Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente

¿Les gustan las noves que subo?
A) Muchisimo
100%
 100% [ 14 ]
B) Mas o menos
0%
 0% [ 0 ]
C) Una que otra
0%
 0% [ 0 ]
D) No, ninguna
0%
 0% [ 0 ]
Votos Totales : 14
 

AutorMensaje
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Julio 31st 2011, 13:00

O________________________________________O S U B E ! XFAVOR.
Amo todas tus noves*---*, las AMO, encerio:). De donde las sacas??? Dime para iir corriiendo a leer mas:3, soii una perver:$ lo sé xD hahhaha!, encerio amo tus noves. En general las de Joickev<3.<3! HAHAHAHA!:3
Sube mas cap xfaaaaaa! Very Happy
Enamorada
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Julio 31st 2011, 13:02

Puedes seguirla porfavor?


Gracias


<3
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Julio 31st 2011, 13:08

Subelanove.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Julio 31st 2011, 15:04

CA- ca- ca- ca- ca- ca- ca- casarme??? 0.0
Volver arriba Ir abajo
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 16:39

I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-* ~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-* ~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 16:45

~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 16:47

SUBE MAS XFAAAA! ~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*~~ I WANT MORE BABY! ^^ ··· SUBE CAP MARTA*-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 16:53







Gracias chicas por sus comentarios...
'Shal'Jonas(:
Gracias por tus comentarios, cariño Wink

Bueno, ya subo...












Capítulo 5







Iba a tener una resaca de mierda mañana.
________ cerró los ojos para bloquear la visión de la desagradable habitación del motel y nuevamente ignoró el sonido de su teléfono móvil. Sería uno de los hombres de su fantasía… y no podía hacerles frente ahora, no hasta descubrir qué diablos iba a hacer.
Todos la amaban. Sólo… wow. Nunca habría imaginado cuánto la quería Kevin, o lo en serio que iba Nicholas sobre un futuro o cuán profundos eran los sentimientos de Joseph hacia ella.
El viernes por la noche, Kevin y ella se quedaron dormidos en el sofá después de hacer el amor. Se había despertado con la luz de la luna fluyendo dentro de la galería, los leves ronquidos de él y la confusión bullendo en su cabeza.
Iba a tener que elegir entre estos hombres.
Conteniendo un sollozo, se había liberado del abrazo de Kevin, agarrado el bolso, abalanzado sobre su coche y conducido hasta… mierda, no estaba segura de adónde. Vagamente recordaba haberse registrado en un motel barato, agradeciendo a Dios el llevar bastante efectivo para evitar usar la tarjeta de crédito. Nick y Joe tenían suficientes contactos para localizarla si ella se metía “en la red”. El pequeño pueblo estaba muy lejos de la autopista, tenía un viejo Dairy Queen y una retahíla de restaurantes familiares. Después de que cayera el sol y el cielo se abriera en un aguacero, ________ había descubierto que aquello era tan bueno como cualquier otro sitio.
En el camino había adquirido una botella de vino y un sándwich medio rancio. Después de dormir toda la noche y la mayor parte del día, se despertó… y todavía no tenía idea de qué hacer. El vino había sido una mala solución. Ahora deseaba haber comido el jamón piojoso en pan de centeno antes de engullir el Borgoña.
No, deseaba no haberse complicado la vida acostándose con los tres hombres de su fantasía. Ya nada volvería a ser lo mismo otra vez.
Engullendo otro considerable trago de vino ácido, echó una mirada a su teléfono mientras sonaba otra vez. Kevin. Cinco minutos antes, había sido Nick. Joe, unos diez minutos antes.
Clavando la mirada en el cabecero imitación mimbre y en la mesita de noche de plástico barato, ________ suspiró. ¿Qué diablos iba a hacer?
Levantó el teléfono, acariciándolo. Luego apretó los labios. Tendría que enfrentarlos en algún momento. Tal vez… tal vez podrían encontrar alguna forma de olvidar el sexo y sólo volver a la amistad.
Después de acceder a su correo de voz, ________ sostuvo el teléfono sobre su oído, su estómago saltaba y temblaba. Tenía veinte mensajes nuevos desde anoche.
—_________, nena —persuadía la voz de Joe, haciéndola recordarle desnudo, apasionado y perfecto—. ¿Estás bien? Estoy en casa y me encantaría verte. Tenía la esperanza de que pudiéramos llamar juntos a mis padres y contarles sobre nuestro compromiso…
Borrar.
—Soy Nick. Evitar enviarme un correo para explicar tu ausencia es inaceptable. Es un delito punible y definitivamente tengo algo en mente. —_______ lo recordaba muy bien y se odió por la punzada de placer que la atravesó—. Si algo te molesta, dímelo. En estos momentos estoy buscando la lencería de la que hablamos. Me he tomado la mañana libre para ir de compras, para dedicarme…
Borrar.
—______, ¿dónde estás? —La voz preocupada de Kevin le encogió el corazón—. Me desperté y no estabas, corazón. Sé que estás asustada y confundida, pero va a salir bien. No puedo esperar para contarles a nuestros padres que estamos comprometidos…
Borrar.
Sacudiendo la cabeza, _________ cerró los ojos. El desastre absoluto. Todos pensaban que iba a casarse con ellos. Era más o menos comprensible, ¿no? Al parecer la amaban… ¿quién lo sabía?... y ella los amaba. Había hecho el amor con cada uno de ellos y todos sabían que no era la clase de chica que podía dar su cuerpo sin entregar su corazón. Por supuesto, cada uno asumió que iba a casarse con él.
—___________ __________ (Tu Apellido), estás siendo una chica mala al desaparecer así —espetó Nick… pero sonaba preocupado, casi desesperado—. Llámame. Este silencio no es propio de ti y…
Borrar.
—Nena, estoy de turno por otras cuarenta y ocho horas comenzando el domingo por la noche. —Joe sonaba ahogado—. Yo, um, hablé con Kevin. Me contó… todo. Aún te amo. Supongo que estás confundida. Debemos hablar y…
Borrar.
Un suspiro profundo que ella inmediatamente supo pertenecía a Kevin llegó a través del teléfono, luego:
—_____, no puedes seguir evitándome… evitándonos… eternamente.
Borrar.
¿Sí? ¿Qué pasaría si no lo hiciese? Si trataba de reanudar su vida, nada bueno saldría de ello. No tenía fuerzas para resistirse a todos ellos, y si escogía a uno… los otros dos la tentarían, tirarían de las fibras de su corazón. Ya los había lastimado demasiado con su comportamiento y eso no era aceptable.
Maldita sea, ¿por qué había permitido que la pasión la venciera y dejado de lado semejante precaución?
—__________, cariño, es la tía Mary. ¿Tienes una ponchera que podamos pedirte prestada para la fiesta? La mía tiene una grieta y no sé si tendré tiempo de encontrar otra.
Frunciendo el ceño por su dolor de cabeza borró el mensaje e hizo una nota mental para llevar de una carrera la ponchera a casa de su tía.
—Señorita ________ (Tu Apellido), soy Dave Garrison.
¿Otra vez? Ella suspiró. ¿Por qué no podía un hombre en su vida aceptar un no como respuesta?
Porque realmente primero tendrías que decir no.
—Voy a llamar todos los días hasta que diga que sí —prometió él—. Este trabajo de Miami es una gran oportunidad. Le daré el control de la o… oficina. Puede organizarla como quiera.
________ había subido el dedo sobre el botón borrar… pero se detuvo, en lugar de presionar.
—Lo que sea que Miller le pague, lo aumentaré un veinticinco por ciento y pagaré diez mil dólares por sus gastos de mudanza. La necesito aquí ayer. Sé que Miller es más agradable a la vista, pero yo soy menos hijo de puta para trabajar —vaciló—. Llámeme. Día. Noche. Tiene mi teléfono.
Mordisqueándose el labio, ________ borró ese mensaje también.
—¡Te follaste también a Kevin! —rugió Nick dos segundos más tarde—. Es mejor que traigas ese bonito culo aquí así puedo zurrarlo y recordarte a quién perteneces. Cuando termine, sabrás…
Borrar.
Más mensajes de voz siguieron de todos los hombres, todos enojados y confundidos. Dolidos. Golpeó la tecla de borrar.
¿Qué iba a hacer? Naturalmente, todos querían una mujer que se preocupara por ellos. Ella había sido criada para creer en un solo hombre con una sola mujer. Matrimonio. Juntos para siempre.
Los sentimientos que tenía ahora probaban todo eso… hasta el límite.
Cuando terminó de eliminar todos los mensajes de voz y colgó, tomó otro trago de vino y se paseó. Tenía que tomar decisiones y rápido. Sus hombres… tachó eso; Joe, Nick y Kevin merecían una respuesta.
Echó un vistazo a la hora. Nueve y veinte. Una hora más tarde en Florida.
___________ se mordisqueó una uña rota. Su vida había llegado a un cruce de caminos. Ahora tenía que encontrar el camino correcto.
Respirando hondo, tomó el teléfono.
* * *
El sol proyectaba sombras alargadas cuando ________ condujo hasta su calle y se metió en la entrada de su casa… junto al Jaguar de Nick y detrás de la camioneta azul de Kevin.
Todos estaban allí.
Su dolor de cabeza tendría que pasar a segundo plano para hablar con los hombres. Les debía una explicación. Tiempo de enderezar la espalda y dejar de esconderse en una habitación de motel como una fugitiva.
Aparcó el coche, suspiró y luego bajó. El temor revolvía su estómago. Sí, tenía que hacerlo, pero iba a ser una noche larga, sin duda.
Tan pronto como abrió la puerta del coche todos salieron corriendo de la casa, Joe usando su destreza física para velozmente pasar al frente del grupo. Nick disparado como un bólido justo detrás de él, con la mandíbula apretada y fuego en los ojos. Kevin se quedó atrás, dándole un poco de espacio. Se detuvo a mitad de la acera y levantó una mano en señal de saludo.
Tragando saliva, le devolvió el saludo… justo antes de que Joe la levantara en sus brazos.
—¡Oomph! —gruñó ella mientras la aplastaba contra su cuerpo duro y la inmovilizaba al lado del pequeño Honda. En su abrazo de oso, ella percibió que la rodeaba con su afecto. _________ se aferró de sus hombros, casi asustada por dejarse ir.
—Vas a romperle las malditas costillas. —Nick codeó a Joe, que rápidamente la soltó. Su jefe la agarró de repente, tirando contra su cuerpo tenso—. Definitivamente otra zurra —le susurró apasionadamente en el oído—. ¿Sabes lo preocupado que he estado?
Sí, ella tenía una idea bastante buena y acababa de hacerla sentirse culpable de nuevo. Probablemente no merecía esta clase de cariño no sólo de uno, sino de tres hombres maravillosos. La vergüenza se arrastró a través de ella. Se había entregado a cada uno de ellos… bastante mal… pero luego había escapado sin ninguna explicación.
Tiempo de hacer las cosas bien.
—Gracias por vuestra preocupación. Nunca quise que os preocuparais.
Nick la atravesaba con ojos oscuros que prometían todo tipo de torturas sensuales una vez que estuvieran solos. Siguió con un beso salvaje. Instantáneamente, él se hundió profundo, hasta el corazón y el alma de ________. El sabor masculino de Nick, ahora tan familiar y querido, se derramó sobre ella, encendiendo el anhelo en su interior.
Con un sollozo, se zafó de un tirón y corrió hacia la casa. Kevin le bloqueó el camino y permaneció de pie accesible y esperando. En cualquier otro día, ella directamente habría corrido a esos brazos y sollozado contra su pecho, pero ahora… conocía cada contorno de ese pecho, la manera en que se sentía metido profundo en ella. Su amistad estrictamente platónica estaba totalmente terminada, porque no podía mirarlo como algo más que un amante viril… su amante… nunca más.
En lugar de ir corriendo hacia él, ella acunó sus mejillas y trató de contener las lágrimas mientras caminaba hacia la puerta principal.
—Entremos —la voz de ________ temblaba—. Todos. Tenemos que hablar.
—Jodidamente cierto. —Joe miró a los otros dos, luego volvió a ella—. ¿Por qué, ________? ¿Por qué lo hiciste?
Nos lo hiciste, quería decir.
Nick estaba pisándole los talones un segundo después.
—Decir que no estaba feliz de que tomaras a Joe como amante antes de venir a mí, es un eufemismo. El hecho de que te acostaras con Kevin después me hace preguntarme si simplemente no sientes una puñetera cosa por mí.
Preguntas válidas. ¿Cómo diablos podría explicar este embrollo de amor, lujuria, anhelo, necesidad, bienestar y miedo?
—¿Por qué fui el último, ______? —Kevin habló tan bajo que ella casi no lo oyó. Casi. En cierto modo, deseo no haberlo oído, pero ella había creado esta situación. Ahora tenía que dejar de tomar la salida cobarde.
—Porque fuiste el último en encontrarme en mis momentos de debilidad. Eso no lo hace menos especial para mí. En absoluto. —Maldita sea, apenas podía contener las lágrimas—. Entremos. Lo explicaré todo. —De una forma u otra.
Con las piernas temblando, subió las escaleras y se arrastró dentro de la casa. Al instante, vio que la habían estado esperando en su casa. Una caja de pizza con una porción sobrante estaba apoyada en la mesa de la cocina. Una botella vacía de whisky explicaba el brillo adicional en la expresión de Nick. Una docena de latas de cerveza aplastadas dentro de la caja de reciclado al lado de la encimera, con unas pocas más encima de ella. Alguien había dejado una almohada y una manta en el sofá, y apostaría dinero a que sus dos camas de invitados estaban arrugadas fuera de toda duda.
—¿Cuánto tiempo lleváis aquí?
Todos los hombres intercambiaron miradas antes de que Joe hablara.
—Desde ayer a mediodía. Revisé tu casa antes…
—No tenías llave. —Pero Kevin tenía. Ella lo miró inquisitiva.
Él se encogió de hombros.
—Estábamos preocupados, _______. Cuando te fuiste de la casa de tus padres. No tenía manera de saber si estabas bien.
Ella suspiró. Era verdad. Por lo que ellos sabían, podría haber tenido un accidente automovilístico. Dios, saber que conducía mientras huía de Austin a su escondrijo de pacotilla no había sido genial. Difícil de ver a través de un aguacero de lluvia y lágrimas.
Si iba a enojarse con alguien, era consigo misma.
—Gracias a todos por preocuparos. —Lentamente se sentó a la mesa de la cocina. El dolor de cabeza de su resaca trataba de reafirmarse.
Mientras ella se frotaba la cabeza, Joe agarró una botella de agua y se la entregó. Kevin siguió con dos ibuprofenos y una cara seria.
—Tienes esa apariencia, como si hubieras estado bebiendo vino —masculló Kevin—. Siempre te hace daño.
Bendito por conocerla y cuidarla. Dios sabía que no lo merecía después de la forma en que se había comportado.
Antes de que ella pudiera decir nada, Nick se deslizó detrás de ________ y le masajeó los músculos tensos del cuello y de los hombros con manos talentosas. Ella gimió.
—Esos ruiditos me están poniendo duro, gatita —susurró.
Ella se dio cuenta que Joe y Kevin se habían acercado, también. Y estaba sentada en el rincón sin ninguna ruta de escape. La sobrecarga de testosterona estaba a punto de tumbarla.
—Sentaros —les ladró. Y no dijo una palabra hasta que ellos obedecieron.
Nick fue el último en hacerlo… no era de extrañar dado que estaba acostumbrado a dar él las órdenes. Pero finalmente todos se sentaron alrededor de la pequeña mesa redonda, tan cerca que ella podría extender la mano y tocar a cualquiera de ellos. Tan lejos se sentía ________ como si nunca los fuera a tocar de nuevo.
—Sólo puedo decir esto una sola vez. —Maldita sea, su voz ya comenzaba a temblar. Respiró para fortalecerse—. Os amo a todos. Joe, tus bromas y tus manos habilidosas con cualquier cosa que se rompiera en mi casa me llamaron la atención. Casi me matas por mi mala forma física, pero ahora me siento mucho mejor. Te preocupas lo suficiente para seguir dándome la lata. Me encantan las noches de cine y la manera en que me haces mirar hacia adelante todos los días. De verdad me has enseñado el verdadero significado de convertir lo negativo en positivo.
—Yo también te amo, nena. Sólo quiero casarme…
—Déjame terminar. —Volvió la mirada a Nick… y se derritió bajo el resplandor de esos ojos oscuros y ardientes—. Fuiste lujuria a primera vista para mí.
—Lo mismo digo.
_________ lo sabía, pero él lo admitió con un gesto.
—Asumí, sin embargo, que estaría trabajando para un mujeriego exigente y que sería fácil desprenderse de la lujuria. Recibí bien la parte exigente. Pero, aparte de eso, también fuiste sorprendentemente paciente para enseñarme más que lo que alguna vez habría aprendido sobre leyes. Me elogiabas cuando lo hacía bien, me presionabas más cuando no lo hacía. En cierta forma, a lo largo de los años, me hiciste aceptarme a mí y a mis curvas. Gané confianza y amé entrenarme mentalmente contigo. Soy mejor persona desde que te conozco.
________ se puso de pie.
—Maldita sea, esto suena como un discurso de despedida. No puedes irte. Nunca me he permitido amar a nadie hasta ti.
Y el hecho de que hubiera admitido eso frente a Joe y Kevin, le dijo a _________ exactamente lo en serio que iba. Su estómago se tensó de nuevo y ella repelió las nuevas lágrimas.
Respiró hondo y se volvió hacia Kevin.
—Nunca podría describir todo lo que significas para mí. La forma más rápida de decirte cuánto te valoro es decirte que toda mi vida he sabido que si me cayera, entonces tú me agarrarías. Sin dudar. Sin preguntar. Me conoces hasta el fondo del alma y todavía te gusta lo que ves. Eso vale más que nada en este mundo.
Kevin se tensó.
—________, no te vayas. Podemos resolver esto.
—No podemos —sostuvo ella, luego se disolvió en un sollozo—. Os he ofendido a todos. Y aún así, queréis que escoja entre vosotros. No puedo hacerlo. Todos significáis muchísimo para mí. Si tratara de elegir a uno, yo…
Dios, ¿cómo iba a confesar su peor pesadilla… y su mayor fantasía?
—¿Estás diciendo que no podrías ser fiel? —Nick enarcó una ceja oscura, bullendo justo debajo de su fachada imposible de leer.
—Estoy diciendo que no puedo renunciar a dos de vosotros en función de uno. Es injusto para todos nosotros. Si me comprometiese con uno de vosotros, siempre me preguntaría por mis sentimientos hacia los demás. Todos sois tercos, así que sé que los dos que no elija tendrían que superar un momento difícil.
—Yo respetaría tu decisión —prometió Kevin.
Él se veía como si las palabras de por sí le costasen mucho dolor. Para estar preparado si ella se casaba con Joe o Nick… no, destruiría toda una vida de amistad ahora que ellos se habían vuelto mucho más el uno para el otro.
—No quiero poneros en esa posición. Ni a mí. Soy débil en lo que a vosotros respecta.
—¡A la mierda! —gritó Joe—. Eso es jodidamente injusto, ________. Hice el amor contigo primero. Eso tiene que significar algo.
—Significa que me atrapaste primero en un momento muy vulnerable para decir no. Desde que empecé a fantasear con todos vosotros, temía que sólo fuese cuestión de tiempo antes de que ya no pudiera volver a deciros no. Y no me equivoqué —ella sollozó—. Así que, hoy en el camino de regreso a casa, llamé a un agente inmobiliario que vendrá más tarde para hablar sobre la posibilidad de poner en venta mi casa. Voy a volar a Miami mañana para hablar con Garrison.
—¡No! —gritaron Joe y Kevin
—¡Maldita sea, Garrison! —gruñó Nick.
El trabajo era suyo si ella lo quería. Con el tiempo que el rival de Nick había estado tratando de alejarla para trabajar con él, todos lo sabían.
—________, sencillamente dejarnos no tiene ningún puñetero sentido —argumentó su jefe—. ¿Vas a hacernos miserables a todos, en vez de hacer a un hijo de puta feliz?
—¿No lo entiendes? Todos seríamos miserables. Si me caso contigo, ¿me dejarías a solas con Kevin de nuevo cinco minutos? ¿Alguna vez?
Ella vio la respuesta en su cara. No permitiría semejante cosa en un billón de años.
—Ves. —________ se puso de pie—. Tendrías dificultades para confiar en mí… no que no me lo merezca. Y verme obligada a arrancar a los otros dos de mi corazón para apaciguar a un marido celoso con el tiempo cambiaría lo que yo soy y aplastaría el matrimonio.
—Nunca te haría elegir —dijo Kevin.
—Entonces sería tu error —soltó ella con brutal honestidad. Se volvió a Joe y Nick—. Corregirme si me equivoco, pero ninguno de vosotros cedería fácilmente o pronto, aún cuando me case con Kevin, ¿correcto?
—Tendría que respirar por última vez para darme por vencido. —Nick cruzó los brazos sobre el pecho y su mirada desafiante atravesaba como una lanza a Kevin.
Dios, parecía a punto de pelear, aquí y ahora.
—Nunca daría un paso atrás —prometió Joe—. Puedes verme como un vecino tranquilo con un gran sentido del humor. Pero en lo que a ti respecta, voy mortalmente serio.
—Lo cual sólo prueba mi punto. Yo sabía que no debía rendirme a mis deseos por cualquiera de vosotros. —Enterró la cara entre las manos—. Temía que fuerais lastimados. Sabía que estaría confundida. No veo una salida a esto excepto irme.
Kevin le agarró la mano.
—____, no…
—¡No hagas esto! —La angustia atronó a través de la cara de Nick.
Joe, el más cercano, agarró la cara de ________ y le plantó un beso duro en la boca.
—No voy dejarlo pasar sin una pelea.
_______ había sabido que esta pelea sería difícil, dolorosa. Incluso no había sido capaz de prever que rechazándolos a todos y terminando todo entre ellos haría trizas sus entrañas y su corazón. Las expresiones decían que estaba haciéndoles lo mismo a ellos. Se dio golpecitos en la boca, observándolos con mirada acuosa.
El timbre de la puerta sonó, cortando la desesperación tensa en la pequeña cocina.
—¿El agente inmobiliario? —espetó Nick.
Probablemente. Ella asintió con la cabeza.
—Lo siento mucho…
Su único consuelo era que iba a terminar sus relaciones ahora. Si se quedaba y trataba de elegir a uno o volver a la forma de vida que había sido… no. Había demasiados sentimientos expuestos ahora. Sabía cómo se sentían ellos dentro de ella, en torno a ella. La vuelta atrás era imposible.
Antes de que la pudieran detener, pasó velozmente delante de ellos y salió al vestíbulo, enjugándose las lágrimas. Después de una breve introducción y un corto recorrido por la formal sala de estar y el comedor, regresó al rincón de la cocina con la mujer elegantemente vestida. Para entonces, los hombres habían limpiado la caja de pizza y las latas de cerveza, habían escondido la basura y doblado las mantas. Sus miradas eran sombrías. Joe apretaba los puños. Nick tensaba la mandíbula. El lenguaje zalamero de Kevin estaba en la punta de la lengua… y por toda su cara.
________ les presentó a la agente. La mujer de cincuenta y tantos años pareció confundida con la presencia de ellos y el silencio resultante rápidamente se volvió incómodo.
—¿Podéis perdonarnos? Necesito mostrar la casa a Barbara.
Otra larga pausa, y _______ se preguntaba si iban a discutir con ella, a pesar de la presencia de la agente. Finalmente, Joe le hizo una cortante inclinación de cabeza y salió a zancadas de la habitación.
—Llámame, amor. —La voz de Kevin era una súplica—. Por favor.
¿Y adónde conduciría una llamada telefónica excepto a caer más hondo bajo su hechizo?
Nick la salvó de contestar.
—Esta discusión no está terminada.
Lo estaba y ese hecho la estaba matando. Nick sabía que estaba terminado, también. Simplemente él no iba a aceptar la derrota con facilidad. Ese era uno de los motivos de que tuviera tanto éxito.
—Adiós.
_________ quería hundirse en el sofá y sollozar de angustia, pero Kevin lo aprovecharía para atraerla a sus brazos, y Nick encontraría alguna forma de usar su debilidad en su provecho. No se atrevía a sucumbir a las lágrimas en este momento.
—Vamos a ver el patio trasero, Barbara.
La agente asintió con la cabeza, evidentemente contenta de estar lejos de los hombres. Salieron juntas. Cuando _______ volvió con la otra mujer unos pocos minutos más tarde, los hombres se habían ido.
Con una aplastante sensación de tristeza, se preguntó si alguna vez los vería de nuevo. Si ella era inteligente y quería evitar romper los corazones de todos, la respuesta debía ser no.







Volver arriba Ir abajo
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 16:58

OYE PASE DE PAGINA! *____________* SUBE NOVELA PS:3

IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
IWANTCHAPTER:3
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 17:24

affraid affraid affraid :O martha>.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 17:26

affraid martha sube mas cap):! Aunqe sean 2U_U esq la dejaste muy ahi): ! Fue triste, pero ahora qe piienso, sii son tontos¬¬'! Xq no se qedan los 3 con eia & ya¬¬! Me parece una inmadurez ponerse a pelear x ellaU_U!
Sube mas cap xfiis*_*
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 17:42









Esta bien...

Me convenciste, vale

Deja y lo edito Wink


Pero solo subire uno... uno...

Ya que como es corta la nove... tengo planeado
terminarla este Viernes Wink

Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 18:04






Capítulo 6









Por algún acuerdo tácito, los tres hombres se encontraron en la casa de Joe. Probablemente así podrían mirar por la ventana y ver cuando la agente inmobiliario subiera a su Lexus y se marchara. Y ellos podrían irrumpir en la casa de ________ de nuevo.
Nick no estaba, ni por un momento, dispuesto a soltar esto. Mientras las cervezas y el whisky menguaron en las siguientes dos horas, Joe y Kevin también dejaron en claro que no se adherían a la teoría si-tú-amas-algo-déjalo-libre.
Nick golpeó la botella sobre la mesa de Joe.
—Ambos sabíais que yo la quería. Lo dejé perfectamente claro.
Joe bufó.
—Puedes estar acostumbrado a que las personas te concedan lo que quieres en las negociaciones legales, pero ella es una mujer. La quiero tanto como tú. Incluso, más.
—Eso no es posible —aseguró Nick. Después de casi veinticinco años de actividad sexual, podría decir sin duda que quería a _________ con una intensidad duradera que nunca había sentido.
—La he conocido toda mi vida —se quejó Kevin—. Siempre tuve la esperanza de que nuestra larga relación contara para algo…
El silencio descendió y todos ellos engulleron más alcohol. Probablemente sería una buena idea diluirlo con la cena, pero eso además podría atemperar ese enojoso runrún que tenía en marcha, y en este momento, Nick quería enterarse de si tan mal la había follado. Mal calculado. Él pensaba mejor cuando estaba furioso.
Joe se puso de pie y se paseó.
—Maldita sea, tengo que acudir al trabajo en seis horas, lo que quiere decir que tengo que dejar de beber.
Pero el bombero miraba su cerveza como si estar sobrio fuera la última cosa que quería hacer.
—Para hacer eso —continuó—necesito sacar algo en claro. Miremos los hechos.
—Hecho uno: dejó que cada uno de nosotros la follara —dijo Nick brutalmente—. Tú el lunes, yo el miércoles y Kev el viernes.
—No lo hizo con mala intención —argumentó Kevin—. Sino porque dice que nos ama a todos.
Nick suspiró.
—Ese es el hecho número dos.
—Tal vez… nosotros relacionamos esto con el sexo y no lo está —les sugirió Kevin—. Tal vez se trata sólo de su corazón. Está siendo honesta cuando dice que nos ama a todos y nosotros estamos discutiendo sobre quien se acuesta con ella.
—Por supuesto que está siendo honesta. Pero, ¿dónde diablos se hace mención a que nos abandona? —Nick frunció el ceño—. Nosotros somos tres y ella una. ¿Qué mierda se supone que debemos hacer? (Los tres juntos con _______)
Kevin se pasó frustrado la mano por el cabello elegantemente enmarañado.
—La estamos destrozando.
—No me digas. —Nick sabía que el sarcasmo no estaba ayudando, pero en serio… ¿pensaba Kevin que él no se había dado cuenta de eso?
Repentinamente, Joe se congeló.
—Ya lo tengo.
—¿Tienes qué? —contestaron bruscamente él y Kevin.
Joe puso los ojos en blanco.
—¡La solución! La compartimos.
Las palabras explotaron como una bomba. Después del estallido, un silencio extraño reinó por completo una docena de segundos.
Luego Kevin se empujó hacia atrás en su silla.
—¿Hacerla circular como un perro faldero?
—¿Dejarla salir de mi cama para meterse en la vuestra?
—Mira, ¿quieres que se mude? —preguntó de manera exigente Joe.
Nick intentó no rechinar los dientes.
—No.
—Por supuesto que no—murmuró Kevin.
—Entonces sobrepongámonos a vuestros jodidos egos. —El bombero comenzó a pasearse otra vez—. Ella dice que no puede elegir. Conque no la obliguemos… al menos ahora. Tal vez sólo necesita más tiempo con cada uno de nosotros para tomar una decisión civilizada, así que por ahora, la compartimos. Quita toda la presión.
El puño de Kevin se apretó alrededor de la lata de cerveza.
—¿Cómo funcionaría eso?
Joe resopló, claramente desorientado sobre los aspectos prácticos. El bombero era grandioso en ideas, pero pobre en detalles. (Ahahaha ya somos dos)
—Pienso que tenemos que dejarla escoger quién, cuándo, dónde… —Miró en la dirección de Nick—. Darle todo el poder.
Nick se tensó. Eso iba contra cada instinto que poseía como Dominante y hombre. Pero como Joe tan falto de elocuencia había señalado, esto no se trataba de su ego, y __________ los dejaría definitivamente si él continuaba presionándola antes de que estuviese lista para tomar una decisión. ________ tenía que relajarse y realmente experimentar con él como hombre, amigo, compañero de la vida, antes de que ella pudiera comprometerse.
—No me gusta —Kevin aplastó la lata de aluminio en su puño—. Pero tiene una especie de sentido perverso. Todos hemos llevado nuestras relaciones de platónicas a íntimas en el intervalo de unos pocos días. Le pedí que se casara conmigo…
—Yo, también —admitió Joe.
—¿Qué coño más puede salir mal? —Nick vertió más whisky por su garganta—. Lo hizo con los tres.
—Por lo que debe estar muy confundida —concluyó Kevin—. En unos cuantos días pasó de tener un amigo, un vecino y un jefe a hacer malabares entre tres potenciales prometidos.
—Demasiado demasiado rápido —repitió Joe asintiendo con la cabeza.
Por mucho que Nick lo odiara, ellos tenían razón.
Por otra parte, nunca había temido la competencia y no iba a comenzar ahora. Podría arrancar de raíz rápidamente a Joe del corazón de _______. Había conocido al bombero el último y se apoyaba en él como un manitas; en verdad, ¿cuán profundo podría ser su afecto?
Kevin sería más difícil de eliminar. Parecía posible que ella se sintiera culpable porque su amigo le había confesado sentimientos más profundos que la sensible ______ no quería evitar. Ella odiaba lastimar a alguien. Con el tiempo, Nick estaba seguro de que podría hacerle ver que sus sentimientos hacia el otro hombre no se extendían más allá de la amistad. Mentalmente, comenzó una lista de tareas que harían que ________ se enamorase perdidamente. Todo lo que tenía que hacer era llevarla rápidamente en un viaje romántico a Paris, brindarle mucha atención y lanzarla a la vida como la sexy y perfecta sumisa que él sabía que era. Para entonces, la tendría sólo para él.
Ninguna necesidad de contarles eso a los otros.
—Estoy de acuerdo—afirmó Nick—. Estoy dentro.
—¿Tan demandante y posesivo como eres? —La mandíbula de Kevin cayó—. Eres el último que hubiera imaginado estando de acuerdo con esto.
—Parte de ser un buen negociador es conocer qué batallas se pueden luchar con éxito, hasta dónde los puedes empujar y cuándo retroceder. Como ya hemos dicho, ella está lastimada, asustada y se irá a menos que encontremos una manera de ayudarla a relajarse para que tenga la información y el tiempo necesarios. Quiero que esté absolutamente segura cuando finalmente elija, y apurarla va en contra de esa meta. No me encanta este plan, pero veo su sentido.
—Exactamente. —Joe se dio la vuelta para enfrentar a Kevin—. Lo que él dijo.
Kevin miró furioso al bombero.
—¿Cómo te sentirás, sabiendo que él está atando a la dulce _______ y zurrándola para su pervertido placer?
Joe frunció el ceño, luego se encogió de hombros.
—Bien, la sumisión no es… del todo mala. Creo que su culo luciría bien de color rosado.
Nick no pudo resistir la pulla.
—Lo hace.
Kevin se puso de pie y se abalanzó sobre Nick.
—¡Maldito seas! Si me entero que la golpeas otra vez…
—¿Quieres decir zurrar su culo a la perfección para que ella se corra para mí? ¿Más de una vez?
—Hijo de puta afortunado —murmuró Joe.
Nick sonrió. Tenía un cómplice, si bien uno temporal. Y Kevin acababa de darle la manera para eliminar al mejor amigo de ________ de la carrera. A la vez que pasaría unos jodidos buenos ratos haciéndolo.
—Yo no me preocuparía por lo que hago con ella, si fuera tú —dijo Nick arrastrando las palabras mientras lanzaba una mirada desafiante a Kevin—. Me preocuparía en cómo vas a mantener el ritmo en el contador de orgasmos.
—Lo haré muy bien —aseguró Kevin—. Después del último viernes por la noche, no tengo dudas. Y _______ acabará siendo mía.
Que comience el juego.
—No tengo ninguna duda que será mía. —Joe sonreía como si fuese el hijo de puta más confiado del planeta—. Que gane el mejor.














Volver arriba Ir abajo
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 18:07

^*_____________________*! Tengo un poder de convencimiento interesante!Very Happy! Wii*_______________*!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 18:37

*____________________________*! Martha te la comiste*.*! Te adoro ! Gracias x subir:$ me hiciste feliz*_*! Aww, gracias^^! Sube mañana mas Wink.. Me fui! Chau<<3, gracias:)
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 18
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 1st 2011, 20:12

abjbhjbvfjbgjkbfjkvbbvdfjvn
Ya va deja coordinar mis palabras Hahahaha
Aca voy:
Nueva lectora y O.o
Esta nove es mas qe hot es HOT EN MAYÚSCULAS
Wao Shocked estoy en un Shook emocional
Estuvo demasiado fuerte..
Pero estuvo bueno Smile
Ojala y la rayiz se qede con los 3 Embarassed
Síguela! ^.^
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 3rd 2011, 12:55











* * *

___________ clavó los ojos en su maleta, considerando cuidadosamente los dos trajes que había puesto para su reunión mañana por la tarde con el señor Garrison. Al menos si alguien la hubiese visto, es lo que habría pensado.
Pero la verdad era que no podía concentrarse en la entrevista laboral de mañana porque no podía dejar de pensar en sus hombres.
Levantando la copa de vino a sus labios, se tomó un largo trago. Sí, ya lo pagaría por la mañana y probablemente su vuelo fuese miserable. Estar borracha no resolvería nada. Sin embargo, pensar que tal vez nunca vería a los chicos de nuevo… nunca más los abrazaría y besaría… le revolvía el estómago y la cabeza le daba vueltas. ¿Por qué no darle una patada al pensamiento inducido por el alcohol?
Echó un vistazo al reloj. Casi las nueve de la noche. Suspirando, revisó mentalmente el contenido de su frigorífico. Comer sería lógico… sobre todo porque había mucho vino sobrante en la botella, y vomitarlo todo antes de que tener un zumbido realmente bueno sería una lástima.
Dejando de lado su maleta, logró llegar a la cocina y buscó por todas partes algo comestible. Entonces vio la nota adhesiva en el congelador: IR AL SUPERMERCADO. Lo que no había hecho. ¡Maldita sea!
Apoyando la frente contra la puerta del congelador, ________ cerró los ojos. Joe, Nick y Kevin estaban en sus pensamientos. Risueños, apasionados, cariñosos. Retazos de su tiempo juntos revoloteaban por su mente. Los mejores momentos de su vida. Ahora que ellos se habían marchado, se dio cuenta que nunca se había sentido más protegida o más amada por la persona con quien estaba que cuando había estado con ellos. Cuán estúpidamente había subestimado toda esa amorosa aceptación. Prescindir de todos ellos la mataría.
Pero podría salvar sus corazones, y eso era lo que importaba.
Enjugándose las lágrimas, echó un vistazo a su alrededor buscando la guía telefónica para encontrar una pizzería, cuando oyó que alguien insertaba la llave en la puerta de su casa. El cerrojo hizo un ruido metálico. La puerta se abrió.
¡Kevin!
Cuando dobló la esquina, no sólo se encontró cara a cara con uno de sus hombres, sino con los tres. Hombros anchos, altos y decididos… una pared de testosterona.
Las rodillas de _________ se debilitaron. Estaba peligrosamente feliz de verlos. Una última vez, sólo unos pocos minutos…
—Muchachos…
—Vamos a hablar —dijo Nick con esa voz de mando que la hacía temblar.
—Tan pronto como hayas comido —dijo Joe mientras se abría paso hacia la cocina y colocaba un plato sobre la mesa.
—Me llevaré esto. —Kevin agarró la botella de vino y frunció el ceño—. Después de la resaca de esta mañana, no necesitas otra. Y preferimos hablar contigo mientras estés sobria.
La enternecieron con su brusco afecto y la buena comida, porque lo que fuera que habían traído olía malditamente bien. Su bondad le retorcía el corazón… y debilitaba su decisión.
—Come —exigió Nick, enganchando un brazo alrededor de su cintura y llevándola hasta una silla en la mesa.
Kevin vertió el resto del vino por el desagüe.
—¡Oye!—protestó ella.
Él negó con la cabeza.
—Ahorrándote el dolor de cabeza, corazón.
El enojo le crispó los nervios, lo cual era de hecho una pequeña bendición.
—Eres mi amigo, no mi padre.
Con calma, él llenó un vaso con hielo y agua, luego agarró un platito para poner el vaso. Los colocó a ambos sobre la mesa con un manotazo y la miró directamente a los ojos.
—Soy tu amante.
__________ tragó. Kevin casi nunca se enfadaba. Pero en este momento estaba al filo de montar en cólera. Aun así…
Ella negó con la cabeza.
—Se acabó. Tiene que acabar. ¿No lo ves? Te estoy haciendo un favor…
—Uno que no te he pedido que hagas —señaló él.
—Come —ordenó otra vez Nick—. No me hagas repetírtelo o azotaré tu culo hasta ponerlo rojo.
—No vas a tocar mi culo de nuevo.
Nick solo enarcó una ceja oscura.
—No aceptaría esa apuesta si fueras tú.
Joe quitó el papel de aluminio del plato y puso algo en el tenedor.
—Abre, nena.
Ella sería muy sincera y pondría los puntos sobre las íes a Nick. En lugar de eso, Joe metió en su boca los más tiernos y mantecosos fideos cabello de ángel. Masticó y tragó… y maldición casi tuvo un orgasmo por el sabor.
—¿De dónde sacaste eso?
—De lo de Franco —informó Nick—. Lo recogí hace quince minutos. Mientras comes vamos a hablar.
____________ titubeó. Así que ese era el plan: hacerla cambiar de opinión respecto a la mudanza. ¿Por qué? Ciertamente, ellos podrían ver su lógica.
Pero de todas formas, eran tres bloques de terca masculinidad. Esta conversación requería un argumento sólido y lógico. Por desgracia, cuando ellos estaban cerca, la lógica era la última cosa en su mente.
Sacudiendo la cabeza, agarró el tenedor de la mano de Joe y se zambulló de nuevo en la pasta, a continuación picoteaba su ensalada crujiente, sumida en sus pensamientos.
—No vas a irte. —Nick estaba encima de ella con los brazos en jarras, como si su palabra fuera ley.
Si toda la situación no fuera tan desastrosa estaría tentada de sonreír. Él era una especie los de dale-unos-pocos-centímetros-y-se-tomará-muchos-metros. Haría suposiciones y exigencias y actuaría como si ella fuese a obedecer. Pero él sabía que no siempre surtía efecto de ese modo.
Kevin rechinó los dientes ante su jefe.
—¡Bien hecho, apisonadora! ¿Por qué no nos dejas hablar a Joe y a mí?
Nick golpeteó con el pie un largo rato, luego asintió bruscamente con la cabeza. ________ dejó de masticar para procesar la aceptación de Nick. Wow, se había rendido. Eso nunca había sucedido. Lo que fuere que ellos tenían en mente, él lo deseaba muchísimo.
O simplemente la deseaba mucho.
Temblando, apoyó el tenedor. No debería hacer esto. Su visita tenía escrito despropósito por todas partes, pero…
—Estoy escuchando.
Joe y Kevin se miraron entre sí. Su vecino se encogió de hombros. ¿Así que esto no estaba ensayado?
—¿Qué pasaría si… —dijo Joe finalmente —… no te hacemos escoger entre nosotros?
__________ frunció el ceño, tratando de descifrar lo que quería decir.
—¿Dos de vosotros estáis alejándoos voluntariamente?
—¡No! —tronaron todos a la vez.
Ella se reclinó en la silla ante el nivel de los decibelios.
—Está bien. Entonces, ¿qué?
—¿Qué pasaría si todos nosotros continuásemos viéndote? —habló Kevin—. ¿Si no… tuviésemos ninguna expectativa con respecto a tu elección de alguno de nosotros hasta que estés lista?
—No voy a elegir entre vosotros.
—No hasta que estés lista —prometió Joe.
—¿Te refieres a ser la novia de todos vosotros? ¿Al mismo tiempo?
Kevin titubeó, luego asintió con la cabeza.
—Básicamente.
_________ se echó a reír.
—Es una broma, ¿verdad?
—Esta proposición es tan malditamente seria como mi cara lo es en este instante —escupió Nick.
Y dado que su cara tenía toda la frialdad de una tumba, ella supuso que en verdad significaba eso.
—No entiendo. —________ se mordisqueaba el labio—. ¿Estaría… con todos vosotros? ¿Cómo?
—En parte, eso depende de ti —explicó Kevin—. Queremos que te sientas cómoda. Sin apuros. Tú estableces el tono, el ritmo, el horario, hasta que estés lista para decidir.
__________ frunció el ceño. La Dimensión Desconocida no tenía nada que hacer con esta idea.
—Así que, en teoría, ¿podría ir al cine con Joe un sábado por la tarde, cenar con Nick esa noche y luego invitarte a casa para la sobremesa?
—Sí.
Le brindó a Kevin una escéptica mirada.
—¿Y si la película incluye una mamada, la cena está acompañada por sexo sudoroso y caliente y el postre se transforma en el desayuno de la mañana siguiente?
Kevin tensó la mandíbula pero asintió con la cabeza. Joe enderezó los hombros y luego asintió con la cabeza también. Ella fulminó a Nick con una mirada que le sugería ser realista.
—Estamos dejando nuestros egos en la puerta —no gruñó… pero estuvo cerca—. Esto se trata de ti, no de nuestros egos.
—Queremos que te sientas cómoda, que tengas realmente tiempo para conocernos —explicó Kevin—. Y no que sientas como que tienes que cambiar el modo de comportarte con cualquiera de nosotros, porque a los otros no les gustará. Tienes que experimentar con cada uno de nosotros como potenciales parejas durante unos cuantos días antes de elegir. Lo comprendemos.
—En otras palabras, ¿este es mi episodio en la vida real de The Bachelorette ? ¿Hablabais en serio?
—Puedes hacer lo que quieras con el propósito de elegir a quién te hará más feliz. Sólo no te mudes —Joe le agarró la mano y se la apretó.
Ellos estaban mortalmente serios. Oh. Dios. Mío. ¿Tres novios a la vez? Ella tomó otro bocado de pasta, masticándolo lentamente. ¿Cómo llevaría adelante esto?
¿Podría?
No. Demasiado inverosímil. ¿Cuánta paciencia podría esperar que tuvieran ellos? ¿Qué ocurriría si le costaba seis meses o un año elegir a uno para casarse? Kevin sería lastimado. Nick nunca controlaría sus celos en la puerta. La naturaleza competitiva de Joe probablemente la volvería loca.
Pero no tendría que renunciar a ellos ahora mismo. No tendría que dejar su casa, su trabajo, a sus padres, su ciudad natal o a los hombres que más amaba en el mundo. La decisión podría llegar naturalmente, con el tiempo. Era posible que se fuera apartando naturalmente de uno o más de ellos durante esos meses y no habría una ruptura dolorosa.
_________ se mordisqueaba el interior de la mejilla. Y podría estar distorsionando la realidad, pero… su oferta era tan tentadora.
¿Cuán sincero era eso?
Comió otro bocado de ensalada, lo bajó con agua y estudió las expresiones de los hombres. Kevin se veía entusiasmado. De verdad quería que ella aceptara. Joe le apretaba la mano y sonreía con ilusión. Nick le dirigió una mirada hambrienta que le hizo dar un vuelco el vientre.
—Así que… —empezó ella a decir, corriendo a través de su mente a cien kilómetros por hora—. ¿Qué pasa si hago esto?
________ se volvió hacia Joe, agarró su cara y plantó su boca sobre la de él. Tan pronto como sus labios se encontraron, la conmoción de los demás succionó el aire de la habitación. A pesar de eso, ella insistió.
Joe cogió el truco rápidamente, entonces separó los labios de _________, trenzando su lengua con la de ella, el beso material y refinado. Como su experiencia con él el lunes, la mareó tan rápidamente como una botella de vino.
Pero ella tenía que permanecer concentrada.
Abruptamente, _________ rompió el beso y se levantó. Tanto Kevin como Nick parecían tensos, pero a su favor, tampoco dijeron una palabra.
Levantando su barbilla, ella pasó rozando su cuerpo contra el de Nick mientras rodeaba la mesa y se arrimaba a Kevin. Le deslizó una mano debajo de la camiseta, los dedos rozando a través de ese increíble paquete de seis y entonces se puso de puntillas e inclinó la boca sobre la de él.
Él echó sus brazos alrededor de ella y la besó con un fervor que la dejó sin aliento. Antes de la noche del viernes, nunca habría creído que pudiese ser tan intenso. Pero ahora lo sabía y quería más. Con un gemido se hundió más profundamente en su boca y él la encontró, permitiéndole todo lo que quería. Cuando él se presionó contra ella, __________ percibió su entusiasmo por el abrazo… todos esos apetitosos centímetros suyos.
Sin embargo, no podía permitirse el lujo de distraerse.
Se apartó y se dio la vuelta para clavar directamente los ojos en Nick. Él observaba, respirando con fuerza. Todos ellos lo estaban, de hecho. El ritmo irregular de las exhalaciones de todos agudizaba la tensión silenciosa agarrando sus pezones y apretando. Su sexo se tensó.
Sin decir una palabra, _______ se acercó a Nick. Él la encontró a medio camino, arrasando su boca, tirándola contra él en un tenso momento. Cuando él le aferró las caderas, __________ sintió su erección presionar insistentemente contra ella. Ella se retorció contra él.
Dolorosamente excitada ahora por el beso de todos ellos… algo tan cercano a su fantasía… colocó los brazos alrededor del cuello de su jefe y se catapultó en el beso. El calor de la boca de Nick la fascinó. Con una mano presionada firmemente por detrás de su cabeza, él no le dio oportunidad de escapar, sino que continuó su embestida mientras los interminables segundos pasaban.
De repente, una oleada de masculino calor centelló detrás de ella. Una palma caliente aterrizó en su hombro y la áspera respiración en su nuca se abrió camino a través de su cuerpo, hasta el clítoris. Kevin.
Otra ráfaga se acercó furtivamente sobre su derecha y ella sintió que una mano masculina agarraba la de ella. Joe. Incluso ese pequeño toque la puso en llamas. Ellos la estaban tocando, en alguna parte… a la vez. Su cuerpo cantó y recitó ¡Aleluya!
Entonces la otra mano de Joe acunó el costado de un pecho.
___________ jadeó en la boca de Nick y él aprovechó la oportunidad para hundirse más profundo, mientras Kevin se acercaba y le apoyaba los labios en la nuca. Increíble, el calor y la necesidad… ella se derretía, sus rodillas literalmente perdiendo la capacidad de sostenerla.
Boqueando por aire y cordura, ella se liberó de la boca de Nick disparó una mirada alarmada a Joe. Él no dijo una palabra… sólo pasó rozando el pulgar a través del pezón endurecido. La sensación sacudió su cuerpo, Nick observó, exhalando un sonido sibilante. Dios, ella hubiese creído que él arrancaría de un tirón la mano de Joe, pero en lugar de eso parecía… excitado.
Agarrándose de uno de los hombros de Nick se sujetó bien firme y volvió la mirada tentativa a Kevin detrás de ella. Definitivamente excitado. Casi no lo reconoció… ojos salvajes, jadeante, cada músculo en su cuerpo tenso. Ya no su tolerante amigo.
Con un tirón salvaje, la giró completamente, arrastrándola contra su cuerpo de nuevo. Su beso llegó duro y rápido. Ella se quedó sin aliento y se sentía inflamada por todas partes. E increíblemente húmeda. Entonces fueron los labios de Nick en su cuello, mordisqueando, observándola entregar su boca a Kevin. ___________ sentía los ojos de Nick sobre ella. Esa comprensión, junto con su mirada abrasadoramente ardiente, envió un rayo de necesidad a través de ella.
_________ se apretó contra su costado, los labios en su oreja.
—Te ves tan jodidamente sexy.
Nick intercaló una mano entre ella y Kevin para acunarle un pecho y pellizcar el pezón.
—¿Estás mojada?
Kevin apartó bruscamente la boca.
—¿Lo estás, corazón?
Ella los miraba… a todos ellos. Ellos debían saber…
—Sí. —Apenas pudo articular sofocada la palabra por encima de su lujuria.
—Bien. —Kevin sonrió y acunó su otro pecho. Dios querido, ¿tenía las manos de dos hombres sobre sus doloridos montículos al mismo tiempo? Una fantasía era, seguro, sólo que nunca había imaginado que alguna vez podría ser realidad. Y era el cielo.
—Por favor, no me digáis que estoy soñando —lloriqueó ella.
—¿Te gusta esto? ¿Lo deseas? —gruñó él.
—He fantaseado con esto durante meses.
—¿Todos nosotros, juntos? —preguntó Joe—. ¿Como el libro en tu mesita de noche?
Kevin y Nick la miraban, jadeando, pendientes de su respuesta. El estómago de __________ cayó y se revolvió. Su corazón le martilleaba ruidosamente en los oídos.
Dios, esto era loco, impetuoso. Asimismo, el momento más vertiginosamente placentero de su vida.
Ella apretó los muslos, pero nada iba a aliviar ese dolor excepto sus hombres.
—¡Sí!
Kevin dio un golpecito al pezón del pecho que Joe acunaba y tomó su boca en un beso devastador. Cuando por fin se apartó, él respiraba más fuerte que nunca. Miraba interrogante a Nick y Joe. ¿Esto era todo improvisado? Lo que quiera que viera en sus rostros lo hizo relajarse.
—Déjame verte besarle. —Kevin señaló a Joe… y extendió una mano a los botones de la camisa de _________.







Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 3rd 2011, 13:32













Capítulo 7








_______ se ladeó a la izquierda, el corazón le corría velozmente. Hundiendo los dedos en el cabello de ella, Joe arrastró su boca a la de él. La devoraba con una presión urgente de labios.
El hambre de Joe explotó en ella y ardió. Se derritió contra Kevin con un jadeo, agarrándole firmemente la camisa.
—Te gusta eso —murmuró Kevin. No era una pregunta. Ella hizo como si… le encantara.
_________ gimió y los dedos de él hicieron un trabajo rápido sobre sus botones, hasta que apartó de un empujón la prenda de sus hombros. Apenas había desnudado su cuerpo cuando le acunó los pechos vestidos de encaje, poniendo regordetes sus pezones con los dedos. Detrás de ella, Nick atacó los cierres del sujetador y arrastró hacia abajo los tirantes de los hombros. Kevin arrancó de su cuerpo las copas del sostén, exponiéndola a sus miradas voraces.
Joe se separó jadeando y se quedó mirando. Nick cubrió el pezón derecho con una mano ligeramente áspera. Ella se estremeció. Un nuevo dolor floreció allí. Ansiando el toque, __________ se arqueó dentro de la mano.
Y en la boca, en espera de Kevin.
Su mejor amigo levantó el pecho izquierdo hasta que su lengua ardiente rodeó el pezón, atormentándolo, golpeteando la sensible protuberancia. Luego arrastró la carne más profundamente con una succión suave que la puso de puntillas y al borde de su autocontrol. Ella se entusiasmó ante el aumento vertiginoso de placer.
A continuación, Nick repitió el movimiento con su pecho derecho, llevando la punta a su boca y prodigando atentamente una caricia de lengua y un rudo raspado con los dientes.
Cuando ___________ miró hacia abajo se quedó sin aliento. Un hombre en cada pecho, ambas cabezas oscuras moviéndose mientras manipulaban la carne tierna, sus bocas tironeando de los pezones que parecían unidos por un delgado hilo a su clítoris. Las sensaciones la absorbieron, desgarrando a través del freno y la compostura.
—Sí. ¡Dios, sí! —exclamó ella—. Más…
—Te ves caliente mientras te chupan los pezones, nena —murmuró Joe contra sus labios mientras le acariciaba el culo—. ¿Están excitándote?
Nick volvió los ojos ardientes y oscuros hacia ella mientras acercaba la punta dura de su pecho a los labios otra vez, arrastrándolo entre los dientes. Los dedos de _______ se apretaron en su pelo. Kevin la chupaba con fuertes tirones que ahondaron su dolor insoportablemente. Ellos la dejaban sin aliento y húmeda. Lasciva.
Articular palabras por el momento estaba más allá de ella. __________ lloriqueó e inclinó la cabeza.
—Wow —murmuró Joe—. Tus mejillas y tu torso están bellamente sonrosados. Me preguntó si el resto de esa piel hermosísima está también toda ruborizada.
—Averígualo —susurró Kevin contra la curva del pecho.
Joe se abrió paso detrás de ella y atacó el botón de los vaqueros. Lo abrió con sus manos. La cremallera cayó después antes de bajarle la tela de algodón y las bragas diminutas por los muslos.
Esto era peligroso, los tres tocándola a la vez. Tan abrumador. Ella debería ponerle freno. Tres machos alfas así nunca serían capaces de compartirla… separados o juntos… incluso de forma temporal. Pero, ¿cómo diablos se suponía que podía rechazar algo que deseaba de tal modo? ¿Incluso encontrar las palabras cuando estaba tan abrumada por sus toques? ¿Cómo podría no experimentar su fantasía más asidua y recurrente?
En el instante en que los vaqueros y bragas despejaron sus caderas, Nick se arrodilló y los empujó hasta sus tobillos, luego le levantó cada uno de los pies para poder quitárselos. Pasó un dedo por su abertura mojada, demorándose sobre el necesitado clítoris. Cada una de sus exhalaciones rozaba la carne resbaladiza. Kevin tragó su jadeo con un beso. Joe la rodeó con sus brazos para jugar con los pezones, tan sensibles ahora que se sentían duros y muy calientes.
Sobrecargada. Abrumada. Sobrepasada. Y le encantaba.
—Vamos a llevarla a la cama —murmuró Nick
—Diablos, sí —exhaló Joe en su cuello mientras le acunaba los pechos, manoseando los pezones.
Kevin vaciló, su boca revoloteando encima de la de ella, los ojos verdes observándola cuidadosamente mientras comprobaba su buena disposición.
—Háblame —susurró él.
_________ se mordisqueó el labio. Probablemente iría al infierno por amar a tres hombres tanto y mendigar por esto. Temía lo que el sexo le haría a sus relaciones con ellos… pero luchar contra la atracción y el corazón era imposible.
—Lo deseo —gimió ella—. Todo de vosotros. Es con lo que fantaseo cada noche. Por favor…
Kevin miró a Joe por encima del hombro de __________, a continuación asintió con la cabeza bruscamente.
—Su cama. Ahora.
El vientre de ________ se tensó ante la determinación de las palabras. No tuvo tiempo de pensar en el hecho de que su fantasía más ardiente estaba a punto de hacerse realidad antes de que Kevin la empujara a los brazos de Joe. El musculoso bombero la cargó, alejándose de los otros y corrió por el vestíbulo. Abrió la puerta de una patada y entró violentamente. Nick pasó junto a él y corrió para apartar bruscamente los almohadones, los edredones y la sábana de arriba, de la femenina cama. Nada para impedirles deslumbrarla.
—Colócala en medio con las piernas abiertas —mangoneó.
Sin chistar, Joe hizo como Nick le ordenó. Sus miradas estaban por todas partes de ella y _________ no podía hacer nada excepto arquearse en ofrenda. Joe se inclinó sobre ella, concentrado en los pezones duros como guijarros bajo sus labios. Nick se arrastró hasta los pies de la cama, tomando un tobillo con cada mano y los ojos hambrientos entre las piernas. Kevin traspasaba la puerta arrancándose la camisa, atrapando con su mirada verde la de ella
_________ buscó algo para cubrirse, así podría recuperar el aliento, dar sentido a este tren moviéndose a toda velocidad. Pero Nick , con su estilo brutal se aseguró que no tuviese ningún lugar para esconderse, ninguna forma de escapar al objetivo abrasador en los ojos de ellos, que le dijeron que iban a empujarla más allá de sus límites. Se estremeció.
Sin estimuladores del clítoris aquí que pudiera ajustar a una velocidad y presión cómoda para ella. Sin vibradores delgados que encontraba fácil de insertar… y olvidar. Iban a consumirla, a llevarla más alto, más y más alto sin piedad, a empujarla y meterla bruscamente en un placer infinito hasta que fueran buenos y hubieran terminado.
Tragando, abrió la boca, asaltada por las dudas. Individualmente cada uno de esos tíos era devastador. Juntos… ¿qué pasaría si ella no podía manejar la realidad de su fantasía?
—Lo que sea que estás a punto de decir, no lo hagas. —Nick se arrodillaba entre sus muslos abiertos, los hombros anchos asegurando que no tuviese forma de cerrarlos—. Esta es tu fantasía y vamos a cumplirla. Se lo suficiente mujer para aceptarla.
—Siéntenos —susurró Joe mientras se arrodillaba, bajándose sobre sus pechos.
—Entrégate a nosotros —agregó un Kevin sin camisa, acercándose al lado derecho de la cama, frente a Joe.
Sus palabras la pusieron inflamada y dolorida. Esta tarde no había estado planeada, lo sabía, sin embargo ellos parecían tener un acuerdo tácito. Cada hombre tenía una misión y estaba listo para llevarla a cabo.
—Tal vez… algunas fantasías están mejor en mi mente. Nunca he hecho algo así…
—¿Preferirías que te dejáramos con esos juguetes sexuales con los que te pillé, así puedes masturbarte pensando en nosotros en vez de tenernos realmente?
Ante el desafío de Joe, ella se mordisqueó el labio.
—Creo que no, ________ —gruñó Nick, deslizando dos dedos a través de su abertura empapada antes de hundirlos profundamente dentro de ella.
Ante el involuntario aumento de placer arqueó la espalda, elevando las caderas para su toque. Clamó por él.
—Esa es una buena chica… —Su tono fue elogioso, seductor.
A su izquierda, Joe se acercó, su polla se tensaba contra los vaqueros.
—¿Ese pequeño vibrador que usas te llenará de la forma en que nosotros lo haremos? ¿Te correrás más duro con él o con nosotros?
—¡Joder! Acaba de aprisionar mis dedos —siseó Nick, luego la recorrió con una mirada abrasadora—. Esto te excita, gatita.
No preguntaba; lo sabía.
—Por supuesto que lo hace —Kevin pasó una mano suave hasta su vientre—. Mira que excitada está, que fuerte está respirando. Estás preocupada de que no podamos tratar con esto y lastimarnos. ¿Pero qué tipo de amantes seríamos si ponemos nuestros sentimientos por encima de tus necesidades? Nos quieres a todos juntos. Vamos a dártelo.
Ellos estaban en lo cierto… al menos de acuerdo con su cerebro cargado de lujuria. Mañana, ella temía que sentiría de modo diferente.
—Prepárate para una noche dura —prometió Nick.
Oh Dios.
Las respiraciones ásperas de Joe en sus pezones pusieron sus pechos pesados y duros. Las manos de Kevin pasando rápidamente por su piel abrasaron terminaciones nerviosas que hicieron saltar y vibrar todo su cuerpo. Los dedos de Nick frotando ligeramente contra el punto más sensible dentro de ella la obligaron a retorcerse y gemir.
¿Por qué no vivir su fantasía esta vez?
—¡Sí! Más…
Joe no vaciló; simplemente se abatió y tomó un pezón con la boca, duras succiones seguidas de suaves lengüetazos. Kevin le abrió los labios debajo de los de él. No la devastó, sino más bien la desarmó con cada respiración, con cada beso, acompañado por la palma de la mano subiendo por la curva de su vientre y acunando su otro pecho. Entonces Nick se unió, su lengua raspando contra el clítoris antes de chupar la receptiva carne dentro del calor brutal de su boca. ________ se levantó hacia él, implorando en silencio.
Las sensaciones no se parecían a nada que alguna vez hubiese sentido o soñado. Ella creyó que había imaginado como se sentiría su toque colectivo. Pero había estado tan, pero tan equivocada. Más intenso que una tormenta, más caliente que un millar de soles, esto desmentía absolutamente todo lo que alguna vez había creído que era el placer, eclipsaba todo lo que había experimentado con anterioridad.
—Es tan dulce sobre mi lengua —murmuró Nick con aspereza contra su muslo.
—Lo es —asintió Joe—. Y cuando ella se corre para ti, es el cielo. —Volvió la atención nuevamente a los pechos y gimió.
—Tus pezones regordetes están hinchados. ¿Duelen, cariño?
Aunque aún no dolían por el uso excesivo, ella sospechaba que eso llegaría más tarde. Y no le importaba. Ahora palpitaban. Insistentemente. Incluso con la boca y la atención de los dedos de Joe juntos, no era suficiente para aliviarla. En cambio, con cada toque la ponían más caliente, más inquieta. Y las manos de Nick en sus caderas, la boca deleitándose en su coño, la llevaron muy cerca de la cima y lloriqueó.
Cuando esto se terminara, ¿iba a quedarle algo de cordura?
_________ cerró los ojos, pero las sensaciones continuaron bombardeándola. Kevin colocaba un beso suave e insistente en su boca, mientras los labios de Nick tironeaban su clítoris. Luego vino el susurro de tela. Abrió los ojos para ver a Joe completamente desnudo arrodillándose junto a ella sobre la cama, polla en mano… guiándola hacia su boca.
Esos ojos mieles suyos eran como imanes. Calientes. Tentándola.
Exigiendo en silencio que lo chupara. Y ________ lo deseaba. Se humedeció los labios.
Pero, ¿qué dirían los demás? ¿Lo haría? Sí, ellos dijeron que habían dejado sus celos en la puerta, pero ahora que ella iba a tocar a uno de ellos, ¿seguiría siendo cierto?
Mordisqueándose los labios, volvió la mirada a Kevin, que se inclinaba sobre su pecho derecho. Él capturó el pequeño pezón entre los labios y chupó.
Ella se quedó sin aliento.
—¿Kevin?
Él se detuvo, captó la situación con un solo vistazo. Los ojos verdes se oscurecieron, fascinándola.
—¿Quieres chupar su polla?
Incluso escuchar a Kevin hacer la pregunta la llevó más cerca del borde. Ella asintió con la cabeza.
—Respóndele. En voz alta —exigió Nick, rozando los nudillos a través de la abertura mojada, proporcionando una fricción eléctrica donde más lo necesitaba.
Ella agarró lo que pudo de la sábana ajustable, tensándose más cerca del placer.
—Sí.
—Sí, ¿qué? —apremió Nick, esos ojos oscuros, infinitos y calientes mientras empujaba dos dedos profundamente dentro de ella otra vez.
El cuerpo de ___________ se tensó.
—Dinos exactamente lo que quieres, corazón —secundó Kevin.
Dios, iban a hacer que ella lo dijera en voz alta.
—Quiero… —Jadeó en su siguiente respiración. Luego en la otra—. Quiero chupar la polla de Joe.
—Bien abierta y amplia —exigió Nick—. Tómalo profundamente.
—Sí, señor —respondió ella automáticamente ante su tono dominante.
Joe le brindó una sonrisa traviesa, luego tomó su cuello en la mano y la levantó al pene que estaba esperando. El glande redondeado estaba oscurecido y dilatado, el pene marcado con venas hinchadas.
—Lentamente —ordenó Joe.
_________ se lamió los labios, los separó, recostándose. La proveyó de los primeros centímetros poco a poco. Ella casi chillaba con impaciencia. Luego la punta curvada del pene, caliente y ligeramente salada y húmeda, se frotó contra la lengua.
Gimiendo, él deslizó los siguientes centímetros en su boca. __________ sollozaba. Quería más. ¡Ahora! Él se lo impedía, atormentándola. Deshaciéndola.
—Está apretando con fuerza mis dedos de nuevo —dijo Nick mordiendo las palabras.
Joe recogió la cabeza de __________ en la palma de la mano e hizo avanzar poco a poco otros centímetros en su boca.
—Ésta es la boca más apretada y sedosa…
—Es letal para tu autocontrol —convino Nick.
—Maldita sea, se ve tan caliente. Quiero algo de eso… —Los dedos de Kevi se apretaron en los pezones.
Ella se calentó con sus palabras y pasó la lengua alrededor del pene de Joe. Él se tensó y siseó.
Percibió a Kevin y Nick observar cada movimiento suyo. Sintió que la deseaban más.
—Eres una diosa —exhaló Joe mientras apretaba los puños en sus rizos y finalmente se deslizó de lleno en su boca—. Tan hermosa. Casi podría correrme sólo mirándote, nena.
El deseo de ellos la impregnó con una confianza en su cuerpo que nunca antes había tenido. Esta noche, en vez de desear una figura más delgada, se regocijó por los pechos exuberantes que Kevin veneraba con caricias que dejaban hormigueantes recorridos y la succión caliente que puso su clítoris en llamas… donde Nick la manipulaba con habilidad implacable, su lengua dejando tras de sí una necesidad ardiente. Él masajeaba sus muslos regordetes, elogiando sus curvas de mujer sin decir una palabra. La gruesa polla de Joe sobre su lengua la derretía con sensualidad extrema mientras él se deslizaba dentro y fuera con un gemido tortuoso. La necesidad era demasiado grande para contenerla, demasiado para ocultarla.
La euforia daba vueltas dentro de ella. Su fantasía… su sueño más preciado… estaba haciéndose realidad. Esta noche no tenía que elegir entre sus hombres. En este momento todos estaban dedicados a ella. Y podría entregarse por completo a ellos sin reservas, sin temor de lastimar a alguno. Qué afortunada era. Ayer estaba segura que la vida como la conocía se había terminado. Ahora rogaba que esto fuera un nuevo comienzo. Mientras el amor y la gratitud fluían dentro de ella, ___________ se prometió solemnemente que no ocultaría nada.
—Eso es, gatita. Aprieta mis dedos. Estás tan deliciosamente mojada y poniéndote más mojada aún segundo a segundo. Vas a correrte para mí, ¿verdad?
—¡Mmmm! —gimió ella alrededor de la carne dura en su boca.
Nick le brindó una mirada intensa de deseo y demanda. Se quemó lo último de su resistencia con la orden silenciosa de correrse. El placer circuló por todo su cuerpo, convergiendo entre sus piernas. El dolor en el clítoris creció, se volvió más agudo. Apretó las manos sobre las sábanas de nuevo, chupando a Joe con más fuerza mientras la necesidad aumentaba dentro de ella. __________ metió una mano entre los cabellos de Nick. Enterró la otra entre las ondas oscuras de Kevin. Arqueándose, se ofreció toda a sus tres hombres increíbles.
Un segundo más tarde el orgasmo se disparó a través de ella, lanzándola a la estratosfera. Joe se apartó cuando ella gritó, su cuerpo volando hacia el éxtasis al rojo vivo. Aquí no hubo preocupación o inquietud. Ella sentía sólo a Joe, Kevin y Nick y no simplemente sus toques sino su amor por ella.
El tormento orgásmico duró una pequeña eternidad, una presión implacable de excitación y jadeante necesidad. Finalmente, _________ cayó en cuenta de su entorno, escuchó el eco de sus chillidos en la habitación, sintió la irritación que quedó en su garganta, un remanente de sus gritos. Su respiración jadeante interrumpía el silencio.
Situado entre sus piernas, Nick le brindó una sonrisa oscura y lasciva mientras se quitaba los pantalones cortos.
—Ahora, eso es lo que quiero oír cuando te corras.
—Con suerte en los siguientes cinco minutos. Creo que soy adicto a ese sonido. —Kevin se puso de pie a su derecha y se arrancó de un tirón los pantalones vaqueros.
Oh Dios, un vistazo y lo deseaba dentro de ella.
—¡Mierda, eso estuvo caliente! —dijo Joe mientras retrocedía apoyándose en los talones y se acariciaba la polla.
Se veía tan sexy acariciándose. __________ no quería nada más que tomarlo en su boca otra vez, saborearlo hasta brindarle el tipo de liberación que él había ayudado a darle a ella. Sonriendo, él atormentó sus labios con la punta del pene, pero entonces compartieron una mirada con Nick. Un segundo más tarde, reculó. __________ gimió en señal de protesta.
Oh… oh. Ella echó un vistazo a su jefe, ahora su amante, mientras él se comunicaba silenciosamente con Kevin también. ¿Qué estaba pasando en el interior de esa mente afilada?
Un momento después, Kevin asintió con la cabeza, luego la empujó más cerca de Joe, acostándose en el espacio que ella acababa de dejar libre. Sin decir una palabra, la levantó sobre su cuerpo de manera que montó a horcajadas sus caderas. A continuación, estaba metiendo ese pene grande dentro de su carne mojada, un abrasador centímetro cada vez.
Arriba, arriba, arriba, Kevin empujó dentro de ella, hasta que estuvo estirada y tan ceñida que la sensación casi bordeaba el dolor.
El rostro de él estaba tenso por la concentración.
—Trato de lanzarme, amor. Pero me muero por estar enterrado por completo en tu interior.
¿Y no lo estaba todavía? Wow… Se sentía aún más grande en esta posición. Pero si él la quería así, entonces ella quería dárselo. Lo que quiera que necesitase para sentirse satisfecho compartiéndola con sus otros dos amantes.
________ meneaba las caderas, subiendo y bajando con suavidad… y fue rápidamente bombardeada con el roce de su erección contra el único lugar diseñado para romperla en un millón de pedazos. Con impaciencia lo tomó más hondo, sin preocuparse de nada excepto de devolverle el placer abrasador que él le daba.
—Puedes tomarlo, gatita —la voz de Nick cimbró detrás de ella.
—Maldición, nena… —Joe la miraba como si ella fuera su todo, pasó una mano sobre uno de sus bamboleantes pechos—. Bellísimo. No pensé que me correría observándote ser follada, pero estoy a un paso de hacerlo.
Joe también se veía demasiado cerca cuando comenzó a moverse dentro de ella, al principio con estocadas suaves, probando, tanteando la capacidad de su cuerpo para tomar esos centímetros finales. Cuando la lubricación se extendió por el pene, el cuerpo de ella finalmente se ajustó para adaptarse a él.
—Estoy dentro —Kevin tragó saliva—. No sé cuánto tiempo voy a durar. Joder…
Sus estocadas se alargaron, se fortalecieron, se aceleraron. Enseguida Kevin bombeaba dentro de ella, empujando sus caderas contra las de él, maximizando la fricción, haciéndola tambalearse. Justo cuando el placer trepaba por su cuerpo y se sentía frenética… mareada por la necesidad, él se detuvo.
—¡No! Por favor… —le suplicó.
—No hemos terminado, _____—susurró él—. Te lo juro.
Un vistazo probó que Joe todavía se estaba acariciando lentamente la polla y clavando ávidamente la mirada en su boca. Detrás de ella, Nick gateó sobre la cama y… ¿Qué diablos estaba haciendo?
No tuvo que preguntárselo demasiado tiempo. De repente, algo frío y resbaladizo tocó su entrada trasera.
________ se quedó sin aliento.
—¿Qu… qué es…? ¡Oh, Dios mío!
Nick se inclinó sobre ella.
—¿Alguien alguna vez ha hecho el amor a este culo hermoso?
Sexo anal. Su respiración salió como un silbido. Wow… había leído sobre ello, había fantaseado con sus hombres de ensueño tomándola allí. Sin embargo, tenía que admitir que fantasear y hacer no eran lo mismo, y de repente estaba nerviosa.
—N… no. Nunca he sido tocada allí.
Prácticamente pudo percibir la sonrisa de Nick.
—Lo deseo, _________. Ahora mismo. Ser el primero. Me aseguraré de que lo disfrutes. Todo lo que tienes que hacer es confiar en mí.
—Lo hago. —Sin dudas. Sólo esperaba que no le doliera a horrores.
Las palabras apenas habían franqueado sus labios antes de que el dedo de Nick entrara profundamente en ella. Con su coño ya lleno a reventar, el dedo se sentía enorme.
—¿Cómo puedes caber? Me siento estirada al límite.
Nick se retiró y posó la mano sobre su columna vertebral, acariciando suavemente hasta que alcanzó su culo de nuevo. La palma de la mano adoró sus curvas y ella comenzó relajarse bajo su toque.
—Encajaremos.
Si él lo decía entonces… ella le creía. _________le brindó una temblorosa cabeceada.
Un momento más tarde la llenó de nuevo, esta vez con dos dedos resbaladizos chorreando humedad. Cuando lo hizo, Kevin metió con suavidad de nuevo su enorme verga dentro de su coño, profundo, lento, enloquecedor.
Las dobles sensaciones la sometieron y el éxtasis corrió a toda prisa por su sangre, doliendo por ser liberado.
Nick agregó un tercer dedo y los abrió ampliamente, estirándola aún más. Nuevas terminaciones nerviosas se despertaron para florecer con sensaciones que ella nunca había experimentado. Salvajes e implacables la derritieron._________ se tensó y jadeó.
—Relájate —susurró contra su cuello.
_________ soltó una respiración profunda, trémula y conscientemente aflojó los músculos.
—Eso es —canturreó él mientras bombeaba sus dedos dentro de su entrada trasera.
Un fuego arrasó por su sangre.
—¡Nicholas!
—Intenso, ¿verdad, gatita? Sólo espera hasta que mi polla esté aquí y Kevin y yo te follaremos al mismo tiempo. Vas a correrte haciéndote pedazos para nosotros.
—No puedo esperar. —Joe pasó la mano sobre el cabello de ella—. Esto es tan caliente
Kevin gruñó cuando la llenó de nuevo.
Las sensaciones aumentaron hasta un crescendo, uno tan alto que _________ temió que su cuerpo se hiciera añicos. Pero ella se agarró bien, aferrando los hombros de Kevin, sujetándose ante la mirada abrasadora de Joe. Cuando los dedos de Nick la dejaron, ________ sabía lo que venía después y respiró hondo para no ponerse tensa.
La punta de la polla de Nick tanteó su entrada virgen y comenzó a abrirse paso. Enseguida encontró resistencia y ella se mordió el labio contra la punzada de dolor.
—No va a caber —ella hizo una mueca de dolor.
—Shh. —Nick le acarició la cadera, le besó el cuello—. Lo hará. Relájate para mí. Empuja hacia atrás. Acepta esta pizca de dolor.
Si él hubiese exigido su consentimiento ella se habría resistido. Pero la ternura de Nick fue la perdición de ________. Ansiaba sentirlo, complacerlo, tomar todo lo que quería darle.
Dejando escapar un suspiro tembloroso, liberó más tensión de su cuerpo. El pensamiento de él profundamente dentro de ella, cada pedacito tan hondo como Kevin, aceleró al máximo su sangre. A pesar de su miedo lo quería allí, a los dos completamente envueltos por su cuerpo. Quería darles cada parte de ella.
Con un gemido se empujó hacia atrás sobre Nick. Él la agarró de las caderas y presionó contra el anillo apretado de músculos, suave pero firmemente. Su resistencia no fue rival para él. Con un empujoncito, Nick se abrió paso.
_________ jadeó cuando él se deslizó hondo. Lento, acompasado. Calculado. Un hilo de dolor se abrió camino en ella, pero tan pronto como lo sintió, la quemadura se convirtió en placer y gritó.
Nick avanzó hasta que sus pelotas se pegaron a ella, hasta que su torso descansó sobre la espalda de ella. Hasta que __________ se sintió llena y salvaje y ansió que ambos hombres la follaran. Hasta que gritó ante la necesidad fuerte y caliente justo más allá de su alcance.
—Oh, maldita sea —barbotó Kevin—. Estás tan apretada, corazón.
Las manos de Nick se apretaron en sus caderas.
—La fricción. Maldita sea… ¿Lista, gatita?
Ella le dio un asentimiento de cabeza vacilante.
Rápidamente, Nick y Kevin empezaron a trabajar coordinados en un ritmo de empuje y retirada que prendió fuego a cada terminación nerviosa. Se sentía tomada y adorada. Regocijándose con las nuevas sensaciones, pero protegida en los brazos de los hombres que amaba, ella voló alto. Más allá de su fantasía más oscura, la catapultaron al precipicio del éxtasis en instantes, especialmente cuando Nick frotó su clítoris y murmuró:
—Es dulce ser el primero dentro de ti aquí. Observarte perder el control por Kevin y por mí es la cosa más sexy que alguna vez he visto. Estás jadeando. ¿Lo necesitas?
Ella asintió salvajemente con la cabeza.
—Muchísimo…
Alguien gimió y ________ levantó la vista para encontrar la mano de Joe moviéndose cada vez más rápido sobre su polla. Su tenso agarre sobre la carne turgente hizo pulsar su vientre con una nueva necesidad.
—Estoy tan caliente observándote, nena.
Así como ella disfrutaba mirándole tocarse.
—Necesito saborearte otra vez.
Él se quedó quieto y ________ abrió la boca. No tuvo que decírselo dos veces.
El peso y el sabor de él sobre su lengua era su propio trocito de cielo. La punta de la polla estaba resbaladiza con sal y semen. Ella lo bebió a lengüetadas, llevándolo tan hondo dentro de su boca como pudo. Él siseó su aprobación y le agarró con fuerza el cabello hasta que le tomó más profundamente.
Los cuatro se movían juntos en perfecta sincronía. Avanzar y retroceder. Meter y sacar. Suave y fuerte. Tan profundo, tan bueno, tan caliente. El placer se derramaba sobre __________ como la lluvia más caliente y no estaba segura si podría sobrevivir a la intensidad que continuaba incrementándose e incrementándose en su cuerpo. Ella apretó, gimoteó, los aprisionó. Y todavía la agonía aumentó, se multiplicó, hasta que la sobrepasó. El sudor apareció en su piel. La respiración se volvió errática y corta. Su corazón latía como un tambor tribal.
Luego el mundo explotó. El placer la arrasó mientras todo su cuerpo se encorvaba. Los colores estallaron detrás de sus ojos. Gimió, inspirando bruscamente, chupando la polla de Joe con más fuerza, latiendo por todo Kevin y Nick. Mientras ella volaba en el éxtasis final, ellos siguieron con gemidos y maldiciones entrecortadas, cuerpos tensos y agarres apretados. El fluido caliente salpicó dentro de su cuerpo, en su lengua. Ella lo sorbió gustosa, disfrutándolo.
Entonces, temblorosa por la satisfacción, se derritió en un charco saciado, sintiéndose más amada y más completa que nunca. Había sentido su toque tan correcto. Esto era lo que ella quería en la vida… el amor de los tres hombres que eran su todo.
Joe se retiró suavemente de su boca y la besó en la frente.
—Eres asombrosa, nena.
Ella se sentía increíble. Con una sonrisa exhausta, se deslizó sobre el cuerpo de Kevin y él la abrazó. Nick se retiró y se cernió sobre ella, acariciando cuidadosamente su espalda, sus caderas, la curva de su culo.
—Gracias por tu confianza —murmuró, dejando caer un beso en el hombro.
Había sido completamente su placer. Esta noche había ido más allá de sus deseos más salvajes… y esperanzas.
En el fondo de su mente se preguntaba… ¿Eso era un presagio de lo que vendría o una fantasía que no podía durar?





Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 3rd 2011, 14:04












Capítulo 8









En el instante en que ________ le abrió la puerta, Kevin se deslizó dentro de la pequeña casa y la abrazó bruscamente. Ella había estado en Miami sólo treinta y dos horas, pero se sintieron como cuarenta millones.
Él no podía dejar de cubrirle la boca roja y perfecta con la suya, abriéndose paso a empujones para conectarse con ella de cualquier forma que ________ le permitiera, para probar el sabor de su beso.
En lugar de eso él saboreó vino. Mierda.
Apartándole los rizos de las mejillas, le clavó la mirada en los ojos oscuros. Preocupados e inseguros. Su estómago se revolvió y cayó.
—Habla conmigo, corazón.
—Garrison me ofreció el trabajo.
Kevin trató de no entrar en pánico. En su lugar, cerró la puerta principal y la tomó de la mano llevándola hasta el sofá. Se sentó y la puso en su regazo.
—¡Soy demasiado pesada para ti! —trató de bajarse tímidamente.
Él se mantuvo firme.
—Eres perfecta. Quédate quieta.
El hecho de que le hubiesen ofrecido un trabajo a más de dos mil kilómetros de distancia lo perturbaba. ¿Las buenas noticias? Ella no se veía feliz.
—No es una sorpresa para ti—murmuró Kevin, acariciándole el cabello—. El hombre ha estado tratando de engatusarte para que te alejes desde hace tiempo.
_______ asintió con la cabeza, con aspecto cansado y muy pálido.
—Me ofrece mucho dinero y libertad profesional.
—Nick te daría lo mismo si lo quisieras.
Ella negó con la cabeza.
—No puede. En la oficina, la esposa de su socio principal lidera el equipo de asistentes legales, que es el trabajo que Garrison me está ofreciendo. Nick me ha dado todo lo que ha podido.
El estómago de Kevin cayó en picado. Sabía que era mejor no ofrecerle lo que fuera que ella pensara que carecía económicamente. ___________ siempre había sido ridículamente independiente. Quería hacerlo por sí misma.
—No conoces una maldita alma en Miami.
—No —dijo de manera miserable. Las lágrimas fluyeron y sus ojos enrojecidos le dijeron que no era la primera vez en el día de hoy que había llorado—. Mi familia, mis raíces, mis amigos están aquí. Pero este trabajo representa todo por lo que he luchado profesionalmente. Garrison no pudo haber sido más amable o estar más entusiasmado si yo le hubiera dicho qué hacer. Me presentó a todo el mundo en la oficina y francamente son maravillosos. Luego él y su esposa me invitaron a su casa a cenar. Le di mi visión de un gran equipo de asistentes y la aceptó por completo…
El desasosiego en las tripas de Kevin se acercó al terror.
—No hagas nada apresurado, corazón. Te amo; lo sabes. Y no soy el único. —Por mucho que le doliera tener que admitirlo, haría o diría lo que fuera necesario para mantenerla en Austin—. Sabes que Joe y Nick también tienen fuertes sentimientos por ti.
—Sí, y yo os amo a todos vosotros. No quiero dejar a ninguno. —Se mordisqueó el labio—. Así que me siento como si tuviera que elegir entre mis aspiraciones y mi corazón. Duele. El domingo por la noche… —Sus pestañas se movieron trémulamente y la expresión en sus ojos de chocolate se veía tan ardiente—. No sé cómo os sentisteis al respecto, pero fue todo lo que yo siempre había esperado y más.
Kevin respiró profundamente tratando de encauzar la avalancha de deseo y furia que le cayó de inmediato. Sí, él sabía que ella había estado emocionada por haber cumplido su fantasía, pero había sido más que una marca en su lista de tareas sexuales pendientes.
Cada vez que ella se arqueó, en cada jadeo y toque, Kevin había percibido su amor por todos ellos. Observarla chupándosela a Joe mientras él se enterraba profundamente dentro de ella, sentir el deslizamiento de la polla de Nick al otro lado de la división delgada de su carne… ¡Maldita sea! Se restregó una mano por la cara.
No se podía negar que el simple recuerdo de aquella noche lo ponía más duro que el diablo. Quería llevar a __________ a la cama otra vez, pasar horas dentro de ella hasta que le entregase cada pedacito de sí misma a él… y a los otros tíos. El domingo por la noche se había desencadenado algo primitivo en él. Fuera de control. Nunca había estado tan malditamente excitado.
O cabreado. Otros dos hombres estaban tocando a la mujer que amaba, con la que quería casarse y llenarla de su semiente. Y en lugar de estar irrisoriamente celoso y enfrentarse a ellos por los derechos de exclusividad de _________, se había permitido cada instinto hedonista que alguna vez hubiese reprimido y la folló con ellos.
¿Cuándo se había vuelto tan retorcido?
En su pequeña cocina el sábado por la tarde, cuando ellos por primera vez plantearon la posibilidad de hacerle el amor de manera colectiva, él tragó su sacudida inicial de deseo. Sólo había estado haciendo esto por ________, para no perderla. Ella tenía que eliminar esta fantasía de su organismo antes de poder elegir al hombre con quien quería pasar el resto de su vida, ¿verdad? Se mintió a sí mismo que no le gustaría nada de eso.
Entonces ella besó a Joe justo ante sus ojos. Algo dentro de él se rompió. La furia surgió, sí, pero el deseo mandó todo al diablo. Ver como la tocaban y la excitaban había hecho algo a su cerebro, a su sentido de lo correcto e incorrecto. De repente, ya no existía más. Sólo sabía que necesitaba conseguir estar desnudo con ella, observarla perder el control… y no necesariamente conducirla al orgasmo a solas.
Él la había agarrado, besado, poniéndose aún más caliente al observar a Nick pellizcar sus pezones dulces y pequeños. Acariciar el otro pecho al mismo tiempo le había dado el tipo de emoción enferma a la que nunca hubiera imaginado que respondería. La vergüenza y la excitación eran una combinación terrible y adictiva.
En el momento en que su jefe le había puesto la boca en el coño, y ella se había arqueado y gemido, Kevin supo que había encontrado una emoción nueva que nunca deseó tener. Pero una de la que nunca podría prescindir. Ver y sentir a Nick abrirse paso en su culo y cautivarse con la respuesta de ella… no había manera de que pudiera privarse de eso.
Mierda.
Incluso ahora estaba tambaleante y excitado. Claro que le encantaría tenerla a solas. Hacer el amor a _________ fue una experiencia sublime. Verla disolverse en un charco de necesidad femenina entre los tres había sido la experiencia más alucinante de toda su vida.
Maldijo.
—Sé que la noche del domingo era tu fantasía. —Volvió a maldecir silenciosamente cuando su voz tembló.
—¿Tú la odiaste mucho?
¿Mentir o decir la verdad? ¿Cómo podía admitir que le encantó ver a otros hombres tocándola? Pero, ¿cuánto más rastrero sería si era deshonesto?
Antes de que pudiera esclarecer sus pensamientos, el teléfono móvil de _________ sonó. Ella lo sacó de su bolso.
—¿Hola?
—¿Regresaste de Miami, nena?
Joe. Kevin reconoció su voz a pesar de que _________ tenía el teléfono apretado en su oreja.
—Estoy aquí. Entré hace quince minutos.
—Te extrañé.
Ella le lanzó una mirada ansiosa.
—Yo también te extrañé.
—¿Te interesa algo de compañía? Quiero saber de tu viaje. Acabo de librarme del servicio y me di una ducha.
La polla de Kevi se apretó. ________ titubeó.
—Um… —Se mordisqueaba el labio titubeante mientras lo miraba—. Kevin está aquí.
—¿Sí? ¿Él te tocó ya? —Joe sonaba igual de excitado por esa perspectiva como Kevin.
_________ se lamió los labios. Su respiración se aceleró. Maldita sea, a ella también le gustaba.
Él apretó la mandíbula. Ninguno de los dos iba a ayudarlo a oponerse a lo que tan enfermiza y desesperadamente deseaba.
—No, acaba de llegar. —La voz de ________ había descendido, cobrado un tono ronco.
—¿Te gustaría que él te tocase, cariño? ¿Estás dolorida?
A través de su camisa, los pezones se endurecieron. Sus mejillas se sonrojaron. Sus pestañas se agitaron. Kevin se puso duro imaginando con exactitud lo que podría hacerle… con ayuda del bombero.
La necesidad se retorcía en las tripas de Kevin. Dios, iba a lamentar esto…
Deslizó una mano sobre su pecho tenso, manoseándole el pezón y agarró el teléfono de _________.
—La estoy tocando ahora. Su pezón quema la palma de mi mano. Trae tu culo acá.
Kevin terminó la llamada y tiró el teléfono encima del sofá cercano de la sala de estar. Luego volvió la mirada caliente nuevamente hacia ella.
Kelsey dejó caer la mandíbula.
—De los tres, pensé que tú lamentarías muchísimo la noche del domingo y rehusarías hacerlo de nuevo, pero… quieres que Joe venga y…
—No me hagas decir una maldita palabra. —Apretó la mandíbula—. Sólo abre la cremallera de esa pequeña falda y deshazte de las bragas. Necesito poner mi boca sobre ti ahora.
Ella parpadeó unas pocas veces, pareciendo ligeramente aturdida y tan jodidamente sexy. Kevin tragó, la paciencia menguando frente al deseo abrasador.
Al final, ___________ extendió una mano detrás de ella. La cremallera chirrió en el silencio y ella la bajó. A continuación la prenda cayó de sus caderas, revelando las bragas de encaje negro. Todo el cuerpo de él se tensó, el corazón aporreando mientras caía de rodillas y se las quitaba de un tirón.
Pálida, rosada y desnuda excepto por unos pocos rizos sobre el montículo justo por encima del clítoris. Él extendió la carne con los pulgares, clavando la mirada. Deseando. Pero probar su sabor mientras ella estaba de pie… simplemente no iba a funcionar. Quería regodearse con ella y necesitaba tumbarla.
Kevin le arrancó la blusa con un amplio movimiento, luego la levantó y la recostó en la alfombra de la sala de estar. Siguiéndola abajo, gateó entre sus muslos y los separó.
—Dime que quieres esto, ____.
Ella sólo vaciló un instante, pero la espera casi lo mató.
Asintiendo con la cabeza, la voz ronca murmuró:
—Lo quiero. Muchísimo. Estoy encantada que estés bien con ello.
Kevin tragó y subió la mirada por su cuerpo, a su rostro.
—Verte feliz y bien es el placer más grande en la vida. Quiero dártelo todos los días.
—Gracias. No puedo elegir…
Discutir parecía inútil. Sólo existía el deseo.
Él pasó la lengua a través de su hendidura y ella dejó de hablar. La satisfacción lo atravesó con fuerza y acarició el pequeño nudo de nervios, sintiéndolo ponerse duro bajo su toque.
—Maldita sea, sabes tan bien. —Tan adictiva y única que no pudo resistirse a otro lengüetazo… y no lo intentó. En lugar de eso, bajó la cabeza hacia ella, inhaló su aroma, las fosas nasales dilatadas. Luego fijó su boca sobre _________ una vez más, pasándole la lengua con una amplia lamida que la hizo retorcerse.
Ella le agarró puñados de pelo. El cuero cabelludo de Kevin picaba ante la urgencia de _________ y él gimió.
—¡Dios, sí! Te amo, Kevin.
Tanto su corazón como su polla se hincharon.
—Yo también te amo. Y adoro hacer que te corras.
Joe entró de sopetón en la casa.
—¿Dónde está? —cuando echó un vistazo, se detuvo—. Jódeme, esto es caliente.
Dando un portazo, Joe comenzó a acortar la distancia entre ellos. Kevin volvió su total atención a _________, pero el ruido de tela le dijo que Joe se despojaba de la ropa con cada paso. El corpulento bombero rápidamente se dejó caer al lado de ella, tomándole la mano, viendo como Kein metía suavemente las manos debajo del culo de ________ y las ponía de nuevo sobre las caderas, arrastrándola aún más cerca de su boca expectante.
—Eso es, hombre —gimió Joe—. ¿No es malditamente dulce?
Maldita sea, él no tenía idea… Y no iba a levantar la boca para contestar.
Joe captó la indirecta o perdió la paciencia para esperar la respuesta. Entonces, tomó una mano de ________ entre las suyas y pasó rápidamente la otra sobre su abdomen, hasta su pecho desnudo.
—¿Eso se siente bien, nena? ¿Kevin va a hacer que te corras?
Ella gimoteó, se tensó y Kevin la sintió asentir con la cabeza. Con su toque, ella se calentaba. Bajo su lengua, se inflamaba. Su humedad se juntó, se acumuló. Él la lamía con avidez, queriendo todo lo que tenía para dar. Debajo de él, _______ clavaba los talones en la alfombra y levantaba las caderas. Él la mantenía firme en el suelo, haciéndola tomar un golpe de su lengua tras otro. La sangre de Kevin ardió cuando su clítoris se endureció aún más.
Una sombra cayó sobre el cuerpo de ________ y él levantó la mirada para ver a Joe rodear su cuello con una mano grande y besarle la boca roja con un hambre que quemaba la sangre. Los pezones apretados y la piel sonrojándose aún más.
Dios, no podía esperar para estar dentro de ella.
Kevin le daba lengüetazos con renovado fervor, el cuerpo de ella diciéndole que estaba cerca. Él quería ordenar que Joe le chupara los pezones, pero se negaba a quitar la boca de su dulzura. Dio gracias a Dios que el bombero leyó su mente y su boca bajó suavemente por el cuello, mordisqueando, luego devorando la piel suave, antes de que sus labios se cerraran alrededor de una punta respingona. _________ gritaba, arqueaba la espalda. Kevin en verdad no estaba seguro de cuánto tiempo más podría soportar esta tortura.
Tenía que estar dentro de ella.
—¿Tienes alguna experiencia con el sexo anal? —le preguntó a Joe.
El otro hombre levantó una ceja aleonada y sonrió.
—Lo adoro.
—Ponte a ello —ladró Kevin.
Joe se frotó las manos.
—Joder, sí. Enseguida vuelvo.
El bombero salió corriendo de la habitación y Kevin se puso de pie, quitándose la camisa de un tirón impaciente.
—Espera —murmuró ________, levantando las caderas de nuevo y bajando la mano para frotarse—. Estoy ardiendo. Por favor…
Bajándose la cremallera, la atravesó con una mirada ardiente.
—Oh, vamos a hacer que te corras, cariño. No lo dudes.
Kevin no podía quitarse los pantalones lo suficientemente rápido. Los bajó de un tirón por las caderas hasta los tobillos y se los quitó de una patada. Un instante después, cubrió el cuerpo de _________ y aplastó su boca debajo de la de él, separándole los muslos con los suyos. Reprimió el impulso de hundirse en su sexo de un solo empujón. Se negaba a arriesgarse a lastimarla. En lugar de eso, guió su polla hacia la abertura mojada y empujó lentamente.
El cuerpo de _______ lo succionó, apretando, sujetando, quemando. Cada músculo de él se tensó y el deseo de correrse comenzó a arder en sus pelotas. ___________ azotaba su autocontrol y envolvía su corazón. Todo en ella… suavidad, aroma, sensualidad… lo llamaba.
Retorciéndose contra él, trataba de tomarlo por completo. Kevin sentía su cuerpo estirándose, abriéndose para él lentamente, como una cortina descorriéndose para revelar una obra de arte.
La impaciencia irritaba, pero él apretó los dientes y reprimió el deseo de apurarla. En cambio dejó que la tortura exquisita de su carne apretada lo rodeara, acribillando su columna vertebral al igual que un rayo.
Sobre todo, le gustaba estar desnudo dentro de ella. Era muy consciente del hecho de que nunca le había hecho el amor con un condón… y que ella no tomaba anticonceptivos. Estaba listo para lo que fuera que ocurriera y tenía que creer que ella también, o habría insistido en látex por todas partes.
—¿Talla apretada? —susurró Joe cuando regresó a su lado con una botella de aceite para bebés en la mano, observando todos sus movimientos—. ¿Te sientes bien, nena?
—Él quema… —ella echó la cabeza hacia atrás, se arqueó, se levantó hacia él de nuevo.
El gemido de necesidad de _________ y sus mejillas de un rosado intenso lo excitaron como ninguna otra cosa... al igual que saber que Joe los observaba con ojos hambrientos.
_________ arrojó los brazos alrededor del cuello de Kevin y lo besó con desesperación y él no pudo contenerse. Se lanzó hacia adelante, deslizándose dentro por completo, ahora bañado por su calor y su crema, ahogándose en líquido deseo.
Con Joe a punto de unírseles, las cosas iban a ponerse muchísimo más calientes. Maldito sea, él no iba a sobrevivir con su cordura intacta.
Rodando sobre su espalda, Kevin llevó a ________ con él, las piernas de ella dobladas y sujetas cada lado de sus caderas. De pronto, ella estaba arriba y él se deslizó profundamente, frotando la punta de su polla en ese lugar que siempre la hacía tambalearse. Alejándose lentamente, Joe abrió la botella pequeña, vertió algo del líquido claro en la palma de la mano, luego la aplicó en su pene, masajeándolo con golpes duros. _______ se extendió para envolver su pequeña mano alrededor de Joe. Ante la vista, la polla de Kevin pegó un salto. Empujó más fuerte.
Ella se quedó sin aliento, se tensó. Podría decir cuando ella le agarró los hombros, se mordisqueó el labio, gimió largo y bajo y luego se apretó insoportablemente, que _______ estaba al borde.
Joe escapó del agarre y la acarició mientras rodeaba su cuerpo hasta que se ubicó detrás de su forma curvada. Él se encorvó, viendo como Kevin se empujaba contra su cuerpo, una dura estocada detrás de otra.
—Fuiste creada para que nosotros te follemos, cariño. —El bombero le agarró las caderas para sujetarla.
Kevin cerró los ojos con fuerza, luchando contra la dolorosa insatisfacción ardiendo en sus venas.
—Date prisa.
—No quiero lastimar a nuestra chica —lo regañó Joe, conteniéndose, atormentándolos.
Permanecer inmóvil, sin hundirse en el ceñido calor de _________, era un potro de tortura, desgarrándole mente y cuerpo.
Finalmente, sintió a Joe avanzar suavemente dentro de ella, separar con fuerza su apretado anillo, luego deslizarse, más profundo. Debajo de él, los ojos oscuros de __________ se abrieron de par en par y ella dejó escapar un grito de lamento.
—¿Te hace daño, cariño? —Si la lastimaba, haría que Joe se detuviera o lo molería a palos.
Entonces el otro hombre se hundió de lleno y tendiéndose sobre la espalda de ________, le acarició los pechos. Sus pestañas se movieron trémulamente y entreabrió los labios. Su placer era la cosa más sexy que alguna vez había visto.
—No —susurró—. Increíble…
Por encima del hombro de _________, llamó la atención de Joe y el otro hombre asintió con la cabeza. Por tácito consentimiento comenzaron a llenarla lentamente, alternando estocadas. Al igual que la noche del domingo, el calor y la presión robaban el aire. Literalmente. Cuando él agarró las caderas de _______ y se movió, ella gritó, arañó y se tensó. Detrás de ella, Joe le aplastó el cuerpo con el suyo, empujándola contra el pecho de Kevin mientras se hundía. Kevin le besó todo el recorrido del cuello hasta capturar la boca mientras los dedos de Joe le rodeaban el clítoris, los labios sobre el hombro de _______.
—Estás cerca, cariño.
—Muy cerca —suspiró ella.
Kevin gemía mientras la besaba de nuevo, hundiéndole profundamente la lengua cuando su polla lo hacía. Estaba jodidamente cerca también.
—Más rápido —exigió Joe.
Aumentaron la velocidad como los pistones de un motor, avanzaban y retrocedían en sincronía perfecta. Él se concentró en mantener el ritmo, para raspar su punto G con la punta de su pene, para tragarse todos sus grititos eróticos.
Luego _______ latió en torno a él, se apretó con fuerza, apartando bruscamente su boca con un grito. Su cara y su pecho resplandecían intensamente sonrosados, los pezones alcanzaron su punto máximo, su cara perdida en la pasión.
Contener el orgasmo se hizo imposible y Kevin dejó ir su autocontrol con abandono, cediendo todo por _________… su moral, su corazón, su alma. Si ella los necesitaba a los tres para estar satisfecha durante el resto de su vida, entonces él la complacería, feliz. En un segundo plano, sintió a Joe agarrotarse y echar la cabeza hacia atrás con un grito mientras colapsaba también.
Un momento después, ________ se desplomó sobre el pecho de Kevin, cerrando suavemente las pestañas.
—Gracias —susurró.
Kvin la abrazó, y por encima de ella Joe sonrió y se retiró.
Esto no era el vivieron-felices-para-siempre que había imaginado con _______, pero en el lapso de unos pocos días se había dado cuenta que era algo que podría aceptar de buena gana… si podían mantenerse los cuatro juntos y evitar que ella se mudara a Miami.

* * *

Veinte minutos después, Kevin besó los labios de _______ con ternura y salió a buscar una pizza. Joe hizo lo mismo, prometiendo volver con refrescos y ensalada y la regañó por su despensa vacía.
Tan pronto como salieron, ________ se puso al tuntún los restos de la blusa y las bragas. En un minuto iba a sacar fuerzas para ponerse una bata, pero por ahora estaba saciada, besuqueada, acariciada y… completamente eufórica.
Excepto por el preocupante hecho de que no había sabido de Nick desde la noche del domingo.
Frunciendo el ceño, se levantó en busca de su teléfono móvil. Acababa de inclinarse a por su bolso sobre la mesa pequeña en la sala de estar cuando la puerta se abrió. Ella se dio vuelta. La blusa resbaló, dejando al descubierto su pecho. La mirada de Nick fue directamente a él, una bolsa apretada en el puño.
Tensó la mandíbula y ensanchó la nariz.
—Ya han estado aquí, te follaron.
La furia estaba estampada en el rostro de él. El estómago de ella pegó un salto con nerviosismo.
—Sí. Sabes que no puedo elegir entre vosotros y tú dijiste…
—No te di permiso para hablar.
La furia caliente se apoderó de ________. Envaró la columna.
—Eso podría funcionar en el dormitorio y en la oficina, pero, por lo demás, tú no me dices a mí qué diablos hacer.
Nick cerró de un portazo y se acercó con paso impetuoso.
—Eres mía. La noche del domingo fue un error. Nunca planeé compartirte de nuevo. Así que para que puedas follarlos…
—En primer lugar, nunca dije que era exclusivamente tuya. —Ella puso bruscamente las manos sobre las caderas—. En segundo lugar, yo elijo con quién me acuesto y cuándo. Y en tercer lugar, ellos no hicieron, como tú tan falto de elocuencia dijiste, follarme. Hicieron el amor conmigo. Me extrañaron. Así que, ¿cómo mierda… acabas de entrar en mi casa y comienzas a gritarme?
Él se detuvo, respiró hondo, luego inclinó respetuosamente la cabeza.
—Estoy tan acostumbrado a pensar en ti como mía. Te extrañé. Quería ser el primero… el único… en darte la bienvenida a casa.
—Todos acordasteis dejar los celos en la puerta.
Con una mueca de dolor, Nick soltó el aliento en un siseo.
—Lo encuentro más duro de lo que esperaba.
Desde el principio, __________ había sabido que Nick era posesivo, exigente y difícil, pero después del domingo tenía la esperanza de que hubiesen dirimido esta cuestión.
—Esa noche dirigiste una gran parte de la acción. Estabas tan excitado como yo. Tú…
—Pensé que era un acontecimiento único.
—Eso no es cierto. —Ella atizó su pecho con un dedo—. Os dije que no podía elegir. Todos prometisteis cooperar. Kevin y Joe lo hacen.
—Apuesto a que —dejó caer la bolsa, la agarró del codo y la acercó—. Kevin se abrió camino directo de regreso a tu coño, ¿no? La tenencia presume propiedad, cariño. No creo que Kevin no se imagine que eres sobre todo suya.
¿Estaba Kevin contando con eso? Ella no lo creía pero…
—Él y Joe compartieron de buen grado.
Nick alzó la barbilla, la ira estampada en su rostro.
—Y yo apuesto que Joe no estuvo satisfecho con otra mamada. ¿Folló ese culo bonito? ¿Mi culo?
—Dios, sencillamente no aprendes. Es mi culo y gustosamente se lo di.
De repente, Nick enterró las manos en los rizos sueltos de ________, se inclinó hacia ella, y aspiró su aroma en el cuello.
—No me gusta la idea de que te toquen. No me gusta no tener el derecho de conservarte sólo para mí. Me destroza el miedo de que nunca seas mía.
La rabia de ________ se desinfló.
—Soy tuya. Soy tan tuya como de ellos. Me gustaría poder cambiar lo que siento. ¡Dios, no sabes cuántas veces lo he deseado! Sería mucho más fácil si mi corazón pudiera elegir a uno… y si vuestros corazones no se hicieran pedazos si lo hiciera. Pero nada de eso es la realidad. Así que tenemos que llegar a un acuerdo. En conjunto.
—Sólo dame una oportunidad. —Su voz era sofocada, ronca mientras presionaba la frente en la de ella—. Ellos no entienden lo que tú deseas como yo lo hago. Te daré lo que necesitas.
Mientras ella tragaba, la inquietud hizo vacilar el corazón de _______. Sí, él sabía una cosa que ella ansiaba ardientemente, tal como ella sabía que él podría darlo. Esa pizca de su dominación, hacía menos de una semana, provocó tanto palpitaciones como miedo en lo hondo de ella.
Se lamió los labios.
—Nicholas…
—Shhh. —Su mejilla restregó la de ella, la barba de un día suavemente áspera, mientras se dirigía a la boca y la cubría con un beso seductor que presionó, atormentó e hizo el amor con ella.
En contra de su voluntad su enojo se deshacía, y cuando le acunó la nuca con la mano y se hundió más profundo en el beso, __________ sintió que su impecable autocontrol comenzaba a desaparecer.
Besando su recorrido por la mejilla, él movió suavemente la palma sobre la clavícula, hacia el hombro, tomando la blusa andrajosa, arrojándola al suelo.
—Sí, esa es mi chica hermosa. Los pechos bonitos y desnudos para mí.
Se inclinó y levantó la bolsa a sus pies encima del sofá y la abrió con una mano. Luego le chupó el pezón en la boca y acunó el pecho con la otra mano. La succión caliente la sacudió hasta los dedos del pie.
Había estado feliz, satisfecha, antes de la llegada de Nick. Con un solo beso, la puso sensible, hambrienta, dolorida.
Sus dedos se cerraron sobre la camisa de él.
—Nicholas…
—Lo sé, gatita. Voy a hacerlo mejor —prometió mientras chupaba el pezón de nuevo, mojándolo.
Levantó la mano hacia ella y puso algo sobre la punta dura. Con una sonrisa, lo regulaba y jugueteaba con ello. Ella no podía ver más allá de sus manos, pero podía sentirlo. Algo se apretaba poco a poco alrededor de su pezón, firme, entonces se puso tirante, apretando al punto del dolor. Ella jadeó.
—Magnífico —exhaló Nick, luego besó la punta.
Cuando él se echó hacia atrás, _________ miró hacia abajo. Un anillo ajustable. Con pequeños pesos. La sensación de tirantez, pesadez, la golpeó.
Ella boqueó en busca de aire, luego lo miró en estado de shock.
—Impresionante, ¿no? Me encanta que te guste.
Oh, Dios, lo hacía.
Cuando se inclinó al otro pezón y repitió el proceso, otra oleada de placer la invadió. Dos veces más grande, el doble de potente. Ella se tambaleó, volviéndose para afirmarse en el respaldo del sofá.
—Mmm —canturreó él contra su oreja con satisfacción, mientras le rodeaba la cintura con los brazos, las palmas apoyadas contra el vientre—. Eres tan jodidamente sexy. Supe en el momento en que nos conocimos que eras todo lo que yo necesitaba. —Subió suavemente la mano por el torso y ella se arqueó contra él—. Eso es. Siénteme…
Con delicadeza, tiró de los anillos pequeños. Su clítoris tuvo una descarga eléctrica. Su coño se cerró con fuerza. Ella clavó las uñas en los cojines.
—Sí, te gusta esto. He traído más para darte.
Metió la mano en la bolsa otra vez y sacó algo tan rápidamente que ella no pudo ver qué. Hasta que le agarró uno de los brazos y se lo dobló detrás de la espalda… y algo frío y metálico chasqueó con fuerza alrededor de sus muñecas.
La estaba esposando.
—No, Nick. No puedes…
—Shh. —Le acarició el brazo libre.
__________ estaba tensa, pero bajo el toque de Nick, lentamente sus músculos se relajaron. La palma de la mano la tranquilizó, la apaciguó. Sus labios se movieron como plumas por el hombro de __________, por la nuca, y le mordisqueó el lóbulo de la oreja. El deseo quemaba dentro de ella, ________ echó la cabeza hacia atrás, apoyándola en su pecho. Empujó su culo contra él, y él se apretó contra ella, duro como piedra.
—Te lo daré todo. —Nick le rodeó la garganta con la mano y le susurró al oído—. Pero te haré suplicar antes de dártelo.
________ no pudo encontrar las palabras para responder. Él le brindaba la dominación que ella secretamente anhelaba desde la primera toma de consciencia de su sexualidad. Y él no quería nada más que atarla y darle órdenes. Nick entendía y trataba de satisfacer sus fantasías más prohibidas.
Ella lo amaba tanto. Siempre había sido posesivo y esperar que él perdiese toda la sensación de celos en unos pocos días no era muy realista. Un día a la vez…
Mientras tanto, la había hecho desear ardientemente esto… a él. Sólo él podría brindar el placer con un toque de dolor que ella anhelaba.
Así que cuando la palma de la mano de Nick patinó por el brazo libre de _________ de nuevo y envolvió los cálidos dedos alrededor de él, llevándolo con suavidad hacia atrás de la espalda, ella no luchó.
Un segundo después, las esposas se cerraron herméticamente alrededor de su otra muñeca. Estaba bien y completamente atada.
—Maldita sea, esta es la cosa más erótica que alguna vez he visto, cariño, tú con mis esposas.
Su respiración era difícil ahora. Como la de ella.
Luego los labios de Nick ascendieron por su cuello. Extendió la mano rodeándola para acunar su mejilla y le volvió la cabeza hacia él. Sus bocas se encontraron, la de él abierta, devoradora, implacable. El calor la invadió por todas partes y cuando él arrastró los dientes sobre el labio de abajo, ella gimió.
—Eso es… —alentó él en voz baja—. Sólo sométete.
Un momento después la tomó de los hombros y la guió para inclinarla sobre el respaldo del sofá. Con las manos esposadas a la espalda, ella no pudo hacer nada cuando él subió arrastrando la palma de la mano por su columna vertebral, luego coló los dedos en el cabello de _______ y agarró con fuerza. El deje de dolor en su cuero cabelludo hizo juego con la incomodidad de tener las manos atadas a la espalda, luego se mezcló con los pesos deliciosos y constrictivos colgando de sus pezones. Las sensaciones conflictivas la bombardearon, sobrecargando su cuerpo.
Él le pegó en el culo. Con fuerza.
Ella gritó fuerte. El escozor y el placer se esparcieron. _________ gimió.
—Conoces las reglas, _________. Callada a menos que te estés corriendo y sólo cuando yo te dé permiso.
Ella se mordió el labio con fuerza, asintiendo con la cabeza.
—Buena chica. Recompenso la obediencia. Intentémoslo de nuevo.
Otro azote. Esta vez en el otro cachete, más arriba. Ella se tensó, pero ahogó los sonidos apretando los labios.
—Muy bien —la alabó él, acunando su pecho y tirando con fuerza del anillo.
__________ respiró fuerte, pero no gritó.
—Pezones tan apretados y pequeños. No puedo esperar para chuparlos.
Maldición, ella se correría en el acto si lo hiciera. Todo entre sus piernas se había convertido en un dolor ardiente, el clítoris incluso latiendo al ritmo de los latidos del corazón. Su sangre estaba en llamas… y ella se sentía tan vacía sin él. Con sus muñecas esposadas, era incapaz de quitarse la camisa o las bragas o tocarlo. No se le permitía siquiera decir una palabra.
Totalmente a su merced. ___________ mentalmente puso el grito en el cielo en contra de ello… aunque ardía por más.
—¿Estás tan excitada como tus pezones sugieren? —la punta de los dedos pasaron apenas rozando su abdomen en línea recta hasta sus rizos, luego se deslizaron en su abertura, para acariciarle el clítoris—. Ah, mira cuán mojada estás.
Levantó los dedos enfrente de la cara de ___________, confirmando lo que ella ya sabía: Estaba empapada.
—A ti te gusta cuando te doblego a mi voluntad —le dijo con voz rasposa en su oreja—. Y me pone malditamente duro hacerlo.
____________ respiraba erráticamente, muriendo por lo que fuere que Jeremy hiciese a continuación. Necesitaba tanto correrse…
Una vez más, la mano se conectó con su culo, abrasándole la piel. Luego él repitió el azote en el otro cachete. Otra vez. Y otra. Y otra. Ella se retorcía, sin estar segura si se arqueaba lejos de la zurra… o cerca de ella. Cada vez que se movía, la fricción de sus pliegues mojados casi la hacía perder la cabeza. Su sangre se precipitó a su culo, a su coño, acumulándose, inundándola, excitándola.
La zurra no fue breve… ni suave. Con cada palmada, tomó intensidad y velocidad.
Ella echó la cabeza hacia atrás, se retorció, se arqueó. Pero la mano en su pelo aseguró que no se moviera mucho.
—Vas a correrte. —No era una pregunta.
Él conocía su cuerpo tan bien.
—Sí, señor.
—No hasta que te diga. —La zurra cesó, sus manos bajaron casi respetuosamente por su culo—. Apetitoso y encendido. Quiero ver tu culo así todos los días.
Oh, Dios mío. Su útero se apretó con fuerza, liberando más humedad. Ella estaba muy cerca del orgasmo.
De pronto, a ___________ no le importaba qué castigo invocaba, siempre y cuando pusiera fin a este tormento.
—Ayúdame.
Guiándola para levantarse, la espalda en el pecho de él, le murmuró al oído.
—No debes hablar.
A continuación palmeó su cachete derecho otra vez.
La respiración de ________ vaciló en su pecho y el calor anegó su piel, deshaciendo su orgullo.
—Pero yo te necesito. Necesito…
—¿A mí para follarte? —gruñó él.
—Sí. Por favor, sí. Ahora.
—Hmm, implorando. Me encanta. Te perdonaré por hablar esta vez. Dime lo que quieres.
—¡Todo! —restregó el culo contra él, la abrasión de su piel sensible contra los pantalones casi la deshizo.
La risa baja retumbó en su oído.
—Quitemos estas bragas.
El aire acondicionado hizo efecto y el aire frío atacó sus pezones. Él pasó apenas rozando los nudillos a través de ellos y ella jadeó, apretando los puños impotente en la parte baja de su espalda.
Nick enganchó las manos en la cintura de las bragas y las bajó hasta la mitad de los muslos… y las dejó allí. Antes de que ella pudiera protestar la giró, luego la levantó contra su pecho con una mano debajo del culo. Sus pezones se frotaron en la camisa almidonada, el sexo mojado contra la cremallera. Estaba a punto de volverse loca.
Dando la vuelta al sofá, Nick la puso encima, abriéndose la cremallera de los pantalones mientras la miraba a la cara. Ella se inclinó para chupar los tentadores centímetros de acero duro en su boca, pero él se dejó caer en el sofá al lado de ella, agarrando con una mano la botella de aceite para bebé aún apoyada sobre la alfombra. Un segundo más tarde la abrió y se puso en las palmas, frotando el aceite con un puño duro sobre toda su polla.
El estómago de_________ se tensó.
Él levantó bruscamente la cabeza y le envió una mirada de rayo láser.
—¿Qué voy a hacerte?
Ella tragó con fuerza.
—Follar mi culo.
Él asintió con la cabeza.
—Y tú me quieres, ¿no?
—Sí —susurró ella.
Con una sonrisa ceñuda, Nick la atrajo hacia él y la sostuvo contra el pecho con un brazo debajo de sus rodillas dobladas. La mano sosteniéndole la espalda desapareció por un momento, luego ella sintió la punta de la polla presionando en su entrada trasera.
En esa posición estaba completamente indefensa. Además de las manos esposadas, él ahora mantenía unidas sus piernas mientras lentamente se hundía en lo más profundo de su cuerpo. El hormigueo que se propagó sobre ella se sentía como si alguien le metiera electricidad pura, en cada centímetro de su cuerpo. Ella jadeó, se tensó, con la respiración temblorosa y entrecortada. Y todavía él presionó más adentro, más y más adentro.
Hasta que estuvo hundido hasta las pelotas y ella juraría que se iba a partir en dos. Nick se sentía enorme en esa posición. Y con sus nalgas todavía en llamas por la zurra, la sensación la ahogó.
—Y ahora voy a follarte. Duro. Y tú vas a tomarme, a correrte para mí y sentir lo mucho que te deseo.
_________ no tuvo tiempo para hacer comentarios antes de que él la levantara con sus brazos fuertes y la bajara sobre su polla. La fricción aturdió su mente y sus sentidos mientras él se deslizaba apasionadamente dentro de ella.
Cada centímetro pareciendo penetrar más hondo que nunca, especialmente cuando las caderas de él subían para encontrarse con el cuerpo de ________ y se metía de golpe.
Ella echó la cabeza hacia atrás, casi al del borde del orgasmo.
—¡Por favor! ¡Oh… oh!
—Suplica dulcemente —le exigió él entre los dientes apretados—. ¿Qué quieres?
—Más fuerte —gimió ella—. Déjame correrme. Lo necesito…
—No puedo esperar más para ver que te deshaces por mí.
Él bajó la cabeza y se metió el pezón en la boca. Combinado con el pequeño anillo, la sensación era casi demasiado. Cuando él le soltó las rodillas y acarició todo el recorrido entre los muslos, los dedos rodearon el clítoris y Nick apenas tuvo que tocarla antes de que ella explotara con un caleidoscopio de colores detrás de los ojos. Ella se sacudió, se agitó violentamente cuando el placer hizo erupción debajo de su piel. Gritó hasta que se lastimó la garganta, hasta que se quedó sin respiración, hasta que las lágrimas bajaron corriendo por sus ojos. Y todavía el éxtasis la ahogaba, dejándola en carne viva, temblorosa y jadeante.
En lugar de ir más despacio, Nick la levantó y la sentó sobre las rodillas, la cara en el apoyabrazos. Una vez más, la agarró del pelo, metió profundamente la polla en su culo, luego descargó la palma de la mano sobre su culo una y otra vez hasta que ella gritó con otro orgasmo agónico y él se corrió con un gemido largo y duro.
—No más follar a Kevin y Joe sin mi permiso. ¿A quién perteneces? —El puño apretado en el pelo—. Dime.
_________ abrió la boca para refutarle… en cierta forma. Nunca tuvo la oportunidad.
—No a ti, imbécil.
¡Kevin!
De repente, Nick fue apartado de un tirón de ella y _________ se dio la vuelta para ver a Kevin estrellar su puño en la mandíbula de Nick.






Volver arriba Ir abajo
'Shal'Jonas(:
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 254
Edad : 21
Localización : JonasLand / Joeland! ... Mcbo. Zulia , Vzla
Fecha de inscripción : 24/11/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 3rd 2011, 17:43

VOJ SOY LA MEJOR*---* SUBIISTE TRES CAAPIITULOS:D TEAMOO MARTHA! :3 AWWW GRAZ GRAX GRAX ENCERIO X SUUBIRR A PESAR DE TU COMPU:(.. OJALA SE RECUPERE>.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/@Shaljonas
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 4th 2011, 15:32









Capítulo 9





El corazón de __________ se detuvo cuando el puñetazo de Tucker se estrelló contra la mandíbula de Nick. La cabeza de su jefe dio la vuelta y él se tambaleó sobre una rodilla.
Por un momento interminable, la tensión absorbió el aire de la habitación con un jadeo silencioso. Todo el mundo se congeló. El silencio aturdía.
Ella lo rompió.
—¡Alto! Oh, Dios mío. —Ella salió gateando del sofá, los brazos aún esposados en la espalda, las bragas pegadas a sus muslos, para mirar furiosa a Kevin—. ¿Tú lo golpeaste?
Después de frotar su mandíbula agraviada, Nick se abrochó los pantalones y se volvió hacia Kevin. La furia hervía en sus ojos.
—_________ es mía. La tomé, como es mi derecho.
—¡Espera un minuto! —protestó _________, mirando ferozmente a Nick—. Nunca dije eso.
Kevin la empujó detrás de él protectoramente y se inclinó sobre Nick, presionando con la ventaja de su altura ligeramente superior.
—Ella no es una posesión. Y tú no tienes ningún derecho a golpearla.
¿Golpearla? La mandíbula de __________ cayó. ¿Cómo podían estos dos hombres que se sentían tan correctos en su vida haber llegado hasta esta situación tan equivocada?
—Ella está aquí —señaló _________—. Y esto es ridículo. Que alguien me quite las esposas.
Kevin le pasó un brazo alrededor de la cintura y la deslizó a su lado. Ella podía sentir su mirada crítica en su trasero.
—Dios mío, ¿qué hiciste? No sólo están sus manos atadas como un criminal, sino que su culo está rojo brillante.
—Su piel lleva maravillosamente bien una zurra. Ella está bellísima amarrada. Y lo ha disfrutado. —La voz de Nick sonaba como si estuviera moliendo vidrio con los dientes.
—Mierda, no es posible. —Kevin negó con la cabeza—. Es demasiado independiente para querer ser tu felpudo.
—Tío, creo que Nick está diciendo la verdad —salió al paso Joe mientras se acercaba a ___________ y ponía un brazo alrededor de ella. Examinó su cuerpo desnudo, demorándose entre las piernas—. Su coño está empapado.
__________ cerró los ojos cuando la mortificación y el temor se deslizaron por ella. ¿Qué diablos le pasaba a todo el mundo?
—Alguien que me quite las esposas —exigió. Tal vez entonces podría poner en orden esto. Porque en este momento, este tren estaba en la vía rápida hacia el desastre.
Nick y Kevin se movieron en dirección a ella, pero Joe ya estaba sacando la llave de las esposas de la bolsa de juguetitos de Nick.
—Pregunta antes de lanzar golpes la próxima vez. Podrías encontrarte con que ella está perfectamente dispuesta.
Tanto las palabras como el tono de voz de Nick eran razonables.
Hasta que se arrastró hacia atrás y pegó un derechazo a la mandíbula de Kevin que hizo tambalear a su amigo convertido en amante.
__________ gritó.
—¿Qué coño estás haciendo?
Nick volvió una dura mirada sobre ella, el pecho le subía y bajaba con respiraciones rápidas y bruscas.
—No dejar que nada ni nadie se interponga entre nosotros otra vez.
—¡Basta! —exigió ella.
Cuando finalmente Joe vino al rescate con la llave de las esposas y las abrió, ella movió los hombros y agarró un cojín del sofá para cubrirse, luego se volvió hacia Kevin.
—¿Y tú? ¿Qué estás pensando? ¿Imaginaste que esta pelea me excitaría? No te pedí que defendieras mi honor —los miró a ambos. Ni uno ni otro se veían contritos precisamente, pero hicieron una mueca de dolor. Era un comienzo.
—Ya os dije que no puedo elegir a uno de vosotros —prosiguió—. Todos vosotros dijisteis que entendíais y reprimiríais vuestros celos. Mi primer error fue tener esperanzas de que pudierais lograrlo. No, retiro eso. Mi primer error fue enamorarme de tres hombres. Ser incapaz de elegir fue el segundo. Pero podéis estar seguros que no cometeré más errores.
Rápidamente desencajó los anillos pequeños de sus pezones y se los arrojó a Nick. Luego echó una mirada acusadora a Kevin y salió violentamente de la habitación, cerrando de un portazo la puerta del dormitorio… y echando la llave.
¿Qué diablos iba a hacer ahora?
Estúpida, estúpida, estúpida. La tarde del domingo, cuando había regresado del motel de mierda del pequeño pueblo, había temido que una relación con todos o con uno de ellos no iba a funcionar. No, si ella estaba siendo honesta, lo había sabido. Sin embargo se había dejado seducir por los tres, por su fantasía de ser feliz con todos ellos. Los hombres habían tenido la mejor conducta, no porque hubiesen resuelto sus diferencias, sino más que probablemente porque habían acordado temporalmente enterrar sus celos, así ella rechazaría la oferta de trabajo de Garrison y se quedaría en Austin.
Mordisqueándose una uña rota, __________ se sentó sobre la cama.
A parte del genial sexo grupal, ¿qué había cambiado desde que ella se tragó la botella de vino y obtuvo la resaca desafortunada?
Nada. No, eso no era del todo cierto. Los celos se habían intensificado.
Nick seguía siendo dominante y posesivo. Y Kevin aborrecía la forma en que la trataba, a pesar del hecho de que algo dentro de ella lo necesitaba.
Y como Nick adivinó, Kevin mentalmente se había tildado como su hombre. Claramente, él la compartía físicamente porque eso le excitaba.
Un shock para ella. Probablemente incluso un shock para él. Pero ni por un segundo la hizo imaginarse que quería compartirla sentimentalmente.
De ninguna manera se podía esperar que Joe hiciera de árbitro todo el tiempo… suponiendo que lo quisiera. Aún antes de que se hubieran convertido en amantes, a él le disgustaba no tener suficiente tiempo a solas con ella.
¿Podría complacer alguna vez a todos ellos? ¿Hacerlos sentir lo suficientemente seguros de su relación con cada uno de ellos para acabar con el resentimiento y la pelea?
__________ suspiró. Su fantasía de los tres hombres que amaba se había convertido en una pesadilla.
En los últimos nueve días se había lanzado a un abismo emocional. Su situación había pasado de difícil a realmente jodida.
¿Podría trabajar alguna vez al lado de Nick y no recordar exactamente cuán deseable y sumisa la había hecho sentir? ¿Podría alguna vez invitar a casa a Joe como amigo para ver una película de nuevo y no pensar obsesivamente en la sensación de su boca sobre ella, en él muy hondo dentro de ella? Y Kevin, él ya no podría ser su amigo sólido como una roca que la ayudaba siempre a atravesar las pruebas y las adversidades. Ahora él sería el amante alfa en la mente de ___________ para siempre, metiendo su grueso pene en ella… y dirigiendo a Joe para hacer lo mismo.
El hecho de que su relación con ellos nunca pudiera ser lo que había sido nueve días atrás era totalmente culpa suya. Los hombres… eran lo que eran y era su culpa esperar que pudieran aceptar esto. O pensar que ella los podía cambiar.
A estas alturas, _________ sólo podía discernir un único curso de acción… y el mero pensamiento le exprimía el corazón. Las lágrimas escocían y caían.
—¿__________? —llamó Joe suavemente desde el otro lado de la puerta.
Así que él o se había alistado como voluntario o había sido designado para hacerla salir. No ocurriría hasta que estuviera bien preparada.
En lugar de responder, él nunca se rendiría si sabía que ella estaba escuchando, se arrastró hacia el baño, llevando a rastras la maleta que había empacado para su viaje a Miami y abrió la ducha. Treinta minutos más tarde se puso los últimos toques de lápiz labial, agarró su maleta de nuevo y con una respiración honda, salió resueltamente por la puerta del dormitorio.
Los tres hombres permanecían esperando allí, Joe sentado, Kevin golpeando nerviosamente el pulgar en su muslo y Nick paseándose de un extremo de la sala a otro. Tan pronto como entró en el vestíbulo, todos se giraron hacia __________… y corrieron hacia ella en una pared de testosterona.
—_________, por favor no te enojes. —Kevin estaba frente a ella, bloqueándole el camino—. Sólo quería protegerte.
—Y librarte de mí —apuntó Nick—. De lo que ambos necesitamos, cariño.
Joe empujó con el codo a Kevin a un lado y tomó su cara con las manos ásperas.
—Por favor, nena. Vamos a hablar. Podemos resolver esto.
—No. —Ella negó con la cabeza—. No podemos. Es mi error. Vosotros no estáis creados para este tipo de relación, ni siquiera temporalmente. A estas alturas, ni siquiera estoy segura de que yo lo esté. Ya que no puedo elegir entre vosotros y creé este desastre, depende de mí repararlo. Y eso es lo que estoy haciendo.
Kevin echó un vistazo a la maleta que ________ hacía rodar detrás de ella.
—¿Yéndote?
—¿Ves otra alternativa? Porque yo no. No puedo vivir con sólo uno de vosotros y vosotros, claramente, no vais a ser felices compartiéndome. Todo entre vosotros ha cambiado y no podemos volver atrás. Dile a mi madre que llamaré y le explicaré. Nicholas, renuncio efectiva e inmediatamente.Joseph, por favor, riega mi jardín hasta que la casa se venda.
Soltándose bruscamente de sus contactos y secándose las nuevas lágrimas, ___________ luchó contra el deseo de abrazarlos y darles un beso de despedida. ¿Los vería alguna vez de nuevo? ¿Podría estar en la misma habitación con ellos nuevamente y no derretirse enferma de amor a sus pies? No y mejor salía de aquí antes de que perdiera su determinación y se olvidara de lo mucho que lastimaba a todo el mundo en lugar de recordar cuánto los amaba.
Nicholas la agarró del brazo una vez más.
_________ miró hacia atrás, sabiendo que su corazón destrozado estaba en su rostro.
—Por favor. Déjame ir…
Después de un largo momento. A regañadientes él la soltó.
Mordisqueándose los labios, _________ atravesó deprisa el vestíbulo, arrastrando la maleta. Agarró su bolso y abrió la puerta de entrada. ¡Vete! ¡Sal!, se dijo a sí misma. No podía hacerlo sin volver la vista a ellos por última vez.
Se veían desolados. La angustia de Kevin brillaba en sus ojos. La desolación azotaba la cara oscura de Nick. Joe apretaba la mandíbula y los puños, pareciendo a un suspiro de las lágrimas auténticas. Sus tripas se apretaron. Sus rodillas se doblaron. Ella les había hecho esto. Ahora tenía que irse para que la cura pudiera comenzar.
—Siento mucho que no pudiera funcionar. Os amo a todos. —Tragó saliva—. Sed felices.
* * *
Una semana avanzó lentamente. Luego otra. Y cada vez que Nick salía de su oficina y veía a su asistente legal temporal sentado en el escritorio de _________, la angustia lo golpeaba otra vez.
Maldita sea, no dormía. Ni comía. Ni se concentraba en otra cosa excepto en ____________.
¿Dónde diablos se había ido? Por supuesto, él había llamado a Garrison la mañana siguiente para preguntar si __________ había aceptado el trabajo. El hijo de puta se negó a contestar, pero su tono petulante le dijo a Nick todo lo que necesitaba saber. O al menos eso había pensado. Pero su viaje rápido a Miami hacía unos pocos días y la búsqueda exhaustiva por la oficina de Garrison no había producido evidencias de que __________ trabajara allí. O planeara hacerlo. El trabajo por el que su rival había entrevistado a _________ estaba cubierto por otro asistente legal. Pero Nick sintió en sus entrañas que Garrison sabía con exactitud dónde estaba __________.
Él no tenía ni puta idea. Ninguno de ellos la tenía. Desafortunadamente, ella había cambiado su número de teléfono móvil. Dado de baja su cuenta de correo electrónico. Había usado cada contacto que conocía para averiguar si ___________ había comenzado un nuevo trabajo de asistente legal. Y según Kevin, sus padres no hablaban tampoco. Joe había utilizado algunos amigos policías e investigadores para tratar de encontrarla. Todo fue en vano.
Ella los había abandonado completamente. Nick no podía eludir la verdad de que él era en gran parte culpable. Mierda, ella les había advertido desde el principio que no podía elegir… y ellos se habían negado a creer que no podían utilizar el tiempo, el dinero, el sexo y el amor para obligarla. Había sido un bastardo celoso y había roto la relación entre ellos.
Ahora lo lamentaba muchísimo.
Un monótono dolor de cabeza palpitaba entre sus sienes. Nick miró el reloj. Ocho de la noche. Había estado trabajando las últimas catorce horas, sin comer casi nada y finiquitando aún menos. Pero, ¿por qué diablos debería irse a casa a un condominio vacío, aunque con vista al lago y hacer un balance de justamente cuán jodidamente vacía estaba su vida sin ___________ __________ (Tu Apellido)?
Un golpe en la puerta le hizo levantar la mirada. Joe y Kevin estaban de pie allí. No los había visto desde la terrible noche en que __________ los había dejado. Había hablado con cada uno una vez… el tiempo suficiente para sacarles la promesa de llamarle si ella se ponía en contacto con ellos y ellos para obtener una promesa del mismo tipo.
—¿Habéis tenido noticias de ella?
Kevin se frotaba las manos con nerviosismo.
—Sí. Cuando ella sabía que estaba trabajando y lejos de mi teléfono, me dejó un mensaje de voz. Está en la ciudad debido a la boda de su primo este fin de semana. Ha pedido vernos a todos a las diez en punto de la mañana del sábado en su casa. —Sus hombros cayeron con un gran suspiro—. Fue bien clara de que no deberíamos asumir que esto significaba que estaba regresando a casa para quedarse o deseaba reanudar una relación amorosa con alguno de nosotros.
Nick apretó la mandíbula. Esa era __________, completamente osada cuando quería serlo.
—Entonces, ¿qué es lo que quiere?
Joe se encogió de hombros.
—Aparte de querer tal vez otra oportunidad para leernos la cartilla, no sé.
—Yo tampoco.
Se produjo un largo silencio y Nick caviló sobre esa última noche con _________ otra vez.
—¿Qué pasó esa noche? ¿Realmente? —Miró fieramente a Kevin—. No pudiste pensar ni por un segundo de que realmente la lastimaría.
Kevin dejó caer la mandíbula, lo que sugirió a Nick que sin duda había enloquecido.
—¿Qué otra jodida cosa iba a pensar? La habías atado, así podías golpearla. De donde yo vengo, eso es abusar de una mujer y no iba a quedarme de pie allí y mirar.
¿El gilipollas nunca ha oído hablar de BDSM?
—Joe comprobó que ella estaba disfrutando muchísimo.
—No veo cómo. —Kevin negó con la cabeza—. Su culo estaba rojo brillante. Claramente se veía la huella de tu mano sobre la piel clara. Había lágrimas corriendo por su cara, joder.
—De correrse con tanta fuerza. ¿Eres tan ciego? ¿Tan ignorante de lo que significa ser dominante con una mujer?
—Oye, soy completamente alfa.
Ante la objeción de Kevin, Nick negó con la cabeza.
—No es lo mismo.
—No lo es —dijo Joe.
—¿Qué, estás de su lado? —dijo Kevin mordiendo las palabras.
—Estoy a favor de quien quiera que pueda entender esta mierda y traerla de vuelta aquí —apuntó el bombero.
—Entonces deja de ser tan santurrón —espetó Nick—. Vi cómo la mirabas. Estabas cabreado… pero también estabas duro.
Kevin entornó los ojos.
—Ella estaba desnuda, yo estaba furioso, no ciego. No te atrevas a sugerir que me correría por golpear a una mujer.
—Por asestarle un puñetazo, no. —Nick se encogió de hombros—. Por zurrar su culo y verlo enrojecerse para ti, creo que podrías.
—Estás equivocado —insistió Kevin.
—No me preocupo por el retorcimiento de Kevin o la falta de ello —cortó Joe—. La verdad es que algo sucedió esa noche y ninguno de nosotros lo manejó bien. Ella estará de regreso en tres días y nos quiere ver. Esta puede ser nuestra última oportunidad.
Las palabras de Joe dispararon el miedo a través de Nick, pero maldita sea si él no estaba en lo cierto.
—¿Supongo que todos estamos todavía enamorados de ella?
—Sí —confirmó Kevin.
Joe asintió con la cabeza.
—Has dado en el puto clavo.
Nick tragó. Ahora la reconciliación se hacía difícil. Pero si él no aceptaba los deseos y las necesidades de __________ por encima de las propias, si no la amaba lo suficiente para comportarse como un hombre, ella vendría y se iría el sábado y tal vez nunca apareciese de nuevo.
Si, de algún modo, estaba dentro de su poder, necesitaba asegurarse que eso no sucediera.
—Bien —afirmó Nick—. Hasta que la jodimos, ella nos quería a todos nosotros. ___________ no cambia su cabeza o su corazón tan fácilmente, así que vamos a trabajar desde el supuesto de que eso siga siendo cierto.
Kevin asintió con la cabeza.
—¿Y ahora estás bien con eso?
—Estar sin ________ es mucho, mucho peor que compartirla. Si ella nos necesita a todos… —Suspiró—. Yo la quiero feliz y la necesito en mi vida. Ya que todos aún la amamos, vamos a tener que aprender a trabajar juntos y a llevarnos bien.
La mandíbula de Joe cayó.
—Wow. No estaba seguro de que tú llegaras allí. Realmente la amas.
—Sí.
El bombero miró a Nick de manera desafiante.
—Si ella está de acuerdo en quedarse, sabes que eso significa que todos vamos a follarla, probablemente todos los días. Y vas a tener que lidiar con eso.
—Ya lo sé. —No es que le encantara el hecho. Pero era la realidad—. Su felicidad es lo más importante y sé que vosotros nunca la lastimaríais.
—Ojalá pudiera decir lo mismo de ti. —Un tono mortal se deslizó en la voz de Kevin.
—¡Maldita sea, qué vaquero cabeza dura! La dominación no se trata de convencer a golpes a una mujer a la sumisión; sino de ganar su confianza. La tarea de un Dominante es entender los deseos más profundos de su sumisa y dárselos. Parte de eso significa que premia el comportamiento obediente y castiga el indebido. Ella otorga confianza y él la ejerce, probando que es digno, entonces él gana más y puede llegar a lo más profundo de sus necesidades.
—Tiene razón —asintió Joe.
—¿Cómo lo sabes? —se volvió Kevin hacia él con el ceño fruncido.
El bombero se encogió de hombros.
—Hice la cosa D/s con una novia en la universidad. Me encantó.
Kevin puso los ojos en blanco.
—¿Hay algo sexual que no hayas probado o no te haya gustado?
Joe pensó. Cerca de dos segundos más tarde, negó con la cabeza y sonrió.
—No.
—No llego a entenderlo. —Suspirando, Kevin se restregó una mano por la cara—. Pero voy a intentarlo.
—Piensa con tu polla y no con tu educación de caballero sureño. —Algo de la rabia de Nick se escurrió—. Empujé los límites de _________ y ella me demostró que estaba realmente preparada y feliz para más.
Kevin no dijo nada durante un largo minuto.
—Trataré de estar bien con eso… con tal de que ella aún nos dé otra oportunidad. No lo sé… Al menos prometo preguntar antes de golpearte de nuevo.
Nick se echó a reír, sintiéndose más liviano de lo que se había sentido en las últimas semanas.
—Eso es un buen comienzo y yo haré lo mismo… pero creo que tengo una idea, también.









'Shal'Jonas(:

Awwww nena...
¡Gracias, eh!
Sip, creeme, a veces me dan ganas de golpearla..
Pero luego pienso que de donde diantres subire cap...
No me atrevo a usar la compu familiar por que mi bro
la escanea y ve el historial... y no quiero que descubra que
leo libros eroticos y adaptados Wink




Mañana el final de
Hombres de Fantasia Wink








Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 5th 2011, 12:17

HEY SIGUELA ESTA NOVELA ESTA CABRONA!!!!!!!! ME ENCANTA<><><><><><><>
Volver arriba Ir abajo
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 18
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 6th 2011, 14:05

Esperando el gran final
quiero matar a la rayiz
osea como dejar a semejantes hombres?
ESTA LOCA!! Very Happy
Síguelaaa!! Wink Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 8th 2011, 12:09











Capítulo 10





________ alisó su falda por décima vez en los últimos cinco minutos, luego presionó una mano en su estómago revuelto. Daba golpecitos con los dedos del pie en un gesto nervioso. Los muchachos estarían justo aquí de un momento a otro y era todo lo que podía hacer para no perder el contenido de su estómago.
¿Cómo reaccionarían a lo que tenía que decir? Ella había imaginado un millar de escenarios, pero aún no lo sabía. La hora siguiente podría ser la más larga de su vida.
A las diez en punto exactamente, el timbre de la puerta sonó. Su estómago pegó un salto, se acalambró. Respiró hondo, luego trató de encontrar un momento zen mientras se acercaba a la puerta y la abría.
Al otro lado había tres hombres maravillosos. Dios, estaban todos tiesos y quietos con sus caras silenciosamente anhelantes. Kevin tenía una expresión tan arrepentida. Nunca había visto a Joseph tan taciturno. Nicholas se veía exhausto. Él nunca había sido alguien de revelar sus emociones, pero hoy llevaba el corazón en la mano.
_________ cerró los ojos por un momento. La irrevocabilidad resonó dentro de ella como un toque de difuntos. Esto iba a matarla.
—Buenos días. —Dio un paso atrás—. Entrad y…
La sala de estar tenía demasiados recuerdos. Malos recuerdos. Cada vez que pasaba, todo lo que veía eran los puñetazos repartidos. Oía los ecos de las amenazas y los insultos lanzados.
No, no aquí.
—Vamos al estudio —murmuró.
Ellos la siguieron en silencio. Joe iba en primer lugar detrás de ella. Es curioso como conocía su perfume almizclado tan a la perfección. Kevin lo seguía. La forma en que arrastraba los pies cuando caminaba era inconfundible. Nick iba el último… una sorpresa. Ella había esperado que entrara primero de sopetón e hiciera las mayores exigencias. ¿Qué pasaba con él?
Una vez que llegaron a la familiar habitación, ella a propósito se sentó en un sillón reclinable de una plaza de la habitación. Todos los hombres se detuvieron delante del sofá y se sentaron a regañadientes. Sin decir una palabra, sabían que lo que ella tenía que decir iba a cambiarlo todo.
—Sé que os preguntareis por qué os llamé aquí.
—Espera. —Kevin se inclinó hacia adelante, pareciendo como si fuera a explotar si no conseguía hablar—. Pido disculpas por todo. Pensaré antes de actuar…
—Gracias. Pero eso no cambia nada.
—En realidad esperamos que lo haga —respondió Joe—. Hemos hablado. Sabemos que la jodimos mal.
Ella suspiró.
—No fue sólo la pelea.
—Te preocupa todo lo que hay detrás de eso; lo entendemos —aseguró Nick.
Entonces su ex jefe se puso de pie y cruzó la habitación. __________ observaba con los ojos abiertos de par en par, mientras él se acercaba.
—No lo hagas —protestó ella.
No tenía la fuerza para resistirse a él… a ninguno de ellos.
—Shhh. No te… tocaré… —suspirando, se dejó caer de rodillas a sus pies—. Por favor. Sólo escúchanos.
¿El más duro, el abogado de Texas que más-va-a-la-yugular, suplicando? Ella no supo que decir. Tragó saliva. El hielo alrededor de su corazón ya se estaba agrietando. ¿Cómo diablos podría detenerlo cuando Nick la miraba como si ella tuviera su corazón y su alma en la palma de la mano?
—Sé que lo que vayas a decir es… el final. —Kevin dobló las manos en su regazo—. Tienes esa mirada en tu cara. Pero antes de que lo digas, nos gustaría tratar de arreglar las cosas…
—No funcionará. No puedo… No… elegiré y vosotros no podéis compartir, ni siquiera por un tiempo. Así que sólo… no nos lastimemos más unos a otros.
—Sé que no vas a elegir. No te obligaremos a intentarlo —prometió Nick.
—Con el tiempo lo haríais. Sobre todo tú.
—No eres sólo mía —barbotó Nick, tomándole las manos—. Eres nuestra. Estaba poniendo mis exigencias por encima de tu felicidad. Ahora sé que no puedo. Nunca he compartido bien. —Se encogió de hombros y le brindó una sonrisa tensa—. Síndrome de hijo único, supongo. Pero te veías… radiante cuando estabas con todos nosotros y lo siento, pensé que podía tener eso para mí. Si nos dieras una segunda oportunidad, nunca volvería a interponerme entre tú y los demás.
Ella contuvo el aliento. Una promesa bellísima. De padre y señor mío. Su corazón saltaba con las posibilidades… antes de chocar contra la realidad.
—Es fácil de decir… y difícil de hacer. Me dirás lo que piensas que quiero escuchar ahora, pero no es en serio. Como la última vez…
—La última vez que todos hicimos el amor contigo a la vez, yo estaba pensando que te concedería esta última fantasía antes de reclamarte solo para mí. Ahora, lo he comprendido.
¿Lo hizo? ¿Realmente?
—Pero cuando nuestra situación os ponga a prueba…
—Pruébanos ahora —insistió Nick—. Mientras me ames, puedo lidiar con cualquier cosa.
Se veía tan sincero que _________ dio un respingo.
—¿Y esto no es alguna táctica para hacerme elegir con el tiempo?
Él negó con la cabeza.
—Te lo juro.
—Esto somos nosotros queriendo amarte, nena —dijo Joe—. De cualquier forma que necesites ser amada. Siempre y cuando nos quieras de nuevo.
¿De verdad? ¿Realmente habían hablado de lo que había salido mal?
Tal vez no debería hacerse esperanzas. Sabía que quería mucho de estos hombres. Y aún existían más barreras entre ellos.
—¿Y tú, Kevin? ¿Puedes aceptar lo que necesito de Nick?
Algo cruzó el rostro de él mientras se tensaba. Resolución. Se puso de pie, cuadró los hombros. Sus ojos verdes y compasivos se endurecieron cuando la miró con demanda.
—Ponte de pie. Te voy a mostrar exactamente lo que puedo aceptar, corazón.
¿Kevin? No se podía negar que la orden en su voz le disparó el pulso, haciendo eco entre sus piernas.
Lentamente, de forma vacilante, se puso de pie.
—¿Qué es?
—La próxima vez más rápido. Ahora deshazte la falda.
Los ojos de __________ casi se salieron de las órbitas. ¿Esa orden había venido de su dulce amigo Kevin? Y su tono… profundo, restallando como un látigo, apremiante.
_____________ se sintió humedecer, pero se obligó a refrenar el deseo.
—No sé hacia dónde va todo esto, pero realmente tenemos cosas importantes…
—Deshazte. De. La. Falda. —Kevin dio un paso fuerte hacia ella, su expresión era caliente e impaciente.
Ellos habían planeado esto. ____________ lo entendió en ese momento. Realmente los tres habían hablado sobre los problemas entre ellos y cada uno trató de aceptar su parte de responsabilidad. Nick prometió que la compartiría, Joe juró que la amarían de cualquier forma que lo necesitara y ahora Kevin había adoptado una capa dominante para complacerla.
Se mordisqueó el labio. ¿Era posible que de verdad tuvieran la intención de hacerlo funcionar?
No. Ella había estado allí, había hecho esto con ellos. Pero su resolución titubeó. Había sido tan desgraciada las últimas dos semanas. Unas pocas semanas atrás se había despertado en una ciudad extraña, en un apartamento desconocido, con un trabajo poco familiar y lloró a moco tendido. Había recibido más noticias impactantes y…
¿Cuál era el mejor curso de acción en esto? ¿Cortarlo totalmente antes de que cualquiera se lastimara más? ¿O escuchar y esperar que, por algún milagro, todos ellos pudiesen hacerlo bien?
_______________ se conocía. Si se levantaba y se alejaba ahora, siempre se lamentaría de no haberlos escuchado hasta el final, especialmente cuando había tanto en juego.
Tragando, extendió la mano para alcanzar su cremallera y la bajó. Tan pronto como la falda se quitó de en medio de sus muslos y reveló su pequeño tanga de encaje blanco, Joe siseó, Kevin jadeó y Nick maldijo.
Sus piernas se volvieron débiles.
—Bien —elogió Kevin—. A continuación, la camisa.
Estaba chiflada. Certificada. Pero con unas pocas palabras y sus miradas absortas y muy calientes, sus pechos se habían puesto pesados, sus pezones duros. Masturbarse con el pensamiento de ellos ya no hacía nada en ella. Necesitaba sentirlos.
Al pasar la camisa por encima de su cabeza, reveló el sujetador de corte bajo de encaje haciendo juego, los montículos de sus pechos empujados hacia arriba, bien altos.
—Sí. —La palabra de Kevin fue una caricia larga y ella respondió, tensando el cuerpo.
—¿Y ahora qué? —La voz de ________ temblaba.
—Señor —interrumpió Nick—. Llámalo señor. ¿Lo tenemos claro?
Dios, eso la hizo apretar su sexo. Ahora estaba realmente mojada.
—Sí, señor.
—Joe, termina de desnudarla —exigió Kevin.
El bombero se levantó del sofá, su polla hacía una tienda de campaña en sus pantalones cortos. Llevaba una media sonrisa lasciva, luego clavó los ojos en dirección a Nick.
—Sabes que voy a tocar todo, a poner mi boca por todas partes.
Nick asintió con la cabeza.
—Estoy esperando.
Esto era surrealista. Nick se sentó a sus pies. Kevin estaba a mitad de camino en la habitación, dando órdenes. Joe cruzó la sala a pasos agigantados con toda la intención de… ¿qué? ¿Desnudarla? ¿Follarla? ¿Mientras los demás miraban?
Las rodillas de ____________ casi flaquearon. Joe posó un beso sencillo, reverente sobre sus labios.
—Te extrañé, nena. Me arrancaría el corazón y te lo daría, si eso es lo que necesitas para ser feliz.
Sus palabras la dejaron perpleja. La postraron. Ellos no creían que ella necesitaba eso, ¿verdad?
No obstante, les había pedido demasiado. Cuando habían sido incapaces de dárselo, se había ido intempestivamente. Enojada. Tal vez podría haber funcionado… y había estado demasiado asustada de quedarse atrapada en medio y destruir completamente la relación con los tres por intentarlo.
—Sólo ámame —susurró—. Eso es todo lo que necesito.
Él sonrió, los ojos mieles danzaban con picardía mientras ponía las manos alrededor de sus hombros.
—No tienes idea de lo bien amada que vas a ser…
Antes de que pudiera procesar el comentario, él bajó acariciando por su espalda. Un minuto más tarde, el sostén cayó al suelo. Las manos de Joe estuvieron inmediatamente debajo de sus pechos, sosteniéndolos, elevándolos. Le chupó los pezones uno a la vez, mojándolos, raspándolos, haciendo círculos con la lengua.
_____________ se agarró de sus hombros fuertes buscando apoyo, sintiendo las miradas de Kevin y Nick sobre ella. Tucker se veía excitado; ella lo esperaba. Nick observaba con una mirada oscura, embelesada. ¿No estaba listo para matar a Joe? ¿De verdad?
Un momento más tarde, los pensamientos se dispersaron cuando Joe le retorció los pezones y su boca se movió a la deriva por su cuello.
Mientras ella temblaba en el agarre de Joe, Kevin se acercó más.
—Ahora las bragas.
Joe dio un paso atrás y todos ellos se quedaron mirando, esperando impacientemente, queriéndola desnuda. Entonces ellos podían… ¿qué? _____________ no lo sabía, pero lo que fuera, se sentía genial estar con ellos, hacerlos llevarse bien, aunque fuera temporalmente, jurando que entendían sus necesidades. No podía durar, pero trataban de probarle algo… y ella no tenía la voluntad de rechazarlo.
Enganchando los pulgares en las tiras alrededor de las caderas, se bajó y quitó las bragas meneándose.
—Dáselas a Nick—ordenó Kevin.
¿Así ellos podrían sentir lo mojada que estaban? Rotando por diez tonos de rojos, accedió.
Inmediatamente, Nick las levantó a su nariz e inspiró.
—Está lista.
—Bien. —Kevin la miró con aprobación—. Abre las piernas. Nick va a observar como Joe hace que te corras.
Temblando, miró a Nick. ¿Podría realmente manejar esto o se sentiría compelido a agarrarla, penetrarla profundamente y advertir a los demás de no continuar, enseñando los dientes y gruñendo una amenaza?
Si él pudiera observar y no interferir… y no asumir que nunca tendría que compartirla de nuevo… sería un gran paso adelante, una puerta definitiva a nuevas posibilidades.
Con el estómago apretado por los nervios se hundió en la silla, apoyó el trasero sobre el borde y abrió las piernas. Ella estaba respirando con fuerza ahora; Nick los miraba fijamente por encima del muslo, su cara a menos de treinta centímetros de sus pliegues mojados. Él se lamió los labios… pero nada más.
En cambio, Joe se ubicó frente a ella, en cuclillas entre los muslos, Nick contuvo la respiración, esperando. Diablos, ella esperaba sin aliento también. Pero Joe no los mantuvo a ninguno de los dos en suspenso por mucho tiempo.
Separó los pliegues con los pulgares y dejó caer la boca sobre su clítoris dolorido, lamiéndola y chupándola, no como si fuese un banquete, sino la persona más preciada del planeta. Nunca había sido tan tierno. Siempre divertido. Siempre físico. Siempre dispuesto. Pero esto… la adoraba con cada aliento, movimiento y toque.
_____________ arqueó la espalda y sus ojos se empañaron.
Joe tomó las caderas en las manos. ____________ trenzó los dedos en los de él. Con las manos unidas se movieron juntos, mientras la tensión y el placer aumentaban con cada latido del corazón.
—Córrete para Joe, amor —ordenó Kevin.
No había ninguna forma de que pudiera rechazar esa petición. Un segundo más tarde, ella se sacudió, estremeciéndose cuando el deseo ascendió y estalló violentamente, dejándola boyante y serena. Joe continuó bebiendo a lengüetazos de ella con delicadeza, como si se resistiera a dejarla.
A través de la habitación, la voz exigente de Kevin atravesó la neblina de ____________.
—Haz el amor con ella.
Joe la apartó bruscamente de la silla, asintiendo con la cabeza. Sus ojos mieles se encontraron con la mirada inquisitiva de ella. ¿Aquí mismo? Cuando ella se recostó sobre la alfombra, lanzó una mirada nerviosa a Nick, ahora a menos de dos metros de distancia.
—¿Eres feliz? —Su mirada oscura conectada con la de ella mientras Joe arrojaba sus ropas.
_____________ recaló en la cara amada de Nick, en busca de cualquier señal de agonía.
—No si tú eres miserable.
—¿Lo amas?
—Os amo a todos vosotros. Lo sabes…
—Si él te hace feliz, soy feliz. Sólo… —se ahogó Nick—. No puedo perderte de nuevo.
Ella quería preguntarle cómo sabía que mañana o el día después no se volvería a conectar con sus tendencias celosas. Pero Joe trepó entre sus muslos y exploró su abertura mojada.
—Espera —espetó Kevin, luego contempló a Nick—. ______ no se ve convencida de tu sinceridad aún. Necesitas tomar un papel activo ayudando a Joe a follarla. Siéntate detrás de ella y pon su cabeza en tu regazo. Así. Bien. Ahora toma las piernas de __________ y mantenlas separadas. Obsérvalos.
El requerimiento era sorprendente, llevando la idea de compartirla a un nivel completamente nuevo. ¿Se suponía que Nick ayudaría a otra persona a tener sexo con ella? Internamente sabía que debería estar escandalizada, tal vez hasta horrorizada. En cambio, la excitación que Joe había saciado con su boca, saltó con vida nueva, llamas de necesidad abrasaron su clítoris una vez más.
Especialmente cuando Nick siguió las instrucciones de Kevin, sujetándole las piernas en las rodillas, las levantó y se las abrió de par en par.
Un momento después, Joe comenzó a alimentar su cuerpo hambriento con su polla, unos pocos centímetros de granito tras otro al ritmo más lento y enloquecedor. Ella se agarró con fuerza de él y Joe siseó, manteniéndose por encima de ella sobre los codos.
Sintiéndose sonrojada y llena de hormigueos, ___________ volcó la cabeza hacia atrás para investigar la expresión de Nick. Él observaba a Joe abrirse paso dentro de ella con una mirada intensa.
Luego Nick miró hacia abajo para encontrarse con la mirada de ella.
—Estás sonrojada.
—Estoy excitada —admitió.
—¿Y eres feliz?
Antes de que ella pudiera contestar, Joe se metió… con fuerza. Ella jadeó cuando la llenó con un estiramiento abrasador de la carne, luego se aplastó contra ella, presionando contra su clítoris.
—¡Sí!
—¿Sí tú quieres más o sí a la pregunta de Nick? —espetó Kevin cuando se arrodilló al lado de ella.
—Ambas. —Apenas pudo decir la palabra mientras Joe se retiraba con un movimiento atormentadoramente lento de sus caderas, luego la embistió otra vez.
Él desató el precio de las semanas de lujuria reprimida en ella con una serie de estocadas fuertes y rítmicas que la tuvieron conteniendo la respiración, coreando su nombre, cerniéndose sobre el borde del orgasmo más rápidamente de lo que hubiera creído posible.
Kevin se agachó bajo el brazo de Nick y tomó un pezón en la boca, chupando con fuerza.
Ante el placer-dolor, su cuerpo se elevó tenso. Mientras se apretaba en torno al pene de Joe, la fricción avivaba el placer en todas partes del cuerpo de _________. Su corazón, ya tan enamorado, no tenía forma de resistirlos. Ella se movió trémulamente, gritó, luego se corrió con un estremecimiento que hizo juego con el de Joe cuando se corrió dentro de ella.
Un momento más tarde, _____________ cayó en la cuenta de que había extendido las manos por encima de su cabeza y ahora se aferraba a los muslos de Nick.
Su ex jefe respiraba ruidosamente, cada músculo tenso, la mirada severa una demanda abrasadora de su cuerpo. Sin embargo, no dijo nada, simplemente soltó el agarre de sus piernas cuando Joe se retiró, le besó el abdomen, luego dejó el cuarto, volviendo un segundo más tarde con un paño húmedo.
Mientras Joe la limpiaba con ternura, ella sentía el cariño en su toque, lo veía en sus ojos. ____________ se derritió una vez más.
Dios, ¿qué estaba haciendo? ¿Dejándoles hacer? Nick estaba ejercitando un enorme autocontrol… ¿pero qué pasaría si él se rompía? ¿Qué ocurriría si la crianza sana y muy masculina de Tucker abrumaba su juicio la próxima vez que Nick la dominara? Esto le podría estallar en la cara en cualquier momento. En verdad, debía poner fin a esto ahora.
—Muchachos —comenzó ___________.
—Espera —pidió Kevin—. Vamos a asegurarnos de que entendiste.
Después de limpiarla, Joe se apartó, luego se puso la ropa interior y se recostó en el sofá con una sonrisa satisfecha.
—Ponte sobre tus manos y rodillas, ________ —exigió Kevin de nuevo con su voz más oscura, la que hacía mella en ella y, asombrosamente, reavivó su dolor.
—Sí, señor.
Lentamente, de forma vacilante, rodó sobre su vientre, luego se sostuvo en cuatro patas. Y encontró el rostro de Nick a escasos centímetros del de ella. Todavía la miraba, su mirada dura y firme. Un momento más tarde, sintió a Kevin detrás de ella, la parte delantera de sus muslos contra la parte posterior de los de ella.
A continuación, ella sintió algo frío contra su entrada trasera… justo antes de que sus dedos se deslizaran profundamente. Ella estiró la cabeza para observar más decisión solidificada en el rostro de Kevin.
—Vas a tomarme aquí —le dijo—. Todo de mí.
—Eres grande —protestó ella automáticamente.
—Y si duele, me lo dirás. Me adaptaré. Nunca he hecho esto. Nick me lo va a explicar en detalle. Y sólo explicar.
¿En serio? _________ se volvió a Nick. Se veía igualmente decidido.
—Estoy.
Sus entrañas se estremecieron cuando Kevin la bombeó con un dedo, luego otro. Sorprendentemente el deseo que había sentido que Joe había saciado por completo se encendió otra vez con una llama necesitada.
—Ok —susurró __________ finalmente.
—No era una petición, y sólo follaré este magnífico culo después de zurrarlo.
—¿Qué? —preguntó ella, volviéndose hacia él.
Kevin presionó una mano en la parte baja de la espalda de ____________ y la obligó a bajar, hasta apoyar los codos, así su culo apuntaba hacia arriba. Le lanzó una mirada a Nick.
—Sujétala.
Nick sonrió, luego atenazó sus manos sobre los hombros de ella.
—Completamente.
Los ojos de ____________ se abrieron de par en par y le disparó:
—¿Estás disfrutando esto?
—Él va a poner tu culo rojo como una cereza brillante, gatita —le informó—. Diablos, si lo estoy disfrutando. Si no tienes cuidado, me sumaré a esto antes de follarte.
—Tú, lo creo. ¿Pero Kevin? ¿Realmente va a zurrar… ¡Ouch!
La palmada sobre el culo de ____________ resonó en la habitación. Ella no se había preparado para eso. Su cachete realmente no dolía tanto como escocía. Pero tan pronto como la sangre se agolpó, latió.
Ella se volvió hacia Kevin y él estaba mirando directamente hacia su culo.
—Asombroso —suspiró—. De hecho, puedo ver la huella de mi mano sobre tu piel clara.
—Excitante como el diablo, ¿no? —se burló Nick.
Kevin le brindó un asentimiento de cabeza tembloroso… luego le golpeó ruidosamente el culo de nuevo.
—Esto es por dejarnos sin darnos la oportunidad de hacer lo correcto. Nos preocupamos muchísimo por ti. Nicholas fue a Miami a buscarte. Joseph usó sus contactos. —Whap—. Yo acampé fuera de la casa de tus padres.
—Tú estás… ¿estás castigándome? —incluso la posibilidad de Kevin administrando un castigo aturdió su mente
—Sí —dijo mordiendo la palabra, luego golpeó su culo de nuevo—. Esto es por desaparecer de la faz de la tierra sin decirle a ninguno de nosotros dónde estabas.
—No tenía sentido —ella se esforzó por encima del hormigueo, el calor y el placer-dolor—. Habíamos terminado.
—No habíamos —gruñó él… y encendió su culo de nuevo. Mientras ella jadeaba, continuó—. Nosotros te amamos. Las personas enamoradas no se rinden; lo resuelven. Eso es lo que vamos a hacer, ahora y siempre. ¿Entendido?
¡Palmada! ¡Cachete! ¡Azote! Una y otra vez. Alto, bajo, izquierda, derecha. Kevin nunca golpeó el mismo lugar dos veces, pero pronto, su culo estaba en llamas.
—Sí…, señor —jadeó ella. Oh Dios mío, estaba a segundos de correrse.
—Si regresas a nosotros para siempre, no hay vuelta atrás. Sin favoritismos.
Otra serie de palmadas la recalentaron, la derritieron. La mirada ardiente de Nick en su cara elevó la temperatura aún más.
—¿Entiendes? Amor, aceptación, devoción… y nada más —la palma de la mano de Kevin aterrizó en lo alto del culo de __________, en su cadera, en la parte alta de muslo. Luego metió la mano para zurrar los labios de su coño.
—¡Oh Dios, sí! —se quedó sin aliento, pendiendo sobre su compostura con los hilos más delgados.
—Por favor… —___________ se meneaba, se retorcía, suplicando en silencio.
—¿Entiendes? —repitió él.
—Sí, señor —chilló ella.
—Excelente. —De repente, sus manos se quedaron quietas.
—¡No!—protestó ella.
Kevin la ignoró, luego se dirigió a Nick.
—¿Ahora qué?
—Te encantó —lo acusó Nick.
Después de dudar, Kevin asintió con la cabeza.
—Me encantó. Sentí su necesidad de una manera como nunca hice. Sabía que le estaba dando algo que ella deseaba mental y físicamente y fue un calentón enorme.
—Exactamente. —La sonrisa de Nick era categóricamente perversa—. Extiende sus cachetes con tus manos y sólo mete suavemente tu polla en ese pequeño agujero un poco. Quemará y arderá. Estate pendiente de su tensión, de sus siseos, de sus arañazos. Cualquiera podría ser síntoma de que el dolor es demasiado. Arqueos, jadeos o súplicas y tienes luz verde. Empuja lentamente para asegurarte de que no la lastimas. Es un asesino de tu autocontrol, pero cuando tú estés metido hasta las pelotas, ella casi estará lista para correrse.
___________ contuvo el aliento. Nick acababa de… explicarlo claramente, le dijo a Kevin exactamente cómo tomarla de esta manera tan prohibida. Y lo había hecho sin pelear o gruñir… o incluso inmutarse. De hecho, parecía casi satisfecho.
Luego ella no tuvo más tiempo para maravillarse por este giro de los acontecimientos cuando sintió la punta de la polla de Kevin separarla y comenzar a hundirse en el agujero pequeño y apretado. Un dolor exquisito. Un ardor. Apabullante. Le encantó.
Jadeando, clavó las manos en la alfombra.
—¡Más!
—Va a doler, corazón.
—Lo sé. —Ella se presionó hacia atrás contra él, contoneándose, tratando de tomarlo más profundo.
Agarrando las caderas de ___________, Kevin se deslizó hacia adelante con un empuje controlado, unos pocos tortuosos centímetros a la vez. Dios, la forma en que la estiraba. Nada como esto. Ella jadeaba, tratando de absorber las confusas sensaciones bombardeándola a la vez, el placer, el dolor. Cerró los ojos y se derritió en la alfombra.
—Ella está ahí contigo —afirmó Nick—. Fóllala ahora.
La exigencia seductora en la voz la hizo temblar. Kevin no perdió el tiempo en obedecer.
Usando las palmas para separar más sus nalgas, se hundió implacablemente centímetro tras centímetro en su culo, llenándola más y más, hasta que gritó cuando el dolor aplastó el placer.
—¿Duele, amor? —preguntó, deteniéndose.
Ella gimió y asintió con la cabeza, extendiéndose para clavar una de sus manos en la pierna de Kevin, hundiéndole las uñas profundamente en la piel.
—Vale, gracias. Sácame si lo necesitas. —___________ sintió la mirada de Kevin volverse a Nick—. Ella no puede tomar más.
—Ella puede —replicó Nick—. He visto el umbral de dolor de una mujer. No ha alcanzado el suyo. Continúa. Ve más profundo.
Nick levantó la cabeza de ________ y besó su boca lentamente, luego apartó el cabello de la cara húmeda.
—Toma más de la polla de Kevin. Estamos en la recta final. Hazlo. Por mí.
__________ respiró profunda y trémulamente. Dolía. Realmente dolía. Pero se sentía curiosamente… eufórica. Y quería tomar todo lo de Kevin. Necesitaba saber que él estaba profundamente dentro de ella de cualquier modo que él deseara estar. Ansiaba complacer a Nick.
Ella asintió con la cabeza.
—Quiero todo de ti, Kevin.
Él se inclinó sobre ella, su pecho en la espalda de __________, luego frotó círculos perezosos alrededor del clítoris.
—Bien. Deja a Nick besarte y hacer que el dolor se aleje.
Cuando giró la cara hacia Nick otra vez, él consagró sus labios sólo al placer de ________ y Kevin presionó dentro de ella lenta e implacablemente. Ella gritó en la boca de Nick y de pronto sintió a Joe a su lado, rozando con suavidad los dedos a través de sus pezones duros como diamantes y del suave abultamiento de su abdomen.
—Él está adentro —le susurró al oído—. Te ves bellísima y tan excitada.
—Y tan jodidamente feliz. —La voz de Nick se resquebrajó y __________ abrió los ojos para encontrarlo mirándola con una mezcla de excitación y devoción que hizo que su corazón y su coño se apretaran a la vez.
A continuación Kevin se retiró hasta el anillo de músculos apretados, le rozó el clítoris con la punta de los dedos, luego se abrió paso de nuevo, un centímetro tras otro. Sin parar, más y más profundo, hasta que ella se aferró a la alfombra otra vez, lloriqueando, retorciéndose.
—Podríamos tener esto siempre —susurró Kevin tentadoramente—. Podríamos darte placer y empujar tus límites.
—Podríamos protegerte y apoyarte, nena. —Joe se inclinó y le besó el hombro—. Todos los días.
Nick apretó su boca sobre la de ella.
—Podríamos demostrarte lo mucho que te amamos en todos los sentidos. Todas las noches.
Era demasiado… para ignorar, para soportar, para luchar.
Cuando Kevin se retiró y luego se hundió profundamente otra vez, apenas rozando el clítoris inflamado con los dedos, ella estalló en una explosión supernova, viendo destellos blancos detrás de los ojos, su cuerpo siguiendo los pasos de una detonación de placer tan extrema, _____________ lloró a gritos hasta que ya no pudo ver ni respirar… o distinguir dónde terminaba ella y comenzaban sus hombres. Estaban todos con ella ahora, en espíritu, cuerpo y alma.
Cuando la cima derivó en satisfacción, el amor se fusionó dentro de ella. Las lágrimas bajaban deprisa por su rostro. Besó a Nick por última vez, el deseo y el agradecimiento anidaba en los labios de ____________. Luego ella volvió su cuerpo a Joe, dándole la misma dosis de su adoración. Por último, se incorporó apoyada sobre sus rodillas. Con Kevin todavía profundamente en su interior, ____________ apretó la espalda contra el pecho de él, luego volvió la cabeza sobre su hombro para encontrar los labios esperando, pegándolo a su boca mientras él gemía y se corría hondo dentro de ella.
Kevin se retiró, y ella se hundió en la alfombra en un montón deshuesado.
Momentos después se despertó para encontrarse en los brazos de Nick. Él la dejó en la cama, presionó otra toallita caliente sobre ella, luego le apartó los rizos húmedos de la cara, el cuerpo de él se movió suavemente sobre el de ella. Su erección se deslizó dentro de su sexo mojado con una estocada simple.
Ella jadeó cuando él la llenó.
—Dios, te he echado de menos, cariño.
—Yo también te extrañé. A los tres.
—Déjame amarte —susurró Nick.
Ella sonrió con cansancio.
—Sólo si me quieres de vuelta.
—¿Para siempre?
—Vosotros realmente habéis resuelto esto, ¿verdad? —preguntó a Nick antes de que su mirada resbalara a Joe a un lado y a Kevin al otro.
—Sí —prometió Nick—. Verte brillar así, saber que soy parte de hacerte así de feliz… es todo lo que necesito.
La dicha total se hundió en ella. Esa mañana se había despertado temiendo el día de hoy, por miedo a que pudiera ser la última vez que viera a todos sus hombres juntos en un mismo lugar, sabiendo que la información que abrazaba cerca de su corazón podía destruirlos para siempre… ahora rezaba para que esto fuera un nuevo comienzo, una esperanza nueva para el mañana.
—Para siempre —susurró, acariciando su pelo de medianoche y sus hombros anchos.
Una enorme sonrisa atravesó la cara de Nick, hasta que el éxtasis se apoderó de ella y la hizo gritar y estremecerse de pasión. Él la siguió rápidamente, jadeando contra su cuello, susurrando con cada respiración lo mucho que lo asombraba, lo mucho que la amaba.
—Ah, bruja. —Él besó su boca, luego se apartó—. Maldita sea, realmente estás radiante.
—Es curioso que menciones eso… —Ella se mordisqueaba el labio.
¿Obtendría la reacción que ahora se atrevía a esperar? ¿O los consumirían los celos otra vez?
—¿Radiante? —Joe se veía desconcertado.
—Sí. Realmente os hice encontrarme aquí hoy para contaros unas cuantas cosas.
—¿Como dónde has estado? —hizo pucheros Joe.
Ella asintió con la cabeza.
—Puedo comenzar por allí. Aproximadamente una semana después de mi partida, llamé para aceptar la oferta de trabajo de Garrison en Miami, pero él ya había ocupado el puesto. Así que me ofreció otro trabajo en su oficina en Palm Beach. Entonces… fui hasta allí y me quedé en su apartamento vacío y busqué un lugar propio. Se supone que comienzo a trabajar el lunes.
—¿Te agradaba aquello? —preguntó cuidadosamente Kevin.
___________ se dio cuenta que él contenía la respiración… y su opinión respecto al traslado de ella. Ella lo amó aún más por eso.
—Lo odiaba. Simplemente no estaba en casa.
—El hogar es donde nosotros estamos. —Kevin sonrió, luego le tomó la mano.
Nick arqueó una ceja oscura hacia ella.
—Garrison es un hijo de puta zalamero que no se merece una empleada brillante como tú.
Nada sutil, pero él no había exigido que volviera a trabajar en ese mismo instante.
—Hay ventajas definitivas en ser una sumisa… quiero decir subordinada —bromeó—. Probablemente podría ser persuadida para regresar a trabajar contigo… con un aumento de sueldo.
—Cariño, lo haré mejor.
—¡Por supuesto, porque Garrison no me estaba haciendo nada!
Nick se rió.
—Quise decir que he hablado con St. John —dijo, haciendo referencia a su socio principal—. Su esposa ha decidido entrar en el negocio por cuenta propia y yo incluso le he dado algunas cuentas… por lo que su puesto dirigiendo el equipo de asistentes legales está vacante. ¿Qué dices?
—Muy tentador. —Luego se volvió a Joe—. Pero tengo otro problema. Bueno dos en realidad. El primero es que tengo este vecino muy guapo que es fabuloso en la cama.
—Malditamente sincera, nena. —Joe le acariciaba el cuello.
—Pero yo ya no lo quiero más como vecino. Lo quiero como un amante que viva conmigo todos los días y las noches. Al igual que a mis otros amantes.
—Lo tienes —aseguró él.
Nick y Kevin rápidamente estuvieron de acuerdo.
—¿Cuál es tu otro asunto? —Kevin le metió un rizo detrás de la oreja.
___________ respiró temblorosa. Ahora venía la parte más difícil. ¿Qué dirían? ¿Cómo se sentirían? Las vibraciones felices y las guasas de los últimos minutos aparte, esto era algo serio que podía realizarlos o quebrarlos.
—¿Corazón? —Kevin se percató de su tensión y le apretó la mano.
Ella echó un vistazo a los tres para ver que estaban pendientes de cada palabra suya. Ahora o nunca…
—Estoy embarazada.
Por un largo segundo nadie dijo una palabra. Su corazón latía fuera de control, aporreando locamente contra su pecho. Maldita sea, en cualquier momento empezaría la lucha sobre quién se casaría con ella y quién criaría al bebé y…
Joe dio un grito de alegría. Kevin sonrió y se frotó las manos en un gesto de adorable arrogancia. Nick acarició una mano a lo largo de su vientre y apretó su boca en la de ella.
—¿Estás segura?
Cautelosamente optimista, ella asintió con la cabeza.
—Fui a un chequeo médico por mi nuevo trabajo. Me dijeron que estaba embarazada, precisamente de unas pocas semanas. Tengo fecha para principios de Junio. —Respiró temblorosa—. No sé quién de vosotros…
—Si estás feliz, entonces estoy muy contento —le aseguró Nick.
—Si te quedas, vamos a ser los papás del bebé, nos harás los hombres más felices en toda la vida —juró Joe.
—De acuerdo —insertó Kevin—. ¿Te casas con uno de nosotros? Legalmente, de todos modos. En privado, nosotros…
—No. —Ella se apoyó, cubriendo su desnudez con una sábana—. Estoy de acuerdo con una ceremonia privada para casarme con todos vosotros. Pero legalmente… os dije que no elegiría.
Ellos se quedaron callados un buen rato y ella pudo ver dando vueltas la idea en sus mentes. No se veían emocionados, pero sabía que con el tiempo verían la sabiduría de su decisión.
—Entiendo que hay aspectos legales cuando los niños están involucrados. Cuando el bebé nazca, haremos un examen de paternidad. El padre biológico del bebé se incluirá en el acta de nacimiento. Todas las demás legalidades, las podemos resolver desde ahí. —Ella se volvió hacia Nick—. Sé que podrás ayudar a asegurar todo eso.
Él parecía tenso, inseguro.
—¿Y eso te hará feliz?
—Sí. ¿Pero qué pasa con vosotros? No funciona si no sois felices también.
Él apretó los labios, formulando con claridad sus siguientes palabras.
—Tengo casi treinta y ocho años. ¿Qué pasa si este bebé no es mío? Puedo compartirte con ellos. Tienes suficiente amor para todos y sería un tonto para no ver eso. Pero algún día, me gustaría ser padre.
El corazón de _____________ se derritió.
—Si este no es tu bebé, entonces con una coparticipación pequeña de Kevin y Joe… sólo tendremos que asegurarnos que el siguiente lo sea.
—¿El siguiente? ¿Harías eso por mí? —Parecía sorprendido una vez más.
¿Pensaban que este “bebé sorpresa” era el final de sus familias?
—En mi corazón, quiero ser una esposa para todos vosotros. Al igual que cualquier matrimonio, tendremos desafíos y discordias. Pero vosotros ya habéis hecho muchísimas concesiones para hacerme feliz. Estaría encantada de tener a vuestros bebés. De hecho, creo que tres hijos suenan genial.
Nick la abrazó con fuerza contra su pecho, y luego presionó los labios en la frente de ____________.
—Muchísimas gracias. Te amo.
—Yo también te amo.
Él la soltó a los brazos de Joe que esperaban, quien presionó un beso caliente sobre sus labios.
—Hmm. Una niña con mis ojos y tu espíritu. Me encantaría eso.
—Vamos a trabajar en ello. —Ella le guiñó un ojo.
—Ya lo estoy esperando con impaciencia.
Entonces Kevin envolvió sus brazos alrededor de ella.
—Me asombras. Gracias por venir hasta aquí a decirnos lo del bebé.
—Me negaba a tomar la salida cobarde y decíroslo por el teléfono… Y creo que parte de mí esperaba que resolviéramos todas las cosas.
—Estoy tan contento de que lo hayas hecho. Ahora, corazón, entiende que no hay más salir corriendo así. Si hay un problema en el futuro, lo hablaremos largo y tendido, ¿de acuerdo?
Decidida y feliz, ella asintió con la cabeza.
—Completamente.
Él le brindó una sonrisa pícara.
—Aunque podrías fingir un poco… caminar hasta el final del bloque o algo por el estilo. Darme una buena razón para zurrarte otra vez.
—Sí, señor. —Ella se echó a reír—. Aunque espero hacerlo en abundancia durante los años venideros para garantizar un montón de castigos.
—Contamos con eso —dijo Kevin.
—También contamos con toda una vida de amor —agregó Nick.


—Exactamente —sonrió Joe—. Yo también.
Ella se sorbió la nariz, lágrimas de felicidad brotando de sus ojos.
—Siempre.





Fin
















Gracias a todas aquellas que leyeron y comentaron
en la nove...

Bueno... acabo bien terminada otra nove...








Nos vemos chicas Wink

Volver arriba Ir abajo
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 18
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Agosto 8th 2011, 15:15

Waaaooo!
Kevin se rebelo Twisted Evil ufff' le robo el puesto a Nick
Bueno nena otra nove tuya qe llega a su fin!
Qye tristeza.. Pero debo decir qe AME esta nove
fue super Hot y tierna a la vez.. Very Happy
y qe casualidad qe tengas otra nove con yodos los papasitos Jonas
bueno falto Frankie, pero ya le llegara su momento Hahahaha
Porfas si harás una nueva nove déjanos el link please Very Happy
me encantaría seguir leyendo las historias qe subes! ^.^
Besos& Cuídate Wink
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot   Hoy a las 16:01

Volver arriba Ir abajo
 
Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Hombres de Fantasia (Kevin,Joe,Nick&Tu) Hot
» En la cama con los Jonas (Nick,Joe,Kevin y tu)
» La Dama De Los Jonas (Kevin,Joe,Nick&Tu) Mayores
» Pasión de Sabores (Nick, Joe, Kevin y Tu)
» La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: