Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Octubre 31st 2011, 13:47

Hola jonaticas! Aquí me presento con una nueva novela!
Es una adaptación de un libro que me encantó y quiero compartirlo con ustedes!
Algunas ya me conocen de otras noves Very Happy Si les gusta dejen sus comentarios!
Bueno...aquí les dejo el Argumento!


-TITULO: Polos Opuestos
-FECHA DE CREACIÓN: 31 de Octubre 2011
-AUTOR(A): CristinaJonatica♥
-TIPO DE NOVELA: De todo un poco, pero sobretodo HOT
-MENSAJE PARA LOS LECTORES: Mmm...Soy una escritora ocupada, por lo que si llevo tiempo sin subir, NO LA HE CANCELADO es solo que no tengo tiempo, pero yo mis novelas no las cancelo...Por lo menos no sin avisar.

Argumento

Nick Palmer era alto, moreno y muy peligroso para una mujer como ______ Russell, una profesora convencional y nada aventurera. Pero aquel hombre fuerte y solitario estaba despertando en ella sentimientos de una intensidad que _____ nunca había imaginado. Toda su vida cambió después de conocerlo. Y aunque sabía que Nick la deseaba, el muy testarudo no hacía más que decir que ella era la clase de mujer que exigía a los hombres casarse… y que él jamás se casaría.

Pero _____ se estaba convirtiendo en una nueva mujer: una mujer dispuesta a transgredir algunas de sus normas…


Última edición por CristinaJonatica♥ el Abril 9th 2012, 15:10, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Octubre 31st 2011, 14:00

¡Primera y Nueva Lectora!
Espero que la sigas,porque me ha encantado la Sinopsis,eh.
Jajaja,sigue prontitico.
Fiel Lectora siempre que puedo.
Cuidate,Siguela,Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 3rd 2011, 10:22

Prólogo

Domingo de madrugada, poco antes de amanecer.
Nick Palmer se había cubierto la cara con tinta negra de camuflaje y estaba preparado para realizar su misión.
—Cueste lo que cueste, tenemos que hacerlo —dijo el pequeño Nick, de diez años, apuntando con una linterna al graffiti que Butch Polnecek había escrito en la caseta que el Club de los Chicos Malos habían construido en un árbol. Allí, escrita en grandes letras, aparecía una palabra inadmisiblemente ofensiva: CANIJOS.
—Sigo pensando que deberíamos atarlo, untarle la cara de miel y dejar que las abejas lo maten a picotazos —añadió Jerry, probablemente el miembro del club que más ofendido se sentía, por ser, en efecto, bajito y delgado. Pero tenía mucho valor. Y mucho genio.
—Nos meteríamos en un lío —replicó Nick, el cual sabía por experiencia lo que podía meter a un niño en un lío—. Y queremos que sea Butch el que escarmiente; no nosotros.
—Nick tiene razón —intervino Joey, al tiempo que colocaba su bicicleta junto a la de Stan. No vivía en Cherry Lane, como el resto de los chicos; Nick ni siquiera había visto nunca a su padre; pero Joey era estupendo, un as en matemáticas y tenía cabeza para evitar meterse en líos.
Por su parte, Butch era un bruto. Siempre se estaba burlando de los Chicos Malos y entraba sin permiso en su caseta. Aprovechaba la menor oportunidad para pegar a Jerry y siempre estaba gastando bromas pesadas, como romper bombas fétidas en el vestuario, en las taquillas de los niños más tímidos. Pero nunca se metía en líos… Aquello no podía seguir así: los Chicos Malos lo odiaban y le iban a dar una lección.
—Bueno —dijo Stan, jefe del club—, Nick irá el primero con su bicicleta, vosotros lo seguiréis con las vuestras y yo os cubriré las espaldas.
—Y en cuanto llegue a su jardín, le dejo el regalito y nos damos media vuelta —añadió Nick, sonriente.
—El padre de Butch está obsesionado con que su jardín esté perfecto —prosiguió Stan—. Y ahora que le ha encargado a Butch que se ocupe de cuidarlo, seguro que lo castigará sin ir a la fiesta de hoy.
—Genial —dijo Joey, al tiempo que miraba la bicicleta de Nick—. Tienes una bici chulísima. ¡Ojalá pudiera tener yo una igual!
—¿Por qué no le pides a tu padre que te traiga una en uno de sus viajes? —le preguntó Nick, que no entendía la súbita expresión de tristeza que observaba en la cara de su amigo—. Cuando nos saquemos el carné, todos iremos tatuados en motocicleta —añadió.
—Tu madre te mataría si te tatuaras. Y tu padre te obligará a que conduzcas su coche —apuntó Stan—. Quizá hasta te obligue a llevar traje como las personas mayores.
Nick frunció el ceño. Sus padres debían de ser los más pesados del país, siempre preocupándose por lo que los vecinos podrían pensar… Así que no le quedaba más remedio que llevarles la contraria: si ella le peinaba con la raya a un lado, él se despeinaba; si ella le metía la camisa debajo del pantalón, él se la sacaba; y si su padre ponía la radio en una emisora, él la ponía en cualquier otra. No es que fueran malos, pero si todos los adultos eran como sus padres, Nick prefería pegarse un tiro.
—Sólo dejaré que me pongan un traje el día de mi funeral —protestó—. Y os prometo que cuando crezca, nunca conduciré un coche. Yo sólo tendré motocicletas.
—¿Y qué pasará cuando tengas novia? —preguntó Stan—. ¿Y niños?
—¡Una novia! — exclamó Nick, espantado. Las niñas eran guapas; pero eran tan aburridas como jugar con una muñeca. No tenía sentido… aunque debía reconocer que la mayoría de los tíos molones tenían novia—. Si algún día tengo una, tendrá que conducir su propia motocicleta —añadió.
—Está bien, está bien —dijo Stan—. Tenemos que pasar a la acción: ¿habéis quitado todos el timbre de vuestras bicicletas?
Después de comprobarlo, Nick encabezó la marcha hacia el jardín de los Polneceks y empezó a girar de un lado a otro sobre el césped y entre los arbustos. Le encantaba montar en bici y todos estaban de acuerdo en que era el que mejor montaba de todo el barrio. Sabía hacer caballitos y avanzar muchos metros sin agarrar el manillar; aunque lo que más le gustaba era pedalear a toda velocidad y sentir el viento fresco contra la cara.
Al oír el ruido de algunas ramas partidas de los setos, sonrió. No querían destrozarlos, ni mucho menos; sólo conseguir que el señor Polnecek se enfadara y castigase a Butch por no cuidar del jardín.
—¿Estás seguro de que funcionará? —preguntó Stan, un par de minutos después.
—Sí —respondió Nick mientras sacaba la sorpresa de su bolsillo—. Será mejor que os vayáis. Os garantizo que esto durará todo el día… Así que mientras nosotros estaremos divirtiéndonos en la piscina, el pobre de Butch tendrá que estar arreglando los arbustos y oliendo el aroma de…
—Huevos podridos —se adelantó Jerry, sonriendo con satisfacción.
Había muy pocas cosas que disgustaran a Nick; pero los chicos abusones lo repateaban. Aunque él mismo se saltaba las reglas de vez en cuando, Nick tenía un gran sentido de la justicia, incluso cuando le tocaba ser la parte perjudicada.
Nick esperó a que sus amigos se alejaran y entonces lanzó su especial y potentísima bomba fétida. El hedor se expandió inmediatamente y Nick salió disparado, como un rayo. Habían realizado la misión con éxito.


Bienvenidaa Primera lectora! Espero que te guste!! ^-^
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 3rd 2011, 13:03

Jajajaja.Me dió mcuha gracia este capitulo,más por lo de las niñas.
Siguela pronto porque me encantó.
Bye.Y Gracias por la Bienvenida.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 3rd 2011, 14:38


NUEVA LECTORA!!!!
hahahhahhahahxd
ese es mi nicky!
hahhaahaxd
ME GUSTO MUCHOOO=)
SIGUELAA tiste
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 12th 2011, 12:35

Capítulo 1

Nick la vio antes que nadie: sin duda, no parecía el tipo de mujer que frecuentaba el club Thunderbird los viernes por la noche.
En vez de llevar unos vaqueros ajustados o una minifalda, lucía un vestido negro con flores, con un diseño muy elegante. Llevaba el pelo recogido en un moño castaño claro, a la altura de la nuca, aunque algunos rizos suaves y rebeldes se habían escapado. Incluso desde la distancia, su piel parecía tan delicada como la porcelana.
Nick torció el gesto: demasiado frágil para ella. Un siglo antes, esa mujer habría llevado una falda anchísima y no se habría separado jamás de una sombrilla mientras paseara por las tierras de su papi. Por eso probablemente le parecía tan fuera de lugar la botella de cerveza de la que acababa de dar un sorbo aquella desconocida.
Estaba sentada en una banqueta, en una esquina oscura. Dejó la botella sobre la mesa que había a su lado y se quedó mirando a los ocupantes de ésta, como con la esperanza de que ellos le ofrecieran alguna respuesta.
Puede que a Nick no le pareciera muy normal lo de la cerveza, pero a él le importaba un rábano que una despistada se hubiera colado en el club Thunderbird por la noche. Sola. Dio un largo trago a su propia botella de cerveza y volvió a mirarla, al tiempo que el discjockey ponía una canción de Van Halen.
Aunque la rodeaba una cierta aura de tristeza, sus ojos no parecían turbados. El vestido no ocultaba las exquisitas curvas de sus pechos y sus caderas, y sus tobillos eran lo suficientemente delicados como para hacer que cualquier hombre deseara acariciarle los pies y subir hasta llegar al vértice de sus piernas. Puede que algunos hombres interpretaran su actitud ausente y femenina como un comportamiento desafiante. Nick mismo debía reconocer que sentía cierta curiosidad, aunque no la suficiente como para hacer nada al respecto.
No tendría que salir sola del club. Él la había visto primero, pero seguro que habría otros chicos preparados para la cacería.
En efecto, un segundo después un tipo se abrió paso entre la multitud que se agolpaba en el bar y se dirigió a su mesa.
Ella denegó con la cabeza educadamente y el cazador se marchó; pero no tardó en llegar un segundo. De nuevo denegó con la cabeza, tras lo cual se levantó de la banqueta. Entonces, después de saludar a otra mujer, pasó por delante de Nick y avanzó hacia la salida. Este no pudo evitar reparar en la suave fragancia de ella, pues era muy diferente a los aromas de las colonias y de la cerveza que ambientaban el bar por lo general.
Supuso que se había marchado y se encogió de hombros, satisfecho: ella no encajaba en el club. Sin embargo, por el rabillo del ojo, observó que la mujer estaba dando vueltas de un lado a otro, delante de la entrada. El segundo hombre que se había dirigido a ella debió de darse cuenta también, pues volvió a aproximársela.
Nick dio otro trago de cerveza y procuró fijar su atención en el resto de la gente del bar. No era asunto suyo. El no trabajaba de gorila, echando del bar a los clientes que se emborrachaban demasiado y se ponían pesados. Ya no. Ya no lo necesitaba.
Ahora tenía otros quebraderos de cabeza, asociados con la dirección de un próspero negocio de venta de automóviles.
A pesar de lo alta que sonaba la música, le fue imposible no oír el diálogo que tenía lugar al otro lado de la puerta:
—Entra y baila conmigo —dijo el cazador.
—No, gracias. Me apetece tomar un poco el aire —replicó con una voz tan suave como el cachemir.
—Deja que te invite a otra cerveza.
—No tengo ganas.
—Si quieres estar tranquila, puedo llevarte a algún otro sitio.
—No, yo…
—Vamos. Tengo la impresión de que te apetece pasar un buen rato; yo soy el hombre adecuado para…
Nick dejó su cerveza y exhaló un profundo suspiro mientras salía del club. El cazador seguía flirteando, pero Nick no le prestó atención; sí miró en cambio a los ojos, grandes y azules, de aquella mujer. Sus miradas se cruzaron y Nick sintió un hormigueo en su interior que le recordó a su Harley.
—¿Quieres algo? —le preguntó el otro tipo a Nick, al advertir la presencia de éste.
—Tomar el aire —contestó Nick, acercándose a ambos para apoyarse sobre la pared del edificio.
—¿Y tienes que tomarlo aquí? —preguntó el otro, con el ceño fruncido.
—Sí —Nick se encogió de hombros.
—Mira, estamos intentando hablar en privado, así que…
—¿Interrumpo? —le preguntó Nick a la mujer.
Ésta lo miró con cautela y Nick esperó, consciente de que su aspecto no inspiraba demasiada confianza. Siempre le decían que llevaba el pelo demasiado largo. Y tenía un pendiente en una oreja. Le gustaba mucho su chaqueta negra de cuero y, cuando no la llevaba, la serpiente que tenía tatuada tampoco resultaba tranquilizante.
Nick pensó que aquella mujer parecía de las que se desmayarían del susto nada más ver el tatuaje.
—No, no interrumpes en absoluto —contestó por fin la mujer.
—Me largo —murmuró entonces el cazador, tras una breve pausa. Ella suspiró aliviada al verlo alejarse.
—¿Por qué no te vas a casa? —le preguntó Nick a ésta.
—He venido con una amiga del trabajo. Se lo está pasando bien y no quiero cortarle la diversión —explicó después de vacilar unos segundos—. Tenía buena intención, invitándome aquí —añadió con una sonrisa reservada.
—Pero tú no encajas aquí —observó Nick, sin temor a equivocarse.
—Para nada. Ni después de tres cervezas —respondió con desenfado—. No debía haber bebido tanto —añadió, llevándose una mano a la cabeza.
—¿Te encuentras mal?
—No mucho. Pero necesitaba airearme un poco.
Nick la miró y, de alguna manera extraña, sintió que conectaban. Quizá se debiera a que él tampoco encajaba ya en el club Thunderbird.
—¿Te apetece pasear? Hay una zona tranquila un par de calles más allá.
—No creo que deba —contestó ella, sin saber si podía fiarse de Nick—. Sherry se extrañaría si me ausento demasiado tiempo.
—No puedo ofrecerte llevarte a casa —comentó él, tras encogerse de hombros—, a menos que no te importe montar en moto.
—No creo que lleve la ropa más adecuada —respondió después de mirarse la falda. Luego inclinó la cabeza hacia un lado y se quedó pensativa—. ¿Sabes? Nunca he montado en moto —confesó.
Nick estaba a gusto… y extrañado. Había susurrado lo de la moto como si le hubiera confesado sus medidas. La miró sin descaro y pensó que no le costaría adivinar dichas medidas. Su cuerpo era una cosita de lo más golosa. Quizá fuera mejor que lo ocultara bajo aquella blusa larga y amplia de lo contrario, podría provocar muchos problemas.
—¿Quieres verla?, ¿mi moto? Mirarla no te hará daño.
—¿Qué haces aquí esta noche? —replicó ella, lanzándole una mirada curiosa.
—Estaba aburrido —contestó, encogiéndose de hombros, al tiempo que arrancaba en dirección a la moto—. Últimamente he estado trabajando demasiadas horas… Normalmente cuido de mi sobrino los viernes y los sábados por la noche; pero mi hermana y mi cuñado se lo han llevado fuera de la ciudad este fin de semana.
Se habría dejado cortar la melena antes de reconocerle a su hermana, Maddie, que echaba de menos no tener al pequeño para entretenerse con él. ¿Cuándo se había vuelto tan casero? Definitivamente, tenía que acostumbrarse a salir más.
—¿Cuántos años tiene?
—Cuatro. Se llama Davey.
—Casi una manita.
—Sí —Nick sonrió—. Aquí está —se detuvo cuando llegaron a la moto.
—Grande, negra y apuesto a que ruidosa —comentó ella. Nick asintió y se presentó:
—Me llamo Nick.
—_____ Russell.
—No eres de aquí, ¿verdad?
—No. Soy de Carolina del Sur. Creo que se nota mucho en mi acento… Es bonita —añadió _____, cuyos ojos parecían realmente fascinados con la moto.
—Puedes tocarla. No muerde.
—Eso se lo dirás a todas —replicó, mirándolo de reojo.
Una broma inesperada, coqueta casi. Nick intuyó que no era normal en ella y sintió un sofoco repentino mientras la miraba tocar el manillar.
—¿Hace mucho que la tienes? —preguntó _____.
—Ésta, desde hace dos años.
—¿Has tenido otras? —pasó la mano por el lateral de la moto y el corazón de Nick dio un desconcertante vuelco.
—Sólo he conducido motos desde que me saqué el carné.
—¿Nunca has tenido un coche? —le preguntó, mirándolo fijamente.
—Acabé comprándome uno hace dos años; pero no suelo usarlo —contestó. Nick recordó el voto que había hecho de pequeño, en Cherry Lane. Aunque no había sido fiel a las motos sólo por aquella promesa; simplemente, le gustaban.
—¿Y qué pasa cuando llueve?
—Me mojo o llevo chubasquero.
—¿Y si nieva?
—Eso ya es más peliagudo —reconoció Nick, esbozando una ligera sonrisa.
_____ paseó la mano por el asiento de la motocicleta. Parecía que estuviera explorando algo prohibido.
—¿Te importa arrancarla?
Lo había preguntado en un tono que a Nick le resultó casi seductor, sexual; aunque sabía que no había sido ésa la intención de _____.
—No, no me importa —respondió por fin. Sacó una llave de su bolsillo, se montó en el asiento y arrancó la motocicleta—. ¿Quieres sentarte?
—¿Seguro que no pasará nada? —preguntó después de dudar unos segundos. Una mirada aventurera resplandeció en sus ojos.
—Seguro —afirmó Nick. Luego la ayudó a sentarse. _____ permaneció sentada un momento sobre la moto, en marcha; después miró a Nick y sonrió. Una auténtica sonrisa. Nick nunca había visto una sonrisa semejante y a fe que le había gustado. La expresión de _____ reflejaba una mezcla de asombro y dulzura que lo perturbó mucho más que cualquier proposición descarada que pudiera jamás recibir.
—¿Vibra tanto cuando la conduces? —le preguntó, alzando la voz sobre el ruido del motor.
—No —denegó con la cabeza—. En realidad parece que estás volando… Tengo dos cascos —añadió al notar que _____ sentía cierta tentación.
—No debería.
—No saldremos de la carretera que rodea el aparcamiento.
_____ miró con deseo la motocicleta. Nick no quiso presionarla ni venderle lo agradable que sería estar con él. No quería comportarse como los otros tipos que se habían acercado a ella antes.
—¿Seguro que no saldremos de esa carretera? —quiso asegurarse _____, después de mirar alrededor—. ¿No iremos a ningún otro sitio?
—A ninguno —le prometió. Nick sintió que de nuevo lo estaba tanteando; que se estaba fijando más en él que en la motocicleta—. ¿Es por la chaqueta?, ¿por el pelo?
—No estoy segura —contestó tras pestañear. Sus mejillas se habían sonrosado—. Tú no eres como los demás hombres que he visto aquí esta noche.
Pero podía serlo; de hecho, lo había sido en ocasiones. Podía haber intentado cazarla; pero la veía tan frágil que debía actuar con cuidado. Una vez más, prefirió no forzarla.
_____ miró la moto y luego a Nick, hasta que, por fin, sonrió confiada:
—¿Puedes darme una vuelta despacito?
—Échate para atrás y agárrate a mí —dijo Nick mientras tomaba asiento, después de ponerle un casco en la cabeza.
Se subió la falda hasta las rodillas para que no se arrugara y luego, tímidamente, puso las manos sobre los costados de Nick.
Éste sonrió. En cuanto pisó un poco el acelerador, _____ lo abrazó con fuerza y se aplastó contra su cuerpo. Nick notaba el contacto de sus pechos contra la espalda, sus delicadas y exquisitamente cuidadas manos aferrándose a él, sus muslos tensos en la cintura… y no pudo evitar pensar en otra escena diferente e imaginársela desnuda, sentada encima de él a horcajadas, con los ojos iluminados por esa chispa aventurera, y los pechos moviéndose arriba y abajo, mientras él dirigía las caderas de _____ para situarla… Se excitó.
Suspiró con disimulo, siguió respirando lentamente y le dio a la mujer lo que quería: sólo un paseo despacito. Recorrió la calle de un extremo a otro un par de veces y se paró de nuevo.
—¡Qué gozada! —exclamó ella sin aliento—. Ha sido divertidísimo. Gracias… Me siento como una niña pequeña: ¿me puedes dar otra vuelta? —añadió sonriente.
—Si quieres, te acerco a casa —le ofreció.
—¡Dios!, ¡tengo que estar loca! —exclamó con los ojos bien abiertos, después de un largo silencio.
—¿Por qué?
—Porque me lo estoy planteando.
—Deberías avisar a tu amiga. Dile que te vas con Nick Palmer —comentó éste mientras avanzaban hacia la entrada del club Thunderbird. Luego, después de bajarse de la moto, la ayudó a que descendiera también ella. Le quitó el casco y resistió el deseo de rozar su cabello despeinado. Parecía suave. Los ojos le relucían con un brillo que casi, casi expresaba temeridad. Tendría que tener tacto con ella—. ¿Estás segura?
—No, pero voy a hacerlo de todos modos —respondió, justo antes de meterse en el club. Regresó un par de minutos más tarde y extendió una mano inmediatamente, solicitando su casco.
—¿Has hablado con tu amiga?
—Sí, ¿podemos irnos?
Era como si tuviera prisa y estuviera huyendo de algo. Nick se preguntó de qué. Quizá pudiera preguntárselo más adelante.
—¿Dónde vives? —le preguntó. _____ respondió mientras montaba de nuevo junto a él—. ¿Vamos directos o prefieres que demos una vuelta más larga? —le propuso, después de girarse para poder mirarla a la cara.
—¿Cuántos accidentes de tráfico has tenido? —replicó _____, cerrando los ojos como si estuviera esforzándose por no hacer una locura.
—Ninguno en los últimos tres años. Antes de eso, demasiados.
—¿Te hiciste mayor?
—Precavido —Nick sonrió—. Iré con cuidado —le aseguró.
—No puedo creerme que esté haciendo esto —murmuró después de suspirar profundo—. Mejor damos una vuelta —respondió con gran resolución.
—Sólo se vive una vez —comentó Nick, asintiendo con la cabeza a modo de aprobación.
—Lo sé —dijo ella, cuyos ojos se ensombrecieron emocionados.
Aquella súbita expresión multiplicó el misterio de _____, las preguntas que Nick habría querido hacerle; pero las aplazó para otro momento y decidió centrarse en la carretera y en la vuelta que le había prometido.
Nick condujo durante un buen rato y _____ disfrutó cada segundo. El viento parecía haber borrado de un soplo su tristeza. Era mucho mejor que montar en una atracción de Disney World, porque el paseo en moto no se terminaba nunca. Seguía y seguía sin descanso.
De repente se sentía liberada, como si hubiera traspasado una barrera que la hubiera estado oprimiendo. La sensación de libertad era mareante y, en esos momentos, los únicos puntos de referencia estables eran la potente y vibrante moto sobre la que estaba montada y el no menos potente hombre que le estaba dando el paseo de su vida.
Aspiró su aroma varonil y se fundió con la fortaleza de su espalda. Podía contarle las costillas con los dedos y sentir los latidos de su corazón con la palma de la mano. El viento era frío y ella habría necesitado algo con que abrigarse de no ser por el calor que desprendía el cuerpo de Nick. Los pechos se le aplastaban contra su espalda y el trasero de él estaba situado justo entre sus muslos separados. Era una locura perturbadora que la estaba haciendo temblar: hacía un año que no estaba tan cerca de un hombre.
Durante esa última hora había dejado de ser una profesora de Historia en la Universidad de Salem. Por primera vez desde hacía demasiado tiempo, no se sentía vacía ni perdida, sino emocionada, muy emocionada, y ella siempre había sido una mujer muy serena, desquiciantemente práctica y conservadora, incapaz de abandonarse a sus impulsos.
Pero las cervezas y el paseo en moto habían destapado su imaginación: en otros tiempos, Nick podría haber sido un fugitivo que aparecería por sorpresa con su caballo negro. Juntos habrían cabalgado a velocidad de vértigo por las calles oscuras y el miedo y la emoción la habrían dejado sin respiración… En esa fantasía, ¿la estaría secuestrando o rescatando de algún peligro?
Al ver que se acercaban al barrio en que vivía, regresó de golpe a la realidad. El estómago le hacía cosquillas y deseó que el paseo hubiera sido infinito. Finalmente, Nick giró por una última esquina y se detuvo frente a la casa de _____. Después de parar el motor, permanecieron sentados en silencio durante varios segundos.
—¿Sigues ahí? —le preguntó él después de quitarse el casco.
—Estoy alucinada.
—¿Y eso es bueno o es malo? —preguntó con desenfado, después de bajar de la moto, mirándola fijamente a los ojos.
—No lo sé; pero el paseo ha sido maravilloso —respondió. Nick torció los labios mientras le quitaba el casco con delicadeza. Luego le tomó una mano, la ayudó a bajar de la moto y _____ estiró las piernas en un movimiento mecánico para poder mantenerse en pie. Las rodillas le temblaron—. ¿Será posible? —se dijo en voz alta, avergonzada, agarrándose a Nick instintivamente.
—¿Te fallan las piernas? —preguntó él en tono divertido—. Me siento halagado.
—No es por ti —se apresuró a asegurar. Pero tal vez no fuera verdad del todo. Se sonrojó—. Es que mis piernas no están acostumbradas a montar en moto.
—Era broma, _____.
Se agarró a los brazos de Nick, aliviada porque éste la estuviera sujetando, suspiró profundamente y lo miró: sus ojos parecían sinceros y caballerosos, lo cual contrastaba con el pendiente de su oreja y su pelo largo. Si hubiera vivido en otra época, habría sido un fugitivo con corazón.
—Ah… —fue todo lo que acertó a decir. «¡Profundo comentario!», pensó contrariada. Si sus piernas no le hubieran flaqueado tanto, se habría dado una patada como castigo.
—Espera. Te acompaño a la puerta —dijo él.
Mientras avanzaban hacia el pequeño porche de su casa, _____ pensó que Nick estaba siendo increíblemente cortés e intentó despejar su cabeza. Logró sacar la llave de la puerta e introducirla en la cerradura.
—¿Te apetece un café? —le ofreció, como persona de buenos modales que era, mientras empujaba la puerta.
—No, yo…
—O un refresco. También tengo té helado y puede que algo de vino…
—Déjalo, de verdad. Me vuelvo a casa —rechazó Nick.
_____, que por fin había recuperado la estabilidad suficiente para mantenerse en pie por sí sola, sintió un cúmulo de emociones: él la había sacado del pozo de tristeza en que se hallaba y ahora no sabía qué hacer.
—Tengo que darte las gracias —dijo por fin; pero no le sonó convincente—. Hacía mucho que no me sentía así.
—Así, ¿cómo? —le preguntó. Sus ojos negros le brillaron con una chispa de humor—. ¿Alucinada?
—No, viva —denegó con la cabeza y se prometió que nunca más volvería a beberse tres cervezas. Se sentía emotiva, impulsiva y tentada a dejarse llevar por los temerarios pensamientos que se le agolpaban en la cabeza.
No estaba segura de si era la cerveza, el paseo en moto o la mezcla de caballerosidad y peligro que intuía en Nick Palmer lo que la había hecho rebasar el límite… Quizá fuera que esa noche se cumplía un año del accidente que había acabado con la vida de su marido, dejándola sola entre el resto de los mortales… Las palabras de Nick resonaron en su cabeza: «sólo se vive una vez».
De repente se rebeló contra la vida tan programada que llevaba. Se inclinó y le dio un beso en la comisura de sus labios:
—¿Te importaría volver a secuestrarme alguna vez más? —le pidió.


Aquí está el primer capítulo! Espero les guste! Welcome I♥CameronMitchell
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 12th 2011, 13:48

¡Oh Dios!
Me encantó.
Que lindoooo...Que capitulo más hermoso,me encantó.
¿La puedes seguir?¿Si?¡Dios Mio!
Sube pronto o si no,yo moriré.Sip,voy a morir.
Esta novela...Me enamoró.Yeah.
Jajaja,Siguela.Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
SofiJonasLovato
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1170
Edad : 19
Localización : En Jonaslandia (en realidad en Argentina)
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 12th 2011, 16:03

NUEVA LECTORA!!!!!!!!!!!!!!!!!111

ME ENCANTO DEMASIDADOO!!!! SEGUILA POR FAVOR, DE VERDAD LA AME <3
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002220488918
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 26th 2011, 13:07

Capítulo 2

—Pareces diferente esta mañana —comentó Sherry Kiggins al ver a ______.
Efectivamente, ______ se sentía diferente. Se había levantado decidida a no seguir vistiendo de negro. Sentía como si hubiera estado metida en una cueva y hubiera aspirado un primer soplo de aire fresco que la había revitalizado.
—Gracias —respondió, sonriendo para sí, mientras se sentaba para asistir a la reunión matutina de la facultad.
—No harías nada que yo no hubiese hecho con el hombre con el que te fuiste anoche, ¿no? —Sherry la miró, intentando descifrar el enigma de aquel cambio en su amiga.
—Sólo montamos un rato —______ suspiró. El recuerdo de la noche anterior era como una fotografía poco enfocada, brumosa por las esquinas.
— ¿Montasteis? —preguntó Sherry, enarcando las cejas.
—En su moto —aclaró ______, que se obligó a no pensar en las fantasías a las que se había entregado durante aquel paseo, pegada a la espalda de Nick. Por suerte, estaba a salvo: nadie más que ella sabía de aquellas fantasías—. Fue divertido.
—Me parece perfecto que te diviertas, pero me enteré de ciertas cosas sobre Nick Palmer después de que os marcharais —arrancó Sherry—. Ha tenido algún problema que otro con la ley, las mujeres que lo conocen dicen que es indomable y, además, solía ganarse la vida como gorila de clubs y discotecas… No es tu tipo —sentenció.
Mientras asimilaba la información que acababa de recibir sobre Nick, el resto del profesorado de la Universidad de Salem entró en la sala de reuniones. ______ se acordó de su difunto esposo y sintió una mezcla de emociones contradictorias.
—Cuando le dije que era profesora, él dijo que llevaba un negocio de coches de importación —murmuró. Luego lanzó una mirada intrigada a Sherry—. No sabía que tuviera un tipo de hombre.
—Ya lo creo que sí —aseguró la amiga, convencida—. Tu hombre ideal tiene que ser educado, conservador en política, un hombre de trato agradable que invierta en acciones de poco riesgo y amante de la música clásica.
—¿De dónde te sacas todo eso? —______ parpadeó—. Suena como si pudiera elegir a mi pareja mirando en un catálogo.
—El otro día me compré un CD—ROM que se encarga de buscar a la pareja ideal a partir de un cuestionario con las características personales de cada uno —comentó Sherry con una sonrisa traviesa.
—Si tu análisis es correcto, ¿por qué demonios me llevaste anoche al club Thunderbird? —preguntó ______, después de dar un suspiro. Al fin y al cabo, a Sherry siempre se le habían dado muy bien los ordenadores—. No pensarías que iba a encontrar a ese tipo de hombre en un sitio así —añadió en voz más baja, consciente de que había varias personas mirándola.
—Lo de anoche no fue una salida en serio —respondió Sherry—. Necesitabas un cambio; dicho en términos informáticos, tenías que reinicializarte.
Reinicializarse… ______ se quedó pensativa. En menos de dos horas, Nick Palmer le había cambiado todos los esquemas, de arriba abajo y de dentro a afuera. Si eso no era reinicializarse…
Indomable, problemas con la ley, un gorila.
______ repasó una segunda, tercera y cuarta vez su salida con Nick Palmer y decidió no volver al club Thunderbird.
Cada vez que pensaba en aquella noche, se aceleraba; pero ______ había recibido una educación para que fuera precavida y sensata. Era verdad que sólo se vivía una vez; «pero si se quiere vivir mucho tiempo», razonó, «conviene no exceder ciertos límites».
De nuevo inmersa en su antigua monotonía, tomó una cena ligera, echó un vistazo al periódico y luego hizo un poco de punto mientras miraba el telediario. Para llenar el silencio que sobrevino cuando apagó el televisor, puso uno de los compactos de música clásica de su marido, Charles, y esperó a que la música surtiera su mágico efecto.
Estaba que se subía por las paredes… Pero no pasaba nada, se dijo. Si estaba un poco inquieta, bastaría con hacer un poco de ejercicio para desfogarse. Puede que se apuntara al gimnasio de la universidad.
Entonces pensó que hasta su madre llevaba una vida mucho más emocionante que la suya. Irritada, prefirió desestimar tal posibilidad.
Sin embargo, no podía dejar de sentir la necesidad de hacer algo diferente. Su marido había sido su mejor amigo desde la infancia y ella se había pasado la vida tratando de convertirse en la mujer que más y mejor pudiera complacerlo. La discreción en su forma de vestir, la decoración de la casa, sus inversiones en fondos de poco riesgo, hasta el color de sus uñas, todo era un reflejo de los gustos de Charles.
En una de esas noches interminables, ______ dejó las agujas de hacer punto, se miró las uñas y frunció el ceño: ¿qué tal les sentaría un rosa vivo? Luego murmuró algo, disgustada por aquella idea arrebatada. ¿Por qué no podía seguir siendo la mujer equilibrada de siempre?, ¿por qué se sentía tan insatisfecha? Un paseo en moto no podía haberla afectado tanto.
Por otra parte, había llegado a la conclusión de que Nick Palmer sería lo suficientemente inteligente como para haberse olvidado de una recatada profesora de Historia, y trató de convencerse de que se sentía aliviada por ello.
Hasta que oyó el inconfundible ruido de una moto que pasaba por su calle.
El corazón se le disparó.
Oyó que la moto se detenía frente a su porche y se quedó sin respiración. ¿Qué podía hacer? El timbre de la puerta sonó y el cerebro se le quedó atascado. Permaneció de pie, incapaz de moverse, mirando hacia la puerta.
El timbre volvió a sonar y ______ se acercó a la puerta. Guiñó un ojo y vio a Nick Palmer al otro lado de la mirilla. Intentó serenarse y cuando oyó que el timbre sonaba por tercera vez, abrió de inmediato la puerta, aunque no logró articular palabra una vez que se halló frente a Nick.
Llevaba una chaqueta de cuero negro y unos vaqueros que le sentaban muy bien. Él le lanzó una mirada fogosa, recorriéndola de pies a cabeza, y ______ sintió como si hubiera estado demasiado tiempo tomando el sol.
—Me hiciste una propuesta que no podía rechazar —habló él, al tiempo que esbozaba una sonrisa malévola.
______ tragó saliva y se cruzó de brazos para que no se notara que le temblaban las manos. Parecía más alto que la otra noche. Más grande. Más peligroso…
—Mi propuesta —repitió ella.
Nick se acercó y ______ volvió a aspirar la fragancia de su aroma varonil; un aroma que le recordó la sensación de notar el viento fresco contra la cara mientras iba en moto.
—Sí, tu propuesta… Me pediste que volviera a secuestrarte alguna vez —le recordó.
—Eso dije, ¿verdad? Es increíble lo que pueden hacer tres cervezas —acertó a comentar con un hilillo de voz. Se aclaró la garganta y se preguntó cómo era posible que la palabra «secuestrar» sonara tan sugerente puesta en boca de Nick—, Pasa, te invito a una limonada —añadió, dándose media vuelta inmediatamente para correr hacia la cocina.
Abrió la nevera y metió la cabeza dentro, con la esperanza de que el frescor interior despejara la confusión de su cerebro. Varios segundos después, sacó el refresco y se lo ofreció.
—Yo no soy la mujer de la otra noche —prosiguió ______.
—¿Quién eres entonces? —le preguntó, apoyándose en la pared.
—Pues… quiero decir que no suelo ser tan impulsiva —respondió algo desconcertada—. Normalmente me pienso mucho más todas las cosas.
—Entiendo —Nick le dio un buen trago a la lata de limonada. ______ se quedó fascinada mirándole el cuello, viendo cómo bajaba el refresco por su nuez. Nick se secó la boca con un dedo y ella recordó el beso que le había dado en la comisura de los labios. El corazón le dio un vuelco—. Llevas la ropa adecuada para que te secuestre… Sólo tienes que ponerte una chaqueta y unos zapatos —añadió, después de radiografiarla con la mirada.
Sin duda, se trataba de un hombre peligroso; pero ______ intuía algo que la hacía confiar en él. Se mordió un labio y trató de aclarar sus ideas.
—No estoy segura de que sea una buena noche para secuestrarme.
—¿Necesitas una luna llena? —Nick enarcó una de las cejas.
—Es que… —lo que necesitaba era valor. O locura. De todos modos, cuando Nick se acercó a ella y le rozó un mechón del pelo, se sintió incapaz de terminar la frase.
—¿Te arrepientes de haber montado conmigo en moto la otra noche?
—No —le aseguró de inmediato—. Fue maravilloso.
—Entonces, simplemente no estás segura de querer repetir —retiró la mano del pelo de ______ y la miró a los ojos.
Ella sintió una terrible dentellada en el estómago. A pesar de que su instinto le decía que podía fiarse de Nick, no podía librarse de ciertos recelos. Además, llevaba tanto tiempo encerrada en sí misma, sin vivir realmente, que se sentía como una colegiala novata.
Nick debió de leerle el pensamiento. Permaneció de pie un par de segundos más, como dándole tiempo a que se decidiera y ______ sintió que aquellos segundos se estiraban indefinidamente. Cerró los ojos dubitativa y cuando volvió a abrirlos, estaba sola.
Nick tenía ganas de darle un puñetazo a la ventana de su despacho. Los clientes le resultaban pesados, los mecánicos no paraban de molestarlo y, aunque no quería admitirlo, estaba agobiado. Y el motivo de su agobio hizo que golpeara la mesa de su despacho.
No comprendía cómo podía estar de mal humor por culpa de una mujer, una que ni siquiera era de su misma onda y que nunca lo sería. Había sido amigo de muchas mujeres y había salido con unas cuantas; pero jamás en su vida se había pasado los días y las noches pensando en ninguna de ellas, exceptuando aquélla que le había roto su primera moto.
Las mujeres siempre querían que él se comprometiera en una relación seria, o acabar casándose incluso. Querían a un hombre que sirviera para encajar con el modelo aceptado de respetabilidad. La mera idea de intentar imaginarse sometido a ese molde le provocaba náuseas, de modo que Nick había decidido no involucrarse nunca demasiado.
Sobre todo, procuraba mantenerse alejado de cualquiera que llevara ropa de mujer de negocios y de las que tenían demasiados títulos y diplomas a sus espaldas. Eran dos señales evidentes de que el mundo de Nick no tenía cabida en el sistema solar de ellas. La única vez que se había relacionado con una mujer de esas características su ego había salido resentido; pero no su corazón, en absoluto.
Nick había aprendido que las mujeres eran un misterio, a veces gozoso, pero siempre temporal.
Entonces, ¿por qué seguía pensando en ______? Ella no era adecuada para él, ni siquiera como relación transitoria. Era convencional, sumamente prudente y carecía de imaginación y espíritu aventurero.
Nick recordó el brillo de sus ojos y cómo se había agarrado a él. Y recordó también el tono ronco, excitado y sexy de su voz, el suave y fugaz roce de sus labios contra su boca.
Pensó en la indecisión que había notado en su rostro justo antes de salir de su casa y gruñó disgustado. No debería estar pensando en ella.
—Señor Palmer —una voz lo llamó al otro lado de la puerta.
—¿Qué? —respondió después de suspirar y abrirle la puerta a su gerente, Rick.
—Hay una cliente que insiste en hablar con usted.
—¿Cuál es el problema, Rick? —preguntó Nick mientras se mesaba el pelo. Otro cliente pesado…
—No sé —Rick se encogió de hombros—. Sólo le hemos cambiado el aceite, pero ella dice que tiene que preguntarle una cosa.
—¿Está enfadada por algo? —Nick frunció el ceño.
—No —Rick denegó con la cabeza—. Simplemente no para de repetir que quiere hablar con usted.
—Está bien. Dile que pase —se resignó. Un incordio más en un día para olvidar. Creía que la cabeza acabaría estallándole. Se giró para mirar por la ventana y contempló la posibilidad de irse de acampada el fin de semana siguiente. Necesitaba librarse de la oficina, de aquellos pensamientos que lo estaban…
—¿Nick?
La voz lo dejó paralizado. Era la misma voz suave y sexy que había excitado su libido y se había metido en su cabeza de manera obsesiva. ______. Se dio media vuelta y la miró con atención: llevaba una falda larga y una blusa, discreta y femenina. Su madre aprobaría la elección de tal conjunto… ¡Hasta su abuela la aprobaría!
Llevaba el pelo recogido por detrás, pero se le habían escapado un par de rizos rebeldes. Las mejillas se le habían encarnado. Nick se preguntó por qué.
—Dígame, señora —respondió por fin—. Me han dicho que quería usted verme.
—Cierto —______ sonrió—. He venido a cambiarle el aceite al coche. Sus empleados han sido muy amables.
—Me alegra que esté contenta —dijo con un tono distante que la hizo sentirse un poco incómoda.
______ dejó de mirarlo y desvió los ojos hacia la mesa de la oficina.
—Me preguntaba… —arrancó. Pero se detuvo en cuanto volvió a mirarlo a la cara. Estiró la mano y le rozó con delicadeza la mejilla. Sus dedos eran tan delicados como las alas de una mariposa y toda ella estaba revestida de la misma fragilidad. Era amable y los ojos le brillaban con una mezcla de curiosidad y sensualidad—. ¿Qué te ha pasado? —añadió al ver un corte que tenía Nick en el cuello.
Éste se preguntó por qué le latía el corazón tan rápido. Debía de haber tomado demasiado café ese día.
—Sólo es un rasguño —respondió, encogiéndose de hombros—. Me lo hice esta mañana al afeitarme. Ha sido uno de esos días.
—¿Un día duro?
—Sí —contestó—. ¿Quieres hacer algo para arreglarlo? —añadió sorprendido.
Los ojos de ______ se agrandaron, luego miró hacia abajo y Nick supuso que habría asustado u ofendido a la pulcra señorita ______. Ésta respiró profundamente y luego lo miró a la cara.
—Tal vez —contestó. Nick sintió un pinchazo de excitación y sorpresa. Aquella mujer era un enigma: tan pronto actuaba con timidez como se mostraba lanzada un segundo después—. ¿Quieres venir a mi casa a cenar?
—¿Estás segura de que no vas a cambiar de opinión? —preguntó, de nuevo sorprendido.
______ rió y su risa rozó los oídos de Nick como si de una caricia se tratara.
—En absoluto: supongo que cambiaré de opinión una docena de veces durante la siguiente hora; pero la cena será a las seis y media.
Nick pensó que era una mujer un tanto alocada; pero sentía cierta curiosidad. Además, sólo se trataba de cenar, lo que, por otra parte, le ahorraría tener que cocinar o comprar cualquier cosa en algún restaurante de comida rápida.
—De acuerdo —aceptó—. ¿Hace falta que lleve algo?
—Con que te lleves a ti mismo es suficiente —______ se puso firme y sonrió—. Bueno, tampoco te olvides de tu moto.
______ se había equivocado: no cambió de opinión una docena de veces durante la siguiente hora, sino tres docenas de veces. Cuando el timbre de la puerta sonó a las seis y veinticinco, el corazón se le subió a la garganta. No había ningún motivo para que perdiera la compostura, se dijo mientras se dirigía a la puerta. Sólo era una cena y él sólo era un…
______ abrió la puerta y el corazón le dio un nuevo vuelco. Sólo era un hombre, se dijo. ¡Pero menudo hombre! No entendía cómo podía resultar tan… Buscó en su aturullada cabeza un adjetivo que lo describiera con precisión; pero no logró encontrar la palabra adecuada. Sus ojos negros destelleaban con una mezcla de atracción y perversión; ______ no sabía qué la afectaba más.
—¿Me dejas pasar? —preguntó Nick.
—Sí, claro. Perdona —dijo echándose a un lado, cuando se dio cuenta de que estaba bloqueando la entrada. Se puso colorada—. La cena está lista. Pollo en pepitoria.
—Huele de maravilla —comentó después de olfatear—. Y seguro que sabe mejor todavía.
—Eso espero —murmuró sin apenas voz. La cocina se le daba bien, pero había estado tan distraída mientras preparaba la cena que no estaba segura de no haberse olvidado de algún ingrediente importante—. ¿Me dejas tu chaqueta?
—Tendrás que ponerte a la cola —contestó Nick, mirándola divertido—. Son muchas las personas que me han pedido esta chaqueta. La llevó Evel Kneivel.
______ miró la gastada chaqueta de cuero con atención y se encogió de hombros, confundida.
—¿No pudiste encontrar una nueva que te gustara?
—No, profesora ______ —Nick sonrió—. Evel Kneivel fue un especialista de escenas peligrosas en motocicleta. Esta chaqueta es un artículo de coleccionista. Soy un poco posesivo con ella.
—Ah —dijo ______—. Algo así como las joyas de la Reina Victoria, pero más contemporáneo.
—Sí —contestó Nick después de una breve pausa—. Algo así.
Entraron en el salón. Nick tomó un vaso y le dio una toba para hacer sonar el cristal.
—Buena cristalería —prosiguió éste—, ¿Haces esto a menudo?
—No —______ prefirió no mirarlo a la cara—. En realidad hace bastante que no cocino en serio.
—¿Cómo es eso?
—No había invitados —se encogió de hombros. Notó que la mirada de Nick la instaba a ser más explícita—. El año pasado murió mi marido.
—No es posible —Nick pestañeó—. No pareces lo suficientemente mayor como para ser viuda; aunque ahora que lo pienso, mi hermana perdió a un novio cuando tenía tu edad más o menos.
—Nunca pensé que me pasaría a mí; pero así fue. El caso es que hace bastante que no hago este tipo de cosas.
—¿Este tipo de cosas?
—Bueno, cenar con un hombre… que no sea mi marido —aclaró, aunque en seguida deseó haberse callado. Nick pensaría que estaba desesperada.
—¿Hace cuánto exactamente?
—Unos siete años —admitió a regañadientes.
—Debes de haberte casado muy joven —comentó Nick, después de dar un silbido.
—Sí, nada más salir de la universidad. Él era mi vecino. Nos conocíamos desde el jardín de infancia, íbamos juntos a pescar… Tengo mi propia caña —añadió, al tiempo que lo invitaba a tomar asiento con un gesto de la mano, con la esperanza de cambiar de tema.
—Seguro que otros hombres te han pedido salir después de que tu marido falleciera —insistió Nick.
—Sí —______ asintió, sirvió vino para los dos y dio un sorbo a su vaso—, Pero no era el momento oportuno.
—¿Y por qué yo?
Sintió un cosquilleo en el estómago. Nick había usado un tono de voz demasiado sugerente, demasiado seductor. Pensó en por qué lo había elegido a él y se sonrió:
—El otro día me encontré con una cita que no se me va de la cabeza: si quieres sentirte más viva, haz una cosa que te asuste todos los días —lo miró a los ojos—. Y tú me das miedo.
—¿De veras? —enarcó una ceja—. Bueno, señorita ______, ¿qué tienes pensado hacer conmigo hoy?
—Alimentarte —respondió tras desechar otras posibilidades más atractivas y arriesgadas—. Voy a alimentarte.
Después de la cena, la llevó a dar un paseo en moto.
A Nick le gustaba la manera en que el cuerpo de ______ se ceñía al suyo, cómo se apretaba a él cada vez que tomaban una curva un poco cerrada. Cuando pararon frente a su casa, parecía extasiada.
—Tienes el gusanillo —le dijo mientras la ayudaba a bajar de la moto.
—¿El gusanillo? —dejó que Nick le quitara el casco.
—El gusanillo de montar en moto. Lo llevas dentro, en la sangre. Dentro de poco irás en moto a trabajar con una chaqueta de cuero.
—No lo creo —comentó, después de imaginarse esa situación—. Supongo que el decano de la universidad prefiere que sus profesores den una imagen distinta.
—¡La imagen!, ¡guau! —exclamó Nick, con sarcasmo—. Tiene que ser una carga terrible estar preocupándose todo el rato por la imagen… Tengo la sensación de que has llevado una vida muy sosegada, ______.
—Es posible —confesó ella.
—Nunca has fumado, ¿verdad?
—Bueno, le di una calada a un cigarro en el instituto; pero no me gustó.
—Claro, claro. Además, ¿cómo ibas a sobrevivir a tamaño escándalo?
—Te estás burlando de mí —contestó mientras avanzaban hacia el porche de su casa.
—Pero sólo un poco. Seguro que nunca te han multado por exceso de velocidad.
—Nunca —reconoció—. Pero no porque no haya rebasado el límite.
—¿Alguna vez te has quitado la ropa y te has bañado desnuda en la playa por la noche?
—No —concedió.
Llegaron al porche. ______ apoyó la espalda contra la puerta y se quedó mirando a Nick, el cual advirtió cierta curiosidad en dicha mirada. Lo halagaba lo atraída que ella se sentía hacia él, y le gustaba la idea de ayudarla a romper con sus cadenas… Dio un paso al frente:
—¿Alguna vez has besado a un hombre que se ha ganado la vida como gorila?
—No sin tomarme tres cervezas antes —respondió. Cuando Nick inclinó la cabeza buscando la boca de ______, ésta interpuso una mano entre ambos—. Hoy ya he hecho una cosa que me asustaba. He cubierto mi cuota.
Nick sonrió y se acercó un poco más:
—Puede que hayas cumplido con los deberes de hoy, pero tienes un montón de ayeres que recuperar.
—¿Alguna vez has cruzado por un camino prohibido? —le preguntó Nick a la semana siguiente, tras desviarse de una carretera y encarar un sendero estrecho con la moto.
—Noooo —______ se apretó con fuerza a la cintura de Nick—. ¿De verdad hace falta cruzar por aquí?
—Sí —respondió alegremente. Luego pisó el acelerador y, tras subir una colina, la ayudó a bajar de la moto—. Es la mejor vista del valle —dijo, apuntando hacia unas luces abajo.
—¡Qué maravilla! —exclamó extasiada por la belleza de la noche—. ¿De quién son estas tierras?
—De Buster Granger —respondió mientras se acercaban al borde de la colina—. No nos incordiará mucho si nos descubre. Tiene una pistola, pero no acertaría ni a la de tres. Hasta que no lo operen de sus cataratas…
—¿Y por qué no me siento tan tranquila como tú? —replicó ______.
—Porque, y perdona que te lo diga, eres una cobardica —la rodeó con un brazo por la cintura. ______ sintió una mezcla de emociones contradictorias. La presión de su mano hacía que su cabeza diera más vueltas que una centrifugadora. ¿Cómo era posible que una ofensa sonara tan seductora?—. ¿Se te ha comido la lengua el gato? —le preguntó, acercando la cabeza a la de ella.
Respiró profundamente y lo miró de reojo. Quería demostrarle que no era cobarde, pero la única prueba que podía ofrecerle era que sabía poner un gusano en el cebo de una caña de pescar.
—¿Y por qué me has traído aquí si soy tan cobardica?
—Porque es divertido. Hay muchas cosas que tú no has hecho y puede que yo haya hecho demasiadas. Cuando sobrepasas el límite en exceso, acaba resultando aburrido.
______ trató de interpretar los destellos de firmeza y vulnerabilidad que vio en los ojos de Nick. ¿Por qué sentía miedo y atracción hacia él al mismo tiempo?
—Así que tu vida es aburrida —dijo ______—. Eres una paradoja. Tan pronto tengo la impresión de que te lo estás pasando bien, como veo un atisbo de algo más profundo.
—Puede, pero no estés tan segura —respondió.
—Pero yo te divierto, ¿no es cierto?
—Probablemente de la misma forma que yo te divierto a ti —contestó, mirándola con intensidad. ______ prefirió desviar la mirada y deleitarse con la estupenda vista del valle—. Dime más cosas que nunca hayas hecho pero querías hacer —añadió.
—No estoy segura de que sea una buena idea.
—No sería prudente —comentó Nick en tono burlón.
—Nunca he tenido un gatito —dijo, después de suspirar y pensar en algo que fuera inofensivo—. Mi madre y mi padre eran alérgicos.
—¿Qué más?
—Nunca he apostado dinero en una partida de cartas —respondió y notó que Nick ponía un gesto de desaprobación—. ¿Qué pasa?
—Lo que yo digo: una cobardica.
No debía picar. Ya era demasiado mayor e inteligente como para no entrar en ese tipo de discusiones…
—Nunca he conducido una Harley.
—Eso sí que es una pena —Nick esbozó una sonrisa endiablada—. Pero quizá se pueda arreglar.


Segundo capítulo, recién sacado del horno Hahahaha Espero que les guste! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Noviembre 26th 2011, 13:29

Oh Señor.
Esta novela sin duda está enamorandome.Enserio (:
Es que es tan linda.Inocente pero con un toque de rebeldia o picardia al mismo tiempo.
¡Enserio!Jajaja.
Me encanta.Espero que puedas seguirla pronto.
Porque estuve esperando mucho tiempo para leer,eh.Pero bue...
Tus razones tendrás,¿No? (:
Ok.Sube prontico.Cuidate Muchisimo,Bye.


Y Ammm...¿Me podrias decir que tipo de letra utilizas para los capitulos?¿Si?
Si no puedes los entiendo.Gracias Igual
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 3rd 2011, 17:01

I'mUnicornBitch♥ escribió:
Oh Señor.
Esta novela sin duda está enamorandome.Enserio (:
Es que es tan linda.Inocente pero con un toque de rebeldia o picardia al mismo tiempo.
¡Enserio!Jajaja.
Me encanta.Espero que puedas seguirla pronto.
Porque estuve esperando mucho tiempo para leer,eh.Pero bue...
Tus razones tendrás,¿No? (:
Ok.Sube prontico.Cuidate Muchisimo,Bye.


Y Ammm...¿Me podrias decir que tipo de letra utilizas para los capitulos?¿Si?
Si no puedes los entiendo.Gracias Igual

Me alegra mucho que te guste =)
La verdad es que estoy muy liada con el instituto...es eso =/
Claro, mira te digo...para el capítulo no uso ningún tipo, solo le ponto el tamaño 16
Emm...dejo el tipo que tiene ya jeje
Y posiblemente mañana o el Lunes suba el siguiente Wink
Gracias por comentar guapa!
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 3rd 2011, 18:31

¡Gracias!¡Gracias! (:
Hahaha,ok,yo esperaré pacientemente el capitulo aquí.
No em moveré,¿Ok?
Jajaja,es broma,pero si...Voy a esperar con paciencia el capitulo.
No te preocupes,yo esperooooo.
Jaja,Bueno,Gracias nuevamente,Cuidate Mucho,Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 4th 2011, 10:17

Capítulo 3 {Parte 1}


—No quiero ir a ninguna cita a ciegas —le repitió ______ con calma, ya por quinta vez.
—No siempre queremos lo que al final es lo mejor para nosotros —Sherry se acercó a la mesa de ______—. Además, ¿no decías que ibas a intentar hacer una cosa que te asustara todos los días?
—La idea de una cita a ciegas no me asusta; simplemente, me pone enferma.
—No seas terca: te estoy hablando de un hombre estupendo. Según el análisis de mi ordenador, es tu pareja ideal. Mucho mejor que… —se paró en seco y miró a ______ intrigada—. No seguirás viéndote con Nick, ¿verdad?
—Lo he visto un par de veces. Nada serio.
—Te has enamorado de él, ¿no es cierto?
—No, no lo es —le aseguró, aunque no estaba tan convencida de ello—. Es sólo que… es diferente.
—¡Te has enamorado de él! —exclamó Sherry.
—Que no, de verdad.
—Entonces, demuéstramelo y sal con Donald Lawrence. Te servirá para salir de casa, conocer a alguien agradable y ayudarte a decidir qué sientes por Nick.
______ se apartó el pelo de la cara. Regresar a la vida era duro después de un año sumida en un coma emocional profundo.
—Me lo pensaré —concedió.
Esa tarde, al regresar a casa, se encontró un gatito en una caja delante de la puerta. Era un gatito adorable y juguetón y se enamoró de él a primera vista.
—Voy a matar a Nick —dijo cuando vio las uñas del gato. Cuando creciera, no sería una mascota pequeñita, sino un gato muy grande… que acababa de clavarle las uñas en el tobillo y de rasgarle las medias—. Lo voy a matar —repitió.
Se pasó toda la tarde con el gato. Primero le dio de comer, después jugó con él en el suelo de la cocina y finalmente se lo colocó en el regazo y empezó a acariciarlo. Cuando comenzó a ronronear, ______ supo que se quedaría con él. Lo miró unos segundos y decidió llamarlo César, pues era evidente que quería hacerse el dueño de la casa. Luego, cuando se quedó dormido, lo metió en una cestita y lo tapó con una sábana.
Se preparó para acostarse y justo cuando estaba abriendo la cama, sonó el teléfono. Era Nick.
—Te voy a matar.
—Me imaginaba que dirías eso —respondió él, después de soltar una risa que estremeció el estómago de ______—. Por eso no me he pasado por tu casa esta noche.
—No habría estado mal dejarme un par de instrucciones.
—Pensé que con un poco de comida y la cesta para dormir sería suficiente.
—Estaba nerviosísimo. No ha parado de moverse durante las dos primeras horas.
—Pero tú lo has tranquilizado. Imaginaba que tendrías un efecto sedante en él.
—Nick —dijo manteniendo la calma—, regalar un gato a alguien de buenas a primeras es muy arriesgado.
—Y quien no se arriesga es un cobardica, ______ —dijo su nombre en un tono que la hizo pensar en un encuentro sexual—. Buenas noches, cariño. Sueña conmigo.
______ gruñó algo inteligible. Mientras se metía en la cama y se tapaba con las sábanas, decidió que soñaría con matarlo.
Pero no fue así: soñó que estaba sola y que estaba a oscuras y llovía. Muerta de frío, se abrazaba el cuerpo con fuerza, sentada bajo un árbol. Se sentía vacía y perdida y creía que no tenía pulso ni podía respirar.
Entonces levantó la cabeza y lo encontró frente a ella. A Nick. Y el corazón empezó a latirle de nuevo y el aire volvió a entrar en sus pulmones, en una sensación dolorosa y espléndida al mismo tiempo.
—Te he estado buscando —le decía él mientras la estrechaba entre sus brazos.
El aroma de su chaqueta de cuero, mezclado con el de su esencia varonil penetraba en las venas y la cabeza de ______. Entonces él se apoderaba de su boca, y su lengua la saboreaba y la obligaba a que ella saboreara a Nick.
La lluvia seguía cayendo sin descanso y los empapaba. ______ se hundía más y más en el beso y se apretaba a Nick con más fuerza para absorber toda la vitalidad de éste.
El deslizaba una rodilla entre sus piernas al tiempo que le acariciaba las nalgas y la atraía hacia sí para que no le cupieran dudas de su excitación. El beso se hacía más feroz y, de pronto, todo empezaba a dar vueltas. La ropa se fundía con su cuerpo como el agua y Nick se agachaba y lamía sus pechos con la lengua. Luego bajaba la mano y la escondía entre las piernas de ______, que ya no podía contenerse…
Quería más. Se pegó a él más si cabe y le pidió, rogó y suplicó que siguiera adelante. No tenía pudor alguno, sólo urgencia. Entonces él la miraba y la poseía fogosamente hasta devolverle la vida.
Se incorporó sobresaltada de la cama, asustada, con el corazón latiéndole a cien por hora. Luego se llevó las manos a sus mejillas, que estaban ardiendo del sueño.
Respiró profundo varias veces y volvió a cerrar los ojos. Las gotas caían y se estrellaban contra el cristal de la ventana y rompían el silencio de la noche. Decidió permanecer sentada unos instantes, tratando de calmar sus pensamientos y su cuerpo.
Sólo había sido un sueño, se dijo. Una locura de sueño.
Pero incluso cuando volvió a recostarse sobre la almohada, siguió notando a Nick en su interior.


Lo siento...no tengo mucho tiempo para subir el capítulo entero...Más tarde, o mañana, subo el resto...
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 4th 2011, 10:29

¡Oh Dios!
¿¡Como eres capaz de dejarla asi!?
Pero bien,esperaré hasta que subas de nuevo.
Sip,me quedaré aqui,eh.Hahaha.
Solo sube prontoooo.
Cuidate,Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 4th 2011, 13:54

Capítulo 3 {Parte 2}


Nick y su sobrino, Davey, estaban tan ocupados tirándose Smacks que ninguno vio a Maddie hasta que ésta agarró uno de los misiles en forma de cereal.
—¿Jugando con la comida? —preguntó Maddie, mirando a Nick con una expresión de frustración maternal—. ¿Eso es lo que le enseñas cuando te lo dejo los viernes por la noche?
—Vamos, Maddie —protestó Nick—. No pienses que me lo llevo de bares ni le enseño revistas de adultos.
—Ya, pero dale tiempo —replicó Maddie, cuya barbilla recibió el impacto de un Smack que le había lanzado Davey.
—Mami, ¿no te gustan los Smacks?
—Sí, claro que me gustan —Maddie sonrió y se acercó a abrazar a su hijo—. Pero me gusta comérmelos.
—Nick dice que tirarse la comida es de hombres —comentó Davey, encogiéndose de hombros.
—En fin… Gracias por cuidar de mi maravilloso hijo —dijo Maddie, dirigiéndose a Nick—. Hermanito, ¿a qué esperas para tener una relación seria con una mujer y poder jugar a tirar comida con tu propio hijo?
—¿Yo una relación seria? Nunca —aseguró Nick.
—Hablo en serio. Te estás perdiendo algo que podría hacerte muy feliz. Yo sé que detrás de esa fachada de rebelde infatigable eres un tío estupendo.
—¿Por qué será que la gente casada no puede ser feliz sin intentar que los solteros pasen por el aro del matrimonio? —preguntó Nick, al tiempo que colocaba los pies sobre el borde de la mesa, deliberadamente, y se recostaba sobre la silla.
—¿Estás viéndote con alguien ahora? —Maddie prefirió no hacer caso a la pregunta de Nick.
—Sí, pero sólo por entretenerme —respondió, pensando en ______—. Nada serio. No es mi tipo.
—¿Por qué? —preguntó Maddie con sequedad—. ¿Prefiere una Kawasaki a una Harley?
—No creo que sepa distinguirlas —respondió sonriente.
—¿Es que no es una motera? —inquirió Maddie, asombrada—. ¡Santo cielo! Pero algún tatuaje sí tendrá, ¿verdad?
Incómodo por la impertinencia de su hermana, quitó los pies de la mesa y se levantó de la silla.
—No estoy seguro, pero supongo que no.
—Espera, espera, no juegues conmigo, Nick. No me estarás diciendo que estás saliendo con una niña buena, ¿no?
—Es una niña buena, sí; pero ya digo que no es mi tipo. Ni yo el suyo. Simplemente… —Nick suspiró. Se sentía extraño—, nos divertimos juntos. Eso es todo.
Nick dobló la esquina que daba a la calle de ______ y vio un coche desconocido aparcado tras el de ______. Redujo la velocidad hasta detenerse por completo y se paró a observar.
Desde una distancia prudente, Nick vio a un hombre salir del coche, abrirle la puerta a ______ y acompañarla al porche.
¿Tenía una cita? Nick sintió una mezcla de curiosidad e irritación en su interior. ¿Qué más daba? Entre ellos no había ninguna atadura. ______ le resultaba divertida. Era dulce y tenía algo especial que lo hacía sentirse protector con ella; pero no por eso se iba a pasar las noches en vela.
De todos modos, abrió bien los ojos y vio que el desconocido inclinaba la cabeza como si fuera a besarla. Nick notó una quemazón en el pecho y la sangre se le alteró. Agarró los manillares de la moto con fuerza.
Al ver que ______ se apartaba y denegaba con la cabeza, Nick se relajó ligeramente. Aunque, en el fondo, seguía bastante tenso. No le gustaba nada esa sensación. Nada en absoluto. Respiró profundo, tragó saliva y se marchó del barrio de ______. El ruido del motor acelerando lo ayudaría a despejar su cabeza.
Callejeó por unas y otras avenidas sin rumbo fijo durante media hora, tratando de convencerse de que lo que había sentido al ver a ______ con otro hombre había sido una equivocación. El placer de notar el viento golpeándole en la cara mitigó el arrebato celoso que había experimentado. Podría haber regresado a casa, pero un hormigueo de curiosidad lo condujo de vuelta a la calle de ______.
Cuando ésta abrió la puerta, Nick se apoyó en el quicio de la entrada y sonrió:
—Bueno, ¿por qué no lo has besado?
______ pestañeó asombrada. Luego se le encendieron las mejillas.
—Porque no quería —respondió con firmeza.
—Pero a mí sí me has besado —replicó Nick.
—Tú imponías más —contestó, alzando la barbilla.
—Así que te forcé, ¿no? —Nick enarcó las cejas.
—¿Quieres pasar? —preguntó ______ directamente, después de suspirar.
—Encantado. ¿También invitaste a pasar a don Mercedes Benz? Si piensas volver a verlo, dile que le tienen que arreglar el carburador. Hacía ruido.
—Lo tendré en cuenta —respondió ella, mientras tomaba asiento en el salón.
—No has contestado a mi pregunta —insistió Nick—. ¿Invitaste a pasar a don Mercedes?
—No, no lo invité —contestó, mirándolo a los ojos—. ¿Por qué lo preguntas?
—Curiosidad —respondió, mientras dejaba que ese par de ojos azules lo examinara.
—Era una cita a ciegas. Mi amiga Sherry metió unos cuantos datos en un programa de ordenador y decidió que debía salir con él.
—No fastidies, ¿un programa de ordenador para citas a ciegas? —repitió Nick, incrédulo—. Bueno, ¿y qué te pareció?
—Era un hombre educado, atento, amable…
—Vamos, un plasta —concluyó Nick, al tiempo que ocupaba una esquina de la silla en la que estaba sentada ______.
—No era mi intención llamarlo así —curvó los labios hacia arriba.
—Pero ya que lo he hecho yo… —sonrió Nick.
—Ya que lo has hecho —______ suspiró. Ese hombre era la persona más perturbadora que jamás había conocido—, te daré la razón. No me llamó la atención.
—¿Por qué será?
—Supongo que no me asustaba lo suficiente —respondió. Luego se puso de pie.
—Bueno, señorita ______ —Nick la agarró por la cintura y tiró de ella hasta tenerla sentada, frente a frente, entre las piernas—, ¿por qué dejaste que yo te besara?
Tiró de ella un poco más, hasta que los pechos le rozaron el torso, y los pezones se le endurecieron. ______ se sintió enojada y excitada al mismo tiempo, lo cual la permitió comportarse con descaro:
—¿Nadie te ha dicho que eres muy presumido? —le preguntó mientras le rodeaba el cuello con los brazos.
—No suelen decírmelo de una manera tan agradable —esbozó una sonrisa seductora—; claro que tampoco suelo estar en compañía de una chica tan agradable.
Una chica agradable. ______ sintió un impulso fogoso de no ser tan agradable. Llevaba siendo agradable veintiocho años y, sin embargo, de pronto le molestó que Nick usara ese adjetivo para calificarla.
Este debió de notar la contrariedad de ______. La miró con más intensidad, colocó una mano en la parte baja de la espalda de ella y presionó hasta hacerla sentir su masculinidad.
El corazón le martilleaba contra las costillas. Aquel movimiento había sido una clara invitación al sexo.
En otros tiempos, se habría retirado de inmediato. Con otro hombre, se habría retirado de inmediato.
Pero dejó que Nick siguiera mirándola y ______ empezó a deslizar el cuerpo sinuosamente contra su excitación.
Él tragó saliva y subió las manos hasta conquistar sus senos, rozándolos por encima del fino tejido de la blusa.
—¿Quieres problemas? —susurró Nick, frotándole uno de los pezones.
—No lo sé —______ cerró los ojos. Luego le ofreció la boca—. ¿Los quiero?
Nick tomó sus labios y la atrapó con la lengua. Ella se sintió gloriosamente consumida. Fuera de control, ______ empezó a acariciarle los hombros, satisfaciendo así su curiosidad.
Nick se estremeció, inclinó los labios hacia uno de sus pechos y le mordisqueó el pezón a través de la blusa.
______ gimió y notó que se humedecía. Quería más de Nick y menos espacio entre ambos.
—No me lleves al extremo, ______ —dijo él, separándose, mirándola con los ojos centelleantes de pasión—. ¿Qué es lo quieres?
—Quiero… —arrancó; pero la voz se le quebró, desbordada por las emociones. Tragó saliva—. Quiero que me hagas sentir que estoy viva.
—Yo no soy ningún Príncipe Azul —Nick respiró profundamente, sin dejar de mirarla.
—Ni yo la Bella Durmiente, no te digo —replicó ______.
—Pero podrías serlo —comentó Nick, al tiempo que la apartaba de su lado. Ella tuvo ganas de protestar, pero se contuvo. Había sido tan placentero estar entre sus brazos…—. Mientras que yo nunca seré un príncipe, ______. Es importante que entiendas eso. Conmigo no sucederá lo de vivir felices y comer perdices para siempre.


Listo! Aquí la segunda parte =) Haciendo el capítulo completo Wink
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 4th 2011, 13:55

I'mUnicornBitch♥ escribió:
¡Oh Dios!
¿¡Como eres capaz de dejarla asi!?
Pero bien,esperaré hasta que subas de nuevo.
Sip,me quedaré aqui,eh.Hahaha.
Solo sube prontoooo.
Cuidate,Bye.

TE AMO!!!
Eres la mejor lectora que he tenido nunca XD
jajja
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 4th 2011, 14:31

¡Gracias!Gracias,si gracias...
Hahahaha,ya enserio,¡Gracias!¡Muchas Gracias!
Y con lo del capitulo...Ese Nick ¬¬
Nadie dijo que Rayita queria "lo de vivir felices y comer perdices para siempre."
O lo dijo y no em fije,¡No lo sé!
Pero que pesado ese Nick,eh.
Malo.Malo.Malo.
Muuuy Malo.Grosero.Pero ya que...
¡Tienes que seguirla!Hay,salté de alegria cuando vi que habias subido.
¡Enserio!¡Salté gritando!
Hahaha,solo sube prontitico,¿Ok?
Es que me emociono con este novela,todo es tan lindo,lento y muy apasionado al mismo tiempo.
Ehh...Que cursi yo.¡Pero es que la novela me tiene enamorada!
Jajaja,sube pronto chica.
Cuidate Muchisiiiiiiiimo,Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 19
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 4th 2011, 21:09

jaja heey nuueva leectoora! jaja criss estaa geenial tieenes quue seguuirlaa proonticoo pleease Wink
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 22nd 2011, 17:48

Capítulo 4

Se quedó asombradísimo al ver a ______ entre el público que asistía al partido de baloncesto de pretemporada entre la Universidad de Salem y Randolph Macon. Llevaba una blusa muy femenina con un vestido que cubría justo hasta debajo de las rodillas, zapatos planos, y su indómito pelo, recogido por detrás.
Era muy sencillo recordar lo bien que se había sentido rozándola; demasiado sencillo recordar lo mucho que había deseado poseerla allí mismo, sobre la silla de su salón. Pero Nick sabía que ella no estaba a su alcance. Por eso no había vuelto a verla ni a llamarla.
Se dijo que podía dejar de mirarla si quería, pero no lo logró. ______ seguía el partido con los ojos bien abiertos. Había en esa mujer una mezcla de dulzura y fuego contenido que lo atraía. Sintió un calambre extraño al verla de pie, festejando una de las canastas.
Pensó que la evitaría, como lo había hecho durante las anteriores dos semanas; pero el destino quiso que ______ mirara hacia él… un segundo. Luego desvió los ojos hacia otra parte, adrede. Nick sintió una mezcla de irritación y diversión al mismo tiempo. De alguna manera, acababan de darle calabazas.
Nick supuso que el comportamiento socialmente aceptado sería no hacerse caso el uno al otro. Sin embargo, en sus veintinueve años de existencia sobre el planeta, rara vez había optado por ese tipo de comportamiento. Se levantó de su asiento y se dirigió hacia ella.
—No sabía que fueras amante del baloncesto —le dijo al acercársela.
—No lo soy —respondió sin dejar de mirar a la cancha—. Pero tengo un alumno con una beca de baloncesto que necesitaba un poco de apoyo. Acordamos que él revisaría un trabajo de Historia si yo iba a verlo jugar un partido de baloncesto.
—¿Por hacer una cosa al día que te asuste? —quiso saber Nick.
—Mirar no me da miedo. Jugar sería distinto.
Entonces llegaron al descanso del partido y ______ saludó a uno de los jugadores, el cual devolvió el saludo tanto a ésta como a Nick.
—Es Jerry —dijo él—. Es uno de mis chicos.
—¿Tus chicos? —repitió ______, ahora sí, mirándolo.
—Sí —Nick se encogió de hombros—. Echo un partidillo de baloncesto todas las semanas con algunos chavales de la Liga Junior. Jerry es uno de los mejores.
—Es el que tiene que revisar el trabajo de Historia —comentó ______, confundida—. ¿Y juegas con él al baloncesto?
—Sí, y ya le he advertido sobre los riesgos de tomar malas decisiones. Jugar en la Liga Junior es una forma de evitar que los jóvenes se metan en problemas, pero tampoco debe volcarse en exceso y descuidar los estudios.
—Pero, ¿no eres tú el primero que ha tenido problemas con la ley y que no ha querido ir a la universidad? —replicó, todavía confusa, después de unos segundos en silencio.
—Sí, pero fueron problemas tontos, sin importancia, y tampoco me va mal con mi trabajo —Nick se preguntó cómo se habría enterado ______ de aquello—. El entrenador del grupo dice que soy el ejemplo perfecto de cómo un chico malo puede convertirse en bueno.
______ asintió lentamente, como si no terminara de estar convencida. Luego desvió la mirada y se dispuso a alejarse de Nick.
—Bueno, disfruta del partido —se despidió.
—No hace falta que te vayas tan rápido —la detuvo Nick, sorprendido por aquel desplante—. ¿Qué ha sido de tus modales, señorita ______?
—¿Mis modales? —repitió abriendo mucho los ojos. Respiró profundo y elevó la barbilla—. Creo que eres tú quien me debe una disculpa; aunque imagino que no estás muy acostumbrado a decir «perdón» o «lo siento» —añadió, sin permitir que Nick la interrumpiera.
—¿Una disculpa? —dijo Nick, confundido—. ¿Por qué diablos te debo una disculpa?
—¿Por qué? —______ miró a su alrededor y superó la vergüenza de discutir en público—. Porque diste por sentado un detalle importante.
—¿Y qué di por sentado exactamente? —preguntó Nick, que tuvo que realizar un gran esfuerzo por no comentarle lo guapa y sexy que estaba cuando se enfadaba.
—Diste por sentado que yo querría vivir feliz y comer perdices contigo para siempre. Pues te diré algo, señor… —denegó con la cabeza, como si estuviera tan disgustada que ni siquiera pudiera recordar su nombre.
—Señor Palmer —la ayudó Nick, el cual, más allá de la indignación de ésta, notó una veta de dolor en los ojos de ______ que lo desgarró.
—Señor del Baloncesto —corrigió ella—. Yo ya he tenido mi cuento de hadas y no terminó felizmente; de modo que no estoy buscando ningún final feliz con ningún hombre en estos momentos. Y mucho menos contigo.
Se dio media vuelta y Nick la siguió, pasando por alto el tono despectivo con que había dicho lo de «señor del Baloncesto». Le dio alcance cuando ya estaba saliendo de la cancha del gimnasio.
—Espera —dijo él.
—No pienso hablar contigo. Me has insultado. Me debes una disculpa y sé que eres el tipo de hombre incapaz de admitir que se ha equivocado.
—______ —insistió Nick, tratando de controlar su genio—, creo que me malinterpretaste. Yo…
—No, no te malinterpreté —lo interrumpió, sin dejar de andar—. Y no pienso hablar contigo.
—Por supuesto que sí —aceleró el paso para amoldarse al de ______.
—No. Voy a un sitio donde ni siquiera tú puedes entrar.
—¿Dónde, si puede saberse?
—Al servicio de mujeres —contestó, dándole casi con la puerta en las narices.
Nick colocó las manos sobre las caderas y respiró profundamente. Aquella conversación había sido intolerable. Su relación, si es que podía llamarse así, era intolerable. Ella no era la clase de mujer con la que estaba acostumbrado a verse; era demasiado vulnerable y emotiva.
Odiaba la idea de hacerle daño. Por eso la había advertido la noche anterior. No tenía nada que ver con que estuviera confundido sobre lo que sentía hacia ella.
Nick maldijo. Le disgustaba reconocerlo, pero ______ tenía razón en algunas cosas. Por otra parte, se equivocaba en otras, y él se lo iba a demostrar. Para empezar, eso de que no podía entrar en el servicio de mujeres era una estupidez.
Abrió la puerta y anunció su presencia para avisar al resto de las mujeres, aunque sólo había una, aparte de ______, y se marchó en seguida.
—¿Te has vuelto loco? —le preguntó ésta, mirándolo a través del espejo—. Se supone que no puedes entrar aquí. Es el servicio de mujeres.
—No es la primera vez —dijo Nick.
—Por favor, no quiero oír nada más —aseguró ______, cerrando los ojos.
—Claro que quieres. Atenta: siento haberme comportado como un imbécil.
—¿Cómo dices? —abrió los ojos, asombrada.
—Típico de las mujeres: no basta con decir las cosas una sola vez; hay que repetirlas. Por última vez —suspiró—, siento haberme comportado como un imbécil.
—Tenemos que salir de aquí —murmuró después de unos segundos en los que pareció bella y asombradamente desconcertada, incapaz de articular palabra.
______ salió del servicio y Nick le sujetó la puerta a una mujer que entraba en esos momentos, la cual le dio las gracias con cierto rubor.
—Ahora tienes que cumplir tu parte del trato —le dijo Nick, ya en el exterior.
—¿Cuál es mi parte del trato?
—Tienes que hablar conmigo —respondió Nick.
—De acuerdo —contestó después de vacilar unos segundos.
Nick estaba siguiendo sus instintos; instintos que podían ser muy peligrosos. Pero la deseaba por encima de todas las cosas.
—Te doy una vuelta en moto hasta la heladería.
—No estoy vestida…
—¿Para que te secuestre? —atajó Nick, adelantándose a la negativa de ella. De nuevo sintió una excitación incomparable. Se preguntaba cómo era posible que una mujer tan fina pudiera resultarle tan provocativa. Y estaba decidido a encontrar la respuesta.
—Para montar en moto —matizó ______.
—Valiente excusa.
—Además, estamos en noviembre. Hace demasiado frío para tomar helados.
—Más excusas de cobardica.
—Le prometí a Jerry que vería el partido.
—De acuerdo —concedió Nick, aunque no estaba dispuesto a darse por vencido—. Iremos luego.
—¿Qué quieres? —le preguntó Nick.
Todavía no podía creerse que él le hubiera pedido disculpas. Al mirar el mostrador con los distintos sabores de la heladería, le entró un escalofrío.
—Una taza de chocolate caliente y un baño más caliente todavía —respondió.
Nick sonrió y la miró de arriba abajo.
—El vestido es bonito, pero es demasiado fino. Es normal que estés congelada —frotó sus manos contra los brazos de ______, para darle calor.
—Ya te dije que no iba vestida para montar en moto.
—Hola, Nick —lo saludó el camarero de la heladería—, ¿no estarás asaltando a mis clientes?
—No. Y deberías darme las gracias. Estoy usando mi influencia para traerte nuevos clientes.
—Influencia… —repitió en voz baja y queda ______.
¿Qué tipo de locura se apoderaba de ella cada vez que estaba junto a Nick? ¿Por qué se había congelado de frío para acompañarlo a tomar un helado? Cada vez que pensaba que ya lo había calado, Nick hacía algo que la despistaba y le ofrecía una nueva perspectiva de su personalidad. Cada vez que intentaba convencerse de que no merecía la pena seguir con aquella relación, Nick hacía algo diferente que despertaba su curiosidad de nuevo.
Había llegado a la conclusión de que era un hombre egoísta e insensible; pero le había pedido disculpas. Había pensado que no sería atento; pero, incluso en esos momentos, estaba intentando calentarla. El corazón de ______ latió a un ritmo desenfrenado.
—Tienes razón: te he torturado —dijo Nick, cubriéndole la fría nariz con los dedos—. Déjame que te compense. ¿Qué quieres?
—Algo caliente. Algo muy, muy caliente.
—Eso lo puedo arreglar yo solo —esbozó una sonrisa sexy y le dio un beso fugaz en los labios.
—¡Nick! —una mujer lo llamó, sorprendida y complacida a partes iguales.
—Maddie —dijo él, después de darse la vuelta—. ¿Qué haces aquí?
Una mujer atractiva, pelirroja y de ojos marrones avanzó hacia ellos con curiosidad.
—Iba de camino a casa y decidí comprar un poco de helado para Davey y Joshua —Maddie sonrió y escudriñó a ______ con la mirada—. Preséntanos —le ordenó a su hermano.
—______ —arrancó Nick, tras dar un suspiro—, mi hermana, Maddie.
—Encantada de conocerte —dijo la primera.
—Lo mismo digo —Maddie estrechó la mano de ______ efusivamente—. Por lo general, no suelo tener la oportunidad de conocer a…
Nick carraspeó y lanzó una mirada amenazante a Maddie.
—A las amigas de Nick —corrigió la hermana sobre la marcha—. Está tan ocupado que nunca encontramos el momento para salir todos juntos… ¿Hace cuánto os conocéis?
______ miró a Nick, el cual daba la impresión de querer que la tierra se lo tragara.
—No mucho —respondió—. Nick me está enseñando a montar en moto. Es algo que siempre he querido aprender.
—¿De veras? —preguntó Maddie, después de mirar el vestido de ______.
—Bueno, hoy no —dijo ______—. Simplemente nos hemos encontrado en el partido de baloncesto del equipo de Salem. Doy clases de Historia en la universidad.
—Así que eres profesora de Historia —repitió Maddie, que no podía creerse lo que acababa de oír. Miró de reojo a Nick, como pidiéndole una explicación.
—Sí —insistió ______, la cual intuyó que a Nick no le gustaba hablarle a su hermana de sus relaciones—. ¿Te licenciaste en esta universidad? —añadió.
—No. Dejé los estudios después del instituto; aunque hace tiempo que quiero apuntarme a algún curso en la universidad —Maddie miró el reloj—. Oye, no tengo que volver a casa inmediatamente y me encantaría quedarme un rato con vosotros, haciéndoos compañía. No os importa, ¿verdad? —añadió, mirando a Nick.
Nick emitió un extraño sonido y, de pronto, ______ notó que las miradas de ambos hermanos se clavaban en ella. Incómoda, se encogió de hombros y se dirigió a Nick.
—A mí no me importa que…
—Genial —atajó Maddie al instante.
Durante la siguiente media hora, Maddie trató a ______ amigablemente. Se mostró amable cuando se enteró del fallecimiento del esposo de ésta y expresó su admiración por su trabajo como profesora. Luego los entretuvo con diversas anécdotas de la infancia de Nick, cuya expresión era casi la de quien está siendo sometido a una tortura china. Para cuando Maddie concluyó, ______ ya había oído unos cuantos pasajes del pasado de Nick.
—Así que formabas parte del Club de los Chicos Malos —comentó ella, una vez se hubo marchado Maddie.
—Era un club de acceso restringido —la informó Nick—. No todos podían ser miembros.
—Ya me imagino —______ rió—. Prefiero no pensar cuál era la prueba de acceso.
—No era tan terrible: todos queríamos tener un tatuaje.
—Supongo que a vuestras madres las entusiasmaría la idea de que os marcarais la piel para toda la vida —comentó ______. Nick se quedó un buen rato mirándola en silencio y ella tuvo una sensación rara—. ¿Tú no te tatuaste? —añadió, bajando la voz.
—No mientras estuve en el Club de los Chicos Malos —confesó él—. Después sí.
—Pero yo no lo he visto —______ tragó saliva—. ¿Y por qué te tatuaste después, cuando ya…
—No lo has visto —Nick le cubrió la boca suavemente con una mano—, porque mi ropa lo tapa la mayoría del tiempo.
—¿Tienes un tatuaje en el… trasero? —susurró estupefacta.
—No, en el brazo —Nick sonrió—. Es una serpiente.
______ lo miró como si a éste le hubiera crecido una segunda cabeza. Aunque no lo repetiría en presencia de nadie más, reconoció que en más de una ocasión le habría gustado poder quitarse el tatuaje. Se inclinó hacia ella y rozó su labio inferior con el pulgar.
—¿Quieres ver mi serpiente? —le preguntó Nick. Aunque él no se lo impedía, ______ no lograba apartar el labio de su dedo.
—No es necesa…
—Cobardica —la provocó, sin dejar de deslizar el pulgar por su boca.
Los ojos se le ensombrecieron y ______ clavó sus perfectos dientes blancos en el pulgar de Nick.
—¡Au! —exclamó éste, más sorprendido que otra cosa.
Espantada, ______ se echó hacia atrás y se cubrió la boca con una mano, mientras se ponía roja como un tomate.
—Lo siento. Lo siento mucho. No puedo creer que haya hecho algo así —tomó el pulgar de Nick y denegó con la cabeza—. No sé qué me ha pasado. Nunca había mordido a nadie en mi vida. Ni siquiera de pequeña…
—Tampoco es tan grave —comentó Nick, quien se compadeció de ella al verla tan mortificada.
—Sí, sí que lo es. Tú no lo entiendes: ¡yo nunca había hecho algo así! ¡Eres tú! —exclamó, elevando la voz—. Me estás volviendo loca. Me estás… —se detuvo, como si estuviera buscando las palabras adecuadas.
Nick sentía una especie de lástima por ______, aunque, al mismo tiempo, estaba haciendo grandes esfuerzos por no soltar una carcajada.
—Me estás haciendo hacer cosas —prosiguió ella, poniéndose de pie—. Locuras. Tú tienes la culpa.
—De eso nada —replicó Nick, levantándose igualmente—. No me dirás que encima he sido yo el que te ha pedido que me muerdas.
—Para el caso, como si me lo hubieras pedido: llamarme cobardica ha sido una provocación evidente —contestó ______. Entonces, de pronto, se detuvo—. ¿Será posible?, ¿pero qué estoy diciendo?
—Cálmese, señorita ______ —dijo Nick—. Sólo ha sido un mordisquito de nada. Me los han dado peores.
—¿Es que me vas a contar ahora todas tus hazañas sexuales? —preguntó en voz alta—. Necesito un poco de aire fresco —añadió entonces, para dirigirse al segundo hacia la salida.
—Estás teniendo una reacción exagerada —le comentó Nick, fuera ya de la heladería.
—No lo creo. Yo nunca…
—Bueno, quizá deberías haberlo hecho antes —la interrumpió, mientras le agarraba un brazo y la giraba para mirarla a la cara.
______ se quedó en silencio, mirándolo a los ojos, como si estuviera bebiendo agua de un vaso. El brillo azul de los ojos de ______ llegó al alma de Nick.
—Quizá deberías haber mordido a otras personas —repitió éste, acercándola hacia su cuerpo—. Y si eso te hace sentir mejor, ______, puedes morderme siempre que quieras —añadió, sorprendido por la sensual ronquera que percibió en su propia voz.
______ no estaba segura exactamente de qué era, pero sabía que algo había cambiado en ella desde que había conocido a Nick, y no era nada malo. Estaba empezando a mirar las cosas desde una nueva perspectiva. Después de tantos años intentando complacer a Charles, ahora sólo debía preocuparse de complacerse a sí misma.
Era una sensación liberadora y retadora al mismo tiempo; retadora, porque no siempre estaba segura de qué era lo que quería.
Preparaba nuevos platos con nuevos ingredientes, había comprado nuevos discos, había contemplado la posibilidad de ponerse otro tipo de ropa y hasta había pensado en cortarse el pelo.
Un día, un catálogo de lencería que había llegado a su empresa aterrizó en su mesa de trabajo. Normalmente lo habría pasado sin mirarlo ni un segundo; pero en esta ocasión, lo abrió para echarle un vistazo.
—Tengo otro soltero para ti. No es tan… —Sherry se quedó sin palabras al darse cuenta de que ______ estaba mirando el catálogo de lencería—. ¡Santo cielo! No dejas de sorprenderme, ______. ¿Vas a comprarte ropa interior de chica mala?
—Sólo estaba mirando —______ se negó a sonrojarse.
—Estás mirando muchas cosas últimamente, ¿no?
—Sí. Intento descubrir qué me gusta y qué no —______ sonrió—. Es extraño estar haciendo esto con veintiocho años; pero me he dado cuenta de que nunca he tomado una sola decisión que no estuviera fuertemente relacionada con algún deseo de Charles.
—¿Y qué pinta Nick Palmer en todo esto?
—Me vuelve loca —______ suspiró.
—Loca… ¿bien?, ¿o loca mal?
—Las dos cosas; pero no te preocupes —le dijo—. Sé que es una relación pasajera; que no estará cerca mucho tiempo. Ya hemos sentado las bases.
—¿Y son?
—Nos divertimos juntos y ninguno de los dos pretende un final feliz con perdices para siempre —cambió de tema y señaló una foto del catálogo—. ¿No son incómodos esos sostenes tipo body?
—¿Ésos que parecen que te van a subir los pechos hasta la barbilla? —replicó Sherry con ironía—. El hombre que los concibió tenía que ser un zote en aerodinámica… Hasta operarse resultaría menos doloroso. Pero si quieres ir introduciéndote en estas historias, creo que deberías empezar con estas medias —le señaló unas de un conjunto con ligueros.
—¿En noviembre? —______ puso cara de pocos amigos—. Seguro que se pasa mucho frío.
—______ —Sherry cerró el catálogo—, ¿estás segura de que no estás jugando con fuego, viéndote con Nick Palmer?
—No estoy jugando con fuego y no me voy a quemar, porque no me he hecho ningún tipo de ilusiones —contestó después de pensar unos segundos—. Es un hombre muy diferente… No es que yo tenga mucha experiencia; pero está claro que no es la clase de persona con la que suelo relacionarme.
—Bueno —Sherry enarcó las cejas—, te aseguro que tú tampoco eres la clase de mujer con la que él suele relacionarse.
—Me alegra que hayas venido, Nick —dijo Jenna Jean Michaels con una sonrisa en los labios—. Parece que por fin vas madurando y ya no te metes en follones con la ley.
—Haría cualquier cosa por echarles una mano a tus pastas —respondió Nick—. Hasta me presentaría voluntario para hacer de Papá Noel en la fiesta de Navidad.
—Oye, nadie mete mano a las pastas de mi esposa salvo yo —intervino Stan Michaels, poniendo acento de gángster—. No quisiera tener que hacerte daño, pequeño.
—¿Hacerme daño?, ¿tú? —le siguió el juego Nick, recordando los tiempos en que ambos eran miembros del Club de los Chicos Malos.
—No escupáis —dijo Jenna—. Si vais a hacer ese saludo estúpido de estrecharos la mano después de escupir en ella, podéis llevaros las pastas a la calle.
Nick le sopló un beso y tomó una pasta. Conocía a Jenna Jean y a su travieso marido, Stanley Michaels, casi desde que había nacido. Jenna Jean se había convertido en abogada y Stanley se había hecho médico. Los dos tenían muchos compromisos sociales y estaban dando una fiesta informal para recaudar fondos con vistas a la fiesta de Navidad.
—Hablé con Maddie hace dos días —comentó Jenna, después de pasarle una lata de cerveza—. Dice que tu nueva novia es muy diferente: estudios universitarios, sin antecedentes penales, sin tatuajes…
—No es mi novia —aseguró Nick, que se puso a la defensiva de inmediato—. Sólo es una amiga.
—Sí, claro —replicó Jenna, sin creer a su amigo—. Y si no estás saliendo con ella, ¿por qué os estabais besando el otro día en la heladería?
—Me parece una pregunta interesante —presionó Stan.
—No es mi novia —repitió Nick—. No es mi tipo.
—Puede que precisamente por eso la cosa pueda funcionar —alentó Jenna, animosamente.
—Es demasiado modosa —murmuró Nick—. No imagináis lo que me sorprendió que se atreviera a morderme.
—¿Te mordió? —exclamó Stan, que se echó a reír acto seguido—. Bueno, está claro que hay posibilidades. Acuérdate de cuando Jenny Jean me mordió siendo pequeños. Hasta me dejó señal.
—Nunca te olvidarás de esa historia, ¿eh? —Jenna suspiró profundamente y le dio un beso a su marido en la mejilla—. Perdón por entrometerme, pero quiero conocerla —se dirigió a Nick.
—¿Es una orden real? —preguntó éste.
—Por supuesto —replicó Jenna en broma—, Pero en serio, Nick, probablemente sea bueno que no sea tu tipo —añadió.
Puede que fuera una buena cosa, pero Nick ya había decidido que él y ______ no iban a ser amantes por mucho que la idea lo tentara. Jamás.


Siento haber tardado tanto ;S
Tuve demasiados exámenes...pero aquí hay otro cap! Espero que les guste Wink
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Diciembre 22nd 2011, 19:00

¡Me encantó!¡Me encantó!¡Me encantó!
¡Como siempre chica!
¡Me encanta esta novela!
Amo cuando subes y amo leer el capitulo, es simplemente maravilloso.
Sip, ya sabes, me encanta leer.
Jajaja, solo espero que puedas subir prontooo.
Porque quiero leer más.
Cuidate Muchisimo, Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Enero 28th 2012, 10:04

I'mUnicornBitch♥ escribió:
¡Me encantó!¡Me encantó!¡Me encantó!
¡Como siempre chica!
¡Me encanta esta novela!
Amo cuando subes y amo leer el capitulo, es simplemente maravilloso.
Sip, ya sabes, me encanta leer.
Jajaja, solo espero que puedas subir prontooo.
Porque quiero leer más.
Cuidate Muchisimo, Bye.

La sigo en un rato Wink
¡Gracias por leer! Y me agrada que te guste jaja bounce
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Enero 28th 2012, 11:30

Capítulo 5

______ no se dio cuenta de la fecha hasta mediado el día. Tenía una extraña sensación de vacío; pero prefirió no darle importancia. Al fin y al cabo, tenía esa sensación muy frecuentemente. Era sábado, motivo por el que había vagueado un rato más en la cama. Luego se había hecho la manicura. Aunque no saldría en la portada de los periódicos, se había pintado las uñas color frambuesa. No podía dejar de mirárselas y sonreír.
Después dio un paseo hasta la tintorería para recoger un par de prendas y se acercó al supermercado. Durante toda la mañana y toda la tarde había sentido algo difuso punzándole las entrañas. Resultaba curioso que no se diera cuenta hasta estar en la frutería: había esquivado las naranjas automáticamente, porque Charles siempre había preferido los plátanos y las manzanas. Sólo entonces recordó que, de estar vivo, ese día sería el cumpleaños de su difunto marido.
El corazón se le paralizó un segundo: ¿de veras lo había olvidado? Notó una inquietud que le oprimía el pecho. ¿Qué decía de ella tamaño despiste? ______ no quería olvidar a Charles. Él había sido una parte importante de su vida desde la infancia.
Terminó de hacer la compra a toda velocidad y regresó a casa. Una vez hubo colocado todo, no supo qué hacer para entretenerse. No quería hablar por teléfono con su madre y recordar. Ni quería llamar a un amigo nuevo que no hubiera conocido a Charles. Ni quedarse en casa.
Desesperada, agarró un viejo álbum de fotos y se fue a pasear a un parque. A Charles siempre le había gustado pasear.
Cuando estaba a punto de dejar de esperarla, Nicholas vio que ______ llegaba por fin a casa. Habían quedado informalmente para salir juntos esa noche, pero no habían fijado una hora concreta.
—Hola, señorita ______ —la saludó Nicholas, bajándose de la moto, mientras ella se dirigía al porche de su casa.
—¡Nick! —exclamó ______, girándose en dirección a éste—. No te había visto.
—Eso me había parecido —se acercó a ella—. Empezaba a preguntarme si me habían dado plantón.
—Se me había olvidado. Lo siento… Se me había olvidado por completo. He estado muy distraída todo el día —se disculpó. Abrió la puerta y lo invitó a pasar—. Ha sido un día raro —añadió.
—Raro —repitió Nicholas, intentando descifrar el significado de tal palabra. Algo no iba bien: tenía el pelo revuelto e iba vestida de calle, con unos vaqueros cualquiera. Parecía nerviosa y descentrada y no paraba de juguetear con el álbum que llevaba en la mano—, ¿Qué es eso? —preguntó.
—Ah —miró hacia abajo y se encogió de hombros—. Sólo un álbum de fotos. ¿Te apetece tomar algo?
—¿Qué te pasa? —le agarró un brazo antes de que pudiera marcharse.
—Nada —respondió, aunque los ojos le brillaron con lágrimas no derramadas.
—¿Adonde has ido hoy? —prosiguió Nicholas, que se sentía protector con ella.
—A hacerme la manicura y a la frutería —respondió con la voz quebrada. Dio un suspiro profundo y el dolor de sus ojos se hizo más visible—. Y al parque… Es que hoy habría sido el cumpleaños de Charles y no sabía qué hacer… Digamos que nunca he leído ningún artículo sobre qué debe hacerse en el día de cumpleaños de tu difunto esposo. Casi lo olvido incluso. Me sentía tan culpable… ¡Vaya!, ¡seguro que es mi madre! —exclamó de pronto ______, después de que sonara el teléfono.
—¿Quieres que responda yo?
—No —emitió un sonido parecido a una risa—. Será mejor que hable yo.
Nicholas tomó el álbum de ______ con una mezcla de sentimientos extraños y se sentó en una silla mientras ella charlaba con su madre. Miraba alguna foto distraídamente mientras oía a ______ hablar sobre Charles y la vida en común pasada. Las fotos del álbum habían capturado los primeros encuentros que habían compartido, junto a una fuente, yendo al colegio, patinando… Se preguntó si era posible tener envidia de una persona que estaba muerta, aunque lo cierto era que sintió una nostalgia indescriptible al ver las fotos de ______ de niña y adolescente. No podía explicarlo, pero deseó haberla conocido entonces.
Deseó haberla conocido cuando le faltaban los dos dientes del centro y luego, cuando nadaba con flotador. En todas sus fotos, en las que era una niña pequeña y en las actuales, veía la misma chispa amable y brillante en los ojos de ______.
No pudo evitar apreciar, viendo las fotos, que Charles se había ido volviendo más y más conservador con el paso de los años. Gran parte de la imagen que ______ ofrecía reflejaba esa tendencia conservadora de su marido, salvo por aquella chispa de los ojos. Sin saber cómo se le vino la idea a la cabeza, Nicholas pensó que, tal vez, Charles no había sido el mejor hombre para ella.
Se tragó una imprecación por devanarse la cabeza con tales consideraciones y cerró el álbum. Daba igual lo que Nicholas pudiera pensar. El hecho cierto era que Charles había sido el marido de ______, y que ahora estaba muerto.
Esta desenrolló el cordón del teléfono y esbozó una sonrisa triste:
—Sí, mamá. Recuerdo la primera vez que vi la nieve cuando fui a la montaña con su familia. Él me enseñó a patinar y a esquiar. Empezamos a tirarnos bolas de nieve y acabé con un ojo morado.
De alguna manera, Nicholas sentía como si estuviera violando la intimidad de ______; pero, por otra parte, tenía la impresión de que ésta quería que se quedara a su lado.
—Lo siento —dijo ella después de colgar, acercándose a Nicholas—. Veamos, ¿dónde estábamos? Creo que te iba a traer algo para beber.
La mirada lejana que observó en los ojos de ______ le retorció las entrañas.
—No, me estabas hablando de tu paseo por el parque —respondió Nicholas, sentándola sobre su regazo.
—En realidad no quieres que te hable de esto —cerró los ojos—, porque al final acabaré llorando y estoy segura de que te parece un incordio cuando las mujeres se ponen a llorar.
En efecto, por lo general, Nicholas habría echado a correr al ver las primeras lágrimas de una mujer; pero, por lo que fuera, ______ le recordaba a una niña desamparada. La estrechó contra el pecho y la abrazó.
Y ______ lloró. Durante varios segundos, lloró sobre su hombro, humedeciéndole la chaqueta de cuero con sus lágrimas. Cuando por fin levantó la cabeza, sacó un pañuelo de un bolsillo y se sonó la nariz con delicadeza.
—Realmente no lo echo tanto de menos —afirmó. Luego pareció aterrada—. Eso suena horrible, ¿no?
—Vas a tener que esforzarte mucho para que algo que tú digas suene horrible —respondió Nicholas, denegando con la cabeza.
—En parte me siento culpable por seguir adelante —______ suspiró—; pero no quiero pasarme el resto de mi vida en duelo. Quiero tener otra pelea a bolazos de nieve. Quiero montar en moto. Quiero comer naranjas.
—¿Naranjas?
—A él no le gustaban; pero a mí sí. Quiero tener una vida. Quiero vivir.
—Pero no hay nada de malo en eso.
—Entonces, ¿por qué me siento tan mal?
—Es posible que exista alguna explicación psicológica profunda, como que te sientes culpable porque muriera en el accidente y tú no —Nicholas se dio cuenta de que ______ estaba desesperada por encontrar un rayo de luz, cierta ligereza que relajara la tensión—. O quizá es que simplemente eres muy cobardica —añadió con irreverencia.
Tal como deseaba, logró que ______ esbozara una sonrisa sincera y llegó a soltar una ligera risilla.
—Me temo que podías haber conseguido algún plan más atractivo que pasar la noche con una mujer llorona —comentó ella.
—Tampoco me va tan mal —Nicholas le apartó un mechón de pelo de la cara—. Tengo a una mujer preciosa sentada sobre las piernas.
—Eres muy amable —______ lo miró a los ojos y llevó un dedo hacia la barbilla de Nicholas— para llevar una serpiente tatuada.
Nicholas notó una descarga eléctrica. Le gustaba sentir su cuerpo, suave y cálido, contra el suyo; su trasero acomodado sobre sus piernas. Consciente de que estaba en un momento vulnerable, Nicholas luchó por contener sus deseos.
—¿Quieres verme el tatuaje ahora? —le preguntó mientras se despojaba de la chaqueta. Luego se subió la manga de una camisa blanca y dejó sus bíceps al descubierto.
—Es una cobra —comentó ______. Se mordió un labio y lo miró—. ¿Qué locura te entró para tatuártela?
—Me había bebido una botella entera de tequila. Lo último que recuerdo es haber bailado unos minutos en el bar de Carlos & Charlie. Al día siguiente, amanecí en la playa con la cobra en el brazo.
—Debo reconocer que es la primera vez que estoy tan cerca de un tatuaje —dijo ______, deslizando un dedo por los bíceps de Nicholas.
—Es una gran responsabilidad iniciarte, pero alguien tenía que hacerlo —bromeó él. Luego sintió una dentellada en el estómago—. Ojalá hubiera sido yo también quien te puso el ojo morado durante tu primera batalla con bolas de nieve.
—No sé cómo debo tomarme eso —comentó ______, sin dejar de acariciarlo, mirándolo de reojo.
—Me habría gustado haberte conocido cuando eras pequeña —añadió Nicholas, que de nuevo pasó una mano por el cabello de ella.
—Pero yo era una cobardica.
—De eso nada —denegó con la cabeza—. La cobardía es un comportamiento aprendido. He echado un vistazo a tus fotos y, en el fondo, ocultabas a una fierecilla.
______ introdujo una mano bajo la manga de su camisa y lo miró con una expresión indescifrable:
—¿Y ahora? —______ pestañeó y el corazón de Nicholas dio un vuelco, excitado por las caricias que aquella mano le estaba haciendo en el hombro.
—Ahora estás dejando salir a la fiera que llevas dentro.
Ella lo miró detenidamente y Nicholas sintió el impacto de su mirada como una caricia descarada. Ella lo quería. Lo más probable era que no tuviera ni idea de en qué se estaba metiendo; pero ella lo quería. Y eso lo excitó. ______ no se parecía a ninguna de las mujeres que había conocido. Era mucho más delicada y, con todo, veía en ella un instinto salvaje.
Resuelto a no seducirla, dejó la cabeza en blanco y esperó a que pasara aquel momento de abismo. Porque pasaría. ______ se calmaría, recuperaría el juicio.
Sin embargo, acercándose a él milímetro a milímetro, ______ elevó la boca y susurró:
—Gracias —y luego lo besó.
Deslizó sus frágiles dedos por el pelo de Nicholas, por la nuca, y lo invitó a que sus labios se encontraran. Abrió la boca, mordisqueó el labio inferior de Nicholas y luego buscó su lengua.
Era demasiado excitante, demasiado erótico para resistirse. Nicholas se preguntaba cómo era posible que una mujer pudiera hacer tan poco y tantísimo al mismo tiempo. Incluso a través de la blusa de ella y de la camisa de él, podía notar el roce de sus pezones endurecidos contra su pecho. Se preguntó si ______ sería consciente de lo excitado que estaba. Ésta, por su parte, se movió sinuosamente entre las piernas de él.
Nicholas gimió. Se preguntaba cuánto tiempo podría jugar con ______ sin llegar a poseerla; hasta dónde podía llegar sin excederse.
______ frotó su boca de atrás hacia adelante contra los labios de Nicholas y éste empezó a sudar:
—¿Tienes calor? —murmuró ella.
—Mucho —respondió mientras le sacaba la camisa por fuera de los vaqueros.
—Yo también —susurró, desabotonándole la camisa para, acto seguido, llevar las manos hacia su pecho.
Y Nicholas llevó las suyas a los pechos de ______, la cual emitió un suave gemido y se apretó contra él. Todos sus movimientos, cada uno de sus gestos y de sus resuellos estaban pidiendo más.
Nicholas hundió la cabeza en su cuello y aspiró su dulce y seductora fragancia mientras jugueteaba con sus pezones. Con la otra mano le desabotonó los vaqueros y sus dedos se abrieron paso bajo la ropa interior, para comprobar si ella quería parar.
Sin embargo, ______ buscó de nuevo su boca con urgencia y se apoderó de sus labios en un beso enloquecedor. El pulso de Nicholas palpitaba en todas sus zonas erógenas. Quería verla desnuda, tumbada junto a su propio cuerpo, también desnudo. Quería ver su pelo cayendo sobre su torso mientras se besaban íntimamente. Quería que se humedeciera para él. Quería estar dentro de ella.
Deslizó una mano entre sus muslos y la notó húmeda y deseosa. Y siguió adelante. Frotó el suave centro de su feminidad y ella emitió un gemido tan sexy que Nicholas habría pagado sólo por oírlo.
Introdujo un dedo dentro de ella y ______ jadeó y se echó a temblar. Se estremeció entre sus brazos, pero no dejó de apretarle la boca, besándolo sin aliento, sensual e interminablemente. Cuando bajó la mano hacia la cremallera de Nicholas, éste la detuvo.
—¿Por qué? —preguntó ella, cuyos ojos centelleaban, desbordados de pasión.
—No es el momento adecuado —logró decir, aunque no comprendía por qué sentía esa extraña necesidad de hacer lo correcto y parar. La pasión le nublaba la cabeza, pero un instinto más profundo lo obligaba a detenerse. Jamás había experimentado algo similar, lo cual lo tenía absolutamente desconcertado.
—Es justo —insistió ella, bajándole la cremallera, susurrando en un tono que suponía una tentación casi insoportable. Si seguía tocándolo…—. Tú me has hecho volver a…
—No se trata de justicia —replicó Nicholas, después de tragar saliva, denegando con la cabeza—. Es que…
—¿Qué?
—Es una locura —se resistió, a pesar de las urgencias de su cuerpo.
—Quiero tocarte —presionó ______—. Quiero…
—Tú no sabes lo que quieres en estos momentos —la interrumpió, poniéndole una mano en la boca—. Todavía echas de menos a tu esposo. Ya estamos bastante confundidos con lo que ha pasado esta noche. No hace falta llegar al final y perder la cabeza por completo —añadió, frustrando las expectativas de ______.

***

—Darás tu primera lección aquí —le dijo Nicholas, mientras colocaba su Harley en un sendero—. Montarás en una de esas motos pequeñas. Conozco al dueño y me ha dejado las llaves de una —añadió, apuntando a una en concreto.
—Esto no me asusta —dijo ______, en referencia a su reto personal de hacer una cosa al día que la asustara—. Es muy pequeña —añadió, algo decepcionada, junto a una Vespa.
—Para aprender a andar, primero tienes que aprender a gatear —respondió Nicholas, sonriente.
—¿Tú aprendiste a gatear primero? —le preguntó después de levantarse la visera del casco.
—Es diferente.
—Ya —dijo ______—. ¿Se trata de una teoría cromosómica o algo parecido?
—No, se trata de talento y experiencia.
—Y tú saliste del vientre de tu madre montado en una Harley, ¿no?
—No —rió Nicholas—. Pero siempre fui el que mejor llevaba la bici de todo el barrio.
—Ah —dijo ______, la cual recordó que ella había necesitado las ruedas pequeñas de apoyo durante mucho tiempo. Prefirió no confesarle ese detalle a Nicholas y se dirigió hacia su moto.
—Siéntate y ponte cómoda —le dijo Nicholas, tras lo cual le dio un par de indicaciones para arrancar, acelerar y frenar—. No vayas muy rápido.
—Suena como una segadora de césped —protestó ______ al arrancar la Vespa—. ¿Cuándo montaré en una moto de verdad?
—Cuando yo lo diga —respondió tajante.
______ le sacó la lengua y pisó el acelerador. Lo oyó decir algo parecido a «demasiado rápido», pero decidió no mirar el velocímetro. Y, a pesar de su decepción inicial, disfrutó avanzando por el desocupado sendero, poniendo a prueba los límites de la moto.
Divisó un camino que se desviaba del sendero principal y, tras hacer una señal con la mano a Nicholas, giró para explorarlo. Minutos después, Nicholas la llevó de vuelta al sendero de partida. Estaba anocheciendo y Nicholas no estaba especialmente contento con ella.
—Ya has practicado bastante por hoy —le dijo, después de devolver la moto y ponerle el candado—. ¿Estás segura de que nunca te han puesto una multa por exceso de velocidad?, ¿es que no me oíste cuando te dije que fueras más despacio y que no te salieras del sendero?
—Nunca me han puesto una multa por ir demasiado rápido. Y sólo quería ver la velocidad que una moto pequeña podía alcanzar.
—No quiero que te hagas daño —le dijo, colocando las manos sobre los hombros de ______, mirándola con una seriedad desconocida por ella hasta ese momento.
—Yo tampoco quiero hacerme daño; pero los dos sabemos que no hay garantías de nada —replicó, con el corazón en un puño.
No le gustó la respuesta. No lo dijo, pero ______ lo intuyó por la expresión de su cara.
Sin embargo, no fue capaz de descifrar en qué pensamientos se sumió Nicholas mientras la llevaba de vuelta a casa. Desde aquella noche en que había frustrado la posibilidad de hacer el amor juntos, lo había notado más reticente que antes. Era raro, pero ahora confiaba más en él. Quería estar más tiempo a su lado, aunque Nicholas parecía haber extendido un brazo para mantenerla a cierta distancia.
Cuando la acompañó a la puerta y la besó, se abandonó al placer de hundirse en sus brazos. Y cuando él se separó, ______ suspiró:
—¿Quieres pasar? —le propuso.
—Será mejor que no lo haga —murmuró, dándole un nuevo beso a continuación.
—¿Por qué? —quiso saber ______, la cual introdujo las manos bajo su chaqueta de cuero para notar el calor de su pecho—. Prometo no morderte si no me lo pides —añadió.
—Anda, entra —aguantó Nicholas, separándose un poco de ella.
______ sintió un atisbo de duda. Quizá el deseo no era tan correspondido como había pensado. Su educación le impedía exponer más explícitamente sus intenciones.
—Sé buena chica y entra —repitió Nicholas, esbozando una media sonrisa.
—Gracias por la lección —se resignó ______, con el ceño fruncido, desorientada, al tiempo que abría la puerta.
—¿Te pasarás mañana por mi negocio? —le preguntó Nicholas—. Habrá una fiestecilla —añadió.
—Es probable.
—Buenas noches, ______ —se despidió.
Lo miró alejarse con una gran sensación de desconcierto y el gato le dio la bienvenida, frotándose contra sus tobillos. No comprendía a Nicholas: tan pronto la alejaba de su lado como se aseguraba de que volvería a verla. Podía haberle hecho el amor la semana anterior, pero se había resistido, a pesar de que también él lo había deseado. Puede que, en realidad, no la quisiera tanto. Quizá ella no le «reinicializaba su disco duro», como diría Sherry.
Pero había otra cosa que la había molestado: Nicholas le había dicho que fuera una buena chica. ______ cerró la puerta y tomó al gato en brazos con aire ausente. Por primera vez en su vida, se preguntó qué tal sería si no fuera siempre tan buena…

***

Maddie, la hermana de Nicholas, jugaba con un niño sobre su rodilla derecha.
—Ven —la llamó al ver a ______.
Ésta miró asombrada del bullicio de personas que atestaban el aparcamiento del negocio de coches de Nicholas. Un grupo tocaba temas antiguos de rock and roll mientras la gente bailaba al compás de la música.
Otras personas se hacían fotos, por veinte duros, en un Jaguar descapotable, y en todos sitios olía a perrito caliente y a algodón dulce.
—Nicholas me dijo que habría una fiestecilla —comentó ______—. Pero no imaginaba algo así.
—El dueño anterior inició la tradición y a Nicholas le pareció bonito proseguir con ella —dijo Maddie.
—¿Eso es un poni? —preguntó ______, sorprendida.
—Sí. Davey quería que hubiera un poni —Maddie rió—. Y si Davey quiere un poni, Nicholas se lo consigue. Lo mima demasiado.
—¡Así que tú eres Davey! —exclamó ______, sonriendo al pequeño, que tenía la cara cubierta de algodón de azúcar—. Me han hablado mucho de ti.
—¿Quieres algodón? —le preguntó, ofreciéndole un pedacito.
—Claro —aceptó _____.
—¿Qué tal van las lecciones de moto? —se interesó Maddie.
—Lentas.
La música se detuvo y, por encima de todas las conversaciones y del murmullo general, se oyó el grito de una mujer:
—¡Nick!, ¡cuánto tiempo!
______ se quedó mirando a aquella mujer, la cual se lanzó acto seguido a los brazos de Nicholas. Sintió una descarga eléctrica en el estómago. La mujer iba vestida con ropa de cuero de pies a cabeza y se dirigía a él con ademanes muy sensuales. No se podía decir que fuese, en absoluto, una buena chica.
—Es Cindy. Ella y Nicholas eran… —Maddie se calló.
—¿Íntimos? —propuso ______.
—Sí. Amigos íntimos.
______ vio que la mujer le daba un beso en plena boca a Nicholas, y tuvo que aplacar un ataque de celos repentino. Asombrada por la intensidad de sus sentimientos, respiró tres veces y trató de aprender algo de aquella situación. Aprender siempre la había distraído.
Volvió a estudiar a la mujer, sus ropas, sus gestos, su peinado, su manera de coquetear…
—Nunca comprendí que veía Nicholas en ella.
—Creo que es muy fácil de ver —______ soltó una risa irónica—. Es muy sexy —dijo, disgustada por lo mal parada que salía al compararse con ella.
—Tiene una reputación espantosa —dijo Maddie, mirando a ______.
—No sé qué haría para ganársela —comentó de nuevo con ironía.
—Tú no te pareces nada a ella —le aseguró Maddie.
—Es evidente —comentó ______, que no acababa de sentirse halagada por esa apreciación.
—Nicholas me mataría si se enterara de que te digo esto, pero me alegro mucho de que por fin tenga una relación con una persona más formal —confesó Maddie.
—Pero no estamos saliendo. Sólo me está enseñando a montar en moto —matizó ______.
—Claro —dijo Maddie, sin creerse aquella verdad a medias—. ¿Puedo invitarte a comer alguna vez?
______ vaciló. No estaba nada segura de cómo evolucionaría su relación con Nicholas… Aunque Maddie era amable, independientemente de su hermano. No había ningún motivo para que no fueran amigas.
—Claro —aceptó—. Siempre que quieras.
Minutos después, ______ se abrió paso entre la multitud para acercarse a Nicholas y lo saludó mientras éste hablaba con un cliente. Le hizo un gesto de que lo esperara, pero ella sonrió y dijo:
—No importa. Ya veo que estás ocupado.
De vuelta a casa, pensó en él. De hecho, se dio cuenta de que estaba pensando demasiado en Nicholas Palmer, de manera que procuró desconectar y tratar de establecer las diferencias entre las buenas y las malas chicas. ______ empezaba a preguntarse si no se lo pasarían mejor las malas.
Pero de nuevo volvió a acordarse de Nicholas, lo cual la inquietó. Se estaba volviendo loca. Nicholas la estaba volviendo loca. Se había vuelto demasiado importante para ella y tenía que hacer algo por corregir esa situación. Tamborileó los dedos sobre el volante del coche y comenzó a concebir un plan para desenajenarse…


Siento haber tardado tanto ;S
Aquí otro capítulo. Espero que guste! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Enero 28th 2012, 11:49

¡Oh Señor!
Me encantó tanto. AMO esta novela.
¡Waaaaaaaaaaaaaaa! Ya quiero leer más. ¡Sube PRONTOOOOOOOO1
Mujer quieres matarme con esta novela. Es que me encanta, LA AMO.
¡Sigue, sigue, sigue!
GO!
Jajaja, ya que, espero que subas pronto (:
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 19
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Enero 28th 2012, 12:58

jaja siguela <3
esta genial, escribes genial!
Siguela pronto please....
Tienes talento Wink
Volver arriba Ir abajo
rmonserrat
Nuev@


Cantidad de envíos : 1
Localización : Jonaslandia
Fecha de inscripción : 02/02/2012

MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Febrero 2nd 2012, 12:18

Me encanta tu novelaaa! soy nueva lectora tuya asique sube mas capitulos porfi Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*   Hoy a las 16:08

Volver arriba Ir abajo
 
ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» ღღPolos Opuestosღღ Nick y Tú [Adaptación] HOT *TERMINADA*
» The best friend of my brother (hot y romantica) "nick "
» - Una Mujer a Mi Medida - Nick&Tú - Adaptación
» Amor Griego (Nick y tu)
» Placeres Nocturnos (adaptacion) ~Nick y tu~

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: