Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 La Visita Inesperada.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: La Visita Inesperada.   Julio 11th 2012, 22:23

Hola, soy Licsa. Soy escritora aquí en el foro. Este es mi primer One-Shot. No hago mucho porque no me salen muy bien (tiendo a extenderlos demasiado y convertirlos en novela) xD
Pero decidí hacer uno para probar una cosa nueva. Y este no es exactamente corto. Consta de dos partes.
Al principio se vera algo extraño o un poco loco, pero es que amo escribir cosas así. Me salen naturalmente. No sera tan malo. : )
Espero que les guste y que comenten que tal les pareció para ver si me animo a escribir relatos o One-Shots mas a menudo.
Se cuidan. ♥

Posdata: comenten si quieren que suba la segunda parte : ) (O si no les gusto. Todas las criticas son bienvenidas después que sean constructivas)


Última edición por Ask Alexandria For Me. el Julio 11th 2012, 22:34, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 11th 2012, 22:28

La Visita Inesperada. - Primera Parte.

La llovizna provocaba una brisa fría que me congelaba hasta los huesos. Me abrace a mi misma buscando un poco de calor, pero de nada serviría cuando estaba empapada de pies a cabeza. Suspire e intente avanzar mi paso para poder llegar a casa temprano y tomar una ducha caliente, y más tarde comenzar con mi tarea de historia ya que tenía solo tres noches para poder hacerla, y mi trabajo de medio tiempo era un obstáculo. Tendría mucho trabajo que hacer y muy poco tiempo.

Suspire pensando en mi pequeño hermano, Josh. Cuando llegaba a casa después de salir del trabajo, el estaba en casa buscando algo para comer en la alacena, y aunque no encontrara nada significante para consolar su hambre, se mantenía en la búsqueda. Mi corazón se encogía a verlo buscando algo para comer mientras que mi madre, la mujer que debía mantenernos, se pasaba el día fuera de casa haciendo quien sabe que sin preocuparse sobre nosotros. Mi hermano sufría su ausencia mucho más de lo que yo lo hacía, y aunque ya hubiera superado su abandono, me dolía que ella se olvidara de mi hermano, tan necesitado de su amor. Y ni hablar de nuestro padre. El se había marchado cuando se entero de que mi madre estaba embarazada por segunda vez. Yo tenía ocho años y ya entendía un poco lo que pasaba a mí alrededor. Pero lo supere. Tuve que hacerlo para poder sobrevivir y para mantener a mi hermano pequeño vivo.

Mire las nubes por encima de mi cabeza y fruncí el ceño al mismo tiempo en que mi rostro se mojaba aun mas con las gotas de lluvia. Cuando Josh me viera se enojaría por no sacarlo a mojarse bajo la lluvia conmigo. Tenía diez años y aun se comportaba como un crío de cinco. Cosa que me hacía reír. Era un tierno chico.

Mi cabello caía mojado sobre mi rostro volviéndose molestoso. La ropa se me pegaba como una segunda piel. Ya comenzaban a picarme los muslos por la tela del jean. Tenía unas horrorosas ganas de quitarme toda la ropa. Mis sandalias estaban empapadas y tenía el presentimiento de que tendría que botarlas a la basura tan pronto como llegara a casa. Suspire. Me hubiera puesto unas zapatillas deportivas si hubiera sabido que iba a llover. Perdería mis sandalias favoritas.

Al llegar a casa, me encontré con el lugar silencioso y oscuro. Fruncí el ceño. Eso no era normal. Josh siempre me recibía con un abrazo de oso y un beso que me dejaba toda la mejilla babeada. ¿Por qué ahora no me recibía así?

-¡Josh! -lo llame-. ¿Donde estas?

No hubo respuesta.

Solté mi abrigo en el suelo junto a la puerta, y me quite los zapatos empapados para dejarlos junto al abrigo. Me recogí el cabello un poco y me lo eche hacia atrás dejando mi rostro libre. Mire a mí alrededor al tiempo que visualizaba el salón y el estrecho pasillo que daba hacia la cocina, dos habitaciones y un baño, buscando a mi pequeño hermano que no aparecía por ningún lugar.

-¡Josh! -lo intente de nuevo. Pero tampoco hubo respuesta.

Comencé a preocuparme.

Trate de encender las luces del lugar en el interruptor que estaba al lado de la puerta, pero ninguna respondió. Estaba a oscuras y sin saber de mi hermanito. Fruncí el ceño con un poco de sospecha. Tal vez solo fuera una broma o algo parecido. Pero no le encontraba la lógica a la bromita.

Gire la cabeza bruscamente al ver una silueta pasando con rapidez a mi lado, entre los muebles del salón, hacia el pasillo. Me reí tontamente.

-¡Josh, estas comenzando a asustarme! –le grite, escuchando los latidos acelerados de mi corazón y mi propia respiración jadeante en el espacio frio y solitario-. No es divertido.

Camine un poco vacilante hacia el pasillo, tropezando con varios muebles a mi camino, tragando saliva y mirando a mis lados por alguna señal de Josh. Si estaba escondido en algún lugar, haciéndome una broma pesada por la lluvia y el apagón, cuando saliera de su escondite terminaría siendo regañando y castigado. Odiaba las bromas, y él lo sabía muy bien.

-Carrie –escuche un susurro a mí alrededor.

Ahogue un grito y me sobresalte al escuchar la voz salir de ningún lugar. Ni siquiera un rostro frente a mí. Esa no era la voz de Josh, tampoco. Gire sobre mi propio eje buscando al emisor, pero lo único que visualice en la penumbra fueron los muebles y la lluvia caer fuera de las ventanas. Los relámpagos comenzaban a caer frecuentemente y los truenos hacían retumbar la casa, pero eso no era lo que me preocupaba en esos momentos.

Avance por el salón hasta adentrarme en el oscuro y frio pasillo. Gire mi cabeza hacia la habitación de la cocina, donde solo vi los enseres intactos. Allí no estaba Josh. Sin embargo, entre. Mire a mí alrededor, donde no había un escondite decente y tampoco nada raro. Me gire hacia el pasillo y decidí entrar en la habitación que compartíamos Josh y yo. Allí había una cama litera, en la cual Josh dormía en el colchón de abajo y yo en el de arriba, una cómoda de madera vieja y el pequeño armario en una esquina. Las ventanas estaban fuertemente cerradas y aseguradas -como todas en la casa- y el armario solo estaba lleno de nuestra ropa. ¿Dónde estaba Josh, entonces?

Volví a salir al pasillo para entrar en el baño principal de nosotros, sin encontrarlo, y solo para tener que entrar en la habitación “prohibida”: la habitación de nuestra “madre”. Allí había una cama matrimonial al estilo victoriano a juego con la cómoda, la mesa de noche y todo el decorado de la habitación. Había un armario de madera victoriano en una esquina, junto a una silla a juego. El armario principal estaba al lado de la puerta del baño. Busque en toda la habitación sin dejar un rastro para decir que estuve allí, pero tampoco encontré a Josh.

Al salir de la habitación, me quede viendo la puerta de madera fijamente, preguntándome donde podría haber ido. No parecía estar en ningún rincón de la casa, y con esta lluvia tampoco creía que saldría de la casa. Y esa voz, la que me habló en el salón, era demasiado horrible. Mi corazón volvió a acelerarse al recordarla. Carrie. Mi cerebro repitió mi nombre como si tuviera un mensaje importante. Pero no podía saber que era.

De reojo, visualice una sombra en el salón. Gire la cabeza hacia allí, aliviada, pensando que sería Josh el que me miraba tan fijamente. Pero me equivoque. Ahogue un grito llevándome una mano a la boca y retrocediendo varios pasos casi tropezando con mis propios pies. Mis ojos seguían fijos en la figura negra y retorcida en el salón, frente a la puerta principal. Con la cabeza girada hacia un lado, sus profundos ojos rojos penetraban mi corazón y alma, contaminando mis pensamientos también. Sus largas garras estaban extendidas a sus lados, a penas visibles en la penumbra, y llenas de sangre. Su boca se abrió, mostrando unos afilados y largos colmillos amarillos y un poco rojizos. Pensé rápidamente en como la sangre prácticamente llenaba esa figura, haciéndola atemorizante a mis ojos. Mortal.

-Carrie –susurro algo en mi cabeza-. Josh tiene una hora para ser salvado. Dile a Lily que ya comencé a cobrarle su deuda.

Y la silueta parpadeo ante mis ojos hasta desaparecer.

Caí de espaldas, soltando un grito que se había atorrado en mi garganta. Las lágrimas comenzaron a salir sin realmente notarlo. Corrí afuera, introduciéndome de nuevo en la lluvia con la misma ropa que llevaba. Corrí hacia el trabajo de mi madre con los sollozos ahogándome y las lagrimas mezclándose con la lluvia que caía sobre mí. Lily, mi madre, trabajaba a unos pocos metros de la casa, de mesera en un bar. Al llegar allí, note todas las miradas sobre mí antes de que alguien gritara el nombre de mi madre. Jadeando, mojada y temblorosa, camine directamente hacia donde mi madre atendía una mesa. Ella me miro de la cabeza a los pies atónita por la visión de mi aspecto.

-¿Qué paso, Carrie? –pregunto ella, dejando su bloc y su lápiz sobre la mesa que atendía. Los clientes me miraron con extrañeza, pero solo los ignore.

-Josh –dije a duras penas, entre jadeos y sollozos-. Josh esta… -tome una bocanada de aire-. Están cobrándote una deuda con Josh.

Mamá abrió los ojos de par en par y se llevo una mano a la boca, aguantando la respiración. Miró a nuestro alrededor, fijándose en Paul, el dueño del local quien le dedico una mirada dura y distante. Yo, en cambio, mire al chico a su lado, su hijo, Joe Jonas, quien también me miraba. Él era un chico tranquilo, alejado del mundo, solitario, pero guapo. Nunca antes nos habíamos mirado durante tanto tiempo, pero esta vez, él parecía estar buscando algo dentro de mí ser. Tanto como lo hizo la silueta tiempo antes.

Aparte la mirada.

Sin embargo, ellos se acercaron a nosotros. Mi madre y Paul se miraron durante unos segundos antes de dar un silencioso asentimiento mutuo. Luego nos dieron instrucciones de seguirlos fuera del local. Joe camino a mi lado en silencio, con la cabeza gacha y una distancia prudente.

-¿Qué decías, Carrie? –preguntó mamá cuando salimos del local, lejos de los oídos curiosos. Nos colocamos debajo de un toldo de lona impermeable para no mojarnos, pero ya a mi no me importaba mojarme o no.

-Comenzaron a cobrarte una deuda con Josh –dije, temblorosa. Tuve que cruzar los brazos sobre mi pecho en un intento por controlar mis temblores por el frio. También intente detener el castañeo de mis dientes, pero eso fue más difícil.

-¿Qué? –pregunto mamá, con un tono desesperado y angustiado. Miro a Paul durante un breve momento y volvió a mirarme-. ¿Dónde está Josh?

-No lo sé –susurre-. Cuando llegue a casa… -me detuve en seco. ¿Qué, si me creían loca? El relato era algo alocado, muy misterioso y asustadizo. Tal vez me lo imagine.

-¿Qué paso cuando llegaste a casa? –urgió mamá.

Sentí todas las miradas sobre mí, y me sentí hundida por ellas. Era decirlo y salvar a Josh, o callarlo y dejarlo morir.

-Una silueta apareció recitando esas palabras –solté, agachando la mirada.

Un silencio le siguió a mis palabras. Escuche un sonido alarmado salir de la boca de mi madre y luego el chistar grave de Paul. Joe se mantuvo en silencio a mi lado. Levante la mirada para encontrarme con mi madre abrazada a Paul y a Joe perdido en sus pensamientos.

-¿Qué paso después? –pregunto Joe, haciéndome mirarlo-. Después de que apareciera la silueta –añadió, viendo mi expresión confusa.

-Nada realmente –dije, mirando hacia mi madre-. ¿A qué se refería con eso, mamá? ¿Qué está pasando?

Ella me miro dubitativa entre decirme o no decirme. Eligió la segunda. Le dijo a Paul algo que yo no pude escuchar y él volvió a entrar en el local sin decir nada. Joe y mamá se miraron durante unos segundos y luego ella se introdujo en la lluvia corriendo en dirección hacia nuestra casa. Joe me extendió la mano para que yo la uniera con la mía. Fruncí el ceño y me rehusé.

-Por tu hermano –dijo, sacudiendo su mano hacia mí-. Se agota el tiempo.

Corrimos detrás de mi madre hacia la casa con las manos agarradas. Mientras corríamos, me di cuenta que la calle entera estaba sin luz, no solo nuestra casa. Era un apagón real, según me dijo Joe, producido por la lluvia de alguna manera. Entramos en la casa empapados mientras mamá gritaba el nombre de Josh por toda la casa. Joe y yo nos quitamos los zapatos y los abrigos empapados, dejándolos en el montón junto a la puerta que había dejado mi madre. Joe cerró la puerta detrás de mí y yo camine hacia el pasillo cuidadosamente, casi con miedo. Joe me siguió poco después. Entre en la habitación de mi madre, donde ella gritaba el nombre de Josh hasta que nos vio a nosotros. Se detuvo y miro hacia el techo, y luego hacia el suelo. Dio un giro sobre su eje y luego se tiro al suelo golpeándolo fuertemente con sus manos mientras gritaba otra vez el nombre de Josh. Fruncí el ceño, pensando en que se había vuelto loca. Pero Joe solo sacudió la cabeza cuando lo mire preguntándole con la mirada el porqué de las acciones de mi madre.

-Lily –comenzó Joe-. Él ya sabe que estamos aquí.

-¡Maldito desgraciado! –Le gritó mi madre al suelo-. ¡Devuélveme a Josh!

-Lily –escuché el mismo susurro, justo antes de que la puerta de la habitación se cerrara.

Me sobresalté, soltando un grito, el cual Joe acalló rápidamente, colocando una mano sobre mi boca. Mamá miró alrededor con desespero y furia.

-¡Devuélveme a Josh! –Dijo mi madre hacia el techo y, después, corrió hacia la puerta de la habitación, para golpearla con sus puños.

Silencio.

Mi madre se recostó sobre la puerta, con las rodillas pegadas a su pecho y sus sollozos inundando la habitación. Joe quitó la mano que cubría mi boca después de descubrir que yo no gritaría. Las lágrimas caían por mis mejillas, con un gran dolor presionándome el pecho. Me tire de rodillas al suelo con un sonido sordo en el suelo de madera.

-¿Qué es esto? –pregunté, ahogándome en un sollozo.

-Fue una estupidez –dijo mamá en un suspiro-. Algo que paso algunos años atrás. Jamás te lo conté, pero por esa razón, tu padre se fue.

Mi expresión se endureció, igual que mi cuerpo. Presioné mis palmas contra mis muslos y mire a mi madre con expectación.

-¿De qué hablas?

-Esa cosa, la que susurra, es la muerte –dijo ella, secando las lagrimas de sus mejillas-. O casi como ella. Realmente, el se divierte haciendo su trabajo, aunque no lo hace bien.

-No te entiendo –dije, golpeando el suelo de madera con mis palmas, furiosa-. ¡Explícame bien!

Ella me miro durante unos instantes antes de fijar su mirada en Joe, quien estaba detrás de mí.

-Hace diez años –volvió a mirarme-, me entere que estaba embarazada de Josh, como ya sabes. El bebé no era de Roberto, tu padre, si no de Paul, el padre de Joe –asintió levemente en dirección a Joe-. Eso no le hizo gracia a los Inferums.

Apreté la mandíbula y mire a Joe, furiosa. Él ni me miro. Claro que no era su culpa, pero el ocultaba algo. O tal vez sabia todo el dilema desde hacía mucho más tiempo que yo… o si lo entendía mejor que yo, porque no estaba entendiendo nada de lo que mi madre decía. ¿Inferums? ¿Qué demonios es eso? ¿Una secta o algo?

-Esa misma noche en la que me entere, había una tormenta parecida a la de hoy –continuo ella, volviendo a suspirar-. Yo estaba con Paul, discutiendo lo que había pasado y cómo íbamos a resolverlo. No vimos por dónde íbamos… y chocamos –fijo su mirada en mí, y parpadeo. Una lágrima descendió por su mejilla, demostrando su dolor al recordar lo ocurrido-. Él murió.

-Pero él está vivo, Lily –dije con desprecio-. Esto no tiene lógica.

-Yo hice que él viviera –dijo, bajando sus rodillas de su pecho y cruzándolas sobre el suelo con sus manos sobre ellas-. La muerte me concedió un trato, y lo dejo vivir a cambio de mis derechos como Inferum y mi inmortalidad. Para dejarnos vivir a todos.

-¿Trato? –fruncí el ceño.

-Sí. Le pedí que me devolviera a Paul a cambio de lo que quisiese –gimió, desviando su mirada de mi-. Ella me miro directamente a los ojos y sonrió. Solo dijo: “vendré pronto” –ella volvió a sollozar, tapando su rostro con sus manos-, y desapareció.

-¿En que estabas pensando, Lily? –Grite, furiosa, enojada, molesta, iracunda-. ¡Eres imbécil!

Me levante del suelo, resoplando. Agite los brazos sobre mi cabeza y grite. Esto era demasiado estúpido. Y confuso.

-Jamás pensé que se llevaría a Josh –dijo ella, entre un sollozo, sacando sus manos de su rostro-. Jamás pensé en poner en peligro a Josh, solo en salvar la vida de Paul.

-¿Y yo? –grite, girándome a verla-. ¿No pensaste en mí? ¿Qué tal si me hubiera pasado algo a mi? ¿Ah?

-Sería mucho peor, Carrie –dijo, levantándose poco a poco del suelo-. Eres mi hija, mi bebé. La chica que se esfuerza por lo que quiere.

-¡Pero tú no pareces ser así! Josh está en peligro. ¿Qué vamos a hacer?

-Burlarla otra vez, supongo –dijo, encogiéndose levemente de hombros. Cruzo sus brazos sobre su abdomen de manera que sus manos tocaban sus codos y miró hacia el suelo-. No podemos dejarla con Josh.

-Y se agota el tiempo –dijo Joe, mirando hacia la puerta. Un segundo después, se escucho un clic-. Algo malo va a pasar.

El padre de Joe entró en la habitación a empujones invisibles. La puerta volvió a cerrarse después de que él cayera sobre el suelo logrando poner sus manos antes de que fuera su cara. Mi madre y Joe corrieron hacia él mientras que yo me quede donde estaba mirándolo con frialdad.

-Media hora para elegir qué vida será sacrificada por la de Josh –se escuchó el susurro y luego una horrorosa risa-. O yo tomare las que me plazca.
Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 11th 2012, 23:13

oh me gusto,
aunque debo admitir que al principio me dio un poco de miedo Razz
debes poner la segunda parte
ya quiero saber que pasa

síguela Licsa porfa

chau
xoxo
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 12th 2012, 15:40

hay Licsa no nos dejes asi!!!
sube la otra parte!
porfaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 12th 2012, 22:08

La Visita Inesperada. - Segunda Parte.


Me mantuve implacable mientras que mi madre soltó un sollozo entre los brazos de Paul quien estaba con ella en su regazo, sentados en el suelo. Girando su cabeza hacia arriba, Joe penetro mi mirada con sus oscuros ojos marrones. Se levanto del suelo y agarro mi brazo antes de llevarme hasta la puerta del baño que había en la habitación y meterme a empujones en el.

-¿Qué vamos a hacer? –Murmuro, mirándome directamente a los ojos y sus manos sobre mis hombros-. Solo tenemos media hora.

-Es culpa de tu padre que Josh esté pasando por esto –escupí con odio-. Él debería sacrificarse.

-También es culpa de tu madre –dijo, apretando los dientes.

Me mantuve en silencio, con la mirada sobre la suya, hasta que me canse. Mi odio e ira se desvaneció y simplemente me lance a los brazos del chico frente a mí. Lo abrace con fuerza y solté un suspiro, antes de inspirar profundamente. Aun, empapado y sudado, olía delicioso. Y sus fuertes brazos me sostuvieron antes de caer al suelo desmayada por tan toxico olor.

-Jamás pensé que te tendría así algún día –dijo él.

-¿Qué? –murmure en su pecho, cerrando los ojos. Dejando que la paz se filtrara por todo mi cuerpo.

-Tan cerca –susurro. Sentí su aliento contra mi mejilla-. Tan, tan cerca de mí. Hueles muy bien a pesar de tener sangre Inferum en tus venas.

Ahí estaba esa palabra nuevamente.

Mi sensación de paz se desvaneció al instante. Me separe de Joe colocando mis manos sobre su pecho y fruncí el ceño, mirándolo fijamente a los ojos.

-¿Qué? –pregunto, viéndose claramente confuso.

-¿Qué rayos está pasando? –Gruñí, rompiendo nuestro abrazo-. ¿Qué rayos es un Inferum? ¿Por qué mi madre dijo todas esas incoherencias de inmortalidad y sobre la muerte? Tú debes saber algo de eso, ¿no?

Él apretó los dientes y desvió su mirada al suelo a la vez que metía sus manos dentro de sus bolsillos. Dio un pequeño puntapié en mi dirección antes de sonreír.

-Es curioso que tu madre no te haya contado de su naturaleza –dijo-. Incluso si vosotros lleváis su sangre.

-Es curioso que tú aun no me digas que pasa –le recrimine, fulminándolo con la mirada. Me cruce de brazos y di pequeñas pisadas impacientes.

-Es claro como el agua –dijo, borrando su sonrisa-. Tu hermano está secuestrado y nosotros estamos en un aprieto. No vamos a salir ilesos de esta.

-¡No necesito que me digas cosas que ya se! –exclame, enojada con el-. Exijo que me expliques lo que no se.

-No estás en posición de exigir, Carrie –advirtió él, volviendo su expresión seria-. Pero igual te diré que pasa. Entonces, ¿no sabes lo que es un Inferum?

Sacudí la cabeza.

-De acuerdo. Inferum es una especie de demonio. Un hada del mal –explico, sacándose las manos de los bolsillos-. Es una silueta, como la que tú viste, que se divierte con tu dolor, tus lágrimas y angustias. Con tu desgracia. Tu madre era una de ellos hasta que fue concebido Josh –conecto su mirada con la mía-. Incluso tú eres una Inferum.

-Eso es una bobada –bufe, riendo nerviosamente. No creía totalmente en mis palabras después de ver lo que vi en la sala de estar-. Yo soy nada maligno. Simplemente soy una humana común y corriente.

-No lo creas –me interrumpió el-. Tú no eres solamente una humana; yo lo percibo. Y aunque hueles genial, eres una Inferum como tus padres.

Alce mi ceja escépticamente y me eche a reír. Y aunque estuviera guapo, ese chico estaba como una cabra. Necesitaba internarse en un manicomio pronto. Me caí de rodillas en el suelo mientras me reía y luego me doble para continuar riéndome con fuerza. Era divertido escuchar a todas esas personas hablando locuras. En especial la maravillosa forma en que un altavoz en la casa susurraba nombres y palabras. Menuda broma. Josh saldría en cualquier momento de donde estuviera, simplemente estaba siendo la broma… Me estaba engañando.

¿O no?

Al ver la expresión seria e inescrutable de Joe, dude de mis pensamientos. ¿Será que en este mundo hubiera más cosas que simples humanos mortales? ¿Y si nos estamos engañando a nosotros mismos pensando que solo existimos nosotros aquí?

-No estoy bromeando, Carrie –dijo-. Los Inferums no son un chiste. Pueden llegar a ser muy crueles y despiadados si lo desean.

-Yo no soy así –proteste, cruzando mis piernas en el suelo y elevando mi cabeza para mirarlo, le fulmine con la mirada-. Eso suena más a mamá –suspire, y sacudí la cabeza-. ¿Qué hay de ti? ¿También eres Inferum?

-No –respondió como si le hubiera repudiado lo que dije-. Claro que no. Yo soy un Caeli. Un hada del bien. Nosotros tratamos de combatir el mal de los Inferums, pero a veces es simplemente imposible. Hacen mucho daño.

-Ya lo creo –murmure-. ¿Qué nos hace diferentes?

-La raza, las creencias, el olor, y el lugar de nacimiento –dijo él, sentándose frente a mí-. Pero eso no importa. ¿Sabes? Hace mucho tiempo que te he estado viendo. No te pareces en nada a un Inferum. Siquiera siendo tan ignorante de tu realidad –me dijo, y sonrió un poco-. Parecías humana desde el inicio, pero para mí, está claro que no lo eres.

Se puso de cuclillas frente a mí y fundió su mirada en la mía, dejándome perpleja. Tenía unos hermosos ojos castaños. Tense la mandíbula mientras lo miraba y sentí como mi respiración se aceleraba. Me sentía como una estúpida. Él estaba frente a mí, viéndome tan tranquilamente mientras que yo estaba alterada por su presencia y, a pesar de que jamás había sentido tal atracción por nadie, sabía que no era normal de estar así con un chico estando frente a frente.

-¿Y...? –logre decir, y tuve que carraspear para poder continuar-. ¿Y, como huelo yo?

-Es… es difícil de decir –dijo, aun con su mirada en la mía-. Los Inferums por lo general huelen mal para nosotros, pero tú, tu hueles delicioso. Como si fueras uno de mis pasteles favoritos: de fresa. Debe ser…

Se detuvo en seco al escucharse un ruido desde la habitación. Se incorporo al instante, mirando sobre su hombro hacia la puerta. Yo hice lo propio y me puse en marcha hasta la puerta para ver qué pasaba ya que Joe no iba a hacer nada al respecto. Cuando estaba a punto de girar el pomo de la puerta, Joe tomo mi mano y coloco un dedo sobre sus labios para instarme a mantener silencio. Iba a protestar, pero lo evite. Mejor seguía instrucciones antes de acabar muerta o… junto a lo que fuera la cosa que tenia a Josh.

Joe abrió la puerta con sigilo, moviéndose a su vez por la habitación con agilidad. Yo me mantuve rezagada por miedo a cagarla y que termináramos muertos. La habitación estaba a oscuras, a penas se notaban las sombras de las personas presentes allí. Seguí de espacio la sombra de Joe y visualice la de mi madre sollozante pegada a la puerta. Sin embargo, Paul no estaba.

-¿Dónde está papá? –Le pregunto Joe a mi madre-. Hemos…

-En el armario –contesto ella con la voz temblante-. Se ha ido la luz y el ha corrido hacia allí con miedo. No podéis evitarlo, Caelis, nos tienen miedo.

-Tú ya no eres una Inferum, Lily –respondió el-. Y no, no les tenemos miedo. Solo no queremos morir por tu culpa.

Joe resoplo y se dio media vuelta para volver hacia el baño. Cerró la puerta detrás de si a pesar de mis protestas acerca de que debíamos estar todos juntos, protegiéndonos la espalda de cualquier cosa que estuviera allí afuera acechándonos.

-Tenemos cosas de las que hablar –dijo, sin embargo.

-¿Cómo cuales? –me cruce de brazos y alce una de mis cejas esperando la dichosa conversación que el tenía pendiente conmigo.

-No lo sé –se encogió de hombros, recostando su espalda contra la puerta-. Solo quería retenerte aquí.

Abrí la boca en un gesto sorprendido por su desfachatez. Camine hacia él con paso indignado y golpee su pecho con fuerza, haciendo que él se doblara con dolor. Intente apartarlo de la puerta, pero él me pego contra ella, amarrando mis muñecas con sus manos contra la dura superficie de la puerta victoriana. Mis labios entreabiertos por la sorpresa hicieron contacto con los suyos para luego enviar una onda eléctrica por todo mi cuerpo. Nuestros cuerpos estaban pegados, aplastando el mío contra la dura puerta, nuestros alientos mezclándose y nuestras miradas fundidas entre cada una. Podía sentir el calor irradiando del cuerpo de Joe con demasiada energía reprimida y sus latidos volviéndose salvajes e indomables.

-¿Qué haces? –jadee.

Y no pude seguir hablando cuando ya tenía su boca sobre la mía, acariciándola internamente con su cálida y sabrosa lengua. Me quede atónita durante algunos segundos mientras mi cerebro procesaba lo que estaba pasando, y luego poco a poco, me deje llevar. Su boca, tan cálida y acogedora como pensé que seria y sus suaves labios rozando los míos con delicadeza y pasión. Los niveles de estrógeno se me fueron por las nubes al sentir tanto poder masculino en mí. Joe no era un hombre para verlo un solo día y olvidarlo. El era mucho más que solo un vistazo. Parecía que con tan solo una mirada quedabas prendada de él. Y lo sabía por experiencia.

-No es momento para que me acoses, Joe –proteste, imaginando por donde iba todo esto. Ya había leído demasiadas novelas donde escenas parecidas ocurrían. El macho, el dominante; no esta vez.

-Siempre he querido poder acercarme a ti y decirte todo, desde lo que soy hasta lo que empecé a sentir por ti –dijo, haciéndome elevar las cejas con sorpresa-. Esto no es fácil, eres una Inferum. Hay políticas que me impiden enamorarme de un Inferum y…

Las luces se apagaron tras un leve parpadeo vacilante. Joe y yo nos miramos con miedo a través de la penumbra. No podía haber pasado la media hora que nos había concedido la silueta. ¡Nosotros no habíamos planeado nada! Joe soltó mis muñecas deslizando sus dedos por mis antebrazos y luego coloco un dedo sobre mis labios para acallarme. Me apartó de la puerta y me mantuvo a su espalda cuando entramos en la habitación. Paul y mamá estaban juntos, ambos junto a la puerta de salida de la habitación, abrazados con fuerza.

Pero no pude ver nada más cuando Joe había tapado mi vista con su ancha espalda. Intente escurrirme por algún lado y ver qué pasaba, pero Joe insistió en no dejarme ver nada.

-Tres minutos –susurro esa terrible voz nuevamente. Sentí la necesidad de destrozar con mis propias manos a lo que fuerza que estuviera susurrando-. ¿Ya han decidido? Déjenme decirles que el niño huele maravillosamente y podríamos terminarlo pronto.

-No toques a mi hijo, malnacido –escuche el chillido rabioso de mi madre.

-¿Qué hay de tu hija? –Y de pronto, lo tenía frente a mí nuevamente.

Joe se movió rápidamente para intentar ocultarme, pero la silueta, con cara de diversión, lo tomo por el cuello y lo lanzo por los aires hacia la cama de estilo victoriano de mi madre como si Joe no hubiera pesado más que una pluma. Las vigas de madera rotas le cayeron encima de Joe al mismo tiempo en que la silueta se acercaba tanto a mí que el espacio personal no existía para ninguno. Ni siquiera sabíamos de quien era el aliento que se mezclaba frente a nosotros. Vi como cerraba sus parpados, ocultando sus horribles ojos rojos tras ellos y aspiraba profundamente frente a mí. Sus ojos rojos se fijaron en mis normales ojos marrones, y tras una sonrisa sicópata, note unos colmillos, como los de un vampiro en las películas de terror.

-Hueles a cualquier otro Inferum –dijo sencillamente, apartándose de mí con la decepción brillando en sus ojos-. Un minuto.

-¡Hagan algo por Josh! –Grite suplicante, girándome para mirar a mi madre y a Paul, quienes estaban atónitos con la escena-. ¡Alguno de ustedes tiene que hacer algo! ¡Es un crio! ¡Un crio! –me lance al suelo de rodillas, mientras las lagrimas rodaban por mis mejillas sin poder detenerlas. Yo, la chica fuerte, estaba llorando frente a mi madre, un hombre que jamás había querido, y una cosa que se llamaba “Inferum”. Vaya ironía.

Paul me miro durante unos instantes y luego elevo sus ojos hacia la sombra a mis espaldas. Mi madre, sin embargo, se arrodillo frente a mí y tomo mis manos entre las suyas para frotarlas como si yo fuera una especie de almohadilla suave. Comencé a sollozar y a llorar fuerte mientras sentía que el tiempo corría y nadie hacia nada por mi hermano. Ni siquiera yo misma. Era tan egoísta que no pensaba en dar mi vida por la de mi hermano, quien se merecía una vida mejor de la que yo había tenido durante unos míseros dieciocho años.

Pero si le salvaba la vida, ¿Quién me garantizaba que mi madre no iba a dejarlo de lado como había hecho durante diez años de su vida? Solo pensaba en la supervivencia y la felicidad de Josh. Y yo siempre había sido la que estuvo a su lado. Yo le cambie los pañales, yo le enseñe a caminar, yo le di de comer… yo prácticamente soy la madre de ese crio. ¿Cómo voy a dejarlo solo?

-¿Quién se ofrece voluntariamente a ser sacrificado por la vida de niño? –presiono la silueta, el Inferum o como rayos se llamara-. Les aseguro que tengo mucha paciencia al ser inmortal, pero toda paciencia se acaba en algún momento.

Deja de pensar en estupideces, piensa en Josh, en tu madre y en Joe, razoné. Es tiempo de hacer las cosas bien para siempre. Levante la cabeza hacia mi madre y fije mis ojos, aun llorosos, en los suyos. Ella continuaba llorando, y aunque me dolía muy en el fondo verla así, eso no me impidió continuar con mi decisión.

-Debes cuidar de Josh –apreté un poco las manos que ella mantenía entrelazadas con las mías-. Prométeme que lo harás. Prométeme que… -trague saliva, mirando un segundo hacia el suelo-, lo mantendrás a salvo de ahora en adelante. Josh es importante, no solo porque es lo que es, si no porque es un buen chico. Él se merece algo mejor que esta mierda, mamá, tú lo sabes. Y quiero que lo mejores. Quiero que hagas feliz a mi pequeño hermano, ¿de acuerdo? Quiero que me lo prometas. Ahora.

-Cariño no -dijo ella, sacudiendo lentamente su cabeza con dolor-. No puedes…

-Si puedo y lo hare –dije firmemente-. Si ninguno de ustedes va a hacerlo, voy a hacerlo yo. Josh no va a morir en manos de unas sombras sicópatas con ganas de venganza.

-Conmovedor para ser Inferums –susurro con burla-. No tengo tiempo, niña. Si vienes conmigo ahora tu hermanito sobrevivirá o si no… lo veras morir.

Me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo. Mire a mamá con dureza instándole a que dijera las palabras que yo quería oír. Ella las recito finalmente mientras yo me levantaba para reunirme con la sombra en mitad de la habitación.

-Te lo prometo, mi amor –dijo ella en mitad de un sollozo-. Te quiero. ¡Te quiero!

Mire en dirección a la cama, esperando a que Joe se levantara de allí e hiciera algo para detener todo esto, pero al parecer los caballeros de las novelas solo existían allí, en las fantasías de las palabras.

-Ha muerto, querida –dijo la sombra-. Soy la muerte, y quien me toca, muere.

Al parecer ese era el tema que oiría toda la noche: muerte.

Mis ojos volvieron a humedecerse al escuchar lo de la muerte de Joe. Lamente tanto que se hubiera ido y que yo no hubiera podido despedirme. Me hubiera gustado poder decirle que yo también le quería. Pero ya era muy tarde. Él había muerto para intentar salvarme y ahora yo salvaría a mi hermano. Y esperaba que no solo fuera un vago intento de ello.

Mire a mi madre por última vez, enviándole una súplica para que en realidad cumpliera su promesa. Solo esperaba que Josh volviera a casa tan pronto como la vida abandonara mi cuerpo. Solo quería que mi hermano fuera feliz. Paul no me había mirado durante los tres minutos que había estado en la habitación junto a él, y había escogido mal momento para mirarme por última vez. Nuestras miradas se entrelazaron, y aunque la de el lanzaba chispas, suplique para que el también cuidara de Josh.

La muerte me tendió su mano para que yo la tomara y ella poder tomar mi vida, mi alegría y mi luz entre sus fríos dedos para canalizarla por todo su vacio cuerpo sin vida. Con la sonrisa de Josh en mi cabeza, tome la mano de la muerte, dejándola ganar una vida para que no quitara otra más valiosa.
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 12th 2012, 22:13

Listo. : )
Gracias chicas, por pasarse. En serio.
Tatii Jonas, gracias por siempre pasarte por mis noves. Eres un amor ♥
Awn, MenizdeJonas perdon por asustarte. Es que mi verdadero arte esta en este tipo de historia (tengo muchos One-Shots así). Lo extendi un poco mas de lo necesario para añadir a Joe y a Paul, pero igual quedo bueno no? xD
Gracias, en serio (no me canso de decirlo) por pasarse, comentar, y leer. Son maravillosas.
Las quiero. Se cuidan ♥
Volver arriba Ir abajo
FearlessSoul
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 315
Edad : 20
Localización : Chile
Fecha de inscripción : 20/05/2012

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 12th 2012, 23:32

Wow quede sin palabras
Ame el one shot!! Enserio me encanto normalmente no soy mucho de estas cosas de miedo y suspenso pero ame ame este one shot Smile
Tienes una imaginación que es verdaderamente INCREÍBLE!
Sigue así eres unas MAGNIFICA escritora y puedes llegar realmente lejos con tan lindo talento que tienes Very Happy
Ojalá escribas mas one shots Smile los leería todos seguro! Jjanajam
Gracias por compartirlo Smile
Cuidate mucho y se feliz C:
Volver arriba Ir abajo
P A R A D I S E
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 339
Edad : 22
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 07/07/2010

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 13th 2012, 10:47

Hay Licsa tu y tus historias Me encantan (no me voy a cansar de decirlo), Este One-Shot me fasino , espero q subas mas de este tipo de trama (Me encanta el suspenso y misterio). Te cuidas Un Beso XOoXo <3 PSDT: espero con ansias tu proxima novela.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/jonike94
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 13th 2012, 18:43

oh no te preocupes
creo que lo que mas miedo me daba
era que lo estaba leyendo a media noche
en mi cuarto y la única luz que me iluminaba
era la de la pantalla de mi computadora
pero nada de que preocuparse

me encanto el one shot,
que mal que acabaran muertos tantos Sad
pero estuvo increíble

y si tienes mas así
¿que esperas para subirlos?
hahaha
ok no


bueno no molesto más
chau
xoxo
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 13th 2012, 20:55

woooooooooooowwwwwww
AMEEE este One.Shoot, sabes es el primero q leo xD
esq noc como q me da la impresion q me dejan con ganas de saber mas
pero este fue maravilloso!!!!
me encantooo aunq me dio mucha penita q Joe y rayita mueran
pero en fin fue hermoso Very Happy
Volver arriba Ir abajo
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 13th 2012, 21:37

te kedo buenisisisisisisisisisisisisiisisisisimo
Volver arriba Ir abajo
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 14th 2012, 19:36

se me quedo la palabra inferum en mi vocabulario hoy ne dijeron por que me comportaba asi de rara

mi respuesta : "ASI NOS COMPORTAMOS LAS INFERUM"
¿que es eso ? - me dijeron

muggles jajajajajajaj
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 17th 2012, 12:18

ME ENCANTO fue genial te juro que lo adore
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Julio 20th 2012, 02:27

Me encanto! fue triste
y precioso Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Visita Inesperada.   Hoy a las 09:28

Volver arriba Ir abajo
 
La Visita Inesperada.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La Visita Inesperada.
» Semana en Berlín
» Visita a los bajos
» Los hijos de Michael restauran Neverland.
» Nuevo álbum en directo "Primera fila" >> 29 de Octubre 2013

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: ONE-SHOT-
Cambiar a: