Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 ¨comprometida (Nick & Tú))

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
tefi1010
Forista!


Cantidad de envíos : 61
Edad : 21
Localización : Lima
Fecha de inscripción : 30/04/2011

MensajeTema: ¨comprometida (Nick & Tú))    Enero 31st 2012, 21:42

Hola espero que les guste mi novela Very Happy

Nombre: Comprometida
Autor: Yo
Adaptación: No
Género: Drama & Romance
Advertencias: No
Otras Páginas: Si, la he publicado en otra pag Very Happy

Primer día: El primer baile
(no te dejes engañar por unos ojos azules)

Parte 1:

El día estaba triste fuertes vientos azotaban la maravillosa isla ¨The Summer¨ supuestamen te nunca hacía frío o truenos en este lugar que parecia el paraiso o eso decian en esos volantes bartatos que te daban en la agencia de vuelos internacionales, algunas personas piensan que estar en una isla alejada de la sociedad es lo mejor que te puede suceder, pero en mi opinion es peor que estar en mi pequeña casa lejos del galmur al que me había sometido gracias a que mi hermana se ganó la lotería que cierta forma no me importaba, aunque el dinero es importante igual he sido feliz viviendo en aquella pequeña casa qque compartíamos en un condominio de la peor zona, pero éramos felices y eso era lo más importante para mí. Verónica, mi hermana mayor, se había casado con un arquitecto que tenía más millones en su cuenta de crédito que el presidente o el rey del pop Michel Jackson, aunque suene demasiado exagerado era cierto mi hermana me lo había contado después de que se casara en Francia y se diera su maravilloso beso de bajo de la famosa torre Eiffel, ella quería su hermosa foto a blanco y negro como en el año de los setenta u ochenta, su vestido había sido diseñado por la famosa Carolina Herrera, me había quedado enamorada de aquel maravilloso vestido que había deslumbrado a la famosa familia Di Niro. Sheila, la hermana de Robert, me había obligado a usar uno de esos vestidos incómodos que no te dejan caminar y unos enormes zapatos a lo pie grande. Comencé a pasearme por la habitación en la que había estado descansado hace unos segundos pero ahora no quería salir de mi refugio, estaba ¨disfrutando¨ de la generosidad de mi cuñado por traerme a su paseo amoroso.

- _____ iré a cenar – me comento la atolondrada de Sheila acomodándose su vestido de jovencita, la mujer tenía treinta y dos años y aún era soltera – apresúrate que no quiero llegar tarde al coctel
- No tengo ganas de salir, puedes irte sin mí – saque mi libro para leer aquella historia de amor y drama – quiero leer un poco
- Como quieras, eres tan aburrida que ni el hongo te soporta – era su milésima queja sobre mi forma de ser o mi extraño comportamiento por querer leer o escribir algo interesante
- Gracias por el halago – le dedique una sonrisa fingida, estar sonriendo todo el día me hacía doler el rostro – ahora vete que no llegaras a ese famoso coctel y no encontraras el amor de tu vida o algo mejor no encontraras mesa para que comas decentemente – le sugerí con mi risita sarcástica pero era cierto, tanta gente fina iría a ese maravilloso coctel
- A tus veinte años te pareces a Morgana – se quejó de nuevo la señorita refinada que me hartaba con sus estúpidos halagos – debes ser más como tu hermana
- No quiero casarme como si fuera una prófuga de la justicia – cogí mi pequeño libro titulado ¨Romeo y Julieta¨
- ok señora Morgana - despues de su último halago cogió su máscara y se fue

Cogí mi libro y me recosté en el sofá que se encontraba frente a la ventana empapada por las gotas de la lluvia que se resbalaban y desaparecían al final del fierro que sujetaba el vidrio. Abrí en la pagina veinticuatro para seguir deleitándome con aquella hermosa historia de amor que terminaba en la tragedia por la muerte de Romero y el suicidio de Julieta, hace poco saque la mejor conclusión que me hiso pensar por dos horas enteras sobre aquella relación un poco extraña, mi conclusión fue: si Romeo y Julieta pelearon por su amor fue porque era algo prohibido pero si no hubiera sido prohibido hubieran terminado aburriéndose el uno del otro, aunque era una ridiculez que sus padres pelearan por unos cuantos billetes más en la chequera de la familia de Julieta. Cansada de golpearme la cabeza con aquellos pensamientos que me hacían olvidarme del mundo y de la soledad que habitaba mi habitación y mi corazón. Sheila tenía razón sobre lo que me decía todos los días, era tan aburrida que si Shakespeare me conociera pensaría que más aburrido es estar conmigo que escribir Hamlet. Me aburría en estas cuatro paredes, vivir en una granja ordeñando vacas sería mejor que estar vestida con un vestido de seda muy fino que me hacía verme diferente pero como dicen: aunque la mona se vista de seda, mona se queda, y era cierto aunque me vistiera con los mejores trapos que me pudiera comprar con el dinero de Robert, mi aburrido y anticuado cuñado, seguiría siendo la misma chica que había vivido en un pueblo nada entretenido. Dirigí mi mirada al vestido que se encontraba al costado de la máscara que Sheilla me había dejado sobre la cama, aquella maldad de su parte era una tentación que no podía dejarla pasar ¿Me puede pasar algo malo si iba? ¿Conoceré a alguien interesante? ¿Me acostumbraría a la aristocracia? ¿Me codearía con la gente de alta sociedad? La repuesta de todas esas preguntas era un simple ¨tal vez´. Me puse de pie, cogí el vestido y me metí al baño que se encontraba a unos pasos de mi cama, estaba decidida a seguir los pasos de mi querida cuñada, parece tan estúpido hacerle caso a un chica que sólo tiene una neurona que estaba quemada y visiblemente no funcionaba. Salí del baño con el vestido puesto, la mujer tenía buenos gustos para la moda y sabía elegir los mejores vestidos aunque estos sean tan incómodos como estar parada en autobús esperando que alguien se pare o te ceda el asiento para que puedas sentarte plácidamente y relajarte hasta llegar a tu destino o aparezca una persona mayor de edad para quitarte tu tranquilidad y cederle tu asiento a regañadientes. Salí rumbo al coctel que estaba establecido en la alberca del hotel por los fuertes vientos no había realizado al aire libre y fue una buena opción, no me imaginaba estar con un diminuto traje elegido por mi hermana o mi cuñada, entre al salón y me coloque la máscara que había encontrado al costado de mi hermoso vestido de princesa ¿parecía ridículo? Quizá sí, pero recordaba aquellos días de mi niñez que siempre había deseado tener un traje de princesa con la famosa corono que me distinguiera de mis pequeñas compañeras odiosas y creídas, había estudiado en un colegio de mujeres y había sido horrible estudiar en un lugar al quue no pertenecía mi hermana decía que gracias a Alberto, mi tío, podíamos asistir a un colegio privado pero lo cierto era que mi abuelo le mandaba dinero le mandada suficiente dinero a Johana, mi tía que había cumplido el papel de ¨madre¨ por así decirlo porque la condenada no tenía ni una pizca de ternura con nosotras y menos con sus propios hijos, y para rematarla era alcolica y nol quería aceptarlo por mieda a que la gente del pueblo la viera mal ¿Importaba demasiado el que dirán? Mi tía siempre estuvo pendiente del chismorreo que se esparcía por el pequeño pueblo, vivir en ese lugar pequeño y atrapado, porque así era mi pequeño pueblo, la gente vivía de tu vida y no se preocupaban por sus hijos o sus esposos, siempre escuchaba a Johana comentar con las vecinas las vidas maritales de algunas personas que vivían a nuestro alrededor. Cogí una copa de vodka que estaban repartiendo los mozos y la acerque a mis labios para probar un poca la miel de ese licor que estaba pasando por mi garganta quemándola un poco como si en mi interior estaría ocurriendo un incendio, la solución para aquel dolor era dejar de tomar bebidas que contienen alcohol. Mire a mi alrededor y me quede mirando a todas esas personas que habitaban el lugar: algunas bailaban con sus esposos, otras con sus amigos, otras con los amigos de sus amigos, otros como Sheila con un desconocido y otras como yo que estaban sentadas mirando al vacío o cotilleando con las personas de su mesa. Observe como una mujer alta de cabello rizado que le llegaba hasta la cintura, vestida con un traje típico de Japón se acercaba a la mesa y depositaba sus pertenencias ¿Me había confundido de mesa? ¿Había estado perdida en mis pensamientos y me había extraviado? Observe de nuevo a la rubia y espere que tomara asiento para preguntarle de quién era la mesa en la que me había atrevido a sentarme con libertad.

- Disculpe ¿me puede decir de qué familia es esta mesa? – le pregunte amablemente, ella sonrió al parecer trataba de ocultar su enojo
- Di Niro familia Di Niro – asentí, definitivamente no me había equivocado de mesa – ¿Por qué? - me pregunto mirándome a los ojos, sus ojos eran de color marrón, definitivamente unos ojos comunes
- Pensé que me había confundido de mesa, me llamo _______ Sandoval, mucho gusto – me presente, la mujer ensancho una sonrisa asiendo notar su dentadura perfectamente blanca
- Disculpe la molestia soy Tamara, la esposa de Gabriel, el hermano de Robert, el gusto es mío – su sonrisa era más falsa que sus extensiones
- No se preocupe supongo que no conozco a toda la familia de mi cuñado – di un sorbo a la bebida que hace unos segundos me había causado disgusto
- No te recomiendo que conozcas a la familia Di Niro son unos malditos egoístas que merecen quemarse en el infierno como Gabriel – se quejo abiertamente, me sorprendió ver a la mujer quitarse la máscara y dejar al descubierto sus ojos enrojecidos por las lágrimas que aun cesaban y marcaban un camino lento y pausado hasta llegar a la mesa – he sido una buena esposa y aun así se ha atrevido a engañarme, venía a este lugar decidida a arreglar las cosas pero me lleve una gran sorpresa ¡tenemos un hijo! – asentí sin saber que responder por aquella confesión que para ser sincera no me interesaba – debo marcharme, no me veré como la esposa dañada – nuevamente asentí y ella desapareció empujando al mozo
Volver arriba Ir abajo
carola dash
Nuev@


Cantidad de envíos : 7
Edad : 21
Localización : Rio de janeiro
Fecha de inscripción : 25/01/2012

MensajeTema: Re: ¨comprometida (Nick & Tú))    Febrero 1st 2012, 14:33

sube mas porfavor me gusto mucho jajjajaaja
Volver arriba Ir abajo
tefi1010
Forista!


Cantidad de envíos : 61
Edad : 21
Localización : Lima
Fecha de inscripción : 30/04/2011

MensajeTema: comprometida(Nick & tú)    Febrero 2nd 2012, 13:49

[center]Primer día: El primer baile
(no te dejes engañar por unos ojos azules)[/center]
Parte 2
Parte 2 :

- Disculpe a mi cuñada, está un poco mal humorada – la disculpo mi hermana con el mozo a la mal humorada de Tamara – está echando humo – se río ella abiertamente

- Sí, me conto que Gabriel la había engañado ¿es cierto? – le pregunte y su risa se desvaneció dejando a una Verónica seria

- Sí, al parecer Gabriel ya no desea seguir casado con ella y lo comprendo, cuando conocí a Tamara me acuso de haber coqueteado con su esposo, ella notoriamente no sabía no sabía que era la prometida de Robert – asentí sin interés alguno por aquella conversación – ven te presentare a unos amigos de Robert, son muy amables – me puse de pie y la seguí a un lugar apartado de la gente, Robert estaba conversando con un chico alto por que podía ver su cabello era castaño y estaba adornado por unos rulos definidos – les presento a Emily, mi hermana menor – aquello hizo que mi pantera interior gruña por el comentario inoportuno de mi hermana – está bien Emi no tiene nada de malo que tengas veinte años – a Verónica le divertía que sea la hermana pequeña para mandarme y mimarme – ellos son Natalia, Laura y Nicolás – salude a las dos mujeres con doble beso en la mejilla como normalmente se acostumbraba en este lugar, me acerque a Nicolás y le di igualmente dos besos en la mejilla

- Gusto en conocerlos – mi cuñado, mi hermana y las dos mujeres me miraron sorprendidos por mi actitud con el joven pero normalmente se acostumbraba a hacer eso o eso pensaba yo hace unos momentos – ¿Qué sucede? – le pregunte en un susurro a mi hermana, mientras todos los demás regresaban a sus conversaciones como si nada hubiera sucedido

- Normalmente a las personas de la realeza se les hace una reverencia – me indico mi hermana, me quede petrificada, había escuchado que a aquellas personas les molestaba la insolencia de las que no sabían que eran importantes como yo

- Lo siento yo no sabía que era parte de la realeza – ella asintió y me dedico una hermosa sonrisa que naturalmente si fuera en otra situación me hubiera hecho sentir mejor

- No te preocupes al parecer no le molesto demasiado – asentí y pase rápidamente mi mirado en el lugar, una hermosa canción había empezado a sonar en el lugar, aquella canción provoco que las personas salgan de sus escondites y fueran a mover sus esqueletos elegantemente

- ¿desea concederme esta pieza? – mire sorprendida a Nicolás después de dos segundos miré su mano extendida esperando una respuesta, debía ser un sueño él no podía ser de la realeza su traje no reflejaba aquello – sigue aquí – sacudí mi cabeza y le dedique una pequeña y agradable sonrisa

- Sigo aquí, disculpe pero me perdí en mis pensamientos ¿Qué me preguntaba? – le pregunte absorta de la realidad

- Si me concede esta pieza – asentí y cogí su mano que había permanecido extendida por varios segundos – es usted una dama muy hermosa - me halago con un ¨hermoso¨ cumplido – últimamente los chicos de mi generación ya no tenían piropos exclusivos

- Gracias – le dedique una sonrisa fingida – mi hermana me comento que usted es parte de la realeza – le dije seguido de mi comentario, el joven me obligo a dar una vuelta

- Es cierto – aquel hombre me miraba con sus azules penetrantes

- He escucho que algunos ojos esconden ciertos secretos, puedo afirmar que los de usted esconden más de uno – le asegure, mientras daba otra vuelta al compas de la música

- Bueno las personas escondemos muchos secretos y créame que a mis treinta años escondo demasiados –quede boquiabierta con su confesión tan inoportuna – por lo que tengo entendido usted estudia psicología – asentí mientras trataba de asimilar la gran confesión de aquel hombre – entonces visiblemente puede darse cuenta que le he mentido sobre mi edad – cambie mi rostro a uno de confusión

- ¿me quiere ver la cara o me parece? – le pregunte mientras trataba que mi enojo no me consumiera

- Tengo veinticinco años recién cumplidos y con respecto a su pregunta definitivamente no acostumbro a verle la cara a ninguna bella dama como usted – maldito hijo de la realeza, si pudiera estrangularlo lo haría sin pensarlo dos veces

- Me veré obligada a dejarlo en la pista de baile si sigue diciendo esos halagos tan comunes – quería irme y dejarlo en la pista de baile para humillarlo pero mi hermana me mataría, nuevamente di otra vuelta

- Discúlpeme si la ofendí con mis halagos, tengo entendido que a las mujeres les gusta que las halaguen por su belleza tan deslumbrante – puse mis ojos en blanco para asimilar las estupideces que estaba diciendo el descarado príncipe o lo que sea

- Tengo una pregunta para usted – si me quería arruinar la noche lo estaba consiguiendo – usted es: Marqués, Príncipe, sir, Lord, Rey o simplemente un estúpido muchacho que pretende impresionarme con sus estúpidos comentarios y con la decencia que a simple vista no padece

- Me gustaría quedarme con la última opción pero lamentablemente soy príncipe pero si usted prefiere pensar que soy un muchacho que intenta impresionarla y que poseo tan poca decencia, no tengo ningún problema – asentí de mala gana

- Disculpe la molestia Nicolás – él asintió y beso las puntas de mis dedos, había terminado la canción

- Ha sido un gusto bailar con usted – asentí – le aseguro que vendrán mucho más – se alejó de mí 

Todo se había paralizado en mi interior, aquel baile con aquel hombre tan edxtraño me había dejando pensabado en muchas cosas que no quería aceptar, tenía un mal presentimiento sobre su presencia, sobre su forma de ser y definitivamente me veía como un trofeo que había ganado después de un rudo round de lucha libre ¿él era parte de mi futuro? No, no era parte de mi futuro ni estaba en mis planes salir con un tonto joven que se creía más que otra persona por el simple heho de ser de la realeza. Me acerque al lugar en el que se encontraba mi hermana y me puse a su lado, Verónica platicaba entretenidamente con su marido y el famoso amigo de mi cuñado. Gire mi cabeza unos segundos y pude observar a Sheila conversando tranquilamente con un chico que llevaba el cabello desordenado por haber bailado demasiado tiempo. llevaba u ntraje negro de gala y una máscara que cubría parte de su rostro, me alegraría si Sheila al fin encontraría a otra persona para decidir su estilo o su guardarropa. ¿Qué te sucede? – escuche que me preguntaba mi hermana sacándome de mis hipnotismo

-Nada importante – le respondí caso omiso a lo que mi hermana seguía parloteando con las mujeres que por su acento pude deducir que pertenecían a Inglaterra

-Entonces ¿Deseas venir? – me pregunto de nuevo mi hermana si entender su pregunta, simplemente la quede mirando y luego le dedique un dulce sonrisa – te preguntaba si deseas venir a jugar mañana con las chicas

-Verónica ya estoy grande para jugar con muñecas – le conteste y ella se ruborizo

-Me refiero si deseas jugar golf

-Mañana regresaremos a casa ¿verdad?- no podía quedarme más días – no puedo perder mi empleo

-Exactamente nos regresaremos mañana, y sobre tu empleo debes abandonarlo – otra vez lo mismo

-No lo haré, yo no tengo dinero para permitirme dejar mi trabajo, hermanita – ella sabía que no me gustaba quedarme en casa mirando posters de uno que otro cantante

-Tranquila Emi todo está bien, Robert tiene tu futuro trazado – mi hermana me dedico una sonrisa y después se alejó con su esposo a su habitación

¿Qué quería decir con que tenía mi futuro trazado? Definitivamente mi hermana estaba loca o el matrimonio le acento mal. Me despedí de las dos mujeres y le dedique una sonrisa al príncipe engreído ¿enserio era parte de la realeza? Respire hondo y me aleje de la fiesta para poder retirarme a descansar, deseaba no tener otra pesadilla desgarradora como la de la última semana era horrible, aquel sueño se repetía y no me dejaba tranquila, pero era algo extraño porque aquel sueño no tenía lugar en mis recuerdos y menos lo recordaba como alguna experiencia. Entre a mi habitación y me puse el camisón para dormir no tenía la mínima intención de volver a ingerir esas pastillas que me receto el médico. Me acosté en la cama que estaba a unos pasos del baño, y me puse de costado deseando que no me torturaran de nuevo en mis sueños. Cerré mis ojos y me relaje para dormir plácidamente después de una larga fiesta con un baile agotador con un chico que supuestamente pertenecía a la realeza.
:


Volver arriba Ir abajo
mar29
Forista!


Cantidad de envíos : 129
Edad : 20
Localización : venezuela
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: ¨comprometida (Nick & Tú))    Marzo 22nd 2012, 19:03

siguelaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¨comprometida (Nick & Tú))    Hoy a las 13:31

Volver arriba Ir abajo
 
¨comprometida (Nick & Tú))
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Setup The Strokes: Nick Valensi y Albert Hammond Jr.
» HA MUERTO NICK CURRAN
» Nick Capaldi - A Shade of Orange (2012)
» NICK LOWE en España (abril 2013)
» "MENSAJES DE AMOR DE UN DESCONOCIDO" (NICK Y TU) NUEVA NOVE **COMEDIA,ROMANTICA** :)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DRAMATICAS-
Cambiar a: