Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
AutorMensaje
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 18th 2012, 13:08

Joe la tomó del pelo y le echó la cabeza hacia atrás para comerle el cuello a besos. _________ se retorció de placer. Bastó con un simple tirón para soltar el tirante que sostenía el vestido. Él le recorrió el pecho con su deliciosa tortura de lengua, labios y dientes hasta que se introdujo un pezón en la boca y succionó suavemente.

Ella se estremeció y se aferró a él entre gemidos de placer. Joe levantó la cabeza para besarla en la boca, y el seno abandonado protestó por la falta de caricias. ________ gimió contra su boca, y como respuesta, él la sentó a horcajadas sobre sus piernas. ________ no pudo reprimir el impulso de apretarse contra él, sexo contra sexo. Joe la animó, tomándola de las nalgas, completamente descubiertas ahora que el vestido se le había subido a la cintura. Ella sintió un calor abrasador entre los muslos y empujó las caderas mientras le hundía los dedos en la cabellera negra y sedosa.

Cuando se levantó con ella en brazos, no se molestó en protestar. Sabía qué estaba haciendo y adonde la llevaba.

Notó la suavidad de las sábanas cuando la dejó en la cama y le echó los brazos al cuello por si decidía enderezarse y dejarla.
Lejos de marcharse, él le quitó el vestido con la destreza de un hombre que sabía desnudar a una mujer sin dejar de besarla. No había sujetador que tuviera que quitar, ya que con aquel vestido no habría podido ponérselo, y las medias tenían ligas, lo que dejaba las braguitas como única barrera, pero se quedaron en su sitio, porque él se estaba desvistiendo. Ella lo ayudó, impulsada por una necesidad febril, y juntos lucharon con los botones, con el cinturón...

El mundo se redujo al frufrú apremiante de la ropa, las respiraciones entrecortadas, el calor de sus cuerpos y las caricias impacientes de los dedos en la piel. Y al beso, que no se interrumpió en ningún momento, ni cuando exploró todos los músculos de su cuerpo con las manos, ni con ninguno de los gemidos que le arrancaban las caricias.

El movimiento que hizo él para quitarse los zapatos coincidió con el momento en que ella lo liberaba de la camisa. La piel cálida y tersa de Joe, cubierta de una mata de vello, volvió a regalarle los ávidos dedos, y ella la recorrió con las uñas y lo sintió estremecerse de placer. Notó que él se tensaba cuando por fin sintió todo el poder de su desnudez a su lado. Tenía un cuerpo imponente, increíble.

Sentía en los pezones erectos el roce del vello viril, y el placer que le proporcionaba era tal que la dejaba sin aliento; sin embargo, se puso a jadear cuando él le pasó las manos por la espalda, las nalgas y los muslos antes de bajar hasta las medias. Se las quitó sin ningún esfuerzo, y al llegar al final, la tomó de un pie y le hizo pasarle una pierna por encima de las caderas.

Se estremeció de placer cuando él le tomó una mano, se la situó sobre la piel suave del miembro viril y la instó a acariciarlo. Aún llevaba las braguitas, pero no las quería; quería sentirlo acariciarla sin que nada se interpusiera entre su piel.
Joe pareció leerle la mente, porque se giró para tumbarse de espaldas con ella encima. Luego la levantó, le hizo juntar los muslos y le pasó dos dedos por el elástico para apartarle las braguitas de la redondez del trasero.

—Tu piel es como la seda —le susurró entre besos.

Cuando ella atrapó las palabras con la punta de la lengua, él bajó un dedo hasta alcanzar la cálida humedad que albergaba entre los muslos. Sabía muy bien lo que hacía. ___________ se volvió loca de placer por el estímulo que le nublaba los sentidos. Con un gemido, él la recostó boca arriba, y, por primera vez, interrumpieron el beso.

Los ojos de Joe parecían dos diamantes negros cuando se situó entre aquellos muslos blancos como una perla. Durante los minutos siguientes, __________ se entregó por entero a la sensualidad embriagadora de sus caricias.

Era exquisita. Era la mujer más receptiva con la que había estado en su vida. Durante un breve momento no pudo evitar preguntarse con qué hombre habría aprendido a reaccionar así, y sintió una punzada de algo demasiado parecido a los celos. Mientras la besaba íntimamente, le buscaba el placer con los dedos. Levantó la vista para mirarle la cara y la observó rendirse, apremiado por una ardiente necesidad de volverla loca.
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 18th 2012, 13:09

ahi esta
Disfruten de este cap 3:) Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 19th 2012, 08:34

me encanto
ya lo dicen ''lo que se pelean, se desean''
hay esta la prueba
jajajaja siguelaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 20th 2012, 06:12

Nueva lectora :-) ya me prendi con la nove asi que siguela, esta buenisima
Volver arriba Ir abajo
HellYeahJonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 287
Edad : 21
Localización : Tomada de la mano de Joe
Fecha de inscripción : 14/03/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 20th 2012, 09:24

siguela!!!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iBatmanGirl
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 22nd 2012, 08:43

Le parecía la criatura más hermosa del universo. El pelo claro desparramado por la almohada, los labios rojos contra la blancura de la piel, los ojos cerrados, los brazos relajados sobre la cabeza en un gesto de rendición total y el temblor de los senos cuando se arqueaba sensualmente con cada caricia. Sabía que ella quería alcanzar el clímax, y él podía sentir la tensión en todo el cuerpo, pero la idea de que otro hombre pudiera haberle hecho sentir algo parecido lo impulsaba a querer darle más y más placer. Se apartó abruptamente y, mientras ella protestaba con un gemido, terminó de quitarle las braguitas. Acto seguido, le asaltó cada centímetro de piel con manos, labios y dientes. Le introdujo más los dedos en el sexo y le rodeó un seno con la boca. Eran perfectos. Mientras sus dedos jugaban con uno de los pezones, su lengua se ocupaba del otro. Ella gimió, se arqueó, se estremeció y trató de vengarse a fuerza de caricias y mordiscos. Le pasó las manos por todas partes, haciéndolo temblar cada vez que decidía clavarle las uñas en la piel.

—Mírame —dijo Joe con voz ronca.

__________ abrió los ojos y lo miró con toda la intensidad de su deseo. Pensó que era arrebatador. Un amante apasionado con cara de ángel caído. Le sostuvo la mirada cuando se situó entre sus piernas y se introdujo en ella con mucha suavidad. La sorpresa le hizo abrir los ojos desmesuradamente. No era virgen, pero Joe era grande, y tal vez la experiencia le hubiera enseñado a tener cuidado con las amantes nuevas, porque se notaba que se estaba conteniendo para no hacerle daño.

—¿Estás bien? —preguntó él.

Ella asintió y trató de relajar los músculos internos. Joe le lamió los labios con una lentitud erótica que avivó la llama del deseo. ______________ lo tomó de los hombros y empezó a respirar entrecortadamente mientras él se empujaba en su interior, acompasando los movimientos.

Se unieron en una danza de ritmos contrarios. __________ tenía la impresión de que sus sentidos cobraban vida propia y se agitó debajo de él. Lo necesitaba; quería poseerlo por completo. Cuando lo sujetó por los hombros, sintió la tensión que le provocaba la espera. Impaciente, levantó las caderas, cerró los ojos y lo atrajo más aún a su interior.

Joe pensó que nunca había sentido nada parecido. Le devoró la boca a besos y, al notar la desesperación de su amante, que se esforzaba por separar más los muslos, se olvidó de la prudencia y se dejó llevar por la fuerza de la pasión. Casi esperaba que protestara, pero ella no hizo sino alentarlo.

Era maravillosa; una sílfide de piel perlada con movimientos de sirena. Le rodeaba los hombros con las manos, clavando las uñas ligeramente. Fue aumentando el ritmo y ella lo siguió, respondiendo a cada acometida con una contracción deliciosa.

Los dos se vieron invadidos por un calor que los transportó a otro mundo. La tensión se convirtió en una especie de línea electrizante entre el dolor y el éxtasis, que les licuaba los sentidos y les bloqueaba el cerebro. ____________ se sacudió por la intensidad del orgasmo y arqueó la espalda mientras él se empujaba con fuerza, gemía estremecido y se dejaba arrastrar hacia un clímax arrollador que parecía que no terminaría nunca.
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 22nd 2012, 08:52

Capítulo 5

SE quedaron tendidos con los músculos relajados, el corazón acelerado y la piel ardiendo. Mientras trataba de recuperar el aliento, Joe tenía la cara apoyada en la almohada, cerca de la cabeza de _______, que tenía una palidez cadavérica y estaba con los ojos cerrados tratando de no olvidar lo que acababa de ocurrir.

Sentía náuseas de sólo pensar que acababa de tener relaciones sexuales con un desconocido. No había hecho nada parecido en toda su vida, lo cual no hacía que se sintiera mejor. Sospechaba que nada haría que se sintiera mejor. El hombre que tenía encima era Joe Joe, un italiano famoso por salir con rubias de piernas largas.

Había averiguado qué se sentía al ser una más en una larga lista de conquistas. Sentía vergüenza y desprecio por sí misma, y más vergüenza sintió cuando de repente él se movió para salir de su interior, y no pudo evitar estremecerse con la sensación.

La tranquilizó ver que el roce también lo hacía temblar. Joe levantó la cabeza de la almohada y la miró. Se hizo un silencio incómodo, y _______ trató de reprimir el impulso de echarse a llorar. El corazón le seguía latiendo con fuerza, y se moría por salir de allí. No la ayudaba en absoluto que la estuviera mirando con aquella expresión adormilada y sensual, propia de un hombre que se sentía muy satisfecho.

—Creo...

La tensión de la garganta no le permitió decir nada más. Él le pasó un dedo por el labio tembloroso.

—Crees, ¿qué?

—Creo que nos hemos dejado llevar...

—Yo me he dejado llevar por ti. Has sido... especial...

Joe esbozó una extraña media sonrisa que podía ser tanto una muestra de cinismo como una mueca de incomodidad por lo que había pasado.

—Gracias —farfullo ella con tristeza.

—Has sido como una especie de regalo inesperado después de una noche terrible, y me alegro mucho de no haberlo rechazado cuando tenía la oportunidad...

Ella no se podía creer que la considerara un regalo y decidió que la media sonrisa había sido cínica.

—Pues rechácelo ahora, señor Jonas —replicó con frialdad—. Porque es el último regalo que obtendrá de mí.

______ le dio un empujón para obligarlo a apartarse, se levantó de la cama y empezó a buscar algo con que cubrir su desnudez. Vio su vestido arrugado en el suelo, se estremeció de sólo mirarlo y optó por ponerse la camisa de Joe.

—Pareces muy segura.

—Lo estoy.

—Nos lo hemos pasado muy bien.

—De acuerdo, eres un amante fantástico. Mejor que la mayoría, si eso te estimula el amor propio.

—Grazie.

________ quería gritarle que desapareciera de su vista. Seguía sin poder creer que hubiera dicho que era una especie de regalo. Se odiaba, estaba furiosa, y se dio cuenta de que en cualquier momento se iba a echar a llorar desconsoladamente.

—¿Hay algún otro dormitorio que pueda usar? —preguntó, mirándolo con lo que le quedaba de orgullo.

—No lo necesitas. Esta cama es bastante grande para los dos.

______ se negaba a discutir con él y se volvió para avanzar hacia la puerta.

—No me gustan las aventuras de una noche —declaró Joe.

Ella se detuvo en seco y tensó los hombros.

—A mí tampoco.

—Bien. De modo que nos entendemos.

—No —dijo ella, girándose—. ¡Yo no entiendo nada!

Joe se había levantado y estaba buscando los pantalones; parecía muy cómodo con su desnudez y era tan atractivo que _______ no pudo evitar ruborizarse al recordar cómo había sido sentirlo dentro. Trató de no pensar en ello, pero era demasiado tarde, porque cuando estaba a punto de ponerse el pantalón, la miró y se quedó inmóvil.

Empezó a respirar entrecortadamente y sintió pánico en zonas en las que sabía que se podía sentir miedo: en el pecho, en los pezones y entre las piernas.

El dejó caer los pantalones, y ella comprendió por qué: le había excitado la manera en que lo estaba mirando. Lo que antes le había parecido poderoso, en aquel momento le parecía absolutamente increíble. Joe empezó a avanzar hacia ella, y ______ gimoteó mientras levantaba una mano temblorosa con la absurda esperanza de hacerlo retroceder.

—No, por favor —suplicó, sintiendo que se le aflojaban las piernas—. Ya habíamos complicado bastante esta situación sin necesidad de añadirle intimidad. ¡Por favor!

—Acabo de entrar en ti y ha sido la experiencia más placentera de mi vida. Esto es intimidad, mia bella. Ya es demasiado tarde para negarlo.

—No quiero...

—Oh, sí que quieres. Lo has deseado desde el momento en que nos conocimos. Y sería un mentiroso si no reconociera que he sentido lo mismo.

—¿Sexo sólo por diversión?

—¿Por qué no? —replicó, atrayéndola hacia sí—. Estamos condenados a pasar juntos los próximos meses mientras se resuelve este embrollo, así que ¿por qué no disfrutar de lo que nos pasa y que no forma parte de la mentira?

—Si saliera de aquí vestida así y le dijera a alguno de los que esperan fuera que he cambiado de opinión porque no eres bastante bueno en la cama, se resolvería este embrollo.

—¿Quieres decir que me falta práctica? —se echó a reír y añadió—: Ya que los dos sabernos que pareces tener un talento natural para el sexo, señorita Carmichael, dejaré que me enseñes todo lo que sabes.

—¿Qué insinúas con eso?.
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 22nd 2012, 08:53

Ahi esta les subi un poquito mas por todo los dias que no les habia subido.
Espero y les guse!
Comenten ^^
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 22nd 2012, 10:35

me encanto, bueno eso ya lo sabes
siguela por fii
Volver arriba Ir abajo
HellYeahJonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 287
Edad : 21
Localización : Tomada de la mano de Joe
Fecha de inscripción : 14/03/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 22nd 2012, 11:43

asdfghjkl siguela >Smile
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iBatmanGirl
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 23rd 2012, 20:04

—Que o bien alguien te enseñó a complacer de una manera increíble a los hombres o bien es algo natural en ti. E intento darte el beneficio de la duda más honorable.

_______ no se podía creer que se atreviera a insinuar que la habían preparado como a una concubina para satisfacer a los hombres. Un rato antes era un regalo, y en aquel momento, una prostituta experimentada. Se puso muy tensa.

—¿Cómo te atreves?

—Indígnate todo lo que quieras, pero utilizas músculos que no sabía que las mujeres pudieran utilizar y besas como una Circe encantadora, hambrienta y experimentada, amore. Eres peligrosa, pero ya estoy en tus redes.

—Creo que esto ha llegado demasiado lejos.

____ se giró para alejarse, pero él la obligó a darse la vuelta, le abrió la camisa e introdujo las manos por debajo para tomarla de la cintura y acariciarle el estómago con los pulgares. Cuando ella soltó un suspiro desesperado, Joe vio que empujaba las caderas hacia él, como si no pudiera dejar de desear el contacto con su sexo.

—¿No te das cuenta? —murmuró—. No te puedes contener. Puedo ver cómo tu pubis está pidiendo a gritos sentirme de nuevo.

______ sabía que tenía razón, pero sacudió la cabeza.

—No.

—Si hago esto —dijo él, separándole un poco las piernas—, tus muslos se aferran a mí como si les fuera la vida en ello.

Y ella no pudo evitar aferrarse a él. Cuando Joe movió las caderas, le echó los brazos al cuello y se entregó al placer del momento. Echó la cabeza hacia atrás, con las pupilas dilatadas y los labios entreabiertos, y le rogó que la besara.

Él no se reprimió. Le devoró la boca mientras otras partes de su cuerpo le devoraban la cálida humedad de entre las piernas. A ________ no le parecía que fuera una especie de esclavo de lo que se estaba generando entre ellos. En su opinión sólo estaba demostrando que la despreciaba, jugando con ella para vengarse, porque seguía sintiéndose humillado por haber sido víctima propiciatoria de los problemas matrimoniales de Elise. Se estaba cobrando una deuda y aceptaba los favores sexuales como parte de pago. Y pretendía hacerla pagar hasta que se acabara la farsa.

La tomó en brazos, la recostó en el edredón y se acercó a ella, tapando la luz como una sombra dominante. Todo en él era físicamente impresionante, fuerte, fascinante, abrumador y excitante.

La miró con los ojos muy brillantes. Estaba a punto de hacerla suya por segunda vez, y lo más terrible era que ella sabía que no iba a oponer resistencia.

Empezó a sonar un teléfono con el tono agudo de una sirena. ________ lo miró a la cara y, durante un momento, pensó que no iba a contestar e iba a seguir con lo que había empezado. Pero de pronto le cambió la expresión, le cerró la camisa para cubrirle el pecho y se levantó para ponerse los pantalones.

—Quédate en la cama y duerme.

Cuando Joe se marchó y cerró la puerta del dormitorio, ella comprendió que la acaba de poner en su sitio: era el regalo que podía usar cuando le apeteciera.

Los timbrazos dejaron de sonar. ______ no se pudo contener y abrió la puerta sin hacer ruido para escuchar la conversación.
Joe estaba delante de una mesa, de espaldas a ella y con los pantalones desabrochados.

—¿Te parece que me puedo alegrar de que me llames a las dos de la mañana, Daniella?

No sonaba contento en absoluto. _______ se quedó quieta y notó que se le tensaban los hombros cuanto más hablaba la hermanastra.

—¿Me vas a dejar hablar, Daniella? Lamento que hayas recibido tantas llamadas —dijo cansinamente—. No, la chica en cuestión no es Emilia; es la que ha sido siempre. Eran los demás los que se equivocaban.

Una mentira. Otra mentira. ______ sentía el peso de cada una sobre los hombros. Joe se volvió de golpe, como si se hubiera dado cuenta de que estaba allí. Lo vio mirarla de la cara a las piernas, pasando por la camisa. La intimidad de la mirada se contradecía con la frialdad de las facciones, y _______ supo que no sólo había recuperado el control, sino que había vuelto a ser el mismo que había visto por primera vez en la fiesta: un hombre extremadamente atractivo, pero cínico y duro.

Bajó la vista y volvió al dormitorio. Mientras cerraba la puerta pensó que Emilia había elegido al hombre equivocado para tener una aventura.

Joe se metió la mano en el bolsillo, se apoyó en el borde de la mesa y reprimió el impulso de maldecir mientras Daniella le seguía gritando en el oído. Estaba furioso por la intromisión de los periodistas, que no dejaban de llamar a su hermanastra para pedir información, y porque la situación se había convertido en una bola de nieve imparable. Además, estaba terriblemente excitado y se despreciaba por ello. No entendía qué estaba haciendo al abalanzarse sobre una desconocida como un adolescente con las hormonas alteradas.

No le sorprendía que lo hubiera mirado como si fuera una especie de monstruo ni que se hubiera vuelto a encerrar en el dormitorio. _______ sabía que estaba atrapada, y Joe sabía que él también.

—No, Daniella —interrumpió—. Fuiste tú la que cometió el error hace dos meses. Nunca fue Emilia, ¿te enteras?
La frialdad de su tono tuvo el efecto deseado.

—¿Pretendes que diga que estaba equivocada?

—No. Digo que te equivocas.

—¿De modo que te acabas de comprometer con la tal ______ Carmichael, la misma mujer que se te ha echado a los brazos esta noche?

—Sí.

—¿Así, de repente?

Daniella rió entre dientes con incredulidad.

—No. He estado... cortejando a ______ durante los dos últimos meses.

—¿Cortejándola?

—Bueno, seduciéndola.

—¿Está embarazada?

—¡No!
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 23rd 2012, 20:05

ahi esta chicas espero que les guste :*
Cuidense Very Happy
Comenten
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 24th 2012, 08:38

siempre que alguien se compromete, todos piensan que hay in embarazo....
me hace mucha gracia
siguela
Volver arriba Ir abajo
HellYeahJonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 287
Edad : 21
Localización : Tomada de la mano de Joe
Fecha de inscripción : 14/03/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 26th 2012, 06:15

siguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iBatmanGirl
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 26th 2012, 08:50

Me encanta, cada vez se pone mejor. Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
PinguinitaJonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 306
Edad : 19
Localización : Con Joe en mi habitacion 1313 ;)
Fecha de inscripción : 11/07/2011

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 28th 2012, 21:22

Siguela pronto please!! Cada vez esta mas buena!
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 28th 2012, 21:41

[center]Joe se enderezó de un salto y se giró cuando cayó en la cuenta de la gravedad de la situación. No se había puesto preservativo y no se le había ocurrido preguntarle a Rachel si usaba algún método anticonceptivo. No se podía creer que se hubiesen dejado llevar sin tomar precauciones.

—Y, dado que mi vida personal es asunto mío, cara —continuó—, ¿sería mucho pedir que te limitaras a decir que no harás comentarios? O, mejor aún, Daniella, descuelga el teléfono.

Joe cortó la comunicación, colgó el auricular y se quedó parado sin saber qué hacer. Había tenido relaciones sexuales sin preservativo con una mujer a la que apenas conocía. Se puso en tensión al pensar en las posibles consecuencias de su irresponsabilidad. Con la suerte que tenía, _____ podía haberse quedado embarazada. Sin contar que podían haberse contagiado alguna enfermedad.

Soltó un gruñido de impotencia y volvió al dormitorio. Cuando abrió la puerta tenía la mandíbula apretada como una tenaza. La habitación estaba a oscuras. Encendió la luz y se situó a los pies de la cama. ______ estaba acurrucada bajo el edredón.

—No me he puesto preservativo —anunció de golpe.

Ella se sentó en la cama, con las mejillas coloradas y los ojos llenos de desconfianza, y aun así estaba absolutamente encantadora.

Joe tragó saliva.

—Repite lo que has dicho —dijo.

—No he usado preservativo. No soy promiscuo y jamás había corrido un riesgo semejante en mi vida. Espero que estés en el mismo caso.

______ se quedó mirándolo. Parecía un déspota al que la bruja de su mujer hubiera pillado en calzoncillos. Sólo que tenía los pantalones puestos y, en aquel caso, la bruja de su mujer era el «regalo» del que había disfrutado a conciencia antes de preguntarse dónde había estado antes de aterrizar en su cama.

Como si no tuviera suficiente con estar en el dormitorio de un hombre al que había conocido aquella noche, semidesnuda, con una camisa ajena y oliendo a sexo, tenía que soportar conversaciones propias de un burdel.

Sólo faltaba que le preguntara cuánto le debía por sus servicios. Sabía que si le daba la oportunidad no dudaría en acusarla de ser una prostituta.

—Soy una persona pulcra, cuidadosa y sana —espetó indignada.

—Me alivia oírlo.

No parecía aliviado en absoluto.

—¡No me acuesto con cualquiera! Y si te atreves a insultarme una vez más, creo que te voy a pegar.

—Disculpa si ha sonado como si estuviera tratando de insultarte.

—Me has insultado.

—Pero no nos conocemos.

—Es cierto.

—Y es un asunto que tenemos que tratar.

—Pues tu tratamiento es muy elocuente —dijo ella, metiéndose de nuevo bajo el edredón.

—No hemos terminado con esto.

—Sí, hemos terminado.

—No, ______. No me he puesto preservativo y necesito saber si usas algún método anticonceptivo.

_______ se puso pálida. Tenía la sensación de que no dejaban de asestarle golpes.

—No me puedo creer que me esté pasando esto —murmuró.

—Por tu respuesta, parece que tenemos un problema.

—¡Ya te he dicho que no me acuesto con cualquiera!

—No necesitas ser promiscua para tomar la píldora.

—Te agradezco el dato. Pero, en mi caso, no tomo la píldora, porque no me acuesto con cualquier...

La vehemencia se le atragantó cuando cayó en la cuenta de lo que estaba diciendo, y se llevó las manos a la cabeza. Acababa de tener relaciones sexuales con un desconocido sin usar ningún método anticonceptivo y tenía millones de espermatozoides en el cuerpo en busca de un óvulo que fecundar. Se levantó de un salto y corrió al baño. Creía que iba a vomitar, pero descubrió que no podía. Quería lavarse por dentro y por fuera. Sin embargo, se quedó paralizada abrazándose el estómago.

Lo oyó llegar cuando se abrió la puerta.

—Te odio —dijo—. Ojalá no hubiera oído nunca tu estúpido nombre.

Joe se apoyó en el quicio de la puerta. Quería hacerse eco de los sentimientos de ______, pero no creía que estuviera en condiciones de escucharlo.

—Son cosas que pasan, cara. Ahora ya es demasiado tarde para intercambiar insultos.

Ella se giró para mirarlo, con los ojos azules llenos de lágrimas y rabia.

—¿Te parece que ayuda ese tipo de comentarios?

Joe se metió las manos en los bolsillos y arqueó una ceja.

—¿Y crees que tu comentario anterior sirve de mucho?

Rachel imaginaba que no. No tenía fuerzas para seguir de pie y se dejó caer sobre la tapa del inodoro.

—Estoy horrorizada por lo que hemos hecho.

—Ya veo.

—No quiero tener un hijo.

—¿Con nadie, o sólo conmigo?

Lo miró, de pie en la puerta, semidesnudo en todo su esplendor, la viva imagen de todo lo que podría apetecer extraer del genoma masculino.

—Tomarse las cosas a broma tampoco ayuda.

—Y flagelarse tampoco.

Ella se quedó mirándolo.

—¿Adonde quieres llegar? No me conoces, y te quedas ahí mirando como si ya no se pudiera hacer nada.

—Soy pragmático. Ya no se puede hacer nada.

—Te felicito —farfulló ella, apartándose el pelo de la frente—. Yo sigo deseando que el día de ayer no hubiera empezado.

—Demasiado tarde para las lágrimas, cara.

—Ahora eres simplemente molesto.[
/center]
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 28th 2012, 21:51

—Lo siento. De todas maneras, dado que en el futuro podríamos volver a vernos en esta situación, te aconsejo que te acostumbres a mis molestias.

_______ no entendía de qué estaba hablando.

—¿Futuro?

—En mi familia, las bodas vienen antes que los hijos.

—Oh, por el amor de Dios. Mañana tomaré una de esas píldoras del día después.

—No, no harás nada de eso.

Ella se puso en pie.

—La decisión no es tuya.

—No, es de los dos. Me han educado de una manera y soy muy respetuoso de las tradiciones. En mi familia estas cosas se resuelven asumiendo la responsabilidad.(Ese es mi Joe*o*)

—Con una boda —se burló ella.

—Seguro que sabes que se me considera un buen partido, cara.

_______ tardó un momento en hacerse cargo de lo que estaba insinuando.

—Debería haberlo visto venir.

Joe frunció el ceño.

—No te entiendo.

—Tendría que haber sabido que más tarde o más temprano me acusarías de haberlo hecho a propósito, de haberte llevado a la cama para tratar de quedarme con el gran partido.

—Yo no he dicho eso.

______ sabía que lo había dicho. Estaba temblando por dentro.
—Me quedaré con la opción de la píldora —contraatacó, pasándole por delante.

El sacó una mano temblorosa del bolsillo para tomarla del brazo. En la otra tenía un móvil.

—Suéltame —protestó ella.

Joe no le hizo caso, marcó un número de la memoria y se acercó el teléfono al oído.

—¿Seguimos bajo el asedio de la prensa? —preguntó.

_____ se dio cuenta de que estaba hablando con el guardia del vestíbulo. Se puso tensa mientras esperaba a descubrir qué pretendía. Cuando cortó la comunicación, apretó los labios, se guardó el móvil en el bolsillo y la miró fijamente.

—Los paparazzis siguen ahí —informó—. No creo que nos dejen en paz por un tiempo y te garantizo que de aquí en adelante te seguirán a todas partes. Piénsalo. ¿Quieres salir a dar un paseo a la farmacia de guardia y convertir esto en un escándalo público cuando los periodistas te sigan y te vean comprando la píldora del día después?

Se quedaron en silencio, desafiándose con la mirada. ______ creyó que iba a gritar. Sentía que estaba gritando. Le dolía el corazón con sólo pensar que Joe pudiera tomarla por una especie de timadora profesional que ni siquiera respetaba su derecho de decidir sobre la vida de un posible hijo en común, y se le llenaron los ojos de lágrimas, porque después de la forma en que se habían conocido era lógico que desconfiara de ella.

Él vio las lágrimas y frunció el ceño.

—_______...

Ella tiró del brazo para soltarse y se alejó, pero se detuvo en medio de la habitación. No tenía adonde ir. No se podía esconder en ningún lugar. Al final hizo lo único que podía hacer en aquel momento: volvió a la cama, desapareció debajo del edredón y se apretó un puño contra la boca para reprimir los sollozos. Se apagaron las luces, y lo oyó cerrar la puerta con cuidado. Comprendió que había tenido la delicadeza de dejarla a solas con el dolor y se permitió soltar el primer sollozo. Pero volvió la cabeza en la almohada justo a tiempo para verlo levantar el edredón y tumbarse desnudo en la cama. La miró con aquellos ojos que parecían diamantes y torció el gesto.

—Estás llorando —dijo.

—No.

______ quiso enjugarse las lágrimas, pero él se adelantó, y la ternura del gesto la hizo llorar más.

—Habría querido no llorar —murmuró.

—Ya lo sé. Estábamos discutiendo. Has usado bien tus armas, y he contraatacado para hacerte pedazos. Te pido disculpas.

—Eres tan despiadado que asusta.

—Sí.

Joe le pasó una pierna por encima de las cadera para acercarla más; después le tomó una mano y la presionó contra su pecho.

______ sintió el calor y la firmeza de los músculos contra la palma de la mano. Era muy íntimo y muy peligroso, sobre todo porque no trató de apartarlo. Suspiró y trató de hacer caso omiso del deseo.

—Lamento mucho que nos hayamos metido en este embrollo.

—Pero nos hemos metido —puntualizó él con una sencillez demoledora—. Ahora tenemos que lidiar con lo que tenemos. Y lo que tenemos es un compromiso, una cama. Mientras estemos juntos, no des motivos a nadie para que cuestione nuestra sinceridad.

—Querrás decir nuestras mentiras.

El sacudió la cabeza.

—Empieza a creer en esto, cara —le aconsejó—. El destino del matrimonio de tu hermana reside en tu capacidad para vivir, respirar y dormir en el papel que has elegido desempeñar en mi vida.

Su vida. Aquellas palabras lo decían todo para ______. Era su vida la que estaba protegiendo. Su reputación y su orgullo.

Le empezó a temblar la boca, y Joe le pasó la lengua por el labio inferior. ______ vio que el deseo había reemplazado a la severidad y supo qué sucedería.

—No —dijo.

Pero él le introdujo la lengua en la boca.

—Sí —replicó.

—Pero yo no...

—Tú sí, cara.

Joe le demostró lo mucho que la deseaba introduciéndole los dedos bajo la camisa para acariciarle los senos mientras la besaba. _______ intentó en vano no reaccionar. Abrió la boca para convertir el ligero contacto en un beso. Era espantoso; no parecía capaz de controlarse.
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 28th 2012, 22:04

Después de la discusión que habían tenido no debería sentir deseo, pero no podía evitarlo. Era un ataque lento a cada uno de las zonas erógenas que podía descubrir con los labios, la lengua y los dedos. Le exploró cada milímetro de piel hasta que _____ se sintió esclava de su propia sensualidad y, sobre todo, de la de Joe.

Cuando se preparó para entrar en ella, ______ estaba tan consumida por el deseo que se quedó tendida, mirándolo ponerse el preservativo que no habían usado la vez anterior.

Joe la miró con ojos ardientes, se introdujo en ella y ahogó los gemidos con sus besos. Se movieron juntos en un viaje lento, intenso y profundo que los dejó totalmente agotados.

La última palabra que se le cruzó a _____ en la vigilia fue «ojalá», y se durmió preguntándose qué era lo que había estado a punto de desear.

Se despertó arropada por el calor del edredón y porque otra vez estaba sonando un teléfono. Pero en aquella vez el timbre no estaba tan alto; llegaba amortiguado por paredes y puertas. No quería abrir los ojos, porque se resistía a afrontar la realidad. Y la realidad era que estaba en la casa de un hombre al que apenas conocía y que se había pasado la noche teniendo acostándose con él.

El teléfono dejó de sonar. _____ abrió los ojos. A pesar de que las cortinas impedían que entrara la luz del sol, podía ver lo suficiente para saber que el otro lado de la cama estaba vacío, y suspiró aliviada. Al menos tendría tiempo para reponerse antes de volver a mirarlo a la cara. Se levantó y buscó algo para ponerse. Su ropa no estaba; sólo le quedaba la camisa que había usado la noche anterior como última línea de defensa. No sabía qué hacer. De pronto vio la manta de cachemir en una silla y optó por envolverse con ella. La cubría desde el cuello hasta los tobillos, pero se sentía como la concubina de un monstruo que la tenía encarcelada para su uso exclusivo. Aunque tenía que reconocer que su carcelero sabía cómo usarla.

Oyó unos golpes en la puerta, y estuvo a punto de tropezar cuando se giró a mirar. Le asombraba que se molestara en llamar cuando la noche anterior no le había importado en absoluto traspasar el límite de la intimidad.

—¿Sí? —gritó.

—Han llegado sus cosas, señorita Carmichael —le contestó una desconocida voz de mujer—. ¿Le dejo la maleta junto a la puerta?

—Oh, sí, gracias.

_____ frunció el ceño, porque no entendía de qué le estaba hablando. Esperó un momento antes de entreabrir la puerta para asegurarse de que la mujer se había ido antes de bajar la vista y descubrir que la maleta que había preparado antes de irse de Devon estaba en el suelo. La metió en la habitación y volvió a cerrar la puerta. La última vez que la había visto estaba abierta y con el contenido desparramado por la habitación de invitados de Mark. No sabía cómo había llegado hasta allí.

La subió a la cama, la abrió y descubrió que estaba todo lo que se había llevado a Londres, además de las cosas que le había dado Emilia para que pudiera parecerse a ella. También había un papel doblado encima de todo. Lo abrió y se encontró con una nota de Mark.

¿Cómo mandas al chófer a buscar tus cosas a mi casa a las seis de la mañana? ¡Me acababa de acostar! Emilia te llamó anoche después de que le diera la buena noticia, pero tenías el teléfono apagado. Leo y ella te quieren felicitar por tus futuras nupcias, ya sabes. Llámala más tarde, y así podrá hacer de hermana emocionada delante de Leo. Esta tarde me voy a Los Ángeles, y vuelvo en unas semanas. Hasta entonces. Besos, M.

En otras palabras, misión cumplida. Para Mark, la vida había vuelto a su curso normal. Ni una sola palabra preguntando cómo se sentía. Nada sobre un posible plan para rescatarla pronto. _____ se quedó con la vista perdida durante unos minutos.

Después tiró la nota a la cama y volvió su atención a la ropa de la maleta. Se consoló pensando que al menos tenía un cargamento de cosméticos.

Joe entró en el dormitorio cuando ella estaba en el baño. Llevaba un albornoz corto y estaba recién duchado. Vio el equipaje de ______, se acercó a la cama y levantó la nota. Mientras la leía se le endureció la expresión. Volvió la vista a la maleta abierta y sacudió la cabeza; se notaba que la habían llenado apresuradamente.

Se preguntó si ______ se sentiría abandonada. Imaginó que sí, porque era exactamente lo que le había pasado. Dejó la nota donde la había encontrado y cruzó la habitación para abrir la puerta que daba al vestidor. Al cabo de diez minutos salió del dormitorio, tan silenciosamente como había entrado, mientras oía que la ducha seguía abierta en el cuarto de baño.

Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 28th 2012, 22:06

Chicas ahi estan los cap que les debia !
Mil perdones por no pasar antes pero es que me daba chance Sad
Espero que les guste :*
Cdt!
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 29th 2012, 07:27

me encantooo
enserio la espera valio la pena
siguela
Volver arriba Ir abajo
HellYeahJonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 287
Edad : 21
Localización : Tomada de la mano de Joe
Fecha de inscripción : 14/03/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 29th 2012, 11:53

siguelaaa Smile
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iBatmanGirl
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 29th 2012, 18:33

Capítulo 6

_____ tuvo que armarse de valor para abrir la puerta del dormitorio y salir al pasillo. Habría preferido hacer cualquier cosa antes que mirar a Raffaelle Villani a la luz del día.

Mientras avanzaba se frotó los brazos en un gesto nervioso y trató de consolarse pensando que al menos parecía más ella misma. Sin la imagen de Emilia y con el pelo recién lavado, había vuelto a ver a la verdadera ______ en el espejo; la que usaba vaqueros y camisetas negras de manga larga. Se había maquillado muy poco y había recuperado su peinado habitual. Lo único que necesitaba hacer era convencerse de que era la verdadera Rachel, porque ya no se sentía la misma.

Antes de hacer nada trató de ir al salón para recuperar su bolso y su móvil, pero no llegó tan lejos. La puerta contigua a la de la cocina estaba abierta, y al mirar adentro, se paró en seco. Joe estaba allí, de pie junto a la mesa del comedor. Llevaba una camiseta y unos pantalones holgados. Si alguna vez había deseado ver la diferencia entre un millonario vestido de etiqueta y un millonario con ropa informal, tenía un ejemplo ante los ojos.

Nada más entrar habría notado el olor a café recién hecho si él no hubiera elegido aquel preciso momento para llevarse la taza a los labios. _______ volvió a quedarse impresionada por la altura, las miradas sensuales, la boca y los dedos largos. Se estremeció al ver a su excitante amante de nuevo. Se le endurecieron los pezones, se le hizo la boca agua y empezó a respirar entrecortadamente. Era como estar precipitándose en un pozo de placeres prohibidos. No quería sentirse así, pero no podía dejar de mirarlo.

En aquel momento, él levantó la vista y la vio en la puerta, mirándolo. Fue como si los pensamientos pecaminosos la clavaran a la pared. Sintió un calor abrasador que le recorría el cuerpo de los pies a la cabeza. Lo vio mirarle las zapatillas negras y empezar a subir la vista lentamente por los vaqueros desgastados que se le ceñían a las piernas, las caderas y el estómago como una segunda piel.

El escrutinio se detuvo allí y, de repente, se sumó algo nuevo al torbellino de sensaciones. ______ sabía qué estaba pensando y sintió que se le tensaban los músculos del vientre. Tal vez él viera la tensión, porque se le dilataron las pupilas. Cuando levantó la vista para mirarla a los ojos, la electricidad que había entre ellos la sofocó. Luego le miró la boca, de nuevo los ojos y por último el pelo.

—¿De dónde han salido esos rizos? —preguntó.

—Siempre han estado ahí, sólo que ocultos.

—Te quedan bien.

—No, pero nací con ellos, así que...

______ se encogió de hombros, se metió las manos en los bolsillos y, por fin, consiguió apartar la vista de los ojos de Joe.

—¿Hay más café?

—Sí —contestó él—. En la cocina. Ya te lo sirvo.

—No. Voy yo.

______ desapareció antes de que pudiera detenerla, huyendo como un conejo asustado. Aquello le hizo estremecerse. Le estremecían muchas cosas: que estuviera tan tensa, lo que habían hecho la noche anterior y que ella no fuera consciente de su belleza natural. Imaginaba que lo último se debía a su hermana modelo. Apuró la taza de café y decidió seguirla. Ya que casi habían roto el primer hielo de la mañana, no quería permitir que se volviera a enfriar el ambiente.

_______ estaba junto a la cafetera sirviendo una taza.

—Ten —dijo él, dándole la suya vacía—. Me gusta solo. Se apartó antes de que tuviera oportunidad de reaccionar y añadió:
—¿Qué te apetece para desayunar? ¿Cruasanes, cereales, tostadas...? Si quieres, en la nevera hay zumo de naranja recién exprimido.

—No quiero nada. Gracias. Sólo una dosis de cafeína antes de irme.

—¿Te vas?

_______ se concentró en el reloj. Era evidente que se negaba a mirarlo a los ojos.

—Sí. Tengo que tomar un tren a Devon, y casi todos los de la mañana ya han salido.

—Ya hemos hablado de esto —le recordó Joe—. Te quedas aquí conmigo.

—Sí, lo sé. Pero necesitaré algo de ropa si...

—Te compraré todo lo que necesites.

Ella se puso tensa.

—¡No! Tengo ropa en Devon, y no te atrevas a volver a hacerme una oferta tan absurda como ésa.

—No era absurda. Estaba siendo práctico.

—Pues yo también estoy tratando de ser práctica, y no puedo olvidarme de todo como si no tuviera otra vida. Necesito un par de días para organizar las cosas en la finca.

—¿De verdad trabajas en la huerta?

—Sí, y se me da muy bien —afirmó.

—¿Y quién se ocupará de la finca mientras estés aquí?

—Un vecino.

______ frunció el ceño cuando lo dijo y se preguntó por qué había utilizado aquella palabra para definir su relación con Jack.

—Pero se tiene que ocupar de su propio negocio —añadió—, así que tengo...

Algo había cambiado en la actitud de Raffaelle, aunque no sabía muy bien qué era exactamente.

—Usa el teléfono para resolver tus asuntos, como he tenido que hacer yo.

—Dios, eres insufrible. Para ti no es ningún problema. Eres don Triunfador. Puedes darle órdenes a la gente por teléfono, pero yo no.

Él fue hacia ella, sin prestar atención a sus palabras.

—¿Tú crees?

—Lo sé. He visto cómo funcionan las cosas con Leo. Cuando necesita algo, lo pide por teléfono.

—Pero tú necesitas dar un cursillo práctico para regar tus lechugas orgánicas —bromeó él.
Volver arriba Ir abajo
.::::brisli::::.
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 192
Edad : 20
Fecha de inscripción : 28/02/2010

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 29th 2012, 18:33

Ahi esta el cap de hoy:D
espero que les guste...
Volver arriba Ir abajo
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Agosto 29th 2012, 18:40

Brisil muchas gracias por seguir subiendo capis Smile
Yo no he podido pero bueno ya empezare a subir junto contigo! Un besote
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)   Hoy a las 17:48

Volver arriba Ir abajo
 
Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 Temas similares
-
» Una novia para el Italiano. (Joe&tu) (Adaptada)
» Una novia para el italiano (Joe y Tu) Hot
» {Disc} ♡ Novia para Henry; ¿Idol o no?
» {9D} ♕ Si tuvieras que escoger una novia para él.
» "Solo Para El..." «Nick & Tu» {adaptada}

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: