Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
tefi1010
Forista!


Cantidad de envíos : 61
Edad : 21
Localización : Lima
Fecha de inscripción : 30/04/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 22nd 2011, 19:04

jajajajajaja siguela estubo genial tu cap
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 22nd 2011, 20:20

Capitulo 6

_________ se apartó de él al darse cuenta de lo que había hecho: trató de actuar como la mujer experta y madura que él esperaba, pero en vez de conseguirlo, Nick la hizo sentirse sucia y vulgar. No le pareció experimentada, ¡sólo hambrienta de sexo! ¿Cómo podrían proseguir después de eso?
Tu:—Lo siento —gimió con los ojos cerrados.
Su marido se aproximó a ella con impaciencia.
Nick:—¿Qué hacías? —demandó de nuevo.
Tu:—Dije que lo siento —repitió, ronca.
Nick:—¿Estabas tan hambrienta de un hombre que de veras pensaste que me deseabas?
Ella abrió los ojos al fin. Por supuesto que lo deseaba, más que eso... en aquel momento lo amó como nunca.
Tu:—Estamos casados...
Nick:—Así es, y la idea de tener una relación sexual con tu marido te resulta más atrayente que hacerlo con tus amantes, ¿verdad?
Tu:—Yo...
Nick:—Siempre creí que tomar un amante debía ser muy erótico —continuó Nick con dureza—. A menos que, por supuesto, estuvieses fingiendo que yo era otro —entrecerró los ojos.
Tu:—Claro que no —protestó, ruborizada—. Si hice mal todo esto, entonces lo lamento, pero...
Nick:—¿Hacerlo mal? —repitió su esposo con incredulidad, y tiró de las sábanas para descubrir su desnudez—. Estoy seguro de que todo novio desea que su mujer sea tan apasionada como tú lo fuiste, hace unos momentos.
______ quiso morir, ocultarse en algún sitio hasta que terminara esa humillante experiencia. Pero no era posible; tendría que salir de esa embarazosa situación como pudiera y ya sabía que, con ese hombre, el ataque era la mejor defensa.
Tu:—¿Qué esperabas, _____? —lo retó—. ¿Una virgen temerosa en la cama, esperando a que su marido la tomara en sacrificio?
Nick:—Eso habría sido demasiado pedir en estas circunstancias —se burló—. Sin embargo, un poco de renuencia de tu parte habría sido agradable. ¡Al menos habría dado la impresión de modestia! Pero ______ Danvers no es modesta como una dama, ¿verdad?
Tu:—Sólo porque todo lo que has conocido en tu vida ha sido... ¡Oh, Dios mío, Nick! No quería decir eso—murmuró al verlo palidecer de ira—. ¡Nunca! Nick...
Nick:—¡Aléjate de mí! —apartó de un golpe la mano que ella alargaba—. Con un poco de información, cualquier mujer aprovecha lo que sabe para atacar. Pero lo que hizo mi madre de su vida, no importa. ¡Interesa lo que he tomado por esposa! Olvida nuestro acuerdo de tratar de hacer que este matrimonio funcione,______ ; ¡ahora ya no podrías obligarme a tomarte!
Ella se arrodilló en el lecho cuando Nick se levantó para salir.
Tu:—¡Nunca volverás a tener la oportunidad! —gritó, furiosa; necesitaba dar salida a su dolor... antes de romper a llorar.
El se detuvo sólo lo suficiente para sacar ropa del armario, antes de volverse a mirarla con frialdad.
Nick:—No te engañes, _____—se burló—, podría tomarte cuando me diera la gana —al salir, la puerta se cerró con suavidad.
El tenía razón... ¡mucha razón! Ella jamás podría rechazarlo.
Lo había arruinado todo, hizo que Nick quedara asqueado con su deseosa participación en el acto amoroso. Dudaba mucho de que él intentara hacerle el amor de nuevo. Tenía los ojos irritados cuando bajó, la mañana siguiente. No sabía dónde pasó Nick la noche, y la doncella no supo informarle de su paradero cuando le llevó la bandeja del café, al despertar; pero la sirvienta no se mostró sorprendida al no encontrar a Nick en la cama, y el orgullo de _____ le impidió preguntar por él.
Al pasar junto al comedor, percibió el aroma del desayuno y decidió ignorarlo, pues no tenía apetito.
Si no se hubiese burlado de las otras mujeres en la vida de Nick, tal vez habrían podido resolver el problema, pero ya era tarde. De hecho, era posible que incluso Nick se hubiese mudado de casa; no había en el testamento una cláusula que los obligara a vivir juntos.
Xxx:—¿Quiere que le sirvan el desayuno aquí, señorita... señora Jonas? —preguntó el mayordomo.
____ se volvió a mirarlo desde su sitio, frente a una ventana del salón.
Tu:—No tengo apetito, gracias, Shilton —le ofreció una tenue sonrisa—. Si... el señor Jonas ya ha desayunado, puede retirarlo todo ——añadió, tensa, esperando una respuesta.
Shilton:—Me parece que el señor Jonas no tuvo tiempo de desayunar esta mañana—informó el hombre mayor—. Espero que no se demore demasiado.
¡Nick ni siquiera le evitó esa humillación! Se marchó de la casa tan pronto como pudo. ¿Cuánto tiempo pasaría antes que todo el mundo supiera que no pasó la noche en la cama, con ella, antes dé retornar a su vida de soltero?
Tu: —Eso espero también —repuso con tristeza—. ¿Puede pedir mi auto? Creo... que iré a dar un paseo.
No sabía adonde se dirigía, no lo había pensado; sólo reconocía que debía alejarse de la casa y los recuerdos que su alcoba evocaba. ¿Algún día olvidaría la humillación sufrida allí?
Permaneció sentada en el auto, frente a la casa nueva, durante un rato, tratando de decidir si debía entrar o no. Era grande, tenía cinco cuartos en el piso superior, pero no poseía las dimensiones de la antigua mansión de su padre. Después de lo ocurrido con el anillo de compromiso, no imaginó que Nick la ayudaría a elegir la casa, y visitó varias de ellas por todo Londres antes de elegir ésa, en las afueras de la ciudad. Era una hermosa construcción de estilo georgiano, con un apartamento sobre la cochera que sería ideal para Shilton y su mujer, Edna, quien era la cocinera; decidió que el resto de los sirvientes podrían presentarse a trabajar de manera alternada.
Instigado por su entusiasta descripción de la casa, Nick dijo que quería verla y, cuando lo hizo, no se mostró especialmente impresionado, pero tampoco la rechazó, así que se cerró el trato. No obstante, ahora ______ tenía la impresión de que había sido en vano, porque Nick tal vez no la habitaría con ella.
La alfombra del salón era de color gris, lo que le recordaba los ojos de su marido; aún faltaban los últimos detalles de la decoración, pero mientras admiraba la serena elegancia del edificio, ______ concluyó que ella y Nick habrían podido ser muy felices allí.
Una vez más, se preguntó por qué su padre les hizo eso; sabía que la odiaba, pero había llegado a amar a su madre. ¿Cómo pudo destruir la vida de la hija de Joyce como lo hizo? La respuesta era obvia... no era su hija.
¿Qué harían ella y Nick con la casa? Ya había elegido todos los muebles y adornos, pensando en la comodidad de su marido, y muchas de las cosas adquiridas la atormentarían cuando se mudara a vivir allí, una vez que abandonara la casa de su padre. No recibió noticias de Nick al regresar a la mansión, y cuando Shilton le preguntó si debían preparar una comida ligera, se dio cuenta de que no había probado bocado desde la fiesta de recepción, pero sólo pensar en eso le quitaba el apetito. Apenas tenía un día de casada, y su matrimonio ya estaba en ruinas.
La ropa de Nick seguía en el armario, y se preguntó si debía ponerla en la maleta, pero no podía enviarla más que a la oficina, y sabía que eso no le agradaría mucho a su marido. Sin duda, muy pronto él le avisaría lo que debía hacer al respecto.
Cuando Nick apareció por la noche, con la barba crecida, la ropa arrugada y aspecto fatigado, ____ se llevó la sorpresa de su vida.
Reacia a meterse en la cama que compartiera durante unos momentos con su marido, prefirió permanecer en el salón, y el libro que había comprado para distraerse seguía abierto en la primera página. Tardó varios segundos en darse cuenta de que Shilton no había abierto la puerta, pues ella lo despidió hacía más de una hora debido a que no lo necesitaría más esa noche; el descubrimiento de que Nick había regresado muy poco después de eso, la puso a temblar de nerviosismo. Se levantó cuando lo vio entrar en la habitación y sus ojos se agrandaron al analizar su apariencia.
Su marido pasó junto a ella para detenerse frente al gabinete de las bebidas, y vació una copa de brandy antes de reconocer su presencia.
Nick:—No me digas que mi linda esposa me esperaba despierta —se burló y se sirvió más brandy—. ¡Qué maravilla!
Ella ya estaba acostumbrada a sus insultos, pero al notar que llevaba puesta la ropa que sacara la noche anterior del armario, no pudo más que contemplarlo. ¿Estaría tan alterado como ella por lo ocurrido la noche anterior?
Nick: —¡No esperaba encontrarte tan silenciosa! —la provocó. Un intenso rubor tino la cara de la joven.
Tu:—No sé qué decir—y era cierto. No quería irritarlo más con sus preguntas.
Nick:—Podrías empezar con: "¿Todo ha terminado?". ¿Estamos?...
Tu:—¿Ha terminado? —lo interrumpió.
Nick:—Es obvio, de lo contrario no estaría aquí —se burló él.
Tu:—Pero...
Nick:—¿Podrías dejar el interrogatorio para mañana, ______? —demandó, tenso—. Estoy exhausto.
Eso la dejó más confundida que antes. Si su matrimonio había terminado, ¿qué hacía él allí? Era evidente que pretendía quedarse, porque sé desabotonaba la camisa al salir del salón. _____ casi tuvo qué correr para alcanzarlo cuando él se dirigía hacia el dormitorio.
Tu:—______ ¿qué?...
Nick:—¿Hay algo de comer en la cocina? —demandó, despojándose de la camisa—. ¿O no sabes cocinar? .Ella se detuvo en el centro de la habitación.
Tu:—Con gusto te prepararé algo —repuso con calma—, si sólo me dices qué sucede.
Indiferente a su presencia, Nick se quitó los pantalones y los diminutos calzoncillos.
Nick:—No había bomba aquí, en Londres, ni en Manchester, y tampoco en los aviones. Lo sé porque estaba con la policía cuando los registraron —añadió con tensión—. Si no te importa, necesito bañarme.
______ lo miró incrédula.
Tu:—¿Quieres decir que pensaron que había una bomba en uno de los edificios? —se aferró a su brazo. El entrecerró los ojos.
Nick:—No me digas que no lo sabías...
Tu:—Te aseguro que no —gimió, muy pálida—. ¿Cómo podía saberlo?
Nick:—¿No has visto la televisión o escuchado la radio?
Tu:—No, no he... tenido deseos de hacer algo desde... desde que te fuiste —confesó con renuencia—. Y todos los sirvientes han tratado de evitarme durante el día; pensé que me compadecían porque mi marido de un día se había marchado para siempre. Nick, ¿qué ocurrió?
Nick:—Recibimos una llamada anónima que decía que había una bomba en las propiedades de Air International. No dieron más detalles, sólo eso.
Tu:—No lo sabía. ¿Dices que no había tal bomba?
Nick:—¿No puedes esperar un poco más, _____? —replicó impaciente—. He tenido un día terrible y estoy cansado y hambriento.
Quería hacerle muchas preguntas, pero sabía que Nick necesitaba tomar un baño y comer algo antes de responder.
Tu: —Dame quince minutos y tendré tu cena lista en la cocina.
Pero durante ese tiempo, parte de su ansiedad se tornó en ira, y cuando la comida estuvo lista, se encontraba furiosa. Ella era socia de Air International, ¡debieron informarle de la situación como lo hicieron con Nick! Pero en vez de eso, él la trataba como a una tonta que estaba interesada en cosas que no le concernían.
La serenidad de su expresión nada revelaba cuando comenzó a servir la cena de su esposo, pero la comida en su plato permaneció intacta. Por un error, creyó que el regreso de Nick le devolvería el apetito.
Nick:—Te debo una disculpa —dijo éste cuando terminó de comer.
Tu:—¿Sí? —repuso ella con indiferencia. ¡Le debía mucho más que eso!
Nick:—Sabes cocinar —explicó—. Este filete está delicioso.
Tu:—Me alegro de que te guste —contestó con fingida dulzura—. Y dime, ¿mi tío estaba enterado del asunto?
Nick:—Por supuesto —repuso Nick con impaciencia—. Hablé con él tan pronto como la policía se puso en contacto conmigo. No has comido —agregó al darse cuenta de que su plato seguía intacto.
Tu: —He decidido que no estoy hambrienta —contestó _____ con frialdad—. ¿Y los ejecutivos importantes de la compañía... también estaban enterados?
Nick:—Fueron notificados en caso de que encontrásemos algo. Por cierto, tuvimos problemas para localizar a tu amigo —añadió con malicia—. Pero al fin recordé lo compasiva que es Penny, y el hecho de que Wingate estaba borracho cuando se marchó anoche. Se quedó dormido en él sofá de su secretaria, donde ella podía vigilarlo —se burló Nick—. ¿Te importa si?... —indicó su plato intacto—. Como dices que no tienes hambre...
Tu:—No, adelante —respondió con impaciencia y añadió—: Y no me interesa si Phillip dormía encima de Penny, para tu mayor información.
Nick:—Vamos, vamos —se burló Nick—. No creo que él fuera capaz de hacer eso con alguna mujer, en el estado en que se encontraba anoche bueno... tal vez pueda dudarlo, en el caso de una chica en particular —sonrió con desdén.
Tu:—Pudo haberse acostado con una docena de mujeres, y no me habría importado.
Nick:—Pero tal vez a ellas sí –añadio Nick rió, irónico—. ¿Tenemos vino para acompañar esto?
Los movimientos de _____ eran rápidos y violentos al descorchar una botella y servir el vino tinto en una copa.
Nick lo sorbió con deleite, y sus ojos se burlaron de ella sobre el borde del cristal.
Nick:—¿Es algo más de lo que aprendiste en tu elegante escuela para señoritas de sociedad? ¿Sólo en caso de que el hombre estuviese incapacitado y ustedes necesitaran un trago con desesperación?
Ella apretó los labios.
Tu:—Más o menos —replicó—. ¿Cuándo recibiste la llamada sobre la bomba, Nick? —insistió, volviendo al tema que la preocupaba.
Nick:—Estaba en el salón, revisando unos papeles... ¿Recuerdas que había demasiado calor anoche, en la cama? —se burló con crueldad.
Ella se ruborizó.
Tu::—Sin embargo, el clima se enfrió sin dificultad en poco tiempo —le espetó, irónica.
Nick:—¡ Ah, sí! Eran como las dos de la mañana cuando recibí la llamada. Al parecer, la policía consideró que era una broma, pero tenían que registrar las instalaciones y los aparatos, de cualquier manera. ¡Estaba más que dispuesto a ir con ellos!
Tu:—¿Así que recibiste la llamada aquí?
Nick:—Te he dicho...
Tu: —Ese es el problema, Nick. ¡No me lo dijiste!
Nick:—Estabas dormida...
Tu: —¡No es verdad! ¿Cómo podía dormir cuando mi marido me había abandonado de esa manera?
Nick:—Escucha...
Tu: —¡No, escucha tú, Nick! —estalló ____ , furiosa—, Hablaste con mi tío, con los principales ejecutivos de la compañía, con la prensa y el personal, pero no pensaste en decírmelo a mí, ¡tu socia!—respiraba con agitación. ¡Tenía el derecho de saber qué sucedía!
Nick:—No había algo que pudieras hacer...
Tu:—¡Tenía el derecho de estar enterada!
Nick:—¿Por qué? —demandó él con terrible frialdad—. ¿Porque tu nombre aparece en un pedazo de papel que dice que eres dueña de la mitad de mi compañía de aviación? —estalló con rabia—. Se necesita mucho más que eso para que te conviertas en mi soda.
Tu:—Era la aerolínea de mi padre...
Nick:—Es mía—insistió Nick—. Trabajé en ella veinticuatro horas del día, siete días de la semana, para lograr que recuperase su puesto en el mercado, y ninguna chiquilla malcriada, con su nombre en un papel, va a decirme que es de su propiedad.
La furia de ____- era tan intensa como la de él.
Tu: —¡Soy tu socia, maldición! ¡Y vas a tratarme como a tal, te guste o no!
Nick:—¿Eso haré?
Nick se quedó inmóvil de pronto; depositó el cuchillo y el tenedor en el plato casi vacío, con mucho cuidado.
Tu::—¿Me amenazas?
La joven no trató de controlar el temblor de ira que la sacudía.
Nick: —Si es necesario, sí—replicó con altivez.
El arqueó las cejas al estudiarla con detenimiento, vestida con pantalones negros de pana, y una holgada blusa blanca; sin duda también notó el temblor de sus manos.
Nick:—¿Sabes una cosa? —dijo de pronto—. Me parece que tu reacción no se debe a lo ocurrido hoy.
Tu:—Por supuesto que...
Nick:—No —la interrumpió—. Durante los últimos seis meses, te has conformado con permitir que yo resuelva todos los problemas que hemos tenido en la compañía.
Tu:—Esto no era cualquier problema...
Nick:—¿Sabes cuál es tu problema, en mi opinión? —la retó con suavidad.
Tu:—Estoy segura de que me lo dirás —replicó ____, indignada—. Eres... ¿Nick qué haces? —gimió cuando una mano asió su brazo.
Nick:—Tu problema es que estás furiosa conmigo por lo de anoche —se levantó y cruzó la cocina, arrastrándola tras de sí.
La ira de la joven se disipó, desplazada por el temor.
Tu:—¿Nick, qué haces? —demandó de nuevo.
Nick:—Creí que era evidente —contestó él con ironía.
Tu:—¡Basta ya! —ordenó, angustiada, cuando su marido la obligó a entrar en la alcoba y cerró la puerta con firmeza.
Nick: —Oh, no, mi querida arpía —comenzó a desabotonarle la blusa con habilidad—. Voy a terminar lo que empezamos anoche... ¡Y tal vez entonces dejarás de fastidiarme
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 22nd 2011, 20:31

OMG!!!!!!!!!!!
QUE?!
NONONONON!
NO PUEDES DEJARLA ALLI!!
PORFA SIGUELA!!
aggh nick ¬¬
Volver arriba Ir abajo
AnonimoJonasLove
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 736
Edad : 20
Localización : Colombia
Fecha de inscripción : 26/03/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 22nd 2011, 20:35

GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP
sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo

WTF!!!!!!!!

GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP
sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo

Como La Dejas Hay

GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP
sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo

Siguelaaaaaa

GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP
sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo

Lo Mas Pronto Pocible

GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP
sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo

Si Puedes Yayaya!!

GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP
sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo

mucho mejorrr
GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP
sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo GP sarcasmo

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAA

O

MORIREEEEEEEEEEEE

ESTAAAAAAAA

GENIALLLLL
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 22nd 2011, 21:20

Capitulo 7

______ tembló ante la inconfundible expresión de su rostro.

Nick: —La frustración puede ser terrible, ¿verdad? —se burló Nick cuando la despojó de la blusa y comenzó a tirar de la ropa interior.
Eso no podía ser real; ¡él no podía hacerle el amor ahora! Pero al ver la frialdad de sus ojos, se dio cuenta de que no tenía intenciones de "hacerle el amor", sólo pretendía saciar una necesidad física en ella.
Tu:—¡Nicholas, detente! —gimió, tratando de apartar su manos.
Nick:—He cambiado de opinión con respecto a lo de anoche. Después del día que he tenido hoy, un par de horas entre tus brazos es justo lo que necesito.
Tu:—Nick, no estoy dispuesta,..
Nick:—Claro que lo estás —la contradijo sin interés, al tiempo que deslizaba el sostén por sus brazos, posando la mirada en los senos desnudos.
Tu:— Nick, yo... ¡Oh! —contuvo el aliento cuando un dedo rozó los tensos pezones—— Nick, por favor... —se interrumpió y, de manera involuntaria, sus manos subieron y los dedos se enredaron entre su cabello para tirar de él al tiempo que arqueaba la espalda, invitante.
Al fin, su marido levantó la cabeza y un pezón brilló por la humedad de su saliva.
Nick:—¿Decías? —la provocó, ronco.
La interrupción del abrasador contacto de su boca en el seno, le dio la fuerza necesaria para confesar la verdad que tuvo miedo de revelar la noche anterior.
Tu:—______, por favor, no me lastimes —suplico—. Soy virgen...
Nick: —No mientas, ____ —se burló con crueldad—. Juega a la inocente si quieres, pero no mientas.
Tu:—Es la verdad.
Nick: —Claro, por supuesto —repuso irónico al quitarle el resto de la ropa—. Es un papel que me gustaría más que tu comportamiento de violadora —parecía tenso—. Esta noche haremos las cosas bien —prometió.
Su violencia apenas era contenida por la forzada gentileza del "juego", pero en esas circunstancias, ______ sabía que no podía pedirle ternura. Debido al engaño y al dolor que eso le causó, comprendía que no podía seguir mintiéndole; para ella fue suficiente haberle dicho la verdad al fin, pero si no quería creerle, eso era problema de Nick.
El cuerpo desnudo de su marido era magnífico; su pecho aplastó la sensible piel de los senos, al tiempo que su boca reclamaba la de ella. La presión de sus labios cedió un poco cuando ______ gimió de dolor.
Las manos masculinas descendieron a las caderas y la apretaron contra él; Nick gimió de placer ante ese contacto y su lengua humedeció la parte interior de los labios de _______ , en una erótica insinuación.
Las uñas femeninas se hundieron en la poderosa espalda cuando una cálida sensación la asaltó; percibió la humedad de su entrepierna y de inmediato, el deseo creció en ella.
Si esa espontánea reacción la convertía en una cualquiera, entonces lo sería, porque la necesidad que tenía de él la dejaba debilitada.
Nick: —Tan dulce...Tan dulce, maldición —gruñó Nick—. Sabes a miel, y siempre he sido un adicto a la miel —dijo, ronco, antes de asaltarla de nuevo en busca del dulce néctar.
Cuando el placer se volvió casi insoportable, ____ deseó tocarlo a su vez, para conocer los contornos de su cuerpo; sin embargo, el temor al rechazo, y el recuerdo de su desprecio, la contuvieron; su cuerpo ardía y estaba a punto de ser consumido por las llamas.
Nick se movía contra ella, impaciente, su aterciopelada presión se hundía entre las curvas de ella.
Tu: —¡No puedo aguantar más! —gimió ____ al fin—. Nick, ¡déjame tocarte!
El levantó la cabeza y la miró, ceñudo al notar el febril destello de su mirada.
Tu:—Necesito tocarte —sollozó, indefensa.
Nick:—Por Dios, mujer, no tenías que... —sacudió la cabeza, incrédulo—. No hablé de que nunca me tocaras —gruño al darse cuenta de que el rechazo de la noche anterior era el motivo de su renuencia—. Toma —asió su mano y la guió hacia sí, y aspiró profundo cuando la suave caricia de la palma envolvió su masculinidad—. ¡No te detengas! —suplicó y cayó de espaldas en la cama, llevándola consigo; luego atrapó un pezón entre los dientes cuando ella se inclinó sobre su cuerpo.
_____ era inexperta, inocente; sin embargo, sabía cómo hacer que Nick enloqueciera. Vaciló sólo cuando él se retorció de placer bajo su contacto.
El abrió mucho los ojos.
Tu:—¡Por Dios, no te detengas! —gimió con angustia.
Sus besos eran salvajes, sus caricias violentas, pero a través del brumoso manto de la sensualidad, ____ fue consciente de su propia tensión cuando Nick palpó la humedad entre sus muslos. Mas recibiría con agrado el dolor inevitable si eso implicaba que tendría el placer de pertenecerle por completo, segura de que una vez que hubiese roto esa barrera con él, conocerían al fin las cumbres del éxtasis, juntos.
El exigía entrada por una puerta que jamás había sido abierta; sus caderas se movían con suma energía mientras sus manos, bajo las caderas femeninas, tiraban de ella hacia su cuerpo. Un desgarrador dolor le hizo saber que al fin Nick la había hecho suya.
El se detuvo un momento, con la respiración agitada.
Nick:—¿Estás bien?
Tu:—Sí —aseguró la joven de inmediato.
El trazó un sendero de besos candentes desde su mejilla hasta el cuello, y descendió así hasta un rosado y tenso pezón que suplicaba la atención de sus labios y lengua.
Nick:—Ofréceme tu carne —suplicó, ronco.
Ella tomó un seno entre sus manos y lo apretó para ofrecérselo, suspirando con satisfacción cuando él lo reclamó hambriento. La erótica tortura de los dientes y la lengua de Nick, tocando de manera rítmica la punta candente de su piel, la hizo olvidar el intenso dolor que la invadió a la vez que el comenzó a moverse, despacio, en su interior. Cuando por fin su marido soltó el seno para reclamar su boca, el dolor entre los muslos se había tornado en una cálida sensación que amenazaba con consumirla.
Tu: —Nick... ¡Oh,Nick! —se aferró a sus hombros al arquearse contra él, dominada por la pasión; sus cuerpos estaban ardientes y húmedos, duros y suaves, deseosos de la culminación. Y luego, la necesidad fue saciada, y _____ sintió que su esposo se ponía tenso en su interior al mismo tiempo que una lluvia de fuego y chispas pareció envolverla en un capullo de profundo placer, que la dejó debilitada y sin aliento, aun cuando se daba cuenta de que él alcanzaba su cálida y palpitante liberación. Estaba agotada, pero tan llena de vida que no podía dejar de percibir sensaciones en diversas partes de su cuerpo.
Tu:—¿Podemos hacerlo otra vez? —preguntó, extasiada.
Nick:—¿No te?...
Tu:—Oh, sí —el rubor tino sus mejillas—. ¡Por eso quiero hacerlo de nuevo!
El pecho de Nick se movió con suavidad sobre ella al reír con voz muy baja
Nick:—¿Cuándo te gustaría hacerlo de nuevo?
Tu:—Ahora —contestó sin inhibiciones, segura de haber descubierto el paraíso
Nick:—. ¿Crees que?... ¡Oh!
Tu:—Sí, creo que sí —murmuró su marido cuando comenzó a crecer en su interior. De pronto se puso muy serio
Nick:—. ¿Estás segura de que te encuentras lista para esto? —estudió su rostro ruborizado—. ¡No! —exclamó al ver que la incertidumbre deformaba sus hermosas facciones—. Nunca volveré a burlarme de ti en la cama —juró—. Quise decir que... si no estás muy lastimada.
La malicia iluminó los ojos de ______ quien se movió con provocación bajó él.
Tu: —No, creo que no. El sonrió.
Nick: —Yo tampoco. Por Dios, ____, haz eso de nuevo —invitó cuando ella movió las caderas hacia arriba—. ¡Ahora!
¡Otra vez! ¡Ah, Dios, una vez más! —el musculoso cuerpo se contrajo de manera convulsiva debido al placer que ella le ofrecía.
La segunda ocasión fue aún más apasionada que la primera, el gozo que obtenían uno del otro fue extasiante, y cuando ____ comenzó a quedarse dormida entre los brazos de Nick, estuvo convencida de que había llegado al paraíso..
Pero, si sólo existía amor, de su parte, ¿cuánto tiempo permanecería allí?
Volver arriba Ir abajo
AnonimoJonasLove
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 736
Edad : 20
Localización : Colombia
Fecha de inscripción : 26/03/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 22nd 2011, 21:31

GOD GOD GODD

GIRL

TIENES QUE

SEGUIRLA ESTA DE LO MEJOR

ME ENCANTOOO

SALUDESSS

HASTA MAÑANA

ESTA GENIAL LA NOVE

SIGUELA Wink
Volver arriba Ir abajo
karla anchondo
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 176
Edad : 22
Localización : felizmente casada con joseph!! :)
Fecha de inscripción : 13/08/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 22nd 2011, 22:08

hola esta genial tu nove encerio siguelaa, mee encantoo!!
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 10:16

Capitulo 8


Dos día de paz y armonía, tres noches de inenarrable placer sensual. ¡Y ahora eso! _____ creyó qué al fin Nick comenzaba a sentir algo por ella, pero ese día comprobó su error. El no pudo imaginar una tortura peor que ésa.
Lionel::—¿Te sientes a gusto?
Ella controló las lágrimas de desilusión y se volvió a mirar la cálida expresión de su tío.
Tu:—Muy bien, gracias.
Lionel sonrió y avanzó en la habitación.
Lionel:—Pronto te acostumbrarás a la rutina de este lugar.
¡Eso jamás sucedería! No estaba preparada para trabajar en Air International; en ocasiones no tenía idea de lo que la gente decía, a pesar de haber .crecido conociendo el manejo de la empresa.
Nick insistió en que saliera de la casa con él esa mañana, e imaginando que tenía una sorpresa en mente, accedió con emoción. Mas nada la preparó para la noticia que él le dio en el trayecto tenia ordenada una oficina y una secretaria para ella en el edificio de Air International. ¿Qué sabía ______ de la dirección de una compañía de aviación?
Entendía por qué le hizo eso, por supuesto... porque comenzaba a parecerse mucho a la esposa que no quería tener.
Y Nick eligió la manera ideal de demostrarle que era incapaz de compartir su vida con él. Pasaron las dos noches anteriores en casa, con sorprendente tranquilidad, y las noches fueron de ensueño; toda vergüenza desapareció al buscar nuevos placeres juntos. La única indicación de que su marido se preocupaba por su inocencia, fue le primera vez que hicieron el amor; después, no volvió a mencionar el tema, aunque siguió tratándola con ternura y consideración en la cama. ¡Y ahora eso!
Si no la enfureciera tanto ese esfuerzo para humillarla, habría llorado, pero su rabia se lo impedía. Si Nick pensaba burlarse de ella, no le daría la satisfacción de saber que la había lastimado.
_______ se levantó y tomó su bolso de mano.
Tu: —No tengo intenciones de permanecer aquí, tío Lionel. —informó con frialdad—. Así que, quien haya desalojado esta oficina para que Nick me instalara en ella, puede regresar a ocupar su sitio cuando quiera.
Lionel: —¿_____? Se volvió hacia la puerta, y su expresión se suavizó al ver la sorpresa reflejada en el rostro de su tío.
Tu:—Si Nick pregunta adonde he ido, puedes decirle que tuve que encargarme de recibir los muebles hoy.
Lionel:—Pero...
Tu:—Estoy segura de que comprenderá.
Lionel:—Yo lo dudo —repuso él incierto.
Tu: —Estaba molestándolo mucho, tío Lionel —____ suspiró—. Esta es la forma como Nick ha decidido ponerme en mi lugar. El cruzó la habitación para colocarse a su lado.
Lionel:—Creí que el matrimonio estaba funcionando.
Tu:—Así era —aceptó ella—, por eso me ha hecho esto. Nick no tiene que preocuparse de nada, no olvidaré la lección —¿cómo hacerlo cuando, a pesar de estar dispuesto a compartir el placer físico con ella, se negaba a dejarla ser su compañera de toda la vida?
Lionel:—Cariño, almorzaremos para que podamos hablar...
Tu:—Sólo son las diez y media—le recordó con ironía—. Además, me encuentro bien —aseguró—. Hace tiempo que aprendí a soportar la indiferencia y la crueldad de Nick —añadió con acritud.
Lionel::—Estoy seguro de que interpretaste mal las intenciones de tu marido —insistió su tío—. El me aseguró que, cuando sacó a Phillip de aquí, se...
Tu:—¡Ahora confirmo que es un asquerosa broma de Nick!
¿En dónde instaló a Phillip?
Lionel::—Está con Bob Hayes —confesó su tío con renuencia—. Pero nos aseguró a todos que eso era sólo temporal.
Tu:—Por supuesto qué sí... ¡sabía que, muy pronto, la oficina de Phillip volvería a quedar vacía! Creo que se ha pasado de la raya conmigo.
Lionel:—¿Qué quieres decir? —preguntó Lionel, inquieto.
Tu:—Papá no apreciaba que las mujeres tuviesen una profesión, y si yo no he tratado de utilizar mi capacidad para eso, no significa que no pueda labrarme una carrera. Tal vez busque un empleo, parece que eso es lo que Nick quiere.
Quizá inicie mi propia compañía; ahora ya tengo el dinero para hacerlo.—Lionel: Cariño, habla antes con Nick
Tu:—¡No necesito su permiso! —estalló—. El me considera un ornamento inútil, pero le demostraré lo contrario.
Lionel:—Por supuesto que no necesitas su permiso —la tranquilizó Lionel—. No sugería eso, pero me parece que has interpretado mal las intenciones de Nick al traerte aquí...
Tu:—¿Cómo es posible que interprete mal sus intenciones, cuando son tan evidentes? Traté de convencerme de que estaba en un error tan pronto como él me dijo lo que había hecho, pero él sólo me dejó aquí y desapareció —frunció el ceño—. Sabía que yo no tenía idea de los detalles de la dirección de una empresa, mas esperaba que me atreviera a intentarlo para demostrar, con mis errores, que sólo soy un estorbo.
Lionel: —Te equivocas...
Tu:—Ya me había dicho lo que pensaba de mi "sociedad" en esta compañía —le recordó con acritud—. No debí olvidar eso, y no lo haré de nuevo.
Lionel:—Es un hombre duro, pero no tanto como supones, te lo aseguro.
Tu:—Puedo comprender tú lealtad a él... pero Nick sólo utiliza a la gente, tío Lionel; y cuando ya no le es útil, ¡la desecha!
Lionel:—Considero que exageras un poco, cariño, porque en este momento estás enfadada con él.
Tu:—La ira ya pasó —y era cierto. Ahora sólo experimentaba un extraño vacío. La relación frágil y delicada que había nacido entre ellos, fue destrozada por su marido. Lo único que ella podía pensar, era en el terrible derroche de tiempo y emociones—. No dejes que te lastime también, tío Lionel —puso una mano en su brazo.
Lionel:—¿Qué significa eso? —preguntó, intrigado.
Tu:—El pretende que la compañía sea sólo suya, y no le gusta que la gente se interponga en su camino.
Lionel:—Yo no lo haré, amor —su tío acarició su mano—. Me retiraré muy pronto.
Tu:—Todavía eres joven... El movió la cabeza.
Lionel: —Sólo he seguido aquí para permitir que Nick recuperara el control de la empresa después de la muerte de Max. Ya tengo cincuenta y cinco años, y suficiente dinero para no preocuparme más por eso. Y claro, me gustaría pasar más tiempo c«n mi mujer —añadió, irónico.
____ tenía el presentimiento de que era muy tarde para eso, pues Stella había tenido varios amantes con el paso de los años. Más, tal vez su tío pudiera impedir eso cuando se quedara en casa.
Ver que Stella dejaba a Phillip frente al edificio, confirmó que el retiro de Lionel no serviría para fortalecer su matrimonio. ¿Sería posible que ellos dos?... ¿Por qué no? Stella mostró muchas atenciones a Phillip en varias ocasiones, y ¿qué importaba que fuese varios años menor que ella? .
Phil: —¿Te marchas tan pronto? —se burló el joven ejecutivo cuando se encontraron en la acera.
Tu: —¿Apenas llegas? —repuso ____ con el mismo sarcasmo.
Phil:—Sucede que sí —replicó provocativo—. Tuve una cita muy temprano, esta mañana.
____ se ruborizó y deseó poder reprenderlo por su cinismo, sin embargo, acababa de perder el derecho que tenía para llamar la atención a los empleados de su compañía.
Tu:—Tu oficina está libre para que vuelvas a ocuparla cuando quieras.
Phil:—¡Cielosl —Phillip lanzó una carcajada—. No duraste mucho, ¿verdad?
Tu:—No vine a "durar", sólo decidí que la generosa oferta de mi marido, para hacerme su socia en el negocio, no me agradó.
Algo de la resentida ira de él pareció disiparse.
Phil: —¿De veras eres feliz con Jonas,______?
Tu:—Lo suficiente —replicó—. ¿Consideras adecuado entrevisitarte con Stella?
El se puso rígido.
Phil:—Mi vida privada ya no es asunto tuyo... ¿o sí?
Tu:—No, pero no quiero ver lastimado a mi tío.
Phil:—¿Me amenazas?.
Tu:—Claro que no, sólo afirmo un hecho. Sabes que tío Lionel ama mucho a su mujer.
El encogió los hombros.
Phil:—No pueden hacerme responsable de la infidelidad de Stella.
Tu:—¡No tenías por qué aceptar su ofrecimiento! —estalló ella.
Phil:—Stella jamás ha ocultado el hecho de que le resulto atractivo, y ahora que ya no estás en mi vida...
Tu:—No me culpes de tus debilidades, Phillip —replicó—. Al menos, acepta la responsabilidad de lo que has hecho.
Phil:—Lo único que hice fue aceptar a una mujer hermosa en mi cama...
Tu:—¡Una mujer hermosa y casada!
Phil:—Una persona permanece casada el tiempo que decide hacerlo. Tal vez debas recordar ese consejo, ______.
Ella palideció. ¡La humillación de Nick de esa mañana, era ya una noticia del dominio público!
Tu:—Mi matrimonio no es asunto tuyo.
Phil:—¡Y creo que tampoco tuyo! —repuso él, irónico.
Furiosa e indignada, pasó junto a él y detuvo a un taxi que pasaba; las piernas le temblaban tanto que agradeció la oportunidad de sentarse y dio al chofer la dirección de la nueva casa.
La organización de los muebles del dormitorio la mantuvo ocupada hasta la hora del almuerzo, cuando los hombres le dijeron que volverían en un rato para instalar los muebles de la alcoba principal.
Sería una hermosa casa, pensó mientras recorría las habitaciones, sin el menor interés en la comida.
Un ruido en el piso inferior la hizo volverse hacia la puerta.
Nick: —¿Olvidó?... —su sonrisa murió y su expresión se endureció al ver a Nick parado en la puerta. Esperabas a alguien? —la provocó con frialdad.
Tu:—Sólo a los hombres que traerán los muebles —respondió—. Como puedes ver, todavía no han amueblado esta habitación —la alfombra azul oscuro de la alcoba principal, hacía que los ojos de Nick parecieran igual de sombríos.
Nick:—¿No pensaste que era Wingate?
Tu: —Dudo mucho que sepa cómo llegar a esta casa; y jamás pensaría en reunirse conmigo —replicó, seca.
Nick:—Te vi hablando con él esta mañana —la acusó. ____ no pudo contener el rubor que cubrió su rostro, aunque Stella y Phillip eran los culpables en ese caso.
Tu:—Hablé con él, sí —levantó la cabeza con desafío—. No sabía que eso fuera un crimen.
Nick: —No lo es —Nick caminó por la habitación con engañosa serenidad—. ¿Qué haces aquí?
Tu:—Es obvio.
Nick:—Dudo mucho que tu presencia aquí, hoy, fuese de capital importancia para los hombres de la mudanza.
Tu:—Envié a casa a la doncella que vino a supervisarlos.
Nick:—¿Por qué?
____ encogió los hombros, consciente de que se enfrentaban como enemigos dispuestos a atacar.
Tu:—Yo elegí los muebles, y quería asegurarme de que los pusieran en el sitio indicado—la mayoría del mobiliario de la casa de su padre fue vendida, porque llevarlos allí habría implicado llenar la nueva casa con tristes recuerdos.
Nick:—¿No tenías un compromiso más importante esta mañana?
Ella no se dejó intimidar por la amenaza velada en su voz.
Tu:—No era importante —contestó con indiferencia.
Nick: —¿No? —rugió Nick
Tu:—No recuerdo algo más importante que esto.
La tensión era palpable en el ambiente, pero _____ estaba decidida a no ceder. Nick estaba furioso porque su plan para humillarla había fracasado.
De pronto, algo pareció romperse dentro de él y sus manos asieron los brazos femeninos con terrible fuerza.
Nick: —¿Qué diablos significa que me hayas plantado como lo hiciste?
Ella encontró su mirada sin temor.
Tu:—¿Decepcionado porque escapé de tus garras?
Nick:—Te di la oportunidad de participar como socia de AI, y tú...
Tu:—¡Me diste la oportunidad de parecer una tonta! —se apartó de él—. Lamento no haber esperado un poco más para darte esa satisfacción —añadió con tremendo sarcasmo.
El entornó los ojos.
Nick:—No te diste tiempo... no nos diste tiempo para ajustarnos...
Tu:—¡Y no lo haré para proporcionarte diversión, o para entretener a los demás!
Nick: —No sé de qué hablas —Nick movió la cabeza, con impaciencia.
Tu: —¿No? —se burló _____—. Tal vez me hayas dejado aturdida por tu magnífica técnica amatoria, estos últimos días, pero ¡no soy idiota!
Nick:—No lo eres, por eso es que...
Tu:—¿Por eso decidiste humillarme al hacer que me diera cuenta de que jamás podré tener algo que no sea un interés financiero en la empresa? Bien, no te preocupes más, Nick. No tengo más interés que ése en la empresa, y siempre que te asegures de que mi parte de las acciones me rindan buenos ganancias en el banco, no me acercaré a fu compañía de aviación.
Nick:—¿Te conformas entonces con nuestra relación física? —la retó.
_____ pensó que ésa tal vez fuera una buena base para su relación, pero no podía hacer el amor con un hombre que la despreciaba de esa manera.
Tu:—Ya ni eso me interesa...
Nick:—Pues a mí, sí.
Tu: —¿Qué sucede,Nick?—lo retó—. ¿No te has aburrido aún?
Nick:—Falta mucho para eso —aseguró—. Y para demostrarlo...
¿Por qué no podía matar al amor?, se preguntó con angustia cuando Nick la tendió en la alfombra para besarla con una pasión y sensualidad que destruyeron todas sus defensas en pocos segundos.
Al principio, _____ movió la cabeza para evitar que la besara, pero Nick sujetó su barbilla y atacó con hambre sus labios.
La despojó de la ropa con impaciencia, y la joven gimió cuando la candente boca de su marido se apoderó de un palpitante pezón. Juntos habían descubierto que los senos eran la parte más sensible del cuerpo de ____, y Nick no dejó de atormentarlos hasta que ella quedó debilitada y aferrada a sus hombros, gimiendo de placer cuando la poseyó con violencia, recibiendo con una demanda propia el movimiento de su cuerpo desnudo.
Cuando se encontraban así, no había cabida en su mente o cuerpo para otras cosas, excepto su esposo y la magia que creaba en sus sentidos. Ni siquiera la ferocidad de la expresión del hombre pudo privarla del deleite que encontraba entre sus brazos, y juntos alcanzaron la elevada cima del éxtasis antes de que Nick cayera, relajado, sobre ella.
Pero el momento de debilidad pasó de prisa, y lo vio arrugar el ceño cuando se apartó.
Nick: —Esto es mío —dijo con rabia, apretándole un seno—. ¡Y si dejas de ser mi esposa antes que esté listo para aceptar eso, me divorciaré de ti!—se puso de pie y comenzó a vestirse.
_____ lo contempló, su cabello era como una aureola negra que contrastaba contra la alfombra azul; tenía el rostro enrojecido y los labios inflamados.
Tu: —Así perderías tu preciada compañía —le recordó ______ con dureza.
Nick: —Tal vez yo sea un accionista mayoritario —replicó él indiferente—, pero tú lo perderías todo. ¿Vale la pena que me niegues lo que de veras deseas y que encima pierdas lo demás?
Tu:—¿Por qué te arriesgarías tú? —preguntó, ronca.
Nick: —Pagué un precio muy elevado para usar tu cuerpo —ya estaba vestido y su apariencia era impecable, como si no hubiese ocurrido ese momento de incontenible pasión—. ¡Y nunca pago por algo que no voy a usar hasta que me venga en gana!
Tu: —Los dos pagamos el mismo precio, Nick —dijo, herida por esa humillación—. Aunque yo entregué más.
Nick: —¿De qué manera? —demandó, tenso.
Tu: —Tal vez no quieras aceptarlo, Nick, pero ambos sabemos que no he tenido más amante que tú, que tus acusaciones sobre Phillip siempre han sido infundadas.
Nick:—Quizá eso cambie ahora —replicó.
Tu:—Es posible —lo provocó.
Nick se arrodilló junto a ella, y tiró de su cabello.
Nick:—No te lo aconsejo —amenazó.
Tu:—Me parece que no te pedí consejo —replicó, temeraria.
Nick: —No lo hagas, ____ —advirtió su marido con ominosa suavidad—. Podrías lamentarlo después. Ella sonrió con desprecio.
Tu:—Por lo que varias amigas me han dicho de Phillip, me parece que no lo lamentaría.
La mano de Nick tiró de nuevo de su cabello, antes de soltarlo como si lo hubiese quemado.
Nick: —Fueron las mismas amigas que te aconsejaron que no te casaras conmigo, sin duda —concluyó su esposo, con dureza.
_____ jamás permitió que la gente opinara en contra de su matrimonio con Jonas, y no estaba dispuesta a prestar atención a esas alturas.
Tu:—Sin duda —confirmó—. ¿No crees que ya deberías volver a la oficina, Nick? —se burló—. Me parece que uno de los dos debe encontrarse presente en la dirección dé la compañía.
Nick:—¡Debí suponer que no estarías dispuesta a trabajar! —estalló, desdeñoso—. Que no te ensuciarás las manos con el trabajo honrado. Eres una Danvers, después de todo.
Tu:—Y siempre hemos sido mejores gastadores que hacedores de dinero —se burló con frialdad.
Nick:—Tu padre lo demostró.
Tu:—Pero ahora tú estás al mando, Nick y tengo absoluta confianza en tu capacidad para dirigir la compañía —lanzó una suave risita cuando él salió furioso de la habitación—. Adiós, cariño —llamó cuando él dio un portazo al salir de la casa.
______ se negó a dejar que corrieran las lágrimas; no cedería a la desolación que él había dejado en su alma.




Chicas quieren mas??? Smile comenten!
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 11:29

Dios mio! Que buen cap!
Y que si quiero mas?? Estas de broma.
No ocupas ni preguntarlo mujer
Por supuesto Que si!!!
Nueva y fiel lectora, siguela pronto;*
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 11:56

Capitulo 9

Pasaron semanas antes que _____ pudiese poner a funcionar su negocio. Tenía muchos contactos, pero el problema era lograr que la gente tomara en serio lo que hacía. Ella era ____ Danvers—Jonas, quien no tenía necesidad de trabajar, y nadie comprendía por qué quería hacerlo. Luego, una amiga le dio una comisión y eso fue el principio de todo; después, mucha gente comenzó a solicitar sus servicios.
La vida con Nick era igual que siempre. El se iba a trabajar por la mañana y regresaba a Casa muy tarde por la noche. Pasaba la primera parte de la velada en su estudio, después de cenar con ella, y sólo cuando se metían en la cama había alguna comunicación entre ambos... en un nivel estrictamente físico. Nick no le preguntaba sobre sus actividades, y ____ no le ofrecía información, así que su marido nunca se enteró de que pasaba la mayor parte del día fuera de la casa, realizando una tarea que comenzaba a amar.
Una tarde, después de un par de meses, se sorprendió mucho cuando volvió a casa a las cinco, como siempre, para encontrar que Nick había llegado poco después del almuerzo. Subió corriendo para cambiarse antes de reunirse con él en el salón; Shilton le dijo que su marido había preguntado por su paradero, pero por fortuna, el hombre mayor no tenía idea de dónde había estado ese día.
Tu:—Regresaste temprano —comentó.
La expresión de Nick, después que apartó el periódico, no era muy tranquilizadora.
Nick:—Sí —replicó.
Ella arqueó las cejas y fue a arreglar un ramo de rosas en un florero.
Tu:—¿Sucede algo malo? —inquirió la joven con indiferencia.
Nick:—¿Debe haber algo, malo? —sus ojos entrecerrados la seguían por doquier. ____ encogió los hombros.
Tu:—No sueles llegar a casa al mediodía.
Nick:—No.
Suspiró, exasperada por la tensión del ambiente.
Tu:—¿Por qué llegaste temprano a casa,Nick? —preguntó al fin, sin más rodeos.
Nick:—¿Por qué no? —rugió—. Es mi casa.
Ella aspiró profundo para controlarse.
Tu:—Si no quieres hablar del asunto... —se dio la vuelta para salir.
Nick:—No hay qué comentar sobre mi presencia en la casa a esta hora —se levantó—. Pero me interesaría saber en dónde has pasado tus días a últimas fechas.
_____ quedó paralizada, y se volvió con lentitud.
Tu:—¿Shilton te dijo que... que he salido mucho?
Nick:—No mucho; ¡todos los días! —corrigió Nick—. ¿En dónde has estado?
Tu:—Sólo salí —respondió con un encogimiento de los hombros.
Nick:—¿A dónde?
Tu:—A visitar a mis amistades, de compras...
Nick:—¿Todos los días? —se burló, incrédulo.
Tu:—¿Por qué no?—replicó con frialdad—. ¡Me parece que acordamos que gastar dinero es lo único que sé hacer!
Nick apretó los labios.
Nick:—Y las amistades que has visitado... ¿son hombres o mujeres?
Se relajó cuando él centró su atención en ese punto de la discusión.
Tu:—Mujeres... en su mayoría —agregó provocativa.
Nick:—¿Y acaso una de tus amistades es Wingate?
Tu:—Si Wingate ha faltado al trabajo, no fue por mi culpa—replicó—. Lo último que supe, es que se había recuperado de su decepción de perderme.
Nick:—¿Se consoló con Stella?
Tu:—Pregúntaselo tú —repuso, reacia a condenar a la otra mujer, pues no sabía si la aventura aún continuaba. En ese caso, sería una sorpresa, porque las correrías de Stella eran tan breves como frecuentes.
Nick:—Lo despedí —informó Nick de pronto, con rabia.
Tu:—¿Cuándo? —preguntó ella asombrada.
Nick:—Supuse que ya lo sabrías.
Tu:—Te he dicho que no veo a Phillip desde hace tiempo —replicó con sequedad. Nick encogió los hombros.
Nick:—Le pedí que se marchara hace varias semanas, y obedeció de buena gana —agregó con tono burlón. _____ no estaba enterada, pero después de aquella desastrosa mañana en la compañía, hacía varias semanas, no había vuelto a acercarse a las oficinas. Y como estuvo también muy ocupada con su negocio...
Tu:—¿Por qué? —inquirió, ceñuda. Nick sonrió con desprecio.
Nick:—¿No te parece que ya me había dado suficientes motivos?
Tu:—Eso no pareció molestarte en aquel momento.
Nick:—Ahora tampoco me molesta —replicó—. Es sólo que no quiero que en AI haya un empleado que no es completamente leal a la empresa.
Tu:—La compañía es lo más importante —concluyó ____ con ironía.
Nick: —De ninguna manera —contestó Nick—. Lo que no encontré aceptable, fueron sus comentarios acerca de mi mujer.
La joven abrió mucho los ojos y palideció.
Tu:—¿Me defendiste? —no le sorprendía que Phillip hiciera comentarios desagradables sobre ella, pues aún estaba amargado por el fin de sus relaciones y no trató de ocultar ese hecho; mas la reacción de Nick era asombrosa.
Nick:—Sucede que eres mi mujer —explicó Jonas, cortante.
Tu:—Pero.
Nick:—Cuando era niño, nunca pude contestar a los comentarios que hacían sobre mi madre y los hombres que la visitaban —explicó con frialdad—. Y créeme, hablaron mucho. Pero estoy casado con _______ Danvers, una mujer de linaje y reputación irreprochables—se burló—. ¡Por supuesto que debía, defenderte!
Sabía que su posición social facilitó la decisión de casarse con ella, y era en parte por eso que no había confesado que Max no era su padre; la otra parte, por supuesto, era que jamás podría confesar la verdad a Nick, reconociendo que el odio de su padre por ella era algo difícil de soportar.
Tu:—Gracias —repuso con frialdad—. Aunque eso me hace sentir como una yegua de crianza y no como una mujer.
Nick: —¿No estás?... —preguntó Nick con los ojos entrecerrados.
Tu: —No.
Nick: —Sin duda has tenido tiempo para reconsiderar, y has dado los pasos necesarios para no concebir a mis hijos —dijo él con amargura. Los ojos de la joven lanzaron chispas.
Tu:—No he "tomado los pasos necesarios" para evitar un embarazo. Por Dios, no te gusta que otras personas hagan comentarios sobre tu mujer, pero ¡tú no te detienes a pensar antes de lanzarme cualquier insulto que te venga a la cabeza!
Nick: —____...
Tu:—Quiero un hijo. Así tendré a alguien a quien amar —añadió con dolor—. Alguien que me querrá por lo que soy, y no me juzgará porque mi apellido es Danvers, o porque no soy lo que la gente espera que sea.
Nick: —____, no quise....
Tu:—¡Por supuesto que lo quisiste!—parpadeó para contener el llanto—. Crees que soy tan superficial como todas las personas que no pueden ver que eres mejor que ellos, pero yo sí me doy cuenta, Nick; entiendo la determinación que te mueve a ser el hombre de éxito en que te has convertido. Sé muy bien cuánto has trabajado para olvidar un pasado que siempre te ha sofocado. Bien, ahora la riqueza y el poder son tuyos, pero todavía haces que los demás paguemos por el dolor que sufriste, debido a que Julia Jonas se ganaba la vida de la única manera posible para ella —continuó con apasionamiento—. Tu madre no era una ramera, y si lo fue, hay cientos... miles de mujeres, casadas y solteras, que son como ella.
Nick la miró con incredulidad.
Nick: —Es difícil confiar en alguien cuando has sufrido insultos y desprecios durante toda la vida—murmuró con tono seco y profundo.
_____ quiso llorar por la desolación en su voz al decir eso, porque al fin confesaba la verdad.
Tu:—Lo sé —lo consoló—. Lo sé, pero no quiero lastimarte, sólo deseo que nuestro matrimonio funcione. ¡Eso es todo! Las circunstancias nos obligaron a casarnos, pero, ¿no sería una lección para mi padre que encontrásemos juntos la felicidad?
El sonrió ante su apasionamiento.
Nick: —Lo sería... pero dudo que fuese posible. Ella suspiró, deprimida y cansada.
Tu: —Si me disculpas, creo que iré a acostarme un rato; me duele mucho la cabeza. El alargó una mano para detenerla.
Nick: ______... —se interrumpió entonces, y se volvió para salir de la habitación, moviendo la cabeza.
Ella estaba acostumbrada a que la gente le volviera la espalda; eso hizo su padre, y su matrimonio con Nick también sería un fracaso, lo sabía. Entonces, ¿por qué de pronto se sentía tan sola?
Deseó que su relación con Nick sobreviviera a pesar de todo, pero no sabía cómo sobreponerse a la desconfianza de su marido, y debido a eso, se había convertido en la clase de mujer que él despreciaba.
¿A quién quería engañar? ¡Nick despreciaba a todas las mujeres!
Se puso una bata para cubrir su desnudez cuando llamaron a la puerta del dormitorio, y sonrió al ver a Shilton ante ella.
Shilton: —El señor Jonas me dijo que le duele la cabeza—murmuro, incómodo—. Me tomé la libertad de prepararle un poco de chocolate caliente.
Ella sonrió con tristeza y lo invitó a entrar.
Tu:—Como en los viejos tiempos, ¿verdad?—suspiró al recordar las otras jaquecas que sirvieron de excusa para escapar de los ataques de Max.
El mayordomo la estudió, ceñudo.
Shilton:—Espero que no, señorita ____.
La joven lo miró, intrigada. Shilton siempre formó parte de su vida; él trabajó para su padre antes que Max se casara con Joyce, así que debía estar enterado de la verdad de su parentesco... y del odio que Max siempre trató de ocultar ante sus amigos.
Tu:—No es como antes —lo tranquilizó con gentileza, sabiendo que él de verdad la apreciaba—. Esta jaqueca es real —miró hacia la puerta y vio a Nick parado allí. Shilton se volvió también y salió con disimulo. Su marido entró en la habitación.
Nick:—¿De qué se trataba todo eso?
Tu:—Shilton sólo estaba preocupado por mí.
Nick:—¿Eso significa que yo no lo estoy?
Ella suspiró, demasiado cansada para pelear más.
Tu:—No quise decir eso. Yo...
Nick: —Lo siento —Nick levantó las manos y movió la cabeza, disgustado consigo—. Vine a disculparme, no a discutir de nuevo —sonrió al ver su sorpresa—. Sí, sé cómo ofrecer disculpas, y en este "momento, tengo tantas que darte, que no sé por dónde empezar.
Tu:—Nicholas...
Nick:—¿Aún te interesa saber por qué llegué temprano hoy? Ella se quedó inmóvil.
Tu:—Por supuesto —respondió con creciente tensión.
Nick:—No podemos seguir así; terminaremos odiándonos.
Tu:—Creí que ya me despreciabas —murmuró la joven. El dolor nubló los ojos grises.
Nick: -¡Maldición, por supuesto que no te odio! ¿Podría hacerte el amor si así fuera? ¿Acaso?...
Tu: —____ —lo interrumpió con suavidad.
Nick:—Lo siento —murmuró—, pero lo que dijiste fue una tontería. Me agradas; admiro tu valor para enfrentarme como lo haces.
Tu:—Me alegro de que te des cuenta de que necesito valor para desafiarte. El sonrió.
Nick:—Sé que soy un desgraciado; lo sé mejor que nadie... porque soy igualmente duro conmigo como con los demás.
Tu:—Más duro —le recordó ella.
Nick: —Quizá —accedió, y se pasó una mano por el pelo—. Pero hoy volví temprano a casa para ver si, al menos, podíamos hablar de los problemas que tenemos en nuestro matrimonio, empezando con una explicación acerca del motivo por el que quería que trabajaras conmigo en AI.
Tu:—No hay necesidad...
Nick:—Te equivocas —la interrumpió—. A veces eres una mujer muy inteligente. Me demostraste tu ira cuando atendí solo el problema de la bomba, así que pensé que tal vez deseabas tomar una parte más activa en la empresa.
Tu:—Por eso me dejaste abandonada en esa oficina y desapareciste...
Nick: —¡No te abandoné! —estalló—. Se presentó una emergencia que debía atender, pero iba a regresar a pasar el día contigo, en tu despacho. Cuando volví, te habías marchado dejándome un ridículo mensaje acerca de organizar la recepción de los muebles en la casa.
Tu:—Pues tú no me diste la impresión de que aceptabas con agrado mi presencia en Air International—se defendió _____.
Nick:—Habíamos empezado a acercarnos más en esos días; más que nunca lo he estado con otra persona—confesó—. ¡Quería compartir contigo la emoción de dirigir la empresa!
Tu:—¿Y cómo se supone que debía saber eso? —estalló ella.
Nick::—Porque.... Diablos, discutimos de nuevo —Nick suspiró con impaciencia—. ¿Quieres meditar un poco en esa idea?—pidió con serenidad—, Juntos podríamos lograr que fuese más grande y poderosa que ahora.
_____ conocía la importancia de ese ofrecimiento, sabía que Daniel siempre quiso abrirse paso, solo, en la vida. ¡Si le hubiera explicado eso hacía dos meses!
Tu:—Temo que es tarde para que...
Nick:—Dios, nunca imaginé que albergarías un resentimiento tan intenso por algo imaginario.
Tu:—No imaginé el hecho de que me pusiste en la oficina del hombre que creías mi amante.
Nick:—Entonces sabía que no lo era y que nunca lo había sido —le recordó con sequedad—. Te di esa oficina porque era la más cercana a la mía, sin tener que pedirle a Lionel que abandonara la suya.
Tu:—Me sorprende que no lo hicieras —replicó, hiriente—. El está considerando la posibilidad de retirarse, cuando ni siquiera pensó en esa alternativa antes que tomaras el mando.
Nick sonrió con ironía.
Nick:—Tal vez recapacite si su adorada sobrina también trabaja en AI.
Tu:—Te dije que es tarde para eso — musitó la joven.
Nick:—Porque tienes un resentimiento infundado...
Tu: —¡Porque tengo un empleo! —estalló, incapaz de creer que esa charla se había iniciado de manera amigable.
Nick: —¿Qué? —demandó Nick
____ enfrentó su mirada sin vacilar.
Tu:—Tengo un trabajo —repitió con calma.
Nick:—¿Haciendo qué? —preguntó él con ominosa suavidad.—Inicié un despacho de diseño de interiores.
Tu: No me mires con ese escepticismo ,Nicholas —agregó al ver su incredulidad—. Tengo capacidad para desempeñar ese empleo, pero jamás encontré la oportunidad de desarrollar mí habilidad. ¿Acaso no hice un magnífico trabajo con la decoración de esta casa? —preguntó con interés al notar el aturdimiento de Nick
Nick:—¿Cuántas personas están enteradas de ese negocio tuyo? —rugió.
Tu:—No sé a qué te refieres —respondió', intrigada.
Nick:—¿Quién sabe que tienes un negocio de decoración de interiores?
Tu:—Todos mis amigos, porque son ellos para quienes he trabajado —sonrió, orgullosa de sí—. Y muchas otras personas también. De veras disfruto de...
Nick:—Así que todo el mundo sabe que mi mujer trabaja, para ganarse la vida —la interrumpió, furioso.
Tu:—Querías que trabajara en AI...
Nick:—¡Eso es distinto y lo sabes! —gritó.
Tu:—No —repuso ceñuda—.No lo sé. ¿Qué hay de malo en que haga algo que me gusta tanto? _____ había imaginado su expresión de placer cuando le informase de su éxito, en unos cuantos meses, una vez que estuviera bien establecida, pero jamás anticipó esa reacción de Nick. Tal vez hubiese esperado su incredulidad, pero nunca ese rechazo.
Tu:—O tal vez te pareces más a mi padre de lo que imaginé —lo acusó—. No puedes soportar que otros disfruten de la vida, y te regocijas con el placer de negar a los otros las cosas que más desean.
Nick:—No soy como Max y lo sabes...
Tu:—Creí que no lo eras.
Nick: —No lo soy—insistió Nick—. Pero no existe motivo para que trabajes.
Tu:—Lo hay... realizo un trabajo porque me gusta —insistió con testarudez—. Por primera vez en mi vida, me siento libre, independiente.
Nick:—¡Eres mi mujer!
Tu:—¿He dejado de serlo durante los últimos dos meses, desde que inicié mi negocio?—lo retó. Un intenso rubor tino el rostro del hombre.
Nick:—¡Sabes que no me refería a eso!
Tu:—No —suspiró——. Creo que no lo sé. ¡No comprendo tu reacción!
Nick:—Cuando tu padre vivía, te conformaste con permanecer en casa y dirigir el funcionamiento de su hogar.
Tu:—¿Quién dice que estaba conforme? ¡No tuve alternativa!
Nick:—Eras una adulta...
Tu:—Dominada por Max Danvers —le recordó con acritud—. En su testamento, pudiste comprobar cuánto le importaba mi felicidad; toda mi vida traté de ganarme su aprobación, de encontrar una manera de hacer que me amara. Y renuncié a muchas cosas que me habrían hecho feliz.
Nick:—¿A una carrera?
Tu:—¡Sí! —lo miró con expresión implorante—. Eso es algo que siempre he deseado, pero mi padre sólo permitió que decorara su hogar. Lo único que deseaba de mí era que siempre estuviese presente, siempre hermosa, siempre atenta a sus necesidades. ¿Eso es lo que también quieres de mí? —terminó con una nota de dolor en la voz.
Nick:—¿No te molesta que la gente se burle de nosotros? —demandó Nick con ira—. ¡Todos dirán que ni siquiera puedo sostener a mi esposa! Un profundo desconsuelo la asaltó.
Tu:—Es obvio que eso te molesta. ¿Por qué, Nick? Muchas mujeres tienen carreras en la actualidad, sin importar su riqueza...
Nick:—Pero ¡no la mía!—rugió.
Tu: —Ese es el problema, ¿verdad, Nick? No se trata de que haya encontrado algo que me satisfaga, ni siquiera que eligiera esto a trabajar contigo en AI; el problema es que tu mujer trabaja, y alguna vez juraste que eso jamás sucedería.
Nick:—Así es —contestó, tenso.
Tu:—Como mi padre, sólo piensas desde tu punto de vista, en base a la forma como te afecta —murmuró deprimida—. No te interesa el hecho de que yo sea feliz.
Nick:—¡Antes lo eras!
Tu:—No, te equivocas —gimió con creciente frustración—. ¡Siempre he deseado hacer algo con mi vida! El aspiró profundo.
Nick:—Entonces, ¿te niegas a renunciar a este negocio?
Tu:—¡Sí!
Nick:—¿Aunque sabes muy bien lo importante que eso es para mí?
Tu: —Oh, Nick —sacudió la cabeza, desconsolada—. También para mí es importante trabajar en algo.
Nick: —Muy bien —respondió su marido, seco, y abrió la puerta—. Has tomado una decisión.
¿Cuál?_____ contempló, aturdida, la puerta cerrada después que él salió. ¿Qué decisión había tomado?
Cuando pudo al fin abrir la puerta del cuarto, escuchó el portazo de Nick al salir de la casa. ¿Adonde iría? ¿Cuánto tiempo tardaría en volver?
El prometió someter a prueba ese matrimonio durante dos meses, y el lapso había terminado. ¿Eso significaba que volvería a su vida anterior, a sus otras mujeres?
Las lágrimas escaparon de sus párpados cerrados. Ella sólo quería algo que fuera suyo, algo que le diera satisfacción. ¿Qué había de malo en eso? Comprendía el desagrado de Nick ante la idea de que su esposa trabajara, pero él no trataba de ver las cosas desde su punto de vista.
¿Sería ese el final de sus sueños de lograr, un día, que su matrimonio fuera un éxito?
Si renunciar a su trabajo era la respuesta, no habría vacilado en hacerlo; pero comprendía que eso no cambiaría las cosas entre ella y Nick, en especial, cuando esa solución la habría hecho infeliz. Nick no había regresado a casa cuando ella se metió en la cama, por la noche, y ____- contempló el techo mientras se preguntaba con quién estaría. Muchas mujeres recibirían con gusto sus atenciones; de hecho, muchas de sus amigas habían confesado, hacía poco tiempo, cuánto envidiaban su suerte, en vez de compadecerla como aseguraba Nick.
____ aceptó esos comentarios con ruborizado placer, pero en ese momento lamentaba que su marido fuera tan atractivo, que su aire de independencia y dureza representara un reto irresistible para todas las mujeres que lo conocían. Además, extrañaba su presencia en la cama. Pasaban pocas noches en que él no le hacía el amor, y la cercanía que compartían entonces era para la joven el único consuelo que la compensaba por la actitud distante de su marido en otros momentos.
Contemplaba con fijeza la puerta del cuarto, desde hacía algún tiempo, cuando ésta se abrió con suavidad y pudo ver que Nick entraba en la habitación.
Era la una de la mañana, ella no tenía idea de en dónde había estado su esposo o con quién; pero se alegraba de verlo, tanto que nada más le importaba, y con un ahogado sollozo, alargó los brazos hacia él.
Nick permaneció paralizado un instante, y luego cruzó el cuarto con grandes zancadas para tomarla entre sus brazos.
Nick: —Lo siento—gruñó mientras besaba sus mejillas y frente—. ¡Lo lamento mucho!
En ese momento, _____ creyó que su corazón estallaría, pues nunca imaginó escuchar una disculpa de sus labios, y al oírlo, mientras la besaba con angustia, decidió que no le importaba con quién o en dónde hubiera estado Nick. ¡Había regresado a su lado!
Nick:—¡No, cariño, no! —él negó con la cabeza cuando adivinó el motivo de su breve resistencia, y la miró, a la cara en la oscuridad—. Mi única compañía fue una botella de brandy... y no por mucho tiempo —añadió con ironía—. Me di cuenta de que cometí un error al hablarte como lo hice, al pedirte que renunciaras a algo que amabas tanto.
Tu: —Te amo a ti, Nick —_____ se aferró a él, con lágrimas en los ojos, ignorando ahora su orgullo. Realizó muchos intentos para salvar su matrimonio, y ninguno dio resultado; pero después de la angustia que vivió esa noche al creerlo perdido para siempre, sólo deseaba decirle lo que sentía de verdad por él—. Si quieres que deje de trabajar, lo haré.
La mano masculina temblaba al apartar un mechón de su sien.
Nick:—¿Qué... qué dijiste? Acerca... acerca...
Ella tragó con dificultad, conmovida al saber que Nick no podía pronunciar las palabras.
Tu:—Te amo, Nick. Siempre te he amado.
Nick:—Era un enamoramiento...
Tu:—No, te equivocas. Era amor, siempre lo ha sido. El rostro del hombre era muy pálido a la luz de la luna sus ojos brillaban con intensidad.
Nick:—Entonces, el testamento de Max...
Tu:—No tiene que ver con lo que siento por ti—confesó ____ con firmeza—. Excepto que hizo imposible que tú tomaras en serio mi amor. No importa, Nick —acarició su mejilla cuando un músculo se contrajo allí—. No espero que me creas.
Nick:—No es eso...
Tu:—Tampoco espero una declaración de amor —suspiró—. Lo que ocurre es que estoy cansada de ocultar mis sentimientos bajo una fachada de fría sofisticación. Te he amado desde el momento en que nos conocimos, y nada hará que cambie lo que siento por ti.
Nick:—Soy un desgraciado...
Tu:—Eres duro y dominante —lo corrigió—. Eso es parte de tu personalidad, pero no alterará mi amor.
Nick: —______, yo... yo... —tragó saliva—. ¿Quieres abrazarme?—posó la cabeza en sus senos—. ¡Sólo abrázame!
¡Lo haría durante el resto de su vida si él lo permitía!
Era la primera vez que se sentía tan unida a Nick, la primera ocasión en que él le permitía acercarse sin que estuvieran haciendo el amor.
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 12:01

OMG!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
eso no se pregunta!!
claro que si!!
que wooww
amo esta nove Smile
siguela pronto porfa
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 12:13

Capitulo 10

Nick: —Lo lamento, cariño, pero podríamos llegar muy tarde.
El uso de esas expresiones de ternura todavía la emocionaba. Como aseguró a Nick aquella noche, hacía unos meses, ____ no esperaba una declaración de amor y no la recibió, sin embargo su relación había cambiado. Nick ya no pasaba todas las noches en su estudio, y cuando lo hacía, con frecuencia la invitaba para que ella leyera un rato mientras él trabajaba. La llamaba por teléfono una vez al día, sólo para decirle a qué hora llegaría a cenar; incluso aceptó una invitación de ella para visitar su negocio, y allí le ofreció útiles consejos. Y por la noche le hacía el amor con una pasión tal, que la estimulaba a gritar su nombre con amor... e incluso la llamaba cariño, como en ese momento, que sirvió para restar agudeza a sus palabras al informarle que él y Lionel llegarían tarde a cenar.
Tu:: —Stella y yo nos mantendremos ocupadas hasta que lleguen —contestó, anticipando la irritante compañía de la mujer mayor. Durante esos tres meses, Stella y su tío habían cenado con ellos en varias ocasiones, y la rubia jamás dejaba de ser desagradable.
Nick:—No dejes que se acerque a la mesa; los cuchillos están muy accesibles —comentó Nick con ronca ironía.
La risa de Nick ya era natural, y agradable para ella, pues no contenía su anterior desdén o amargura; era como si él al fin creyera en la realidad de su amor. Todavía no le contaba de su relación con Max, pero cada día ganaba más confianza y muy pronto lo haría.
Tu:—Trataré de mantenerla entretenida hasta que lleguen.
Nick:—Está cada vez peor, ¿verdad?
No le sorprendió que Nick lo hubiese notado, porque tendría que estar ciego para no darse cuenta de lo hiriente que empezaba a ser la esposa de Lionel; aunque su tío no parecía percatarse de esa situación.
Tu:—Estoy segura de que eso pasará —repuso, indiferente—. ¿A qué hora debo esperarlos aquí?
Nick:—No después de las ocho y media—contestó él con firmeza.
Tu:—No ocurre algo malo, ¿verdad? —preguntó preocupada, porque Nick no había trabajado hasta tarde desde hacía semanas.
Nick:—Lionel tiene que revisar algunas cifras. No demoraremos mucho.
A _____ no le emocionaba la idea de quedarse a solas con Stella; tenían poco en común y la mujer mayor no cesaba de criticar el negocio de su sobrina. Stella no perdía la oportunidad de hacer algún comentario desagradable, como esa noche.
Stella: —Si yo tuviese tu dinero, no perdería mi tiempo trabajando para otras personas —la atacó. Heather sonrió.
Tu:—¿Podrías esperar a que llegásemos al salón antes que empieces tu discusión? —propuso con serenidad.
La rubia asintió con altivez; estaba muy atractiva con un ceñido vestido negro que acentuaba las curvas de su figura, y el hecho de que había perdido peso en los últimos meses.
Tu:—¿Estás a dieta? —preguntó ____ , intrigada. Los ojos azules de Stella lanzaron chispas.
Stella:—Claro que no —replicó—. No hay algo malo en mi figura.
Tu:—No pretendía insinuar que lo hubiese...
Stella:—Pero tú has ganado peso —la acusó.
Era cierto; había aumentado algunos kilos a pesar de su intenso trabajo y las apasionadas noches en brazos de Nick, y todo como resultado de un saludable apetito.
Tu:—Es verdad —concedió.
Stella la miró con detenimiento.
Stella: —No estás embarazada, ¿verdad?
Esa pregunta la indignó. Se sentía muy decepcionada porque todavía no concebía al hijo de Nick.
Tu:—No—replicó, seca.
Stella:—No me dirás que quieres hijos. Lionel los deseaba, pero yo no, y por eso... fue mejor qué no ocurriera.
_____ estudió a Stella; era cierto que habría sido una madre terrible, pero la decisión de procrear hijos era de los dos. Sin embargo, dudaba de que la otra mujer aceptara eso si se lo decía.
Tu:—¿Todavía ves a Phillip? —demandó sin poder contenerse, y por la furia de la mirada azul, se dio cuenta de que a Stella le disgustaba su intromisión.
Stella:—¿Estás celosa, ____?
Tu:—De ninguna manera. Sólo me preocupaba por ti... y por tío Lionel.
Stella:—No sé por qué. Lionel es feliz con su trabajo y yo...
Tu:—Y tú tienes a Phillip. Stella...
Stella_—Por Dios, no me des un sermón —rugió la otra mujer—. ¿A quién lastimo?
La respuesta obvia era a su marido, pero Stella también parecía muy herida, tanto que incluso la más tenue de sus emociones quedaba oculta bajo su obsesión por Phillip.
Stella:—Y no digas que hiero a Lionel —continuó sarcástica—, porque la mayor parte del tiempo ni siquiera sabe que existo.
Tu:—Te ama...
Stella:—Ama a su preciada compañía.
Tu:—Está dispuesto a renunciar para estar contigo...
Stella:—Tonterías —se burló Stella—. La empresa siempre ha sido la pasión primordial de Lionel.
Tu:—De cualquier manera, ha decidido retirarse antes para pasar más tiempo contigo. ¿Acaso no te lo ha dicho?
Stella:—Por supuesto que sí —repuso la rubia con marcada indiferencia—. Pero no lo hará.
Tu:—Stella...
Stella:—¡Te dije que no lo hará! —insistió, furiosa—. ¿Tienes algo de beber en esta casa, o será una cena en seco?
Por la apariencia de la otra mujer, ____- supo que no bebía el primer whisky del día; el comportamiento de Stella era cada vez más escandaloso, e incluso ya no se preocupaba por guardar las apariencias.
_____ trató de razonar con ella una vez más.
Tu:—Acerca de Phillip...
Stella:—¿Qué hay con él?
Tu:—Stella, eres una mujer casada —repuso la joven con calma—. Tío Lionel se dará cuenta de lo que sucede, eventualmente...
Stella:—No me interesa que se entere —puso el vaso en la mesa de golpe—. Traté de ser la esposa que él deseaba, pero eso me está matando. ¡Estoy harta de tratar de ser alguien que no soy en realidad! —tomó su bolso de mano para partir.
Tu:—¡Stella!
Ella se volvió, y suspiró.
Stella: —No me digas que Phillip sólo está interesado en mí por mi dinero, porque ya lo sé...
Tu:—Entonces, ¿por qué?...
Stella: —Porque no me importa. Lo amo; él es ambicioso, lo acepto, pero ésa es una emoción que puedo respetar—añadió con acritud—.Una vez que Lionel y yo nos divorciemos, seré aún más rica por la suma que exigiré como pago. Lo bastante para darle a Phillip lo que desee.
Tu:—¿Divorciarte? —repitió____, incrédula.
Stella asintió, todo rastro de belleza desapareció de su cara en ese momento.
Stella:—He decidido casarme con Phillip.
Tu:—¿Aunque sabes que aceptará el matrimonio sólo por tu dinero, y no por lo que eres?
La rubia sonrió con desprecio.
Stella:—Parece que tú no eres muy infeliz enfrentando la misma situación.
____ palideció ante esas palabras. Nick se casó con ella por ese motivo, pero las cosas habían cambiado... ¿o no?
Stella rió de pronto al notar su dolor.
Stella:—No me digas que has olvidado por qué Nick se casó contigo. ___ se humedeció los labios.
Tu:—Mi matrimonio con Nick no es asunto tuyo —replicó, cortante.
Stella:: —Al igual que mi relación con Phillip no lo es para ti —repuso la otra mujer con indiferencia—. Cuando llegue Lionel, dile que he ido a casa a hacer las maletas.
Tu:—No pretenderás que sea yo quien se lo diga...
Stella::—¿Por qué no? Alguien debe hacerlo.
Tu:—Pero tú...
Stella:—Lo he intentado desde hace días —respondió con tono aburrido—. Parece que nunca encuentro el momento apropiado. Pero ya estoy harta de fingir; me iré con el hombre a quien de verdad amo.
La joven permaneció aturdida unos segundos después que se marchó Stella, y entonces se dio cuenta de que tendría que ser ella quien evitara el fracaso del matrimonio de su tío con esa mujer... Si Stella no podía darse cuenta de lo ridículo de su actitud, tendría que hablar con Phillip. No dudaba de que, tan pronto como ella hubiese hecho el equipaje, iría al apartamento de Wingate, pero _____ pretendía hablar con él antes. Si a él sólo le interesaba el dinero...
Tu:—Cuando lleguen el señor Jonas y mi tío, diles que llevé a mi tía a casa porque no se sentía bien —informó de prisa a Shilton, al salir por la puerta—. Por favor, no hagas preguntas —suplicó al ver su expresión de aturdimiento y sorpresa.
Shilton:—No iba a hacerlo —repuso el mayordomo con tono seco. No, por supuesto que no; Shilton era un hombre muy discreto.
Tu: —Gracias —____ le dedicó una sonrisa y corrió al auto.
No dudada de que su tío y Nick estuvieran preocupados por ese repentino cambio de planes, pero no podía hacer otra cosa en esas circunstancias. Incluso Stella estaba convencida de que su amante sólo estaba interesado en el dinero, así que ella ofrecería a Phillip una cantidad lo bastante generosa para que—abandonara a su tía. No había duda de que, sin Phillip en su vida, Stella se conformaría con seguir junto a su marido.
El encuentro con Phillip no fue tan sencillo como imaginó.
Phil:—¿Por qué debo terminar mi relación con Stella? —la retó, desdeñoso.
Tu:—Porque acabo de ofrecerte más dinero del que ella jamás tendrá.
Phil:—No es suficiente.
La joven aspiró profundo, furiosa, y se preguntó cómo pudo encontrar atractivo a ese hombre; ahora le parecía asqueroso.
Tu:—¿Cuánto quieres?
Phil:—Todo —contestó seco. Ella abrió mucho los ojos.
Tu:—¿Esperas que te entregue todo mi dinero?
Phil:—No.
Tu:—Pero...
Phil:—Quiero el dinero, tu parte de AI... y a ti —explicó con suavidad.
Tu:—¡Estás loco!
El la estudió con frialdad.
Phil:—Perdí un año de mi vida cortejando a una mujer que se casó con otro, porque él podía ofrecerle más que yo —replicó—. No estoy loco,______, sólo pido lo que merezco. Y la oportunidad de demostrar al desgraciado de tu marido que no puede darme órdenes como si no tuviese valor para él—añadió con dureza—. Y lo sabrá cuando te hayas divorciado para casarte conmigo, y cuando yo venda tus acciones de AI a Public Airlines, como fue mi intención original. Un escalofrío recorrió la espalda de ______.
Tu:—No puedo hacer eso...
Phil:—¿Porque eres feliz con él?
Tu:—¿Stella no te lo ha dicho?
El sonrió con ironía.
Phil:—Nunca hablamos de ti... por algún motivo, la simple mención de tu nombre pone furiosa a Stella. _____suspiró y movió la cabeza.
Tu: —Entonces, ¿no sabes que si me divorcio de Nick lo perderé todo? ¿Que si no me hubiese casado con él, cuando lo hice, mi parte de Air International habría sido vendida y el dinero distribuido entre diferentes obras de beneficencia?
La expresión del joven se ensombreció.
Phil:—Mientes...
Tu:—Es la verdad, Phillip —no agregó que deseaba casarse con Nick de cualquier manera—. El testamento de mi padre fue muy explícito.
El la estudió en silencio, y se dejó caer en un sillón al ver la sinceridad reflejada en sus ojos.
Phil:—Pero, ¿por qué? —murmuró furioso.
Tu:—Porque fue así como mi padre lo decidió, y ni siquiera al morir pudo ser ignorada su voluntad. ¿Aceptarás el dinero que te he ofrecido, Phillip, y dejarás en paz a Stella?—suplicó. El la miró como si lo hiciera por primera vez.
Phil:—¿Dejar en paz a Stella? —repitió—. ¿Por qué diablos lo haría?
Tu:—Porque...
Phil:—Porque me has ofrecido dinero —terminó él con frialdad—. Stella y yo somos iguales, _____—informó—. Conocemos nuestros defectos y los aceptamos.
Ella lo miró con creciente incredulidad.
Tu:—La quieres...
Phil:—¿Me creías incapaz de amar? —demandó, ronco.
Tu:—No, pero...
Phil:—Yo puedo ser sincero con Stella, puedo actuar con naturalidad. Aceptaré tu dinero, —______, pero me quedaré con Stella —la retó.
Tu:—¿Por qué demonios supones que yo?...
Phil:—¿Tu esposo está enterado de tu visita de esta noche?—se burló, y sonrió con satisfacción al verla palidecer—. Tal vez las cosas se encuentren bien entre ustedes,_____, pero no lo suficiente para que él acepte que hiciste una visita platónica a tu viejo "amigo".
Fue una tonta al imaginar que podría razonar con ese hombre. Y Stella sabía muy bien cómo era. ¡Quizá se merecían uno al otro! Podía estar segura de que su tío se encontraría mucho mejor sin una mujer que lo quería tan poco, quien podía enamorarse de un hombre como Phillip Wingate.
Tu:—No dejaré que me chantajees...
Phil:—¿No? —repitió Phillip—. Creo que lo harás. ____ se dio la vuelta y salió del apartamento; apresuró el paso al escuchar la irónica risa a su espalda.
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 12:30

Capitulo 11 PENULTIMO CAPITULO Smile

Comenzo a nevar cuando volvía a la casa; el viento soplaba con terrible fuerza y _____ tuvo que concentrarse para no salir del camino. Sin embargo, eso no le impidió pensar en lo que debía decir a su tío. ¿Cómo comunicarle que su esposa había decidido abandonarlo?
Cuando se detuvo ante la entrada de la casa, gimió al ver que el coche de Lionel ya estaba estacionado allí, ,y dedujo que los dos hombres debieron llegar en su ausencia. ¡Ni siquiera tuvo tiempo para organizar sus ideas antes de enfrentar a su tío!
Pero el momento se aplazó un poco más cuando descubrió que Nick no se hallaba en la casa.
Lionel:—Tuvo que viajar a Manchester, de manera inesperada—explicó su tío—. Tenemos algunos problemas con el personal allá.
Necesitaba el apoyo moral de su marido en ese momento, pues no sabía cómo darle a Lionel la noticia de Stella, y el clima no era nada apropiado para que Nick viajara esa noche, pensó con angustia.
Lionel:—Estaba a punto de irme para ver cómo se encuentra Stella—continuó su tío con serenidad—. Shilton me dijo que tuviste que llevarla a casa.
Tu:—Eh... Tío Lionel...
Lionel: —¿Fue otra migraña? —preguntó él con inquietud—. Ha sufrido muchos ataques últimamente. Quizá deba insistir en que vea a un médico...
Tu:—¡Tío Lionel, Stella te ha abandonado! —_____ lo miró con grandes ojos cuando escuchó sus propias palabras. No pudo continuar presenciando el sincero amor de Lionel por esa mujer; gimió de angustia al verlo palidecer y perder el equilibrio—. Tío, ella... hay otro hombre —explicó de prisa mientras lo ayudaba a sentarse—. No vale la pena que te pongas a sí —gimió cuando él ocultó el rostro entre las manos y comenzó a llorar.
El levantó la cabeza de pronto al oírla decir eso.
Lionel:—¿Tú qué sabes? Es mi esposa, por Dios. ¡Mi mujer! Era desgarrador ver que un hombre que siempre amó y se preocupó por una mujer, se convertía en la sombra de lo que fue.
Lionel:—Tengo que ir a verla —se levantó con dificultad—. Estoy seguro de que podremos solucionar esto.
Tu:—Temo que ya es tarde...
Lionel:—¡No! —gritó él—. Amo a Stella. ¡Es mi vida!
Tu: —Se ha ido, tío Lionel —_____ asió su brazo—. Se fue de aquí para hacer el equipaje; la seguí, pero fue inútil —no tenía intenciones de hablarle de su visita a Phillip—. Se ha ido, tío.
De pronto, él se quedó inmóvil.
Lionel:—¿Adonde?
Ella se mordió el labio inferior.
Tu: —No lo sé —mintió, pues no quería que se presentara en el apartamento de Phillip en esas condiciones. Lionel entornó los ojos y de repente le pareció muy viejo.
Lionel:—¿Dijiste que había otro?...
¿Por qué lo hizo? Era bastante malo que Stella lo abandonara, sin tener que soportar esa última humillación.
Tu:—Sí.
Lionel:—¿Quieres decir que tenía una aventura?
____ no recordaba alguna época en que Stella no estuviese mezclada en alguna relación ilícita.
Tu:—¿No lo sabías?
Lionel:—Por supuesto que no —replicó su tío, cortante—. De lo contrario, habría hecho algo para impedirlo. Sabía que estaba inconforme, pero creí que era algo que pasaría con el tiempo; y pretendía retirarme el próximo mes para poder estar más tiempo con ella... Tu: —Estoy segura de que Nickse pondría feliz de conservarte a su lado, si quieres reconsiderar tu decisión...
Lionel:—Ahora que no tengo una esposa con quien pasar el tiempo—concluyó él con tono cortante.
Tu:—Tío Lionel...
Lionel:—Tengo que ver a Stella. Debo hacerla recapacitar...
Tu:—Se marchará tan pronto como haya terminado de hacer el equipaje —lo interrumpió con gentileza—. ¿Por qué no llamas por teléfono a la casa?...
Lionel:—Tengo que verla...
Tu:—El clima es terrible esta noche —el viento y la nieve los azotaban con mayor intensidad. Esperaba que Nick no hubiese insistido en volar a Manchester con ese clima—. Telefonea a la casa y averigua primero si Stella está allí —insistió y suspiró con alivio cuando lo vio levantar el receptor del teléfono para marcar su número.
Aprovechó el momento para decirle a Shilton que no cenarían; ofreció esos instantes de intimidad a su tío, y despreció en silencio a Stella por hacerle eso a su marido de manera tan pública, sin darle la oportunidad de ocultar su dolor y desconsuelo.
Lionel estaba sentado en un sillón cuando regresó a la habitación, y con sólo mirarlo supo cuál fue el resultado de la conversación con Stella.
Tu:—Dormirás aquí esta noche, tío Lionel —informó con firmeza—. Tu cuarto está listo, y...
Lionel:—Ni siquiera se despidió —murmuró él incrédulo, como si no la hubiese oído—. Después dé cinco años de matrimonio, ni siquiera me dejó una carta. La señora Lloyd dijo que tomó sus cosas y se marchó. _____ tragó con dificultad. Stella era una perra egoísta...
Lionel:—Debo hacer algo para recuperarla —susurró Lionel—. Debo persuadirla de alguna forma...
Tu:—Tío, por favor —gimió con angustia al verlo destrozado—. Sé que esto es doloroso para ti...
Lionel:—¿Cómo puedes saberlo? —demandó—. ¡Nick y tú no se casaron por amor!
Tu:—Eso tal vez es cierto, pero siempre lo he amado —repuso ella con calma; sabía que él la lastimaba motivado por su propio dolor. Se volvió cuando escuchó que alguien llamaba a la puerta, antes que ésta se abriera con suavidad—. ¿Sí, Shilton? —agradecía la interrupción, pues quería dar tiempo a su tío: para que recuperase la serenidad.
El mayordomo parecía incómodo, pues, comprendía que había interrumpido una escena de gran intimidad.

Shilton: —El señor Jonas llama por teléfono, señora. Dijo que no la molestara si estaban cenando, pero en estas circunstancias...
Tu:—Tomaré la llamada; gracias, Shilton—repuso con cierto alivio.
Lionel:—Subiré a la habitación que prepararon para mí —informó su tío de inmediato y apretó su brazo al pasar
Tu:—. Lo lamento.
_____ lo observó salir de la habitación, con profundo dolor, antes de levantar el receptor.
Tu: —¡Nick! —exclamó de placer.
Nick:—¿Qué sucede? —preguntó preocupado.
Tu:—Me alegro mucho de que hayas llamado —se dejó caer en una silla.
Nick:—El clima no es tan malo por aquí...
Tu:—¿Ya estás en Manchester? —gimió con horror, pues tuvo la esperanza de que él suspendería el viaje.
Nick: —Sí —respondió y su tono parecía interrogante—. ______, ¿ha sucedido algo? Shilton dijo que la cena había sido cancelada; que Stella tuvo que marcharse temprano.
Tu:—Abandonó a tío Lionel —gimió—. Sólo hizo el equipaje y se fue. Lo invité a pasar aquí la noche, pero está seguro de que puede persuadir a su mujer de que vuelva con él; y dudo que eso sea posible. Yo...
Nick:—Tranquilízate, cariño —pidió Nick—. Y empieza por el principio.
La palabra "cariño" bastó para calmarla y le contó todo lo ocurrido esa tarde, sin omitir detalle... ni su visita a Phillip, porque no admitiría que él la chantajeara, y porque Nick debía aprenderá confiar en ella. Retuvo el aliento y esperó, para saber si su tío tendría que consolarla a su vez esa noche.
Tu: —Me encargaré de Wingate en otro momento —rugió Nick—. ¿Estás bien? Un profundo alivio la embargó.
Tu:—Muy bien; me encuentro preocupada por tío Lionel, lo ha tomado bastante mal.
Nick:—Yo también lo tomaría así, si me dejaras —contestó su marido con dureza.
Tu:—¿De verdad? —preguntó la joven y se le formó un nudo en la garganta.
Nick:—Me parece que tendremos que hablar de eso cuando vuelva a casa, ______.
Tu:—¿Cuándo llegarás?
Nick:—Regresaré ahora mismo —contestó con brevedad—. Estaré contigo en un par de horas, a lo sumo.
Tu:—Nick, te amo —no le había dicho eso desde que estuviera entre sus brazos aquella noche, hacía meses, y necesitaba recordárselo en ese momento—. ¡Te amo!
Nick:—Yo... hablaremos cuando regrese —repitió—. Ahora, ve a descansar; te garantizo que no podrás dormir cuando llegue a casa —añadió insinuante.
_____ cortó la comunicación y fue a pararse frente a una ventana para contemplar la noche tormentosa. Había sido una velada bastante dolorosa para su tío y, sin embargo, las palabras de Nick contenían una promesa para los dos. ¿Sería posible que la amara, después de todo?
Pidió a Shilton que cerrara la casa y se retirara, porque sabía que Nick no necesitaría que lo recibieran al llegar; luego fue a ver a su tío, complacida de encontrarlo dormido, aunque yacía, vestido, sobre la cama. Decidió que el descanso era lo mejor para él, y fue a su cuarto. Por la mañana, Lionel analizaría la situación con más serenidad.
Hacía algún tiempo que dormitaba, cuando oyó que el teléfono sonaba en el pasillo; estaba a punto de contestar la llamada en su cuarto, en el momento que se interrumpió el timbre y escuchó una voz en el piso inferior. Era su tío, a quien creyó dormido; no lo oyó bajar por la escalera. Al ponerse la bata, se percató de que él hacía otra llamada y lo vio colgar el receptor cuando llegó al pie de la escalera.
Tu: —¿Qué sucede? —preguntó _____ al ver su expresión pálida y horrorizada—. ¿Es Stella?
El movió el cabeza, abatido; abrió la boca, pero no emitió sonido alguno.
Tu: —Tío Lionel —fue presa del pánico—. ¡Dímelo!
Lionel:—La primera llamada fue de un reportero; trataba de localizar a Nick. Yo... era...
Tu:—¿Qué sucedió? —demandó fuera de sí.
Lionel:—El... quería saber quién viajaba en el pequeño avión de AI. Yo... —dijo—, llamé al aeropuerto... y logré hablar con alguien que creyera que yo era quien decía. Parece... Dicen que el avión se estrelló al final de la pista, que... estalló —añadió con debilidad—. No hubo sobrevivientes, todos los que estaban a bordo murieron en el acto. _____, ¡Nicholas iba en ese avión! —gimió, pronunciando las palabras que ella temía. Toda su vida iba en ese avión, toda su existencia estaba centrada en Nick. ¡Se negaba a creer que él hubiese muerto!
Sacudió la cabeza.
Tu:—Hay un error...
Lionel:—____...
Tu: —¡Te digo que hay un error! —insistió con angustia—. Nick no puede haber... ¡Sigue vivo! —gritó con dolor—. Lo sé... lo sabría si estuviese muerto.
Lionel:—Dicen que el avión estalló, ____.
Tu: —Entonces, Nick no iba a bordo.
Lionel:—Los dos sabemos que estaba allí...
Tu:—No —insistió, tratando de contener las lágrimas—. Me niego a creerlo... ¡No puede ser verdad! —sollozó y se volvió hacia la escalera—. Voy a vestirme para ir al aeropuerto.
Lionel:—La policía llegará aquí muy pronto —su tío la detuvo—. A esta hora, ya deben saber que Nick iba en el avión...
Tu: —¡No! —gritó, y se dejó caer al pie de la escalera, temblando sin control, mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas—. ¡No es verdad! ¡No es verdad! —repitió una y otra vez, al tiempo que se envolvía con los brazos y se mecía, como arrullándose en su dolor—. Hablé con él hace un rato, le dije que lo amaba. El regresaba a mí, tío Lionel; iba a decirme cuánto me quería. ¡Estoy segura!
Lionel:—Cariño, no sigas —su tío se sentó junto a ella y la estrechó contra su pecho.
Tu: —No me llames así —gimió _____.
Lionel:—¿Cómo?
Tu:—Cariño —sollozó—. Es lo que Nick... Oh, Dios mío, ¡tengo que ir al aeropuerto! —se apartó de él—. Podrían estar equivocados; Nick tal vez esté vivo —hablaba con febril angustia—. Quizá salió disparado del avión. Es posible que...
Lionel: —_____, no te hagas esto. Se ha ido; Nick se ha ido.
Eran las mismas palabras que ella usara esa noche, para informarlo del abandono de Stella; pero en esa ocasión, tenían otro significado. Nick se había marchado de verdad, ¡y nunca volvería a verlo! Una extraña calma se apoderó de ella.
Tu:—De cualquier manera, iré al aeropuerto —insistió sin emoción en la voz—. La policía podrá hablar conmigo allá, si es necesario —añadió cuando el hombre mayor pretendió discutir—. Iré, tío Lionel.
Lionel:—Desearía que no lo hicieras. No será agradable, pero si insistes, te llevaré en mi auto. La joven agradeció el ofrecimiento y fue a su cuarto a vestirse, con movimientos mecánicos. Pero mientras lo hacía, el abatimiento desapareció y dio paso a un dolor que la hacía gemir cada vez que imaginaba la vida sin Nick. Hasta que alguien se lo demostrara, no creería que su marido había muerto, que jamás podría decirle que lo amaba, que nunca volvería a encontrarse entre sus brazos.
Un desgarrador sollozo la sacudió y las rodillas cedieron bajo su peso.
Su tío la encontró en el suelo, donde un día Nick le hiciera el amor, sollozando su dolor y soledad.
Tu:—¿Por qué Nick? —demandó al verlo—. ¿Por qué él?
Lionel:—¿Por qué demonios no? —algo pareció romperse en el interior de Lionel—. ¿Creías que ustedes tenían un derecho divino de ser felices?
_____ se levantó despacio y se apartó de él, segura de que el dolor la hacía imaginar cosas. ¡Su tío no podía decir eso!
Tu:—No hablas en serio...
Lionel:—Todos debemos morir un día —se burló el hombre—. ¿Por qué no debía ser el turno de Nick? ¿Por qué tenías que quedarte con él, cuando Stella me dejó? —demandó con rabia—, ¡Fue por culpa de ustedes que Stella se marchó!
Tu:—¿Por culpa nuestra? —repitió incrédula—. Pero...
Lionel:—AI debió ser mía —continuó Lionel con odio—. Trabajé como asistente de Max durante muchos años, lo ayudé a construir la empresa —en su ira febril, pasaba por alto el hecho de que, durante un tiempo antes que Nick los ayudara, la aerolínea corría el peligro de desaparecer—. Y en vez de quedar en mis manos, como era debido, ahora pertenece al hombre que Max despreciaba, y a la mujer que ni siquiera era su verdadera hija. ¡Stella no habría pensado en dejarme si AI hubiese quedado en mi poder, como era lógico! Tal vez decía la verdad, pero sus palabras no eran favorables para Stella; sin embargo, eso no parecía importarle... ¡Su amor por esa mujer era avasallador! Incluso se alegraba de que hubiese muerto un hombre, ¡el hombre que _______ amaba!
Tu:—Iré ahora al aeropuerto. Tal vez Nick no haya muerto... —balbuceó la desconsolada joven.
Lionel:—Murió —insistió Lionel—. Entiende que no hubo sobrevivientes, que...
Tu:—¡Basta! —se cubrió las orejas con las manos—¡Basta ya! No quiero oírte. —Lionel: -Entonces, no escuches —se burló Lionel—. Ve al aeropuerto, pero él se ha ido, ______ ¡Igual que lo hizo Stella!
Ella movía la cabeza al bajar corriendo por la escalera; tomó las llaves de la mesita del recibidor y salió a la calle.
El viento y la nieve la azotaron mientras abría la puerta del auto; agradeció haberse puesto antes un suéter y pantalones de pana. Quería escapar de la casa, así que no se detuvo a tomar un abrigo al salir.
No podía creer que su tío hubiera dicho esas cosas, que se hubiese alegrado de la muerte de Nick. Las lágrimas corrían por sus mejillas mientras conducía el auto, el cual patinó de manera peligrosa en la acera cubierta de hielo. Al llegar a la calle, unas luces la cegaron y ______ perdió el control del coche al mover el volante para esquivar al otro vehículo.
El auto patinó, se deslizó por el césped hasta que chocó con fuerza contra un montículo de nieve, pasto y tierra, que bordeaba la avenida.
Cuando sucedió el impacto, salió despedida hacia el frente y luego hacia atrás, de modo que estaba demasiado aturdida para soltar el cinturón de seguridad, y además no le importaba apearse del auto o morir congelada allí. ¿Para qué vivir si no tenía a Nick? Olvidó por completo al vehículo que causó el accidente, pero supo que el otro conductor había ido en su ayuda cuando se abrió de pronto la puerta de su auto y el viento helado golpeó su rostro y sus párpados cerrados.
Xxx:—¡______ ! —gimió una voz tierna y aterciopelada—. ¡Por Dios, _____! ¿Estás bien?
Soñaba, ¿o quizá ya había muerto? Sí, era posible, porque sólo así podría explicar el hecho de que escuchara la voz de su marido muerto. La voz de Nick...
Nick:—¡_____, respóndeme! —unos dedos duros asieron sus hombros y la hicieron volverse hacia el frío, hacia el sitio de donde provenía la voz de su esposo—. ¡Maldición, abre los ojos y contesta! —la sacudieron con rudeza.
No debía experimentar dolor, si estaba muerta; pero lo sentía. Los dedos que la sujetaban lastimaban su piel a través del suéter. Y también podía registrar en su mente la sensación del golpe del viento y la nieve.
Nick:—¡______! —la sacudió de nuevo.
Sí, de veras le dolía que la movieran así. Y si podía sentir el dolor... Abrió los párpados y miró el rostro angustiado de Nick.
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 12:34

QUE HERMOSO CAPI!!
AWW!!
ME ENAMORE DE ESTE CAP (L)
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 12:51

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHH
SE ME ROMPIO EL ALMA
AL PENSAR QUE NICK...
UFF MAS BIEN QUE NO
SIGUELA PORFA!!
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 13:23

En un rato mas subo el capitulo final Smile
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 13:31

uhh capi final u.u
bueno, aqui estare esperando Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 13:57

Capitulo 12 Capitulo Final Sad

Capítulo 12
Nick:—Me dirigía a casa cuando escuché por la radio que un avión había chocado y estallado en el aeropuerto—explicó Nick con tensión—. Al oír la noticia, me enteré de que fue una nave de AI, y una vez que supe eso, imaginé que habrías pensado lo peor, que dedujiste que yo viajaba en ese avión—sacudió la cabeza.
Nick había regresado con ella a la casa, hacía un rato, y aunque hablaban con la policía, _____ no podía dejar de tocarlo, agradeciendo el milagro de que siguiera vivo. El lanzó un profundo suspiro.
Nick:—Debieron decirle a Jack que despegara tan pronto como llenó el tanque de combustible.
Tu:—Tío Lionel y yo pensamos que el avión había chocado al aterrizar, no durante el despegue, y nadie dijo lo contrario-______ se estremeció—. Todavía no puedo creer que fueran Stella y Phillip los que murieron en tu lugar. ¿Qué supones que hacían?
Nick:—Conociéndolos, y por lo que me dijiste esta noche, supongo que les pareció muy divertido abordar un avión de AI para realizar un vuelo de celebración—replicó, furioso—. Como miembro de la familia, Stella tenía el derecho de ordenar a Jack que la llevase a cualquier parte.
Tu:—Pobre Jack. Y pobre tío Lionel—gimió—. Amaba a Stella con locura.
Nick:—Así es —accedió Nick—. No era un amor sano.
Tu:—Pero ya no podrá lastimarlo.
Su tío se había negado a creer a la policía cuando le dijeron que su esposa había muerto; salió corriendo de la casa para conducir al aeropuerto, como ____ lo hiciera cuando quiso ir en busca de Nick. Pero Lionel ni siquiera llegó a su auto, pues la tensión de las últimas horas fue excesiva para él y cayó al suelo, apretándose el pecho. Sufrió un ataque cardíaco... fulminante.
_____ lanzó un trémulo suspiro.
Tu: —Nunca imaginé cuánto dolor experimentó por el testamento de Max —murmuró—El cincuenta por ciento de la compañía debió ser suya, por derecho; trabajó la mayor parte de su vida para la empresa.
Nick:—Pero tú eras la hija de Max, así que fue obvio...
Tu:—Te equivocas —se puso de pie, nerviosa y se retorció las manos al volverse para encontrar la mirada de Nick—. Eso debió de empeorar la situación para mi tío. Una vez preguntaste qué le hice a mi padre para que me dañara en su testamento, como lo hizo. En aquel momento, contesté que no fui el hijo que él había deseado, pero hay algo más —irguió los hombros y lo miró a los ojos—. Tampoco soy su hija —confesó con dolor—. Mi madre estaba embarazada de otro hombre cuando se casó con Max.
Nick:—¿El lo sabía? —preguntó Nick, incrédulo.
Tu: —Oh, sí —____ sonrió con pesar—. Por ese motivo se casó con ella. Verás, él no podía engendrar un hijo propio—explicó casi sin aliento.
Nick:—¿Max estaba enterado de eso? —demandó Nick. ____ frunció el ceño al notar su reacción.
Tu:—Oh, sí; siempre lo supo.
Su marido se levantó para pasear por la habitación, inquieto.
Nick:—¡Desgraciado! —exclamó al fin—. Por Dios, me alegro de que ninguno de los dos estemos emparentados con ese hombre.
Tu: —¿Qué quieres decir? —inquirió_____, desconcertada. El sonrió con ironía.
Nick:—¿Nunca te preguntaste por qué ayudé a Max a levantar su compañía?...
Tu:—Creí que lo considerabas un buen negocio.
Nick:—¿O por qué soporté su sádica costumbre de humillarme?
A ______ siempre le intrigó que un hombre fuerte y sincero como Nicholas soportara ese tratamiento de su padre...
Nick:—¿Y por qué no me atrevía a tocarte sabiendo que, si lo hacía, no podría contenerme más tiempo? —continuó él, seco—. ¡Aunque siempre te deseé!
Tu: —¿Nicholas?...
Los ojos marrones lanzaron destellos plateados.
Nick:—Durante dos años... justo antes que muriera, cuando tuvo el placer de decirme la verdad... creí que Max era mi padre. ¡Que tú eras mi hermana!
____ se dejó caer en un sillón.
Tu:—¿Cómo?... No entiendo —balbuceó.
¿Su hermana? ¿Cómo era posible? Daniel parecía furioso.
Nick:—Cuando mi madre murió, encontré unas cartas viejas que ella había guardado durante años, las cuales demostraban que tuvo una aventura con Max Danvers en la época en que fui concebido. Acudí a verlo y, de inmediato, me sorprendió el parecido de nuestro colorido. Lo enfrenté con la verdad de su relación con mi madre, le pregunté si él pudo ser mi padre, y él... el muy desgraciado... aceptó que yo era el hijo que nunca supo que tenía. ¡Y le creí!
Tu: —¡Oh, Nick! —gimió ____.
Nick:—Fue hasta que quedó formalizado nuestro trato en la aerolínea que él comenzó a demostrar lo que de verdad sentía por mí. Aun entonces, creí que se debía a que temía que yo lo obligara a reconocer que era su hijo legítimo. Poco antes de morir, confesó la verdad, que mi madre estuvo mezclada con varios hombres cuando él la conoció, que cualquiera de ellos podría ser mi padre.
Pobre Nicholas; durante toda su vida había buscado al hombre que le dio el ser, sólo para que la realidad se convirtiera en una pesadilla.
Tu:—Lo que él te hizo fue cruel...
Nick:—No más de lo que hizo contigo —replicó su marido—. Shilton lo sabía, ¿verdad?
Tu:—Yo no era el hijo que Max deseaba —contestó ella—. El hijo por quien se casó con mi madre.
Nick:—Y luego aparecí yo, asegurando que era el hijo que él no podía tener —concluyó Nick con amargura—. Por Dios, cómo debió burlarse de mí.
Pero la amargura no debía estropear la segunda oportunidad que les brindaba la vida para ser felices.
Tu: —Sin embargo, no ganó, Nicholas. ¿Te das cuenta? —susurró ____ con tono suplicante—. Nos obligó a casamos; sabía que me despreciarías porque yo era su hija; estuvo seguro de que jamás encontraríamos la tranquilidad juntos. Pero no fue así —afirmó—. Nicholas, ¡tenemos la oportunidad de ser felices!
Nick: —¿Por qué te casaste conmigo, _____? —preguntó él de pronto, muy serio.
Tu:—Por la única razón por la que me casaría... por amor. El aspiró profundo.
Nick:—¿Y Max sabía lo que sentías por mí? Ella se humedeció los labios.
Tu: —No lo imaginé; pero, sí... estoy segura de eso. Nick, ¿no entiendes que tenía que casarme contigo, sin importar que pensaras que lo hacía por interés? ¡Deseaba que la compañía fuera tuya! ¡Quería ser tu mujer!
El cerró los ojos, con expresión de intenso dolor.
Nick:—¿Tienes una idea de lo que fue sentirme atraído hacia ti, pensando que era un error tremendo? —gruñó.
Tu:—A Max le gustaba lastimar a la gente.
Nick:—Luché contra mi interés en ti durante tanto tiempo, que aun cuando me fue posible casarme contigo, no quería amarte. Tienes razón, te despreciaba porque creía que eras su hija, porque pensé que serías como él. En nuestra noche de bodas...
Tu:—No sigas —suplicó, avergonzada por lo sucedido—. Actué muy mal...
Nick:—Lo hiciste porque yo te obligué a interpretar ese papel —la interrumpió con firmeza—. Tu inocencia era evidente para cualquiera, pero yo decidí no creerlo, preferí pensar lo peor de ti, porque era más fácil... para mí.
Tu:—Te habían herido...
Nick: —Eso no disculpa la manera como te traté. _____, tengo algo para ti; algo que... he llevado conmigo durante varios días, pero que temía darte.
¿Temor? ¡Nick nunca tenía miedo!
Tu:—¿Qué?...
Nick:—No me mires así ——suplicó al ver su incertidumbre y la estrechó contra sí—. Es algo que debí darte hace meses, algo que tenía que decirte hace meses —metió su mano en el bolsillo de la chaqueta—. Con todo mi amor—le entregó una cajita de terciopelo.
Las manos de ______ temblaban al recibir el obsequio y lo contempló con ojos enormes y relucientes. Su amor, eso dijo. ¿Sería verdad?
Nick: —¿No vas a abrirla? —bromeó Nick, nervioso.
Ella no quería verlo inquieto, deseaba devolverle su anterior arrogancia, así que abrió la cajita con dedos trémulos y admiró el hermoso anillo de zafiros y brillantes que había en el interior.
Nick:—Si no te gusta, podemos cambiarlo —ofreció su marido al prolongarse el silencio—.Yo... es un anillo de compromiso. Creí...
Tu:—¡Me amas! —le rodeó el cuello con los brazos, extasiada—. ¡De veras me amas! El la abrazó, posesivo.
Nick:—¡Hasta el fin de mis días!


Tiempo Despues…..
_______ esperaba la aparición del auto, y corrió a la puerta cuando vio que los faros rompían la penumbra creada por la nevada. Estuvo tan preocupada... Los largos pendientes se mecieron contra su cuello; hacían juego con el anillo colocado junto a su argolla matrimonial, en la mano izquierda.
Abrió la puerta sin importarle que el viento soplara la nieve al interior de la casa, y se lanzó feliz a los brazos de su marido.
Tu:—Creí que te demorarías por el clima —dijo entre besos.
Nick: —Nada podría impedir que volviera a casa para verte —aseguró Nick.
Tu:—Espero que no te sientas cansado —sonrió divertida—. Estamos listos para decorar el árbol de Navidad.
Nick:—¿Estamos listos?—murmuró él con indulgencia; le pasó un brazo por los hombros y caminaron hacia la sala.
Tu:—Estamos listos—insistió la joven y se inclinó para sacar a su pequeño hijo del corralito de juego—. Hace horas que esperábamos por ti, ¿verdad, cariño?—mordisqueó el cuello de su hijo y lo hizo reír.
Cuando Nick insistió en que viera a un médico para explicar su creciente fatiga y aumento de peso, se enteraron de que estaba embarazada desde hacía cinco meses, lo cual fue una sorpresa para los dos. La cintura de _____ no se había engrosado y su organismo no le dio la señal acostumbrada de que esperaba al hijo de Nick. A los siete meses, el pequeño Jason Jonas era el tesoro más preciado de su matrimonio... además del profundo amor que compartían.
El nene sonrió a su padre, ostentando sus cuatro flamantes dientes, y tendió los brazos al hombre que adoraba.
______ los observó, admirando la inconfundible relación que existía entre padre e hijo; ambos tenían el cabello negro y ojos marrones. Era la segunda Navidad que ella y Nick pasaban juntos, y la primera en que lo hacían como familia. Era una ocasión que los dos esperaban con emoción.
Una sombra oscureció la mirada de ______.
Nick: —¿Qué sucede? —preguntó Nick de inmediato, interesando a Jason en los botones de su chaqueta, mientras estudiaba con inquietud a su mujer.
Tu:—Tío Lionel —explicó ella con tristeza—. Quisiera que las cosas hubiesen sido distintas para él.
Nick: —Cariño —Nick estrechó su mano, compasivo—. El no habría querido vivir sin Stella; el ataque al corazón fue una bendición del cielo.
Tu:—Tienes razón —trató de sacudirse la tristeza y sonrió—. Y ahora, vamos a decorar ese árbol. ¡San Nicolás todavía debe envolver muchos regalos!
Nick: —El mío no necesitará envoltura —murmuró Nick.
Tu:—Ese regalo no estará bajo el arbolito esta noche —contestó ____ con voz ronca y sensual. Nick miró el árbol y luego la chimenea encendida.
Nick:—¡No, creo que no! —puso a Jason el en suelo, y el nene, de inmediato, gateó hasta la caja de adornos de colores, mismos que no había podido tocar en todo el día.
Nick: —Esta alfombra parece mucho más cómoda —susurró Nick al oído de _____ y la tomó entre sus brazos
Nick:—. Te amo, señora Jonas
Tu: —Y yo te adoro, señor Jonas —contestó con sinceridad.
Una familia; se habían convertido en una familia y no necesitaban más que a Jason y a los otros hijos que esperaban tener. Eran una familia de verdad.

Fin


Chicas pasense por la otra nove "EL SECRETO DE UN MILLONARIO" Lean y comenten y cuando finalize dicha novela,subire otra y otra jejeje las quiero y gracias por acompañarme leyendo los capitulos las quiero Smile
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 23rd 2011, 15:34

OH DIOS MIO!!
PENSABA QUE ERA SU HERMANO?
CONDENADO MAX AAGHHH!
MAS BIEN QUE ESTABA VIVO SINO..
UFF
QUE HERMOSO!
ME MORI EN EL FINAL
Y CUANDO LE DIO EL ANILLO
QUE BELLO
AME LA NOVE
ME ENCANTO Smile
Volver arriba Ir abajo
RosarisLovesJoe
Forista!


Cantidad de envíos : 126
Edad : 20
Localización : con mi joe :D
Fecha de inscripción : 05/02/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 24th 2011, 19:40

aiii me lei toditaaa tu novee! es oficialment la mejor ke e leidoo!
Volver arriba Ir abajo
http://www.youtube.com/user/efronmania19952809
fallingfornicholas
Forista!


Cantidad de envíos : 135
Edad : 21
Localización : venezuela
Fecha de inscripción : 17/07/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 24th 2011, 20:24

Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/majotobia
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 26th 2011, 11:09

Voy a llorar T_T Que lindaaaa,
Me encaaaanto y el finaaaL OMJ
Awwww que hermoso Nicholas.
Aunque llegue tarde u_u igual la ame;*
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
EsnedyCruz
Nuev@


Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 04/03/2011

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Agosto 27th 2011, 00:19

HERMOSA, HERMOSA. Amé esta novela. LA AMÉ :')
Volver arriba Ir abajo
florjudith
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1596
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/10/2010

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Octubre 7th 2011, 06:03

mmeee encatooo Very Happy ame el final Very Happy
Volver arriba Ir abajo
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Octubre 7th 2011, 09:57

Cap!!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/   Hoy a las 12:15

Volver arriba Ir abajo
 
Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Experimento Matrimonial (Nick & Tu) /adaptada/
» Recordatorio: Cásate conmigo [Nick&tu] - Adaptada [TERMINADA]
» Mi amado Marqués (Nick & Tu) /adaptada/
» Leaving Paradise - Nick y Tu - (Adaptada)
» Beautiful Disaster (Nick&Tu) (Adaptada)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: