Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 05:16

Hola nenas, disculpen haberme perdido D: pero es que como ahora ando en examenes de lapso, ando full y lo unico que quiero hacer es dormir, y nisiquiera me queda tiempo. Ahorita voy corriendo al colegio, porque quien siempre me lleva, se le presento algo y madrugo, asi que, estoy esperando a unas amigas. Prometo que cuando llegue, subo dos capítulo o talvez mas si? LAS QUIERO :3

Cuidense. XO
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 12:27

Sombras grises.
Capítulo seis.




Joe bajó veloz por las escaleras hasta la calle, luego se paró en la acera, con todos sus sentidos alerta.
—¡Alexi, muéstrate!—Se dio la vuelta hacia el sonido de una suave risa que le llevó una ráfaga de viento. —¡Alexi, maldito seas, muéstrate!
—Estoy aquí.
Joe se giró, todo su cuerpo tenso, preparado para el ataque.
Una fina niebla gris se materializó fuera de las profundas sombras de la noche, fundiéndose en la forma de un hombre, un hombre al que Joe reconocía demasiado bien.
—Alexi.
El conde se inclinó por la cintura. Parecía un aristócrata del antiguo mundo, con una camisa blanca de mangas amplias abierta por la garganta, estrechos calzones negros y negras botas de piel blanda.
—Joe, mi viejo amigo. Nos volvemos a encontrar.
Joe sacudió su cabeza secamente. No había sentido temor en cientos de años, desde la última vez que se había encontrado con Kristov.
La fría y gris mirada de Alexi le recorrió con atención, sintió como si por su espina dorsal pasara hielo.
—¿Nunca te rendirás?
—Nunca.
Una risa burlona surgió de la garganta de Kristov.
—Me temo que esa tonta tenacidad a la que llamas honor puede significar tu destrucción.
—Quizás. ¿Cómo escapaste de Silvano?
Un sonido de mofa escapó de Kristov.
—Una tarea fácil, te lo aseguro. Descansé por cien años, estrechamente vigilado, así que no tuve que inquietarme por ser destruido—Una sonrisa cruel deformó sus labios. —Era un tonto pensando que podía tenerme en contra de mi voluntad. Estúpido mortal. Su tontería le costó cara. ¿Sabes que Miller está en la ciudad?
Joe asintió.
—Te tendré—dijo Kristov, sus ojos brillaban con confianza. —Cuando esté preparado os tendré a los dos.
—No.
—Oh, sí—Dijo Alexi con total y completa confianza. Miró hacia el apartamento de ______ y se relamió. —Y a la mujer, también.
—No. Deja a la mujer sola. Esto es entre tú y yo.
El conde sacudió la cabeza.
—Fue el aroma de su dulce sangre lo que me despertó de mi sueño. No descansaré otra vez hasta haberla tenido, hasta que su sangre alimente mi hambre y caliente mi alma. Ella me servirá bien, ¿no crees?
—¡Terminemos esto ahora!
—No, es demasiado pronto. Me temo que necesito un poco de diversión después de mi largo descanso, y tú y Miller me la vais a proporcionar. Y la mujer…—Alexi se relamió…—ella me proporcionará otra clase de diversión.
—¡No!—Un profundo rugido surgió de la garganta de Joe mientras embestía hacia delante, con los colmillos descubiertos y las manos como garras extendiéndose hacia la garganta de Alexi. Sintió un agudo dolor cuando Kristov le golpeó, sus uñas cruzaron la cara de Joe, abriendo cinco profundas heridas que se extendieron desde la línea del pelo hasta la mandíbula de Joe.
Joe sacudió la cabeza, arrojando con fuerza la sangre de sus ojos.
—¡Alexi!—Bramó el nombre del vampiro, desatando su dolor y su ira, pero Kristov se había ido, como si nunca hubiera estado allí.
Jurando en voz baja, fue por las escaleras hasta el apartamento de ______.
Después de preguntar quién era, ella abrió la puerta, sus ojos se ensancharon con horror cuando vio la sangre goteando de su cara.
—Joe, ¿qué ha pasado?
—Alexi es lo que ha pasado.
—¿Estaba aquí? Cerró la puerta con un portazo y echó el cerrojo.
—Ahora se ha ido.
—¿Estás seguro?
Joe asintió.
Sobre sus piernas temblorosas, ______ fue al cuarto de baño. Tiró de la toalla de la barra y la empapó en agua fría, luego volvió al salón. Joe estaba sentado en el sofá, mirando fijamente la puerta.
Sentándose a su lado, comenzó a limpiar la sangre del rostro de Joe.
—Probablemente necesitará puntos—comentó, entonces, mientras miraba, las profundas heridas que marcaban sus mejillas comenzaron a cerrarse. Era como ver una película a cámara rápida, pensó, la manera en la que el músculo y los tejidos se unían.
—Esto...—Se levantó y le dio la espalda, la toalla cayó, descuidada, de su mano. —No es posible.
—Me temo que es muy posible—replicó Joe.
—Luego es verdad—murmuró. —Todo es verdad. Todo lo que me contó Miller. Todo lo que dijo.
—¿Estás bien?
—No lo sé —Miró su cara. —Es verdad, ¿no? Tú eres uno de ellos.
Joe asintió. Hubiera preferido que ella no supiera la verdad, pero eso no iba a ser una ayuda por ahora. Consideró borrarle la memoria, pero mientras lo pensaba, decidió que sería mejor si ella estaba completamente enterada del peligro que le rodeaba.
—Pareces un poco pálida —comentó Joe. —Creo que estarías mejor sentada.
—Sí —dijo —creo que tienes razón.
Él la cogió justo antes de que se golpeara contra el suelo.
Joe se sentó en el suelo del dormitorio de ______, apoyó la espalda en el tocador y la miró dormir. Se había despertado de su desmayo débil, y él había insistido que se fuera a la cama. Ella no había discutido. Él sabía que esa era la manera mortal, buscar refugio en el sueño.
La manera mortal. Había sido un vampiro demasiado tiempo, era duro recordar un tiempo en la que había sido otra cosa, un tiempo en el que había sido un mortal, con una casa y una familia...
Poniéndose de pie, fue hacia la ventana y retiró las cortinas.
La oscuridad le esperaba fuera, llamándole silenciosamente. Ven, parecía decir el viento de la noche, ven y comparte la noche conmigo.
Era tentador, pero le había prometido a ______ que se quedaría con ella.
Miró a la distancia, sus pensamientos viajaron siglos atrás, volviendo al tiempo en el que había sido un marido y un padre. Cerró los ojos, y la imagen de Antoinette apareció en su mente, tan fresca y viva como si la hubiera visto hacía sólo unas horas—pelo negro como el cielo de medianoche, ojos verde—azulados, tan cambiantes como el mar. Y sus hijos—Antonio y Martina—tan jóvenes, tan inocentes.
Sus manos se cerraron en apretados puños, sus uñas se clavaron en la carne de sus palmas, mientras recordaba la última vez que les había visto, sus cuerpos desmadejados como muñecas de trapo sobre sus camas, sin sangre, sin vida. Alexi Kristov estaba en el marco de la puerta, con su boca manchada de carmesí, sus ojos rojos y febriles por el asesinato.
—Entonces es verdad—dijo Joe, horrorizado. Había oído todas las historias, escuchado los rumores y susurros que abundaban en el pueblo, pero no había creído que fueran verdad. Alexi había sido su amigo, y Joe había encontrado una explicación lógica para cada acusación hecha contra Alexi. —Todo es verdad—dijo de nuevo. —Eres un vampiro.
Kristov había sentido, con sus grises ojos fríos y distantes.
—Antoinette...
Joe fue hasta ella, pero Alexi le hizo un ademán para apartarlo.
—Ella ahora es mía.
—No.—Aunque mientras lo negaba, sabía que era verdad. Antoinette le miraba a través de la palidez de sus ojos sin alma, mientras gotas de sangre rezumaban de dos pequeñas heridas de su cuello. No humana, no vampiro, ya no era más su mujer, no más la vivaz chica de la que se había enamorado. Se había convertido en una criatura de Alexi. Teniendo la orden del vampiro, Joe sabía que ella le hubiera matado.
—¿Por qué?—Sólo esa palabra angustiada, salió de las profundidades de su corazón y su alma.
Alexi no respondió. Tomando a Antoinette de la mano, se volvió para irse. Con un sollozo, Joe arremetió contra él, con el único pensamiento de destruir a la criatura que había matado todo lo que él amaba.
Con un siseo, Alexi giró, con un horroroso brillo en sus ojos, sus manos sujetaron los brazos de Joe a los lados.
—¿Tienes ansias de morir, Jonas?
—Te mataré por lo que has hecho.
Alexi rió.
—¿Tú? ¿Matarme? Creo que no.
Joe luchó para liberarse, pero Alexi le sujetaba sin esfuerzo.
—No tienes fuerza para ir contra mí—se mofó Alexi. Con deslumbrante velocidad, envolvió sus manos en el cuello de Joe, despegando sus pies del suelo, mientras sus dedos exprimían lentamente el aliento de su cuerpo. —Quizás podría traerte de vuelta—siseó. —Luego podrías entender.
Joe miró ferozmente al vampiro.
—Yo entiendo, eres un monstruo.
Los grises ojos de Alexi cambiaron entonces, ardiendo, hasta que brillaron en un espantoso rojo. Sus labios retrocedieron, dejando al descubierto sus colmillos.
Podría haber tenido miedo, pero estaba demasiado lleno de ira y desesperación para sentir algo más que odio.
—¡Venga, hazlo!—gritó —Hazme lo que tú eres para que pueda matarte.
—Creo que no —replicó Alexi —Siendo un vampiro podrías perseguirme hasta la eternidad. Pero matarte ahora sería demasiado amable.
Joe peleó para liberarse mientras las manos de Alexi apretaban su garganta, obstruyendo el aliento de su cuerpo, hasta que se sintió caer, caer, en la oscuridad. En la distancia, oyó la burlona voz de Alexi.
—Te dejaré que vivas por ahora, Jonas. La vida será bastante más dolorosa para ti que la muerte.
Cuando despertó, el vampiro se había ido. No había vuelto a ver a Antoinette...
Joe abrió sus ojos al sentir que el amanecer se aproximaba. Era el momento de irse.
Comprobó que ______ estaba aún dormida. Parecía preciosa, vulnerable, tumbada allí, sus pestañas como oscura media luna contra su piel, sus labios cálidos y rosados. Tomó aire profundamente, inhalando su aroma—piel cálida dormida, un débil rastro de la colonia floral que ella prefería. Su mirada se demoró en el cuello, en el pulso que allí latía.
El hambre se agitó dentro de él. Inclinándose, rozó un mechón de pelo de su cuello, sintiendo cómo la anticipación crecía mientras sus colmillos se alargaban. Sólo un sorbo...
Un suave suspiro escapó de los labios de ella al tiempo ______ empezó a despertarse y se encontró con la mirada de él fija en sus ojos.
—Vuelve a dormir, ______—murmuró, con voz baja. —Vuelve a dormirte.
Con un suave suspiro sus párpados se agitaron y cayeron.
Momentos después, él se había ido.
______ parpadeó, cerró los ojos y los volvió a abrir. Debía de haber sido un sueño, pensó, o una pesadilla. Se levantó, su mirada revoloteó por la habitación, pero no había nada allí. Ella podría haber jurado que Joe había estado a su lado, doblándose sobre ella. ¿Había sido todo un sueño? Tuvo el brumoso recuerdo de su voz diciéndole que durmiera. Había sentido el roce de su boca contra su cuello, una cálida intimidad, un sentido de realización...
Con una sacudida de cabeza, se levantó y fue silenciosamente al salón. —¿Joe?
Él no estaba allí. Fue a la cocina, pero tampoco estaba allí. Quizás tenía una cita temprano, pensó y se hizo una taza de café. Y luego, como un torrente, todo lo que había pasado la noche anterior volvió a ella.
Joe diciendo que Alexi Kristov iba tras de ella, que los vampiros eran reales. Recordó que había sentido la misma sensación de mal que cuando estaba en la lavandería. Joe salió corriendo de su apartamento, volvió un tiempo después, con la cara hecha jirones.
Corrió las cortinas y miró fijamente por la ventana de la cocina, pero no fue la puerta del edificio de al lado lo que vio; fue los largos arañazos de la cara de Joe, cicatrizando ante sus ojos.
Puede que lo hubiera soñado, así como había soñado que se inclinaba sobre ella. Eso tenía que ser. Lo que había visto, lo que había creído ver, era imposible.
Apuró la taza y se sirvió otra. Fue al salón y se sentó en el sofá, sintió un repentino frío cuando vio la toalla en la mesita. La mancha marrón rojiza parecía muy oscura, muy siniestra, contra la blanca tela.
Tenía que haber sido real, todo.
Sintiéndose mareada, dejó la taza sobre la mesita. Tenía que haber una explicación lógica. Simplemente era eso.
Sólo que deseaba saber cual era.
Nicholas Miller estaba esperándola cuando salió del ascensor esa noche, después del trabajo. Llevaba pantalones anchos marrones, con una camisa blanca y una corbata de cachemir, su pelo marrón, cuidadosamente peinado, le mezclaba con los otros hombres que volvían a casa después de un día en la oficina.
—Señorita Richards.
_______ miró alrededor, esperando encontrar al guardia de seguridad. —¿Qué quiere?
—Me pregunto si ha pensado sobre lo que hablamos.
—No quiero hablar de eso —Le esquivó, buscando las llaves de su coche en el bolsillo mientras se marchaba.
Él bajó por las escaleras detrás.
Las manos de ella temblaban mientras abría el coche, luego se deslizó tras el volante, cerró con un portazo y echó el seguro.
Miró por el retrovisor cuando arrancó y salió del aparcamiento hacia al calle. Un Chevy azul oscuro le siguió por todo el camino. Miller lo conducía.
Pensó en ir a la policía, o conducir hasta que lo perdiera, pero no serviría de nada. Él sabía dónde vivía, y ella tenía que ir a casa antes o después.
Aparcó en su sitio, notando, que Miller lo hacía en el bordillo de enfrente del edificio.
Él le estaba esperando cuando llegó a las escaleras.
—Señor Miller, ¿Qué es lo que quiere?
—Nada, señorita Richards. Simplemente quería verla a salvo en su casa.
—Oh. Bien. Yo... gracias.
—Y darle esto.
______ miró fijamente la cruz con su cadena que él le ofrecía. Era cerca de una pulgada de ancha y pulgada y media de larga. Ella supo sin preguntar que tanto la cruz como la cadena estaban hechas de plata maciza.
Ella quería rehusarla, sabiendo que, si la tomaba, estaría admitiendo que creía en vampiros, que creía en lo que Miller le había dicho.
—Por favor, llévela—dijo Miller. —Si no para su protección, al menos para la tranquilidad de mi alma.
—Oh, de acuerdo.
—Aquí, déjeme que se la ponga.
Ella se volvió, sintiéndose tonta, y él abrochó la fuerte cadena de plata alrededor de su cuello. El metal estaba frío al contacto con su piel.
—Estaré en mi coche si me necesita. ¿Tiene mi número?
______ asintió.
—Que tenga una buena noche, señorita Richards.
—Gracias.
Consciente de su mirada en la espalda, subió las escaleras y entró en su apartamento. Lanzando el bolso sobre el sofá, fue a la ventana y apartó las cortinas, su mano tocó la cadena. Podía ver a Miller sentado en su coche.
Sacudiendo la cabeza, se cambió la ropa del trabajo por unos vaqueros y una camiseta. Empezó a quitarse la cruz, pero le daba un extraño sentido de seguridad, así que la guardó bajo la camiseta, y luego fue a la cocina para ver qué podía cenar.
Se acercó a la ventana varia veces. Le hacía gracia, tener a Miller sentado fuera, cuidándola. Pero, cuando la noche comenzó a caer sobre la ciudad, de repente se encontró contenta con su presencia.
Cuando la cena estuvo preparada, levantó el teléfono y marcó el número que él le había dado.
—¿Señor Miller? Soy ______ Richards. ¿Le gustaría subir y comer algo?
Hubo una ligera pausa. Ella podía imaginarlo mirando fijamente el auricular con sorpresa.
—¿Señor Miller?
—Sí, gracias.
Unos momentos después, llamaba a la puerta.
______ abrió la puerta, preguntándose si había hecho lo correcto. —Entre. La cena está preparada. Espero que le gusten las chuletas de cerdo y los escalopes de patatas.
Miller la siguió hasta la cocina, sentándose ante su invitación.
______ se sentó enfrente de él. Era un hombre guapo, decidió. No alguien que sobresaliera en una multitud, pero de alguna manera bien parecido.
Durante un rato comieron en silencio. Ella comenzó a ponerse nerviosa, teniendo a un extraño en su casa.
—¿Por qué está cazando al vampiro?—Preguntó cuando el silencio se hizo insoportable.
—Un vampiro destruyó a una joven mujer a la que le tenía cariño.
—No puede referirse a Kristov. Él ha estado indefenso cien años.
—No, no fue Kristov.
______ tragó el creciente nudo en su garganta.
—¿Quiere decir que hay más de ellos?
Miller asintió, con expresión sombría.
—Destruí al vampiro que mató a mi amiga, y destruiré a Kristov, también. Son el mal, todos ellos.
—Piensa que vendrá de nuevo, ¿no? Kristov, ¿es así?
—Ha estado aquí.
—¿Cómo lo sabe?
—Lo sé—Sus pálidos ojos azules se encontraron con los de ella. —¿Me equivoco?
—No, estuvo aquí la pasada noche
—¿Ha visto a Joe otra vez?
—¿Va a matarle también?
—Sí—dijo a media voz—cuando llegue el momento.
Ella parpadeó, asombrada de que él hablara con tanta calma.
—¿Por qué?
—¿Por qué?— Miller pareció sorprendido por la pregunta. —¿Por qué? Porque es un vampiro, por supuesto.
______ sacudió la cabeza. A pesar de lo que había visto la noche anterior, a pesar de todo lo que Joe le había dicho, ella no quería creerlo.
—Es verdad—Miller la miró bruscamente. —Jonas estuvo aquí de nuevo, ¿no?
—Anoche.
Brevemente, ella le dijo lo que había ocurrido la noche de antes, como Joe habría salido detrás de Alexi y había vuelto, sus mejillas abiertas y sangrantes, y cómo los profundos cortes se habían curado ante sus ojos.
Ella se calló, esperando que Miller le dijera que ella se lo había imaginado todo.
—Ha visto —dijo —y todavía no quiere creer.
—Parece tan imposible —Ella sacudió la cabeza —¿Cuánto tiempo lleva cazando vampiros?
—Desde que tenía dieciséis años.
—¡Dieciséis! ¿Qué dijeron sus padres?
—Es lo que hacemos —dijo Nicholas —Los Miller han cazado vampiros durante cientos de años. Es nuestro don. Nuestro destino.
—¿Vuestro don?
—Ser capaz de sentir su presencia.
—¿Entonces por qué no es capaz de encontrar a Alexi?
—No lo sé. Eso me inquieta.—Pinchó un trozo de carne, masticó pensativamente. —¿Va a venir Joe ésta noche?
—No lo sé. No lo dijo.
Miller levantó la cabeza.
—Él está aquí.
—¿Quién está aquí?—Preguntó ______, su corazón retumbó, aunque ella supo que no era Alexi. Hubiera reconocido su maligna presencia.
—Jonas.
—¿Está seguro?—Mientras preguntaba, hubo una llamada a la puerta. —¿Qué hago?
—Déjele entrar—dijo Miller. —Está de nuestro lado.
______ miró al hombre. Las palabras por el momento, quedaron suspendidas, sin decir, entre ellos.
Es un vampiro. Las palabras gritaban en su mente mientras abría la puerta.
—Buenas noches —dijo Joe.
—Hola —Ella le miró, preguntándose cómo un hombre tan guapo, que exudaba tanta vibrante masculinidad, podía ser un no—muerto. Llevaba unos pantalones anchos de color gris, una camisa blanca abierta por el cuello y mocasines negros.
—¿Puedo entrar?
Un estallido de risa histérica burbujeó dentro de ______. Era demasiado tarde para negarle la entrada a su casa. Se movió a un lado, luego cerró la puesta tras él.
—Tengo compañía—dijo.
—¿Oh?
______ asintió.
—Acabamos de cenar. ¿Te importaría unirte a nosotros para el café? No pudo evitarlo, rió tontamente. —Supongo que no bebes café.
—No —Los ojos de Joe se achicaron, estudiándola.
______ tragó ruidosamente, luego se volvió y se dirigió a la cocina.
Miller estaba detrás de la mesa, una mano sobre el crucifijo que colgaba de una cadena alrededor de su cuello.
Joe gruñó suavemente cuando vio al cazador de vampiros.
______ fue hacia el mostrador, mirando de un hombre a otro. Quien dijera que las apariencias engañan estaba realmente en lo cierto. Miller, de maneras lánguidas y apacibles, parecía más un cajero de banco que un caza vampiros. Y Joe—alto, oscuro y confiado, siempre bien vestido—parecía que podía salir en la portada de GQ.
—Supongo que se conocen—dijo ______.
Joe asintió bruscamente.
—Miller.
—Jonas—replicó Miller, su tono igualmente tajante. —La señorita Richards me ha dicho que Alexi estuvo aquí la pasada noche.
Joe se acarició la mejilla distraídamente, y ______ notó que las heridas habían curado sin dejar rastro.
—Sí—Replicó Joe. —Sabe que estás en la ciudad. Ten cuidado.
—¡Estuvo aquí, y tu dejaste que se marchara!
—Yo no dejé que se marchara, y lo sabes. Es más poderoso que la última vez que nos encontramos. No estoy seguro de que pueda ser destruido.
—¿Has perdido tu valor después de todos éstos años, Jonas?
—No he perdido nada— replico calmadamente Joe. —Nadie desea su muerte tanto como yo.
La mano de Miller apretó la cruz, sus nudillos se volvieron blancos.
—Hemos de encontrar dónde están sus restos durante el día.
—Ese se supone que es tu trabajo.
—¡Parad, los dos!— ______ se interpuso entre los dos hombres. —Esto no está solucionando nada.
—Tiene razón, señorita Richards, perdóneme.
—Puedes irte a casa ahora, Nicholas—dijo Joe. —Yo cuidaré a ______.
La mirada de Miller descansó sobre Joe por un largo, especulativo, momento y luego se volvió hacia ______.
—¿Quiere que me quede?
—Estaré bien— dijo ______, esperando estar diciendo la verdad —Gracias.
—Muy bien. Buenas noches, señorita Richards. Gracias por la cena.
—De nada.
Miller miró a Joe de nuevo, luego se dirigió a ______.
—Puedo encontrar el camino de salida.
______ miró a Miller salir de la cocina, luego se volvió a Joe.
—Pensé que vosotros dos supuestamente trabajabais juntos.
—Lo hacemos—dijo Joe con una sonrisa cáustica. —Me temo que estamos los dos un poco nerviosos.
—Un poco nerviosos— farfulló ______. —Eso debe ser el eufemismo del año.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 12:38

Sombras grises.
Capítulo siete.




—Bien— dijo ______, repentinamente incómoda por encontrarse a solas con Joe en su casa. —¿Quieres ver la tele?
Tan pronto como las palabras salieron de su boca, sintió el torrente de color elevándose desde su cuello hasta sus mejillas. ¿Los vampiros veían la televisión? ¿Realmente creía que él era uno de los no—muertos? Mirarle hacía que la idea pareciera ridícula. Nunca había visto a nadie, hombre o mujer, que pareciera más vital. Más vivo.
Él le hizo una mueca, como si supiera lo que estaba pensando.
______ le dejó de lado, ansiosa de tener algo en qué concentrarse. Cogiendo la guía de televisión, hojeó las páginas, mirando la programación para la noche del viernes.
—Bruce Springsteen estaba bien —murmuró—cincuenta y siete canales y no hay nada para ver.
Saltó cuando la televisión se encendió. Ella no lo había hecho; el mando estaba encima del aparato.
—¿Cómo hiciste eso?
Alzó una ceja y se encogió de hombros.
—Te lo dije, soy mago.
Se sentó en el sofá, tan lejos de él como pudo, sus manos se estrechaban entre sí en su regazo. El tema de Expediente X les dio un instante de distracción.
—¿Es verdad? ¿Eres realmente un vampiro, como dijo Miller?
Él vaciló sólo un momento, pero no había manera de negarlo, no después de lo que ella había oído, de lo que había visto.
—Sí.
El mundo pareció cambiar de alguna manera, y ella supo, en ese instante, que su vida nunca volvería a ser la misma.
—¿Bebes... bebes sangre?
—Cuando debo.
Habló tan tranquilo, como si su contestación fuera una respuesta ordinaria a una pregunta ordinaria.
Se quedó mirándole, estupefacta. Él era un vampiro. Muerto pero no muerto. Bebía sangre humana... Iba más allá de la comprensión. Intentó decirse a sí misma que eso no podía ser verdad, incluso aunque supo, en lo profundo de su corazón, que lo era.
—¿Y tu... duermes en un ataúd?
Elevó una ceja.
—¿Lo haces tú?
—Por supuesto que no. ¿Qué vas a hacer conmigo?—La visión de puntiagudos colmillos perforando su garganta apareció en su mente.
Él elevó una fina ceja marrón.
—¿Hacer contigo?
Elevó una mano a su garganta, el gesto era más elocuente que las palabras.
—¿Temes que beba hasta secarte?—preguntó, una ligera sonrisa curvó sus labios.
—¿Lo vas a hacer?
—No ésta noche—Sacudió la cabeza al ver la mirada de horror de ella. —Estaba bromeando, ______. No voy a herirte.
—Me gustaría creerlo—murmuró por lo bajo.
—Créeme. No tengo la intención de dañarte.
Su voz parecía envolverse sobre ella, acariciando su piel, ligera y blanda como un diente de león. Sus ojos... ella nunca había visto ojos tan profundos, tan oscuros, tan hipnotizadores. Oscuras llamas ardían en sus ojos, amenazando con abrasarla, engullirla hasta que no quedara de ella más que cenizas humeantes. Parecía llamarla, prometiéndole los secretos de la eternidad.
______ inhaló profundamente, estremecida. Podía oír su corazón latiendo como un trueno en sus oídos, se sentía sucumbir al oscuro poder que llameaba en los indescifrables ojos negros. Intentó mirar a otro lado, su corazón latió al triple de lo normal cuando descubrió que no podía apartar su mirada de él.
—Páralo—dijo con un grito sofocado. —Por favor...
Las llamas gemelas de sus ojos ardieron con más fuerza, luego se desvanecieron.
Joe respiró profundamente al tiempo que rompía la conexión entre ellos. Sintiendo que ella agradecería cierta distancia entre los dos, se levantó y caminó hasta el lado más lejano de la habitación.
—Lo siento.
¿Había dicho las palabras en voz baja o ella lo había imaginado?
______ cruzó sus brazos sobre el pecho. Estaba sola en su casa con un vampiro. El silencio se extendió entre ellos. ¿Por qué pedía perdón? ¿Por haber intentado hipnotizarla? ¿Qué le decía uno a un vampiro? Mil preguntas atravesaban su mente. Escogió una de ellas.
—¿Dónde conociste a Miller?
—Me dio la sensación de que aparecía allí donde yo estaba—contestó Joe. —Una noche me acerqué y le pregunté por qué estaba siguiéndome. Al principio, no quiso decirme nada—Se encogió de hombros —Finalmente, decidió decirme lo que yo quería saber.
______ se estremeció al imaginarse como había “convencido” a Miller para que hablara.
Joe la miró y suspiró. Sin duda ella siempre esperaría lo peor de él, aunque no podía echarle la culpa. Él era, después de todo, un vampiro. Sin duda, ella le consideraba una amenaza para su existencia. Con desgana, admitió que ella tenía razón en pensar eso. Nunca, en dos siglos, había legado el Don Oscuro a otro, pero con ______ sintió una gran tentación.
—Cuando Miller descubrió que perseguíamos lo mismo, decidió trabajar conmigo.
—Silvano me dijo que Alexi había estado en su familia por generaciones.
—Es cierto. Antes, ellos le guardaban en la cripta de una iglesia. La carga de cuidarle recaía en el miembro varón más viejo de la familia. El año pasado, su familia tuvo malos tiempos. Como cabeza de familia, Silvano decidió llevar a Alexi de gira. No fue una decisión muy sabia. No supe que ellos habían dejado el país hasta hace seis meses.—Un músculo se movió nerviosamente en su mandíbula. —Encontré a Alexi con tres días de retraso.
—¿Crees que serás capaz de destruirle?
—Eso espero.
—Miller dijo que él destruyó otros vampiros.
—¿Te habló de Catherine?
—¿Ese era su nombre? Sólo me dijo que un vampiro había matado a una amiga suya.—______ sacudió la cabeza. Era tan irreal, sentada ahí teniendo una conversación acerca de vampiros. Hasta hacía unos días, ella habría jurado que no existía tal cosa. Los vampiros no eran más que ficción, criaturas de leyenda, cosas que habían fabricado las películas de miedo y las pesadillas.
Su mirada se posó en Joe. ¿Cómo alguien—algo—tan escandalosamente bien parecido podía ser un no—muerto?
—¿Hay muchos vampiros por aquí?
—No demasiados—Se sentó en la gran butaca enfrente del sofá. —Por lo que sé, hay sólo dos de nosotros en la ciudad.
—Eso son dos de más, si me preguntas—farfulló ______. Se arriesgó a mirar a Joe, sintiendo que sus mejillas enrojecían cuando él elevó una ceja en una expresión que ella había comenzado a reconocer como irónica diversión.
—Si Miller tiene suerte, tu ciudad estará pronto libre de los dos.
—¿Sabes que piensa destruirte?—exclamó ______, sorprendida de que pareciera tan indiferente.
—Por supuesto. Es a lo que se dedica. Nuestro vínculo es sólo temporal.
—¿No estás preocupado?
—No.
—¿Por qué no? Si ha matado a otros vampiros, ¿qué te hace pensar que no va a matarte a ti, también?
Joe se encogió de hombros.
—El vampiro que mató a Catherine estaba recién creado. Los más jóvenes de nosotros son vulnerables; algunas veces creen tontamente que no pueden ser destruidos. Otras veces olvidan tener cuidado en quien confían, donde eligen dejar sus restos. Tal descuido es normalmente fatal.
—Pero él no fue al único que mató. Debe saber lo que está haciendo.
—¿Puedo esperar que eso signifique que estás preocupada por mi seguridad?
—Por supuesto que no. Bueno, puede que un poco— Se calló con una profunda inhalación. No sabía qué pensar. Todo era tan confuso. Era la verdad pero iba más allá de sus creencias.
Apretando uno de los cojines del sofá contra su pecho, ______ miró la pantalla de la televisión, pensando que esa clase de cosas podía estar bien para Fox Mulder. Sólo deseaba saber cómo arreglárselas con eso.
Deslizó una mirada furtiva a Joe. Parecía absorto en el programa. ¿Cuánto tiempo llevaba siendo un vampiro? ¿Había sido una elección suya? ¿Le había gustado?
Preguntas, demasiadas preguntas. Le dieron dolor de cabeza.
—Me voy a la cama— Se levantó, observándole con cautela. —¿Vas a quedarte a pasar la noche?
—Si lo deseas—Se levantó con un fluido movimiento que recordaba la corriente de agua en un embalse.
Se mordió el interior del labio, preguntándose quien suponía la mayor amenaza, si el vampiro que estaba en su casa, o el otro que probablemente estaba merodeando en las sombras de la noche.
—Te traeré algunas mantas.
—No te molestes—Su voz llevaba una nota de diversión.
—No es molestia.
—La noche es mi día—le recordó suavemente. —Duerme bien, ______.
—De acuerdo—murmuró. Como si pudiera dormir con un vampiro afiliado a los bebedores de sangre en su casa.
Joe gruñó por lo bajo mientras la veía dejar la habitación. En efecto, un vampiro bebedor de sangre, reflexionó, y sintió cómo sus colmillos pinchaban su lengua ante la imagen que ese pensamiento le había trasmitido. Aún no estaba lleno. Cruzando la habitación, miró por la ventana y dejó que sus poderes sobrenaturales escanearan la noche. Las tinieblas le llamaban. Unos miles de corazones latiendo le llamaban.
Con un suspiro se hundió en el sofá, su cabeza se apoyó en el respaldo y cerró los ojos. Podía oír a ______ preparándose para acostarse, podía seguir la pista de sus movimientos por los sonidos que hacía, como se lavaba los dientes, se limpiaba la cara, se cepillaba el pelo. Oyó el sonido estridente de su ropa cuando se la quitaba, el suave susurro de la seda deslizándose por la piel cuando se ponía el camisón, el susurro de las ásperas sábanas de algodón cuando se metió en la cama. Podía oír el sonido de su respiración, el firme latido de su corazón.
Respiró profundamente y los orificios de su nariz se llenaron con una abundancia de olores—la comida que ella había cocinado para la cena, el jabón que había usado para lavar los platos, el aroma de flores en la mesa de la cocina, la ropa sucia en la cesta, la ropa limpia en el armario. Y, por encima de todos ellos, el aroma de mujer en sí misma—el temor que intentaba ocultar, el perfume, la laca, el champú, el gel y la pasta de dientes que había usado durante el día, el calor de su cuerpo. Su sangre… eso era una tentación que se le hacía duro resistir, una seducción, que pulsaba y crecía cada vez que ella tomaba aliento.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 12:40

Otro???
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
# LoveJonas }
Forista!


Cantidad de envíos : 104
Fecha de inscripción : 17/05/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 16:17

No se si soy nueva o no; me lei tu otra nove que estuvo geniall y ahora leo estaaa
Siguela porfavorrr y la proxima uqe subas que sea de Kevion porfavorr
Volver arriba Ir abajo
liz_anasstazia
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1055
Edad : 22
Localización : Chile // en sueños vivo en LA xD
Fecha de inscripción : 11/09/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 16:43

sii otro please Very Happy
es que ahh, ansio leer mas
tu novela me gusta mucho Smile
plis mas Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 20:12

eyy Viccky! woooa! jaja la noove estaa geenial! me quuedo suuper intrigaada con cada cap! lo juuro! no tratoo de deeduucir algoo leeo el cap y me quuedo asi de Surprised jajaj peero me encaanta siguuuela!! Wink
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 15th 2011, 22:24

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 11:19

OmG Viicky esta genial laa nove!!!!!!!!

Joe vampiro, xd!!!!!


Siguelaaaaaaaaa

Otro Capiiiiii!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
AnglikN'Jonatica
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1009
Edad : 19
Localización : MUNDO: jonas Pais: nickland ciudad: Kevin City sector: joe jonas Casa 53-S..... Venezuela-Anzoategui(PLC)=)
Fecha de inscripción : 23/01/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 15:25

heeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeey!!! SOY NUEVA LECTORAAA! Here i am!! Very Happy siguela me facina la novela!! he leido otras novelas de vampiros y aveces se ponen fastidiosas pero esta no, esta es diferente! siguelaaa!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/anglikN
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 16:07

No es por nada, pero... Me gustan sus comments xdd me vician.

Bienvenida a # LoveJonas y a Angelika :* gracias chicas, como siempre digo amo leer comentarios y es super genial que lean la novela. Awww me pidieron que la proxima novela sea de Kevo *o* jaskjskas ya veremos, quien quita, y quizas si suba la proxima de kevo...

Okay! :3 subiré otro capítulo! :3 pero solo uno, aun no los he editado todos y no quiero quedarme sin capitulos ajskajksa bueno nenas, aqí va.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 16:17

Sombras Grises.
Capítulo ocho.




Apartó sus pensamientos de ella y se concentró en Alexi Kristov. Como siempre, pensar en Alexi trajo a su mente a Antoinette, y reanudaron el dolor de no saber como había muerto. ¿La mató Alexi rápido, compasivamente, o la dejó sola, una criatura sin alma, que no era, ni se tenía en cuenta a sí misma? ¿La dejaría vagando en la oscuridad, perdida y sola? ¿Murió de hambre y negligencia? ¿Había sido lapidada por una turba de asustados campesinos? ¿Quemada como a una bruja?
—Antoinette... —Gimió mientras enterraba en su interior las grotescas imágenes que habían aparecido en su mente.
La rabia le atravesó, quemándole con un calor blanco, chamuscándole de dentro a fuera. La ira alimentó el hambre en su interior, conduciéndole fuera del apartamento de ______, hacia la noche.
______ se despertó de un salto, su cuerpo estaba empapado de transpiración, el sonido de su grito resonaba en sus oídos. Con mano temblorosa, encendió la lámpara que había en la mesilla, su mirada recorrió la habitación mientras respiraba profundamente varias veces. Solo un sueño, sólo un sueño... pero parecía tan real, y había sido tan horrible.
Imágenes inconexas aparecieron en su mente... una mujer paseando por la playa, bajo la luna llena... una sombra oscura descendiendo en picado sobre ella como una monstruosa ave de rapiña... el grito de terror de la mujer... ojos sangrientos... afilados colmillos perforando la frágil piel del cuello de la mujer...
______ sacudió la cabeza para aclararla. Sabía que no podía volver a dormir, fue a la cocina y preparó una tetera. Se estaba poniendo una taza cuando recordó a Joe.
Llevándose la taza, fue al salón y encendió la luz. La habitación estaba vacía, la puerta estaba cerrada, la cadena de seguridad en su lugar. Las ventanas cerradas.
Revisó el dormitorio, pero él tampoco estaba allí.
Frunciendo el ceño, volvió al salón y se sentó en el sofá. El reloj del video señalaba casi las tres de la mañana.
—Valiente guardaespaldas—murmuró. ¿Dónde había ido, y por qué?
La contestación le quemó la mente, tan vívida como las imágenes de su pesadilla.
Era un depredador, y había salido a cazar en la noche.
Se mezcló con las cambiantes sombras de la noche. Sus pasos no se oían en el pavimento mojado. El olor vivo del océano llenaba su nariz; podía sentir el sabor con la parte posterior de su lengua.
Olió a la mujer antes de verla, y luego él estaba allí, caminando detrás de ella, oliéndola, hipnotizándola con sus ojos.
Con un gemido bajo, ella inclinó la cabeza y le ofreció su cuello. Y él lo tomó, sus dientes se hundieron en la tierna carne fresca, el sonido de su grito se mezcló con el sonido de las olas golpeando contra la orilla.
Y bebió y bebió y bebió, hasta que ella estuvo fría y vacía, y él estuvo caliente y lleno con la esencia de su fuerza vital.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 16:17

Creo que es demasiado corto... Otro...
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 16:19

Sombras Grises.
Capítulo nueve.




______ se levantó temprano después de una noche sin dormir, contenta de no tener que ir a trabajar. La noche anterior, ella había vuelto a la cama, sólo para revolverse y dar vueltas hasta el amanecer. Cada vez que cerraba los ojos, veía la imagen de Joe inclinándose sobre la mujer a la que había cazado en sus pesadillas, sus colmillos hundiéndose en el cuello de la mujer mientras vaciaba su cuerpo de sangre, de vida.
Poniéndose precipitadamente la bata, salió a recoger el periódico. Lo llevó a la cocina, se sirvió una taza de café, luego desplegó el diario en la mesa. Los titulares le gritaban:

EL VAMPIRO ASESINO GOLPEA DE NUEVO
YA SON NUEVE LOS MUERTOS ATRIBUIDOS AL ASESINO EN SERIE

Incluso antes de leer la historia, sabía lo que iba a decir, sabía que lo que había soñado no era en absoluto una pesadilla. El cuerpo de la mujer había sido encontrado en un vertedero cerca de la playa Huntington. Había dos heridas punzantes en su cuello, y le habían vaciado toda la sangre. La hora de la muerte había sido fijada entre las dos y las tres de la madrugada. No había testigos.
______ contuvo la nausea que le subía por la garganta, y miró con atención la foto granulosa en blanco y negro.
Necesitaba algo para ocupar su mente, se puso un chándal, y centró su atención en limpiar su apartamento. Puso la banda sonora de Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat en el reproductor de CD y comenzó a trabajar. Fregó los suelos de la cocina y el baño, le quitó el polvo a los muebles, pasó el aspirador por las alfombras, cambió las sábanas de su cama, y limpió el frigorífico por dentro.
Y en todo momento, en el fondo de su mente, podía ver la imagen de la mujer con la que había soñado, la mujer en la playa. ¿Cuáles habían sido los últimos pensamientos de la víctima antes de que el monstruo clavara sus colmillos en su cuello? ¿Había dolido? ¿Había sido terrible o el vampiro había nublado la mente de ella con su poder?
Ese monstruo... Se enjuagó las manos en el fregadero, y comenzó a colocar las cosas dentro del refrigerador. Era duro imaginarse a Joe como un monstruo. Era de lejos el hombre mejor parecido que jamás había conocido. Alto, oscuro y misterioso. Y muerto. O no—muerto.
Sabía que era verdad, aunque en la cocina, con la luz del día, parecía algo descabellado. Vampiros vagando por las calles de Los Ángeles.
Se secó las manos y entró en el dormitorio para cambiarse de ropa. Tenía que salir de la casa. Necesitaba estar rodeada de gente. Necesitaba estar fuera, al sol.
Agarrando su bolso y sus llaves, dejó el apartamento. El sol de la media tarde acarició deliciosamente su piel, y se quedó en el rellano un momento, calentándose con sus rayos.
—Buenas tardes, Señorita Richards.
Se asomó por el balcón y vio a su casero regando el césped.
—Hola, señor Abbott.
—Bonito día—comentó él, mirando el cielo. —Pensé que llovería esta mañana.
______ bajó las escaleras y se acercó a él, cuidando de que no se le mojaran los zapatos.
—Es difícil de creer que ya estemos en noviembre.
Abbott asintió.
—Pronto será navidad. ¿Dónde va el tiempo?
—No lo sé.
—¿Dónde va con éste día tan bonito?
—A ningún lugar en particular. Puede que haga algunas compras.
Abbott asintió de nuevo.
—Las navidades parecen llegar más temprano cada año.
—No puedo negarlo. Hasta luego.
—Vale.
El centro comercial estaba lleno. ______ sintió como su espíritu se elevaba al unirse al gentío de fiestas. La música navideña salía de los altavoces; los escaparates estaban decorados con Papa Noel, los renos y muñecos de nieve. Compró un traje pantalón de color lavanda para su madre, un jersey gris y un par de corbatas para su padre y un juego de escritorio para su jefe. Estaba oscureciendo cuando dejó el centro.
Iba cantando "Have Yourself a Merry Little Christmas" cuando subía las escaleras a su apartamento.
Las palabras murieron en su garganta cuando vio a Nicholas Miller esperándola a la puerta.
—Buenas tardes, señorita Richards.
—Hola, señor Miller. ¿Ocurre algo?—Él elevó una ceja mientras miraba con atención las alegres envolturas de los regalos que hacían bulto en varias bolsas. Leyó la silenciosa condena en sus ojos. Un asesino estaba acechando la ciudad, y ella había salido de compras como si fuera un día normal.
—¿Es posible que no haya oído las últimas noticias?—Un temblor recorrió su espina dorsal. —¿No habrá otro?
Él asintió con expresión sombría.
—Han encontrado otro cuerpo hace menos de una hora.
—¿Otra mujer?
—Una adolescente.
—Con ésta hace doce en poco más de una semana.
Miller asintió. Sus ojos, normalmente tan apacibles, resplandecían con furia impotente.
—No puedo creer que todo esto lo esté haciendo Alexi.
—¿Qué quiere decir?
—¿Tengo que deletreárselo, señorita Richards?
Le miró, recordando su pesadilla. Le gustara a no, lo quisiera admitir o no, Joe era un vampiro. Y como Alexi, necesitaba sangre para sobrevivir.
—No cree que Alexi sea el único involucrado en esos asesinatos.—Repentinamente se sintió completamente cansada. —Cree que Joe es responsable de alguno de ellos, ¿no?—Abriendo la puerta, entró en su apartamento. —Pase.—Dejó las bolsas en el suelo y se fue a la cocina.
Miller cerró la puerta y echó el cerrojo, luego la siguió. Permaneció en el umbral, con los brazos cruzados sobre el pecho, mirando mientras ella llenaba la cafetera con agua.
—Doce muertes en una semana son demasiadas—recalcó Miller. —Incluso para un demonio como Kristov.
—¿Lo son? No puedo saberlo.
—Yo puedo.
______ fue a la sala y se sentó en el sofá. Había estado sola en el apartamento con Joe las dos últimas noches. Sola con un hombre que era realmente un monstruo a pesar de su hermosa fachada.
Prácticamente se salió de su piel al oír el timbre.
—¿Espera a Jonas?—preguntó Miller.
—No.
—Espera aquí. Yo iré.
—De acuerdo. Estrechó sus manos para calmar los temblores, todo su cuerpo se tensó con alarma cuando oyó la voz de Joe.
Y entonces él estaba allí, apareciendo sobre ella. Como siempre, su presencia parecía llenar la habitación. Tuvo que echar mano de todo el coraje que tenía para mirarle a los ojos.
—¿Qué ocurre?—preguntó, su voz era aguda.
—¿Ha estado Miller llenando tu cabeza con más tonterías?
—No lo sé. ¿Lo ha hecho?
—¿Crees que soy responsable de los crímenes de la ciudad?
—¿Lo eres?— Le miró fijamente. ¿Qué estaba haciendo, diciendo?
Miller se sentó en la silla enfrente de ella, pero su cercanía le ofrecía un pequeño conforto. Elevó una mano a su pecho, sintiendo la sólida forma de la cruz bajo el jersey. Si Joe la atacaba, ¿tendría la suficiente fe para creer que la cruz podía protegerla?
—¿Me creerías si te dijera que soy inocente?
—No lo sé.
Joe miró a Miller.
—¿Crees que estoy involucrado en esos crímenes?
Miller asintió.
—Demonios, sí. Alexi no necesita tanta sangre para sobrevivir, no después de tantos años.
—Alexi no mata porque lo necesite—replicó Joe mordazmente. Mata porque le divierte hacerlo.
Miller resopló suavemente.
—¿Y tu no?
Joe miró a ______. Su cara estaba pálida, sus ojos dilatados con interés y repulsión.
—No he matado a nadie en esta ciudad. Nunca cazo donde vivo.
—Sí, ya— murmuró Miller.
—Es la verdad, lo quieras creer o no.—Sus palabras eran para Miller, pero miraba a ______. Por razones que no quería examinar muy de cerca, era importante que ella le creyera.
______ se removió en su asiento. La mirada fija de Joe le hacía sentirse incómoda.
—Voy a por una taza de café. Nicholas, ¿quieres una?
—Sí, gracias.
Joe miró a ______ y Miller ir a la cocina. Sintió una punzada de celos de que ellos pudieran compartir algo tan ordinario como una taza de café. Por primera vez en mucho tiempo, tuvo conciencia de que no volvería a ser un mortal nunca más.
Manteniendo su rostro inexpresivo, llegó hasta el umbral de la puerta de la cocina. Miller y ______ estaban sentados a la mesa. Miller llevaba la taza a sus labios; ______ miraba por la ventana, sin beber de la copa que tenía en su mano.
—¿Tienes alguna idea de dónde se entierra Alexi?—preguntó Miller.
—No.
—Bien, he buscado en los lugares que se me han ocurrido. No estaba en ninguno de ellos.
______ apartó su mirada de la ventana.
—¿Qué clase de lugares?
—Viejos cementerios. Casas y edificios desiertos. Solares vacíos—Nicholas se encogió de hombros. —He empezado a comprobar los hoteles locales, pero eso llevará tiempo.
—He sentido su presencia en más de una ocasión—dijo Joe. —Pero siempre me elude. Creo que está jugando con nosotros. Algunas veces casi puedo oír su risa.
—Reirá de otra manera cuando clave mi estaca en su corazón—Dadas sus palabras y el fervor de su tono, no cabía duda del odio en los ojos de Miller.
—Puede que no descanse en la ciudad—murmuró Joe, pensando en voz alta. —Quizás solo cace aquí, en tal caso estaremos gastando el tiempo buscando su guarida.
Miller asintió.
—Esa es siempre una posibilidad. Aunque no creo que deba dejar de buscar por los alrededores hasta no tener la certeza de que no está escondido en algún lugar.
—Sabe que le buscamos—remarcó Joe, pensando en voz alta. —Puede cambiar su lugar de descanso cada día, o cada semana, y en ese caso, me temo que nunca le encontraremos.
—Yo le encontraré.
Joe sacudió su cabeza.
—Creo que la única manera de que le cojamos es que nos deje.
La mano de Miller se alargó y se enroscó en el crucifijo.
—Le veré muerto—prometió solemnemente. —De una manera u otra. Lo juro. Dime, Jonas, ¿donde pasas las horas del día?
—¿Te parezco un tonto, Miller?
—No del todo, pero si supiera más sobre ti, quizás eso haría más fácil la búsqueda de Alexi.
—Todo lo que necesitas saber es que nunca cazo en la ciudad donde descanso.
—Será un fastidio para ti.
—Bastante.
Miller terminó su café y se levantó.
—Me voy a casa. He tenido un día duro. Señorita Richards, gracias por el café.—Fue al fregadero y enjuagó la taza, luego la colocó en el mostrador.
—Bastante fastidioso—murmuró Joe.
Miller le miró con enojo
—¿No deberías estar fuera cazando a nuestro amigo colmillo?
—Cuando sea el momento. ¿No te ibas?
—Cuando sea el momento—Miller inclinó la cabeza en la dirección de ______. —Buenas noches, señorita Richards.
—Buenas noches, Nicholas. Gracias por venir.
Un pesado silencio cayó sobre la cocina tras la marcha de Miller. Necesitando algo que hacer, ______ colocó la taza de Nicholas en el lavaplatos, luego se puso una taza de café que no le apetecía.
—¿Qué pasará si no puedes encontrar a Alexi?
—Le encontraré.
—Y mientras ocurra, él seguirá matando.
Joe asintió, esperando que ella hiciera la pregunta que leía en sus ojos.
—Le has dicho a Nicholas que no cazas donde vives.
Él asintió de nuevo.
—Pero…—Elevó una mano a su cuello. —¿Pero tú… cazas?
—Hago lo que debo para sobrevivir, ______. ¿Te sentirías mejor si lo niego?, ¿Si niego lo que soy?
—Probablemente.—Le contempló por un momento. —No pareces un vampiro.
—¿En serio? ¿Conoces a muchos de nosotros?
Dejó la taza en el fregadero, y luego cruzó los brazos sobre el pecho. —Por supuesto que no.
—¿Cómo debería ser?
—No lo sé—Sacudió la cabeza cuando una imagen del Drácula de Frank Langella se formó en su mente: alto y oscuro e indiscutiblemente sexy, con una camisa de lino blanca y una larga y ondulante capa. —Puede que parezcas un… un vampiro, después de todo.
Él sonrió, como si supiera lo que ella pensaba, y luego, cuando un aullido atravesó la noche, se congeló.
—¿Qué era eso?— exclamó ______. —Sonaba como un lobo.
La miró con indulgencia.
—No hay lobos en la ciudad, ______.
—Es él, ¿no? ¿Alexi?
Joe asintió.
—Me está llamando.
—¿Vas a ir?
—¿Preferirías que me encontrara con él aquí?
—¡Cielos, no!
—Estarás suficientemente a salvo. Sólo recuerda, no puede entrar a menos que le invites.
—No es mucha ayuda.
—Es lo mejor que puedo ofrecerte.
Sus ojos oscuros se movieron sobre ella, profundos, fantasmagóricos, poseían secretos que ella no quería saber. La conciencia de un zumbido entre ellos, su calor lamiendo su piel, cálido y rugoso, como la lengua de un gato. Y luego, de manera abrupta, se había ido.
______ parpadeó, sobresaltada por el repentino vacío que sintió en su interior, por la comprensión de que él no había dejado la casa por la puerta, simplemente se había desvanecido ante sus ojos.
Puede que realmente él fuera un mago.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 16:24

¡¡¡¡¡DONE!!!!!

Chicas, no se si podre subirles nove mañana, no tengo ni la menor idea.... El dia va a aser super busy, y el domingo tampoco lo se, pero creanme que hare lo posible. Hoy sali de vacaciones, y no pareciera ando mas full de lo normal D: pero tratare de hacer lo posible.

Well gurl, XO n' take care.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
AnglikN'Jonatica
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1009
Edad : 19
Localización : MUNDO: jonas Pais: nickland ciudad: Kevin City sector: joe jonas Casa 53-S..... Venezuela-Anzoategui(PLC)=)
Fecha de inscripción : 23/01/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 16:49

nah chica tranquilaaa!! y sali de vacas la semana pasada! YAYY!! Very Happy siguelaaaa!!! me facina tu nove ;$
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/anglikN
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 18:25

wooa Vicky! Juuro quue en caada caap mee dejaas en shoock! Surprised soon suuper buuenos!

Tieenes quue seguuirlaa proonto(;
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 21:37

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
liz_anasstazia
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1055
Edad : 22
Localización : Chile // en sueños vivo en LA xD
Fecha de inscripción : 11/09/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 16th 2011, 22:54

no me habia salido que subieraas capitulo
siguela pronto
ufsis, yo sali del colegio U_U
ya pronto sere mayor de edad xD y estraño ir al cole, ver a los amigos, etc
pero en fin, coincido cn rebeca, los capitulos me dejan con ganas de leer mas
al dejarme en shock xD
pero, ansio leer mas romance
al menos joe si siente algo por rallita
vez q se puso nervioso,... en fin, espero capitulos el lunes Very Happy
besines bye bye Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 17th 2011, 07:38

Genial los 2 capis Vicky!!!!

Siguela pronto, esta super increible la historia!!!


Siguelaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 17th 2011, 19:43

siguuela! Wink
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 17th 2011, 22:11

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 18th 2011, 12:30

siguuela! Wink
Volver arriba Ir abajo
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 19th 2011, 07:42

Hey everyone!! (: COMO ESTANN?? he vuelto *-*

Awww gracias por los comentarios, ser pacientes y esperar hasta hoy. Ya tengo el capítulo editado *-* pero, assh siempre hay un pero xdd lo subiré en un rato, no he desayunado, asi que, voy a hacer un par de cosas, entre ella desayunar *-* y vengo a subirles cap!

Lov'ya♥
XO.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
liz_anasstazia
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1055
Edad : 22
Localización : Chile // en sueños vivo en LA xD
Fecha de inscripción : 11/09/2011

MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Diciembre 19th 2011, 10:33

genial
si lo espero Smile
cuidate bless!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-   Hoy a las 02:37

Volver arriba Ir abajo
 
Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-
» Sombras Grises Joe & Tú -Paranormal-
» Opiniones... 50 Sombras de Grey.
» LAS 50 SOMBRAS DE GREY
» 50 sombras de Jonas [ Nick y tu] Terminada

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: