Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 El Trato - Joe y tu Terminada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
AutorMensaje
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 13th 2012, 12:03

me encantoooo siguelaaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 13th 2012, 12:21

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Smile
Volver arriba Ir abajo
mari_jonas_I love
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Fecha de inscripción : 16/07/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 13th 2012, 12:40

Me Encanta! Siiguela
Volver arriba Ir abajo
Nicole_JB
Forista!


Cantidad de envíos : 100
Edad : 20
Fecha de inscripción : 14/08/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 14th 2012, 17:18

Hooola Nueva Lectoora...**
Me encanto tu nove es genial
siguela.. seguire pasando



PD: Pasa x mi Nove Plis

♥El secreto de joe (http://jbvenezuela.activoforo.com/t11113-9829-el-secreto-de-joe-joe-y-tu)
Volver arriba Ir abajo
Nani Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 38
Edad : 23
Localización : en las nubes con Joe
Fecha de inscripción : 19/06/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 14th 2012, 18:02

Disfruten el capitulo chicas y bienvenida Nicole_JB

Capitulo 13

-¿Te apetece bailar?

-Claro…

Él la dirigió hasta que estuvieron algo apartados de la mesa, y la pegó contra su cuerpo ansioso, disfrutó al sentirla contra él, moviéndose a su mismo ritmo, no podía evitar aspirar su aroma, una y otra vez, embriagándose de él.

Y ella, era un caso similar, sus ojos estaban cerrados, y dejaba que Joe la guiara en los movimientos. El bailar nunca había sido lo suyo, sin embargo se sentía genial.

El tiempo desapareció, y solo quedaron ellos dos, y la música que los guiaba, tras un rato, él la besó, despacio y suavemente, un beso largo, inacabable, que los dejó sin aliento.

-Tengo… una sorpresa –dijo él, abrazándola.

-¿Otra?

Él asintió, y le extendió la mano que ______ tomó con entusiasmo, él la guió escaleras arribas hasta llegar a su habitación.

-Cierra los ojos –le pidió.

-Pero…

-Por favor.

_____ los cerró, y escuchó como él abría la puerta, poco después, tiraba de ella, quien lo seguía, volvió a oír la puerta, esa vez cerrándose.

-Ábrelos…

______ parpadeó, y sus ojos se adaptaron a la luz que había.

-Oh…

No pudo decir más. La cama estaba adornada con pétalos de rosas blancos y rojos, todos esparcidos sobre la colcha, junto a la cama había una cubitera con una botella de champán, y sobre la mesita varías rosas sueltas, y dos copas de cristal.

-¿Te gusta? –preguntó él, dudoso.

-Es precioso…

Él sonrió y la abrazó, antes de tomar su boca en un beso salvaje que demostraba toda su pasión, su lengua se hizo paso entre los labios de ______, y se adueñó de su boca con desesperación. Lujuria.

La misma que ella correspondió.

Poco a poco fue haciendo que el beso fuera más suave, sus respiraciones eran entrecortadas, pero sus bocas permanecían unidas.

Joe la acarició con lentitud, y ella tembló agarrándose a él.

-Joe… -lo llamó.

-¿Qué? –preguntó él, acariciándole la espalda.
La depositó en la cama con lentitud, echándose sobre ella a la misma vez, las piernas de _____ yacían separadas, acogiendo a Joe entre ellas. Podía sentir la excitación de él, su duro miembro presionado contra su parte más sensible.

Él se alejó un poco, y le desabrochó el vestido, el cual le quitó dejándola con un conjunto de ropa interior blanco. Su cuerpo ardió, todo él se consumió.

La miró de arriba abajo, deleitándose con cada trozo de piel descubierto, deseaba acariciarla con los labios, enloquecerla, hacerla perder el control, como ella se lo hacía perder a él, se comenzó a desvestir, quitándose toda su ropa con rapidez, excepto los boxers, que se dejó sin un motivo y volvió a la cama con ella.

-Ven aquí –le pidió palmeando el colchón, los pétalos que había esparcidos saltaron alrededor de su mano, mientras ella lo observaba.

Se acercó a él con timidez. Joe podía ver su sonrojo a pesar de la poca iluminación, podía ver como su pecho subía y bajaba apresuradamente. El deseo estaba reflejado en sus ojos, solo bastó tocarla, su cuerpo ardía, ella ardía, y él sabía que se quemarían juntos, siendo uno.

La ayudó, por así decirlo, a tumbarse, apoyó una mano en su hombro e hizo que quedara de espaldas, _____ no pudo evitar tensarse un poco, pero enseguida se relajó, en cuanto él la acarició con suavidad. Miró extrañada a Joe, que la observaba con atención, fijándose en cada parte de ella, memorizándola por completo.

Joe se inclinó sobre _____ y posó sus labios sobre los de ella, quien los entreabrió, dándole libertad absoluta. Pero él se tomó su tiempo antes de besarla por completo, delineó sus labios con la puntita de la lengua, despacio, lentamente, mientras, ella disfrutaba de la sensación, y moría por sentir más, respiró profundamente cuando él le acarició la piel desnuda de su vientre acariciándola suavemente, entreabrió más sus labios, mandándole un mensaje a Joe que captó, posó sus labios contra los de ella, besándola de lleno, un beso suave, lento, tierno, un beso largo que le robaba el aliento, e iba aumentando más la temperatura de sus cuerpos.

______ se sujetó al cuello de Joe, cerrando sus brazos alrededor de éste, y lo atrajo hacía ella.

La mano de Joe vagaba controladamente por el vientre desnudo de ______, bajando despacio hasta alcanzar la tela de las pequeñas braguitas, al tocarlas, volvía a ascender. Sus respiraciones se hicieron pesadas, y rápidas. Entrecortadas.

De su vientre, saltó a sus piernas. Con la mano abierta, Joe acarició su delgado muslo de abajo arriba, yendo tan despacio que la hacía suspirar contra su boca. Cuando se acercó a su ingle ______ separó las piernas por instinto, pero él saltó a su vientre de nuevo, volviéndola loca. Tras acariciar su ombligo, haciendo círculos alrededor de el y bajar haciendo tenues caricias con la yema de los dedos hasta alcanzar nuevamente la tela de las braguitas, dejó que uno de sus dedos levantara la fina y suave tela, para introducirse en el interior de estas, hasta alcanzar el vello que cubría su húmedo sexo.

Un jadeo escapó de la garganta de ______, y él lo capturó con su boca, mientras la besaba apasionadamente, dejó su mano adentrarse hasta abarcar el sexo femenino con la palma de la mano, bajo la tela separó sus pliegues húmedos e introdujo un par de sus dedos en el interior de la chica, quien no pudo evitar gemir.

Él la acariciaba continuamente, llevándola poco a poco al borde del éxtasis. Y ______ se dejaba llevar, se dejaba guiar por él.

Las caderas de la chica se balanceaban al compás de la mano de su amante, quien jugaba con ella sutilmente. Se sentía cerca, y sus gemidos más las contracciones de sus músculos internos lo anunciaban, él la miraba a los ojos nublados y entrecerrados, su boca entreabierta y rosada que murmuraba palabras suaves de petición y ruegos.

El cuerpo de ______ se estremeció, a punto de alcanzar el orgasmo, y entonces él retiró su mano.

-Joe.. –rogó ella, nublada por el deseo.

-Shh… -siseó él- cierra los ojos, cariño.

_______ tragó saliva, y lo siguió mirando desconcertada, no sabía nada, solo quería sentirlo y fundirse con él.

Joe se acercó a ella, y unió sus labios a la piel de las mejillas de la chica con suavidad, ella cerró los ojos como por instinto y respiró pesadamente, disfrutando, entonces él le besó los párpados antes de retirarse, y coger de la mesita de noche una de las rosas…

Ella inspiró con fuerza, cuando la rosa se posó en su frente, él la paseó un poco antes de ir bajándola por su nariz, y acariciarle los párpados cerrados con los pétalos frescos y olorosos, sus mejillas también fueron acariciadas, antes que sus labios y su barbilla.

-Una rosa, para la mujer más hermosa… -recitó él con la voz grave. Su sangre ardía al verla perdida de aquella forma, entregada a todas las sensaciones.

Los labios de ____ se entreabrieron, cuando él pasó de nuevo aquella rosa por sus labios, antes de acariciarle el cuello y recorrer el valle de sus senos. La miró a los ojos cerrados, y dejó la rosa a un lado. Apoyándose sobre el colchón se inclinó sobre su cuerpo y la besó, mientras como un maestro la liberaba del sujetador.

El aire de la respiración de Joe le acarició los pechos henchidos, y un susurro suave escapó de sus labios siendo el nombre de su amante, él subió los ojos para ver sus mejillas sonrojadas y entonces capturó sus pezones erectos con los dientes, mordisqueándolos antes de succionarlos y lamerlos, los gemidos de ______ fueron en aumento y él se deleitó de ellos. Primero un pecho, y después el otro, antes de descender su húmeda lengua por el vientre caliente de la joven, hasta alcanzar las mojadas braguitas con los labios. Sobre aquella fina y mojada tela, él posó los labios entreabiertos, y depositó un sonoro beso.

Joe tiró de ella, y la ayudó a incorporarse en la cama.

-Ven –susurró él. _____ estaba de rodillas, como él la había ayudado a ponerse. No sabía muy bien que hacer, pero al ver el cuerpo de Joe estiró la mano, hasta alcanzar su pecho. Un suspiro escapó de la garganta de él y cerró los ojos- Si… eso es. Tócame… tócame –repitió

La valentía se apoderó de ella, quien se acercó a él pisando con las rodillas. En un principio observó su rostro, y lo acarició con la yema de los dedos, la piel de su cara estaba áspera, pero no le importó en absoluto, le acarició los párpados cerrados, y los labios, antes de posar los suyos contra los de él, un corto segundo. Le mordió el mentón y le besó el cuello, acariciándolo con la lengua.

Depositó suaves besos en su pecho, el que fue besando, con lentitud. La respiración de Joe era sonora y rápida, tenía los puños cerrados, por no tocarla y tomarla en ese mismo momento, quería dejarla hacer…

Las manos de _____ vagaron por su vientre, bajando despacio, y su boca lo siguió, acariciándolo con suavidad, una suavidad que lo estaba volviéndolo loco, ninguna mujer antes lo había tocado así. La mano de ______ subió hasta enredarse en el vello oscuro de su pecho, mientras le mordisqueaba el hombro.

Armándose de valor, volvió a bajar la mano, y alcanzando los boxers introdujo la mano en el interior de aquella prenda elástica.

Joe gruñó en cuanto la mano de ________ tocó su duro y grueso miembro. Estaba tan excitado que resopló varias veces para controlarse. Ella alzó la vista, y lo miró, los ojos de Joe eran de un marron oscuro en ese momento y la observaban con intensidad. La mano de _____ estaba cerrada entorno al pene de Joe, y subió y bajó, mientras él controlaba, o intentaba controlar su respiración. Mientras lo miraba a los ojos, bajó y bajó.

Le quitó los boxers con ayuda de él, la prenda voló. Ella quien se acercó a él, aún de rodillas, pegó su pecho contra el de JOe, y buscó su boca, él la besó con agresividad sujetándole una de las muñecas a la altura de su pecho, y la otra que aún tenía su pene sujeto sin hacer presión. Solo lo acariciaba explorándolo.

De pronto el beso terminó, ella lo había finalizado, y le besaba de nuevo el pecho, el vientre, al llegar al ombligo hizo círculos alrededor de este, y bajó un poco más. El miembro de Joe estaba frente a sus labios, y tras tragar saliva, lo besó, con infinita ternura. Un gemido escapó de los labios de Joe, y tiró de sus muñecas, que aún tenía sujetas. Hasta ese momento no había sido ningún impedimento para _____, ya que a pesar de que la tenía, presa, ella tenía plena libertad para moverse… En un acto de atrevimiento, pasó su húmeda y caliente lengua por la punta del pene de Joe, y lo oyó jadear.

-Ya vale –gruñó él. Si, ya estaba bien, o eso, o se correría en su boca…

Y él no quería eso.

Tiró de _____ hasta ponerla a su altura, y la besó con pasión y fuerza, tanta que el cuerpo de la chica se fue hacía atrás, pero él la abrazó, liberando sus muñecas. La besó y la besó, saqueando su boca con la lengua, una y otra vez, mientras sus manos inquietas toqueteaban el cuerpo de la chica, acariciando cada parte de su cuerpo.

El sonido de la tela al rasgarse resonó, y _________ sintió las braguitas caer.

-Eran nuevas –protestó.

-Ya te compraré otras –rugió él, besándola de nuevo.

De pronto _____ se encontró dándole la espalda a Joe, iba a decir algo, cuando la mano de Joe le abarcó los pechos, y su boca besó su cuello, hundiéndose en la curva de su cuello. Lo único que pudo decir, o más bien emitir, fue un jadeo.

Mientras con una mano jugaba con sus senos, con la otra le acarició el vientre, antes de descender hasta su sexo. Su sexo húmedo y excitado… un pequeño jadeo escapó de los labios de _____, cuando él acarició su clítoris hinchado y su cuerpo se sacudió, cuando él la penetró con los dedos. El orgasmo se apoderó de su cuerpo, alcanzó un clímax poderoso que la dejó medio atontada, pero no por ello menos receptiva.

Él seguía acariciándola, y siguió suavemente hasta que ella dejó de temblar. La cabeza de _______ reposaba en el hombro de Joe, y respiraba con rapidez. Joe retiró la mano de su sexo, y la subió, hasta lamer sus dedos, un pequeño gritito escapó de la garganta de _____ al verlo, y lo miró con los ojos achicados. Él le sonrió, y sin darle más tiempo, hizo que el cuerpo de la chica se doblara hacía delante.

Separándole las piernas, y sujetando su miembro, el cual había enfundado en un envoltorio de látex, se introdujo en su interior de una prolongada y concisa embestida, _____ gimió, apoyando la cabeza en el colchón, y cerró los ojos, mientras él se dedicaba a penetrarla una y otra vez, haciendo que ella gimiera y rogara por más.

No tardó nada en notar su sexo contraerse de nuevo, el clímax anterior tenía su cuerpo sensibilizado, y ella enterró la cabeza en la almohada silenciando sus gemidos.

-No te escondas –gruñó él- quiero oírte.

Ella no hizo mucho caso, y siguió concentrada en las sensaciones. Pero entonces él la incorporó y pegó el cuerpo de la chica al suyo, la sujetó por la cadera mientras se abría paso una y otra vez en su interior con una mano, y con la otra buscó su clítoris, el cual acarició, haciendo que ella alcanzara el orgasmo llamándolo, y llevándoselo consigo.

Joe gruñó y jadeó mientras se liberaba embistiéndola por última vez, antes de caer sobre ella, aplastándola con su peso.

Sus respiraciones se mezclaban en la habitación, y él se levantó para deshacerse del preservativo. _____ seguía en la misma posición en la cama, cuando él volvió, y sin poderlo evitar, cogió otra rosa y le acarició la espalda mojada con ella, mientras sentía su amiguito despertar de nuevo…

______ suspiró al sentir las caricias de Joe, con aquella rosa. Respiró y cerró los ojos, dejándose llevar por las sensaciones, y reconociendo así, que estaba enamorada de Joe..
~*~

Joe respiró pesadamente mientras abría los ojos en la cama, giró sobre el colchón para chocarse contra el cuerpo desnudo de ______, sin poderlo evitar la abrazó bajo las mantas, rodeando la cintura de la chica con su fuerte brazo, y la atrajo hacía él. Al hacerlo, tocó un pétalo rebelde que se había adherido a la piel de la joven, lo retiró con los dedos se lo llevó hasta su nariz para inhalar el aroma, de aquel pétalo y el olor de ______ mezclados.

Cuarto día.

Tan solo quedaba uno para terminar aquel trato, uno más, y debía “tomar su decisión” Una decisión que estaba tomada desde hacía mucho, desde el mismo día que le propuso el trato; se quedaría.

No a la fuerza, no obligándola, pero si le pediría que se quedara… _______ no podía negar que se lo estaba pasando bien. No había visto en su rostro una triste sonrisa, y ella parecía feliz. Igualmente no se lo iba a ordenar. Se lo pediría de buena gana, y con buenos modales. Pues tampoco quería asustarla ni nada por el estilo.

La pegó más contra su cuerpo y hundió la nariz en su sedoso cabello. Estaba deseando que ella despertara para hacerle el amor nuevamente, más iba a dejarla descansar, lo habían echo sin cesar una y otra vez, salvajemente primero, y tiernamente después.

Le gustaba ver como los labios de la joven se abrían para pedirle más, para llamarlo mientras su cuerpo de contraía y se sacudía de placer. Le gustaba besar esos labios, hasta dejarlos rojos e hinchados por los besos, hundir la cara en su cuello e inspirar su aroma embriagante. Besar y acariciar cada parte de aquel cuerpo que lo volvía loco de deseo, y siempre lo hacía querer más.

Notó como su cuerpo despertaba ante sus pensamientos, su miembro se tensó contra el cuerpo de _____, y ella se movió contra él.

-Buenos días –susurró ella aún dándole la espalda.

Joe gruñó antes de nada.

-Buenos días –le contestó.

-Creo… -susurró _______- que no somos los únicos que se han despertado.

Joe la miró sin comprender, mientras ella se giraba hasta quedar cara a cara contra él. Se pegó contra su cuerpo y lo besó en el pecho antes de mirarlo a los ojos, y levantar la manta para mirar al interior de ésta.

-Creo que alguien quiere jugar –dijo ella, levantando una pierna y posándola sobre la cadera de Joe, teniendo así más acceso a él- y yo quiero darle juego… -murmuró besándolo mientras alcanzaba su miembro y jugaba con él.

Joe gruñó mientras la besaba con ansiedad y la abrazaba con fuerza. Gimió cuando haciendo un movimiento, ______ lo puso boca arriba sobre el colchón y se colocó a horcajadas sobre él. Lo besó con fuerza mientras se movía sobre él, refregándose.

-Maldita sea, que rápido aprendiste…

_______ suspiró mientras abría el grifo y dejaba que el agua caliente cayera sobre ella aclarándose así el pelo. Con los ojos cerrados no pudo evitar que miles de imágenes se proyectaran en su mente, en su cabeza.

Todas las imágenes tenían los mismos protagonistas; ella y Joe. Todas las imágenes eran de la noche anterior, y algunas de esa mañana.

Aún no se creía haber tomado la iniciativa. Si alguien le hubiera dicho que ella iba a ser la que comenzara, montándose sobre Joe, literalmente, no se lo hubiera creído. Sin embargo era cierto.

Y no se avergonzaba en absoluto. Había decidido aprovechar cada segundo con Joe, ya que en poco tiempo el trato cumpliría. Y después no sabía que pasaría.

Poco tiempo, ja. Poco tiempo era poco más de un día con él. Pero pensaba aprovecharlo al máximo, y después, cuando él pusiera el límite de tiempo, o lo que fuera, lo que dijera que se quedara con él, ya que ella sabía que así iba a ser, lo aprovecharía también, no iba a dejar nada sin aprovechar. No podía.

Lo amaba.

Para su dicha o desgracia lo amaba, y su orgullo le impedía decírselo, o pedirle tiempo. Las circunstancias en las que se habían conocido no habían sido para nada las más apropiadas… ni las mejores. Pero todo podía ser.

Y aunque ella no fuera a rogar, ni a pedir su amor, porque sabía que él no la podía amar, iba a aprovecharse de lo que él le daba, aunque solo fuera lujuria y deseo. Pasión.

Fuera lo que fuese, pensaba aprovecharse de ello y exprimir cada segundo, cada instante.

Como lo había echo esa mañana. Dándole a él lo que quería lo que pedía, más un poco de amor silencioso…

Y comenzaría dándole una pequeña sorpresita, como la de aquella mañana.

Terminó de enjuagarse, ilusionada por la idea, y salió de la ducha para cubrirse con una pequeña toalla blanca el cuerpo, mientras que se puso otra alrededor del cabello. Se miró al espejo y lo primero que pensó fue que necesitaría un poco de maquillaje, luego se untaría en crema, y se pondría uno de esos conjuntitos sexy que tenía nuevos…

~*~

Cuando Joe traspasó la puerta de su habitación con un ramo de flores en sus manos no se esperaba ver aquella escena.

No, no se esperaba aquella escena para nada…

Sobre la cama estaba _____, apoyada sobre las cómodas almohadas, su pelo caía sobre sus hombros desproporcionadamente, la otra parte de su cabello yacía sobre dichas almohadas. Su cuerpo tan solo estaba cubierto por un pequeño camisón negro de seda, tan suave como su piel, y que le daba deseos de hacerlo resbalar por su cuerpo hasta que cayera al suelo, dejándola desnuda, para hacerle el amor una y otra vez.
______ levantó la vista de la revista que tenía en las manos, la cual simulaba leer, pues sabía que Joe estaba en la habitación, y la miraba con los ojos abiertos, casi desorbitados.

Estaba segura de que le había dado una sorpresa. Y se sentía dichosa por la cara de incredulidad de Joe, pero también se sentía morir por los nervios que tenía a flor de piel.

-Bienvenido… -susurró poniéndose en pie. El camisón que tenía un poco subido bajó por sus piernas, acariciándola.

-_______ –susurró él, su voz era grave, y llena de deseo. ______ sintió como todo su cuerpo reaccionaba al oírlo, tan solo con su voz, sus hormonas revoloteaban de un lado para otro.

Sus pechos henchidos, su piel erizada, su sexo humedeciéndose por momentos… Carraspeando se acercó a él, y colocó una mano en su pecho, antes de ponerse un poco de puntillas y besarlo. A pesar de llevar unos altos zapatos de tacón alto, él seguía siendo bastante más alto que ______.

Joe la abrazó, pegándola contra su cuerpo, y alzándola en el acto un poco, la besó con fiereza, y arqueó el cuerpo de la joven hacía atrás mediante la besaba. Antes de incorporarla de nuevo y soltarla, aún besándola.

-Me alegro de que hayas vuelto pronto –dijo ella.

-No sabes cuanto me alegro de haber vuelto –susurró él- que grata sorpresa.

-¿Las flores son para mi? –preguntó ella con una sonrisa, él asintió y se las dio- son hermosas –dijo cogiendo el ramo, y colocándolo sobre un jarrón. Del ramo, sacó una preciosa flor y mirándolo a los ojos, la dejó caer sobre los labios de Joe, antes de subirla a su nariz- me encantan como huelen… -dijo llevándosela para olerla ella misma.

-Y a mi me encantas tú –murmuró él, tomándola del brazo y pegándola a su cuerpo- como hueles –continuó hundiendo la nariz en su cabello- como sabes –susurró lamiéndole los labios- como me llamas cuando te hago el amor, como gritas mi nombre, cuando estás a punto de alcanzar el orgasmo… Como ruegas, cuando me detengo…

-Joe –susurró ella, suplicando un beso.

-Me gusta como dices mi nombre…

-Joe –repitió ella conciente de lo que hacía.

-_______… -dijo él- ¿Qué quieres, cariño?

-Por favor –rogó ella.

-Por favor ¿qué?

-Hazme el amor, por favor… por favor…

Sin más ruegos, él la tomó en sus brazos, y besándola con fiereza la depositó en la cama.


_______ despertó al lado de Joe, y muy despacio se levantó, dejándolo solo en la cama, le apetecía pasear un poco, ¿y que mejor sitio que los enormes jardines de Joe? La hierva mojada, las flores…

Tras ducharse y ponerse algo de ropa cómoda, con las zapatillas, bajó hasta el comedor, donde las amables personas que trabajaban para Joe, le pusieron el desayuno. Tras comérselo todo, dio un paseo, en el cual se le ocurrió llevarle el desayuno a Joe, y despertarlo así.

Aún recordaba la pasión que le había demostrado la noche anterior mientras le hacía el amor, y quería sentirlo de nuevo…

Ese era el quinto día, y Joe pronto tomaría su decisión, y la informaría.

Los nervios la tenían atacada, más los intentaba controlar, mientras tanto, disfrutaría de todos los momentos.

Se metió en la cocina, y tras enterarse donde estaban todas las cosas, no sin antes pelearse por convencer a las cocineras, de que todo estaba bien, comenzó a hacer el desayuno.

Llevaba un rato exprimiendo en zumo, y colándolo, cuando el señor que la había atendido el primer día, le pasó el teléfono, diciendo que era para ella.

-¿Para mi? No puede ser, nadie sabe…

-Preguntan por la señorita ______, señorita. Dice ser su hermano…

-¿Mi…? Está bien, gracias –dijo aceptando el teléfono- ¿si?

-¿________?

-¿Jesse? –preguntó reconociendo la voz- pero ¿cómo…?

-David me dio el teléfono, tuve que rogarle, me sentí como un estúpido… pero no me quedó más remedio…

-¿Qué pasa? –preguntó asustándose por el tono de su hermano.

-________, tienes que venir cuanto antes, papá ha tenido un infarto y está muy grave.

Volver arriba Ir abajo
mari_jonas_I love
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Fecha de inscripción : 16/07/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 14th 2012, 19:03

Me Encanta! Very Happy Siiiguela! bounce
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 10:54

hay madre siguelaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 11:00

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Smile
Volver arriba Ir abajo
mari_jonas_I love
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Fecha de inscripción : 16/07/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 14:53

Siiguelaaa
Volver arriba Ir abajo
Nicole_JB
Forista!


Cantidad de envíos : 100
Edad : 20
Fecha de inscripción : 14/08/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 15:45

OMG..¡¡*
esta Genialisimas
siiguela prOontito.

pd: pasa x mi nove Smile
Volver arriba Ir abajo
StayStrong_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1358
Edad : 21
Localización : Jonaslandia
Fecha de inscripción : 15/01/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 16:30

DDD: como que su papa tubo un infartoo
oh y su hermano ya la encontroo como reaccionara joe??
se ira mas bien la dejar ir dime que siii
siguelaaaa!!!
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/EilynGP
StayStrong_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1358
Edad : 21
Localización : Jonaslandia
Fecha de inscripción : 15/01/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 16:32

Siguelaa!
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/EilynGP
sweetdreamJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1216
Edad : 20
Localización : En mi planeta nickland *-*
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 20:39

Siguela me encantaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/andy.style2
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 15th 2012, 20:42

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Smile
Volver arriba Ir abajo
mari_jonas_I love
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Fecha de inscripción : 16/07/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 16th 2012, 09:22

Siiguelaa
Volver arriba Ir abajo
caripe
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1413
Edad : 23
Localización : Jupiter !! :D
Fecha de inscripción : 15/06/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 16th 2012, 17:43

Perfecta !!!


study study study study

Volver arriba Ir abajo
Nani Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 38
Edad : 23
Localización : en las nubes con Joe
Fecha de inscripción : 19/06/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 18th 2012, 09:04

Lo siento chicas no les habia avisado qe ya casi terminaba la novela aqi vengo a dejarles los dos ultimos capitulos disfrutenlos

Capitulo 14


-¡Que me pases a David, ya! –gritó a la secretaria.

-Señor Jonas, su tío está reunido…

-¡Le he dicho que no me importa! ¡Como si está con el mismísimo Rey, dile que se ponga enseguida al teléfono!

-Lo voy a avisar.

-¡No tardes, o estarás despedida!

Sabía que se estaba excediendo, pero no le importaba, lo único que le importaba en ese momento era dar con ______, saber de ella, ¡Y preguntarle por qué coño se había ido sin decirle nada!

Una simple notita no era de relevancia, unas míseras palabras no lo iban a tranquilizar, se sentía traicionado, juraría que no lo estaba haciendo tan mal. Y, maldición, confiaba en ella, y se había largado.

-¿Joseph? –la voz de su tío, lo devolvió al presente.

-David –dijo- necesito información.

-¿En qué puedo ayudarte, hijo, tan urgente?

-________, ¿te acuerdas de ella?

-Oh, la putita… claro.

La ofensa le dolió más a él que a cualquier persona, a pesar de haberla tratado mal sabía que no era nada de eso, la rabia y la ira lo estaba manipulando.

-¡No se te ocurra insultarla de esa manera! –rugió. Escuchó la voz de su tío seria, y después carcajearse.

-Perdona, perdona. Bueno, no se vendió totalmente por dinero, así que no podemos llamarla así.

-¿Que… qué? ¿cómo que no se vendió por dinero? ¿De que hablas?

-Oh, ¿no te lo dijo?

-¡Déjate de cuentos, y explícate! ¿Qué has querido decir?

-Que más da –dijo su tío quitándole importancia- igualmente se vendió, ya fuera una cosa o la otra.

-David… -la voz de su sobrino lo hizo recuperar la endereza sabía que con Joseph no se jugaba, tenía el mismo carácter que su dichoso padre, al cual había odiado con toda el alma.

-El hermano de tu pu… de _______, me robó un coche y el muy sin vergüenza lo estrelló, ¡me costó una fortuna! –se lamentó- pero bueno, el seguro lo cubre todo… a lo que iba, el delincuente de su hermano iba para la cárcel… obviamente no iba a salir inmune de esto, pero entonces vino la hermana a rogarme y cómo no había elegido a quien mandarte aún le propuse un trato, ella a cambio de la libertad de su hermano, ¿contento?

-¡Me das asco! –escupió.

-Bah… bien que no te has quejado, seguro que era una tigresa en la cama.

Joseph respiró hondo, si no quería acabar rompiendo el auricular del teléfono.

-Eso no es de tu incumbencia. Te llamaba para que me dieras unos datos.

-Dime…

-La dirección de ________, quiero saber donde vive…

-¿Para qué, aún no te cansaste de ella? Seguro que te puedo mandar a alguien más…

-David, si no quieres acabar en la cárcel, dame los datos de _______…

-Está bien, está bien… pero no creo que la encuentres en su casa…

-¿Y eso por qué?

-Según me dijo el delincuente de su hermano, cuando vino a pedirme tu teléfono, su padre sufrió un infarto al corazón.

-¿Qué?

-Si, por eso se lo di, en un principio lo eché, pero se puso pesado y no me quedó más remedio… le dije que no sabía donde estaba su hermana… pero es listo el chico, y se puso tan insistente, que por librarme de él se lo di. Así que dudo que la encuentres en su casa…

-¿Sabes el hospital?

-No soy adivino… aunque seguro que están en uno público, no creo que esa gente pueda permitirse uno privado –acabó riendo- Quien sabes, a lo mejor tienes suerte y va llorando a tus brazos.

-David, ahórrate tus comentarios, si no quieres que deje ingresarte el dinero para mantener la estupi*da empresa –farfulló malhumorado-, tan solo dame los dichosos datos.
_______ suspiró entrando en la habitación de su padre, para darse cuenta de que no estaba, el miedo se apoderó de su cuerpo, y salió corriendo mientras las lágrimas amenazaban sus ojos por el temor de haberlo perdido.

-________.

La conocida voz de su madre la hizo girarse bruscamente, y la abrazó.

-Mamá, mamá, ¿dónde está papá? No está en la habitación, dime que no…

-Tranquila, tranquila, cariño –la reconfortó su madre- tu padre está bien, ¿crees si no que yo estaría así?

La miró a los ojos, y se tranquilizó, llevaba razón, su madre hubiera sido la primera en derrumbarse, amaba a su padre demasiado.

-Entonces ¿dónde está?

-Vino tu novio esta mañana, mientras tú ibas a tu casa, y lo trasladó de hospital, dijo que él correría con los gastos, que te amaba demasiado para verte sufrir… le dije que no, pero ¡se le vio tan enamorado! Y tu padre lo necesitaba…

La cara de ________ era todo un poema. ¿Qué novio? ¿De quien hablaba su madre? El único candidato que se le pasaba por la cabeza era solo una fantasía.

-¿Qué novio, mamá?

-Cariño…

La familiar voz, la hizo abrir los ojos desmesuradamente, se giró incrédula, y vio el hermoso rostro de su amado, ¡aquello no podía ser real!

-Joseph…

-Ese novio –dijo su madre, entonces- será mejor que me vaya –añadió desapareciendo.

-¿Pero se puede saber, que coño haces aquí, y cómo me miierda me has encontrado?

Joseph se acercó a ella, y antes de que _______ pudiera objetar nada, él la estaba besando pasionalmente, ¡Dios santo, cuanto la había echado de menos!

-Te dije que te olvidaras de las groserías conmigo…

-Eres un maldito imb…

-Shh, Shh, cariño, controla tu lengua si no quieres que te la muerda…

-Te odio… -dijo.

-Lo sé, me acostumbré a ello…

-Ash… ¿Me vas a contestar o qué?

-¿De verdad creías que me iba a conformar con una pobre nota?

-Tan pobre como yo ¿verdad? Por eso has trasladado a mi padre de hospital, contándole una mentira a mi madre ¿no?

-Yo no he dicho ninguna mentira, soy tu hombre, quieras reconocerlo o no.

-Ni en tus mejores sueños.

-Quizás en los tuyos…

-Imbécil…

Joe la besó de nuevo…

-Modera tu lengua, cielo.

-Te odio.

-No me importa.

-¿Cómo te crees que te voy a pagar esto, eh? No soy rica ni nada parecido…

-De eso hablaremos luego.

-No, quiero que te vayas y me dejes en paz. No podré pagarte ni en un millón de años.

-Lo que importa es tu padre…

-No quiero estar endeudada a ti de por vida, mi padre se pondrá bien…

-Necesita cuidados.

-Aquí se los dan.

-No es lo mismo, _______, y lo sabes.

-¡No te voy a poder pagar nada en la vida! ¿no lo entiendes?

-Ya buscaremos la forma –dijo él cansado.

-¿Cómo, acostándome contigo? –preguntó con sorna.

-¡Por ejemplo! –explotó.

Volver arriba Ir abajo
Nani Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 38
Edad : 23
Localización : en las nubes con Joe
Fecha de inscripción : 19/06/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 18th 2012, 09:06

Capitulo 15

-Creo que ya va siendo hora de que asumas tus responsabilidades…

-Venga ya… -se quejó el chico.

No sabía muy bien, porque había aceptado ver a aquel tipo, realmente daba
miedo, era alto y su mirada era oscura y seria, aunque algo en él le daba buena espina, sobre todo, el que cuidara a su hermana… eso lo hacía un buen tipo.

-¿Venga ya? ¿Pero que respuesta es esa?

-Perdona, perdona –contestó sintiéndose intimidado, realmente debía de reconocer que no se estaba comportando muy bien- No se que me pasa, es que es todo difícil, el instituto y todo, ¡ a mi no me gusta esa miierda! No sirve para nada…

-Si que sirve –lo recriminó Joe- Pero si no te gusta, búscate otra cosa. No puedes ir metiéndote en líos cada dos por tres, ¡no siempre te van a salvar!
-Ja… ¿y eso quien lo dice? –preguntó volviéndole la chulería.
-Yo –determinó Joe- Mira JESSE, si no quieres estudiar, búscate un trabajo, eres lo bastante adulto como para ganarte tu dinero, si quieres te puedo echar una mano… Pero me tienes que prometer algo.

-¿Qué? –realmente, estaba sucumbiendo a Joe.

-Que dejarás de robar coches, y meterte en peleas. Has de comportarte…

-Venga… Está bien –rectificó. Era hora de madurar. Se lo debía a sus padres, sobre todo a su hermana, quien siempre lo había ayudado con todo, salvándolo.

-Estaré detrás de ti.

_________ llegó a su casa, y se dirigió al sofá sin preámbulos, a pocos centímetro se tiró sobre el, y cerró los ojos inspirando profundamente, estaba totalmente agotada, pasaba los días en el hospital junto a su padre, e iba a trabajar, para volver a casa, cambiarse, dormir un poco e irse.
Quizás, si él no estuviera quedándose con ella, no tendría tantas ganas de salir huyendo.

-¿Ya has vuelto?

Y hablando del rey de roma…

-Si, acabo de llegar.

-Ah, no te he oído.

Alzó la vista, para encontrarse a un Joe con su delantal azul celeste, sin poderlo evitar, estalló en carcajadas, mientras él la miraba con una mueca en la cara.

-¿Te hace gracia, eh? –preguntó sarcástico.

-Un poco… -dijo rompiendo a reír de nuevo.

-Ya no te prepararé más la cena –dijo, haciéndose el indignado.

-¿Me… me has hecho la cena? –preguntó incrédula.

-Si, pero ahora me la comeré yo solo.

-Da igual, me iba ahora –contestó orgullosa. Desde luego, ella podía más que él.

-No te enfades, tesoro, que era broma –murmuró él, con ternura, una que le derretía el corazón, y a la que quería negarse.

-Lo mío, no –determinó ella, levantándose del sofá, y yendo hacía sus escaleras.

-¿Se puede saber a donde vas? –preguntó él interceptándola a mitad de camino.

-A cambiarme ¿puedo?

Joe la soltó, y ella salió escopeteada hacía arriba. ¡Por dios! Parecía que vivía en un infierno en vez de en su tranquila y acogedora casa…
Apenas llevaba poco más de una semana junto a ella, viviendo bajo el mismo techo, no le había quedado más remedio, cuando él se lo había propuesto delante de su madre, claro estaba que no le iba a decir a su «novio» que se quedara en un hotel, además, estaba el echo, de que pagaba todos los gastos de su padre en aquella clínica privada, y qué, además, estaba enamorada locamente de él.
Por eso le dolía tanto verlo, olerlo, sentirlo, y no acercarse a él, para besarlo, o acariciarlo. Sabía que debía de hablar con él, pues aún quería saber como la había encontrado, dudaba mucho que la hubiera seguido, ya que sabía que se había ido sin ser vista.
Hablaría con él, y luego lo mandaría lejos… donde no le pudiera hacer daño.
Terminó de cambiarse, y con aire decidido bajó las escaleras sonoramente, para que él se percatara. Al llegar a la cocina, se encontró la mesa puesta para dos, y su corazón latió velozmente.
«Traidor» Pensó, queriendo callarlo.

-Oh, ya estás aquí –dijo él, con sarcasmo- no te he oído –ironizó.

-Muy gracioso…

-Creí que te estabas cayendo por las escaleras, desde luego pareció eso con tanto escándalo.

-Ja, ja…

-Bueno, ¿comemos?

-¿Qué hay?

-Ya lo verás…

________ se sentó en la mesa, y Joe sirvió en su plato un trozo de lasaña, después de servir un poco de vino en su copa.

-¿Pre-cocinada?

-No, echa por mí…

______ hizo una mueca.

-¿No se supone, que no sabias cocinar?

-No sabía… aprendí un poco.

Sin mucho convencimiento, ella se llevó un trozo de lasaña a la boca, para descubrir que no estaba nada mal.

-Oh, está buena.

-Gracias, es fácil, tan solo montarla…

_________ estalló en carcajadas, y después bebió vino para no ahogarse.

-Vamos, que no la has hecho tú.

-Bueno, no del todo…

Ahí quedó, ambos se callaron, y comieron. Hasta que terminaron los dos, y recogieron la mesa y la cocina en silencio, tras acabar, _______ dio media vuelta e intentó irse, todas esas ganas de sacarle información habían huido, ya no quería saber nada. Solo quería alejarse de él.

-¿Se puede saber a donde vas? –preguntó Joe.

-Lejos de ti –contestó ella.

-Bien, pues lo harás después de que hablemos.

-Ahí te equivocas, ya hablaremos, he de ir al hospital…

-¿Para qué? Si se puede saber…

-¿Cómo que para qué? Para ver a mi padre, claro está.

-¿Al padre que le daban el alta… -hizo una pausa en la que miró el reloj- hace una hora?

__________ sintió como se le teñían las mejillas, bien, se le había olvidado ese pequeño detalle, no se había acordado de que su padre estaría camino a casa, o ya estaría en ella.

-Da igual, iré a verlo de todas formas.

-¿Por qué no dejas de huir? Es estúpido.

-Aquí el único estúpido eres tú –gritó ella- llegas a mi vida, la destrozas, y después te irás dejándolo todo patas arriba. ¿Quién te has creído que eres para decirle a mis padres que somos novios, y tonterías de esas?

-¿Preferías que dijeras que te habías vendido?

-¡Ya estamos! _________la prostituta. ¿Qué más, Joe, dime que más? Porque ya me las empiezo a saber todas…

-Quiero que me cuentes todo…

-Y yo quiero saber como me has encontrado, y para que leches me has buscado.

-Tú primero.

-¡No!

-Sabes, _______… adoro cuando te enfadas… me encanta como te brillan los ojos, pero empiezo a cansarme de que te escondas tras lo que no eres…

-Habla claro.

-¡Que dejes de fingir! ¿Por qué te empeñas en hacerte pasar por lo que no eres? Deja de llamarte prostituta, porque tú y yo sabemos que eres muy inocente.

-¿Inocente? Ja… no decías eso el otro día.

-El otro día, no sabía que te habías acostado conmigo para salvar a tu hermano.

La boca de _________ cayó abriéndose.

-Tu… ¿tú como sabes eso?

-Fácil, cielo, llamé a mi tío para pedirle tus datos, y el muy asqueroso no tuvo problema ninguno en hablarme de todo… por cierto, ahora está todo solucionado.

-¿Qué… que quieres decir?

-Tu hermano dejará de delinquir, para que así no le tengas que salvar más el pellejo, y el cretino de mi desgraciado tío, está más que controlado.

-Pero…

-¿Sabes como me sentí cuando te fuiste dejándome tan solo una nota? –preguntó explotando- «Me voy, perdóname» -recitó- ¿Qué te perdonara? ¿Qué debía de perdonar? –rió sin gracia.
No tenía un bonito recuerdo, tan solo recordaba de la forma en la que se le había retorcido el corazón, al ver esa nota sobre la cama, tan solitaria, tan sola como se había sentido él, al saber que ella se había ido, dejándolo…
No entendía el por qué, de aquel encogimiento de pecho, ni las ganas de poder recuperarla, de verla, o sentirla, tan solo sabía que la necesitaba… tanto como respirar.

-No te debo ninguna explicación.

-Oh, ya lo creo que si.

-¿Por qué? A ver, sorpréndeme –ironizó- Claro… -dijo alzando los brazos como si se le acabara de ocurrir la idea- no, espera, no me digas, estás locamente enamorado, y no puedes vivir sin mí.

-Exactamente.

-Eso no se lo cree nadie, Joe. No te hagas el tonto conmigo que no te queda.

-Me da igual lo que pienses. Es lo que hay.

-¿Qué hay?

-Amor.

-¿Qué dices?

-¡Que te amo, eso digo!.

-No hace falta que me mientas para acostarte conmigo…

Como si se tratara de agua helada, Joe sintió su cuerpo congelarse. ¿Mentir para acostarse con ella? Que bajo se sintió caer…

-¿Qué te has creído, que te menti…?

-No. Calla, deja de mentir.

-No miento.

-Por favor –rogó ella- por favor. Si quieres acostarte conmigo, solo dilo. Me iré contigo a la cama, aunque sea para pagar lo de mi padre, lo que sea… pero no me mientas…

-________… no te trates como si fueras una prostituta.

-Eso soy, lo reconozco, lo soy, pero no me mientas.

-¡_________! –exclamó al borde de la histeria- deja de decir tonterías, no eres nada de eso, fui un estúpido, y te traté mal. Pero entiende que me enamoré de ti.

-Por favor –repitió- no puedo soportar palabras falsas…

La rabia de apoderó de Joe. ¿Palabras falsas? ¿Mentiras? ¿Pero quien se creía que tenía delante? ¿Al hombre de hielo o algo así?

-Deja de decir idioteces –farfulló él intentando no gritar- has oído bien, te amo.

-¡No! –exclamó ella, mientras sentía sus lágrimas caer.

-¿Cómo que no? –preguntó acercándose a ella, y cogiéndola por los brazos, para pegarla a su cuerpo y besarla con agresividad, queriendo así demostrarle que no mentía- Te amo –repitió.

-No… -susurró ella.

-Si…

-No me mientas. ¿No lo entiendes? No puedes alimentar mi corazón para luego despedazarlo. No lo comprendes. Me enamoré de ti, aun siendo un bastardo me enamoraste, no me partas, no me rompas más de lo que ya estoy. No me destroces… por favor.

-__________ –susurró soltándola, para mirarla a los ojos.

La cara de la chica estaba bañada por las lágrimas, y él se sintió peor que mal. No sabía que había echo… pero odiaba verla así. No quería verla sufrir.

-Por favor –rogó ella, llorando.

Joe la miró a los ojos, y la vio perdida, sin rumbo.

-_______–la llamó cargándola en sus brazos, la alzó y la subió hasta la habitación, donde la posó en el colchón, abrazándola- ¿Por qué no comprendes que te amo? ¿Por qué no entiendes que me enamoré de ti…?

-No puedes enamorarte de mi… soy una mala persona…

-No eres una mala persona. Eres demasiado increíble.

-No lo soy… -susurró ella- soy una…

-¡Cállate! –explotó él- todo esto es mi culpa, te traté muy mal, soy un estúpido y me merezco lo peor. Por favor, _______, perdóname –rogó agachándose frente a ella.

-Joe…

-Me enamoré de ti como un tonto, y cuando te fuiste, fue cuando comprendí que te necesitaba, te busqué como un loco, y no me quedó más remedio que pedirme a mi tío tu dirección, me daba igual que te hubieras vendido o no… pero entonces descubrí que solo eras una niña inocente. Y me sentí mal, había sido la peor persona del mundo. Te traté mal. Pero tan solo quería cubrir mi corazón…

Ella lo miró desconcertada.

-¿Cubrir… cubrir tu corazón?

-¡Entiéndeme, maldita sea! Mi tío me ha mandado mujeres continuamente, siempre –dijo casi escupiendo, y ________ se sintió decepcionada- y siempre las he mandado a sus casas sin tocarlas, sin siquiera mirarlas, y entonces llegaste tú, con ese rostro que enamora, con tu sonrisa, tu pelo, tu forma de andar, y tus contradicciones, tan tímida, y a la vez tan pasional… y te metiste en mi…

-Yo…

-¿Sabes? Te pensaba mandar a casa cuando te vi en mi sofá, pero entonces me miraste, y supe que debía hacerte mía. Una noche dije. Y acabé insultándote y exigiéndote más. Fui un bastardo y un cavernícola. Así me sentía, y ¡no sabes la de veces que estuve a punto de mandarte de vuelta! Pero entonces me mirabas con esos preciosos ojos, y me volvía a ganar la necesidad.

-Pero…

-Me enamoraste como un tonto… caí a tus pies, me tienes para ti. Te pertenezco. Pero comprendo que fui un beep, y que no te merezco. Así, que aunque me cueste la vida estoy dispuesto a dejarte ir. Aunque rogaría por una oportunidad, para tenerte, para enamorarte, sin romperte el corazón.

El silencio se hizo en la habitación, y Joe cogió aire intentando controlar su corazón, por primera vez en su vida, sintió los nervios en su estómago, y tuvo la sensación de que un vacío enorme lo iba a tragar, y lo iba a llevar.
Un vacío que tan solo ella podía llenar.

La miró a los ojos y supo que la amaba como no había amado a nadie, y como jamás a amaría ninguna otra persona. Giró sobre sus pies, dispuesto a marcharse. Él no era nadie para destrozar la vida de una persona. Y mucho menos, la de la persona que amaba.

-¿De verdad me amas? –la voz de ________ lo paralizó.

-¡Oh, por dios! ¿Aún no me crees?

-Tan solo me aseguraba de no alucinar…

-¿Alucinar? ¿Me confieso y lo tomas como una alucinación?

-No es fácil de creer.

-Por dios, ________, te amo más que a mi propia vida.

-¡Dices eso, pero estabas dispuesto a marcharte y dejarme aquí sola! –la repentina explosión de ella lo pilló por sorpresa.

-Solo quería lo mejor para ti…

-¿Y cómo va a ser lo mejor para mi que te vayas cuando te amo como una tonta?

-No me lo merezco –recapacitó él.

-Lo se, pero igualmente te amo. Y no creo que pueda vivir sin ti… -susurró ella acercándose a él- sin tus besos, sin tus caricias –continuó abrazándolo- incluso creo que no sabría vivir sin tu arrogancia.

-Eres lo que no hay –rió él, soltando así toda la tensión acumulada.

-Somos dos personas extraordinarias… -dijo ella- tal para cual. ¿De verdad me amas? –preguntó ella de nuevo.

-Mucho, mucho, mucho, mucho…

-Oh… -susurró besándolo- ¿sabes?

-Mmm…

-Creo que iré a darle las gracias a tu tío.

El cuerpo de Joe se puso tenso al momento, y el enfado se apoderó de él.

-Ese maldito… ya está controlado…

-Shh… gracias a él, hice el mejor trato de mi vida…

-¿Ah si?

-Si… gracias a ese trato te conocí. No de la mejor manera –recapacitó- pero te conocí…

-Y yo me enamoré de ti…

-Me encanta cuando te pones tierno… como los últimos días que estuve contigo.

-Trataba de enamorarte –confesó.

-Oh, fue en vano, ya estaba enamorada de ti… A pesar de que no eras el mejor…

-Lo siento –se disculpó.

-Te amo –dijo ella, como si fuera la respuesta a todo.

-¡Cásate conmigo!

-¿Qué? –preguntó ella mirándolo a los ojos- ¿Es enserio?

-¿Crees que bromeo?

-Pero… es pronto.


-Da igual, yo te amo, y tú me amas… en todo caso podríamos divorciarnos.

Alzando la mano, ________ golpeó a Joe, haciéndose la enfadada.

-¿Aun no he aceptado y ya piensas en divorcio?

-Sólo era una propuesta para que aceptaras, porque no pienso dejarte marchar nunca, y voy a hacer todo lo posible para que seas feliz…

-Te amo, y soy feliz por el simple hecho de tenerte a mi lado -susurró.

-Y yo a ti, mi vida –contestó él- Y entonces… ¿aceptas?

-Acepto. Si quiero ser tu mujer…

-Mía… solo mía
Volver arriba Ir abajo
Nani Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 38
Edad : 23
Localización : en las nubes con Joe
Fecha de inscripción : 19/06/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 18th 2012, 09:16

Epilogo

-La primera vez –gruñó Joe, enterrándose en ella con una prolongada embestida- que te hice mía –continuó entrecortadamente.

-Después me lo cuentas –susurró ella.

-Sentí –siguió sin hacerle caso- Me sentí como un ener… gúmeno, energúmeno –repitió.

El sexo de su joven y amada esposa se contrajo con violencia, mientras, el orgasmo crecía y crecía en ella. Su cuerpo se sacudió, y se aferró a los hombros de Joe, mientras retorcía los pies, frotándose contra él. Todo su cuerpo se movía con desesperación, mientras él se habría paso una y otra vez en su interior, cada vez más rápido, más deprisa.
Ella lo llamó mientras una intensa oleada de placer la llevaba, a la cima, de la que descendió mientras él buscaba su propia liberación, que llegó mientras gritaba cuanto la amaba.
Joe la mantuvo abrazada, hasta que ella dejaba de temblar. Y la besó en la cabeza, con amor, mientras pegaba sus cuerpos.

-¿Qué decías? –suspiró ella, intentando pensar.

-Que la primera vez que te hice mía… me sentí como un energúmeno, y un cavernícola.

_______ rió divertida.

-¿Ah, si? Esas palabras me suenan… ¿Y se puede saber por qué…?

-Porque… descubrí que eras virgen… -dijo él, muy bajito.

-Machista –rechistó ella, golpeándolo con amor.

-¡Lo siento, tesoro, pero no pude sentirme más dichoso al saberme tu primer amante!

-Da igual, sigues siendo un machista. Pero te amo… -terminó.

Un pequeño golpe resonó en la puerta, y ellos se miraron divertidos. Deprisa se pusieron sus pijamas o parte de ellos y se taparon.

-Entra, cielo –dijo _______.

El pequeño de tres años entró en la habitación, abrazado a su osito y miró a sus padres con los ojos soñolientos.

-¿Qué haces aquí, Adam? –preguntó Joe, a su hijo que llevaba su segundo nombre.

-Tengo miedo –dijo el pequeño.

-Ven aquí, tesoro –lo llamó su madre, aún sabiendo que era todo una mentirita de su pequeño niño.

Nada más llegar a la cama, Adam, saltó sobre el colchón, hasta que su padre lo cogió y lo metió entre a ellos en la cama.

-¿Algún día nos dejarás dormir solos? –preguntó su padre.

-Shi… -dijo el pequeño.

-Oh que sorpresa –ironizó _______- ¿Y se puede saber cuando, monstruito?

-Cuando nazca mi “manito” –sonrió el pequeño, bostezando.

__________ y Joe se miraron, y el chiquitín cayó en los brazos de Morfeo, abrazado a su peluche.

-Pues para eso aún nos quedan siete meses –se quejó Joe.

-No pasa nada, no sabemos la hora a la que viene…
-Oh si… eso nos da ventaja.

Cuatro años de matrimonios, un pequeño niño que demostraba su amor, y otro en camino ¿algo más para ser feliz?

-Te amo –susurró ________, acariciando el rostro de su esposo.

-Yo tambien te amo.


FIN


Bueno chicas esta novela a llegado a su fin de verdad espero qe les haya gustado qiero agradeserles por haber leido la nove
y por las qe comentaron deveras los ame yo crei qe nadie comentaria jaja
bueno ahora subire una nueva nove y espero lerlas por ahi cuidense mucho
aqi les dejo el link por si gustan pasarse
http://jbvenezuela.activoforo.com/t11121-un-novio-diferente-joe-y-tu
las qiero Very Happy
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 18th 2012, 09:43

me encantoooo
fue muy linda, la adore
ahora me paso por la nueva (:
Volver arriba Ir abajo
StayStrong_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1358
Edad : 21
Localización : Jonaslandia
Fecha de inscripción : 15/01/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 19th 2012, 02:45

:'') te juro que casi lloro con la ultima partee
waaaa me encanto tu novelaaa Very Happy
joee tan tierno como siempre
y se casaron...y tienen hijoss :'D
que felicidaad!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/EilynGP
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 23rd 2012, 13:15

Nueva lectora me encanto tu novela, estubo muy buena, el final estubo hermoso y emocianante y llegue hasta llorar. Me gusto mucho leer tu novela nunca espere un final tan fantastico como el que tu le diste, te agradesco por haber escrito esta novela tan linda, amo tu novela. MUCHAS GRACIAS!!


By
Niinoo
Volver arriba Ir abajo
andrea111
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 381
Edad : 16
Localización : Con Jev Cipriano
Fecha de inscripción : 21/06/2012

MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Agosto 28th 2012, 13:47

ME ENCANTO¡ What a Face
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Trato - Joe y tu Terminada   Hoy a las 23:43

Volver arriba Ir abajo
 
El Trato - Joe y tu Terminada
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
 Temas similares
-
» El Trato - Joe y tu Terminada
» Cosecha de patatas terminada
» HUSH HUSH (joe y tu) TERMINADA
» terminada: eℓ мejσʀ αмiɢσ dᴇ мi pαpi--●Joe[erótica]
» ▪ Huracán de D e s e o ▪ {Nick y Tu} Terminada

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: