Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 9 ... 15  Siguiente
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 3rd 2012, 14:18


CAPITULO 24 Parte 4


Un segundo después, arrojó las manos contra el colchón, los dedos se enroscaron contra el edredón cuando sintió la densa presión de cualquiera que fuese el juguete que él había prometido utilizar con ella. Estaba introduciéndolo en ella lenta y suavemente, estirándola, creando un ardiente dolor que no podía procesar en su fracturada mente.

—Ahí tienes, amorcito —canturreó suavemente mientras la tierna abertura continuaba estirándose y la presión crecía—. Todo, _____. Muy dulce y ceñido, simplemente, déjate llevar para mí, cierra los ojos, pequeña, y déjate llevar para mí.

Gritó cuando sintió la presión incrementarse, solo para sentir un ligero alivio cuando el juguete estuvo alojado en su interior. Sabía lo que era. Había visto el exótico juguete, estrecho en la punta, ensanchándose hacia la base antes de mellarse para crear un cierre natural dentro del ano. El consolador era flexible y suave, no duro y frío como ella lo había imaginado cuando vio las fotografías, pero no había duda de lo que él había utilizado en ella.

—Perfecto. —La voz era más dura ahora, más profunda al alejarse de ella—. Saquemos esa camisa. Quiero verte esos bonitos pezones, ______.

Le quitó la camisa y luego ella notó que en algún momento en el cuarto de la lavadora había arrancado los botones de la camisa de su marido. Ahora solo colgaba de él al tiempo que se puso de pie y se la quitó también.
Se desvistió rápidamente, arrojando las prendas a un lado y permaneciendo allí de pie, observándola donde la había colocado sobre la cama.

—Follarte será como tomarte por primera vez de nuevo. —Tenía la expresión oscuramente sensual—. Vas a estar muy ceñida. Muy caliente.

Ella estaba completamente loca, porque la intensidad carnal en la voz de Joe le provocó retorcijones en el vientre por las densas ansias cuando se colocó sobre ella.

--¿Por qué ahora? —gimoteó ella—. ¿Por qué estás haciendo esto ahora?

—Porque tú estás lista. —La rozó con los labios sobre la boca—. No estabas preparada antes, ¿o sí, amorcito? Ahora estás lista.

—No. —Negó con un movimiento de cabeza—. No estoy preparada...

—Muy preparada —susurró él, lamiéndole los labios con la lengua, dándole a probar su propio sabor, probar el salvajismo de su propia respuesta ante él.

—Joe, estoy asustada —rogó ella.

—No estás asustada, _____ —le discutió con un arqueo sensual de los labios al echarse para atrás—. Cautelosa. Inquieta. Incierta. Admítelo. Sabes que no te haré daño. Sabes que te amaré por cualquier cosa que suceda entre nosotros. Sin importar lo que sea, _____, sin importar cómo sea.

Dio una sacudida cuando él colocó la cabeza del pene entre los dobleces de su sexo. Se sacudió y se estremeció ante la sensación de la longitud presionando en ella.

—Así es como es —le susurró con tono endemoniado, enterrando las rodillas sobre la cama mientras que los poderosos brazos le sostenían el peso sobre ella—. Justo así, ______.
«Justo así» la estaba matando.

Abrió los ojos de par en par cuando él comenzó a penetrarla con el miembro, estirándole de maneras que nunca había conocido antes, haciéndole notar más y más el juguete que tenía aún en el trasero. —Lo sientes, ¿no es así, amorcito? —El oscuro canturreo alimentó el erotismo que lo impulsaba ahora—. Cuanto más ceñida, más caliente vuelve a ese dulce coño, el placer lindando con el dolor.
Se aferró al pecho de su esposo con las manos, las uñas le rasguñaron la piel cuando se zambulló más profundamente en ella. No podía soportarlo. El placer y el dolor estaban creciendo en ella con igual intensidad al tiempo que los gritos brotaban de la garganta.
Quería que se detuviese. Quería que continuase por siempre.

—Tómame, ______—gruñó él, flexionando las caderas—. Tómame todo ahora. Gritó su nombre cuando él se introdujo los centímetros que restaban.

______ levantó la mirada hacia él, embriagada por una sensación extrema, luchando por ajustar el cuerpo a la anchura del pene dentro de los ceñidos confines de la vagina. En la parte de atrás, la membrana se contraía con espasmos alrededor del juguete cada vez que sentía la erección de Joe ingresando en ella.

—Dios. Estás muy estrecha, joder. —Hizo una mueca mientras se flexionaba dentro de ella, acomodando las caderas, provocando que el pene la estirara un poco más—. Rodéame con las piernas, vamos. —Le levantó una pierna y la guió hasta sus caderas antes de inclinarse sobre los codos—. Ahora grita, grita por mí.

Ella gritó. Rogó. Cuando él comenzó a zambullirse en ella, las caricias recias e incesantes, conduciéndola a través de las sensaciones y de un placer que lindaba con la locura, _____ gritó su nombre, rogó por obtener su orgasmo. Podía sentirlo muy cerca al tiempo que él la llevaba de un pico al siguiente, gestando ininterrumpidamente un éxtasis que cuando explotó en ella la dejó contorsionándose bajo él al tiempo que Joe brotó en su interior.


Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 3rd 2012, 14:20


CAPITULO 24 Ultima parte del Maraton.


Y aun así no fue suficiente. Ella necesitaba más, necesitaba algo que no podía describir, que no podía comprender y Joe no estaba ni cerca de terminar, tampoco.
Giró sobre sus espaldas sin soltarse de ella, incitándola a que lo cabalgase para obtener su placer mientras la rodeaba con un brazo, y con el otro se aferraba al juguete en el ano y la enviaba a un cataclismo de embeleso.
La suave penetración del consolador al ritmo de las profundas zambullidas de Joe entre sus muslos fue demasiado. Débil, bañada en sudor, y confundida por la brutalidad del placer que la incitaba, solo pudo yacer sobre su pecho y dejar que los orgasmos le rasgaran el cuerpo. Fueron violentos. Le provocaron sacudidas a través de toda ella, estremeciéndose en su interior hasta que finalmente, con un apagado grito masculino, Joe bombeó su semilla con ferocidad en la hinchada carne mientras que le sostenía muy junto al pecho con los brazos.
La saciedad fue devoradora, de la misma manera que lo habían sido las ansias. Ella yacía junto a él, inmóvil, sintiendo los latidos del corazón aquietarse a un ritmo más normal mientras Joe finalmente la levantaba del pecho y la colocaba en la cama.

—¿Estás bien? —Se inclinó sobre ella, retirándole el cabello de la frente mientras la observaba con preocupación.
El guerrero del sexo se había retirado de la expresión del rostro, dejando al esposo que ella conocía en su lugar.

—No, estoy muerta —murmuró ella—. Vete hasta que pueda volver a pensar.
Él rió entre dientes ante tal declaración, dirigiéndose hacia la cadera de _____ mientras la giraba de lado lentamente.

—¿Qué estás hacien... ? —jadeó al tiempo que le quitó el juguete de su interior, estremeciéndose ante el latigazo de placer que no debería haber tenido energías para sentir.
Luego, se levantó de la cama y comenzó a caminar con suaves pasos hacia el cuarto de baño. Segundos después, oyó el agua correr y suspiró por el deseo de una ducha. Estaba sudada y débil, y el pensar en arrastrarse fuera de la cama era un anhelo distante.

—Vamos, tigresa. —Cuando se dio cuenta, Joe ya estaba alzándola y llevándola hasta el baño.

—Estoy agotada. —Se acurrucó contra su pecho—. Solo déjame dormir.

—En un minuto. Te bañaré primero, luego podrás dormir toda la noche.
Ella hizo un mohín con la boca cuando la puso de pie debajo del cálido chorro, pero sentir el agua enjuagándole la agotada carne era demasiado bueno como para quejarse, maldición.

—Déjame ocuparme de ti ahora, _____. —La atrajo para sí una vez más antes de enjabonar un paño y comenzar a lavarla con suavidad—. Me encargaré de todo.
Comenzó a pensar que quizás era un poco más controladora de lo que había imaginado jamás.

—Vamos a tener que conversar sobre esto —le advirtió ella.

—Por la mañana —prometió Joe—. Esta noche, solo descansa. Simplemente permíteme abrazarte esta noche.
No había petición en la voz. Era una orden, y ella endureció los labios. Suspiró.

—Tenía razón contigo.

—¿Sobre qué ?

—Cuando apenas te conocí, le dije a uno de mis compañeros de empleo que eras como una de esas tormentas que aparecen en el mar de repente. Poderosa y salvaje. No sé si puedo seguirte el ritmo, Joe.
Ella giró, observándola fijamente con oscuros y cautelosos ojos.

—No te pido que me sigas el ritmo —dijo finalmente con tono suave—. Solo déjame abrazarte durante el proceso. A diferencia de la tormenta, _____, sé lo que es preciado para mí. Te prometo que no dejaré que te ahogues.

—¿Y si no puedo darte lo que quieres?
Una pequeña sonrisa enarcó la comisura de los labios de Joe.

—No tengo dudas de que me darás exactamente lo que quiero y más. Pero si necesitas espacio, si necesitas tiempo, podemos discutirlo.
¿Podían discutirlo? Intentó arrugar el entrecejo, pero estaba demasiado agotada, maldición.

—Y lo discutiremos —le dijo—. Tan pronto como vuelva a tener la mente en condiciones. Creo que la has hecho explotar.

—Te ayudaré con eso. —Le besó la cabeza con suavidad—. Con eso y mucho más, amorcito. Mucho más de lo que puedes imaginar.



Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 3rd 2012, 14:23


Bueno chicas, ahi les deje una super maraton, y muy buena por cierto jaja, espero que les haya gustado. Gracias por leerla y comentar. Las quiero Smile

FOLLOW ME ON TWITTER https://twitter.com/#!/PaolaGomezJB
Volver arriba Ir abajo
jonasirina
Nuev@


Cantidad de envíos : 35
Edad : 22
Fecha de inscripción : 12/06/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 3rd 2012, 18:02

affraid siguela porfis ahurita mismo te empiezo a seguir
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 4th 2012, 05:03

Estuvo Increible el maraton!!!
Wow Joe si q es bravo, eh y Rayita esta cayendo,
quiero saber q pasara ahora, please siguela!!!!

Siguelaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 4th 2012, 07:52

me encantooo siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 4th 2012, 12:21


CAPITULO 25


_______ aún no podía encontrar el vestido y no tenía tiempo de buscarlo en el resto de la casa. De todos modos, tampoco tendría tiempo de lavarlo antes de la reunión.
La mañana siguiente se despertó mucho más tarde de lo que quería, lo que solo le dejaba un par de horas para vestirse para la reunión del comité de caridad y salir de la casa. Joe ya se había levantado de la cama y era evidente que estaba trabajando, y mientras ______ se colocaba el vestido gris oscuro que había elegido llevar en lugar del de algodón egipcio, deseó que Nick estuviese con él.

¿Cómo iba a arreglárselas para enfrentarse a cualquiera de ellos ese día? Los eventos de la noche anterior se sentían como un sueño más que una realidad, pero no logró convencerse a sí misma de que simplemente había sido una pequeña y extraña alucinación. Joe la había sostenido, el rígido cuerpo le amortiguó la espalda mientras otro hombre la besaba. Y no era cualquier otro hombre, sino su mejor amigo. El hombre del cual se rumoreaba que compartía las mujeres casi exclusivamente con él antes del matrimonio.
Aquel recuerdo le aflojó las rodillas mientras abrochaba los pequeños botones de perlas que iban desde el cuello hasta el dobladillo del vestido de verano. La mezcla de algodón era increíblemente ligera y fresca, las tiras sin mangas se cruzaban en la espalda, y la falda fluía hasta mitad de camino de las piernas sobre las rodillas. El canesú del vestido le ceñía los pechos; sin embargo, la tela y el corte del diseño le realzaban la figura sin volverla provocativa.
«Me veo seria pero informal», se aseguró a sí misma antes de salir de la habitación. No podía oír ningún movimiento en la casa, y deseó que eso significase que el lugar estaba desierto. Se apresuró hasta el despacho y tomó el bolso y el portafolio de cuero. Abrió el portapapeles de cuero suave como la mantequilla y se aseguró de que estuviese allí el cheque que había escrito la noche anterior para la barraca de feria del comité de caridad, así como un ejemplar del mapa de distribución de las barracas. Lo cerró y salió con prisa del despacho.

Cruzando el umbral, presurosa, con la mirada baja buscando las llaves en el bolso, chocó de frente con un objeto inamovible. El bolso salió volando. El portafolios cayó al suelo, y _____ levantó la vista con total sorpresa para encontrarse con la mirada maliciosamente divertida del invitado de la casa.

—Esto es mucho mejor que un «buenos días» cualquier día de la semana — murmuró él, acariciándole los hombros con los dedos de donde la había atrapado para sostenerse, con el cuerpo presionado muy cerca de ella.
______ se sintió congelada en el lugar, con la mirada fija en él mientras las emociones encontradas la desgarraban por dentro. Debería
correr. Debería quedarse allí. No debería estar inmóvil por la excitación, la confusión y el miedo. Y sin duda no debería estar recordando el beso de la noche anterior mientras los dedos de él le habían desabrochado los vaqueros, maldición.

—Yo... —Tragó en seco—. Tengo que irme.

Le deslizó las manos por la espalda; se sentían cálidas y callosas a través de la delgada tela del vestido. Encendidas llamas de sensación cobraron vida con un chasquido debajo de la piel de _____ al tiempo que sentía un temblor que le recorría el cuerpo.
La seducción. Perfumaba el ambiente, le colmaba los sentidos, y le daba una bofetada al saber que su propio cuerpo estaba respondiendo.
Finalmente, encontró la fortaleza para separarse de él; se inclinó para recoger el bolso del suelo e intentó volver a arrojar dentro los objetos que se habían caído.

—Déjame ayudarte. —Se colocó de rodillas frente a ______, extendiendo el brazo para tomar cada artículo que ella intentaba capturar; los dedos de él se enmarañaron con los de ella en más de una ocasión antes de que lograra juntar todos los objetos caídos. Hombres. Dios, eran como una plaga de testosterona, y sentía que estaba sobrecargada desde la noche anterior.

—Podría haberlo hecho sola —dijo entre dientes.

—Pero no habría resultado tan divertido —le aseguró él, sonriendo, mientras la ayudaba a ponerse de pie, con las manos aferradas a los hombros de ella con firmeza. El recuerdo de la noche anterior le brillaba en los ojos, le tensaba la expresión.

—Tengo que irme. —Tenía agarrado el bolso y el portafolio con fuerza cuando se movió para rodearlo y salir.

—No hay nada de qué avergonzarse, ______ —dijo entonces, con la voz gentil cuando ella volvió a dirigirle la mirada con un movimiento brusco—. Eres una mujer increíblemente pasional. No tienes que apenarte por compartir esa pasión.

—No comiences eso conmigo, Nick —le espetó ella, entrecerrando los ojos por la sensualidad que parecía fluir en la expresión del hombre—. No tengo tiempo para eso.
La sorpresa brilló en los ojos de Nick al tiempo que una sonrisa le enarcó los labios.

—Eres una niñita desafiante, ¿no es así?

—Solo cuando me desafían. —Sonrió con tensión, rodeándolo rápidamente para salir—. Los veré a ti y a Joe más tarde. Tengo que salir volando.

Y así casi lo hizo. ______ respiró aliviada minutos después cuando conducía el coche por el angosto camino que conectaba con la carretera principal.
Era un grato alivio salir de la casa ese día, escaparse de Joe, y Nick, tener un rato para pensar. Necesitaba tiempo para poner esa alocada situación en una especie de perspectiva en ella misma.
______no era el tipo de mujer que se mentía a sí misma. Lo había hecho una vez, mentirse a sí misma, enterrar la cabeza en la arena e intentar hacer de cuenta que nada malo sucedía. Que la pesadilla que sus padres le habían creado simplemente desaparecería. No había funcionado, y le enseñó una valiosa lección. Ignorar las bolas difíciles de batear que le arrojaban no iba a funcionar. Uno tenía que lidiar con ellas en el momento o pagar el precio después.

Ella iba a lidiar con eso. Lo primero y más importante, iba a aceptar el hecho de que siempre supo lo que se avecinaba,
Había ignorado los rumores acerca de su esposo. Había aceptado su confesión de que todo quedó en el pasado y se había escondido de la curiosidad abrasiva el mayor tiempo posible. Quizás si no hubiera presentido la razón detrás del humor pensativo de Joe últimamente, entonces no habrían llegado hasta ese punto. O si ella le hubiera dejado claro desde un primer momento que no era algo que deseara, entonces podría haberlo evitado.

Inconscientemente, ______ se preguntaba si no lo habría empujado a eso porque le despertaba demasiada curiosidad. Porque presintió la necesidad creciendo en él, y solo la había vuelto más curiosa sobre todo el asunto. Iba a suceder. Se había dado cuenta de que así sería la noche anterior cuando los labios de Nick le tocaron los propios. Iba a permitir que el mejor amigo de su esposo fuera el tercero en la cama. Estaba loca, Joe estaba loco.

Desdichadamente, la locura no era contagiosa, por lo que no podía culpar del todo a Joe por ello. Era una mujer adulta, capaz de plantarse y decir «no». Y Joe lo aceptaría. Podría ponerse meditabundo en ocasiones, podría fantasear con el asunto, pero lo habría aceptado.

Entonces, ¿por qué no lo hacía? Porque deseaba todo de su marido. Porque ella misma sentía curiosidad. Porque era lo suficientemente honesta consigo misma como para admitir que había tenido fantasías con ello demasiado a menudo durante los pasados tres años.
Sin embargo, la fantasía y la realidad no debían mezclarse. ¿Qué sucedería con su matrimonio, sus sueños, si permitía que sucediera? Ese era su miedo. Que de algún modo, de alguna manera, destruiría el matrimonio que significaba para ella más que su propia vida.


Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 4th 2012, 12:27

me encanto como siempre genial siguelaaa
Volver arriba Ir abajo
jonasirina
Nuev@


Cantidad de envíos : 35
Edad : 22
Fecha de inscripción : 12/06/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 4th 2012, 15:45

siguela esta genial Very Happy
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 4th 2012, 20:14


CAPITULO 26


______ apretó el volante con más fuerza cuando giró hacia la carretera rural y se dirigió hacia el pueblo. Tenía demasiadas cosas por hacer ese día como para permitir que ese lío le aturdiera las ideas en ese momento. Si perdía la cabeza, entonces todo el mundo en la reunión se daría cuenta de que algo le tenía los nervios de punta. Lo último que necesitaba en ese momento era permitir que ese grupo de mujeres chismosas averiguasen que había otras cosas que le preocupaban en la vida además de ellas mismas. Desde el día en que se había mudado al condado de Halifax con Joe, había sentido el ávido interés que la comunidad tenía por ella.
Especialmente, Delia Gray. Esa mujer se moría por averiguar algo que los hiriese a ella y a Joe.

________ era el tipo de mujer que se escondía de la sociedad. Se había unido a la comunidad empresarial de inmediato así como a la organización de caridad que parecía supervisar todas las diversas necesidades de caridad del condado.
Parecía que todas las esposas de los pastores religiosos y las hijas de los diáconos eran miembros, aunque no todas se habían sumado al comité del festival de verano. La reunión a la que ______se dirigía se componía de un poco más de una docena de mujeres y estaba encabezada por Victoria Gray, una de las matriarcas de la sociedad.

La junta directiva del comité estaba dirigida por la señora Gray e incluía a otras cinco mujeres influyentes. No había ninguna mujer de menos de cincuenta años en la junta directiva excepto la nuera de Victoria, Delia, y la censura combinada de ellas tenía el poder de hacerle el vacío a cualquiera dentro de sus filas o aquellos de la comunidad.
Esa era una de las cosas que ______ había encontrado difíciles de aceptar en cuanto se unió al comité de caridad. Esas seis mujeres tenían una influencia increíble tanto en la comunidad empresarial como en la social. Eran moralmente rectas, con actitud de censura, y a veces sentenciosas; sin embargo, podían hacerle la vida imposible a cualquiera cuyos intereses comerciales se basasen solo en el condado de Halifax.

No fue la primera vez que ______ se sintió agradecida por que la solvencia financiera suya y de Joe no dependiera del condado. Ella se encontraba fuera de ese pequeño grupo. Era la intrusa, para decirlo de algún modo. Lo último que necesitaba era que esas mujeres decidieran que tenían algún poder sobre ella. Esa reunión se realizaría en la mansión Gray, justo en las afueras de Scotland Neck. La casa de tres plantas estilo colonial fue restaurada a como había lucido en sus épocas de gloria, décadas atrás, y estaba situada en una colina que daba al pueblo como un centinela silencioso.

______ aparcó el coche detrás del Mercedes azul oscuro de una de las pocas mujeres con las que había hecho amistad. Salió del vehículo y caminó por el sendero de piedras al lado de la entrada que llevaba a la mansión y a los jardines donde los miembros se congregaron antes de la reunión

—______, llegas temprano, para variar. —Maxine Bright se alejó del reducido grupo de mujeres que lanzaron saludos amistosos en su dirección antes de regresar a sus conversaciones.
Maxine era una fuente inagotable de energía. Medía un metro setenta y tenía el cabello rojo fuego y brillantes ojos verdes. Era la esposa del banquero más influyente del pueblo, Liam Bright, quien también era callado, pensativo, y parecía adorar a las mujeres alegres y eufóricas con quienes contraía matrimonio.

—Max, luces hermosa. —_____ sonrió al desviar la mirada hacia el vestido de lino de color chocolate que llevaba su amiga. El vivo cabello rojo de Max estaba sujeto en una coleta baja; los rizos de tirabuzón le recorrían la espalda hasta la mitad desde el gran moño haciendo juego.

—A Liam le agradó también. —Max subió y bajó las cejas en un gesto al tiempo que tomó a ______ del brazo y prácticamente la llevó a rastras hasta los jardines— Tuve que quitármelo y volver a plancharlo antes de salir de la casa.
______ apenas pudo contener la risa de sorpresa. El sexo desenfrenado y Liam Bright no parecían ir de la mano.

—Suertuda —murmuró ______ — Joe ya estaba fuera de la casa trabajando cuando me desperté.

—¿Y ese amigo que está de visita? —Max susurró—. ¿Estaba él trabajando también?

—Maldición, las noticias corren rápido en este condado —rió _____—. Llegó ayer.

—Escuché que conduce un llamativo y brillante Mustang rojo y que lleva gafas de sol espejadas. Tiene una sonrisa de chico malo y unos músculos que hacen que a las mujeres se les caiga la baba.
_____ arqueó una ceja al aceptar un vaso de dulce té helado de una de las criadas.

—¿Qué hizo? ¿Se detuvo y posó para las masas de camino aquí? —Rió por lo bajo.
Max se burló de la imagen, también.

—Me enteré de todo sobre él en el segundo que puse un pie en el jardín esta tarde. Todas estaban seguras de que yo sabría los mejores chismes acerca de ti. No me has dicho nada de él. ¿Por qué? —Max hizo un mohín amablemente.

—Yo misma no tenía idea de que vendría hasta anteayer. —Negó con un movimiento de cabeza por la rapidez con que había llegado al grupo la noticia de que ella y Joe tenían compañía—. Es un amigo de Joe, de Virginia. No lo habíamos visto desde la boda.

—¿Y los rumores de que él y Joe solían compartir las novias? Laura Tolbert estaba que se moría de curiosidad con ese pequeño dato. Como es la prostituta del pueblo, sabes que esto la deja muy mal parada. —Debajo de la alegre diversión había un dejo de preocupación en la mirada de Max.
_____ parpadeó, sorprendida.

—¿Estás bromeando?
Podía sentir cómo se le aceleraban los latidos del corazón, una sensación nauseosa de pánico que le inundó el estómago antes de enderezar los hombros y luchar por contenerse.
Maldición, ¿cómo se había filtrado algo como eso?

—Aún no he averiguado de dónde salió esa joya de información. —Max bajó el tono de voz al tiempo que se alejaron de las otras mujeres y sus miradas curiosas—. Fueron divertidas habladurías que causaron risas. Gracias a Dios, nadie parece tomarla en serio. Pero conoces a Delia Gray. Cuídate la espalda.
Delia Gray era la nuera de Victoria. Una santurrona, moralizadora... un coñazo.

—Dios mío —dijo _____ entre dientes—. Me pregunto qué sucedería si alguna vez invitara a una de mis amigas de visita.

—Instantáneamente te convertirías en lesbiana con planes de divorciarte de Joe por tu amiga en lugar de ser el apetitoso relleno en un emparedado masculino — se burló Max.
_____ no pudo contener el rubor que le subió a las mejillas.

—Ahora, no te angusties. —Max le sonrió y apoyó la mano sobre el brazo de _____—. Sabes cómo son las mujeres de este grupo, cariño. Aunque debo admitirlo, alguna sí se ha superado a sí misma esta vez. En general, el chismorreo no es muy interesante. Quizás se están aburriendo de la vieja historia de que «el marido la engaña con su mejor amiga». Los tríos suenan mucho más divertidos.

—Sin mencionar que son mucho más agotadores. — ______ puso los ojos en blanco, haciendo el esfuerzo de tratar la información como una broma rabiosa en lugar de la verdad que realmente era.
Como Max había dicho, en general no tendría que haberse preocupado por nada más que los pequeños rumores de que estaba obteniendo algo extra.

—No me preocuparía por eso. —Max hizo un ademán con la mano para desestimar el comentario—. Todos aquí lloraron el día que Joe contrajo matrimonio fuera del condado y cortó de raíz los potenciales detalles jugosos que podrían haber obtenido. Es un cumplido. Al menos creen que eres lo suficientemente refinada como para engañar a tu marido.

—¡Qué alegría!

—Pero mantente alerta —le advirtió Max—. Delia se dirige hacia aquí y se ve como una mujer en una misión.


Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 5th 2012, 00:22

Genial los capis, debes seguirla ya!!!
Quiero saber que pasara!!!!




Sigueeeeeeeee Smile
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 5th 2012, 06:21

siguelaa me encantooooo
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 5th 2012, 07:13


CAPITULO 27


______ estaba lista para salir al ruedo. Se había jurado a sí misma que nunca más se sometería a la mezquina crueldad de gente como Delia Gray. El mismo tipo de mujer que había colaborado con la destrucción de su vida años atrás. Y sin embargo, allí estaba, girando sobre los talones cuando Delia se aproximaba plantando una sonrisa de bienvenida en el rostro.
Delia había sido una vez una mujer bonita, y podría serlo de nuevo si se quitara la mirada de jueza y jurado del alargado y delgado rostro. El grueso cabello marrón con tonos rojizos estaba peinado con fuerza hacia atrás, dejándole el rostro despejado, en una apretada trenza francesa. Un maquillaje mínimo mostraba las líneas a los lados de los ojos y los labios, y los ojos marrones brillaban con amarga ira. Tenía treinta y cinco años, pero se veía diez años mayor.

—______ , querida, ¿cómo estás? —El rostro de la mujer mayor era pura sonrisa
al acercarse—. Has llegado temprano hoy también.
¡Como si alguna vez hubiera llegado tarde, maldición!

—Joe estaba ocupado en la granja esta mañana cuando me desperté. —______ sonrió con calma—. No me distrajo.
Los labios de Delia se tensaron. No era secreto que la mujer había visto a Joe como un marido potencial años antes. En cambio, él había dejado el pueblo y partido hacia Virginia después de la graduación de la escuela secundaria. Era evidente que nadie que contrajera matrimonio con Joe sería libre alguna vez del odio de esa mujer después de eso. Definitivamente se había pasado los últimos tres años buscando la manera de fastidiar a ______.

—Me enteré de que tienes compañía. —Los ojos castaños estaban encendidos con cruel interés—. Una compañía muy buen moza.

—Las noticias corren rápido. Uno de los amigos de Joe, de Virginia. Vino de visita mientras está de vacaciones.

—¿Y por cuánto tiempo va a quedarse?

—Pues, no lo sé, Delia. Ni él ni Joe dijeron nada, pero tienes razón, en verdad, debería preguntar. estaba ocupada trabajando y ni siquiera pensé en preguntarles. — Abrió los ojos inocentemente al devolverle la mirada a Delia—. A veces Joe no piensa en comentarme sus planes.
Delia entrecerró los ojos, aunque una tensa sonrisa le curvó los labios.

—Sí. Tiene esa costumbre.
_____ casi hace un gesto de dolor. No había tenido intenciones de hurgar en el pasado, pero era obvio que así lo había hecho. Joe no le había dicho nada a Delia cuando se marchó del pueblo todos esos años atrás. Simplemente había hecho las maletas y se había ido, y Delia Gray nunca lo había perdonado.
______ se recordó a sí misma, en tono de burla, que debía hablar con él acerca de no informarle al mundo la próxima vez que tomaba una decisión personal. En ese momento, Max interrumpió:

—______ , vi las actualizaciones que has hecho en el sitio web de la caridad. Son maravillosas —declaró—. Hizo un trabajo estupendo, ¿no es así, Delia?

—No lo he visto. —Los labios de Delia estaban apretados con desagrado en ese instante—. Ahora, si me disculpan, es casi hora de comenzar con la reunión. Buenos días, señoras.
Delia giró y se deslizó por el patio revestido en piedra en una nube de perfume floral y amarga desaprobación. —Esa es una malvada vieja bruja —murmuró Max—. ¿Qué demonios sucede, _____ ? Por poco me provoca temor que el hermano de Liam venga a casa de visita este verano. Está divorciado, ¿sabes?
______ exhaló de manera violenta.

—¿Quizás es el tema del «forastero» otra vez? —Ella giró hacia Max y revoleó los ojos—. Tal vez tenga suerte y me echen del comité de caridad. Tú puedes encargarte de mi barraca de feria y de la tuya.
Max entrecerró los ojos con prometidas represalias. —Ni lo pienses, amiga. Odiaría tener que herirte en serio. _____ se mofó.

—Siempre podría contarle a Delia lo de tu baúl de juguetes.
Los ojos de Max se abrieron de par en par cuando el falso horror le inundó el rostro.

—Le daría un ataque. Y Liam definitivamente sufriría un colapso, apenas puede
pronunciar la palabra vibrador.

—Pero sabe cómo utilizarlo, ¿no? —se burló _____ al tiempo que entrelazó el brazo con el de su amiga y se encaminaron a la casa—. Eso es lo único que importa, ¿no es verdad?

—Ah, claro que sí. —Max suspiró con recordada dicha—. ¿A quién le importa si el tío puede decir la palabra siempre y cuando el niño malo puede cumplir su tarea?

Estaban riendo cuando entraron a la terraza interior, pero una vez allí, ______ pudo sentir la preocupación comenzando a gestarse. No creía en coincidencias. Las coincidencias no explicaban el rumor de que Joe y su amigo estaban ahora compartiendo su cama. De algún modo, alguien sabía algo.
«¿Quizás uno de los peones?», se preguntó _____ . ¿Alguien había escuchado algo por casualidad?
No era posible. Los peones no vivían en la granja, iban por la mañana y se marchaban por la tarde. No podían haber visto ni oído nada. Pero, ¿qué más?
Estaba al tanto de las miradas de interés que recibía durante la reunión así como la atmósfera general de especulación. Lo odiaba. Pero incluso al odiarlo, lo temía, comenzaba a enfadarle. Ya no era una niña. Y, por Dios, esa gente no tenía control sobre su vida ahora.
Nick había estado en la casa una noche. Una maldita noche. No tenían derecho a comenzar con los chismorreos tan pronto. A querer hacerle un vacío tan rápido.
Estas mujeres con quienes había reído durante los pasados tres años, a quienes ayudó en varias oportunidades. Había cuidado los hijos de varias de ellas. Había cooperado en la tienda de Lissa Ryker cuando estuvo enferma el año anterior. Había ayudado a Beulah Paddington en la florería el mes pasado. En algún momento u otro,______ le echó una mano a una de esas mujeres; y sin embargo, ellas estaban chismorreando acerca de ella.
Max era una de las pocas que ______ dudaba que se estuviese involucrando en el festín de rumores. Max generalmente descartaba los rumores y los trataba como pequeñas bromas divertidas.
Para cuando terminó la reunión y _____ había obtenido el recibo por la barraca de feria que alquiló en nombre de la caridad, estaba más que lista para irse a casa. La paranoia le estaba comenzando a ganar la partida. Estaba tan maniática que cuando iba camino a la puerta se detuvo abruptamente, segura de que había oído algo que no podría haber oído.
Tríos. La palabra murmurada insidiosamente la heló antes de girar sobre los talones, buscando en el pequeño grupo de mujeres tras de si. Tenían la apariencia de inocencia, parloteando entre ellas, aunque no podía escuchar lo que decían.
______ negó con un movimiento de cabeza y salió rauda de la casa hacia el coche, segura de que su propia imaginación en ese punto le estaba haciendo escuchar cosas que nadie había dicho.
Hizo una mueca ante su propia imaginación hiperactiva y caminó hacia el coche con largos pasos, abrió la puerta, y se acomodó en el sofocante interior antes de girar la llave y bajar las ventanillas.
Al alejarse de la mansión Gray, estaba pensativa. El repiqueteo del teléfono móvil junto a ella la arrastró de los pensamientos al tiempo que abrió la cubierta y se lo llevó al oído.

—¿Dígame?

—_____, almorcemos en el pueblo. —La voz alegre de Max se oyó del otro lado de la línea—. La madre de Liam tiene a los niños y puedo holgazanear todo el día si quiero.
_____ sonrió ampliamente.

—Me apunto. ¿Dónde nos encontramos?

—Estoy harta de ir a Santurrón —resopló Max—. Vayamos a Casey's en las afueras del pueblo. Podemos disfrutar de unas cervezas en paz en lugar de tener que hacer cuenta que nos agrada ese vino apestoso que es la bebida obligada en el pueblo.

—Tus raíces se están dejando ver, Max —se burló ______—. Será mejor que
tengas cuidado o Delia se enterará de que tu padre trabajaba en los astilleros antes de venir a Scotland Neck con todo ese dinero.

—No tendría tanta suerte —contestó Max con tono seco—. Solo piensa en toda la mierda que me puedo evitar de ese modo. La vieja Victoria Gray no hostigaría más a mi marido cada vez que deje de apuntarme para las pequeñas y bonitas orgs. Las «orgs» de caridad u organizaciones de caridad. _____ rió con genuina diversión.

—Te veo allí —le prometió—. Si llegas primero, pide mi cerveza. Voy a necesitarla. —¿ No me digas ? —Max estuvo de acuerdo con ella—. Ese lugar era como un grupo de tiburones que se dirigían a matar. Quizás necesites dos cervezas. Te veo ahora.

—Hasta luego. —_____ cortó la comunicación, arrugando el entrecejo por el dejo en el tono de voz de Max. ¿Qué demonios se les había metido a las malditas mujeres del comité de caridad? A ese paso, no tendría que preocuparse por trabajar en una barraca de feria en el festival porque estaría en la lista negra antes de llegar a comprar las provisiones.
Suspiró con cautela. Quizás los planetas u otra cosa estaban simplemente desfasados. ¿De qué otro modo podría explicarlo?


Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 5th 2012, 07:17


Chicas, ahi les deje un capitulo bien largo, porque no se si mas tarde pueda subirles, ya que el sabado tengo 2 examenes finales en la facultad y tengo que estudiar, cualquier cosa sino aparezco por aqui les subo el sabado. Gracias por leerla y comentar. Las quiero Smile
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 5th 2012, 09:51

me encantoooo
suerte en tus examenes (:
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 5th 2012, 11:39

Holaaaaa!! Estuvo genial el capi, que rabia esas
viejas chismosas, que pensara hacer ahora Rayita?

Te deceo toda la suerte del mundo en tus examenes
que te vaya super bien....

Y siguelaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
jonasirina
Nuev@


Cantidad de envíos : 35
Edad : 22
Fecha de inscripción : 12/06/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 6th 2012, 19:14

jsbhjdsvgzhfdhsjnavryujdhsauiomntfdihbshja siguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 7th 2012, 14:45


Hola chicas, perdon por tenerlas abandonadas, pero ya estoy de regreso, me fue genial en los examenes, fue mas facil de lo que pense, esta semana estoy libre de examenes, ya que empiezo una nueva materia y con el mismo profesor, tengo que aguantarlo 1 mes mas, pero bue. dejemos mi tema a un lado, y les subo 2 capitulos ahora. Gracias por esperarme Smile Las quiero.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 7th 2012, 14:51


CAPITULO 28


—Pues bien, ¿qué tienes? —Joe tomó asiento en el escritorio y encendió el ordenador portátil al tiempo que Nick abrió el propio a un lado.

—Dell no ha podido rastrear nada de nuestro Playboy —dijo Nick—. El tipo no tiene lo que se necesita para investigar crímenes sexuales. No tiene ni idea.

—Tampoco la tenía yo —Joe gruñó.

—Simplemente porque te marchaste demasiado pronto —protestó Nick al tiempo que Joe abrió el puerto P2P entre los dos ordenadores para acceder a la información que Nick trajo consigo.

—¿Crees que es un crimen sexual, entonces? —preguntó Joe. Esa había sido su especialidad.

—Nuestro muchacho está yendo en esa dirección.

—¿Qué te hace pensar que me marché demasiado pronto, entonces? — preguntó Joe.

—Esto. —Nick cargó la información en el ordenador—. Lo que tenemos aquí es un acosador a quien le agrada jugar. Las víctimas femeninas son los peones, pero él va detrás de los reyes.

—Estás arruinando el juego de ajedrez, Nick —gruñó Joe—. Las mujeres son las reinas, los hombres son los reyes. Los acosadores van siempre detrás de las reinas.

—En este caso, no —dijo Nick—. ¿Te has dado cuenta de que el esposo de la primera víctima estaba vinculado con el cumplimiento de la ley?
Joe asintió con un movimiento de cabeza.

—Así es como me asignaron el caso.

—¿También sabías que todos los maridos de las víctimas estaban o habían estado involucrados en investigaciones de acosadores o casos de predadores sexuales con un alto porcentaje de éxito? Joe se reclinó en la silla y observó a Nick con la mirada fija y los ojos entornados.

—En lugar de a la víctima, interrogué al marido primero. El acoso comenzó durante el período de tiempo en que su esposo estaba involucrado en un caso similar.

Ella estaba en línea de manera activa. Una contable muy respetada con varios clientes influyentes. Creemos que fue captada aquí. —Un foro de chat abierto apareció en la pantalla del ordenador—. Este es el foro abierto de negocios «Electrónica Avanzada».
Contratan a varios profesionales para que ingresen y den consejo a quienquiera que se conecte. Los datos de registro requeridos son mínimos. Las otras dos víctimas nuestras fueron contactadas aquí. —Otro foro apareció en pantalla, similar en diseño y propósito—. Y aquí. —Entonces, otra ventana se desplegó con otro foro—. Por lo que pude descubrir, las tres víctimas fueron las únicas que comunicaron el acoso en ese momento. Tenemos una cuarta que no hizo la denuncia porque eventualmente desapareció.

—¿Estaban los esposos de las cuatro víctimas involucrados en casos similares?

—preguntó Joe.

—Dos de ella eran casadas. Una estaba divorciada; la otra era soltera. Todas con cónyuges, ex parejas, o amantes en el campo de la investigación. Jugaba con ellas, aunque no todas con el mismo alcance. Artículos personales desaparecidos o movidos de lugar durante un período de dos a cuatro meses en los cuatro casos sin denunciar así como en los denunciados
Luego, un correo electrónico de despedida que les daba la pista que estaban m jugando con ellas. Las asustaba de muerte, pero como no volvía a ocurrir, seguían con sus vidas.

—Él fue más allá con las tres que denunciaron el acoso —reflexionó Joe.

—Comenzaba de la misma manera, sin embargo —puntualizó Nick—. Objetos perdidos o movidos de lugar. Estas son mujeres profesionales organizadas. No mueven
ni pierden sus pertenencias. Pero, de repente, no pueden encontrar un lápiz de labios, la camisa favorita, o las llaves del coche. Él ha encontrado un fácil acceso a las casas, a pesar del hecho de que eran casadas. Encuentra la manera de observarlas o escucharlas. Estas mujeres —tres fotografías se desplegaron—, estaban también en proceso de involucrarse en relaciones con investigadores. Comenzó a escribirles correos electrónicos, a acosarlas online, y a avergonzarlas durante las sesiones de foros.
Joe negó con un movimiento de cabeza.

—¿Avergonzarlas de qué manera?

—Con secretos personales o profesionales. Detalles íntimos de sus vidas, etcétera —reportó Nick.
Joe entrecerró los ojos y miró fijamente la pantalla del ordenador, saltando de las declaraciones a las fotografías y vidas de las víctimas y los esposos.

—Cada marido o pareja estaba involucrado en el sector de la seguridad. Un investigador privado, dos policías, un analista en seguridad, dos guardaespaldas, y un ex investigador.

—Tenía una fijación con las carreras de los maridos —puntualizó Nick.
Joe miró la pantalla, pensativo.

—Las tres mujeres con las que se encaprichó con más fuerza eran la esposa del investigador privado y las de los dos policías. Hombres que él consideraría mejor preparados para proteger a sus mujeres. ¿Es ese un crimen sexual? ¿O está intentando probarse a sí mismo y a estos hombres que él es más hombre? Es un viaje de poder que va más allá del sexo. Está golpeando a los hombres y castigando a las mujeres por lo que él considera una incompetencia en ellos. —Joe se inclinó hacia adelante al tiempo que introdujo los comandos que cargarían más información de las siete mujeres—. Tres de las que no tenían esposos tenían novios, y fueron los primeros acontecimientos. Apenas estaba dando los pasos en esto.


Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 7th 2012, 14:55


CAPITULO 29


Joe deseó haber tenido esa información cuando apenas había comenzado con el caso, tres años atrás. Simplemente empezó la investigación con la primera víctima quien fue atacada en forma violenta.

—La última, la cuarta que atacó justo antes de que yo renunciara. El marido era investigador privado. Se extendió más tiempo que los otros casos, fue escalando etapas. Primero fueron los objetos perdidos, después los ataques online. Luego, el ataque físico. Después simplemente desaparece hasta hace seis meses. Fueron dos años y medio de silencio. ¿Por qué?

—¿De dónde diablos has sacado este programa? —Nick estaba inclinado sobre el hombro mientras Joe introducía los órdenes—. No es el común que estamos usando en la Agencia.
La sonrisa de Joe fue petulante.

—______ jugueteó con él una o dos veces. En general lo utilizo para la granja, pero es aplicable en cualquier maldito campo. Lo único que tengo que hacer es ingresarle los comandos y los criterios de búsqueda y el programa rescata información de los archivos que le indico. O... —Dio en otra tecla—. Buscamos en Internet con el mismo criterio que ha sido cargado. Aunque lleva un tiempo.
Joe se reclinó sobre la silla, con el ceño fruncido al tiempo que Nick volvía a su lugar del otro lado del escritorio y acercaba la silla. Podía sentir algo inquietándolo en el fondo de la mente, pero no podía precisar qué era. Desvió la mirada hacia los archivos en pantalla mientras minimizaba el programa para que se ejecutase de fondo.

—¿Por qué no ha habido ningún ataque desde que le entregué el caso a Dell hasta hace seis meses? —preguntó distraídamente—. Han pasado tres años.

—Quizás se mudó. Los ataques podrían haber continuado en otro lugar sin que nosotros lo sepamos.

—Posiblemente —murmuró. Pero no lo sentía correcto. Ese era el problema con esa investigación en primer lugar. Demasiadas cosas no se sentían correctas desde que había comenzado con ella.

—¿Tienes otro perfil armado de él?
Nick negó con un movimiento de cabeza

—Solo tenía las tres instancias anteriores para trabajar hasta que encontré las otras cuatro hace poco. El director quería más información antes de que volviéramos al criminólogo.

—Este no es un crimen sexual, Nick. —Joe podía sentirlo. Era otra cosa, algo más peligroso—. Y no se detendrá simplemente. Continuará, y los ataques se volverán peores. Quiere probar algo.

—¿Entonces estamos buscando a alguien que no pudo ser parte del campo de la investigación por alguna razón?
Joe asintió con la cabeza.

—Alguien que se las ingenió para acercarse a las víctimas. Lo suficientemente cerca como para tener acceso a los hogares. Llama a Dell, que vuelva a entrevistar a las víctimas. Consigue una lista de los amigos cercanos y familiares que podrían haber tenido ese acceso. Veremos qué encontramos cuando controlemos los nombres.
—Eso tomará un tiempo, también —puntualizó Nick
Había una advertencia que le quemaba las entrañas que no tenía sentido.

—Que comience con eso. Quizás logremos algo pronto.

—Solo me quedan unos pocos días de mis vacaciones forzadas. —Nick se
reclinó hacia atrás en la silla—. He estado considerando la idea de unas vacaciones reales. Solicitaré unos días de licencia si puedes trabajar esto conmigo. Nos puede dar una ventaja si Dell está trabajando con la información y nosotros lo seguimos desde aquí.
Joe tamborileó el brazo de la silla con los dedos.

—Hazlo. —Finalmente asintió con un movimiento de cabeza, sin estar seguro de por qué el hormigueo que sentía en la nuca se estaba volviendo una comezón—. Va a tomarle un par de días al programa de ______ terminar de chequear Internet y nos va a llevar un par de días más a nosotros limpiar la porquería superflua que nos arroje. Cuando termine, veremos qué tenemos.
Joe clavó la mirada en el ordenador, con los ojos aún entrecerrados, sopesando la información que había conseguido hasta ese momento.

—Armaré una lista de preguntas para que Dell lleve consigo —le dijo a Nick— . Es un buen agente de campo, pero no es el mejor cuando se trata de interrogar a las víctimas.
—¿No me digas? —murmuró Nick—. No había tenido tiempo para investigar a las siete víctimas y sus asociaciones por completo.

—Pronto lo tendrás. —Joe exhaló sonoramente—. Lo que me preocupa es el silencio entre mi último caso y hace seis meses. Los cuatro casos tuvieron lugar en la zona de Alejandría y Washington D. C. en un período de cuatro años. Luego nada más hasta los últimos tres. Me pregunto dónde habrá ido.

—Con suerte, la genialidad de ______ nos dará la respuesta. —Nick indicó el ordenador de Joe con un ademán de la cabeza—. Es una lástima que no podamos ingresar en las bases de datos de la policía con ese pequeño.

—Nos llevaría años —suspiró Joe—. _______ vive amenazando con mejorarlo, pero aún no se ha dado cuenta de cómo hacerlo funcionar con los millones de casos en las decenas de agencias. Esperaremos días simplemente con Internet y los periódicos en la zona de Virginia Maryland. Si quieres llegar más lejos, tendremos que esperar semanas o meses.

—¿Cuanto más ajustas el criterio de búsqueda más rápido funciona? — preguntó Nick.
Joe asintió con un movimiento de cabeza.

—Sin embargo, en este punto, no hay suficiente información para encontrar un denominador común más que los esposos que están en el campo de la investigación. La cantidad de palabras claves que he tenido que utilizar llenará el programa con basura también. Pero podría darnos una clave. Algo más para avanzar.

—En este punto, cualquier cosa ayudaría. —Nick se encogió de hombros—. Me pondré en contacto con Dell y lo pondré a trabajar en la información adicional. Y reza para que no vaya con el director.
Joe rió con burla.
—Dell no irá con el director. Simplemente querrá llevarse el crédito.

—Puede quedarse con él Joe echó una mirada a Nick con dureza. El dejo de frustración en la voz de su amigo era revelador.

—Tú lo has tenido, ¿no es así? —le preguntó Joe, viendo los signos con claridad.

—Estoy más tiempo suspendido de lo que estoy en mi escritorio. Se está volviendo una molestia.

—Entonces deja ya de moler a golpes a los perpetradores —sugirió Joe

—Bueno, podrían pedirme que dejara de respirar. Malditos cabrones. Nos pasamos meses, años, trabajando para atraparlos y al minuto siguiente algún abogaducho de elegantes pantalones y camisas de cuello doblado los saca de la cárcel por algún tecnicismo. Eso o un testigo desaparece y aparece muerto, o de repente la información se corrompe y los malditos están de vuelta en las calles destrozando vidas de nuevo. Me enfurece, Joe.
Pues sí, lo enfurecía a Joe también. Era una de las razones por las cuales había renunciado y regresado a la granja. ______ y la tentación que representaba el Club de Sinclair no fueron las únicas razones. Habían sido razones predominantes, pero hubo otras.

—A la firma de Cameron le está yendo bien —indicó Joe, refiriéndose al primo de Nick, el investigador de Sinclair—. Te ha estado persiguiendo durante años para que trabajes para él.

—Lo estoy pensando. —Nick subió los pies al escritorio al tiempo que se reclinaba un poco más en la silla—. El nuevo director no aprecia mis habilidades individuales —se quejó con sarcasmo—. Renunciar es mejor a que te echen, cualquier día de la semana.
Joe negó con un movimiento de cabeza. Nick era el chico malo de la Agencia, nunca había cabido duda de ello.

—Me topé con _____ esta tarde antes de que se marche —dijo Nick, cambiando de tema una vez más—. Estaba muy nerviosa.
Joe sintió que el cuerpo se le estremecía con una repentina excitación.
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 8th 2012, 04:53

Hola!!! Que buenos los capis, estuvieron geniales..
Debes seguirla, me encanta la nove, la amo, es super!!


Siguelaaaaaaaa

Me alegro q te haya ido muy bien en tus examenes, toda la
Suerte en tus estudios, besos! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 8th 2012, 08:22

me encantoooo siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 8th 2012, 09:08

Siguelaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Julio 8th 2012, 11:16

Quiero seguir leyendo esta novelaaaaa siguela pronto porfavor!!
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y Tu) HOT Adaptada   Julio 8th 2012, 13:37


CAPITULO 30


—¿Mencionó algo de ayer por la noche?

—No dijo nada, pero lo recordaba. Realmente te arriesgaste mucho ayer por la noche.
Joe estaba muy al tanto de los riesgos que estaba tomando en su matrimonio. No necesitaba que Nick se los marcase.

—Yo me encargaré de mi matrimonio, Nick — Joe suspiró cuando deslizó la silla en su lugar y se puso de pie—. Ve qué más puedes conseguir de Dell. Tengo que trabajar fuera.

—¿Necesitas ayuda? —dijo Nick en cambio—. Sonsacaré cosas de Dell esta noche después de que llegue a su casa. Eso me deja el día bastante libre. Joe echó una mirada al reloj. _____ regresaría en cualquier momento, a menos que hubiese decidido almorzar con algunas de las mujeres del comité de caridad, lo que hacía en ocasiones. La amistad con Maxine Bright parecía estar creciendo, y con ella, _____ había comenzado a asentarse en la vida rural con mucha más facilidad de lo que él había anticipado.
Maxine era una buena mujer. Ella y su marido, Liam, eran dos de los amigos de la secundaria que Joe había conservado a lo largo de los años. Liam lo había mantenido al tanto de los chismorreos locales y lo había ayudado con las inversiones suficientes como para asegurarse que cuando él se mudase a casa, tuviera el colchón económico que necesitaba para que la granja prosperase.
Por supuesto, Joe no había anticipado en ese momento que contraería matrimonio con una mujer cuyo pasatiempo fuera tan lucrativo como la carrera de_____ . La mujer pensó que era divertido jugar con programas de informática, mientras que Joe solía tirarse de los cabellos cuando tenía que pasar mucho tiempo con ellos.

—Vamos, entonces —contestó al fin a la sugerencia de Nick de ayudarle con el trabajo de granja—. Tengo que movilizar un poco del ganado y controlar a mi yegua favorita. La potranca que está por parir es una potencial fuente de dinero. Quiero mimarla.

—Tú las mimas a todas —gruñó Nick al ponerse de pie—. Es por eso por lo que todas te aman.

—Y tú te las tiras encima y las cubres como una ola de maremoto —espetó Joe—. Realmente las asustas, Nick. Este niño malo necesita unos ajustes aquí y allá.

—Mis ajustes están bien

—Ya veo. En este momento, no tienes una amante estable. Eso no va contigo, amigo.

—Es una mala racha, solo eso.

—Ten cuidado, puede convertirse en un modo de vida.
______ cerró la puerta principal de un portazo, pateó las sandalias a un costado de la entrada, y arrojó el bolso y el portafolio sobre la pequeña silla de al lado. Maxine se había convertido en una fuente de información una vez que se alejaron bastante de las mujeres del comité de caridad. Y ese surtidor estaba lleno de políticas pueblerinas y mezquinas envidias. Había intentado ignorar la ruindad de Delia durante tres años, pero ahora se estaba saliendo de control.
Cuídate las espaldas,_____ . Delia nunca le perdonó a Joe que se fuera del pueblo y no se casase con ella. Te odia. Y está decidida a hacerte daño. No sé qué se trae entre manos, pero se está deleitando con algo y también lo están haciendo las muchachas que están con ella. Locura. Delia había desposado a uno de los hombres más adinerados e influyentes del estado de Carolina del Norte, y estaba aún enfadada por el que se le había escapado.
¿Cómo sabía Delia acerca de lo que habían compartido Nick y Joe en Virginia? ¿A quién conocía?

—¿_______? —Joe ingresó desde el pasillo que daba al cuarto de la lavadora y a la cocina del fondo de la casa—. ¿Qué sucede?

—¿Te la tiraste antes de marcharte todos esos años atrás? —explotó de repente—. ¿Por eso decidió hacerme la vida imposible? ¿Porque nunca se olvidó de su primer revolcón?
Él abrió los ojos de par en par al caminar hacia ella.

—¿Me follé a quién?

—Delia Gray. —Colocó las manos en las caderas al encararlo—. ¿Y quién en esta zona, Joe, sabía de tus pequeñas juergas con Nick en Virginia?
La sorpresa brilló en los ojos de él.

—Nadie lo sabe aquí, ____.

—Alguien lo sabe, Joe, o son videntes, porque el último chismorreo que llegó a oídos de Delia Gray es que tú y Nick están ahora compartiéndome a mí.
Ella lo vio ponerse rígido, los amplios hombros parecían más amplios, el pecho debajo de la camisa gris parecía más ancho.

—Están haciendo suposiciones.

—Ah, ¿ahora de repente crees en las coincidencias, Joe? —le preguntó impaciente—. ¿No eras tú el que me dijo más de una vez que no existían las coincidencias?

—Las reglas son diferentes en los pueblos pequeños, ______ . —Sonrió toscamente—. Aquí los rumores y las suposiciones tienen vida propia, cariño, lo sabes.

—Están chismorreando acerca de mí, Joe—suspiró ella—. Maldición, ni siquiera he hecho nada aún y ya están chismorreando.
Ella elevó la mano cuando él comenzó a caminar en su dirección; la expresión en el rostro de Joe fue, de repente, tranquila, pensativa.

—Necesito cambiarme la muda. Darme una ducha. Pensar. —Negó con un movimiento de cabeza al dirigirse hacia las escaleras—. Bajaré más tarde para preparar la cena.

—_____. —La tomó del brazo cuando ella avanzó.
______ miró fijamente los dedos que le rodeaban la cintura antes de levantar la mirada con lentitud hacia Joe

—Dije que necesito pensar —le dijo con un tono de voz gélido—. No daré un paso más en este pequeño juego que tú y Nick quieren jugar sin pensar hacia dónde va y cómo terminará. No cometas el error de creer que puedes obligarme a hacer esto con tus tácticas de lobo alfa, Joe.

—¿Tácticas de lobo alfa? —Enarcó una ceja—. ¿Es eso sinónimo de forzar?
—Es un sinónimo de toda esta super sensual dominancia con la que de repente crees que puedes controlarme. La dominancia no me controla ,Joe. Tú no la controlas. Y no la utilizarás para conseguir lo que quieres hasta que yo decida qué es lo que quiero. ¿Lo comprendes?
La mano libre se movió, con la velocidad de un rayo, y se ubicó en la nuca de _____ ; los dedos se lanzaron como arpones entre los cabellos.

—Entiéndeme —le dijo entonces, con una densa sensualidad mientras la atraía hacia él, con los labios a un centímetro de distancia de los de ella, acariciándolos, recordándole el beso de la noche anterior, la tormenta feroz que se había apoderado de ella—. Nuestra vida sexual es simplemente eso. Nuestra. Yo me encargaré de Delia. Me encargaré de cualquiera, en cualquier lugar, que decida que mis asuntos son los de ellos.
______ dio un grito ahogado cuando él la atrajo hacia sí, con un brazo rodeándole la espalda mientras la otra mano le sostuvo la cabeza firme y los labios cubrieron los de ella. Como la noche anterior. Como todos los besos que se habían dado en la vida combinados en uno solo. El calor que manaba de él era abrasador. La sensación de la lengua controlándole la propia, los labios de él sosteniéndola, el poderoso pecho bajo las palmas de las manos.

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA   Hoy a las 04:57

Volver arriba Ir abajo
 
Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 15.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 9 ... 15  Siguiente
 Temas similares
-
» Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA
» Recordatorio: Cásate conmigo [Nick&tu] - Adaptada [TERMINADA]
» Placeres Prohibidos-Joe,Nick y ___(Mayores)
» Placeres Nocturnos (adaptacion) ~Nick y tu~
» Thє Duff • [Nick & tú] ¤ Adaptada.™

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: