Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Pasada Traición.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Pasada Traición.   Octubre 5th 2011, 10:26








Hola chicas... bueno, mi nombre es Martha
y ya he subido noves aqui (
Hot) soy nueva en este Sección de Novelas ( Dramaticas)
Es una adaptación, espero y les guste....










Argumento:




¡Tenía un heredero!


_______ ______ (Tu Apellido), la antigua amante del magnate hotelero Kevin Jonas, estaba embarazada y tenía amnesia. Eso significaba que no recordaba haberlo traicionado vendiendo secretos de la compañía. Ni que él la hubiera echado de su vida sin contemplaciones. De modo que Kevin le contó una pequeña mentira: estaban prometidos. El objetivo era llevársela a una isla griega para esperar el nacimiento de su hijo y disfrutar de su repentina devoción… antes de echarla de su casa. Pero no contaba con que _______ recuperase la memoria antes de lo esperado










¿La Sigo?



Volver arriba Ir abajo
kmi-mr
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1745
Fecha de inscripción : 24/01/2010

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 5th 2011, 20:06

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 6th 2011, 08:05











Bienvenida Kmi-km...
Cap dedicado a ti Wink
Espero y la nove sea de tu agrado Wink














Capítulo 1






Embarazada.






A pesar del calor de aquel día de verano, _______ _______ (Tu Apellido) sintió un escalofrío en la espalda mientras se dejaba caer sobre el banco del parque, a unas manzanas del ático que compartía con Kevin Jonas.
Aunque los rayos del sol calentaban sus manos, estaba temblando. A Stavros no le haría gracia su repentina desaparición, pensó. Ni a Kevin cuando el guardaespaldas le contase que le había dado esquinazo. Pero si hubiera ido con él a la consulta del ginecólogo, Kevin habría sabido de su embarazo antes de llegar a casa.
¿Cómo reaccionaría ante la noticia? A pesar de haber tomado siempre precauciones, estaba embarazada de ocho semanas. Debía haber ocurrido cuando volvió de un viaje por Europa… Kevin se había mostrado insaciable entonces. Y también ella.
_________ sintió que le ardían las mejillas al recordar la noche en cuestión. Le había hecho el amor incontables veces, murmurando palabras en griego, palabras cálidas, cariñosas, que le encogían el corazón.
Luego hizo una mueca al mirar el reloj. Kevin llegaría a casa en un par de horas, pero allí seguía ella, como una cobarde, evitando la confrontación. Y tenía que quitarse los gastados vaqueros y la camiseta, ropa que sólo se ponía cuando él estaba fuera.
A regañadientes, se levantó del banco y empezó a caminar hacia el lujoso edificio donde vivía con Kevin.
—Te estás portando como una boba —murmuró cuando llegaba al portal. Si el conserje se sorprendió al verla llegar a pie no dijo nada, pero se apresuró a abrirle la puerta.
_________ entró en el ascensor y pasó una mano por su estómago, aún plano. Cuando las puertas se abrieron, directamente en el espacioso recibidor del ático, se mordió los labios, nerviosa.
Como hacía siempre, entró en el salón quitándose los zapatos y tiró el bolso en el sofá. Estaba agotada y lo único que quería era descansar un rato, pero tenía que decidir cómo iba a sacar el tema de su relación.
Unos días antes habría dicho que estaba contenta con su vida, pero el resultado de la prueba la había dejado estupefacta. Y la había hecho pensar en los últimos seis meses con Kevin.
Lo quería con toda su alma, pero no sabía bien dónde iba aquella relación. Kevin parecía estar loco por ella y el sexo era fantástico, pero ahora que iba a tener un hijo necesitaba algo más que acostarse con él durante unas semanas al mes… o cuando su apretada agenda lo permitía.
Estaba entrando en el dormitorio cuando Kevin salió del cuarto de baño con una toalla en la cintura.
—¡Kevin! Has llegado antes de lo que esperaba.
Cada vez que lo miraba era como la primera vez: se le ponía la piel de gallina. Ese era el efecto que ejercía en ella.
—Estaba esperándote, pedhaki mou —contestó él, quitándose la toalla y tomándola por los hombros para apoderarse de su boca.
Un gemido escapó de su garganta. Era como una adicción de la que no se cansaría nunca. Como por voluntad propia, sus dedos se enredaron en el pelo oscuro, empujando su cabeza hacia abajo…
Duro, fibroso, musculoso, Kevin Jonas se movía con la gracia irresistible de un depredador.
—Llevas demasiada ropa —murmuró él, mientras le quitaba la camisa.
Sabía que deberían parar. Tenían que hablar, pero lo había echado tanto de menos. Y quizá una parte de ella deseaba disfrutar de aquel momento antes de que las cosas cambiasen de manera irrevocable entre los dos.
________ gimió cuando le quitó el sujetador para acariciar sus pechos. Sus pezones eran más oscuros ahora y se preguntó si se daría cuenta, pero Kevin no dijo nada.
—¿Me has echado de menos?
—Ya sabes que sí.
—Quiero que me lo digas.
—Te he echado de menos.
En unos segundos, los vaqueros y las braguitas habían desaparecido y Kevin estaba encima de ella, dentro de ella.
Se arqueó hacia él mientras la poseía, agarrándose a su espalda. Siempre era así, a un paso de la desesperación, el deseo que sentían el uno por el otro consumiéndolos.
Mientras le hacía el amor murmuraba cosas en griego, sus palabras como una caricia mientras llegaban al orgasmo los dos. ________ apoyó la cabeza en su hombro, saciada y contenta.
Debió quedarse dormida después porque, cuando abrió los ojos, Kevin estaba tumbado a su lado, con un posesivo brazo sobre su cintura. La miraba perezosamente, sus ojos dorados ardiendo de satisfecho deseo.
Ahora era el momento. Tenía que contárselo, nunca habría mejor ocasión. ¿Pero por qué la idea de preguntarle sobre su relación la llenaba de temor?
—Kevin…
—Dime, cariño.
—Tengo que hablar contigo.
Él se estiró, apartándose un poco para verla mejor.
—¿De qué quieres que hablemos? —murmuró, alargando una mano para acariciar sus pechos.
—De nosotros.
El rostro de Kevin se convirtió en una máscara de indiferencia, tanto que la asustó. Incluso podía sentir que se apartaba de ella.
Entonces sonó el intercomunicador y él alargó la mano para pulsar el botón.
—¿Qué? —preguntó bruscamente.
—Soy Marisa. ¿Puedo subir?
________ se puso tensa al oír la voz de la ayudante de Kevin. Era casi de noche, pero allí estaba, llamando al apartamento que, ella sabía muy bien, su jefe compartía con ________.
—Estoy ocupado en este momento, Roslyn. Supongo que lo que sea puede esperar hasta mañana.
—Lo siento, pero no puedo esperar. Necesito su firma en un contrato que debe llegar a su destino antes de la siete de la mañana.
—Sube entonces.
Kevin se levantó de la cama y se acercó al armario para sacar un pantalón y una camisa.
—¿Por qué viene por aquí tan a menudo? —le preguntó ________.
—Es mi ayudante, es su trabajo.
—¿Venir a tu casa?
Kevin sacudió la cabeza mientras se abrochaba la camisa.
—Volveré enseguida y luego podremos hablar.
________ sentía la tentación de dejar la conversación para otro día, pero tenía que decirle que estaba embarazada y no podía contárselo hasta que supiera lo que sentía por ella. De modo que debía ser esa noche.
Como estando desnuda se sentía en desventaja, se levantó de la cama para volver a ponerse los vaqueros y la camisa descartados en el suelo.
Poco después Kevin volvió a entrar en el dormitorio, pero parecía distraído.
—Te prefiero desnuda, pedhaki mou.
—¿Va todo bien?
Él hizo un gesto con la mano.
—No era nada, sólo una firma —sonrió, mientras empezaba a desabrochar su camisa de nuevo.
—Tenemos que hablar.
Kevin dejó escapar un suspiro de resignación mientras se sentaba en la cama.
—¿Qué tienes que contarme que es tan urgente?
—Quiero saber lo que sientes por mí… y qué piensas de nuestra relación —empezó a decir ella, nerviosa—. Y si hay un futuro para nosotros.
Él apretó los labios, en un gesto de contrariedad.
—Ah, es eso —dijo, levantándose.
—Sólo necesito saber qué sientes por mí, si hay un futuro para nosotros. Tú nunca hablas de nuestra relación más que en presente.
Kevin la tomó por la barbilla.
—No tenemos una relación, ________. Yo no tengo relaciones y tú lo sabes. Eres mi amante. (Pero que HONESTO me salió el chaval XD)
—¿Tu amante? —repitió ella, perpleja.
Su novia, la chica con la que estaba saliendo, su pareja… todos eran términos que podría haber usado. ¿Pero amante? ¿Una mujer comprada? De repente, _______ sintió náuseas.
—¿Eso es lo que soy para ti?
Kevin dejó escapar un suspiro.
—Siéntate un momento y deja que te prepare una copa. Yo he tenido una semana muy larga y, evidentemente, tú estás disgustada. No es bueno para ninguno de los dos tener esta discusión ahora.
Después de una larga semana tendiendo trampas a la persona que estaba traicionando a su empresa, lo último que deseaba era una discusión con su amante.
De modo que fue a la cocina y, después de servir el zumo favorito de _______ en un vaso, se sirvió a sí mismo una copa de brandy para ver si podía controlar el inminente dolor de cabeza.
Luego sonrió al ver sus zapatos en medio del salón y el bolso tirado en el sofá. _________ era una chica encantadora, divertida, que nunca protestaba por nada, de modo que aquella explosión emocional lo había sorprendido mucho. Ella no era así. No era de las que se pegaban a él y, por eso, su relación había durado tanto tiempo…
¿Relación? Acababa de negarle que tuvieran una. ________ era su amante.
Pero debería haber sido más prudente, pensó luego. Seguramente no se sentía bien y quería un poco de ternura. La idea le resultaba extraña, pero ________ siempre había estado a su lado para cuidarlo después de semanas de viajes y agotadoras reuniones. Era justo que le ofreciera algo más que sexo. Aunque el sexo con ella fuera su prioridad.
Iba a darse la vuelta para entrar en el dormitorio y hacer las paces cuando un trozo de papel que asomaba por el bolso llamó su atención. Dejando los vasos sobre la mesa, Kevin tiró del papel…
Y al ver lo que era se quedó perplejo.
Pero no podía ser. _______, su _______, ¿era la traidora de la compañía?
No podía creerlo, pero estaba allí, delante de sus ojos. La falsa información que él mismo había dejado en su oficina aquella mañana, con la esperanza de encontrar a la persona que estaba vendiendo secretos de la compañía a la competencia.
De repente, todo quedó claro. Los planos habían empezado a desaparecer cuando _______ se mudó al ático con él. Ya no trabajaba en su empresa, pero incluso cuando la convenció para que dejase su puesto con objeto de tenerla sólo para él, tenía libre acceso a su despacho…
Qué idiota había sido.
Entonces recordó la llamada de Stavros unas horas antes. En el momento sólo le había parecido un asunto irritante del que pensaba hablar con _______ cuando la viese. Iba a darle una charla sobre la importancia de la seguridad y sobre lo de no salir a la calle sin un guardaespaldas cuando en realidad era él quien no estaba a salvo con ella. Según Stavros, ________ había ido a su oficina y luego había desaparecido durante horas… (¡QUE NO!....ups, ya me voy)
Y ahora esos documentos de la oficina aparecían en su bolso.
Con los papeles en la mano, Kevin volvió al dormitorio y la encontró sentada en la cama. Ni siquiera sus ojos llenos de lágrimas lo conmovieron; sólo podía pensar en cómo lo había manipulado.
—Te quiero fuera de aquí en treinta minutos.
________ lo miró, perpleja. ¿Había oído bien?
—No te entiendo…
—Tienes media hora para recoger tus cosas y marcharte de aquí, antes de que llame a seguridad.
Ella se levantó, temblando. Pero si aún no le había dicho que estaba embarazada…
—Kevin, ¿qué ha pasado? ¿Por qué estás enfadado conmigo? ¿Es porque me ha molestado que dijeras que soy tu amante? Ha sido una sorpresa para mí, yo pensé que era algo más…
—Ahora tienes veintiocho minutos —insistió él, con total frialdad—. ¿Creías que ibas a engañarme? —le preguntó luego, mostrándole los papeles que llevaba en la mano—. ¿De verdad creías que iba a tolerar que me traicionases?
________ se quedó lívida.
—No sé de qué estás hablando. ¿Qué son esos papeles?
—Me has estado robando —dijo Kevin, con una desdeñosa sonrisa—. Tienes suerte de que no llame a la policía, pero lo haré si vuelvo a verte. Aunque te ha salido el tiro por la culata, querida. Esta era información falsa que yo mismo dejé en el despacho para encontrar al traidor de la compañía.
—¿Robarte yo? —repitió ella, tomando los papeles.
En uno de ellos, un e-mail de la empresa, había información interna, detalles sobre planes de construcción de un rascacielos, fotocopias de los planos…
Nada de aquello tenía sentido para _______.
—¿Crees que yo he robado esto?
—Estaban en tu bolso, así que no lo niegues. Y te quiero fuera de aquí en… —Kevin miró su reloj— ahora te quedan veinticinco minutos.
_______ tenía un nudo en la garganta que le impedía tragar saliva. No podía pensar o reaccionar apropiadamente. Atónita, se dirigió a la puerta, sin pensar en recoger sus cosas. Sólo quería marcharse de allí cuanto antes. Pero antes de salir se detuvo, apoyándose en el quicio de la puerta.
—¿Cómo puedes pensar eso de mí? —musitó, casi sin voz, antes de darse la vuelta.
Entró a ciegas en el ascensor, sollozando hasta llegar abajo. El conserje, sorprendido, se ofreció a buscarle un taxi, pero ________ negó con la cabeza.
La brisa fresca de la noche golpeó su cara, pero no se dio cuenta, tan ofuscada estaba. Kevin tenía que escucharla, ella lo obligaría a hacerlo. Esperaría hasta el día siguiente para que se calmara, pero tendría que escucharla. Todo aquello era un terrible error y tenía que haber alguna manera de hacerlo entrar en razón.
Angustiada, no se dio cuenta de que un hombre la seguía. Pero cuando iba a cruzar la calle sintió que la sujetaban del brazo y su grito de alarma fue ahogado por una tela que alguien colocó sobre su cabeza.
_______ luchó para soltarse, pero su asaltante era más fuerte y, unos segundos después, se encontró en el asiento de un coche. Oyó que la puerta se cerraba y la voz de dos hombres mientras el vehículo se ponía en marcha…






Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 9th 2011, 22:10







¿La sigo?








Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 11th 2011, 22:16

Hola!! Siguela xq esta ESPECTACULAR!!

Perdon por haberme ausentado estas dos
semanas, pero con la llegada de Nick a mi pais
estube en las nubes, fue lo mejor!!

GENIAL el capi, espero Cap nuevo...
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 15th 2011, 20:57














Capítulo 2






Tres meses después






Kevin estaba en su apartamento, pensativo. Debería estar tranquilo ahora que no había ningún problema para su compañía, pero saber por qué no era muy consolador. Suspirando, miró el montón de documentos que tenía frente a él, las noticias en televisión como ruido de fondo.
Su parada en Nueva York iba a ser corta. Al día siguiente se iría a Londres con su hermano Joseph para inaugurar un nuevo hotel de lujo… un hotel que no se habría construido si _______ se hubiera salido con la suya.
Kevin sonrió, irónico. El presidente de Jonas Internacional, manipulado y robado por una mujer.
Por su culpa, sus hermanos y él habían perdido dos proyectos, que se había llevado la competencia, antes de descubrir su traición.
Debería haberla denunciado a las autoridades, pero estaba demasiado sorprendido, demasiado débil como para hacer tal cosa.
No había tirado sus pertenencias, pensando que algún día iría a buscarlas… y quizá una parte de él esperaba que así fuera para preguntarle por qué lo había hecho. O quizá debería tirarlas a la basura. Sí, era hora de quitársela de la cabeza por completo.
Cuando oyó su nombre en las noticias pensó que era cosa de su imaginación porque estaba pensando en ella, pero al escuchar ______ ______ (Tu Apellido) de nuevo se volvió hacia la televisión.
Un reportero estaba en la puerta de un hospital diciendo algo sobre ella y en las imágenes aparecía una mujer que era sacada en camilla de un apartamento destartalado…
Kevin subió el volumen y clavó los ojos en la pantalla, incrédulo.
Era _________.
No había entendido los detalles de qué o por qué, pero aparentemente había sido secuestrada, soportando un largo periodo de cautiverio en aquel destartalado edificio.
Kevin esperó, nervioso, por si mencionaban su nombre, pero ¿por qué iban a hacerlo? Su relación había sido un secreto para todos, algo necesario en su mundo. Y después de descubrir su traición se alegró de ser tan reservado en cuanto a sus relaciones.
_________ se había reído de él pero, afortunadamente, nadie más que sus hermanos y él lo sabían.
Cuando la cámara tomó un primer plano de su pálido y asustado rostro, Kevin sintió que algo dentro de él se encogía. Tenía el mismo aspecto que la noche que la echó de allí: pálida, aturdida y vulnerable.
Pero lo que estaba diciendo el periodista lo dejó helado. Según él, madre e hijo estaban bien. El secuestro no había afectado a la joven, embarazada de cinco meses. Kevin también oyó, sin prestar demasiada atención, que sus captores habían escapado de la policía.
—Theos mou —musitó, sacando el móvil del bolsillo mientras salía del apartamento. Cuando llegó a la entrada del lujoso rascacielos, su conductor ya estaba esperándolo en la puerta.
Y, una vez dentro del vehículo, llamó a la policía para preguntar dónde habían llevado a ________.


—Físicamente se encuentra bien —le dijo el médico—. Lo que me preocupa es su estado emocional.
Kevin intentaba disimular su impaciencia mientras esperaba que el médico le diese un informe completo, pero para que lo dejasen hablar con él había tenido que mentir. Y lo único que se le ocurrió fue decir que era el prometido de ________.
—Pero no le han hecho daño.
—La señorita _______ (Tu Apellido) ha sufrido un trauma, pero no puedo decirle hasta qué punto porque no recuerda absolutamente nada.
—¿Qué?
—Sufre amnesia, de modo que no recuerda lo que ha pasado. Y tampoco recuerda nada de lo que ocurrió antes. Recuerda su nombre, pero poco más. Incluso el embarazo ha sido una sorpresa para ella.
Kevin se pasó una mano por el pelo, nervioso.
—¿No recuerda nada? ¿Nada en absoluto?
El médico negó con la cabeza.
—Ahora mismo es muy vulnerable, señor Jonas, muy frágil. Y por eso es tan importante que no la disguste. Aún tiene que llevar a su hijo durante cuatro meses, además de recuperarse de lo que ha pasado.
Kevin emitió un gruñido de impaciencia.
—Yo no tengo la menor intención de disgustarla… pero me resulta difícil creer que no recuerde nada.
—La experiencia ha sido muy traumática para ella y sospecho que su mente está protegiéndola hasta que pueda lidiar con lo que le ha pasado.
—¿Los secuestradores la maltrataron?
—No he encontrado pruebas de que fuera maltratada físicamente, pero no sabremos por lo que tuvo que pasar hasta que ella misma nos lo cuente. Como le he dicho, su situación emocional es muy delicada y, si la presionamos para que recuerde, el resultado podría ser desastroso.
—Sí, claro, lo entiendo. ¿Puedo verla?
El médico vaciló durante un segundo.
—Puede verla, pero no debe contarle nada sobre el secuestro… o cualquier cosa que pueda incomodarla.
—¿Quiere que le mienta?
—Sólo digo que no debe disgustarla. Puede darle detalles de su vida, las cosas que solían hacer, cómo se conocieron… pero no intente obligarla a que recuerde nada.
Kevin miró su reloj. Aún tenía que hablar con la policía, pero antes de nada quería ver a ________.
—Le diré a la enfermera que lo acompañe.


________ luchaba por romper la capa de niebla que envolvía su cerebro, pero murmuró una protesta al abrir los ojos porque no quería saber nada de la realidad. Lo que quería era seguir bajo aquella manta de oscuridad que la protegía.
No había nada para ella una vez despierta… su vida era un agujero negro. Su nombre era lo único que recordaba: _______.
Intentó recordar algo más, buscar alguna respuesta… pero su pasado era como un paisaje yermo.
De repente, una mano apretó la suya, provocando una nueva ola de pánico… hasta que recordó que estaba en un hospital.
—No te duermas, pedhaki mou. Aún no.
La voz del hombre era como el terciopelo. En silencio, ________ se volvió hacia el extraño… ¿o no lo era? ¿Era alguien a quien conocía? ¿Que la conocía a ella? ¿Podría ser el padre del hijo que iba a tener?
Era una presencia dominante: alto, fibroso, de ojos dorados. Por su acento, no debía ser norteamericano. Estuvo a punto de reír al pensar en lo absurdo de ese pensamiento. Debería preguntarle quién era y qué hacía allí y, sin embargo, sólo se le ocurría pensar que no era norteamericano…
—Nuestro niño está bien —dijo él, al ver que se había llevado una mano protectora al abdomen.
¿Era el padre de su hijo? ________ buscó algo… algún detalle reconocible, pero lo único que encontró fue vacío y miedo.
—¿Quién eres?
—Soy Kevin Jonas, tu prometido.
—Lo siento, no recuerdo nada…
—Lo sé, he hablado con el médico. Pero eso no importa ahora. Lo importante es que descanses y te recuperes para que pueda llevarte a casa.
—¿A casa? —repitió ella.
—Sí, a casa.
—¿Dónde está mi casa?
Odiaba tener que preguntar. Odiaba estar hablando con un extraño… pero no lo era. Era su prometido, el padre de su hijo. ¿No debería su rostro despertar algún recuerdo?
—No lo pienses, pedhaki mou, no debes apresurarte. El médico ha dicho que poco a poco irás recuperando la memoria.
—¿Y si no es así? —exclamó ella entonces, agarrando el embozo de la sábana.
Kevin alargó una mano para tocar su cara.
—Cálmate, _______. Que te angusties no es bueno para el niño.
La forma en que pronunciaba su nombre le resultó extraña.
—¿Puedes contarme algo sobre mí… cualquier cosa?
—Ya habrá tiempo para que hablemos más adelante —dijo él, acariciando su frente—. Por el momento, descansa. Estoy preparándolo todo para llevarte a casa.
Era la segunda vez que mencionaba su casa, pero aún no le había dicho dónde estaba.
—¿Dónde está mi casa?
—Por el momento, en Nueva York. Aunque mi trabajo me obliga a viajar a menudo, tenemos un apartamento aquí. Pero el plan es llevarte a Grecia en cuanto estés lo bastante bien como para viajar.
Todo sonaba tan… impersonal. No había ninguna emoción, ninguna alegría. Era como si estuviese recitando una lección que se había aprendido de memoria.
Como intuyendo que estaba a punto de hacer más preguntas, él se inclinó hacia delante y le dio un beso en la frente.
—Descansa, pedhaki mou, yo tengo que preparar el viaje. El médico me ha dicho que, si todo va bien, te darán el alta en un par de días.
Cuando la puerta de la habitación se cerró, ________ sintió que una lágrima rodaba por su rostro.
Debería sentirse aliviada porque no estaba sola. Pero la presencia de Kevin Jonas no la había consolado en absoluto. Al contrario, se sentía más aprensiva que antes, aunque no podría decir por qué.
Cerró los ojos, agotada, y debió quedarse dormida porque una enfermera la despertó para tomarle la tensión.
—Ah, está despierta —sonrió—. Le he traído la cena. ¿Le apetece comer algo?
Ella negó con la cabeza. Pensar en comida la hacía sentir náuseas.
—Deje la bandeja. Yo me encargaré de que coma algo.
_______ levantó la mirada, sorprendida, al oír la voz de Kevin.
—Es usted muy afortunada por tener un prometido tan atento —sonrió la enfermera antes de salir de la habitación.
Kevin se sentó en una silla, al lado de la cama.
—Deberías comer algo.
—No tengo ganas de comer.
—¿Te molesta mi presencia?
—Pues… —_______ no pudo terminar la frase. ¿Cómo iba a decirle que sí? Aquel hombre era su prometido, de modo que debía estar enamorada de él. Y, evidentemente, había hecho el amor con el.
Pensar eso hizo que se pusiera colorada.
—¿Qué pasa?
—Nada.
—Estás asustada y es comprensible.
—¿No te disgusta que me des miedo? Francamente, estoy aterrorizada.
—Lo entiendo.
—No recuerdo nada de mi vida. Estoy embarazada y no sé cómo ha ocurrido… (¿¡Que!?...hasta mi primita de 5 años sabe cómo se hacen los bebes)

—Deja de angustiarte, _______. No me recuerdas, de modo que soy un extraño para ti. Tendré que ganarme tu afecto y tu confianza… poco a poco —dijo él.
—Kevin… —________ pronunció su nombre para ver si despertaba algún recuerdo. No le resultaba extraño del todo, pero tampoco recordaba nada. Frustrada, dejó escapar un suspiro.
—¿Sí, pedhaki mou?
—¿Qué me ha pasado? ¿Cómo he llegado aquí? ¿Cómo he perdido la memoria?
Kevin apretó su mano.
—No te preocupes por eso, no debes hacer esfuerzos todavía. El médico ha insistido mucho en eso. Por el momento, lo más importante es que el niño y tú descanséis todo lo posible. Ya irás recordándolo todo.
—Pero…
—Duerme un rato —insistió él, dándole un beso en la frente—. Pronto nos iremos de aquí.
_________ deseaba que esas palabras la hicieran sentir mejor, pero no era así. Al contrario, cada vez estaba más agitada.
Arrugando el ceño, Kevin pulsó el timbre de la enfermera, que llegó unos segundos después.
—No debe tener miedo, señorita _______ (Tu Apellido) —le dijo, poniendo una mano en su frente—. Ahora está a salvo.
Pero sus palabras tampoco lograron consolarla. ¿Cómo iba a sentirse bien si pronto saldría a un mundo que no conocía, con un hombre que era un extraño para ella?
—Duerme, pedhaki mou. Yo cuidaré de ti.
Curiosamente, ________ sí encontró cierto consuelo en esas palabras.


Kevin, en la oscura habitación, miraba a _________ dormir. Su pecho subía y bajaba rítmicamente, pero incluso en sueños tenía el ceño fruncido.
Era tan preciosa como siempre, pensó, con los rizos oscuros extendidos por la almohada. Ahora llevaba el pelo más largo, en lugar de la melenita corta que se movía alrededor de su cara.
Su piel había perdido el brillo, pero sabía que en cuanto recuperase la salud volvería a tener esa tez luminosa que tanto le había gustado siempre. Y sus ojos… recordaba lo brillantes que eran, lo encantadora que resultaba cuando sonreía.
Kevin se apartó de la cama, mascullando una palabrota. Todo había sido un engaño. __________ nunca había sido feliz con él. Feliz de verdad. Por lo visto, él era incapaz de hacerla feliz. Durante el tiempo que estuvieron juntos lo había traicionado y engañado… a él y a sus hermanos.
Aunque la consideraba su amante, nunca la había colocado en la misma categoría que las otras. Lo que compartía con ella no era mercenario… o eso había creído. Porque, al final, no era más que dinero y traición. Algo a lo que estaba acostumbrado con las mujeres.
Pero aun así la deseaba. __________ seguía haciendo hervir su sangre, como una adicción contra la que no podía luchar.
Estaba embarazada de su hijo y eso era lo único importante, se dijo. A partir de aquel momento se verían obligados a estar juntos por el niño, su futuro irrevocablemente unido.
Tenía que ofrecerle protección para ella y para el niño, pero nunca confiaría en ella. __________ calentaría su cama y, si era sincero consigo mismo, debía reconocer que la idea le resultaba muy atractiva.
Pero no le daría nada más.











Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 16th 2011, 05:11

Me encanta esta nove, esta buenisima!!!
Siguela yan quiero saber que pasara!
Kiero un Kevin que me cuide asi Xd que lindo!!!


Siguela prontro, esspero el proximo cap
y tambien podrias poner un Maraton O MiniMaraton!!



Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 19th 2011, 20:18












Capítulo 3








Dos días después, _________, sentada en una silla de ruedas, sujetaba la manta que la enfermera había colocado sobre sus piernas. Kevin estaba a su lado, escuchando atentamente las instrucciones del médico.
_________ pasó los dedos por el vestido premamá que una de las enfermeras le había dado y estiró la tela sobre el abultado abdomen. Todos habían sido muy amables con ella y temía dejar atrás esa amabilidad para aventurarse en un mundo que desconocía.
Tras despedirse del médico y las enfermeras, Kevin empujó la silla de ruedas hacia la entrada del hospital y, cuando salieron a la calle, __________ parpadeó, cegada por el sol. Había una limusina aparcada en la puerta y Kevin la ayudó a subir. Unos minutos después, el lujoso coche se deslizaba por las calles de Nueva York.
La ciudad le resultaba familiar. Podía recordar algunas tiendas, algunos edificios, pero lo que faltaba era la idea de que aquél era su hogar, su sitio. ¿No había dicho Kevin que vivían allí?
Se sentía como un artista frente a un lienzo en blanco, pero sin la habilidad de pintar retrato alguno.
Diez minutos después, la limusina se detuvo frente a un moderno y lujoso rascacielos que no despertó en ella ningún recuerdo. Pero cuando se abrieron las puertas del ascensor, durante un momento brevísimo fue como si estuviera a punto de recordar, a punto de rasgar el velo oscuro que la apartaba de su pasado…
—¿Qué ocurre?
—He hecho esto antes.
—¿Te acuerdas?
__________ negó con la cabeza.
—No, pero me resulta familiar. Sé que he estado aquí.
—Aquí es donde vivimos… durante muchos meses. Es natural que lo recuerdes.
_________ arrugó el ceño. Lo había dicho de una forma extraña… o eso le parecía. ¿No vivían allí cuando tuvo el accidente que le hizo perder la memoria?
—Entra, ya hemos llegado.
Para su sorpresa, fueron recibidos por una mujer; una joven y atractiva rubia que puso una mano en el brazo de Kevin en un gesto que a _________ le resultó demasiado familiar.
—Bienvenido a casa, señor Jonas. He dejado todos los contratos que necesitan su firma sobre el escritorio del estudio. Y también me he tomado la libertad de pedir la cena.
Después de decir eso miró a ________ de arriba abajo, una mirada que la hizo sentir pequeña e insignificante.
—Gracias, pero no deberías haberte molestado. ________, te presento a Roslyn Chambers, mi ayudante personal.
—Encantada de volver a verla, señorita __________ (Tu Apellido). Hace meses que no nos veíamos…
—Roslyn —la interrumpió Kevin, con un tono que le pareció de advertencia.
________ miró de uno a otro, sin entender. ¿La mujer se movía por el apartamento como si fuera allí todos los días y, sin embargo, no la había visto en varios meses?
—Imagino que tendrán muchas cosas que contarse, así que me voy —dijo Roslyn, con una sonrisa—. Llámeme si necesita algo y vendré enseguida.
—Gracias.
La rubia se alejó, sus elegantes tacones repiqueteando sobre el suelo de mármol italiano.
__________ se daba cuenta de que allí pasaba algo raro, pero no quería preguntar. Lo haría en otro momento, cuando se sintiera más segura. Aunque no sabía si algún día se sentiría más segura.
—Deberías irte a la cama.
—No, estoy harta de estar en la cama.
—Entonces deberías tumbarte en el sofá. Te llevaré una bandeja con algo de comer.
Comer, descansar, comer. Ese parecía ser el único objetivo de Kevin. Suspirando, ___________ dejó que la llevase al sofá y la cubriese con una manta.
Se mostraba reservado, casi distante, pensó. Pero imaginó que si fuera al revés, si él la hubiese olvidado, tampoco ella sabría bien qué hacer.
Kevin salió de la habitación y volvió unos minutos después con una bandeja.
—Tu ayudante ha dicho que había dejado trabajo para ti.
—El trabajo puede esperar.
—¿Y qué piensas hacer, mirarme mientras duermo? Estoy bien, de verdad. No puedes estar pendiente de mí veinticuatro horas al día. Si hay algo que necesita tu atención, por favor no dudes en hacerlo.
Kevin la miró entonces, indeciso.
—La verdad es que tengo cosas que hacer antes de irnos de Nueva York.
—¿Cuándo nos vamos? —preguntó ella.
—Había pensado que nos quedásemos aquí unos días, hasta que te recuperes. Luego iremos en mi jet a Grecia y un helicóptero nos llevará a la isla. Mi gente está preparando ya nuestra llegada.
___________ miró alrededor, un poco sorprendida por tanto lujo.
—¿Eres… millonario?
—Mi familia posee una cadena de hoteles.
El apellido Jonas flotaba en su memoria, o en lo que quedaba de ella. Celebridades, miembros de la realeza, algunas de las personas más ricas del mundo se alojaban en el Imperial Park, en el centro de la ciudad. Pero él no podía ser ese Jonas… ¿o sí?
Los Jonas eran la familia de hoteleros más famosa del mundo.
—¿Y cómo… cómo nos conocimos tú y yo?
¿Pertenecía ella también a una familia de millonarios? No era capaz de recordar nada…
—Descansa ahora, pedhaki mou —murmuró Kevin, al verla nerviosa.
________ cerró los ojos. Pensar le dolía. Intentar recordar algo la dejaba sin fuerzas.


Kevin echó un vistazo a la lista de mensajes y enseguida apartó uno de su hermano Joe. También había otro de su otro hermano menor, Nick.
No podía esperar mucho tiempo para contestar porque ya habrían recibido su mensaje y debían estar perplejos. ¿Cómo iba a explicarles aquello? ¿Cómo iba a explicarles que se llevaba a Grecia a la mujer que había intentado arruinarlos?
Haciendo una mueca, levanto el teléfono para llamar a Joe.
—¡Kevin, por fin! Estaba a punto de tomar un avión para que me contases qué está pasando.
—Sí, bueno…
—Espera un momento, voy a llamar a Nick, así no tendrás que explicarlo dos veces. Sé que Nick está tan interesado en la explicación como yo.
—¿Desde cuándo tengo que darle explicaciones a mi hermano pequeño?
Joe rió mientras escuchaban la señal de llamada.
—¿Se puede saber qué está pasando? —fue el saludo de su hermano—. He recibido tu mensaje y no entiendo nada.
—Parece que tanto Joe como tú vais a ser tíos —dijo Kevin.
Ninguno de los dos dijo nada durante unos segundos.
—¿Estás seguro de que es tuyo? —preguntó Joe por fin.
Kevin hizo una mueca.
—Está embarazada de cinco meses y hace tres meses yo era el único hombre con el que se acostaba. Eso lo sé con toda seguridad.
—¿Cómo sabías que nos estaba robando? —replicó su hermano menor.
—Cállate, Nick —lo regañó Joe—. Lo importante ahora es qué vas a hacer. Evidentemente, no puedes confiar en ella.
—Hay una complicación —suspiró Kevin—. ________ no recuerda nada.
—Muy conveniente, ¿no te parece? —intervino Nick.
—Te tiene agarrado por el cuello —dijo Joe.
—También a mí me parecía increíble al principio —admitió él—. Pero la he visto. Está aquí, en… nuestro apartamento. La amnesia es real, os lo aseguro.
Era imposible que fingiera esa vulnerabilidad, ese miedo, esa confusión. Y saber que estaba sufriendo le dolía… aunque no debería ser así. También ella lo había hecho sufrir.
—¿Qué piensas hacer? —preguntó Joe.
—Nos iremos a la isla en cuanto se encuentre un poco mejor. Allí podrá recuperarse y los periodistas no nos molestaran.
—¿No puedes llevarla a algún sitio hasta que nazca el niño y luego librarte de ella? —exclamó Nick—. Perdimos millones de dólares por su culpa y ahora nuestros hoteles los está levantando la competencia.
Lo que no dijo, pero Kevin lo sabía, era que habían perdido los contratos porque él había estado cegado por la mujer con la que se acostaba. Era tanto culpa suya como de _________. Había decepcionado a sus hermanos de la peor manera posible, arriesgando aquello por los que llevaban años trabajando.












Capítulo 4





A la mañana siguiente, __________ se comió la tortilla que Kevin le había hecho y luego, siguiendo sus consejos, tomó un zumo de naranja.
A pesar de la ansiedad y las inseguridades, era agradable que aquel hombre cuidase de ella. Aunque no estuviera segura de cuál era su sitio en el mundo de Kevin Jonas.
Se mostraba solícito con ella, pero al mismo tiempo distante. No sabía si por deferencia a su falta de memoria, para no asustarla, o si así era su relación normalmente.
La idea de que su relación con el padre de su hijo fuera así de fría la asustó. Ella no podía haber decidido casarse con alguien que la trataba con simple amabilidad, como si fuera un extraño.
Y, sin embargo, eran extraños. Al menos, Kevin lo era para ella. Qué horrible debía ser que su prometida no lo recordase, pensó entonces. Como si nunca hubiera existido.
—¿Qué te preocupa, ___________?
—Estaba pensando lo terrible que tiene que ser esta situación para ti.
—¿Qué quieres decir?
Ella bajó la mirada, tímida de repente, pero Kevin levantó su barbilla con un dedo.
—Dime por qué crees que esta situación es horrible para mí.
—Estaba intentando ponerme en tu lugar y tiene que ser horrible que alguien a quien quieres se olvide de ti. Yo creo que me sentiría… rechazada.
—¿Te preocupa que me sienta rechazado? —sonrió él.
—¿No es así?
__________ odiaba su falta de confianza. No sólo le habían robado la memoria, también la fe en sí misma. Se sentía como una niña… perdida, incierta.
—Tú no has podido evitar lo que ha pasado, ___________. Si me sintiese rechazado o dolido… sería un mezquino.
No lo imaginaba mezquino. Peligroso, imponente, sí, pero no mezquino. ¿Le tenía miedo?, se preguntó. No, no era él quien le daba miedo sino la idea de haber tenido relaciones íntimas con un hombre como él y no recordarlo.
—¿Qué me ha pasado, Kevin? —le preguntó entonces.
—Tuviste… un accidente, pedhaki mou. Pero el médico me ha asegurado que la amnesia es temporal y que es importante que no te canses ni te angusties intentando recordar. Ya volverá cuando tenga que hacerlo.
—¿Tuve un accidente de coche? —preguntó ____________ entonces.
Pero no podía ser. Se había examinado a sí misma detenidamente y no tenía hematomas ni heridas.
—Sí.
—¿Y fue algo serio?
—No, nada serio. Como puedes ver, estás bien.
—¿Sufrí una conmoción? ¿Es por eso por lo que he perdido la memoria?
—No, el médico me explicó que es una manera de lidiar con el trauma del accidente. Es un instinto protector, algo diseñado por la naturaleza para evitar sufrimientos.
—Y, sin embargo, no tengo ni un solo hematoma.
—De lo cual me alegro —sonrió Kevin—. Pero debió ser aterrador para ti.
—¿Iban más personas en el coche? ¿Alguien resultó herido?
—No, no te preocupes.
__________ dejó escapar un largo suspiro.
—Ojalá me acordase de algo. Creo que si lo intento podría recordar, pero entonces empieza a dolerme la cabeza…
—Y eso es precisamente lo que el médico ha dicho que no debes hacer. Tienes que olvidarte de todo y concentrarte en recuperar las fuerzas —Kevin puso una mano protectora sobre su abdomen—. Que te disgustes así no puede ser bueno para nuestro hijo.
___________ puso las dos manos sobre la suya… pero entonces el niño se movió y él apartó la mano, como asustado.
—Es asombroso.
Parecía tan perplejo que ___________ tuvo que sonreír. Pero… ¿nunca antes había puesto la mano en su abdomen?
—¿No lo habías notado hasta ahora?
—No, yo viajo mucho… —Kevin se aclaró la garganta—. Acababa de volver a Nueva York cuando supe lo del accidente. Había pasado… algún tiempo desde la última vez que nos vimos.
—Y supongo que no te has encontrado con lo que esperabas —suspiró ella—. Dejaste aquí a una mujer que te quería y con la que ibas a casarte y te has encontrado con alguien que te trata como si fueras un extraño.
—No te preocupes por mí. Lo único que me importa es que el niño y tú estéis bien —murmuró él, sin dejar de mirar su abdomen, como fascinado.
Entonces sonó un timbre y Kevin salió al pasillo para hablar por el portero automático. ____________ aguzó el oído, pero sólo pudo escuchar que le decía a alguien que subiera.
—Es la enfermera que he contratado para que cuide de ti —le dijo luego, entrando en la cocina—. Tengo una reunión urgente dentro de una hora y no puedo perdérmela.
—Pero yo no necesito una enfermera. Soy perfectamente capaz de estar sola mientras tú te vas a trabajar.
—Hazlo por mi, pedhaki mou. Me siento mejor al saber que alguien está cuidando de ti.
—¿Cuánto tiempo estarás fuera?
La puerta del ascensor que daba directamente al salón del ático se abrió en ese momento.
—Espera un momento, vuelvo enseguida.
Un minuto después, Kevin volvió con una sonriente mujer de mediana edad.
—Tú debes ser ___________.
—Sí.
—Encantada de conocerte. Yo soy la señora Cahill… pero, por favor, llámame Patrice.
—Muy bien, Patrice.
—El señor Jonas me ha pedido que cuide de ti y te aseguro que tengo intención de hacerlo.
—Bueno, yo tengo que irme —dijo Kevin, mirando su reloj—. Pero volveré a la hora de comer.
—Eso me gustaría —intentó sonreír ___________.
Él se inclinó para darle un beso en la frente antes de marcharse y, haciendo un esfuerzo para apartar la mirada de su espalda. (¿Su espalda o sus pompas?)
_________ miró a Patrice.
—La verdad es que me encuentro bien. Kevin parece creer que soy una inválida, pero…
—Es un hombre —sonrió la enfermera—. Además, no hay nada malo en descansar un poco, ¿no? Te acompañaré a la cama y luego, cuando despiertes, haré un té para las dos.
Antes de que ___________ se diera cuenta de lo que estaba pasando, Patrice la había llevado al dormitorio y la tumbaba en la cama.
—Veo que lo de manejar a los pacientes se te da bien.
—Conseguir que mis pacientes hagan lo que tienen que hacer es parte de mi trabajo —rió la enfermera—. Bueno, ahora descansa un poco.
_________ miró la chimenea encendida. En realidad no hacía falta porque había calefacción por hilo radiante, de modo que el suelo estaba calentito. Y se alegraba porque no le gustaba llevar zapatos en casa…
No le gustaba llevar zapatos en casa.
Había recordado algo sobre sí misma, pensó, emocionada. Intentó tirar del hilo para recordar algo más, pero el esfuerzo le provocó una nueva jaqueca.
A pesar de su falta de memoria, pensó, llevándose una mano al abdomen, donde el niño no dejaba de moverse, tenía un futuro por delante. Casarse con Kevin, cuidar de su hijo…
Aunque le gustaría recordar cómo había llegado hasta allí.
Se quedó dormida poco después y, cuando despertó, el reloj que había sobre la mesilla indicaba que había pasado una hora. Sintiéndose más descansada, apartó las sábanas y saltó de la cama para pasear un poco. El descanso constante empezaba a ponerla nerviosa.
Aunque llevaba el pijama, se puso la bata de seda que había al pie de la cama y entró en el salón, donde Patrice estaba leyendo.
Después de asegurarle que se encontraba perfectamente, Patrice, como intuyendo que quería estar sola, desapareció en la cocina.
________ aprovechó la oportunidad para explorar el apartamento. Fue habitación por habitación, intentando reconocer algo de su casa. Pero no le parecía su casa. Podía ver a Kevin en el estilo de la decoración, pero nada que la hiciera sentir que había algo suyo allí. Por alguna razón, eso la incomodó. Se sentía como una invitada espiando en la casa de su anfitrión.
Cuando entró en el dormitorio principal, la sensación de inquietud aumentó y, sin saber por qué, tuvo que salir enseguida. Al lado del dormitorio principal había un estudio, evidentemente el sitio en el que Kevin trabajaba. Los muebles eran grandes y masculinos, con estanterías llenas de libros y un gran escritorio de caoba. Sobre el escritorio había un ordenador y __________ se sentó en el sillón de piel para entrar en Internet. Al tocar el teclado, la pantalla se iluminó. Al menos, recordaba lo más básico, se dijo. Por frustrante que fuera su amnesia, se alegraba de que estuviera limitada a su vida y no al mundo que la rodeaba.
Durante una hora estuvo buscando información sobre la amnesia, pero las conflictivas opiniones de varios médicos sólo lograron aumentar su jaqueca. De modo que decidió buscar algo sobre Kevin.
Era un poco aterrador ver lo rico y poderoso que era su prometido. Sus hermanos y él poseían una de las cadenas hoteleras más importantes del mundo, pero no había mucha información personal.
____________ suspiró, irritada por su cobardía. Lo que debía hacer era preguntarle a él directamente. Al fin y al cabo era su prometida, iban a tener un hijo, iban a casarse. Si pudiera recordar algo de eso…
—¿Qué haces?
La voz de Kevin la sobresaltó y, cuando levantó la mirada, lo vio en el quicio de la puerta.
—Qué susto me has dado.
—Te he preguntado qué estás haciendo —repitió él, con expresión furiosa.
—Estaba buscando algo sobre la amnesia en Internet —contestó ella—. Pensé que no te importaría que usara tu ordenador.
Kevin la miraba con tal expresión de ira…
—Lo siento —consiguió decir, levantándose del sillón—. Sólo estaba intentando descubrir algo sobre mi problema… pero no volveré a tocar tus cosas, no te preocupes.
Luego se dio la vuelta y salió del estudio para que él no la viera llorar
Kevin masculló una palabrota, furioso consigo mismo. Luego se acercó al ordenador y comprobó que, efectivamente, sólo había estado buscando cosas sobre ese tema y algunos artículos sobre su compañía.
Había reaccionado como un estúpido, pero verla usando su ordenador lo había puesto en guardia inmediatamente. Apoyando los codos en el escritorio, enterró la cara entre las manos. Su reunión con el detective encargado de la investigación del caso había sido frustrante. Apenas tenían información sobre lo que había pasado y la única persona que podía dársela no recordaba nada.
__________ no había sido rescatada, como habían dicho en las noticias. En realidad, sus captores la habían abandonado y una llamada anónima alertó a la policía. Cuando llegaron al desvencijado edificio, se encontraron con una mujer embarazada, asustada y en estado de shock que no recordaba nada en absoluto. La vida de _________, en resumen, había empezado aquel día.
Pero lo que el detective le había dejado bien claro, desde luego, era que debía cuidar de ella. Nadie sabía por qué había sido secuestrada, pero sus captores seguían libres. Y Kevin no pensaba dejar que nadie se acercase a ella o a su hijo de nuevo.
El detective no puso objeción alguna cuando le dijo que iba a sacarla del país; al contrario, opinó que era lo mejor para ella. Pero quería ser notificado en cuanto recuperase la memoria para poder interrogarla.
Había muchas cosas que preparar antes del viaje, pensó. Había alertado a su equipo de seguridad en Nueva York y en la isla, pero aún tenía que hacer muchas llamadas…
Sí, debería encargarse de organizar el viaje, que era lo más importante en ese momento. Y, sin embargo, mientras lo pensaba estaba levantándose para pedirle disculpas a ___________.


___________ estaba frente al vestidor del dormitorio, mirando la ropa que había colgada en las perchas. Ninguno de aquellos elegantes vestidos le resultaba familiar. En las baldas de madera, sin embargo, había vaqueros y camisetas dobladas… sí, sabía por intuición que con eso se sentiría más cómoda. Pero cuando desdobló un par de vaqueros vio que no eran premamá.
Ninguno de esos pantalones había sido comprado para una mujer embarazada de cinco meses.
—Lo siento, de verdad.
Sorprendida, ________ se volvió.
—Evidentemente, tú y yo vivimos vidas separadas. Tendrás que perdonarme mientras intento acostumbrarme.
—No, no es eso —suspiró Kevin.
—¿Ah, no? Me has puesto en una habitación que no es la tuya, te molesta que use tu ordenador, nuestra ropa está separada… lo que no entiendo es cómo me he quedado embarazada —dijo ella, irónica—. ¿Por qué vas a casarte conmigo, Kevin? ¿El embarazo fue un accidente?
—Ven aquí —dijo él entonces. Y, antes de que __________ pudiera protestar, la sentó a su lado en la cama.
—¿Dónde está Patrice?
—Le dije que se fuera en cuanto llegué. Sólo estará aquí cuando yo tenga que salir. Y te hará compañía en la isla cuando yo no pueda estar a tu lado.
—Pensé que estaríamos solos en la isla.
—Puede que tú creas que no la necesitas, pero yo prefiero no arriesgarme. Tu salud es demasiado importante para mí —suspiró Kevin—. Y quiero pedirte perdón por lo de antes. He sido un grosero y no tengo ningún derecho a serlo.
—No creo que la palabra «grosero» sea lo bastante fuerte —dijo __________—. Más bien te has portado como un imbécil.
—Sí, es verdad —asintió él, sorprendido por esa réplica, tan inusual en ella—. Y por eso te pido perdón. No tengo ninguna excusa. He estado muy ocupado entre el trabajo y solucionar lo del viaje… y he pagado mis frustraciones contigo. Es imperdonable, pero te pido que me perdones de todas formas.
—Acepto tus disculpas.
—Y en cuanto a lo demás —Kevin empezó a acariciar su pelo—, no vivimos vidas separadas, __________. Te puse en esta habitación por deferencia a tu estado. No me parecía justo esperar que durmieras con un hombre que es un extraño para ti. No quería presionarte.
—Yo pensé…
—¿Qué pensaste, pedhaki moui?
—Que no me querías.
Kevin tomó su cara entre las manos para mirarla a los ojos. Y luego inclinó un poco la cabeza. __________ se quedó sin aliento, esperando sin saber bien qué… pero sintiendo un anhelo desconocido. Cuando sus labios se encontraron por fin, fue como una descarga eléctrica, un cosquilleo que se extendía por todo su cuerpo como un incendio.
Instintivamente se arqueó hacia él para estar más cerca y, al sentir el roce del duro torso masculino sobre sus pechos, dejó escapar un gemido de sorpresa.
Mientras la besaba experimentó una sensación de paz, de bienestar que no había experimentado desde que despertó en el hospital si saber quién era.
—Tu cuerpo me recuerda, pedhaki mou —dijo él. Sonaba satisfecho, casi arrogante, pero eso le dio confianza. Parecía contento con la idea de que lo recordase.
—Pero no tengo nada que ponerme —dijo entonces.
Y luego se puso colorada por haber elegido precisamente un tema tan absurdo después de un momento tan… intenso.
—¿No tienes nada que ponerte?
—¿Por qué no hay ropa de embarazada en el armario, Kevin? ¿Es que no quise comprarla?
—Lo siento, no había pensado en eso —murmuró él, intentando encontrar alguna explicación—. En tu estado no puedes ponerte vaqueros ajustados, por mucho que a mí me gusten.
—Solía ponerme vaqueros, ¿verdad?
—No, en realidad te gustaba ponerte guapa para mí… claro que tú estarías guapa hasta con un saco de patatas. Pero debería haber pensado que necesitabas otro tipo de ropa…
—Tú estás portándote muy bien —lo interrumpió ella—. Esto no puede ser fácil para ti y, sin embargo, estás siendo increíblemente paciente… bueno, salvo hace un momento.
—Deja de preocuparte por mí. Eres tú quien está sufriendo —suspiró Kevin—. Y es verdad que necesitas ropa adecuada, así que voy a hacer algunas llamadas.
—¿No podemos ir de compras?
—Ahora mismo no estás para ir de compras, __________. Quiero que descanses. Nos iremos mañana a la isla, en cuanto el médico diga que puedes viajar.
—¿Mañana? ¿Tan pronto?
—Ahora entenderás por qué tenemos que encargar la ropa a toda prisa. Y ahora…
—Si vuelves a decirme que descanse un rato me pongo a gritar.
—Pero…
—Por favor, Kev, estoy bien. Además, me he echado la siesta mientras tú estabas fuera. Pero tengo hambre, ¿podemos comer algo?
—Sí, claro —suspiró él—. Aparentemente, no pienso nunca en lo que es realmente importante. Perdóname otra vez, _________. Ven, vamos a la cocina. Voy a hacer algo de comer.







¡A Comer PAN DULCE! (XD)

Jajajajajjajajajaja



Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 20th 2011, 22:42

Esta Genial!!!!

Siguelaaaaaa!!!!!!!!!!!

Siguelaaaaaa!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 21st 2011, 11:27

Fuck.
¿¡Como es posible que yo no me haya dado cuenta de que tenias esta novela!?
¿¡Ahh!?¿¡Como!?
Es que,aún no me lo creo,es increible cuanto tarde para darme cuenta.
Pero lo importante es que estoy acá...

Aw,me dió algo de cosita cuando Kev le gritó a Rayita,bueno no le gritó pero,fué casi lo mismo.
Jajaja,solo siguela please.
¡Por Favor!
Te pido que la sigas super pronto!
Esta H E R M O S A esta novela y merece que la sigas.
Cuidate,Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Anny Jonas Miller
Forista!


Cantidad de envíos : 142
Edad : 20
Localización : Jonasland.....Con un Jonas Para Mii
Fecha de inscripción : 19/03/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 22nd 2011, 17:11

sigueliitaaaaaaaaaaaaa Esta Super Mega Increibleeee...Kevincito Aww Lo amo..Sihueliita pronto.........Que emocion La Amoo!!!
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 24th 2011, 22:13














Capítulo 5













A la mañana siguiente, ________ se puso uno de los preciosos vestidos que una boutique especializada en ropa de maternidad había llevado para ella al apartamento.
Kevin había insistido en que viera al ginecólogo antes de irse a la isla, de modo que, acompañada por él, y por varios miembros de su equipo de seguridad, entraron en la consulta del médico.
Se sentía incómoda y un poco avergonzada por llevar tanta gente alrededor, pero también contenta por la aparente preocupación que Kevin mostraba por su salud.
La enfermera les indicó que esperasen un momento y Kevin empezó a pasar las manos por sus brazos, como para tranquilizarla. Y cuando el médico entró en la consulta, la tomó por la cintura. No parecía tener prisa por soltarla.
Después de ciertos preliminares sobre su condición, el ginecólogo miró su informe.
—Me gustaría hace una ecografia para comprobar que todo está bien.
—¿Hay alguna causa de preocupación? —preguntó Kevin.
—No, es sólo una precaución. Como se marchan del país y la señorita _________ (Tu Apellido) ha sufrido recientemente un trauma, quiero comprobar si el feto se encuentra en buen estado.
Kevin tomó la mano de _________.
—Yo estaré contigo, pedhaki mou. No te preocupes.
Ella sonrió.
—No estoy preocupada. Ni siquiera resulté herida en el accidente y estoy segura de que el niño se encuentra bien.
El ginecólogo le pidió que se tumbase en la camilla para ponerle una especie de gel sobre el abdomen. Un segundo después, una imagen borrosa aparecía en la pantalla del ordenador. _________, nerviosa, apretó la mano de Kevin.
—¿Quieren saber si es niño o niña?
—Sí, yo sí —susurró ella—. ¿Tú quieres saberlo?
Kevin sonrió.
—Sí, a mí también me gustaría saberlo.
Los dos se quedaron observando el borrón de la pantalla hasta que, poco a poco, empezó a ser más claro.
—Es un niño —anunció el ginecólogo.
—¿Esa mancha borrosa es mi hijo? —preguntó _________, con un nudo en la garganta.
—Desde luego que sí. Esas son las piernas… y ahí están las nalgas. Un niño muy guapo —bromeó el médico. (Sobre todo LAS NALGAS XD)
—Es precioso —dijo Kevin, inclinándose para besar a _________—. Gracias, cariño.
—¿Por qué me das las gracias?
—Por nuestro hijo —sus ojos estaban clavados en la pantalla del ordenador, como fascinado por la imagen.
—Bueno, ya hemos terminado —anunció el médico, ofreciéndole un pañuelo de papel.
Kevin la ayudó a incorporarse en la camilla, un poco nervioso.
—¿Está todo bien?
—Perfectamente. Pero deben ponerse en contacto con un ginecólogo cuando lleguen a Grecia. El niño parece estar muy sano, pero debe visitar regularmente a un médico.
—Mientras estemos en la isla habrá siempre un médico Y una enfermera con nosotros.
—Estupendo. Cuídese, jovencita —sonrió el hombre.
___________ le devolvió la sonrisa mientras bajaba de la camilla con ayuda de Kevin. Unos minutos después estaban en la limusina.
—¿Te encuentras bien? El jet está esperando en el aeropuerto, pero si estás cansada…
—Estoy perfectamente —sonrió ella—. Y tú, ¿estás contento por el niño, Kev?
Él puso una mano sobre su abdomen.
—¿Te he dado alguna razón para que pienses que no lo estoy?
—No, al revés. Pero, al saber que es un niño, ahora todo me parece tan… no sé, tan real.
—Me hubiera gustado una niña también, la verdad. Mientras nazca sano, da igual lo que sea.
—Si pudiera recordar, todo sería perfecto…
—No te lamentes por cosas que no puedes controlar —sonrió Kevin—. Ya te acordarás.
—Sí, es verdad. Pero me gustaría…
—¿Qué te gustaría, pedhaki mou?
—Me gustaría recordar que te quiero —le confesó ella.
En los ojos de su prometido vio muchas emociones conflictivas. Emociones que no podía entender.
—A lo mejor puedes aprender a quererme otra vez.
—Me lo estás poniendo muy fácil —sonrió _________, apoyando la cabeza en su hombro.
Pero entonces un pensamiento la asaltó: Kevin no había dicho que la quería. Ni una sola vez… ni cuando estaba en el hospital, ni en casa. ¿No seria normal decírselo después de un trauma así? ¿No sería lógico que Kevin le recordara su amor ya que ella no podía recordarlo?
Estaba a punto de preguntarle, pero la pregunta murió en sus labios al verlo concentrado en la pantalla de televisión que había en el respaldo del asiento y, poco después, llegaron al aeropuerto.
El interior del jet era tan lujoso como el apartamento en el que vivían o la limusina en la que se movían por Nueva York. Pero era algo que, sin saber por qué, no la sorprendía demasiado.
—Hay una cama. En cuanto hayamos despegado puedes tumbarte.
—Muy bien —murmuró ella, viendo cómo parte del equipo de seguridad subía tras ellos—. Kevin, ¿por qué llevas tantos guardaespaldas?
Él carraspeó, nervioso.
—Soy un hombre rico, __________, y hay gente que querría hacerme daño. A mí… o a las personas cercanas a mí.
—¿De verdad estamos en peligro?
—El trabajo de esos señores es precisamente que no haya ningún peligro. No te preocupes, ___________. Yo me encargaré de que el niño y tú estéis a salvo.
—Es que no entiendo muy bien tu mundo…
—Nuestro mundo. Un mundo del que tú formas parte.
—Sí, claro. Pero no es fácil acostumbrarse.
Unos minutos después el avión despegó y _________ intentó relajarse. Aterrizaron en Corinto varias horas después y Kevin la ayudó a bajar del jet para llevarla a un helicóptero que los esperaba en la pista.
__________ iba mirando por la ventanilla del helicóptero mientras se alejaban de Corinto para cruzar el Mediterráneo. En la distancia vio unas minas, pero cuando iba a preguntarle a Kevin éste señaló unos auriculares que había sobre el asiento.
—Es el templo de Apolo —le explicó cuando se los hubo puesto—. Si quieres, podemos ir a verlo cuando te hayas recuperado del viaje.
—Sí, me gustaría mucho. ¿Esa es la isla? —preguntó _________, señalando un pedazo de tierra que se veía en la distancia.
—Sí.
—¿Cómo se llama?
—Jonas.
—Ah, claro. Debería haberlo imaginado.
Cuando se acercaban a la isla, ____________ empezó a sentirse angustiada y Kevin debió darse cuenta porque tomó su mano.
—No debes preocuparte, pedhaki mou. Te gustará la isla, ya lo verás. Y será bueno para ti poder concentrarte exclusivamente en descansar y recuperar fuerzas.
___________ no discutió, pero no tenía la menor intención de pasar su tiempo en la isla «descansando».
Aterrizaron en un helipuerto situado a la espalda de una mansión palaciega, frente al mar. Kevin la tomó por la cintura y luego le hizo una seña para que esperase mientras él hablaba con el piloto.
Mientras tanto, __________ miró la casa, esperando recordar algo. Nada. Seguía sin recordar nada, como si nunca hubiera estado allí.
—Vamos —dijo Kevin después—. Aquí hace frío.
—¿Yo he estado aquí alguna vez?
—No, es tu primera vista a la isla.
—No lo entiendo. ¿Estamos prometidos y nunca he estado en tu casa?
Kevin apretó los labios.
—Nuestra casa ha estado hasta ahora en Nueva York.
Una nube de confusión pareció envolverla. ¿Por qué no había ido a la isla ni siquiera una vez? ¿No era la casa de su prometido?
Él tomó su mano para llevarla hacia la verja de entrada. Tras la verja, en medio de un patio, ___________ vio una piscina de brillantes aguas azules. Pero, para su sorpresa, la piscina entraba en la casa bajo un elaborado arco de hierro y cristal.
—Es una piscina climatizada —le explicó Kevin—. En esta época del año hace demasiado frío para bañarse fuera, pero puedes bañarte en la parte de dentro si el médico te da permiso.
El primer piso de la casa era estilo loft, dividido en tres zonas, con un salón enorme, una amplia cocina y un comedor. Una de las paredes era enteramente de cristal, de modo que podía ver el mar desde todos los ángulos.
El mar, el jardín, y una piscina olímpica.
Pero, de repente, una mujer en bikini entró en la casa y __________ la reconoció como la ayudante personal de Chrysander.
¿Qué hacía allí?, se preguntó. Además, hacía demasiado frío para estar bañándose en la piscina. ¡Y con un tanga, además!
Roslyn fingió mostrarse sorprendida. __________ estaba segura de que la sorpresa era fingida porque, aunque tenía un pareo en la mano, ni siquiera intentó cubrirse con él.
—Señor Jonas, no esperaba verlo hasta mañana —sonrió, sacudiendo la seductora melena rubia—. Espero que no le importe que me haya dado un baño.
—No, claro que no. ¿Has preparado mi estudio, como te pedí?
—Sí, por supuesto. Espero que no le importe si me quedo a pasar la noche. No he pedido el helicóptero hasta mañana.
La mirada aparentemente inocente de Roslyn no engañaba a _________ y, como empezaba a dolerle la cabeza, se alejó un poco para no seguir oyendo los maullidos de la ayudante.
—Puedes quedarte, por supuesto. Y espero que cenes con nosotros esta noche.
__________ empezó a subir la escalera. No sabía dónde iba, pero imaginó que las habitaciones estarían en el piso de arriba.
—¿Por qué no me has esperado? No debes subir sola la escalera —la regañó Kevin—. ¿Y si te resbalas?
—¿Por qué iba a resbalar?
—A partir de ahora, tendrás que llamar a alguien cada vez que quieras subir o bajar la escalera.
—¿Qué? ¡No lo dirás en serio!
—Me tomo muy en serio tu bienestar y el de nuestro hijo —contestó él.
___________ dejó escapar un suspiro de frustración mientras la llevaba a una espaciosa habitación que, evidentemente, era el dormitorio principal.
—¿Es mi habitación?
—Es nuestra habitación.
___________ se puso colorada al pensar en compartir la cama con él.
—¿No te parece bien?
—Sí, sí, claro.
Kevin sonrió.
—Me alegra que estemos de acuerdo.
—Sí, bueno… no estamos de acuerdo en todo.
—¿Qué quieres decir?
—Mira, yo no necesito un escolta para subir y bajar la escalera. No soy una inválida y no me gusta que me traten como si lo fuera.
—Yo prefiero que alguien vaya contigo…
—Pero yo no —lo interrumpió ella—. No quiero sentirme como una prisionera. Si tú estás preocupado por tu hijo y por mí, también yo lo estoy —añadió, cruzándose de brazos.
Para su sorpresa, Kevin bajó los hombros, vencido, y soltó una carcajada.
—¿De qué te ríes ahora?
—No has cambiado nada… siempre discutiendo conmigo. Siempre me acusabas de querer salirme con la mía a toda costa…
—Bueno, pues ya que estamos discutiendo, ¿qué hace esa mujer aquí otra vez… y en tanga?
No había querido decirlo así, como si estuviera celosa, pero fracasó miserablemente.
La expresión de Kevin se endureció.
—Nunca te ha gustado Roslyn, pero te agradecería que no fueras grosera con ella.
—¿Yo suelo ser grosera con ella?
—No, no quería decir eso…
—¿Te extraña que me pregunte qué hace aquí con ese atuendo? —_________ se acercó a la ventana, desde la que se veía la piscina—. ¿Por qué está ella aquí, como en su propia casa, y yo no he venido nunca?
Kevin puso las manos sobre sus hombros.
—Roslyn es mi ayudante personal y suele viajar conmigo. Yo le pedí que viniera un día antes para prepararlo todo, pero su presencia no debe preocuparte. En cuanto a por qué tú no habías venido nunca, sólo puedo decir que no hemos tenido ocasión. Cuando volvía a Nueva York después de varias semanas viajando por todo el mundo me apetecía más estar contigo que volver a tomar un avión.
___________ se dio la vuelta y, sin pensar, le echó los brazos al cuello.
—Es que esto es tan frustrante. Pero no pienso disculparme por pensar que la ayudante personal de mi prometido lleva muy poca ropa y eso no me parece nada profesional.
—Si así te sientes mejor, la verdad es que ni siquiera me había fijado —rió Kevin.
___________ apoyó la cara en su hombro. Oh, sí, su cuerpo lo recordaba bien. Recordaba el calor de sus manos, el cosquilleo que le hacía sentir el brillo de sus ojos…
Cuando Kevin inclinó al cabeza fue como si alguien hubiera encendido una cerilla. De repente estaban besándose, él exigiendo en silencio que abriese la boca para jugar con su lengua…
Sus pezones se endurecieron cuando metió las manos bajo la camisa, pasándolas por su abdomen, por encima del sujetador. Antes de que _________ pudiera saber cuáles eran sus intenciones, el broche del sujetador se había abierto y el roce de sus manos le provocó una inexplicable sacudida de deseo.
—Kevin… —murmuró, dejándose caer sobre su pecho.
—¡Theos mou! —exclamó él entonces—. Te hubiera tomado aquí mismo, en el suelo —dijo luego, disgustado consigo mismo—. Por favor, no me mires así.
—¿Cómo te miro?
—Como si quisieras que te tomase en brazos y te llevase a la cama para hacerte el amor durante toda la noche. No sé si voy a poder controlarme…
__________ rió, una risa ronca, nerviosa.
—¿Y si eso fuera lo que quiero?
—El médico llegará dentro de unos minutos —dijo Kevin, tomando su cara entre las manos—. Quiero que te examine para comprobar que el viaje no te ha dejado agotada. Tu salud es lo más importante para mí.
—Ah, veo que no estás interesado —intentó bromear ella.
—No te equivoques. No creas que es desinterés —replicó él, apretando sus brazos con fuerza—. Te aseguro que en cuanto el médico haya dado su aprobación, estarás en mi cama… ah, creo que oigo el helicóptero. Serán el médico y la señora Cahill. ¿Por qué no vas a ponerte cómoda mientras yo bajo a recibirlos?
En cuanto Kevin desapareció, _________ se dejó caer sobre la cama. ¿Cómo podía reaccionar de esa manera ante un hombre que era un extraño para ella? Pero era cierto, su cuerpo lo reconocía. Debería encontrar consuelo en eso, pero la intensidad de su atracción por él la asustaba.
Recordando que el médico subiría en unos minutos, y sin querer darle una excusa para enviarla a la cama, entró en el cuarto de baño para lavarse la cara. Pero, al mirarse al espejo, frunció el ceño. Su pelo…
Una imagen apareció en su cabeza. Era ella, riendo, pero con el pelo más corto, los rizos rozando su cara. Ella prefería el pelo corto, estaba segura. Entonces, ¿por qué lo llevaba largo?
Suspirando, decidió cortárselo en cuanto le fuera posible.
Un golpecito sonó en la puerta poco después y Kevin entró con Patrice y un hombre mayor.
—__________, te presento al doctor Karounis. Tiene una consulta de ginecología y obstetricia en Atenas y ha aceptado amablemente cuidar de ti mientras estemos en la isla —sonrió, tomándola por la cintura.
—Es un placer conocerla, señorita _________ (Tu Apellido) —dijo el hombre, con toda formalidad.
—Encantada —sonrió ___________—. Pero Kevin se preocupa demasiado. No tenía que venir hasta aquí.
—Sólo quiere lo mejor para usted y para su hijo —sonrió el médico—. Es natural.
—Sí, claro, supongo que sí. Bueno, haga lo que tenga que hacer para convencerlo de que estoy bien. Y de que soy perfectamente capaz de subir y bajar escaleras yo solita.
Kevin sonrió.
—Cuando el doctor Karounis haya terminado de examinarte, ¿por qué no te das un baño y descansas un rato? Vendré a buscarte a la hora de cenar.
__________ asintió con la cabeza y él le tiró un beso antes de salir de la habitación.














Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 25th 2011, 14:15

¡Waaaaaaaaaaa!
Solo siguelaaa yaaaa.
Bye.

Me encanta la novela.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 28th 2011, 20:17






















Mañana Mini-Maratón...











Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 30th 2011, 14:27

Wiiiiii Mini maraton!!!!!!!!!!!!! Quiero leeerlaa ya!!!!!!

Esta increible la nove!!!! Me encanta..

Siguelaaaaaaa Marthaaaaa!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Octubre 31st 2011, 10:44

Estoy esperando el MiNI MARATON Martha!!!!
Ke paasa que no lo has subido todavia??????????

Esta genial la nove tienes que seguirla......

Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 9th 2011, 11:16

Martha where are you?????
Y el maraton???
Espero qq estes bien!!
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 11th 2011, 07:35

Siguela Martha!!







Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 16th 2011, 18:26

Cap!!
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 21st 2011, 16:06












Capítulo 6






Entre la visita del ginecólogo y el largo baño relajante, ________ casi había conseguido olvidar la presencia de Roslyn en la casa. Y cuando Kevin entró en el dormitorio para acompañarla al salón le sonrió, contenta.
—Estás guapísima. Tienes mejor cara y pareces relajada.
—El médico ha dicho que estoy perfectamente, así que no hay ninguna razón para preocuparse.
—Me alegro, pedhaki mou. Tu salud es importante para mí —sonrió Kevin, tomándola del brazo.
Pero cuando estaban bajando la escalera, ___________ vio a Roslyn bajo el arco que daba al salón.
Y se quedó helada.
La ayudante de Kevin había cambiado el tanga por un vestido de diseño que moldeaba cada una de sus curvas y se sintió avergonzada por el sencillo pantalón y la blusa premamá. Casi le daban ganas de volver a su habitación para cambiarse de ropa.
Pero como no quería que Roslyn se diera cuenta de que estaba celosa, se agarró al brazo de Kevn e intentó sonreír.
—De haber sabido que no íbamos a vestirnos para cenar hubiera elegido algo diferente —dijo Roslyn, toda falsa inocencia—. Como normalmente le gusta arreglarse por las noches… —añadió, mirando a Kevin.
—Lo más importante es que ___________ esté cómoda. Y como hemos venido aquí precisamente para estar solos, no tiene sentido vestirse de manera formal.
A __________ le dieron ganas de echarle los brazos al cuello.
—Vamos, pedhaki mou, la señora Cahill y el doctor Karounis están esperándonos para cenar.
La cena, imaginó, debía ser deliciosa. Pero ella no registró sabor alguno, pendiente como estaba de la conversación que mantenían Kevin y su ayudante.
Cuando Patrice llevó el postre y su prometido seguía concentrado en Roslyn, ___________ se levantó y tiró la servilleta sobre la mesa.
—¿Ocurre algo? —preguntó Chrysander.
—No, estoy bien. Me voy a la habitación.
Cuando llegó al pie de la escalera, Patrice la tomó del brazo.
—¿Quieres que te ayude?
—No hace falta, gracias.
—Pero el señor Jonas…
—El señor Jonas sabe que estoy bien, no te preocupes.
Desde luego no se había molestado en acompañarla, pensó cuando llegó al dormitorio. Evidentemente, su conversación con Roslyn era más importante.
Suspirando, se acercó a la ventana para mirar el jardín, iluminado por la luz de la luna. Tenía una cualidad mágica que la intrigaba y quizá un paseo le sentaría bien, pensó.
Poniéndose un jersey sobre los hombros, __________ bajó la escalera agarrándose a la barandilla… enfadada con Kevin por haberla vuelto paranoica con su preocupación.
Podía oír voces en el comedor, pero salió al jardín por la puerta de atrás y respiró la brisa del mar que acariciaba su cara. Hacía fresco, pero era una noche preciosa, llena de estrellas.
En la distancia podía oír el sonido del mar y eso la tranquilizó un poco. Suspirando, tomó un camino que parecía llevar a la playa, pero se detuvo frente a una fuente de piedra iluminada por focos situados en el suelo.
—No deberías estar aquí.










Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 21st 2011, 16:09









—No deberías estar aquí.
La voz de Kevin la sobresaltó.
—¿Cómo me has encontrado tan rápido?
—Sabía dónde estabas en cuanto saliste de casa —dijo él.
—¿Cómo?
—Los de seguridad me dijeron que habías salido al patio.
—Pero bueno…
—No quiero que subas y bajes sola las escaleras, ___________. Y no deberías salir al jardín de noche si no estoy contigo.
—Tú no puedes acompañarme a todas partes. Además, ¿cómo ibas a hacerlo si estabas pegado a tu ayudante? —replicó ella.
Había querido parecer despreocupada, pero la nota de rabia en su voz era evidente y apretó las manos, enfadada consigo misma.
—No te he hecho caso durante la cena, lo siento. Tenía que solucionar varias cosas con Roslyn antes de que se marche por la mañana —le explicó Kevin—. Voy a estar alejado de la oficina durante estas vacaciones y, aunque puedo trabajar desde aquí, prefiero dedicarte a ti mi tiempo.
____________ asintió con la cabeza. ¿Siempre se sentía tan insegura con su prometido? Esperaba que no, porque de ser así sería una existencia insoportable.
—Prométeme que no volverás a salir al jardín de noche sin avisarme —dijo Kevin, levantando su barbilla con un dedo—. No puedo protegerte a ti y a nuestro hijo si desoyes mis consejos.
—¿Qué podría pasarme en el jardín?
—No lo sé, pero debes tener cuidado. Aunque he hablado con el doctor Karounis y me ha dicho que no hay ningún problema para que hagamos el amor.
—¿Le has preguntado eso?
—No quiero hacerte daño, ni a ti ni al niño, así que tenía que asegurarme de que podíamos hacerlo —sonrió él, tomándola en brazos como si no pesara nada.
—¡Hay gente de seguridad vigilando!
—Son hombres, pedhaki mou. Lo entenderán perfectamente —rió Kevin.
____________ enterró la cara en su cuello. Pero, mientras subía la escalera, su nerviosismo aumentó. Deseaba lo que estaba a punto de pasar, pero también lo temía. ¿Cómo iba a mantener un ápice de control cuando él lo destrozaba con una sola caricia?
Esa reacción la hacía vulnerable, como si no pudiera esconderle nada. Ni siquiera estaba segura de querer hacerlo, pero hasta que recuperase la memoria debería proteger sus emociones.
Kevin la dejó sobre la cama, mirandola con los ojos brillantes mientras levantaba su camisa e inclinaba la cabeza para depositar un beso sobre su abdomen. Había mucha ternura en ese gesto, pensó __________.
—¿Esto es lo que quieres? —murmuró, colocándose encima pero apoyándose en las dos manos para no cargarla con su peso.
—Sí… —murmuró ella, deseando que cumpliera la promesa que había en sus ojos.
—En muchos sentidos, ésta es nuestra primera vez juntos. Y no quiero asustarte.
—Te deseo —dijo ________.
Kevin se incorporó y, mientras empezaba a desabrochar su camisa, ella lo miraba con el pulso acelerado. Lo vio tirar la camisa al suelo y empezar a quitarse los pantalones… era como si hubiera visto antes esa escena, pensó.
—Lo has hecho antes —murmuró.
—Te gusta, me lo has dicho muchas veces —sonrió él—. Y a mí me gusta complacer a una mujer.
Por fin, se bajó los calzoncillos de seda oscura y _________ tragó saliva al ver su erección. Era sencillamente hermosísimo, poderoso, masculino.
—Y ahora tengo que quitarte la ropa, pedhaki mou.
En un momento de pánico, _________ puso las manos sobre su torso. ¿La encontraría hermosa? ¿Reaccionaría como había reaccionado ella? Intentó recordar algo, pero su mente seguía en blanco.
Kevin apartó sus manos y la puso sobre la almohada.
—No te escondas de mí. Eres preciosa y quiero verte toda.
__________ se pasó la lengua por los labios, sus pezones endureciéndose bajo el sujetador. De repente, quería estar con él, piel con piel, sin el impedimento de la ropa.
Kevin empezó a tirar de su camisa mientras la besaba en el cuello, en la garganta… asombrosamente, le había quitado la ropa sin que se diera cuenta y sonreía de manera arrogante mientras tiraba al suelo la última prenda.
Cuando deslizó una mano tiernamente por su cuerpo y la dejó entre sus piernas, un gemido escapó de la garganta de ________.
—Te deseo tanto. Te he echado de menos. Entrégate a mí, ________. Dame tu placer.
Estaba encima de ella, sujetándose con las manos, separando sus piernas con una rodilla… y __________ le echó los brazos al cuello mientras se hundía en ella. Mientras la poseía la abrazaba tiernamente, con cuidado para no apoyar el peso de su cuerpo sobre su abdomen.
La llevó al paraíso y, en ese momento, por primera vez, se sintió en casa. Sintió que aquél era su sitio y que no estaba viviendo la vida de otra persona. Sus ojos se llenaron de lágrimas y sólo cuando encontró alivio entre sus brazos Kevin se dejó ir, cayendo luego suavemente sobre su pecho.
Cuando intentó moverse, _________ murmuró una protesta.
—Peso demasiado —dijo él, tumbándose de lado y pasando una mano por la curva de su cadera.
Durante largo rato estuvieron así, en silencio. Pero, poco a poco, a _________ se le cerraban los ojos…
—¿Kevin?
—¿Sí?
—¿Siempre era así?
—No, pedhaki mou. Esta noche ha sido… mucho mejor.
Con una sonrisa en los labios, y sintiéndose envuelta por el calor y el olor de Kevin, ________ se quedó dormida.










Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 21st 2011, 16:20










Capítulo 7








La luz del sol despertó a __________, que alargó una mano para tocar el otro lado de la cama… Kevin no estaba a su lado, pero al oír las aspas del helicóptero se levantó para mirar por el balcón.
Su prometido estaba despidiéndose de Roslyn en el helipuerto y cuando, por fin, el helicóptero despegó, _________ dejó escapar un suspiro de alivio. Se alegraba de que la ayudante hubiera desaparecido. Contenta, entró en el cuarto de baño para darse una ducha y, cuando salió, Kevin estaba esperándola.
—Buenos días.
—Buenos días. ¿Has dormido bien?
—Sí, estupendamente.
—Bueno, te dejo para que te vistas. La señora Cahill vendrá para ayudarte a bajar la escalera.
Y, sin decir otra palabra, salió de la habitación, dejando a __________ boquiabierta. Se portaba como si estuviera deseando alejarse de ella y, después de la noche anterior, aquello era lo último que esperaba.
¿Y enviar a Patrice a buscarla? ¿Por qué no la acompañaba él si tan preocupado estaba?
Suspirando, __________ entró en el vestidor. Ya tenía suficientes preocupaciones como para añadir un hombre malhumorado a la ecuación. Fuera cual fuera la razón para el enfado de Kevin, no podía tener nada que ver con ella.
La calidez y la ternura de la noche anterior parecían haberse evaporado de repente, pensó mientras salía del dormitorio, una vez vestida. No iba a quedarse esperando que fueran a buscarla como si fuese una niña pequeña.
Estaba en medio de la escalera cuando vio a Kevin abajo, mirándola con expresión sombría. Ella le devolvió un gesto desafiante y, sin decir nada, su prometido la tomó del brazo para llevarla al comedor.
Desayunaron en completo silencio. __________ abrió la boca ranas veces para preguntar qué le pasaba, pero su grave expresión la mantuvo en silencio hasta que, por fin, dejó de fingir que estaba comiendo y apartó el plato.
—Tienes que comer —dijo Kevin.
—No es fácil comer cuando hay una nube negra sobre mi cabeza.
Él estaba a punto de replicar cuando oyeron de nuevo las aspas del helicóptero.
—Debe ser el joyero. Volveré enseguida.
¿El joyero? _________ arrugó el ceño. ¿Para qué necesitaba un joyero? Luego se preguntó dónde estarían Patrice y el doctor Karounis. Si estuvieran allí, no tendría que soportar el pesado silencio de Kevin.
Suspirando, se levantó para salir al jardín. Hacía un día precioso y aún no había visto la isla a la luz del día. En cuanto abrió la puerta fue recibida por una deliciosa brisa y, encantada, salió a dar un paseo. Pero cuanto más se alejaba de la casa, más arenoso se volvía el camino y se detuvo un momento para quitarse las sandalias.
Al final del camino había una pequeña pendiente de tierra que llevaba hasta la playa y, cuando sus dedos se enterraron en la arena, _________ suspiró, agradecida.
Las olas parecían llamarla, de modo que se aventuró hasta la orilla. El mar era tan azul que la dejaba sin aliento. Aquello era el paraíso. Y era de Kevin.
Miró hacia la casa, apartando los rizos que el viento enviaba sobre su cara, pero al ver que nadie la había seguido siguió caminando por la playa. Se sentía en paz, pero sobre todo a salvo.
Ese pensamiento la sorprendió. Naturalmente que se sentía a salvo. Kevin tenía un equipo de seguridad que se encargaba de eso. Y, sin embargo, hasta que llegaron a la isla se había sentido asustada; aterrorizada incluso.
—Estás perdiendo la cabeza —murmuró para sí misma—. O a lo mejor ahora estás recuperando la cordura.
—Veo que quieres mantener ocupado al equipo de seguridad, pedhaki mou.
__________ se dio la vuelta al oír la voz de Kevin.
—Estoy dando un paseo. La playa es preciosa.
—Si prometo traerte después, ¿volverás a la casa conmigo? El joyero nos está esperando y tiene que volver pronto a Atenas.
—¿Qué hace aquí un joyero? ¿Lo normal no es ir a una joyería?
Kevin la miró de esa manera arrogante, como diciendo que la gente acudía a él, no al revés. Pero se limitó a extender la mano hacia ella, sin decir nada.
—No eres nada divertido —murmuró __________.
—¿Ah, no? Veo que tendré que cambiar la opinión que tienes de mí.
Poco después llegaban al estudio, donde un hombre los esperaba con un maletín forrado de terciopelo negro… lleno de diamantes. _________, atónita, se volvió para mirar a Kevin.
—Ha venido para que elijas un anillo.
—No entiendo…
—Tu anillo de compromiso, pedhaki mou. No habíamos elegido uno cuando… tuviste el accidente.
—Ah, ya.
Kevin le hizo un gesto para que mirase el contenido del maletín, pero _________ no sabía cuál elegir. Todos eran enormes. Y carísimos. No quería ni saber cuánto costaban.
—¿No te gusta éste?
Para su sorpresa, Kevin había elegido precisamente el que más le gustaba a ella. Era un solitario con un zafiro rodeado de diamantes, un poco más pequeño que los demás, pero le quedaba perfecto. Y, de repente, no quería quitárselo.
—Te gusta —dijo él.
—Sí, me encanta. Pero si prefieres otro, no me importa.
—Nos quedamos con éste —le dijo Kevin al joyero.
Mientras lo acompañaba de vuelta al helicóptero, _________ fue a la cocina a comer algo. Pero, antes de que pudiese abrir la nevera, oyó la voz de su prometido:
—Le he pedido al helicóptero que vuelva dentro de una hora. Si te encuentras bien, podríamos ir a visitar las ruinas del templo de Apolo.
—Ah, me encantaría —dijo ella, echándole los brazos al cuello.
—¿Me perdonas por no ser nada divertido?
—Sí, te perdono. Pero tengo que ir a cambiarme.
—Por la tarde hace fresco, así que deberías ponerte un jersey.
—Muy bien.
—Espera un momento —dijo Kevin, tirando de su brazo—. Supongo que merezco una recompensa.
—Sí, supongo que podría darte una pequeña.
Cuando él se apoderó de su boca, __________ se derritió. Y un gemido escapó de su garganta cuando el beso se volvió más apasionado.
—Será mejor que subamos a cambiarnos o no iremos a ningún sitio… más que a la cama.
Ella sonrió mientras lo tomaba del brazo para subir la escalera.
Poco más de una hora después aterrizaban en Corinto. Un coche con chófer estaba esperándolos, lo cual no era ninguna sorpresa.
—¿Es que no sabes conducir?
—Sí, sé conducir —rió Kevin.
—Yo no te he visto hacerlo nunca. Bueno, quiero decir…
—No suelo hacerlo porque siempre estoy muy ocupado. Pero tengo coche aquí y en Nueva York.
Pasaron gran parte de la mañana paseando entre las ruinas del antiguo templo. Kevin le explicó la historia, pero ella estaba más concentrada en el precioso día de otoño y en que estaban juntos. Sin ayudantes personales, sin médicos, sin enfermeras, sin contratos que firmar. En una palabra, el día perfecto.
—No me estás escuchando, pedhaki mou.
—Ah, perdona. Es que la vista desde aquí es tan bonita…
—¿Quieres que volvamos a la isla? Espero que no estés cansada.
—No, estoy perfectamente —sonrió ________—. Bueno, cuéntame algo sobre tu familia. No me has dicho nada sobre ellos.
—¿Qué quieres saber?
—No sé… todo, supongo. ¿Tus padres viven?
Kevin apartó la mirada.
—Murieron hace unos años en un accidente de barco.
—Lo siento.
—Fue hace tiempo, no te preocupes —dijo él, bruscamente.
_________ estaba a punto de cambiar de tema cuando sonó el móvil de Kevin que, suspirando, lo sacó del bolsillo y miró la pantalla.
—Dime, Roslyn.
_________ apretó los labios. Aquella mujer debía tener un radar, pensó.
—Llama a Nick para preguntar cómo van las cosas en el hotel de Río de Janeiro y llámame con lo que sea… no, no sé cuándo volveremos a Nueva York —Kevin la miró entonces y _________ tuvo la impresión de que estaban hablando de ella—. No, por supuesto que no. Agradezco mucho tu diligencia, Roslyn. Tú serás la primera en saber cuándo nos vamos de la isla.
__________ apartó la mirada, disgustada. Y cuando volvió a guardar el móvil en el bolsillo, Kevin parecía malhumorado.
—Siento la interrupción. ¿De qué estábamos hablando?
—Háblame de los hoteles de la cadena Jonas —dijo ella impulsivamente.
La expresión de __________ se volvió sombría, formidable.
—¿Qué quieres saber?
—No sé… el Imperial Park es uno de ellos, ¿no?
—Sí, claro.
—¿En qué otras ciudades tenéis hoteles? Te he oído decir algo sobre Río de Janeiro.
Kevin parecía enfadado y _________ se preguntó por qué. ¿No quería hablar de trabajo con ella?
—Tenemos hoteles en la mayoría de las ciudades importantes del mundo. Los más grandes están en Nueva York, Tokio, Londres y Madrid, pero tenemos muchos más en Europa y estamos trabajando en la construcción de uno en Río de Janeiro.
—¿No tenéis un hotel en París? Me gustaría que tuvierais uno allí… no sé por qué.
Kevin la miró con una expresión helada. Parecía furioso.
—No, no tenemos un hotel en París.
____________ no entendía nada. No entendía su expresión cuando le preguntó por sus padres ni su ira cuando le preguntó por los hoteles… no sabía de qué tema hablar.
—Tal vez tengas razón, deberíamos volver a la isla —murmuró, dándose la vuelta. Pero el movimiento fue muy brusco y, de repente, se le doblaron las rodillas… y todo se volvió negro.












Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 21st 2011, 16:26
























Cuando ___________ volvió en sí, lo primero que oyó fue a alguien muy enfadado hablando en griego. Y, al mirar alrededor, se dio cuenta de que estaba en un hospital.
Kevin estaba de espaldas, interrogando a un hombre con bata blanca.
—Kevin…
Él se dio la vuelta inmediatamente.
—¿Cómo estás? —le preguntó, apretando su mano.
—Bien, creo.
—Bébase esto, señorita ____________ (Tu Apellido). Ha tenido una bajada de tensión y un poco de zumo le irá bien.
Kevin tomó el vaso con una mano y, con la otra, la ayudó a incorporarse en la camilla.
—¿Cuándo comió por última vez, señorita _________ (Tu Apellido)?
—La verdad es que apenas he tomado nada de desayuno.
—Y tampoco cenaste mucho —le recordó Kevin—. No debería haberte llevado a las ruinas. Sabía que no habías comido nada…
—No es culpa tuya —sonrió ___________—. Debería haber comido algo antes de salir de casa.
—Mi obligación es cuidar de ti y de nuestro hijo.
El médico se aclaró la garganta.
—Sí, en fin, no ha pasado nada. Una buena comida y estará como nueva. Pero sugiero que permanezca tumbada durante el resto del día, para no arriesgarse.
—Yo me encargaré de eso —dijo Kevin.
_________ suspiró, resignada.
—¿Podemos irnos a casa?
—Sí, sí, claro.
Durante el viaje hasta el helipuerto, Kevin iba acariciando su brazo y murmurando palabras en griego que ___________ no entendía pero le resultaban consoladoras.
—Duerme un poco, pedhaki mou —le dijo, una vez en el helicóptero.
Cuando las aspas del helicóptero empezaron a dar vueltas, __________ cerró los ojos y apoyó la cabeza en su hombro, pero no podía dormir.
Cuando llegaron a la casa, Patrice tenía hecha la comida y el doctor Karounis estaba esperando para tomarle la tensión. Y sólo después de comprobar que todo estaba bien los dejaron solos.
—No puedes saltarte las comidas —la regañó Kevin.
—No pensaba saltarme ninguna. Es que no me di cuenta.
—Yo me encargaré de que no vuelva a pasar.
__________ levantó una ceja.
—Ah, ya veo que hemos vuelto a ser divertidos.
Kevin no se molestó en contestar, pero ella no pensaba dejar el tema.
—Antes, cuando estábamos en las ruinas, ¿por qué te has enfadado tanto?
—Por nada. Sólo estaba pensando en el trabajo.
___________ sabía que no era verdad, pero decidió no seguir preguntando. Y, cuando terminó de comer, Kevin la llevó en brazos al dormitorio a pesar de sus protestas.
La dejó sobre la cama y, metódicamente, le quitó la ropa, dejándola con el sujetador y la braguita.
—Quédate conmigo —sugirió ella—. Podríamos echarnos la siesta juntos.
Si la expresión de Kevin no fuese la de un hombre torturado se habría echado a reír. Pero, por fin, en silencio, se desnudó hasta quedar en calzoncillos.
—¿Quieres un pijama? No creo que estés cómoda durmiendo con el sujetador puesto.
—Sí, bueno… el camisón que he dejado en el cuarto de baño.
Kevin volvió con el camisón y él mismo la ayudó a quitarse el sujetador. Pero __________ notó que le temblaban un poco las manos.
—¿Mejor?
—Sí, mucho mejor —contestó ella.
Se tumbaron juntos en la cama, Kevin detrás de ella, y ___________ se movió un poco para encontrar una postura más cómoda. Al notar que rozaba su entrepierna con el trasero intentó apartarse…
—No te muevas —dijo Kevin con voz ronca.
En cuanto puso el brazo sobre su cintura, el sueño desapareció por completo. El acariciaba su pelo, murmurando palabras en griego, y __________ suspiró, contenta. Estaba sorprendida por lo feliz que se sentía y sabía que la emoción con la que estaba lidiando era el amor.
Lo amaba.
Eso la sorprendió pero, ahora que lo había reconocido, se daba cuenta de que no lo había sabido cuando salió del hospital. ¿No debería haber sentido algo al verlo?, se preguntó.
Kevin Jonas era un hombre complicado, desde luego. Complejo y reservado. Bueno, si había logrado tirar sus barreras una vez, estaba segura de que volvería a ser capaz de hacerlo.
De modo que cerró los ojos e intentó dormir, sintiendo el calor de Kevin a su espalda.










Volver arriba Ir abajo
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 21st 2011, 19:28

Aww Gracias por los Cap!
Siguela!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Noviembre 21st 2011, 20:02

¡Oh Señor!
Cuanto amo esta novela.
¡Debes seguirla prontoooooo1
Me encantaaaa.Siguela,eh.
Hahaha,Gracias por todos los capitulos.Tenia semanas sin leer.
O dias creo,No lo sé.
Cuidate,Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Pasada Traición.   Hoy a las 00:57

Volver arriba Ir abajo
 
Pasada Traición.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Pasada Traición.
» Kim Jeong Hoon en la revista china I-Weekly (Revista pasada)
» Las muertes mas absurdas y extrañas de la pasada decada
» ¿cómo fueron los examnes? A los k tuvieron k acerlos...
» El Dulce Sabor A venganza (Nick y tu) [TERMINADA]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DRAMATICAS-
Cambiar a: