Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 2nd 2012, 17:04

siguuela! ♥
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 6th 2012, 17:44

siguuela! ♥
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 26th 2012, 09:26

Welcome Nuevas lectoras! Creo que son 2... scratch
Bueno, estoy adaptando los 2 siguientes capis...apenas acabe subo los 2! ¿Quieren?
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 26th 2012, 10:10

Capítulo 6

—La mejor forma de olvidarse de un hombre es salir con otros hombres —le había dicho Sherry.
_____ aceptó a regañadientes el consejo de su amiga y acompañó a don Conservador a una velada poética. Aunque a ella le gustaba la poesía tanto como a él, hacia la mitad de la jornada literaria, _____ empezó a fantasear con imágenes de motos y prendas de cuero.
Frunció el ceño y se obligó a no pensar en Nick y a centrar su atención en el lector. Al terminar, culminaron la tarde con un café en un local elegante. _____ hizo lo posible por mantener una conversación divertida, pero fue tan aburrida como mirar el tambor de la lavadora.
Cuando llegó a casa y se metió en la cama, empezó a preocuparla la idea de que Nick le hubiera arruinado el gusto por los hombres normales. Cuando, al comprobar los mensajes del contestador, escuchaba la voz de Nick, el corazón le daba un vuelco. Se disgustaba por aquellas reacciones tan efusivas y se forzaba a responder a sus llamadas cuando estaba segura de que él no estaría en casa. Así, siguiendo fielmente el plan que se había trazado, acudió a una conferencia con don Conservador la noche siguiente.
Antes de terminar su charla, un catedrático de Filosofía extendió una invitación a todos los asistentes para que fueran a un concierto que daba con su grupo de rock. Una vez allí, y como su cita no había querido acompañarla, _____ se acomodó tranquilamente en el fondo del local y se tomó un refresco mientras miraba aquella masa de cuerpos que no paraban de moverse.
—No sabía que te gustara este tipo de música —dijo una voz, por encima de la ensordecedora música.
El corazón de _____ se revolucionó nada más reconocer la voz de Nick, y a punto estuvo de derramar su refresco. Lo miró de reojo fugazmente y luego dio un largo suspiro:
—El guitarrista de los solos es un miembro de mi facultad.
—¿Qué? —Nick acercó la oreja—. No te he oído —gritó.
_____ elevó la voz y repitió sus palabras.
—Pues el batería es uno de mis mecánicos —comentó Nick, recostándose sobre la pared.
—¿De veras? —_____ miró hacia el grupo, sorprendida—. Una mezcla interesante.
—Has estado ocupada esta semana —dejó caer Nick, mirando también hacia el grupo.
—Procuro mantenerme ocupada, sí —contestó. Se preguntaba cuánto tiempo tendrían que estar gritándose para oírse por encima de la música.
—Maddie me ha dicho que habló contigo.
—Conocí a Davey. Es muy rico —comentó.
—Maddie dice que estabas por allí cuando apareció Cindy.
—Cindy, no recuerdo haberla conocido —replicó _____, tensa.
—Fue la que casi se me tira encima delante de todo el mundo.
—¡Ah, ya! —asintió _____—. Era… llamativa.
—Lo hace con toda la gente —la informó Nick. _____ volvió a asentir. Nick parecía estar esperando a que dijera algo más; pero no se le ocurría nada que añadir—. No significa nada. Nosotros no…
—Tranquilo, no es asunto mío —se adelantó _____, que no quería escuchar ningún tipo de detalles—. Al fin y al cabo, tú y yo no tenemos una relación…
—Vamos fuera —dijo Nick, tragándose una imprecación y tomándola por un brazo—. La música está muy alta y no te oigo bien.
Salieron al exterior del local y _____ aspiró a pleno pulmón una brisa nocturna y fría que aguzó sus sentidos. Él la instó a que se apoyara sobre el muro de ladrillos del club y colocó una mano a modo de almohada para que _____ reposara la cabeza, situándose en una íntima cercanía con gran naturalidad. Estaban demasiado juntos y ella era consciente del poder que Nick ejercía sobre su cuerpo; de la intimidad que habían compartido y de la sensación de que había algo a medias entre ambos.
—Me has estado evitando —aseguró Nick—. ¿Por qué?
—Yo… —el corazón se le subió a la garganta, intimidada por lo directo que había ido Nick al grano y por la mirada de éste—. Pensé que era lo más inteligente… Que me ayudaría a mirar con perspectiva…
—¿Perspectiva? —enarcó una ceja.
—Exacto —repitió _____, consciente de que había hablado tan claro como el fango.
—Creo que vas a tener que explicarte un poco para que te entienda.
_____ habría renunciado al sueldo de un año con tal de poder transportarse inmediatamente a cualquier otro sitio.
—Bueno, empecé a pensar en algunas cosas que has dicho y sobre las diferencias entre ser una niña buena o mala… Y aunque probablemente yo no soy tan buena como tú te piensas, tampoco soy tan mala como el tipo de mujer a la que estás acostumbrado. En cuyo caso, no puedo culparte porque no te intereses por mí de la misma manera que por ellas; y para no confundir las cosas, pensé que lo mejor sería… mantenerme ocupada —concluyó después de tomar aire.
—¿Intentas decirme que crees que no me excitas?
—Supongo que sí —contestó _____, con el estómago retorcido—. Es comprensible, dado la clase de mujer con la que sueles verte. Yo no tengo la misma experiencia que ellas…
—¿Qué te ha hecho pensar eso?
—Creo que me he expresado con bastante claridad —respondió _____, que estaba a punto de perder los nervios—. ¿Podríamos hablar de otra cosa?
—No. Quiero saber qué te ha hecho pensar que yo no te quiero.
—Pues lo pienso porque te has mostrado descaradamente reservado —espetó frustrada, cruzando los brazos sobre el pecho—. No sé por qué estamos hablando de esto. Tú prefieres mujeres que vean el sexo con desenfado, que hayan vivido mucho y que tengan un gran sentido de la aventura y de la independencia.
—Puede que hace cinco años tuvieras razón; pero ahora te equivocas.
—No me equivoco.
—Te aseguro que te equivocas —insistió Nick, desconcertado por lo convencida que _____ estaba de lo contrario.
—No me equivoco en absoluto —repitió, consciente de que aquella discusión se parecía muchísimo a la de dos niños pequeños.
—Yo sé lo que quiero, _____ —los ojos le brillaron irritados—. Y no me presiones. No me importaría demostrártelo ahora mismo.
—Me ha costado mucho distanciarme para ver las cosas con frialdad y me niego a enredarme otra vez en inútiles confusiones —replicó ella, que sintió un calambre de excitación por lo que las últimas palabras de Nick habían sugerido—. Tú no me quieres y punto, está bien.
—¿Por qué diablos te empeñas en creer eso?
El orgullo le flaqueaba. Se sentía vulnerable y acorralada. Rezó porque él no pudiera vislumbrar la hondura de sus emociones a través de la expresión de sus ojos.
—Porque te paraste —contestó por fin.
—No estabas preparada —gruñó Nick, dolorido por la acusación.
—Perdón, ¿cómo dices? —_____ lo miró con incredulidad.
—No lo estabas.
—Esto es ridículo —la paciencia de _____ se había agotado—. Vuelvo dentro.
Nick le bloqueó el paso. A pesar de la escasa luz, _____ creyó distinguir la tensión de la mandíbula de Nick.
—¿No se te ha pasado por la cabeza pensar que quizá me paré porque, por una vez en mi vida, estaba intentando no ser más que un maldito egoísta?
—No —dijo sin más, colándose bajo el brazo que la obstaculizaba.
—¿No se te ha ocurrido pensar —insistió Nick, después de agarrarla para evitar que se escapara— que quizá decidí que no debía hacerte el amor por el mero hecho de que podía?
_____ tuvo miedo de considerar tal posibilidad. Sentía que había estado construyendo un muro lentamente durante los anteriores días, ladrillo a ladrillo, que el cemento estaba aún fresco y que Nick podría derribar con facilidad aquella pequeña barrera.
—No. Y tampoco creo que tú pensaras nada de eso en esos momentos —se defendió.
Nick la miró durante varios segundos y luego le soltó el brazo. Parecía a punto de explotar.
—Está bien —dijo. Iba a dejarla marchar. _____ sintió una mezcla de alivio y tremenda decepción—. Basta ya —añadió. De pronto se agachó y _____ sintió que la tierra se le movía mientras él la levantaba sobre los hombros.
Muda del asombro, no le quedó sino mirarle la espalda mientras su estómago rebotaba sobre los hombros de Nick a cada paso que éste daba.
—¿Qué estás haciendo? —acertó a preguntar por fin.
—Llevarte a casa.
—Puedo hacerlo yo sola. Tengo mi propio coche —respondió, intentando liberarse.
—Deja de moverte o te caerás —dijo él, avanzando hacia su moto.
—Esto es ridículo, es una locura —prosiguió _____—. Te estás comportando como un hombre del Neanderthal.
—Supongo que tendrás razón —replicó Nick, con una ligera risa irónica—. Siendo profesora de Historia, seguro que no te equivocas.
_____ nunca había pegado a nadie en toda su vida, pero pensó que tal vez fuera ésa la ocasión de estrenarse.
La bajó de los hombros y al devolverla al suelo, sus cuerpos se rozaron íntimamente. Se miraron a los ojos y, a pesar de lo enfadada que estaba, _____ sintió que la sangre le hervía.
Cuando Nick fue a por el casco de ella, ésta aprovechó para echar a correr. Pero él no tardó en atraparla.
—Creía que te había dicho cuál era el plan —le susurró Nick al oído—. Te llevo a casa.
—Me niego.
—Como debe ser: recuerda que me pediste que te secuestrara —le puso el casco en la cabeza.
—Pues he cambiado de opinión —contestó, sintiéndose atrapada.
—Peor para ti.
Un minuto más tarde estaban sobre la moto y _____ no tardó en darse cuenta de que no iban hacia su casa:
—Creía que me llevabas a casa —dijo a gritos.
—Y así es.
Siguió conduciendo hasta que llegaron a una casa pequeña pero muy bonita.
—¿Por qué estamos aquí? —preguntó _____, confundida.
—Te dije que te llevaba a casa —insistió Nick, agarrándola de una mano y tirando de ella hacia la puerta—. Hacia mi casa.
—Bromeas, ¿verdad?
—¿Qué te esperabas?, ¿la antesala del infierno?
—No exactamente —aunque se acercaba bastante a la verdad.
—¿Entonces?
—Una cueva —esbozó una tenue sonrisa.
—Pues me parece que te equivocas —denegó con la cabeza y sonrió.
—Sí —concedió _____, mientras ambos entraban en el vestíbulo, cuya luz se encargó Nick de encender—. Es muy bonita —añadió.
—Luego te la enseñaré entera —dijo, recostándose sobre una pared y situando a _____ entre sus piernas—. Antes tenemos que ocuparnos de tu malentendido.
—No hace falta que…
—Esta vez soy yo el que hablo y tú escuchas —la interrumpió. _____ suspiró y se preguntó cómo era posible que Nick la hiciera sentirse como fuego líquido—. Te he deseado desde la primera vez que te vi. Me he tenido que dar una ducha fría cada vez que has montado conmigo en moto. ¿Sabes lo que es para mí sentir tus pechos sobre mi espalda?, ¿tus muslos apretándose a mi trasero?, ¿tus brazos rodeándome el pecho?, ¿tu respiración en mi nuca?
Bajó las manos hasta las nalgas de ella y la atrajo con delicadeza para que no le cupieran dudas de su excitación.
—No te hice el amor la noche del cumpleaños de tu marido —prosiguió Nick—, porque no estabas preparada. Estabas pensando en él y yo no soy el sustituto de nadie… Pero te deseaba tanto que estaba temblando por dentro. Por mí lo habríamos hecho sentados, de pie o sobre el suelo.
Bajó la boca hacia el cuello de _____ y le besó su delicada piel. Ella sintió que una hilera de ladrillos se desplomaba. Si hubiera sido de las que imprecaba, lo habría hecho en ese momento. ¿Por qué no podía resultarle un poco menos excitante?, ¿menos interesante?, ¿por qué su cuerpo, su corazón y su cabeza respondían a los estímulos de Nick tan fácilmente, con lo inteligente que sería mantenerse fría? Al principio había pensado que se debía a que Nick simbolizaba lo prohibido; pero empezaba a dudar al respecto.
—Yo creía que era un pasatiempos para ti —murmuró, confusa.
—Lo eres, pero no sólo eso —replicó Nick, dirigiéndose hacia sus pechos.
—Dijiste que era una niña buena —acertó a decir.
—Y lo eres.
Su voz, sus palabras, sus caricias acabaron con las reservas de _____ y desbordaron la pasión de ésta.
—No tan buena —aseguró, al tiempo que le abría la camisa, arrancándole dos botones del tirón. _____ se lanzó sobre su torso con las manos y la boca.
—Esto es una locura —murmuró Nick mientras le mesaba el cabello.
—Sí —susurró _____ mientras paseaba la lengua por su piel. Notó que el corazón de Nick latía descontrolado contra su mejilla y también el pulso de ella se disparó.
—Vivimos en dos mundos totalmente diferentes —dijo Nick. _____ siguió frotándose la cara contra el pecho de Nick y se abandonó a sus instintos, los cuales guiaron sus manos hasta los pantalones de él—. _____, no te equivoques: te aseguro que yo no soy como tu marido —añadió, deteniendo el movimiento de su mano y mirándola a los ojos.
En otro momento, puede que aquella mirada tan sexual la hubiera hecho recapacitar; sin embargo, experimentó un azote de coraje o locura femenina.
—Y yo no soy como Cindy. Te lo aseguro —le bajó la cremallera y lo agarró con la mano—. Lo sabes, ¿verdad?
Acarició su sexo a lo largo y _____ contempló fascinada la expresión de placer que transformó el rostro de Nick. Éste acercó sus labios a los de ella y ambos cruzaron las lenguas mientras se excitaba más y más entre las manos de _____.
—Quiero estar dentro de ti… Ahora mismo —le susurró, jadeante. Ella se quedó sin respiración—. Llevas demasiada ropa —añadió él, sin dejar de besarla, mientras le quitaba la blusa y el sostén, la falda y las bragas, hasta dejarla totalmente desnuda frente a él.
Su sexo presionó el vientre de _____ como una promesa primitiva. El pecho rozó las puntas encumbradas de sus senos mientras situaba una mano entre las piernas de _____, la cual ya estaba totalmente excitada. Sofocada, acalorada por la excitación, se estremeció de placer y notó que las rodillas le flojeaban.
—Protección —murmuró Nick, jadeante.
—¿Protección? —repitió ella.
—Sí, tenemos que protegernos. ¿Has traído algo?
_____ pestañeó. Necesitó un par de segundos para darse cuenta de a qué se refería Nick.
—No —bajó la cabeza, avergonzada—. Supongo que pensé que tú…
—Nunca he sido tan previsor —Nick rió—. No suelo llevarlos encima, en el bolsillo.
—Y yo nunca he tenido razón alguna para llevarlos en el bolso.
—Pues ahora ya tienes una —deslizó una mano sobre el trasero desnudo de _____—. Puedo ocuparme de ti arriba…
La levantó en brazos y la subió así por las escaleras, para luego dirigirse hacia una habitación a oscuras. Encendió una luz tenue y colocó a _____ sobre la cama. Luego se quitó la chaqueta de cuero y la camisa, se descalzó y tiró sus pantalones y sus calzoncillos al suelo.
Se quedó de pie, desnudo frente a ella, con los ojos encandilados de pasión. Todo su cuerpo sugería poder: sus hombros eran anchos, su abdomen, duro, sus muslos fuertes, grandes y robustos.
Nick no le escondía nada, ni su cuerpo ni su deseo. No quería precipitarse y acabar demasiado rápido, nada más meterse bajo las sábanas. Quería más.
El estómago de _____ se retorció con una mezcla de deseo y aprensión. No era la primera vez que se acostaba con un hombre; pero, entonces, ¿por qué se sentía como si fuera algo totalmente novedoso?, ¿por qué tenía la arrebatadora corazonada de que, después de esa noche, ya nunca volvería a ser la misma?
Nick sacó unos preservativos del cajón de la mesilla de noche. Antes de que _____ pudiera echarlo de menos, él ya estaba tumbado sobre ella, cubriéndola con su fogoso cuerpo. Acarició el trazado de su serpiente tatuada y jugueteó con su pendiente de oro.
—¿Estás seguro de que no fuiste pirata en otra vida? —susurró _____, desconcertada por el temblor de sus dedos.
—Nunca he pensado mucho en mis anteriores vidas —dijo—. Estoy demasiado ocupado con ésta —añadió, para volver a besarla de inmediato.
Luego le quitó las horquillas del pelo, para que éste le cayera libremente sobre los hombros, y hundió la boca entre sus pechos. Lamió y chupó y mordisqueó las cumbres de sus senos hasta que _____ casi no pudo seguir soportando aquella deliciosa tensión.
Gimió, se apretó a él y le pellizcó los hombros.
—¡Dios, _____! Eres el paraíso y el infierno al mismo tiempo. Quiero poseerte de todas las maneras posibles —susurró mientras introducía una mano entre sus muslos, una vez más—. Y quiero poseerte de todas las maneras al mismo tiempo… —jadeó junto a su oreja. Luego la abandonó para descender hasta su ombligo sin dejar de acariciarla y de usar sus dedos dentro de ella.
La temperatura de _____ subía caricia a caricia. Cuando la cabeza de Nick descendió aún más, cerró los ojos y notó el tacto de su lengua íntimamente. La recorrió con los labios y la lengua con una ternura enloquecedora. Consumida de placer, empezó a notar espasmos extáticos que agitaron su cuerpo entero.
Nick la abrazó mientras _____ seguía temblando y le secó unas lágrimas que se deslizaban de sus ojos.
—¿Estás bien? —le preguntó.
_____ respiró profundamente y asintió:
—Sí —respondió después de tragar saliva.
—Bien —dijo él, alcanzando la caja de preservativos con una mano—. Acabamos de empezar.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 26th 2012, 10:12

Capítulo 7

Sus palabras la traspasaron como un rayo. Intentó contener la respiración, la velocidad de su corazón y de su mente, pero Nick la seguía mirando de una manera que la estaba volviendo loca.
Entró en _____ y ésta se rindió. Era una invasión física, mental y emocional.
—¿Por qué no me habías dicho que estabas tan tensa? —le preguntó Nick, sin apenas aliento, al notar un cierto rictus de incomodidad en _____.
—No lo sabía —respondió con la boca seca.
Empezó a moverse debajo de él y Nick comenzó a temblar. Acostumbrada ya a la sensación de tenerlo dentro, siguió moviéndose con suavidad.
—Si sigues moviéndote, no aguantaré mucho —le dijo, conquistándola de arriba abajo una vez más.
—No tienes que aguantar—suspiró _____, fascinada por la excitación de Nick. Volvió a moverse para llevarlo hasta el límite. No quería que se contuviese.
—Quiero aguantar más —dijo con voz rugosa y apasionada.
—No hace falta —repitió ella, subiendo las caderas hacia arriba—. No va a ser la última vez.
Sus palabras hicieron saltar todos los frenos de Nick, el cual la penetró con todas sus fuerzas… hasta hacerla traspasar la barrera y echarse él mismo a temblar con su propia, larga y cálida liberación.
Permanecieron en silencio durante varios segundos. Nick lo prefería, pues no sabía qué decir. _____ colocó la cabeza bajo la barbilla de él y, lentamente, su respiración fue recuperando un ritmo suave y dulce.
Nick sintió una presión en el corazón que se le extendió hacia el pecho y luego por el resto del cuerpo. Se separó de _____ con delicadeza, se levantó de la cama y fue hacia la ventana.
Suspiró y comenzó a dar vueltas por la habitación. De pronto se detuvo en seco: acababa de recordar que él nunca daba vueltas… Sólo había sido sexo, se dijo. Sexo estupendo; pero sólo sexo… Entonces, ¿por qué sentía algo tan diferente?
No había sido diferente. En realidad, sólo había parecido diferente porque _____ era una mujer muy diferente.
Contuvo las ganas de imprecar. Estaba hecho un completo lío: por un lado, sentía la necesidad de proteger a _____; por otro, quería escapar de allí corriendo.
Volvió a suspirar y se recordó que no se habían hecho ninguna promesa. _____ era consciente de que él no era de los que se ataban para toda la vida y él comprendía que nunca podría encajar en el mundo de ella.
Se tranquilizó. Luego se giró para mirar a _____, que seguía acurrucada sobre la cama, y sintió la ya familiar urgencia que lo había incendiado desde la primera vez que la había visto.
Volvió a la cama y la estrechó entre sus brazos. Aquello no podía durar eternamente: no podrían desearse siempre con ese ardor. Pero eso estaba bien, pensó: hasta que la fiebre bajara, aprovecharía la compañía de _____, como ella aprovecharía la de él.

Cuando _____ se despertó, miró el potente y musculado torso de Nick. Pestañeó y en seguida cayó en la cuenta de que estaba desnuda. Volvió a pestañear, desorientada, y su cuerpo le recordó que había hecho el amor con Nick y que estaba en su cama.
Se recostó boca arriba y miró hacia el techo. Estaba desconcertada: sabía que había sido muy descarada con Nick y no recordaba cuántas veces habían hecho el amor. La noche se había convertido en un toma y daca apasionado, como si ninguno de los dos pudiera saciarse del otro.
Sus pechos estaban tan sensibles que notaban el roce de las sábanas. Nunca la habían invadido de esa manera.
Su cuerpo entero seguía acalorado, de pies a cabeza. Quiso vestirse y salir corriendo, pero también despertar a Nick y hacerle el amor de nuevo.
_____ miró el despertador y recordó sobresaltada que estaba en un día laborable. Salió de la cama con sigilo y buscó su ropa interior por la habitación, hasta acordarse de que estaba abajo, en el vestíbulo.
Bajó las escaleras de puntillas y encontró sus braguitas. Le temblaban tanto las manos que necesitó tres intentos para ponérselas.
—¿Vas a algún sitio?
El corazón de _____ se disparó al oír la voz de Nick. Se giró hacia él y lo encontró de brazos cruzados, sin más ropa que unos calzoncillos ajustados.
—Me acabo de acordar de que mañana… —balbuceó mientras recogía el resto de su ropa—… de que hoy es día laborable y tengo que recoger mi coche para ir a la universidad.
Nick se acercó a ella, con el pelo enmarañado y los ojos nublados de sueño y del recuerdo de la noche pasada… Estaba irresistible.
—¿Y cómo pensabas ir por tu coche?
—No había llegado hasta ahí —dijo, mientras se ponía la blusa. ¿Por qué estaba tan nerviosa?—. Supongo que he tenido bastante con encontrar la ropa —logró reír.
—¿Te arrepientes?
—No, pero estoy nerviosa —respondió con sinceridad.
—¿Estás dolorida?
—No… Bueno, me duele alguna zona del cuerpo —confesó.
—Ven.
_____ dejó caer su ropa y buscó los brazos de Nick. Sus pechos desnudos chocaron contra el torso de él. Deseó permanecer así el resto de su vida y la sorprendió que él no la hubiera echado ya de su lado.
—¿Me enseñas la casa? —propuso, para no seguir pensando y hacerse esperanzas.
—¿Estás segura de que no puedo convencerte de que vuelvas a la cama conmigo? —le preguntó, acariciándole la espalda.
—Estoy segura de que sí puedes —el corazón le dio un vuelco—. Pero creo que debo irme —añadió, consciente de que iba a necesitar tiempo para tranquilizarse antes de presentarse a dar clases.
—Está bien —aceptó Nick—. Dame un minuto para vestirme.
_____ aprovechó para volver a recoger su ropa. Nick reapareció al instante. Ella había confiado en que el viento de la calle la refrescaría, pero no fue así.
—Estás muy tranquila —comentó él cuando hubieron llegado al aparcamiento del club en el que se habían encontrado la noche anterior.
—No sé qué decirte. Nunca había hecho algo así… de esa manera —confesó, sofocada.
—¿De esa manera? ¿Quieres decir que nunca habías estado encima?, ¿o que te parabas a la tercera en vez de a la quinta?, ¿o que…?
—¡No me líes más! —elevó la mano, pidiéndole que no siguiera hablando—. No sé qué etiqueta ponerle a esta situación.
—¿Etiqueta? —repitió Nick—. ¿Qué estás pensando, _____?
—Me siento vacía y llena al mismo tiempo. Siento que quiero seguir junto a ti. Yo… será mejor que lo deje… Gracias por una noche inolvidable —finalizó.
—Te llamaré —le aseguró Nick, apretándole la mano, mientras ella se concentraba en abrir la puerta del coche.
—Claro —respondió, aunque no estaba nada convencida de que fuera a hacerlo.
—Quiero volver a estar contigo —le dijo, mirándola con intensidad.
—No me estás ayudando a aclararme —replicó _____, cuyo pecho se había inflado ante la expectativa de aquel nuevo encuentro.
—Me gustas sin aclarar —contestó Nick. Y la confundió más aún, besándola de nuevo.

—¿Qué es eso que está silbando, señor Palmer? —le preguntó su más reciente vendedor, Greg Wade, asomando la cabeza por la puerta. Nick dejó de realizar los cálculos en los que estaba enfrascado y denegó con la cabeza: no se había dado cuenta de que había estado silbando hasta que Greg se lo había señalado—. El balance del mes debe de ser muy bueno para que esté de tan buen humor —añadió.
—Sí lo es, sí —respondió, aunque sospechaba que el motivo de que hubiera estado silbando tenía más que ver con cierta profesora de Historia.
—¿Así que está contento esta mañana? —insistió Greg.
Nick se recostó en el respaldo de la silla y sonrió. Sabía por dónde iban los tiros, pues ya lo habían visitado otros tres empleados esa misma tarde.
—Sí, hoy no pienso morder a nadie —bromeó.
—Bueno, me preguntaba si podría usted subirme el sueldo —se encogió de hombros—. He alcanzado mi cuota de ventas todas las semanas excepto…
—No —lo interrumpió Nick, sonriendo.
—¿No? —preguntó Greg desencantado.
—No, pero vuelve a preguntarme dentro de cuatro semanas si sigues trabajando bien.
—Está bien —aceptó Greg—. Volveré dentro de cuatro semanas.
Nick observó a su empleado salir de su despacho con energías renovadas para vender más y más coches durante ese siguiente mes. Nick sabía que lo suyo no era vender, motivo por el cual se había rodeado de aquellos vendedores tan estupendos. En los dos anteriores años, había aprendido lo que estimulaba a sus empleados. Necesitaban a alguien que les subiera el listón y que luego los recompensara. A él le había pasado lo mismo con las motos: siempre había querido hacer piruetas más arriesgadas, y la recompensa era aprender a hacerlas. Sin embargo, con el paso de los años, ya no lo emocionaba tanto lo de las piruetas.
Si alguien le hubiera dicho diez años antes que se acabaría cansando de ellas, le habría respondido que estaba loco. Pero después de romperse varios huesos y, en una ocasión, casi la clavícula, por conseguir elevar una rueda un centímetro más, se le habían pasado las ganas. Maddie le había dicho que se trataba de un signo de madurez, lo cual no le había gustado especialmente a Nick, como tampoco le gustaba que ahora le dijera que por fin había empezado a salir con otra clase de mujeres.
Se habría tomado tres tazas de lejía antes que admitirlo, pero puede que Maddie no estuviera tan equivocada. Miró el teléfono y recordó cómo había hecho el amor con _____ la noche anterior. No había dejado de imaginarse su dulce y seductor rostro en todo el día, ni de oír sus suspiros y sus gemidos. El mero hecho de recordar la expresión de su rostro en el preciso momento en que la había penetrado, lo excitaba.
Pero no era una relación permanente, se recordó. Tal vez su hermana tuviera razón en algunas cosas, pero patinaba si creía que él acabaría casándose alguna vez.
Además, había que considerar la oferta que acababa de recibir para vender el negocio de coches, la cual le daría la oportunidad de recuperar parte de su libertad y de echarse a la carretera y atravesar el país en moto, como siempre había querido.
De pronto, volvió a pensar en _____. Su relación no sería permanente, pero era la cosa temporal más estupenda que le había pasado en mucho tiempo. Volvió a mirar el teléfono y descolgó para llamarla.
Tres horas después, Nick giró hacia la calle de _____ con un sentimiento vagamente inquietante. La había llamado varias veces y siempre había respondido el contestador. Al acercarse a su casa, su inquietud se multiplicó al ver un BMW frente a su porche.
Un hombre vestido de traje esperaba en la puerta con un ramo de flores. Nick pensó en la pequeña sorpresa que él le había llevado y frunció el ceño. Habría jurado que era una mujer vulnerable e inexperta y, sin embargo… Se preguntaba con cuántos hombres estaría jugando al mismo tiempo.
Sintió un arrebato de cólera que lo enardeció. Estuvo tentado de dejarla allí y no volver a llamarla, pero estaba tan dolido que, por lo menos, quería hacerla sudar. Se detuvo frente a su casa, se bajó de la moto y se acercó a la puerta, donde seguía aguardando don Mercedes Benz.
—Nick Palmer —se presentó, extendiendo la mano.
Mientras el hombre lo miraba de arriba abajo con precaución, Nick comprendió por qué seguía aquél en el porche. _____ estaba escuchando un disco de Sheryl Crow a todo volumen… Nick se colgó del timbre.
—He llamado una vez cada dos minutos… Soy Edwin Carter —se presentó éste—. _____ y yo asistimos anoche a una velada poética.
—¿Sí? —Nick sonrió diabólicamente—. Yo le estoy enseñando a montar en moto.
—¿A montar en moto? —repitió el hombre, asombrado.
—Sí. Es una fiera, ¿verdad? —Nick aporreó la puerta y empezó a gritar—. ¡_____!, ¡abre!
Un minuto después, ésta bajó el volumen del disco y abrió la puerta. Llevaba el pelo recogido en una larga coleta y vestía una camisa blanca salpicada de pintura. Parpadeó al ver a los dos hombres frente a su puerta.
—Habíamos llamado al timbre —dijo Edwin, como disculpándose.
—Pasad —dijo ella sin apenas voz.
—Pareces sorprendida, cariño —Nick sonrió.
—He estado pintando mi habitación —dijo _____, que se había ruborizado—. Debo de haber perdido la noción del tiempo.
—Te he traído un ramo de rosas —intervino Edwin.
—Son preciosas —dijo _____ después de olerlas, sonriendo sin mucho convencimiento—… ¿Puedo hablar un momento contigo en el porche? Perdona, Nick —añadió, saliendo de casa junto a Edwin al instante.
Nick trató de serenarse y reconsideró la conclusión a la que había llegado sobre _____. Realmente parecía haberse sorprendido. Claro que ningún hombre se presenta con un ramo de rosas sin que le hubiera dado motivos para ello.
_____ regresó con las flores, pero sin Edwin. Su mirada desmayada suavizó la irritación de Nick, hasta que volvió a mirar aquellas rosas.
—Rosas —dijo éste—. Debes de tenerlo rendido.
—No sé cómo —respondió ella, mientras se dirigía a la cocina para colocar las flores en un jarrón con agua—. Sólo nos hemos visto dos veces.
—Te subestimas, _____ —Nick la siguió—. ¿Con cuántos hombres puedes jugar a la vez?
—¿Jugar a la vez? —repitió—. Eso suena muy ofensivo.
—Oye, éramos dos los que estábamos llamando a tu puerta esta noche —replicó él, encogiéndose de hombros.
—Porque ninguno de los dos se molestó en llamar antes.
—Yo llamé y saltó el contestador. Puede que a don Mercedes le pasara lo mismo.
—Habrá sido la música —concedió _____—. Puse el compacto a todo volumen cuando empecé a pintar.
—Entiendo —dijo Nick con sarcasmo—. Todavía no me has contestado: ¿con cuántos hombres estás jugando?
—¿Será posible? Yo no estoy jugando con nadie —exclamó _____, enojada—. Has dejado muy claro que no quieres una relación estable conmigo y que no debo contar contigo, así que no creo que te deba importar un comino a quién vea o deje de ver.
—Ahí se equivoca usted, señorita _____ —Nick se acercó a ella—. Quiero sus derechos en exclusiva.
_____ estaba tan irritada que tenía ganas de romperle el jarrón donde había colocado las rosas en la cabeza. Sin embargo, al mismo tiempo, ese afán posesivo de Nick la excitaba. Comprendía ese sentimiento primitivo, porque a ella le sucedía lo mismo.
—La única forma de obtener derechos en exclusiva es llegando los dos a un acuerdo —replicó en voz alta.
—Perfecto —la miró fijamente a los ojos—. Trato hecho.
—¿Perdona? —_____ parpadeó, sorprendida.
—Que trato hecho —repitió impaciente—. Y ahora, ¿cuánto tiempo vas a dejar a Edwin esperando en el porche? ¿No tienes que decirle que se marche a casa?
_____ estaba estupefacta. Respiró profundo, pero al hacerlo, inspiró el aroma de Nick, lo cual la perturbó más todavía.
—Ya lo he hecho. Le he dicho que ya había quedado contigo —replicó. _____ frunció el ceño y denegó con la cabeza—. Si fuera otro tipo de mujer, podría verme contigo y con otros hombres al mismo tiempo. Y puede que eso fuera lo mejor para no volverme loca; pero soy incapaz de ser tu amante y…
—_____, ¿de qué diablos estás hablando?
—¡Intento no acabar loca por ti! —gritó.
—¿Y qué pasa si yo quiero que acabes loca por mí? —replicó él con una sonrisa malévola.
—No, tú dijiste…
Nick inclinó la cabeza, la besó y acalló la protesta de _____. Su cercanía le recordó que lo había echado de menos todo el día. _____ le devolvió el beso con igual furor.
—¿Qué pasa si yo ya estoy un poco loco por ti? —le susurró al oído Nick.


¡Dos capítulos!
Espero que les haya gustado Wink
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 26th 2012, 12:14

¡Oh!
Esos dos, Jajajaja.
Taaaan lindos. Ya, Ok.
¡Gracias por subir! Ya decia yo que no subirias hasta quien sabe cuando, pero aqui estás, ¡Y dos capitulo!
Que felicidad, eh.
(: Bien, debo irme, Cuidate, Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 28th 2012, 19:00

awww no puede ser!
Jajajajaja me encanta tu novee
deebes seguirla prontoo
Volver arriba Ir abajo
I♥Jobros
Forista!


Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 23/03/2012

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Marzo 24th 2012, 10:12

Me encanta tu nove!!!! Very Happy
Espero que subas otro capitulo pronto!!!
Lo espero con muchas ansias!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Marzo 24th 2012, 11:49

¡Chicas! Traigo buenas noticias.
En el instituto nos han avisado que las clases terminan el 28 y el 29 solo vamos a buscar las notas.
Así que el 29, apenas llegue de recoger las notas pongo el capítulo siguiente. Very Happy
Gracias por esperar, me siento la peor escritora del mundo. Sad
Pero lo recompensaré, de verdad.
¡Las amo! Ya lo saben. Nos vemos en unos días I love you
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Marzo 28th 2012, 15:05

jaja don't worry! esperamos! Wink
Volver arriba Ir abajo
I♥Jobros
Forista!


Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 23/03/2012

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Marzo 31st 2012, 15:48

no te preocupes pero pon un capítulo largote!!!! Very Happy jajajaja
Amo tu nove!!!!
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 1st 2012, 08:18

Capítulo 8

Nick la ayudó a terminar de pintar y, luego, se sentaron en un sofá a tomarse unos sándwiches y un refresco.
—¿Por qué has elegido pintarla de rojo? —le preguntó Nick, el cual no comprendía cómo podía parecerle ______ tan elegante, llevando una camisa que le estaba grande y tenía manchas de pintura, con una coleta enmarañada y una mancha de mostaza en un lado de la boca.
—En realidad no es rojo —dijo ella, después de limpiarse la mostaza delicadamente con una servilleta—. Es frambuesa.
—De acuerdo —aceptó Nick, sin entender la manía de tantas mujeres de llamar frambuesa a un color tan respetable como el rojo—. ¿Por qué has elegido pintarla color frambuesa?
—Bueno, era eso o teñirme el pelo o comprarme nueva ropa.
—¿Teñirte el pelo? —repitió Nick, horrorizado, a punto de atragantársele el refresco.
—Sí, pero no sabía si debía cortármelo también. Recordé que…
—Espera, espera. ¿Pensabas cortártelo también? —preguntó—. No lo hagas —dijo después de que ______ asintiera.
—No serás de esos hombres que intentan decirles a las mujeres cómo deben vestirse y cómo deben arreglarse el pelo, ¿no?
—Yo no intento —contestó, incapaz de dejar pasar la oportunidad de provocarla.
—¡Ah! —______ abrió los ojos de par en par—. Así que te limitas a emitir un decreto real y éste se cumple sin excepción.
—Lo de los decretos reales va más contigo. Yo sólo expongo mis preferencias —la sentó sobre sus piernas—. Pero no te lo cortes: tienes un pelo muy bonito. Me gusta. Me gusta cuando no vistes nada más que tu pelo —le quitó la horquilla de la coleta, para dejárselo suelto.
—¿De verdad te gusta? —preguntó con la expresión dulcificada.
—Mucho —le aseguró, conmovido por el brillo que resplandecía en los ojos de ______—. Y hablando de no vestir nada más que el pelo…
—Todavía no he terminado de explicarte por qué decidí pintar la habitación de frambuesa en vez de cortarme el pelo —lo interrumpió.
—Está bien —cedió Nick, excitado pero intrigado al mismo tiempo—. ¿Por qué?
—Recordé un artículo que leí en el periódico, que decía que para dar un aire nuevo a la casa, bastaba con pintar una sola pared. Y yo quería darle un aire nuevo, hacer algo salvaje e impetuoso.
—En vista de lo cual has pintado una pared de tu habitación de rojo.
—De frambuesa —corrigió ______—. Vale, ríete. Pero tú tienes la culpa —añadió, después de que Nick enarcara una ceja.
—Estoy deseando escuchar el razonamiento lógico que hay detrás de esa decisión.
—Si no me hubieras hecho el amor anoche —le tocó el pecho suavemente con el dedo índice—, no me sentiría ahora de esta manera.
—¿Y cómo es de esta manera?
—Como una botella de champán agitada —respondió con expresión seria—. Como alguien que se ha cambiado los viejos cristales de las gafas y se ha puesto unos nuevos, limpios y brillantes.
La mezcla de vulnerabilidad y sinceridad de sus palabras lo conmovió. Nunca había conocido a ninguna mujer que aunara ambas cualidades. Ella era capaz de expresar lo que sentía por él, pero Nick no podía hacer lo mismo respecto a sus sentimientos hacia ______.
—¿Estás intentando confundirme? —la miró a los ojos.
—¡Como si pudiera! —respondió ______, con una sonrisa trémula.
—Yo no te he traído rosas —le dijo Nick.
—No importa. En realidad no pretendo que…
—Te he traído otra cosa.
—¿De verdad?, ¿el qué? —preguntó intrigada.
Alcanzó su chaqueta de cuero, que estaba en un extremo del sofá, y sacó una bolsita de papel:
—Naranjas. Dijiste que te gustaban.
—¡Qué detalle! —exclamó. Los ojos se le iluminaron—. ¿Cómo puedo agradecértelo?
—Tómate una conmigo —propuso.
—Sí —aceptó. Y le dio un beso en plena boca. Fue una dulce y seductora caricia que le hizo desearla de nuevo. Por su parte, ______ ya le estaba desabotonando la camisa—. ¿Puedes quedarte un rato?
—Sí —Nick pensó que se podría quedar un milenio si ella seguía mirándolo igual—. Y esta vez he venido preparado, ______.
—Bien —ella bajó la boca y le besó el pecho.
Nick se sorprendió de lo rápido que su excitación se revolucionaba. Le quitó la ropa y ______ lo ayudó con el resto de la suya y empezó a acariciarle los hombros mientras rozaba sus suaves y esbeltas piernas contra las de él.
Habría sido muy sencillo adentrarse directamente en su feminidad, colmarla y hacerla blanquecer en éxtasis. Habría sido cuestión de segundos. El placer habría sido intenso, pero intuía que la satisfacción sería demasiado fugaz.
Para quedar satisfecho tenía que saborearla. Reprimió su urgente necesidad de penetrarla, dio un suspiro profundo y aspiró el aroma de las naranjas.
—Nos hemos olvidado de nuestra naranja —comentó sonriente.
—¿Qué? —preguntó confundida de deseo.
Era tan sexy que a Nick le entraron ganas de golpearse con los puños en el pecho y soltar un grito primitivo a lo Tarzán. En cambio, se separó ligeramente y peló una naranja.
—¿Qué haces? —______ se separó un mechón que le caía sobre la cara.
—Darte un gajo de naranja —respondió, introduciéndosele con sensualidad entre los labios.
______ abrió los ojos y se tragó de golpe el gajo. Una gota del jugo resbaló por su barbilla y en seguida fue a limpiarse.
—Tranquila —dijo Nick—. Ya me ocupo yo —añadió, para agacharse a continuación y lamerle la barbilla.
El mismo tomó un nuevo gajo, mirándola a los ojos, y dejó que cayera un poco del jugo sobre los senos de ______, la cual se estremeció ante la expectativa…
—¿De verdad vas a…?
Nick bajó la boca hacia sus pechos, en respuesta a su pregunta inconclusa, y disfrutó del sabor combinado de la naranja y de ______. Le humedeció los pezones con la lengua y los dientes hasta endurecérselos como dos peñones. ______ buscó los labios de Nick con desesperación; estaba muy caliente y el olor de su excitación se subió a la cabeza de éste como tres copas de whiskey.
—No es justo —protestó ella, jadeante—. Te estás divirtiendo tú solo.
—¿Yo solo? —repitió, lameteándole de nuevo uno de los pezones.
—Sí… dijiste que íbamos a compartir la naranja —superada la timidez, se la arrebató de las manos y colocó un gajo entre las bocas de ambos. El pelo de ella caía sobre los hombros de Nick, como una leve caricia.
______ mordió adrede para que salpicara alguna gota sobre el torso y el abdomen de él. Entonces, lentamente, fue descendiendo con la lengua hacia su ombligo—. Mi turno.

Tres de los antiguos miembros del Club de los Chicos Malos abrieron sus latas de cerveza casi al unísono, mientras se sentaban en el cómodo sofá del salón de Nick. La mesa estaba llena de platos con sándwiches, aceitunas y patatas fritas. Y en la televisión, los Dallas Cowboys se enfrentaban a los Washington Redskins.
—Lo echaba de menos —comentó Ben Nolan, abogado de Richmond—. Suelo estar tan liado con mis casos que había olvidado el placer de tomarme unas cervezas y ver un partidillo con los amigos.
—Bueno, aquí al menos no te molestará ninguna de tus clientes —dijo Stan—. Creo que la única mujer que ha traspasado la puerta de la casa de Nick es su hermana, Maddie.
De pronto, Nick recordó a ______ entrando en su casa y haciéndole luego el amor. Dio un trago de cerveza y puso los pies sobre una silla libre.
—Exageras un poco.
—¿Entonces has traído a la Mordiscos? —replicó Stan, sonriente.
—¿La Mordiscos? —repitió Ben, desviando la atención del televisor.
—Mis labios están sellados —dijo Nick, sabedor de que a ______ le resultaría mortificante enterarse de que la habían llamado así.
—Vamos, Nick —insistió Stan—. Maddie dice que no es como las otras con las que has salido… Ésta muerde hombres en vez de chapas de cerveza —bromeó.
—¿Muerde hombres? —preguntó Ben.
—¿Qué te parece si te rayo las puertas de tu nuevo coche? —contraatacó Nick.
—¡Vaya! —Stan se sorprendió—. Así que he tocado un punto sensible. Y yo que creía que eras invulnerable a las mujeres… Ben y tú ibais a ser solteros toda la vida.
—Y lo voy a ser —aseguró Ben.
—Y yo —se unió Nick. Su destino estaba fijado: él siempre había sido muy inconformista, y los inconformistas no estaban hechos para el matrimonio. Sobre todo, para casarse con una dama que era profesora de Historia.
—No sé, Nick —intervino Ben mientras tomaba una galleta de chocolate—. Estas galletas están de miedo. Serías una esposa estupenda si no tuvieras una serpiente tatuada.
—¿Una esposa? —repitió, quitándole la galleta justo cuando se la iba a meter en la boca.
—¿Qué pasa?, ¿has perdido tu sentido del humor? —Ben estaba asombrado—. Esa mujer tiene que tenerte muy pillado. Cuidado, Nick. Las mujeres son como los pulpos: una vez que sus tentáculos empiezan a chuparte la sangre, no paran hasta dejarte seco.
—Si es la mujer adecuada, da igual —apuntó Stan—. Igual hasta te gusta que te absorba.
Nick y Ben le tiraron sendas aceitunas a Stan.
—Como queráis —prosiguió éste—. Pero yo me acuesto todas las noches con una mujer preciosa e inteligente que me anima a despertarme todas las mañanas. Para mí es fundamental saber que ella siempre estará a mi lado, pase lo que pase.
—¡La roban los Redskins! —exclamó Ben.
—¿Qué? —Stan se giró hacia el televisor y vio la repetición de la jugada. Nick, en cambio, seguía pensando en las palabras de su amigo. Se preguntó qué sentiría sabiendo que ______ siempre formaría parte de su vida, estando seguro de que se acostaría y se despertaría junto a ella todos los días.
Pero, ¿por qué iba a dejarse atrapar por una mujer? Él estaba a gusto solo… Aunque tampoco parecía una perspectiva tan espantosa: podría oler su aroma y tocar su suave piel en cualquier momento. Podría hacerla reír o sonrojarla en cualquier momento. Podría librar una terrible y gloriosa batalla sexual con ella en cualquier momento. Podría, simplemente, mirarla en cualquier momento.
Nick frunció el ceño. ¿A quién pretendía engañar? Tener a una mujer todo el rato alrededor lo irritaría tanto que acabaría volviéndose loco. Sólo haría falta una breve temporada para terminar desesperado y harto de ella.
No, se dijo: él no estaba hecho para llevar una vida familiar y hogareña. Sería mejor para todos que aceptara ese hecho indiscutible.
______ llamó a la puerta de Nick y, acto seguido, se echó mano al pelo, recién cortado. Aunque había dudado mucho, los muchos años de luchar con el pelo la habían decidido a emplear las tijeras. Además, tampoco le había gustado la posibilidad de que pudiera perder su atractivo hacia Nick si se cortaba el pelo. Si no le gustaba cómo le sentaba el nuevo corte, tendría que resignarse a aceptarlo.
Nick abrió la puerta, casi al mismo tiempo que la boca, pero no dijo nada durante varios segundos.
—Te has cortado el pelo —señaló cuando salió de su asombro.
—Sí —respondió, alzando la barbilla desafiantemente.
—¡Diablo desobediente! —exclamó—. ¡Te sienta de maravilla!
—Gracias, Conan —respondió ______, que sintió una ridícula oleada de felicidad en su interior. Se puso de puntillas y lo besó.
Nick la rodeó con un brazo, la apretó y profundizó en el beso hasta que la cabeza de ______ empezó a dar vueltas.
—Tío Nick, ¿puedo tomar otra galleta? —preguntó la voz de un niño desde el interior de la casa.
—Tendremos que esperar un poco —le dijo Nick a ______, separándose de ésta a su pesar—. Joshua y Maddie han salido y estoy cuidando de Davey… No, no comas ninguna más. Primero tenemos que cenar —añadió, dirigiéndose a su sobrino.
—¡Qué sorpresa más agradable! —dijo ______, después de entrar en casa de Nick—. Voy a cenar con dos hombres: hola, Davey.
—Hola, ______ —el chico sonrió—. Nick dice que eres una tía guay.
—¿Ah, sí? —______ se giró hacia Nick y lo miró divertida.
—Se supone que no debía repetirlo —se disculpó Nick.
—¿No te matará tu hermana por hablarle de tías guays?
—Por lo menos, seguro que lo intentará —dijo Nick—. Voy a sacar el pollo del horno.
—¿Pollo?, ¡qué rico! —exclamó ______, olfateando el aroma procedente de la cocina.
—Eso espero —dijo Nick—. ¿Me acompañas, Davey?
—¡Sí! —gritó éste.
Nick sirvió el pollo en la mesa de la cocina. Aunque ______ llevaba ropa informal y estaba comiendo un muslo de pollo con las manos, seguía irradiando elegancia. Mientras ella y Davey se divertían entre sí, él la contemplaba y se preguntaba cómo podía conseguir estar tan guapa sin apenas maquillaje, con camisas manchadas de pintura o con los dedos llenos de grasa de pollo. Era fascinante.
Era el tipo de mujer que no impresionaba a primera vista, pero cuanto más la miraba, pensó Nick, más le costaba dejar de mirarla. Algo en la expresión de su cara lo atraía como una luz en la oscuridad. Ella jamás admitiría que coqueteaba, pero su forma de reírse y los destellos de sus ojos siempre lo perturbaban sobremanera. Una mezcla de sensualidad desafiante y feminidad sureña despertaba en Nick una necesidad primitiva de reclamarla como suya.
—Tengo frío —dijo Davey de repente. Se recostó sobre ______ y ésta le acarició el pelo con cariño.
—Ven —lo rodeó con un brazo para darle calor y luego frunció el ceño—. ¿No prefieres tumbarte en el sofá y que te tape con una manta?
—Sí —asintió el sobrino—. ¿Puedo tomarme otra galleta ahora, tío?
—Sí, ¿estás listo para el vídeo? —contestó Nick. Davey asintió de nuevo y se dirigió al sofá del salón—. Íbamos a ver carreras de camiones, pero en deferencia a ti, pondremos una película de Walt Disney —añadió, dirigiéndose a ______.
—Me conmueve que te vayas a privar de un espectáculo tan enriquecedor como una carrera de camiones sólo por mí.
—¿Te das cuenta de que no eres ni la mitad de tímida que cuando nos conocimos?
—La culpa es tuya —susurró, acercándose a él.
—¿Y eso por qué? —preguntó, excitado.
—Tú me has hecho desinhibirme —respondió, acercándose más a él y provocándolo luego, apartándolo de su lado.
—¿Intentas provocarme adrede porque Davey está aquí y no puedo hacer nada para responder ahora mismo? —le preguntó, después de agarrarla por la muñeca y atraerla hacia sí de nuevo. ______ se sentía cómoda y cálida entre sus brazos.
—¿Provocar yo?
—Sí, tú —replicó Nick—. Será mejor que pares, o me las tendrás que pagar cuando nos quedemos a solas.
—¿Que pare qué?
—De seducirme —Nick rió—. Anda, ve al salón, en seguida estoy con vosotros.
—Deja, te ayudo con los platos.
—Sí, claro. Seguro que empiezas a mirarme, me distraes y se me acaba rompiendo toda la vajilla.
—Conan lavando platos —______ sonrió—. ¿Me dejas hacerte una foto para la posteridad?
—Tengo muchas virtudes —respondió, agitando el paño de secar los platos como si fuera un látigo.
—Ya lo sé —contestó con suavidad. Luego se fue al salón.
Nick se quedó mirándola varios segundos y luego se golpeó con el paño de los platos para despertarse. No estaba dispuesto a separarse mucho tiempo de ______, de modo que se puso manos a la obra de inmediato y pocos minutos después ya los había lavado y había limpiado la cocina.
Cuando asomó la cabeza en el salón, ______ estaba sentada en el sofá, con Davey acurrucado sobre su regazo. Miraba la película y a su sobrino alternativamente, acariciándole la cabeza todo el tiempo.
Nick se apoyó en la pared para observarla. Parecía de lo más natural que ______ tuviera a un niño en su regazo, como si tuviera un gran instinto maternal y hubiera nacido para dar amor.
La cabeza lo traicionó y le hizo imaginarse a ______ con los ojos radiantes de alegría con un hijo suyo en el vientre. Un hijo de los dos. El corazón le dio un vuelco ante el azote de emociones que sintió. Él la protegería para cuidarla y compartirían toda la aventura del embarazo hasta en los más nimios detalles.
—¿Nick?, ¿pasa algo? —le preguntó ______, interrumpiendo los pensamientos de éste.
Le costó un par de segundos regresar de aquel ensueño y volver a la realidad. Cuando fue consciente de que se había imaginado a ______ como la madre de un hijo suyo, se le hizo un triple nudo en la garganta. ¡Un padre!, pensó disgustado. Él nunca había querido ser padre. De hecho, siempre había tenido mucho cuidado para no acabar siendo padre de nadie.
______ siguió mirándolo, con una expresión atenta y preocupada y Nick, mientras le sostenía la mirada, pensó que esa mujer gentil y elegante le estaba haciendo plantearse auténticas locuras.
Debía de ser una bruja.


Chicas, se habrán dado cuenta que ______ llama a Nick, Conan algunas veces.
En este link tienen el por qué: CONAN
PD: Más tarde les subo otro capítulo Wink
Tengo esta novela un poco abandonada...y yo no quiero eso
Volver arriba Ir abajo
I♥Jobros
Forista!


Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 23/03/2012

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 1st 2012, 09:06

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH!!!! Very Happy
Me encanto el capítulo!!! jajajaja la parte en la que Nick imagina ser padre es muy tierna!!!
Me muero de ganas por ver el siguiente capítulo!!!
Sube pronto!!!
Me alegro mucho que fuera tan largo!!! Baila
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 1st 2012, 18:05

awwww! no esta nove
esta genial!
chica, como puedes escribir asi?!
es genial! siguela prontisimo
si? please!
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 1st 2012, 19:19

Tu... DEBES SEGUIRLA YA!
Es que, Dios santo mujer. AMO cada novela tuya, me dejan :O
Enserio, eh. Y Aw, lo pensamientos de Nick, son taaaaaan lindos pero es un egoista consigo mismo.
Ya que, Solo siguela por favor.
PRONTO.
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 2nd 2012, 20:46

siguela pronto, Criss, please!
Volver arriba Ir abajo
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 4th 2012, 15:11

Nueva y fiel lectora, ya tenia tiempo que venia
Leyendo la nove pero no me eh conectado en
La computadora y no eh podido entrar esta muy
Muy buena, ojalá que nick se enamore de rayis
Sube otro capi porfa me gusto muchisimo!!
Volver arriba Ir abajo
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 4th 2012, 15:11

Nueva y fiel lectora, ya tenia tiempo que venia
Leyendo la nove pero no me eh conectado en
La computadora y no eh podido entrar esta muy
Muy buena, ojalá que nick se enamore de rayis
Sube otro capi porfa me gusto muchisimo!!
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 20
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 4th 2012, 20:41

Siguuuela!
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 6th 2012, 13:38

Capítulo 9

—¿Cuándo me darás la siguiente clase de montar en moto? —le preguntó ______ el fin de semana siguiente.
Tumbado en su enorme cama, desnudo, con los ojos cerrados, Nick se imaginó que era una pantera descansando. Abrió los ojos ligeramente.
—Pronto —dijo, cerrando los ojos.
—Pronto es muy abstracto —dijo ella mientras le acariciaba el pecho, apoyando la cabeza sobre un hombro.
—Llevas doce horas agotándome. ¿De verdad quieres saber cuándo daremos la siguiente clase? —murmuró, después de suspirar y besarle una mano.
—Sí —dijo con alegría—. ¿Cómo voy a demostrarte que no soy una cobardica si no aprendo a montar?
—¿Si no aprendes a montar? —abrió los ojos y soltó una risilla picara—. Eso se puede interpretar de muchas maneras; en cualquier caso, te advierto que no te dejaré mi moto. Seguirás en una pequeña…
—¿Por qué?
—En el campo —prosiguió.
—¿Por qué?
—Para que no te hagas mucho daño cuando te caigas.
—Ah —dijo ______, a la que no le gustaba demasiado imaginarse aplastada bajo una motocicleta—. Pero mi equilibrio es bueno. No tengo por qué caer…
—Hazme caso —la interrumpió—. Todo el mundo se cae… ¿Te está entrando miedo, cobardica? —añadió al ver la cara dubitativa de ella, mientras le hacía cosquillas.
—¡Para! —dijo riéndose a su pesar—. ¡Qué pares!, ¡eres horrible y cruel y…!
La boca de Nick se posó sobre la de ______ y ahogó todos sus insultos. Subió una mano para abarcar uno de sus pechos y jugueteó con su pezón. Ella se estremeció con el roce, pero estaba decidida a seguir hablando. Era ridículo que siempre que protestaba, Nick la enmudeciera con un beso. En cuanto separaran los labios le diría bien clarito que…
El teléfono sonó y Nick se retiró. Los dos se quedaron mirándose, con la respiración agitada, mientras el teléfono sonaba tres veces más.
—Vamos, tonto —le dijo ella con menos agresividad de la que había pretendido—. ¿Es que no vas a contestar?
—¿Diga? —dijo Nick, después de descolgar el auricular. Acto seguido, sonrió—. Hola, Jenna Jean.
______ supo que se trataba de una mujer y sintió que el estómago se le retorcía. De pronto, súbitamente consciente de que estaba desnuda en la cama de Nick mientras éste hablaba con otra mujer, decidió que era buen momento para vestirse. Se giró para salir de la cama, pero Nick la detuvo, sujetándola por una muñeca.
______ lo miró y lo vio denegar con la cabeza. Ella también denegó e intentó liberarse.
—Me parece perfecto, Jenna. Veré si puedo y ya te llamo para quedar más concretamente.
¿Estaba fijando una cita con ella? ______ le clavó una uña en la mano y tiró hacia el borde de la cama.
—¡Ay! —se quejó Nick, que reaccionó a tiempo para agarrarla por un tobillo—. No, no, Jenna. Ha sido mi gata. Tengo que llevarla a que le corten las uñas… ¿Que quieres que vaya con mi nueva qué? Para nada, a ella no le interesaría conocer a una panda de locos como vosotros… No, ¡tonterías! No me da miedo que le cuentes cómo soy de verdad —añadió con el ceño fruncido.
Por su parte, ______ se había tranquilizado tras el giro que había dado la conversación al final.
—¿Jenna Jean? —preguntó ella cuando Nick hubo colgado.
—Jenna Jean Anderson Michaels. Nos conocemos desde que éramos unos críos. Está casada con uno de mis mejores y más viejos amigos, Stan Michaels. Nos acaban de invitar a cenar —anunció con cara de pocos amigos.
—¿Por qué te disgusta tanto? Seguro que no cocina tan mal —bromeó ______.
—¿Cocinar mal? En absoluto —Nick se levantó de la cama—. Aunque odia reconocer que mis galletas de chocolate son mejores que las suyas.
—¿Entonces ya has cenado con ellos antes? —______ se levantó y se acercó a él, cubriéndose el cuerpo con la sábana.
—Claro —respondió Nick.
—¿Y por qué no quieres que cenemos esta vez con ellos?
—Porque quieren conocerte —respondió—. Quieren examinarte, curiosear y ponerte a prueba. Quieren comprobar que existes de verdad.
—Si son tus amigos —comentó ______, confundida—, seguro que serán agradables conmigo.
—Eso ya lo sé —respondió con aire distraído—. Simplemente, no quiero mezclarlos en esto.
A ______ no le gustó aquella actitud evasiva. Se quedó en silencio un segundo. Sabía que no era la clase de mujer con la que él solía verse, pero…
—¿Te preocupa que pueda avergonzarte delante de ellos?
—¡No, por Dios! —aseguró Nick de inmediato.
—Entonces, ¿por qué no quieres que conozca a tus amigos? —se ajustó la sábana de nuevo—. Tiene que haber algún motivo para que…
—No —se acercó a ella y la llevó de nuevo a la cama—. No es nada de eso. Sólo que no quiero que empiecen a hacer preguntas impertinentes.
—¿Como qué?
—Preguntas sobre nuestra relación, sobre el futuro —la estrechó entre sus brazos y sonrió—. Soy muy egoísta y no quiero compartirte. Quiero que seas mía y yo ser sólo tuyo. Y no me importa lo que piense nadie más —añadió, dándole un beso.
______ se apretó contra Nick y notó que el corazón se le contraía. Le dolía intuir los pensamientos y sentimientos silenciosos de éste: «no estamos hechos el uno para el otro. No sé cuánto tiempo seguiremos juntos».
Hizo el esfuerzo de no prestar atención a las lágrimas que casi le salían de los ojos e intentó concentrarse en el presente; en aquel presente en el que Nick la estaba sujetando como si la quisiera más que a nadie en el mundo, como si jamás fuera a dejarla marchar. Pero ______ era demasiado realista para creer que ese presente fuera a prolongarse para siempre.
El fin de semana anterior al Día de Acción de Gracias, Nick llevó a ______ a un espectáculo de motos que se realizaba para recaudar fondos para los pobres.
—______, casi pareces una motera en condiciones. Mírate: botas y pantalones negros —deslizó un dedo por el cuello de su jersey—. Si no estuvieras llevando este jersey rosa de cachemir y esa chaqueta más rosa todavía…
—Me congelaría.
—¿Todavía no te atreves con una chaqueta de cuero?
—Alguien me fingó la de Evel Knievel y si no llevo ésa, no merece la pena llevar ninguna.
—Cuando te conocí —comentó Nick, sonriente—, no sabías quién era Evel Knievel… ni decías cosas como «fingar». Estás cambiando mucho…
—¿Tú crees? —se inclinó para encontrar sus labios—. Me da igual que me estés cambiando. Me siento perfectamente siendo como soy ahora —añadió, fascinada por la rendida atención de Nick a sus palabras.
A fin de conseguir dinero, los participantes en la carrera de motos tenían que pagar una entrada y los acompañantes, un suplemento extra. Así se lo había explicado Nick a ______, la tarde en que le había propuesto asistir a dicha carrera.
—He traído algo de dinero para la casa de beneficencia que organiza la carrera —prosiguió ______, que prefirió cambiar de tema, por no pensar en la influencia que Nick tenía ya en ella; en lo que podría hacerle si se lo propusiera.
—Ya te dije que no hacía falta —Nick pareció sorprendido—. Ya había pagado tu parte yo —añadió.
—Pero yo también quiero contribuir a la causa —replicó, elevando la barbilla.
—Y me parece espléndido —afirmó él, admirado por la generosidad y el buen corazón de ______—. Venga, tenemos que ponernos en marcha.
Los motociclistas se reunieron en Market Square y, al aproximarse a ellos, ______ no pudo evitar relacionarlos con un grupo de los Ángeles del Infierno. Resultaba paradójico que todas esas personas estuvieran allí para ayudar en un acto de solidaridad.
Después de un par de discursos, del alcalde y de los organizadores, los motoristas arrancaron y echaron a correr. Antes de rodearlo por la cintura, ______ echó un vistazo a un plano en el que aparecían todos los restaurantes en los que iban a parar.
—¿Se supone que vamos a comer en todos estos sitios? —preguntó ella.
—No, pararemos en todos ellos; pero la idea es que creemos tal revuelo con las motos, que la gente salga de sus casas para vernos. Y mientras nos miran, a alguien le entrará hambre y entrará en los restaurantes. Parte de las ganancias que obtengan esta tarde irán para nuestros fondos. Un buen plan, ¿no te parece?
—Sí… Te están saludando muchos participantes —señaló ______—. ¿Cuántas veces has intervenido en este espectáculo?
—No sé —se encogió de hombros—. Diez o doce. No supone ningún esfuerzo… y es para una buena causa.
—Será mejor que tengas cuidado —______ sonrió—, o todos descubrirán tu secreto.
—¿Qué secreto?
—Que debajo de esa chaqueta de cuero, late el corazón de un ciudadano generoso, trabajador y responsable.
—Nunca te creerían —respondió—. Y mejor así.
Varios restaurantes después, ______ empezó a cerrar los ojos.
—No vale dormirse —dijo Nick.
—¿Cómo te has dado cuenta? —______ sonrió—. ¿Es que tienes ojos en la espalda?
—Tu cuerpo se había relajado —respondió—. Me fijo mucho en tu cuerpo, por si no te has dado cuenta… Empieza a cantar.
—¿Cómo? —______ pestañeó sorprendida.
—Que cantes.
—¿Por qué? —preguntó ella, totalmente confundida.
—Porque yo soy el dueño de la moto y yo doy las órdenes.
—Cuéntame otra historia, Conan —______ rió.
—Porque te mantendrá despierta —explicó—. Y quiero oírte cantar para mí.
El corazón se le encogió y ______ tuvo la inquietante sensación de que sería capaz de hacer cualquier cosa por Nick, lo cual no era nada inteligente, dado que se trataba de un hombre transitorio.
—¿Y qué pasa si canto fatal?
—Cantas bien —dijo él—. En tu álbum vi varias fotos tuyas cantando en un coro.
—Pero eso fue hace mucho.
—Es como montar en moto. Nunca se olvida.
—Está bien —se rindió ______, viendo que él no se iba a dar por vencido—. Cuando quieras, te unes… Row, Row, Row Your Boat —empezó a cantar.
Minutos más tarde, cuando ya creía que se le había acabado el repertorio, se acordó de una canción de Prince.
—¿Cómo es que una chica tan buena como tú se sabe esa canción? —preguntó Nick, en referencia a Kiss.
—La escuchaba a escondidas con los cascos cuando era adolescente. Mi madre creía que estaba oyendo ópera, para una clase del colegio. Durante un tiempo, soñé con ser una de esas chicas malas que aparecen bailando en sus videoclips.
—Me dejas de piedra —Nick rió—. ¿Qué habría dicho tu madre?
—Se habría desmayado —contestó ______, mientras se imaginaba la escena—. O le habría dado un ataque de nervios.
—¿Y Charles?
______ contuvo la respiración un segundo y se preparó para aguantar la dolorosa punzada que solía sentir cada vez que oía el nombre de su difunto marido. Pero en esa ocasión no sintió nada.
—Me habría explicado serena y racionalmente todos los motivos por los que no debería hacer algo así. Me habría hablado del riesgo económico, de la imagen y de la fama. Luego me habría pellizcado el hombro, dando por sentado que la cuestión había quedado zanjada.
—Ya veo —Nick hizo una pausa—. Habría empleado el enfoque del intelectual tiránico.
______ abrió la boca para mostrar su desacuerdo, pero vaciló. Nunca había creído que Charles hubiese sido despótico. Nunca había perdido la calma y siempre había parecido dialogante. Excepto cuando las cosas no iban exactamente como él quería. Frunció el ceño y pensó en la forma tan directa y clara que Nick tenía de exponer sus puntos de vista. Tenía mucho genio y podía estar malhumorado. Cuando no estaba contento con algo, lo decía sin rodeos… ¿De veras le gustaba más el enfoque primitivo a lo Conan?
—¿Cansada del sillín? —le preguntó Nick, al ver que ______ se movía.
—Un poco.
—¿Tienes hambre?
—Sí, ¿y tú?
—De algo más que de comida —respondió. Acto seguido, giró hacia el aparcamiento de un pequeño restaurante en el que servían costillas asadas. Se trataba de la última parada de los motociclistas y, después de hacer un par de piruetas todos juntos, entraron a comer. Nick y ______ se sentaron en una mesa en la parte trasera del comedor—. Empiezo a pensar que ha sido un error —añadió mientras la empujaba contra la pared y deslizaba las manos bajo el abrigo de ______.
—¿Por qué? —respondió ésta, que se sentía como si acabara de recibir una inyección de adrenalina.
—Tenerte pegado durante cuatro horas seguidas sin poder hacerte el amor me está…
—¿Qué haces? —preguntó ______ cuando Nick le acarició los pechos.
—Ni la cuarta parte de lo que quiero hacer —respondió. Apoyó la frente contra la de él—. Ni la cuarta parte de lo que voy a hacer —añadió con una voz ansiosa y deliciosa al mismo tiempo.
—¡Nick! —gritó la voz de una mujer—. No os importa compartir la mesa con nosotros, ¿verdad? —añadió.
Nick apartó las manos del cuerpo de ______ y se levantó, a su pesar, para ser educado con unos compañeros que también participaban en la exhibición de motos. Los hombres le dieron sendos abrazos y varias palmadas en la espalda, y las dos mujeres le dieron dos besos cariñosos en las mejillas. Nick le presentó a ______ a las dos parejas, Frank y Loreen y Harry y Liz, y los seis tomaron asiento y en seguida se adentraron en una profunda conversación sobre motociclismo. ______ atendía e intentaba comprender de qué hablaban, pero usaban unos términos que se le escapaban por completo. Sólo se sentía conectada a ese grupo por la mano de Nick, que estaba apoyada sobre uno de sus muslos.
—Frank, te he visto tirado en la cuneta —comentó Nick—. ¿Sigues teniendo problemas con la cadena?
—Sí, voy a tener que cambiarla.
—Ya va siendo hora —intervino Harry, después de dar un trago de cerveza.
—Ahora han sacado una cadena que va como la seda —apuntó Nick.
—Una Harley no es una Harley si no tiene una cadena de las de siempre —replicó Frank—. Las cadenas de ahora son para cobardicas.
—Debe de ser la primera vez que vienes a una reunión de éstas —dijo Loreen, sonriente, dirigiéndose a ______—. Lo digo porque se te ve perdida… ¿Hace cuánto que conoces a Nick?
—Un par de meses —respondió ______, a la que en realidad le daba la impresión de conocerlo de mucho antes—. ¿Has participado otros años en esta campaña de beneficencia?
—Unos cuantos —respondió Loreen mientras escrutaba a ______ con la mirada—. ¿Hace cuánto que montas en moto?
—Estoy aprendiendo ahora —reconoció—. ¿Tú?
—Desde hace cinco años. Formo parte de la directiva del Club de Mujeres Motociclistas, así que siempre estoy buscando nuevos miembros.
Notó que Liz la estaba mirando con curiosidad. ______ le sonrió, pero aquélla no le devolvió la sonrisa, así que ______ se limitó a encogerse de hombros, sintiendo que no encajaba allí.
—No te molestes con Liz —le susurró Loreen al oído—. Estuvo saliendo con Nick hace tiempo y aunque ella quería volver a intentarlo, él ya no estaba interesado.
—Ah —dijo ______, la cual se preguntó con cuántas antiguas novias de Nick se tendría que ir encontrando—. Tengo que ir al servicio —le dijo a Nick, logrando esbozar una sonrisa.
—Yo también. En seguida vuelvo, chicos —aseguró Nick, poniéndose de pie—. No tardes mucho, ______. Las costillas estarán listas en seguida. Después de comer… podremos marcharnos de aquí —añadió susurrándole al oído.
Aquella indirecta compensó la sensación que oprimía a ______ de no pertenecer a ese ambiente. Abrió la puerta del servicio de mujeres, se lavó las manos y se echó un poco de agua sobre la cara. Se miró al espejo y no pudo negar quién era: una profesora de Historia precavida y no dada a los riesgos. No era una mujer especialmente guapa ni aventurera.
Ella y Nick eran tan diferentes como el día y la noche. Pero, entonces, ¿por qué se interesaba él por ella? Es más, ¿por qué se interesaba ella por Nick? Lo peor de todo, pensó ______, era que no era un simple interés. No debía intentar justificar algo que no era lógico ni racional: si sentía algo hacia Nick, mejor sería disfrutarlo.
Animada por la pequeña conversación que había mantenido consigo misma, ______ regresó a la mesa.
—Una profesora de Historia —estaba comentando Liz, en referencia a ella—. No retendrá a Nick más allá de navidades. Se cansará de ella.
______ se paró en seco y encajó la bofetada de aquellas palabras. No es que no hubiera pensado que Nick no fuera a cansarse de ella, pero no por ello le molestaba menos. Además, le dolía escuchárselo decir a otra persona; le dolía que su incompatibilidad fuera tan evidente para los demás.
—¡Ei! —exclamó Nick, agarrándola por detrás—. ¡Tú sí que frenas bien! —bromeó.
—¡Nick! —______ dio un respingo y se giró.
—¿Esperabas a otra persona? —la rodeó por la cintura—. ¿Qué te pasa?
—Nada —respondió ______, intentando ver en la cara de Nick alguna señal que indicara si él también había oído a Liz.
—Te noto rara —le acarició la barbilla—. Venga, vamos a comer.
—Sí, venga —asintió ______, la cual esbozó una sonrisa y se preguntó si sería capaz de probar bocado.
Logró sobrevivir al restaurante después de mucho remover la comida por el plato, asentir y sonreír a todos.
—Encantada de conoceros —dijo ______ mientras Nick tiraba de ella, quien se giró hacia la salida. Sin embargo, Nick la condujo en dirección contraria, hasta entrar en una habitación del restaurante y cerrar la puerta.
—No has comido nada… has dicho diez palabras como mucho… y no me has mirado durante veinte minutos —le señaló Nick, mirándola a los ojos fijamente.
—Se me quitaron las ganas de comer —respondió, extrañada, pues no había imaginado que él se hubiera dado cuenta.
—¿Por qué?
—Supongo que estaba más cansada de lo que pensaba —respondió, mordiéndose un labio.
Nick la miró con una intensidad que la estremeció y ______ tuvo que esforzarse por recordar que Nick no tenía poderes milagrosos para leer su mente.
—Eso es una bobada, cariño —contestó Nick, acercándose a ella. Sonrió con amabilidad, pero su expresión reflejaba gran seriedad—. Quiero saber lo que te está molestando y nos vamos a quedar aquí hasta que decidas compartirlo conmigo. Suéltalo.
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 6th 2012, 14:11

Capítulo 10

—No ha sido nada importante —dijo ______, alejándose tres pasos de Nick.
—¿Alguno de los chicos te dijo algo desagradable sin que yo me diera cuenta? —le preguntó, inspeccionándola con cuidado. Se la notaba nerviosa, distante.
—No —se apresuró a denegar—. No.
—¿Entonces? —Nick frunció el ceño.
—Oí algo que Liz le estaba comentando a Loreen —respondió después de suspirar—. Nada importante.
—Ya, claro —Nick volvió a acercarse a ella—. Nada importante, pero te ha fastidiado la tarde.
—No me presiones —espetó ______, lanzándole una mirada oscura, con un brillo de frustración en sus ojos.
—Te lo preguntaré con más tacto —insistió Nick, aunque se le estaba acabando la paciencia. Odiaba ver a ______ disgustada—. ¿Qué estaba diciendo Liz?
—Prefiero dejar el tema, si no te importa —replicó ella.
—Me importa —Nick entrelazó los dedos de ambas manos e hizo sonar sus nudillos.
—¡Está bien! —exclamó, desesperada—. Dijo que yo no te duraría hasta más allá de navidades. Que me cambiarías por otra.
—Liz vive en un mundo imaginario y es una bocazas —Nick imprecó.
—Salías con ella.
—Salí una vez con ella —corrigió él.
—Me da igual —contestó ______, desviando la mirada y de nuevo volvió a separarse de Nick—. Tú y yo sabemos que yo no soy la clase de mujer con la que tú…
—Y yo no soy el tipo de hombre con el que tú sueles salir —la interrumpió.
—De modo que es muy probable que lo que decía sea cierto. Yo lo sé y tú también lo sabes. De hecho, creo que lo sabe todo el mundo. Simplemente —se encogió de hombros y suspiró, agotada—, simplemente no me sentó bien oírlo.
Nick odió la expresión de desamparo que vio en la cara de ______. Tenía una regla acerca de las promesas y las mujeres: nunca les hacía ninguna. En ese momento, en cambio, estaba deseando hacer cualquier cosa por animar a ______.
—Liz no tiene ni idea de lo que dice —aseguró Nick, aproximándose a ella. Elevó la barbilla de ______, pero ésta no se atrevió a mirarlo a la cara—. Por eso no quiero compartirte. Quiero guardarte para mí y entregarme sólo a ti. Tú eres diferente…
—Lo sé.
—Diferente en el buen sentido de la palabra —matizó Nick—. Mírame, ______: quiero ver esos ojos tan bonitos que tienes… Puede que nadie más lo comprenda. Puede que hasta no lo comprendamos nosotros; pero tú y yo estamos bien juntos —añadió, desgarrado por la vulnerabilidad que apreció en sus ojos.
Demasiado bien incluso, se dijo Nick. ______ le hacía sentir emociones que nunca había sentido antes. No sabía cómo se las arreglaba para hacerlo, pero ella suponía un reto y un bálsamo para él al mismo tiempo. Si se paraba a pensarlo, lo asustaba comprobar la cantidad de horas que tenía la cabeza ocupada, obsesivamente, pensando en ella.
—Además —prosiguió Nick, notando que ______ estaba algo menos tensa—, no sé por qué tengo que ser yo quien te deje. Tú también podrías dejarme tirado.
—Eso sí que es una bobada —replicó, mirándolo con escepticismo.
—Oye, podría ser —la agarró y la apretó contra sí—. ¿Quién te dice que no te vas a aburrir de mí?
—Jamás me aburriré de ti —______ rió y denegó con la cabeza.
—Demuéstramelo —le pidió Nick, excitado por la chispa de deseo que ardía ahora en los ojos de ______.
—¿Que te lo demuestre? —preguntó. Vaciló un segundo y luego inclinó la cabeza hacia un lado, seductoramente.
—Sí —Nick le acarició las caderas—. Demuéstramelo.
—Estamos en no sé qué habitación de un restaurante —reparó ______, mirándolo como si hubiera perdido el juicio.
—¿Y bien?
—Alguien podría entrar en cualquier momento.
—Ya no —dijo Nick, después de tirar de ella hacia la entrada y recostar la espalda contra la puerta. Introdujo una mano entre sus muslos y notó un destello de excitación en sus ojos.
—Estás de broma, ¿verdad? —preguntó ______, cuya voz sonó rugosa de excitación.
—Señorita ______ —Nick denegó con la cabeza y pegó su cintura a la de ella—, me parece que está usted un poco asustada.
—No estoy asustada —elevó la barbilla—, estoy…
—Atemorizada —la provocó. Le tomó las manos y las introdujo en los bolsillos de los pantalones que estaba llevando él mismo.
—No —aseguró ______.
—¿Acobardada? —bajó la boca hasta dejarla a un milímetro de la de ella.
—¿No te gustan las cobardicas? —le preguntó después de rozarle los labios de extremo a extremo y retirarse, dejándole con la miel en los labios.
—Yo no he dicho eso —respondió Nick, a quien la sangre ya le estaba hirviendo.
—Entonces, ¿te gustan las cobardicas? —preguntó, sacando las manos de sus bolsillos y frotándole por delante del pantalón, mientras se mordía los labios para acallar un gemido.
—Me gustas tú —contestó Nick, el cual guió las manos de ______ para que ésta le desabrochara el cinturón y le bajara la cremallera.
Le desabotonó el calzoncillo y lo sujetó con las dos manos.
Nick sintió que el cuerpo le echaba fuego y buscó la boca de ______ para seguir abrasándose, mientras ésta lo acariciaba y rozaba. Notaba ansiedad y calentura en sus manos. Era irresistiblemente dulce, insoportablemente tentadora; una combinación tan letal que lo volvía loco.
Lo que había comenzado como una provocación juguetona, se había escapado del control de ambos. Nick quería verla desnuda, quería estar dentro de ella, toda la noche. Paseó la lengua a lo largo de sus suaves labios y luego la introdujo en el interior, simulando lo que quería hacer con otra parte de su cuerpo.
______ se echó hacia atrás un segundo, abriendo la boca para tomar aire, sin dejar de mirarlo ni de masajearlo. Tenía las mejillas encarnadas de la excitación, los ojos le brillaban apasionadamente negros y la expresión de su cara era salvaje y tierna al mismo tiempo.
—Yo… —arrancó ______—. Yo… —volvió a intentarlo, en vano. Entonces denegó con la cabeza, como si comprendiera que las palabras no tenían sentido ni cabida en ese momento.
Se fue agachando, rozándole todo el cuerpo, hasta quedar de rodillas frente a él. Sin dejar de mirarlo, se frotó las mejillas contra su sexo y luego lo acarició con la lengua.
Cuando cerró la boca a su alrededor, Nick se estremeció. Ver aquellos labios en torno a él era demasiado erótico.
—Cariño, para —jadeó él, extasiado, demasiado cerca del límite, mientras le acariciaba el pelo—. No puedo…
______ siguió haciéndole el amor con la boca, demostrándole de manera elocuente lo mucho que lo deseaba. Había en sus caricias una cierta y sensual desesperación, como si en vez de estar dando, estuviera recibiendo.
—______ —volvió a jadear Nick, instándola con delicadeza a que se apartara—. Cariño, voy a…
—No me hagas parar —susurró ella, apoderándose de su cuerpo y de un pedacito de su corazón.
***
______ estaba tan sumida en la lectura que no oyó a Sherry entrar en la oficina hasta que ésta estuvo frente a su mesa:
—Hola —saludó la amiga.
______ cerró la revista que tenía en las manos de golpe, sobresaltada, y se la colocó en el regazo.
—Hola —respondió, esbozando la mejor de sus sonrisas—. No te había oído —añadió.
—¿Qué estabas leyendo? —preguntó Sherry con un retintín de picardía, mientras apoyaba los codos sobre la mesa—. ¿Te has comprado otro catálogo de lencería atrevida?
—No, no, nada de eso —respondió ______—. Con un catálogo ya tengo más que suficiente. Definitivamente, no creo que los sostenes de cuero sean nada cómodos.
—Algo perverso será cuando no quieres enseñármelo —insistió Sherry, intrigada—. Vamos, déjame verlo.
—No es nada perverso —respondió ______, incapaz de sofocar una pequeña risilla—. Te aseguro que no lo es en absoluto —añadió.
Sherry extendió una mano y movió los dedos, reclamándole la revista.
______ suspiró, ahuecando el pelo que le caía por los laterales de la cabeza, y acabó dejando la revista sobre la mesa.
—¡Una revista de motos! —exclamó Sherry, la cual lanzó una mirada de desaprobación—. ¿Tan bajo has caído?
—Muy bajo —respondió ______, tragándose una risilla de niña mala, después de recordar lo que había sucedido en la habitación del restaurante, con las mejillas encendidas—. Pero leer esta revista no me rebaja. Es una manera de aprender algo nuevo; y no hay nada de malo en aprender cosas nuevas… Es verdad. ¿Sabías que ninguno de los diez mejores motociclistas del año va en Harley? —añadió al ver la mirada de incredulidad de Sherry.
—¿No me digas? —replicó la amiga, sin mostrar el menor interés al respecto. Cerró la puerta—. Me doy cuenta de que tus neuronas se han tomado unas pequeñas vacaciones para pasear por el parque, o para montar en Harley; pero, ______, no me dirás que vas en serio con ese Nick Palmer.
—Ya sé, tienes razón —el corazón se le retorció un poquito—. Pero sí, voy en serio.
—No, no, no, no… De eso nada. Tienes que parar antes de que sea demasiado tarde —la previno Sherry—. Esto es algo así como el Titanic: estás condenada a hundirte.
—Me temo que ya me he hundido —contestó sin apenas voz, mordiéndose el labio inferior—. Pero me niego a que sea una tragedia; voy a hacer que esta relación salga a flote.
—Vamos, ______ —dijo Sherry, escéptica, denegando con la cabeza.
—Nick me hace bien —aseguró ______—. Y creo que yo le hago bien a él. Cosas más extrañas suceden todos los días.
—No mucho más extrañas —murmuró Sherry, que había tomado asiento en la esquina de la mesa de ______.
—Quiero ver si esto puede funcionar —prosiguió ésta, cuya esperanza crecía por segundos, a pesar de las dudas de su amiga—, si podemos funcionar como pareja —añadió, entrelazando los dedos con decisión.
—Pero sois totalmente distintos.
—Sí, pero eso no tiene por qué ser tan malo.
—No, pero… —Sherry puso una cara de incredulidad—, vivís en mundos diferentes.
—No hay ningún motivo para que no podamos visitar nuestros respectivos mundos —replicó ______, la cual se sentía más animada que de costumbre, con más argumentos con que defender su relación con Nick.
—¿Has conocido a alguno de sus amigos?
—Sí —contestó ______, sintiendo un nudo en la boca del estómago—. Y reconozco que me perdí un poco durante la conversación. Por eso, en parte, estoy leyendo esta revista.
—______ —la amiga arrugó la nariz—, no sé por qué te empeñas. Tienes que ser consciente de que estáis abocados al fracaso.
—No es verdad. Sé que tendremos que superar ciertas dificultades añadidas, pero yo… —______ se había levantado para dar más fuerza a su aseveración, pero, de pronto, no podía continuar. Cerró los ojos y logró contener las lágrimas que la intensidad de sus sentimientos hacia Nick estaba a punto de hacer saltar—. Él se lo merece: merece la pena arriesgarse por Nick; merece la pena intentar que salga bien.
—Me da la impresión de que te has enamorado de él —afirmó Sherry, después de suspirar, mirando a ______ a los ojos.
Ésta se forzó a cerrar la boca. No podía dar voz a sus sentimientos. Casi le daba miedo reconocer la profundidad de éstos; el efecto que Nick podía tener en su futuro.
—¡Quieres casarte con él! —añadió Sherry, asombrada.
El estómago de ______ le dio un vuelco triple. En realidad no creía que quisiera ligar su vida tanto a nadie como había hecho con Charles.
—No, no —se apresuró a desmentir—. Simplemente había pensado en invitarlo a la cena de la facultad.
***
Era un día soleado, demasiado cálido para principios de diciembre. _______ estaba en medio de un campo mirando una motocicleta a la cual, en principio, debía aprender a domar. Era color verde lima y mucho más pequeña que la enorme Harley negra de Ben. La vieja Suzuki 125 parecía más accesible que imponente.
Trató de mantener los nervios bajo control, se acercó a la moto y tocó su asiento. Como si acariciarla fuera a servirle de ayuda, pensó con ironía.
—Piensa en ella como si fuera una moto indomable. No te confíes —le dijo Nick—. Lo más complicado es lograr una buena coordinación y recordar la secuencia de las marchas. Vamos, súbete.
______ se aguantó las ganas de decirle que prefería no matarse durante las clases de aprendizaje. Finalmente, se montó con cautela.
—Esto es lo esencial —prosiguió Nick—. Siempre se empieza en punto muerto. Usa la mano izquierda para el embrague y la derecha para acelerar. También se usa la derecha para el freno delantero, quitando la mano del acelerador.
—De acuerdo —dijo ______, asintiendo al mismo tiempo, mientras colocaba las manos en los manillares y trataba de memorizar las instrucciones de Nick—. Creo que podré arreglármelas.
—Eso respecto a las manos.
—¿Cómo? —dijo ______, desconcertada. Empezaba a tener la impresión de que aquello iba a ser más complicado de lo que pensaba—. Te diviertes viéndome así, ¿verdad? —añadió al sorprenderlo con una sonrisa perversa.
—Cariño, esto sólo es el principio. La diversión no ha hecho más que empezar —respondió Nick, sin dejar de sonreír. Luego se acercó a ella y la besó—. Usa el pie derecho para el freno trasero. Con el izquierdo, ve pisando para ir metiendo la primera, la segunda, la tercera, la…
—No creo que vaya a llegar a meter cuarta tan pronto —lo interrumpió ______, elevando una mano para indicarle que parara. Por el momento, estaba demasiado aturdida—. Me conformo con arrancar y moverme un poco.
—Vale, pero necesito ponerte esto —dijo Nick, el cual se dispuso a rodear la cintura de ______ con una banda de Velero.
—¿Por qué? —preguntó ésta, alarmada.
—Está conectada con el motor. Así, si te caes, la moto se detendrá en vez de arrastrarte con ella.
La perturbadora imagen de verse arrastrada por una motocicleta la hizo vacilar y pensarse lo de la aventura de conducir. ______ miró a Nick y dio un profundo suspiro. Tenía que disimular sus dudas.
—Y ahora arranca —le dijo él. Ella levantó la rodilla e intentó arrancar, pero no tuvo éxito—. ¿Estás en punto muerto? —le preguntó Nick con suavidad.
______ murmuró algo impreciso y movió el pie izquierdo para poner la moto en punto muerto. Intentó arrancar de nuevo y, en esta ocasión, la moto empezó a rugir y a vibrar debajo de ella. Intentó presionar el embrague, cambiar de marcha y acelerar, pero la máquina parecía no compenetrarse con ella en absoluto. Dio una sacudida y se caló. Acto seguido, ______ se cayó por un lateral de la moto.
—Tienes que controlar mejor el embrague —le dijo Nick, el cual corrió a su lado para ayudarla a levantarse.
—¿No hay ninguna moto con marchas automáticas? —preguntó ______, mientras se ponía de pie.
—Esas son para cobardi…
—No empieces con el rollo de ser cobardica —lo interrumpió acalorada—. Estoy aprendiendo.
—Tienes razón —concedió Nick, después de quedarse unos segundos callado, tras los cuales le dio un beso en la mejilla—. Veo que no te has hecho ni un rasguño: parece que hay una mujer de acero debajo de esta piel tan suave —añadió, acariciándole el pelo.
Envalentonada por las palabras de apoyo de Nick, ______ volvió a intentarlo una segunda vez. Y una tercera. Y una cuarta.
Lo del embrague era un problema complicado, pues cada vez que quería bajar una marcha, la máquina se le calaba y ______ salía por los aires, aunque apenas se hacía daño, porque aún iba a muy poca velocidad. Atendía a las pacientes instrucciones de Nick y cada vez estaba más decidida a domar ese pequeño monstruo verde lima.
Tres horas más tarde, ya era capaz de conducir durante varios minutos seguidos sin que el motor se le calara por culpa de un mal uso del embrague.
Nick decidió que ya había sido suficiente por ese día y la llevó a su propia casa. ______ estaba a punto de preguntarle qué tal lo había hecho, cuando Nick dijo:
—Necesito un trago.
—¿Tan mala soy conduciendo? —le preguntó, confundida, siguiendo los pasos de Nick. Éste fue directo hacia el armario que había justo encima de la nevera y sacó una botella de whiskey. Echó un poco en una copa y se lo bebió de un trago—. No puedo haberlo hecho tan mal. Estabas muy sereno —añadió, mirándolo a la cara.
—Es importante mantenerse sereno durante un desastre…
—¡Un desastre! —exclamó ______—. Pensaba que no había sido para tanto. Vale, me he caído mucho —concedió.
—Sí —dijo Nick—. He enseñado a mucha gente a montar en moto, pero esto ha sido mortal para mis nervios.
—Estaba un poco asustada —reconoció ______—. Lo del embrague era lo peor.
—No —Nick denegó con la cabeza—. Lo peor han sido los frenos. Verte salir por encima del manillar por apretar demasiado el freno delantero… casi me da un infarto —añadió tras respirar profundamente.
—La próxima vez lo haré mejor —dijo ______.
—¿La próxima vez? —exclamó Nick, al que se le atragantó una segunda copa de whiskey.
—Pues claro —respondió ______, mirándolo fijamente—. Los dos sabíamos que esto me iba a llevar varias clases.
—______, no estoy seguro de si seré capaz de sobrevivir a otra lección —comentó Nick, buscándola con la mirada, respirando hondo para calmarse.
—No me creo que sea la peor conductora a la que hayas enseñado a montar en moto —protestó ______, herida en su orgullo, poniéndose firme.
—No eres la peor —respondió Nick después de una breve pausa—. Pero a mí me daba igual que Billy Stevens se rompiera la pierna o se diera un golpe en la cabeza si no hacía caso a mis instrucciones. Sin embargo, no quiero que tú te hagas un esguince ni en la uña de un pie.
______ sintió que el corazón se le hinchaba por aquella muestra de cariño y preocupación. Sintió un calor interior muy agradable, se acercó a Nick y lo rodeó con los brazos.
—No sabía que uno pudiera hacerse un esguince en la uña de un pie.
—Ya sabes lo que quiero decir —respondió con voz rugosa. Nick bajó la cabeza y tomó la boca de ______ en un beso delicado y fogoso al mismo tiempo, combinación que la hizo sentir un terremoto dentro del cuerpo—. Creo que deberías buscarte otro hobby —añadió Nick cuando se separó de ella, lo justo sólo para mirarla.
—¿Como qué? —preguntó ______, aún sin respiración, aferrándose a él.
—Como remar —propuso.
—¿Remar? —repitió ______, parpadeando—. No creo que sea buena idea, ahora en invierno.
—Bueno, ¿y qué tal algo que te permita estar calentita, como… —dejó la sugerencia un segundo en el aire—… como coser?
—Un momento —dijo ______, después de denegar con la cabeza—. Eres tú quien me ha estado llamando cobardica por no haber apostado dinero a las cartas, por no haber ido por sitios prohibidos y por no haber montado nunca en moto.
—A mí me parece perfecto que una mujer sea cobarde.
—Nick Palmer —dijo ______, tras soltar una risotada y separarse de él—, ése es el comentario más machista que te he oído decir desde que te conozco. He dicho que voy a aprender a montar en moto y voy a aprender.
—No quiero que te hagas daño —replicó Nick, agarrándola por la muñeca y mirándola a los ojos seriamente.
La intensidad de su voz debilitó las pocas defensas de ______, la cual jamás había imaginado que Nick hubiera podido llegar a preocuparse tanto por ella.
—Y yo tampoco quiero hacerme daño; pero no puedo pasarme la vida dejando de hacer cosas que me gustan para protegerme o por no enfrentarme a mis miedos. A ti tampoco te gustaría vivir así.
—Contigo es distinto —dijo Nick, visiblemente afectado—. Tú eres importante, demasiado importante. No podría soportar que te lastimaras —insistió.
Las rodillas de ______ empezaban a flaquearle. Nick podía conseguir que lo quisiera durante mucho tiempo; sobre todo, si seguía hablándole así, mirándola de esa manera.
—Tú también eres importante para mí, pero… —le tomó una mano y entrelazaron los dedos—. ¿Tengo que encontrar a otra persona que me enseñe a montar en moto? Creo que hay clases…
—¡En absoluto! —atajó Nick, con el ceño fruncido—. Si alguien te enseña a montar en moto, ése soy yo.
—Puede que necesites unos nervios de acero para prepararme —comentó ______, mordiéndose un labio ante el tono tan apasionado de Nick—. ¿Estás seguro de que quieres hacerlo?
—Me harán falta algo más que nervios de acero; pero, por suerte para ti, no es lo único que tengo de acero —comentó, con un brillo pícaro en la mirada.
______ recordó lo que tenía pensado proponerle y suspiró profundamente. Era el momento de anunciarle el plan. En parte no estaba muy animada. Además, ese día ya había hecho una cosa que la asustaba. Y estaba convencida de que el paso que iba a dar era mucho más peligroso que aprender a montar en moto.
—Bueno, si de verdad tienes tanto acero en… —se detuvo y sonrió sensualmente—… los nervios, me gustaría que hicieras una cosa conmigo el fin de semana que viene.
—¿El qué? —preguntó él, intrigado.
—Acompañarme a una cena de la facultad —respondió, consciente de que acababa de realizar una apuesta que podía desestabilizar la relación tan maravillosa que compartían.


Bueno, aquí tienen DOS capítulos. Very Happy
Espero que les guste.
¡Noticias! Esta novela está llegando a su fin. Tres capítulos más y el epílogo...
Tengo pensado subir dos capítulos y luego el último capítulo y el epílogo. Smile
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 6th 2012, 20:04

me pase todo el dia leyendo
me encanto
encerio!!
aaaaaaaaaw lo ame
que lindo...
¿Que pasara?
agh esa liz
que se vaya por el barranco ¬¬ xD
jajaja
siguela pronto porfa
por cierto. Nueva lectora xD
Volver arriba Ir abajo
I♥Jobros
Forista!


Cantidad de envíos : 93
Fecha de inscripción : 23/03/2012

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 7th 2012, 05:19

Me encanto el capítulo de verdad!!!! Very Happy
Espero que puedas subir otro capítulo pronto quiero sabes que pasa si Nick aceptará o no!!! Very Happy jajajaja
Me da pena que la nove se este terminando!!!
Pero bueno como dicen todo tiene un final y yo me muero por saber como será el de esta nove!!!!
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 7th 2012, 14:09

Oh my god esta nove esta...
Ahhh no tngo ni palabras...
Esta aghhhhh superduperhipermegaexelentementebrutal!!!
Siguela plis btw... Nueva lecto xD me llamo Nathalya Smile
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Abril 8th 2012, 16:20

¡Oh mi Vida!
¡Esos capitulos estuvieron GENIALES!
Ese par es hermoso!
¡LOS AMOOOOOO!
¡Mujer, debes seguirla pronto... Y, ¡NO QUIERO QUE TERMINE!
NOOOOO!
Pero ya que, solo siguela, y el plan que tienes en mente, ¡Esta perfecto!
¡Solo sigue!
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Hoy a las 10:54

Volver arriba Ir abajo
 
ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*
» The best friend of my brother (hot y romantica) "nick "
» - Una Mujer a Mi Medida - Nick&Tú - Adaptación
» Amor Griego (Nick y tu)
» Placeres Nocturnos (adaptacion) ~Nick y tu~

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: