras nos despedíamos y esperábamos a que la familia saliera de la sala de esperas para dirigirnos a él. Nick soltó un largo suspiro cuando se giro hacia Hawkins, pero no le miro, simplemente miro hacia el suelo, como había hecho mientras veníamos hacia aquí. Yo, sin embargo, mire a Hawkins a la cara. El asintió.

-Siento tanto que esto haya pasado –comenzó dirigiéndose a ambos, a pesar de que Nick no le mirara-. Joe era una magnifica persona. Y joven. No merecía esto.

-No entiendo –soltó Nick elevando la cabeza, justo al tiempo en que veía las lágrimas caer por su rostro-. No es justo. Mi hermano era una buena persona, era… -desvió la mirada y respiro profundamente para contener el llanto. Pero yo estaba totalmente segura de que no lo controlaría por mucho.

-¿Podemos ir a verlo ya? –pregunte, mirando a Hawkins.

El asintió en silencio y luego nos hizo señas para que le siguiéramos. Eso hicimos, y durante el trayecto le pregunte a Nick si el ya había visto a Joe. Me contesto que no. Así que sería la primera vez para ambos. Y yo tenía miedo de cómo reaccionaría al ver a Joe tendido sobre una camilla, sin vida…

Ni me imaginaba que pasaría cuando le viera porque no podía poner esa imagen tan fría en mi cabeza.

Hawkins no nos guio exactamente hasta la morgue sino que nos desvió hacia una habitación cercana del lugar. Se detuvo frente a la puerta y la abrió para nosotros. Nick entro primero, luego yo y al final Hawkins. Me quede viendo con estupefacción el cuerpo sin vida de Joe tendido sobre la camilla, cubierto totalmente por la ropa que había usado la noche anterior al salir de casa. La camiseta blanca estaba totalmente manchada de sangre y un tanto desgarrada; tenía una herida en la sien izquierda y cortaduras en los brazos. No podía apartar la mirada de su cuerpo ensangrentado y mugriento al imaginarme sus últimos momentos de vida. Mi corazón se desgarro lenta y sangrientamente.

Empecé a caminar hacia la camilla mirando el cuerpo de Joe con mis ojos picosos y un nudo en el estomago; al mismo tiempo, Hawkins comenzó a hablar.

-Cuando le trajeron ya había muerto y no pudimos hacer nada –dijo, echándole sal a la herida. Ya escuchaba el llanto de Nick a mi espalda, el cual se desmorono en el suelo en ese instante-. Las cortaduras son de una navaja y se nota que hubo forcejeo entre su atacante y el. La herida mortal se la dio en la cabeza; al parecer cayó contra una roca o algo parecido y murió al instante. Tenía una hemorragia cerebral, varias contusiones y heridas de gravedad. Lo siento –concluyo en un pequeño susurro.

Mi corazón comenzó a correr más lento mientras más me acercaba a Joe. Acaricie la camiseta manchada por su sangre con mis dedos, recorrí las cortaduras de sus brazos con suavidad y al final acaricie su rostro sucio por la tierra, la sangre y el sudor mezclados, y las lagrimas comenzaron a brotar de mis ojos. Los sentimientos que no habían querido presentarse antes cuando la noticia había sido informada, llegaron de improviso desgarrándome violentamente por dentro justo en el momento en que la realidad me golpeaba duro.

Sin pensármelo dos veces, me subí como pude a la camilla y recosté mi cabeza sobre el pecho inerte de Joe. El médico no me negó nada, sin embargo, solo se quedo mirando como poco a poco yo iba muriendo por dentro.

-¡Joe! –susurre a duras penas entre el llanto-. ¡Prometiste que nunca te irías, prometiste que jamás me abandonarías! –Entonces grite, zarandeando su camiseta-. ¡Me lo prometiste!

Golpee su pecho con mi puño, descargando parte del dolor que sentía. Mantuve mi cuerpo pegado al suyo sintiéndolo frio y muerto a mi lado, no como en la noche anterior cuando lo había sentido más vivo que nunca junto a mí, sonriendo y riendo mientras nuestros cuerpos se movían juntos fundiéndose una última vez más.

Mi llanto empeoro.

-¿Por qué? –Pregunte después de unos minutos de llanto ininterrumpido, aferrando con fuerza la camiseta de Joe entre mis dedos-. ¿Por qué, Joe? Me lo habías prometido, dijiste que jamás volverías a irte –dije incoherentemente entre un sollozo-. Dijiste que estaríamos juntos los cuatro, Joe –continúe-. ¿Por qué te fuiste cuando te necesito tanto?

Levante mi cabeza para mirar su hermoso rostro, aun muerto era guapo, y pase mis dedos sobre sus facciones, recordando cómo se veía su sonrisa, como cada parte de su rostro se arrugaba cuando reía y el sonido de ella, sus hermosos ojos fijándose en los míos cuando hacíamos el amor, y como sonaba su voz. En esos momentos, cada uno de mis momentos con él se hizo presente en mi memoria. Y tuve que volver a recostar mi cabeza sobre su pecho porque una nueva ola de llanto volvió a mí junto con el sentimiento de que mi pecho se comprimía por el dolor y la rabia.

-¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? –Exclame de repente, golpeando su pecho furiosamente-. ¡Maldita sea! No podías irte, no podías dejarme, Joe. Demonios, te amo, te necesito. Te quiero de vuelta. ¡Nuestros hijos te necesitan, Joe! ¿Por qué? –grite.

Solté un grito de dolor y me aferre a su cuerpo, gritando cosas como las anteriores y sintiendo como mi corazón se llenaba lentamente de dolor, angustia, miedo, rabia, terror y odio… odio hacia la persona que hizo esta atrocidad. Y ganas de que le atraparan pronto y se pudriera en la cárcel toda su vida.

-¡No me dejes! –grite nuevamente entre el llanto incontenible-. Te necesito, Joe. ¡Te necesito! Joe, te amo. ¡Me habías prometido que jamás volverías a irte, Joe, lo prometiste!

Levante la cabeza y le mire deseando que me escuchara y regresara conmigo. Pero sabía que por más que le gritara el jamás regresaría conmigo. Estaba muerto y muerto se quedaría.

Pero en ese tiempo, yo no comprendía eso porque estaba herida.

Cuando comencé a descontrolarme, sentí unas manos rodear mi cintura que intentaron detener mi frenéticos golpes sobre Joe y mis gritos de dolor e ira mezclados. Entonces agarre la camiseta ensangrentada de Joe con más fuerza y comencé a zarandearlo. Obviamente, Joe solo se movió por mis esfuerzos, pero yo no quería rendirme. Yo quería que el volviera conmigo.

-¡No! –le grite a la persona que intentaba alejarme de Joe.

-Vamos ____, necesitas salir de aquí, esto ha sido demasiado fuerte para ti.

Reconocí la voz ronca de Nick.

-No, no y no –grite, intentando zafarme de el-. Joe murió, Nick –le dije entre una pequeña risa-sollozo que sonó histérico-. ¿Qué voy a hacer sin él? ¿Qué va a ser de mis hijos sin él? ¡El prometió que jamás, jamás nos abandonaría, que estaríamos juntos siempre! ¿Qué hago ahora sin él? Dime, ¿Qué hago?

-Pensaremos en algo. Todo estará bien –dijo calmadamente-. Pero necesitas salir de aquí y calmarte.

-¡No quiero salir!

Cuando Nick intento apartarme del cuerpo nuevamente, comencé con una rabia infernal, a mover los brazos frenéticamente para intentar atinarle y que me soltara. No quería separarme de Joe. En realidad, yo solo quería morirme.

Hawkins se le unió a Nick poco tiempo después, y entre ambos me bajaron de la camilla a duras penas. Me arrastraron fuera de la habitación, conmigo pataleteando, gritando y llorando como si fuera una niña pequeña alejada de su juguete favorito. Ya fuera de la habitación, otros enfermeros vinieron a ayudar para aguantarme para que Hawkins me inyectara un sedante y así ponerme bajo control. Pelee con ellos para que me soltaran y que Hawkins no me dejara inconsciente, pero al final no pude contra ellos. Además de que ellos eran muy fuertes (eran cuatro, incluyendo a Nick) para mi, llegue a la conclusión de que era mejor estar inconsciente que estar consciente de que Joe ya no estaría más conmigo. Aunque fuera durante un par de horas, agradecería ese alivio.
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 28th 2012, 20:18

Capitulo 60:
Mire hacia el techo blanco que se posaba sobre mi cabeza cuando los efectos del sedante desaparecieron y yo desperté en una habitación del hospital. Me quede un largo rato con la cabeza en blanco mirando el techo sin moverme y casi sin respirar. Volví a la realidad cuando recordé donde estaba y porque estaba allí. Pero mi barrera había vuelto, el dolor era nulo y yo estaba devuelta a ese estado silencioso y calmado de antes. Nada me perturbó.

Después de unos minutos de extremo silencio y calma, la puerta de la habitación se abrió dejando paso a mi madre y mi hermana. Ambas entraron en el máximo silencio posible pensando que continuaba dormida, pero les sorprendí cuando me vieron despierta. Les sonreí como pude (aunque estaba segura de que mi sonrisa parecía más una mueca que una sonrisa) y ellas se aproximaron a mí.

-Lo siento tanto, hermanita –dijo Marie, colocando una mano sobre mi cabello y comenzó a acariciarlo con ternura-. Aunque la realidad es que no puedo ni imaginarme lo que debes estar sintiendo, la perdida de Joe es una de las más fuertes.

-Marie, con más tacto –le reprendió mi madre-. Princesa, ¿Cómo te sientes?

Mi madre hablaba de tacto.

-Estoy bien –dije-. Perfecta y súper feliz a decir verdad.

El sarcasmo se hizo notar.

Mi madre y Marie se miraron, y ambas compartieron una breve sesión de muecas. Yo me senté sobre la camilla y las mire a ambas con incredulidad, pensando en lo inmaduras que podían llegar a ser. Puse los ojos en blanco, respire profundo y me guarde las críticas para mí. Era mejor así.

-¿Y los gemelos? –pregunte, haciendo que ambas voltearan a verme, interrumpiendo su sesión de muecas.

-Con tu padre y Matty allá afuera en la sala de espera –respondió mi madre-. Matty dice que le gusta estar con ellos, ya que es como una práctica para el futuro –sonrió ella.

Voltee la mirada hacia Marie y ella se sonrojo, sonriente a la vez. Yo no pude ni siquiera sonreír.

-Magnifico –dije sin ánimos y rápidamente cambie de tema-. Me quiero ir de aquí. ¿No saben cuando me van a dar el alta?

Marie miro a mamá y esta sacudió la cabeza. Yo suspire.

-Hablare con el doctor -dijo mamá-. De seguro te da el alta ya.

Y salió al tiro de la habitación, con una pequeña sonrisa formada en sus labios. Marie, por el contrario, puso su cara de seriedad, que consistía en fruncir el ceño y los labios, y me miro. Yo la mire de reojo, pero me concentre en mirar hacia la puerta blanca por la que había salido nuestra madre.

-En realidad, ¿Cómo te sientes, Raquelle? –pregunto suavemente, como teniendo miedo de mi respuesta.

-No siento nada –confesé. Respire profundo-. Ahora mismo solo quiero irme a casa con mis bebés.

-¿Sabes que no iras a casa, cierto? –interrumpió ella. La mire sin alterarme-. No puedes quedarte en tu casa sola y menos en ese estado. ¡Pareces una zombi! No podría quedarme tranquila si te dejáramos en tu casa sola.

-Estaré bien –proteste-. Y no estaré sola, mis bebés estarán conmigo.

-No y no –replico, sacudiendo la cabeza a su vez-. Harás lo que yo diga y punto. Y eso es que te quedaras en casa de nuestros padres un tiempo.

Sacudí la cabeza y suspire. Estaba segura de que no había probabilidad de que ganara la discusión de ninguna manera. Marie tenía el potencial de un abogado; siempre ganaba. Así que me limite a asentir ante la idea de quedarme con ellos hacia la casa de mis padres, aunque estaba segura de que la única habitación que quedaba era la que habían preparado para mis hijos (la cual había sido anteriormente la habitación de Marie y mía) y, esta no tenía una cama individual para mí. Pero lo deje pasar, de todos modos no importaba mucho.

Minutos más tarde, mi madre entro en la habitación seguida del doctor Hawkins quien me dedico una pequeña sonrisa. Yo no hice el menor esfuerzo para devolvérsela. Saludó a Marie y luego se dirigió a mí.

-Lamento lo ocurrido anteriormente –comenzó-, pero debíamos hacerlo. Estabas demasiado alterada y la mejor opción era sedarte. No era mi intención hacerte sentir mal ni ofenderte, pero era lo mejor en ese momento. Espero que comprendas.

Asentí con la cabeza.

-No me enoje –dije, ahora devolviéndole la mini-sonrisa-. Le agradezco lo que hizo, en cambio. Fue lo mejor.

Él asintió con la cabeza, aceptando mis palabras.

-Tienes el alta ya que no fuiste ingresada –explico-. Tranquila por lo demás, no hay problema, no tienes que pagar nada. Le debía a Joe mucho más que esto.

Suspire y sonreí levemente al escuchar su nombre, y mi corazón se acelero. Lo extrañe de repente. Le necesite de una manera extraordinaria, pero me negué a llorar. Debía ser fuerte por mis hijos y mantener mi postura. A Joe no le gustaría verme débil y llorando por todo.

Me baje de la camilla y camine hacia la puerta detrás del doctor Hawkins, y seguida de mi madre y Marie. Nos despedimos del doctor y seguimos el corto tramo hacia la sala de espera de esa área. Me encontré con mi padre y Matty entretenidos con los gemelos, charlando y riendo levemente. Pero cuando me acerque a ellos toda la simpatía se torno negra. Ambos se levantaron de sus asientos y me miraron.

-Lo lamento tanto, Raquelle –comenzó Matty-. A pesar del poco tiempo que pase con él, me parecía un buen tipo. Lo lamento.

-Lo era –dije, sonriéndole un poco-. Era un buen hombre.

-Y más que eso, princesa –añadió papá.

-Lo sé.

Cuando agache la mirada, note que Matty tenía en sus brazos a Stephen. El bebé me miro con sus grandes y curiosos ojos y yo le sonreí. Extendí mis brazos hacia Matty y él me entrego al pequeño el silencio. Stephen movió sus bracitos con excitación al verme y yo lo aferre a mi pecho con cuidado. Cerré los ojos e inspire su aroma a bebé, sintiendo su acelerado y pequeño corazón junto al mío. Volví a reprimir las lágrimas.

-¿Dónde está Nick? –pregunte de repente, girándome hacia mi madre, quien ahora estaba junto a mi padre.

-Él se fue con Alice –dijo mamá-. Hace dos horas ya. Pero antes nos llamo y espero aquí a que nosotros llegáramos para poder marcharse. Dijo que no te iba a dejar sola y que no permitiéramos que te quedaras sola o podrías colapsar aun más profundo.

-Estoy bien –proteste nuevamente.

-No, no lo estas –dijo Marie, haciéndome girar para mirarla-. Y se te nota.

-Estoy bien –repetí-. Tengo todo lo que podría mantenerme en balance: mis hijos. Tengo que ser fuerte por ellos ahora y no me voy a dejar caer y defraudarlos.

-Aun así, no te dejaremos sola, y lo sabes –replico ella.

Puse los ojos en blanco y suspire. Lo sabía muy bien.

_*_

Al llegar a casa de mis padres, todos hicieron lo posible porque yo me sintiera cómoda. Estuvieron encima de mi preguntando cómo me sentía, si quería algo o si necesitaba algo, etc. También me ayudaron con los gemelos; a bañarlos, a dormirlos, a cambiarles el pañal, etc. En realidad me sentía de todo, menos cómoda.

Marie me instalo con ella en la habitación donde dormía con su marido y me dijo que yo dormiría con ella ahora. Por supuesto que proteste y replique para que me dejara dormir donde dormiría Matty (en el sofá de la sala) pero claro, a Marie no se le puede debatir, y al final termine accediendo. Matty tampoco replico ni nada, solamente se dejo llevar por las instrucciones de su esposa. Y en ese momento supe quien llevaba los pantalones en la relación.

Esa misma tarde, justo despues de la cena, la puerta sonó. Supuse que ya comenzaban con eso de venir a dar el pésame según se enteraban de lo sucedido. Pero yo no tenía ganas de eso, así que Marie fue a abrir la puerta mientras que yo me quede charlando con Matty y mis padres en la sala. Poco después, Marie atravesó el umbral de la sala seguida una figura muy conocida.

-¡Troy! –exclame, levantándome del asiento.

Corrí hacia él y le abrace. El cerró fuertemente sus brazos alrededor de mí y me susurro el pésame en el oído. Yo comencé a llorar sobre su hombro mientras él me susurraba palabras de aliento en el oído. Y yo lo único que hice fue llorar durante unos minutos los cuales se me hicieron eternos porque la barrera que había construido se había derrumbado y el dolor se abrió paso a través de ella, haciéndome añicos el corazón nuevamente.

Cuando por fin pude recuperar el aliento y la voz, me separe de Troy y le agradecí que estuviera ahí para mí. Él solo sonrió y dijo que no era nada, un amigo no era amigo si no estaba en las buenas y en las malas. Luego, lo presente a la familia. Todos le recibieron cordialmente. Nos mantuvimos la mitad de la noche charlando, en especial de Joe ya que era el tema más importante del día, y en parte de la carrera de Matty y de otras cosas irrelevantes. Pase una noche buena (dentro de lo que cabe) al recibir tanto apoyo y amor que poco a poco la barrera que me protegía del dolor fue construyéndose lentamente. Mi familia y mis amigos era mi apoyo, y en estos momentos yo sabía con quien podía contar y con quién no. Y a pesar de todo lo que había dicho Joe de Troy, el si había estado ahí para mi, y si estaba abatido por su muerte.

Cuando dijo que debía irse, le acompañe a la puerta. Nos mantuvimos en silencio en el porche, escuchando la melodía de los insectos nocturnos hasta que yo rompí el silencio.

-Gracias por venir –dije, sin mirarle-. Gracias por el apoyo. Es muy importante para mí.

Troy me miro y yo le mire de reojo, sin inmutarme. Él suspiro y coloco su brazo sobre mis hombros con ternura, me pego a él y beso mi cabello. Eso me provoco ganas de llorar.

-No hay de que, Raquelle –dijo-. Esto es solo una muestra de mi aprecio, y el aprecio que le tenía a Joe a pesar de que él me detestaba. No hay nada que agradecer, tenlo por seguro.

-Pero yo necesitaba hacerte saber lo mucho que agradezco que te hayas tenido el tiempo de venir aquí –dije-. Ha sido una grata sorpresa. La mejor del día, debo decir.

Reí con ironía. Él volvió a besar mi cabeza.

-Debo irme ya o llegare muy tarde a casa –dijo, soltándome-. Buenas noches. Espero que si puedas dormir bien –dijo, sonriéndome.

-Yo también lo espero –le sonreí levemente-. Hasta luego, Troy.

-Hasta luego –dijo y se dirigió hacia su auto.

Le vi marchar y luego entre en la casa, soltando un pequeño suspiro.

Esa noche no dormí; las pesadillas acudían a mí cada vez que cerraba los ojos.
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 28th 2012, 21:02

que bueno que regreesaste!!!
me encanto la marato y como
que Joe murio!!!! tengo la idea
de quien lo mato pero no la dire
pobre rayita Sad es muy dificil
perder a alguien quien amas :'(
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Laura Jonas ♥
Forista!


Cantidad de envíos : 141
Edad : 18
Localización : Da igual donde esté, si tengo a Joe Jonas conmigo (L)
Fecha de inscripción : 20/05/2012

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 29th 2012, 08:52

Oh dios mio.. Joe! No pudo morir! Eres la responsable de que mis vecinos me odien, no he dejado de gritar y llorar desde que empece a leer. No puede ser. Aun estoy llorando! Mi casa se inhundara y tendre aqui una piscina! Fue Troy, fue Troy, seguro que fue Troy. Joe no puede dejar a rayita, no puede, se lo prometio, se lo prometio, no la puede dejar sola con los niños. NO PUEDE! Troy lo mato, Troy lo mato, rayita debe acordarse de lo que dijo Joe, Troy miente, no es quien dice ser. El mato a Joe. Oh dios mio, no puede ser, no es justo. Troy es un asesino, oh dios mio... ¡¿POR QUE?! Ahora que todo iba tan bien, pasa esto! No puede ser.

*Me volvi un poco loca*

Todo eso lo grite mientras leia y lloraba, y grite tanto que todo el vecindario se entero, lo juro. Pero no la puedes dejar asi, no puedes. Siguelaaaaa, menos mal que volviste, te extrañabamos pero... oh dios, ahora regresas y Joe muere, no puede ser. Que hara rayita sin Joe!!!! Siguelaaaaaaaa :'(

Tienes razon con eso de los profes, parece que no tienen otra cosa que hacer que mandar tarea, trabajos y demas. Quiero estar de vacaciones de nuevo D:

Y tambien quiero que la sigas! ESTO NO PUEDE QUEDAR ASI. JUSTICIA para la muerte de nuestro amado Joe Hotnas. Yo estoy devastada y solo murio en la novela! No puede ser. JUSTICIAAAAA!

P.D: No pienses que estoy loca jajaja, es solo que... imaginate que pasa en verdad... Bueno no, no lo imagines, eso no pasara en realidad Smile
Volver arriba Ir abajo
http://www.fashionandother-pink.blogspot.com
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 29th 2012, 14:55

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
FearlessSoul
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 315
Edad : 20
Localización : Chile
Fecha de inscripción : 20/05/2012

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 29th 2012, 20:06

Dios estoy llorando :C
No lo puedo creer joe no puede morir!!
Esque no...no puede!
Muero enserio :C yo ya estaba pensando que algo malo pasaria pero nunca tanto D: esque la rayis no se puede quedar sola con los gemelos.....que infeliz sería capaz de destruir una familia tan perfecta como la que eran..
Ellos estaban tan enamorados... Yo creí que estarían juntos forever and always
Mi corazón se ha roto :C se que es sólo una novela pero pienso en todas las personas que de verdad pierden a el amor de su vida o a un ser tan querido :C
Porfavor síguela pronto!



PD : gracias por subir 4 caps C: suerte en todo!
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 30th 2012, 20:51

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Septiembre 30th 2012, 22:11

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 19
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Octubre 1st 2012, 12:45

NOO PERO COMO VAS A MATAR A JOEEEEEEEEE !!!!
No me gustooo >.< raquelle no se puede quedar viuda, por que era un sueño y que ella se despierta llorando y abrazandolo yo que see o que despierta magicamente :'(
y que ni se te ocurra poner que se enamorade troy, sacalo chu troy chu. ajjaja

Siguela pronto Smile y no vuelvas a desapareceeer! jaja Razz
Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Octubre 1st 2012, 14:07

COMO RAYOS VAS A MATAR A JOE??? mas vale que hagas un milagro y Joe resucite, vuelva del mas alla para el mas aca, o que sea un sueño o lo que fuere, pero Joseph no se puede morir, hablo en serio, asi que a empezar con el espiritismo pero Joe tiene que vivir... se que sueno alterada y si, lo estoy, asi que espero con ansias la resurrecion de Joe. Ok, SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Octubre 1st 2012, 16:26

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Octubre 1st 2012, 21:13

Ahí lo tienen. Capitulo nuevo. Siento pasar tan rápido, pero estoy algo apurada. Disfrútenlo. Las quiero. Se cuidan. ♥


Capitulo 61:
Me desperté al menos seis veces en la noche. Marie tenía el sueño profundo así que no sintió cada vez que me levantaba de la cama y salía de la habitación. Varias veces camine descalza por toda la casa, vi a Matty dormir tranquilamente en el sofá, con un brazo fuera de él, la boca abierta y una pierna por encima del respaldo del sofá, y me reí al menos un poco. Me detuve en la cocina un par de veces, tome un poco de agua y luego volví a la habitación. Así estuve la mitad de la noche hasta que por fin, a las seis de la mañana me quede dormida. Pero tampoco dormí demasiado, ya que Marie me despertó a las ocho para desayunar. Me levante, me bañe y me puse un pantalón corto, una camiseta de lana y salí de la habitación. Antes de ir al comedor, me asome a la habitación de los pequeños y comprobé que continuaran dormidos antes de ir a desayunar. Cuando me senté a la mesa, me limite a desayunar y no mirar a nadie. No tenía ánimos de conversación. Sin embargo, todos intentaron hacerme hablar, sin éxito. Al terminar de desayunar, me levante de la mesa en silencio, fui a la cocina para fregar mi plato y luego fui directamente hacia la habitación de mis hijos. Aunque ninguno de los dos estaba despierto, me quede allí viéndolos dormir relajadamente, ajenos de lo que pasaba. Los envidie por un momento por su inocencia e ignorancia. Ellos no sufrían.

-Reconozco ese sentimiento –dijo Matty, entrando en la habitación.

Me sobresalte al escuchar su voz y me gire asustada en su dirección. El se disculpo y continúo.

-Mi padre murió hace algunos años atrás y mi madre estaba en el mismo estado que tu –explico. Abrí la boca para decir algo, pero el rápidamente me interrumpió-. No lloraba, se limitaba a hablar cuando era necesario y a cuidar de mí y de mi hermana todo el tiempo, para mantenerse ocupada en algo y no pensar en lo que había pasado.

-Estoy bien –dije, girándome a ver a mis angelitos dormir-. Es simplemente un momento difícil. Todo pasara.

-Tú no te crees esas palabras, _____ –dijo-. Lo sabes. Tu dolor es tan profundo que no puedes sentirlo y es por eso que no puedes llorar. ¿El era alguien muy, muy importante en tu vida, no?

-El era mi vida –susurre, manteniendo fija mi mirada en mis hijos.

-Lo imagine –murmuro y luego suspiro. Agacho la cabeza mientras yo le veía de reojo y nos mantuvimos en silencio unos cuantos minutos, ambos viendo a los gemelos dormir.

Matty rompió el silencio.

-¿Crees que suprimiendo tus sentimientos lograras superar su muerte?

Pensé en la respuesta que daría sin mirarle.

-Si –dije, suspirando al cruzar mis brazos sobre mi pecho-. Tengo que mantener todas mis energías para cuidar ahora más que nunca de mis hijos. No puedo dejarme caer.

-Esa no es la mejor manera, _____ –replico, posicionándose enfrente de mí. Coloco sus dedos en mi barbilla y elevo mi cabeza para que le viera a los ojos-. Con las lágrimas, el dolor se descarga y todo se siente más fácil de llevar. No tengas miedo de hacerlo, tienes a muchas personas a tu alrededor que podrían servirte de apoyo. Yo estaría dispuesto a ello porque se lo mucho que sufres.

Le mire a los ojos durante unos segundos y luego aparte el rostro con brusquedad.

-No, no lo sabes –dije-. Y déjame en paz, no quiero otra Marie rodeándome con palabras bonitas y caminos suaves y lindos. No necesito eso.

-Solo intentamos ayudarte –protesto él con la voz calmada.

-¡No la quiero! –exclame, enojada por todo lo que pasaba, aunque sabía que Matty no tenía la culpa, no pude evitar soltarle todo lo que quería decir-. No quiero tu ayuda ni la de nadie. No la necesito. Estoy bien. ¿Por qué nadie quiere entender eso, eh?

-Porque no es cierto…

-Date por vencido Matty, ella es testaruda como su hermana –interrumpió mi padre, entrando de improviso en la habitación.

Matty y yo nos giramos hacia él, y sonrió. Matty abrió la boca para protestar, pero mi padre elevo su mano para hacerle callar y me extendió el teléfono que tenía en su mano. Yo lo tome al mismo tiempo en que Matty salía de la habitación soltando un resoplido, y conteste.

Era Denise.

-Hola, linda –dijo ella, en su voz estrangulada. Estaba segura de que aun seguía llorando-. ¿Cómo te sientes hoy? Sé que es una pregunta algo…

-Estoy bien –le corte-. ¿Qué necesita?

Ella se quedo sin palabras durante unos instantes. Yo me quede pacientemente esperando a lo que ella tuviera que decir.

-Bien, es que –comenzó titubeante-, en nuestra casa han empezado a ver las personas a dar el pésame y nos gustaría que estuvieras aquí con nosotros. Tú y tu familia, si es posible. También me gustaría ver a los gemelos.

-O sea, ¿qué me estás diciendo que te gustaría tenerme en tu casa? A mí y a mi familia para ser exactos, y todo esto ¿por qué?

Mi padre hizo una pequeña mueca, indicándome que no comenzara a discutir con Denise.

-Porque… -se quedo sin palabras-. Es que… A Joe le hubiera gustado que estuvieras aquí.

-Sí, pero Joe está muerto, Denise –dije crudamente, sin importarme lo que pudiera pasarle a Denise si lo dijera. Si se ponía a llorar bien y si le daba infarto igual, me daba igual-. ¿Esto es porque a Joe le hubiera gustado que estuviéramos en paz? –capte la situación al instante, y solté una carcajada-. Eres una hipócrita. Si hubieras hecho esto cuando Joe estuvo vivo todo sería diferente, pero vienes a hacerte la amable conmigo después de que el muere. Eres una hipócrita –repetí con desprecio y colgué el teléfono.

Respire profundamente y luego le entregue el teléfono a mi padre. Él tenía los ojos tan grandes como un búho al escuchar todas las cosas que le dije a la bruja de mi suegra.

-Se lo merecía –dije simplemente, y salí de la habitación.

Camine directamente hacia la habitación que compartía con Marie y me encerré en ella. Me subí a la cama y me quede mirando al techo durante un largo rato. No tenía idea de que hacer, ni que decir, ni como vivir. Mi vida realmente no tenía sentido. Joe no estaba, no tenía empleo… así que mis bebés era lo único que me quedaba, y ellos la mayoría del tiempo estaban durmiendo, así que no tenía mucho que hacer con ellos. Suspire.

Más tarde, Marie abrió la puerta con una llave que mi madre le había dado. Y al entrar en la habitación se subió conmigo a la cama y se quedo a mi lado en silencio, mirando el techo conmigo. No dijimos nada durante algún otro largo tiempo, y ella que habitualmente le gustaba hablarme, no hizo ningún esfuerzo de hacerlo. Se lo agradecí.

Me gire hacia ella después de un rato y me pegue mucho a ella hasta que termine apretándome contra su costado. Marie no me aparto, si no que me estrecho entre sus brazos y me mantuvo junto a ella. Cerré los ojos y las lágrimas comenzaron a rodar por mis mejillas hasta empapar su camiseta. Sin embargo, ella no protesto.

-Te quiero, hermanita –susurro-. Todo estará bien, lo prometo. Todo pasara y será mejor, ya lo veras.
Pero lo malo era que yo no creía en las promesas. Ya no.

_*_

Me desperté sobresaltada rato después. Había tenido otra pesadilla.

Sacudí la cabeza y la recosté contra la almohada para tranquilizarme. Mientras, note que Marie no estaba conmigo en la cama. Suspire y volví a cerrar los ojos, sin tomarle demasiada importancia. Seguramente se había levantado para dejarme dormir con comodidad. Pero tampoco quería levantarme de la cama para comprobar que hubiera sido eso, así que intente volver a quedarme dormida sin mucho éxito. La pesadilla se reproducía cada vez que cerraba los ojos, como en la noche anterior. Y gracias a eso, me levante de la cama lentamente y sin muchos ánimos. Me arregle un poco el cabello viéndome en el espejo de cuerpo completo que estaba detrás de la puerta y luego salí de la habitación. Escuche varias risas provenientes de la sala y alguno que otro gorjeo. Sonreí al pensar levemente en mis hijos y me dirigí hacia la sala sin mucho titubeo.

Mi familia se giro a verme cuando entre al tiempo en que yo fije mi mirada en Nick y Alice, quienes estaban sentados en el suelo junto a Marie. Nick cargaba a Stephen y Matty cargaba a Alec. Las risas, la conversación y todo ceso en cuanto me vieron. Y eso me hizo sentir como un pez fuera del agua.

Alice se levanto del suelo y se aproximo a mí en silencio, con la pequeña mueca de dolor en sus facciones. Yo le sonreí levemente y ella se abalanzo a mis brazos con rapidez. Justo como había hecho Troy, me susurro al oído el pésame y otras palabras tranquilizantes. Sin embargo, con ella no me permití llorar. No quería dañarle más la noche a nadie. Nos mantuvimos unos minutos abrazadas hasta que ella me soltó para mirarme a la cara.

-¿Todo va bien, cierto? –pregunto ella en un tono bajo lleno de dulzura. Coloco sus manos sobre mis mejillas y las acaricio levemente con sus pulgares.

Volví a sonreír levemente, recordando los momentos cuando yo lloraba junto a ella porque Joe se había ido hacia ocho años atrás y ella me hacia esa pregunta todos los días para saber que tan mal estaba. Si respondía que estaba bien con una media sonrisa, estaba depresiva, y si respondía que estaba mal y me echaba a llorar, las heridas estaban comenzando a cicatrizar. Y paso mucho tiempo antes de que yo respondiera con la última frase, la cual me dio un poco de trabajo formular.

Le di una gran sonrisa y respondí:

-Estoy perfecta.

Ella me miro con sus ojos llenos de lagrimas y volvió a abrazarme, esta vez con más fuerza, haciéndome saber que estaría junto a mi todo el tiempo que yo le necesitara, como había echó cuando Joe se había ido y yo me quede meses llorando por su partida. Pero esta vez no sería igual; no era igual. Los gemelos existían ahora y yo debía ser una madre responsable ante todo. Y repetía: no me dejaría caer mientras mis bebés me necesitaran.

No llore. Alice soltó una cuantas lagrimas sobre mi hombro mientras nos abrazábamos, pero no fue mucho. Yo sabía que le dolía mas verme de la manera en que estaba que la muerte de Joe. Mas no lo dije. No estaba para discusiones ni nada en esos momentos.

-Estoy aquí para lo que necesites, _____ –dijo ella, al soltarme y verme a la cara con los ojos rojos y su maquillaje regado-. Para todo, lo sabes. Te quiero mucho, amiga –sonrió levemente.

-Y yo a ti, Alice –dije, devolviéndole la sonrisa.

Me gire hacia Nick, quien (como todos) nos miraba con curiosidad y lastima. Todos tenían lastima de la persona que había perdido su ser más preciado, eso jamás podía faltar cuando perdías a alguien preciado. Pero no dije nada; no iba a discutir.

-Hola Nick –dije.

-Hola –dijo, agachando la mirada hacia su sobrino, quien se movía impacientemente entre sus brazos.

Mire hacia cada uno de mis familiares en la sala, pero todos agacharon la cabeza, incluyendo a Marie. Alce las cejas y entonces me gire a ver a Alice. Le pregunte con la mirada que pasaba y ella suspiro.

-El caso de Joe estaba abierto desde ayer –comenzó; con mi mirada se incite a continuar-. Las huellas no son reconocibles, no hay cámaras que hayan grabado el momento del crimen y no hay ni una sola pista para el caso –suspiro-. No tienen ni idea de quién pudo asesinar a Joe, pero los policías entrevistaran a todos los que estuvieron esa noche en John’s Bar.

-Eso no les servirá de nada por supuesto –intervino Nick-. Pero dicen que harán lo mas que puedan.

Asentí con la cabeza. La información no era de ninguna ayuda, de todos modos.

-También veníamos a decirte que mamá ha preparado el velatorio de Joe en nuestra casa –dijo con dificultad-. Quiere que sea algo un poco privado así que la lista de entrada es restringida. Ustedes, por supuesto, podrían ir, no hay inconveniente. El entierro será dentro de dos días.

Volví a asentir con la cabeza, aceptando la información, a pesar de lo mucho que me dolía la realidad. Nadie dijo nada más sobre el tema en toda la noche y lo agradecí, no podría soportar hablar sobre el funeral y el entierro de Joe. Sin embargo, hablamos de lo maravilloso que había sido Joe y lo mucho que nos habíamos amado, aunque eso tampoco me ayudo demasiado para escapar de la realidad, era mucho mejor que hablar de su entierro ¿o no?
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Solo fue una memoria. [Joe & Tu]   Hoy a las 12:49

Volver arriba Ir abajo
 
Solo fue una memoria. [Joe & Tu]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 22.Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 14 ... 22  Siguiente
 Temas similares
-
» Solo fue una memoria. [Joe & Tu]
» Solo yo puedo ser tan gilipollas...
» Jackyl - The Lumberjack - SOLO CON MOTOSIERRA
» Sobre el nuevo de Blut Aus Nord:Memoria Vetusta II: Dialogue With The Stars
» when i look at you¡¡¡ i feel...love? i think yes,because i love you... TU Y NICK (romantica-con solo algo de drama)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: