Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Pienso subir pronto otra nove... con dos de los Jonas ¿Cual escojerias?
A) Kevin,Nick&Tu.
27%
 27% [ 4 ]
B) Kevin,Joe&Tu.
20%
 20% [ 3 ]
C) Joe,Nick&Tu.
53%
 53% [ 8 ]
Votos Totales : 15
 

AutorMensaje
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 18th 2011, 22:30








Argumento






Él quería ser padre… ella quería que la amaran.[/size]







________ _________ (Tu Apellido) siempre había sentido una secreta admiración por su jefe, pero jamás habría pensado que acabaría acostándose con él. Después de una sola noche de pasión, _________ se dio cuenta de que estaba enamorada, pero sabía que Nick no era de los que se comprometían… Sólo había necesitado a alguien que lo ayudara a soportar sus dolorosos recuerdos.
Nick solía salir con mujeres, acostarse con ellas y después olvidarlas… y eso era lo que pretendía hacer también con _________. Pero entonces ella descubrió que estaba embarazada. Nick exigió que se casara con él, pues no quería perder aquella segunda oportunidad para ser padre... y, además, así podría seguir haciéndole el amor a _________







¿La Sigo?





Volver arriba Ir abajo
cami-camila
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1074
Edad : 21
Localización : en mi habitacion con nick teniendo un muy importante conversacion c: XD
Fecha de inscripción : 10/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 18th 2011, 23:10

CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
cami-camila
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1074
Edad : 21
Localización : en mi habitacion con nick teniendo un muy importante conversacion c: XD
Fecha de inscripción : 10/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 18th 2011, 23:11

primera lectora me encanta siguela

CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA * CAP ♥ SIGUELA * CAP ♥ PORFA * SIGUELA ♥ CAP * FORFA ♥ SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
NicholasJonasMiller
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 372
Edad : 21
Fecha de inscripción : 26/07/2010

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 18th 2011, 23:26

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAA!
ME ENCANTA!

Mis novelas:

Falling In Love Tonight Nicholas & tu
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9917-falling-in-love-tonight-nicholastu-hot-drama-romance

Forever My Love -Nicholas&Tu- De todo.

http://jbvenezuela.activoforo.com/t10092-forever-my-love-nicholastu-de-todo#359297
Volver arriba Ir abajo
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 19th 2011, 13:01

siguela
nueva y fiel lectora sigueLa!!
Volver arriba Ir abajo
ama-jonatik
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1034
Edad : 23
Fecha de inscripción : 08/12/2010

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 19th 2011, 13:24

siguela plis
Volver arriba Ir abajo
sarah*jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 101
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 19th 2011, 13:46

siguela
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 19th 2011, 15:37









¡¡Bienvenidas chicas!!
Gracias por leer.

Espero y la nove cumpla sus espectativas...
Y para no hacerlas esperar mas, ya subo el primer cap Wink










.
Capítulo 1








Nick se despertó solo.
Y eso era raro, porque juraría que no estaba solo cuando se durmió, agotado, varias horas antes.
¿Algo sobre una diosa...?
Ah, sí, _______: diosa de juventud.
Alta y delgada, con una mata de pelo liso Obscuro y los ojos de un castaño tan claro que parecían de oro. Extraños e hipnotizadores ojos con un enigmático brillo.
No era que le interesaran sus secretos. _______ había sido una simple distracción, un medio para olvidar el pasado y todo el dolor que significó el día anterior. Había buscado olvidar, divertirse, y la presencia de _______ _______ (Tu Apellido) se lo había permitido. Por lo menos, durante unas horas.
¿Y dónde estaba ella? Fuera seguía oscuro, y las sábanas revueltas seguían calientes: hacía poco que se había ido.
Frunció el ceño al pensar en su desaparición: ¡ese privilegio solía ser suyo! Vino, una cena y una mujer en la cama, pero sin complicarse, y mucho menos dejarla entrar en su mundo privado.
Claro que eso era un poco más difícil cuando la cama era la suya.
Porque ella no vivía sola, recordó él. Así que después de la cena la había llevado a su piso, rompiendo sus propias reglas, para tomar una copa... ¡y otras cosas!
En realidad rompió dos reglas, recordó con una mueca, ya que _______ trabajaba para él, en la Galería Jonas de la planta baja.
Pero problemas desesperados requerían soluciones desesperadas y por eso había llevado a _______ a su casa ante la necesidad de perderse en la belleza de su cuerpo perfecto de largas piernas. Y lo había hecho. Lo había deslumbrado, embrujado por no ser una de esas mujeres sofisticadas con las que mantenía un breve encuentro, además de por la excitación de la noche pasada. Su dolor había quedado anestesiado, incluso borrado.
Nick gruñó al recordar lo del día anterior, se sentó en la cama, intentando borrar de su mente la tórrida escena de sexo, y salió de la habitación dando la espalda a las sábanas revueltas.
Se paró en seco al comprobar que, después de todo, no estaba solo.
_______, la diosa, salía de la cocina con un vaso de agua en la mano, su desnudez quedaba oculta únicamente por la larga mata de pelo que le llegaba casi hasta la cintura.
Nick sintió de inmediato despertarse su deseo al ver su cuerpo dorado de largas y suaves piernas, caderas y cintura de finas curvas, pechos firmes y pezones erectos.
Pedía a gritos que la besaran, otra vez.
Se había fijado en ella hacía unos meses en la galería. Su belleza era tal que no podía evitar destacar. Pero hasta el día anterior no había hablado con ella.
Y la deseaba de nuevo. Otra vez.
-¿Qué haces? -preguntó con voz ronca.


_______ se quedó sin habla al verlo. No estaba segura del todo de cómo había acabado en el apartamento de Nicholas Jonas. En su cama. En sus brazos.
Se había sentido atraída por él desde que lo vio. Enamorada, o más bien excitada, reconoció tristemente al recordar cada beso y caricia de la noche anterior, completamente a su merced desde el instante en que Nick la tomó en sus brazos.
0 tal vez ya estuviera perdida antes...
El carismático estadounidense Nick Jonas era el dueño de una galería de arte en Londres, donde ella trabajaba, además de otras dos, en París y Nueva York. Su tiempo lo repartía por igual entre las tres y tenía apartamentos encima de cada una de ellas.
_______ llevaba varias semanas trabajando en su galería cuando vio por primera vez al dueño.
Cuando irrumpió en la sala oeste de la galería hacía cuatro meses, bombardeando con instrucciones a un gerente, _______ sintió que el aire escapaba de sus pulmones.
Medía más de metro ochenta y su cuerpo era flexible y atlético, con su oscuro y largo cabello apartado de su rostro moreno, y sus ojos de un café profundo. Poseía un cierto aire de salvaje robustez que reflejaba la energía de un tigre enjaulado. ¡E igualmente peligroso!
Nunca, ni en sus más locos sueños, habría imaginado que se fijaría en ella, en una empleada novata. Pero la noche anterior se había tropezado accidentalmente con él al salir de la galería y, en lugar de la mirada de reproche que había esperado, ambos se rieron y se disculparon. Aun así, se había quedado de piedra cuando él la invitó a cenar, con el pretexto de que, tras varios meses trabajando en la galería, era hora de que se conocieran.
¡Que se conocieran!
Habían hecho bastante más que eso. No había un centímetro del cuerpo de _______ que él no hubiese tocado o besado.
Sus mejillas enrojecieron al recordarlo.
Se encontró ante la desnuda perfección de su cuerpo. Un cuerpo que ella había descubierto la noche anterior, moreno, con un oscuro vello sobre su ancho pecho y las fuertes caderas y muslos.
Al percibir su erección, sintió un líquido fundirse entre sus propios muslos y el calor invadir su lánguido cuerpo.
-Espero que no te importe, tenía sed -contestó ella mientras levantaba el vaso en que había bebido.
Nick también tenía sed, pero no de agua. Le quitó el vaso y lo dejó sobre la mesa. Sus ojos se oscurecieron al agacharse para besar uno de sus erectos pezones. La miró a los ojos mientras pasaba la lengua por la sensible protuberancia, y sintió la creciente dureza de su masculinidad cuando ella gimió y sus ojos lanzaron destellos dorados al arquearse su cuerpo contra el de él.
Era preciosa, una diosa de juventud, y quería perderse en ella de nuevo, no para borrar los dolorosos recuerdos del día anterior, sino porque la deseaba con tal fiereza que sabía que no podría mostrarse delicado con ella. Era imposible. Necesitaba introducirse en ella, y sabía que ella recibiría ese deseo con el suyo propio. Como había hecho antes.

La levantó en sus brazos, hundiendo su lengua en la boca de ella, que le rodeaba el cuello con los brazos mientras sus dedos se enredaban en la oscura cabellera.
_______ temblaba cuando él la tumbó sobre las sábanas revueltas, y sus bocas se fundieron mientras la mano de él acariciaba su pezón, que ya estaba duro y erecto, inundando su cuerpo de calor y fuego líquido.
Ella acarició su ancha espalda, antes de bajar y tocarle ahí, encantada con la sensación de la dureza de él en su mano. El gruñido que oyó confirmó que él también estaba encantado.
Nick se tumbó de espaldas mientras _______ besaba su pecho y bajaba por su estómago hasta el miembro que palpitaba entre los muslos. Su respiración se ahogó al sentir la sensual caricia de su lengua contra su pene ardiente y, al tiempo que sabía que no iba a poder aguantar mucho más, deseaba hundirse en el calor de sus muslos, dentro de ella, acariciándola hasta alcanzar ese desgarrador clímax que tan bien recordaba, por partida doble, de la noche anterior.
Se colocó sobre ella y miró su excitado rostro mientras la penetraba lentamente y las caderas de ambos se movían al unísono, obligándole ella, con un lento movimiento, a que la penetrara más profundamente.
Minutos, o quizás horas, después, _______ jadeó y sintió el placer que invadía su cuerpo tembloroso mientras perdía el control y alcanzaba la cima.
Nick la acompañó, con deliciosas y profundas sacudidas dentro de ella mientras se rendía a las sensaciones de su cuerpo.
_______ se tumbó con la cabeza apoyada en su pecho mientras él rodeaba su cintura con el brazo, muy cerca de él.
Ella nunca había sentido algo así. Sus cuerpos estaban perfectamente sincronizados y cuando llegaban al clímax era como un ballet.
Sonrió al pensar en lo feliz que era, totalmente relajada y colmada. Le resultaría muy fácil enamorarse locamente de ese hombre. Suponiendo que no lo estuviese ya. Lo cual, considerando su desinhibida reacción ante él, le hacía pensar que podría ser cierto.
En cualquier caso, se sentía más unida a él de lo que había estado nunca a alguien, y se preguntaba por el futuro. ¿Pasarían el día juntos? Era domingo y no trabajaban. A lo mejor le apetecería que desayunaran juntos. Antes de hacer el amor. Luego, podían dar un paseo por el parque. Antes de hacer el amor. Y luego...
_______, agotada y feliz, se durmió.
Nick estaba despierto junto a ella, su cuerpo saciado, pero su mente repentinamente despierta.
_______ ________ (Tu Apellido) era preciosa y deseable, y respondía ante él de una forma que le resultaba irresistible. Pero era esa falta de control lo que le advertía que tenía que resistirse a ella. Los grilletes de terciopelo de una mujer no eran para él, ni la agradable intimidad que estrechaba los lazos hasta que uno dejaba de ser dueño de sus pensamientos o acciones. Nunca más. Ésa era la causa del dolor y la desesperación que había intentado borrar la noche anterior.
Y además, era su empleada. Algo intocable. ¡Aunque había hecho bastante más que tocarla! Había creado la situación que siempre había procurado evitar.
Desde su divorcio hacía dos años, había conocido a muchas mujeres, las había invitado a una copa y a cenar, se había acostado con ellas y se había marchado sin remordimientos. Ninguna de esas relaciones había durado lo bastante para crear un vínculo, sobre todo emocional. Pero una empleada, y por eso siempre las había evitado, iba a ser un poco más difícil de evitar.
Aún no estaba seguro de cómo iba a tratar el hecho de que _______ trabajara para él. Lo más fácil sería despedirla, pero no parecía justo que perdiera su empleo por haberse acostado con él. De hecho, la mayoría de las mujeres pensarían que su trabajo sería más seguro después de acostarse con el jefe.
Contempló el rostro que dormía en sus brazos. ¿Por qué había estado _______ tan dispuesta a irse con él la noche anterior? ¿Por el mismo motivo por el que había vuelto a hacer el amor con él?
Si no era eso le esperaba una desagradable sorpresa.
Nadie, ni nada, sujetaba a Nick Jonas, y mucho menos una sirena de cabello Achocolatado y ojos dorados.

_______ se sentía casi intimidada al entrar en la modernísima cocina varias horas después.
Se había despertado sola en la enorme cama de Nick que le había recordado la tórrida escena de amor que allí había tenido lugar, tanto la noche anterior como esa misma mañana. Había recogido su ropa y se había dado el gusto de ducharse y vestirse antes de ir a buscar a Nick.
Él se encontraba en la espaciosa cocina, vuelto de espaldas, mientras preparaba café. Llevaba puestos unos vaqueros desteñidos y una camisa negra.
_______ observó la musculatura de su espalda y los oscuros rulos cabellos que le llegaban a los hombros.
Con treinta y ocho años, doce más que ella, era sin duda el hombre más maravilloso que había visto jamás. No le sobraba ni un gramo de grasa, y sus manos, que tanto la habían acariciado, eran largas y delgadas. Y hacía el amor con una maestría que denotaba una experiencia que ella estaba lejos de igualar.
Cierto que había estado casado cinco años, según Jane, otra ayudante de la galería. Se lo había contado hacía tres meses, después de otra visita relámpago de Nick, durante la cual les había abroncado antes de irse a la galería de París a aterrorizar a sus empleados de allí.
Jane le había explicado que él era así a veces, que había tenido un hijo: un niño que había fallecido cuando tenía cuatro años. Su muerte había precipitado su divorcio hacía dos años y Nick se hundía a veces en el torbellino de un infierno de emociones.
No era de extrañar. ____ no podía imaginarse nada más traumático que la muerte de un hijo. Pero esos retazos de información sobre su jefe no habían hecho sino aumentar su interés por él.
Le había observado a hurtadillas durante sus visitas a la galería. Le había visto sonreír sólo ocasionalmente, aunque una vez se rió abiertamente, lo que suavizó la expresión de su rostro dándole un aspecto casi infantil, salvo por el profundo gesto de dolor que nunca abandonaba sus ojos.
De vez en cuando irrumpía en la galería, con su vitalidad y energía, dejando a ____ fascinada y perpleja, para luego desaparecer con la misma vitalidad.
Pero nunca se habría imaginado _______ que la invitara a cenar como lo hizo, ni que pasaría la noche con él en su apartamento.

Nick presintió la llegada de _______ a la cocina, y notó su silencio, de pie tras él, mientras seguía preparando café para retrasar el inevitable momento de la conversación. Conversación que a él se le antojaba inútil tras pasar la noche con una mujer.
Para él, la mañana después siempre había sido lo peor de las breves relaciones que había tenido desde su divorcio. ¿De qué se suponía que tenían que hablar? ¿Del tiempo? ¿De quién ganaría el campeonato de tenis ese año? ¿Del torneo U.S.A. de golf?
Pero la alternativa era hablar sobre volverse a ver: algo inaceptable para Nick. Sobre todo en ese caso. Comprendía que había cometido un terrible error, y no tenía intención de enmendarlo con la pretensión de que su relación, ¿aventura de una noche?, tuviera algún futuro.
«Bueno, llegó el momento», pensó Nick mientras se volvía hacia ella. Cuanto antes acabara con eso, antes podría proseguir con su vida.
Ella llevaba puesta otra vez la blusa de seda negra y los ajustados pantalones del día anterior, y su cabello caía sedoso por los hombros. El maquillaje pretendía, aunque no conseguía, ocultar el enrojecimiento de sus mejillas, allí donde su barba y la intensidad de sus besos habían marcado su cremosa piel.
¡No iba a continuar! Tenía que dejar de pensar en lo salvaje y dispuesta que había sido esa mujer en sus brazos. De lo contrario acabarían de nuevo en la cama.
-¿Lista para marcharte? -preguntó sin darle importancia- ¿0 prefieres tomarte antes un café? -dijo mientras sujetaba la cafetera.
_______ frunció el ceño ante tanta brusquedad. No podía esperar más para echarla. Se esfumaba la esperanza de pasar el día juntos, hablando, riendo y haciendo el amor.
-No... gracias -rechazó el café mientras se preguntaba si él esperaba que se marchara sin más.
Se produjo un incómodo silencio.
«¿A qué espera?», se preguntó Nick. Le había ofrecido café, ella lo había rechazado y lo mejor para ambos sería que ella...
-Yo... será mejor que me vaya -dijo ella torpemente al notar la urgencia de él, pero en un tono inquisitivo: como si esperara que él le pidiera que se quedara.
¿Para qué? Habían cenado. Habían hecho el amor. Habían disfrutado. Y se había acabado. ¿Qué más esperaba de él? Porque él no tenía nada más que ofrecer.
-Mi compañera de piso seguramente se preguntará dónde estoy -añadió contrariada.
Nick no se había molestado la noche anterior en preguntarle si estaba comprometida, o si por lo menos tenía novio. Había estado demasiado reconcentrado en su propio dolor.
Pero en esos momentos sentía curiosidad. No parecía la clase de mujer que engañara a su pareja. Pero tampoco le había parecido la clase de mujer que se acostaría con él ¡y cómo se había equivocado!


_______ pensaba que la situación era muy incómoda y no sabía exactamente cómo debía comportarse la mañana después de la noche anterior. Seguramente porque había pasado mucho tiempo desde la última mañana después de la noche anterior.
No era que fuera completamente inexperta: había mantenido una relación hacía unos años, en la universidad. Pero nunca había pasado la noche en el piso de un hombre, y ese hombre era Nick Jonas, su jefe desde hacía seis meses, haciendo que la situación fuera aún más incómoda.
-¿Seguro que no quieres café? -suspiró Nick aliviado ante su sugerencia de marcharse, mientras se servía una taza sin leche ni azúcar.
_______ reconoció tristemente que la insistencia de la invitación parecía más una cortesía que otra cosa, mientras Nick se sentaba a beberse su café sin siquiera dirigirle una mirada.
La noche anterior se había visto completamente rodeada de las atenciones de ese atractivo y seductor hombre y no se podía creer su buena suerte cuando él pareció mostrar su mismo interés. Pero iba a tener mucho tiempo para arrepentirse si ese comportamiento distante iba a ser la tónica general.
Era el momento de acabar con esa situación embarazosa...
-Entonces me voy -dijo alegremente-. Gracias por... la cena -añadió torpemente.
«Y por todo lo demás», pensó, sin decir nada. Después de la noche anterior, eso era demasiado incómodo. Si eso era lo que se sentía a la mañana siguiente, no tenía intención de repetirlo.


Nick advirtió con una punzada de irritación que ella lo miraba perpleja por su brusquedad. Esos increíbles ojos dorados reflejaban recelo, y sus mejillas habían palidecido ante su evidente falta de entusiasmo.
¿Qué esperaba ella? ¿Que le hiciera un juramento de amor eterno? ¿Que asegurara que sería incapaz de vivir sin ella y que la invitara a viajar con él a Nueva York esa misma mañana?
«Maldita sea», pensó. «¡Esto es la vida real y somos adultos, no unos niñatos románticos!»
Los dos se habían divertido, pero eso era todo.
-Vuelvo a Nueva York esta misma mañana -dijo él-, pero te llamaré ¿de acuerdo? -añadió sin ninguna intención de cumplirlo.
Nunca debía haberse involucrado con una empleada, y no tenía intención de arreglarlo volviendo a tener una cita con ________.
No le cabía duda de que si volviera a ver a _______ fuera de la galería, acabarían de nuevo en la cama. Incluso en esos momentos, cuando miraba su boca y ese cabello obscuro, las sinuosas curvas de su cuerpo bajo la blusa de seda y sus pantalones ajustados, sentía despertarse el deseo por ella.


_______ comprendió que la estaba echando. No era tan ingenua como para no saber que cuando un hombre decía ya te llamaré después de una noche, y sin siquiera pedirle el número de teléfono, significaba que no tenía intención de ponerse en contacto con ella nunca.
Claro que en ese caso era algo distinto porque, si quería, podía conseguir su teléfono de la lista de empleados de la galería. Pero, por su tono carente de interés, ella sabía que no iba a hacerlo.
Después de la excitación de la cena la noche anterior y las horas pasadas haciendo el amor, la manera en que la había echado esa mañana había sido la experiencia más humillante de su vida.
¡Tenía que salir de allí ya!


Nick observó que ella estaba a punto de largarse sin decir adiós. Y eso era lo que él quería, ¿o no? Frunció el ceño mientras pensaba que no le gustaba ser el receptor de la despedida. Él siempre había sido el que se marchaba, no al revés.
-Adiós, _______ -sonrió mientras atravesaba la cocina para rodearle la cintura y atraerla hacia su protuberante dureza, sin disimular su erección.
Ella lo miró con inseguridad.
«Demonios, qué bonitos ojos tiene», pensó Nick. Qué bonito lo tenía todo, si su memoria no le fallaba. Y sabía que no.
A lo mejor podían volverse a ver...
«¡No! No seas idiota, Nick», se reprendió a sí mismo. Era mejor dejarlo como estaba.
Dejarlo y esperar que con el tiempo ambos olvidaran que esa noche había existido.
¡Eso era exactamente lo que iba a hacer!









Volver arriba Ir abajo
RosarisLovesJoe
Forista!


Cantidad de envíos : 126
Edad : 20
Localización : con mi joe :D
Fecha de inscripción : 05/02/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 21st 2011, 12:31

esta buenisima! siguela pliss Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.youtube.com/user/efronmania19952809
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 21st 2011, 15:46





















Capítulo 2












Seis semanas después, _______ todavía esperaba la llamada que Nick le había prometido. Había sido una estúpida por pensar que él llamaría, y varias conversaciones mantenidas con Jane le habían confirmado que Nick Jonas no se comprometía con ninguna de las mujeres con las que salía. También según Jane, desde su divorcio, las mujeres con las que se había liado eran legión y ninguna de ellas, había puntualizado Jane, como si supiera que el interés de _______ no era casual, había sido empleada suya.
0 habían dejado de serlo enseguida, decidió _______.
De hecho, llevaba seis semanas esperando ser despedida de la Galería Jonas. Aunque en esos días no era tan fácil despedir a la gente, ella no tenía dudas de que si Nick la quería fuera, encontraría el modo de hacerlo.
El que se le esperara, por fin, la semana siguiente en Londres para inaugurar una exposición no ayudaba a _______ a concentrarse en su trabajo.
De hecho, ese día estaba especialmente torpe, y no hacían más que caérsele las cosas al suelo. Ella sabía bien el motivo de su creciente nerviosismo. La inminente llegada de Nick la alteraba.
Debería haberse dado de baja unos días. Además, no se sentía bien y no había probado bocado en todo el día. Su ansiedad ante la perspectiva de ver a Nick aumentaba día a día.
Sin embargo, no entendía el motivo de su nerviosismo. Al fin y al cabo, había sido Nick el que la había invitado a salir. Y ella no había vuelto otra vez a su apartamento, de hecho...
-¿_______? -sonó en su oído una voz familiar tras seis semanas de silencio.
Ella se giró bruscamente, dejando caer las tarjetas que preparaba para la exposición de la semana siguiente.
-Lo siento -murmuró mientras se agachaba para recogerlas con manos temblorosas y recuperaba la compostura.
¡A Nick no se le esperaba hasta la semana siguiente!
-¿Qué haces aquí? -le preguntó con el brillo dorado de sus ojos resaltando en su pálido rostro.
-Puede que te hayas olvidado, _______ -él le devolvió la mirada burlonamente-, pero resulta que ésta es mi galería y tengo un piso en la última planta de este edificio. ¡Puedo venir aquí cuando me dé la maldita gana!
Eso era cierto, pero si ella hubiera tenido conocimiento de su llegada antes de lo esperado, no habría actuado así. Se sentía completamente torpe.
Durante las seis semanas de ausencia de Nick, ella había pensado mostrarse fría y digna cuando él volviera, sin hacer la menor referencia a la noche que habían pasado juntos en ese edificio...
-Vayamos a mi despacho -añadió Nick sin ocultar su impaciencia-. Quiero hablar contigo.
Seguía con el mismo aspecto. Su piel morena estaba igual de bronceada, sus ojos café profundo igual de inteligentes, y su pelo oscuro, aunque parecía algo más corto, aún descansaba en sus hombros. Elegantemente vestido con un traje gris oscuro y una camisa blanca y corbata de seda gris, parecía que lo tenía todo bajo control.
De hecho, su aspecto respondía exactamente a lo que era: el multimillonario dueño de tres prestigiosas galerías de arte.
En esos momentos, _______ se preguntaba cómo pudo haber pensado jamás que él se interesaría seriamente por ella.
-¡_______! -la apremió ante su silencio.
Ella se comportaba como una idiota, allí de pie, mirándole, incapaz de decir nada ante su inesperada aparición.
Respiró hondo e intentó comportarse con naturalidad. O lo más natural posible cuando se tenía delante al hombre que había llenado sus sueños las últimas seis semanas.
-¿Qué puedo hacer por usted, señor Jonas? -le preguntó con calmada eficiencia.
-Puede subir a mi despacho conmigo -repitió él con firmeza-. ¡Ahora! -añadió sin siquiera esperar su respuesta y mientras se giraba bruscamente y salía de la habitación.
Jane lanzó una mirada inquisitiva a _______ mientras ella seguía a Nick, y _______ se encogió de hombros en respuesta.
Porque en realidad no sabía qué pasaba. Habían cenado juntos, habían pasado la noche juntos, pero no se lo había contado a nadie, ni había intentado ponerse en contacto con él. Así que ¿cuál era el problema?
Cuanto más pensaba en ello, y en su profundo silencio al subir las escaleras delante de ella, más enfadada se sentía.
¿Acaso había esperado que ella dejara su trabajo por haberse acostado con el jefe? ¿Por eso estaba tan enfadado? ¿Por que no esperaba encontrársela allí a su vuelta?
Eso le parecía bastante injusto.
A ella le encantaba su trabajo y le gustaban las personas con las que trabajaba. Además, nada de todo eso era culpa suya. ¡Maldita sea!
Nick la miró irritado mientras cerraba la puerta de su despacho. A no ser que se equivocara, por el brillo de sus ojos y el rubor de sus mejillas, se encontraba ante una joven muy enfadada.
Él se apoyó en el borde de la mesa de mármol italiano que más de un cliente había intentado comprar, aunque siempre se había negado a venderla porque hacía juego con el resto del despacho, austero y con las paredes forradas de madera, aunque había un enorme ventanal con vistas sobre el río.
-¿Por qué estás tan enfadada? -dijo lentamente mientras la miraba con ojos burlones-. ¿Porque acabo de ser bastante poco amable contigo? ¿0 porque no te he llamado en dos meses? -la miró desafiante.
-Seis semanas -le espetó ella instantes después con las mejillas ruborizadas.
-Da igual -se encogió de hombros, sabiendo exactamente cuánto tiempo había pasado, pero sin intención de reconocerlo ante ella.
Habría jurado que _______ sería como las demás mujeres que había conocido los últimos dos años: disfrutadas y olvidadas. Pero, por algún motivo inexplicable, con _______ no había sido así. No conseguía olvidar esos ojos dorados ni ese cuerpo sedoso. Y eso le irritaba profundamente.
El fulgor de su cálida mirada y la manera de apretar esos sensuales labios, le indicó que con su actitud sólo había logrado aumentar su ira. Lo cual no le afectaba especialmente.
Por lo menos, no en lo referente a los negocios.
A nivel personal, su reacción le resultaba condenadamente sexy.
Estaba muy guapa aquel día, vestida con una blusa color crema, metida dentro de una ajustada falda negra que le llegaba a la rodilla, mostrando sus largas y sedosas piernas.
Lejos estaba ya su incumplida promesa de llamarla, su seguridad de que cuando volviera a la galería de Londres habría olvidado a _______ ________ (Tu Apellido). Incluso antes de ver el cuadro sabía que había fracasado.
La boca de Nick se torció en una mueca mientras miraba hacia el cuadro que había colocado en un lado del despacho, cubierto para protegerlo, pero también para que _______ no lo viera hasta que él no estuviese preparado para enseñárselo...
_______ miró cáusticamente a Nick y, aunque se estremecía por dentro, se sujetó las manos para que él no notara el temblor.
-Lo siento... ¿se suponía que ibas a llamarme? -contestó con toda la frialdad de que fue capaz.
Y fue bastante, a juzgar por la expresión que asomó al rostro de él.
-De acuerdo, _______, olvida eso de momento -dijo él-, y cuéntame lo que sabes de Andrew Southern.
Ella frunció el ceño mientras intentaba recordar los datos más relevantes sobre el artista, sin comprender la pregunta de Nick, a no ser que intentara demostrar que no era una profesional y despedirla por ese motivo.
-Inglés -tragó saliva-, nacido en 1953. Empezó a pintar hacia los veinte años, sobre todo retratos, pero luego se pasó a los paisajes, y más recientemente a la naturaleza de Alaska.
-¡No te pido la biografía de ese tipo, _______! -gritó bruscamente mientras se ponía en pie-. Te he preguntado qué sabes de él.
-¿Yo? -pestañeó dando un paso atrás ante su furia-. Te acabo de decir lo que sé de él.
-No seas tímida, _______ -la interrumpió de nuevo con ojos burlones-. No te pido los detalles, sólo que me confirmes que le conoces y si puedes contactar personalmente con él.
Ella estaba completamente confusa. Esa conversación no parecía tener nada que ver con aquella noche de hacía seis semanas, ni con un empeño por su parte en demostrar su incompetencia. Parecía tener que ver con el artista Andrew Southern, a quien ella admiraba, pero nunca había conocido en persona.
Nick se dio cuenta de que ella jamás admitiría esa relación. El tipo ése era lo bastante mayor para ser su padre y a lo mejor por eso ella no quería hablar de él. En cualquier caso, Nick llevaba años intentando organizar una reunión con el artista, pero ni con el respaldo del nombre de Nick Jonas, ni con el de la propia galería lo había logrado. Y al parecer, _______ podría ser la clave de todo ese asunto.
Había pasado de decidir si dejar de ver a _______ para siempre o llevarla de nuevo a su cama, a descubrir que tenía que pasar por ella para lograr acercarse a Andrew Southern.
-Mira, _______, volvamos a empezar, ¿de acuerdo? -razonó amablemente-. Admito que hace seis semanas crucé la línea entre jefe y empleada contigo, pero reconocerás que no opusiste demasiada resistencia.
_______ lo miró burlonamente. Si ésa era su manera de disculparse por la noche que habían pasado juntos, o por no llamarla por teléfono, era bastante floja. Además, si una disculpa por aquello era insultante, una disculpa improvisada por lo de ese día resultaba claramente inadecuada.
Se había sentido tan mal las últimas seis semanas, preguntándose en qué se había equivocado, qué había hecho para que Nick ni siquiera la llamara o quisiera verla...
Y en esos momentos aparecía inesperadamente, dando por zanjada aquella noche como si no hubiera sido más que la satisfacción de una breve y mutua atracción, antes de pasar al tema de Andrew Southern: un artista de gran reputación, y muy reservado, desde hacía treinta años.
Comprobó lo poco que conocía a Nick Jonas.
-¿Eso es todo? -lo miró fríamente.
-¡Por supuesto que no! -rugió él para luego respirar profundamente-. ¿Intentas molestarme a propósito? -la miró con los ojos entornados.
-¡Parece que lo hago sin siquiera intentarlo! -exclamó ella.
-Ahora entiendo por qué resultabas tan intrigante aquella noche -Nick se relajó y en su rostro apareció una sonrisa.
Eso no era lo que ella quería oír. En esos momentos no. No en ese lugar.
La primera semana tras su marcha a Nueva York, _______ no había parado de recriminarse por lo sucedido, necesitando desesperadamente la llamada de Nick para borrar esos pensamientos negativos.
Estaba enamorada de él, totalmente cautivada físicamente por él, a pesar de ser una mujer moderna del siglo XXI.
No había hecho nada malo al pasar la noche con un hombre que le resultaba tan atractivo, y que también la deseaba a ella. Pero a medida que pasaban las semanas, su seguridad disminuía. Y en esos momentos, frente a Nick, había desaparecido por completo.
-Puede que lo mejor sea que ambos olvidemos aquello, ¿no? -dijo ella con una mueca.
Nick no pudo evitar sentirse irritado ante la ligereza con que zanjaba la cuestión.
De acuerdo que se había apresurado a echarla de su apartamento por la mañana hacía seis semanas, y que no la había llamado, tal y como prometió hacer, pero era un golpe para su ego descubrir que ella estaba tan dispuesta a olvidarse de aquello como lo había estado él a olvidarse de ella.
¿0 no lo estaba?
-¿Tan fácil soy de olvidar, _______? -se acercó a ella, que tenía la mirada baja, y le acarició la mejilla con un dedo, sabiendo que seguramente se equivocaba al hacerlo-. ¿Nuestra manera de hacer el amor también es tan fácil de olvidar? -dijo con voz seductora-. ¿No te ha mantenido despierta noches enteras, pensando en cómo nos tocamos y excitamos?
Ella lo miró sobresaltada mientras el rubor aparecía en sus mejillas y sus labios se entreabrían al acercarse sus cuerpos.
-Eso creía yo... -murmuró satisfecho con la reacción de ella y le acarició los labios con un dedo antes de seguir por su garganta hasta el escote de su blusa y la cremosidad de sus pechos, sin dejar de mirarla a los ojos.
«¿Cómo me puede estar ocurriendo esto?», pensó _______, que no podía evitar responder a sus caricias. Sus pechos se endurecieron al instante, sus pezones estaban rígidos y sensibles, sus piernas temblaban y alargó instintivamente los brazos para abrazar a Nick.

Pero en cuanto se tocaron, Nick la apartó de un empujón y dio un paso atrás con gesto de contrariedad.
-Eres de lo más sexy -murmuró él mientras se apoyaba en su escritorio y la miraba con sus ojos intensos, directamente a los pechos.
-Señor Jonas...
-Venga ya, _______ -rugió irritado mientras agitaba la cabeza y un brillo burlón aparecía en sus ojos-, no puedes volver a llamarme así después de compartir tu cuerpo conmigo -le recordó mientras alzaba desafiante la barbilla.
_______ sentía arder sus mejillas. ¿Por qué le hacía eso? ¿Qué perverso placer sacaba de humillarla así?
-A la vez que tú compartías tu cuerpo conmigo -le espetó, furiosa y sin importarle ya que ésa fuera su táctica para que dejara su trabajo.
Ya no le importaba si él la despedía.
-Me halaga que todavía me recuerdes entre todos tus otros amantes -sonrió burlonamente.
«Todos tus otros... pero ¿de qué estaba hablando?» Había mantenido una relación anterior a él, y de eso hacía cinco años.
-Dejemos ya este jueguecito -dijo Nick con impaciencia mientras se ponía en pie.
-¡Menos mal! -contestó ella-. ¿Ya puedo volver a mi trabajo? -si no salía de allí iba a echarse a llorar de rabia delante de él.
-¡No, maldita sea! -estalló Nick, sin respiración, al ver cómo ella le provocaba deliberadamente.
¿Y todo porque conocía, su relación con Andrew Southern?
Seguramente, admitió mordazmente. De acuerdo que como artista era toda una leyenda, pero no dejaba de ser un hombre en la cincuentena, y _______ tenía veintitantos. ¡Y pensar que se había preguntado si él no sería demasiado mayor para ella!
-De acuerdo, _______ -dijo tranquilamente-, admito que tu relación con Andrew Southern no es asunto mío...
-¿Mi qué? -exclamó ella con ojos incrédulos.
-Es agua pasada, me doy cuenta...
-¡Pasada! -_______ sacudió la cabeza- ¡Pero si ya te he dicho que ni siquiera lo conozco! -protestó indignada.
-Las pruebas demuestran lo contrario...
-¿Pruebas? -repitió-. Mira, Nick, no tengo ni idea de qué hablas -negó con la cabeza, lanzando sus achocolatados mechones de pelo sobre sus cremosas mejillas-. A lo mejor es por el jet-lag. No lo sé, pero...
-Volví de Nueva York hace una semana, _______ -contestó dulcemente y con los ojos entornados mientras la escrutaba-. Me enteré de que a lo mejor un Andrew Southern podría ponerse en venta al norte de Inglaterra -torció los labios-. Y comprenderás que nadie más que las Galerías Jonas podían hacerse con él.
-Te referirás a Nick Jonas, no a las galerías -le espetó ella.
-Exactamente -sonrió-. Imagina mi sorpresa cuando descubrí el tema del cuadro...
_______ sacudió la cabeza. No tenía ni idea de qué trataba esa conversación, pero Nick, al parecer, hacía una semana que había vuelto a Inglaterra. Una semana durante la cual ni la había llamado ni había intentado volver a verla.
Hasta ese día, que no había hecho sino humillarla y avergonzarla.
Aunque también la había tomado entre sus brazos...
Sólo para demostrar una cosa: que ella respondía a su presencia cuando él quería.
A veces se preguntaba si no le odiaba en lugar de amarle.
-¿El tema del cuadro? -preguntó ella.
-Sí -Nick la estudiaba con los ojos entornados-. Un retrato. Una mujer... preciosa de hecho -se encogió de hombros ante la evidencia.
-¿Entonces es una de sus primeras obras?
-No -la cortó Nick-, te puedo asegurar que es reciente: yo diría que de hace cinco años como mucho -añadió.
-Yo pensaba que ya no pintaba retratos...
-Obviamente esta mujer le inspiró lo bastante -le espetó Nick.
A _______no le gustaba cómo la miraba, como si diseccionara su cuerpo con sus críticas.
Un cuerpo que tan íntimamente había conocido hacía seis semanas...
Claro que entonces no tenía tantos motivos de crítica...
-Por lo que yo sé -ella se encogió de hombros-, Andrew Southern no ha pintado un retrato desde hace más de veinte años.
-¿Dudas de mis conocimientos, _______? -la cortó Nick.
No, no lo hacía. Nick no había logrado un prestigio mundial para sus galerías sin un profundo conocimiento de arte. Era tan experto en arte como buen amante.
Nick ya estaba cansado de sus mentiras. Cruzó su despacho con decisión y descubrió el cuadro que había llevado sin dejar de mirar a _______ para comprobar su reacción.
Los ojos de ella se abrieron de par en par y su cuerpo se tensó al contemplar el retrato.
El retrato era suyo. Sentada de lado sobre una silla y vestida con un ajustado vestido de color azul oscuro. Su pelo era una preciosa cortina color cobre que cubría su espalda.
Y ahí acababa toda la formalidad.
Porque su expresión sólo podía calificarse de sexualmente provocadora. Su sonrisa curvada, sus jugosos labios y sus maravillosos ojos dorados entornados: todo reflejaba su deseo. Sus pechos se marcaban bajo el vestido azul, tan ajustado que era imposible que llevara puesto algo debajo.
Esa _______ no llevaba nada debajo.
Porque esa mujer era sin duda ella misma.
Nick había besado esos mismos labios hacía seis semanas. Había visto esa excitación en sus ojos. Había acariciado esos pechos. Había chupado esos pezones. Y esas largas piernas habían rodeado su cuerpo, más de una vez, aquella noche.
-¿Quién es...?
Nick se volvió hacia ella con el ceño fruncido al ver lo pálida que estaba.
-Vamos, _______ -esa pregunta sobraba, y suspiró de impaciencia mientras se colocaba junto a ella-. ¡Eres tú, maldita sea! -si no fuera porque parecía que se iba a desmoronar al menor contacto, la hubiera estrangulado allí mismo.
Sin duda ella nunca pensó que ese retrato, pintado por un hombre que plasmó todo el amor que sentía por la modelo en cada pincelada, sería visto por el público en general. Por eso estaba tan impresionada. De hecho, casi había pasado a una subasta local, junto al resto de las pertenencias de una casa que habían vaciado los parientes del dueño fallecido, con lo que hubiera desaparecido de la circulación.
Por suerte, el subastador era lo bastante bueno como para reconocer la firma de Andrew Southern: un cisne con la letra S al lado, y había llamado a un amigo suyo de Londres para que lo ofreciera a los grandes marchantes, como Nick, que consiguió que nadie tuviera acceso al cuadro antes de que él volara desde Nueva York para verlo.
Sólo le bastó una ojeada para reconocer su autenticidad, y Nick supo que tenía que conseguir ese cuadro.
A cualquier precio.
Había necesitado tiempo, y bastante habilidad, para negociar el precio con el nuevo propietario y el subastador antes de llevárselo con él a Londres, y su prioridad había sido hablar con _______.
Sin duda, la modelo del cuadro.
Y, en el momento de pintarlo, la amante de Andrew Southern.
¡Algo que ella se empeñaba en negar!
_______ se acercó al cuadro como en un sueño y alargó la mano para tocar la pintura, pero sin llegar a hacerlo. Respiraba agitadamente.
-¿Quién es? -preguntó emocionada.
-¡Por el amor de Dios, _______, eres tú! -Nick se acercó a ella.
-¡No soy yo! -se giró hacia él-. Míralo de nuevo, Nick -añadió temblorosa, suplicante, observando el cuadro con una punzada de dolor en el pecho.
-Claro que eres tú...
-No -le cortó-. Tiene una marca de nacimiento, Nick, mira ahí -señaló una marca con forma de rosa en uno de sus pechos, visible en la línea del escote bajo de su vestido azul-. Y mira aquí -se abrió la blusa, dejando al descubierto su propio pecho.
Completamente desprovisto de esa marca de nacimiento con forma de rosa...
Quienquiera que fuera la mujer del retrato, desde luego no era _______.
Pero eso ya lo sabía ella.
Pero si no era ella...
¡No podía ser!
¿0 sí?
Y en ese momento todo se volvió negro...




Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 21st 2011, 16:47

¡Ya vine!¡Ya llegué!
¡Y ya quiero que subas!Very Happy
Hahahaha...Hasta hoy me di cuenta que tenias esta novela.
Y bueno,no dude en pasarme porque...¡Tu eres la que la sube! (:
Asi que...¡Espero que subas super pronto!
¡Subiras!
¿Subiras?
¿Si?...Bueno,Ojalá que si,porque quiero seguir leyendo.
Me tengo que ir...Cuidate,Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 21st 2011, 23:16

ay si por favor siguela!!!!!
te lo suplico o de plano moriré!!!!!
Sad
Volver arriba Ir abajo
RosarisLovesJoe
Forista!


Cantidad de envíos : 126
Edad : 20
Localización : con mi joe :D
Fecha de inscripción : 05/02/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 22nd 2011, 19:07

aiii tienes ke seguirla prontoo! no me dejes con la intriga! espero ke no sea lo ke estoy pensandoo OMG!
Volver arriba Ir abajo
http://www.youtube.com/user/efronmania19952809
Kathy_hb
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3178
Fecha de inscripción : 20/01/2010

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 22nd 2011, 20:34

nueva lectora
siguelaaa
Volver arriba Ir abajo
sarah*jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 101
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 23rd 2011, 18:01

siguela
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 23rd 2011, 21:37




Hola chicas, soy Vanessa
la prima de Martha...

Bueno, me vengo a dar la cara por ella, ya que actualmente tiene un mega problemon y necesitaron urgentemente dinero, empeñaron
sus cosas de valor y entre ello, entro su lap top, y otras cosillas

Me dijo que les dijera si le comprendieran que no podra subirles
por estar tan estresada, que motivo, no se..
Esta un poco enferma, con dolores de cabeza intenso...
Y bueno, espero y comprendan...

Les podria hacer el favor de subir cap, pero no estare todo un mes
en mi casa y no podria llevarme su memoria por que luego cuando se recuperara
ella la querria...
Asi que, por favor, pedimos comprension...

A mas tardar, en 20 de Septiembre TODO vuelve a la normalidad


Solo espero que cumpla como lo planeamos...

Nos vemos, chicas
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 26th 2011, 20:49



El caso es que no podre subirles ahora...
No se hasta cuando, una por que no tengo mi lap y mi papa
no lo sabe, asi que tengo que esperar a que me den mi lap...
Mi mama que necesitaba urgente un dinero, me pidio que si
empeñaba mi compu, y pues como decirle que no cuando ella
me cumple todos mis caprichos

Y bueno, un problemon con el internet...
Nos estan metiendo un adeudo que no tenemos y los de la empresa
insisten en que es de nosotros, cuando nosotros no tenemos esa costumbre.
Asi que nos quitaron el internet :S

Y bueno, no podre subirles hasta nuevo aviso..
Aparte de que me cambiare de casa :S

¡Dios! Creo que todo eso causan mi dolor de cabeza XD

Y saben, para colmo, los tontitos de la empresa telefonica e internet
se equivocaron de cable y cortaron el cable, osea que no podre ver
el Wold stach o como se escriba de Joe..

Me dan ganas de gritar, niñas

Bueno, las adoro.
Las quiero muchisisisisisisisisisisisisimo
Cuidense Wink
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 26th 2011, 21:57

¡Ohh no te preocupes!
Yo esperaré aqui,¿Ok?
Algunas veces se presentan problemas y pues,ni modo,hay que aceptarlos.
Te lo digo porque lo vivi el año pasado,y fue demasiado duro para mi,Y no sabes cuanto.
Asi que,estaré aqui hasta que subas,ya sabes,nunca te abandonaré aun asi no subas durante un año (:
Haha,aunque no creo que te tardes eso.Porque por mi fuera,leyera todos los dias,pero cada quien tiene una vida y debe llevarla como se le presente.
Asi queeeeeeee...No te preocupes,aunque te extrañaré por mi Foro,ehh.
(; Pero bueee,¿Que se puede hacer?¿No?
Quedate tranquila y tomate el tiempo necesario,hazlo y cuando regreses te sentiras mejor,no lo dudes
Bueno,me tengo que ir...Cuidate muchisimo y nos veremos,o más bien,nos leeremos hasta dentro de poco,¿Ok?
Eso espero.Bye,Tqm.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 28th 2011, 19:12

NUEVA LECTORA SIGUELA POR EL AMOR A DIOS ME ENCANTA LA NOVE ESTA MUY BUENA
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 29th 2011, 21:49










Leydi!!!


Gracias nena, muchas gracias por tus palabras Wink
Yo tambien te kiero mucho y sin problem, si no me molesta mi mama
(Son 10:50 P.M) me paseo por tu foro Wink

Nikyfriky bienvenida nena Wink












Capítulo 3









Nick soltó un juramento mientras se lanzaba a sujetar a ________ antes de que cayera al suelo. La sujetó al vuelo y la tumbó sobre el sofá de cuero del despacho.
Esperaba alguna reacción por su parte al ver el retrato, pero ¡aquello era excesivo!
Esperaba vergüenza, pues era obvio que Andrew Southern había sido el amante de ________. Y también sorpresa ante el hecho de que Nick estuviera en posesión del retrato.
Pero desde luego no se esperaba que ________ se desmayara mientras insistía en que ella no era la mujer del cuadro.
Salvo por esa marca de nacimiento: una bonita rosa, sólo podía tratarse de ella.
________ empezó a volver en sí y finalmente abrió los ojos y lo miró, inclinado sobre ella.
Inmediatamente los volvió a cerrar, como si el mero hecho de verlo fuera demasiado para ella.
-Vamos, ________. No seré una pintura al óleo, ¡pero tampoco estoy tan mal! -se burló.
El cuadro. ________ lo recordó con una punzada de dolor mientras intentaba recuperarse. Pero le iba a costar bastante más que unos minutos aceptar la enormidad que suponía lo que acababa de ver, y lo que pensaba. Tragó saliva, sin saber muy bien cómo se sentía. Si ese retrato era de quien ella pensaba...
-Toma.
Abrió los ojos cuando Nick le ofreció un vaso de agua. Le sacaba de quicio con su numerito de La muerte del cisne. Al fin y al cabo la gente ya no se desmayaba. ________, desde luego, no estaba enferma. Tampoco había recibido un golpe en la cabeza, salvo metafóricamente hablando. Sólo quedaba el hambre.
-¿Has comido algo hoy? -preguntó.
-En realidad -bajó las piernas al suelo para sentarse y beber un poco de agua-, no.
-¿Y por qué no? -Nick sacudió la cabeza mientras se dirigía a la nevera y sacaba una barrita de chocolate-. Cómetela -insistió cuando ella se limitó a mirarla-. Te hará sentir mejor.
________ tenía sus dudas, pero el chocolate no le haría daño. Había oído que también era bueno para las impresiones. Y desde luego, se acababa de llevar una buena.
Volvió a mirar el retrato mientras se comía dos onzas de chocolate. La mujer del cuadro era preciosa, mucho más que ella. ¿No se daba cuenta Nick? Y esa mujer tenía un aspecto lascivo y sensual, con una mirada dorada que guardaba un secreto que sólo ella conocía.
________ empezó a temblar de nuevo mientras se imaginaba cuál podría ser ese secreto.
-¿Dónde lo conseguiste? -dijo ________ mientras se comía otras dos onzas de chocolate.
-Ya te lo he dicho, en el norte de Inglaterra -Nick se movía inquieto por el despacho.
-¿No puedes concretar más? -________ lo miraba con impaciencia-. ¿A quién se lo compraste? ¿Dónde lo consiguieron ellos? -de repente necesitaba saberlo todo.
-Se lo compré a una joven pareja que acababa de heredar la casa del tío abuelo de él. Nunca habían visto el cuadro antes de su muerte, porque el anciano lo tenía colgado en su dormitorio -reveló Nick con cierto fastidio.
Se sentía incómodo con la idea de un viejo babeando ante el retrato de una mujer, ¡de ________! lo bastante joven para ser su hija, si no su nieta.
Pero la pareja no sabía nada sobre la mujer del cuadro, ni de cómo había llegado su retrato a manos del tío abuelo. Nick sí sabía quién era, pero no tenía ni idea de qué hacía el cuadro en el dormitorio de un viejo y no en manos del hombre que lo había pintado con tanto amor.
Y ________ tampoco parecía que fuera a aclarárselo.
-¿Cómo se llamaba el anciano? -________ se humedeció los labios.
-¡Demonios, ________! ¿Y eso qué importa? -exclamó Nick-. Tenía tu retrato, y eso basta.
-No -sacudió la cabeza lentamente y lo miró-. Porque, pienses lo que pienses, Nick, esa mujer no soy yo -sonrió amargamente ante su evidente escepticismo-. No soy yo -insistió-. Andrew Southern no pudo haber pintado mi retrato porque no lo conozco. Pero parece que mi madre sí.
¿Su madre?
Ella debía de pensar que él era estúpido. ¡Pues claro que el retrato era de ________! No podía ser de nadie más.
¿0 sí?
-¿Me estás diciendo que eres idéntica a tu madre cuando posó para ese retrato? -preguntó contrariado.
-Ah -________ hizo una mueca-, ésa es una pregunta difícil de contestar para mí...
-¿Y por qué? ¡Maldita sea! -la interrumpió irritado-. ¿Cómo puede ser tan difícil saber si te pareces a tu madre o no?
________ lo miró con tristeza. Entendía su incredulidad, pero al mismo tiempo sabía que no tenía la respuesta que él buscaba.
Salvo una.-..
-Por ejemplo, si eres adoptada -dijo enarcando sus cejas rubio platino.
Nick se paró en seco y la miró con incredulidad. ¿En serio esperaba que él creyera que...?
¿Y por qué no?
Cientos de niños eran adoptados cada año.
Se colocó frente al retrato. Había visto las similitudes, ahora buscaba las diferencias.
Estaba la marca de nacimiento, pero eso no demostraba nada. A lo mejor Andrew Southern se había permitido una licencia poética, la visión color de rosa de un amante, al pintarla.
También estaba ese aire de sensualidad. Pero por Dios que él había comprobado lo sensual que era ________. Había visto esa misma mirada en sus ojos la noche que pasaron haciendo el amor. No, eso tampoco demostraba nada. Ni tampoco la longitud de sus delgadas piernas, esos protuberantes pechos ni el delicado arco de su garganta.
¡El anillo!
Llevaba un anillo de esmeraldas en el dedo anular de la mano izquierda. Nick suponía que ________ no había estado comprometida con Andrew Southern, sino con el dueño del cuadro. ¿Por qué si no escondía alguien tan valiosa obra de arte? Sobre todo si al hacerlo molestaba a su futura esposa y a su amante. ________ ya no llevaba un anillo así. Pero si el novio de ________ hubiera sospechado que tenía una aventura con Andrew Southern, habría tenido todo el derecho a romper el compromiso. Aparte del hecho de llevar puesto ese provocativo vestido, parecía que ________ acabara de despegarse de los brazos de su amante. Y Nick, mejor que nadie, sabía el aspecto que ella tenía en esos momentos.
No, nada en ese retrato le indicaba que ________ decía la verdad.
Pero ¿por qué iba a mentirle?
¿Porque la había descubierto?
¿Porque, habiendo dejado escapar a dos hombres adinerados, todavía esperaba que entre ellos dos pudiese haber algún tipo de relación?
-Es una idea interesante, ________ -dijo con una mueca burlona-, pero no muy creíble.
-¿Por qué no? -dijo ella a la defensiva.
¿Por qué se negaba a admitirlo? Admitir que era la mujer del retrato y decirle de paso cómo demonios contactar con Andrew Southern.
-Porque es demasiado perfecto -le espetó agitando la cabeza.
-¿Para quién? -lo desafió ella: porque desde luego para ella no lo era.
Hacía tiempo que sus padres le habían contado que era adoptada. Eran unos padres maravillosos y por eso nunca había intentado descubrir quiénes fueron sus verdaderos padres.
¿De qué hubiera servido? Obviamente, no la habían querido al nacer. ¿Cómo iban a quererla de adulta?
-Mira, ________, me importa un bledo si posaste desnuda para ese tipo. Sólo quiero ponerme en contacto con él, saltándome al perro guardián de su agente -exclamó Nick con brutal sinceridad.
-Pues cuando le encuentres -________ se estremeció ante la crueldad de Nick-, dímelo, porque después de ver esto a mí también me gustaría hablar con él.
-Tienes razón -dijo Nick con una mueca-, en la cama no se habla demasiado ¿verdad?
-Los insultos no nos llevarán a ninguna parte, Nick -le contestó temblorosa, sin que el chocolate pareciera hacerle efecto. De hecho, en esos momentos se sentía completamente enferma.
Pero no todos los días se veía cara a cara con el cuadro de la madre a quien nunca conoció.
Quienquiera que fuera esa mujer, Andrew Southern estaba enamorado de ella cuando pintó su retrato. Cada pincelada estaba cargada de toda la belleza sensual de aquella mujer.
¿Eso quería decir que el artista era el padre de ________?
También podría serlo el hombre que había guardado el cuadro todos esos años.
Ésas eran las preguntas cuya respuesta necesitaba ________.
Pero de momento tenía que enfrentarse a la incredulidad de Nick...
-Piensa lo que quieras sobre el cuadro, Nick -________ respiró hondo-. Tu opinión me interesa muy poco. Yo sé que esa mujer no soy yo, y eso es lo que importa.
-¿De verdad esperas que me crea que ese retrato es de tu madre? -Nick le lanzó una mirada de frustración-. ¿Qué edad puede tener, veintiséis o veintisiete años?
-Eso encajaría con la época en que Andrew Southern pintaba retratos -admitió ella-. Y por lo demás, Nick -añadió-, no espero que te creas nada. Lo importante es lo que yo pienso.
Y lo que ella pensaba era que tenía que conocer a Andrew Southern en persona y preguntarle quién era la mujer del cuadro.
Pero si un hombre como Nick Jonas, arropado por el prestigio de las galerías Jonas, era incapaz de pasar por encima del agente del pintor, ¿cómo iba a hacerlo ella?
Encontraría el modo.
Tenía que hacerlo.
No podía salir del despacho y pretender no haber visto ese retrato. El retrato de la mujer que seguramente era su madre...
También tendría que hablar con sus padres. No podía buscar a sus verdaderos padres sin decírselo a ellos primero. Se lo debía, y seguro que ellos lo entenderían. La habían criado, y le habían hecho sentir lo importante que era para ellos, y lo mucho que la querían, pero al mismo tiempo la habían enseñado a ser independiente de espíritu y mente. Seguro que la apoyaban en su búsqueda de la mujer del retrato.
-Si eso es todo, Nick, creo que me marcharé -________ dejó el vaso de agua sobre la mesita y se puso en pie.
Y de inmediato se volvió a marear.
De hecho, se sentía como si estuviera realmente enferma.
-¿Qué demonios te pasa? -Nick la agarró del brazo con expresión sombría.
-Ya te lo he dicho -ella lo miró sin poder enfocar bien la mirada-, hoy no he comido.
Intentó alejarse de él, pues hasta ese leve contacto había provocado un escalofrío en todo su cuerpo.
¡Y ella que pensaba que le odiaba!
No sería extraño. El no había hecho nada más que insultarla ese día, sin rastro de ese excitante amante de hacía seis semanas. Pero su cuerpo seguía respondiendo al menor contacto suyo.
-Te vienes arriba conmigo -ordenó secamente.
-¿Arriba? -lo miró asustada.
-No te preocupes -sonrió burlonamente-, ¡no soy tan lascivo como para arrastrarte arriba y satisfacer mis instintos contigo!
-¡Otra vez! -le espetó, molesta con sus burlas.
-Otra vez -admitió él mientras la sujetaba firmemente y la acompañaba hasta la puerta-. Estás mareada por no haber comido, y en mi apartamento hay comida. Lo lógico es que te lleve arriba y te dé de comer -explicó secamente.
¿Lógico? ¿Qué había tenido que ver la lógica con su relación hasta esos momentos?
-Si no te importa, puedo irme a casa y prepararme yo misma algo de comer -dijo con firmeza.
No quería subir a su apartamento. Ya había sido bastante humillante ese día, sin necesidad de volver al escenario de su estupidez, pensar que de verdad le gustaba a ese hombre.
-No -dijo Nick con firmeza-, quiero hacerlo, ________. Además, no pareces capaz de bajar las escaleras, y mucho menos llegar a casa -se burló-. Y todavía no he terminado de hablar contigo.
Eso sonaba siniestro...
-Ya te lo he dicho: no sé nada de Andrew Southern -insistió ella-. Ni de dónde está ni de cómo podrías contactar con él. ¡Ojalá lo supiera!
Nick entornó los ojos. ¿De verdad esperaba que se lo creyera?
Tras una ojeada a su cándida expresión, Nick tuvo que reconocer que, en efecto, eso era justo lo que ella esperaba.
Tendría que asegurarse de que ella supiera que no había logrado convencerle. ¡Aún no!
-Hablaremos después de que hayas comido -dijo con firmeza mientras la acompañaba por el pasillo enmoquetado.
-¿Nunca aceptas un no por respuesta? -________ estaba furiosa.
-¡Tú, más que nadie, deberías saber que no! -dijo con una sonrisa.
Comprobó que había conseguido hacerle callar. Esa boquita tan sensual estaba fuertemente apretada mientras subían en el ascensor privado hasta su apartamento.
¡________ estaba a punto de entrar en sus dominios privados por segunda vez!

-¿Te apetece una tortilla? -dijo secamente mientras soltaba su brazo para entrar en la cocina.
________ tardó un poco en seguirle, tan incómoda por estar allí como él de que lo estuviera.
Le daría una tortilla, le sacaría algunas respuestas, y entonces podría marcharse...
¿Dónde demonios estaba?
-¿Qué crees que estás haciendo? -Nick entró en el salón y se paró en seco, con el rostro lívido, al verla mirando una de las fotos que había en la mesita de café que se hallaba frente a la ventana.
A ________ casi se le cayó la foto y la sujetó con ambas manos contra su pecho. Por la furiosa expresión de la cara de Nick, supo que no hacía falta contestar: él ya sabía lo que ella estaba haciendo.
La foto era de un niño de unos tres o cuatro años. Un niño precioso que sonreía feliz a la cámara. Un niño pequeño con el cabello oscuro y los ojos azules de Nick...
Nick le arrebató la foto de las manos mientras le lanzaba una mirada heladora.
-Lo siento -________ tragó saliva-. Es... es muy guapo.
-Sí, lo era -musitó con la mandíbula rígida.
Era su hijo...
________ sintió una opresión en el pecho al pensar en esa vida y esa alegría que ya no existían.
-Lo siento -repitió.
-¿Sabes quién es? -Nick la miró mientras colocaba con cuidado la foto sobre la mesita.
-Yo... sí -admitió al fin-. Una de las chicas me contó que tuviste un hijo.
-Luke -repuso secamente-. Se llamaba Luke.
Luke... cuatro años. Su muerte fue demasiado para sus padres y les condujo al divorcio.
-Lo siento de veras -repitió ________-. No debería haber... por favor, créeme, yo no quería...
-¿Qué? -la miró desafiante-. ¿Fisgonear? ¿Meter las narices donde no te llaman? -sacudió la cabeza con la amargura reflejada en el rostro.
-No fue así -________ se estremeció ante su furia-. Vi las fotos y...
¿Y qué? Al fin y al cabo sí había estado fisgoneando, pero sin intención de molestar a Nick. Sólo había sido curiosa y, al hacerlo, había provocado de nuevo la ira de Nick.
¡Vaya novedad!
Seguro que él sabía que no quería hacerle daño a propósito. Aunque parecía justo lo contrario.
-Lo siento de verdad -repitió una vez más, antes de pasar delante de él, camino de la cocina, dejándole solo unos minutos.
Parecía ser el día de los disgustos. Para Nick, por su hijo, y para ella, por su aturdimiento ante la mujer del retrato y el hombre que lo había pintado.
Pero mientras ella seguro que encontraba respuestas a sus preguntas, Nick nunca comprendería por qué su hijo de cuatro años había tenido que morir.
Todo se reducía a una cuestión de fe. ¡Y la muerte de un crío desde luego la ponía a prueba!
Levantó la vista nerviosa cuando, unos minutos después, Nick volvió a la cocina con algo más de color en las mejillas y una expresión menos sombría.
-He sacado los huevos y la leche de la nevera -________ señaló la encimera-. No sabía qué más necesitabas.
-¿Queso o champiñones? -Nick se quitó la chaqueta del traje y la colgó del respaldo de un taburete antes de descolgar una sartén del estante situado sobre la mesa de trabajo, justo en medio de la cocina, y se puso a cascar los huevos.
-Sin nada, si no te importa -________ sintió náuseas al pensar en cualquiera de las dos opciones y extrañeza por estar de nuevo en el apartamento de Nick y que él cocinara para ella.
________ pensó que Kate, testigo de su marcha, sin duda sentiría más que curiosidad cuando ella volviera a la galería.
La irritación de Nick iba por dentro mientras calentaba el aceite y batía los huevos, antes de añadir la leche. Se arrepentía de haberse ofrecido a cocinar para ________.
Nunca hablaba de Luke. No podía. Después de tres años, todavía le dolía demasiado la muerte de su hijo como para hablar de ella con normalidad. Precisamente a causa de ese dolor su mujer, Mary, y él habían dejado de hablarse, incapaces de pensar en otra cosa cuando estaban juntos, e incapaces de expresar sus pensamientos con palabras. ¡Todo era demasiado doloroso!
De modo que no tenía ninguna intención de hablar con ________ sobre Luke, ¡con una mujer con la que había vivido una noche de pasión!
Vertió los huevos en la sartén y se giró para indicarle a ________ dónde estaban los cubiertos, cuando de repente ella salió de la cocina tapándose la boca con la mano y con la cara blanca.
________ apenas consiguió llegar al cuarto de baño que había junto al dormitorio principal, curiosamente el único cuarto de baño que conocía en ese apartamento, antes de ponerse a vomitar.
Había sido el olor de los huevos lo que había hecho que su estómago se revolviera del todo y que sus náuseas fueran incontrolables.
-Ya está -murmuró Nick, colocado detrás de ella, mientras presionaba su frente con un paño húmedo.
¡Qué humillante era todo!
No tanto como la mañana de hacía seis semanas cuando Nick no podía esperar a que ella se marchara, pero casi.
Ella se arrodilló en el suelo y sujetó el paño contra la frente. Las náuseas parecían habérsele pasado. No entendía cómo un poco de chocolate le había sentado tan mal.
-¿Te sientes mejor? -preguntó Nick bruscamente.
-Un poco, gracias -asintió sin poder mirarle a la cara.
Desde esa mañana no había hecho más que causar problemas, y seguro que Nick estaba ansioso por deshacerse de ella.
-Me lavaré la cara y luego creo que será mejor que me vaya -seguramente podría comerse la tortilla sin problemas, una vez eliminado lo que había revuelto su estómago, pero dadas las circunstancias, lo mejor era no quedarse.
-No me parece buena idea, ________.
Lo miró fijamente. Percibió su mirada fría y brillante, y sus manos apretadas a los lados.
-¿Qué quieres decir? -preguntó ella.
-Quiero decir que de momento te quedas aquí -le espetó Nick.
-Pero si ya estoy perfectamente -aseguró ________ con los ojos muy abiertos.
-Seguro que sí -respondió él secamente-. Es curioso, pero las mujeres en tu estado suelen sentirse mejor después de vomitar -añadió.
-¿Mi estado? -ella pestañeó.
-________ -Nick respiró hondo y la miró como si estuviera a punto de estrangularla-, a no ser que esté completamente equivocado, y Dios sabe que espero estarlo, el hecho de que hace un rato te desmayaras sin motivo aparente...
-¡Acababa de ver el retrato de la madre que nunca conocí! -protestó ella.
-El hecho de que te desmayaras, unido a tus mareos y a tus náuseas de hace un rato, cuando empecé a cocinar los huevos, señalan hacia una dirección, me parece a mí.
-Entonces... -________ pestañeó con la mano apoyada en el lavabo mientras le miraba a los ojos.
-Estás embarazada, ________ -la mirada de Nick recorrió su cuerpo y se posó en el vientre-. ¡De unas seis semanas, añadiría! -sin casi poder reprimir su furia. ¡Embarazada!
No podía estarlo. ¿0 sí...?











Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Agosto 30th 2011, 21:11









Capítulo 4





Nick admitió con fastidio que se había olvidado por completo de la otra razón por la que las mujeres, a veces, se desmayaban.
Cuando Mary se quedó embarazada de Luke, se desmayó varias veces durante los primeros meses. También se levantó mareada cada mañana durante los tres primeros meses, recuperándose milagrosamente tras vomitar.
Nick estaba casi seguro de que ________ estaba embarazada de su bebé.
-Suponía que tomabas la píldora ¡por el amor de Dios! -murmuró impaciente. Pero una suposición no lo convertía en realidad.
-¿Cómo? -contestó ________, completamente aturdida y con el rostro nuevamente muy pálido.
-Por lo menos, salgamos del cuarto de baño -sugirió él con impaciencia.
Al ver que ella no tenía ninguna intención de moverse, la condujo hasta el dormitorio y la hizo sentarse en una silla.
-Te he preguntado si tomabas la píldora -dijo secamente.
-¿Y por qué debería hacerlo? -contestó ella con cara de asombro.
-Céntrate un poco, ________ -le espetó Nick, consciente de que su insistencia no estaba ayudando.
Claro que, si estaba embarazada, no habría ayuda posible para ninguno de los dos.
-Es muy fácil, ________ ¿utilizabas algún método anticonceptivo cuando nos acostamos juntos hace seis semanas? -dijo, intentando ser lo más claro posible.
Hacía seis semanas había necesitado a alguien: había necesitado perderse en ella, borrar los dolorosos recuerdos y seguir su camino. Pero si ________ se había quedado embarazada esa noche, seguir su camino no era una opción.
Para ninguno de los dos...
________ respiró hondo y consiguió al fin controlar el terror provocado por la noticia. No podía estar embarazada. Por mucho que dijeran los padres precavidos sobre el riesgo de embarazo tras una sola vez, no podía estar embarazada por esa única noche pasada con Nick.
«Pero no fue una sola vez», dijo una vocecita en su cabeza. Nick y ella habían hecho el amor tres veces aquella noche. No una.
¡No estaba embarazada!
La idea era ridícula.
-No, no utilizaba ninguno -se irguió en la silla, decidida a tomar el control de la situación-. Pero eso no significa que...
-¿Por qué no? -la interrumpió Nick impaciente-. ¿Qué edad tienes? ¿Veinticinco, veintiséis?
-Veintiséis -confirmó con creciente impaciencia-. Pero no tengo pareja. ¡Y desde luego no voy a tomar la píldora sólo por si acaso encuentro a alguien con quien me apetezca acostarme!
-¡Y sin embargo eso es justo lo que hiciste! -le espetó Nick furioso.
-Pero no fue planeado -________ palideció un poco más.
-¿Seguro que no? -la desafió-. Creo recordar que chocaste contra mí esa noche...
-¿Y qué quieres decir con eso? -________ estaba inmóvil y respiraba agitadamente.
-No serías la primera que tiende una trampa de esa clase a un hombre. ¿Qué pretendías, ________? Que te pagara...
-¿Cómo te atreves? -rugió ella.
El no podía pensar... creer... Pero sí que lo hacía, reconoció ________ al ver la ira en sus ojos.
-Déjalo, ________ -dijo secamente-. ¡El numerito de la virgen ultrajada no te va!
Ella no era virgen cuando se acostaron juntos. Había mantenido relaciones una vez anteriormente. Pero eso fue hace cinco años, con un compañero de la facultad, y no había repetido la experiencia hasta aquella apasionada noche con Nick, ni tampoco después.
Ella se había sentido completamente embriagada por él y su evidente deseo de pasar la noche con ella había sido demasiado tentador para resistirse.
-¿Y por qué me señalas a mí como culpable? -preguntó fríamente-. ¡No me pareció que tú usaras alguna clase de protección esa noche!
-¡Porque nadie me dijo que debía hacerlo! -Nick sabía que ella tenía razón, pero no estaba de humor para admitirlo.
-¡Porque ni siquiera pensé en poder quedarme embarazada! -le espetó mientras se ponía en pie-. ¡Y no lo estoy! Esta conversación no tiene sentido. No estoy embarazada. Debo de haber comido algo que me ha sentado mal...
-Desde ayer no has comido nada -le recordó Nick.
Eso era cierto. Pero eso no significaba que... ¡No podía estar embarazada!
-Hay una manera rápida y sencilla de zanjar esta cuestión -decidió bruscamente Nick mientras salía de la habitación.
________ salió tras él y le alcanzó en la cocina, poniéndose la chaqueta y dispuesto a marcharse.
-¿Adónde vas? -ella frunció el ceño. ¡Se suponía que era ella quien se iba, no él!
-Voy a la farmacia -le lanzó una mirada cáustica-, a comprar un test de embarazo. Esta conversación no tiene sentido hasta que sepamos con seguridad si estás embarazada o no.
-No estaré aquí cuando vuelvas -________ sacudió la cabeza con decisión.
-¡Más te vale que sí! -la amenazó furioso tras pararse en seco.
-¿No temes que vaya a fisgonear mientras estés fuera? -________ alzó la barbilla desafiante.
-Si tocas algo, te prometo que te arrepentirás -la advirtió él con una mueca.
Ella no tenía más remedio que creerle.
También creía en su amenaza si se le ocurría marcharse, pero eso no evitó que saliera del apartamento en cuanto estuvo segura de que él se había ido. Bajó las escaleras, recogió su bolso y su chaqueta de la sala para empleados y salió de la galería.
¡Que la despidiera si quería!
Puede que estuviera acostumbrado a dar órdenes y a que le obedecieran, pero después de sus insultos, no tenía intención de obedecerle.
Y ni siquiera iba a considerar su idea de que estaba embarazada. Claro que no lo estaba. Era una idea ridícula.
Además, necesitaba hacer unas cuantas llamadas antes del cierre de las oficinas. Llamadas que no podía hacer desde el apartamento de Nick.
Tenía muchos amigos de la facultad que trabajaban en el mundo del arte y que, al igual que ella, habían decidido trabajar en una galería o una agencia en lugar de pintar cuadros. Uno de ellos, estaba segura, le daría alguna pista sobre el agente de Andrew Southern.
Estaba decidida a encontrar al artista, por mucho que Nick dijera que era imposible. Nada era imposible con motivación. ¡Y ella tenía de sobra!
¿Dónde estaba su madre? ¿Vivía en Inglaterra? ¿Tenía familia?
________ no tenía intención alguna de alterar su vida, pero, tras ver su retrato, tenía que saberlo.
¿Era Andrew Southern su padre?
Si era cierto que amaba a su madre, ¿por qué no se había casado con ella? Sobre todo si sabía que estaba embarazada de su hija. ¡Suponiendo que ________ fuera su hija!
¿Por qué la habían entregado en adopción?
Hizo falta media docena de llamadas para encontrar al agente de Andrew Southern, pero, tras llamar a la agencia, sólo consiguió que la recepcionista le dijera que tendría que pedir cita para hablar con el señor Gillespie, y que le pasaría cualquier recado que quisiera darle. Pero ________ dudaba de que quisiera ayudarla a reunirse con Andrew Southern.
________ concertó una cita para el día siguiente. Al menos podría entregarle una carta, con una foto suya, para que se la remitiera al artista. Si su madre había significado algo para Andrew Southern, y ese retrato parecía indicar que sí, la foto de ________ bastaría para despertar su curiosidad.
Al menos eso esperaba...


Nick golpeó la puerta del apartamento de ________, todavía furioso al descubrir que ella se había marchado antes de que él volviera.
¿A qué estaba jugando?
Le había dicho que no se moviera de allí.
No le había hecho caso.
Le había dicho que hablarían cuando él volviera.
No se había quedado.
Estaba furioso. Con ella. Consigo mismo. Con el hecho de que cada vez estaba más convencido de que ella estaba embarazada.
Si ________ decía la verdad y no había mantenido ninguna otra relación, entonces iba a ser padre...
Una niña que sería idéntica a ________. 0 un niño idéntico a él. Y a Luke...
Golpeó la puerta con el puño, y estaba a punto de hacerlo una tercera vez cuando se abrió de repente. ________ lo miraba fríamente.
-No hay necesidad de derribar la puerta, Nick -le espetó-. Estaba comiendo un sándwich cuando te oí llamar a la puerta.
-¿Qué clase de sándwich? -dijo él con impaciencia-. ¿Eres consciente de que hay ciertas cosas que no debes comer estando embarazada? -añadió mientras entraba en el apartamento.
El apartamento estaba en la segunda planta de un edificio de la época victoriana, con un enorme ventanal sobre una calle bordeada de árboles.
El salón era muy luminoso, con las paredes de color amarillo. El suelo de madera estaba salpicado de alfombras multicolores. El sofá marrón y las sillas estaban adornados con cojines en tonos otoñales.
Nick se giró hacia ________. Tenía mucho mejor aspecto que antes. El color había vuelto a sus mejillas y el brillo, de ira, a sus ojos dorados. Parecía muy delgada, vestida con unos vaqueros desteñidos y una camiseta negra ajustada.
¡Esa delgadez pronto desaparecería si él tenía razón!
De todos modos, presentía que ________ era de esas mujeres que apenas ganaban peso en los embarazos, y seguro que conservaba ese aire delicado que tanto le atraía.
-Para ti -dijo secamente mientras le tendía una bolsa de papel.
-No recuerdo haberte invitado a pasar -________ no hizo la menor intención de aceptar la bolsa. Sabía lo que había dentro, y no pensaba satisfacer la curiosidad de Nick.
-No lo has hecho -confirmó él, acercándose al plato que contenía un sándwich a medio comer-. Queso -aprobó al mirar el relleno-. Te hace falta por el calcio.
-Nick...
-¿________? -contestó desafiante.
-¿No crees que ya has ido bastante lejos? -ella suspiró cansada y se sentó en una silla-. ¿No me has insultado ya bastante? Ya te dije que me sentía débil y mareada por el hambre. No hay ninguna otra razón -añadió con firmeza.
-En unos minutos lo sabremos, ¿verdad? -dijo él amargamente-. Puedes hacerte la prueba a cualquier hora del día y tener un resultado definitivo -aseguró.
-Un resultado negativo, querrás decir.
-________ -Nick se agachó al lado de ella-. No tomabas la píldora. Yo no utilicé ninguna protección. ¿Fuiste al médico a por la píldora del día después?
-¡Pues claro que no! -exclamó ella horrorizada ante la idea.
-Eso pensaba yo -dijo él-. ¿Has tenido la regla después de aquella noche?
-Pues, verás... -el rubor asomó a sus mejillas.
-¿Sí o no? -insistió.
¿La había tenido? Sus períodos nunca habían sido demasiado regulares, más bien esporádicos, por lo que no estaba muy pendiente de ellos. Pero no, creía que no...
Se encaminó con decisión al cuarto de baño con el test de embarazo en la mano. Demostraría a Nick que no estaba embarazada, y con suerte él se marcharía y la dejaría en paz.


Azul.
La rayita de la ventana estaba azul. Azul era positivo.
________ se sentó en el borde de la bañera con la cabeza agachada entre las rodillas y la respiración agitada, mientras intentaba no desmayarse de nuevo.
No se había creído el resultado la primera vez, y por eso repitió la prueba con el segundo tubo que contenía el paquete. ¡Nick quería asegurarse bien!
La rayita azul había vuelto a aparecer. Definitivamente, estaba embarazada. Del bebé de Nick Jonas. Un bebé que seguro que él no quería. ¿Y ella?
Nunca había pensado demasiado en tener un bebé. Y si lo había hecho, era en el contexto de un matrimonio por amor.
¡No como resultado de una noche pasada en los brazos de Nick Jonas!
¿Qué iba a hacer?
Estaba embarazada. Una pequeña vida crecía en su interior. Su hija o su hijo. Pero no era solamente de ella. También era el hijo o la hija de Nick.
Y ahí estaba el problema. Por lo que había dicho Nick, era evidente que él pensaba que se había quedado embarazada a propósito para atraparle.
-________, ¿estás bien? -Nick llamó a la puerta del cuarto de baño.
Ella se puso en pie y miró con angustia la puerta, sin saber cómo salir de allí y decirle a Nick que era verdad que esperaba un hijo suyo.
Siempre podía mentirle. Decirle que el resultado había sido negativo.
Pero él no la creería, y sin duda insistiría en que realizara otra prueba estando él presente.
Porque, de algún modo, él sabía que estaba embarazada.
-¿________? -insistió él con más urgencia.
-Márchate -gruñó al fin, tras respirar hondo.
-Abre la puerta, ________ -ordenó Nick con firmeza tras unos instantes de silencio.
-¡He dicho que te marches! -masculló ella.
-Ni hablar -contestó él-. 0 abres la maldita puerta, ________, o será mejor que te quites de en medio porque la voy a tirar abajo.
¿Sería capaz de tirar abajo la puerta del cuarto de baño? Por si acaso, ________ se hizo a un lado.
-Esto es acoso, Nick -dijo furiosa.
-Tú lo has querido -contestó en tono de impotencia.
-De acuerdo, ¡estoy embarazada! -gritó a través de la puerta cerrada-. Tú tenías razón y yo me equivoqué. ¡Estoy embarazada! -su voz se quebró ligeramente, como si al pronunciar las palabras se hiciera patente la enormidad del hecho.
Independientemente de lo que pensara Nick, ella no quería su ayuda. No era una opción después de todas las cosas que había insinuado sobre ella, aunque no tenía ni idea de cómo se las iba a arreglar. Si Nick la permitía conservar su trabajo en la galería, sólo podría trabajar hasta el séptimo mes. Sus padres seguro que querrían ayudarla, pero no le parecía justo pedírselo. Después de haberle dado tanto no podía pedirles que la ayudaran a salir adelante como madre soltera.
De repente, la puerta del cuarto de baño saltó de sus goznes ante la patada de Nick.
-Al final has tirado la puerta abajo -murmuró incrédula con expresión ofuscada.
-Te dije que lo haría si no la abrías -se encogió de hombros.
________ pensó que Nick no podía cargarse alegremente el piso. ¿Qué pensaría Gina, su compañera de piso, cuando viera el destrozo al volver a casa después del trabajo?
-No tenías derecho a hacer eso -exclamó furiosa-. No había motivo...
-Había todos los motivos, ¡maldita sea! -rugió-. No querías abrir la puerta. No sabía qué hacías aquí dentro.
-Es un cuarto de baño, Nick -dijo ella perpleja-. ¿Qué podría estar haciendo?
-¿Y cómo iba a saberlo con esa puerta separándonos? -contestó con dureza-.Te lo advierto, ________. ¡No vuelvas a poner una puerta cerrada entre nosotros!

________ ya no soportaba seguir escuchándole. Era incapaz de pensar si él la miraba así. Sus ojos ya no estaban llenos del dolor del pasado, sino de acusaciones contra ella. Él pensaba que ________ había planeado deliberadamente el embarazo la noche que pasaron juntos.
Ni siquiera lo miró al pasar a su lado camino del salón. Estaba todo igual que cuando se había marchado a trabajar por la mañana, con los brillantes tonos otoñales con los que Gina y ella habían disfrutado decorando el piso, con sus tiestos junto a la ventana y con el sol de la tarde que entraba por los ventanales que llegaban casi al techo.
Sólo ella había cambiado, pues no era la misma persona que la que se había ido a trabajar.
Estaba embarazada. Del hijo de Nick Jonas. Y eso quería decir que su vida nunca volvería a ser normal.
-¿Y bien? -preguntó ella desafiante-. ¿Cuándo vas a volver a acusarme de cazafortunas? ¿De quedarme embarazada a propósito para poner mis manos en todo ese maravilloso dinero Jonas? Porque eso es lo que crees que hice, ¿no? -añadió con desprecio.
Nick la miraba con los ojos entornados. Mientras se dirigía a la farmacia para comprar el test de embarazo, y al volver a su apartamento para descubrir que ella se había marchado, eso fue justo lo que pensó que había hecho ________.
Y nada le había hecho cambiar de idea.
________ iba a tener su bebé. Su bebé. Y no importaba lo que ella hubiera hecho, de todos modos ese bebé iba a ser tan suyo como de ella.
-No te molestes en contestar -dijo ella contrariada-. Ya sé lo que piensas. ¿Quieres saber lo que pienso yo? -sus ojos llameaban de furia.
Nick sintió que parte de su ira se esfumaba al comprobar la indignación de ________. Realmente era preciosa. Y estaría aún más preciosa a medida que avanzara el embarazo. Nick sabía, por el embarazo de Mary, que las embarazadas poseían una belleza especial que surgía de dentro.
La belleza de ________ embarazada iba a ser algo digno de ver.
-De acuerdo -contestó sentándose en un sillón-. Me interesa mucho saber lo que piensas.
-¡No me digas! -exclamó ________-. ¡Hasta ahora no pareces haberte preocupado mucho por lo que yo tenía que decir! -dirigió su mirada hacia la puerta del baño rota.
Nick se preguntaba si ella no se había dado cuenta de que él también estaba conmocionado. Porque aún no se podía creer, a pesar de haber dicho lo contrario, que ________ estuviera embarazada de su hijo.
Le había encantado ser el padre de Luke, y quedó destrozado tras su muerte tan trágica y repentina. Y volvía a tener otra oportunidad de ser padre, con ________. Nunca había pensado en tener otro hijo, pero en esos momentos descubría que quería a ese bebé más que a nada en el mundo.
Sólo necesitaba acostumbrarse un poco.
-Ahora sí te escucho, ________ -aseguró.
Ella sabía que él esperaba escuchar sus demandas. Su intento de chantaje para hacerse con parte del dinero Jonas.
Pues se iba a llevar una desilusión.
-Éste es mi bebé, Nick -________ respiró hondo.
-Y mío también -susurró él.
-Pero no puedes estar seguro de eso, ¿no? -le provocó mientras paseaba inquieta por el salón sin dejar de mirarle-. ¿Cómo lo sabes? ¿Cómo puedes estar seguro de que no he estado con ningún hombre durante las últimas seis semanas?
-¿Has estado con alguno? -Nick sentía su mandíbula rígida.
-¡Pues claro que no, maldita sea! -negó furiosa-. Pero nunca podrás estar seguro del todo.
-Un médico podrá confirmar de cuánto tiempo estás embarazada -afirmó Nick tras mirarla fijamente unos interminables segundos.
-¿Y aceptarías su dictamen? -________ lo escudriñó, incapaz de saber lo que pensaba.
-Si insistes, podemos hacernos las pruebas -aceptó él finalmente.
-¿Si yo insisto? -preguntó sorprendida.
-________, en cuanto este bebé sea oficialmente mío, lo será por completo -dijo secamente.
-¿Quieres decir que me quitarías el bebé? -ella sacudió incrédula la cabeza.
-Eso no es lo que he dicho -Nick se encogió de hombros-. Aunque la decisión final sería tuya.
-No te entiendo -masculló ella emocionada.
-Es muy sencillo, ________. Si quieres poner tus manos sobre «todo ese maravilloso dinero Jonas» tendrás que aceptarme en el mismo lote -le espetó secamente.
-Pero si yo no quiero tu dinero -estalló ________ mientras lo miraba incrédula-. ¡No me interesa! ¡Ni tú tampoco!
-Me parece que protestas en demasía -se burló él.
-No protesto en absoluto -le cortó, enfadada por sus burlas-. Constato un hecho.
-El hecho, ________, es que ahora tengo una responsabilidad para contigo y el bebé.
¿Una responsabilidad? ¿En eso se había convertido? Tras años de independencia, ganándose la vida, no iba a dejar que la redujeran a ese estado.
No, no lo consentiría. Por difícil que resultara salir adelante sola, lo conseguiría.
-Gracias, pero ni necesito ni quiero tu ayuda -dijo altivamente sacudiendo la cabeza.
-¿Todavía no lo entiendes, ________? -gritó Nick-. No te lo pido. ¡Te explico cómo van a ser las cosas!
-¿Qué quieres decir? -________ alzó la cabeza y le miró aturdida.
-Que voy a casarme contigo, ________ -dijo inflexible-. En cuanto esté todo organizado.
¿Nick se iba a casar con ella? ¡No podía estar hablando en serio!



















Capítulo 5






Nick observó la expresión de horror que apareció en el rostro de ________ al comprender lo que él acababa de decir. ¡No era que fuera una reacción muy halagadora a su propuesta de matrimonio!
Y desde luego, no era la respuesta que él esperaba.
La mayoría de las mujeres en la situación de ________ habrían aceptado casarse con él encantadas.
¡A ________ parecía que le acababan de insultar!
Si iban a casarse y tener un hijo, tendrían que tener algo más en común que el bebé. De lo contrario resultaría un desastre, un campo de batalla continuo. Incluso si el motivo para casarse no era el amor.
-Venga, ________ -le reprochó burlonamente-. No será tan malo. Ya no tendrás que volver a trabajar. Podrás gastarte todo el dinero Jonas que quieras para decorar mis apartamentos si no te gustan -miró a su alrededor reconociendo que su piso no tenía esa calidez de hogar-. 0 podemos comprar una casa -se le ocurrió de repente-. Para el bebé será mejor tener un jardín en el que jugar...
-¡Para, Nick! -lo interrumpió ella-. ¡Déjalo ya! No voy a casarme contigo...
-Claro que sí -aseguró Nick.
-No lo haré -dijo ella con firmeza.
-Sí lo harás -insistió él, controlando su ira.
-¡No! -ella sacudió la cabeza con decisión-. No quiero casarme contigo. ¡No te conozco! Ni tú a mí tampoco -razonó-. ¡Y lo que conoces de mí no te gusta!
-No te preocupes, me conformaré con mi parte del trato -Nick recorrió detenidamente la fina silueta y se fijó en los duros pezones que se marcaban a través de la ajustada camiseta.

________ lo miró desesperada, sabiendo que él hablaba únicamente del plano físico. Los dos habían resultado compatibles en ese aspecto aquella noche que pasaron juntos, pero eso no tenía nada que ver con el compromiso de un matrimonio y una convivencia. Él sólo pensaba en las noches, no en los días, semanas y años de convivencia.
-Creo que a ti también te parecerá bien, ________ -murmuró mientras se levantaba y se acercaba a ella-. ¿Te importaría demostrarme cuánto te gustará?
-No -________ retrocedió un paso, espantada al adivinar lo que él se proponía.
Ella sabía de sobra que le iba a gustar, ¡y cómo!
Nick hizo caso omiso de su tímido intento de protesta. La tomó en sus brazos y bajó la cabeza buscando sus labios.
________ se sentía derretir, sin defensa posible contra esa boca y esas manos, y sintiendo crecer el calor entre sus muslos. Sus sensibles pechos se apretaban contra el pecho de él.
La boca de Nick atrapó con avidez la de ella, bebiendo de ella y saboreándola. Su húmeda lengua se movía sensualmente contra los labios de ella, antes de hundirse en su oscura cueva.
________ se sintió invadida de un ardiente deseo, eliminando de golpe su resistencia. Los labios y la lengua de Nick inundaban de calor su garganta y sus manos arrancaban impacientes la camiseta. Acarició con su lengua uno de los erectos pezones, mordisqueándolo delicadamente, y bajó su mano a la entrepierna para acariciarla justo ahí y consiguiendo, incluso a través de los vaqueros, que se estremeciera de placer.
Lo deseaba... lo necesitaba...
Nick le dio lo que ella necesitaba, su mano presionaba en el lugar preciso, endurecido, entre las piernas de ella y presionó aún más cuando su boca se deslizó al otro pecho, chupando el pezón y mordisqueándolo al mismo ritmo que su mano la acariciaba ahí hasta hacerla enloquecer.
Ella ya no podía más. Estaba a punto de estallar. Sentía aumentar el placer hasta desbordarla y al fin se liberó con largas sacudidas de un placer tan profundo que casi era dolor.
Se derrumbó débilmente contra él mientras Nick besaba sus pechos dulcemente y las manos de ella se enredaban en la oscura espesura de sus cabellos.
¿Qué había hecho?
Vaya una pregunta. Ella sabía de sobra lo que había hecho. Lo que no sabía era cómo seguir resistiéndose a Nick después de haber respondido tan lascivamente.

Nick se irguió lentamente y bajó la camiseta de ________, levantando la vista hacia el rostro ruborizado y los ojos brillantes de placer. Su propio cuerpo estaba rígido de deseo, un deseo que no tenía intención de satisfacer. Lo importante en esos momentos era el placer de ________, para que ella supiera que lo encontraría siempre que lo quisiera una vez estuvieran casados.
-Tú no te has... -ella frunció el ceño.
-No lo necesito, ________ -le aseguró secamente-. Esto era por ti. Puede que el sexo no formara parte de tu plan, pero atrévete, después de esto, a negar que me deseas -gruñó.
«Has metido la pata, Nick, no deberías haber dicho eso». Nick se dio cuenta enseguida al ver cómo ella se ponía tensa antes de alejarse de él.
Él había querido hacerle ver lo que podían hacer juntos, además del bebé.
Su bebé, reconoció nuevamente con rabia. Suyo.
Él haría lo que fuera, cualquier cosa, para que ella aceptara casarse con él.
Incluso podría aprovecharse de la manera en que ________ le correspondía.
¡Si hacía falta, lo haría!
¡Maldita sea!, mantendría a ________ desnuda en la cama todo un mes si con ello conseguía hacerle comprender.
Porque ella iba a casarse con él. Iba a convertirse en su esposa. La madre de su hijo.
________ negó con la cabeza, intentando aclarar su mente aturdida por los besos y las caricias de Nick.
Tenía que pensar. Tenía que lograr que Nick comprendiese que, por mucho que le correspondiera, no podía casarse con él.
Algo que, tras su excitación y la manera en que seguía temblando tras el estallido de placer, no iba a resultarle nada sencillo.
-No ha sido más que sexo, Nick -sentenció con firmeza.
-Algo es algo -Nick se encogió de hombros.
-No, no lo es -ella levantó la voz-. El matrimonio es para personas que se quieren, que quieren estar juntas el resto de sus vidas...
-0 para personas que han engendrado juntos un bebé -apuntó él.

________ cerró los ojos, como si con ello pudiera dejar fuera la realidad de sus palabras. Habían engendrado un bebé. Y ¿tenía derecho a negarle a ese niño sus dos progenitores?
Sí... si no se amaban.
Pero ella sí amaba a Nick...
No podía engañarse a sí misma. La fascinación que sintió por él culminó en amor aquella noche que pasaron juntos hacía seis semanas.
Justo en el instante en que su hijo encontró un lugar en el nido de su cuerpo.
Si Nick la quisiera, ella no habría dudado en casarse con él. Sería la mujer más feliz del mundo.
Pero no era así. Él creía que ella iba tras su dinero, no su amor.
Y el amor no correspondido sería peor que la falta de amor por ambas partes.
-¿Y por qué hay que casarse? -dijo ella contrariada.
-¿Preferirías vivir conmigo sin más? -Nick enarcó las cejas.
-¡No! Quiero decir, claro que no -admitió irritada-. Es que no entiendo por qué insistes en casarte conmigo.
-Puede que tenga por costumbre honrar a las madres de mis hijos casándome con ellas -dijo con cierto humor-. Al menos eso es lo que he hecho hasta ahora -añadió.
________ lo miró intrigada. Esperaba que él no considerara a ese hijo un sustituto del que había perdido. Luke era Luke. Ese hijo, niño o niña, sería él mismo y nadie más.
-Supongo que la muerte de Luke te destrozó -dijo ella mientras se humedecía los labios.
-¿Lo supones? -ya no había rastro de humor en sus palabras-. Sí, fue devastador -admitió-. Y también fue hace tres años. Y nada ni nadie podrá cambiarlo.
-Exactamente -suspiró aliviada-. Este bebé... este bebé no podrá reemplazarle...
-¿Eso crees que quiero? ¿Reemplazarle? -Nick parecía más grande y siniestro por su ira.

-Pues, yo... -________ lo miró inquieta, consciente de estar en un terreno resbaladizo.
-No se puede sustituir a las personas, del mismo modo que no se las puede devolver a la vida -exclamó él bruscamente con sus ojos azules brillantes de emoción-. ________, ¿tienes alguna idea de lo que significó aquella noche que pasamos juntos hace seis semanas?
-Bueno, estoy embarazada -dijo con una mueca-, si te refieres a eso.
-¡No! No me refería a eso -Nick se apartó de ella con los puños cerrados-. Esa noche, hace seis semanas, era el aniversario de la muerte de Luke -dijo sin emoción-. Tres años desde que ese loco se subió al coche después de haber bebido demasiado y atropelló a un grupo de viandantes en una concurrida calle de Nueva York. Mary y Luke estaban en ese grupo. Mary quedó gravemente herida y Luke... Luke ya estaba muerto cuando llegó la ambulancia.
________ percibía en su voz el dolor y el horror de ese día.
No sólo perdió a un hijo, sino de una forma horrible.
Seguramente recibió una llamada de algún desconocido que le informó de que su esposa estaba gravemente herida y su hijo muerto.
Y ese bebé, el bebé de ________, había sido concebido la noche del aniversario de su muerte...
Era escalofriante. Casi como si...
No, ella no podía seguir pensando así. Sólo era una coincidencia. 0 puede .que algo más, admitió. Nick seguramente necesitaba a una mujer aquella noche para hacerle olvidar el dolor de aquel aniversario.
Y a causa de esa necesidad, ________ estaba embarazada de su hijo.
-Por favor, créeme cuando te digo que lo siento muchísimo -________ sacudió la cabeza-. Debió de ser algo horrible para ti y para Mary -añadió.
Hacía tan sólo unos minutos que había descubierto la existencia de su propio bebé, un niño o una niña, pero aun así, sabía que la destrozaría si se lo quitaran.
-Pero no puedo casarme contigo, Nick -murmuró-. Las personas ya no se casan únicamente porque la mujer se quede embarazada...
-Teniendo en cuenta que eres adoptada, desde luego eso parece ser lo que ha sucedido en tu familia hasta ahora -le espetó él bruscamente.
-¡Eso... eso es imperdonable! -________ se quedó sin respiración y le miró incrédula.
-Estoy de acuerdo -admitió con un gesto de reprobación-. Lo siento. Pero tengo intención de casarme contigo, ________. Este niño conocerá a su madre y a su padre. Y no me vengas con que para eso no hace falta estar casados -la advirtió con amargura-. No quiero ser un padre a tiempo parcial para mi propio hijo, ¡con derecho de visita los fines de semana y en vacaciones! Quiero que este niño tenga unos padres que vivan juntos: dos personas a quienes llamará mamá y papá.
-¿Y qué pasa con lo que quiero yo? -protestó ________.
-A ti te criaron dos personas que te querían ¿verdad? -Nick la observó detenidamente-. Padres que te dieron los cuidados y la seguridad que tu madre verdadera, quienquiera que fuera, obviamente no podía ofrecerte.
-Sí... -admitió ________ sin estar segura de adónde quería llegar Nick.
-Lo que significa que no tuviste que vivir sola con tu madre, seguramente pasando el día en una guardería para que tu madre pudiera trabajar y así poder manteneros a las dos con un mísero sueldo. 0 con un padre que a lo mejor tenía un acceso esporádico a ti, rompiéndote el corazón.
-¡No va a ser así! -________ comprendió lo que quería decir.
-No si yo acepto que tú y el bebé viváis con el estilo de vida al que te gustaría acostumbrarte -admitió él con sarcasmo-. Pero no voy a hacerlo, ________. El único modo en que lo conseguiréis es si te casas conmigo -dijo implacable-. Quiero formar parte de cada día de la vida de este niño, ________ -le aseguró-. Quiero estar allí cuando se despierte por las mañanas, para amarle y cuidarle cada día. Quiero estar allí por las noches, para leerle un cuento, para cuidarle cuando esté enfermo o asustado.
-¿Y su madre? -preguntó ella-. Una vez casado para lograr lo que quieres, ¿qué vas a hacer conmigo?
-Ya te he ofrecido una muestra de lo que podemos hacer juntos, ________ -se burló y su expresión se suavizó-. Eso es todo lo que puedo darte.
Ella no podía negar la atracción que sentía por él. Ni la que él sentía por ella: había notado su deseo presionando contra su cuerpo, caliente y palpitante, como el suyo propio.
Pero ¿aquello podría durar? Y sobre todo, ¿era motivo para casarse?
-Has pensado, Nick -dijo ella lentamente-, que ahora que conozco tus condiciones, ¿a lo mejor ni siquiera quiero quedarme con este bebé?
-¡Espero que no te refieras a lo que yo creo! -dijo Nick con una expresión de condena.
________ suspiró, sabedora de que el aborto no era una opción para ella. Ni tampoco para Nick, a juzgar por la furia que reflejaba su rostro.
-No -admitió al fin-. No podría hacerlo.
-Eso espero -dijo él secamente.
-No era más que una idea. No iba en serio -aseguró ella al ver que su ira no había disminuido lo más mínimo.
-Por un momento pensé que sí...
-¡Ya te he dicho que no! -protestó ella-. En estos momentos ni siquiera soy capaz de pensar, Nick -suspiró-. Es la gota que ha colmado el vaso. ¡Ni siquiera sé quién soy realmente! -exclamó temblorosa.
-Eso lo descubriremos juntos -susurró él-. Es más, insisto en ello -añadió secamente.
-¿Qué quieres decir? -preguntó ella contrariada.
-¿No es evidente, ________? -exclamó con impaciencia-. Vas a tener un bebé, pero no estás segura de quiénes son tus verdaderos padres, ni su historial médico, nada. Por el bien del bebé, creo que por lo menos deberíamos conocer esos detalles, ¿tú no?
Por el bien del bebé...
Pues claro. ¿Cómo había podido pensar que Nick le ofrecía ayuda por algún otro motivo? ¡Seguía pensando que la mujer del cuadro era ella! ¡Y que se había quedado embarazada a propósito!
-Sí -admitió ella, sin intención de decirle que ya había concertado una cita con el agente de Andrew Southern. Mantendría esa cita en secreto y descubriría lo que pudiera sobre la mujer que pensaba era su madre, y sobre su relación con Andrew Southern.
-Lo primero que hay que hacer es hablar con tus padres -Nick asintió-, por si saben algo, cualquier cosa, sobre tus verdaderos padres.
-Ellos no saben nada -________ frunció el ceño-. Si supieran algo me lo habrían dicho.
-¿De verdad?
-Por supuesto -contestó ella con impaciencia-. ¿Por qué no iban a hacerlo?
-A lo mejor porque querían que tuvieras una infancia tranquila y llena de amor, y no partida en dos como la vida de algunos hijos adoptivos tras localizar a sus verdaderos padres -Nick sacudió la cabeza-. No lo sé, ________. Pero pienso que por lo menos deberíamos preguntárselo.
-Supongo que sí -admitió ella de mala gana-. Voy a verles este fin de semana...
-Iremos a verles este fin de semana -la corrigió Nick-. A partir de ahora va a ser siempre nosotros, ________ -le dijo con firmeza al ver su ceño fruncido.
Nosotros.
________ y Nick.
_______ _______ (Tu Apellido) y Nick Jonas.
Qué improbable sonaba.
¡Completamente improbable! No había modo alguno de que ella aceptara casarse con él sólo porque él había decidido que sí. ¡De ninguna manera!
-Mañana empezaré a organizar las cosas para casarnos lo antes posible -continuó Nick distraídamente, sin dar muestras de haber comprendido la negativa de ella-. Hoy es jueves, de modo que lo mejor será que te tomes el resto de la semana libre. El sábado iremos a visitar a tus padres, y el domingo llevaremos tus cosas a mi apartamento... nuestro apartamento -corrigió pesaroso.
-¡No voy a trasladarme a tu apartamento, ni el domingo ni cualquier otro día! -protestó ________ sin podérselo creer-. ¡Y tampoco voy a casarme contigo!
-Claro que sí -contestó él dulcemente.
-No...
-Sí, ________, lo harás -insistió con paciencia.
-¿Es que lo que yo diga no importa en absoluto? -exclamó.
-Pero si vas a lograr lo que querías -Nick la escudriñó-. En realidad, más -añadió con sarcasmo-. Nunca habías considerado conseguirme como marido, ¿verdad?
Si Nick la amara, si hubiera querido casarse con ella, entonces no habría dudado en aceptar. Pero había dejado claro que no la consideraba más que una oportunista y una cazafortunas.
-No puedes obligarme...
-Cálmate, ________ -la tranquilizó-. Tanta alteración no es buena para el bebé.
El bebé. Eso era lo único que le importaba. Lo único que le importaría siempre...
-Me casaré contigo, ________. Insisto. ¿Te crees con derecho a negarle a nuestro hijo todo lo que yo puedo ofrecerle? ¿0 prefieres que esta situación degenere en una batalla? -añadió delicadamente-. Una batalla que tengo toda la intención de ganar.
-¿Qué quieres decir? -________ sintió una punzada de pánico en el estómago.
No era justo: amenazarla de esa manera. Nick lo sabía. Pero por lo que a él respectaba, el asunto del matrimonio no era negociable. ________ podría tener todo lo que quisiera como esposa suya, únicamente como esposa.
-Pelearé por la custodia, ________ -dijo él a secas-. De hecho, si insistes en tu resistencia, ahora mismo voy a mis abogados y empiezo a mover papeles para conseguir la custodia.
-No harías eso... -________ tragó con dificultad.
-Si me obligas a hacerlo, lo haré -contestó.
-¿Aunque termine por odiarte? -exclamó ella.
Él sabía que no era bueno que ________ le odiara desde el principio, pero no tenía otra elección...
-Aun así -contestó amargamente.
________ lo miraba como si lo viera por primera vez, o como si deseara no haberlo visto nunca.
-Creo que me gustaría estar sola un rato, si no te importa -dijo bruscamente mientras sacudía la cabeza.
A Nick sí le importaba. No quería dejarla. Ni siquiera un momento. Tenía miedo de que, una vez que ella supiera que él insistía en el matrimonio en lugar de aceptar el arreglo que ella había planeado, huyera y se escondiera de él. A no ser que la convenciera de que no había lugar en el mundo donde pudiera esconderse.
-Vamos a casarnos, ________ -dijo dulcemente-. Te vas a trasladar a mi apartamento y vamos a ver a tus padres el sábado. Y no creas que no te encontraré si intentas huir de mí -añadió desafiante, comprendiendo por la palidez de sus mejillas que había considerado hacer justamente eso.
-¿Hablas en serio? -________ tenía la mirada perdida.
-Te lo aseguro -le espetó.
-Llamaré a mis padres para avisarles de nuestra llegada por la tarde -dijo ella.
-¿Y te instalarás en mi apartamento el domingo?
-Vayamos paso a paso, ¿de acuerdo? -ella suspiró.
¡Maldita sea! No tenían tiempo de ir paso a paso.
Pero al ver la palidez de su rostro comprendió que por un día ella ya había tenido bastante.
A lo mejor no debía haberle hablado así en su estado. Era la verdad, pero a lo mejor no debía haber sido tan rudo.
¡Ni hablarle sobre Luke!
Pero, dadas las circunstancias, no pensó que tuviera alternativa. Había luchado por su vida, y por la de su bebé, y si tenía que jugar sucio, lo haría.
También puede que no debiera haberle hecho el amor de esa manera. A fin de cuentas, estaba embarazada. Pero no había sido únicamente por desarmarla, como ella pensaba. Necesitaba tenerla en sus brazos, hacerle el amor, y lo había sabido nada más verla en la galería aquella misma tarde, cuando su cuerpo reaccionó descontrolado nada más verla.
¡Incluso antes!
Había intentado quitársela de la cabeza durante esas seis semanas, igual que había hecho con todas las mujeres con las que se había relacionado desde su divorcio de Mary, pero no hacía más que aparecer en sus pensamientos en los momentos más inoportunos.
Él pensaba que era por lo maravilloso que había sido hacerle el amor. Y por lo maravillosamente que ella se lo había hecho a él.
Pero nada de eso explicaba por qué recordaba cada detalle de su cuerpo y el sonido de su risa.
Y luego estaba lo del retrato.
Un retrato que, en cuanto lo vio, estuvo seguro que era de ________: la mujer que le obsesionaba día y noche, desde hacía al menos cinco semanas.
La primera vez que contempló el retrato se volvió loco de ira, imaginando la escena que debía de haber precedido a la obra. El rostro y el cuerpo de ________ tenían exactamente el mismo aspecto que aquella noche hacía cinco semanas cuando había sido él quien le hizo el amor.
Desde ese momento supo que quería ese retrato y que, a pesar de ser un Andrew Southern de incalculable valor, en cuanto fuera suyo nadie más que él lo volvería a contemplar.
También supo desde ese momento que lo que más quería era volver a ver a ________ con esa misma expresión, que quería volverla a meter en su cama y que se quedara allí.
No había esperado que las cosas se sucedieran de esa manera, pero el resultado final iba a ser el mismo. Y así no tendría que admitir sus sentimientos. Tomaría a ________ por esposa lo quisiera ella o no.
En lo bueno y en lo malo...
-De acuerdo -accedió él de mala gana-. Te llamaré mañana por la tarde y te contaré los progresos que haya hecho con lo de la boda -por mucho que dijera ________, él no iba a ceder en eso. Se casaría con él. Y pronto-. Podíamos salir a cenar, si quieres.
-Creo que es un poco tarde para empezar a salir juntos, ¿no crees? -dijo ella.
-Tú misma lo has dicho, ________. Necesitamos empezar a conocernos -insistió-. Si las cuentas no me fallan, nos quedan exactamente siete meses y medio para lograrlo.
________ reconoció que ésas eran las mismas cuentas que ella había hecho. Y estaba convencida de que no había lugar donde poder esconderse sin que Nick la encontrara.
También iba en serio lo de casarse con ella, así como su amenaza de iniciar una batalla legal por la custodia del bebé que ella esperaba si no aceptaba casarse con él.
También resultaban obvios sus motivos. Tras la muerte de Luke no consentiría en perder también un segundo hijo.
Pero al día siguiente, a esa hora, ya se habría entrevistado con David Gillespie, el agente de Andrew Southern, y al menos habría puesto en marcha el asunto.
En cuanto tuviera las respuestas que buscaba, se vengaría explicándole a Nick hasta qué punto estaba equivocado.
Por lo menos en lo referente al retrato...
Sobre el embarazo no podía, ni quería, hacer nada. Lo que significaba casarse con Nick o litigar contra él.
Con todos los millones Jonas respaldándole, ella estaba segura de que él ganaría.
________ sintió como si una puerta se cerrara tras ella de un portazo.


Capítulo 6





_________ aún estaba lejos de asumir su destino cuando le abrió la puerta a Nick la noche siguiente.
Se había tomado el día libre, tal y como él había sugerido, ya que le iba muy bien para acudir a su cita con David Gillespie. Una cita de lo más frustrarte e insatisfactoria.
David Gillespie le había dicho que no podía revelarle la dirección de Andrew Southern. Ni darle el número de teléfono del artista, por mucho que su madre fuera una antigua amiga del pintor.
_________ incluso había mencionado el retrato, pero sin éxito alguno. No estaba catalogado, de modo que seguramente era falso, le había insinuado el agente.
Lo único que había logrado _________ era la promesa de que entregaría al artista la carta que ella había escrito. Pero la advirtió que seguramente no recibiría respuesta.
_________ no estaba de acuerdo. Había dedicado mucho tiempo a la redacción de esa carta, e incluido además una fotografía reciente suya.
Andrew Southern no recibiría la carta hasta el día siguiente, como muy pronto. Pero seguro que, después del fin de semana, esa carta y la foto suscitarían alguna respuesta por parte del pintor.
Y si no lo hacían sería porque Andrew Southern no era el hombre que ella creía.
-Estás preciosa -dijo Nick mientras la contemplaba vestida con un ajustado vestido negro hasta la rodilla y antes de besarla en la boca.
¡Ese beso la había sorprendido!
Hasta el punto que respondió a él instintivamente, antes de que su sentido común le hiciera reaccionar y separarse de él. ¡Ése era el hombre que la obligaba a casarse con él!
-No hay por qué actuar cuando estamos solos, Nick -dijo secamente.
-¿Y quién actúa? -enarcó las cejas, guapísimo con su camisa de seda negra, su chaqueta gris y sus pantalones ajustados-. Me gusta besarte. Y tenía la impresión de que a ti también te gustaba... -añadió burlonamente-. Pensé que cuando estuviésemos solos, y teniendo en cuenta cómo suelen acabar nuestros besos, sería el momento perfecto.
_________ sintió el rubor en las mejillas. Como él había dicho, disfrutaba, y no sólo con sus besos.
-Sólo digo que mi compañera de piso ha salido, de modo que ¡no hay nadie a quien impresionar! -le espetó.
-¡Empiezo a preguntarme si de verdad existe esa esquiva compañera de piso! -bromeó, decidido a ignorar su sarcasmo.
-Te aseguro que existe -afirmó ella-. ¿Vamos a cenar? -ni siquiera estaba segura de poder comer algo: durante todo el día no había conseguido que la comida se le quedara dentro.
_________ estaba descubriendo que estar embarazada era bastante incómodo. De hecho, ¡se parecía bastante al mareo que sufrió de pequeña cuando fue de excursión al Canal de la Mancha!
Pero sólo pasaba durante la primera etapa del embarazo, al menos eso había leído en la revista que había comprado. Era normal. El malestar solía desaparecer hacia el cuarto mes.
¡Sólo faltaban otras siete u ocho semanas!
-Sí, vayamos -decidió Nick-. Con suerte, en un restaurante abarrotado, tendremos menos tentaciones de discutir -añadió.
-¿Eso crees? -_________ levantó una ceja.
-No, realmente no -Nick se rió y luego su mirada se hizo más seria-. ¿Cómo te encuentras hoy?
-¿En qué sentido? -_________ evitó su pregunta mientras recogía la chaqueta de seda que había dejado en el respaldo de una silla, sin ninguna intención de acercarse al dormitorio mientras Nick estuviera allí.
Si entraba en su dormitorio, puede que no salieran del piso y, por mucho que dijera Nick, Gina sí existía, y volvería más tarde.
-¡En cualquier sentido! -la boca de Nick dibujó una mueca.
-Pues no he cambiado de idea en cuanto a lo de casarme contigo, si te refieres a eso -murmuró mientras se ponía la chaqueta que él sujetaba.
-________, ¿no podríamos empezar la noche sin pelearnos?
-Has preguntado tú -_________ se encogió de hombros.
-Y ambos sabemos que me refería a tus náuseas -contestó con impaciencia.
-¿Y por qué no lo dijiste? Hoy sólo he vomitado cuatro veces, hasta ahora. ¡No está mal para no haber podido comer ni beber nada!
Nick frunció el ceño, preocupado por el estado de ________. Había advertido la palidez de sus mejillas, pero esperaba que sólo fuera la tensión de la situación.
-Mary, mi ex mujer -explicó-, visitó a alguien aquí cuando estaba embarazada de Luke. Creo que debería pedirte una cita con él...
-¡No! -lo cortó _________ en tono seco-. No quiero acudir al mismo especialista al que fue tu mujer.
-¿Y por qué no? -Nick se mostró sorprendido y contrariado-. Es el mejor.
-De eso estoy segura -dijo ella amargamente-. Pero Mary era tu mujer y yo no soy más que...
-La mujer que en breve será mi esposa -dijo él cortante.
Nick pensó que con _________ todo iba a suponer una lucha. Pero no iba a rendirse. Se aseguraría de que el bebé estuviera bien, y tener a _________ en su cama compensaría por las heridas de guerra...
-________, deberías ir acostumbrándote a la idea -dijo con firmeza-. Tú, yo y el bebé que esperas vamos a ser una familia. Y se acabó.
-Siento lástima por ti si de verdad piensas que va a resultarte tan sencillo.
Él no pensaba que fuera a resultar sencillo. _________ podía ser muy cabezota. Era como chocar contra un muro. Pero cuanto antes se hiciera a la idea de casarse, mejor sería para los dos.
Y para el bebé...
Aún le resultaba extraño pensar en _________ embarazada de su hijo. Era un milagro y, aunque no estuviera contento con el proceder de ella, se había pasado todo el día con una sonrisa bobalicona dibujada en el rostro. Más de un empleado suyo se había quedado mirándole.
-Vamos -dijo mientras la agarraba del brazo-. Repasaremos el menú hasta que encontremos algo que se quede en tu estómago.
-Bruschetta y aceitunas -decidió ________, tras un mal comienzo con una sopa y unos espárragos. Los segundos ni siquiera habían llegado a su boca: el olor había bastado.
-¿Mejor? -murmuró Nick con alivio.
Ella no era mala comedora, y normalmente siempre había sido capaz de comer cualquier cosa.
El maitre del exclusivo restaurante era muy atento y parecía no preocuparle lo más mínimo que el camarero tuviera que servir tres primeros platos antes de encontrar algo que _________ pudiera comer, retirando los platos que la habían molestado.
¡Al menos salir con Nick Jonas tenía sus ventajas!
-¿Quieres que te traigan más? -propuso Nick al ver que _________ se comía todo el pan y las aceitunas con evidente satisfacción.
-Esperemos primero a ver si consigo retenerlo -frunció el ceño-. Espero que eso no sea una sonrisa.
-En absoluto -Nick se puso serio-. Es que me gusta ver que has podido comer algo.
-Créeme, un embarazo no es tan ideal como dicen -gruñó mientras lo miraba con suspicacia.
-Igual que muchas otras cosas -dijo él lentamente.
-Espero que eso no haya sido otro ataque contra mí -dijo ella a la defensiva.
-En absoluto -respondió él con dulzura-. De hecho, ¡me he dejado toda la artillería en casa! ¿Has llamado a tus padres? -cambió de tema para evitar que ella hiciera otro comentario.
Lo había hecho. Había sido una llamada muy difícil. No podía decirles a sus padres, sin más y por teléfono, que estaba embarazada. Les debía demasiado.
Pero en cuanto había mencionado que llevaría un amigo a casa, su madre se había puesto a saltar. ¡Hacía tiempo que tenía elegidos los vestidos de las damas de honor y las flores!
Si, tal y como insistía Nick, se tenía que casar con él o arriesgarse a que le quitara a su bebé, no quería que sus padres descubrieran el motivo de su boda. Era consciente de no poder mantener al bebé en secreto mucho tiempo, y tampoco le importaba que lo supieran, pero no podía permitir que supieran que Nick no la amaba.
Sus padres siempre habían soñado con una boda romántica para su única hija, con un vestido blanco y vaporoso, flores de azahar y mucho confeti.
La boda relámpago de la que hablaba Nick sin duda sería una rápida visita al juzgado sin nada de lo anterior.
Pero tampoco hubiera estado mal, si no faltara el elemento principal.
El amor.
Al igual que sus padres, _________ daba por hecho que las bodas eran entre dos personas que se querían. El cincuenta por ciento, sus propios sentimientos hacia Nick, no bastaría.
-¿________? -Nick rompió el silencio.
-Sí, les llamé. Les dije que te llevaría conmigo el sábado y enseguida se dieron cuenta del motivo -añadió.
Ese motivo era presentarles al hombre con el que se iba a casar. Nick se preguntaba por qué ella no parecía algo más feliz.
A fin de cuentas, eso era lo que buscaba. Tener a su disposición el dinero Jonas. Puede que le chocara que él estuviera incluido en el lote, pero, como él mismo había dicho, las cosas no siempre salían según los planes.
Y eso incluía sus propios sentimientos hacia ________. .
Tras la ruptura de su matrimonio con Mary, su novia del instituto, Nick se juró nunca más enamorarse ni casarse. Pero sabía, desde aquella noche, que _________ era distinta. Lo sabía, y por eso había sido tan cruel con ella a la mañana siguiente.
Pero no consiguió olvidarla durante las semanas que había estado fuera. Ni siquiera había mirado a otras mujeres, sabedor de que volvería a encontrarse con _________ a su vuelta a Londres.
¡Pero lo del retrato no se lo esperaba!
¡Ni volver a Londres para descubrir que _________ estaba embarazada!
¿A propósito?
El problema era que él no estaba completamente seguro de ello.
No entendía por qué _________ no comprendía que si él decidía luchar por la custodia del bebé su situación no seria ni la mitad de ventajosa.
-Está bien, _________ -dijo secamente mientras sacaba una cajita de terciopelo del bolsillo de su chaqueta-. Puede que esto sirva para animarte -la miró, pendiente de su reacción.
Que desde luego no fue la que él se había esperado.
_________ miraba la cajita como si fuera a morderle.
A lo mejor era que pensaba elegir el anillo de compromiso ella misma.
Sin duda un enorme diamante.
Al pensar en el anillo de la cajita, Nick creyó que _________ no se sentiría defraudada.
Aunque él sí lo estaba.
Había sido un idiota al darle una oportunidad, y al pensar que a lo mejor se había equivocado sobre ella y su embarazo deliberado.
-Ábrelo, ________, por el amor de Dios -gruñó impaciente-. Estoy seguro de que te gustará -añadió-. Y si no te gusta, podemos cambiarlo por algo mejor y más grande -se burló.
Era un idiota, ciego e idiota, por esperar que la reacción física de _________ pudiera deberse a algún sentimiento hacia él, y no sólo hacia su cuenta bancaria.
Pero ella tenía razón. Era sólo sexo.
Bueno, pues ella recibiría todo el que quisiera. ¡Guardaría sus sentimientos para el bebé!

_________ tragó con dificultad mientras alargaba la mano hacia la cajita, segura de lo que había en su interior. Estaba confundida por el gesto. Aunque Nick había insistido en que iban a casarse, si su corazonada era cierta, en la cajita había un anillo de compromiso: algo totalmente inesperado.
Miró a Nick insegura antes de abrir la cajita, buscando en esos rasgos duros e insensibles algo que le indicara que ese anillo era algo más que un contrato de propiedad.
La frialdad de sus ojos y el gesto burlón indicaban que no había nada más.
Abrió la caja y casi se quedó sin aliento y con los ojos abiertos de par en par.
Era el diamante más enorme que había visto nunca, de varios quilates, rodeado de media docena de diamantes más pequeños, y el nombre de la joyería grabado en la caja indicaba la fortuna que debía de haberle costado. Una minúscula parte de los millones Jonas, pero una fortuna al fin y al cabo.
-¿Y esto para qué es? -dijo desafiante tras cerrar la caja de golpe.
-¿Y tú qué crees? -le espetó él impaciente.
-¿Intentas insultarme? -rugió ella mientras empujaba la caja hacia él y escondía sus manos bajo la mesa para no tener que aceptar nada que no quería, ni necesitaba.

Un anillo de compromiso, en su caso, era una farsa. Y ese anillo, con sus llamativos diamantes, no era más que un insulto.
-¿Hubieras preferido un zafiro? ¿0 puede que otra esmeralda? -Nick no hizo ademán de aceptar la cajita-. Podemos volver a la tienda mañana...
-No recuerdo haber dicho que quisiera un anillo de compromiso -dijo ella con esfuerzo-. Pero eso, ¡eso! Intentas insultarme, ¿verdad? -le lanzó una mirada de furia y sus mejillas enrojecieron.
-¿Qué tiene de malo? -dijo furioso-. ¿No es lo bastante grande? Seguro que tienen más...
-¡No lo bastante grande! -repitió ella incrédula-. ¡Si los diamantes hubieran sido más grandes habrían cegado a todos los comensales!
Ella no se pasearía por ahí con esa cosa en su dedo: una deliberada ostentación de propiedad. Sería como pasearse con una señal luminosa sobre su cabeza que dijera ¡Esta mujer acaba de ser comprada!
¡Porque obviamente era eso lo que pensaba Nick!
-¿Te importaría bajar la voz, ________? -murmuró Nick al ver que algunos curiosos los miraban-. Dime qué le pasa al anillo y lo cambiaremos.
-Si se hubiera tratado de un diamante ocho, o hasta cuatro, veces más pequeño, podría, pero sólo podría, haber servido. Pero eso no es un anillo, ¡es una bola y una cadena! -_________ respiraba agitadamente-. Creo que me gustaría marcharme -dobló la servilleta sobre la mesa.
-De acuerdo, si eso es lo que quieres -Nick lanzó su propia servilleta sobre la mesa y pidió la cuenta. Él también necesitaba salir de allí cuanto antes.
No olvidaba que _________ había dicho que no se quería casar, pero tampoco hacía falta que se lo restregara así por la cara. ¿Por qué no podía aceptar que no tenía otra posibilidad de conseguir su dinero? ¿Qué le pasaba a esa mujer?
¡Una mujer que hacía que su pulso se acelerara y su deseo se despertara cada vez que la miraba!
_________ percibió el disgusto de Nick mientras salían del restaurante.
¿Qué otra cosa podía haber hecho ante un anillo tan excesivo?
Sin duda él esperaba que lo hubiera aceptado con avaricia.
Pero nada más ver el anillo, ella lo había odiado, y a todo lo que representaba.
¿No se daba cuenta Nick de...?
-¿Podrás devolver el anillo y que te reembolsen el dinero? -preguntó bruscamente al llegar al coche de Nick.
-No te preocupes -contestó secamente mientras le abría la puerta del coche.
Era un coche precioso, un deportivo rojo. La clase de coche que _________ sólo había visto en las revistas. La clase de coche que se imaginaba para alguien como Nick. Y no era más que el coche que tenía en Londres. ¡A saber qué otros coches tendría en París y en Nueva York!
-Es un bonito coche -intentó ser amable, consciente de la visita a sus padres al día siguiente, algo que aún no había hablado con Nick.
Necesitaba su ayuda para convencer a sus padres de que era una boda por amor y no un matrimonio de conveniencia. ¡Para la conveniencia de Nick!
-Te compraré uno igual, si quieres -dijo Nick.
-¿Y por qué ibas a hacer eso? -ella respiró hondo.
-Déjalo ya, _________ -dijo él aburrido-. No me engañas.
Ella iba tras su dinero o los costosos regalos que le ofrecía...
-De acuerdo, cómprame el coche -aceptó finalmente, sabedora de que nada de lo que ella pudiera hacer o decir lograría convencerle de que no iba tras su dinero-. Pero tendrás que sacarme de él con un abrelatas dentro de seis meses -añadió sarcásticamente.
Entonces estaría embarazada de casi ocho meses, de su bebé...
_________ se había pasado el día imaginándose los latidos del diminuto corazón. Había colocado las manos sobre su vientre y mentalmente había intentado hablar con esa incipiente vida.
Y estaba segura de haber recibido la respuesta: estoy aquí...
Miró a Nick, deseosa de compartirlo con él. Pero no podía: nunca comprendería la maravillosa sensación de la vida que crecía en su interior. Sin ánimo de ser sexista, ella pensaba que los hombres no terminaban de entender ese milagro.
Sobre todo cuando el hombre pensaba que el embarazo era un medio para conseguir unos logros.
-Seguro que te las arreglarás para salir del coche -contestó Nick, temeroso de iniciar otra disputa.
Eso no era una batalla, ¡era un campo minado!
Era obvio que _________ pensaba lo mismo: permaneció en silencio hasta que llegaron al apartamento. Un apartamento todavía vacío, ya que sólo habían estado fuera una hora. Se quitó la chaqueta y lo miró.
-¿Qué quieres? -preguntó él secamente, invadido por la tensión.
Ella se humedeció los labios antes de contestar.
Nick deseó que no hubiera hecho eso, ya que quedó fascinado por la sensualidad de la acción y su mirada quedó fija sobre la lengua que acariciaba esos labios tan deseables.
¡Unos labios que ansiaba desesperadamente besar!
Al menos con eso podía llegar hasta ella, podía entenderla y darle algo que satisfacía a ambos.
Una satisfacción que él había deseado desde que la había dejado veinticuatro horas antes. Sólo de pensarlo se excitaba, y la ducha de agua fría que se había dado antes de ir a buscarla para cenar no había aliviado su desasosiego.
Pero antes de poder tomarla entre sus brazos y hacerle el amor, ________, ignorante de su deseo, empezó a contestarle.
-Necesito hablar contigo sobre la visita a mis padres mañana -empezó torpemente.
Nick empezaba a comprender por qué iba a ser un problema para ella.
-No hace falta -dijo secamente-. Supongo que a tus padres no les iba a gustar conocer el verdadero motivo de nuestro matrimonio, y que sería preferible que pensaran que estamos enamorados.
-Ellos no entenderían la situación -_________ se empezó a ruborizar.
Nick pensaba que ni por un momento entenderían las maquinaciones de su hija. Tampoco las entenderían los padres de él. Aunque no le cabía duda de que aceptarían a _________ en la familia. Para ello, bastaba el hecho de que estaba embarazada de su nieto.
Además, seguramente les gustaría ________, admitió a regañadientes. Aparte del hecho de que no se fiaba de ella, _________ era cálida y encantadora. Puede que hubiera rechazado el anillo, pero era sólo porque no quería tener que casarse con él para poner las manos sobre su dinero. No había puesto tantos inconvenientes ante su propuesta de comprarle un coche deportivo. Y en cuanto estuvieran casados, seguro que estaría dispuesta a aceptar bastante más.
_________ era una mercenaria cazafortunas, y cuanto antes se hiciera Nick a la idea, mejor.
-Por mí no hay problema, _________ -Nick se encogió de hombros-, pero ¿cómo crees que vas a arreglártelas para fingir estar enamorada de mí?
_________ bajó la vista para que él no advirtiera en sus expresivos ojos dorados que no le hacía falta fingir. A pesar de todo, estaba enamorada de Nick. Hasta la locura.
También amaba al bebé que crecía en su interior.
Y a lo mejor, una vez casados, con el tiempo, Nick podría llegar a quererla.
Pero seguramente no hacía más que soñar despierta.
Pero ese sueño era lo único que tenía en esos momentos.
Porque se iba a casar con él. Era su única oportunidad para demostrarle que no era la mujer que él pensaba que era.
Empezaría por trazar una raya entre los regalos que nunca aceptaría de él y los que sí. El bebé no estaba en venta, ni ella tampoco, y cuanto antes se diera Nick cuenta de ello, mejor.
-Me las arreglaré, no te preocupes -sonrió-. Además, ¡ambos sabemos lo encantador que puedes llegar a ser cuando quieres! -añadió al recordar cómo se había comportado con ella hacía seis semanas.
Tan encantador que había creído que estaba realmente interesado por ella.
¡Qué ingenua había sido! Y ahora lo estaba pagando.
-Estoy muy cansada, Nick -suspiró-. Si no te importa, creo que me gustaría irme a la cama -añadió mientras él la miraba fijamente.
Ella no tenía intención de dejar que se quedara. La puerta de su dormitorio seguiría cerrada para él hasta después de la boda. Con suerte, para entonces a lo mejor había logrado convencerle de su inocencia.
-No importa -contestó él con sequedad-. No conseguí terminar mi cena, así es que creo que iré a comer algo -añadió.
-¿Vas a salir otra vez? -_________ estaba sorprendida por lo fácil que le había resultado que él se marchara.
-¿Te molesta? -preguntó Nick burlonamente.
¡Sí!, pensó. Le molestaba mucho.
Al fin y al cabo, seguramente ella no era más que una de tantas mujeres con las que Nick se había relacionado durante sus visitas a Inglaterra. Sin duda, alguna de esas otras mujeres estaría encantada de reunirse con él para cenar. Y para lo que fuera...
_________ se dio cuenta de que no habían tratado el tema de la fidelidad en su matrimonio. La idea de Nick en la cama con alguna otra mujer le resultaba insoportable, pero si se lo decía, seguramente él se reiría en su cara.
-No me molesta en absoluto -le aseguró.
-Eso pensaba yo -murmuró él con expresión lúgubre-. Pero una vez casados, ________, acostúmbrate a la idea de que voy a ser el único hombre en tu vida. En tu cama. ¿Lo has entendido?
-¿Y será igual por tu parte? -le desafió ella. Nick se lo había puesto en bandeja.
-Oh, sí, _________ -murmuró mientras la atraía hacia sí, amoldando su cuerpo al de ella-. Si me haces feliz en tu cama, te prometo que no me moveré de allí -le aseguró antes de que sus labios buscaran los de ella.
Ésa no era la respuesta que _________ quería oír, pero Nick la estaba besando, y ya no podía pensar con claridad.
No tenía ni un solo pensamiento lúcido, salvo el deseo que sentía por él mientras la lengua de Nick acariciaba sus labios, separándolos y profundizando el beso.
Las manos de Nick sujetaban la cara de _________ y mantenían su boca unida a la de él, mientras su lengua exploraba la húmeda calidez de la lengua de _________ despertando en ella emociones que la inundaron de calor entre los muslos. Todo su cuerpo temblaba de necesidad por él cuando por fin Nick se separó y la miró a los ojos llenos de deseo y la boca aún entreabierta.
-Sí -murmuró él con satisfacción-. No creo que me vaya a costar mucho fingir estar enamorado de ti. ¿Seguro que quieres que me vaya? -añadió.
¡Sí!
¡No!
Claro que no quería que se fuera. Lo que quería era fundirse en sus brazos.
Pero la clave en la afirmación de Nick había sido «fingir» y a eso se reducía el enamoramiento de Nick hacia7ella: a fingir.
-Estoy segura -murmuró con voz ronca.
-Tú te lo pierdes -Nick se encogió de hombros.
Eso ya lo sabía, admitió _________ pesarosa mientras le contemplaba salir por la puerta y antes de dejarse caer en un sillón.
¿Cómo iba a poder estar casada con un hombre al que amaba, pero que no sentía más que desprecio hacia ella?
¡Un hombre que sólo necesitaba tocarla para que ella se derritiera por completo!.






Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Septiembre 2nd 2011, 09:19

Hola Martha!!!!!!!!!!!!

Ayyyy que nove mas espectacular, no
te imaginas lo que me encanta la nove!!!

Me parece genial _____ , ella es tan linda!
Y Nick que malo que es!!! Pero solo es lo que
aparenta ya q sufrio mucho x lo de su hijo!

SIGUELA Y ME ENCANTA!!!

Ahh te deje mi eleccion en Fiesta Privada, pienso
q la otra nove debe ser de Nick y Kevin (opcion A)

Siguela Pronto........ Te kiero. Besos!!!




Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Septiembre 2nd 2011, 21:43





¡¡Hello!!

Andre, gracias nena Wink


Anuncio mi nueva adaptacion...


Un Amante Invisible (Joe&Tu) /Adaptada/ Hot


http://jbvenezuela.activoforo.com/t10192-un-amante-invisible-joetu-adaptada-hot


Simplemente me cautivo... por eso la comparto, para que vean que NO soy egoista Wink

Daaaa ya subo caps... siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

CAP.S Wink












Capítulo 7








No estés tan preocupada, _________ -dijo Nick mientras conducía de camino a casa de los padres de ella-. ¿No te demostré anoche que mi actuación ante tus padres sería impecable? Igual que la tuya, espero, cuando conozcas a los míos -añadió.
-¿Voy a conocer a tus padres? -_________ le clavó la mirada. Ni siquiera había pensado en la familia de Nick, y ni siquiera sabía quién la formaba, salvo por su ex mujer, Mary, y Luke.
-Pues claro que vas a conocer a mis padres -contestó Nick con impaciencia-. Y, con el tiempo, al resto del clan Jonas, no lo dudes -la miró de reojo-. Creía que sabías, ________, que mi residencia principal está en Nueva York.
-¿Esperas que me traslade a Nueva York contigo? -dijo ella sin aliento.
Ella había dado por hecho que su hogar principal estaría en Londres...
Pero claro, sus deseos y esperanzas no habían importado casi nada hasta esos momentos en esa relación.
De hecho, ¡Nick parecía creer que si la mantenía en casa «con la pata quebrada» y satisfecha en la cama, ella debería sentirse feliz por ello!
Nick se dio cuenta de que ella no quería trasladarse a Nueva York.
-Pensaba que a la mayoría de las mujeres les encantaría vivir en Nueva York. Pero si lo prefieres, compraremos una casa en Londres -suspiró-. Supongo que a mí me da igual dónde vivo -de hecho, cuanto más lo pensaba, una casa a las afueras de Londres, con un gran jardín para que jugara el niño, no parecía tan mala idea.
-¿De verdad harías eso? -ella lo miraba incrédula.
-¿Y por qué no? -se encogió de hombros-. Puedo viajar desde aquí a París y a Nueva York con la misma facilidad con que viajo a Londres y a París desde Nueva York.
Claro que podía, reconoció _________ contrariada. ¡Y si se aburría de ella en la cama también podría elegir a otras mujeres cuando viajara a otra ciudad!
-De acuerdo -aceptó ella mientras miraba por la ventanilla.
Para ________, la visita a sus padres era como una pesadilla. ¿Cómo iba a convencerlos de que se casaba con Nick por amor si todas sus conversaciones terminaban así? Sólo eran compatibles en el aspecto físico.
-Toma.
Se giró para ver a Nick sujetando la cajita con el anillo de la noche anterior.
-Ya te lo dije -su expresión se ensombreció-. No lo quiero -ni siquiera llevaría ese insultante anillo para convencer a sus padres de su relación.
-¿Quieres aceptar la maldita caja, ________? -Nick suspiró-. Necesito las dos manos para conducir -gruñó impaciente por su testarudez.
Ella aceptó la cajita.
-¡No la mires, ábrela! -rugió Nick.
Ella le lanzó una mirada contrariada antes de abrirla. En su interior había una fina banda de oro que sujetaba una piedra amarilla rodeada de seis pequeños diamantes...
-Es un zafiro amarillo -dijo Nick secamente-. El color me recordó tus ojos.
Las lágrimas inundaron los ojos de ________. Era otra característica del embarazo: las lágrimas surgían con mucha facilidad. En realidad, cualquier emoción surgía con demasiada facilidad.
El anillo era precioso, y justo la clase de anillo que ella habría escogido, si la hubieran dejado...
Nick había elegido un zafiro amarillo porque le recordaba el color de sus ojos.
-Es precioso -le dijo sin aliento.
-Entonces, póntelo -la animó él.
Ella se puso el anillo en el dedo anular de la mano izquierda. Le quedaba perfecto.
-¿Conseguiste que te devolvieran el dinero del otro anillo? -preguntó tímidamente.
-Ni siquiera lo intenté -gruñó-. Lo guardo para nuestro décimo aniversario. 0 para el nacimiento de nuestro cuarto hijo. ¡Lo que venga antes!
¿Cuarto hijo...?
Nick hablaba del matrimonio como si fuera algo permanente y no una simple conveniencia.
-El anillo es realmente precioso, Nick, gracias -le dijo con dulzura.
-¿De verdad lo vas a aceptar? -él frunció el ceño.
-Por supuesto -dijo ella con una voz cada vez más ronca.
-Oye, ¿no estarás llorando? -preguntó al oír el sollozo que ella intentaba reprimir.
Estaba llorando. Las lágrimas al final habían conseguido desbordarse por sus mejillas. Al parecer, estaban fuera de control.
Nick iba a pensar que ella era una idiota, una tonta emotiva, llorando por un anillo. Pero no sólo era por el anillo.
Era por todo. Por la enormidad de su embarazo. Por la insistencia de Nick en casarse. Por la incertidumbre de lo que les depararía el futuro.
¡Además de por el cuarto hijo que pensaba tener Nick!

Nick la miró de nuevo, paró el coche a un lado de la carretera, y se giró hacia ella en el asiento.
-¡Supongo que nos arreglaríamos con tres hijos si la idea de cuatro te asusta tanto! -bromeó mientras la tomaba en sus brazos.
Sus bromas sólo consiguieron que llorara aún más.
¿Sería capaz de decir o hacer algo que no provocara la ira o las lágrimas de esa mujer? Cuando se ponía así, parecía tan vulnerable que sólo podía pensar en protegerla.
No recordaba que Mary se mostrara tan emotiva, ni siquiera cuando esperaba a Luke...
-Si apareces en casa de tus padres con la cara roja e hinchada de llorar, van a pensar que te maltrato -dijo él.
_________ lo recompensó con una risita ahogada mientras levantaba la mirada hacia él.
Su rostro era precioso, aun inundado de lágrimas. Nick pensaba que podría ahogarse en esos ojos dorados.
Pero ahogarse en esos ojos no le serviría de nada, se dijo con firmeza, antes de soltarla para ponerse de nuevo al volante y arrancar el coche. Su expresión era sombría al iniciar los últimos dieciséis kilómetros de su viaje.
«No pierdas la perspectiva, Nick», se repetía.
Ella no se casaba con él porque lo amara. Ese matrimonio no era por amor. Ella iba a tener a su bebé, y a cambio exigiría ciertas cosas de él. Eso era todo.
Quince minutos después, cuando _________ se reunió con sus padres, Nick descubrió por qué ella había estado tan preocupada por su reacción.
Henry _______ (Tu Apellido) era un hombre alto, delgado y ligeramente encorvado, un profesor de Historia jubilado de la Universidad de Cambridge, ni más ni menos. Y su mujer, Jean, era la clase de mujer hogareña para la que el marido y los hijos lo eran todo, y para los que había construido un hogar cálido y acogedor, como ella misma.
¡Una pareja así nunca entendería la clase de matrimonio que serían _________ y él!
-¡Querida ________, es maravilloso! -dijo su madre con lágrimas en los ojos cuando _________ mostró su anillo de compromiso.
-Podrías habernos presentado a Nick antes -su padre la abrazó afectuosamente-. Ni más ni menos que el dueño de la galería Jonas -añadió ligeramente deslumbrado.
-Culpa mía, señor -aseguró Nick mientras estrechaba su mano-. Sucedió tan deprisa. ¡_________ me noqueó literalmente en cuanto la vi! -literalmente, tal y como lo recordaba.
Henry asintió, convencido de que eso le sucedería a cualquier hombre que conociera a su preciosa hija.
Eran un poco mayores de lo que Nick se había imaginado: ambos rondaban los sesenta años. Eso significaba que Henry y Jean debían de haber adoptado a _________ casi con cuarenta. Nick se preguntó por qué habrían esperado tanto para tomar esa decisión.
La eterna solución a cualquier situación en Inglaterra, una taza de té, fue sugerida por Henry, quien se disculpó por no tener champán con que celebrar el feliz acontecimiento.
Nick observó que _________ se sobresaltaba. Parecía estar a punto de soltar la verdad en cualquier momento, y a la porra las consecuencias...
-Un té será perfecto, señor -aseguró Nick mientras aceptaba la taza-. De todos modos, _________ no puede tomar champán en su estado -añadió con firmeza-, no hasta que nazca el bebé, dentro de unos siete meses y medio o así -agregó con precisión.
¡A ver cómo salía ella de ésa!

_________ miró incrédula a Nick mientras observaba el gesto de sorpresa de sus padres ante la noticia, pero sólo encontró desafío en su mirada. Esa mirada dura y distante.
No le dejaba ninguna salida. Su fría mirada chocolate se lo decía claramente. Ella le pertenecía. El bebé le pertenecía.
Bien era cierto que ella había vacilado. Se había preguntado si sus padres entenderían su embarazo y su solicitud de ayuda. Pero la manera relajada y posesiva en que Nick había dado la noticia no le dejaba ninguna oportunidad.
Y él lo sabía...
«¡Maldito sea!», pensó.
-Mamá, papá -se volvió ansiosa hacia ellos-. No quería decíroslo tan bruscamente -lanzó a Nick una mirada de censura antes de tomar la mano de su madre-, pero Nick y yo vamos a tener un bebé, a principios del año que viene.
-Eso quiere decir que la boda será muy pronto -dijo Nick, aunque no lo había llegado a hablar con ________-. Mis abogados están solucionando el papeleo en estos momentos.
¡Sus abogados!
¿Para qué estarían sus abogados organizando la boda? A no ser que Nick estuviera pensando en firmar algún tipo de acuerdo prenupcial o algo igual de frío y calculado.
Ella no estaba dispuesta a firmar algo así. Ni ahora, ni nunca.
Pero ése no era el momento de discutirlo con él. Estaba demasiado preocupada calmando a sus padres para pensar en los planes maquiavélicos de Nick.
-Puede que nos venga bien una copita de jerez -dijo su padre débilmente mientras iba a por tres copas.
Una para él. Otra para su madre. Y otra para Nick.
Este último no sólo no parecía alterado, sino que disfrutaba cada instante.
-Bueno, ¡supongo que ya era hora de ser abuela! -su madre fue la primera en recuperarse de la impresión y apretó la mano de _________ con aprobación.
-¿No tendrás intención de llevarte a nuestra niña a Estados Unidos, verdad, Nick? -su padre era más práctico.
-No, señor -aseguró Nick-. _________ ya ha dejado claro que quiere vivir en Inglaterra y yo estoy de acuerdo. Lo que ella quiera -añadió desafiándola con la mirada.
El padre sonrió, satisfecho con un hombre deseoso de mimar y cuidar a su «niña» como Nick parecía querer.
Pero _________ sabía que no era así.
Lo que Nick quería era a su bebé. Y si tenía que concederle algunos caprichos a ella para conseguirlo, lo haría.
_________ no podía mostrar su agitación delante de sus padres. Tenía que hacerles creer que estaba feliz y contenta, como Nick había insinuado.
-Por supuesto, papá y tú tenéis que venir a Londres para la boda -dijo ella afectuosamente a su madre-. De hecho, ¡seguramente seréis nuestros únicos invitados!.

______ querrá que su madre la ayude en ese día, ¿verdad, mi amor? -sus ojos chocolates brillaban burlonamente.
_________ se preguntaba qué estaba sucediendo.
Nick ya había estado casado antes, y tenía cierta experiencia en la organización de una boda, ¡pero aun así!
-Sólo hay una cosa que nos preocupa -Nick se volvió hacia los padres de ella-. Por supuesto, _________ me ha explicado que es adoptada. Seguro que era un bebé adorable -añadió al ver que el padre fruncía el ceño-. Pero nos preguntábamos si tenían alguna información sobre los verdaderos padres de _________ -los miró inquisitivo-. Ahora que _________ está embarazada, el historial médico de sus padres sería de gran importancia -añadió cándidamente.
_________ no estaba segura de que sus padres hubieran sucumbido al encanto desplegado por Nick. Al mirar a su padre, vio que seguía con el ceño fruncido, y su madre lo miraba con ansiedad.
-¿Qué clase de información buscáis? -preguntó el padre con cautela.
-Sólo el historial médico -Nick se encogió de hombros-, y cosas así.
Nick sentía la repentina tensión en, el salón, y se preguntaba si _________ también.
La pregunta era de lo más apropiada en esas circunstancias...
-¿Conocen ustedes el nombre de la madre biológica de ________? -prosiguió Nick-. ¿0 puede que del padre?
-No -contestó Henry-. No recuerdo que nos lo mencionaran nunca.
Nick no sabía si era cosa suya, pero la respuesta del padre le pareció un poco ambigua.
-Ya te dije que mis padres no sabían nada, Nick -intervino _________ mientras sonreía a sus padres-. Nick es muy quisquilloso respecto al bebé -intentó zanjar la conversación-. Ya le he dicho que estoy sana y que el bebé estará perfecto también.
Ella no le había dicho nada de eso. Y aunque lo hubiera hecho, él querría una segunda opinión. Una opinión médica. Todavía no le había comunicado, para no provocar otra tensa discusión antes de conocer a sus padres, que le había pedido una cita para el lunes por la tarde...
De momento, no estaba nada satisfecho con las respuestas que había recibido por parte de los ________ (Tu Apellido) sobre los verdaderos padres de ________.
-A veces, cuando se adopta a un bebé, se informa sobre el historial médico, ¿no? -insistió.
-Seguro que a veces se hace -contestó Henry un poco a la defensiva.
-¿Pero en este caso no?
-No -la respuesta del padre era tajante y desafiante.
La atmósfera había pasado de la calidez a una tensa sospecha.
¿Por qué?
¿Qué tenían que ocultar?
Porque, Nick estaba seguro, les ocultaban algo.
-De acuerdo, sólo pensé que merecía la pena preguntarlo. Seguro que el médico le hará un buen chequeo -concluyó Nick con una tranquilidad que estaba lejos de sentir.
-Os tengo que hablar sobre un curioso cuadro con el que Nick se topó hace una semana o así -_________ cambió de conversación-. Se trata de un retrato de Andrew Southern. ¿Habéis oído hablar de él?

Nick estaba tenso. No tenía ni idea de adónde quería llegar ________. ¿Quería que sus padres vieran el retrato de su hija? No era exactamente la clase de cuadro que alguien llevaría a casa para enseñar a la familia. ¡La sensualidad que mostraba era demasiado obvia!
-Claro que hemos oído hablar de él, querida -contestó Henry-. Un cuadro suyo vale una pequeña fortuna, ¿verdad? -preguntó a Nick.
-Es que Nick posee una gran fortuna, ¿verdad, cariño? -dijo ________.

Nick había utilizado a sus padres para manipularla, y ella intentaba hacer lo mismo con él.
_________ no estaba segura de que el pintor fuera a responder a su carta con la fotografía y, si no lo hacía, necesitaba más información para poder rastrear los orígenes de ese retrato.
-No tan grande como solía ser -murmuró Nick mirándola a los ojos.
_________ se volvió hacia sus padres, sabedora de que Nick estaba furioso con ella por sacar el tema del retrato. No podía evitarlo. Él había hecho unas preguntas a sus padres sin consultárselo a ella, y ella iba a hacer lo mismo. Le gustara o no.
Porque ella sabía que ese retrato no era suyo, aunque él se negaba a admitirlo.
-Es un retrato desconocido del artista, pintado hará unos veinte años -informó a sus padres-. A Nick le encanta, ¿verdad, cariño? -dijo con falsa sinceridad.
-Sí, mucho -confirmó él.
-¿Y cómo lo descubriste? -preguntó la madre con interés.
-Estaba escondido en una casa en el norte de Inglaterra -contestó Nick secamente, sin interés alguno por proseguir la conversación.
¡Pues _________ sí quería proseguirla!
-¿Cómo has dicho que se llamaba el propietario, Nick? -insistió _________ sin darle tregua.
A fin de cuentas, _________ estaba más interesada por el dueño original del cuadro que por el evidente malestar de Nick.
-No lo he dicho -contestó Nick secamente sin saber por qué lo preguntaba ________-. Y estoy seguro de que a Henry y a Jean no les interesa esta historia...
-Al contrario -lo interrumpió el padre de ________-. Suena fascinante -insistió el historiador.
_________ le lanzó a Nick otra sonrisa exageradamente dulce y no exenta de diversión al ver lo irritado que estaba él.
Por mucho que lo intentara, él no se saldría con la suya.
¡Como siempre solía hacer!
En lo que llevaba de día le había comprado un anillo de compromiso que hubiera sido una grosería rechazar, había preparado una boda por todo lo alto, en lugar de la tranquila ceremonia que ella esperaba, y había interrogado a sus padres adoptivos acerca de sus verdaderos padres.
Ya era hora de que explicara algunas cosas que ella quería saber.
-No es tan fascinante -dijo Nick-. El hombre murió, sus herederos encontraron y vendieron el retrato. Y eso es todo.
-¿Y lo vas a exponer en una de tus galerías? -preguntó alegremente la madre de ella.
-¡No! -contestó Nick bruscamente.
_________ lo miró contrariada. Si no iba a exponer el cuadro, ¿qué pensaba hacer con él?
-No -volvió a insistir un poco más relajado-. Me encanta ese cuadro y me lo voy a quedar.
-¡Qué buena idea! -exclamó inocentemente la madre-. Tienes que enseñárnoslo cuando vayamos a Londres.
Nick estaba tan contrariado como _________ divertida.
Ya había aguantado de Nick todos los insultos acerca de ese cuadro que estaba dispuesta a soportar. No era su retrato. Por mucho que insistiera Nick.
Se había sorprendido un poco por la decisión de Nick de no exponer el cuadro después de lo que le había costado conseguirlo, pero a lo mejor había decidido no mostrar públicamente a su futura esposa.
O puede que lo conservara para atormentarla cuando estuvieran solos.
Eso se parecía más al estilo del Nick que ella conocía...
_________ de repente se dio cuenta de que no tenía sentido pensar en su amor hacia Nick cuando obviamente no era más que otra posesión suya. Una posesión valiosa porque llevaba dentro a su bebé.
Además, ella aún no había conseguido las respuestas que buscaba.
-Sin embargo, lo interesante de este retrato -continuó alegremente-, es que no figura entre las obras catalogadas del artista.

Nick entornó los ojos. ¿Cómo sabía eso ________? A no ser que hubiese estado investigando ella misma esa obra. Y eso no tenía sentido. Ella sabía que Andrew Southern había pintado su retrato, catalogado o no, ¿para qué insistir en el tema?
-A lo mejor es falso -sugirió Jean.
-No, Jean -contestó Nick-. Es auténtico. Con total seguridad.
-Oculto en el ático de un anciano desde hace unos veinte años -apuntó _________ burlona.
Nick se dio cuenta de que _________ no iba a dejarlo estar. Era evidente que quería algo de él. ¿Qué? Y sobre todo, ¿por qué?
-En realidad, Jacob Gardner lo guardaba en... ¿Está bien, Jean? -Nick dio un salto para atrapar la taza que parecía haber volado de la mano de la madre de ________.
-Qué tonta soy -se levantó Jean nerviosa-. Llevaré esto a la cocina para que no haya más accidentes -añadió mientras recogía la bandeja y salía de la habitación, seguida por su marido.
Nick ya no sospechaba. Estaba seguro de que la pareja ocultaba algo...
Pero no sabía el qué.
Miró a _________ y comprendió que ella también se había dado cuenta. Su intento de sonsacar a Nick, de algún modo se había vuelto inesperadamente contra ella...









Capítulo 8



Tus padres ocultan algo.
________ miró contrariada a Nick mientras volvían en coche a Londres esa misma noche. Aunque le costaba, tenía que admitir que él tenía razón. Sus padres ocultaban algo. El accidente de su madre con la taza de té al oír el nombre de Jacob Gardner tenía que significar algo.
¡Pero ________ no tenía ni idea de qué podría ser!
Su padre había retomado el tema de la boda en cuanto volvió de la cocina.
-No ocultan nada -dijo ella, tras decidir hablar con sus padres en privado, puede que cuando fueran a Londres, aunque ese tema no se concretaría hasta conocer la fecha de la boda-. Te lo estás imaginando, Nick -intentó cambiar de tema-. Cuéntame qué papeleo están solucionando tus abogados.
Ella no había olvidado el comentario de Nick.
-¿No será algún tipo de acuerdo prenupcial, verdad? -insistió ella.
-¿Lo firmarías si lo fuera? -Nick enarcó las cejas.
-¡Por supuesto que no! -le espetó ella.
-Eso pensaba yo -contestó él.
-Son un insulto a todas las partes implicadas -dijo ________.
-La mayoría no valen el papel sobre el que están escritos -afirmó Nick.
-Pues sin duda uno redactado por tus abogados sería inalterable -contestó ella contrariada.
-Seguramente -admitió Nick-. Pero no es eso lo que están haciendo, y si lo fuera, tú no lo firmarías. El papeleo tiene que ver con el hecho de que soy estadounidense y me voy a casar en Inglaterra, de modo que esta conversación no tiene sentido, ¿verdad?
________ estaba de acuerdo y se giró para que Nick no percibiera el rubor de sus mejillas. Le alegraba saber la verdad sobre las gestiones de los abogados, pero se había quedado sin un tema que la distrajera de la extraña reacción de sus padres.
La reunión con sus padres no había resultado tal y como ella había esperado. Su intención era sacarle a Nick el nombre de Jacob Gardner, pero no se esperaba la reacción de ellos.
-Supongo que ésa era la intención -dijo Nick, pensando en voz alta.
-¿A qué te refieres? -preguntó ella.
-Obviamente tus padres conocen tu relación con Jacob Gardner y preferirían que yo no la conociera. ¿Por eso tanto misterio?
-¡Nunca he tenido relación con un hombre llamado Jacob Gardner! -protestó ella acaloradamente-. Ni siquiera había oído su nombre hasta que tú lo mencionaste.
-Por favor, ________, tus padres sí -dijo con calma-. ¡De modo que debiste de decírselo tú!
Ella se había dado cuenta de que sus padres conocían ese nombre, pero no sabía por qué.
Y tampoco entendía que Nick hubiera llegado a la conclusión de que ella conocía a Jacob Gardner. Un hombre que podría ser su abuelo.
-¡No entiendo por qué piensas que he tenido algo que ver con él! -ella sacudió la cabeza.
-Es muy sencillo, lógico en realidad, si lo piensas -dijo Nick amargamente-. Andrew Southern pintó ese retrato. Un retrato en poder de Jacob Gardner cuando éste murió. En el retrato llevas un anillo de compromiso. Esmeraldas y diamantes si recuerdo bien -añadió secamente-. ¡Y por eso no te compré esmeraldas y diamantes!
________ se había fijado en el anillo, pero nunca pensó que Nick...
-¡Yo no te he pedido esmeraldas y diamantes! -exclamó ella agriamente.

-Mejor así -gruñó Nick, consciente de que la idea de ________ llevando el anillo de otro le inundaba de celos. Ella era suya, maldita sea. ¡Suya!
Pero el anillo que llevaba en el cuadro, el hecho de que Jacob Gardner fuera el dueño del cuadro, y la reacción de la madre de ________ al oír su nombre bastaban para convencerle de lo que siempre había sospechado: ¡________ estaba prometida a Jacob Gardner cuando tuvo un romance con Andrew Southern!
Y la idea de ________ con otro hombre le volvía ciego de ira.
-Estuviste prometida a Jacob Gardner y tuviste un romance con Andrew Southern. Admítelo y déjalo estar -aulló furioso sujetando con fuerza el volante.
-Veamos si lo he entendido bien -dijo ________-. Estuve prometida a Jacob Gardner, un hombre evidentemente rico si pudo encargarle a Andrew Southern un retrato mío, y entonces conocí al pintor y me uní a él, seguramente porque descubrí que era aún más rico que el primero -afirmó-. Y cuando mis relaciones con ambos fracasaron, evidentemente tenía que atrapar al dueño de las galerías Jonas a cambio. ¿Me equivoco? -preguntó furiosa.
¡Eso se ajustaba bastante a lo que él pensaba!
Nick estaba tan enfadado que quería odiarla, y aun así sólo pensaba en hacerle el amor.
-¿Adónde vamos? -preguntó ella contrariada al comprobar que no se dirigían a su apartamento.
-A mi apartamento -dijo Nick, confirmando las sospechas de ella.

________ tragó con dificultad. El estado de ánimo de Nick era demasiado lúgubre y peligroso para que ella pudiese sentirse bien en su apartamento. La conversación sobre Andrew Southem y Jacob Gardner le había hecho parecer casi un extraño.
Y eso era precisamente lo que era, admitió ________ con resignación.
-¿Y por qué? -preguntó ella.
-Puede que me apetezca estar un rato a solas con mi prometida -dijo Nick con ironía.
-No me lo creo, Nick -________ respiró hondo, sabedora de lo que eso significaba: lo que menos le apetecía era que Nick le hiciera el amor estando enfadado.
-¿Y por qué no? -rugió él.
-No hace falta que te lo explique -contestó ella.
-No voy a hacerte daño, ________ -Nick respiró ruidosamente antes de contestar.
Puede que físicamente no, a fin de cuentas tenía que pensar en el bienestar de su bebé, pero emocionalmente, ese hombre la destrozaría.
Pero para eso no les hacía falta estar a solas. ¡Era capaz de hacerlo sólo con mirarla!
-Al contrario -añadió él amargamente-. ¡Voy a hacerte el amor hasta que supliques piedad a gritos!
-Preferiría ir directamente a casa, Nick -dijo ella, consciente de que él era capaz de cumplir su amenaza y sintiendo que se derretía ante la idea de que Nick le hiciera el amor.
-¿Y no voy a pasar un rato a solas contigo hoy? -Nick apretó los labios.
-Ahora estamos a solas -señaló ella con tristeza-, pero parece que no nos entendemos muy bien.

-Estoy de acuerdo en que nos entendemos mejor en la cama -rugió él.
Y justo ahí era donde quería estar Nick en ese momento, en la cama con ________, para respirar su perfume, tocarla, acariciarla, sentir su reacción ante él mientras se hundía en la calidez de su cuerpo.
¡La deseaba tanto que le dolía!
No recordaba haber deseado tanto a ninguna mujer. Incapaz de pensar en nada que no fuera ella cuando estaban separados. Deseando besarla y acariciarla cuando estaban juntos.
Era una ardiente locura, de la cual no descansaba ni cuando dormía. La noche anterior había estado despierto casi todo el tiempo, sin dejar de pensar en el momento de volver a estar con ella.
Al final, casi al amanecer, tuvo que admitir que estaba enamorado de ________.
Enamorado de una mujer de la que no podía fiarse.
Una locura.
Pero no podía hacer nada contra esa locura. Amaba a ________. Y aunque no hubiera estado embarazada de su hijo, habría querido hacerla suya. No soportaba la idea de que otro hombre estuviera cerca de ella, y mucho menos compartiera la intimidad que ellos habían disfrutado.
Aunque aún no entendía por qué ________ había sacado el tema de Jacob Gardner delante de sus padres.
A pesar de la explicación que se le había ocurrido para la presencia de los otros dos hombres en la vida de ________, y de que, evidentemente, ella había hablado con sus padres acerca de Jacob Gardner, no entendía por qué intentó involucrarlos de esa manera.
¡Al infierno con todo! Tenía dolor de cabeza de tanto pensar en ello. Evidentemente, ________ había estado relacionada con ambos hombres, y eso era todo.
-¿________? -dijo ante el silencio de ella.
-¿Qué quieres que diga? -contestó ella con gesto cansado.
-No quiero... -se interrumpió y respiró hondo-, olvídalo. No voy a suplicarte -aseguró. Antes que eso prefería darse otra ducha fría y pasar una noche más en blanco.

________ lo miró contrariada. No lo entendía. ¿Cómo podía querer hacerle el amor cuando pensaba que ella había mantenido relaciones con un hombre lo bastante mayor para ser su padre y con otro que podría ser su abuelo?
Pero evidentemente lo pensaba. Y creía que ella se hacía la dura al rechazarle.
Ella no quería que Nick le hiciera el amor estando enfadado, como si quisiera demostrar que era su dueño. Ésa no era forma de hacer el amor.
-Pronto estaremos casados, Nick -ella suspiró-. ¿No puedes esperar?
-¿Y por qué demonios debería hacerlo? -Nick apretó la mandíbula.
-¡No soy un objeto que puedas tomar y dejar cuando te plazca, Nick! -exclamó ella
-¡Maldita sea, nunca te he usado como un objeto! -rugió él.
-Eso era exactamente lo que me proponías ahora -le contestó acalorada.
-¡Ahora mismo no te tocaría aunque me lo suplicaras! -los ojos de Nick brillaban amenazadoramente.
-Eso no sucederá -aseguró ella, igual de enfadada.
Si los planes de Nick salían bien, y seguro que lo hacían, estarían casados en pocas semanas, y entonces compartirían la cama permanentemente.

-Por aquí -la guió Nick secamente la noche siguiente, cuando ________ empezó a trasladar sus cosas al dormitorio de Nick. Sin embargo, señaló el camino a otro dormitorio, al lado del suyo, también con vistas sobre el río, y puso la maleta sobre la cama antes de girarse hacia ella.
¡Tenía peor aspecto que él!
Y ése era el motivo por el que, de camino a su casa, había decidido instalarla en el dormitorio de al lado y no en el suyo propio.
Los dos habían tenido un día duro, había reconocido Nick la noche anterior tras dejar a ________ en su piso y volver solo a casa para llamar a sus padres y a su hermana pequeña y comunicarles la noticia de la boda. Natalie se había mostrado entusiasta ante la rapidez con que había decidido volver a casarse.
El anuncio del bebé, que había hecho llorar de felicidad a su madre y gritar de alegría a su hermana, le había ayudado, pero su curiosidad por la futura novia y las preguntas sobre ella que no había sido capaz de contestar, hicieron ver a Nick que ________ y él necesitaban algún tiempo para conocerse antes de casarse.
Por lo menos fuera de la cama.

________ se sorprendió al verse instalada en la habitación de invitados.
-Después de lo que dijiste ayer, decidí que sería mejor para los dos que tuvieras tu propia habitación hasta después de la boda -explicó él al comprender su mirada inquisitiva.
________ no estaba segura de cómo se sentía al respecto. Ese día era incapaz de pensar. Había dormido mal después de la despedida de la noche anterior. Nick se marchó en cuanto ella se bajó del coche.
De nada le sirvió repetirse que era lo que ella había querido. En efecto era así, pero al mismo tiempo deseaba sentir a Nick cerca, sabiendo que era en lo único en lo que coincidían.
Además, seguía muy confusa por la reacción de sus padres.
Era evidente que conocían el nombre de Jacob Gardner, pero ella no tenía ni idea de por qué. Cuanto más pensaba en ello, más confusa se sentía.
La conclusión a la que había llegado Nick no era correcta y tenía que descubrir la verdad por sí misma. Pero no quería tratar un tema así con sus padres por teléfono: tendría que esperar a que fueran a Londres para la boda.
Eso no le había impedido reflexionar.
Jacob Gardner había vivido en el norte de Inglaterra y, por lo que ella sabía, sus padres nunca habían vivido en otro sitio que no fuera Cambridgeshire, siempre cerca de la universidad.
En los veintiséis años de vida de ________, ellos nunca habían mencionado a nadie llamado Jacob Gardner.
Y sin embargo, su reacción había sido clara. Ya habían oído antes ese nombre.
¿Dónde?
Y si le habían conocido, ¿por qué no sorprenderse ante la increíble coincidencia en lugar de tirar una taza al suelo, como había hecho su madre, o quedarse en silencio como su padre?
La noche anterior no había dejado de darle vueltas a la idea. Y sus sentimientos hacia Nick no la habían ayudado tampoco a relajarse lo más mínimo.
La relación, en su momento más delicado, tendría aún menos posibilidades de sobrevivir si él seguía insistiendo en un romance entre ella y los dos ancianos, a los que ni siquiera conocía.
-La habitación es estupenda, gracias -dijo ________, obligándose a prestar atención a su nuevo hogar.
La habitación era realmente preciosa, dominada por una enorme cama cubierta con una colcha roja y dorada, a juego con las cortinas. Los muebles parecían de estilo Luis IV: muy ornamentados, y muy diferentes de los austeros muebles del dormitorio de Nick.
¿Habría dormido Mary allí alguna vez?
________ no sabía si podría soportarlo de ser así.
-La galería de Londres la inauguré hace dos años, ________ -dijo Nick como si adivinara sus pensamientos, mientras sonreía burlonamente ante el gesto de ella-. Seguro que te acordarás de dónde está el baño, por tus anteriores... visitas -añadió mientras abría la puerta del cuarto de baño que separaba los dos dormitorios.
Pues claro que ella se acordaba. Se había duchado allí la mañana después de su primera noche juntos. Y había vomitado en él seis semanas después.
El baño era casi tan grande como los dormitorios, con una enorme ducha con mampara de cristal en una esquina, un enorme tocador con espejo y dos lavabos en la pared del fondo y la bañera más enorme que había visto jamás en la otra pared: un jacuzzi lo bastante grande para cuatro o seis personas.
-Si te apetece, puedes darte un baño -la invitó Nick inocentemente, interpretando mal su expresión al contemplarlo-. Yo tengo que arreglar unos papeles.
«Te han abandonado, ________», pensó con desdén al quedarse sola en el cuarto de baño.
Sin embargo, la idea no era tan mala. ________ había dormido mal y Nick ese día parecía más distante que nunca. También había sufrido la emotiva despedida de Gina una hora antes. Un buen baño la ayudaría a relajarse.
________ soltó una exclamación de admiración minutos después al sumergirse en el perfumado baño de burbujas y apoyar la cabeza en una de las suaves almohadas impermeables que había en el borde de la bañera. Era todo un lujo comparado con el estrecho cuarto de baño que Gina y ella habían compartido. ¡Si no tenía cuidado, se quedaría dormida!


A Nick le pareció que ________ dormía cuando abrió la puerta del cuarto de baño, casi una hora después. No quería invadir su intimidad, pero estaba verdaderamente preocupado por su tardanza, y además, no podía concentrarse en sus papeles mientras se imaginaba a ________ desnuda en la bañera...
Puede que ella le hubiera negado su cama, pero eso no significaba que no pudiera besarla...

________ sintió la caricia de unos labios en la garganta. Al principio se sobresaltó, pero luego se relajó al sentir las manos de Nick que bajaban hasta sus pechos. De inmediato se sintió derretir cuando le contempló acariciar sus pezones con los pulgares.
Resultaba muy erótica la visión de esas manos grandes y bronceadas que acariciaban y apretaban delicadamente sus pechos, con los dedos que primero rozaban sus sensibles pezones y luego los apretaban suavemente, inundándola de calor entre los muslos. Las piernas de ________ se separaron instintivamente y casi se volvió loca de placer ante el rítmico movimiento de las manos de Nick, unido a la sensación de la calidez del agua en su parte más íntima.
¿Qué hacía Nick?
Una de las manos de Nick abandonó su pecho y bajó por el estómago hasta el íntimo triángulo entre sus muslos, encontrando sin problemas su dolorida protuberancia y acariciando el lugar exacto mientras con la otra mano jugaba con su pecho.
El cuello de ________ se arqueó y su cabeza cayó hacia atrás a medida que aumentaba su excitación. Abrió los ojos de par en par para contemplar el rostro impregnado de deseo de Nick.
-Pídemelo, ________ -la urgió él con furia-. Pídeme que no deje de tocarte. ¡Pídemelo, maldita sea! -gruñó.
En ese instante, ________ supo que suplicaría lo que Nick le pidiera, tan desesperada estaba por el contacto de sus manos y la liberación que solamente él podía darle.
-¡Por favor, Nick! -gritó ella-. ¡Por favor!
La cabeza de Nick bajó y sus bocas se encontraron con ferocidad. Parecía estar fuera de control. Alzó la vista para mirarla de nuevo y se agachó un poco más sin dejar de mirarla a los ojos. La espalda de ________ se arqueó, lo que permitió a Nick atrapar con sus labios el pecho que su mano había abandonado para colocarse entre sus muslos, y aumentar el ritmo de sus caricias a medida que el placer invadía todo el cuerpo de ________.
Ella se dejó caer a un lado de la bañera, saciada más allá de lo que creía posible, de lo que había soñado jamás.

Nick no dejó de chupar y succionar suavemente el pezón que tenía entre sus labios, incapaz de dejar de disfrutar de ella, y deseoso de volver a llevarla hasta la cima del placer, hasta que fuera completamente suya.
________ alcanzó enseguida su segundo orgasmo, sacudiendo todo el cuerpo con la intensidad de su liberación.
-Ya no más, Nick -exclamó débilmente-. No puedo más. ¡Otra vez no!
-Sí -murmuró él ásperamente, metiéndose en la bañera completamente vestido-. ¡Sí que puedes!
________ descubrió que, en efecto, podía. Ya no veía, sentía o conocía nada que no fuera Nick, quien tomaba posesión de su boca, con su lengua buscando y encontrando la suya, al tiempo que sus manos acariciaban sus turgentes pechos y los pezones sensibles y endurecidos.
-Te deseo, Nick -exclamó ________ al fin, cuando la boca de él abandonó la suya para bajar hasta su pecho y tomar de nuevo el pezón, que lamió suavemente con la lengua-. Te quiero dentro de mí. ¡Ahora! -murmuró agónicamente mientras el placer se hacía insoportable y sus caderas se movían rítmicamente contra su mano.
Demasiado tarde. La fuerza de su orgasmo la dejó por completo sin respiración y un grito de éxtasis se ahogó en su garganta.
-Te necesito dentro de mí, Nick -suplicó cuando al fin recuperó el aliento-. ¡Por favor! -el ardiente dolor en su interior pedía a gritos ser poseído.

A Nick le pareció que ella estaba maravillosa así. Se puso en pie, con ella en brazos, y la condujo hasta el dormitorio. Quería hacerle el amor todo el día. ¡Toda una semana! ¡Maldita sea, no quería parar nunca!
Pero enseguida descubrió que ________ tenía sus propios planes. Se había arrodillado sobre la cama para quitarle lentamente la ropa mojada y sus labios dejaban un rastro de fuego sobre su piel helada mientras le quitaba la camisa mojada y le besaba los hombros y el pecho, al tiempo que lo miraba con sus ardientes ojos dorados y pasaba la lengua sobre el pezón endurecido de Nick antes de hundirla eróticamente en su ombligo.
Nick nunca había sentido algo parecido. La palpitación entre sus muslos se hacía insoportable, oprimida contra los vaqueros mojados.
Unos vaqueros mojados que ________ rápidamente le quitó, liberándolo, acariciando justo ahí con sus manos mientras besaba el interior de sus muslos con la boca húmeda y caliente. Nick soltó un gemido de deseo por esos labios.
-¿Qué quieres, Nick? -preguntó ________ sin dejar de besarle, y acariciando su masculinidad con la lengua, volviéndole completamente loco-. Dime, Nick, ¿qué quieres?
-¡Por el amor de Dios! -exclamó agónicamente.
-Dímelo, Nick -lo apremió ella dulcemente..
-Tómame, ________ -gimió él-. ¡Por el amor de Dios... Ah!
En cuanto los labios de ella rozaron su miembro, él supo que estaba a punto de dejarse ir, de liberarse, demasiado excitado para parar.
-¿Qué...? -gritó cuando ________ se colocó encima de él.
________ se movía lentamente, sin perder de vista la mirada de Nick mientras poco a poco introducía el pulsante miembro en su interior y sus pechos se situaban cerca de la boca de él mientras ella se movía sobre él.
Los labios de Nick atraparon un pezón mientras sus cuerpos se movían al mismo ritmo.
Alcanzaron juntos el orgasmo, caliente y salvaje, sin dejar de mirarse a los ojos, mientras ________ arqueaba la espalda extasiada antes de derrumbarse sobre su pecho.
Sorprendente.
Increíble.
Imposible.
Hacer el amor con Nick había sido la experiencia más erótica de su vida.
Los brazos de Nick rodeaban a ________ mientras su respiración se tranquilizaba, y el feroz latido del corazón volvía a su ritmo normal.
Pero Nick sabía en su interior que su vida nunca volvería a ser normal.
Había estado casado cinco años, había conocido mujeres antes y después de su matrimonio, pero nunca había estado con alguien como ________.
Era magnífica.
Embrujadora.
Había planeado poseerla y retenerla haciéndole el amor, y en cambio se encontraba poseído y unido a ella.
Para siempre.
Los brazos de Nick apretaron más a ________ mientras rechazaba cualquier idea de perderla. Eso no ocurriría jamás. Deseaba a ________. Y no le importaban las razones de ella para casarse con él: se juró que siempre se quedaría con él.
¡Ya no concebía la vida sin ella!
-Y eso que íbamos a esperar hasta después de la boda -dijo ella burlonamente.
-Dijiste que me deseabas. Y soy incapaz de mantener mis manos apartadas de ti -admitió él-. Aunque tampoco es que lo haya intentado demasiado -reconoció-. ________... ¡mie&$a! -exclamó cuando el teléfono empezó a sonar.
-Déjalo, Nick -le pidió ella, con evidente fastidio por la interrupción de su intimidad.
Cuanto más tiempo pasaran en su propio mundo, lejos de influencias externas, más esperanzas tenía ella de que llegaran a conocerse y comprenderse.
El teléfono no dejaba de sonar y, a la décima llamada, ________ vio la inquietud de Nick.
-Adelante, contesta -dijo ella mientras se echaba a un lado-. Debe de ser importante.
-Si no lo es, voy a retorcerle el cuello a alguien -dijo él con expresión sombría.
-Mientras no sea el mío -bromeó ella.
-¿Sí? ¿Qué...? -Nick se sentó en la cama con expresión tensa-. ¿Podrías esperar un minuto? -preguntó mientras se bajaba de la cama-. Contestaré en la otra habitación -dijo a ________.
________ lo contempló marcharse y admiró la oscura desnudez de su cuerpo, demasiado perezosa y saciada para moverse.
Hablarían cuando Nick volviera. Más bien, ella hablaría y Nick escucharía. Y esa vez la creería. Tenía que hacerlo.
Cuando Nick volviera...
Diez minutos después, Nick aún no había vuelto y ________ se sentía incómoda con las sábanas húmedas. No se habían secado tras el baño, tan urgente había sido su deseo.
Se levantó para buscar unas sábanas secas. Si iban a dormir juntos, primero habría que cambiarlas.
-Eso es maravilloso, Mary -oyó decir a Nick en el salón y se paró en seco al darse cuenta de que la llamada era de su ex mujer.
Una llamada que Nick había decidido no contestar delante de ________...
¿Por qué lo llamaba su ex mujer? Una mujer de la que llevaba dos años divorciado...
-Sí, por supuesto. Iré a verte cuando vaya a Nueva York -dijo Nick secamente-. Estoy de acuerdo, ha pasado demasiado tiempo. Ya es hora de que lo intentemos de nuevo. Y, Mary -Nick hizo una ligera pausa-, no te imaginas lo contento que estoy de que me hayas llamado.
________ salió corriendo a su dormitorio, con el rostro inundado de lágrimas.
¡Se había acabado lo de hacer el amor!
Por lo poco que había escuchado ________ de la conversación, era obvio que Mary quería que se reunieran para hablar sobre su reconciliación. Y era evidente que Nick estaba de acuerdo.

¿Qué pasaría con su boda?
¿Y con el bebé que llevaba en su interior?







Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Septiembre 3rd 2011, 15:44

Hola Martha!!!!!!! Porque la dejas aahi!!!
No puedo creerlo, cuando todo se estaba
poniendo bien, pasa esto y seguro se va a
confundir todo!!! Nooooo!!!!!!! porque?????

Me gustaron muchisimoooo los capis, y
de verdad que no puedo esperar por otro!!!
Pero ni modo, aqui estare!


***Te kiero y besos***
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Septiembre 3rd 2011, 16:10

¡Volvi!¡Dioooos Volvi!
¡Aqui me tienes de nuevo!
¡Y no sabes como estoy!
Lamento decirte esto pero...¡Tienes la culpa!Te culpo por dejarme asi de...¡Emocionada!
Naaah es broma.Pero,¡Debes seguirla!
¿La sigues?¿Si?Eres tan linda que subes dos capitulos,awww...Y me siento mal porque yo deberia de hacer eso tambien,pero el tiempo ):
Bueno,ya,enseiro,espeor que la sigas super prontoooooooooo!Poque yo quiero seuir leyendo y si tu no subes yo MUERO.
¿Ok? M U E R O asi como lees.
¡Subeeeeeeee!
Y que alegria que hayas regresado,quizá no del todo,pero ya estas aqui de nuevo.
Y espero que sigas subiendo porque...Dios,No hay palabras para decirtelo.
¡SUBE!Y muy pronto.
Cuidate muchisimo,Bye!
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada   Hoy a las 14:16

Volver arriba Ir abajo
 
En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» En La Cama De Un Millonario (Nick&Tu) /Mayores/ Adaptada
» En la cama de un millonario (Nick&Tú,HOT)
» En la cama con los Jonas (Nick,Joe,Kevin y tu)
» Proteccion Egipcia(nick y tu) [MAYORES]
» Thє Duff • [Nick & tú] ¤ Adaptada.™

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: