Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 3rd 2012, 06:23


-Título: Por los Servicios Prestados
-Fecha de creación- 03/07/2012
-Autor(a) -Anne Marie Winston
-Tipo de novela: Erótica
-Novela Adaptada.


Quizá se hubiera llevado su inocencia, pero era su corazón lo que le interesaba...
Habían trabajado juntos muchos años, pero el experto en seguridad Nick Deering jamás habría imaginado lo que se escondía bajo las holgadas ropas de su empleada. La noche en que _____ Smith cumplía veintinueve años Nick ya no tuvo que imaginar nada. Harta de ser virgen, ______ anunció que estaba dispuesta... y Nick ofreció su colaboración generosamente. El problema fue que, una vez que su relación pasó de lo estrictamente profesional a lo deliciosamente personal, Nick supo que había llegado el momento de revelar su pasado si quería que ______ y él pudieran tener futuro juntos.


Última edición por DrawyoursmileJB el Julio 20th 2012, 02:39, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 3rd 2012, 07:38

Ohhh! Primera lectora.
Se ve así como, mmm, Interesante.
Jajajá. Razz
Sube ¿Si?
=)
Ops, no me presenté, soy Demi


Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT 01   Julio 3rd 2012, 08:27



Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT 01

—Por favor, dime que es el último.
Nick Deering levantó sus poderosos brazos por encima de la cabeza para estirarse. Le dolía la espalda de estar tantas horas sentado y su terapeuta le echaría una bronca, pero necesitaba contratar a alguien, de modo que tenía que terminar con las entrevistas de una vez por todas. Suspirando, dejó las gafas encima de un montón de papeles y se levantó para estirar un poco la pierna izquierda. Nunca había vuelto a ser el mismo desde que le dispararon, pero estaba mucho mejor de lo que nadie hubiera podido esperar, así que no podía quejarse.
—¿Te encuentras bien? —_____ Smith, la subdirectora de Servicios de Protección Personal, S.A., levantó la mirada del curriculum al que estaba echando un vistazo para clavar en él sus ojazos castaños.
—Sí —suspiró Nick, volviendo a ponerse las gafas—. Vamos a terminar con esto de una vez.
Habían sido unos años emocionantes, pensó. SPP había empezado siendo una agencia pequeña, pero pronto empezó a crecer. Un mes antes se había percatado de que necesitaban un ayudante para Doug, el jefe del departamento de investigación, porque tenían demasiado trabajo. Le alegraba que su empresa, afincada en Virginia, pudiera responder a tantas necesidades, desde secuestros en casos de custodia a análisis de seguridad para residencias familiares o servicios de guardaespaldas, pero le obligaba a trabajar doce horas al día.
A él y a _____ Smith, claro. Sin ella, no habría podido llegar donde estaba.
—Este es el último —Del parecía tan aliviada como él mientras dejaba una última carpeta sobre su mesa.
—¿Qué te parece? —preguntó Nick, echándole un vistazo al curriculum.
_____ se encogió de hombros. Como siempre, llevaba una camisa de hombre y, debajo, una camiseta de SPP, seguramente de la talla de Nick. Sospechaba que había un par de pechos decentes debajo de toda esa tela, pero en siete años jamás la había visto con otra cosa que camisas anchas y pantalones vaqueros o la chaqueta negra que usaba para recibir a los clientes. Y tampoco era algo que pudiese preguntar: «Oye, _____, ¿qué talla de sujetador usas?». No, seguramente no sería buena idea.
Sin saber lo que estaba pensando, Del sacudió la cabeza mientras colocaba unos papeles.
—Sanders sería bastante competente, pero si quieres que te diga la verdad no he visto nada especial en él.
Nick asintió, intentando concentrarse en los potenciales empleados que habían pasado la tarde entrevistando.
—Estoy de acuerdo. Quizá tengamos suerte con el próximo.
Sonriendo, _____ se dirigió a la puerta.
—Es posible.
Nick la observó, en silencio. Sabía que debajo de esos vaqueros caídos y de la camisa enorme había una mujer esbelta, pero la ropa ancha impedía que viese los detalles. Y durante los siete años que llevaban trabajando juntos, se había empezado a obsesionar con verla sin ropa… o, más bien, verla con una ropa que permitiese distinguir su figura.
Aquel día, como siempre, su larguísima melena de color castaño estaba sujeta en una trenza que colgaba por fuera de la gorra de béisbol que llevaba siempre y que, al moverse, capturaba su mirada como si se estuviera desnudando delante de él. ¿Cómo sería esa melena, suelta, cayendo en cascada sobre su espalda? Resultaba difícil creer que, después de tantos años trabajando juntos todos los días, jamás la hubiese visto con el pelo suelto.
Nick se dejó caer en la silla de nuevo. Dudaba que alguno de los empleados supiera cómo le gustaba su subdirectora y era mejor así. Además, no tenía intención de hacer nada al respecto.
No, lo último que necesitaba era una relación amorosa. Y menos con alguien que trabajaba con él. SPP era la única amante para la que tenía tiempo. Una mujer de carne y hueso jamás se contentaría con las horas que le quedaban libres después de trabajar, las llamadas urgentes y la respuesta inmediata que ciertos casos requerían.
La puerta del despacho se abrió y _____volvió a entrar con una mujer de chaqueta y pantalón oscuro. La chaqueta era ancha, sin forma, de las que se hacen para esconder un arma. Aunque estaba seguro de que aquel día no la llevaba.
_____ se sentó al lado de Nick, con su curriculum en la mano.
—Karen Munson. Karen, te presento a Sam Deering, director y propietario de SPP.
La mujer asintió con la cabeza.
—La señora Munson tiene estudios de Derecho Penal —le informó _____, mirando el curriculum—. Empezó como policía en Miami, consiguió entrar en Homicidios y luego solicitó un puesto en el FBI… Su expediente incluye secuestros familiares e investigación criminal.
—Llámeme Karen —sonrió ella. No había ningún coqueteo en esa sonrisa y, afortunadamente, no parecía haberlo reconocido.
Mejor. Lo último que necesitaba era una empleada que se pusiera en contacto con la prensa. Nueve años atrás había tenido que sufrir tal acoso periodístico que decidió desaparecer del mapa. Ni siquiera _____conocía su pasado.
Había pensado contárselo alguna vez, sobre todo cuando le costaba trabajo hacer cualquier movimiento. Pero ella nunca le preguntó por qué o quién le había disparado y en los últimos años había mejorado tanto que, a veces, hasta olvidaba que llevaba dos balas dentro de su cuerpo.
—¿Por qué se salió del FBI, señora Munson? —preguntó Nick, mirando su curriculum.
—Porque tuve un hijo —contestó ella—. Quería un trabajo con un horario normal.
—Pero aquí no siempre tendrá un horario de trabajo normal —le advirtió él.
—Lo sé. He leído la información que dan sobre el puesto, pero mis circunstancias han cambiado y ya no hay problema con los horarios.
—¿No tiene que cuidar de su hijo? —preguntó _____.
Karen Munson apretó los labios, apartando la mirada.
—Mi hijo murió —dijo en voz baja—. Francamente, señor Deering, cuanto más trabajo tenga, mejor —añadió, irguiéndose en la silla—. Como puede ver, tengo experiencia en varios departamentos.
La entrevista duró media hora, más de lo que habían estado con el resto de los candidatos. Cuando terminó, Nick había contratado a Karen Munson como ayudante para el jefe del departamento de investigación.
Después de un apretón de manos, _____ la acompañó a recepción para darle la documentación que tendría que cumplimentar durante el fin de semana. Cuando Nick estaba cerrando la puerta, sonó el intercomunicador.
—¿Qué pasa, Peg?
Peggy Doonen era la recepcionista-secretaria, encargada, sobre todo, de filtrar llamadas y visitas.
—¡Que es hora de irse, eso es lo que pasa! —contestó ella, con su habitual sentido del humor—. Pensé que habías dicho que tendríamos un fin de semana tranquilo.
—Y así es. ¿Qué ocurre? —sonrió Nick. No solía bromear con sus empleados, pero Peggy era una fuerza de la naturaleza. Además de encargarse del teléfono y la intendencia, era la payasa de la empresa y la que organizaba las fiestas. Un par de años atrás incluso había añadido en su descripción de actividades: «Alegrar la vida de los empleados». Y merecía la pena haberle dado un aumento de sueldo, pensó Nick. En la oficina había un ambiente estupendo y sus empleados formaban un buen equipo que solía llevarse bien a pesar de tener personalidades diferentes.
—Es el cumpleaños de _____ por si nadie se acuerda —siguió Peggy—. Y vamos a invitarla a cenar. Así que, a menos que tengáis que hacer algo horriblemente urgente, nos vamos. De hecho, ¿por qué no te relajas un poquito y vienes con nosotros?
—No, gracias —contestó Nick automáticamente—. Eso podría inhibir a la gente.
—Qué bobada —replicó Peggy—. Si cambias de opinión, estaremos en el pub O'Flaherty. Hemos quedado a las ocho.
—Que lo paséis bien —sonrió él.
El cumpleaños de _____ Smith. Nick sacudió la cabeza. Llevaba siete años trabajando para él, desde que abrió la empresa. Era su persona de confianza… y ni siquiera sabía que fuera su cumpleaños.
Nick se encogió de hombros. Eso era parte del trabajo de Peggy, recordar los cumpleaños de todo el mundo. Enviaba tarjetas de la empresa en las que él ponía su firma cuando Peg se las colocaba bajo la nariz y organizaba comidas o cenas para celebrarlos. Aunque él nunca había ido…
El intercomunicador volvió a sonar.
—Dime.
—La señora Munson se ha ido. Empezará a trabajar el lunes, a las nueve —le dijo _____—. Si no necesitas nada más, me voy.
—No, gracias. Nos vemos el lunes.
—Que tengas un buen fin de semana. Hasta el lunes.
—Oye,_____ .
—¿Sí?
—Feliz cumpleaños.
—Ah —parecía sorprendida y contenta y Nick agradeció que Peggy se lo hubiera recordado—. Muchas gracias.
—Te cantaría el cumpleaños feliz, pero lo lamentaríamos los dos.
—Haremos como si ya me lo hubieras cantado —sonrió_____ —. A ver… Oye, qué bonita, gracias por la hermosa serenata —rió, con aquella risa suya, tan ronca, tan sexy.
Le gustaba hacerla reír, aunque lo hacía en raras ocasiones. _____era una de las personas más serias que había conocido nunca. Cuando había un problema en la oficina, se concentraba por completo. Y en su trabajo, solía haber muchos problemas.
—Que lo pases bien.
—Gracias. Tú también.
Nick se quedó un momento mirando el intercomunicador, deseando que _____ no tuviera que marcharse. Pero era una tontería.
«No seas ridículo, Deering. No pensarás liarte con una empleada tuya».
Eso, asumiendo que _____ estuviera interesada, claro. Que él supiera, nunca había salido con nadie del trabajo. De hecho, no recordaba que hubieran hablado nunca sobre su vida personal, de modo que no sabía si salía con alguien o no. Era soltera cuando la contrató y estaba casi seguro de que seguía siéndolo. Ningún marido aguantaría que trabajase tantas horas. Estaba con él más tiempo del que estaba en su casa.

Iba hacia su casa cuando la idea apareció en su cabeza.
¿Por qué no?
«Peggy te ha invitado», se recordó a sí mismo.
«Sí, pero no te ha invitado de verdad, sólo para quedar bien».
«No, Peggy es una persona que dice lo que siente».
«A los demás empleados no les gustaría.»
«¿Y tú cómo lo sabes? Te invitan siempre, pero no has ido nunca».
Muy bien. Iría aquella vez para ver por qué todo el mundo hablaba tanto de los cumpleaños que organizaba Peggy. Y porque era _____. Después de todo, era la segunda de a bordo y debía reconocer de algún modo el buen trabajo que hacía. Decidido, Nick se dirigió a la avenida Fairfax, donde sabía que estaba el pub O'Flaherty.
Mientras estaba parado en un semáforo, miró su reloj. Las nueve y cuarto. Llegaba muy tarde, pero era mejor. Así, sus empleados verían que sólo había pasado por allí un momento para felicitar a _____, no para estropearles la fiesta. Además, ya habrían terminado de cenar.
Aparcó frente al pub y acababa de entrar por la puerta cuando los vio. Los empleados de SPP ocupaban tres mesas.
No, un momento. Había una pelirroja muy delgada que no era empleada suya. Muy delgada por todas partes excepto por una, donde debía llevar implantes de silicona. Estaba al lado de Gerald Walker, un antiguo agente federal que trabajaba con Doug en el departamento de investigación.
Walker había sufrido un amargo divorcio diez años antes. Nick lo sabía porque una noche, poco después de montar la empresa, lo llamó para hacerle una consulta después de las horas de trabajo y el hombre llegó a su despacho con la peor resaca que había visto nunca.
—He visto a mi ex hoy por primera vez en varios años —le contó—. Tenía que elegir entre beber o liarme a puñetazos con la pared.
Nick sacudió la cabeza, recordando, mientras se abría paso entre la gente. En el grupo había otra mujer a la que no conocía, una chica con una larguísima melena de color castaño rojizo. Llevaba un vestidito negro sin mangas que dejaba al descubierto unos brazos delgados pero fuertes y un buen escote. Y ninguna de sus empleadas tenía un escote como ése.
Estaba de perfil, hablando con uno de los contables. Por culpa del pelo no podía ver si la cara era tan interesante como el cuerpo pero, de todas formas, se preguntó qué hacía un pedazo de mujer así con un contable más bien gordito.
Pero… ¿dónde estaba _____?, pensó, mirando alrededor.
—¡Nick! ¡Cuánto me alegro de que hayas venido! —exclamó Peggy al verlo—. Chicos, ha venido el jefe.
Inclinando un poco la cabeza, Nick se dirigió hacia ellos, sabiendo que la mitad del pub estaba pendiente de él. Había sido una estupidez ir al cumpleaños, se dijo. Aquél era el sitio perfecto para que lo reconocieran. Y eso era precisamente lo que no quería. Él no solía ir a bares o restaurantes y casi no recordaba cuándo fue la última vez que había salido de copas.
Pero Peggy ya había encontrado una silla para él y todos se apretaban para hacerle sitio. A su lado, Grover, el contable, y una de las chicas a las que no conocía.
Sin embargo, cuando ella levantó la cabeza, Nick comprobó que sí la conocía. La chica de la melena castaña y la increíble figura tenía el rostro ovalado de _____, los aterciopelados ojos castaños de _____ y el hoyito en la barbilla de _____.
Dios santo. Era como si le hubieran pegado un puñetazo en el estómago. Afortunadamente, no le había preguntado a Peggy dónde estaba.
—Hola, _____ —la saludó, haciendo un esfuerzo sobrehumano para actuar con normalidad—. Feliz cumpleaños. Otra vez.
—Te has perdido la tarta —dijo alguien.
—No pasa nada.
Nick seguía mirando a_____ , incapaz de entender cómo su eficaz y seria subdirectora se había convertido en… aquel pedazo de bombón.
Y era un bombón. En lugar de la típica camisa ancha, llevaba un vestidito negro ajustado…
lo llenaba a la perfección y estaba seguro de que no había pasado por el quirófano.
—¿No tienes nada que decir sobre la transformación de _____? —preguntó Peggy—. Nosotros hemos pasado a su lado sin reconocerla.
—Yo habría hecho lo mismo —consiguió decir Nick, apartando los ojos del escote de su subdirectora—. Menos mal que no va a la oficina así o tendríamos a los clientes haciendo cola para verla.
La camarera se acercó y Nick pidió una cerveza. _____ pidió otra copa, un líquido verde con hierbas. Pero nadie más pidió nada.
—Mejor no —dijo Sally, del departamento de administración—. Yo tengo que irme a casa para darle de comer a mis perros.
—Mi mujer me está esperando para cenar —se disculpó el jefe del departamento de seguridad personal.
Uno por uno, todos empezaron a despedirse, hasta que sólo quedaron Walker y la pelirroja, Peggy, _____ y él. Unos minutos después, Peggy también se levantó.
—Mi hijo pequeño tenía un partido de fútbol esta noche y me parece que llego a tiempo para recogerlo —sonrió, inclinándose para besar a _____ en la mejilla—. Nos vemos el lunes, guapa. Adiós, jefe, adiós Walker. Jennifer, encantada de conocerte.
—Lo mismo digo —dijo la pelirroja con una vocecita de niña pequeña que sonaba demasiado falsa para ser auténtica. Era la primera vez que hablaba y Nick no pudo evitar mirar a _____ con gesto de incredulidad.
Cuando ella le devolvió la mirada, había un brillo de burla en sus ojos castaños y Nick casi podía traducir lo que estaba pensando: «¿Esta chica de qué va?».
Entonces empezó a sentirse un poco más cómodo. Había cambiado su exterior, pero seguía siendo la misma; la persona con la que tenía una increíble habilidad para comunicarse sin palabras.
—Adiós —se despidieron _____ y Nick a la vez. Cuando Peggy desapareció, en la mesa hubo un incómodo silencio.
—Bueno, Walker, hemos contratado a una ayudante para el departamento de investigación —dijo ella, intentando salvar la situación—. Tiene mucha experiencia y será un buen complemento para Doug y para ti.
El equipo de investigación asistía a menudo en los casos de secuestro por temas de custodia, en los que Walker era un experto.
—¿Una mujer?
_____ asintió.
—Una mujer muy competente.
—Estupendo —dijo él—. Desde que recuperamos a esa niña que habían secuestrado sus parientes en Francia, tenemos más trabajo del que Doug y yo podemos abarcar. Alguien que tenga experiencia en el asunto es justo lo que necesitamos. Y seguramente es bueno incluir a una mujer en el equipo.
—¿Eres detective? —preguntó Jennifer, pestañeando como una muñeca—. No me lo habías dicho. ¡Qué emocionante!
—No te creas —dijo Walker. Parecía como si la corbata lo estuviera ahogando, pero no llevaba corbata.
Nick volvió a mirar a la pelirroja. Debajo de los kilos de maquillaje, parecía muy jovencita. Demasiado jovencita.
—¿A qué te dedicas, Jennifer? —preguntó_____ , como siempre, como si hubiera leído sus pensamientos.
—Ah, soy modelo —contestó la chica—. Bueno, quiero serlo. Ahora mismo estoy estudiando en la escuela Barbizon y trabajo en el departamento de maquillaje de Bloomingdale's.
¿Una aspirante a modelo? Debía tener por lo menos veinte años menos que Walker. ¿Qué estaba intentando probar aquel hombre? Nick dio un respingo cuando alguien le pegó una patada en la espinilla por debajo de la mesa. Se volvió para mirar a_____ , pero ella miraba a Jennifer con una inocente sonrisa en los labios.
—Ser modelo tiene que ser una profesión difícil —le dijo, con un falsísimo tono de interés.
—Ya te digo —suspiró Jennifer—. Pero también tiene que ser divertido ser la secretaria de estos chicos.
— _____no es la secretaria de nadie —explicó Walker—. Es mi jefa.
—Ah, tu jefa —sonrió Jennifer, como si no entendiera muy bien ese concepto—. Pues estando en un equipo de dirección, deberías aprender a optimizar tus talentos. Yo podría hacerte un cambio de imagen en un momento. Por ejemplo, estarías mucho mejor con un wonderbra y…
—Bueno —la interrumpió Walker—. Jennifer y yo tenemos que marcharnos._____ , espero que lo hayas pasado bien. Nos vemos el lunes, chicos.
Después de eso, se retiró prácticamente arrastrando a Jennifer hasta la puerta.
Nick lo observó, sin poder disimular una sonrisa.
—¿Optimizar tus talentos?
_____ no pudo contenerse más y soltó una carcajada. Su risa era contagiosa y, unos segundos después, Nick estaba riendo con ella.
—Un cambio de imagen… Si pudiera verme a diario saldría corriendo.
—Seguramente ya ha pasado su hora de irse a la cama —dijo Nick.
—Yo creo que Walker se ha vuelto loco —suspiró _____—. ¿Cómo puede salir con esa chica?—¿Quieres que te lo explique yo?
—Además de las razones obvias, quiero decir. ¿Qué pueden tener en común?
—¿Qué más necesitan? —bromeó Nick. Nada más decirlo se dio cuenta de que el comentario había sido una metedura de pata. Aunque a menudo se había preguntado cómo sería _____fuera de la oficina, nunca había compartido con ella un momento íntimo, ni, por supuesto, había deseado tomarla entre sus brazos.
Nervioso, se aclaró la garganta.
—Parece que nos han abandonado.
—No solemos quedarnos hasta muy tarde —le dijo ella—. Una copa, a veces una cena y ya está. Casi todos tienen familia —añadió, buscando su bolso—. Te agradezco que hayas venido, pero no tienes por qué quedarte.
—Ya lo sé —murmuró Nick, observando cómo se movía el vestido cada vez que ella se movía. De repente, volver a su solitario apartamento le parecía insoportable—. Pero estoy muerto de hambre, no he cenado. ¿Te importa tomar otra copa mientras yo pido algo de comer?
—¿Estás seguro? No lo harás por pena, ¿verdad?
Nick sonrió.
—Lo hago por hambre. Como solo demasiadas veces. ¿Por qué no te quedas?
No debería animarla. Estaba acostumbrado a comer solo y lo último que necesitaba era que su subdirectora pensara que estaba intentando ligar con ella. Sin embargo, esperaba atentamente su respuesta.
—De acuerdo —contestó _____, después de pensárselo un momento—. No tengo prisa por volver a casa.
—¿No tienes perro?
—Ni siquiera un canario —sonrió ella—. Mi jefe es muy exigente y nunca sé a qué hora voy a volver a casa.
—Nunca te has quejado. De hecho, sueles quedarte más tarde que yo en la oficina.
_____ se encogió de hombros y el gesto hizo que el vestido se pegara a sus curvas. Entonces se resbaló una de las tiras que lo sujetaban y ella se la volvió a colocar, con gesto impaciente.
—Como he dicho, no tengo prisa por volver a casa.
Nick tuvo que concentrarse para formar una frase coherente.
—Yo tampoco. Y agradezco la compañía.
Era verdad. Lo estaba pasando bien. Aunque _____ era más que eficiente y no le daba miedo opinar en la oficina sobre lo que hiciera falta, nunca tenían tiempo para hablar de cosas personales. Nick había descubierto más cosas sobre ella esa noche que en siete años.
—¿Vas a contarme el porqué de la transformación? Estás estupenda, pero es un cambio increíble.
—Mi madre me regaló este vestido por mi cumpleaños —suspiró ella—. Normalmente, las cosas que me manda son tan tremendas que no me las pondría ni muerta. Éste no estaba mal, así que…
—¿Y por qué te envía cosas tremendas?
Los ojos de _____ se oscurecieron mientras tomaba un sorbo de su copa.
—Porque así es mi madre: tremenda.
Volver arriba Ir abajo
jonaticaa15
Forista!


Cantidad de envíos : 120
Edad : 20
Fecha de inscripción : 22/01/2012

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 3rd 2012, 10:26

Nueva lectora
Siguela por favor me encanto <3
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 3rd 2012, 11:51

¡Nueva Lectora!
Por favor, siguela, ¿Si?
Es que me encantó, vamos, continua. ;D
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 3rd 2012, 15:05

Me encanto!!! Sube pronto please! Quiero saber que pasara!
Sube sube Very Happy
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT 02   Julio 3rd 2012, 16:42

Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT
Capítulo 2
—Me gustaría conocerla.
______ sacudió la cabeza y su pelo lo distrajo de inmediato. ¿Sería suave al tacto? ¿Cómo sería tener esa melena deslizándose por su cuerpo?
—En la vida —contestó ella, sorbiendo por la pajita—. Sólo nos vemos una vez al año y te aseguro que es más que suficiente.
Había cierto tono de amargura en su voz y Nick se preguntó cómo habría sido su infancia para producir una reacción así. Si le preguntaba directamente, seguramente ella se negaría a hablar del asunto, de modo que decidió preguntar de manera indirecta:
—¿Tienes hermanos?
Ella negó con la cabeza.
—No, soy hija única. Fui un accidente.
—¿Tu madre no quería tener hijos?
—No. Temía que arruinaran su imagen.
Ah, de modo que su madre era una mujer superficial. Resultaba extraño que hubiese tenido una hija como ______ , que hacía lo imposible por esconder su atractivo.
—¿Y se la arruinaste?
______ soltó una risita.
—No, pero lo intenté.
¿Había soltado una risita? ¿______ Smith, la subdirectora de SPP, había soltado una risita? No había una sola mujer en el planeta de la que menos esperase una risita.
—¿Cuántas copas has tomado?
—Esta es la tercera. Es un daiquiri, está buenísimo.
—Pero es el tercero. Cuando menos te lo esperes caerás al suelo redonda.
Cuando llegó la camarera, Nick pidió otra cerveza y algo de comer. ______ insistió en tomar otro de esos daiquiris.
—Vamos a sentarnos en esa mesa —le dijo Nick a la camarera, señalando una mesa para dos en la esquina.
—¿Por qué? —preguntó ______ , tomando su bolso.
—Porque ésta es demasiado grande para dos personas —contestó él, tomándola del brazo.
Una vez de pie, pudo ver que el vestido negro era muy corto. Cortísimo. Y dejaba al descubierto unas piernas kilométricas. Parecía más alta de lo normal porque llevaba zapatos de tacón.
A él le encantaban los zapatos de tacón en una mujer con buenas piernas. Y ______ tenía, desde luego, unas piernas estupendas. Largas, de muslos bien formados y tobillos finos. Pero sería mejor que dejara de pensar en las piernas de ______ , se dijo a sí mismo.
—Recuérdame que le dé las gracias a tu madre por este vestido.
Ella se quedó mirándolo, un poco sorprendida.
—¿Te gusta? —preguntó, inclinando a un lado la cabeza. Pero el gesto la hizo perder el equilibrio—. ¡Ay!
Nick le pasó un brazo por la cintura. ¿Por qué no se había dado cuenta hasta entonces de que tenía cinturita de avispa?
—Sí, me gusta.
Mucho más que eso. La parte de arriba se pegaba a sus curvas, dejando al descubierto un escote bastante impresionante. Y a él le habría gustado poner los labios en ese escote…
Decirse a sí mismo que eso sería la estupidez más grande del mundo no parecía ayudarlo mucho. Pero se sentó a su lado intentando no acorralarla. Aunque la mesa era demasiado pequeña para un hombre tan grande como él y no podía evitar rozar las piernas de ______ por debajo.
—Parece que esta mesa es muy pequeña, ¿no?
Nick intentó apartarse un poco, pero hiciera lo que hiciera su pierna rozaba contra el muslo de _____. El muslo desnudo de _____.
La camarera llegó entonces con su cena.
—Come unas patatas fritas —sugirió Nick.
—Ya he cenado.
—A ver si lo adivino: ¿una ensalada?
—Una ensalada del chef, con jamón. ¿Cómo lo sabes?
—Porque eso es lo que pides siempre que comemos con algún cliente —contestó él. No se acordaba de su cumpleaños, pero al menos recordaba eso—. Come unas patatas fritas, anda.
—Tú lo que quieres es que no me emborrache —lo acusó _____.
—Exactamente.
—Pero es que yo quiero emborracharme. Tengo que emborracharme esta noche si quiero conocer a algún hombre.
Nick, que estaba tomando un trago de cerveza en ese momento, estuvo a punto de atragantarse.
—¿Qué? ¿A quién quieres conocer?
No pensaba dejar que se fuera con un desconocido en ese estado.
—A nadie en particular —contestó ella, con voz tristona. Eso también era nuevo, ____ deprimida. En el trabajo, era una mujer sensata que casi nunca se disgustaba. Pero en aquel momento, prácticamente estaba haciendo pucheros.
—¿Estás diciendo que piensas ligar con un desconocido esta noche… y en ese estado? No, de eso nada —le espetó Nick, levantándose—. No, no y no.
—¡Un momento! —exclamó _____ cuando él empezó a tirar de su brazo. Se agarró a la mesa, pero sólo consiguió arrastrarla con ella—. ¡Nick, por favor! ¡Estás montando una escena!
No había una frase que temiera más que ésa, de modo que la soltó a toda prisa y volvió a colocar la mesa en su sitio, sintiendo la mirada del resto de los parroquianos clavada en su espalda. Una vez colocada, _____ volvió a sentarse y él hizo lo propio, pero señalándola acusadoramente con el dedo.
—No vas a salir de este bar con nadie más que conmigo. ¿De acuerdo?
Del parpadeó, mirando el dedo acusador.
—¿Quieres que te muerda?
—¿Qué? Ah, ya entiendo —murmuró Nick, mirándola con cara de malas pulgas—. Estás intentando cambiar de tema.
—Exactamente —asintió ella, tomando una patata frita. Al ver cómo se la metía en la boca, Nick tuvo que apartar la mirada.
—¿Por qué? Con las cosas que pasan hoy en día, ¿por qué vas a arriesgarte con un extraño?
—Es muy sencillo —contestó ella, tomando un sorbo de su copa—. ¿Sabes cuántos años cumplo hoy?
Nick negó con la cabeza. Nunca se había preguntado su edad. Para él, sólo era _____.
—Empezamos a trabajar juntos hace siete años —murmuró, como pensando en voz alta.
—Eso es. Y yo acababa de terminar la carrera. Hoy cumplo veintinueve.
—¿Felicidades? —sonrió Nick, divertido por su cara de enfado.
—¡No! Acabo de cumplir veintinueve años y nunca he tenido novio, y mucho menos amante, en toda mi vida. Soy una solterona. Y me niego a dejar que pase otro año sin saber por qué todo el mundo habla tanto del sexo.
Para Nick, fue como si lo hubiera golpeado en la cabeza con un bate de béisbol.
—Tú nunca… nunca…
—No, nunca —suspiró _____—. Nunca.
—¿Por qué?
¿Por qué una mujer tan atractiva como _____ Smith seguía siendo virgen a los veintinueve años? Nick no entendía nada. Sabía que debía responder como un amigo, pero su cuerpo estaba respondiendo como si fuera un animal en celo.
—Eres una mujer guapísima, _____. No puedo creer que nunca hayas encontrado a un hombre interesado en ti.
Ella lo miró, escéptica, arqueando una ceja.
—No seas ridículo. Tú sabes tan bien como yo que mi forma de vestir no es exactamente la fantasía de ningún hombre.
—¿Y qué? Podrías haber encontrado a alguien si quisieras. Tú escondes tu atractivo como otra gente esconde su dinero.
—Por eso. Es que nunca he querido llamar la atención de un hombre —suspiró _____—. Cuando era más joven, mi madre era una chica alegre y solía organizar fiestas en casa. Fiestas con alcohol, con hombres… Ha estado casada varias veces desde que mi padre murió, pero sus matrimonios no duraron nada.
Había mucho dolor en esa explicación y, de repente, a Nick le resultó fácil dejar de pensar en sí mismo.
—¿Dónde estabas tú cuando tu madre hacía esas fiestas?
—En mi habitación. Pero podía oír todo lo que pasaba en el piso de abajo. Solía espiar muchas veces desde el pasillo, pero una noche, un hombre intentó —Del hizo una mueca de asco— propasarse. Mi padrastro del momento lo echó de casa a patadas, pero cuando me hice mayor, mi madre decidió casarme a toda costa. Empezó a presentarme a posibles maridos cuando cumplí los dieciséis años.
Nick se dio cuenta de que estaba apretando los puños e hizo un esfuerzo consciente por relajarse, respirando profundamente.
—Empiezo a entender por qué vistes como vistes.
Ella sonrió, señalándole con una patata frita, como si fuera un puntero.
—Exactamente.
—¿Y cómo escapaste de allí?
—Me fui a una universidad al otro lado del país. Y ya conoces el resto. Empecé a trabajar para ti tres semanas después de terminar la carrera.
Nick lo recordaba bien. Le había hablado de su nueva agencia a un amigo al que conoció mientras estaba convaleciente. El hombre le había dicho que conocía a una chica con un título en administración de empresas y le dio muy buenas referencias.
No quería ni imaginarse cómo habría sido la infancia de _____. Visiones de una niña mal vestida en una casa sucia, luchando contra los amigos borrachos de su madre… ¿Por qué no había sabido nada de aquello hasta ahora?
Pero sabía por qué, pensó, mientras comía el sándwich que había pedido. Porque él no era el tipo de persona que inspiraba confidencias. Y _____ , sin el alcohol que había consumido esa noche, no era el tipo de persona que las hacía. Nick agradeció al cielo que lo hubiese llevado allí esa noche. Claramente, lo había puesto en el camino de _____ para evitar que cometiese un terrible error.
—Te agradezco que me hayas contado eso. Pero, ¿por qué ahora? Si has decidido que estás interesada en mantener una relación sentimental, ¿por qué no lo haces de una forma más convencional?
—¿Una relación sentimental? —repitió ella, haciendo una mueca—. No, de eso nada. No quiero que un hombre intente hacerme creer que me quiere —añadió, riendo, aunque había poco humor en esa risa—. Mi madre ha sido un ejemplo increíble de lo que es un matrimonio. Gracias, pero paso.
—Muy bien. Así que no quieres una relación sentimental. Pero, ¿por qué buscar un extraño en un bar?
Ella lo miró como si estuviera loco.
—¿Y dónde quieres que lo encuentre, en una iglesia?
—Hay otros sitios donde conocer hombres.
—¿Por ejemplo?
Maldición. No se le ocurría ninguno, excepto…
—¿Qué tal una agencia de contactos?
—¿Tú harías eso?
—Ni muerto —contestó Nick. Entonces se dio cuenta de lo que había dicho—. Ah, ya, era una pregunta trampa.
Había tenido multitud de ocasiones para familiarizarse con la terquedad de _____. Y, por su expresión, que parecía decir: «Puedes decir lo que quieras, yo pienso hacer las cosas a mi manera», supo que no iba a hacerle ni caso.
—No hay nada malo en ser virgen —dijo, a la desesperada.
—¿Tú eres virgen?
—¡Claro que no! Pero… ése no es el asunto.
—¿Por qué? ¿Porque tú eres un hombre? —de repente, había lágrimas en sus ojos.
Oh, no. Lágrimas. Él odiaba las lágrimas.
En los siete años que llevaban trabajando juntos, jamás había visto llorar a _____.
—No, claro que no. Sólo porque… porque —no sabía qué decir y, por supuesto, ella no iba a ayudarlo.
De repente, _____l se levantó.
—¿Lo ves? No se te ocurre una sola razón —le espetó, dirigiéndose a la barra.
Nick se quedó con la boca abierta mientras la veía cruzar el pub sobre aquellos altísimos tacones. Esos tacones que hacían que sus piernas pareciesen interminables. Era increíble que aquélla fuese la primera vez en siete años que le veía las piernas. Tan increíble como la conversación que acababan de mantener.
Entonces vio que _____ se había sentado en un taburete de la barra. Pero no podía ser. No iba a dejar que hiciera eso. A toda prisa, dejó un billete sobre la mesa y se levantó para acercarse a la barra.
—… trabajo para una empresa de seguridad. Ya sabes, alarmas para las casas y cosas así —le decía al tipo que estaba sentado a su lado.
Incluso medio borracha y cabreada con él, Nick se percató de que intentaba ser discreta sobre la empresa. Habían acordado mucho tiempo atrás que la mejor publicidad era el boca a boca, que no a todo el mundo le interesaba el tipo de trabajo que hacían.
—Hola —dijo Nick.
_____ se volvió.
—Vete.
—Ahora mismo. Y tú vienes conmigo —dijo él. Y, con un rápido movimiento, se la echó al hombro como si fuera un bombero.
—¡Nick!
—Oiga, amigo… —empezó a decir el tipo que estaba sentado a su lado. Nick lo fulminó con la mirada.
—La señorita está conmigo.
El hombre levantó las manos, con cara de susto.
—Muy bien. Si es así… Yo sólo estaba charlando con ella. No sabía…
Su voz se perdió mientras salían del bar.
______ se agitaba, intentando que la soltase, y Nick tuvo que apretar su trasero. La falda era tan corta que podría meter la mano por debajo y… ¡por favor! ¿En qué estaba pensando?
—Cálmate —le aconsejó, pasando una mano por sus bien formadas pantorrillas—. ¿Haces mucho ejercicio?
—Te mato —dijo ella, con voz ahogada. Probablemente porque tenía la cara enterrada en su camisa.
—No lo creo —sonrió Nick, dejándola sobre la acera—. Mañana por la mañana me darás las gracias.
______ se apartó el pelo de la cara y él tuvo que controlar el deseo que provocó ese gesto. Un gesto increíblemente sexy que hacían las mujeres sin darse cuenta.
—¡De eso nada!
Nunca antes la había visto tan desafiante. ______ se abrazó a sí misma, como si tuviera frío, que debía tenerlo con aquel vestidito tan corto, y le temblaba la voz cuando volvió a hablar:
—Mañana por la mañana seré más vieja que hoy. Ningún hombre me querrá nunca.
A la luz de la farola, Nick vio que había dos lágrimas corriendo por sus mejillas.
«Oh, no, eso no». Odiaba ver llorar a una mujer. No había nada en la vida para lo que no lo hubiesen entrenado durante sus años en el grupo especial de la marina, los Navy Seal, excepto para las lágrimas femeninas.
—¡Deja de llorar, maldita sea!
De repente, Nick perdió la paciencia con ella, consigo mismo y con toda aquella historia. ¿Por qué demonios intentaba apartarse de ______ ? La deseaba, la había deseado desde… desde siempre. Pero nunca había querido admitirlo.
—No eres vieja. Y si estás tan decidida a perder tu virginidad esta noche, puedes hacerlo conmigo.
—¿Contigo? —repitió ella, con expresión horrorizada.
—Conmigo —repitió Nick—. Me ducho todos los días, no soy violento, a menos que no haya más remedio, y soy una persona de confianza. Además, se me da bien el sexo. Te gustará. —«Ya mí también, cariño», pensó—. Y ahora, sube al coche.
Rápidamente, antes de que ella pudiera discutir, la tomó por la cintura y prácticamente la empujó para subirla al jeep.
—Te traeré mañana para que puedas recoger tu coche. Esta noche no vas a conducir.
Luego cerró la puerta, dio la vuelta y se colocó tras el volante del Jeep Cherokee.______ no se había movido, ni siquiera se había puesto el cinturón de seguridad, de modo que lo hizo él. Cuando, por accidente, rozó sus pechos con el brazo, ella dejó escapar un gemido como de terror y se quedó muy quieta. El pulso de Nick se aceleró, pero contuvo el impulso de devorarla allí mismo. Estaban muy cerca. Podía oler su perfume, podía sentir su aliento en la cara, ver cómo su pecho subía y bajaba…
—¿Estas bien? —preguntó, con voz ronca.
—No —contestó ______ . Nick vio que otra lágrima rodaba por su mejilla y la secó con un dedo.
—Sí, estás bien. Y ahora deja que te lleve a casa.
Ella permaneció en silencio mientras arrancaba el jeep. Sabía su dirección, aunque nunca había estado allí, y no le hizo falta que le diera indicaciones hasta que llegó a su calle.
—Ahora, gira a la izquierda. Es la tercera casa a la derecha.
La tercera casa a la derecha resultó ser una casa de dos pisos con grandes ventanales.
Después de aparcar, la ayudó a salir del coche y la siguió por la acera. Se tambaleaba un poquito sobre los tacones y no sabía si era por el alcohol o por la falta de práctica, pero la tomó por la cintura de todas formas, disfrutando de la sensación de tener aquel cuerpo apretado contra el suyo.
«Pronto», se dijo a sí mismo. «Pronto sabrás todo lo que hay que saber sobre el cuerpo que ha estado escondido bajo la ropa ancha durante todos estos años».
Cuando ______ sacó las llaves del bolso, Nick se las quitó de las manos y ella lo miró con los ojos oscurecidos.
—Mira, Nick, esta noche he bebido más de la cuenta y… bueno, ya sé que estabas bromeando y te agradezco mucho que me hayas echado un cable…
—¿Por qué crees que estaba bromeando?
______ se mordió los labios.
—Porque no quieres acostarte conmigo. Sólo estás intentando ser amable.
Nick negó con la cabeza.
—No estoy intentando ser amable —dijo por fin, pensativo—. Y sí quiero acostarme contigo. Hace tiempo que quiero acostarme contigo.
______ se quedó boquiabierta.
—¿En serio? ¿No lo dices sólo para que me sienta mejor?
—No.
—Pero entonces…
—Estamos perdiendo el tiempo —la interrumpió él, abriendo la puerta—. ¿Qué has dicho antes? ¿Que mañana serías más vieja? —Nick empujó la puerta y se volvió para tomar su cara entre las manos, mirando sus ojos oscuros, sus labios trémulos—. Tú has empezado esto y tú puedes terminarlo,______ .

Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 3rd 2012, 20:02

Oh por Diooooooos!
Solo siguela, sube pronto!
Por favor, necesito saber que más va a pasar, vamos, sube pronto!
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
JustKeepDreaming~
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 261
Edad : 20
Fecha de inscripción : 29/09/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 3rd 2012, 21:08

Nueva lectora..
Me encanto el cap C:
Siguela Pronto..!!
Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 4th 2012, 11:20

ohhhh
me encanto
debes seguirla
esta muy buena


ah lo olvidaba nueva lectora Very Happy


chau
xoxo
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT 03   Julio 4th 2012, 19:46

Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT
Capítulo 3
Entonces la besó. Sujetando su cara entre las manos, puso sus labios sobre los de ella como había soñado hacer un millón de veces. Sueños que no había admitido hasta aquella noche.
Sus labios eran muy suaves, muy cálidos. Y, para su sorpresa, no se apartó. No, todo lo contrario, le devolvió el beso. Al principio, con cierta torpeza, pero se lo estaba devolviendo.
«Es virgen», se recordó a sí mismo. «Tienes que ir despacio». Le hizo el amor con la boca, con la lengua, aplastando sus labios hasta que ella empezó a hacer lo mismo. Estaba deseando tocarla, agarrar su trasero, apretarla contra su carne palpitante hasta que no tuviese ninguna duda sobre su interés por ella. Pero se obligó a sí mismo a mantener las manos en su cara, concentrado en excitarla. Lentamente, ella se abrió, invitándolo e incluso rozándolo tímidamente con la lengua. Sabía a esa bebida verde que había tomado, el daiquiri. Nick enterró la lengua profundamente en el interior de su boca, diciéndole sin palabras lo que quería hacerle con el resto del cuerpo.
Cuando por fin se apartó, _____ dejó caer la cabeza sobre su pecho.
—Deberías llevar una etiqueta de advertencia: explosivo —murmuró.
Sonriendo, Nick besó su pelo.
—¿Puedo entrar?
Ella volvió a levantar la cabeza. Tenía los labios hinchados, brillantes de sus besos.
—Pensé que no tenía alternativa.
—No la tienes —dijo él, acariciando su cuello. Era como una droga; ahora que por fin había conseguido tocarla no estaba seguro de poder parar.
_____ dejó escapar una especie de bufido, pero no se apartó.
—¿Y si dijera que no?
—Entonces tendría que conquistarte con mi irresistibilidad.
—Esa palabra no existe, idiota.
Nick estaba encantado de tener de nuevo a la _____ de siempre, en lugar de la _____ frágil y llorosa del coche.
—¿Te apuestas algo?
—No.
Nick sonrió. Nunca había pensado en su extraordinaria relación profesional con _____. Se habían llevado bien desde el primer día, a menudo pensando lo mismo en el mismo instante.
Desde el principio, _____ no había tenido miedo de dar su opinión, de llevarle la contraria y discutir con él cuando le parecía bien. Según iba adquiriendo experiencia, Nick había tenido que darle la razón en muchas ocasiones. De hecho, la mitad de las veces, era _____ quien llevaba razón.
Formaban un buen equipo, pensó, deslizando las manos hasta su cintura. Él ofrecía a sus clientes un conocimiento profesional de los sistemas de seguridad, _____sabía cómo llevar una empresa. Habían aprendido mucho el uno del otro y sus diferentes estilos de vida se mezclaban bien.
Nick sabía que la mitad de los empleados le tenían miedo. No se le daban demasiado bien las relaciones sociales… «Sé sincero, Nick». La verdad era que se le daban fatal las relaciones sociales. No tenía paciencia, ni delicadeza. Eso se lo dejaba a ._____ Ella era simpática, agradable y todas esas cosas. Pero también era una persona firme y tenía buen olfato para la mentira. Y Nick apostaría por ella en cualquier enfrentamiento.
Sí, eran un buen equipo. Y, por lo visto, no sólo en la oficina.
_____parecía un poco más relajada. Ahora era él quien estaba tenso. E iba a tardar un rato en dejar de estarlo.
—¿Nick? —Del tenía la cabeza apoyada en su hombro.
—¿Sí?
—¿Puedo hacerte una pregunta?
—No lo sé. Deberíamos entrar en casa para estar más cómodos.
—Muy bien.
Nick la tomó en brazos, riendo.
—¿Qué te ha dado esta noche? Aunque debo decir que me gusta más esto que lo de antes.
Sin dejar de reír, entró en la casa y cerró la puerta con el pie. En el pasillo había una lamparita encendida que iluminaba el camino lo suficiente como para no chocarse con nada. Cuando llegó al salón, Nick se dejó caer en el sofá, con ella en su regazo. No era un mal arreglo, pensó para sí mismo, quitándose las gafas.
—¿Qué querías preguntarme?
Del respiró profundamente y, al hacerlo, sus pechos rozaron el torso masculino. Nick tuvo que tragar saliva. Tenía los brazos alrededor de su cuello y estaba jugando con el cuello de su camisa… Era un gesto íntimo, erótico, y su cuerpo respondió inmediatamente.
—Varias cosas, en realidad.
—¿Ibas a irte con un extraño y ahora quieres interrogarme? De eso nada —inclinando la cabeza, _____ volvió a buscar sus labios.
_____ se apretó contra él, completamente desinhibida. A Sam le parecía imposible estar sentado allí, con _____ Smith entre sus brazos.
No sólo entre sus brazos. Sentada encima de él, aplastaba la cremallera de su pantalón con el trasero… y Sam sentía que estaba a punto de estallar.
Sin decir una palabra, empezó a acariciar su estómago plano, subiendo y bajando, creando una fricción que, obviamente, _____ encontraba muy excitante.
—Tócame —dijo ella en voz baja, llevando las manos masculinas hacia sus pechos. Nick la acarició hasta que los pezones se pusieron duros bajo la tela del vestido.
—Es hora de quitarte ese vestido —murmuró, abrazándola para levantarse. No pesaba nada. Seguramente nunca había pensado en _____ como una mujer delicada y frágil, pero eso era exactamente bajo su apariencia de competencia profesional—. ¿Dónde está el dormitorio?
—Al final del pasillo —contestó ella, deslizando un dedo por sus labios—. Pero no sabía que hiciese falta una cama.
Nick entró en el dormitorio, sonriendo.
—Para la primera vez, yo creo que es lo mejor.
—Ya.
—Oye, todo va a salir bien.
_____ intentó sonreír.
—Lo sé. Es que estoy un poco nerviosa.
Seguramente, a muchas mujeres les pasaba lo mismo la primera vez que se entregaban a un hombre. Y decir que todo iba a salir bien no la estaba ayudando nada. Tendría que demostrárselo.
La habitación estaba a oscuras y Nick no se molestó en encender la lámpara. Había suficiente luz con la del pasillo y con la luz de la luna, que entraba por la ventana. Además, sospechaba que estaría más cómoda a oscuras.
Después de dejarla en el suelo, la ayudó a quitarse el vestido y apartó luego su larguísima melena para verla bien. Lo único que llevaba debajo era un sujetador negro y unas braguitas del mismo color.
Cuando vio su delicada figura, tan bien proporcionada, tuvo que hacer un esfuerzo para no tirarse encima como un animal.
—_____, no puedo creer que me hayas escondido ese cuerpo durante tantos años. Qué tonto he sido.
Ella sonrió de nuevo, quizá un poco más tranquila.
—No quería que supieras que estaba interesada.
—¿Lo estás?
Ella asintió.
—Mucho.
«Mucho». Y sí, lo había escondido bien. Si hubiera sabido que un par de copas iban a descubrirle la verdad, la habría invitado a salir mucho antes.
Nick empezó a acariciar su cuello suavemente, deslizando las manos hasta su espalda para desabrochar el sujetador. Había pasado mucho tiempo pero, afortunadamente, no había olvidado la técnica.
—Muy bonitos —murmuró, extasiado—. Muy bonitos.
Empezó a acariciar sus pechos, rozando los pezones con el pulgar y sintiendo que se levantaban con el roce. La apretó contra él de nuevo, echándola un poquito hacia atrás para tomar un pezón en la boca. Despacio, pasó la lengua por la areola y luego sopló sobre la sensible piel, sonriendo al ver que ella intentaba disimular un escalofrío. Empezó a chuparlo suavemente, jugando con la lengua… Y entonces sintió que _____se dejaba hacer, que era suya, toda suya.
Despacio, la puso de pie y se arrodilló delante de ella.
—¿Qué haces? —preguntó _____, agarrándose a sus hombros.
Como respuesta, Nick le bajó las braguitas.
—Se nos habían olvidado —murmuró, haciendo un esfuerzo para no enterrar la cara en el triángulo de vello oscuro entre sus piernas. _____ no estaba acostumbrada a tales intimidades, pensó. Así que se levantó, llevándola hacia la cama mientras se quitaba la camiseta y los zapatos.
—¿Por qué no nos tumbamos?
Si tuviera más experiencia, hacerlo de pie no sería un problema. Pero quería que estuviese cómoda, que tuviera magníficos recuerdos de su primera vez. Su primera vez con él.
_____ iba a tumbarse en la cama, pero de pronto se detuvo.
—¿Tú no vas desnudarte?
Nick asintió.
—Claro. Y tú puedes ayudarme —le dijo, llevando sus manos hasta la hebilla del cinturón. Cerró los ojos, alborozado, cuando sintió sus manitas rozando el bulto bajo los pantalones. Cuando bajó la cremallera, _____ dejó escapar una exclamación.
Nick miró hacia abajo. La silueta que se veía bajo los calzoncillos dejaba poco a la imaginación. Metiendo los dedos por debajo del elástico, se quitó calzoncillos y pantalones de un tirón. Al liberarse completamente, se preguntó qué estaría pensando ella. ¿Habría visto a un hombre desnudo alguna vez?
Cuando estaba a punto de decirle que no tuviese miedo, _____ musitó:
—¿Puedo… tocarte?
Nick sonrió, intentando no parecer el lobo feroz a punto de comerse a Caperucita.
—Claro.
Pero una vez obtenido el permiso, ella vaciló. Intentando portarse con naturalidad, Nick tomó su mano y la colocó sobre su rígido miembro.
Ella levantó la mirada, con los ojos brillantes.
—¡Es suave!
—Sí, bueno…
—Quiero decir que la piel es suave, como de terciopelo —murmuró _____, explorando un poco, deslizando la punta de los dedos arriba y abajo. Un escalofrío lo recorrió entonces de arriba abajo.
—Eso me ha gustado mucho, pero si no quieres que termine ahora mismo, será mejor que pares.
—Lo siento —se disculpó _____, muy seria.
—Yo también.
Nick apartó el embozo de la cama y ella se tumbó, mirándolo muy seria mientras se ponía un preservativo. Cuando se tumbó a su lado, le pareció como si nunca hubiera vivido un momento tan erótico. La besó despacio, acariciando sus pechos, perdiéndose en su olor, besándola apasionadamente mientras deslizaba una mano hacia el triángulo de rizos entre sus muslos.
—¿Qué haces? —murmuró _____.
Nick sabía que no era una pregunta literal.
—Intento ir despacio —contestó, enterrando un dedo entre sus pliegues—. Abre las piernas.
Ella se dejó hacer, con los ojos muy abiertos, mientras Nick separaba sus piernas con la mano. Estaba húmeda y respondía a sus caricias como si no fuera la primera vez. Pronto descubrió que era muy, muy estrecha y empezó a sudar al imaginar cómo sería estar dentro de ella. Sería mejor no pensarlo por el momento, se dijo.
—¿Estás bien? —le preguntó con voz ronca.
—No me duele.
Nick sonrió, sin dejar de acariciarla, ahora usando dos dedos.
_____ jadeaba, restregándose contra su mano. Nick sonrió para sí mismo mientras inclinaba la cabeza para besar sus pechos de nuevo. Al mismo tiempo, buscaba entre los rizos el capullo escondido… Ella emitió una especie de gemido ronco cuando lo tocó. Y cuando empezó a acariciarlo sabiamente, levantó las caderas sin darse cuenta.
—¡Nick!
—Tranquila, disfruta.
Para su sorpresa, ella respondía ante cada caricia, ante cada beso. Acariciaba su espalda con manos sudorosas, clavándole las uñas…
Nick empezaba a tener dificultades para controlarse. El roce de sus caderas desnudas era muy estimulante y pronto se encontró a sí mismo restregándose contra ella.
Por fin, cuando pensó que ya estaba preparada, se colocó encima. _____ lo aceptó encantada, abriendo las piernas para que pudiera instalarse entre ellas. Tener aquel cuerpo tan suave bajo el suyo amenazaba con nacerle perder el control y rápidamente se colocó en posición.
—Puede que, al principio, no te sea cómodo.
—No me importa —dijo ella, apretando sus nalgas—. Me gusta.
Nick se obligó a sí mismo a ir despacio, a penetrarla milímetro a milímetro; entraba un poco y salía después para no hacerle daño. Una y otra vez, repitió el movimiento, los bíceps estaban hinchados por el esfuerzo de sujetar todo su peso, todos los músculos de su cuerpo se encontraban en tensión. Ella no parecía sentir dolor y, de repente, arqueó la espalda, levantando las caderas para ofrecérselo todo. Nick, a punto de perder la cabeza, empezó a mover las caderas, cada vez con más fuerza, más rápido, apretando los dientes.
—_____… no puedo esperar.
—Yo tampoco. Hazme el amor, Nick.
Era imposible resistirse. Nick dejó que su cuerpo encontrase el ritmo, obligándola a seguirlo, sintiendo un placer extremo con cada envite. La tensión se hacía insoportable, los escalofríos más profundos. _____ se movía debajo de él, con la misma pasión.
Cada vez que entraba en ella, dejaba escapar un gemido, un suspiro de placer que iba aumentando de volumen hasta que empezó a convulsionarse, sus músculos interiores apretándolo cada vez más, sacándole todo. Nick no podía esperar, no podía aguantar más. Y completó el ritual sexual de la forma más primitiva, arqueando la espalda y enviando su semilla hacia delante con una explosión final que lo dejó sin aliento.
Cayó encima de ella, enterrando la cara en su cuello. _____ lo abrazó con fuerza, apasionadamente, y eso despertó en él una sensación nueva, desconocida.
Y supo entonces que iba a hacer todo lo posible por pasar muchas noches en la cama de _____ Smith, con su cuerpo delgado bien apretado contra el suyo.

Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 4th 2012, 22:56

Oh mi Dios
me encanto el capi
debes seguirla


chau
xoxo
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 19
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 4th 2012, 23:49

awwww me guusto muucho Smile
nuuueva leectoora
siguuela!!
Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 5th 2012, 00:39

síguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
IshPaniagua
Novia De..


Cantidad de envíos : 558
Edad : 21
Fecha de inscripción : 06/04/2010

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 5th 2012, 07:21

sigue ♥
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/IshPaniagua
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 5th 2012, 07:34

siguelaaaa...

NUEVA LECTORA^^

SIGUELA PORFA



.......................................................................................


Pasen por mis noves

The duff (TERMINADA / joe y tu adaptada hot)
http://jbvenezuela.activoforo.com/t10934-the-duff-joe-jonas-y-tu-adaptada

Criminal love (nick y tu.. mia^^ TERMINADA)
http://jbvenezuela.activoforo.com/t10908-crimal-love-nicktu

Tercer Deseo
http://jbvenezuela.activoforo.com/t10976-tercer-deseo-joetu#421725



Denle click.. no se arrepentiran^^



La adoro!!!



Adorable


Linda


sexys:



El amor de mi vida



La grandiosa y fabulosa: la admiro

Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 5th 2012, 10:14

síguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 19
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 5th 2012, 22:56

nuueva lectora! Me encanto, siguela!
Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 5th 2012, 23:01

síguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 19
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 6th 2012, 11:50

siguuelaa¡
Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 6th 2012, 16:17

síguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
MARIIA LUIISA
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2180
Edad : 18
Localización : en la luna disfrutando con chizi
Fecha de inscripción : 05/04/2012

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 6th 2012, 18:58

Hola
Soy Nueva Lectora
me encanta tu novela
ahh ame los capitulos
por favor siguela
no se te valla a ocurrir
abandonarla por que si no te mato ok no
jejeje
bueno
siguela
cuidate
bye
Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 6th 2012, 19:07

síguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
MenizdeJonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 632
Edad : 20
Localización : Aquí pasando el rato con el Nicho, el Jose y el Kevo ;) (Colombia)
Fecha de inscripción : 03/10/2011

MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Julio 6th 2012, 19:08

síguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Por los servicios prestados Nick&Tú 04   Julio 7th 2012, 13:09

Capítulo 4
¿Por qué no hemos hecho esto antes? preguntó Nick, besando su cuello.
Ella se encogió de hombros.
Yo siempre había querido que te fijaras en mí.
Y me había fijado en ti. Durante los últimos años he pasado muchas horas preguntándome qué habría exactamente bajo esas camisas tan anchas sonrió Nick, acariciando sus pechos. Ahora lo sé añadió, satisfecho.
¿Te habías fijado en mí? ¿Y por qué nunca dijiste nada?
Nick se encogió de hombros.
Soy tímido.
A _____ le dio la risa y Nick empezó a hacerle cosquillas hasta que tuvo que gritar para que la dejase en paz. Luego ella encontró sus cosquillas y fue Nick quien tuvo que gritar que parase.
Se me ocurren muchos adjetivos para describirte, pero «tímido» no es uno de ellos.
¿Ah, no? ¿Y cómo me describirías? sonrió él, pasándole una pierna por encima.
Antipático.
¿Yo? Nick estaba demasiado preocupado por su respuesta corporal como para sentirse ofendido. El juego lo había excitado de nuevo y su rodilla estaba rozando un territorio muy peligroso. Tenerla tan cerca, tan disponible, era una forma de tortura porque sabía que no estaba preparada para hacerlo otra vez esa noche.
Todo el mundo en la oficina se echa a temblar cuando tú llegas.
¿En serio?
Sí, das miedo rió_____ . Aunque eres muy sexy, debo reconocerlo.
Claro que soy sexy. ¿Qué más soy?
Listo, seductor, sorprendentemente generoso
Por favor, voy a ponerme colorado.
_____ tuvo que disimular un bostezo.
Tengo sueño.
Pues duérmete.
¿Vas a quedarte a dormir?
Sí contestó Nick.
«Intenta librarte de mí, cariño».
Por alguna razón, pensó en la pregunta que le había hecho antes: «¿Te habías fijado en mí? ¿Por qué no dijiste nada?».
¿Por qué nunca se le había ocurrido pedirle que saliera con él? Y enseguida supo la respuesta.
¿Quieres saber por qué nunca te he pedido que salieras conmigo?
Sí murmuró ella, medio dormida.
Porque tenía miedo de lo que pudiera pasar cuando todo terminase. Habrías querido irte de la empresa y yo no podría soportarlo. Te necesito,_____ .
Ella le dio un beso en la mejilla.
Yo también te necesito.
Pero no era verdad. _____ podía seguir adelante sin él. Pero si lo dejaba y no volvía a verla
No me imagino llevando la empresa sin ti era una frase inadecuada, pero no podía expresar lo que sentía de otra forma.
¿Había sido cosa de su imaginación o _____ se apartó un poco? Esteban no se movió, pensativo. ¿No se sentiría bien pagada por su trabajo? Él pensaba que sí, pero quizá deberían hablarlo.
O quizá era más que eso. A veces se había preguntado si debería hacerla socia de la empresa No sabía si_____ lo había pensado y tampoco sabía si tenía dinero para invertir, pero se lo merecía. SPP no existiría si no fuera por ella, eso seguro.
Afortunadamente, no tendrás que hacerlo dijo _____ entonces. Buenas noches.
Esteban conocía lo suficiente a las mujeres como para saber cuándo una no quería seguir hablando, de modo que se mantuvo en silencio. En lugar de decir nada la besó despacito y ella le devolvió el beso.
Mmmmm ¿qué es eso que noto ahí abajo?
Soy yo, mostrándote mi aprecio.
_____soltó una carcajada. Y, para su sorpresa, empezó a tocarlo.
No sabía que los hombres pudieran
Algunos hombres pueden dijo él, apretándose descaradamente contra su mano. Y nos encanta añadió, abriendo las piernas para dejar que hiciera lo que quisiera. ¿Quieres jugar?
Ella levantó la cabeza, sonriendo.
Me encantaría.

A la mañana siguiente, Nick despertó en una cama vacía. El reloj marcaba más de las nueve y la luz del sol entraba en la ordenada habitación de Nick, pintada de azul y blanco.
Después de desperezarse, se dio una ducha y siguió el olor a café y beicon hasta la cocina.
Nick estaba sentada frente a la mesa, con una taza de café en la mano, leyendo el periódico. Con el pelo suelto sobre los hombros, deliciosamente despeinada, llevaba un pantalón de pijama y una camisola que revelaba la forma redondeada de sus pechos como nunca lo habían hecho las camisas que llevaba a la oficina.
Cuando sus ojos se encontraron, Nick sintió algo por dentro.
Buenos días. ¿Has dormido bien?
Lo había preguntado sin sonreír y eso lo sorprendió. Pero entonces descubrió el porqué: se sentía avergonzada por lo de la noche anterior, por las cosas que había dicho y hecho. Y quería que se marchase.
Nick esperaba que no fuera eso lo que de verdad quería porque no tenía intención de que su relación volviera a ser la de antes.
Se alegraba mucho de haberse acostado con_____ . Habían pasado más de ocho años desde la última vez que una mujer fue algo más que un simple alivio y, hasta aquel momento, no se había dado cuenta de cómo echaba de menos la intimidad. No había querido darse cuenta, seguramente.
Nick la sentó sobre sus rodillas y tomó un sorbo de su taza de café.
Buenos días dijo, acariciando su pelo. He dormido muy bien, pero me he despertado sólito.
Lo siento se disculpó _____. Pensé que querrías levantarte tarde.
Prefiero estar contigo.
Inmediatamente, sintió que ella se relajaba. De modo que no estaba equivocado
¿Qué quieres hacer hoy?
No lo sé.
¿Qué sueles hacer los fines de semana?
La colada rió_____ .
Yo también suspiró Nick, metiendo la mano bajo la camisola para acariciar su espalda. Ella dejó escapar algo así como un ronroneo, apoyando la cabeza en su pecho. Yo tengo un par de ideas sobre cómo pasar el día.
Inmediatamente,_____ se puso tensa.
No creo que pueda al menos hasta esta noche dijo, levantándose para llevar la taza al fregadero. Seguro que tú tienes planes y la verdad es que yo tengo que hacer un montón de tareas
Vaya la interrumpió Nick, incrédulo. ¿De verdad lo estaba echando porque pensaba que sólo quería sexo? Mujeres, pensó._____ , me apetece estar contigo. Aunque no hagamos el amor.
¿De verdad? preguntó ella, incrédula.
De verdad.
¿Por qué?
¿Cómo una mujer tan atractiva podía no conocer sus propios encantos? Era increíble.
Aunque ha sido estupendo, no quiero sólo acostarme contigo. Quiero pasar tiempo contigo. Hablando, comiendo, haciendo lo que sea juntos.
Ella lo miró, completamente atónita.
Pero si no podemos
Nick se levantó y le tapó la boca con la mano.
Después del desayuno iremos a mi casa a buscar mi ropa sucia. Podemos hacer la colada juntos y luego quizá ir al cine o a algún otro sitio. ¿Te parece bien?
_____ asintió solemnemente.
Me parece bien.
¿Te importaría si dejase algunas cosas mías aquí?
Ella lo miró como si le hubieran salido dos cabezas.
¿Para qué?
Para poder pasar contigo mi tiempo libre contestó Nick pacientemente.
_____ se lo pensó un momento y Nick descubrió que estaba sudando. ¿De verdad iba a decirle que no?
Muy bien contestó por fin. Te dejaré un cajón libre.
Estupendo.
Intentaba aparentar normalidad, aunque no dejaba de preguntarse por el misterio de ______. Esperaba que, dejando allí algunas de sus cosas, entendería que quería una relación con ella, que no era sólo sexo. Pero______ no parecía en absoluto convencida. ¿Por qué no parecía querer dejarle un sitio en su casa, en su vida?
Entonces se percató de lo que acababa de pensar: una relación. Una relación seria. ¿De dónde había salido eso? El día anterior era un soltero feliz, hoy se estaba preguntando cómo convencer a ______ para que le permitiera dejar sus cosas
Era una decisión importante y, seguramente, más premeditada de lo que querría admitir. Durante siete años había estado observando a ______ sin esperar nada, pero su subconsciente sabía que era una mujer fantástica y en cuanto ella le había dado una oportunidad
Y ahora, después de haberse acercado, no tenía intención de alejarse.

El lunes por la mañana llegó demasiado rápido, en su opinión. El fin de semana había sido increíble. ______ respondía como nunca hubiera soñado cuando consiguió olvidar todas sus inhibiciones. Le habría encantado pasar la semana entera haciendo el amor con ella. Y lo haría, cuando se hubiera acostumbrado y pudiese hacer el amor frecuentemente. Quizá, pensó, burlón, si se quedaban en la cama toda la semana descubriría algo más sobre ella.
No había vuelto a contarle nada sobre su vida después de aquella breve información sobre una infancia poco recomendable.
¿Qué nombre es _____? le preguntó, mientras se vestían para ir a trabajar.
Ninguno contestó ella, sin mirarlo.
¿Sólo ______? insistió Nick, escéptico. Aunque sabía que ése era el nombre que usaba en los documentos oficiales.
Sólo ______. ¿Tú prefieres Nick o Nicholas?
Nick contestó él. No tenía sentido explicar que, en realidad, su nombre no era Nicholas. Le habían llamado Nick desde siempre y le gustaba. Y le seguía asombrando que ningún periodista hubiera descubierto su auténtico nombre después del incidente.
El incidente.
Así era como llevaba años llamándolo, como los medios de comunicación solían describir un suceso terrible.
¿Estás listo? la pregunta de _____, que lo miraba maletín en mano, interrumpió sus pensamientos.
Detrás de ti.
Habían recogido su coche del aparcamiento de O'Flaherty el sábado, pero le parecía absurdo que fuesen a trabajar por separado porque tenía toda la intención de dormir en su casa esa noche. Pero cuando llegaron a la oficina, Mafe insistió en que entrasen cada uno por su lado.
¿Por qué? preguntó él.
_____ se encogió de hombros.
Prefiero que nadie sepa nada por el momento.
No quieres que sepan que nos acostamos juntos.
Pues no replicó ella, fulminándolo con la mirada. ¿No se te ha ocurrido, en esta época de demandas por acoso sexual, que no sería buena idea contárselo a todo el mundo?
Nick dejó escapar un suspiro.
_____, los dos sabemos que éste no es un caso de acoso sexual a menos que cuenten los arañazos que me has hecho en la espalda. Además, lo único que importa es lo que nosotros pensemos.
Ella se puso colorada. Pero, por fin, sonrió.
Sólo por hoy, ¿de acuerdo?
De acuerdo.
¿Sabes una cosa? Me parece como si llevara un cartel que dice: Nick y yo
¿Hemos quemado el colchón? sugirió él.
Aggg, por favor ______ le dio un puñetazo en el hombro. Si te vas a poner bestia, me voy.
¡Ay! Oye
¿Qué?
Nick le dio un beso en los labios.
Gracias por este fin de semana.
Soy yo quien debería darte las gracias sonrió _____, acariciando su cara.
Nick la dejó salir del coche y, unos minutos después, salió tras ella. Cuando entró en recepción, el reino de Peggy, _____ estaba leyendo unos papeles.
Buenos días, Peg. Buenos días, _____.
Hola, jefe lo saludó la recepcionista. Entonces lo miró miró a _____. ¡Yujuuuuu!
¿Qué?
¡Ya era hora! gritó Peggy, entusiasmada.
¿Qué quieres decir?
Por favor, está clarísimo que habéis pasado juntos el fin de semana.
¿Por qué dices eso? preguntó _____, colorada hasta la raíz del pelo.
Porque a ti te brillan los ojos y él me ha sonreído.
Nick la miró, intentando parecer feroz.
¿Y eso significa?
Nick lo interrumpió Peggy. Tú nunca sonríes antes de tomar un café. Además, _____ se ha puesto como un tomate.
Ah, genial. Ahora se convertirían en el cotilleo general de la oficina. Esteban escapó a su despacho, dejando a _____ para lidiar con la parlanchina secretaria. A las mujeres se les daban mejor esas cosas, pensó. Pero cuando iba a cerrar la puerta, oyó que Peggy decía:
Hace años que venía diciendo que esto iba a pasar. Si me hubiera mojado un dedo y lo hubiese metido entre los dos, me habría electrocutado.
¿Tan evidente era? Interesante que Peggy se hubiera dado cuenta antes que él.
A las nueve, Karen Munson llegó a la oficina para conocer a la gente con la que iba a trabajar. Como Doug, el jefe de la división de investigación, estaba de vacaciones hasta la semana siguiente, _____ le había pedido a Walker que le contase cómo funcionaba el departamento.
Me alegro de tenerte a bordo la saludó Nick.
Gracias Karen no sonreía, pero su seria expresión se había suavizado un poco. Estoy deseando empezar.
Un golpe en la puerta precedió a la entrada de Walker.
Entra, por favor. Karen, el jefe de la sección de detenciones ilegales te va a explicar nuestra forma de trabajar y a contarte qué encargos tenemos ahora mismo
¡Karen! la exclamación hizo que los tres se volvieran, sorprendidos. ¿Qué haces tú aquí?
Ahora trabajo aquí contestó ella, intentando aparentar frialdad. Y veo que tú también.
No, esto no puede ser dijo Walker, con expresión horrorizada. Este trabajo no es para ti.
Tú no tienes ni idea de qué es para mí o no repicó ella.
¿No te ha dicho que es mi mujer, Nick?
Ex mujer corrigió Karen. Y no, asombrosamente, tu nombre no salió en la entrevista. No tenía ni idea de que trabajases aquí.
«O no habría aceptado el puesto». No lo había dicho, pero esas palabras parecieron quedar colgadas en el aire.
No puedo trabajar con ella dijo Walker.
Nick miró a _____ y ella lo miró a él. Se había quedado de piedra, pero como siempre, encontró una solución.
Nick, voy a llevarme a Karen a su despacho para explicarle el funcionamiento interno de la empresa.
Genial. Ella se llevaba al cordero y él se quedaba con el león.
Walker, siéntate murmuró Nick, pasándose una mano por el pelo.
La intuición le decía que la autoridad iba a ser importante en aquel momento, aunque siempre había tenido muy buena relación con todos sus empleados.
Walker obedeció, con expresión impaciente.
Lo digo en serio, Nick. No puedo trabajar con esa z
Oye lo interrumpió él. Tranquilo, ¿eh? Respira profundamente. Yo no lo sabía, en serio. Pero de todas formas la habría contratado. Es exactamente lo que estábamos buscando.
No es lo que estáis buscando. Necesitamos a una persona que ponga toda su dedicación en el trabajo, que sea flexible Karen no sabe lo que significa esa palabra. Las cosas son a su manera o no son.
Ha dicho que trabajará las horas que haga falta insistió Nick, preguntándose qué habría pasado en aquella pareja para que Walker siguiera pensando así después de tantos años.
Karen Munson debía ser la responsable de la borrachera de tantos años atrás, pero Walker le dijo que su matrimonio se había roto varios años antes.
Tiene familia dijo él entonces, pronunciando esa palabra casi como si fuera un insulto. Siempre pondrá a su marido y a su hijo por delante del trabajo.
Nick se aclaró la garganta. Karen Munson no había dicho que la información que les dio fuese confidencial.
Me temo que su hijo ha muerto.
Walker lo miró, incrédulo.
¿Qué? Esteban no dijo nada más. Dios murmuró Walker, pasándose las manos por la cara. ¿Sigue casada?
No en el expediente figura que es viuda.
Nick vio en los ojos del hombre la misma angustia que había visto cuando despertó en una cama de hospital y su comandante tuvo la obligación de decirle que, probablemente, no volvería a caminar.
¿Han muerto su hijo y su marido? repitió Walker, incrédulo.
¿Tú sabías que estaba casada?
El otro hombre asintió.
Por eso me dejó. Según ella, yo no estaba dispuesto a sentar la cabeza me reemplazó enseguida, ya ves. Dios, la he odiado durante años, pero jamás hubiera deseado que le pasara eso. ¿Qué ocurrió?
Nick se encogió de hombros.
No tengo ni idea. Sólo nos dijo que estaba disponible para trabajar las horas que hicieran falta.
Yo no puedo trabajar con ella, Nick.
¿Por qué no?
Walker negó con la cabeza.
Me rompió el corazón. No puedo hacerlo repitió, levantándose. Dejaré mi carta de dimisión sobre la mesa.
No pienso aceptarla.
Tendrás que hacerlo.
Eres el mejor en lo tuyo, no pienso prescindir de ti. Le diré a Karen que no puedo contratarla.
Walker lo miró, con el ceño arrugado.
No puedes hacer eso.
¿Que no? No estoy dispuesto a perderte.
Maldita sea. Tú sabes que yo no le haría eso. Especialmente ahora
Eso esperaba dijo Nick, levantándose. Veré qué puedo hacer para que estéis juntos el menor tiempo posible, ¿de acuerdo?
Walker asintió.
Te lo agradezco dijo en voz baja, antes de salir del despacho, cabizbajo.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT   Hoy a las 18:05

Volver arriba Ir abajo
 
TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 5.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» TERMINADA.Por los Servicios Prestados .[Nick & Tú].HOT
» Una Novia Temporal- Nick y tu- Terminada
» Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA
» You Belong With Me....... Always Together (Nick y Tu)
» ¨Sed De Ti¨.[Joe & Tú].HOT

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: