Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 14  Siguiente
AutorMensaje
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 5th 2012, 06:40


-Le miró alzando una ceja.

Capitulo 3 (parte 2)


—¿Qué pasa aquí, Jonas? ¿Es que a los cazarrecompensas malos y grandotes no os dan dietas de viaje?

Los dedos de Joe se tensaron en torno a la muñeca de ella un instante, pero el hombre se limitó a gruñir.

—Muy graciosa, pelirroja. Muy graciosa. —Y la arrastró hacia la ventanilla.

Quince minutos más tarde se metía los billetes en el bolsillo de su camisa blanca y se la llevaba hacia una hilera de sillas de plástico clavadas al suelo al lado de la sala de juegos. Allí dejó caer el equipaje.

—Siéntate.

—Caramba. ¿Cómo podría rechazar una invitación tan educada y encantadora? —Y eligió para sentarse la silla más limpia.

Él le acercó el equipaje a patadas y se dejó caer en la silla contigua. Se inclinó, plantó los codos sobre sus piernas abiertas y se quedó mirando las sucias losetas rojas del suelo. La camisa se tensaba sobre sus hombros y sus manos grandes colgaban entre sus rodillas. El muslo izquierdo invadía el espacio de ______.

Ella estaba sentada erguida y tiesa, con los tobillos alineados y las piernas remilgadamente juntas, apartadas de la pierna musculosa que invadía su territorio. Sabía que debía de tener una pinta de lo más repipi, pero no le importaba. Era lo único que de momento podía hacer para mantener bajo control sus agitadas emociones. Se quedó mirando al vacío, escuchando las vibraciones y pitidos eléctricos que surgían de la sala de video-juegos a su espalda.

Joe la miró de reojo y frunció el ceño. Había algo en ella que hacía que él se sintiese como un gorila sin modales. Por la manera que tenía de estar allí sentada como una reina entre la plebe, era difícil recordar que se ganaba la vida meneando las caderas con un mínimo de ropa. Menuda actriz. Tuvo la tentación de presionar un poco más con la pierna izquierda, solo para ver qué haría ella.

Pero probablemente no era una buena idea. Mal*dita sea. ¿Qué tenía aquella mujer que no hacía más que incitarle a olvidarse de su profesionalidad?

Se inclinó para recoger del suelo su bolsa y se la puso sobre el regazo. Abrió la cremallera y comenzó a sacar los contenidos para hacer un breve inventario. Se animó al instante. No estaba tan mal como se había temido.

—¿Qué demonios estás haciendo?

Joe advirtió que la mujer se había quedado mirando la pila de téjanos, camisetas y calzoncillos que tenía sobre el regazo, y los útiles de afeitar que oscilaban encima del montón.

—Mirando lo que llevo.

—¿Por qué? ¿Es que te hizo la bolsa tu mujer o algo parecido?

El resoplido de risa de Joe fue breve y carente de humor.

—¿Acaso te parezco un producto de la felicidad conyugal?

Ella le miró con una expresión serena en sus grandes ojos verdes.

—No creo que quieras saber lo que de verdad me pareces, Jonas. Mad A pesar de todo, sí que da la impresión de que tienes inteligencia suficiente para recordar lo que echaste en la bolsa anoche o esta mañana.

Por alguna razón, el insulto le provocó una sonrisa. Una cosa tenía que admitir, la pelirroja no tenía pelos en la lengua.

—La bolsa lleva en el maletero de mi coche... ya ni me acuerdo. —De hecho, la previsión de tener siempre una bolsa lista le había evitado más de un apuro—. El coche había pasado la noche en el aparcamiento, así que esta mañana tuve el tiempo justo de recoger la bolsa antes de que saliera mi avión. Y menos mal, porque si no habría tenido que comprarme la ropa a precios del aeropuerto cuando te me escapaste esta mañana en MIA Suspect

—¿MIA? ¡Por favor! ¿Eso qué es, argot de cazarrecompensas?

«Ya. Como si tú no lo supieras.»


Espero les guste
Díganme que les parece la novelas Porfa..
Gracias, cuídensa Un beso
=)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 5th 2012, 09:30

me encantooo siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
darley
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 352
Fecha de inscripción : 09/01/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 5th 2012, 09:39

A mi si me gusta (y) ahhhh pero ese joe, que delicado (sarcasmo) hahahahahahahaga
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 5th 2012, 12:37

lol!
No dejo de irír con esta novela....
Está increíble!!!!
Me encanta cómo insulta ________ a Joe...
Y él también no se deja.... juju
Muy divertida la nove.... parece que a Joe ya le comienza a gustar ________
Y eso es algo muy bueno...
Y claro parece que a ________ tampoco le es indiferente Joe...
(Para quién lo sería..) XD
Y a quiero que empiecen las partes hot...
Muero por saber qué pasará entre estos dos...!!! Twisted Evil
Siguela plisssss
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 5th 2012, 13:24

darley escribió:
A mi si me gusta (y) ahhhh pero ese joe, que delicado (sarcasmo) hahahahahahahaga

Jajajá
Es verdad... la delicadeza no es su virtud.
Pero te aseguro que en los próximos capítulos
será tan bello con ___ que querrás comertelo a besos..
Razz Gracias por comentar, ya la sigo
=)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 6th 2012, 09:34

BETTY DE JONAS escribió:

No dejo de irír con esta novela....
Está increíble!!!!
Me encanta cómo insulta ________ a Joe...
Y él también no se deja....
Muy divertida la nove.... parece que a Joe ya le comienza a gustar ________
Y eso es algo muy bueno...
Y claro parece que a ________ tampoco le es indiferente Joe...
(Para quién lo sería..) XD
Y a quiero que empiecen las partes hot...
Muero por saber qué pasará entre estos dos...!!!
Siguela plisssss

Razz Jajajá. Primero que nada, gracias por comentar.
Tienes mucha razón, a Joe le gusta ___ , aunque se resista...
No podrá, Upsss.. Yo aquí desvelando los "secretos" de la nove.
Además no me extraña que te haga reír mucho, esta nove tiene un
poquito de todo, comedia, misterio, acción hot.
Aunque esta parte vendrá más adelante...

En fin, claro que la seguiré, mientras me comenten yo subiré,
aunque tenga poquitas lectoras
Un beso =)
Pd. esta parte va dedicada para tí !


Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 6th 2012, 09:39

"Ya, como si no lo supieras".

Capitulo 3 (parte 3)


—Muy bien, voy a seguirte la corriente —replicó con paciencia—. Miami Internacional Airport. Desde donde los dos hemos salido esta mañana.

Qué demonios. Su buen humor, al garete. No necesitaba que nadie le recordara lo mucho que la fugitiva le había costado en billetes de avión y autobús.

Un chiquillo rubio se subió a la silla junto a la de __________.

—Hola —saludó.

Agarrándose al respaldo de plástico con una mano regordeta, se inclinó hacia ella, haciendo oscilar precariamente el zumo de uva que llevaba en la otra mano.

—¡Tommy! ¡Deja en paz a esa señorita! —Una rubia con expresión de agotamiento, vestida con ropa de mercadillo, se sentó al otro lado de su hijo.

Para sorpresa de Joe, ________ sonrió a la madre y al hijo.

—No pasa nada —aseguró. Luego miró al pequeño y añadió con voz suave—: Hola, Tommy.

—¿Sabes qué? —dijo el golfillo—. La semana que viene cumplo cuato años. —Sonrió y prosiguió informando—: Mi made y yo vamos a Pote'land. —Hizo un amplio gesto con la mano que sostenía el zumo—. Vamos a vivir con mi abuela. ¿Y tú? ¿Dónde vas? —Con esta última pregunta el zumo de uva salió disparado del vaso, trazó un arco en el aire y salpicó a __________ en la blusa y las rodillas desnudas. Ella se levantó de un brinco con una exclamación, apartándose del pecho el algodón empapado.

—¡Tommy! ¡Mira lo que has hecho! —gimió la madre—. Lo siento, señorita. Lo siento muchísimo. —Y también se puso en pie para intentar secar la blusa de __________ con una servilleta de papel.

El niño se contagió de su creciente agitación y su gemido de sorpresa se convirtió en un llanto a moco tendido.

—No pasa nada, de verdad. Es una blusa vieja. —__________ le quitó a la mujer la servilleta mojada y se limpió el zumo de las piernas.

A Joe le sorprendió su compostura. Él habría jurado que era de esas que se ponen hecha una furia en una situación así.

—Vamos —dijo, levantándose y agarrando las bolsas—. Puedes asearte en el servicio.

Dejando a la mujer balbuceando disculpas y al chiquillo llorando, Joe se llevó a ___________ del codo hasta la rampa que llevaba a los servicios de señoras. Abrió de golpe la puerta y asomó la cabeza para asegurarse de que no había otra salida por la que su prisionera pudiera largarse. Una mujer que se estaba secando las manos lanzó una exclamación indignada, pero Joe no le hizo ningún caso. Le tendió la maleta a _______ y sugirió:

—Ve a asearte.

__________ se limpió los pegajosos churretes de zumo de uva con agua del grifo y varias toallas de papel. Se quitó la blusa, y después de un triste examen la tiró a la papelera. No había manera de quitarle las manchas. Se agachó para abrir la maleta de Kaylee.

Para una mujer que había pasado toda su vida adulta disimulando unas curvas demasiado voluptuosas, la elección que le ofrecían los contenidos de la maleta eran desoladores. Se probó un top tras de otro, y cada uno parecía más atrevido que el anterior. Por fin se decidió por una camiseta corta verde esmeralda, pero al verse en el espejo tiró avergonzada de la escasa tela en un intento por estirarla hasta la cintura de los pantalones. ¡Y por Dios! Si por lo menos no se ciñera tanto a la forma de sus pechos... _______ realizó un último y fútil examen de la maleta. ¿Es que Kaylee no tenía ni una sola prenda que no brillara, relumbrara o se ajustara como una segunda piel?

Unos fuertes golpes en la puerta de los servicios la hicieron dar un brinco.

—Abre, pelirroja —gruñó Jonas—. Ya llevas ahí un buen rato.

__________ se precipitó hacia la puerta y la abrió de golpe.

—¡Lárgate! ¡No soy tu perrito faldero! Saldré cuando haya terminado.

Los ojos de Joe apuntaron como misiles teledirigidos a sus pechos. Luego la repasó entera con la vista y su nuez de adán se deslizó arriba y abajo por la fuerte columna de su garganta.

—Eh... sí. Claro. Muy bien —convino vagamente. Bajó la vista hasta su rostro y sus oscuras cejas se unieron por encima de la nariz mientras recuperaba la compostura—. Tienes dos minutos, MacPherson.

_________ le dio con la puerta en las narices.

—Haz esto, pelirroja. No hagas lo otro —le imitó ella con amargura—. Como si necesitara que un gusano me dijera lo que tengo que hacer. —Volvió a guardar la ropa de Kaylee, se levantó y miró a su alrededor.

Pero ¿en qué demonios estaba pensando? Había malgastado el tiempo preocupándose por cómo le quedaba la ropa de su hermana cuando tenía un momento a solas para pensar en la forma de salir de aquel lío. ¡Maldita sea! Le daban ganas de darse de bofetadas. ¿Había allí alguna ventana? Miró de nuevo alrededor. No, no había ventana. Bueno, muy bien. Tenía que pensar. ¿Qué otra cosa..? ¡Barra de labios! Escribiría un mensaje pidiendo socorro en el espejo. A lo mejor alguien lo leía y llamaba al FBI o algo así.

Metió la mano en el bolso buscando el gigantesco neceser de maquillaje de Kaylee. En el fondo encontró una barra de Woodrose Creme. La abrió y apoyándose con una mano en el lavabo se inclinó sobre el espejo.

La puerta se abrió de golpe a su espalda.

—Pero ¿qué te pasa? —le preguntó al reflejo de Joe. Sin dejar de mirarle a los ojos, redondeó los labios y aplicó sobre ellos el cremoso carmín—. ¿Es que el servicio de caballeros no funciona o qué?

Joe la miró mientras se secaba los labios con un pañuelo, luego bajó la vista hasta la curva de su trasero, para hacerla rebotar de nuevo en la imagen en el espejo. __________ hizo un pequeño mohín con los labios y se apartó para observarse con ojo crítico. Dejó caer el carmín en el bolso, se dio la vuelta y señaló el cubículo con un gesto.

—Todo tuyo.

Él atravesó la sala en un instante y plantó las manos sobre el mostrador a cada lado de sus caderas, empujándola contra el lavabo.

—No me provoques, pelirroja.

Ella alzó el mentón.

—¿O qué? ¿Me vas a llevar a rastras por todo el país para meterme en la cárcel?

Un músculo brincó en el mentón de Jonas. Luego se apartó, sus ojos fríos de nuevo, como si los fuegos se hubieran extinguido de pronto.

—Vamos. El autobús está a punto de salir.

____________ notó una oleada de pánico. Ahora que se acercaba el momento de partir, de pronto todo parecía mucho más real, y su breve rebelión acabó no con un estallido sino con un gemido. ¡No! ¡No podía permitir que sucediera aquello! Había logrado labrarse allí una vida, una vida segura, lejos de los altercados y los problemas en los que su hermana estaba siempre involucrada. Y ahora, por culpa de Kaylee, estaba a punto de...

—¡No! —Intentó echar a correr hacia la puerta, pero en vano.

Una idea estúpida. Lo supo antes de que Joe la atrapara con un brazo en torno a su cintura y la levantara del suelo. Pero ________ no era capaz de razonar con calma. Reaccionó instintivamente, dando puñetazos y patadas a cualquier parte del cuerpo que pudiera alcanzar, hasta que él la rodeó con los dos brazos y avanzó unos pasos hacia la derecha. Para cuando _____________ se dio cuenta, estaba aplastada entre la pared del baño y los músculos de hierro de su captor.

—Cálmate —ordenó Jonas. Su voz salía ronca de su pecho, con un tono que sorprendentemente carecía de agresividad—. Domínate, pelirroja.

Liberó una de sus manos sin dejar que ella se moviera ni un centímetro. Le agarró con ella la cabeza y la dejó inmóvil, con la frente apoyada contra su pecho. El calor de sus largos dedos se extendía por su cráneo. Luego Jonas bajó la mano a lo largo de su pelo.

—Para y piensa un momento —prosiguió, con el mismo tono enérgico—. Así no llegarás a ninguna parte. —El calor de su cuerpo comenzaba a penetrar los tensos músculos de ________.

Joe advirtió su ligero movimiento de sorpresa. Se preguntó qué pensaría si le dijera que ya esperaba de ella una reacción parecida. Siempre llegaba un momento en el que los prisioneros se daban cuenta de que volvían sin remedio a la cárcel a la espera de un juicio del que habían confiado librarse. La reacción entonces era siempre la misma: todos intentaban huir. A los hombres solía reducirlos con la fuerza bruta y el uso de su pistola, si era necesario. Pero con la mayoría de las mujeres intentaba ser un poco menos brusco, siempre y cuando ellas no se pusieran agresivas. Pero la pelirroja era la única persona, hombre o mujer, a la que no había esposado.

Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 6th 2012, 09:42

Y la otra parte. Espero les guste =)

Capitulo 3 (parte 4)


No es que la considerase especial, ni mucho menos. No lo había hecho por ella. Tenían un largo camino por delante, porque en su margen de beneficios ya no cabía el precio de los billetes de avión. Ni por un momento había creído su historia de complots, cadáveres enterrados y asesinos a sueldo. Pero era un hombre precavido, y en el improbable caso de que hubiera un ápice de honestidad en aquella mujer, quería atravesar el país llamando lo menos posible la atención. Bastaba con echar un vistazo a la pelirroja para saber que tenía muy pocas posibilidades de pasar desapercibida, y la ropa ajustada que acababa de ponerse no aumentaba precisamente esas posibilidades. Si a todo eso le añadía unas esposas, más le valía quedarse allí parado esperando a que apareciera uno de aquellos hipotéticos villanos para arrebatarle a la prisionera de las manos.

Su expresión se endureció. Aquello no ocurriría mientras él estuviera allí, sobre todo teniendo en cuenta que debía cobrar sus honorarios y comprar un refugio para Gary.

Se apartó de ella dando un paso hacia atrás. ________ osciló un poco, y él le apoyó las manos en los hombros para estabilizarla.

—Vamos —dijo con aspereza—. Es hora de ponerse en marcha.

Ella parpadeó.

—¿Qué?

Joe tensó la boca al mirar aquellos grandes y atormentados ojos verdes. Por Dios, aquella mujer se había equivocado de profesión. En Hollywood habría arrasado, y ni siquiera habría necesitado exponer el 95 por ciento de su cuerpo.

No sabía por qué aquello seguía sacándole de quicio.

La puerta se abrió tras ellos. Joe volvió la cabeza bruscamente, dándose cuenta de pronto de que estaba en una posición en la que no podría alcanzar deprisa su pistola. Una mujer entró en los servicios, pero frenó en seco al verle. Luego miró a _______ frunciendo los ojos.

—¡Ya podían buscarse otro sitio para eso! —les espetó—. A algunas nos gusta saber que al entrar en el servicio de señoras solo vamos a encontrar señoras.

—Vamos, pelirroja. —Joe agarró las maletas y deslizó el brazo por los hombros de ________--. Así la guió por la rampa hasta la puerta de embarque—. El autobús llegará enseguida. —Miró el reloj. Eran las 17.40. Aquello le recordó que se acercaba la hora de la cena y que pasarían varias horas metidos en un autobús hasta la siguiente parada—. ¿Te apetece comer algo?

Ella negó con la cabeza.

—Probablemente tengamos tiempo de tomar una hamburguesa —sugirió Jonas, señalando con la cabeza el Burger King que tenía una entrada en la estación de autobuses.

Ella se estremeció y apartó la vista.

—Vale, nada de hamburguesas. Pero voy a comprar algo para llevar. Es posible que cambies de opinión una vez que estemos en camino. —La condujo hasta una serie de máquinas expendedoras y compró varios artículos que metió en su bolsa. Luego se dirigieron al exterior, donde otros pasajeros esperaban el autobús fumando o andando de un lado a otro. Joe se palmeó el bolsillo del pecho buscando su tabaco antes de acordarse de que había dejado de fumar.

El autobús llegó al cabo de un momento. Joe introdujo a su prisionera en el interior y no tardó en tener el equipaje en el estante superior y a _______ sentada junto a la ventanilla.

Esta no decía nada. Ni siquiera reconocía ya su presencia. Miraba por la ventanilla mientras el autobús salía de la estación. Era como si Joe no existiera.

Bueno, a él no le importaba. Cuanto menos hablaran, mejor. Tampoco es que se muriera de ganas de conocerla. Las luces de la ciudad iluminaban su perfil mientras se dirigían hacia la autopista. Joe frunció el ceño. Aquella mujer no era para él más que mercancía, por mucho que hubiera sentido un pellizco en el estómago cuando la vio pintarse los labios. Qué demonios, seguro que había sido debido al hambre. La pelirroja había dicho que no a una hamburguesa, pero a él le habría venido de miedo. «Mercancía», se repitió en silencio. «Es mercancía.»

Un paquete que tenía que entregar antes de poder lograr su objetivo
.


Gracias por leer, Comenten.
Un beso =)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
darley
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 352
Fecha de inscripción : 09/01/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 6th 2012, 10:18

owwwwwwwwwwwwwwwwww imagino buenoooo,,,,,,,,,, quiero pensar que es ehi (en el autobus) que la empieza a tratar bien y se da cuenta que rayis NO es quien busca hahahahahaha
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 6th 2012, 10:49

me encantoooo siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 7th 2012, 14:38

darley escribió:
owwwwwwwwwwwwwwwwww imagino buenoooo,,,,,,,,,, quiero pensar que es ehi (en el autobus) que la empieza a tratar bien y se da cuenta que rayis NO es quien busca hahahahahaha

Jajajá... =)

Pues... yo creo que no...
Joe es muuy testarudo
Peor ya falta poco para lo bueno...
Lo que sí te aseguro es que te reíras a más no poder
con ellos...
Razz
Pero , tranquila, no debería desvelar secretos de la nove,
pero te aseguro que cuando Joe se de cuenta
será un momento precioso y hot...
En fin, espero que te gusten los cap..
=) Cuídate...
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 7th 2012, 14:43

IrennIsDreaMy escribió:
me encantoooo siguelaaaa

Ya la sigo =)
Un beso tiste
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 7th 2012, 14:48

Cαρíтυlo 4 (Parte 1)


Kaylee estaba delante del armario en la habitación de su hermana. Pero ¿es que _______ no tenía nada de ropa que tuviera algo de gracia? Volvió a rebuscar entre las perchas. Verde salvia, dorado viejo, ¡marrón, por Dios bendito! Y ni una sola prenda con la que le dieran a una ganas de ponerse unos tacones y menear un poco la cadera. ¿Cómo podía ___* ponerse aquellos pingos? Con un hondo suspiro de desesperación, Kaylee se quitó el ajustado y reluciente top púrpura para ponerse una aburrida blusa de color bronce. Vale que el tono le iba muy bien a la cara. Pero desde luego no hacía justicia a sus hermosos pechos ni a su diminuta cintura.

En fin. En el caso de que los vecinos la viesen, debían creer que se trataba de ___________. Kaylee necesitaba un lugar para recobrar el aliento mientras pensaba qué hacer a continuación.

Reconoció al cazarrecompensas por el día en que había aceptado el préstamo para su fianza. El tipo no le había dicho ni una palabra en el despacho, pero a ella nunca se le pasaba por alto un hombre sexy, y aquel grandullón tenía para dar y regalar.

Ese día se había escondido en el garaje de un vecino hasta que Jonas se llevó a _________. Luego volvió a hurtadillas a casa de su hermana y rebuscó en todos los escondrijos típicos de _________ hasta encontrar la llave para entrar. Mientras abría la puerta de atrás, la asaltó un fugaz sentimiento de culpa por el lío en que había metido a su hermana. Pero __________ sabría apañárselas. Era capaz de apañárselas en cualquier situación. Kaylee era la que siempre necesitaba ayuda.

Sin embargo, ahora que se encontraba en el dormitorio de _________ comenzaba a dudar de sus actos. Se dijo que a su hermana no le pasaría absolutamente nada. Aquello significaría un día de su vida, dos como mucho. Qué demonios, hasta viajaría gratis a Miami, donde aclararía sin ningún género de dudas su verdadera identidad.

Pero fue la idea de que ____* se acercara a Miami lo que puso nerviosa a Kaylee. ¡Por Dios! ¿En qué estaba pensando? Sanchez tenía influencias, contactos: conocía a gente de todas las calañas y posiciones, sobre la que ejercía diversos grados de autoridad. Sin duda inventaría alguna historia y correría la voz de que la andaba buscando. Y si alguien de los juzgados, por ejemplo, veía a su hermana gemela, Sanchez no se pararía a preguntarle su nombre.

No dudaría ni un instante y se aseguraría de que ________ no volviera a respirar. ¡Dios, Dios! Esta vez la había ******* del todo.

Lo último que Kaylee esperaba mientras paseaba nerviosa por la casa unas horas más tarde era ver a Bobby LaBon aparcando delante de la casa.

«¡Me ha encontrado! ¿Cómo demonios ha podido encontrarme?» Su primer impulso fue echar a correr. Pero se dominó. «¡Piensa!» Tenía que hacer lo que habría hecho ____*. Tenía que ser ________.

Kaylee se quedó quieta. Sí, eso era. Tenía que ser _________.

Se apresuró hacia el cuarto de baño y se quitó el maquillaje. Se pasó un cepillo por el pelo y se lo recogió en una descuidada coleta. Luego, abrochándose hasta el cuello la blusa de _________, volvió corriendo hacia la puerta. Respiró hondo varias veces y abrió antes de que Bobby llamase o echase abajo la puerta de una patada o lo que fuera que tuviera en mente. Kaylee fue a coger el periódico que habían dejado en el porche con anterioridad. Al enderezarse, dio un respingo.

—¡Ah! Hola. ¿Puedo ayudarle en algo?

Él la recorrió con la vista de arriba abajo.

—He venido a por ti, nena.

—¿Cómo dice? —Kaylee se felicitó por su tono de voz. Era el tono de ____*, el que tanto a ella como a su padre les impulsaba a decir: «Jooderr, ____*, hija, anímate».

Bobby frunció el ceño.

—¿Kaylee?

—No, soy ________. La hermana de Kaylee. ¿Quién es usted? ¡Eh! —protestó cuando él la apartó de un empujón para entrar en la casa. ¡Dios santo! ¿Qué haría __________ en esa situación? Kaylee fue derecha al teléfono y consiguió marcar el nueve y el uno antes de que él colgara con dos dedos.

—Quiero ver alguna prueba de que eres quien dices ser —pidió.

Kaylee no tuvo que pensárselo dos veces: sabía cuál sería la reacción de ___________ ante eso. Alzó el mentón en un gesto idéntico al que haría su hermana.

—¡Eso ni lo sueñe! —dijo en un tono gélido—. Esta es mi casa y yo no tengo que demostrarle quién soy. —Y estiró de pronto el brazo con gesto imperioso para señalar hacia la puerta—. ¡Salga ahora mismo de aquí!

Él sacó una pistola. No la apuntó con ella, pero la amenaza quedaba implícita.

—Enséñame una prueba.

Por otra parte, su hermana jamás había sido inflexible hasta el extremo de la estupidez. Con el mentón alzado, Kaylee se dirigió hacia el salón, donde le entregó dos fotografías enmarcadas de una de las estanterías. Una era una foto muy sexy de ella, donde tenía un aspecto fantástico.

—Kaylee —dijo. La otra era una foto de su hermana en la playa. El rostro era de lo más parecido al de la otra fotografía, pero las diferencias eran también evidentes—. Yo.

A continuación sacó del bolso de ___________ la cartera donde estaba el carnet de conducir. Se lo tendió a LaBon y se pasó la mano por delante del cuerpo, indicando la ropa. Bobby tenía razones de sobra para saber que en circunstancias normales Kaylee no se habría puesto aquello ni loca.

—También soy yo.

Bobby la miró detenidamente, deteniéndose en la tersa longitud de sus piernas.

—Preciosa.

«¡Pero serás hijo de puta! ¡Asqueroso mujeriego!» Kaylee necesitó un gran esfuerzo para quedarse quieta y devolverle una mirada inexpresiva. «Si no tuviera tanto miedo a que me hagas daño, te mataría.»

—¿Dónde está Kaylee?

—¿Cómo voy a saberlo? ¿Quién es usted?

—Bobby LaBon. Su novio —añadió.

—Ah, sí, he oído hablar de ti. Pero ¿qué haces aquí? —Solo podía haber una razón, ¿no?, teniendo en cuenta la pistola que llevaba. «¡Ay, Bobby!»—. ¿Os habéis peleado?

—Mira, no te hagas la tonta conmigo. Llevo todo el día siguiéndola y sé que ha estado aquí. Te lo voy a preguntar por última vez: ¿Dónde está? —repitió—. No me obligues a sacar otra vez la pistola.

—No sé dónde está. —Y al ver que él la miraba entornando los ojos, supo que había cometido un error.

Repasó a toda prisa lo sucedido; la cabeza le daba vueltas. ¡M*ierda! Había sido la voz. Había hablado con aquel tono ronco en el que tanto había trabajado durante años para convertirlo en una segunda naturaleza.

Él se acercó con gesto amenazador.

—Muy bien, Kaylee, ¿qué está pasando aquí? Reconocería esa voz en cualquier parte.

A pesar de estar aterrorizada, le satisfizo saber que Bobby era capaz de diferenciarla de su hermana gemela. Sin embargo no estaba dispuesta a admitir nada.

—__________ —le corrigió en un tono helado—. Me llamo _______.

—Y una mi*erda. Hace un momento casi me la pegas, pero ahora ya sé quién eres. —Su tono se suavizó—. Escucha, nena. No vengo de parte de Sanchez ni del Cadenas ni de ningún otro. No he venido a hacerte daño. He venido porque recibí tu nota y estaba preocupado por ti.

Por dentro Kaylee suspiró de alivio, pero por fuera mantuvo su compostura.

—Sí, desde luego. Por eso me has sacado la pistola.

—¿Cómo? ¿Esto? —Bobby miró el arma y la guardó—. Era solo para llamar tu atención cuando aún pensaba que eras tu hermana. Jod*er, si ni siquiera la tenía. La compré cuando volví a Miami y leí tu nota. Y era para protegerte, preciosa, no para hacerte daño.

—Estoy segura de que eso sería muy tranquilizador, señor LaBon, si yo fuera mi hermana. Pero no lo soy. Por última vez, me llamo __________.

—¿Ah, sí?

Y antes de que Kaylee se diera cuenta, Bobby la había agarrado por los antebrazos para estrecharla contra su pecho.

—Muy bien, pues vamos a hacer un pequeño experimento —sugirió. Y la besó. Twisted Evil

Y siguió besándola y besándola... hasta casi ahogarla. Kaylee hizo todo lo posible, pero los hombres con carácter eran su debilidad, y jamás había sido capaz de resistirse a los besos de Bobby.

Para cuando él alzó la cabeza, Kaylee se había quedado sin fuerzas. De no haber sido porque él seguía sujetándola, estaba segura de que se hubiera desmoronado en el suelo como un muñeco de trapo.

Bobby se la quedó mirando, también con los párpados pesados.

—Hola, preciosa —la saludó con voz ronca, relamiéndose el labio—. Te he echado de menos.

Aquello la hizo volver de sopetón a la realidad. Se echó hacia atrás, unió las dos manos y lanzó un golpe apuntando a su cabeza como si fuera una bola que pensara enviar a las gradas.

Bobby se agachó, y los puños de Kaylee rebotaron a un lado de su cabeza. De haber tenido los reflejos un poco más lentos, el golpe le habría tirado al suelo.

—Jod*er, Kaylee —protestó, frotándose la sien—. ¡Podías haberme matado!.

—¡Me han detenido por tu culpa! Me dijiste que el coche era tuyo, y me han detenido.

—Sí, lo siento. No sé qué pasó.

—Yo sí sé lo que pasó. ¡Que tú robaste el coche y yo he pagado el pato!

—Oye, que yo no he robado nada. Es que estaba ahí abandonado, cantando un canto de sirena, y yo sabía que Babette estaba fuera de la ciudad, así que... bueno, lo tomé prestado, eso es todo. Pensaba devolverlo, pero cuando tuve que irme se me ocurrió pensar en lo monísima que estarías tú al volante y se me olvidó que el coche no era mío. Fue un error inocente, Kaylee.

—Y una mier*da. ¿Y quién demonios es esa tal Babette? ¿Qué tienes tú que ver con ella? Cuando vino a la comisaría, después de que me detuvieran, tuve la impresión de que te conocía.

—Ya, bueno... —Bobby la miró con recelo—. En cierto modo, sí. Es, bueno... una ex novia.

—¿Una ex novia? —Kaylee estaba furiosa—. ¿Una ex novia? ¡No te creo, Bobby! ¡Jod*er, no me lo puedo creer! No puedo creerme que me he estado acostando con un tío capaz de salir con una tía que se llama Babette.

—Fue hace mucho tiempo, preciosa.

—Me da igual que fuera en el siglo pasado. Tienes un mal gusto espantoso. Y además, ¿qué le pasa a esa tía?

—Pues que es el perro del hortelano. Cuando rompimos no le importó en absoluto, pero cuando vio que la había sustituido por una mujer de bandera, no pudo soportarlo. Seguro que en cuanto te vio supo que no podría competir contigo ni en belleza ni en estilo, y se puso verde de envidia.

—¡Venga ya, Bobby! Estoy metida en un buen lío por tu culpa. Necesito ayuda, no piropos. Cool



Espero les guste
Comenten!!
Un beso =)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 7th 2012, 15:21

Capitulo 4 (parte 2)


—Vamos a solucionarlo todo, preciosa.

—¿Ah, sí? ¿Y cómo? ¿Es que no leíste la nota que te dejé? ¡Oí a Sanchez y al Cadenas hablando de un asesinato! No puedo volver a Florida, y tú tampoco eres el tipo más honrado del mundo. —De pronto se le ocurrió una idea y se quedó mirando a Bobby con gesto calculador, con los ojos entornados—. Así que has venido solo porque quieres que te perdone, ¿no? ¿Esa es la única razón? ¿Quieres que te dé un beso y nos reconciliemos?

—Más que nada en el mundo. —Bobby se acercó y se inclinó un poco para que sus rostros estuvieran al mismo nivel, rodeando a Kaylee con su calor y su olor, pasándole las manos por los brazos arriba y abajo.

Ella notó que se le debilitaban las rodillas e hizo un esfuerzo por luchar contra ello.

—Bueno, me lo pensaré —dijo por fin—. En cuanto me ayudes a rescatar a _________.

Bobby se enderezó, dejando caer las manos a los costados.

—¿Rescatarla de qué?

Kaylee se lo explicó brevemente.

—No debería haber dejado que se la llevara, Bobby. Pero yo lo único que quería era escapar. Ahora tenemos que salvarla.

—¿Tú estás loca?

Ella alzó una ceja.

—Supongo que entonces se acabó lo del beso y la reconciliación.

Bobby se pasó los dedos por el pelo.

—¡No entiendo qué tiene que ver una cosa con la otra!

—Tú no tienes que entender nada. Esas son mis condiciones. ___* me decía que por una vez le gustaría ver que me responsabilizo de los líos en los que me meto. Pues bien, Bobby, en este lío me he metido por tu culpa. Así que decide. ¿Me vas a ayudar o no?

—Vale, vale, lo que tú digas. ¿Cómo se llama el cazador de recompensas?

—¿Y cómo quieres que lo sepa?

—¿Que no lo sabes? ¿Y cómo esperas que yo...? Da igual. Déjame pensar un momento.

Durante un rato guardaron los dos silencio. Bobby hacía crujir distraídamente sus nudillos, haciendo que Kaylee se estremeciera.

—¡Bobby, por favor!

—¡Calla! Estoy intentando pensar.

Kaylee puso los ojos en blanco, pero no dijo nada.

Al cabo de un rato, Bobby la miró.

—A ver, ¿cómo se llamaba el fiador? —En cuanto Kaylee se lo dijo, él preguntó—: ¿Dónde está el teléfono?/

-Hay uno en la cocina. ¿Por qué? ¿Qué piensas hacer?

—Llamar a Scout Bell en Miami. Ese tío es un genio de la informática. Con el nombre del fiador, podrá saber quién es tu cazarrecompensas. Y una vez que sepa el nombre, lo meterá en los archivos de la compañía aérea para averiguar en qué vuelo viajan el tío ese y tu hermana.

—Ah, buena idea. —Kaylee agarró el bolso de ____________ para rebuscar en la cartera. Le agradó ver que contenía uno de sus artículos favoritos: una visa oro—. Tú ponte a ello, que yo vuelvo en un momento.

Bobby se paró en seco de camino a la cocina para volverse a mirarla.

—¿Adonde ******* vas? Cool

—De compras. Mírame, Bobby. —Y abrió los brazos mirando con disgusto la blusa color bronce—. ¡Tengo que comprar algo de ropa decente! Evil or Very Mad



Aquí está una parte más...
Puede parecer que Kaylee es mala , pero
al final no lo es..
En fin.. Espero que les guste...
Comenten!!
=)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 01:36

OH POR DIOS.....
Primero que nada estoy súper furiosa con Kaylee... Bravo!
Cómo se atreve a hacerle eso a su hermana...
Aunque si lo vemos de otra forma le va a hacer un favor por que estar con un bombón como Joe... baba creo que yo le agradecería en luegar de enfadarme... lol!
Muero por que la sigas... está increíble...
Los capítulos me encantaron...
Ya quiero que empiece la acción... Twisted Evil pero tendré paciencia por que es una buena historia...

P.D. Me encantó el capítulo dedicado a mi...
Qué linda eres... Sad (Ay si bien sentimental yo) Hahahaha Hahahaha Hahahaha
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 08:42

BETTY DE JONAS escribió:
OH POR DIOS.....
Primero que nada estoy súper furiosa con Kaylee...
Cómo se atreve a hacerle eso a su hermana...
Aunque si lo vemos de otra forma le va a hacer un favor por que estar con un bombón como Joe... creo que yo le agradecería en luegar de enfadarme...
Muero por que la sigas... está increíble...
Los capítulos me encantaron...
Ya quiero que empiece la acción... pero tendré paciencia por que es una buena historia...

P.D. Me encantó el capítulo dedicado a mi...
Qué linda eres... (Ay si bien sentimental yo)

¡Sí! Yo también pensé que Kaylee era una bitch, con perdón de la palabra...
Pero.. tranquila, es solo "momentáneo", y sí, yo
le daría las gracias por el Sexy Joe!

Muchas gracias por comentar eh!, me encantan que me des
la opinión de la nove , y tranquila...
La seguiré,
Pd: ¡Tu también!, Jajajá, Un beso, =)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 09:01

AGGGR Kaylee es un hermana HORRIBLE no la soporto
siguelaa me encantaaa
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 14:33

Ya la sigo !!

Capitulo 4(parte 3)


Cuando _________ se despertó, se dio cuenta de que en algún momento durante la noche se había inclinado hacia Joe. Estaba medio acurrucada contra él, con la mejilla sobre la dura curva de su bíceps. Él a su vez tenía el brazo estirado y la manaza sobre el muslo de ella. Los dedos largos y callosos irradiaban calor, ligeramente doblados en torno a su rodilla. Y su pulgar, advirtió _______ a medida que se espabilaba, le acariciaba perezosamente la piel.

Abrió los ojos de golpe y se encontró mirándole a la cara. Tenía un oscuro asomo de barba, y en el gesto de su turgente labio inferior había algo descaradamente sexual. Fue a abrir la boca para quejarse y preguntarle quién demonios se creía que era, cuando se dio cuenta de que él apenas había abierto los ojos, y que los tenía clavados con gesto somnoliento en su propio pulgar, que se movía en lentas caricias contra la pálida piel de su muslo. Era evidente que no estaba despierto del todo.

En cuanto lo estuvo, __________ lo advirtió. El pulgar se quedó quieto, y el brazo bajo su mejilla se tensó. ________ vio que Joe bajaba el mentón para mirarla y se apresuró a cerrar los ojos fingiendo estar dormida. Fue un impulso, y bastante infantil, además, pero una vez que tomó la decisión, no se echó atrás. Y si fingiendo estar dormida se libraba de un momento violento, mejor que mejor.

Él la apartó de su brazo y al cabo de un momento se levantó y sacó su bolsa de lona del portaequipajes. Luego desapareció, seguramente al servicio al fondo del autobús.

________ abrió los ojos y se enderezó. Tiesa y adormilada, se estiró para soltar un poco los músculos más tensos. Se irguió todo lo posible, se puso las manos en las lumbares, echó hacia atrás los hombros y arqueó la espalda para estirar la columna, alzando el mentón y torciéndolo a la izquierda. Cuando volvió la cabeza a la derecha, se encontró mirando directamente al hombre que se sentaba al otro lado del pasillo. Él, a su vez, le miraba los senos con los ojos vidriosos.

Su primer impulso fue hundir los hombros para disimular en lo posible la generosidad de su pecho. Pero algo la detuvo: ¿Irritación? ¿Desafío? En un instante había modificado su provocativa postura, pero no había esperanzas de disimulo con el ajustadísimo top de su hermana. De modo que hizo lo mejor que se le ocurrió. Siguió mirando al hombre fríamente hasta que él arrancó la vista de su pecho. Cuando advirtió que ella le miraba muy seria con una ceja alzada, se puso como un tomate y apartó precipitadamente la mirada.

_________ sintió una pequeña oleada de poder.

Se volvió a mirar por la ventana, aunque no se fijó en el paisaje. Había desaparecido el aturdimiento de la noche anterior provocado por el pánico. Ahora tenía decisiones que tomar. Una opción era permitir que la arrastraran por todo el país como una niña obediente. Se encerraría dentro de las murallas de los buenos modales que tanto le había costado obtener. Jugaría según las reglas de Jonas, y solucionaría aquel asunto en cuanto llegara a Miami. Eso era lo que probablemente habría hecho el día anterior.

Pero hoy no le gustaba esa opción.

Jonas había vuelto su mundo del revés, y todo por un puñado de dólares, y _______ no veía ninguna razón por la que debería facilitarle el trabajo. (Jajajá, Mala ) Era evidente que Jonas tenía mucha prisa por llegar a Miami y recoger su dinero, aunque por muchas vueltas que le daba _______ no entendía por qué demonios iban en autobús. De todas formas, el medio de transporte ya era un hecho, y tenía que mantenerse concentrada en lo importante. Y lo importante era que si Jonas tenía tanta prisa, ella debía hacer todo lo posible por demorar el viaje. _______ solo conocía una manera de lograrlo.

La idea de comportarse como lo haría Kaylee en su situación le daba repelús. Se había pasado toda su vida de adulta labrándose una existencia respetable que estaba a años luz del entorno exhibicionista en el que se movía su hermana gemela.

Sin embargo ser una mujer formal y agradable no siempre suponía una ventaja. Bastaba con ver adonde la había llevado. Jonas era tan arrogante, tan engreído que no tenía duda alguna sobre la identidad de su prisionera. Pues bien, en ese caso, no era cuestión de decepcionarle, ¿no? Jonas insistía en que ella era Kaylee. Muy bien, pues sería Kaylee.

Por las malas

Joe volvía por el pasillo. «No puedes tocar la mercancía —se advertía por centésima vez desde que había dejado dormida a la pelirroja para ir al servicio—. ¿Lo entiendes, Jonas? Tienes un trabajo que hacer, y no vas a joderla.» Resopló. Un gesto muy adecuado teniendo en cuenta el anhelo al rojo vivo que le había provocado el contacto con la piel de ella y la tentación de seguir ese anhelo hasta el final.

Pero no lo había seguido, y no pensaba permitir que sus urgencias se convirtieran en un problema. Qué demonios, lo que había pasado era que estaba medio dormido, nada más. La suya fue una reacción natural al despertarse con la mano sobre la pierna larga, firme e increíblemente suave de una mujer. Habría sentido lo mismo de tratarse de cualquier otra. Llevaba mucho tiempo sin sexo, y estaba dispuesto a poner remedio a esa situación en cuanto terminara el trabajo. Mientras tanto, tenía que dar las gracias porque la pelirroja no se hubiera despertado. Había que mantenerla serena y no llamar la atención. Ese era el objetivo.

Su prisionera salía en ese momento al pasillo para coger su maleta del portaequipajes, mostrando su cuerpo espectacular desde los dedos de las manos hasta las puntas de los pies, sobre las que se balanceaba para llegar hasta su bolsa. Tres hombres tropezaron entre ellos queriendo ser el primero en acercarse a echarle una mano.

Ella ni siquiera les miró, lo cual sorprendió a Joe. Pero no evitó que una oleada de rabia lo sacudiese. Con unas pocas zancadas llegó al remolino de pasajeros que bloqueaba el pasillo. Apartó a dos hombres a codazos y alzó los brazos por encima de la cabeza del tercero para coger la bolsa de ______.

—Ya la tengo —gruñó ante la insistencia del hombre, y su tono fue tan claro que el individuo por fin recobró la sensatez y se apartó.

El ángulo para bajar el equipaje resultaba incómodo, y Joe notó un tirón en la espalda.

—¿Qué demonios llevas ahí? —preguntó, dejando la maleta en el asiento. Habría apostado su refugio de pesca a que no eran libros.

—Algo más interesante que las patéticas pertenencias que llevas en la bolsa, eso seguro. —_______ abrió la maleta.

A Joe se le cayó el alma a los pies. Solo logró echar un vistazo, pero todos los contenidos parecían relucir, brillar o ser del tamaño de su cartera. Era eso último lo que de verdad le preocupaba, puesto que significaba que la tela tendría que expandirse seriamente para cubrir aquellas tentadoras curvas, y por lo tanto se le pegaría a la piel como si fuera pintura en spray. La pelirroja se inclinó para rebuscar en la maleta y Joe gruñó desesperado al advertir que el tío al otro lado del pasillo y el que tenía detrás estiraban el cuello para obtener una mejor visión de la dulce y abultada forma de corazón de su trasero. Él a su vez se movió para taparles la vista.

—Ah —murmuró ella satisfecha, sacando un bolso de la maleta.

Abrió la cremallera y Joe se dio cuenta de que aquella era probablemente la causa del sobrepeso. Porque lo que sí era seguro es que la mujer no llevaba ninguna prenda de ropa que pesara más de ochenta gramos. Con lo cual, el peso solo podía provenir de varios pares de zapatos de gigantescos tacones o de la bolsa de aseo y maquillaje. La pelirroja sacó una toalla, uno de esos misteriosos botes de loción sin los que una mujer no sale de casa, un cepillo y pasta de dientes. Intentó repartirse el botín entre las manos y luego se rindió y volvió a meterlo todo en el neceser. Se enderezó y volvió la cabeza para mirarle.

—El servicio está al fondo, ¿no?

Joe gruñó.

Mientras ella se alejaba por el pasillo, comprobó ceñudo la cantidad de tipos que se la quedaban mirando con ojos golosos y volvían la cabeza para seguirla con la vista. Cojonudo. Ya podía olvidarse de pasar desapercibido.

Al menos solo había utilizado una fracción de los cinco kilos de cosméticos que llevaba en el neceser, advirtió aliviado al verla volver. Se había puesto carmín y maquillaje, nada más. Y no llevaba el peinado ahuecado del día anterior en el aeropuerto, gracias a Dios. Pero Joe sabía que se estaba aferrando a un clavo ardiendo. La mujer se había recogido el pelo en un casto moño. Debería parecer recatado, joder. Sin embargo, se le había torcido hacia un lado y unos relucientes mechones caían por la curva de su nuca y de su cuello largo y blanco, dándole el aspecto de alguien que acaba de levantarse de la cama después de un revolcón.

Su última y terca esperanza de pasar desapercibido murió en silencio.

Por lo menos estaba siendo bastante dócil. Joe estaba dispuesto a ver cualquier aspecto positivo de aquel asunto y dar las gracias. Se apartó para dejarla pasar a su asiento.

—¿Cuánto se tarda en llegar a Florida? —preguntó.

—Tres días y medio.

Le pareció ver un destello de pánico en la profundidad de sus ojos, pero si así era, la mujer lo dominó con firmeza y se limitó a asentir con la cabeza.

—Tengo hambre —fue todo lo que dijo.

—Pararemos para desayunar dentro de unos diez minutos. ¿Puedes aguantar o necesitas un tentempié?

—Me espero. —Y estaba más que dispuesta a esperar, porque así aplazaba durante unos minutos lo que tenía planeado hacer. Tenía el estómago encogido, pero no de hambre sino de nervios, y a pesar de respirar hondo para intentar calmarlos, solo lo logró en parte.

El autobús entró en Boise diez minutos más tarde y se metió en el aparcamiento de una cafetería.

—Parada para desayunar —anunció el conductor, abriendo la puerta—. Tienen cuarenta y cinco minutos. No se retrasen, porque no espero a nadie.

En el pasillo, una mujer bajita con el pelo blanco se esforzaba por meter en el portaequipajes un paquete de forma extraña. La gente pasaba de largo dándole empujones y murmurando de impaciencia. Joe, para enorme sorpresa de _____, se detuvo a su lado.

—Espere, que le echo una mano. —Y sin dificultades colocó el paquete y le dio un golpecito de satisfacción.

Cuando la mujer le dio las gracias, se limitó a sonreír tímidamente quitándole importancia al gesto y la dejó pasar delante.

_______ se lo quedó mirando mientras entraban en el café y se sentaban a una mesita junto a la barra. Tenía pinta de malo, con la barba negra de dos días, el gesto agrio de la boca y aquellos fieros ojos dorados, y Dios sabía que su experiencia con él no había hecho sino confirmar esa impresión. ¿Quién iba a sospechar pues que tenía una sonrisa tan encantadora? Durante unos treinta segundos le había hecho parecer tímido y dulce.

_________ meneó la cabeza y tomó la carta que le ofrecía la camarera. Debía de estar más nerviosa de lo que imaginaba para haber pensado una tontería así.

_________ echó un vistazo al menú buscando el plato más caro. Su recompensa fue la expresión de angustia de Joe cuando lo pidió. «Acostúmbrate, Jonas —le aconsejó en silencio—. Te voy a dar donde más te duele: en esas prisas que tienes y en tu poderosa cartera.»

Solo con pensar en lo que estaba a punto de hacer, se le agitaba la respiración, y tuvo que hacer un esfuerzo por respirar hondo y más despacio hasta que el corazón se le calmó un poco. El tiempo lo era todo, y por mucho que deseara acabar con aquello de una vez, no iba a estropearlo todo por apresurarse. No podía correr el riesgo de que Joe tuviera tiempo suficiente para solucionar el problema antes de que el autobús se pusiese en marcha.

_________ miró la cafetería, que estaba atestada de gente.

Estaba llena hasta los topes con pasajeros de varios autobuses. Las camareras correteaban de un lado a otro, tomando notas y ofreciendo café. La que se encargaba de su mesa se detuvo el tiempo suficiente para servir a Joe otra taza y dejarles los cubiertos envueltos en servilletas de papel. _______ se colocó la suya sobre el regazo.

Al cabo de quince minutos volvió la camarera con la comida.

—Tened cuidado, que los platos están muy calientes. Buen provecho.

_______ comió poco. Empujaba la comida de un lado a otro en el plato sin dejar de mirar al conductor del autobús, que estaba sentado dos mesas más allá.

—Maldita sea, come de una vez y deja de jugar con la comida —le espetó Joe en un tono irritado.

Ella se sobresaltó.

—No tengo tanta hambre como pensaba —logró responder con increíble indiferencia.

—Pues trae para acá. Puede que tú te criaras entre lujos, pelirroja, pero en mi casa la comida no se tiraba.

______ se lo quedó mirando.

—Nadie con dos dedos de frente calificaría de lujoso el barrio en el que me crié. —Pero al oírse, lanzó un delicado resoplido—. Claro, se me olvidaba que hablábamos de ti.

Sí, soy de clase muy baja, de acuerdo.

—Decidió tomarlo como un insulto y le cogió el plato—. Joder, si tú estabas segura de que ibas a comer todos los días de la semana, yo a eso ya lo llamaría lujo. —Se echó en su plato casi todo el desayuno de _______ y le pasó los restos—. Toma, cómete eso.

—Ya te he dicho que no...

—Y yo te digo que comas. Anoche no cenaste y te aseguro que no pienso permitir que te me pongas enferma.

—No, no, claro, no vayamos a molestar al valiente cazarrecompensas —saltó ella, pinchando unas cuantas patatas. La rabia le calmó los nervios del estómago y al final se comió todo lo que quedaba en el plato. Luego miró el de él—. Devuélveme un trozo de filete.

Joe cortó la carne y le pasó la mitad.

Pronto terminaron de comer, les habían servido otro café y el reloj personal de _______ marcaba la hora cero. Era el momento de actuar, de manera que se puso en pie.

—Tengo que ir al servicio.

—Un momento. —Joe tendió la mano para cogerle el bolso—. Dame la barra de labios.

—¿Cómo?

—No te hagas la tonta, pelirroja. Dame la barra de labios.

_______ suspiró, pero hizo lo que le pedía. Sacó una barra de carmín y se la tendió.

—Todas, pelirroja.

Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 14:38

Jajajá, Chicas, esta parte del capítulo 4, y la que viene
me hizo reñir muchos mucho, es tan asdfghjk!!!


Capitulo 4 (parte 4)


________ encontró tres más y también se las dio.

—¿Satisfecho?

—Estaré satisfecho cuando reciba mis honorarios en Miami.

La acompañó al servicio, abrió la puerta y asomó la cabeza para comprobar que no hubiera otra salida.

No la había. Era del tamaño de un armario, sin ventanas, con un retrete, un lavabo y un armario con suministros. ___________ le cerró la puerta en las narices, echó el pestillo y se apoyó sobre la fría porcelana del lavabo. Con la cabeza gacha respiró hondo unas cuantas veces. Por fin se irguió para encontrarse con su mirada en el estropeado espejo.

«Venga, que tú puedes», se animó. No podía ser tan difícil, ¿no? Solo tenía que provocar una escenita de nada, armar tanto revuelo que el conductor optaría por desentenderse y largarse de allí. Podía y lo haría si con ello lograba retrasar la queridísima agenda de Joe.

«No pienses en el ridículo que vas a hacer.» Respiró hondo de nuevo, enderezó los hombros y se volvió hacia la puerta. Justo cuando iba a correr el pestillo, alguien golpeó la madera desde el pasillo. ________ apartó la mano dando un brinco.

—Abre, pelirroja. Es hora de irse.

_________ se quedó mirando la cerradura y retrocedió. «¡Claro! ¡Eso es!» No tenía que montar ninguna escena en la cafetería. ¿Cómo no se le había ocurrido antes? Podía hacerlo allí mismo.

—¡Pelirroja! ¡Abre la puerta!

—No. —Le salió una voz suave y débil, y tuvo que carraspear para intentarlo de nuevo—: No.

Se produjo un instante de silencio.

—¿Qué has dicho? —se oyó por fin la voz de Joe, grave y amenazadora.
Shocked


Jajajá, se viene lo bueno...
Si hay comentarios
la sigo.
Les aseguró que este es uno de los mejores capítulos...
Besos =)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 15:46

Aviso

Hola Chicas, bueno primero que nada, les quería agradecer por leer la nove
Se las quiere =)

Pero les quería avisar también y, con antelación que
lo más seguro es que esta semana que viene no pueda subir muchos
capítulos Crying or Very sad
El motivo, la escuela, estoy a punto de terminar el curso y tengo exámenes finales Sad
Y tendré que estudiar mucho Sleep
¡Desenme suerte!

Por ello, les propongo un trato, yo intentaré subir cada vez que tenga algún rato libre...
Pero a cambio de ese esfuerzo, quiero muchísimos comentarios ¿eh? =D
No sé, pero me encanta leer los comentarios, y lo que les parece la nove... =)
¿Qué dicen?

Espero que acepten.


Pd: No sé exactamente si habrá alguna lectora "invisible" que esté leyendo la nove, pero no comenta...
Peor si hay, pliss , les pido que me comenten, me encantaría
saber si a alguien más le gusta la nove .
En fin, gracias =)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
Beautiful-NO-Tamed.
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 515
Edad : 21
Localización : Tomando leche de la granja de Joe ;)
Fecha de inscripción : 02/08/2010

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 15:53

Jajajaj me encantaa!nueva lectora:) siguela porfavoor!Very Happy
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 15:56

Beautiful-NO-Tamed. escribió:
Jajajaj me encantaa!nueva lectora:) siguela porfavoor!

¡Wiii!
¡Bienvenida! Welcome
Me alegra que te encante =)
Por cierto ¿como te llamas?
......
Ya la sigo, te aseguro que con la próxima parte te vas a reír mucho.
Jajajá
=)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 16:01


—¿Qué has dicho? —se oyó por fin la voz de Joe, grave y amenazadora. Shocked

Soy toda Tuya (Continuación)


—He dicho que no.( Hahahaha ) No pienso salir.

Joe descargó un fuerte puñetazo contra la puerta.

—¡Sal de ahí ahora mismo o echo la puñetera puerta abajo!

—¡Eh! —protestó una mujer airada—. ¿Qué está pasando ahí?

—No es asunto suyo, señora —gruñó Joe.

—Soy la dueña del local y desde luego que es asunto mío. Sobre todo cuando un cliente amenaza con destruir mi propiedad.

—Oiga, usted no entiende...

—¿Señora? —llamó __________ desde el otro lado de la puerta—. Por favor, échele de aquí. Me ha dejado embarazada —improvisó—. Y me dijo que iba a cuidar de mí. Yo pensaba que nos íbamos a casar, ¿sabe? Pero quiere llevarme a una clínica, donde espera que yo... —Y dejó que su voz se desvaneciera—. Dice que Joey ni siquiera es hijo suyo, aunque sabe perfectamente que no he estado con nadie más...

—¡Eso es mentira! —Joe no se lo podía creer. Se estaba reuniendo allí una multitud; la dueña del local le miraba como si fuera el gusano más rastrero sobre la faz de la tierra, y el conductor del autobús miraba el reloj—. Jamás le he puesto la mano encima.

Un hombre resopló incrédulo entre el gentío y Joe se volvió iracundo hacia él.

—¿Qué? —le espetó.

—Que todos la hemos visto, amigo —replicó el desconocido—. Y también hemos visto que no la deja ni un segundo. ¿Nos quiere hacer creer que no le ha puesto la mano encima?

—A mí me importa una ******* lo que tú creas. Es la verdad. Y si no la dejo ni un segundo es porque soy un agente de la ley y ella es mi prisionera.

Otro hombre soltó una exclamación de escepticismo. Joe advirtió que era el payaso del pasillo del autobús, el que estaba enamorado del trasero de la pelirroja.

—Un trabajo magnífico —comentó en un tono seco—. Tu prisionera y tú os acurrucáis mucho para dormir.

Pero me imagino que es parte del trabajo, ¿no? Para que no se escape ni nada de eso. —El hombre miró la puerta cerrada y sonrió con lascivia—. Claro que lo entiendo. A mí tampoco me importaría que fuera mi prisionera.

—Salimos en tres minutos —anunció el chófer.

Joe se volvió bruscamente y golpeó de nuevo la puerta.

—¡Ya está bien, pelirroja! Como no salgas ahora mismo, echo la puerta abajo a patadas.

—Pues ya se puede preparar para pagar los daños —advirtió la propietaria.

—Joder. —Joe tenía ganas de liarse a puñetazos, pero logró dominarse—. ¿Tiene usted entonces un destornillador? Podría quitar las bisagras.

—No.

De todas formas, no tenía ninguna posibilidad de lograrlo en tres minutos. Joe apoyó la frente contra la puerta y lanzó una creativa retahíla de vulgaridades.

—Nos vamos, amigos —anunció el conductor.

—¿Joey? (Jajaáj, Morí con esto) —La voz de ______ atravesó la puerta—. No te enfades conmigo, por favor. Si no quieres que nos casemos, por lo menos déjame volver a casa con mi madre. Es tu hijo, Joe. No puedo deshacerme de él.

Joseph advirtió que el ambiente entre el gentío pasaba de la diversión a algo más oscuro, y supo que la pelirroja había ganado la batalla. De manera que se volvió hacia el conductor.

—Déjeme sacar el equipaje del autobús.

—No puedo abrir el compartimento de los equipajes —declaró el hombre—. Es la norma.

—No voy a violar sus normas. Las maletas están dentro del autobús.

—Entonces vale. Ultima llamada. Nos ponemos en marcha.

Joe agarró al conductor del brazo mientras los pasajeros subían a bordo.

—¿Y qué pasa con nuestros billetes?

—Hable con Darcy —indicó el hombre, señalando a la propietaria de la cafetería—. Tiene la concesión de la zona. Ella le dará los billetes para el próximo autobús.

—¿Y cuándo pasa?

—Oiga, ¿le parece que soy un horario con patas? Hable con Darcy. —Impaciente por salir, el conductor se zafó de Joe y subió al vehículo—. ¡Vamos! —saltó, al ver que Joe no le seguía—. Tiene treinta segundos para coger sus bolsas. Tengo que seguir mi horario.

Joe bajó en veinte segundos y la puerta se cerró inmediatamente tras él. Un instante después, el autobús salía del aparcamiento en una nube de humo de gasoil y desaparecía detrás de una curva.

Lo primero que vio al abrir con el hombro la puerta de la cafetería fue a la pelirroja. Estaba sentada a la barra, tomando un café o algo humeante mientras Darcy la mimaba. Había tres camareras sentadas con los pies en alto sobre una mesa de una esquina, fumándose un pitillo con un café delante. Joe se preguntó qué posibilidades tendría de gorronear un cigarrillo. Probablemente escasas. Dejó caer las bolsas y se acercó a la propietaria del bar, intentando no mirar a su traicionera prisionera no fuera a perder del todo los estribos y le retorciera allí mismo su exquisito cuello.

—Me ha dicho el chófer que nos daría usted otros billetes para el autobús.

—Hum. —Darcy le miró con desaprobación, pero dejó de dar palmaditas a _______ en la espalda y fue al final de la barra, donde estaba el ordenador. Hizo unas cuantas preguntas y marcó las teclas necesarias para reproducir sus billetes. Su aire de eficiencia duró lo que tardó en hacer la transacción. Luego volvió a mirarle como si fuera un gusano recién salido de debajo de una piedra.

—Ya se ha divertido usted con esta joven —le espetó con desdén mientras le daba los billetes—. Ahora le toca ser un hombre y aceptar sus responsabilidades.

Entre los matones de la calle de su antiguo barrio y sus días en el ejército, Joe había aguantado el acoso de los mejores, y sabía enfrentarse a cualquier desafío que le lanzaran con estoica frialdad. No permitir que los ******* sepan que te están afectando, ese era su lema. Pero algo en él se rebeló ante lo injusto de aquel tono de desprecio viniendo de una total desconocida.

—A ver si lo entiendo bien —gruñó, inclinándose sobre Darcy—. Usted no me ha visto en toda su vida, pero cree que debería casarme con la chica y criar a su hijo.

—Según ella, el hijo es también suyo, caballero.

Joe soltó una carcajada carente de humor.

—Ya. Mi hijo. El que he engendrado «divirtiéndome» con ella. —Aquello era el colmo.

Se había estado aferrando a su profesionalidad con uñas y dientes, ¿y para qué? ¿Para que ahora le acusaran sin haber siquiera probado el pastel?

Muy bien, pues a la m*ierda con todo. La pelirroja había cometido un grave error al elegir ese método de lucha, porque a ese juego bien podían jugar los dos. De manera que se tragó su rabia y logró esbozar una media sonrisa.

—Pues bien, señorita Darcy, ¿qué puedo decir? Cuando alguien tiene razón, tiene razón. —Se metió los billetes en el bolsillo de la camisa, dio media vuelta y se encaminó derecho hacia la pelirroja de la barra.

______ le miraba con recelo y se volvió hacia él cuando vio que se acercaba. Se sentía exaltada por su victoria, pero también temblorosa. Hizo acopio de valor, sin saber muy bien qué esperar. Joe debía de estar consumido por la ira, a pesar de que todavía no estaba al tanto del horario de los autobuses. ______ no sabía si alegrarse por su éxito o temer por su vida. En el rostro de él no se leía más que determinación, pero eso no significaba que no fuera a llegar la sangre al rio.

Lo último que esperaba es que Jonas le echara una pierna encima y se sentara a horcajadas sobre ella, agarrándole la cabeza con las dos manazas, y a continuación le plantara aquella boca de gesto agrio sobre la suya.

Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 17:11

O: la beso?? Mi dios! Tienes que seguirla please me encanta!!!!
Amo amo amo Esta nove siguela porfa!
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Junio 8th 2012, 17:21

FerJonas12 escribió:
O: la beso?? Mi dios! Tienes que seguirla please me encanta!!!!
Amo amo amo Esta nove siguela porfa!

¿Tú por aquí también? Eso es tan Aasdfgh genial
Oh pero que mala yo, casi se me olvida.
¡Bienvenida! Welcome

Y sí, la besó, Jajajá, sí, el sexy cazarrecompensas la besó.
Y luego...
No te lo cuento, mejor te pongo la otra parte, ahí va.
Gracias por leer y comentar.
=)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]   Hoy a las 23:03

Volver arriba Ir abajo
 
Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 14.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 14  Siguiente
 Temas similares
-
» Soy toda tuya-Nick y tu. (TERMINADA)
» Soy toda Tuya (Joe&__) [TERMINADA]
» Cosecha de patatas terminada
» HUSH HUSH (joe y tu) TERMINADA
» terminada: eℓ мejσʀ αмiɢσ dᴇ мi pαpi--●Joe[erótica]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: