Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Fantasía Prohibida -TERMINADA-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente
AutorMensaje
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 5th 2012, 13:19

chicas hoy les dejo otros 2 capis por que mañana tampoco podre pasarme por el foro, el Sabado volvemos a 1 capitulo diario Disfruten.

CAP 15


Esa misma noche, _______ dormitaba sobre el hombro de Kevin acurrucados en el sofá viendo un clásico en blanco y negro. El calor del cuerpo masculino la envolvía. La hacía sentir cómoda y segura. Por acuerdo tácito, no habían hablado de Joe, pero sus pensamientos regresaban a él una y otra vez.

¿Dónde se había metido? En algún lugar de la casa, una puerta se cerró de golpe. El sonido la espabiló por completo. Incorporándose, bostezó y se desperezó, mirando a su alrededor con aire confundido. Sólo vio a Kevin mirando aquella vieja película.

-__________! -bramó una voz. Luego se oyeron unas fuertes pisadas en el otro extremo de la casa.

Se sintió invadida por una oleada de regocijo y alivio.

-¿Joe?

Sólo le dio tiempo a decir su nombre una vez antes de que él apareciera en el vano de la puerta, llenando el umbral con sus anchos hombros y su enorme presencia. Joe jadeaba e intentaba controlarse. Se tambaleó.

Sus penetrantes ojos se clavaron en ella envuelta entre los brazos de Kevin. La desnudó con la mirada. De inmediato, a __________ se le erizaron los pezones y tragó saliva.

-Estás borracho -escupió Kevin con desaprobación desde su lugar al lado de _________.

-Ojalá. Y no es por no intentarlo. Si lo estuviera, podría haber ignorado este alocado deseo de tocarla. -Joe inmovilizó a __________ en el sofá con una mirada ardiente.- Estaría sumido en una bendita inconsciencia y no sentiría esta necesidad de sentirla en torno a mi polla.

__________ sintió un cosquilleo en el estómago ante aquellas palabras. Y otro en su sexo. ¿Por qué ese hombre la excitaba de esa manera a pesar de ser tan peligroso y difícil? ¿A pesar de estar tan enfadado? Kevin era cortés y comprensivo, encantador, seductor y talentoso.

El deseo que él despertaba en ella era tierno y hermoso. Nada que ver con la ardiente explosión de deseo que la invadía cada vez que Joe la acariciaba.

-Olvídate de hacer nada mientras estés de ese humor. -Kevin se puso de pie y cruzó los brazos, colocándose en actitud protectora delante de _________-. Sabes demasiado bien lo que habíamos planeado a continuación, y tú no estás en condiciones de llevarlo a cabo. Le harás daño.

-No se lo haré. -Joe se la quedó mirando, luego esbozó una sonrisa tan brillante como peligrosa-. Mírala. Ya tiene duros los pezones. Y me está devorando con esos ojos color avellana. Y su sexo...

Joe empujó a Kevin a un lado y se dejó caer de rodillas. Antes de que ________ pudiera pensar qué había planeado, Joe le había levantado la minifalda y le había arrancado las bragas.

-Maldita ropa -masculló él-. Desnuda. Deberías estar siempre desnuda.

-Pero...

Él le abrió las piernas, metiendo dos dedos de golpe en la húmeda vagina, inclinando a la vez la cabeza hacia su clítoris, consumiéndola con un lametazo devorador.

-¡Joe! -clamó ella entre gemidos.

De inmediato, el fuego abrasador crepitó entre las piernas de _________, provocando un infierno en su vientre. Apremiantes y dolorosas, cálidas e incontroladas, las sensaciones se estrellaron contra ella. _________ no podía respirar. Y, definitivamente, no podía detenerlo. No quería detenerlo.

________ curvó los dedos ahuecándole la cabeza mientras contenía el aliento. Los ávidos lametazos de Joe la dejaban conmocionada. Se la estaba comiendo viva... su pasión y aspiraciones, todas sus dudas, sus esperanzas. Sus indecisiones.

¿Por qué Joe la afectaba de esa manera tan profunda? ¿Porque sospechaba que estaba herido y, como enfermera que era, quería sanarlo? ¿Porque excitaba su cuerpo más que cualquier otro hombre? ¿Porque siempre había formado parte de sus fantasías sexuales? Las preguntas se diluyeron en su mente como el azúcar en el vino cuando Joe acarició con la yema de los dedos el nudo de nervios que ___________ tenía en el interior.

Kevin se hundió en el sofá a su lado y los observó con un deseo feroz plasmado en la cara.

-No dejaré que te haga daño.

-No lo hará -dijo ella entre jadeos.

-¿Te excita?

-Sí. -_________ echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos-. Sí.

Kevin le pasó el pulgar por el pezón tras bajarle el top y dejárselo debajo de los pechos.

-Yo también voy a excitarte, cariño.

Kevin deslizó la lengua sobre los tensos y duros pezones y acto seguido se los pellizcó con los dientes. Joe realizó la misma acción, cogiéndole el clítoris entre los dientes para luego excitarlo con la punta de la lengua. Un lametazo implacable tras otro la hizo estallar en llamas.

El fuego se extendió por todo su cuerpo, desde los pezones doloridos a las piernas, haciéndole arder la piel. Creciendo, aumentando... El corazón de _________ se desbocó, el sonido de los latidos le atronó en los oídos, dejándola sorda a todo lo que no fueran los sonidos voraces de la boca de Kevin y los gemidos de Joe.

En unos segundos, el deseo aumentó y la sobrepasó hasta que ella revoloteó en el mismo borde de un placer salvaje, hasta que su cuerpo se retorció sin control bajo cada toque de la lengua de Joe.

El fuego que la devoraba siguió aumentando hasta alcanzar el máximo. Luego explosionó, quemándole los ojos hasta que lo vio todo negro. Arqueando la espalda, ________ gritó mientras se agarraba a la cabeza de Joe, a sus hombros.

Enorme. Gigantesco. ¿Alguna vez había tenido un orgasmo más intenso? __________ intentó recuperar la respiración, detener el movimiento de aquel alocado mundo que no dejaba de girar. Joe sólo le separó más los muslos y le clavó la lengua a fondo mientras le exigía más.

-Otra vez.

Las sensaciones volvieron a invadirla con tal rapidez que su cuerpo no fue capaz de asimilar que la lengua de Joe estuviera acariciándole el clítoris de nuevo. Aquello era demasiado. Demasiado intenso para soportarlo.

-Oh...Espera. Ve más despacio.

-No -escupió Joe, levantando la cabeza de entre sus muslos con los labios mojados por sus fluidos-. Estás aquí para aprender a estar con dos hombres a la vez. Te advertí de que las cosas se pondrían muy calientes. Algunas veces serán rápidas y furiosas. Adáptate a ellas.

Sin dejar de acariciarle los pechos, Kevin le dirigió una severa mirada a su hermano.

-Tiene poca práctica. Podemos ir más despacio.

-¿Por qué? Ya es mayorcita. No hace más que decir que es una adulta. Dentro de cinco minutos podrás albergar tu polla en su culo. Y no mientas...sé lo mucho que lo deseas.

-Estoy seguro de que será muy satisfactorio, si es eso lo que ________ quiere.

Joe le dirigió una mirada torva.

-Eres un presuntuoso bastardo que se oculta siempre tras esa imagen de niño bueno, el perfecto caballero frente a mis modales de cavernícola. Pero no olvides que yo estaba allí cuando te acostaste con aquella auxiliar de vuelo en Memphis el año pasado. Te la tiraste durante más de tres horas. ¿Acaso piensas que ___________ podría mantener el ritmo en una de tus maratonianas sesiones?

___________ clavó los ojos en Kevin mirándolo bajo una nueva luz. ¿El Kevin tierno y amable?

Él se sonrojó con aire de culpabilidad, confirmando de esa manera las afirmaciones de Joe.

-En ningún momento oí que ella se quejara. Además, tú también participaste.

-Una vez. El resto del tiempo fue toda tuya, colega. Y no es la primera vez que ella recibe ese tratamiento. Ni se te ocurra negar que tienes un lado oscuro. ¿Quieres conquistar a _________? Pues será mejor que le enseñes tu verdadero yo.

Kevin tragó saliva.

-_________ ya conoce mi verdadero yo. Siempre seré lo más tierno que pueda con ella.

Joe soltó un bufido.

-Tarde o temprano tendrás que mostrarle esos arrebatos mortales o no harás otra cosa que engañarla.

-Cállate.

____________ observó el intercambio de palabras con asombro. Con cólera. Ambos le estaban ocultando cosas. ¿Existían también secretos entre ellos? Decir que estaba pasmada era quedarse corta.

Aclarándose la garganta, ________ intervino.

-Kevin, en serio, a mí...

-Éste es el trato -le dijo Joe a ________ como si Kevin no hubiera gruñido y ella no hubiera hablado-. Las mujeres disfrutan mucho con nosotros porque Kevin tiene paciencia para hacerlas arder. Yo voy más rápido, pero me aseguro de que se corran varias veces. Y en algún momento entre medias, Kevin pierde la cabeza. -Joe le dirigió a Kevin otra mirada aviesa.

-Cállate, Joe.

-Cuando ese lado oscuro sale a luz, se dedica a follarlas durante más de tres horas seguidas. Más tiempo si pierde realmente el control. «No darse por vencido jamás». ¿No es ése tu lema?

Las amargas palabras resonaron en el aire.

Con la boca abierta, __________ observó cómo Kevin cogía a Joe por la camiseta y lo ponía en pie.

-La estás asustando.

-Estoy diciendo la verdad. Y debería estar asustada. Es virgen y está jugando con dos hombres experimentados. Casi me follo ese dulce sexo esta mañana sobre la mesa de la cocina mientras tú dormías.

Fue el turno de Kevin de dirigirle una mirada aviesa.

-¿Estás bien, ________? (Hay Dios que tiernooo)

¿Qué podía decir ella? ___________ asintió con la cabeza. La vergüenza no hacía daño. Había sido una estupidez perder la cabeza en un momento de debilidad. No ocurriría de nuevo. O eso esperaba.

Joe se mofó.

-¿Acaso piensas que estuve a punto de forzarla? ¿De violarla?

-En condiciones normales, no pensaría eso, pero hoy estás de un humor imposible -gruñó Kevin.

-De haberla follado, habría sido porque ella me excitó y luego no tuvo el control suficiente para decir que no. Fui yo quien se detuvo.

Kevin no pareció impresionado.

-Tú no quieres la responsabilidad de poseer a una virgen.

-No quiero lastimar a _________ y tengo muy poco control cuando estoy con ella. Todos lo sabemos. -Hizo una pausa-. ¿Está desatándose tu lado oscuro esta noche, hermano?

__________ observó cómo Kevin soltaba la camisa de Joe y cerraba los ojos, negándose a mirar a nadie. _____________ tuvo la sensación de que Kevin se avergonzaba de aquel comportamiento extremo que tenía en ocasiones. Por extraño que pareciera, a ella no le asustaba la respuesta de Kevin; sólo se preguntaba por qué razón necesitaba desahogarse así, tan a fondo, con las mujeres.

-No -murmuró él al fin.


-Bien. Ya que tú posees la paciencia y no has bebido... -Joe metió la mano en el bolsillo y sacó un condón y un tubo de lubricante. Los lanzó sobre la mesita, justo delante de ella-. Ya sabes lo que teníamos previsto esta noche. Te toca. Sé suave y cortés, y todo eso. O lo haré yo. Y entonces, que el cielo nos ayude.



CAP 16


Kevin soltó un tembloroso suspiro.

¿El señor Calmado? ¿El señor Jamás-pierdo-el-control? Guau... Allí había mucho más de lo que ella hubiera sospechado nunca. ¿Qué demonios pasaba allí? No quería respuestas a esas preguntas, no cuando sabía bien lo que significaban el condón y el lubricante.

-Muchachos, si ninguno está seguro...

-Sí que estoy seguro -la interrumpió Kevin en voz baja-. Como Joe ha dicho con tan poca delicadeza, pero sin faltar a la verdad, esto forma parte de tu entrenamiento. Y uno de los dos tiene que hacerlo. Joe no está en condiciones. Sabes que ya hemos hablado del tema, ¿verdad?

Otra mirada a los artículos que había sobre la mesita no daba lugar a dudas. Pensar en lo que le iba a ocurrir -justo ahora- la alarmó y excitó a la vez. ¿Dolería? ¿Lograría aceptarlo? No tenía importancia. Ése era el mundo de Nick, parte de lo que Nick querría. Estaba allí para aprender si podía aceptarlo, si podía lograrlo; eso era todo.

-Sexo anal -contestó ella al fin.

-Sí. -La voz de Kevin, por lo general refinada como el brandy, tenía un leve tono ronco-. ¿Te parece bien?

-Es necesario para tomar a dos hombres a la vez. Es parte de lo que quiero conocer.

-¿Pero te parece bien probar esta noche? Es tarde y hemos...

-Ya me has hablado sobre ello. Y estoy dispuesta. ¿Lo estás tú? -bajó la mirada a la entrepierna de los pantalones de Kevin.

En el mismo momento que ella hablaba, la erección creció.

-Siempre estoy dispuesto cuando se trata de ti.

-Decidido entonces -dijo Joe, dejándose caer en el sofá situado perpendicularmente al de ella.

____________ frunció el ceño cuando él se apoyó en el respaldo y le dirigió una sonrisa. Si Joe la deseaba tanto, ¿por qué no quería ser el primero en hacerlo? Le había dicho que tenía muy poco control sobre sí mismo cuando estaba con ella. ¿Pensaría acaso que se volvería un salvaje y la lastimaría? ¿O que la penetraría por el orificio equivocado?

-Eso parece. - Kevin le dirigió a su hermano una mirada desconcertada-. ¿Qué harás tú?

La mirada que Joe le dirigió a _________ casi la hizo estremecerse hasta los huesos.

-Mirar.

Una palabra que provocó una oleada de ardiente anhelo en ____________. Joe quería observar cómo Kevin la tomaba analmente, pensaba disfrutar de cada momento mientras ella se contorsionaba de placer. Una rápida mirada hacia abajo le demostró que con sólo pensarlo, él ya estaba duro. Pensar en el deseo de Joe era dolorosamente excitante. Su sexo se tensó y una nueva humedad anegó sus pliegues ya mojados.

-Al final, tendrás que participar -le señaló Kevin a su hermano.

-Al final. -Joe se recostó en el respaldo, cruzó los tobillos y colocó las manos detrás de la cabeza. Había que estar ciego para no ver la enorme erección que presionaba contra la bragueta de los vaqueros.

-Estoy preparado, así que ya puedes empezar.

Arrogante bastardo. Aunque fuera muy atractivo. ____________ pensó en alguna réplica mordaz, pero entonces Kevin le tocó el brazo.

-¿Cariño?

Él le estaba preguntando si estaba preparada para eso, para él. No. Sí. Tal vez. Suspiró. Tenía curiosidad, pero estaba asustada. Necesitaba poder aceptar a un hombre analmente, pero le preocupaba que le doliera.

Y si Joe no iba a tocarla, quería volverle loco, quería que se volviera tan loco por ella que no pudiera mantenerse alejado ni un segundo más.

___________ sabía que aquella era una actitud estúpida e imprudente. Pero después de esa mañana en la mesa de la cocina, cuando él la había rechazado porque ella no había tenido la fuerza de voluntad suficiente para decir que no, él había echado mano de su autocontrol para detener aquel desastre.

Estaba claro que Joe no la había deseado tanto como ella lo había deseado a él. Sabía que él había hecho lo correcto, y en parte se lo agradecía. Pero no por eso dejaba de sentirse dolida.

¿Por qué la opinión de Joe tenía tanta importancia? ___________ estaba allí por Nick. Por Nick, maldición. No por Joe. Pero él le había dicho que no esa mañana, y ahora había rechazado la oportunidad de ser el primero en tomarla analmente.

Incluso la había entregado a Kevin. Aquella duda no dejaba de atormentarla, pero estaba determinada a conseguir que él lamentara haber rechazado aquella oportunidad. Joe debía prepararse para un espectáculo infernal.

-Estoy preparada -le murmuró a Kevin al oído, dirigiéndole una sonrisa que no sólo era descarada sino que decía «follame».

Por un momento, Kevin sólo se la quedó mirando, como si no estuviera seguro de qué significaba su sonrisa o de qué hacer primero. Ella tomó la decisión por él.

Una extraña valentía, una femenina resolución -la pura necesidad de tentar a Joe-fluyó por ella cuando se agarró el dobladillo del top y se lo quitó por la cabeza, quedándose completamente desnuda ante Kevin. Joe obtuvo una vista de perfil. Entonces, ella se pellizcó los pezones, asegurándose de que estuvieran duros.

-Estoy más que preparada. -Esperaba que esas palabras roncas se clavaran directamente en la polla de Joe.

De lo que no cabía duda es de que si se clavaron en la de Kevin. Pasmado, se dejó caer de rodillas.

-Siéntate en el sofá.

Dirigiéndole a Joe una mirada desafiante, __________ se giró, hizo ondular las caderas y se acomodó en el sofá. Luego cruzó las piernas casi remilgadamente, imitando lo mejor que sabía una postura femenina, y ¿acaso no era una suerte que de esa manera sus pezones quedaran a la altura de la cara de Kevin?

Tirando con brusquedad de la goma elástica que le sujetaba el pelo negro como la medianoche, Kevin la lanzó sobre la mesita. Mechones de pelo oscuro cayeron en torno a sus rasgos fuertes. Se quitó la camisa que cayó al suelo, exponiendo las tensas líneas de los anchos hombros, y los músculos de los brazos y abdomen que se ondulaban con cada respiración. Él estaba preparado sin lugar a dudas. Y era condenadamente atractivo. _________ se estremeció.

-¿Qué más puedes quitarte? -se burló ella, bajando la mirada a los pantalones cortos de Kevin -, tengo algo que podrías tocar si te desnudas del todo.

___________ abrió las piernas para Kevin -y sólo para Kevin -, para que viera lo mojada e hinchada que estaba. Kevin gimió, mirando fijamente los húmedos rizos. Por el rabillo del ojo, ___________ vio cómo Joe se abría la cremallera de los pantalones y cogía su miembro hinchado en la mano.

Comenzó a deslizar lentamente los dedos por cada largo centímetro, apretando la anchura en el duro puño sin apartar los ojos de ella.

A _____________ le encantaba poder llevar a Joe al límite del deseo. Pero aun así no era suficiente. De dónde había sacado a aquella pequeña arpía de su interior, no lo sabía, pero no iba a detenerla en ese momento.

-¿Quieres tocarme? -le preguntó a Kevin, jugando con su clítoris y jadeando en respuesta.

-Sí -gimió él-. Haz eso otra vez.

-Desnúdate y lo haré.

Kevin se quitó los pantalones cortos en menos de dos segundos para dejar a la vista un largo miembro con gruesas venas y un enorme glande purpúreo; __________ intentó no echarse a reír. El poder que tenía sobre ellos era algo embriagador. Excitante. Al final, Kevin o Joe -o ambos- la controlarían a ella. Pero en ese momento, ella los poseía a los dos.

-Muy bonito -murmuró ella.

La arpía que habitaba en su interior la indujo a deslizarse un dedo en la boca y mojarse la yema. Con una sonrisa felina, llevó el dedo húmedo al miembro de Kevin y frotó la saliva en el glande junto con el fluido que se filtraba por la punta. El siseó, tensando los tendones del cuello mientras luchaba por mantener el control.

-Eres una niña muy traviesa -la reprendió Kevin.

-¿Yo? -respondió ____________ con inocencia.

-Y muy desobediente. Súbete más la minifalda y tócate de nuevo. Quiero ver cómo lo haces.

Una sorprendente petición viniendo de Kevin, normalmente tan caballeroso. Pero tras esa noche, ___________ sabía que había pasiones ocultas en aquel hombre. Definitivamente, pedirle que se masturbara para él -para ellos- la escandalizaba. Y también la excitaba.

Dejando la timidez a un lado, se recostó contra el respaldo del sofá y se levantó la falda lentamente, muy lentamente, sosteniéndola por encima de los muslos; Joe estaba sentado en el sofá de la derecha, pero podía ver lo suficiente de ella. Por las maldiciones entrecortadas que soltaba era evidente que estaba bastante frustrado.

Echando más leña al fuego, ____________ se contoneó sobre el trasero y gimió, cerrando los ojos y relamiéndose los labios.

-Ahora, _______.


_______abrió los ojos. Parpadeó. ¿Ese tono dominante venía de Kevin? La expresión de ternura que siempre había en su cara había sido sustituida por un atisbo de severidad e impaciencia.

Kevin la cogió por los muslos y no precisamente con delicadeza.

-¡Ahora!

¿Cuándo había conseguido Kevin que se mojara por completo, y que una punzada de temor la llenara de una emoción que no lograba comprender? Arqueando las caderas hacia delante, bajó la mano a su sexo y se frotó el clítoris.

Por lo general, cuando estaba a solas, comenzaba trazando lentos círculos mientras tejía alguna fantasía en su mente. Esa noche no tenía necesidad de imaginar ninguna trama sexual. La estaba viviendo. Y en cuanto a los círculos lentos, ni hablar.

Con dos miradas ardientes recorriendo cada centímetro de su cuerpo, acariciándole los pezones duros y deslizándose por el abdomen hasta su sexo húmedo, era imposible ir despacio.

Las sensaciones crecieron con rapidez cuando ___________ comenzó a acariciarse el clítoris. La ardiente presión se convirtió en una punzada dolorosa al observar cómo el miembro de Kevin oscilaba arriba y abajo con cada ruda inspiración. Joe se inclinó hacia delante, buscando un mejor ángulo de visión, luego ensanchó las fosas nasales.

-Es increíble. Puedo oler desde aquí lo cerca que está de correrse.

Kevin asintió débilmente con la cabeza.

-Detente.

El placer burbujeaba en el interior de __________, denso y agitado. Oyó hablar a Kevin, diciéndole algo que ella no quería oír, así que lo ignoró.

-He dicho que te detengas. -Él la agarró por la muñeca.

Ella gimió ante la pérdida de la estimulación de la que él la había privado. Parpadeó un par de veces. Kevin tenía la cara ruborizada. Sus dedos, largos y elegantes, le agarraban la muñeca con una fuerza sorprendente.

-No me presiones -le advirtió, pareciendo a punto de estallar-, estoy cerca de perder el control.

En otras palabras, si no quería que saciara su deseo en su culo durante las próximas tres horas, sería mejor que desistiera.

-Está bien -murmuró ella.

Él la soltó y asintió con la cabeza con una expresión agradecida.

-Levántate del sofá y arrodíllate en el suelo de espaldas a mí.

_____________ ni siquiera pensó en provocarlo. Simplemente lo hizo.

-Bien -la alabó mientras la agarraba por las caderas y se situaba detrás de ella.

Luego ella sintió la palma de su mano en su espalda -entre los omóplatos- empujándola suavemente.

-Inclínate hacia delante y apoya los codos en el sofá.

«Oh, Dios. Está sucediendo. Estaba ocurriendo realmente.

____________ podía negarse. Sabía que podía. Pero entonces no lograría su propósito. Y en ese momento deseaba con desesperación lo que Kevin iba a ofrecerle, deseaba que Joe lo viera y que se excitara con ello. No podía dar marcha atrás.

Tragando saliva, hizo lo que Kevin le ordenaba. El olor a cuero y a su propia esencia flotaban en el ambiente. Kevin la tranquilizó, acariciándole las caderas, levantándole la minifalda, manoseándole el trasero.

-Eres preciosa -le dijo mientras le acariciaba una de las nalgas con la palma de la mano-. Redonda y firme... con esta piel tan blanca. Y, en este momento, toda mía.

Ella gimió. Aquellas palabras y las caricias de Kevin la excitaban todavía más.

-Esto será igual que con los vibradores, sólo que yo soy de carne y hueso. Y más grande que el último vibrador que albergaste.

Sí, era más grande, y no sólo un poco.

-¿Me va a doler?

-Iré con lentitud, intentaré que te duela lo menos posible.

-Es mejor de esta manera. Kevin tiene más paciencia que yo, gatita. Me va a encantar oír tus gemidos.

Eso lo había dicho Joe.

____________ lo miró con el ceño fruncido. Aquellos ojos ardían de pasión, sí, pero ahora también había en ellos una pizca de ternura. Le estaba diciendo que temía lastimarla si intentaba ser el primero en tomarla analmente, pero que estaría allí con ella, que no la había abandonado.

Y ___________ leyó el deseo en sus rasgos. Quería ocupar el lugar de Kevin. Pensó de prisa mientras oía cómo Kevin rasgaba el envoltorio metálico a sus espaldas. ¿Joe había renunciado a ser el primero porque quería que ella lo disfrutara? ¿Habría provocado a Kevin con ese propósito?

-Notarás que esto está un poco frío y resbaladizo -le advirtió.

Un segundo después, ___________ sintió un dedo explorador en su ano, extendiendo el frío lubricante en su interior y en el fruncido agujero. Se estremeció.

Se sintió invadida por una duda repentina. A pesar de que Kevin siempre era tierno con ella, no era un hombre pequeño. Quizá no podría albergarle. Quizá le haría demasiado daño. Quizá...

Kevin le acarició las nalgas suavemente y luego se las separó.

-Relájate. Acuérdate de presionar cuando comience a penetrarte. No te dolerá. Iré muy despacio.

Se inclinó y le dio un beso en la cintura, y __________ supo que él haría todo lo posible para hacerla gozar, para minimizar el dolor. Suspiró. Luego lo sintió empujar con fuerza contra el ano. La penetró un poco, y el glande entró en ella. Podía sentir la presión, pero no le dolía. «Bien».

Agarrándola por las caderas, Kevin susurró.

-Ahora, empuja con fuerza.

__________ lo hizo, apretando los dientes. Kevin presionó un par de veces, forzando el anillo de músculos que allí había. Kevin maldijo entre dientes y le clavó los dedos en las caderas. __________ gimió ante la aguda sensación de dolor.

Al instante, Joe se colocó delante de ella en el sofá.

-Shh, te va a gustar, gatita.

-Maldición. Necesito empujar con más fuerza -dijo Kevin.

Ella asintió débilmente con la cabeza. Joe le agarró las manos. _________ sintió que Kevin se retiraba un poco, que la agarraba con más fuerza de las caderas y que volvía a penetrarla; su glande consiguió traspasar el resistente anillo de músculos.

Ella soltó un grito ahogado cuando el dolor estalló en su interior, y luego, lentamente se disipó, siendo sustituido por una sensación de plenitud. Las terminaciones nerviosas se excitaron ante las nuevas posibilidades.

-¿Ya estás dentro? -murmuró ella.

-Sólo la mitad -graznó Kevin -. Pero ya ha pasado lo más difícil. ¿Te gusta?

¿Le gustaba? Era una experiencia nueva, pero no estaba segura de si lo que sentía era dolor o placer, o un poco de ambos. Jamás había pensado en sentir placer en aquella abertura, pero, ¿le gustaba?

La mirada que dirigió a la cara de Joe acabó con sus dudas. Él estaba tenso de deseo y expectación. Parecía estar encantado de... ¿observarla? ¿O acaso estaba pensando que cuando le tocara el turno sería más fácil? De una u otra manera, el que ella se estuviera sometiendo a Kevin, los complacía a los dos y excitaba a Joe. Ciertamente, aquello le gustaba y mucho.

-Me gusta. -Asintió con la cabeza-. Continúa.

-Maldición, eres muy estrecha, cariño -masculló Kevin -. No voy a poder contenerme mucho más.

__________ no tuvo la oportunidad de contestar, supuso que Kevin tampoco lo necesitaba, no cuando volvió a empujar hacia delante de nuevo, introduciendo unos centímetros más de su miembro en su cuerpo. La presión se incrementó, y ella gimió, arqueando la espalda. Él se deslizó un poco más. _________ jadeó.

-Casi está.

Con un último envite, mientras se aferraba frenéticamente a sus caderas y soltaba un gruñido, Kevin se introdujo por completo en su ano. __________ soltó un gemido ante las repentinas y agudas sensaciones. No sentía ni placer, ni dolor, sino una mezcla de ambos. Una sensación extraña que le aflojaba las rodillas y la hacía sentirse completamente dominada.

Joe le apartó el pelo de la cara.

-Dios, ¡qué sexy eres! -Luego alzó la vista hacia Kevin, y ella sintió que las miradas de ambos se encontraban a sus espaldas-. Follala.
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 5th 2012, 14:09

OMG OMG!!
me encanto
no puedo creer
¿Quien lo diria?
apaa, bien guardado lo tenia kevin xD
aun asi ... aafghhh!
siguela porfavooor!!
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 5th 2012, 14:42

vaaaya!!! Kevin tb tiene sus secretitos ahahahaha xD
y Joe porq es asi? q malo jum Sad
SIGUELA!!!
Volver arriba Ir abajo
Mara_DJonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 156
Localización : en Joelandia xD
Fecha de inscripción : 04/03/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 5th 2012, 15:35

Ahhhhhh siguelaaaa:) Enamorada
Nueva lectora Smile

si pueden pasense por mi nove chicas Smile
es:

<3<3<3Cυι∂α∂σ cσи ℓσ qυє ∂єѕєαѕ <3<3<3...Joe y Tu HOT


____________________________________

este es el link: http://jbvenezuela.activoforo.com/t10797-topic
Volver arriba Ir abajo
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 7th 2012, 10:35

asi que kevin tenia sus secretitos tambien mmmmm baba
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 7th 2012, 12:40

bueno chicas aqui les dejo otro capi, a partir de hoy volvere a subir a diario. Disfruten

CAP 17


Kevin no contestó. Se retiró hasta el anillo de músculos, y luego volvió a introducirse por completo. La fricción hizo que ___________ jadeara. Volvió a sentir aquella sensación entre dolor y placer, plena y opresiva, que la hizo contorsionarse, echar la cabeza hacia atrás y aceptarlo por completo en su interior. Y sabía que volvería a hacerlo con gusto. Aquella plenitud la hacía sentir viva.

-Tócate el clítoris -dijo Kevin con voz tensa-, quiero sentir cómo te corres.

Y se correría pronto. La novedad de aquello, y el éxtasis en la cara de Joe mientras observaba sus reacciones, la colmaban de placer, mientras que el miembro de Kevin, con fuerza y suavidad, fue adquiriendo ritmo, conduciéndola lentamente al éxtasis.


Obedeciendo al instante, ___________ se tocó el clítoris con un dedo. No estaba sólo húmedo, sino que casi le goteaban los fluidos por los muslos. ¿Se había sentido alguna vez tan excitada? Joe y Kevin le ofrecían poderosas razones para que __________ perdiera el control. «Es asombroso», pensó ella sintiendo como el sexy chef empujaba de nuevo en su interior.

El clítoris le latió bajo los dedos, y se siguió frotando. Oleadas de placer la envolvieron como una telaraña, delicadas y absorbentes. Increíble. ____________ oyó un gemido, y se dio cuenta de que el sonido provenía de ella. El dulce dolor que provocaba la invasión de Kevin y los placenteros toques que se daba a sí misma estaban a punto de enviarla a la estratosfera

-Está comenzando a palpitar en torno a mi miembro.

-¿Te vas a correr, gatita? -le murmuró Joe al oído.

___________ sólo pudo gemir y arquear un poco más la espalda mientras Kevin la embestía profundamente y siseaba, clavándole los dedos en las caderas. La folló con fuerza. Las terminaciones nerviosas de ___________ estaban a punto de explotar. Dios, jamás había imaginado un placer que pudiera consumirla de esa manera.

-Chúpasela -le pidió Kevin.

Joe levantó la vista y miró a Kevin. Fuera lo que fuera lo que allí vio, lo tranquilizó. Cuando bajó la mirada hacia ella, en sus ojos asomaba una súplica. Tomó su erección en la mano y la acercó a su boca. ¡Sí! Poseída por delante y por detrás. Era...perfecto.

El ritmo de Kevin era ahora profundo, lento y duro. __________ aplicó el mismo ritmo. Sabía que a Joe le gustaría.

-¡Oh, sí! -gritó él con aprobación.

Los dedos de ___________ se paralizaron sobre su clítoris, y Kevin acudió al rescate, apartando su mano y asumiendo el control.


«Oh, mucho mejor». Era condenadamente efectivo. La rampa hacia el éxtasis era cada vez más inclinada. La hacía girar, temblar, volar. Casi...

-Córrete, cariño.

Ella gimió en torno al miembro de Joe, y una explosión atravesó su cuerpo, desgarrándole el alma, sacudiéndola, deshaciéndola y volviéndola a rehacer. Atontada y asombrada, ________ se dejó llevar por las convulsiones, por los ríos de candente placer que fluían por todo su cuerpo.

A sus espaldas, Kevin se tensó, aferrándole las caderas de nuevo, y soltó un grito gutural. ___________ se sintió jovial y triunfante. ¡Lo había conseguido! Y lo repetiría con gusto. Pero aún no había terminado, le recordó Joe empujando en su boca. Decidida a compartir su dicha, lo tomó profunda y lentamente con la lengua, chupándole, lamiéndole, friccionándolo con los dientes. Joe le ahuecó la cara con las manos.

-Genial, gatita. Chúpamela. Es tan jodidamente bueno.


Saber que podía provocarle esas sensaciones a Joe era embriagador. Quería que él se corriera, necesitaba saber que él también llegaba al éxtasis.

Kevin se retiró de su trasero lentamente, con cuidado. _________ gimió ante la extraña sensación de su retirada, ante el dolor que provocaba el repentino vacío. Luego Kevin se inclinó sobre su cuerpo y le depositó un beso en el hombro.

-No dejas de asombrarme. Ha sido increíble.

Sintió que Kevin se ponía de pie a sus espaldas. Vagamente, lo oyó quitarse el condón y luego el ruido apagado de sus pasos cuando dejó la habitación. __________ se centró en Joe, en los musculosos muslos que tenía bajo los dedos y en el grueso tallo que acunaba con la lengua.

Al instante, Joe se puso tenso.

-¡Vuelve aquí de una puta vez!

_________ levantó la cabeza, perpleja.

-Ya estoy aquí.

-Se lo decía a Kevin -gruñó él.

Joe necesitaba a Kevin ...¿para qué? No tenía duda de que Joe podría correrse sin él.

-Ahora voy -gritó Kevin desde el otro extremo de la casa.

-Quiero que muevas el culo hasta aquí ahora mismo.


Kevin no contestó. Joe cerró los puños y se puso en pie con rapidez y maldijo entre dientes. __________ tuvo la horrible certeza de que allí pasaba algo raro. «La curiosidad mató al gato».

-No le necesitamos -murmuró ella-, estoy más que dispuesta a rematar la faena sin él.

Los ojos de Joe abandonaron el umbral de la puerta para deslizarse ardientes por el cuerpo de __________. Ante la imagen de ella con sólo una minifalda, su miembro palpitó y se hinchó todavía más. Lanzó otra mirada frenética alrededor de la estancia.

-Maldita sea, ¡no! No hay más condones.

Intentando disimular la perplejidad de su cara, __________ le cogió de la mano.

-Está bien. Siéntate. No necesitamos un condón. Yo terminaré...

-No. No sin Kevin aquí. No quiero seguir si Kevin no está en la habitación.

-¿Qué? -La sorpresa reverberó por todo su cuerpo. ¿Qué quería decir Joe en realidad? ¿Se estaba negando el placer a pesar de tener tenso cada músculo de su cuerpo sólo porque quería gritarle obscenidades a Kevin?

-Estoy segura de que puedes correrte aunque Kevin no esté en la habitación. No lo necesitamos.

-No, pero se supone que él te protegerá, te ayudará. Y si no vuelve aquí de una maldita vez, juro por Dios que voy a tumbarte en el suelo y a follarte.
Volver arriba Ir abajo
darley
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 352
Fecha de inscripción : 09/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 7th 2012, 15:19

Ok. Leí la nove en medio día. Hahahahah. Muy buena. Siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 7th 2012, 17:01

ahhh q Diablos le pasa a Joe? porq se porta asi? Sad
SIGUELA!!!
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 8th 2012, 13:23

bueno chicas aqui les dejo otro capi (: disfrutenlo y Gracias a las que comentais y a las lectoras fantasmas Gracias por molestaros en leer

CAP 18


«Tentador». Fue la primera palabra que le vino a la mente. __________ jamás había considerado el sexo como nada del otro mundo, pero tras unos días con Joe y Kevin, no podía pensar en otra cosa. En especial cuando Joe estaba ante ella con los pantalones bajados hasta los muslos y su grueso y dispuesto miembro delante de las narices.

«Qué estupidez». Fue la segunda palabra que irrumpió en su cabeza. No había ido allí para estar con él, sino para aprender cómo estar con Nick. Pero no fue eso lo que hizo que se detuviera. Por alguna razón, Joe no quería sexo sin Kevin en la habitación. Y a juzgar por la falta de sorpresa de Kevin, no parecía que ésa fuera la primera vez que eso sucedía. Con lo cual, concluyó, Joe no tenía problemas con las vírgenes, si no con el sexo en general.

__________ oyó el ruido del agua en las tuberías que indicaba que Kevin se estaba duchando en el cuarto de baño, y supo que no regresaría, no con la suficiente rapidez para intervenir. Se encontraba a solas con Joe para resolver lo que parecía una situación muy espinosa. El iba a tener que improvisar.

-Inspira profundamente -le sugirió ella-. Podemos esperar a que regrese o continuar. Tú eliges.

-No me toques ahora. Lo lamentarás si lo haces.

Escupió las palabras rechinando los dientes y _________ le creyó. Su control pendía de un hilo. Un movimiento equivocado y lo perdería. ¿Cómo era posible que esa misma mañana ella hubiera creído que era demasiado poco femenina para excitar a Joe? El se había apresurado a sacarla de su error, haciéndola sentir viva y femenina durante el proceso.

Era asombroso cómo el paso de las horas y un poco de conversación podían cambiar la perspectiva de una persona. Por desgracia, eso no le iba a servir de ayuda ahora.

-Tengo más autocontrol que esta mañana. Podremos resolver esto. Te diré que no si las cosas se ponen calientes.

Joe le enterró los dedos en el pelo. La indecisión y el deseo se reflejaban en su rostro tenso. _________ sintió su áspero aliento en la mejilla.

-Gatita, ésa es una idea muy mala.

-Pues dime por qué. Quizá pueda ayudarte.

Joe cerró los puños sobre el pelo de ___________. Frunció las cejas leonadas sobre aquellos ojos tan azules que en ese momento parecían casi negros. Parecía torturado física y mentalmente.

-A pesar de lo cabrón que he sido contigo, aún quieres ayudarme. Sí fuera un hombre mejor... -se detuvo, al parecer no quería terminar ese pensamiento-. No puedes ayudarme, gatita. Cavé mi propia tumba hace doce años.

Y se había enterrado emocionalmente desde entonces. Joe no lo dijo, pero tampoco hacía falta. Hubiera apostado lo que fuera a que no quería correrse sin Kevin en la habitación por la misma razón que compartía a las mujeres. Algo le había ocurrido cuando era adolescente, algo que lo había cambiado todo.

-Dime qué ocurrió.

Él se rió y la miró como si hubiera perdido la cabeza.

-Hablar del pasado no va a cambiar las cosas.

-¿Por qué no? He pasado algún tiempo a solas con Kevin, y también me gustaría pasarlo contigo, sólo contigo. Pero eso, lo que sea, se interpone entre nosotros.

-Y siempre será así. Si un pequeño ejército de terapeutas no pudo solucionar el problema, que te sientes en mi regazo y me escuches hablar de mi pasado no va a arreglar las cosas. Lo único que conseguirás con eso es que me siente tentado a hundirme en tu dulce sexo, pero no resucitará a los muertos.

Ella no comprendió la última frase del todo, pero sabía que de alguna manera, sexo y muerte estaban relacionados para él, y Joe se sentía responsable de algo parecido a alguna tragedia griega.


Kevin era su apoyo y su perro guardián desde entonces. Con una maldición, Joe se metió el pene en los vaqueros y se subió bruscamente la cremallera. Luego se dirigió a la puerta.

-¡Alto! -gritó _________, sin saber aún qué diría, qué podía decir.

Por un momento, habría pensado que él no se detendría. Pero Joe se giró hacia ella.

-¿Qué? -Apenas fue un susurro, como si los gritos de los últimos minutos no hubieran existido.

___________ sostuvo su mirada atormentada. La pena y la culpa asomaban en el rostro de Joe, en una imagen de total sufrimiento. Parecía necesitar alguien a quien cuidar, a quien abrazar. Alguien que le diera una segunda oportunidad.

Ella tragó saliva, pero no apartó los ojos de él mientras lo inmovilizaba con una mirada y se tumbaba de espaldas en el suelo. Se levantó la falda y abrió ligeramente las piernas, luego subió la mano por el abdomen hasta uno de los senos.

Aquellos ojos cafes volvieron a la vida, y __________ sonrió.

-Hazme el amor.


«Tres palabras». Eso era todo lo que hacía falta para que __________ envolviera su miembro y apretara. Había hecho lo mismo con los lóbregos sentimientos contra los que había estado luchado toda la tarde.

-En realidad, no quieres eso. -No se le ocurría un mejor argumento para no tomar lo que le ofrecía. Se había arrojado a sus pies, desnuda, exuberante, preciosa. Sólo Dios sabía lo dispuesto que estaba él a darle hasta el último aliento con tal de poseerla.

-Sí, lo quiero -murmuró ella.

-No seré tierno.

La sonrisa de ________ decía que lo entendía.

-No estoy hecha de cristal.

Joe negó con la cabeza.

-Querías reservarte para Nick.

-Quería ofrecerle mi virginidad a alguien a quien le importara.

-¿Qué te hace pensar que a mí sí me importa? -dijo Joe intentando sonar sarcástico y despectivo.

-Cosas que me has dicho. -Le cogió de la mano y comenzó a tirar de él hacia ella-. O, ahora mismo, tu mirada.

Cerrando los ojos, Joe intentó dejar la expresión neutra, dejando fuera de su vista cada centímetro desnudo de la piel de _________. Pero ella tiró con fuerza de él, y la imagen de su cuerpo desnudo regresó a su mente, una y otra vez, grabándosele a fuego en el cerebro.


Maldita sea, no sólo era su cuerpo lo que le ponía duro. Si era sincero consigo mismo tenía que reconocer que aquella naturalidad con que ella excitaba su sexo y conmovía su corazón, lo volvía salvaje.

-Estás alucinando.

-Y tú mintiendo -susurró ella.

Él le dirigió una mirada airada.

-¿Por qué demonios te ofreces a mí?

-Quiero ayudarte.

-No quiero tu compasión -gruñó él.

La mirada de _________ le hizo arder cuando se deslizó por su cuerpo antes de acabar clavada en sus ojos.

-No te compadezco. Sólo quiero que te sientas bien, pero reconozco que no estoy siendo totalmente altruista. Tú me haces sentir femenina, una mujer de verdad. Cuando estoy contigo, no me siento poco femenina, ni torpe ni inexperta. Me siento... deseada. Querida. Y deseo más. Creo que siempre he querido más de ti.

«Oh, demonios». Él habría podido rechazarla cuando había creído que le ofrecía su virginidad como una especie de curalotodo para sus carencias emocionales. Pero rechazándola ahora, le haría daño. Se aprovecharía de las inseguridades de ___________para ocultar las suyas.¿Pero acaso no era mejor herir sus sentimientos, a infringirle un daño físico permanente o...algo peor? ¿O, por el contrario, debería correr el riesgo? _______ era mucho, más fuerte que Heather.

-Joe, cariño, no intentes protegerme. Soy una adulta, y sé lo que quiero. A ti. -Le apretó la mano-. Simplemente, déjame disfrutar.

Puede que ella pensara así, pero estaba equivocada. Maldita sea, no debería ceder. Al final, Joe se dejó caer de rodillas entre las piernas abiertas de __________. Rebuscó frenéticamente en los bolsillos, en la cartera, rogando... ¡sí! Un condón. Uno lubricado. Con un suspiro entrecortado, lo tiró sobre la mesita.

-Prepárate.

Ella sonrió.
Volver arriba Ir abajo
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 8th 2012, 13:52

WOWOWOWOWOWOWOOWWOWOWOWOWO
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 8th 2012, 14:02

Wow jajaja _____ esta lokita Razz
Siguela esta super dupernawesome Very Happy
Pon mas kpis dale plisssss
Volver arriba Ir abajo
Cazz Jonas Cena
Nuev@


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 04/08/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 8th 2012, 19:29

DIOS ES QUE ES BUENISIMA!!!
Siguela siguela porfa!!!
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 8th 2012, 21:16

OMJJ!!! no sabes como amoo esta novela!!!!
SIGUELAAA
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 9th 2012, 13:52

bueno chicas hoy casi no os subo capi porque no me daba tiempo pero aqui lo teneis

CAP 19



-Gracias a Dios.

Él asintió débilmente con la cabeza y luego se quitó la camisa. ___________ deslizó los dedos con ansia por el abdomen de Joe. Una serie de estremecimientos le recorrieron el vientre, la espalda, la polla. Gimió. Su erección, tan condenadamente dura en ese momento, podría taladrar el metal. ¿Le quedaría realmente algo de sangre en el cerebro? Estaba convencido de que toda se le había concentrado en el pene.

Se bajó la cremallera de un tirón y liberó la erección de su confinamiento. Se sumergió en el paraíso que eran las manos de _____________.Ella lo acarició suavemente, provocándolo. Él no necesitaba más persuasión... ni deseo. Tenía que detener eso de alguna manera. Pero con la sangre hirviendo y el sentido común cegado por el deseo que dominaba sus sentidos, Joe no tenía ni idea de cómo impedir algo que anhelaba tanto.

Le tembló la mano cuando se bajó los pantalones hasta las caderas. Cubrió a ________ con su cuerpo y capturó su boca con un beso devorador, entre jadeos entrecortados y gemidos. ___________ le dio la bienvenida, le rodeó el cuello con los brazos y le acarició la espalda y los hombros, arqueando las caderas hacia él.


El condón estaba a sólo medio metro. Podía abrirlo, ponérselo, penetrarla... y verse envuelto por su dulce calidez; poseería una parte de ella que ningún hombre tendría jamás. Sólo de pensarlo, se le contrajo el vientre de pura ansia voraz. «Detente. ¡Detente ya!».

Joe interrumpió el beso y gimió al sentir la ansiosa boca de __________ abriéndose paso hasta el hueco del cuello. De alguna manera, consiguió bajar las manos y apretar su pene contra los húmedos y cálidos pliegues prohibidos de su sexo. Maldición, estaba mojada. Y muy caliente. Tan caliente que estaba a punto de hacerlo estallar en llamas. Y cuando __________ se contoneó contra él...¡Dios!

-Detenme -la voz de Joe sonó ronca y grave.

Todo lo que ella hizo fue sonreír y alzó las piernas, ciñéndolas en torno a sus caderas. Joe comenzó a sudar por todo el cuerpo; la frente, la espalda, el pecho se le humedeció. _________ lo estaba matando lentamente, tentándole con todo lo que él quería y no debería tomar.

Incapaz de detenerse, se frotó contra ella, rozándole el clítoris con su longitud. El jadeo de ____________ fue directo a su miembro. No hacía falta tener mucha imaginación para imaginar a ________ rodeándole con las piernas, arañándole la espalda, mientras la penetraba profundamente, sumergiéndose en su calor.

Joe tragó aire, luchando contra la visión. ¿Qué demonios le sucedía? En doce años, jamás se había sentido seriamente tentado de follar a una mujer él solo, ni en su sexo. Jamás había mantenido relaciones sexuales sin protección. Bueno, tenía el condón a medio metro, pero en ese momento, le suponía un esfuerzo hercúleo cogerlo y ponérselo. Por no decir que necesitaría mucho más que ese esfuerzo y el doble de la fuerza de voluntad que tenía, levantarse y marcharse de allí.

¿Dónde demonios estaba Kevin? Apoyándose en los brazos, bajó la mirada a una __________ ruborizada que le daba la bienvenida. Estaba en graves problemas. Y sospechaba que si Kevin estuviera allí, él sólo lo animaría a cometer una estupidez. «Algo inconcebible». Apretando los dientes, retrocedió y cogió el condón. Ya estaba en el infierno. No merecía ni a _________ ni a su inocencia. Pero allí estaba ella, yaciendo delante de él, y tenía que penetrarla -en algún lugar, como fuera-ya.

Pero si le arrebataba la virginidad, por mucho que ella lo deseara en ese momento, ¿no le arruinaría la vida? Comenzó a ponerse el condón y volvió a mirar la dulce cara femenina. ____________ no tenía miedo, pero debería tenerlo. El control de Joe dependía de un hilo mientras le sujetaba las curvas y le echaba las piernas hacia atrás, levantándole las caderas.

La ardiente mirada masculina vagó por los pechos y los pezones hinchados de ____________, por la suave piel de su vientre, por la carne roja y excitada de su sexo, por la fruncida piel recubierta de lubricante que protegía su ano, tanto más visible cuanto más le echaba las piernas hacia atrás.

-¿Joe? -dijo Kevin desde la puerta.

Su primo le estaba preguntando qué pensaba hacer. Joe giró apenas la cabeza para buscar y sostener la mirada de Kevin. ¿Qué coño podía decirle? ¿Que estaba muy tentado de romper todas las reglas? ____________ no era una mujer más. Si la poseía en ese momento, no pertenecería a ningún otro hombre, no habría nadie más que se responsabilizara si algo salía mal. Al menos en ese momento, ella le pertenecía. Sólo a él.

-Yo me he ofrecido -aclaró __________ suavemente-. Le he pedido que me haga el amor. Quiero que sea el primero.

La sonrisa de Kevin era condenadoramente cegadora cuando entró en la estancia, se sentó en el sofá y agarró la mano de ___________.

-Un precioso regalo. No sé si Joe te lo habrá dicho, pero se siente honrado y excitado.

Joe le dirigió a su primo una mirada aviesa.

-No he aceptado.


Arqueando la ceja, Kevin miró la postura en que se encontraban, la manera en que __________ se abría, dándole la bienvenida a la polla de Joe que se erguía preparada hacia su sexo.

Joe soltó un suspiro tembloroso. De hecho, tampoco había rechazado la oferta de __________. Tenía que hacer algo. «Ya». La necesidad que burbujeaba en su vientre estaba a punto de estallar. Un fiero deseo le recorrió el cuerpo que parecía haber descargado un torrente de adrenalina directamente a su pene. Tenía tal opresión en el pecho que le costaba trabajo respirar.

Intentando desterrar todas las voces, dudas y miedos que tenía en la cabeza, Joe cogió su miembro con la mano y se acercó más, cerrando los ojos. «Suya». __________ podía ser suya. En diez segundos. Joe vaciló. Tragó saliva mientras pensaba a toda velocidad. ¿Y luego qué? ¿Una vez que la hubiera reclamado y tomado, qué ocurriría? Y si... No, ni siquiera podía pensarlo.

-¡Maldita sea! -gruñó.

Volvió a colocarla en la posición anterior, subiéndole las piernas de tal manera que ahora descansaban sobre sus hombros, se ubicó y comenzó a empujar.....En su ano.

____________ soltó un grito ahogado de sorpresa y agrandó los ojos color avellana.

-¿Joe?

-¿Qué diablos haces? -gritó Kevin.


Cada vez más tenso con cada centímetro que empujaba dentro del pasaje apretado de ____________, con los tendones del cuello sobresaliendo, los músculos de los brazos temblando, asaltado por las asombrosas sensaciones de ser envuelto lentamente por la carne lubricada y apretada de ___________, Joe apenas podía pronunciar una palabra.

-Estoy follándola por el culo. Estoy salvándole la vida.


Kevin lo miró como si quisiera golpearlo aunque no lo hizo. «Aquello también era jodidamente bueno». Cuanto más penetraba en el cuerpo de ___________, más se le obnubilaba la mente. ¿Era un gong lo que sonaba en su corazón? _____________ era como un puño caliente en torno a su polla, un puño cada vez más cerrado alrededor de su miembro.

-¡Joe! -gritó ella.

-Casi estoy dentro.

El sudor cubría ahora el cuerpo de Joe. El deseo de bombearla con un ritmo infernal durante mucho tiempo lo avasalló. Se contuvo, decidido a proceder con lentitud y disfrutar del paraíso que era estar dentro de ___________.

Ella respiraba de manera entrecortada.

-Detente. No puedo tomar más.

-Por favor. Por favor, gatita. ¡Oh, Dios! -Se moriría si no podía hundirse por completo en ella.

Pero al ver que ___________ cerraba los ojos y hacia una mueca, se retiró un poco. Antes de que pudiera retirarse del todo, ella estiró las manos y lo agarró por los hombros. Bajando las piernas, ella se arqueó y se contorsionó. Incapaz de resistirse a cualquier cálida promesa de __________, Joe empujó con fuerza. Se deslizó por completo en ella con un gemido largo y ronco.

-Gatita, sí. Ya está. Tómame. Toma todo lo que tengo para ti.

La cabeza de _________ cayó hacia atrás con un quejido, su pelo castaño rojizo se extendió a su alrededor. Maldición, ella parecía una diosa tentadora y ardiente, una sirena atrayéndolo hacia el desastre, pero a él, realmente, le daba igual. Al menos moriría feliz, porque tras bombear en ella un par de veces, Joe se dio cuenta de que poseerla era una de las mejores experiencias de su vida.

Entonces _________ comenzó a juguetear con sus pezones y murmuró:

-Te siento en mi interior, tan duro. Sí. Oh... es como si fueras a romperme en dos. Pero ese dolor es... guau. -__________ jadeó cuando él volvió a penetrarla violentamente-. Me haces sentir viva.

Fue decir eso y que él perdiera el control. Joe comenzó a bombear en ella como si fuera un salvaje, deleitándose con la dureza de su propio cuerpo, con la flexibilidad del de ella, con esos gemidos que ___________ emitía cada vez que él se hundía en su interior más y más profundamente. El deseo de correrse comenzó a vibrar en sus testículos. Santo Dios... él jamás había llegado al climax con tal rapidez. Estaba orgulloso de aguantar veinte minutos o más, con ___________ no podía eludir el inevitable final tras sólo tres minutos. La sangre siguió bajando rauda, inundándole la polla y aumentando su sensibilidad.

-Joe -imploró ella-, ponte de rodillas. Necesito sentir tus caricias...

«¿Qué?». Él no podía procesar las palabras de __________ por los estremecimientos de placer que le bajaban por la espalda y el rugido ensordecedor que sentía en los oídos. La inminente pérdida de control era dulce y tan intensa que le estallaría la cabeza.

-Por favor -imploró de nuevo.

-Retírate y ponte de rodillas -ordenó Kevin-. Arrodíllate y levanta sus caderas hacia ti.

Las palabras por fin llegaron a su mente. Se cambió de posición, negándose a perder el contacto.

-Kevin. -__________ lo miró, cogiéndose los pezones entre los dedos para tirar de ellos.

«Oh, maldición». Verla acariciarse los pezones lo llevó más cerca del clímax, a un lugar donde era la necesidad quien decretaba cada envite. Su hermano se deslizó de rodillas en el suelo, al lado de ellos y ahuecó los pechos de ___________ con la palma de la mano, pellizcándole los pezones duros, rojos y apetecibles. Joe deseó inclinarse y succionarlos, pero no podía, no si quería seguir poseyéndola. Y tenía que seguir.

________ era adictiva. Conociendo de primera mano lo celestial que era estar dentro de su culo, si volvía a ofrecerle su vagina, la poseería. Sin mediar palabra. Sin vacilaciones. Penetraría esos dulces y apretados pliegues y la reclamaría para él.

Kevin se inclinó y succionó un pezón, y luego se dedicó al otro. Al mismo tiempo bajó la mano y mientras masajeaba la dura protuberancia de su clítoris le hundió un par de dedos en la vagina.

-¡Sí! -gritó ella.

Al instante, Joe sintió cómo se apretaba en torno a él, como comenzaba a latir. Oh, mierda, no iba a poder contenerse mucho más, ni siquiera por dos segundos.

-Ahora, Joe. ¡Ahora! ¡Follame!

El hombre salvaje que habitaba en su interior se liberó y acabó con la última brizna de control. Clavándole los dedos en las caderas arremetió contra ella con un envite tras otro. Su polla se estremeció. _________ gimió. Él intentó contenerse ante los ondeantes pulsos del cuerpo de ____________, ante la palpitante estrechez de su pasaje.

_________ gritó, y su cuerpo se convulsionó. Luego, con un rugido, Joe se sumergió en ella una última vez y alcanzó el orgasmo, estallando en un millón de pedazos mientras comenzaba a volar. Vio todo blanco...y la cara ruborizada de _________ que gritaba extasiada.

A Joe le pareció que la eyaculación duraba eternamente, que el placer se multiplicaba hasta el infinito. Nunca había sido así. Se sentía como si flotara, como si aquellos eternos momentos de éxtasis fueran a durar para siempre con solo quedarse dentro de ella. Sin soltarla jamás. Pero la realidad se entrometió con rapidez. Joe se retiró lentamente, y en el momento que lo hizo, sintió un vacío en su interior, instándolo a penetrarla de nuevo, a hundirse en aquel cuerpo y a no salir jamás. __________ era todo lo que necesitaba.

«Tómala. Reclámala. Quédatela».

¿Y luego qué? Ya había visto las consecuencias de un acto así. Lo había vivido. Y todavía tenía pesadillas por ello. Con un estremecimiento, Joe retrocedió y se quitó el condón. Cometió el error de mirar el rostro de __________. Ella le brindó una sonrisa vacilante que le encogió el corazón. Sandeces. Ella sólo quería saber si él estaba bien, si había estremecido su mundo. No a lo primero y, absolutamente, sí a lo segundo. Y si se quedaba con ella una hora más, ____________ ya no sonreiría. Estaría jodida...literalmente.

Ahora que había estado dentro de ella, mantenerse apartado de su sexo no iba a ser una opción. Si __________ permanecía allí una hora más, acabaría tumbada sobre sus espaldas, con el miembro de Joe profundamente enterrado en su interior. Y eso sería un gran error. Tener sexo con una virgen, incluso una tanta práctica como __________, conducía por lo general a una imagen de encaje blanco y toallas a juego con monograma. Conllevaba pena, dolor y sufrimiento. Pero ella no tenía manera de saberlo. Se había ofrecido a él de manera espontánea, y, de repente, tuvo un horrible presentimiento: ella sentía algo por él, quizá incluso creía que lo amaba. Probablemente pensaba que podía «curarle». Imposible. Joe no estaba preparado para proporcionarle el final feliz que ella merecía.

Joe suspiró. Dios, se sintió como si tuviera mil años cuando se puso en pie y se subió los pantalones de golpe. Aquello era la única arma que tenia para asegurarse de que no le arruinaría la vida.

Miró a su hermano.

-___________ es una auténtica tigresa, capaz de satisfacer a dos hombres sin apenas despeinarse. ¿Quién podía imaginar que bajo esa virginal fachada acechaba una mujer tan apasionada?

_________ se puso rígida y se lo quedó mirando como si Joe se hubiera transformado en un alienígena con tres cabezas.

Kevin frunció el ceño.

-Vigila tus palabras.

Oh, por supuesto que lo haría. Utilizaría las más crueles de su repertorio. __________ no podía quedarse allí de ningún modo. No si quería seguir siendo virgen.

-Oh, no es mi intención ofenderte, gatita. Te agradezco que me ofrecieras tu virginidad, pero deberías reservarla para alguien a quien de veras le importes. Como sabes, no eres exactamente mi tipo.

__________ parpadeó, intentando comprenderlo.

-Dijiste que me deseabas. Que me deseabas mucho.

Joe se encogió de hombros.

-Sí, pero ya he saciado mi deseo. He estado en tu boca, en tu culo. He probado tu sexo, te lo he penetrado con los dedos. Puedo vivir sin follarlo.

Dios, ¿había dicho alguna vez una mentira más grande? El dolor asomó a los ojos de _________ cuando recogió las ropas y se cubrió de las miradas masculinas. Esa expresión tormentosa provocó un enorme agujero en el pecho de Joe. ¡Maldición! Pero ___________ aún tenía que hacer las maletas, y él necesitaba que las hiciera ya.

-Sé que te dijimos que te quedaras con nosotros durante dos semanas, pero creo que ya estás preparada para cualquier cosa que Nick quiera hacer contigo. Quiero decir que si lo que quieres es perfeccionar tus mamadas puedes quedarte para que nos corramos en tu boca más veces. O si lo que quieres es tener el culo más dilatado para aceptar una polla con más facilidad, podemos ayudarte. Pero si no..., no entiendo por qué deberías quedarte.

-¿Porque es hermosa y especial, y no otro simple cuerpo caliente? -gruñó Kevin.

Joe les dirigió una mirada frívola.

-Claro. Por supuesto. Sólo pensé que ya habíamos conseguido nuestro propósito, al menos por mi parte. Creí que el sentimiento era mutuo.

-¿Mutuo? -___________ se quedó boquiabierta-. ¡Si acabo de ofrecerte mi virginidad! Y dijiste que penetrar en mí sería como estar en el cielo.

-Algo que sólo demuestra tu inocencia. Cualquier tío con una erección como la que yo tenía hubiera dicho eso. -Joe se encogió de hombros-. Supongo que consideras que esa virginidad tuya es una especie de premio gordo, y estoy seguro de que así será para Nick. A mí no me gusta desvirgar a nadie. Es sucio, y siempre hay dolor, pero no la clase de dolor placentero. Las vírgenes no hacen más que quejarse y luego no suelen querer repetir, así que tienes que conformarte con su boca o su culo, hasta que también se quejan de eso...

-¡Cierra esa jodida boca! -Kevin le agarró el brazo y se lo apretó. Parecía a punto de pegarle un puñetazo, y Joe acogió de buena gana la idea.

Se liberó con facilidad del agarre de su primo y observó cómo _________ se ponía la ropa con la rapidez de alguien que trataba de escapar de un incendio.

-¿Es eso todo lo que soy para ti? ¿Cuándo me miras, sólo ves a una virgen?

-¿Ahora mismo? Sí. Ya he poseído las demás partes de ti. ¿Qué más me queda?

____________ cerró los puños a los costados y se sonrojó llena de incredulidad.

-¿Qué ha sucedido con aquello de que lo importante de una mujer son sus impulsos, sus deseos y los fluidos sexuales que emanan de ella?

Él extendió la mano para acariciarla, para tocarla, y no se sorprendió cuando ella se echó hacia atrás de un salto.

-No eres tonta. Sabes que me excitas. Pero en lo más profundo de tu ser eres demasiado inocente.

-Dices eso como si fuera algo malo.

-Me gustan las mujeres más provocativas -dijo en tono de disculpa-. Llevo un tiempo tras una stripper. Pregúntale a Kevin, la conoce. Tiene unas tetas enormes. Ah... y usa ligueros. Es una mujer muy sexy...

-Y tú no estás interesado en enseñarme más.

-¿Qué crees que te falta por saber? ¿Qué más quieres que te enseñemos?

Joe la observó mientras el rostro femenino reflejaba los pensamientos que le cruzaban por la mente, como si estuviera buscando algo que decir, algo con que hacerle tragar sus palabras.

Al final, ___________ soltó un suspiro.

-Estás intentando ahuyentarme porque te da miedo mi virginidad.

-¿Por qué? No va a perseguirme para morderme.

-Me estaba refiriendo a las emociones que te provoca -escupió ella-. ¿He dado en el clavo?

Kevin se acercó a ella en silencio y le pasó el brazo por los hombros.

-Tienes razón, cariño. Es un asno y sería mucho mejor para todos que se callara de una vez.

-Escuchen los dos. Estoy siendo sincero. -Se volvió hacia Kevin-. ¿Acaso no andaba detrás de Pamela antes de que viniera ____________?

-Aquí entre nosotros, a Pamela no le gustas. Y a mí no me gusta ella.

-Contigo fuera de juego, Pamela se fijará en mí. -Intentó brindarles una sonrisa radiante, lo que le resultó muy difícil cuando vio la expresión desolada de _________-. He oído que tiene el sexo rasurado. ¿Te imaginas?

__________ se estremeció, las lágrimas le anegaron los ojos, amenazando con derramarse. Aunque él era el causante, no podía soportar verlas. Se dio la vuelta para ahuecar los cojines del sofá, y se quedó sorprendido cuando ___________ le golpeó en el hombro. La miró y ella le dio un bofetón. Muy fuerte.

-Si todo eso que has dicho es cierto, eres un idiota de primera y yo desearía no haber venido nunca aquí. Si lo dices porque no eres capaz de permitir que se derrita ese sufrido corazón de hielo que tienes, no sólo eres un idiota, además eres un cobarde. A menos que logres superar el pasado, estarás solo el resto de tu vida, porque, algún día, Kevin conocerá a una buena mujer, se casará con ella, y te abandonará para que te pudras solo en el infierno. Disfruta de tu sufrimiento, te lo tienes bien merecido.

Se dio la vuelta y se marchó. Victoria. Joe jamás se había sentido más miserable.

-_________ -la llamó Kevin corriendo tras la rizada melena de cabello castaño rojizo que caía sobre su espalda-.¡Cariño!

Pero ella no vaciló; ni siquiera se detuvo. Salió de la guarida, cruzó la casa hasta la habitación de Kevin y luego cerró la puerta de un portazo. Joe se sobresaltó ante el sonido retumbante de la puerta, que rompió la tensa quietud.

-Estúpido hijo de perra -gruñó Kevin-. Espero que estés satisfecho.

-No -dijo Joe duramente-. Pero es lo mejor.

-¿Para quién? ¡No para mí, desde luego! -dijo señalándose el pecho-. __________ es lo mejor que nos ha ocurrido, y tú lo has jodido todo. ¿Y por qué? Porque la quieres y no quieres arriesgarte a descubrir a otra Heather. __________ tiene razón, eres un cobarde.
Volver arriba Ir abajo
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 9th 2012, 14:35

Joe es un cobardeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
Cazz Jonas Cena
Nuev@


Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 04/08/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 10th 2012, 11:23

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Siguela pronto por favor!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 10th 2012, 12:48

bueno chicas aqui otro capi espero que les guste, cualquier duda me lo dicen y con gusto se las resuelvo

CAP 20

Kevin salió enfurecido de la estancia dirigiéndose a grandes zancadas hacia la habitación que compartía con ___________. Joe agachó la cabeza. Era un cobarde. Y odiaba serlo.

Había llevado a cabo misiones por todo el planeta, asesinando generales hambrientos de poder en agujeros de mierda del tercer mundo, rescatando rehenes de terroristas fanáticos, desactivando bombas en el último segundo. Y ________ lo asustaba mucho más que todo eso.

-No, cariño. Por favor. No te vayas. -Oyó las palabras de súplica de Kevin-. Joe es sólo un asno. Quédate conmigo. Te quiero. Yo...

-Kevin, no funcionaría. Tengo que irme...

Las lágrimas presentes en su voz retorcieron las entrañas de Joe cuando oyó que ella recogía las llaves del coche del platito del vestíbulo y se dirigía a la puerta principal. Se dirigió a la esquina del vestíbulo y miró a escondidas.

-No te vayas -intentaba convencerla suavemente Kevin.

-Explícame por qué está haciendo esto. -Se enjugó las lágrimas de las mejillas-. ¿Por qué siempre me presiona tanto? ¿Qué le pasa?

Joe se puso tenso. Maldición, esperaba que Kevin no se pusiera a contar todos sus secretos para tranquilizar a ___________ y conseguir que se quedara. Entonces ella lo vería como el monstruo que era...

-Es un secreto de Joe, y sólo a él le corresponde contarlo -dijo Kevin a regañadientes.

-Entonces no puedo quedarme -dijo ____________, cruzando la puerta.

Kevin la agarró del brazo.

-No te vayas. Por favor. Ignóralo. Quédate conmigo.

-Joe no me quiere aquí. Ha sido evidente desde el principio, y no debería haberle impuesto mi presencia. He aprendido la lección. -_________ le acarició el brazo, se puso de puntillas para besarle en la mejilla-. Gracias por todo lo que has hecho. Creo que sé lo suficiente para complacer a Nick, y ése era el objetivo.

-Es una estrella del pop con una vida nómada y una reputación escandalosa. Tú eres la clase de chica que se merece tener una casa y amor. Estoy preocupado por ti y quiero...

___________ interrumpió las palabras con un suave beso. Joe casi pudo saborear su pena y su dolor mientras los observaba. Luego ella contuvo un suspiro tembloroso.

-Kevin, tengo que irme. A mí también me importas, pero no puedo quedarme. Me hace demasiado daño.

«Oh, maldición». _________ abrió la puerta y se volvió antes de salir. La mirada de ella se clavó en la de él y Joe se sintió como si un ariete le aplastara el pecho. Le ardía la mejilla donde ella lo había abofeteado, él último lugar donde lo había tocado.

Ya no volvería a tocarlo más. Maldición, aquello no podía doler más. __________ no dijo una sola palabra. Sólo negó con la cabeza y salió, cerrando la puerta de un portazo.

A Joe le fallaron las rodillas y tuvo que apoyarse contra la pared, cerrando los ojos ante el infierno que se cernía sobre él. Kevin maldijo suavemente, una palabrota que Joe dudaba que su hermano hubiera pronunciado en su vida.

No cabía duda de que se encontraba en graves problemas. Kevin tenía derecho a estar enfadado y ________ tenía derecho a odiarle. Pero no podría odiarle más de lo que se odiaba a sí mismo.
Volver arriba Ir abajo
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 10th 2012, 14:40

Joe es malo JUM
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 10th 2012, 14:50

aaggh Joe!!
por que? u_u
que paso con heater no importa
ella no es rayita
pobre kevin!
porfa siguela
lo ame
ame los capis Smile
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 10th 2012, 21:44

oh Shit q diablos le pasa a Joe?
es tonto o q? como se le ocurre decir toodas esas cosas horribles u.u
q tarado ¬¬
SIGUELA!!!
Volver arriba Ir abajo
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 11th 2012, 07:46

Siguelaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 11th 2012, 11:52

bueno mis niñas aqui estoy otra vez para dejarles otro capi...que espero les guste (:

CAP 21


____________ se alisó una arruga de los vaqueros, se apartó el pelo por encima del hombro y luego llamó a la puerta. Casi cinco años. Esos eran los años que habían pasado desde que había visto en persona a Nick Jonas. Lo había visto en docenas de fotos. Habían hablado por teléfono, se habían escrito cientos de correos electrónicos.

Habían compartido intimidades durante años, como lo que había vivido _________ crecer sin la influencia femenina tras la muerte de su madre, o lo duro que había sido para él haber alcanzando de repente el estrellato. Los difíciles estudios de ___________. La agenda apretada de Nick. Los deseos de ella. Los sueños de él. ___________ había planeado durante meses irse a vivir con él y de esa manera averiguar si podrían pasar juntos el resto de sus vidas.

Ahora, se encontraba ante su puerta llena de sentimientos encontrados, sin tener muy claro lo que le reservaba el futuro. Llevaba mucho tiempo queriendo estar con él. Pero Joe, sus angustias y necesidades, su ansia y su rechazo, la habían cautivado. __________ sintió un nudo en el estómago. Intentó contenerlo, esperando volver al estado de entumecimiento en que había estado envuelta durante las últimas cuarenta y ocho horas.

«Deja la mente en blanco. Respira hondo. Tranquilízate. Pero, ¿sería eso suficiente alguna vez?». __________ había esperado, días después de que abandonase el Este de Texas, que Joe la llamaría para disculparse, que le rogaría que regresase, que le diría lo mucho que lamentaba haberla humillado. Dios, se había pasado las horas llorando...Nick había sido lo último en lo que había pensado.

Pero Joe no se había puesto en contacto con ella. Sólo había habido un silencio infernal y absoluto. Kevin sí había llamado para interesarse por ella, y había tratado de convencerla de que regresara. Incluso había llegado a implorar. Pero Joe no iba a rogarle que volviera. Según él, lo único que sentía por ella era algo a nivel químico. __________ no se lo creía. Se habían acercado demasiado a nivel afectivo.

Joe se comportaba de esa manera para intentar protegerla de algo que ________ no comprendía al tiempo que se protegía a sí mismo. Después de que él le hubiera arrojado a la cara el ofrecimiento de su virginidad, anunciando que bebía los vientos por una bailarina de striptease, había sido un verdadero infierno descubrir que, en realidad, ella lo amaba.


Apartó a un lado esos pensamientos y el dolor que le oprimía el pecho al oír pasos que se acercaban a la puerta. Volvió a inspirar profundamente. El bendito entumecimiento comenzó a invadirla de nuevo. Joe esperaba que ella siguiera adelante. Y allí estaba __________, ante la puerta de Nick, decidida a llevar a cabo su plan. Aún adoraba a Kevin, pero tenía que superar lo de Joe y labrarse un porvenir. ¿Qué más podía hacer?

Se abrió la puerta de aquella habitación de hotel. Un desconocido con una sonrisa juvenil apareció ante ella. Pelo ondulado. Ojos azules. Habría sido un auténtico niño de papá si no fuera por el enorme tatuaje de calavera que cubría su bíceps, del lápiz de ojos negro y del aro que colgaba de su nariz.

-Hola, vengo a ver a Nick.

El joven extendió la mano, pálida y elegante.

-Debes de ser ____________. Yo soy Ryan. Soy el vocalista de apoyo y autor de algunas canciones.

Ella le estrechó la mano.

-Oh, sí. Nick te ha mencionado en muchas ocasiones. Es un placer conocerte.

La mirada de Ryan vagó sobre ella con una sutil apreciación.

-A ti también te ha mencionado. Decía que eras una chica muy guapa, pero veo que se equivocaba. Te has convertido en una mujer preciosa, se va a quedar sorprendido.

Brindándole una sonrisa nerviosa, __________ observó la estancia. Era una suite. Estaba decorada en tonos pastel con muy buen gusto, con una vista estupenda de Houston.

-Gracias, ¿está Nick aquí?

-Está a punto de salir de la ducha. Me pidió que te recibiera ya que salió un poco tarde de los ensayos y tuvo que acudir a una entrevista inesperada en la radio. -Ryan se encogió de hombros-. Gajes del oficio.

-Por supuesto.

_________ intentó no sentirse decepcionada ni moverse con nerviosismo. Seguramente Nick la habría recibido personalmente si hubiera podido. Aun así, también era cierto que ella había estado esperando durante cinco años y que necesitaba con urgencia un amigo. ¿Acaso no podía esperar toda esa gente diez minutos?

-Pasa y siéntate -la invitó Ryan-. ¿Te gustaría beber algo?

Señaló el minibar medio vacío. Había desaparecido la mayor parte de los botellines de bebidas alcohólicas. El estante de refrescos estaba casi lleno. ________ negó con la cabeza mientras se dejaba caer sobre el sofá de color chocolate. Por un momento, se había sentido tentada de buscar consuelo en una copa de whisky, pero ya había seguido ese camino la semana pasada y lo único que había conseguido con eso era una buena resaca.

-Nada, muchas gracias.

Ryan se sentó a su lado.

-Nick ha hablado tanto de ti que es casi como si te conociera. Siempre presume de lo amable y dulce que eres.

________ frunció el ceño. No era una santa. Sólo había que ver las cosas que había hecho con Joe y Kevin. Mirándolo retrospectivamente, no sólo había estado con ellos para aprender para Nick. Ni para saber si le gustaba ser compartida.

Al percatarse de que su falta de experiencia era un problema y que la solución la encontraría con Joe, ella había saltado -literalmente-para ir a verle. Para satisfacer una oscura fascinación que sentía por el duro soldado desde que era lo suficientemente mayor para comprenderla y demasiado joven para satisfacerla.

-Puede que Nick haya exagerado un poco.

-¿Quién? ¿ Nick? No. Cuenta las cosas tal como son. Créeme, nunca prodiga alabanzas a alguien que no se lo merezca.

-Ya veo. -Pero lo cierto es que no veía nada

El Nick que ella había conocido aquel verano especial, había sido un joven optimista que miraba el futuro con esperanza. Pero también era cierto que en los últimos años había parecido un poco más escéptico con las personas. Menos confiado. Puede que fuera una consecuencia de la fama o de tener que proteger su identidad y privacidad. __________ suponía que todas esas cosas acabarían por afectar a cualquiera.

-Me alegra conocer a uno de los amigos de Nick. Sé que son íntimos amigos -le dijo, esperando descubrir exactamente qué papel jugaba Ryan en la vida de Nick.

-Es probable que te dijera que he formado parte de la banda los últimos tres años. -Se inclinó hacia ella y clavó la mirada en sus ojos-. Lo compartimos todo.

«Incluyendo a las mujeres». Así que era con él con quien Nick hacía los trios. Los ojos azul claro de Ryan indicaron la importancia de la información sin decir palabra. En lo que a Nick y a él respectaba, _________ no tenía ni idea de su acuerdo, pero ella comprendió el mensaje implícito del joven. Y por su mirada sabía que él esperaba con ansia entrar en acción.

Era una idea inquietante. ¿Quería Nick que ella hiciera el amor con una persona que apenas conocía y que ni siquiera estaba segura de si le gustaba? Hizo una mueca. ¿Acaso ella no era diferente de las demás mujeres para Nick? ¿Más especial? Al menos eso era lo que siempre le había dicho.

Pero eso no era su problema. En cambio Joe y Kevin... eran otra historia. La habían cautivado. Sí, pasar aquel tiempo con ellos le había mostrado de primera mano lo excitante que era ser compartida. _________ tenía la certeza de que a Nick le gustaba la excitación y las emociones prohibidas. Y Dios sabía que, tras aquellos días con los hermanos, ella lo comprendía mejor que nadie. Pero ahora, la idea de que otra persona la tocara le resultaba nauseabunda. Cuando Ryan la examinó con aquel aire especulador __________ se apartó instintivamente y casi vomitó la comida.

Una parte de ella le gritaba que huyera. La parte más práctica, sin embargo, le recordaba que no tenía futuro con Kevin y Joe. Tenía que seguir adelante. Durante años había planeado estar con Nick. Estaba dispuesta a averiguar si aquella relación tenía futuro. Tal vez su primer amor pudiera ayudarla a recobrarse de ese último error.

-Sé a qué te refieres -murmuró ella.

La sonrisa de Ryan se desvaneció, llevándose consigo la apariencia juvenil. Arqueó una ceja.

-¿En serio?

-Puede que la última imagen que Nick tenga de mí sea la de una chica inocente de diecisiete años, pero ya no soy tan inocente, te aseguro que he crecido.

-Y yo diría que estás más hermosa -resonó una voz desde detrás de ella.

________ se volvió. «¿ Nick? »

Desde donde ella estaba, podía ver que no había cambiado mucho. Alto, con el pelo Castaño con sus rulos de piel blanca, ojos marrones color chocolate y un cuerpo de infarto tal como evidenciaban la camiseta negra y los vaqueros. Ése era Nick. Ella saltó del sofá al mismo tiempo que él se movía hacia ella.

Cuando la envolvió en aquel enorme abrazo, con sus firmes y delgados brazos, ella se hundió contra él... igual que había hecho aquel verano que habían pasado juntos. La cabeza de ________ ya no quedaba justo bajo su barbilla, pero la besó en los labios con la misma ternura de siempre. Ella esperó, pero... ¿adonde había ido aquel temblor que siempre habían provocado sus besos? La sonrisa que él le brindó no parecía sincera.

Quizá sólo estaba cansado. Y distraído. Dios sabía lo preocupada que había estado ella desde que había abandonado a Joe y a Kevin. Y habían pasado cinco años desde la última vez que había visto a Nick. Las cosas habían cambiado. La gente cambiaba. Volverían a empezar de nuevo. Nick y ella conectarían.


Abrigar esperanzas de que Joe la llamara, se disculpara y que le pidiera que regresara con ellos era una estupidez.

-¡Dios! - Nick dio un paso atrás, sosteniéndola a una distancia prudencial y la miró fijamente-. Estás guapísima.

-Tú también.

Él hizo un gesto con la mano para descartar el cumplido.

-Es fácil cuando tienes un estilista, un entrenador personal, un chef bla, bla, bla. Pero siéntate. Es un placer volver a verte. -La empujó hacia el sofá y ella se sentó a su lado-. Hace un par de semanas que no sé nada de ti, ¿qué tal tu padre?

-Ya conoces al coronel. Siempre está ocupado. Siempre corriendo de un lado para otro. Anda recorriendo el mundo. Volverá a casa la semana que viene para unas mini vacaciones. Hace más de un año que no se toma unas.

Nick asintió con la cabeza.

-Ese hombre nunca para. ¿Te acuerdas de aquella semana que pasamos en el lago cuando tuvo que protegerme durante todo el verano?

«¿Te acuerdas de...?». Era eso lo que había hecho que Nick y _________ se enamoraran y hubieran comenzado a hablar sobre la posibilidad de un futuro juntos.Nada había cambiado desde entonces. Y a la vez todo era distinto. Nick había acabado adoptando un estilo de vida salvaje según los periódicos sensacionalistas. Y ahora, era Joe quien ocupaba los pensamientos de ___________.

Era por él por lo que sentía un constante nudo de dolor en el estómago. Allí sentada al lado de Nick, con Ryan mirándolos, una pregunta irrumpió en su mente: ¿incluso si lograra expulsar de su corazón a Joe y a Kevin, podría encajar en la vida de Nick?
Volver arriba Ir abajo
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 11th 2012, 14:15

Sigueee
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 11th 2012, 14:59

awww pobre rayis
siguela porfa me encanto
no puedo creerlo
en el fondo se que a Joe le
importa la rayis
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Abril 12th 2012, 12:28

bueno chicas aqui otro capii. Besitos

CAP 22

Detalles tales como saber que Nick había acabado atraído por los tríos -y con qué mujeres andaba- deberían de molestarla. Y así había sido unas semanas antes. Pero tras haber estado con Joe y con Kevin, no había pensado mucho en el asunto.

Ciertamente, no podía esperar que Nick fuera célibe después de tanto tiempo sin verlo. Y ella tenía sus propios problemas. Además, la última vez que Nick y ella habían hablado, él le había dicho que estaba preparado para renunciar a sus días de fiestas.

Más que preparado. ___________ no estaba exactamente segura de qué había querido decir con eso. ¿Se refería a los tríos? Fuera como fuese, ____________tenía que olvidarse de Joe y Kevin si quería estar con Nick y averiguar si podían tener un futuro juntos.

-Claro que me acuerdo -murmuró ella-, tengo muy buenos recuerdos de esa semana.

-Sabes que mi intención era obligar a tu padre a tomarse unas vacaciones. - Nick tuvo la cortesía de parecer avergonzado.

¿En serio? Ella había pensado -había esperado-, que hubiera sido una táctica para pasar más tiempo con ella.

___________ le recordó con acritud:

-Lo único que hizo fue quejarse durante toda la semana de que la cabaña era un blanco seguro y que cualquier fanático psicópata podía dispararte con un rifle de gran potencia desde una barquita en el lago y liquidarte en el acto.

Nick puso los ojos en blanco.

-Bueno, jamás dominó con maestría el difícil arte de relajarse.

-Pues no ha cambiado.

-¿Aún sigues preparando los exámenes de enfermería?

Ella negó con la cabeza.

-Ayer acabé el último. Una vez que obtenga los resultados, tendré que decidir dónde iré a trabajar. Tengo que considerar un par de ofertas, pero depende de si apruebo los exámenes o no.

-Seguro que lo harás. - Nick frunció el ceño-. ¿Cuándo sabrás si has aprobado? ¿Pronto?

-En seis semanas. -___________ se encogió de hombros-, hasta entonces no tendré los resultados.

Por un momento, atisbo en el rostro de Nick una expresión pensativa.

-Eso nos da algo de tiempo...

Un duro y repentino golpe en la puerta sobresaltó a __________. Nick y ella se volvieron hacia el sonido mientras Ryan abría la puerta de la suite. Un hombre mayor vestido con un abrigo informal de color camel y una almidonada camisa blanca entró en la estancia. Cuando se acercó a la luz, __________ pudo observar que tenía el pelo entrecano. La papada desfiguraba un poco lo que otrora fuera el rostro de un hombre delgado. Tenía el ceño fruncido.

- Nick, la prensa estará aquí en una hora. No lo olvides. -Dirigió una mirada afilada al minibar medio vacío.

-Y, maldita sea, ni se te ocurra aparecer borracho. Huelen esa mierda a un kilómetro de distancia y tu reputación no es precisamente buena.

-Cal -dijo Nick -. Mi agente. El alma de las fiestas.

Ni siquiera un sordo podría ignorar el tono sarcástico de Nick.

Cal le respondió con un tono brusco y gruñón:

-Mi deber es mantenerte apartado de la autodestrucción. Sin mí, serías una vieja gloria del pasado.

-Gracias por los ánimos, papi.

Su agente dirigió aquella penetrante mirada hacia ella.

-No hemos sido presentados.

No fue un saludo cálido, pero tampoco despectivo. ____________ no sabía qué pensar de él, ya que ella también era de la opinión de que Nick tenía que controlar más la bebida. Aunque si hubiera sido ella la que lo hubiera amonestado, lo habría hecho con más delicadeza.Se puso en pie y le tendió la mano.

-No, no hemos sido presentados. Soy __________(Tn) ___________(Ta).

El inexpresivo rostro de Cal mientras le estrechaba la mano le dijo a ________ que él jamás había oído hablar de ella. Algo extraño. Por otra parte, Nick había contratado al veterano profesional hacía unos dieciocho meses y sabía que Nick y Cal no eran amigos; su relación era estrictamente profesional.

-Hace años que conozco a Nick. Somos viejos amigos.

-Y como tenemos unos días libres, ____________ y yo vamos a ponernos al día -intervino Nick, colocándose al lado de ella y pasándole un brazo por los hombros.

-Pues recuerda cuáles son tus prioridades, Romeo. Ya tenemos de sobra con el nuevo álbum y la próxima gira -dijo Cal frunciendo el ceño.

-Ya lo sé. - Nick empujó a Cal hacia la puerta-. Estaré abajo dentro de una hora. Gracias por recordármelo. Ha sido un placer verte, pero adiós.

_________ frunció el ceño.

-¿Vas a hacer una gira?

-Primero tenemos que terminar el trabajo en los estudios. Haremos una pequeña gira por Estados Unidos; sólo visitaremos diez ciudades -la tranquilizó, mientras seguía empujando a Cal-. Vendrás conmigo, ¿verdad? Dijiste que pasarías, al menos, unas semanas conmigo, ¿qué importancia tiene dónde estemos?

-Esta joven es una distracción innecesaria -dijo Cal, deteniéndose en la puerta-. No encaja con la imagen que hemos vendido a la prensa. Un niño malo con la voz de un ángel. Cosas como ésa es lo que hacen vender discos. Si sale a la luz que llevas a tu novia contigo en la gira, el álbum no se venderá.

-Si no te esfumas en los próximos diez segundos, no daré ni una sola rueda de prensa en las primeras tres ciudades.

Con el ceño fruncido, Cal salió como un ciclón, cerrando la puerta de un portazo. Nick se apoyó contra la puerta con un gemido.

-Tiene buenas ideas, pero es tan cuadriculado que me vuelve loco. Así que... vendrás conmigo a la gira, ¿no?

_____________ había ajustado su agenda para poder estar con él. Pero ¿una gira? La situación entre ellos era ahora un poco embarazosa. Y tener a Cal y a Ryan estando a su alrededor no ayudaba mucho precisamente. O... ¿quizá pensaba así porque era incapaz de apartar a Joe de sus pensamientos?

¿Lamentaría él haberla rechazado e insultado? ¿La estaría echando de menos? Incluso en ese momento, __________ ardía en deseos de coger el móvil y llamar a Kevin para preguntarle por aquel militar testarudo. Pero, ¿para qué? Aunque Joe la quisiera, jamás lo reconocería. Por alguna razón, ella le hacía sentir vulnerable y él no podía tolerarlo.

Y maldición, eso dolía.

___________ se aclaró la garganta mientras intentaba ordenar las ideas.

-Antes tendré que asegurarme de que no tengo ningún otro compromiso pendiente, pero creo que podré ir.

-Genial. - Nick se encogió de hombros y la condujo de vuelta al sofá, dejándose caer en él y colocándola a ella en su regazo.

-La verdad es que no quiero que te vayas. Llevo mucho tiempo queriendo estar contigo. Eres justo lo que necesito, hermosa. Sin ti a mi lado, puedo llegar a ser un chico muy malo -dijo brindándole una sonrisa capaz de iluminar un estadio.

Eso era justo lo que la prensa decía de él. Con esa atractiva apariencia acompañada de dinero y fama, Nick había caído de lleno en el sexo, las drogas y el rock'n'roll, en ese orden. Era extraño estar sentada en su regazo, sólo podía preguntarse cuántas mujeres más habían estado sobre sus muslos y qué había pasado después. De cualquier manera, estaba claro que no la excitaba como Joe, ni la hacía sentirse cómoda como Kevin.

-¿Acaso pretendes que cambie tus malas costumbres?

Él le cogió la mano y le acarició la palma con el pulgar.

-Eres una influencia positiva. Mi talismán. Mi conciencia.

«¿Qué?». La última vez que habían hablado ella no era lo suficientemente salvaje para vivir con él ¿y ahora era su conciencia?

-No frunzas el ceño -dijo él-. Es algo bueno.

Ryan miró el reloj.

-Ha llegado el momento de ir a ver a Jimmy para que dé su jodida opinión sobre las canciones del nuevo álbum.

-Jimmy es mi productor -le aclaró Nick a _________-. Entretén al toro por mí, ¿vale? Quiero estar a solas con __________.

La mirada de Ryan se deslizó sobre ella hasta detenerse en sus pechos. De alguna manera, se sintió tocada sin permiso. Casi violada. Sintió un escalofrío. Si era él el tercer miembro de los trios de Nick, y si ella iba a mantener ese tipo de relación con él, tendría que decirle que se buscara a alguien cuya mirada no le hiciera sentir la necesidad de vomitar.

-Claro -dijo Ryan-, necesito tomar un reconstituyente antes de irme. -Examinó el mini bar y sacó un par de botellas de licor. Abrió uno y se lo bebió en unos segundos- ¿Quieres?.

Nick miró los botellas que Ryan tenía en las manos y luego a ________. Ella echó una ojeada discreta al reloj. Eran sólo las dos de la tarde y ¿ya andaban bebiendo alcohol? _________ sintió la mirada de Nick sobre ella, y cuando levantó la vista, él le dirigió a Ryan una mirada de advertencia.

-No, aún es pronto.

-Bro, siempre dices que en algún lugar del mundo ya han dado las cinco.

Con un encogimiento de hombros, Nick frunció los labios y apartó la mirada. Luego le dirigió a una sonrisa radiante.

-¿Ves?, es ___________. Ella tiene una influencia positiva en mi vida. ¿Te das cuenta de lo buena que eres para mí, mi hermosa?

Nick le apretó la mano. __________ le devolvió el apretón casi en un acto reflejo, pero las palabras de él resonaron en su mente. «¿Por qué soy buena para él?» ¿Cuándo se había convertido ella en algo bueno y ventajoso?

-No puedo esperar a conocerla mejor. -Ryan le lanzó a __________ una sonrisa ardiente y se despidió de Nick con una palmada en el hombro, añadiendo-: reserva el trasero para mí.

A pesar del tono bajo de Ryan, __________ no pudo evitar oírlo. Y se enfadó. Aquel imbécil estaba dando por sentado algo para lo que ella aún no había dado su consentimiento. Joe había sido su amante en compañía de Kevin, cierto, pero había sido imposible no adorar a Kevin. Era todo encanto y sofisticación.

Un seductor innato, dulce y excitante. Y Joe...ella había confiado en él desde el primer momento a pesar de que podía comportarse como un auténtico bastardo y decir las cosas más horribles y maliciosas con el único fin de apartar de su lado a las personas que lo amaban.

-Piérdete - Nick le señaló a Ryan la puerta con el dedo.

El músico, con cuatro botellas en la mano y su tatuaje de calavera, abandonó la habitación unos momentos después. __________ soltó un suspiro de alivio.

-No le hagas caso. A veces es un idiota.

_________ no se lo discutió.

-Me ha dicho que lo comparten todo. Es el otro hombre de tus tríos, ¿no?

Nick se removió con inquietud bajo la escrutadora mirada de _________.

-¿Cómo es que sabes eso?


-Cuando me dijiste que vivías de una manera poco ortodoxa que no podría soportar, leí la prensa sensacionalista, hice algunas preguntas y encontré la respuesta.

-Ah, nena. -La rodeó con sus brazos y depositó un beso amistoso en sus labios-. No haría eso contigo. Esas chicas no son importantes. Ryan y Cal pueden asegurarte que todas esas cosas que ocurren en las giras son insignificantes. Y que alguien como yo puede encontrar...aburrido. Algo tan común como cepillarse los dientes un par de veces al día.

«¿Dos veces al día?». ¿Con una desconocida? ¿Y le resultaba aburrido?

-No me mires así. No lo digo por herirte. Sólo soy honesto. Pero tú... eres importante para mí. Contigo, nunca me aburriré. He pensado mucho sobre ello, y jamás te compartiré. Eres demasiado dulce. Demasiado buena. Y quiero que sigas siendo así.

Eran unos pensamientos preciosos. Pero ella no era una santa ni nada parecido. Y ¿qué pasaría si él se aburría?

Frunciendo el ceño, ___________ se deslizó en el sofá al lado de él.

-No soy tan dulce. Y no soy totalmente inocente. Después de saber sobre tu inclinación por compartir a las mujeres, fui a ver a alguien que también lo hace. Ese hombre y su hermano me han...estado enseñando.

Nick se quedó boquiabierto.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Fantasía Prohibida -TERMINADA-   Hoy a las 04:30

Volver arriba Ir abajo
 
Fantasía Prohibida -TERMINADA-
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 12.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente
 Temas similares
-
» Fantasía Prohibida -TERMINADA-
» Placeres Prohibidos (Joe, Nick y tu) HOT Adaptada TERMINADA
» Cosecha de patatas terminada
» HUSH HUSH (joe y tu) TERMINADA
» terminada: eℓ мejσʀ αмiɢσ dᴇ мi pαpi--●Joe[erótica]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: