Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
AutorMensaje
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 6th 2012, 23:54

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 10th 2012, 06:50

Martha Hi!!!!!!

Tienes q seguirla ya, esta super buena,
quien sera el q se aparecio ahora??????
Ya quiero saberlo, que intrigaaaaaa!!!!!!!!



Siguelaaaaaaaaaaaaaaa


Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 10th 2012, 14:28

Omg!
Subistes
Oh sí Baila Adoré los capítulos
Son tan Asdfghj
Tengo que decir que Kev es un estúpido
Como se le ocurre decir lo que dijo....
y oh, me muero por saber quien es al que vió __.
Tienes que seguirla ¿si?
Sí.
=)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 10th 2012, 17:16

QUIERO LEERLA ACABO DE LEER EL ARGUMENTO Y AQUI TE VOY COMENTANDO QUE TAL VALE,
ME ENCANTO!
Volver arriba Ir abajo
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 10th 2012, 17:17

AUNQUE ES OBVIO LO DIRE.

NUEVA LECTORA!! Razz
Volver arriba Ir abajo
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 10th 2012, 18:05

OH POR DIOS! MATARE A KEVIN HDP*TA OKEY ME TRANQUILISO UF VOY POR EL 2DO CAP XD
Volver arriba Ir abajo
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 10th 2012, 20:46

Omj! no puedo esperar.
siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 11th 2012, 08:02

















Capítulo 8









—Dios mío —murmuré, invadida por el pánico. De repente tenía la sensación de que algo horrible estaba a punto de suceder. La misma sensación que tuve con Chad, antes de que me arrebatara la virginidad en contra de mi voluntad.
—¿Qué pasa? —preguntó Isa.
—Ése no es Joe. Es el tío que me estaba acosando en el bar. Le dije que estaba casada y que sólo quería bailar. ¿Por qué me ha seguido?
Seguí caminando rápidamente, arrastrando a Isa conmigo.
—Tal vez haya bebido más de la cuenta —dijo ella—. Ya sabes cómo se ponen los tíos con el alcohol. Estoy segura de que es inofensivo.
—Me recuerda a Chad.
—¿A Chad?
—¡Sí, maldita sea! A Chad —el instinto me decía que aquel tipo era problemático. Había tonteado en exceso con él y ahora iba a pagar las consecuencias.
—¡___________! —volvió a llamarme, más cerca.
Solté el brazo de Isa y eché a correr. O más bien a trotar, puesto que los tacones no me permitían otra cosa.
—No es Chad —me dijo Isa—. No tengas miedo.
Ella no lo entendía. ¿Cómo iba a entenderlo? A ella no la habían violado. A mí sí, y fue culpa mía por ignorar la voz de mi instinto. No volvería a cometer el mismo error.
Teddy apareció de repente ante mí. Me detuve en seco e intenté darme la vuelta, pero él me agarró por los brazos.
—¿Por qué huyes, ___________? —me preguntó, jadeando por el esfuerzo.
—Ya te lo he dicho. ¡Estoy casada! —me revolví con violencia para zafarme de sus manos—. ¿Te importaría dejarme en paz?
—Sólo quiero hablar contigo.
—¿Qué parte de lo que te acaba de decir no has entendido? —intervino Isa, quien seguramente había acabado por darse cuenta de que aquel hombre no era tan inofensivo como parecía, aunque no tuviese intención de violarme.
—No estoy hablando contigo —le espetó él, antes de volverse hacia mí—. Quiero conocerte mejor, tomar algo contigo, ir poco a poco… —se mordió el labio mientras la lujuria ardía en sus ojos—. Eres preciosa.
No dije nada, paralizada por el espanto. Las palabras de Teddy no hacían sino recordarme la noche con Chad. Todo empezó como una cita con alguien que me gustaba, y acabó en un trauma del que seguramente jamás me recuperaría.
—Será mejor que te vayas a casa a dormir la mona, amigo —le dijo Isa.
—No es verdad que estés casada, ¿eh? —me preguntó Teddy.
—Muy bien, ya es suficiente —declaró Isa—. Nos vamos —me agarró del brazo y empezó a andar, pero Teddy me agarró del codo y tiró con tanta fuerza que grité de dolor.
—¿A qué venía entonces el numerito en el club? —preguntó Teddy, como si yo le debiera una explicación—. ¿Qué es lo que eres, una calientapollas?
Isa se interpuso entre nosotros.
—Te has pasado, imbécil. Largo de aquí ahora mismo.
Teddy la tiró al suelo de un fuerte empujón.
—¡Isabel! —grité, al tiempo que él me agarraba del brazo y tiraba de mí contra su pecho.
Pero con la misma rapidez me soltó y sus ojos casi se le salieron de las órbitas. Enseguida supe el motivo.
Joseph.
Había agarrado a Teddy por el cuello y lo miraba con una furia asesina.
—¿Qué haces molestando a la señorita?
A pesar de los nervios no pude evitar una sonrisa.
—¿Quién narices eres tú? —le preguntó Teddy.
—Voy a ser tu pesadilla si vuelves a tocar a ___________ —lo amenazó Joe. Lo empujó con ambas manos y casi lo tiró al suelo.
Teddy me clavó una mirada llena de odio y luego se volvió hacia Joe.
—¿La quieres? Muy bien, toda tuya. ¡No es más que una calientapollas!
Isa se había puesto en pie y se acercó a él con los puños apretados.
—Tócame otra vez… di una sola palabra más… y te aseguro que lo lamentarás.
Le sonreí, admirando su valor. Ojalá yo tuviese la mitad de sus agallas.
Joe corroboró la amenaza de Isa con su mirada. Teddy intentó adoptar un aire de tipo duro, pero en sus ojos ya se reflejaba la derrota. Era unos cuantos centímetros más bajo que Joe, quien debía de rondar el metro noventa, y a pesar de ser más robusto que él, la expresión de Joe lo hizo retroceder.
Pero antes de darse la vuelta para volver al club, me lanzó una última y amenazadora mirada.
Joe me abrazó por la cintura y yo me sorprendí del consuelo que me reportaba su presencia, teniendo en cuenta que lo había conocido aquella misma noche.
—¿Quién era ése? —me preguntó.
—Alguien a quien conocí en el club y que se pensó que quería algo con él.
—Un idiota que no sabe aceptar un rechazo — añadió Isa.
Miré agradecida a mi amiga. isabel siempre acudía en mi ayuda. La noche que pasó lo de Chad quiso sacarle los ojos, literalmente, y fue a contárselo al decano de la universidad a pesar de que yo no quería que nadie lo supiera. Chad no fue arrestado, pero sí recibió una dura reprimenda.
—Joseph, ésta es Isa, mi mejor amiga. No tuve tiempo de presentártela en el club.
—Hola —se saludaron los dos a la vez y Joe volvió a mirarme, un poco confuso.
—Te has ido sin mí.
Bajé la mirada al suelo, avergonzada.
—¿Pensabas volver? —preguntó él.
No sabía qué decirle, de modo que no dije nada. Pero me sentía fatal por haberlo dejado plantado.
—¿___________? —me llamó Isa—. Yo me marcho. ¿Vas a venir conmigo o…?
Los dedos de Joe me apretaron la cintura en un ruego silencioso. Lo miré a los ojos y supe que no iba a irme a ninguna parte sin él.
—¿O? —pregunté con una sonrisa. Isa sonrió. —Llámame cuando llegues a tu destino. Y por cierto, Joe… mi novio es poli.
—Tranquila. Voy a tratar muy bien a tu amiga.
—De eso estoy segura… Llámame —me dijo, y se giró para marcharse.
—Espera —la llamó Joe. Isa se volvió y él sacó treinta dólares de su cartera—. Para el taxi. Marnie lo miró con extrañeza. —Por si no te sientes capaz de conducir cuando llegues a tu coche.
—Descuida. Si no puedo conducir, dormiré un rato en el coche. Y además tengo dinero, por si me hace falta.
—Tómalo —insistió Joe, poniéndole el dinero en la mano—. Así no me sentiré culpable por haberte robado a tu amiga.
Isa se encogió de hombros. —De acuerdo, pero de todos modos llámame,
___________.
—Claro —respondimos Joe y yo a la vez. Isabel se alejó y yo volví a pensar en lo distintos que eran Joe y Kevin. Mi marido jamás, jamás, le habría dado treinta dólares a Isabel para un taxi. Me gustaba ese rasgo de Joe.
—Parece que ya sólo estamos tú y yo —dijo él.
—Eso parece.
—¿Qué hacemos? - Miré hacia el hotel Hard Rock, pero no formulé la sugerencia en voz alta.
Joe siguió la dirección de mi mirada.
—¿Estás segura de que es eso lo que quieres?
Me lamí el labio e intenté ganar tiempo, preguntándome a mí misma si sería capaz de hacer realidad mi fantasía.
El calor que emanaba de Joe avivó mi excitación hasta calentarme todo el cuerpo. ¿Qué tendría aquel hombre que tanto me provocaba con una simple mirada?
—Te deseo —le dije.
Joe me acarició el labio con el dedo.
—¿Estás segura?
—Completamente —respondí sin el menor rastro de duda.
Me sentía irresistiblemente atraída por aquel hombre e iba a hacer lo que deseaba, sin ningún remordimiento.
Él volvió a acariciarme el labio. Me sentí tentada a abrir la boca y lamérselo, insinuándole lo que me gustaría hacer con su pene.
—Vivo cerca de aquí —me dijo—. Mi casa está muy bien. No tenemos por qué ir a un hotel.
Aquel hombre me inspiraba la confianza suficiente para desnudarme ante él, de modo que no importaba mucho dónde acabáramos haciéndolo. Tras una noche de sexo salvaje cada uno nos iríamos por nuestro lado y punto. Él no sabría mi dirección y no podría contactar conmigo a menos que yo quisiera volver a verlo.
Le puse la mano en el pecho y sentí los latidos de su corazón.
—De acuerdo —acepté—. Llévame a tu casa.
Joe sonrió y me agarró la mano. La suya estaba cálida y ligeramente húmeda. Me pregunté si estaba nervioso o si tendría por costumbre llevar mujeres a su casa.
Tampoco eso importaba. Lo único que me interesaba era acostarme con él y punto.
Y quedar empatada con Kevin.
Joe vivía en un complejo residencial de Orange Blossom Trail, en la carretera de Florida Mall. Como casi todas las construcciones en la costa de Florida, sólo constaba de tres plantas, con cuatro o seis apartamentos por edificio.
Aunque estaba oscuro pude apreciar que el complejo era bonito y que estaba bien cuidado, con muchos arbustos y flores y grandes extensiones de césped. Los edificios eran de color melocotón con tablillas rojas, aunque eso ya lo apreciaría mejor a la mañana siguiente.
Joe aparcó frente al edificio número nueve, apagó el motor y me miró.
—¿Tienes condones? —me sorprendí a mí misma preguntándole.
Una sonrisa apareció en su rostro.
—Sí.
—Tendría que habértelo preguntado antes, lo siento… —no acabé la frase, pues ya no tenía sentido. Aún seguía mareada por todo el alcohol consumido, y desde ese momento en adelante tendría que concentrarme en otra cosa que no fuera hablar.
Joe me abrió la puerta del coche y me ofreció caballerosamente el brazo para salir. Me hizo pensar en Kevin y en que ya no tenía esos detalles conmigo.
También me gustó que me llevara de la mano hacia la puerta. El edificio tenía dos niveles y Joe vivía en el segundo, en la primera puerta a la izquierda. Me soltó para abrir y algo me hizo mirar por encima del hombro.
No vi a nadie.
¿Acaso temía que algún conocido de Kevin me viera entrando en la casa de otro hombre? No necesitaba el permiso de mi marido para acostarme con quien me diera la gana.
Todos los pensamientos volaron de mi cabeza en cuanto Joe me envolvió en sus brazos y me hizo entrar en su casa. Cerró la puerta con el pie y me besó en los labios.
Mi primera reacción fue de sorpresa, pero un momento después ya me estaba derritiendo contra él. Joe no mostraba la menor timidez ni inseguridad a la hora de introducir su lengua en mi boca y besarme con una pasión incontenible. El calor se propagó por mi cuerpo y mi sexo empezó a palpitar furiosamente.
Joe interrumpió el beso y dio un paso atrás. El aire enfrió ligeramente el ardor de mis labios humedecidos.
—¿Te apetece una copa?
—No, gracias —ya había bebido bastante por aquella noche.
—¿Te importa si yo tomo una?
—Claro que no.
Joe fue a la cocina y yo aproveché para observar los cuadros abstractos que colgaban de la pared. No era la típica vivienda de un soltero. Todo estaba impecable y decorado con estilo. Las paredes eran blancas y contrastaban elegantemente con el sofá y los sillones de color beige. La alfombra era de color crema y no se apreciaba ni una sola mancha.
—Tienes una casa muy bonita —comenté en voz baja, aunque sabía que no podía oírme.
Cuando lo vi saliendo de la cocina con una Coors Light en la mano el estómago me palpitó con fuerza. Era realmente atractivo. Más que atractivo.
Se llevó la botella a los labios y por alguna razón me sorprendí imaginando cómo sería sentir esa lengua en mi sexo empapado.
La idea me puso aún más nerviosa y me senté en el sofá. Él se acomodó a mi lado y tomó otro trago de cerveza. Antes incluso de apartar la botella de su boca, me agarró por la nuca y tiró de mí para volver a besarme.
Fue como si hubiera recibido una descarga eléctrica. Mis labios se abrieron con un gemido y Joe me capturó la punta de la lengua con los dientes. Todo mi cuerpo volvía a renacer de deseo, como hacía mucho que no me sentía.
Entrelacé los dedos en sus cabellos y tiré con suavidad, pero él volvió a interrumpir el beso y yo gemí con frustración, preguntándome si había creído erróneamente que le estaba pidiendo que se detuviera.
Apartó su rostro del mío y alargó el brazo para dejar la botella en la mesa, antes de volver a besarme y acariciarme la cara y el cuello como si fuese una obra de arte.
Nunca me había sentido tan hermosa.
—¿Cómo quieres que te dé placer? —me preguntó con voz ronca.
—Ya me lo estás dando. Joe colocó una mano entre mis pechos y yo contuve la respiración, preguntándome si tiraría hacia abajo de la camiseta… y deseando que lo hiciera.
—¿Qué es lo que más te gusta?
Su mano descendió hasta mi vientre, donde apartó la camiseta y me acarició rítmicamente la piel desnuda, mucho más clara que sus dedos.
—Quiero darte placer de todas las formas posibles, bella.
Llevaba mucho tiempo apartada de citas y seducciones, pero no creía que Joe fuese el típico hombre que pensaba ante todo en su satisfacción personal y luego en el placer de su amante. Y sus últimas palabras acababan de demostrármelo.
—¿Qué cosas no te hacía tu marido que te gustaría probar conmigo?
Se me formó un nudo en el estómago.
—No, por favor. No hables de él. No quiero pensar en mi ex.
Joe no dijo nada y se limitó a bajar las manos y posarlas en mi falda.
—Estás nerviosa.
—Sí.
—Hace mucho que no estás con otro hombre.
—Quiero hacerlo contigo.
Llevó la mano hasta la parte alta de mis muslos.
—Por la forma en que juntas las piernas parece gustarte que alguien juegue con tu sexo…
Gemí sin poder evitarlo.
—Así que tengo razón —bajó aún más la mano mientras se valía de la parte superior de su cuerpo para echarme hacia atrás en el sofá—. ¿Por qué me parece que tu sexo se muere por recibir atención?
—¿Por qué lo dices? —pregunté. Era como si me estuviese leyendo la mente.
—No separas las piernas para mí, y sin embargo en tus ojos arde el deseo —me puso una mano en el vientre—. Lo siento en tu respiración.
Miré la mano posada sobre mi camiseta roja y advertí lo rápidamente que subía y bajaba. Joe tenía razón.
Y yo tenía razón acerca de él. No era un hombre como los demás.
—Relaja las piernas, bella.
Así lo hice, y él las separó y subió con una mano por el muslo, muy lentamente, como si se deleitara con cada palmo de mi piel. Cuando llegó a mi sexo gimió de placer y empezó a acariciarme el clítoris a través de las bragas.
—¿Te gusta?
Solté una temblorosa espiración.
—Sí…
Siguió frotándome hasta hacerme jadear, y entonces me apartó las bragas para tocarme sin obstáculos por medio. Una descarga de deseo sexual me hizo cerrar los ojos y apretar con fuerza los párpados.
—Sí —murmuró él. Eso es…
Mis gemidos se hicieron más fuertes y el cuerpo se me empezó a tensar. Joe dejó de acariciarme, como si quisiera impedir que me corriera, pero no separó los dedos de mi sexo.
—¿Sabes lo que más me gusta del clítoris de una mujer? —volvió a mover los dedos, haciéndome estremecer—. Me encanta cómo se pone erecto, igual que un pene. Y cómo se estremece cuando la mujer se excita. Como está tu clítoris ahora, duro y palpitante —pegó la nariz a mi cuello y aspiró profundamente—. Dime qué quieres que te haga.
Lo agarré por la camisa.
—Fóllame.
—Creo que quieres otra cosa —deslizó un dedo en mi vagina y solté un apasionado gemido—. ¿Mis dedos? ¿Mi lengua? Dímelo…
—Fóllame, por favor.
—No hay ninguna prisa. Tenemos toda la noche —las caricias de sus dedos cobraron velocidad, dejándome sin aliento.
—Quiero que me folles ahora. Lo necesito…
—Lo necesitas —repitió él—. ¿Al sexo o a mí? Lo miré a los ojos sin entender la pregunta.
—A ti —respondí, y apreté las caderas contra su mano para que no hubiese ninguna duda. Él volvió a tocarme el clítoris y yo cerré los ojos de nuevo.
—Sí, sí, sí —exclamé entre jadeos—. Eso es… Hazme olvidar… Los dedos de Joe volvieron a detenerse.
—¿Qué has dicho? Una vez más abrí los ojos. Cada vez me costaba más respirar.
—¿Qué?
—Has dicho que te haga olvidar. ¿Olvidar qué? ¿A tu marido, tal vez? - ¿Había dicho eso sin darme cuenta?
—Quiero que me desees a mí —enfatizó él.
—Te deseo —insistí. Levanté la cabeza y lo besé en la mandíbula—. Te deseo a ti. - Joe no pareció muy convencido y se apartó.
—Lo que deseas es olvidar el daño que te ha hecho tu marido… Y creo que cualquier hombre te serviría para ello.
—¿Qué? ¡No! Eso no es cierto —le eché los brazos al cuello—. Supe que tenías que ser tú en cuanto te vi. Estoy aquí porque te deseo. A ti y a nadie más.
Joe me puso las manos en los brazos, pero no para acariciarme. —Me gustas, ___________. Y no quiero que mañana por la mañana pienses en mí como un error. Le tomé el rostro entre las manos.
—¿Por qué dices eso? No pensaré eso de ti. Joe giró la cabeza y me besó en una de las palmas.
—Ya sabes dónde vivo.
El corazón se me aceleró.
—¿Vas a echarme?
—Si mañana cuando te despiertes me sigues deseando, puedes volver.
Gemí con impotencia y decepción. Todo el cuerpo me temblaba de deseo carnal.
—No me hagas esto, por favor.
Joe volvió a besarme en la palma y en la muñeca.
—Ya… —otro beso— sabes… —otro beso— dónde… —otro beso— vivo —por último, se acercó a mi boca y me besó con ternura en los labios—. Si me deseas.
—Por favor…
Me hizo callar con un beso voraz y apasionado, dejando muy claro que no quería que la noche acabase tan pronto. Pero al poco rato se separó y fue hacia el teléfono.
—¿Qué haces?
—Pedirte un taxi. Te pagaré la carrera, naturalmente.
—No, por favor. Puedes llevarme a casa, si quieres.
—Si te llevo, querré hacer de todo contigo. Y no quiero hacer nada hasta que estés preparada —marcó un número—. Además, así no sabré dónde vives, por lo que la decisión de volver a verme será sólo tuya.
Pidió que enviaran un taxi a su dirección y volvió a sentarse junto a mí. Me agarró de las manos y me besó en la mejilla.
—¿Tu marido te engañó? —me preguntó amablemente.
Asentí.
—Es un idiota —dijo.
Lo único que pude hacer fue asentir de nuevo.
—¿Puedo usar tu cuarto de baño?
Él asintió y me indicó una puerta detrás del sofá.
Al mirarme en el espejo fruncí el ceño con disgusto. Tenía los ojos enrojecidos y semicerrados, como una persona que había bebido demasiado.
No era extraño que Joe no quisiera acostarse conmigo. Tal vez pensara que sólo quería vengarme de mi marido, o tal vez intuía que no estaba lo bastante sobria para hacerlo, pero en cualquier caso era un caballero.
Cuando salí del baño vi que estaba en la puerta y que el taxista ya había llegado.
Quise decirle que lo despidiera y asegurarle que quería pasar la noche con él, pero no lo hice. Si Joe no quería que me quedara, yo no iba a suplicarle.
—Ya le he pagado el trayecto —dijo. Obviamente se estaba cerciorando de que el taxista no me cobrara dos veces.
Asentí y salí al rellano, pero dudé un momento en la puerta mientras el taxista bajaba la escalera.
—Eres un hombre muy extraño —le dije a Joe—. Primero me vuelves loca de excitación y luego me echas a la calle…
Volvió a besarme y me empujó suavemente.
—Ya sabes dónde vivo.
Y sin decir más, me lanzó un beso y cerró la puerta.









Volver arriba Ir abajo
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 11th 2012, 08:30

Uahhh por que que mehce eso? es malooooo Evil or Very Mad eso no sé hace Joe muy mal, muy mal demonios Bravo! jajaja peroe s un cabellero Enamorada
Me encanta! Siguelaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 11th 2012, 08:31

PD: Gracias por subir Smile
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 11th 2012, 09:30

Marthaaaaaaa!!!!!!!!!! Que Capitulo eh?????????
Estuvo GENIAL!!!!!! Wtf?? Ke hermoso Joe, xd es una
bomba sexi, jajaja!!!!!
Ke bueno q no se aprovecho de la Rayita!!!!

Please Sube estos dias, No aguantare hasta el sabado proximo es mucho
tiempoooooo Sad Sad Sad SUBE CAPITULOS.......


Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 11th 2012, 17:27

Oh Dios.
Solo siguela, yo muero, muero, muero por leer mas.
Vamos, sube maaaaaaaaaaaaaaas!
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 12th 2012, 22:39

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 13th 2012, 08:16










Capítulo 9









—¿Qué quieres decir con que «no pasó nada»? — exclamó Isabel al otro lado del teléfono, tan alto que tuve que retirarme el auricular de la oreja.
—Nada exactamente no —corregí—. Llegamos a la primera base, pero ahí quedé eliminada.
—No lo entiendo.
—Te aseguro que más perpleja que yo no hay nadie —le dije, sentada con las piernas cruzadas en el sofá, todavía en pijama, con una taza de café solo en la mesita. Peaches estaba en su cajón junto a la puerta del patio, al sol de la mañana.
—¿Cómo es posible, después de que no pudierais dejar de tocaros en la pista de baile?
Tomé un sorbo de café antes de responder. Era mi tercera taza y además me había tomado un par de analgésicos, pero hacía mucho tiempo que no sufría una resaca semejante.
—Supongo que dije algo equivocado.
—¿Qué dijiste, si se puede saber?
—Estaba bebida y le dije que me hiciera olvidar. Joe lo interpretó como que no estaba interesada en él… Que sólo quería utilizarlo para escapar de mis problemas.
—¿Qué hombre en su sano juicio rechazaría una noche de sexo? —pregunto Isabel con asombro e indignación.
—Eso es lo que llevo pensando toda la noche. Pero de lo que estoy segura es de que no se parece en nada a ningún hombre que haya conocido antes.
—Qué me vas a contar...
—La verdad es que no puedo culparlo. Me sorprende que me llevara a su casa estando tan borracha. Por cierto, recuérdame que nunca más vuelva a beber tanto.
—Bueno, ya encontrarás a alguien más. Hay muchos hombres esperando, no te preocupes.
—No —hice un gesto de rechazo con la mano, aunque Isa no podía verlo—. Voy a olvidarme de todo esto.
—¿Por qué?
—Porque tal vez Joe tenía razón y aún no estoy preparada para tener una aventura. No puedo acostarme con cualquiera sólo porque Kevin me haya engañado.
—Eso es precisamente lo que deberías hacer — replicó Isa como si fuera una autoridad en la materia.
—Con todos mis respetos, Isa, se trata de mi vida, no de ti y de Keith.
—Auch.
Enseguida me arrepentí de lo que había dicho, aunque sabía que la opinión de Isabel estaba influida por su mala experiencia. Le había perdonado a su novio una infidelidad tras otra, había hecho todo lo posible por salvar su relación, y al final sólo había conseguido que él la abandonara. —No quería decir eso, Isa —dije en tono más suave—. Sé que te preocupas por mí, y tal vez tengas razón en lo que dices. Pero… tengo que a averiguar por mí misma lo que debo hacer.
En el fondo no me sentía tan frustrada como le había hecho creer a Isa, porque, aunque no llegara a comprender a Joe, respetaba su decisión de mandarme a casa. El noventa y nueve por ciento de los hombres se habrían acostado conmigo, sin importarles cómo me sintiera.
—Te entiendo —dijo Isa—. Y no te estoy diciendo lo que tienes que hacer.
—Ya lo sé —tomé otro sorbo y guardé un breve silencio—. He perdido mi brazalete, ¿sabes? Recuerdo que lo llevaba en el coche de Joe, así que se me debió de caer en su casa mientras nos besábamos en el sofá. ¿Crees que debería ir a buscarlo?
—¿El brazalete de platino y esmeraldas que Kevin te regaló en vuestro primer aniversario?
—El mismo.
—No sé, chica, puede que tu matrimonio se haya roto, pero…
—Ya —la interrumpí—. Tengo que recuperarlo. Me encanta ese brazalete, aunque fuera un regalo de Kevin. Y además es muy caro.
—Puede que aún tengas una posibilidad con Joe —sugirió Isa en tono esperanzado—. A lo mejor te dejaste el brazalete en su casa a propósito, aunque no te dieras cuenta.
No tuve tiempo de responderle, porque un pitido en el teléfono indicó que tenía una llamada por la otra línea.
—Tengo otra llamada, Isa Luego te llamo.
—Muy bien, ______. Hasta luego.
Apreté el botón parpadeante para pasar a la otra línea.
—¿Diga?
Al principio nadie respondió.
—___________.
Una dolorosa punzada me atravesó el estómago al oír la voz de Kevin.
—Kevin —tragué saliva y temí que fuera a ser así para siempre, dolor en vez de emoción—. ¿Qué quieres?
—Te echo de menos.
El estómago se me encogió.
—No… no puedo hacer esto. Es…
—Ya sé que necesitas más tiempo —se apresuró a decirme—. Sólo quería oír tu voz, ___________.
Mi nombre sonaba agridulce en sus labios. No debería ser así.
—También quería que supieras que voy a intentar que lo nuestro funcione.
—¿Qué quieres decir con eso? —le pregunté, y enseguida deseé no haberlo hecho. No quería tener aquella conversación en esos momentos.
—Estoy pensando en varios opciones para solucionar el problema.
El estómago se me volvió a revolver.
—No… no puedo hablar de esto ahora.
—Está bien.
—No, no está bien, Kevin. Lo echaste todo a perder.
—Lo sé, y voy a…
Colgué sin darle tiempo a terminar.
Agarré la taza de café con manos temblorosas y bebí tan rápido que me atraganté.
—Maldito seas, Kevin.
Las náuseas dejaron paso a la furia mientras pensaba en sus palabras. «El problema», había dicho. Ni siquiera había mencionado el nombre de la otra mujer.
Decía que quería salvar nuestro matrimonio, pero eso era imposible a menos que fuera sincero conmigo.
Me levanté y fui al cuarto de baño para meterme en la ducha. Aguanté la respiración bajo el chorro de agua caliente hasta que los pulmones me empezaron a arder. No quería llorar, pero no podía evitarlo. Joe tenía razón al decir que necesitaba una distracción, porque cada vez que pensaba en Kevin me sumía en la desesperación más profunda.
«Piensa en Joe».
Intenté evocar la sonrisa de Joe y el deseo que ardía en sus ojos oscuros. Vertí un poco de gel en mis manos y empecé a enjabonarme los pechos. Eran bonitos, grandes y turgentes, y los pezones se me endurecieron al tacto. Llevé las manos hacia abajo y las detuve sobre mi vientre, plano y firme. Un gemido de tristeza se me escapó de la garganta. Pocos meses antes Kevin y yo habíamos decidido tener un hijo… y él se había acostado con otra.
¿Se habría duchado con ella? ¿Le habría pellizcado los pezones? ¿La habría masturbado con sus manos enjabonadas hasta llevarla al orgasmo?
Descargué el puño contra los azulejos de la ducha. Las imágenes de lo que Kevin y su amante sin rostro podían haber hecho me estaban volviendo loca. Había soñado con ellos y de nuevo volvían a acosarme. Nunca podría superarlo a menos que tuviera respuestas.
El día anterior había ido a verlo al trabajo y no estaba allí, y cuando más tarde me habló de la denuncia a la que se enfrentaba me olvidé de preguntarle todo lo que quería saber. Qué había hecho exactamente con esa mujer. Cómo la había tocado. Cómo lo había tocado ella. Si se habían acostado en nuestra cama…
Y lo más importante… Hasta qué punto se habían implicado emocionalmente.
No quería volver al trabajo de Kevin, pero tenía que hacerlo. Necesitaba oír las respuestas de sus labios, mirándolo a los ojos para saber si me estaba mintiendo. Y no podría enfrentarme a la terrible verdad si lo veía en casa.
Cuando Kevin me vio en el vestíbulo del hotel se le iluminó la cara como tantas veces a lo largo de nuestra relación. Su sonrisa me rompió el corazón, porque en ese momento supe que nada volvería a ser igual entre nosotros. Aunque volviéramos a ser una pareja feliz, la sombra de su traición siempre se cernería sobre nuestro futuro.
No sabía si alguna vez podría perdonarlo, pero la sonrisa de Kevin también me hizo ver que no me resultaría fácil cortar los lazos con el pasado si decidía separarme de él.
Kevin rodeó el mostrador y se acercó a mí. Por el brillo de sus ojos parecía convencido de que había ido a verlo por un buen motivo, lo cual me irritó. ¿Cómo podía serme infiel y luego esperar que lo perdonara tan fácilmente?
—Hola, ___________ —me saludó, poniéndome una mano en el brazo.
Toda clase de emociones bullían en mi interior. Tristeza, ira, amor, odio…
—Dime qué hiciste con ella —le ordené.
—¿Qué?
—Te referiste a ello como un «problema». Pero no fue un problema. ¡Tuviste una aventura!
Kevin miró a su alrededor, temeroso de que la gente del vestíbulo me oyera.
Pero a mí me daba igual.
—Dime lo que hiciste —repetí. La cabeza me palpitaba dolorosamente y cerré los ojos un momento—. Dime lo que hiciste con esa mujer.
Kevin me llevo hacia el rincón más alejado del mostrador.
—No quería saber los detalles —seguí—. Pero ahora necesito saberlos. Tienes que contármelo.
—Lo que pasó con ella fue sólo sexo —susurró Kevin, mirando otra vez alrededor.
—¿Qué clase de sexo?
—No entiendo por qué quieres saberlo.
—¿Te chupó la polla? ¿Le comiste el coño? ¿Te la follaste en la cama, en la hierba, en el asiento trasero de un coche…? —estaba tan furiosa que no podía hablar en voz baja.
Kevin me agarró del brazo y me llevó hacia los aseos de minusválidos.
—¿Se puede saber qué estás haciendo? —me preguntó en cuanto cerró la puerta.
—¿No decías que aún me quieres? ¡Pues más te vale responder a mis preguntas!
—No puedes venir al hotel y montar una escena —dijo, pasándose una mano por el pelo.
Lo empujé con tanta fuerza que lo lancé contra la pared de azulejos. Me miró con los ojos muy abiertos, sorprendido, o tal vez asustado.
—Que te jodan —espeté mientras me dirigía hacia la puerta—. Te odio, ¿me has oído? ¡Te odio!
—No te vayas, ___________. Por favor.
La desesperación que se apreciaba en su voz hizo que me detuviera antes de abrir la puerta. Cerré los ojos y suspiré, sin saber qué hacer.
—¿Quieres saberlo? —dijo Kevin—. Muy bien, te lo diré. Pero no sé de qué servirá.
Me volví hacia él.
—Puede que no sirva de nada y que sólo consiga sentirme peor. Pero necesito saber lo que ocurrió exactamente entre vosotros. De lo contrario no podré seguir adelante.
Esperé a que dijera algo. Su pecho oscilaba con cada respiración y parecía sentirse dolido, como si aquello fuera difícil para él. Pero para mí lo era mucho más.
—Pregúntame lo que quieras saber —dijo finalmente.
—¿Cómo se llama?
Tardó un momento en contestar.
—Danielle.
Danielle… Me encogí de dolor por dentro.
—Seguro que es muy guapa.
Kevin no dijo nada.
—¿Lo es?
—Sí, es muy guapa. Pero eso no significa nada.
—¿Quién sedujo a quién? —Kevin ya me había dicho que fue ella la que empezó, pero quería comprobar si me decía lo mismo o si cambiaba la versión.
—Ella a mí.
—Y claro, ante una mujer como ella no pudiste resistirte.
—No fue exactamente así.
—¿Qué hicisteis? ¿Te comió la polla?
No respondió.
—¡Respóndeme, maldito hijo de puta! —le grité, pero ya estaba sintiendo náuseas al imaginarme los carnosos labios de ella alrededor del pene de mi marido.
La hermosa Danielle tendría unos labios carnosos, sin duda.
—Sí, lo hizo. Por Dios, ___________…
—Y tú se lo comiste a ella.
Kevin gimió de frustración y se pasó una mano por la cara.
Los ojos se me llenaron de lágrimas y no pude reprimir un sollozo. Mi intención había sido refugiarme en la cólera para soportar el relato de Kevin, pero descubrir que mi marido había hecho con otra mujer cosas que no hacía conmigo era un trauma demasiado grande.
—___________, por favor —me agarró la mano, pero me zafé con fuerza. Quería escupirle todos los insultos que se me ocurrieran, pero lo único que pude articular fue una pregunta casi inaudible.
—¿Por qué lo hiciste?
—Porque fui un estúpido… ¡No lo sé, maldita sea!
—Sí, sí lo sabes —la ira volvió a dominarme—. Sabes muy bien por qué le comiste el coño a otra mujer y no a mí —Kevin siempre había manifestado que no le gustaba mucho el sexo oral, ni darlo ni recibirlo, y yo no lo había presionado porque lo que hacíamos, aunque rutinario, era igualmente satisfactorio para ambos.
O al menos eso había creído.
—¿A qué sabía?
Kevin abrió los ojos como platos.
—Vamos, ___________. Ya sabes que la jodí.
Le lancé una mirada asesina.
—Sobre todo a ella.
—Vale, no quería decir esa palabra. Lo que importa es que no la deseo. Sólo te quiero a ti.
—¿Te gustó su coño?
Mi implacable interrogatorio lo tenía absolutamente desconcertado.
—¿Era bonito? ¿Era la clase de coño que pedía tus dedos a gritos y te decía «cómeme»?
—¿Qué te ha pasado, ___________? ¿Desde cuándo hablas así?
—¿Qué pasa? ¿No puedo hablar así porque soy tu mujer? ¿Por eso querías que nuestro sexo fuera tan simple? ¿Eres de esos tíos que se reservan el do de pecho para sus amantes?
La ira me abrasaba las venas y todo el cuerpo me temblaba. Esperé la respuesta de Andrew, pero él permaneció callado.
—Has dicho que te sedujo ella a ti, pero tú te morías de ganas por desnudarla, ¿verdad? Te encantó follártela, ¿verdad? —mi voz se iba elevando a medida que lo increpaba—. Te encantó sentir tu polla dentro de ella, ¿verdad? ¿Verdad?
—¡Sí! —la confesión pareció brotar de sus labios en contra de su voluntad, porque enseguida bajó la mirada al suelo—. Fue solamente sexo, ___________. Me gustó, de acuerdo, pero como ya te he dicho…
—Muy bien, pues ya puedes ir a follártela. Así al menos no te denunciará —lo decía completamente en serio. Estaba tan asqueada con Kevin que no soportaba seguir viéndolo.
Cuando me disponía a darme la vuelta, sin embargo, me agarró de los hombros y tiró de mí hacia él.
—No quiero estar con ella. Puede que no me creas, pero lo que hice me sirvió para darme cuenta de que tú eres la única mujer a la que deseo. Se puede tener sexo con cualquiera, pero sólo se puede hacer el amor con la persona a la que se ama. Y esa persona eres tú, ___________. Solamente tú.
—Claro.
—Te estoy hablando en serio.
Impulsada por la rabia, agarré la mano de Kevin y me la coloqué sobre los pechos.
—¿Todavía me deseas?
—Por supuesto.
Le apreté la mano sobre mi carne, pero sin saber qué hacía realmente. Había perdido el control de mis actos.
—¿Todavía te gusta tocarme?
—Pues claro —la respiración de Kevin había cambiado, más intensa.
Me levanté la falda con la mano libre y llevé la mano de Kevin a mi sexo.
—¿Quieres hacerme el amor ahora, Kevin?
Su gemido demostró que se estaba excitando. Estupendo. Tenía a Kevin donde yo quería.
—Sí —su voz estaba cargada de deseo y excitación—. Oh, ___________…
Dejé que me besara en el cuello y que metiera los dedos en mis bragas para tocarme. En cierto modo yo también estaba excitada, por mucho que una parte de mí odiara a Andrew. Otra parte de mí deseaba que me desnudara y me follara salvajemente, no sólo para demostrarme que aún me quería, sino para hacerme sentir tan deseable como esa Danielle.
Pero no podía hacer nada con él sabiendo que había tocado y besado a otra mujer en sus partes más íntimas. No en esos momentos. Y tal vez nunca.
Lo besé en la mejilla y le susurré al oído.
—¿Así es como tocaste a Danielle?
Los dedos de Kevin se detuvieron.
—¿Qué pasa, cariño? —le pregunté con una voz exageradamente melosa.
Retrocedió con la mandíbula apretaba y yo sonreí al ver su turbación. Pero no estaba satisfecha, ni muchísimo menos.
—¿Cuántas veces te acostaste con ella? ¿Una? ¿Dos? —busqué la respuesta en sus ojos—. ¿Veinte? ¿Cincuenta?
Danielle apartó la mirada, en silencio, y a mí se me terminó de caer el alma a los pies.
—Oh, Dios mío… No fue una simple aventura. Tenías una relación con ella….
Él me había dicho que Danielle quería que me dejara por ella. Yo había creído, o había querido creer, que se estaba engañando a sí misma al pensar que Kevin pudiera quererla. Pero tal vez era yo la que me estaba engañando al creer que la atracción de Kevin fuera solamente sexual.
—No me extraña que quiera denunciarte. ¿Ibas a dejarme por ella?
—¡No! Claro que no.
La cabeza me daba vueltas. Me aparté del cerdo de mi marido y respiré hondo para sofocar las náuseas.
—¿Está aquí ahora? No la conozco, así que debe de ser nueva en el hotel. ¿Dónde trabaja? ¿En recepción? —Kevin no respondió y me moví hacia la puerta—. Supongo que tendré que averiguarlo por mi cuenta.
Él me agarró con fuerza.
—No la busques.
—¿Por qué no? ¿Quieres protegerla de mí, de tu propia esposa?
—No es por eso.
—Dime la verdad, Kevin —por más que intentaba serenarme, sentía cómo iba perdiendo el control poco a poco—. ¿Ibas a abandonarme por ella?
Al no recibir una respuesta inmediata acabé por perder el control de mis emociones y me eché a llorar. Ni siquiera tuve la fuerza para empujar a Kevin cuando me rodeó con sus brazos.
—No iba a dejarte —insistió él—. Nunca podría hacerlo. Pero es lo que ella quería.
—Qué suerte la suya, que al final pueda quedarse contigo —conseguí balbucear entre sollozos.
Kevin me besó en la cabeza.
—No quiero estar con ella.
Dejé pasar varios segundos, hasta que mis sollozos se convirtieron en gemidos.
—Pero ¿y si soy yo la que ya no quiere estar contigo? ¿Y si nunca puedo perdonarte lo que has hecho?
Kevin suspiró débilmente y echó hacia atrás la cabeza para mirarme.
—Llevamos juntos mucho tiempo, ___________. Y sí, tal vez empecé a aburrirme de la rutina. O quizá sentí curiosidad. Ya sé que no es una excusa y que nada de lo que diga hará esto más fácil. Pero lo siento, ___________. Fui débil y estúpido —hizo una pausa—. Pero, como ya te dije, esta… aventura ha hecho que me dé cuenta de lo mucho que te quiero y necesito.
—Lo dices como si nos hubieras hecho un favor —murmuré entre dientes, enfureciéndome otra vez. Estaba atrapada en un torbellino emocional y lo único que deseaba era escapar de aquella locura.
—No, no estoy diciendo eso. Escucha, ya sé que no te será fácil perdonarme, y por eso te sugerí que tú también tuvieras una aventura.
No dije nada.
—Puede que a muchos les pareciera que me he vuelto loco por sugerir tal cosa —siguió él—, pero lo he pensado con calma y he llegado a la conclusión de que si vamos a seguir juntos ninguno de los dos debería tener nada que recriminarle al otro. No digo que me guste la idea de que te acuestes con otro hombre, pero si es eso lo que hace falta para salvar nuestro matrimonio que así sea. Me lo tengo merecido. Un amigo me dijo que su mujer también lo hizo después de que él la engañara y que gracias a eso pudieron superarlo.
—¿Eso te dijo?
—Sí.
—¿Quién?
—Seth.
—Seth —repetí con asco. ¿Es que ya no quedaban hombres fieles en el mundo?
—Dijo que salvó su matrimonio.
—¿Y si yo te dijera que ya he conocido a alguien? —le pregunté en tono desafiante.
Kevin me miró con ojos entornados.
—¿Cuándo?
—Eso no importa.
—Bueno —tragó saliva—. Me reafirmo en lo que he dicho. Haz lo que tengas que hacer… y luego vuelve conmigo.
Tan simple como eso. Sólo tenía que acostarme con otro y todos nuestros problemas se resolverían por arte de magia.
—¿Y si te digo que no sólo he conocido a alguien… sino que estoy empezando a enamorarme de él?
Un destello de celos apareció en los ojos de Kevin.
—¿Es eso cierto?
—Tú no pones las reglas, Kevin. Ten cuidado con lo que desees… Porque podrías conseguirlo.
Salí del aseo de minusválidos sin mirar atrás, dejando a Kevin con la duda de si se lo había dicho en serio o sólo lo estaba provocando.
Que probara su propia medicina.









Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 13th 2012, 08:21

Andrea-JB-Nick Jonas escribió:
Marthaaaaaaa!!!!!!!!!! Que Capitulo eh?????????
Estuvo GENIAL!!!!!! Wtf?? Ke hermoso Joe, xd es una
bomba sexi, jajaja!!!!!
Ke bueno q no se aprovecho de la Rayita!!!!

Please Sube estos dias, No aguantare hasta el sabado proximo es mucho
tiempoooooo Sad Sad Sad SUBE CAPITULOS.......





¡Amiga! Santo Dios, me alegra que hayas vuelto.
Tienes que actualizarme, ehhhh...
Ya te extrañaba mucho, chica, pensé que los ovnis te raptaron o un enorme dragón
te tenía cautiva (*,*)/
Me alegra muchisímo tenerte por acá, espero que está novela sea de tu agrado
Aunque por ahora amaran, después odiaran, no diré quien harán que, sí?
Jajaja ando bien loca últimamente...
Sigue disfrutando y ¡Bienvenida otra vez al foro! Very Happy




Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 13th 2012, 12:51

Jajajajaja!!! Martha Amiga!!!!!! Me has hecho reir mucho con tu comentario
de q talvez me llevaron los ovnis o me rapto un dragon, hahahaha Smile
Estoy muy muy feliz de estar otra vez en tus noves que ni falta hace q te diga que
tus noves son las mejores y subiendo tu tmb, Te Super kiero y te extrañe muchisimoes espectacular el capi que fuerte, todas las preguntas de Rayita, que lio q se armo, pobre Rayis esta sufriendo!!

Sabes q disfruto muchisimo tus noves y cada capi tan intenso q subes, siempre sere tu fiel lectora, me encantan tus adaptaciones! Eres la mejor!!


La sigues pronto eh?? Y gracias x el capitulo... Te me cuidas y te mando un beso gigante, te kiero mucho!!!
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 13th 2012, 18:11

Uff Kevin Bravo!
Pero Joe Enamorada es tan tan cabellero noe s un perro con mi querido maridito HDP Hahahaha
Quiero ver que más pasa!!!!!!!!
bien dicho rayita, que sepa que te puedes enamorar de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 13th 2012, 18:21

Oh mi Dios Martha, tu quieres matarme, yo necesito saber mas.
No se, nunca he sentido querer matar a Kevin, pero en esta novela si.
Solo quiero que la Rayita le haga provar lo que el mismo provoco.
Siguela pronto, por favor, yo necesito leer muchisimo mas.
Vamos, sigueeeeeee!
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 13th 2012, 23:31

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 14th 2012, 14:13

Siguela porfas que me encanta demasiado! Smile
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 14th 2012, 15:42

Siguelaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 14th 2012, 23:10

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 15th 2012, 18:46

me encanta esta novela debes seguirla por amor de dios siguela mujer
Volver arriba Ir abajo
Other.Jonas.Lover
Novia De..


Cantidad de envíos : 611
Edad : 22
Localización : En los brazos de KevinGalletitaJonas, en el cuarto de Danger & en el sofa con Mr. President «»
Fecha de inscripción : 07/12/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 15th 2012, 20:20

Siguela pliz, me encanta y son pocas las novelas que me atrapan y esta me tiene atada xD bounce siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa tiste porfa.
Volver arriba Ir abajo
--JoBros
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 745
Edad : 20
Localización : Jonaslandiia
Fecha de inscripción : 08/06/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Junio 15th 2012, 20:57

Nueva Lectora Very Happy
me encanta esta novela....
rayita no se da cuenta de lo qe acaba de decir...
muchas veces al tratar de vengarse
de una persona, no se obtiene el resultado esperad..
Sube cap prontoo, muero por saber qe pasa :p
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Hoy a las 04:15

Volver arriba Ir abajo
 
Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 10.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
 Temas similares
-
» Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/
» Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!
» SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT
» LA BUSQUEDA DE CLAUDIA (tu hija) ADAPTADA! (KEVIN Y TU) Romantik
» La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: